AGLI

Recortes de Prensa    Martes 24 Febrero 2009

Harto de este carnaval.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Febrero 2009

Se está haciendo demasiado revuelo por unas elecciones autonómicas que en realidad a quienes importa solo es a los que quieren permanecer en el poder o echar a los que actualmente lo tienen. La llamada alternancia, pero que supone no cambiar nada. Lo que permanecen son las posiciones irreconciliables en las que partidos que se dicen “nacionales” e integradores, se oponen a formar coaliciones tendentes a expulsar el totalitarismo nacionalista separatista y devolver la Unidad a esta España cada vez más troceada e insolidaria.

La verdad es que me es indiferente si el PP logra la mayoría absoluta o relativa en Galicia. La verdad es que me es indiferente si en el País Vasco vuelve a ganar el PNV y el Sr. Ibarretxe se coaliga con EA e IU para retomar su referéndum de independencia. La verdad es que me es indiferente si tanto en Galicia, como en el País Vasco o en Cataluña, se deja de hablar en español y se imponen esas lenguas minoritarias. La verdad es que estoy harto de que todos los días los ciudadanos estemos pensando en lo que harán o dejarán de hacer esas Autonomías cuyo apego por pertenecer a España es nulo.

España está hundida gracias a una Transición imperfecta y a un sistema autonómico que ha demostrado ser el peor cáncer, que ha terminado por gangrenar y pudrir el cuerpo y la Autoridad del Estado. Un País dividido en el que los partidos políticos medran para sangrar la economía y controlar los resortes de la Justicia y del Poder. Un País que ya no merece ese nombre porque sus ciudadanos ni lo sienten, ni lo defienden, ni les importa que desaparezca. Un País en el que podías sentirte orgulloso de su pasado, de su Historia, de sus logros a nivel mundial, pero que ahora, solo es un despojo, un paria sin techo ni cobijo que sobrevive por la caridad de otros.

Del Orgullo y Pasión hemos pasado a la vergüenza y la traición. De las gestas del Imperio hemos pasado a los ridículos y desprecios por nuestras deserciones. De ser los defensores de la fe y apóstoles misioneros, hemos pasado a ser pasivos y transigentes con quienes hacen escarnio, se mofan y difaman a la Iglesia y a las creencias más profundas de la mayoría de los españoles. España es un País que como ya avisara >el socialista D. Alfonso Guerra, una vez que pasara por las manos de los Gobiernos socialistas, “no la iba a reconocer ni su madre”. En efecto, así ha sido y en mucho menos tiempo del que ellos mismos creían.

Pero han cometido un error. Han dejado que el monstruo creciera demasiado y ahora se ha vuelto contra todos, como la criatura del Dr. Frankenstein. Algo que actúa por sí mismo y es capaz de matar lo más puro y esencial de los valores. La corrupción, la avaricia, la soberbia, el orgullo, el desprecio están instalados en todos los estamentos del poder. Es la cultura del “pelotazo”, del beneficio personal y no del servicio público. Es la cultura de la mentira, de la falsa imagen, de la farsa, del entretenimiento soez y chabacano, de la pérdida de conciencia social y del fracaso de una educación y de una sociedad.

La España que yo tenía como una esperanza de futuro la han borrado. Ni siquiera existe en los mapas de esas Autonomías secesionistas. Así que por mí, que voten lo que les apetezca, que elijan a los sinvergüenzas que quieran para que impunemente les sigan robando y coartando sus libertades. Por mí, que se vayan y nos dejen al resto intentar vivir en paz y comenzar a reconstruir las ruinas que quedan.

PP
El mito del voto útil
Pío Moa Libertad Digital 24 Febrero 2009

El llamado voto útil se emplea para evitar un mal mayor, y esa utilidad tiene un sentido en condiciones normales, pues generalmente son las opciones moderadas las que recogen ese voto. Pero la situación política actual carece de normalidad, al menos de normalidad democrática, desde que el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, con el cual pudo reencauzarse una democracia española renqueante desde la segunda etapa de la transición, en concreto desde la Constitución, fue destrozado por el PSOE.

El mal pudo contenerse si el PP hubiera comprendido la trascendencia de la fechoría y hecho la oposición correspondiente; pero ha ocurrido lo contrario: Rajoy ha colaborado a completar la involución política, primero con una oposición insignificante y luego liquidando las convicciones ideológicas que suponían a su partido sus votantes. Hoy las invocaciones a la unidad de España, a las libertades, a los principios democráticos, no son en el PP más que artificios para retener a algunos millones de electores, mientras su política real discurre por caminos opuestos: se ha convertido en un remedo del PSOE, obsesionado solamente por conservar o ampliar su poder.

En tal escenario, una victoria del PP no desplazaría ningún mal mayor, sería un mal peor aún que el mantenimiento del PSOE, pues en definitiva haría algo muy parecido a éste, con el agravante de haber corroído desde dentro los principios de libertad y patriotismo que se le suponían. Es decir, ha completado el trabajo de Rodríguez haciendo lo que éste nunca habría podido.

Se vio en la táctica de Rajoy ante la indignación y las movilizaciones de millones de personas contra las fechorías del Gobierno: se puso a la cabeza de la manifestación y la condujo a la nada. Y desde entonces ha ido a peor, haciendo incluso el trabajo sucio al PSOE mediante ataques a las libertades o presionando a los obispos para que silencien en la COPE a quienes han hecho de ella un baluarte de la oposición en defensa de la legalidad democrática.

Ante la competencia que los jefes del PP creen ver en UPyD, arguyen con descaro, para retener a aquellos votantes a los que engañan, que este partido es abortista, partidario de la Educación para la Ciudadanía y tantas otras historias por el estilo, cuando en la práctica el PP no lo es menos y se ha convertido además en balcanizante y encubridor de la colaboración del Gobierno con el terrorismo. Sólo los demasiado ingenuos pueden cerrar los ojos a estas evidencias.

¿Voto útil? ¿Para quién y sobre todo para qué en el actual panorama? Útil para mantener y aumentar la corrupción, la conversión de la política en una farsa siniestra, las tendencias disgregadoras de España y la involución antidemocrática. Y útil para quienes se benefician de todo ello.

Idioma de pobres
RAUL DEL POZO El Mundo 24 Febrero 2009

En época electoral todos los ventiladores centrífugos funcionan a tope. Se está oreando un poco la corrupción con motivo de las autonómicas en Galicia y en el País Vasco. Los políticos están al loro. A Zapatero no le gusta dar sofocones, pero ha cortado con mucha gentileza la chola a Bermejo. Ha sido una reacción positiva del Robespierre sonriente.

Aquí no hay colegios de magos como el Colegio de Augures de Roma y no sabemos qué va a pasar. En el PSOE tienen una encuesta en la que el PP pierde dos diputados, en el PP otra en la que bordean la mayoría absoluta. Los que quieren mandar o seguir mandando en Galicia se dicen unos a otros chupones, confirmando la idea que tenía de la esquina verde Camilo José Cela: la humanidad se divide en amigos e hijos de puta. Antes, en la Transición, amenazaban a los gallegos advirtiéndoles que los señoritos de Madrid venían a quitarles las vacas, ahora les asustan avisándoles de que les van a quitar el habla. Es el mismo trajín de todas las nacionalidades: quisieran que el loro pequeño se comiera a la cotorra grande, pero hasta ahora han rascado en las gargantas solas, sin que las impongan. La lengua, según Garcilaso, va por donde el dolor la guía. Viene esto a cuento porque Anxo Quintana, un enfermero de Orense, «sindicalista por las correderas», dice que el gallego es el idioma de los pobres. No creo que Anxo sea aquel personaje al que le picó una gallina en las partes e iba después cacareando. Es verdad que en la modernidad esa lengua la hablaron marineros, meigas con bigudís y aldeanos que buscan lampreas, tal vez porque hasta los gallegos ilustrados combatieron el galleguismo.

Cervantes, de ascendencia céltica, tacha a los desalmados yangüeses que hablan en galaico de soeces y de baja ralea. Valle escribió que el gallego es un idioma inventado por los poetas, como el armenio está inventado por los frailes; Rosalía, la cumbre de la poesía, creía que el gallego era un dialecto. Camba tiene una idea más pesimista. «En gallego -comenta- se pueden hacer algunas poesías, comprar algunos pescados y hablarles a las gallinas».Claro que Camba se comprometió en el Palace a hacer una nación con Getafe, en 15 años, con un millón de pesetas; le irritaban aquellos profesionales de pota, queimada y casa regional, los que transforman la voz poética en trapo de bandera.

Ese lenguaje no es el de los pobres sino el de los poetas y los reyes. Camilo lo consideraba la música para la poesía, el hermoso idioma de los trovadores y de las Cantigas de Santa María, compuestas en galaico-portugués por Alfonso X el Sabio para laúdes, arpas, monocordios y zanfonas, cuando ese rey era bilingüe.

Vamos hacia atrás.

El cese de Bermejo y la continuidad de Garzón
EDITORIAL Libertad Digital 24 Febrero 2009

Si algo hay que destacar de la breve intervención en la que Fernández Bermejo ha hecho pública su dimisión –así como de la referencia que de este asunto ha hecho el presidente del Gobierno ante las cámaras de Antena 3–, es su absoluta renuencia a admitir el más leve error en toda su pésima actuación como ministro de Justicia.

Lo cierto, sin embargo, es que, a pesar del victimismo exhibido, Bermejo arrastraba desde hacía mucho tiempo, no una, sino muchas razones por las que cesar o ser cesado como ministro. Desde que llegó al cargo, lejos de enmendar, acentuó un sectarismo del que ya había hecho gala durante sus tiempos como fiscal, cuando perseguía judicialmente a algún ministro del PP o cuando se definía como "rojo" y reconocía que como tal actuaba.

No hay que extrañarse, por ello, de los continuos enfrentamientos que Bermejo ha protagonizado, no ya con el principal partido de la oposición, sino con prácticamente la totalidad de los representantes del mundo de la judicatura: desde los funcionarios de Justicia, que mantuvieron una huelga durante más de dos meses, hasta los jueces que han convocado un huelga, por primera vez en la historia de nuestro país, pasando por los miembros del Consejero General del Poder Judicial que mostraron su disgusto por los comentarios del ministro sobre la sanción impuesta al juez sevillano Rafael Tirado y consideraron sus críticas como una injerencia.

Al colapso y las dilaciones judiciales, que se han disparado durante su mandato, hay que unir el no menos escandaloso capítulo que Bermejo protagonizó un año después de su nombramiento, como fue el de gastarse más de un cuarto de millón de euros de los contribuyentes en reformar el ático de más de 200 metros cuadrados que se le había asignado por su cargo y que hasta ese momento había ocupado la ex ministra de Vivienda María Antonia Trujillo.

Sin embargo, qué duda cabe de que el escándalo que ha convencido a Zapatero de que la continuidad de Bermejo dañaba su propia imagen ha sido la participación del ministro en una cacería, junto al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y el jefe de la policía judicial, sólo un día después de que el magistrado ordenara la detención del empresario Francisco Correa y de dos de sus principales colaboradores, en lo que es presentado, de momento sin fundamento alguno, como una trama de corrupción en beneficio del Partido Popular. Eso, por no hablar del justificado revuelo que también causaba, pocos días después, el saber que el ministro de Justicia acostumbraba a cazar sin licencia y en fincas del Estado donde está prohibido hacerlo.

Por todo esto es por lo que, sin quitar la razón a la dirigente de UPyD Rosa Diez, quien ha señalado que también deberían dimitir los diputados socialistas que arroparon a Bermejo al grito de "torero, torero", el otro gran cese exigible es el del juez Baltasar Garzón.

A su condición de ex número dos del PSOE con González y su escandaloso alineamiento con el actual Gobierno durante la "paz sucia" con ETA, se añaden las bochornosas filtraciones del sumario, de las que Garzón, como instructor, es el máximo responsable, y que han puesto bajo sospecha a cualquier dirigente del PP por el mero hecho de serlo. Eso, por no hablar de la falta de competencia, por estrictas razones procesales, de la Audiencia Nacional, en general, y de Garzón, en particular, para continuar con el caso.

Finalmente, sólo nos cabe decir que, si Zapatero no tiene duda, tal y como ha afirmado, de que Bermejo "seguirá al servicio del PSOE" en su condición de diputado, nosotros tampoco tenemos duda de ello. De hecho, Bermejo no ha hecho otra cosa como ministro y no hizo otra cosa como fiscal. Lo que nos parecería vergonzoso es que alguien lo siga haciendo desde la Audiencia Nacional.

Bermejo
La pieza sacrificada
Cristina Losada Libertad Digital 24 Febrero 2009

La cacería ha acabado con el ministro cazador. Ni el carnaval puede disfrazar con otro traje su caída en desgracia. Una caída excepcional, pues se trata de la primera vez que el Gobierno ha obligado a dimitir a un ministro metido en la charca, y no precisamente a uno cualquiera. El hombre que veía el mundo en colores, coño, pero adoraba el rojo, aunque se criara en el azul o por eso mismo, era el elegido. El seleccionado para pilotar un "proyecto", que es el término que repetía en la desordenada explicación de su mutis por el foro. Por el foro y por la foto, que sin foto no había mutis.

Bermejo era el comisario político del proyecto socialista para la Justicia, sinónimo del proyecto para controlar a la Justicia desde el PSOE. Aún más, sí. Había demostrado que estaba a la altura de la baja tarea y era, además, el gran favorito de la militancia socialista para el espectáculo de los mítines, lo que dice mucho de la cultura política de la militancia. Tanto dice, por lo menos, como lo que dijo de los diputados socialistas el fervor con que le jalearon cuando hace seis días comparecía en el Congreso para asegurar, con aire de perdonavidas, que no dimitía. No dimito, no, ¿qué pasa? Y el presidente del Gobierno, aunque ausente de la fiesta, se burlaba de la oposición por reclamar que dimitiera. A los seis días cambió el tiempo.

Ha debido de soplar, y huracanado, el viento de las encuestas, que son brújula principal para orientar los gestos del Gobierno. Tuvo que hablar el oráculo y aconsejar en los tonos más perentorios que se sacrificara esa pieza, que no era un simple peón, aunque simple fuera. A siete días de dos elecciones, con sondeos que no pronostican triunfos arrolladores, ni siquiera Zapatero se puede permitir hacer oídos sordos a la alarma y mantener su norma de conducta hasta el momento. Pues la alarma ha sonado, ay, por la izquierda, en los pastos donde el socialismo gobernante encuentra su alimento.

No molestará en esos predios que el ministro de Justicia y el juez prosocialista de guardia planifiquen juntos una operación oportunamente fechada para perjudicar al adversario. La separación de poderes, la independencia judicial, el cumplimiento de la ley no concitan respeto e interés en el grueso de la izquierda española, según se ha venido comprobando. En cambio, tiene ahí gran arraigo la noción de que el fin (atacar y acabar, si es posible, con el rival) siempre justifica los medios. Ahora bien, que dos de los suyos encarnen La Escopeta Nacional no es un trago fácil. Bermejo y Garzón han dado la imagen que un progrerío adicto al cliché atribuye a la derecha rancia. Y tal confusión de papeles, tal ruptura de esquemas muy queridos, no podía salir gratis. El resbalón estético, que no el ético, ha perdido al ministro rojo.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Irán
Ojos que no ven...
GEES Libertad Digital 24 Febrero 2009

La semana pasada el secretario general de la Organización Internacional de la Energía Atómica hizo circular entre los miembros de la Junta de Gobernadores de dicho organismo dependiente de la ONU, el último informe sobre el programa nuclear iraní. No se ha hecho público todavía, pero las filtraciones han dado pábulo a todo tipo de noticias.

La prensa española se hizo eco de una manera casi unánime y según recogían la mayoría de periódicos, sólo se podía concluir con que Irán había frenado el avance de su programa nuclear. Sin embargo, la agencia de noticias sobre la que basaban sus comentarios, Reuters, era bastante menos genérica y lo que exactamente decía era que Irán había ralentizado la instalación de nuevas centrifugadoras en su planta de Natanz, o sea, frenaba la expansión de su programa de enriquecimiento.

Pero también añadía la agencia que según los inspectores al servicio de la ONU, Irán ya ha generado una cantidad de material nuclear más elevado de lo que se estimaba previamente. Por su parte, la Administración americana, según revelaban algunos medios de Estados Unidos creía que Irán contaba ya con suficiente cantidad de material nuclear para fabricar su primera bomba si así lo decidiese, refinando rápidamente su nivel de enriquecimiento y, por supuesto, violando todos sus compromisos internacionales.

De hecho, el nuevo director de la inteligencia nacional americana, Dennis Blair, anunciaba en la comparecencia anual ante el comité de inteligencia del Senado para tratar el nivel de amenazas que sufre América, del pasado día 12, lo siguiente:

Juzgamos que Irán cuenta con la capacidad científica, tecnológica e industrial para poder fabricar armas atómicas. En nuestra opinión sólo una decisión política de abandonar sus objetivos nucleares podría llegar a evitar que Irán produzca sus armas atómicas.

Y añadía:
Estimamos con mucha seguridad que convencer al liderazgo iraní de que abandone sus planes de fabricar armas nucleares será muy difícil, habida cuenta del vínculo que establecen entre esos sistemas y objetivos claves de política exterior y de seguridad, así como por el esfuerzo considerable puesto en su desarrollo desde, al menos, finales de los 80.

Elbaradei y el organismo que dirige no han comentado sobre las contradicciones que ha recogido la prensa acerca de su último informe. Puede que sea eso precisamente lo que buscara. Pero sea cual sea la cantidad en kilos de uranio enriquecido que ya tengan los ayatolas, lo que si se sabe con toda certeza es que Irán, manteniendo su programa de enriquecimiento tal y como lo han visto os inspectores de la ONU, está en total contravención de sus obligaciones. También sabemos que a pesar de las resoluciones de la ONU y las sanciones consiguientes, Teherán no ha dado su brazo a torcer. Y deberíamos saber ya que Ahmadinejad no es ni el principal actor en el tema nuclear –responsabilidad del líder supremo Ali Jamenei– ni es el único exponente de la línea radical y apocalíptica, sino su cara más visible.

La opacidad de la agencia nuclear de la ONU, tantas veces incapaz de probar o negar nada, sólo sirve para alimentar la actitud de quien no quiere ver. Y ya se sabe, ojos que no ven, corazón que no siente, hasta que Teherán anuncie su bomba. Ese día, nuestro corazón sufrirá un infarto.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

EDUCACIÓN | Avala la inmersión lingüística de la Generalitat
El TSJC rechaza separar a alumnos en función de si hablan castellano o catalán
* Cree que el modelo aplicado de Cataluña es 'constitucionalmente legítimo'
* La madre considera 'aberrante y humillante' la atención individualizada
* Tampoco recibirá las circulares en castellano al ser un centro privado
Efe | Barcelona El Mundo 24 Febrero 2009

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado la atención individualizada en detrimento de la separación de alumnos en aulas distintas en función del idioma, en una sentencia en la que reitera que el modelo de inmersión lingüística en Cataluña es "constitucionalmente legítimo".

En la sentencia, el alto tribunal catalán desestima gran parte del recurso presentado por la madre de una niña que en 2006 cursaba primer curso del segundo ciclo de educación infantil (P-3) en el centro Sant Josep de Calasanç-Escolapies de Sabadell (Barcelona) para exigir que su hija recibiera la enseñanza en castellano.

En el fallo, la sección quinta del TSJC considera que la atención individualizada es un "corolario" del sistema de conjunción lingüística, como también lo es a juicio del tribunal "que se evite la separación en grupos por razón de lengua".

Tras remarcar que el modelo de inmersión lingüística que se aplica en Cataluña es "constitucionalmente legítimo", el TSJC subraya que el derecho a la educación "no garantiza ningún derecho de libre opción a recibir la enseñanza exclusivamente en una sola de las lenguas oficiales".

En el recurso, la madre consideraba "aberrante, discriminatoria e incluso humillante" la decisión del centro de prestar una atención individualizada a su hija, en vez de inscribirla en una clase separada en función del idioma.

Por el contrario, el TSJC estima "un tanto desaforada" esta apreciación y remarca que "no se acaba de entender que pueda ser calificada de humillante una praxis escolar que tiende, durante la primera etapa de la enseñanza, a atender en castellano al alumno cuyos padres desean que se le enseñe en esta lengua, al tiempo que se le va introduciendo en catalán para que, al termino del primer ciclo de primaria, el alumno, con ocho años, pueda integrarse sin dificultad en el grupo que emplea esta lengua de aprendizaje".

En su fallo, el TSJC también desestima la petición de la madre de que todas las comunicaciones, circulares y documentación, tanto oral como escrita, que le sean dirigidas por el centro estén en castellano, ya que se trata de un centro privado, por lo que es la escuela la que tiene competencia en esta materia.

En cambio, sí que le da la razón en su exigencia de que le sea facilitado el correspondiente impreso oficial de solicitud de preinscripción que incluya la pregunta por la lengua habitual de su hija.

En la sentencia, el magistrado José Manuel de Soler Bigas ha emitido un voto particular en el que muestra una disconformidad parcial con el fallo, al considerar que se tendría que explorar mejor para conocer si la atención individualizada que reciben los menores es el único método pedagógico posible.

En este sentido, este magistrado subraya que la atención individualizada "sería discriminatoria si se constata su insuficiencia para que los alumnos a quienes se aplica alcancen los objetivos pedagógicos del resto del alumnado, o bien produce en dichos alumnos perjuicios psicológicos y trastornos en sus relaciones con los demás alumnos".

No podrá estudiar en español
Redacción Minuto Digital 24 Febrero 2009

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado la atención individualizada en detrimento de la separación de alumnos en aulas distintas en función del idioma, en una sentencia en la que reitera que el modelo de inmersión lingüística en Cataluña es “constitucionalmente legítimo”.

El tribunal desestima gran parte del recurso presentado por la madre de una niña que en 2006 cursaba primer curso del segundo ciclo de educación infantil (P-3) en el centro Sant Josep de Calasanç-Escolapies de Sabadell (Barcelona) para exigir que su hija recibiera la enseñanza en castellano.

El TSJC subraya que el derecho a la educación “no garantiza ningún derecho de libre opción a recibir la enseñanza exclusivamente en una sola de las lenguas oficiales”. En el recurso, la madre consideraba “aberrante, discriminatoria e incluso humillante” la decisión del centro de prestar una atención individualizada a su hija, en vez de inscribirla en una clase separada en función del idioma.

El TSJC también desestima la petición de la madre de que todas las comunicaciones, circulares y documentación, tanto oral como escrita, que le sean dirigidas por el centro estén en castellano, ya que se trata de un centro privado, por lo que es la escuela la que tiene competencia en esta materia.

En cambio, sí que le da la razón en su exigencia de que le sea facilitado el correspondiente impreso oficial de solicitud de preinscripción que incluya la pregunta por la lengua habitual de su hija.

España, estado de desecho. Cataluña para los catalanes (que hablen la lengua regional)
Nota del Editor 24 Febrero 2009

Lamento no poder dar crédito al autor por la primera parte del título, pero no se me ocurre otra mejor para mostrar mi continuada indignación ante un sistema judicial tan perverso. En el colmo del descaro, viven a costa de nuestros impuestos y anulan nuestros derechos humanos y constitucionales. Aquí queda para la posteridad, la miseria de esa mayoría de profesionales de las oposiciones que perdieron la dignidad, la ética y el sentido común, si es que en alguna ocasión tuvieron.

Había comenzado a pasar la sentencia a texto, para hacerla accesible a los sistemas de búsqueda, y cuando he llegado a la página 7 de 26, aparece el texto en lengua regional, catalán, lo que demuestra una vez más que los españoles estamos excluidos de Cataluña, puesto que sus instituciones no utilizan el castellano ni la lengua regional, sino ambos mezclados, con lo que ni podemos trabajar, ni podemos asegurarnos una defensa jurídica adecuada al no tener acceso a la jurisprudencia regional. Esto es el bilingüismo impuesto, si no conoces la lengua regional, no tienes derecho alguno.

La sanidad de las autonomías no seduce al paciente
Sólo el 30% de los españoles cree que las transferencias benefician su salud
EMILIO DE BENITO - Madrid El País 24 Febrero 2009

A los siete años de que se completaran las transferencias sanitarias, los ciudadanos siguen sin ver claro el beneficio del nuevo sistema. La descentralización se completó en 2002, cuando se desmanteló el Insalud y se crearon 10 sistemas de salud autonómicos que se sumaron a los de Cataluña, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana, Andalucía, Galicia y Canarias. Un año después, un 32,2% de la población creía que la atención había mejorado; en 2007, lo pensaba el 30,7%.

Relacionada con esta cifra está la opinión de los ciudadanos de que las listas de espera -el principal déficit del sistema, según las encuestas del Ministerio de Sanidad- no mejoran. En 2003, sólo un 27% creía que habían disminuido; en 2007, lo pensaba menos del 24%.

Los datos están recogidos en el libro Sanidades autonómicas, ¿solución o problema?, de Juan del Llano, de la Fundación Gaspar Casal. Pese a estos números, ni el autor ni los consejeros de Salud que han prologado el texto -la de Andalucía, María Jesús Montero, y el de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola- creen que haga falta ningún tipo de recentralización. Álvarez Guisasola atribuyó el desencanto de la población a que todavía no ha pasado suficiente tiempo para que se vea "una tendencia" en la opinión de las personas; Montero, a que el nuevo sistema "ha creado expectativas ilimitadas". "No empeora la percepción en todas las partes ni en todos los ciudadanos", matizó Del Llano.

Tan sólo Juan Ignacio Trillo, presidente del Círculo de la Sanidad, el grupo de empresarios que ha encargado el trabajo, se atrevió salirse "de lo políticamente correcto" para quedarse "sólo con lo correcto", según él mismo dijo: "Es una bendición que el Estado de las autonomías haya llegado a este país, pero a veces, en Educación, Sanidad o Justicia, nos pasamos".

En lo que todos están de acuerdo es en reforzar el papel del Ministerio de Sanidad como elemento de cohesión. "Si se acentúan los incipientes hallazgos diferenciales en salud de las distintas comunidades, será alta la probabilidad de que se afecte al sistema sanitario y a los servicios que lo integran, y también a la equidad", señaló Del Llano. En esto coincide con los ciudadanos. La proporción de quienes creen que debe aumentar la coordinación entre las comunidades (señal de que, a la vez, piensan que ésta no se da o es insuficiente) ha pasado del 75,3% en 2003 al 85,8% en 2007. Los expertos creen que para eso hace falta un pacto de Estado, una propuesta de 2004 nunca emprendida.

 

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Coacción intolerable
EDITORIAL El Correo 24 Febrero 2009

El atentado contra la sede socialista de la localidad guipuzcoana de Lazkao, los ataques terroristas contra dos batzokis y otra casa del pueblo y los intentos de boicot y coacciones padecidas por los partidos democráticos en actos públicos revisten especial gravedad porque, además de amedrentar a cuantos simpaticen con las formaciones vejadas, pretenden violentar el proceso electoral. En apariencia, se trata de la respuesta que los etarras dan a la anulación de las candidaturas que les hubiesen brindado cobertura. Aunque en realidad sirven de mera excusa para trasladar a las bases de la izquierda abertzale el mensaje de que no queda otra salida que atentar, supeditando toda manifestación radical a la continuidad de los comandos, los tiros y las explosiones. Un mensaje que las instituciones han de tomarse muy en serio para atajar la ofensiva que ETA trata de llevar a cabo contra la sociedad libre. Pero que también obliga a esa misma sociedad a recordar que la amenaza terrorista sigue en pie, a pesar de que la ciudadanía tienda a darla por amortizada.

ETA nunca ha renunciado a hacerse presente en las vísperas de una convocatoria electoral. Además, esta vez su paulatina irrupción en campaña marcha en paralelo a la movilización que la izquierda abertzale ilegalizada trata de llevar a sus bases, fomentando el cierre de filas en torno al voto nulo. Una consigna con la que el núcleo terrorista de la trama radical ha decidido poner a prueba el disciplinado seguidismo con el que hasta la fecha ha venido respondiendo la mayor parte de la sociología extremista. El sufragio universal faculta o permite a cada persona con derecho a voto optar por una determinada candidatura, abstenerse, votar en blanco o expresar su insatisfacción anulando el voto. Pero la campaña que desarrollan los ilegales promoviendo el sufragio a D3M, empleando para ello concentraciones públicas, carteles y el buzoneo de listas judicialmente anuladas, nada tiene que ver con la libre contestación ante unos comicios y se ciñe al dictado terrorista de abierta confrontación con el Estado de Derecho. Una actuación ilegal que no puede ser admitida ni tolerada por parte de las instituciones.

La sociedad política
JOSEBA ARREGI El Correo 24 Febrero 2009

«En Euskadi llevamos demasiado tiempo sin poder dar el paso a constituirnos como sociedad política», explica el autor. «Seguir hablando de ser sólo vasco es una forma de hablar anclada en el Antiguo Régimen, en la que lo importante era el colectivo al que se pertenece y no el individuo como sujeto de derechos»

L a dictadura de Franco nos dejó a todos tremendamente politizados. Somos herederos del famoso dicho de que aunque tú pases de la política, la política no va a pasar de ti. Entrar en una era realmente política, sin embargo, es algo más que estar contra Franco, o pensar que la política es muy importante. Es incluso algo más complicado que pensar que uno es demócrata de toda la vida, más difícil que creer que uno ha dado con la piedra filosofal de la verdadera democracia.

En cierto sentido dar el paso a la sociedad política significa dar el paso del antiguo régimen a la democracia moderna. No es un paso sencillo. No es un paso evidente. Y no es un paso que nos esté resultando fácil en la sociedad vasca. Es más: el problema principal que afecta a la sociedad vasca desde el punto de vista político radica precisamente en que los partidos nacionalistas se las arreglan para hacer pensar a los ciudadanos que su principal problema proviene precisamente de los peligros que acechan cuando una comunidad da el paso a constituirse como sociedad política. Los partidos nacionalistas plantean la política precisamente como un muro de contención necesario para que la sociedad vasca no dé el paso a constituirse como sociedad política.

¿Qué es lo que caracteriza a la sociedad política? El paso de la comunidad de tradición, de lengua, de nacimiento, a la consideración de sociedad, asociación voluntaria de ciudadanos soberanos. El paso de la situación de tribu a la situación en la que la pertenencia sentimental a un grupo humano no es lo primordial para la constitución de sociedad política. El paso del nebuloso y peligroso mundo de los sentimientos y de las identificaciones grupales al espacio de las leyes y del derecho. El paso de la consideración del colectivo como condicionante previo e indiscutido, como punto de partida indiscutible de la política, a la consideración del colectivo como resultado de la voluntad libre de los ciudadanos.

En eso consiste el paso del Antiguo Régimen a la época moderna de la democracia. Es el individuo como sujeto político en su igualdad ante la ley el eje sobre el que se construye la sociedad política. La superación del absolutismo se deriva de la liberación del sujeto político como ciudadano individual, alguien que deja de ser y valer por su pertenencia a un colectivo, por su identificación con un señor feudal, con un trozo de tierra, por su pertenencia a un grupo determinado de personas -varones, mujeres, creyentes de una confesión u otra, propietarios, siervos de la gleba, eclesiásticos, nobles-, para pasar a ser la fuente de la organización del poder.

Por eso la democracia como sistema político requiere no sólo de la legitimación derivada de la fuente del poder, el pueblo -pero como asociación voluntaria de individuos soberanos-, sino también del imperio del derecho y de la ley que limita el absolutismo de la soberanía. Cuando se cumplen las dos condiciones se puede afirmar que la sociedad política está constituida. La sociedad política no niega la existencia de identidades, de tradiciones, de confesiones religiosas, de comunidades culturales. No niega, no necesita negar siquiera la importancia de esos elementos para la vida de la sociedad. Lo que niega, lo que tiene que negar imperiosamente para poder ser sociedad política, es que la condición de ciudadanía, la condición de sujeto de derechos en condiciones de igualdad esté vinculada a ninguno de esos elementos.

En una sociedad política, alguien no es ciudadano por ser más vasco o menos vasco, más de aquí o menos de aquí. En una sociedad política, el sentimiento de identificación grupal no puede ser criterio de ciudadanía, ni de acceso al goce de derechos. En una sociedad política, lo que constituye la patria a la que se deben los sentimientos más altos son las normas de convivencia, las reglas que permiten la gestión de las diferencias, los procesos que garantizan la gestión de intereses, sentimientos e identidades distintos, plurales. Democracia sólo se puede entender como gestión de pluralismo. Como escribe Javier Echeverría, un sistema es tanto más ético cuanto más capaz es de pluralismo.

Los grupos, las comunidades pueden ser homogéneos. Es más: la homogeneidad puede ser condición para la conformación de grupos y comunidades. Pero dificulta e imposibilita la constitución de sociedades políticas. Dejando de lado el hecho de que la ortodoxia necesaria para el mantenimiento de la homogeneidad de los grupos y de las comunidades no políticas llevan dentro lo que Richard Sennet denomina el germen de la autodestrucción.

En Euskadi llevamos demasiado tiempo sin poder dar el paso a constituirnos como sociedad política. Seguimos hablando del espacio público de la democracia, el que es habitado por la sociedad política, como si de una casa se tratara, como si fuera un hogar: con el orden patriarcal o matriarcal del hogar y de la casa, con primogénitos y segundones, con herencias a repartir, con tercios de mejora y de libre disposición. En Euskadi seguimos hablando de la política como si ésta estuviera sujeta a las reglas de la casa, del hogar, de la hacienda, del señorío, del territorio, del solar. Y seguir hablando en el contexto de ese imaginario significa inclusiones y exclusiones no acordes a derecho, significa diferencias entre ciudadanos inaceptables en una sociedad política: unos son más de aquí que otros, unos son más fiables no por su capacidad técnica o profesional, sino simplemente por ser de aquí.

Seguir hablando de ser sólo vasco es una forma de hablar que todavía no refleja el paso a la sociedad política. Es una forma de hablar que sigue anclada en el Antiguo Régimen, en una época en la que lo importante era el colectivo al que se pertenece, y no el individuo como sujeto de derechos, igual ante la ley independientemente del grupo o grupos a los que pudiera pertenecer. Seguir hablando de aquí y de Madrid, de la dependencia de Madrid, siempre en un contexto de sentimientos de pertenencia, es resistirse a dar el paso del Antiguo Rrégimen a la sociedad política, la gran conquista de la modernidad.

En la sociedad política existe, ciertamente, una promesa de cosmopolitismo en el mejor sentido kantiano. Pero sin negarse a reconocer la importancia de las identidades, de los intereses, de los sentimientos. No existe inconveniente alguno en reconocer la importancia de dichos elementos, siempre que se afirmen en su pluralidad. Pero no pueden convertirse en el principal criterio de asignación de categoría ciudadana.

En el espacio del Antiguo Régimen la única articulación política que es posible es la que gira en torno al concepto absoluto y absolutista de la soberanía. Una articulación que, trasladada a la modernidad, no puede menos de provocar contradicciones sin fin. Por eso el debate sobre la soberanía sigue anclado en el Antiguo Régimen y no puede aportar solución alguna. Sólo conduce a aporías irresolubles.

La sociedad política, sin embargo, subraya el valor legitimatorio, aunque no exclusivo, de la fuente del poder, el pueblo -y conviene repetir, en cuanto asociación voluntaria de individuos soberanos-, pero sometido ese poder a la necesaria legitimación por el sometimiento al derecho y la ley. Sólo cuando se da este paso se constituye una sociedad política.

En Euskadi todavía andamos sin poder dar ese paso. Y no podemos darlo porque el o los diversos nacionalismos siguen empeñados en resolver las contradicciones que conlleva la articulación política sobre el eje de la soberanía, porque el o los diversos nacionalismos siguen empeñados en iniciar todo debate político en el a priori esencialista de un colectivo preexistente a toda sociedad política. Porque el o los nacionalismos siguen empeñados en poner el sentimiento, la identidad, la pertenencia grupal por encima del sujeto político que es el ciudadano igual ante la ley. Por todo ello, también en estas elecciones nos jugamos, una vez más, el dar o no dar el paso del Antiguo Régimen a la constitución de una sociedad política.
Por cierto: la única independencia posible es la que Xavier Rubert de Ventós formulaba como interdependencia sin interferencia. No conozco formulación más clara de la contradicción irresoluble que encierra el término independencia.

Galicia Bilingüe entrega a la Xunta 102.000 firmas por la libertad de idioma
Los firmantes exigen la derogación del decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza
La asociación demanda que los padres puedan elegir el idioma en que se educa a sus hijos
REDACCIÓN | SANTIAGO / A CORUÑA La Opinión 24 Febrero 2009

La asociación Galicia Bilingüe entregó ayer, en el Registro General de la Xunta, un total de 102.330 firmas recogidas por la agrupación a pie de calle en apoyo a sus peticiones, que pasan por el derecho de los ciudadanos a elegir la lengua que utilizan y de los padres a escoger el idioma en que sus hijos reciben la enseñanza, y pidieron a los políticos que "reflexionen" sobre esta cuestión.

Según explicó la presidenta de la asociación, Gloria Lago, con la consecución de estas firmas Galicia Bilingüe "ha cumplido un objetivo más". "Han sido 102.330 pero podrían haber sido muchísimas más, porque rara era la persona que no quería firmar", señaló Lago, "y creo que la gente ha comprendido que lo que pedimos es algo tolerante", remarcó.

Estas más de cien mil personas, todas mayores de edad, suscribieron un documento en el que se exige la derogación del decreto que regula el uso del gallego en las escuelas y se reclama que se lleven adelante los cambios normativos necesarios en la política lingüística de la Xunta para que se reconozca la igualdad de derechos de todos los ciudadanos con independencia de la lengua que prefieran utilizar.

Los firmantes apoyan que los padres, o en su caso, los alumnos, puedan escoger el idioma en que se imparte la enseñanza, "un derecho -especifica el escrito- reconocido en países que han ratificado la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias en similares términos a los que lo ha hecho España".

Desde Galicia Bilingüe se demanda el establecimiento de un sistema educativo que respete el derecho de elección de la lengua docente por parte de los padres o los alumnos, con la única condición de que los dos idiomas han de ser impartidos como materias obligatorias a todos los estudiantes.

Asimismo, Lago anunció que, tras entregar las firmas en el registro de la Xunta, harán llegar una copia a los parlamentarios europeos -que esta semana plantearon el modelo defendido por Galicia Bilingüe en el Parlamento Europeo- para "animarlos a seguir". "Probablemente los amantes de la imposición intenten confundirlos, pero nosotros estaremos ahí para recordarles que somos muchísimos los que queremos tener exactamente los mismo que los demás países europeos", señaló la presidenta de esta organización.

Tras la entrega de firmas realizada ayer, Lago aseguró que la asociación en defensa de la libertad lingüística se tomará "una semanita de tranquilidad" en la que esperan que "los políticos reflexionen sobre esta cuestión". "Lo que no vamos a hacer es parar, es decir, esto lo vamos a arreglar seguro", aseveró Lago. En esta línea, la portavoz de la asociación lamentó que "existan en una democracia este tipo de políticas" y aseguró que "el edificio de la imposición se cae a pedazos".

Por otra parte, Gloria Lago hizo referencia a las declaraciones realizadas el pasado domingo por el candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, quien aseguró que "no pasará nunca por el aro de la imposición lingüística".

"Parece que por fin a poquitos días de las elecciones se ha dado cuenta de que la imposición es un disparate" y "no es el camino para conservar la lengua", señaló Gloria Lago, quien se alegró "de que haya recapacitado" y espera que "esta actitud se traduzca en medidas concretas".

En esta línea, la portavoz de Galicia Bilingüe cuestionó "qué hará Touriño con la conselleira de Educación -Laura Sánchez Piñón- y con la secretaria xeral de Política Lingüística -Marisol López-", ambas socialistas, "que son las dos principales impulsoras de la imposición en Galicia".

GB entrega 102.330 rúbricas contra la cruzada galleguista
ABC | SANTIAGO ABC Galicia 24 Febrero 2009

Galicia Bilingüe registró 102.330 firmas de apoyo a sus reivindicaciones, y expresó su satisfacción porque el presidente en funciones, Emilio Pérez Touriño, «por fin se haya dado cuenta de que la imposición es un disparate». La presidenta de la plataforma ciudadana, Gloria Lago, mostró su «sorpresa» por la reacción del candidato socialista en su mitin del domingo en Noia (La Coruña), donde anticipó que «no pasará nunca por el aro de la imposición lingüística ni tampoco por el de una educación doctrinaria, de uno u otro signo; y sí por la libertad».

La gerente de GB alabó que, «por fin, a poquitos días de las elecciones», se ha dado cuenta de que la obligación «no es el camino para conservar una lengua». No obstante, añadió que «ahora falta saber qué va a hacer» con la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, y con la secretaria general de Política Lingüística, Marisol López, a quienes calificó como «las dos principales impulsoras de la imposición en Galicia, de esta política tan restrictiva de derechos».

Sobre las firmas recogidas y registradas, la presidenta de Galicia Bilingüe señaló que, a pesar de las dificultades para recogerlas, «ha valido la pena, porque sólo una pequeñísima minoría no firmaba y toda la gente ha comprendido que lo que pedimos es algo tolerante». Eecordó que su petición se basa en una política lingüística «como la que se aplica en toda Europa, donde hay más de una lengua oficial», apuntó.

idioma La brecha lingüística aumenta
Quintana le dice a Touriño que no se dedicará «a pórlle altavoz» a argumentos del PP y el socialista insiste en que una mayoría «non quere guerra de linguas»
Mª. C. G. / S. L. / C. P. La Voz 24 Febrero 2009

El distanciamiento de Emilio Pérez Touriño de sus socios de Gobierno del BNG provocó ayer múltiples reacciones, entre las que destaca la del propio candidato nacionalista, Anxo Quintana, que acusó indirectamente al PSOE de servir de «altavoz» de los argumentos del Partido Popular en materia lingüística. Mientras, el candidato socialista se reafirmó en su cambio de estrategia al constatar que hay «unha maioría que non quere guerra de linguas».

El candidato del Bloque, sin entrar de lleno en referencias directas al líder socialista, dijo: «Non teño nada que contestar. Só quero facer dúas afirmacións, pero non como contestación nin a Touriño, nin a Feijoo, nin a ninguén. Vai haber dúas equivocacións que eu non vou cometer. Primeiro, eu nesta campaña non me vou equivocar de adversario, e segundo, nin na campaña nin despois nunca me vou a dedicar a darlle credibilidade e pórlle altavoz aos que son argumentos do PP».

Quintana negó que existiera un pacto tácito de no agresión entre ambos dirigentes, pero matizó las declaraciones de Touriño cuando dijo que no pasará «polo aro» de la imposición lingüística. «En Galicia só existe un problema lingüístico: que temos un idioma propio que cada vez o fala menos xente e que hai milleiros de nenos e nenas que non saben falar o galego», afirmó Quintana.

El candidato socialista, Emilio Pérez Touriño, hizo ayer una velada referencia a Quintana -«Se alguén se sinte sinalado, el saberá por que»- y justificó el cambio de estrategia del PSOE. «Adoita haber unha recta final [en la campaña] na que hai un cambio de ritmo e se marca con toda intensidade a apelación aos cidadáns», aseguró, para continuar con sus alusiones a la situación lingüística y referirse a «unha maioría que non quere guerra de linguas, que quere avances concertados, un país que quere que se respecte a igualdade de todo tipo».

Pérez Touriño matizó que «non estou en posición de desmarque de ninguén, senón de establecer os lindes dunha proposta. E pór en valor o que ti cres, o que ás veces produce un contraste con outras formas».

«Ocultó una imposición
Núñez Feijoo, por su parte, trató de profundizar en la grieta que Touriño abrió en las relaciones con su socio de Gobierno al señalar que el actual presidente de la Xunta «es un político que no es de fiar», por criticar ahora la actitud del BNG respecto al uso del gallego. «Tuvo cuatro años para demostrar lo que ahora denuncia. Ocultó una imposición que ahora reconoce a cinco días de votar», por lo que estimó que el líder socialista ha quedado «inhabilitado» para gobernar. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acusó al bipartito de haber utilizado el gallego «como un instrumento de confrontación y de discriminación», mientras que el cabeza de lista por A Coruña, Carlos Negreira, recordó a los votantes del PSOE «que cuando lo votan están apoyando al BNG, a sus imposiciones».

Unión Progreso y Democracia (UPyD) constató ayer que los dos grandes partidos «reajustan su mensaje en materia lingüística por la presencia de UPyD en esta campaña y por la presión de los ciudadanos».

Touriño quiere más adoctrinamiento e imposición lingüística duplicando el número de galescolas
 Periodista Digital 24 Febrero 2009

Por más que ahora intente desmarcarse de sus socios del BNG en un giro oportunista de última hora, Pérez Touriño ha prometido duplicar el número de galescolas garantizando así más imposición lingüística y adoctrinamiento nacionalista. Como ha denunciado De Cospedal, ahora el socialista nos quiere hacer creer que es un defensor a ultranza de la libertad por mero oportunismo electoral. "Quiero gobernar sin imposiciones", ha dicho en campaña. ¿O sea que admite que durante cuatro años hubo imposiciones de todo tipo?

Touriño es garantía de más dictadura lingüística. No sólo porque sus socios del BNG son quienes marcaron la agenda de la anterior legislatura, sino también por propia convicción, aunque ahora intente disfrazarlo. No hay que olvidar que fue una socialista -la conselleira de Educación Sánchez Piñón- la que impulsó el mal llamado decreto del 50% que dio origen a la rebelión de los padres gallegos encarnada en Galicia Bilingüe. Por no mencionar sus ominosos silencios ante las embestidas de los satélites nacionalistas como la Mesa por la Normalización Lingüística, bien regada con ayuda y subvenciones en este legislatura.

En campaña, Touriño ha prometido imprimirle a su gobierno un tinte aún más nacionalista ampliando las polémicas galescolas de Quintana hasta las 10.000 plazas. Durante la pasada legislatura, como recuerda Cristina Losada, el BNG descubrió que "podían marcar con el hierro identitario las guarderías públicas, refundarlas a su imagen y semejanza, hacerlas monolingües y seleccionar al personal que mejor se aviniera a los fines de adoctrinamiento en las esencias de la irredenta patria. Todo se fue gestando con el consentimiento de los socialistas."

PONER FIN A LAS IMPOSICIONES
Como respuesta a las imposiciones del PSOE y BNG, representantes de Galicia Bilingüe, con su presidenta, Gloria Lago, al frente, entregaron en el Rexistro Central de la Xunta de Galicia en Santiago las 102.330 firmas recogidas en las calles de Galicia en los últimos meses a favor de la libertad de elección lingüística.

Esas más de cien mil personas, todas mayores de edad, suscribieron un documento en el que se exige la derogación del decreto que regula el uso del gallego en las escuelas y se reclama que se lleven adelante los cambios normativos necesarios en la política lingüística de la Administración Autonómica para que se reconozca la igualdad de derechos de todos los ciudadanos con independencia de la lengua que prefieran utilizar.

Los firmantes apoyan que los padres, o en su caso, los alumnos, puedan escoger el idioma en que se imparte la enseñanza, “un derecho _especifica el escrito_ reconocido en países que han ratificado la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias en similares términos a los que lo ha hecho España”. “Las políticas de imposición lingüística -continúa el documento- suelen dar malos resultados a la hora de recuperar hablantes para un idioma e incluso pueden provocar serios efectos de rechazo que afectan negativamente a la convivencia entre comunidades lingüísticas”.

Desde Galicia Bilingüe se demanda, en definitiva, el establecimiento de un sistema educativo que respete el derecho de elección de la lengua docente por parte de los padres o los alumnos, con la única condición de que los dos idiomas han de ser impartidos como materias obligatorias a todos los estudiantes.

Recortes de Prensa   Página Inicial