AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 15 Febrero 2009

La crisis del PP tambien arrastrará al PSOE
Francisco Rubiales Periodista Digital 15 Febrero 2009

Algunos pensadores livianos y cortos estrategas socialistas están eufóricos porque el PP, pésimamente conducido por Rajoy, se hunde y comienza a desintegrarse. Algunos dirigentes de escasos horizontes intelectuales, como Pepiño Blanco, alimentan la hoguera para terminar de hundir el barco popular. Los muy ilusos ignoran que la crisis del PP también les arrastrará a ellos y acabará con el actual bipartidismo desprestigiado, el que tan mal ha gestionado el poder en la España del presente.

Ocurrirá como cuando cayó el Muro de Berlín, que los estrategas de Occidente se las prometían felices ante la derrota del comunismo, ignorando que la fuerza del sistema occidental se sostenía en la bipolaridad y en una guerra fría que estimulaba la competencia, fortalecía a los dos bandos y que, al desaparecer, destruyó los cimientos del sistema y abrió las puertas a la crisis actual de la democracia y del sistema capitalista, la peor en más de un siglo.

Al PP le llueven los problemas de todos los lados. Tras el escándalo del espionaje en Madrid, ahora se destapa una presunta trama de corrupción en Boadilla del Monte, sin haberse cerrado todavía el escándalo del número uno de las listas populares en Orense. Con la Fiscalía y algunos jueces sumisos al poder destapando miserias y corrupciones en el PP, lo más probable es que sus votantes se convenzan de que los suyos no son mejores que los adversarios y que los populares cosechen una derrota sonada en las próximas elecciones vascas y gallegas, lo que, lógicamente, debería poner fin al nefasto liderazgo de Rajoy.

Pero el verdadero problema de la derecha quizás comience entonces, ya que no se vislumbra en el PP líder alguno con capacidad de cohesionar las filas e imponer disciplina, lo que podría desencadenar un proceso de desintegración similar al que acabó en pocos años con la UCD de Adolfo Suárez.

El PSOE, un partido igualmente marcado por la ineptitud y la corrupción, aunque más cohesionado y disciplinado, es el principal protagonista del mal gobierno que está arrasando España y no sabe que la muerte de su enemigo traerá consigo la propia desgracia, ya que el poder del PSOE, un partido que ha sustituido ideología y principios por una gestión clientelar basada en el reparto de privilegios y recursos entre sus huestes y aliados, se fundamenta en la dualidad Izquierda-Derecha y en una partitocracia de diseño bipartidista que se vendrá abajo cuando se quiebre una de las dos columnas que sostienen el templo de la falsa democracia española.

Asi que, como no son tontos, pronto veremos con sorpresa cómo el PSOE apuntala e inyecta recursos y oxígeno a la derecha española en descomposición. Será un espectáculo grotesco que pondrá de relieve toda la falacia que inunda el sistema político español, urgentemente necesitado de reformas democráticas y de transfusiones masivas de ética y valores.

La pobre España, ya puesta de rodillas por la peor crisis económica de su historia moderna y avanzando veloz hacia los seis millones de parados, la pobreza y, posiblemente, también hacia convulsiones sociales de inquietante alcance, tiene que afrontar, simultáneamente, una catarata suplementaria de crisis y dramas tan dañinos como la crisis política, el derrumbe de los valores, el mal gobierno y el desprestigio de sus instituciones, líderes y hasta de una democracia que ha sido adulterada y degradada por los partidos y los políticos profresionales.

Si a ese rio de dramas se agrega el monstruoso tamaño de su Estado, uno de los más costosos e ineficientes del mundo desarrollado y con una dimensión tres veces superor al que los expertos consideran apropiado, plagado de presidentes, ministros, consejeros, senadores, diputados, gobiernos regionales, provinciales y locales, toda una plaga de alcaldes, concejales, asesores, enchufados, beneficiados y parásitos de todo pelaje, todos ellos cobrando del erario público y sin producir riqueza alguna, la desgraciada España se dirige ya hacia el precipicio.

La única esperanza para esa parte honrada y demócrata de España que contempla con dolor y tristeza el colapso del país y el sucio espectáculo del bipartidismo ineficaz y antidemocrático que gobierna España reside en el crecimiento de nuevos partidos y movimientos auténticamente democráticos y ciudadanos, como UPyD y Ciudadanos, que sean el embrión de un futuro decente para los españoles.

Voto en Blanco

Dilemas vascos
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo 15 Febrero 2009

SI LAS ENCUESTAS no se equivocan, más de uno va a tener que estrujarse la sesera y los principios (en el supuesto de que todavía quede alguno disponible) para encontrar salida al laberinto de la gobernabilidad en el País Vasco. No va a ser sencillo. Difícilmente producirán estas urnas un auténtico vuelco. Lo único que parece claro es el nombre del perdedor de la contienda que se avecina: El Estatuto de Guernica, hijo querido y hoy huérfano de la Constitución del 78.

Nada tienen que ver estas vísperas con las de las autonómicas de 2001, ésas sí preñadas de ilusión ante un posible cambio de escenario. Se trataba entonces de elegir entre el nacionalismo excluyente, agrupado en torno al PNV, y el constitucionalismo leal a España, representado por dos partidos nacionales, PP (que obtuvo 19 escaños) y PSOE (13), coincidentes en esa defensa.Lo de menos son los nombres. Lo de más, los ideales. Unos ideales que ardieron junto a aquellas papeletas.

Hoy el socialismo vasquista de Patxi López, disparado en intención de voto, se asemeja mucho más al nacionalismo moderado de Urkullu que a los valores de Redondo Terreros. Es perfectamente homologable a lo que Montilla ha impuesto en Cataluña, merced al apoyo parlamentario del independentismo republicano, con ese Estatut montaraz, oportunamente atascado en el TC, que impide la elección de la lengua castellana en la enseñanza y consagra derechos exclusivos del «pueblo catalán». ¿A quién escogerá López de pareja de baile en el supuesto de que Ibarretxe no sume escaños suficientes para seguir con su plan, una vez expulsada ETA de la Cámara de Vitoria?

María San Gil jamás se habría prestado a respaldar la actual deriva de sus antaño compañeros de lucha, por lo que ya se encargaron en su día de mostrarle la salida los populares partidarios de «adaptarse a las circunstancias» y tocar algo de poder, aún a costa de bajar considerablemente el listón de la exigencia ética.Incluso con fuerzas mermadas por la desafección de los más exigentes (11 o 12 escaños frente a los 15 actuales), ha venido a decir Basagoiti en su discurso, su grupo está disponible. Pero ¿será la novia escogida? Tengo mis dudas.

Ni Zapatero puede darse el lujo de prescindir del PNV en Madrid, ni López se ahorra un desprecio hacia el PP, al que no termina de otorgar sus bendiciones democráticas. El descarta, según ha dicho, cualquier Gobierno «frentista». No sería de extrañar, por tanto, que rodara alguna cabeza a fin de propiciar una gran coalición nacional-socialista que, siguiendo a Lampedusa, fingiera cambiarlo todo para dejarlo todo igual.

¡Cuánta dignidad se habría derrochado en vano!

El PSOE, desde que Aznar anunció que se retiraba, está dedicado a la cacería del que considera su enemigo
El Ruedo Ibérico
José María MARCO La Razón 15 Febrero 2009

La catastrófica situación económica española requeriría, como ha apuntado el Grupo de Estudios Estratégicos (GEES) una estrategia encaminada, primero, a reducir los impuestos para que animen el ahorro. Segundo, a introducir reformas que incentiven la contratación y la movilidad de las personas que quieren trabajar (y de aquellas que tal vez así estarían dispuestas a hacerlo). Tercero, a reducir gastos y barreras inútiles, basados en supersticiones ideológicas como las que atañen a la energía nuclear. Cuarto, suprimir el superlujo de un gasto público que un país con una economía en caída libre no puede soportar (mientras el Estado contribuye a la destrucción de empleo no cumpliendo con sus acreedores, se jacta de financiar un bienestar ficticio y unas ayudas precarias). Por desgracia, no son éstas las prioridades de nuestros gobernantes.

El PSOE, desde que Aznar anunció que se retiraba, está dedicado a la cacería, no sólo política, del que considera su enemigo. En este acoso, cualquier cosa vale, como sabemos bien desde el 11 M. Estos días hemos asistido al penúltimo acto de ese proyecto. Ha sido la montería y las cenas del ministro de Justicia y el juez estrella de la Audiencia Nacional. Lo que se ha escenificado es el desprecio que los gobernantes españoles y la judicatura sienten por un instrumento básico de la democracia liberal, como es la división de poderes. Y no han encontrado mejor forma de hacerlo que repetir la misma escena en la que se han complacido siempre los caciques españoles. Bermejo y Garzón se van de montería, como Romanones en Guadalajara, para sus enjuagues políticos. Léanse algunas escenas del Ruedo Ibérico de Valle-Inclán. Se entiende así que nuestros dirigentes se nieguen a emprender cualquier reforma. Si lo hicieran, no podrían seguir con ese ritmo de vida. La solidaridad, el Estado de bienestar y los programas de ayuda que no dejarán fuera, según la retórica al uso, a ninguna persona necesitada, tienen por principales beneficiarios a los señoritos que hablan de las¿ cosas del campo los fines de semana, mientras cazan muflones. Nos están cazando a nosotros.

Putin no es completamente equiparable a los dirigentes occidentales. Sin embargo da muestras de una sensatez y un sentido común encomiables
La lección de Putin
César VIDAL La Razón 15 Febrero 2009

Putin no es un político con demasiada buena prensa en España. Las razones son diversas. Por parte de la izquierda, nunca le van a perdonar que, en lugar de apuntalar el viejo sistema comunista, optara por lanzarse, con mayor o menor éxito, con mayor o menor perfección, hacia la implantación de un sistema capitalista. Como además Putin se permite reivindicar el pasado ruso sin hacer diferencias entre buenos y malos -debe pensar que tan rusos eran los soldados que combatieron a Carlos XII de Suecia, a Federico II de Prusia, a Napoleón o a Hitler- e incluso no tiene problema alguno en acudir a la iglesia para ciertas ceremonias y manifestar su respeto hacia personajes como un patriarca o el odiado Solzhenitsyn, para la progresía resulta alguien verdaderamente abominable. Sin embargo, tampoco cuenta con demasiadas simpatías entre la derecha. Ciertamente, Aznar siempre lo ha visto con respeto y ha realizado comentarios elogiosos sobre él, pero muchos -por ignorancia o por pereza- se empeñan en identificarlo con la antigua Unión Soviética e incluso problemas como los de Abjasia insisten en interpretarlos -malinterpretarlos más bien- en clave de la «guerra fría». Rusia no tiene ciertamente un régimen homologable a los de Europa occidental o Norteamérica y Putin no es completamente equiparable a los dirigentes occidentales. Sin embargo, periódicamente, da muestras de una sensatez y un sentido común encomiables.

Sobre el terrorismo, a Putin le escuchamos decir algo que millones de personas piensan -«con los terroristas no se negocia. Se los destruye»- precisamente cuando ZP enviaba a sus emisarios a pactar con miembros de la banda terrorista ETA. No se trató de un episodio de lucidez excepcional y pasajera.

Hace apenas unas horas, Putin emitía unas opiniones bien notables sobre la actual crisis económica y los remedios que se están arbitrando para combatirla. En contra de la opinión de Obama, Gordon Brown o ZP, Putin señalaba que la solución no estaba ni en el keynesianismo ni en el socialismo. No sólo eso. Además argüía la experiencia -bien trágica- de Rusia como ejemplo de la veracidad de su aserto.

Si el Estado opta por el intervencionismo y pretende convertirse en el eje de la recuperación, lo único que se conseguirá será retrasar la salida de la crisis. Estoy convencido de que semejantes palabras sabrán a cuerno quemado a los acólitos de ZP, que hace un par de días calificaba de «neoconservador» al socialista que propuso como gobernador del Banco de España. Seguramente tampoco agradarán a ciertos sectores de la derecha que creen en el proteccionismo y la intervención estatal.

Sin embargo, Putin tiene razón. Y no sólo es porque coincida con un reciente manifiesto del Cato Institute firmado por doscientos prestigiosos economistas entre los que se encuentran varios Premios Nobel serios, es decir, no como Saramago. No. Putin se apoya en algo todavía más sólido. La experiencia de Rusia, una gran nación que sufrió decenas de millones de muertos y su ruina económica bajo el primer estado socialista de la Historia. Aquel ente se había autoerigido en el Salvador y logró con su GULAG y sus planes económicos matar de hambre a millones, eliminar a no menos y despilfarrar riquezas naturales sin cuento para luego conducir a un callejón aparentemente sin salida a los supervivientes. Si bien se mira, pocos argumentos pueden ser más contundentes.

¿Spanair o Catalonair?
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 15 Febrero 2009

CRISIS o no crisis, los nacionalistas siguen adelante con su plan de construir una nación-estado cueste lo que cueste, literalmente. Ahí los tienen en Cataluña, comprando una compañía aérea en bancarrota, para convertirla en su línea de bandera, cuando sólo quedan líneas de bandera en el Tercer Mundo. En el resto, se han privatizado, como Iberia. Pero ¿qué importa eso a los nacionalistas? Ellos, a lo suyo, a hacer nación con mayúscula, es decir, con embajadas, selecciones deportivas y líneas aéreas propias, que sirven tan bien para colocar familiares y amigos. Veremos quién es el presidente de la nueva Spanair. ¿Otro hermano de Carod? ¿O le harán comandante de aeronaves?

Comprar una compañía aérea en bancarrota es fácil. Tan fácil que se la regalan a uno si se hace cargo de sus costos. Lo difícil es sacarle beneficios. Más ahora, con la crisis. Espero que los inversores catalanes hayan hecho bien las cuentas, porque en otro caso, el tortazo que se van a dar será mayor que el que se dieron los anteriores dueños. Claro que con el apoyo gubernamental, no hay miedo a cualquier negocio por ruinoso que sea. Apoyo que en este caso lo tienen, aunque no está clara la participación de la Generalitat y del Ayuntamiento barcelonés en el proyecto, pero que van a participar de una forma u otra no cabe la menor duda. Sin esa participación, el proyecto no hubiera alzado vuelo, nunca mejor dicho. Y aquí sí que entramos en harina. No me refiero al uso de fondos públicos en una empresa privada que competirá con las demás, algo prohibido por Bruselas. Me refiero a algo mucho más próximo y doloroso: a que todos los proyectos empresariales en que se han metido los gobiernos catalanes, no de ahora, sino de siempre, han terminado en rotundos fracasos. ¿Por qué se creen ustedes que no ha habido un «Banco Catalán»? No voy a entrar en las causas, que son muchas y complejas. Me limito a señalar un hecho constatado: los catalanes son muy buenos en negocios privados y, muy malos en negocios públicos. Tal vez lo uno conlleva lo otro, no lo sé. Sé sólo que los experimentos de este tipo no funcionaron.

Ahora, su gobierno, con el apoyo de todas las fuerzas políticas y de un grupo de empresarios, lanza al vuelo una línea aérea nacional, justo cuando la crisis pide concentración de empresas para reducir gastos. Vamos a ver lo que Spanair les cuesta a los catalanes, pues no olvidemos que si una compañía aérea privada pierde dinero, una estatal pierde más. De entrada, han doblado las sedes: una en Palma y otra en Barcelona. «Mientras no nos cueste al resto de los españoles...», dirán algunos. Aunque lo peor sería que el ejemplo cundiera y nos encontrásemos con 17 compañías de bandera.

Europa no es Penélope
José JIMÉNEZ LOZANO. Premio Cervantes La Razón 15 Febrero 2009

Lo que se deduce del inmenso guirigay político es que otra vez va a haber enseguida elecciones para ese asunto o negocio de Europa, que cada día ofrece más preguntas y perplejidades y aspectos nada fáciles de comprender sin más, y al menos hay uno de ellos, en el que la paradoja es enorme, y suscita una verdaderamente melancólica ironía. Porque esta comunidad de rostros pálidos, que Europa sigue llamándose, y que con ese nombre evocaba, hasta hace poco, siglos y mundos en nuestra mente y nuestro corazón, se alza ahora como una enunciación periodística y banal; y no se acierta muy bien a saber de qué se trata, ni se sabe cómo podrían adivinarlo las generaciones nuevas.

Porque no es ya que la transmisión cultural que venía haciéndose durante siglos, y sobre la que se sostenía ese nombre, haya sido liquidada en los diversos planos de enseñanza, y haya producido como resultado un notable analfabetismo, sino que en las fuentes mismas del pensamiento europeo, se ha dado ya jubilosa acogida a las diversas propuestas de liquidación total de la antigua cultura occidental.

Hasta hace poco, en efecto, con las teorías del multiculturalismo, se consideraba que esta nuestra cultura occidental era una más entre las diversas culturas del mundo; pero más tarde se ha llegado a la decidida conclusión de que toda esa cultura, producida por «rostros pálidos muertos» durante siglos, -tal es la enunciación preferida para quienes antes fueron todo para nosotros y nos entregaron verdad y belleza- no sólo no tiene que enseñarnos nada, sino que proviene de un pasado de tiniebla, y resulta, además, absolutamente sin ningún interés, excepto quizás museístico, o de parque temático, para llenar nuestros ocios vacacionales y curiosos, tras hacer de ella una versión lúdica, naturalmente.

No tendría ningún sentido, en efecto, quebrarse la cabeza con lecturas de lo escrito por aquellos señores, porque, al fin y al cabo, nosotros vivimos en la plenitud de los tiempos, y no tenemos ya los prejuicios ni las débiles inteligencias de antaño, como se burlaba Bertrand Rüssell cuando comenzaron estos desvaríos en Europa, que hoy ya son la ley y los profetas, y según los cuales las demás culturas que hay sobre la tierra son dignas de tenerse en cuenta, pero no la occidental, que sólo sería una historia de depredaciones y horrores, y, sobre todo, está anclada en el judeo-cristianismo, resumen de todo mal, que hay que extirpar.

De manera que, como poco, la tela comunitaria de Europa, que se está tejiendo desde hace años, y a precio de oro, a través de instituciones y laberintos, lleva ya tiempo liquidando todo su pasado y liquidándose a sí misma, en busca de una total renovación cultural a través de nuestra colonización por otras culturas. Incluida la destrucción por la corrección política que está haciendo tablarrasa de las libertades conquistadas durante siglos, que, de hecho, en bastantes lugares de la propia Europa son ya pura irrisión. Y ya puede comprobarse el hecho de la liquidación constante y progresiva, a veces brutal y otras veces con sordina, de las manifestaciones ya seculares y de la raíz judeo-cristiana y greco-romana de la cultura occidental.

Europa lo es cada vez menos, y los que recibimos su cultura ya somos exilados en ella. La vieja Penélope esperaba a Ulises con entera fidelidad a su recuerdo, pero Europa no es Penélope. Europa se ha traicionado a sí misma, y sólo parece sentirse aterrada y fascinada por quienes odian su civilización antigua, y desea dejar claro que siempre podrán contar con ella para destruirla. A tal situación paradójica e irónica han llegado las sutilezas del pensar y de la práctica europeos, que parecen regresar a los sueños hitlerianos y leninistas. Ni siquiera es ya Europa la jovencita inconsciente del antiguo mito, según el cual un día se subió a lomos de un toro blanco, con cuernos resplandecientes. Pero ya tampoco es un zoco, sólo un inmenso océano de miedo y complacencias con quienes no ocultan que quieren arrasarla.

La división de las víctimas por categorías
MARIO AGUIRREURRETA HERRERA El Correo 15 Febrero 2009

Cansado ya de sentirme como un títere en manos de todo aquel que quiere utilizar lo vivido por las víctimas del terrorismo para conseguir alcanzar una meta en su carrera como político, me decido a escribir estas líneas con el único afán de decirles que dejen de usar por lo menos mi dolor para conseguir salir en la foto de los periódicos y de paso arramblar unos cuantos votos para las elecciones que vengan por delante.

Tengo 32 años y hace veintinueve que asesinaron a mi padre. En todo este tiempo he tenido que aguantar cómo han utilizado su muerte, unos para ganar votos en las urnas y justificar ciertas actitudes políticas, y otros para tener contra las cuerdas al Gobierno central, como ellos lo denominan. Por ello quiero que, a partir de ahora, cada vez que se acuerden de las víctimas para atacarse dejen al margen a uno de esos asesinados, a mi padre.

Estoy cansado de las noticias sobre las ayudas que supuestamente nos llegan, tanto económicas como laborales o de apoyo emocional. Y quiero que se sepa que a mí nunca me han llegado. Y que esas informaciones no son más que un mero instrumento propagandístico para que todos nosotros, en épocas de elecciones, nos decantemos hacia un partido y le demos nuestro voto. Como se dice vulgarmente, 'para salir en la foto'. Hasta la fecha, cada vez que en mi vida personal he prosperado he tenido que oír comentarios en mi entorno dando a entender que lo he hecho con la ayuda del Gobierno vasco o del de España, o incluso de Europa. Y lo que nadie sabe es que para conseguir todo lo que he conseguido he tenido que luchar más que nadie porque a mí siempre me ha faltado la ayuda de un padre. En mi vida, a las zancadillas que todo el mundo se encuentra, ha de sumársele, además, el estigma de ser víctima del terrorismo desde hace veintinueve años.

En aquellos tiempos las víctimas éramos leprosos: todo el mundo huía de nosotros, nos daba la espalda. Y por si ese sufrimiento y ese aislamiento hubiera sido poco, ahora tengo que aguantar que mis 'queridos' gobiernos, tanto el de Euskadi como el de España, consideren que hay dos tipos de víctimas: las de primera categoría y las de segunda. Bueno, de tres clases, me olvidaba de las supervíctimas mediáticas -todos sabemos quiénes son-: las de categoría especial. Por desgracia yo pertenezco a las de segunda categoría, ésas a las que llaman las víctimas olvidadas, las que son una carga para los dos gobiernos. Las que después de haber vivido el cobarde asesinato de un ser querido y de aguantar que se nos tratara como leprosos, debemos soportar ahora que nuestros gobiernos se rían de nosotros porque el crimen se cometió antes de 1984.

No quiero que nadie que me lea piense que lo que pretendo es recibir las ayudas que las víctimas mediáticas ya han percibido. Porque lo que de verdad me encantaría es que me devolvieran a mi padre y con él todos los recuerdos que me he perdido. Pero obviamente eso es imposible. Me conformo con que quien me lea sepa que cuando a los políticos se les llena la boca hablando de las víctimas lo hacen de aquéllas que tuvieron la 'suerte' de serlo a partir de 1984 o de las que todo el mundo sabe por ser mediáticamente un filón. Pero nunca de las anteriores a ese año.

Ojalá hubiera en este país un solo político puro de corazón que pudiera entender que una víctima de los años setenta es igual que una del año 2000. Entonces pensaría que 'el sistema' podría llegar algún día a funcionar. Sólo quiero decirles a los políticos de este país que no creo en uno solo de ellos, me da igual las siglas de su partido. Si alguno tuviera una actitud noble a la hora de utilizar mi dolor, me imagino que llamaría primero a mi puerta para preguntarme cómo estoy y si podría ayudarme de alguna manera antes de llenársele la boca con palabrería barata para llegar al corazón del resto de los ciudadanos que, con buena fe, les creen, sin darse cuenta de que están siendo engañados para obtener un fin, su voto.

Espero que, después de leer esto, los ciudadanos seáis conscientes de que cuando vuestros políticos hablan de las víctimas o de la forma de conseguir la paz lo hacen con el fin de ganarse vuestros votos, y de que luego todo se queda en papel mojado, con la consiguiente suma de dolor al que ya de por sí tenemos por ser víctimas.

Estas líneas las escribo a título personal, manteniendo totalmente al margen a cualquier persona cercana, a pesar de que ellas posiblemente también firmarían esta carta.

Mario Aguirreurreta Herrera es hijo de Juan Luis Aguirreurreta Arzamendi, asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas en Mondragón el 16 de noviembre de 1979.

«Queremos presentar una candidatura en España y no seremos un partido marginal»
El multimillonario irlandés que encabezó la rebelión contra el Tratado de Lisboa impulsa una candidatura en España para las elecciones al Parlamento Europeo. «La UE se ha vuelto antidemocrática. ¿Por qué no podremos elegir a su presidente?»
De padres irlandeses, nació en el Reino Unido. «Me siento irlandés y católico». Padre de cuatro hijos, está casado con una estadounidense.
Se le conoce como «Mr. No», por su campaña contra el Tratado de Lisboa, o como «El hombre que leyó el Tratado de Lisboa».
Hizo fortuna en sectores como el aluminio, la joyería y las telecomunicaciones. Es presidente de Rivada Networks. Algunas de sus empresas tienen contratos con el Ejército de EE.UU.
ESTEBAN VILLAREJO | MADRID ABC 15 Febrero 2009

«Mr. No» quiere pescar votos en España en las próximas elecciones al Parlamento Europeo del 7 de junio. Declan Ganley, el multimillonario empresario irlandés que impulsó la campaña en contra del Tratado de Lisboa en Irlanda -alcanzó el 53,4% de los votos, paralizando así el proceso- se reunió el viernes con diferentes grupos sociales y políticos en Madrid con el objetivo de sondear las posibilidades de Libertas, su «lobby», que convertido ahora en partido político quiere traspasar los intereses nacionales: «Somos el primer partido político verdaderamente paneuropeo».

Aunque no lo ha oficializado, Ganley asegura que Libertas ya tiene listas «en la mayoría de los países europeos». En España busca un candidato con posibilidades... que se una a su cambio europeo. Aclara: «Nuestro «No» al Tratado de Lisboa no fue producto del euroescepticismo, sino del proeuropeísmo. Queremos impulsar la verdadera democracia en la Unión Europea».

-¿Se presentará Libertas en España?
-Absolutamente. Esa es nuestra intención. Queremos presentarnos en España. Pero todavía no estamos listos para hacer el anuncio. Tampoco queremos que se nos echen encima ya el resto de partidos. Además buscamos un candidato capaz para que no se nos pueda tachar de partido marginal.

-¿Se ha reunido con algún político español al que le gustaría sumar a su proyecto?
-Sí, por su puesto. Sería extraño que no me hubiera reunido con alguno de ellos.

-¿Algún nombre?
-No puedo dar nombres aún.
-¿Izquierda o derecha?
-Estamos en un momento de la historia europea en el que no ayudan las etiquetas ideológicas. Diría que somos de un «centro sensato».

-¿Cuál es su idea de la UE?
-La gran cuestión es que Bruselas se ha vuelto antidemocrática. Ése es un problema mayor que el de ser de «izquierdas» o «derechas». Queremos fortalecer la UE. Cambiarla. Ahora no tenemos una democracia verdadera en Europa. ¿Por qué los ciudadanos no podrán elegir al presidente de la UE? Queremos impulsar una Europa nueva, democrática, responsable y transparente.
-¿Qué valores tiene Libertas?
-La dignidad del individuo, el respeto por la familia, la libertad y la vida.

-¿Comparte la comparación del presidente checo, Vaclav Klaus, entre la UE y la URSS en lo referente a la toma de decisiones?
-La UE no es como la URSS. Pero una vez un parlamentario alemán me dijo: «Tal y como veo la dirección de la UE a veces me pregunto qué parte del muro de Berlín fue la que cayó». En el Tratado de Lisboa se transfieren más de 60 áreas a Bruselas sin que a los ciudadanos se les devuelva posibilidad democrática de participación. Si vamos a tener un presidente de la UE éste debería ser elegido directamente por los ciudadanos. Deberíamos tener un tratado fundamental o constitución con una extensión no superior a 25 páginas, y legible. Todo el mundo debería ser capaz de entenderla. Debemos celebrar elecciones el mismo día.
Nuestro "No" al Tratado de Lisboa fue producto de nuestro proeuropeísmo, no del euroescepticismo

-Irlandés o europeo, ¿cómo se siente?
-Irlandés y europeo. Me siento muy cómodo con mi piel europea. Ellos [se refiere a los actuales líderes europeos] no se sienten cómodos con su piel europea. Son ellos los que tienen complejos respecto a Europa. Reconocemos el valor de la UE -que se ha convertido en el más exitoso proceso de paz en la historia de la humanidad- y queremos que la UE recupere su espíritu innovador como en los tiempos de Colón, Miguel Ángel, Rafael... Ahora en cambio estamos liderados por la tiranía de la mediocridad.

-¿Cuál es su receta ante la crisis económica?
-En Libertas nunca se hablará de «proteccionismo». Necesitamos impulsar el motor del ingenio europeo: las pequeñas y medianas empresas. Necesitamos ser líderes en innovación.

-¿Un fantasma está recorriendo Europa de nuevo?
- Sí, la estatalización. Nos piden más dinero, nuestro futuro para arreglar este desaguisado económico. Pero ellos no pueden hacerlo, porque Mr. Zapatero, Mr. Brown, Mr. Sarkozy... han sido los que nos han metido en este problema.
-¿De dónde obtendrá el dinero para la campaña de Libertas?
-Nos hemos inspirado en la campaña de Obama en internet (www.libertas.eu).
-¿Se presentará como candidato de Libertas en Irlanda?
-Todavía no he tomado una decisión al respecto. Yo no necesito este trabajo, no me preocupo por una poltrona como hacen todos los políticos.
-¿Se atrevería a vivir en la plomiza Bruselas?
-Servicio público es sacrificio, no es cuestión de gloria personal. ¿Viviría en la plomiza Bruselas? No sería ningún problema, vengo de Irlanda.
-¿Libertas pretende ser un «caballo de Troya» en la UE?
-Al contrario. Queremos echar a los «caballos de Troya» que habitan Bruselas y reconstruir Troya... fortalecer Europa.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

La sociedad vasca necesita un relevo democrático, pero es posible que López caiga en la tentación de darle la mitad del gobierno a Urkullu
Cambio de régimen
José Antonio VERA La Razón 15 Febrero 2009

Atolondrados como estamos por tanta cacería, se nos va de la cabeza que lo importante de verdad en las próximas elecciones está en la posibilidad real de un cambio de régimen en Euskadi. Treinta años de nacionalismo separatista han hecho de aquello un territorio en el que la presencia del Estado es cada vez menor, y donde se dan pasos lentos pero firmes hacia la ruptura. Algo difícil de realizar, por mucho empeño que los ibarreches y arzallus de turno impongan en la tarea, pues la historia es la que es y la sociedad vasca en general se siente a gusto dentro de un país que les da convivencia con pueblos y regiones con los que comparten lengua y cultura. Quizás por eso el empeño moderno de los euskaldunes por erradicar el castellano como instrumento de formación en la enseñanza, y el chorro de millones que invierten en fabricar una cultura diferente. Dinero malgastado, en cualquier caso.

El sentido práctico de la gente es mayor que la obsesión megalómana de quienes pretenden construir un Estado para perpetuarse en su poder. De ahí la relevancia del hecho posible de que el próximo 1 de marzo no gane Ibarreche y, además, que si lo hace el socialista Patxi López pueda gobernar sin ataduras abertzales y sin necesidad de contar con quienes, por higiene y cultura democrática, deberían pasar una temporada hibernando en las bancadas de la oposición. Algún miedo albergamos algunos a este respecto, no obstante. Ya una vez ganaron los socialistas y le entregaron la Lendakaritza a Ardanza. No creo que ahora tengan pensado hacer lo mismo. Sería un error propio de tontos, amén de casi delito. Pero es verdad que, conociendo a la tropa zapatera, es más que posible que puedan caer en la tentación de entregar la mitad del gobierno a Urkullu. Pedirían probablemente la cabeza de Ibarreche, lo cual sería un avance, pero al final acabarían en lo de siempre. O sea, pasteleando gobiernos y presupuestos con sus amigos nacionalistas.

Y por supuesto sometiéndose a sus planes de expansión lingüística y cultural, que es lo peor. Por eso da un poco de miedo que una victoria del PSOE en el País Vasco acabe otra vez en frustración. Que no se atrevan o no sean capaces de hacer lo que procede y mucha gente espera, tras treinta años de imperio euskaldun repartiendo favores y subvenciones, disfrutando de transferencias engordadas, conciertos inflados y cupos rebajados. Y lo que es peor: haciéndole el juego a los que quieren acabar a tiros con los que no piensan como ellos. Mirando para otro lado ante Eta y sus grupúsculos. Obligando a la Policía vasca a que investigue cualquier cosa menos a «esos chicos». Impidiendo que se cumpla la ley en los Ayuntamientos y en las Diputaciones y en el propio Gobierno de Vitoria. Todos sabemos que en este tiempo largo y pesado el Ejecutivo vasco no ha hecho nada por acabar con Eta. Si hubiera querido, con sus medios y su Ertzaintza, con su conocimiento del terreno y su precisa información, la banda habría sido eliminada hace ya alguna década. Pero desde los años de Arzallus corre por Euskadi la teoría de que es mejor que éstos estén porque «así nosotros somos más importantes». Pura practicidad. Unos agitan y otros recogen. Árboles y nueces. Terroristas y nacionalistas. O sea, que queda claro por qué es importante el cambio de régimen.

Fuera de la democracia
EDITORIAL El Correo 15 Febrero 2009

El entorno político de ETA, representado por las candidaturas que se dicen de la izquierda abertzale, quedará, por primera vez en la historia del autogobierno vasco, fuera de un proceso electoral que pudiera dar paso a su presencia en las instituciones. Así lo ha establecido el Tribunal Constitucional, que, al rechazar los recursos de amparo, ha dado por ajustada a derecho la anulación de las listas de D3M y Askatasuna que había decretado el Supremo. Se consuma así la respuesta que el Estado de Derecho, tras casi veinticinco años de condescendencia, comenzó a dar, con la estricta aplicación de la Ley de Partidos, a los sucesivos intentos de «defraudar pronunciamientos judiciales firmes mediante la instrumentación de candidaturas al servicio de partidos ilegalizados».

Conocida la connivencia que las sucesivas direcciones de la izquierda aber-tzale han demostrado tener con la organización terrorista y desvelada la utilización fraudulenta que han hecho de las instituciones democráticas, resultaría cínico afirmar que la exclusión responde a los intereses electorales de algunos partidos políticos, constituye una conculcación arbitraria de derechos tan fundamentales como los de asociación y participación o proscribe ideas. Más acorde con la realidad mil veces constatada, y más coherente con una auténtica concepción de la democracia, resulta compartir con el Constitucional el convencimiento de que con estos intentos de la izquierda abertzale se produce un «concierto material y de propósito entre organizaciones formalmente diversas que, por encima de una personalidad jurídica aparentemente distinta, buscan sólo alcanzar su integración vicaria en las instituciones al servicio de un grupo terrorista».

La manifestación convocada para ayer en Bilbao, que sus impulsores se obstinaron en llevar a cabo pese a la prohibición del juez Garzón y que el despliegue de la Ertzaintza apenas logró dificultar, demostró una vez más el verdadero rostro de un colectivo que se sitúa fuera de la democracia por su persistencia en expresarse mediante la violencia. Las agresiones a informadores, los ataques a sedes políticas, la destrucción de bienes públicos y la alteración de la normalidad ciudadana plantean a quienes siguen objetando a las actuaciones del Estado de Derecho -con no poca hipocresía y apelando a una supuesta pureza democrática- la necesidad de precisar cuál de las dos siguientes actitudes sería más respetuosa con la democracia: permitir que organizaciones que se han demostrado vinculadas a un proyecto dirigido por ETA participen en la acción política común o prohibir que tales grupos, que dan cobertura incluso a la eliminación física de sus adversarios políticos, puedan luego concurrir con éstos en la contienda electoral. La interpretación más básica del concepto de 'igualdad de oportunidades', imprescindible en cualquier sistema democrático, bastaría para ofrecer la única respuesta adecuada.

De Barcelona a Bombay: la yihad global
... A través de negocios en el barrio de Raval, paquistaníes residentes en la capital catalana enviaron dinero a los asesinos del periodista Daniel Pearl, secuestrado en Pakistán en 2002. Es en Cataluña donde se concetra mayoritariamente la ROGELIO ALONSO Profesor Ciencia Política. Universidad Rey Juan Carlos ABC 15 Febrero 2009

LAS autoridades de Pakistán, tras reconocer que fue en ese país donde se coordinaron los atentados de Bombay, han asegurando que uno de los sospechosos procedía de Barcelona. Estas revelaciones sugieren algunas reflexiones sobre la amenaza que el terrorismo yihadista comporta para España.

En primer lugar, el anuncio confirma el carácter internacional y transnacional del terrorismo yihadista inspirado en una interpretación violenta del Islam. La intensa actividad terrorista y antiterrorista de los últimos años demuestra que el yihadismo constituye un movimiento internacional que, trascendiendo fronteras, persigue unos objetivos que afectan al sistema mundial en su práctica totalidad. La ideología yihadista actúa como elemento homogeneizador del heterogéneo conjunto de actores que por todo el planeta promueven este tipo de violencia. Sobre esa base se construye una solidaridad entre redes que extienden sus acciones por distintos continentes. Es por tanto una amenaza global que obliga a las democracias a responder globalmente.

En segundo lugar, la masacre de Bombay expone cómo las actividades que desde nuestro país desarrollan los yihadistas pueden contribuir a la planificación de atentados terroristas a miles de kilómetros de distancia. Desde que en 1997 se produjeran en España las primeras detenciones de yihadistas, se evidenció la implicación de radicales procedentes de otros países en labores de adoctrinamiento, logística, financiación y refugio en territorio español. Gradualmente las redes yihadistas asumieron la preparación y envío de activistas, algunos de ellos suicidas, a entornos como Irak, Afganistán, Pakistán y el Sahel. Los últimos informes elaborados por Europol constatan el preocupante incremento de personas detenidas en España por reclutar yihadistas con destino a esos escenarios.

En tercer lugar, los recientes acontecimientos corroboran la enorme relevancia que ha adquirido España como puente entre el yihadismo desplegado a lo largo de Europa, África y Asia. Ya en 2004 la detención de diez paquistaníes en Barcelona reveló el envío de dinero a yihadistas relacionados con uno de los cerebros del 11 S, Khalid Sheikh Mohammed. A través de negocios en el barrio del Raval, paquistaníes residentes en la capital catalana enviaron dinero a los asesinos del periodista Daniel Pearl, secuestrado en Pakistán en 2002. Es en Cataluña donde se concentra mayoritariamente la comunidad paquistaní en nuestro país, si bien las actividades delictivas de algunos de sus representantes no se limitan a esa región. En 2003 otro ciudadano paquistaní fue detenido en Logroño y condenado por financiación del terrorismo yihadista. En 2005 la Guardia Civil desmanteló en la costa del sol una red integrada por argelinos acusados de enviar fondos a Argelia, Afganistán y Pakistán. En enero de 2008, doce pakistaníes y dos indios, sospechosos de vinculación con el grupo terrorista Tehrik-e-Taliban de Pakistán, fueron detenidos en el barcelonés barrio del Raval y acusados de preparar atentados suicidas.

En cuarto lugar, si bien marroquíes y argelinos han sido las nacionalidades predominantes en las redes yihadistas en España, la implicación de pakistaníes es cada vez más significativa. Esta circunstancia pone de relieve el desdoblamiento de riesgos y amenazas, así como sus múltiples diversificaciones. A este respecto, puede destacarse que las investigaciones policiales han corroborado que captadores de Al Qaeda, sirviéndose de foros restringidos en Internet, han reclutado yihadistas desde distintos lugares del mundo, entre ellos, Pakistán, sin duda uno de los más activos focos del yihadismo internacional.
Este país, desde el que se planificó la matanza de Bombay, fue también el lugar en el que Khalid Shaikh Mohammed y Ramzi Binalshibh, ambos involucrados en la preparación del 11 S, fueron detenidos después de su reunión en España con Mohammed Atta, uno de los pilotos suicidas. Pakistán fue también el país en el que recibieron adoctrinamiento, Siddeque Khan y Shazad Tanweer, dos de los terroristas suicidas responsables de los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres.

Para estos dos jóvenes británicos su viaje a Pakistán representó una profundización en la radicalización yihadista, proceso acometido en idéntico contexto por otros adolescentes. Esta suerte de peregrinación espiritual desde Occidente, con su culminación en el terrorismo, fue la que también llevó a cabo Bilal Mohammed, un británico residente en Birminhgam que en 2001 se autoinmoló frente a un cuartel del ejército indio en Cachemira. Es ésta la región en la que surgió Lashkar-e Toiba, grupo responsable de los atentados de Bombay.

Desde hace años viene reproduciéndose un constante flujo de yihadistas por todo el globo, incluyendo los más diversos tránsitos, entre ellos frecuentes desplazamientos de jóvenes desde Pakistán hacia España tras haber completado su formación terrorista en Afganistán. Asimismo, existe constancia de que en muchos casos los viajes espirituales emprendidos desde Europa hacia esa región asiática por parte de individuos interesados en profundizar en sus estudios coránicos ocultan otras intenciones, deviniendo además en ocasiones en una peligrosa radicalización violenta.

En esas circunstancias, debe concluirse que la creciente multiplicidad de los destinos y retornos hacia los que se dirigen y de los que proceden los yihadistas ha acentuado las dificultades a las que se enfrentan los estados para detectar, perseguir y desmantelar estas extensas redes terroristas. Recabar información de calidad que se traduzca en inteligencia útil para la aprehensión de activistas antes de la comisión de atentados es siempre una laboriosa misión que se ve entorpecida por la difusa y transfronteriza estructura en red del terrorismo islamista. Este complejo panorama exige incrementar la colaboración entre gobiernos y, especialmente, la cooperación entre agencias judiciales y de seguridad. El reto es mayor si apreciamos la diversidad de contextos culturales y políticos en los que debe perfeccionarse esta imprescindible coordinación. Son considerables las reluctancias que en el ámbito doméstico todavía persisten a la hora de compartir información sensible, renuencias que se acentúan cuando se trata de intercambios entre agencias inter estatales.

Ciertamente España ha experimentado tras el 11 M un notable incremento de las capacidades de inteligencia. Sin embargo, las características de la amenaza actual sugieren que la presencia exterior de nuestros servicios debería verse fortalecida con objeto de complementar los esfuerzos que en el ámbito interno se realizan y que también son susceptibles de mejora. La conexión yihadista entre Barcelona y Bombay pone de relieve los peligros derivados de la permeabilidad de nuestras fronteras y del asentamiento de comunidades inmigrantes musulmanes en las que puede prosperar el extremismo yihadista.

Esta situación se combina con una peculiar ubicación geográfica que convierte a España en vía de entrada a Europa, pero también en ruta de salida hacia África y Asia. Semejante coyuntura obliga a reforzar los recursos materiales y humanos que permitan desarrollar una intensa acción interior y exterior eficaz frente a un intrincado fenómeno como el terrorismo yihadista.

La decepción nacionalista
POR JOSÉ LUIS JIMÉNEZ ABC 15 Febrero 2009

SANTIAGO. Nadie ponía en duda en agosto de 2005 que Ánxela Bugallo formaría parte de un gobierno en el que estuviese Anxo Quintana. La dirigente nacionalista se había hecho fuerte a la sombra del líder alaricano, hasta el punto de formar parte de la comisión que negoció el pacto de gobierno entre PSOE y BNG. Su ascenso dentro de la organización frentista se produjo en paralelo al de Quintana, de quien fue adjunta a la portavocía, y conformaba ese pequeño grupo de dirigentes no adscritos a ninguna corriente específica dentro del Bloque, los que acabarían por ser conocidos como «quintanistas».
Su designación como conselleira de Cultura no sorprendió, aunque sí lo hizo la reducción de competencias que se hizo de su departamento, ya que se le retiró la gestión del Xacobeo (que fue a parar a Industria), si bien recuperó la Dirección Xeral para o Deporte, previamente en Familia.

Bugallo es la única de los cinco conselleiros nacionalistas que no repite en las listas del BNG. Incluso Alfredo Suárez Canal, que no lo hizo en 2005, vuelve a la candidatura frentista como cabeza de cartel por Ourense. Su organización prescinde de ella, después de que se permitiera el lujo de dirigir su departamento sin autorización previa. El BNG no perdona que respaldara la fundación mixta que gestionará la Ciudad de la Cultura, y mucho menos que cesara a su secretario xeral sin el consentimiento de la dirección tras fiscalizar éste sus actuaciones.

Pero más allá de sus líos internos, las sombras de Ánxela Bugallo en la Consellería de Cultura son las que han caracterizado a buena parte de los departamentos del bipartito: clientelismo, falta de transparencia y austeridad, e ineficacia. En el haber de su gestión, pocas luces y todas ellas discutibles, como la creación del equipo ciclista «Xacobeo Galicia» (haciéndose cargo de todo el patrocinio tras la marcha del ex futbolista Valeri Karpin como mecenas) o la sustitución del Instituto Galego de las Artes Escénicas e Musicais (IGAEM) por la Axencia Galega de Industrias Culturais (AGADIC), un nuevo elemento de la llamada «administración paralela» que recibió duras críticas del Consello Económico y Social. Otro de los logros que más ha exhibido Bugallo fue la puesta en marcha de selecciones gallegas y su apoyo a las demandas soberanistas de Cataluña y País Vasco para su participación en competiciones internacionales, a través de la conocida «Declaración de San Mamés».

Agencia de colocación
Apenas al año siguiente de tomar posesión de su cargo, en septiembre de 2006, ABC destapaba que la Consellería se había convertido en una agencia de colocación de antiguos integrantes de los movimientos «Burla Negra» y «Nunca Máis», colectivos desaparecidos durante la singladura del bipartito, y siempre próximos a las reivindicaciones de los nacionalistas. Una larga lista de sus integrantes fueron contratados o subvencionados por este departamento. Entonces, Bugallo se limitó a replicar que en su área «ahora no hay listas negras».

Los procedimientos de contratación de la Consellería han sido, cuanto menos, cuestionables. La gestión administrativa de la misma ha revelado actuaciones discrecionales, como las del programa «A Cultura Circula», también revelado por este periódico, que pese a tener un montante total de 1,6 millones de euros, sólo invirtió 300.000 euros mediante expedientes de contratación. El resto se ejecutó a través de contratos negociados sin publicidad por valor inferior a los 30.000 euros, e incluso en ocasiones mediante cuestionables criterios de singularidad para no abrir concurso público y adjudicar a dedo proyectos antes de resolver procedimiento administrativo alguno.

Las anomalías administrativas se han sucedido en Cultura. ABC también denunció el pasado mes de mayo que la Consellería contrató en agosto de 2005 un viaje oficial a Japón por valor de 30.000 euros, dos meses después de haberlo realizado, y lo maquilló a posteriori mediante un procedimiento negociado sin publicidad, en el que dos de las empresas concursantes eran propiedad de la misma persona (una de ellas resultó adjudicataria) y la otra alegó motivos técnicos para no presentar propuesta. La transparencia tampoco ha sido uno de los fuertes del departamento de Bugallo.

La propia conselleira, asfixiada por el control minucioso que de su gestión ha hecho el diputado popular Ignacio López-Chaves, llegó a solicitar a la Cámara autonómica que se limitara el acceso a documentación oficial de los parlamentarios, escudándose en que el volumen de información que demandaba la oposición era un «abuso» de sus prerrogativas y «colapsaba» los servicios de su consellería. En las ocasiones en que diputados populares se personaron en las instalaciones de Cultura para inspeccionar in situ documentos oficiales, ni se les permitió hacerlo sin la vigilancia de un agente de seguridad, ni realizar copia para su posterior contraste.

Los fastos cubanos
Sin embargo, si por algo ha conseguido ser recordada Ánxela Bugallo, es por el viaje a la Feria del Libro de La Habana en febrero de 2008. Al amparo de la invitación de la Comunidad como cultura invitada al evento, la Consellería no deparó en gastos. En total, 1,3 millones de euros «oficiales», pero que la oposición eleva a cerca de dos millones de euros.

Como también reveló este periódico el pasado septiembre, la conselleira, así como sus jefas de prensa y gabinete, se desmarcaron de la comitiva oficial -de cerca de doscientas personas- y se alojaron durante una semana en una suite de un lujoso cinco estrellas de la ciudad caribeña. En total, 1.216 euros por cada habitación. A eso se sumaron otros gastos, como los 400 mojitos -un cocktail local- que se costearon con fondos públicos para una presentación en la capital cubana, así como los viajes en primera clase de Bugallo y su círculo más próximo.

Tras este viaje se evidenciaron los problemas de la Consellería con la gestión económica, al verse obligada Bugallo a convalidar facturas por medio millón de euros en el Consello de la Xunta, tras no haber seguido los pertinentes procedimientos administrativos previos. La Intervención Xeral de la Xunta levantó la voz entonces, al señalar que éste es un trámite «excepcional», y al que sin embargo Cultura ha acudido hasta en ocho ocasiones para aprobar gastos.

El último lunar de su gestión fue el inesperado cese en noviembre de su secretario general, Carlos Amoedo, precisamente quien había adoptado el papel de «guardaespaldas» de Bugallo a la hora de esquivar la fiscalización de la oposición. El haber informado a la organización nacionalista del respaldo de Bugallo al modelo mixto de explotación del Gaiás le costó el puesto a un Amoedo designado por el BNG y cuyo cese no estaba aprobado.

Fue el último gesto de rebeldía de una conselleira que fue de más a menos.
Ánxela Bugallo no solamente defraudó al líder del BNG, Anxo Quintana, su padrino político. También falló a su número dos en Cultura, Carlos Amoedo. El cese de su mano derecha fue la puntilla a su oscura gestión

Alerta ante un gallego «impuesto en clase y repudiado en el recreo»
Mariano Rajoy toreaba en casa, pero no quiso ensombrecer ni un poco a Alberto Núñez. En su nuevo papel de «poli malo», el que está exhibiendo en esta campaña, el presidente nacional del PP justificó la necesidad de darle un coscorrón a Zapatero, Quintana y Touriño por sus incumplimientos en materia de infraestructuras e inversiones. «Son unos embusteros», espetó un Rajoy más suelto estos días por Galicia que de costumbre, «Engañaron a la gente diciendo que no había crisis».
E. A. SANTIAGO. ABC Galicia 15 Febrero 2009

Alberto Núñez Feijóo retomó ayer en un céntrico hotel compostelano la cuestión lingüística con una treintena de representantes de diferentes colectivos de viudas de Galicia. Allí, una de las participantes se dirigió al candidato popular durante el coloquio para expresarle su preocupación por esta problemática.

«Que los padres puedan elegir el idioma para los estudios de sus hijos; cuanto más se impone, más se rechaza. No por eso se van a hacer divisiones entre los niños, ni mucho menos», reiteró ante la aquiescencia del popular. Núñez Feijóo reconoció que existe un conflicto derivado de la aprobación del decreto 124/2007 por parte del gobierno de la Xunta. La solución aportada por Feijóo es «volver a un equilibrio»: «Los libros no pueden estar sólo en gallego». Feijóo defendió que los alumnos puedan escoger el idioma en que se dirigen a sus profesores, el de los exámenes que deben afrontar o el de los libros de texto, sin provocar imposiciones que puedan derivar en rechazo: «El gallego no puede ser impuesto en clase y repudiado en el recreo».

El de Os Peares recordó que, en materia lingüística, el inglés debe tener prioridad en la enseñanza como lengua vehicular: «Madrid ya lo ha hecho; después, ellos ganarán los concursos y nuestros chavales tendrán que regresar a casa».

La Concejalía de Cultura obliga a usar el gallego en sus exposiciones

La edila dictó una orden de cinco puntos para que todo el material publicitario se haga solo en esta lengua La POLÉMICA
Francisco Espiñeira La Voz 15 Febrero 2009

La Concejalía de Cultura, que dirige la nacionalista María Xosé Bravo, ha instaurado unas normas de funcionamiento para el uso de las salas de exposiciones de titularidad municipal en las que, según algunos funcionarios, «se privilegia únicamente el gallego y se proscribe el castellano a un segundo término, en el mejor de los casos».

Dicho documento, que aplica y vigila de forma directa Jaime Oiza, responsable de las salas de exposiciones municipales, recoge de forma explícita que «nos textos e nos paneis informativos deberá empregarse o galego. De decidirse, de común acordo cós responsables de exposicións, que tamén levara información en español, este irá en segundo lugar e cun tamaño de letra nunca superior ao galego».

Bravo exige además que «as publicacións deberán estar redactadas en galego», aunque, concede, «sen menoscabo de que poidan levar ao final tamén a traducción dos textos ao español».

Donde se muestra inflexible la actual titular de la Concejalía de Cultura es en el capítulo de la publicidad y la cartelería exterior de los eventos que ocupen las distintas salas de exposiciones municipales. «Nos paneis informativos exteriores deberá empregarse exclusivamente o galego». Esa exigencia idiomática se traslada también a los elementos anunciadores en cualquier soporte: «Na publicidade das exposicións en calquera medio, empregarase exclusivamente a lingua galega».

La quinta de las exigencias recogidas por la concejala de Cultura en el documento interno de funcionamiento que rige en su departamento se refiere a las labores de difusión cultural. «Nas visitas guiadas ou en calquera outra proposta didáctica, o material e o persoal expresaranse en lingua galega», reclama.

Como en el caso de la carta remitida por la concejala de Normalización Lingüística, Ermitas Valencia, al edil de Relaciones Institucionales, Carlos González-Garcés, Bravo termina su escrito con un «se precisar axuda para o desenvolvemento normal en lingua galega, informáselle que ten ao seu dispor o Servizo de Normalización Lingüística», del que aportan tanto la extensión telefónica de su oficina municipal como un correo electrónico para que sirva para establecer contacto.

AUTONÓMICAS 2009 / La campaña en A Coruña
Negreira acusa al BNG de “ideologizar” la educación infantil con las galescolas
ANGELA FERNÁNDEZ  A CORUÑA El Ideal 15 Febrero 2009

“No se trata de ideologizar, que es lo que pretende el señor Quintana, sino de educar”. El candidato del PP por A Coruña, Carlos Negreira, acusó ayer de introducir la ideología nacionalista en las escuelas infantiles y de hacer de éstas un “chiringuito” para emplear a “amigos”. Si los populares ganan las elecciones, introducirán la gestión de estos centros en la Consellería de Educación. “Es lo suyo”, remarcó el cabeza de lista.

El PP defiende la “libertad” para que los padres elijan el tipo de centro y el idioma en el que quieren que se eduque a sus hijos. Una de las primeras medidas que tomará el partido si gana el 1-M, dijo Negreira, será derogar el decreto “que se nos impuso sobre el gallego, sin consenso”.

Sobre el carácter de la educación, los conservadores criticaron, sobre todo, la retirada de subvenciones a aquellos centros concertados que separan a los alumnos por sexos. “Tiene que haber una convivencia inteligente entre los concertados y los públicos, en vez de generar conflictos”, explicó Negreira, que apuesta porque haya una “oferta plural” para que sean los padres, “y no el gobierno”, los que elijan la escuela de sus hijos.

Dentro del programa de gobierno, el PP también garantiza que se recuperará “la dignidad del profesor” y que se transmitirá a los alumnos “el valor del esfuerzo, de la constancia”.

La Formación Profesional se verá potenciada, según las promesas de Negreira, ya que afirma que es “absolutamente clave” en las oportunidades de trabajo de los jóvenes. El candidato del PP añadió que se han perdido 13.600 alumnos en los últimos años.

Promesas > Con respecto al balance educativo del bipartito en los últimos cuatro años, los populares critican el “fraude” que supuso el compromiso de que habría un ordenador por cada dos alumnos. Negreira afirma que la media es de uno para cada cuatro estudiantes y medio, por lo que critica que “ni se acercaron a la promesa electoral”.

Tampoco se ha conseguido la total gratuidad de los libros de texto, según el PP, porque, asevera, “las familias siguen pagando entre 50 y 60 euros por los libros usados”, y tampoco se ha bajado la ratio de alumnos por aula, que sigue siendo, dice, de 25, cuando se había garantizado que se estabilizaría en 15. Además, recuerda que los niños “están esperando a la intemperie” a que la Xunta cubra los patios de los colegios coruñeses, tal como había prometido.

“Al bipartito, la igualdad en los servicios públicos no les preocupa, siguen incumpliendo las promesas”, denunció Carlos Negreira, que considera que, ante tantas actuaciones incumplidas, tanto los socialistas como los nacionalistas gallegos deberían “sonrojarse”.

Recortes de Prensa   Página Inicial