AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 25 Febrero 2009

El guiñol de Zapatero
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 25 Febrero 2009

HE dudado mucho en dedicar otra columna a Mariano Fernández Bermejo, personaje de tan poca entidad en medio de los graves asuntos que nos acosan. Jaquetón de la izquierda, espadachín ideológico, Bermejo cumplió el principio de Peter saltando, no uno, sino varios escalones por encima de su capacidad hasta bajarlos todos juntos. Y he llegado a la conclusión de que sí, de que valía la pena, no por él, sino por quien le ha llevado a tan tragicómica situación: su jefe. Bermejo era y sigue siendo el colaborador ideal de Zapatero. El progresista profesional que no desaprovecha oportunidad para zurrar a la derechona; el pendenciero que se mete en los mayores líos sin calcular las consecuencias; el jacobino con los hábitos más rancios de este antiquísimo país.

El gabinete de Zapatero está lleno de ellos y ellas, auténticas calamidades en la gestión, pero insustituibles en la gran cacería del PP y en divertir al público para que se olvide de las cosas importantes. Zapatero maneja sus hilos como si fueran títeres de guiñol. Bermejo tenía el papel de morder las nalgas de un PP desorientado y de meter en vereda a unos jueces díscolos. Y vive Dios que lo cumplió con tanta escrupulosidad como entusiasmo.

Lo malo fue que en sus horas de asueto hizo lo que suele hacer: equivocarse. En cualquier otro puesto y ocasión, pasaría. Pero como ministro y con unas elecciones encima, no había más remedio que cesarle. Se ha hecho con la frialdad y contundencia con que se desecha un juguete inservible. Pues no crean ustedes que Bermejo dimite por su propia voluntad. Ni por las infracciones que pueda haber cometido. Ni porque lo pida la oposición. Si no se votase el domingo en Galicia, seguiría en su puesto tan flamante, sirviendo al jefe en lo que dispusiera y divirtiéndonos con sus meteduras de pata.

Pero, amigo, lo de Galicia se ha puesto muy mal y era absolutamente necesario tomar medidas extraordinarias, medidas que hasta ahora Zapatero nunca había tomado ni pensaba tomar: cesar a uno de sus ministros ante el clamor público. Y nombrar a un gallego para sustituirle. «¿Veis lo que os quiero? -dice su mensaje subliminal-. No tenéis el AVE, pero tenéis otro paisano como ministro».

Un gallego que nos presentan como todo lo contrario de su predecesor (¡menuda recomendación para éste!): «serio, negociador y dialogante». ¿Serio? Seguramente, por gallego. Pero ¿negociador y dialogante? Caamaño fue el principal interlocutor del gobierno en las negociaciones sobre el nuevo estatuto catalán.

O sea, quien aceptó lo de «nación» en su preámbulo. Ninguna recomendación para él. Pero no adelantemos acontecimientos. Pronto sabremos si estamos ante un auténtico ministro de Justicia o ante un nuevo personaje en el guiñol de Zapatero.

Por qué sentimos vértigo

... Nunca ha estado la política tan preñada de vendavales como en los tiempos que corren. Merecería como símbolo o emblema el odre de Eolo, ése que desataron imprudentemente los compañeros de Ulises y que arrastró a la nave, entre torbellinos, lejos de las costas de Ítaca y ahcia el proceloso poniente. No sólo parece la política incapaz de sacarnos del aprieto en que nos encontramos, sino que se ha hecho inmensa, gigantescamente, peligrosa...
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC 25 Febrero 2009

Dos condiciones deben cumplirse para que una democracia no descarrile y acabe donde Cristo dio las tres voces. Una es de carácter funcional: se supone que el ciudadano sabe para qué servirá su voto en caso de que venza el partido que más le gusta, o poniéndose en lo peor, que menos le disgusta. Sobre la otra... les hablaré dentro de un rato. But first comes first, que dirían por ahí fuera. España está infringiendo, clamorosamente, la primera condición.

Se entenderá mejor lo que acabo de decir si se repara en lo que son los partidos de verdad, en su carne mortal, y no según aparecen retratados en los manuales o en la Constitución. Lo mismo que ciertas abejas ostentan una probóscide peculiarísima, justo del tamaño que permite llegar al néctar escondido en el fondo de la flor, los políticos han desarrollado un talento gremial y eminente: contar votos. El ciudadano de a pie estima, ingenuamente, que asomarse a un cenáculo político le deparará la ocasión de entrar en contacto con los intereses generales. Se equivoca. Aunque abundan las excepciones, cabe afirmar, sin incurrir en la caricatura, que menos hablará un político de cuestiones importantes para los demás, cuanto más fogueado esté en el ejercicio de su profesión. Haga el lector la prueba, y compare lo que se oye - cada vez menos- en el Congreso, con lo que se dice en los pasillos del Congreso. Comprobará que se trata de mundos disjuntos. En el hemiciclo, se escenifican discursos de intención exhortatoria o didáctica. De los pasillos saldrá informado sobre los efectos que una oscilación en Tuy podría tener sobre los resultados que se esperan en Pontevedra. Y poco más.

Esto no es por fuerza malo. Pero puede ser insuficiente. La insuficiencia raya en aguda en momentos como el actual, en que parece haberse cerrado un ciclo y se requiere algo más que ganarle un palmo de tierra al rival. Según empieza a calar rápidamente entre observadores bien situados, no será posible combatir la crisis, una crisis expuesta a convertirse en algo peor que crisis, si no se intenta simultáneamente una gran reforma política.

Ésta habría de comprender, como mínimo, una reforma del Estado, crecientemente disperso y difícil de administrar. ¿Está en la hoja de ruta del PSOE, o del PP, recoger el guante y aceptar el desafío? Las señales no son alentadoras. No se hará nada de fundamento si no se inicia una ofensiva doble, o articulada en dos frentes. El primero, es exterior: sería preciso que PP y PSOE, en vez de perseguir su aniquilación recíproca, se apoyaran el uno en el otro para no tener que apoyarse en los nacionalistas. Desde el 93, no ha dejado de avanzarse en dirección contraria.

El segundo frente es interior: urge poner freno a la metástasis confederal. Pero los partidos se han fragmentado en núcleos de formato regional que gestionan el sufragio y allegan recursos preciosos para mantener engrasado el aparato a todos los niveles, desde los más altos, a los más bajos. Desmontar el tinglado envolvería un esfuerzo titánico, análogo al que ocupó a las monarquías en el tránsito del Antiguo Régimen a la Edad Moderna. Estando así las cosas, comprendo a quienes, luego de otear el horizonte, experimentan una fatiga aplastante, una desgana preventiva, y prefieren pegar el cuerpo a tierra y adaptarse. Ahora bien, precisamente porque los comprendo, la política, en su sazón presente, me aburre. No como espectáculo, que es fascinante, sino como oportunidad.

A la vez, y paradójicamente, nunca ha estado la política tan preñada de vendavales como en los tiempos que corren. Merecería como símbolo o emblema el odre de Eolo, ése que desataron imprudentemente los compañeros de Ulises y que arrastró a la nave, entre torbellinos, lejos de las costas de Ítaca y hacia el proceloso poniente. No sólo parece la política incapaz de sacarnos del aprieto en que nos encontramos, sino que se ha hecho inmensa, gigantescamente, peligrosa. Ilustraré esto con un ejemplo concreto y referido a un acontecimiento todavía fresco en la memoria de todos: la dimisión del ministro de Justicia. Existía un motivo profundo, perentorio, para que Bermejo resignara el cargo. Su compadreo, en una cacería, con el juez Garzón, la fiscal, y el Jefe de la Policía Judicial, avaló la sospecha de que se había utilizado el aparato del Estado contra el PP, y por tanto, de que se había hecho un uso sectario de la justicia, sean o no exactas las fealdades que la filtración del sumario insinúa. ¿Ha sido este abuso gravísimo lo que ha finiquitado al ministro? Malicio que no. Mi impresión es que lo que ha derribado a Bermejo ha sido una foto: la de su silueta recortándose sobre los venados muertos en la batida de Jaén. La estampa ha producido enojo, y el presidente, cuyo talento mayor consiste en detectar las pasiones que imantan al votante, se ha puesto nervioso y ha optado por hacer con Bermejo el escarmiento que no consideró oportuno aplicar a la ministra de Fomento.

Lo que resulta al cabo es que se da el portante a un ministro por una causa lateral, en mitad de una tremolina formidable en que salta a primer término lo que debiera estar en segundo, y en que las protestas del ecologismo ahogan los argumentos más apremiantes de los expertos en Derecho Constitucional. España, en fin, es un gran fresco barroco, herido por escorzos violentos que alteran la perspectiva y marean al más pintado. ¿Qué ocurrirá si se confirman las inquietudes de Zapatero y el PP recupera en Galicia el escaño que lo separa de la mayoría absoluta?.

Lo ignoramos, lo ignoramos completamente. El pasado día diez, en el Congreso, vimos a un presidente que caminaba por la economía a tientas y tropezando con los muebles, como ciego sin lazarillo. Ese hombre extraviado encontró aún fuerzas para oponerse a la propuesta más aireada por los pequeños partidos: convertir el ICO en una casa de beneficencia. Pero la presión es considerable, no todas las voces, en el PSOE y el Gobierno, hablan en un mismo registro, y el propio Zapatero, a comienzos de este mes, puso buen cuidado en subrayar que su idilio con el mundo del dinero se ha acabado y que ahí está él para marcar el compás y plantarle una fresca al lucero del alba. No es impensable que, tras un revés inesperado, llegara a la conclusión de que el marasmo del PP no impide el suyo propio y procurase cobrar aliento metiéndose a banquero nacional, con las enormes franquías a corto plazo, y terribles peligros a medio y largo, que ello conlleva. Nos enfrentaríamos a una sucesión de hechos inauditos, desencadenada por un borbolleo en algunos municipios del noroeste, previa caza sin licencia en los pagos de Sierra Morena.

Lo que se desprende de aquí es el incumplimiento del segundo requisito, que ahora sí me arranco a formular. Una democracia anda seriamente tocada, en aquellos casos en que ganan pertinencia análisis inspirados en la teoría de las catástrofes: fluctuaciones de tercer o cuatro orden pueden alterar el futuro de modo radical, hasta hacerlo completamente impredecible. En principio, el voto es la dosis homeopática que el ciudadano añade para que el mundo que él conoce se incline hacia un lado u otro, en un contexto de relativa estabilidad. El caos imperante nos ha arrebatado toda seguridad, toda sensación de control. El futuro es un caballo que se desboca, tras ser picado quizá por una mosca.

Dependerá de Zapatero
Editorial ABC 25 Febrero 2009

LOS sondeos sobre la estimación de voto de los partidos políticos vascos reflejan una probabilidad alta de que se forme una mayoría no nacionalista en el Parlamento de Vitoria. Si se produce finalmente este resultado, la continuidad del PNV en el Gobierno vasco o su pase a la oposición dependerá de lo que decidan los socialistas. Su candidato, Patxi López, se muestra muy convencido de que los nacionalistas van a pasar a la oposición y de que él será nuevo lendakari. La única posibilidad de que sea así es que cuente con el apoyo del Partido Popular en la investidura y a lo largo del mandato. Se produciría de esta manera la convergencia constitucionalista que no fraguó en 2001, con escenario y protagonistas distintos, pero con la consecuencia histórica de clausurar la hegemonía del PNV y abrir una nueva etapa en el Gobierno del País Vasco.

Sin embargo, sería un error de voluntarismo, y una muestra de ingenuidad, creer que realmente la decisión final sobre el destino del PNV está en manos del Partido Socialista de Euskadi. La relación con el nacionalismo vasco es una política importante del Gobierno de Rodríguez Zapatero y se ha demostrado con el apoyo recíproco que PSOE y PNV se han dado para aprobar los presupuestos generales del Estado y de la Comunidad Autónoma vasca. La opción de mandar al PNV a la oposición tendrá un coste inevitable en el apoyo de los nacionalistas al Gobierno central en el Parlamento, donde el PSOE precisa respaldos continuos de las minorías. Una cadena de derrotas parlamentarias sería letal para la estabilidad del Ejecutivo, más aún después de la crisis provocada por la dimisión de Fernández Bermejo y en un momento de recesión e incertidumbre social por la suerte económica del país. Piense lo que piense López -salvo que actúe como lo hizo José Montilla al asegurarse la presidencia de la Generalidad sin reparar en los pactos del PSOE con CiU-, todo dependerá de Zapatero.

Además, un entendimiento entre PSE y PP podría interpretarse como una rectificación a la estrategia de aislamiento puesta en práctica contra los populares a lo largo de la anterior legislatura. El mensaje de que «el PP se queda solo» dejaría de tener vigencia si son los socialistas los que se apoyan en su adversario en Madrid para llegar al poder en Vitoria. Esta rectificación sería perfectamente entendida por la opinión pública y demostraría que entre la izquierda y la derecha españolas hay margen para los acuerdos de Estado. El socialismo ya gobernó con el PNV durante doce años y esta colaboración se zanjó abruptamente cuando los nacionalistas, abrumados por el Espíritu de Ermua, pactaron con ETA el acuerdo de Lizarra y la tregua de 1998. Ninguno de los cálculos partidistas en los que podría caer Zapatero es más importante que la oportunidad histórica de implantar en el País Vasco un gobierno leal con la Constitución y el Estatuto.

Sería un error imperdonable que el socialismo español no aprovechara la ocasión que pueden brindarle los electores vascos para liderar un cambio histórico, que será imposible si el PNV sigue en el gobierno autonómico. La generosidad del PP al comprometer anticipadamente su apoyo a López deja sin argumentos al PSOE para justificar un posible pacto con los nacionalistas. Efectivamente, el nuevo País Vasco dependerá de que Rodríguez Zapatero dé prioridad a los intereses nacionales.

El absurdo
ELVIRA LINDO El País 25 Febrero 2009

A pesar de que me aplico a diario a la tarea de comprender la actuación de los políticos de mi país en estos tiempos excepcionales, hay demasiadas cosas que me hacen sentir alienígena: no entiendo, por ejemplo, que la dimisión de un ministro se reciba como una heroicidad. El espectáculo de los diputados aplaudiendo una dimisión que se consideraba necesaria me parece grotesca, como de no tener asimilado que la dimisión o el cese son prácticas necesarias en el juego democrático. Por otra parte, considero vergonzoso que la oposición saboree la marcha del ministro como si fuera una victoria. Tantos de los suyos deberían o deben hacer lo mismo que más les valdría tomar nota.

No entiendo que sea noticiable el que los presidentes de Castilla y León y de Castilla-La Mancha se reúnan en Talavera de la Reina para facilitar el intercambio de servicios en las zonas limítrofes de las dos comunidades. "Ambos resaltaron la necesidad de superar fronteras". ¿Cómo se podría definir esto, como política exterior? Me parecería un buen chiste para dos personajes del Roto, si no fuera porque tengo la foto de estos dos presidentes delante de mis narices.

No entiendo que un político, Juan José Ibarretxe, que forma parte del engranaje del Estado español (mal que le pese) y que por tanto debiera asumir una mínima lealtad hacia ese Estado, al margen de sus aspiraciones nacionalistas, pueda declarar que no tiene miedo ni a ETA ni a España, colocando a un mismo nivel a una organización terrorista y a un país democrático y quedarse tan ancho.

Son tres ejemplos pero hay muchos otros que, a diario, me sumen en la perplejidad y me provocan la sensación de que vivimos en un absurdo imparable. No aspiro a que mis palabras sirvan para nada (cada vez menos), pero si supiera que algunos de ustedes comparten el mismo asombro me sentiría muy acompañada.

País Vasco
5 días sin Jaime
Juan Morote Libertad Digital 25 Febrero 2009

El Partido Popular ha decidido apartar a Jaime Mayor de la campaña electoral del País Vasco. El hecho en sí mismo puede ser bueno o malo, depende de lo que se pretenda analizar. Si lo buscado es únicamente el rédito electoral, los arriolistas habrán determinado que la presencia de Jaime viene ligada, en la memoria de los votantes, a su inquebrantable apoyo a las víctimas del terrorismo. En consecuencia, su presencia proyecta una mala imagen del PP.

En cambio, si situamos el foco en la realidad subyacente a tan sesuda decisión, contemplamos con estupor un recule en la postura del partido sobre cuestiones muy serias, como son la actitud frente a los nacionalistas y por ende frente al terrorismo. Ante ambos fenómenos no caben medias tintas, los nacionalistas vascos nunca han sido demócratas, es más, nunca han permitido que exista en las Vascongadas, desde 1975, nada parecido a un clima de libertad.

La historia es muy tozuda y para abordar la amenaza y el totalitarismo sólo hay dos posturas, la del consentimiento cómplice o la de la resistencia. En octubre de 1938 se firmó el pacto de Munich entre Francia y Reino Unido con la Alemania de Hitler. Por medio del mismo, Hitler se anexionó Checoslovaquia y la cobardía bienpensante lo asumió estimando que así quedaría saciada su vocación expansionista. También entonces hubo dos posturas. Una, la encarnada por Leon Blum, quien el 1 de octubre publicó en Le Populaire: "En Francia no hay un hombre ni una mujer que niegue a N. Chamberlain y a E. Daladier su justo tributo de gratitud. La guerra ha sido descartada. El fantasma se aleja. Se puede recuperar el trabajo y recobrar el sueño. Se puede gozar de la belleza del sol de otoño".

La otra, la de resistencia al pacto con el mal que encarnó Churchill, quien en su discurso en la Cámara de los Comunes, cuatro días después, advirtió:"Lo máximo que ha sido capaz de conseguir [Chamberlain] para Checoslovaquia y en las cuestiones sobre las cuales todavía no se había llegado a ningún acuerdo ha sido que el dictador alemán, en lugar de agarrar los víveres de la mesa, se conformase con hacer que se los sirvieran, plato por plato".

Me parece excesivo comparar a Jaime Mayor con Churchill, aunque también a Basagoiti con Chamberlain. Es evidente que el nacionalismo en su conjunto es una hidra de voracidad ilimitada y aliento venenoso; siempre acaba matando a quien se le acerca en exceso. El Partido Popular, retirando a Mayor de la campaña, ha optado por la solución pactista, aún diría más: ha decidido escenificar su opción. Por si no fue poco la defenestración vergonzante de María San Gil, a la que tanto hemos echado de menos en esta campaña, ahora se aparta a quien más cerca ha estado siempre de las víctimas y más enfrente de los verdugos. Resistiremos cinco días sin Jaime, pero ¿cuántos resistirá el PP con Mariano Rajoy a la cabeza?

La ley del talión en la herriko taberna
Pedro de Hoyos Periodista Digital 25 Febrero 2009

El País Vasco se ha rendido, hace ya mucho tiempo que sus habitantes, no todos pero casi, se entregaron con sus armas y bagajes al enemigo. El enemigo es ETA, claro, así que no seré yo el que acuse a nadie de cobarde ni de entregarse sin pelear. Como mucho acuso al Estado de no saber defender a sus ciudadanos, de no saber defender sus intereses económicos, políticos y humanos. Así se rinde cualquiera.

Hay, todos lo sabemos, un elevado porcentaje de vascos que apoyan el terrorismo, siguen sus métodos y celebran con cohetes cada muerto, cada extorsión, cada secuestro. Sabido es que en todos los pueblos hay siempre un chulo-matón. Es el caballo de Troya al que los vascos no han sabido desplazar. Pero también hay gusanos consentidos que se comen la manzana social desde dentro. Con la excusa de que por cosas de política no vamos a reñir, se sustituye al asesinado por otro musolari y a seguir la partida, que son dos días. Ya digo, gusanos.

Pero hay otros vascos, la mayoría, de toda opinión, filiación y situación, que no han encontrado suficiente apoyo social ni político de las instituciones del Estado para echar del pueblo al matón que a todos acobarda. Además de que en todos los pueblos hay un matón, también suele haber un tonto del pueblo que generalmente le sirve muy bien, pero ese es otro gallinero en el que no voy a entrar. Porque cuando el matón se exhibe orgulloso y desafiante, sin encontrar oposición ni freno, predica con su ejemplo y crea escuela. Y entonces, debajo de las piedras surgen más matones entre los más tontos del pueblo. Y entre todos se ríen las gracias, se palmean las espaldas y se jalean las barbaridades. Pero, insisto, hay otros vascos, la mayoría, de toda opinión, filiación y situación, que no han encontrado apoyo social ni político de las instituciones del Estado para echar del pueblo al matón que a todos acobarda. Así que se han rendido.

Pero la culpa no la tienen ellos, habitualmente no está permitido portar armas en España ni para defenderse de los que te acosan, así que no tienen la culpa. Simplemente el Estado se ausentó del lugar, dejó a los vascos a la buena de Dios y su puesto lo tomaron ETA, sus secuaces, los más brutos de cada pueblo… y aquellos políticos que echando interesadísimas cuentas electorales no han sabido/querido oponerse sólidamente, con valores democráticos (¿o el orden y la paz social no son valores democráticos?) y con la fuerza de la ley a los matones que, a estas alturas, son ya legión. Estos políticos son la representación del Estado y sus instituciones que cobarde, vil y traicioneramente se han entregado al enemigo.

Así que ETA y sus monaguillos creen, con bastante razón, que todo Euskadi es orégano y ponen bombas no sólo con absoluto desprecio del inocente a por el que van, como es obvio en toda organización asesina, sino con absoluto desprecio del inocente… a por el que no van. Como el vecino este que armado con una maza fue a la herriko taberna más próxima a devolverle ojo por ojo los destrozos que habían causado en su casa. Olé sus cataplines, olé sus flores inguinales, olé por la enorme maza que colgaba entre las piernas del personaje en cuestión. Todos deberíamos sacar una conclusión de estos acontecimientos, porque cuando el Estado no te defiende surge la ley del Oeste y entonces el más rápido con el colt se convierte en rey del lugar, en el gallito del OK Corral.

Euro
Sobrevivir a España
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 25 Febrero 2009

La zona del euro se resquebraja. Aunque todavía es pronto, los cerdos ya han vuelto al fango y en poco más de un año pueden comenzar a vivirse las primeras tensiones reales. En una deflación ningún agente económico está exento del riesgo de quiebra y aunque exista la ilusión de que el Estado tiene una capacidad infinita para captar recursos, en realidad su contabilidad es similar a la de cualquier otro agente económico; que pueda rapiñar y apropiarse de la riqueza ajena le concede un colchón adicional, pero ese colchón cada vez está más vacío: los ingresos están menguando y los gobiernos irresponsables como el español no dejan de expandir el gasto con cargo al déficit público.

Nuestro país –o mejor dicho, nuestra Administración Central– que durante los últimos años había sido un ejemplo de diligencia a la hora de reducir el endeudamiento público y ofrecer capacidad adicional al sector privado para que creara riqueza, se ha convertido en el último año y medio en una auténtica rémora que succiona casi cualquier amago de ahorro que pudiera dirigirse hacia España.

Con sus programas de gasto público y con su cerrazón a liberalizar mercados como el laboral o el energético, el Gobierno está agravando la crisis, es decir, está retrasando la recuperación. Pero las nefastas consecuencias de sus decisiones todavía no son del todo palpables, ya que está comprando tiempo con cargo al Presupuesto público. Si ahora cree que los efectos de la recesión ya son insufribles, espere a cuando el Estado no pueda pagar ya los subsidios de desempleo e incluso se produzcan retrasos en los pagos a pensionistas y funcionarios, con todo el desorden social que ello acarrearía.

Ante estas perspectivas, los inversores ven cada vez más probable que el Estado español siga emitiendo deuda hasta el colapso. No habrá una gestión razonable que restrinja gastos e intente amortizar parte del cada vez mayor endeudamiento, por lo que el único camino es el default.

Y por eso el euro se retuerce. El Banco Central Europeo no está lleno de "millones y millones de euros", como decía Corbacho imaginándose a un Trichet bañándose en billetes cual Tío Gilito, pero su balance si está lleno de deuda pública de los países que integran la moneda única: son estos activos los que permiten al BCE conducir su política monetaria periódica y preservar el valor del euro. Si la deuda pública de algún Estado resulta impagada, el BCE tendrá un agujero negro en los balances similar al de cualquier entidad que haya invertido masivamente en subprime.

Para evitar estas situaciones es por las que se aprobó el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que, no por casualidad, España acaba de incumplir. Se creía que si los Estados limitaban su deuda pública al 60% del PIB y su déficit anual al 3%, el riesgo de impago sería muy bajo y no se pondría en jaque al Banco Central Europeo.

Ciertamente, no es que el BCE sea el único banco central con dificultades. La Reserva Federal también está al borde de la insolvencia, pero el Gobierno de Estados Unidos puede recapitalizarla inyectándole capital, como ya hiciera el pasado mes de septiembre. Técnicamente también existe esta posibilidad con el Banco Central Europeo: si España impaga su deuda, el BCE sólo tendría que dotar provisiones por pérdidas y esperar a que Alemania le inyecte nuevo capital. ¿Pero qué margen tiene Alemania para impedir que España, Italia y Portugal quiebren y para salvarles continuamente la papeleta?

Y, sobre todo, ¿por qué debería hacerlo? El euro no es más que la europeización del marco alemán y de las buenas prácticas del Bundesbank. ¿Por qué no soltar simplemente lastre? ¿Por qué no proseguir su camino tan sólo con países que cuenten co unas finanzas públicas sólidas y dejar que los cerdos se sigan enfangando por su cuenta? Sin duda ése será el dilema al que deberá enfrentarse Alemania. ¿Financiará la unificación europea como ya financió su reunificación? A los españoles más nos vale que así sea.

Juan Ramón Rallo es director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana y autor de la bitácora Todo un Hombre de Estado.

Soraya Rodríguez
Antisemitismo e ignorancia
GEES Libertad Digital 25 Febrero 2009

El antisemitismo de la izquierda española ya ha sido tratado hace no mucho en esta misma columna, a propósito de su carácter cada vez más anómalo entre la izquierda europea. Se caracteriza por dos cosas: en primer lugar por un furioso antiamericanismo, disfrazado en cada momento de rechazo al presidente de turno que se comporte como tal. Hoy, lo que les atrae a Zapatero, Moratinos o Blanco de Obama es la posibilidad de que no se comporte como el presidente de Estados Unidos que es. Y esto incluye todo lo relacionado con Israel, aliado de EEUU por cuestiones morales y cívicas; las derivadas del hecho de que no se puede abandonar a una democracia en las garras de Hamás, Hezbolá y el patrono iraní. Como EEUU, en cuanto primera democracia del planeta, no flaquea en la defensa del pequeño país judío, éste ocupa un lugar central en el odio ideológico de la izquierda española.

En segundo lugar, el antisemitismo en el PSOE surge de un violento pacifismo, de rechazo histérico y agresivo del uso de la fuerza, aun en defensa propia. De hecho, el papel de la Secretaría de Estado de Cooperación no es más que la encarnación institucional de este pacifismo: se basa en la creencia de que inundando el mundo de millones de euros de los españoles, éste va a acabar amándonos. Porque ni siquiera se trata de comprar voluntades por el mundo en inconfesable defensa de los intereses españoles –que se consideran ilegítimos–, sino de regalarlos sin importar a quién, si democrático o totalitario. Nunca como hasta ahora España ha malgastado tanto dinero por el mundo, y nunca como hasta ahora nuestro país ha sido tomado menos en serio. Honor que corresponde a ZP, Pajín y ahora Soraya Rodríguez.

Para ambas cosas –para sospechar patológicamente de cualquier aliado estadounidense y atacar violentamente a quien usa la fuerza para defenderse, y para repartir el dinero de los españoles entre muchos de nuestros enemigos–, no hace falta nadie especialmente dotado de conocimientos diplomáticos o de política exterior. De hecho, lo que caracteriza el perfil de Soraya Rodríguez, como a su antecesora Leire Pajín, es la inexistencia de una carrera al margen de la política en la que hayan tenido que mostrar su valía profesional. Como muchos en la izquierda –y ahora también en la derecha– entraron de jóvenes en el partido, hicieron carrera dentro y a la sombra de él, y llegaron a la cúspide sin saber nada del mundo, pero sabiendo demasiado del funcionamiento interno de los partidos. E imbuidas del sectarismo ideológico propio de quien ha mamado información y opinión exclusivamente del diario El País. Politización excesiva, escasa cualificación profesional y sectarismo ideológico que comparten, además, con la ministra de Defensa, Carmen Chacón, también conocida por sus frecuentes errores y meteduras de pata diplomáticas.

A efectos de capacitación y cualificación, España tiene uno de los peores gobiernos de toda su historia. Nunca como ahora el perfil intelectual y profesional de los gobernantes ha sido tan bajo, en términos de experiencia y currículos. Esta ignorancia extendida por el ejecutivo es una de las causas del auge del antisemitismo que muestran sus responsables. A falta de cualificación, el Gobierno funciona con clichés ideológicos, como los que antes sufríamos con Leire Pajín y ahora con Soraya Rodríguez. El antisemitismo del Gobierno del PSOE está íntimamente relacionado con la escasa ignorancia de algunos de sus miembros en sus materias, que sustituyen su escasa profesionalidad por el sectarismo y la ideologización extrema. Es verdad que la ignorancia se cura viajando. Pero en el caso de este Gobierno, no será así, porque Soraya Rodríguez, como antes Pajín y ahora Fernández de la Vega, muestran un gusto excesivo por los viajes, pero escaso apego por aprender las reglas básicas por las que se mueven el mundo y la diplomacia. Entre tanto viaje, de vez en cuando una bofetada progre a Israel. Otra más, que no será la única.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Soraya Rodríguez
El ministerio judeófobo
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 25 Febrero 2009

De cualquier cosa hacen un ministro, así que no les cuento lo que puede pasar con los secretarios de Estado. Toda una vida al servicio del PSOE, y una licenciatura en Derecho que, aunque luzca en la pared más sola que la una, no es poca cosa en el país de los presidentes bachilleres y los estadistas de currículum en blanco. Toda una vida pegada a las siglas tiene premio, y ahí que te lanzan, Soraya Rodríguez, al estrellato diplomático, mundial y estratosférico: secretaria de Estado de Cooperación. De cooperación consigo misma, de cooperación con su partido y de cooperación al linchamiento de Israel y a la judeofobia.

Porque resulta que la número dos de Moratinos, es decir, la segunda formalmente del ministro de Exteriores y la segunda materialmente de la nada absoluta, posee un tacto especial y gusta de apagar los fuegos con gasolina. Así, cuando empezaban a olvidarse las últimas canalladas, se saca de la manga la fracasada alcaldable de Valladolid y antisemita progre "1.500 asesinatos" de Israel en Gaza. Asesinatos, lo que se dice asesinatos, los de su partido en la guerra sucia del felipismo, secretaria, por citar los más recientes y por no evocar las checas ni a Calvo Sotelo. Cuando un Estado democrático, legítimo y (al menos hasta que llegó Zapatero al poder) amigo, se enfrenta a grupos terroristas armados o combate en una guerra, es importante averiguar algunas cosas: primera, con qué lado del conflicto coinciden nuestros valores como Estado (¿Con Hamás o con Israel?); segunda, cuántas son las bajas y de qué carácter (cite la fuente ignota que le permite hablar de "1.500 asesinados" en Gaza. ¿Quizá Hamás?); tercera: cuál es el concepto de asesinato.

Compruebe estos extremos y pida perdón a Israel. Y ahora que se ha animado Bermejo, aproveche para dimitir también usted y deje de ocasionarnos problemas con el único Estado democrático de aquella región del mundo. Se han visto enseñas de su partido en manifestaciones favorables a los terroristas donde se vejaba la bandera de Israel, donde se acusaba de genocidio a las principales víctimas de genocidio que ha conocido la historia, donde se invertía el sentido de la palabra Holocausto. Ha sido grave, pero eran manifestaciones callejeras. Lo demencial, lo inverosímil es que hooligans enloquecidos accedan a las Secretarías de Estado.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La maza
Un paisano de Lazcano
Agapito Maestre Libertad Digital 25 Febrero 2009

Un paisano de Lazcano ha destrozado una "herriko taberna" valiéndose de una maza. Pero los cobardes nacionalistas, como no podía esperarse otra cosa de este personal, han metido en la cárcel al único paisano que ha respondido con valor a un atentado de ETA. Han encerrado al hombre de la maza y con él han querido matar la dignidad de un hombre con coraje. Nadie me hallará nunca alentando a la violencia, pero jamás seré el último en reconocer una muestra de valor, incluso de coraje violento. Desconozco si existe o no algún tipo de violencia liberadora, pero creo haberla vislumbrado al leer la noticia sobre ese hombre que ha arremetido contra un local de ETA a plena luz del día.

He sentido que todavía quedaba alguien con fuerza y coraje para enfrentarse a los crímenes de ETA y la dictadura nacionalista. Sin embargo, un tal Albisu, alcalde del PNV en Lazcano, ha criticado los métodos violentos utilizados por uno de sus paisanos contra una taberna de los proetarras. ¡Fino alcalde! El paisano en cuestión no ha matado a nadie. Tampoco tenía pretensión de agredir a ninguna persona. Sólo quería ejercer un acto de rebelión contra ETA, porque el lunes pasado sus pistoleros destrozaron su casa y, juntos a otros vecinos, intentaron matarlo. Pero él, por fortuna, no ha respondido con el ojo por ojo, sino con un aviso de lo que pudiera caerle a los criminales de ETA si hubiera muchos hombres dispuestos a utilizar la maza no contra las personas sino contra las pertenencias de ETA.

Aunque con cierta relajación en la interpretación, nadie negará que el paisano de Lazcano actuaba respetando el Sermón de la Montaña. Lejos estaba de su intención agredir nadie, de hecho ninguna persona ha resultado dañada, pero quería dejar claro que sólo se puede acabar con esta gente plantándole cara. Trataba de hacer exactamente lo contrario de lo que hace el PNV con ETA. Tomó, pues, una maza y a plena luz del día destrozó el lugar de reunión de los asesinos. Quería que lo viesen y se arriesgaba a que lo metieran en la cárcel. ¿Qué menos que eso podía esperarse de un hombre con dignidad al que le han destruido su casa y querían quitarle la vida? No seré yo quien me ponga exquisito ante un hombre con coraje. No apruebo su acción, o mejor dicho, quizá yo no tendría valor suficiente para hacerlo, pero comprendo la rabia de este paisano. Y quien no lo entienda, o lo persiga, diré que es un cínico. O, algo peor, un canalla al servicio de ETA.

El hombre de la maza arremetiendo contra los criminales de ETA es todo un símbolo democrático. Es una manera decente de responder a los enjuagues de las elites políticas nacionalistas y socialistas en el País Vasco.

Galicia Bilingüe entrega en la Junta de Galicia más de 100.000 firmas por la libertad lingüística
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 25 Febrero 2009

La asociación Galicia Bilingüe entregó en el Registro General de la Junta de Galicia 102.330 firmas recogidas por la agrupación a pie de calle en apoyo a sus peticiones, que pasan por el derecho de los ciudadanos a elegir la lengua que utilizan y de los padres a escoger el idioma en que sus hijos reciben la enseñanza, y pidieron a los políticos que "reflexionen" sobre esta cuestión.

Según explicó la presidenta de la asociación, Gloria Lago, aseguró que con la consecución de estas firmas Galicia Bilingüe "ha cumplido un objetivo más". "Han sido 102.330, pero podrían haber sido muchísimas más, porque rara era la persona que no quería firmar", señaló Lago, "y creo que la gente ha comprendido que lo que pedimos es algo tolerante", remachó.

Entre sus reivindicaciones, la presidenta de Galicia Bilingüe reclamó "una política lingüística como la que se aplica en toda Europa donde hay más de una lengua oficial" y que consiste "en que el ciudadano elige la lengua y que en la enseñanza eligen los padres el idioma vehicular".

Asimismo, Gloria Lago anunció que, tras entregar las firmas en el registro de la Junta, harán llegar una copia a los parlamentarios europeos, que esta semana plantearon el modelo defendido por Galicia Bilingüe en el Parlamento Europeo, para "animarlos a seguir", aunque "probablemente los amantes de la imposición intenten confundirlos, pero nosotros estaremos ahí para recordarles que somos muchísimos los que queremos tener exactamente los mismo que los demás países europeos".

Tras la entrega de firmas de hoy, la presidenta de Galicia Bilingüe aseguró que la asociación se tomará "una semanita de tranquilidad" en la que esperan que "los políticos reflexionen sobre esta cuestión". "Lo que no vamos a hacer es parar, es decir, esto lo vamos a arreglar seguro", aseveró Lago. En esta línea, lamentó que "existan en una democracia este tipo de políticas" y aseguró que "el edificio de la imposición se cae a pedazos".

noticiasgalicia
22 de febrero de 2009

Los internautas preguntan a Carlos Negreira
El País  25 Febrero 2009

Carlos Negreira conoce la política gallega tanto en lo local como en lo general: es portavoz municipal del Partido Popular en A Coruña, además de diputado autonómico por esta provincia. En estas elecciones, concurre como cabeza de lista del PP por A Coruña. Negreira ha charlado con los lectores acerca de sus propuestas para Galicia.

Los internautas preguntan a Carlos Negreira
Maria Matogrande
3. 25/02/2009 - 12:44h.

¿Si ustedes gobiernan podre decidir en que lengua va a estudiar mi hijo? Estoy harta de imposiciones.

Touriño cometió un gran error. Sacar un decreto sobre la lengua en la educación que rompió por primera vez el consenso en materia lingüística que siempre existió en Galicia. Aceptó la imposición de su socio nacionalista y pasó a ser un nacionalista más dejando desconcertados a sus propios votantes. Una de las primeras medidas del PP será poner fin a este decreto de imposición lingüística para garantizar la libertad de elección de los padres. Los gobiernos no deciden la educación de los hijos, son los padres los que tienen que decidir en esta materia.

LRZ
4. 25/02/2009 - 12:47h.

Sr Negreira es Ud. portavoz del grupo municipal en el Ayuntamiento de A Coruña pero como diputado autonómico ¿qué hará para que los coruñeses podamos decir tanto La Coruña como A Coruña?

Como portavoz municipal hemos planteado por escrito a Losada, alcalde de Coruña, llevar una iniciativa al Parlamento de Galicia para que los ciudadanos puedan utilizar indistintamente y libremente el topónimo de la ciudad tanto en castellano como en gallego. En otras comunidades se ha llevado a cabo, y por tanto es posible. Es cierto que el Partido Socialista de Coruña, que en otros tiempos con Francisco Vázquez, tanto defendió esta opción, hoy se encuentra prisionero de su pacto con el BNG y se niega a dar a los ciudadanos la elección del topónimo en el idioma que deseen.

Touriño cometió un gran error. Sacar un decreto sobre la lengua en la educación que rompió por primera vez el consenso en materia lingüística que siempre existió en Galicia. Aceptó la imposición de su socio nacionalista y pasó a ser un nacionalista más dejando desconcertados a sus propios votantes. Una de las primeras medidas del PP será poner fin a este decreto de imposición lingüística para garantizar la libertad de elección de los padres. Los gobiernos no deciden la educación de los hijos, son los padres los que tienen que decidir en esta materia.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Feijóo se pasa al castellano en Ferrol y recupera las tesis de Galicia Bilingüe
Gallardón respalda al candidato con un discurso antinacionalista
JOSÉ PRECEDO - Ferrol El País 25 Febrero 2009

Parada en Ferrol. Mitin en castellano. El PP arroja la lengua contra el Bloque. Su candidato, Alberto Núñez Feijóo, volvió a detenerse ayer sobre la "imposición lingüística". El argumento, aparcado en la primera semana de mítines rurales, desata ovaciones en las ciudades. Ayer, un aplauso cerrado en la platea del Teatro Jofre.

Por fin un telonero de lujo en la caravana popular. Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, allanó el discurso al otro Alberto con una diatriba ideológica contra el nacionalismo y su significado en este siglo. Si algún sentido tenía "ese romanticismo en el XIX", vino a decir, hoy es una "mirada retrógrada y antigua a un mundo que ha superado Galicia, Europa y España". El aspirante Núñez Feijóo entroncó esas palabras con "la libertad". "Tengo derecho a no avergonzarme, mi gobierno respetará por igual los dos idiomas y también a los padres que son los que tienen legitimidad para educar a sus hijos". Demandó libros en castellano y que los alumnos elijan su idioma en el aula. Recriminó a Touriño que tardase cuatro años en "caer del guindo" por aludir ahora a supuestas imposiciones con el idioma.

Con las encuestas ancladas en el escaño 37, el candidato intenta rebañar papeletas a derecha e izquierda. El peso de la crisis y el paro se lo carga a Touriño, "responsable de que por primera vez se oiga aquí la palabra recesión", pero tampoco olvida que Quintana "votó con él cuatro presupuestos nefastos". El lider popular refrendó sus rebajas de impuestos, atacó a la Xunta, sin aludir por una vez al "lujo", y admitió el frío de la oposición. "Nos sentíamos solos pero ahora escucho que Galicia nos llama cada vez con más intensidad". A una parte de ella, el tercio de electores que se lo están pensando, volvió a dirigir sus plática. Recordó que "un presidente no merece segundas oportunidades", como "tampoco la merecen los que han defraudado". Enumeró un largo listado de agravios bipartitos. Apeló a la "generación más formada" para "salir del hoyo" y escribir a partir del lunes otro capítulo de la historia. También en ese campo valió la ayuda de Gallardón, quien reclamó a los indecisos un "papel protagonista" para "dejar de ser observadores".

El alcalde madrileño no disimula. En Ferrol ejerció de líder de la oposición. Brilló con su retórica económica, descalificó al vicepresidente Solbes y al ex ministro Bermejo pero no desvío su tiro. "Ellos son anécdotas, el verdadero problema es José Luis Rodríguez Zapatero". Gallardón reivindicó "oxigenar la política con aire nuevo" y atribuyó, también en eso, un papel importante a Feijóo como el "viento fresco" que se necesita "en la política española". Y contra el tono habitual del partido en Galicia, llamó a la participación.

Gallardón deslizó, además, que la victoria en Galicia tendría también una lectura interna porque reforzaría al sector moderado del PP. En su barco incluyó a Feijóo, "uno de los mejores hombres del PP", como "un hombre que no ha sido acomodaticio, que ha demostrado su inconformismo y su rebeldía sin ningún complejo" dentro del partido. Metido en el papel de vender candidato, el madrileño no se ahorró elogios: "Entiende que el beneficio para el ciudadano, incluso para aquel que nunca se ha cruzado por la calle, es su propio éxito personal".

Antes, el resto de teloneros, el número 1 por A Coruña, Carlos Negreira, se empleó contra sus rivales. Ridiculizó al BNG recordando adjetivaciones de los viejos tiempos, "os do non", y pidió como mal menor el voto en blanco de los socialistas. Al inicio del acto, el presidente local, José Manuel Rey, diferenció entre desgracia y catástrofe. Consideró una mala noticia que una ola se llevase a Touriño mar adentro. Pero añadió que catástrofe sería que otra lo devolviese a la arena. La carcajada fue general e incluyó risas del propio Feijóo.

Galicia Bilingüe entrega 100.000 firmas contra el totalitarismo lingüístico
Redacción Minuto Digital  25 Febrero 2009

Galicia Bilingüe ha entregado en la sede del gobierno autónomo de Galicia 102.330 firmas a favor de la libertad de elección de idioma vehicular en la enseñanza. El bipartido aprobó –con el apoyo del PP- el famoso Decreto 124/07 que imponía la inmersión lingüística en las escuelas gallegas. La asociación nació precisamente impulsada por la preocupación ciudadana de que en Galicia se reprodujese lo que ha sucedido en las escuelas de Cataluña, a la vista de la política impulsada desde la Xunta respecto a la imposición idiomática bajo la etiqueta de normalización lingüística.

Precisamente Galicia Bilingüe sostiene que tales políticas de “normalización”, son en realidad una anormalidad en un sistema democrático. Entre sus reivindicaciones, la presidenta de Galicia Bilingüe reclamó “una política lingüística como la que se aplica en toda Europa donde hay más de una lengua oficial” y que consiste “en que el ciudadano elige la lengua y que en la enseñanza eligen los padres el idioma vehicular”.

Asimismo, Gloria Lago anunció que, tras entregar las firmas en el registro de la Xunta, harán llegar una copia a los parlamentarios europeos, que esta semana aprobaron el modelo defendido por Galicia Bilingüe en el Parlamento Europeo, para “animarlos a seguir”. “Probablemente los amantes de la imposición intenten confundirlos, pero nosotros estaremos ahí para recordarles que somos muchísimos los que queremos tener exactamente los mismo que los demás países europeos”.

La presidenta de GB señalo a conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón, y a la secretaria general de Política Lingüística, Marisol López, ambas socialistas, como «las dos principales impulsoras de la imposición en Galicia, de esta política tan restrictiva de derechos». Y exigió gestos a Touriño para demostrar que de verdad el PSdeG está en contra de la imposición lingüística.

El problema de la lengua adquiere relevancia electoral.
Cuando la campaña electoral gallega entra en su recta final y los resultados están en un puño, los partidos políticos en liza deberían retratarse y comprometerse sobre esta cuestión. Tan sólo UPyD y BNG han dejado claras sus posiciones a los votantes, los primeros a favor de la libertad de elección de idioma sin restricción alguna y los segundos a favor de la imposición lingüística que excluya al español.

El PSOE evita pronunciarse abiertamente sobre el tema, habla de que no hay conflicto lingüístico cuando el mismo “Valedor do povo” ha dejado constancia de lo contrario. Touriño se ha desmarcado tibiamente de sus socios de gobierno del BNG y ha pedido el voto mayoritario para su formación para poder ser un presidente “sin ataduras”. Y en cuanto a la polémica sobre la lengua, ha dicho que “las lenguas ni se prohíben ni se imponen, sino que se quieren y se defienden. Esto es lo que quiere Galicia, y no pasaré por el tubo de una imposición doctrinaria de uno u otro signo, porque la educación debe ser una educación con libertad para ser cada día más cultos, iguales y libres”.

Sin embargo el PSdG es prisionero del BNG, sin el cual no puede gobernar. Como denunciaba Galicia Bilingüe ha sido el bipartito presidido por Turiño quien ha emprendido una política de inmersión lingüística “doctrinaria” copiada de Cataluña, de la que los socialistas parecen renegar en vísperas de la cita electoral, evidentemente fruto del rechazo popular que despierta entre la mayoría de los gallegos, en la búsqueda del voto indeciso.

En cuanto al PP, sigue instalado en la ambigüedad. Sus dirigentes han apoyado a título particular las reivindicaciones de Galicia Bilingüe, sin embargo el partido no ha modificado sustancialmente su programa y sigue propugnando porcentajes de asignaturas en gallego en la enseñanza, en vez de posibilitar la libre elección de los padres.

En todo caso, aunque falte un compromiso concreto ante la ciudadanía tanto del PSOE como del PP, lo cierto es que una reedición del bipartito lo que aseguraría sin duda es la continuidad, sino el endurecimiento, de la política de inmersión lingüística comenzada durante esta legislatura por el gobierno Turiño-Quintana.

aprueban un nuevo decreto
Educación homologa todos los títulos de euskera con otro decreto
Habrá al menos una prueba anual para la obtención de los cuatro certificadosexpedidos por las Escuelas de Idiomas
BILBAO EL CORREO 25 Febrero 2009

El Departamento de Educación ha culminado la homologación de los títulos de euskera expedidos por diferentes órganos al aprobar ayer el Gobierno vasco un nuevo decreto- el sexto de la consejería dirigida por Tontxu Campos en el último mes-, que regula el sistema de convalidación de certificados acreditativos de conocimientos de la lengua vasca. El marco quedó fijado en abril del año pasado al convalidarse los concedidos por el propio área en manos de EA, el Instituto Vasco de Administraciones Públicas (IVAP), el HABE -organismo encargado de establecer el currículo del proceso de aprendizaje del euskera-, Osakidetza y la Ertzaintza, a los que se han sumado desde ayer los perfiles lingüísticos 1 y 2 y las titulaciones de las Escuelas Oficiales de Idiomas.

La medida, de carácter retroactivo, equipara las certificaciones al marco común europeo de referencia para las Lenguas. De hecho, los cerca de 40.000 alumnos que se han matriculado este año en la red de euskaltegis tendrán el título homologado. En el caso de las Escuelas de Idiomas, cada curso -Básico, Intermedio, Avanzado y de Aptitud, «que se corresponden respectivamente con los niveles A2, B1, B2 y C1»- integrará las destrezas para dominar cualquier idioma: la comprensión y la expresión oral y escrita, según informó ayer el Ejecutivo de Vitoria.

Exámenes comunes
Los alumnos podrán obtener los títulos de los diferentes niveles tras «superar unas pruebas específicas de certificación», añadieron las mismas fuentes. Los exámenes serán comunes en todos los centros con el fin de «garantizar la objetividad y la igualdad de oportunidades de los candidatos. «Habrá al menos una prueba anual para la obtención de los certificados correspondientes a los niveles básico, intermedio, avanzado y de aptitud para los alumnos matriculados en régimen presencial», precisaron. No obstante, el Departamento de Educación podrá organizar exámenes para que las personas que se preparen a distancia puedan obtener el título. El decreto sigue las directrices del Consejo de Europa, organismo que insiste en «la necesidad de que toda la ciudadanía desarrolle las competencias suficientes para poder relacionarse con otros miembros de países europeos».

El Gobierno vasco aprobó también ayer una orden para que los universitarios vascos que quieran estudiar idiomas en el extranjero -inglés, francés o alemán- puedan optar a una de las 400 becas que concederá el Departamento de Educación, Universidades e Investigación, por un importe total de 720.000 euros. «El curso deberá tener al menos tres semanas de duración y quince horas lectivas semanales», precisaron en la consejería. Los alumnos tendrán que estudiar en un país donde el idioma oficial sea una de las tres lenguas ofertadas.

Los radicales empapelan Lazkao de amenazas a la víctima que destrozó una 'herriko taberna'
Las calles de la localidad guipuzcoana amanecen con carteles contra el hijo del ex concejal del PSE que se vengó del ataque
AGENCIAS - Madrid El País 25 Febrero 2009

Lazkao ha amanecido hoy con varios carteles amenazantes en las calles, que fueron pegados a última hora de la noche, en los que aparece la foto del hombre que atacó ayer con una maza la herriko taberna (sede de la izquierda abertzale) de la localidad guipuzcoana. En los pasquines figura también el nombre de este vecino, Emilio G., hijo de un ex concejal del PSE, que se tomó la justicia por su mano después de que su vivienda sufriera daños tras la explosión el lunes de una bomba de ETA colocada ante la Casa del Pueblo. La izquierda abertzale ha convocado para las siete de la tarde una manifestación que recorrerá las calles del municipio para protestar contra este acto de violencia contra su sede.

"No a las agresiones fascistas. Democracia Ya!", asegura el cartel que convoca a una manifestación contra el ataque a la herriko taberna de Lazkao.- JESÚS URIARTE

Poco después de la concentración de condena por el atentado de ETA celebrada ayer al mediodía ante el Ayuntamiento, el vecino de Lazkao se acercó a la herriko taberna provisto con una maza y causó importantes daños tanto en el exterior como en el interior del local. Emilio G. fue detenido por la Ertzaintza, pero quedó después en libertad a la espera de pasar a disposición judicial.

El arrestado rompió todos los cristales exteriores del local, tanto los de la puerta de acceso como los de un ventanal. Posteriormente accedió al interior del bar, que se encontraba cerrado, y destrozó una televisión, una vitrina de cristal y un dispensador de cerveza, para después quitar las pancartas que se encontraban en la herriko taberna y arrancar varios carteles de la plataforma D3M.

PSE, PNV y PP, contra el "ojo por ojo"
El secretario general de los socialistas vascos y candidato a lehendakari, Patxi López, ha dicho hoy que no comparte "la reacción del ojo por ojo" que tuvo ayer este vecino de Lazkao. Para López, lo más preocupante es que hoy el municipio haya amanecido lleno de carteles con la cara de este joven con su nombre, y por lo tanto, "aparece ya en las listas de los amenazados por una banda terrorista, señalado por el dedo. Tendrá muy difícil poder volver a vivir en su municipio con tranquilidad".

López ha quitado importancia a que el arrestado sea hijo de un ex concejal socialista. "Es un hijo de la sociedad vasca, un miembro de esta sociedad, que el único delito que ha cometido es el de querer convivir todos juntos y querer levantarse cada mañana para trabajar, para seguir poniendo en marcha un proyecto vital y para sacar adelante a su familia".

En el mismo sentido, el candidato del PNV para la relección como lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha instado a los ciudadanos vascos a no tomarse "la Justicia por su mano" y a reaccionar de forma contundente, pero serena" ante la violencia de ETA. En una entrevista concedida a Telecinco, el candidato jeltzale ha afirmado que esto "es lo que provoca la violencia", que son "reacciones tremendas", y eclamó a la sociedad vasca "una reacción contundente, pero serena" frente a ETA y la kale borroka. Tras asegurar que los ciudadanos no se pueden tomar "la Justicia por su mano", ha manifestado que "en un Estado de Derecho hay que confiar en la Policía, en la Justicia y también en la responsabilidad de los líderes políticas para arreglar las cosas a través del diálogo".

Por su parte, el presidente del PP vasco y candidato en los comicios, Antonio Basagoiti, ha dicho hoy que comprende "humanamente" al joven de Lazkaok, aunque él no lo habría hecho, y le ha ofrecido la asistencia jurídica del PP "si la necesita". En un acto en la capital alavesa, Basagoiti ha advertido de que "no es bueno" que cada uno se tome la justicia por su mano, pero ha asegurado que comprende humanamente a este vecino de Lazkao porque "le volaron la casa los etarras y debajo estaban los de la herriko taberna escojonándose de la risa o haciéndose los dueños del pueblo".

Recortes de Prensa   Página Inicial