AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 27 Febrero 2009

España y la Ley de Wagner. Por qué el modelo de Estado es un lastre para la recuperación
Carlos Sánchez El Confidencial 27 Febrero 2009

El economista alemán Adolph Wagner descubrió a mediados del siglo XIX una verdad incómoda. O al menos, paradójica. Observó que el tamaño del Gobierno tiende a crecer a medida que prospera el nivel de vida de los ciudadanos, lo que a priori puede parecer una contradicción. Se supone que los ciudadanos de un país desarrollado tenderán a depender menos del Estado que los habitantes de una nación emergente o en vías de desarrollo. No es así. Wagner lo vinculó a una constatación. Al hacerse las sociedades más complejas, las necesidades de gasto público son mayores. Y, por lo tanto, hay que gastar más. En países muy pobres, por el contrario, no hay demanda de bienes públicos simplemente porque falta casi todo.

Obsérvese que Wagner no crítica al papel de los poderes públicos como agentes económicos determinantes en el nivel de renta de la población, sino que formula una simple comprobación empírica a partir de sus estudios sobre el gasto público. Wagner, de hecho, es considerado la figura central de lo que se llamó el Socialismo de Estado, y era muy crítico con la libre competencia. No era, por lo tanto, ‘sospechoso’ de alentar el principio de que el mejor el Estado es el que no existe.

El argumento que ofrece la Ley de Wagner (algunos cuestionan que se trate de una ley irrefutable) se basa en que tanto el Estado como el resto de estructuras territoriales asumen de forma recurrente nuevas funciones en aras de hacer mejor su trabajo. De esta forma, sostiene, los poderes públicos satisfacen de forma creciente y de manera más completa las necesidades económicas de la población. Por poner un ejemplo, un aumento del output privado requiere mayor inversión pública en capital físico o tecnológico. De lo contrario, se correría el peligro de que la producción privada fuera estrangulada por falta de infraestructuras. Y por eso, precisamente, crece el tamaño de las administraciones públicas en sus diferentes acepciones.

El tamaño si importa
El tamaño de la cosa pública, por lo tanto, ha ido creciendo en España a medida que se ha ensanchado la prosperidad de los ciudadanos, lo que explica que actualmente el Estado suministre servicios en cantidad y calidad (desde luego nunca suficientes) que antes no proveía: educación, cultura, sanidad o infraestructuras de transporte (ferrocarriles o carreteras). En el franquismo, por recordar el pasado histórico más cercano, el Estado era omnipresente en la actividad económica, pero el nivel de gasto público era ridículo, lo que explica en buena medida el diferencial de renta de España respecto de los países más avanzados de Europa.

La Ley de Wagner, por lo tanto, se ha cumplido en el caso español, pero sólo en parte. Es cierto que la inversión pública en infraestructuras se situó en 2007 en el 3,8% del Producto Interior Bruto, lo que representa el 147% de la media de la eurozona. Y 20 puntos de PIB más que la privada. ¿Quiere decir esto que está justificado el gasto público como una verdad absoluta? ¿Como el bálsamo de fierabrás que todo lo cura? No parece que sean así las cosas. Habrá que distinguir entre galgos y podencos. Hacer algo de cirugía, que no vendrá mal en un país acostumbrado a hacer política de trazo gordo.

No es necesario hacer un análisis detallado para llegar a la conclusión de que los recursos que los ciudadanos han puesto en los últimos años a disposición de las administraciones -en particular los ayuntamientos y las comunidades autónomas- no se han utilizado en todos los casos como un multiplicador económico, sino más bien para todo lo contrario. Como una manera de ganar peso sin ejercicios previos de musculación, lo que ha acabado por crear muchas bolsas de grasa. Hay comunidades autónomas donde el peso del sector público es mayor por su enorme gasto en plantillas, pero en las que el gasto en infraestructuras o inversión tecnológica es raquítico.

De esos polvos vienen ahora estos lodos. Si en Francia o Alemania (incluso en Italia), la recesión tiene que ver (sobre todo) con la crisis financiera y la brutal caída de sus exportaciones por el hundimiento de la economía de EEUU (el 25% del PIB mundial), en el caso español la crisis tiene otras características genuinamente ibéricas. En primer lugar, lugar, y como es de sobre conocido, el desplome de la construcción explica en buena medida el colapso económico, y de ahí el fortísimo aumento del desempleo. Pero a menudo se olvida la atrofia que supone tener un sector público altamente ineficiente acostumbrado a tirar con pólvora del rey.

La Administración central recauda, pero quienes realmente gastan son las administraciones territoriales, lo que provoca unos desfases evidentes que necesariamente estallan con virulencia en los momentos recesivos. En ningún otro país europeo ha ocurrido lo de España, que ha pasado de un superávit del 2,21% a un déficit del 3,82%, lo que significa un recorrido negativo de 60.000 millones de euros en apenas 365 días. Habría que remontarse muy lejos para encontrar una situación parecida.

Un modelo insostenible
El problema del gasto público no es, sin embargo, exclusivamente cuantitativo, sino también cualitativo. El actual modelo de Estado sólo es viable cuando la economía crece por encima del 3%, como ha sucedido en los últimos 15 años, pero a todas luces resulta insostenible en una fase de bajo crecimiento. Y no digamos cuando el país tiene ante sí la mayor recesión de los últimos 50 años.

El error de Pedro Solbes y de su equipo económico es, por lo tanto, dilapidar el dinero de los españoles en un pozo sin fondo ¿Cuánto va a costar esta crisis? ¿200.000 millones? ¿300.000 millones? Es evidente que el Estado tiene que ‘estirarse’ en unas circunstancias como las actuales, pero parece obvio que todos nos ahorraríamos mucho dinero si el Gobierno se decidiera por tapar las vías de agua.

Es mucho más barato reformar la Constitución racionalizando la política de competencias autonómicas o locales que seguir gastando dinero a mansalva de forma irresponsable. Un par de ejemplos. ¿Qué hacen los ayuntamientos ofreciendo cursos de formación cuando ésa debería ser una competencia estatal o autonómica en el marco de los servicios públicos de empleo? ¿O qué hacen las regiones aumentando las prestaciones económicas de los parados cuando esa debería ser una competencia exclusiva del Estado, incluyendo las no contributivas? ¿O qué hacen las comunidades autónomas ayudando a empresas en crisis de sus propios territorios cuando eso crea una competencia desleal con otras regiones españolas?

¿No parece más razonable articular medidas para el conjunto del territorio con el fin de hacerlas más eficaces sin romper el mercado interior? Es curioso que a la clase política se le llene la boca con la necesidad de que la Unión Europea coordine las políticas de choque contra la crisis, pero en casa cada uno hace de su capa un sayo. Una manera como otra cualquiera de tirar el dinero por el desagüe.

El voto más útil
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 27 Febrero 2009

CUANDO se habla de voto útil en la democracia, se da por hecho que existe un voto inútil, lo cual no resulta demasiado respetuoso con el sistema representativo. Pero el sentido de la democracia está precisamente en votar a cualquiera de los candidatos posibles, votar en blanco, votar nulo -en Buenos Aires lo hacen con mortadela- o no votar. Que me parece un derecho esencial, por cierto. Eso del voto obligatorio es una reliquia dictatorial de las repúblicas decimonónicas de patricios que obligaban al pueblo llano a una farsa que no pasaba de respaldo plebiscitado y pastoreado por los caciques.

Mejor eso que no votar, desde luego, pero si el sufragio no tiene las garantías debidas en lo que se refiere a las libertades individuales, votar es perder el tiempo y el voto. En mi opinión, el voto obligatorio debería ser proscrito internacionalmente, porque si además de maltratarte, majarte a impuestos, atropellar tus derechos y conculcar tus libertades, es obligatorio legitimar con tu papeleta al régimen que te oprime y se te prohíbe por ley quedarte en casa el día de las elecciones, bien poca libertad deja ese Estado al individuo.

Pero en estas elecciones vascas y gallegas, la situación es todavía más compleja que en Buenos Aires, donde ganó hace pocos años el voto nulo de la mortadela. A lo mejor, dirá alguno, Galicia está tan complicada porque votan los nietos de gallegos que nunca han salido de Buenos Aires. Eso añade lío al lío, y lo veremos si los resultados son muy ajustados en la noche del 1 de marzo.Pero cuando las tres fuerzas gallegas bajan en intención de voto, y estar en el Gobierno o en la Oposición no supone castigo al Poder, pese a la crisis económica que llevamos a cuestas, es evidente que hay una desafección ciudadana por el PP y los partidos políticos en general. Y que estas elecciones regionales o las europeas de junio son ocasión pintiparada para el llamado voto de castigo.

A ello se añade, como sucedió en las últimas catalanas con Ciudadanos, la presencia de unas nuevas siglas: UPD, que, por su condición española y de izquierdas, puede arañar votos al PP y al PSOE, aunque no sabemos cuántos y en qué porcentaje. Yo entiendo a los gallegos que, aun detestando a Rajoy y a Feijóo, consideran más útil votar PP, siquiera como desatascador. Entiendo incluso mejor a los del PP y PSOE que voten a UPD. Lo realmente absurdo es el voto en blanco; y el nulo, o sea, la mortadela.

No hay diferencia entre López e Ibarretxte. El PSE es como el PNV
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 27 Febrero 2009

Quien tenga esperanza en que López representa un cambio en la política vasca le compadezco. Por ejemplo: ¿dónde está la bandera española? Las únicas alternativas para quienes quieren un cambio verdadero y para premiar a quienes combaten al terrorismo son el PP y UPD.

He aquí algunos de los actos de Francisco López que hacen difícil diferenciarle del universo Spock.

--¿Quién se reunió con el terrorista Arnaldo Otegui delante de las cámaras de televisión? Francisco López.

--¿Quién ha dicho que el PSE está dispuesto a pactar con todos los partidos salvo el PP? Francisco López, Odón Elorza y otros burócratas.

--¿Cuántos presupuestos elaborados por el peneuvista Juan José Ibarretxe ha votado Francisco López? Cuatro.

--¿Quién aprovechó el asesinato de Isaías Carrasco para hacer política con el cadáver aún caliente? Francisco López

--¿Quién llevó el ataúd de Carrasco pero no ha promovido una moción de censura para echar a la alcaldesa etarra de Mondragón? Francisco López. A la derecha, el pegamujeres Eguiguren, negociador con los etarras que mataron a su compañero.

--¿Quién rompió el acuerdo entre los concejales del PP y del PSE en Guecho para elegir entre ellos al alcalde de la segunda ciudad de Vizcaya? Francisco López y sus burócratas.

--¿Quién permitió que el PNV, tercer partido en Álava, se hiciese con la Diputación foral para evitar así el voto al PP? Francisco López.

Mirad esta foto en el más puro estilo peneuvista, con los candidatos enraizados en la tierra baska. En el centro está Francisco López. El primero por la derecha es, de nuevo, el pegamujeres Eguiguren, negociador con los etarras.

Entre López, que llega a rebajarse a esto, e Ibarretxe, yo prefiero a Ibarretxe. ¿Por qué? Porque López haría en la Vascongadas lo mismo que está haciendo Montilla en Cataluña.

Para los que duden de lo que digo, dejo aquí la carta de la madre de Joseba Pagaza a Francisco López.

Te hablé de la traición de los nacionalistas en Santoña en 1937, Patxi, como te hablé de mi infancia y te recordé que el que pacta con los traidores se convierte en un traidor, y tú me dijiste que nada de eso pasaría. (...) Patxi, ahora veo que, efectivamente, has puesto en un lado de la balanza la vida y la dignidad, y en el otro el poder y el interés del partido, y que te has reunido con EHAK. Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!, Patxi. ¡Qué solos estamos los que no hemos cerrado los ojos!

¿Existen garantías de limpieza en las próximas elecciones vascas y gallegas?
Francisco Rubiales Periodista Digital 27 Febrero 2009

Ante el avance de la corrupción, el enfrentamiento enconado entre los partidos, él deterioro general de la política y la degeneración de la democracia, muchos españoles se interrogan sobre si existen o no condiciones suficientes para garantizar la limpieza en los comicion gallegos y vascos del próximo domingo.

Algunos observadores y analistas han llegado hasta a sopesar la conveniencia de que la limpieza de esas consultas electorales sea garantizada por observadores internacionales, como suele hacerse en paises del tercer mundo, en los que las garantías democráticas son escasas.

La camapaña electoral en Galicia y el País Vasco se torna insegura, violenta e intransigente, creando un caldo de cultivo contrario al ambiente de seguridad y paz que debe presidir a los procesos electorales en democracia. Un autobus de UPyD acaba de ser atacado por batasunos gallegos. En la noche del pasado miércoles, 25 de febrero, la popular y cada día más seguida tertulia nocturna "El gato al agua", de la cadena de televisión Intereconomía, cuestionaba claramente la limpieza de las elecciones gallegas del próximo domingo y aseguraba que muchos muertos van a votar por correo y que esos votos, seguramente, serán dados por válidos. Las dudas sobre la limpieza de los próximos procesos electorales vasco y gallego han comenzado a expresarse no sólo en convesaciones privadas entre ciudadanos, sino también en diversos medios de comunicación. La terrible palabra "pucherazo" empieza a ser utilizada en esta España cada día más herida por la degeneración de la democracia y el desprestigio de su clase política.

Argumentando que los nacionalistas extremos y los grupos violentos incontrolados en el País Vasco y Galicia pueden intimidar a los votantes y alterar la libertad plena que debe presidir los procesos electorales democráticos, un lector de Voto en Blanco reclamaba hace unos días que las próximas elecciones que se celebren en esos territorios sean vigiladas por observadores internacionales que, como hacen en otros países corruptos y tercermundistas del planeta, garanticen con su presencia la libertad y la limpieza de las votaciones.

Nuestro lector empleaba dos argumentos concretos, uno general y otro específico para el País Vasco y Galcia. El argumento general sostiene que si nuestros políticos no son fiables al administrar el dinero público y si están habituados a mentir a los ciudadanos, ¿por qué no van a meter sus garras en las urnas? ¿Quién puede asegurar hoy, en esta España política y moralmente degradada, la limpieza de los procesos electorales?. El específico no es menos contundente: "los grupos nacionalistas violentos acostumbrasn a intimidar a los demócratas cuando se manifiestan, como ocurrió recientemente con UPyD en Galicia y ha ocurrido otras veces tanto en Galicia como el País Vasco cuando reprimieron a conferenciantes de ideas contrarias. ¿Por qué pensar, entonces, que no intimiden a los votantes y coaccionen su libertad en el momento de votar?"

Muchos creen que la intimidación, el miedo y la manipulación son ya elementos comunes en los procesos electorales de determinadas regiones españolas donde el nacionalismo es fuerte. La mejor prueba de que esto es cierto es que hay casi 300.000 vascos que han tenido que huir de Euskadi por miedo al nacionalismo o a los terroristas y que esos exiliados forzosos ni siquiera tienen hoy derecho a votar. Lo único nuevo en las elecciones del próximo domingo es la duda razonable que empiezan a tener muchos ciudadanos de que algunos políticos españoles, cada día más ajenos a la ética y más apalancados en sus sillones y privilegios, estén dispuestos a someter su destino a un proceso electoral libre, limpio y democrático.

Las dudas sobre la limpieza en esos comicios ha llegado, incluso, a los medios de comunicación, algunos de los cuales han expresado su temor a que se produzcan "pucherazos" en el voto por correo de los gallegos, escasamente controlado y poco fiable, así como temor a que los violentos partidarios de ETA recurran al miedo y se desplieguen en la jornada electoral para intimidar a los votantes, como ya han hecho en el pasado con métodos más sutiles, aunque no menos eficaces.

El ansia de poder de los políticos, la irracionalidad violenta del nacionalismo excluyente y el terrorismo, maestro en el manejo de la intimidación y del miedo, crean las condiciones suficientes para dudar de que los votantes en Galicia y el País Vasco puedan disfrutar hoy de todas las garantías de libertad y paz que exigen los procesos electorales autenticamente democraticos.

Con su intenso déficit ético y ante el avance de la corrupción y el abuso de poder, la degradada democracia española quizás no pueda ya garantizar la limpieza de los procesos electorales, lo que convierte a las próximas elecciones en escasamente fiables. Y lo son todavía menos si se tiene en cuenta que se celebran en Galicia y el País Vasco, dos territorios gobernados por el nacionalismo y donde la vigencia de la Constitución Española es, en determinados ámbitos, muy dudosa.

Los demócratas españoles deberían reflexionar profundamente sobre el hecho gravísimo de que la manipulación, la corrupción y la degradación, que ya son evidentes en muchos ámbitos del sistema, puedan invadir también el ámbito electoral, sagrado y decisivo en democracia.

Voto en Blanco

Dos fotografías

JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 27 Febrero 2009

DICEN que hay fotos que valen más que mil palabras. Estas dos que publicaba anteayer ABC valen más que doscientas mil. Me refiero a la de los desperfectos causados en una herriko taberna de Lezcano por un joven de la localidad y a la de Anxo Quintana recostado en la borda del yate de un potentado gallego favorecido por un pingüe contrato de la Xunta. Dos imágenes de la España que tenemos. La España de la ira ante la indefensión que sufren los atacados por el nacionalismo más violento y la España en yate del nacionalismo más sectario, que ni siquiera quiere el español en las escuelas. La España a la que nos ha llevado Zapatero, que negoció con el primero de esos nacionalismos y ha metido al segundo en los gobiernos autonómicos.

El joven que tras ver destrozada su vivienda por una bomba de ETA la emprendió a mazazos con una herriko taberna ya ha pagado con creces su falta, teniendo que marcharse de su pueblo y verse en la diana de los carteles con que los terroristas han empapelado sus calles. Aparte del juicio que le espera por los desperfectos causados y consiguiente pago de los mismos, en un local que, como muy bien dice Edurne Uriarte, está cerrado por ley, aunque sigue abierto. Pero ¿qué ley rige hoy en el País Vasco? La ley del nacionalismo, es decir, la que sostiene que sólo los nacionalistas tienen derechos. Todos los demás, sólo obligaciones. Una ley que no es ley, sino opresión.

Mientras el otro protagonista de las fotos, «o defensor dos galegos pobres», festeja su 50 cumpleaños bailando con rapaciñas mientras deja para las jubiladas los mítines a traición, y dice que su imagen en el yate de un ricachón favorecido por el gobierno del que es vicepresidente «es un ataque a Galicia». La caradura de esta gente sólo es superada por los desastres que provoca.

Unos desastres que, finalmente, parecen haber calado entre el gran público. Décadas de opresión en el País Vasco han llevado a un joven de Lezcano a arremeter a mazazo limpio contra uno de los focos de la misma sin pensar en las consecuencias, y a un nacionalista gallego, a un yate de archilujo, como llevaron a un socialista a despachos más de magnate árabe que de presidente de una de las autonomías más pobres de España. Es a lo que van, a lo que conduce esa conchabanza entre el falso patriotismo y los pretendidos defensores de la clase obrera, mientras el país se llena de parados. Es a lo que nos ha llevado un liderato más preocupado por acabar con el principal partido de la oposición que con resolver los problemas reales de España. Una política que queda reflejada en ambas fotos y que será sometida a referéndum el próximo domingo. El lunes sabremos si este especial nacional-socialismo de Zapatero ha tocado fondo o seguirá hundiéndonos, mientras ellos van en yate o de cacería.

Lazcano
La maza de la indefensión
Guillermo Dupuy Libertad Digital 27 Febrero 2009

Ante el caso de Emilio Gutiérrez –el joven trabajador de Lazcano que desesperada y valientemente se ha liado a mazazos contra una "Herriko Taberna" después de ver su casa destruida por una bomba de ETA–, bien está que recordemos, con John Locke, que "nadie es buen juez de su propia causa" y de lo preferible que es que los individuos dejen en manos de sus mandatarios la función de ejercer la justicia y de garantizar la defensa y el fortalecimiento de sus derechos irrenunciables de libertad, igualdad y propiedad.

Ahora bien, este recordatorio se queda cojo si no recordamos, a su vez, la obligación que tiene el Estado de preservar y garantizar esos derechos de los ciudadanos, a cambio de la cual le hemos delegado, en ese metafórico "contrato social", un derecho que no es originario del Estado, como es el de impartir justicia. ¿O es que, acaso, en ausencia del Estado de Derecho, el hombre debe renunciar a la justicia?

A pesar de la existencia de leyes y de tribunales que protegen a los ciudadanos y castigan a sus agresores, la impunidad y la dejación del Estado es tal en muchas zonas del País Vasco que el supuesto imperio de la ley convive con la dictadura del terror. En esas circunstancias decir, como dicen algunos papanatas, que nada justifica que los ciudadanos se tomen la justicia por su mano es tanto como equiparar el Estado de Derecho al Estado de indefensión.

Como ha manifestado el Foro de Ermua ¿por qué el Estado permite que en un local se luzca públicamente durante varios días propaganda de una organización terrorista? ¿Por qué continúa permitiendo que varias Herriko Tabernas, cuyo cierre fue acordado por el Juzgado Central de Instrucción nº 5, permanezcan abiertas? ¿Qué hace el Estado financiando todavía a los representantes políticos de la banda terrorista?

Por ahí debería empezar nuestra indignación y nuestras consideraciones de lo que no es justificable. En caso contrario, nos arriesgamos a volver, si no estamos ya, a un estado de cosas similar a ese estado de guerra, en el que Locke, padre intelectual del moderno Estado de Derecho, consideraba "razonable y justo que tenga yo el derecho a destruir a quien con destrucción me amenaza; porque por la fundamental ley de naturaleza, deberá ser el hombre lo más posible preservado, y cuando no pudieren serlo todos, la seguridad del inocente deberá ser preferida, y uno podrá destruir al hombre que le hace guerra, o ha demostrado aversión a su vida; por el mismo motivo que pudiera matar un lobo o león, que es porque no se hallan sujetos a la común ley racional, ni tienen más norma que la de la fuerza y violencia. Por lo cual le corresponde trato de animal de presa; de esas nocivas y peligrosas criaturas que seguramente le destruirían en cuanto cayera en su poder".

Lazcano
El tío de la maza
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 27 Febrero 2009

El tío de la maza, amén de presunto delincuente, es una alarma que se ha disparado, es la justicia material, el hasta aquí hemos llegado, es la insostenibilidad de la justicia formal allí donde no rigen los derechos y libertades democráticos. Metáfora y justicia es el tío de la maza por mucho que pueda haber sido fabricado. No él, que es genuino, sino su destrucción de la taberna. Nótese que, hicieran lo que hicieran las cámaras allí, la ruina previa de su casa existió, la furia existió, y el "ojo por ojo" fue sentido. Salvo que el tío de la maza sea un actor fenomenal.

No tengo ganas de gastar un párrafo explicando que la Ley del Talión y el Código de Hammurabi no forman parte del ordenamiento jurídico español, porque lo que clama al cielo es tener que aguantar a la Iglesias –no sé si unas horas antes o unas horas después de insultar a María San Gil y alabar a Otegi– dando lecciones sobre el rol pedagógico del periodista. Puede que la ex comisaria felipista sea pedagoga; yo no. A ver si Serrat va a poder preferir un buen polvo a un rapapolvo, un bombero a un bombardero y la revolución a las pesadillas (como si no se tratara de lo mismo), y uno no va a poder primar al tío de la maza, con toda su justicia material, sobre los tíos del entramado de ETA metidos en las instituciones, con toda su justicia formal.

Que lo formal se adecente, o sea, que no se financie el terrorismo legalmente con dinero público, y lo material se adecuará a lo formal sin que un tío con una maza despierte simpatías abiertas o encubiertas. Por otra parte, al tío de la maza le son probablemente de aplicación la atenuante de haber sufrido agresión ilegítima, el arrebato u obcecación, y acaso la eximente de un sofisticado miedo insuperable. Sí, a veces el miedo es resueltamente temerario. El delincuente reincidente José Bové, líder antiglobalización, ha sido uno de los hombres más queridos de Francia por haber destrozado un McDonalds, símbolo del capitalismo. ¿Va a ser menos el tío de la maza por destartalar un símbolo de la impunidad? Que le juzguen, bien, pero, sobre todo, que se le proteja de quienes se disponen a lincharle, de quienes ya le están linchando.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Lazcano
Homenaje a la justicia
Agapito Maestre Libertad Digital 27 Febrero 2009

La dureza expresiva de Rodríguez Zapatero contra un ciudadano hastiado de la barbarie y el primitivismo impuesto por ETA y el nacionalismo en el País Vaso me obliga a pensar sobre la miseria moral y política en la que se mueve el jefe del Ejecutivo. El gobernante que trata al débil con desprecio, incluso lo persigue, mientras que es comprensivo con el fuerte, o peor, con quien reduce la violencia humana a mera criminalidad, es alguien que debería estar sujeto a un permanentemente enjuiciamiento público. La violencia verbal de Rodríguez Zapatero contra el "hombre de la maza" contrasta con su actitud comprensiva con el entorno de ETA. La condena terrible, casi un estigma, lanzada por el presidente del Gobierno contra el aviso que ha dado un ciudadano común a la elite política que juega con los criminales de ETA, es para tomárselo en serio.

La frase "no podemos darle respaldo", se refiere al ciudadano de Lazcano, de Rodríguez Zapatero encierra más violencia autoritaria y represora de lo que cualquier ciudadano normal pudiera suponer. La carga de cinismo del hombre autoritario, del tipo que trata al débil con dureza y al fuerte con delicadeza, me lleva a pensar en la ilegitimidad de Rodríguez Zapatero para ejercer una crítica plausible y decente de la violencia liberadora. Nadie hay más ilegítimo, en España, que el presidente del Gobierno para llevar a cabo algún tipo de crítica de la violencia ejercida por un ciudadano contra un local de ETA. Daré tres razones sobre esa ilegitimidad.

Primera, el Gobierno es incapaz de mantener el orden público en el País Vasco. El terror y el miedo imperan por todas partes. Allí no hay libertad. La sociedad entera vive amedrentada o por ETA o por la Policía Autónoma Vasca. ¿Qué hace Rodríguez Zapatero por acabar con esta situación? Nada, o peor, divulgar por todas partes que sólo dialogando, negociando y pactando con los criminales de ETA podría llegar la "paz". He ahí todo su gran perorata ideológica –subrayo la expresión perorata ideológica, pues qué otra cosa es la acción de la policía y de la justicia– sobre la criminalidad en el País Vasco.

La segunda razón sobre la ilegitimidad de Rodríguez Zapatero para criticar la violencia ejercida por un ciudadano desesperado del País Vasco, un ciudadano que ya es un símbolo del heroísmo civil, surge de la siguiente pregunta: ¿Por qué estaba abierto un local que debería de estar cerrado por una supuesta autoridad legal? El Gobierno es incapaz de dar una razón formal, menos todavía una explicación de carácter moral y político, sobre ese centro de reunión de etarras o proetarras. ¿Qué podemos esperar de un Gobierno y una Justicia que son incapaces de hacer cumplir una prescripción judicial? Lo peor; esas instituciones atacarán sistemáticamente a quien ponga en evidencia que el Estado no ejerce con eficacia su primera función, a saber, tener el monopolio legítimo de la violencia contra los criminales de ETA y su entorno. Perseguirán sin sentido de la justicia a quienes traten de imitar a Emilio Gutiérrez, el hombre del mazo.

Tercera, y quizá más importante, un presidente de Gobierno que es insensible al concepto de legítima defensa de un ciudadano, que se encuentra no sólo indignado o enfadado sino acosado por todas partes y a todas horas, es que no sabe, o peor, no tiene sentido de la justicia. La "justicia" para Rodríguez Zapatero es pura geometría. Ve con precisión que las paralelas en el espacio de tres dimensiones jamás se encontrarán. Pero nunca entenderá que la justicia funciona al margen de Euclides. Las paralelas en los espacios de múltiples dimensiones, es decir, en el espacio de la vida pudieran acabar encontrándose. Es lo que ha sucedido con la reacción violenta de Emilio Gutiérrez, una reacción humana, demasiado humana, que sólo desde su demanda de justicia puede entenderse. La exigencia de justicia a través de la violencia es algo que sólo está al alcance de los desarrollados moralmente, sí, de quien no confunde derecho con justicia, ni justicia geométrica con justicia poética. Por desgracia, Rodríguez Zapatero confunde permanentemente esos planos, porque carece del más elemental sentido de la justicia.

Es muy lamentable que la condición humana lleve una y otra vez a este tipo de violencia liberadora, casi creadora, como ha sido la utilizada por Emilio Gutiérrez, pero es innegable, como ha mostrado Ortega, que ella significa el mayor homenaje a la razón y la justicia. Como que no es tal violencia otra cosa que razón exasperada. La fuerza, en efecto, utilizada por el ciudadano vasco no es sino la ultima ratio de la civilización. De hecho, la civilización no es otra cosa que el ensayo de reducir la fuerza a ultima ratio. He ahí la gran muestra de civilización impresa en la violencia del amigo Lazcano; por el contrario, el presidente del Gobierno ha estado pactando y dialogando durante una legislatura, y aún sigue defendiendo ideológicamente esa actitud, con quienes han hecho de la violencia, en realidad, del crimen la prima ratio.
En fin, cuando Rodríguez Zapatero dice "no podemos darle respaldo" a Emilio Gutiérrez, al hombre que presenta la fuerza como ultima ratio, es porque está entregado a la Charta Magna de la barbarie: la violencia es la prima ratio; en rigor, como concluye Ortega, es la única razón.

¡Independencia! ¡Toga, toga, toga!
Vicente A. C. M Periodista Digital 27 Febrero 2009

El CGPJ pide respeto a la independencia de los jueces

¡Pobres jueces!¡Piden respeto a su independencia!¿A cuál independencia se refieren? Desde luego tal y como está montado este negociado, no creerán hacernos tragar con ruedas de molino y decir que la Justicia es “independiente”. Resulta tremendamente cínica esa posición cuando se es plenamente consciente de que la elección de los puestos en las principales Instituciones Judiciales, son dependientes de las propuestas de los partidos políticos. Es claro que esas Instituciones se mueven al ritmo que le marcan desde otros órganos del Estado, principalmente el Gobierno. Si no fuera así ¿por qué sigue sin sentenciarse el recurso contra el Estatuto de Cataluña?.

Como diría el Sr. Trillo Figueroa, “manda huevos”. Ahora resulta que el juez D. Baltasar Garzón, participante activo en una poco honorable cena de camaradería cinegética con el ex Ministro Sr. Bermejo y con el jefe de la Policía Judicial, es la víctima y no el verdugo y el causante del acoso político y mediático al PP. Ahora resulta que las filtraciones del Sumario sometido a secreto, han salido por generación espontánea, y no desde fuentes directamente implicadas, el propio juez o su policía judicial. Si es de su juzgado, la responsabilidad es total y se podría hablar de prevaricación. Si es de la policía judicial, su responsable es el propio Ministro del Interior, el Sr. Rubalcaba, que últimamente también se alza en defensa del acosador y no de los acosados.

Sus Señorías harían mejor que criticar el ataque a su independencia, buscar las responsabilidades de esos delitos de filtración y acoso político al principal partido de la oposición que representa a más de diez millones de votantes. Por supuesto que su independencia está cuestionada. Razones y actuaciones no faltan para demostrarlo. El corporativismo es evidente y son demasiado comprensivos con los graves incumplimientos de algunos jueces que parecen tener “bula” para actuar como quieran, donde quieran y cuando estimen oportuno.

El juez D. Baltasar Garzón, por su sola militancia activa en el PSOE, está incapacitado para ser neutral e imparcial en asuntos que tengan que ver con su enemigo político el PP. Las declaraciones de este juez en campaña electoral, no pueden ser obviadas ni se pueden abstraer de su inusual modo de actuar. Nunca debió ser aceptada su vuelta al puesto en la Audiencia Nacional. Además, sus continuos desplantes y desprecio de los procedimientos legales, han obligado a sus superiores a apartarle de casos en los que no era competente y seguía, como en este caso contra el PP, desobedeciendo e instruyendo las causas.

Lo que tengo meridianamente claro es que este juez debe ser destituido de su actual cargo por su demostrada implicación en hechos éticamente cuestionables y políticamente inadmisibles. Sus fobias y filias personales influyen de modo decisivo en su forma de actuar y eso le incapacita para llevar cualquier caso de estas características. No se cuestiona su independencia, sino al contrario, su inquina, su burla y su cinismo en los planteamientos legales con un objetivo político y no jurídico.

Es una pena que la incompetencia de la oposición y su falta de firmeza, tengan además el colofón de la falta de profesionalidad al caer en un “defecto de forma” impropio de Letrados de la experiencia que se les supone a los demandantes. Será culpa del “viento de levante” que les ha traspapelado los folios.

El héroe de la maza, los valientes gudaris y el sheriff corrupto

Alfonso Basallo Periodista Digital 27 Febrero 2009

En toda película del Oeste que se precie ha de haber un matón, un sheriff corrupto, una población paralizada por el miedo, y un pistolero bueno. Un poco como el País Vasco. Menos lo del pistolero bueno, que nunca llega.

Hay otro elemento más: un pueblerino que le da un rapto de locura y le canta las cuarenta al matón, a pecho descubierto. Y la caga, claro: dura menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Pero provoca una catarsis colectiva, porque deja en evidencia la cobardía de los demás pueblerinos y la hipocresía del sheriff.

Como Emilio, el héroe de Lazcao, que la ha emprendido a mazazo limpio con la herriko-taberna.

Pasaba en Raíces profundas, donde un señor bajito y con cara de susto permanente, un tal Torry, le plantaba cara al pistolero, vestido de negro riguroso y de ademanes calmosos, un tal Wilson, en la puerta misma del saloon. El malo lo despachaba de dos tiros en el pecho, se daba media vuelta y musitaba: "era un exaltado”. Y ahí quedaba el insensato, tendido en el barro, en medio de la calle. Se hacía un silencio impresionante, y todos fijaban la mirada en el suelo, muertos de miedo y vergüenza. El gesto de Torry les había zarandeado y algo empezaba a cambiar...

A Emilio, el héroe de la maza, le ha faltado algo para llegar al nivel Torry. Se ha largado de Lazkao. Ojo... bastante ha hecho. Pedirle que se quedara después de dejar preciosa la herriko taberna era invitarle al suicidio. Y el País Vasco no es una peli del Oeste.

Su gesto deja en evidencia la cobardía de los etarras y sus lacayos abertzales. Emilio ha actuado solo y a cara descubierta. Lo contrario de los valientes gudaris, encapuchados y en manada.

Luego tenemos al sheriff, el más cobarde de la ciudad, del que siempre se ha sospechado que está en tratos con Wilson. Se muestra falsamente comprensivo con el joven de la maza “podemos entender su momento de obcecación”... pero advierte, todo legal: “no podemos darle respaldo”. Habría que recordarle que le pagamos para que nos proteja. A nosotros, no a los pistoleros y sus secuaces.

La machada de Emilio (del que ha surgido fans en internet como hongos), se suma al cangelo de aquel etarra, Iriondo, que se meó al ser encañonado por la Policía, el pasado mes de diciembre.

Que Wilson comience a sentir el miedo y Torry a perderlo es una forma de acercarse al principio del fin.

Espartaco en el yate
IGNACIO CAMACHO ABC 27 Febrero 2009

SOBRE la cubierta de un yate de doce millones de euros cualquiera puede sentirse un amo del universo. Incluso aunque el barco no sea tuyo, sino de un rico constructor pendiente de obtener tus favores. Eso es el poder: la bizarra sensación de estar sentado al sol en un navío de lujo ante un millonario preocupado de que te sientas a gusto.

Si no tuviese el poder, por ejemplo el poder de decidir contratos públicos de energía eólica, el ciudadano Anxo Quintana, enfermero de Orense, antiguo alcalde del pueblo de Allariz, jamás podría aspirar a subirse al yate de Jacinto Rey, capitán de un emporio inmobiliario. Bueno, sí existe una posibilidad remota: empleado de camarero o asistente para servir las copas a los invitados de alto copete del plutócrata. Pero así, como huésped especial, arrellanado en el sillón de popa mientras el propietario permanece de pie atento a su charla, sería del todo imposible si Quintana no fuese vicepresidente de la Xunta de Galicia. Es decir, si no hubiese alquilado su puñado de votos para derribar al vencedor de unas elecciones a cambio de alzarse con la capacidad de administrar recursos públicos. Esa sencilla, rentable operación aritmética permite a un hombre común convertirse en objeto de halago de los magnates, repartir dinero y prebendas, amueblar sus despachos con lujosos sillones de diseño, circular por el mundo al otro lado de los cristales tintados de un coche de alta cilindrada. Y tratarse de tú a tú con potentados que suspiran por verle enarcar una ceja. En eso consiste, al fin y al cabo, la revolución; en someter a los capitalistas al yugo del pueblo.

Hay que entender a Anxo Quintana, el hombre que no quería ser esclavo, el Espartaco elegido por los dioses celtas para liberar Galicia de la opresión y el feudalismo. Lo suyo no es desclasamiento oportunista ni fascinación por la «dolce vita» que tanto seduce a otros próceres cautivados por el encanto de los yates de los Cortinas, los Florentinos, los Poceros. Lo suyo es una misión histórica, una conquista democrática, una preclara afirmación de autonomía política, una tarea de redención popular que empieza, como la caridad paulina, por uno mismo. Su soleado paseo por el mar encarna el sueño emancipador de todos los gallegos humildes, de los habitantes de las aldeas, de los mariñeiros de las rías, de los vendimiadores del Albariño; ellos se saben reconocer en su triunfo abnegado, y discriminan con sabiduría milenaria entre la hojarasca superficial de las apariencias y el profundo sentido liberador de un gesto de rebeldía plebeya. Ellos saben que Quintana no había subido a ese barco para disfrutar de un suave y confortable crucero de cabotaje, sino para enarbolar en él la bandera de la soberanía nacional y humillar ante ella a un potentado bajo la férula implacable de su poder democrático.

El sufrido pueblo gallego bien merece sacrificios de esta especie.

El balandro
Alfonso USSÍA La Razón 27 Febrero 2009

Los gallegos empiezan a preguntarse qué hacía Quintana a bordo del gran balandro blanco de Jacinto Rey, el constructor beneficiado

El balandro es una maravilla. Su dibujo me recuerda al «Ticonderoga», un gran barco de vela americano que en la década de los cincuenta participó en la regata La Habana-San Sebastián. Aquél no tenía las comodidades y adelantos técnicos que éste. Ni los mismos tripulantes. Me refiero al balandro blanco en el que navega Anxo Quintana por las costas gallegas cuando el sol tibio y la mar calma del Atlántico se unen.

Es hermosa y edificante la imagen del político nacionalista y de izquierdas en la popa de la lujosa embarcación. La mirada puesta en la mar descansa y relaja. A su lado, un amable individuo le ofrece su segura interesante conversación. Quizá le ofrece algo, una copa, un aperitivo, para alegrar la tristeza que a algunos se les ancla en el estómago cuando navegan. El amable individuo es el propietario del balandro. Insisto en que la mar parece calmosa y tranquila, pero podrían estar hablando de los vientos fuertes, los nortazos y las bondades del Plan Eólico, limpio y ecológico, que tanto preocupa a Anxo Quintana.

El amable personaje se llama Jacinto Rey, y es constructor. En España, para poseer un gran barco, y a pesar de la crisis, hay que ser constructor cercano a la política. Don Jacinto Rey es también el promotor del «Xornal de Galicia», una publicación próxima al nacionalismo de izquierdas gallego, el BNG.

Una publicación que defiende sobre todo, los intereses de Anxo Quintana. Pero no parece, por las expresiones de ambos en la fotografía de la dulce navegación, que hablen de periodismo. En esta España nuestra se suceden las casualidades, como la de Garzón, Bermejo y el Jefe de la Policía, que cada uno por su lado se encontraron en un hostal de Jaén y compartieron la cena.

La casualidad –no puede ser otra cosa–, que se manifiesta en la navegación de Anxo Quintana en el balandro blanco de Jacinto Rey, es que Jacinto Rey, el amable constructor gallego, fue el beneficiario, pocas semanas después de la feliz singladura, de una concesión de catorce millones de euros del Plan Eólico. Concedidos esos catorce millones de euros por una consejería encomendada al BNG –socio de los socialistas en el Gobierno gallego–, apareció el «Xornal de Galicia», el medio nacionalista del que otros periódicos más antiguos y prestigiosos, como «La Voz de Galicia», ponen en duda su financiación, que podría venir de los fondos procedentes de las licencias eólicas que concede el partido de Anxo Quintana, el que está sentado a popa del balandro.

Y claro, los gallegos que son más listos que los ratones y más largos que sus horizontes marinos, empiezan a preguntarse qué hacía el dirigente nacionalista y de izquierdas Anxo Quintana –gran aficionado también a los muebles caros, como Touriño–, a bordo del gran balandro blanco de Jacinto Rey, constructor beneficiado con una licencia eólica de catorce millones de euros y promotor de un periódico al servicio del nacionalismo izquierdista gallego. Que ya se sabe que los constructores no tienen ideología, como debe ser, y menos aún cuando los invitados a sus balandros son políticos generosos. Podría darse el caso de que la casualidad, una vez más, fuera la protagonista de esta breve historia, y que don Jacinto embarcó a Anxo Quintana cuando a punto de naufragar, éste, en su pequeño bote, pescaba calamares. Que puede ser, que no digo que no.

'Mazing of' de Lazkao
ARCADI ESPADA El Mundo 27 Febrero 2009

UNA DE ESAS tardes de satisfacción y raro acuerdo con el mundo.He estado repasando varias veces el vídeo del hombre de Lazkao.Con aprensión creciente. Cuando lo vi por primera vez me pareció tan veraz, de una indignación tan pura, me resultó la bárbara acción de ese hombre hasta tal punto hija de la desesperación y la injusticia, y tan sincero su agotamiento, y tan humano y frágil su inmediato arrepentimiento ante la figura cenital del padre, que las malas noticias que iba rumiando sobre las circunstancias de la grabación televisiva amenazaban con mi dimisión en todos los frentes. Porque, en efecto, la pregunta más inteligente sobre los mazazos de Lazkao era menos moral que técnica: ¿de qué modo coincidieron esa ira, aparentemente espontánea, y las cámaras de televisión?

La grabación, en efecto, no sólo era oportuna, sino de una gran calidad. No la había filmado la cámara oculta de un banco sino un hombre. ¿Y qué hacía ese hombre ahí? La posibilidad de que alguien lo hubiese llamado era letal. En ese caso Emilio Gutiérrez, aun con todo su valor, no habría sido nada más que un nuevo ente dispuesto a ser filmado. Los hay a miles. Entre los últimos y más memorables, el periodista iraquí que lanzó su zapato contra el presidente Bush, tan aplaudido por los mismos que hoy deploran la rotura de cristales y otros bienes muebles en la taberna.Pero si nadie, ni Emilio Gutiérrez ni otro que él conociera, había avisado a las cámaras; si fuera cierto lo que parecía en la tantas veces falsaria televisión: que cogió la maza y se fue allí en el seco ejercicio de una venganza privada, sin más protección ni énfasis, Emilio Gutiérrez debía ser declarado el primer antihéroe mediático de nuestro tiempo.

Todo el puñetero día mordiéndome las uñas. Hasta que localizo a Gorka González, de la empresa Atlas.

- Habíamos ido a la concentración de la plaza del Ayuntamiento de Lazkao en repulsa por el ataque a la sede socialista. Estaban Patxi López y otros políticos. Había bastantes medios. Cuando acabó el acto, López anunció que se iba a la sede, y los compañeros de las televisiones lo siguieron. Nosotros teníamos dos equipos, uno se fue con ellos y nosotros nos fuimos en dirección contraria.Mientras íbamos andando a buscar el coche, a unos 40 metros de la plaza, oímos un ruido de cristales rotos. Nos volvimos. Allí estaba el hombre. Y el cámara empezó a grabar.

López dijo que se iba a la sede. Emilio y Gorka tomaron la dirección contraria. Se encontraron. Ah, la verdad. ¡Existe y es sabido que me pone!

Sentencia sobre un libro

Luis del Pino Libertad Digital 27 Febrero 2009

Elisa Beni, mujer del juez Gómez Bermúdez y autora del libro "La soledad del juzgador", dedicado al juicio del 11-M, ha sido condenada por mentir en ese libro acerca de uno de los abogados de las defensas, José Luis Abascal. La juez que ha emitido la sentencia condena a la autora a pagar 3.000 euros al abogado Abascal, a reescribir dos capítulos de su libro y a publicar la sentencia en tres periódicos de tirada nacional.

La autora del libro atribuía a Abascal haber cometido una trampa en el juicio, para tratar de introducir a ETA en la historia del 11-M. Esa trampa habría consistido, según la autora, en tratar de que se exhibiera en la sala una fotografía de uno de los temporizadores utilizados por ETA, para relacionarlo con otro temporizador incautado a uno de los procesados.

El problema es que quienes hicieron que se exhibiera en la sala del juicio la fotografía de ese temporizador fueron la fiscal y uno de los abogados de las acusaciones, no Abascal. Por tanto, lo que la mujer del juez Gómez Bermúdez estaba haciendo en su libro era llamar a alguien tramposo achacándole algo que era mentira. No resulta extraño, por tanto, que la hayan condenado.

La verdad es que todo el episodio del libro sobre el juez Gómez Bermúdez y el juicio del 11-M es demencial. No sé quién aconsejaría a la autora la redacción y publicación de semejante obra. Supongo (y no es más que una deducción) que algún lumbreras pensó, dentro de algún despacho, que un libro así tendría una acogida fantástica entre la opinión pública y que contribuiría a grabar a fuego en el imaginario colectivo la "Versión Oficial 2.0" salida del juicio de la Casa de Campo.

Si eso es así, es decir, si la idea del libro no se debió a una simple iniciativa individual de su autora, la verdad es que la jugada no podría haber salido peor. Porque, lejos de contribuir a asentar una versión oficial entre la opinión pública, lo que el libro hizo fue desacreditar, con carácter inmediato, la sentencia-pacto que Gómez Bermúdez acababa de parir. Y, como resultado, se terminó de difundir entre la opinión pública la idea de que el atentado de Madrid está cualquier cosa menos claro.

Creo que, si hubiéramos intentado imaginar una forma de convencer a la opinión pública de que el juicio del 11-M había sido una auténtica tomadura de pelo, nunca se nos podría haber ocurrido una forma más efectiva que el libro de Elisa Beni. Así que, aunque sólo sea por ese aspecto, hay que agradecer a la autora el esfuerzo realizado.

Por lo demás, tampoco creo que se deba hacer sangre con el tema. Elisa Beni cometió el error de incluir en su libro imputaciones falsas, que menoscababan el prestigio profesional de uno de los abogados que más hizo en el juicio por poner de relieve las contradicciones de la mentira oficial del 11-M. Y ahora le toca pagar por ese error. Pero errores los cometemos todos los seres humanos y creo sinceramente que, con errores puntuales o sin ellos, la mujer del juez Gómez-Bermúdez es una excelente periodista. Y me llama mucho la atención cómo la han dejado tirada probablemente los mismos que la convencieron para que se lanzara a la piscina.

Para mí, mucho más escandaloso que el libro de Elisa Beni me resulta el comportamiento del propio juez Gómez Bermúdez. Porque no se puede, como él hizo, dar a las víctimas del 11-M falsas esperanzas de Justicia. No se puede, como él hizo, dejar entrever que los que cometieron perjurio pagarían por las mentiras proferidas en el juicio del 11-M, para luego lavarse las manos en la sentencia. No se puede, como él está haciendo, obstaculizar el acceso de las víctimas a documentación contenida en el propio sumario. No se puede, como él está haciendo, incumplir los términos de su propia sentencia, que establecía claramente que se proporcionarían a las partes todas las deducciones de testimonio que necesitaran para ejercer acciones legales.

Lo del libro de Elisa Beni es un error, que queda subsanado con la sentencia que acabamos de conocer. Lo de defraudar de forma continuada a las víctimas del 11-M es algo mucho peor que un error.

Sin embargo, hasta el juez Gómez Bermúdez tiene en su mano la posibilidad de enmendar sus errores. Creo que bastaría con que se detuviera por un instante a escuchar a su conciencia. Estoy seguro de que le dictaría lo correcto.

A Moa y Molina
Sobre la Restauración y sus finales
Jorge Vilches Libertad Digital 27 Febrero 2009

En las páginas de Libertad Digital hemos leído recientemente dos artículos muy interesantes y coincidentes, escritos por Pablo Molina y Pío Moa. Molina titulaba su trabajo Otra Restauración que se acaba, y Moa al suyo lo llamaba ¿Se acabó la Segunda Restauración? El planteamiento común es que ésta, la "Segunda Restauración", ha muerto y que lo que se avecina es peor. Aún compartiendo algunos puntos de su análisis, creo que otros necesitan ser matizados.

La Historia no es una ciencia matemática. No hay leyes que permitan predecir los acontecimientos por la sencilla razón de que nunca se repiten, ni siquiera como parodia. El pasado puede servir de argumento para un político, un partido o un Gobierno, como ocurre con la referencia persistente a la II República y a la memoria histórica, pero no permite vislumbrar el escenario futuro. Ayuda a prever escenarios posibles. Los hombres, la cultura política, las ideas, los planteamientos, el desarrollo tecnológico, el orden internacional, el juego institucional y constitucional, la economía, el peso de la Iglesia, del Ejército o de los sindicatos, la composición social; en fin, prácticamente todo es distinto. Podemos sacar parecidos razonables, pero nada más.

La denominación de "Segunda Restauración" tiene su dificultad, ya que, como dijo Cánovas, su propósito era continuar la historia de España, que no se refería a los Borbones, sino al régimen típico del país: una Monarquía de soberanía compartida, equilibrada entre las Cortes y el Rey. El régimen de la Constitución de 1978, que no la Monarquía en la persona de D. Juan Carlos, es mucho más de lo que pensó y hubiera aceptado Franco. Es más, poco tiene que ver con la Restauración de Alfonso XII, o con la Segunda República, a la que algunos señalan como precedente de nuestro sistema.

La Transición, qué duda cabe, fue un periodo en el que se cometieron graves errores, pero hay que reconocer que la mayoría de los actos que entonces se llevaron a cabo fueron aciertos; sino ¿para qué defender la Constitución de 1978? Ya no estamos en los tiempos en los que se mitifican los líderes ni las épocas, y justo es decir que la concepción autonómica de la política ha generado tantas dificultades como ha resuelto. Pero el problema no es la descentralización, sino los nacionalismos etnolingüísticos, excluyentes y anacrónicos que sufrimos en España desde finales de siglo XIX.

Quizá coincida con Pablo Molina y Pío Moa en que el Estado de las Autonomías alimenta esos nacionalismos, y que les lleva de forma automática a su fin natural, la independencia. Sin embargo, esto no supone mecánicamente el fin de la "Segunda Restauración", o de lo que es la Monarquía parlamentaria y constitucional. Los escenarios posibles que se presentan, así, a vuela pluma, son varios.

Uno de ellos es una reforma constitucional que coincidiera con el planteamiento confederal y asimétrico de los nacionalistas, en un marco heterogéneo cuyo nexo de unión fuera la Monarquía. El trauma que esto pudiera generar es relativo pues es el camino por el que vamos. Hay escenarios más difíciles, por ejemplo, la segregación de una región o varias. Esto violentaría la ley, tal y como hoy la conocemos, y generaría un problema mayor que tendría que resolverse por la fuerza. Un tercer escenario, este sí de ruptura, de fin de la "Segunda Restauración", tendría que pasar por la extinción de la Monarquía y la proclamación de una unión voluntaria de repúblicas basadas en las "naciones históricas".

Todo esto, sin acritud alguna e incluyéndome, me recuerda a Isaac Asimov, que utilizó en su famosa saga del Ciclo de Trántor la figura del psicohistoriador, unos personajes capaces de predecir el futuro aplicando fórmulas matemáticas. Sí, fascinante, pero de momento es ciencia ficción.

Islam
De Islamabad a Bradford
Mark Steyn Libertad Digital 27 Febrero 2009

"Es difícil entender este acuerdo", reconocía Richard Holbrooke, el enviado especial de Obama. Y si el enviado especial de la Administración presuntamente más sagaz que se recuerda no puede comprenderlo, ¿cómo podremos hacerlo nosotros, simples mortales?

Aun así, lo vamos a intentar. En el Valle de Swat, donde un joven Winston Churchill estuvo destacado con la Makaland Field Force combatiendo contra insurgentes musulmanes, sus sucesores han llegado a la conclusión de que tanto esfuerzo no merece la pena. A cambio de un alto el fuego temporal, el Gobierno paquistaní accedía a dejar que la franquicia local de los talibanes impusiera su particular versión de la sharia al conjunto de la región de Makaland. Si "región" les suena un poco impreciso, les diré que Makaland tiene alrededor de cinco millones de habitantes que han pasado a vivir bajo una teocracia criminal. Aun así, las concentraciones a favor de la paz han proliferado por todo el Valle de Swat y en estas concentraciones las distancias lo son todo; según rezaba un titular, "Un periodista ha sido asesinado mientras cubría una concentración pacifista".

Pero no se preocupe de que las armas nucleares paquistaníes puedan caer en manos de "extremistas", al fin y al cabo el Valle de Swat se encuentra a un montón de kilómetros de la capital Islamabad. Y, desde luego, Islamabad está bajo el control del moderado Ali Zardari. Algunos días antes del acuerdo del Swat, Zardari celebraba el inicio de la era Obama liberando de su arresto domiciliario a A. Q. Khan, el famoso científico y factótum de todas las actividades nucleares del Islam y por cuya generosidad Corea del Norte e Irán le están especialmente agradecidos.

Desde Islamabad, pasemos a Londres. En realidad, ambos puntos están más cerca de lo que cree. Las rutas comerciales Pakistán y Reino Unido se encuentran entre las más concurridas del mundo. ¿Puede usted tomar un vuelo directo desde su aeropuerto local a, por ejemplo, Bradford? ¿Adónde?

Bradford, en Yorkshire. Hay cuatro vuelos semanales entre Islamabad y Bradford, una ciudad donde el 75% de los paquistaníes británicos están casados con sus primas cercanas. Pero no se preocupe; en el país en su conjunto, sólo el 57% de los paquistaníes están casados con sus primas cercanas.

Entre la creciente población paquistaní de Yorkshire, se encuentra un tipo llamado Lord Ahmed, miembro musulmán del Parlamento. El otro día saltaba a las portadas de los periódicos por amenazar (en palabras de la columnista Melanie Phillips) con "convocar un ejército de 10.000 musulmanes para sitiar la Cámara de los Lores" en caso de que ésta siguiera adelante con la celebración de un acto en el que el parlamentario holandés Geert Wilders habría retransmitido su polémica película Fitna. La ministra del Interior inglesa, Jacqui Smith, reacción declarando a Wilders persona non grata y deportándolo nada más pisar Heathrow.

La ministra del Interior es famosa por sus originales cambios de terminología: el año pasado anunciaba que el terrorismo musulmán pasaría a denominarse "actividades anti islámicas". En serio. La razón es que los terroristas musulmanes no prestan un gran servicio a la reputación del Islam y ello lo convierte en una "actividad anti islámica", del mismo modo que Perl Harbor fue una actividad "anti japonesa".

Sea como fuere, el cortometraje de Geert Wilders era básicamente una compilación de grabaciones procedentes de diversas atrocidades de terroristas musulmanes (perdón, quería decir "actividades anti islámicas"), acompañados de versos del Corán relacionados con la acción. Jaqui Smith prohibió la entrada del cineasta por motivos "de orden público", es decir, por el miedo del Gobierno a que Lord Ahmed estuviera hablando en serio con lo de la multitud de 10.000 fieles sitiando el Palacio de Westminster. Es posible que si ha visto la película de Wilders usted tenga la impresión de que muchos musulmanes son tipos irracionales y violentos de los que es mejor alejarse. Pero, si no es así, Jacqui Smith contribuyó a trasladarnos ese mensaje. Y es que no podemos dejar entrar a gente que dice que los musulmanes son violentos porque éstos se volverán locos y nos dejarán el país hecho un Cristo.

Así pues, frente al chantaje, el Gobierno británico se bajó los pantalones. También lo hizo el de Pakistán con el Swat. Pero, siendo justos con Islamabad, ellos esperaron a que los actos terroristas les golpearan antes de arrojar la toalla. En Londres ya no hay que llegar tan lejos. Basta con insinuar que tus colegas más quisquillosos ya no podrán contenerse. "Oh, pequeña democracia occidental del G7 que has llegado hasta aquí. Qué pena que te pasara algo". Este mes se cumplen 20 años de que el Gobierno conservador de Margaret Thatcher defendiera el derecho del escritor de izquierdas, Salman Rushdie, a publicar un libro contra el terrorismo musulmán y a no ser asesinado a raíz de las amenazas de Jomeini. Dos décadas más tarde, un Gobierno supuestamente progresista se rinde ante un tumulto que todavía no ha pisado la calle.

En su primera entrevista como presidente, Obama decía a los espectadores de al-Arabiya que deseaba restaurar "el mismo respeto que América tenía hacia el mundo musulmán hace apenas 20 ó 30 años". No estoy muy seguro de por dónde cae la edad dorada a la que se refiere: ¿La masacre de Beirut? ¿Los rehenes de la embajada? Pero lo cierto es que es difícil comparar el presente con el pasado. Las cosas cambian y suelen hacerlo de manera radical. Incluso en 30 años. Entre 1970 y el 2000, los países desarrollados pasaron de suponer el 30% de la población mundial a sólo el 20%; mientras que el mundo musulmán pasó del 15% al 20%. Y en el año 2030 ni siquiera podremos realizar este análisis, porque la mitad de ese "mundo desarrollado" será musulmán: en Bradford (pero también en Londres, Ámsterdam, Bruselas y en casi todas las demás ciudades occidentales) el principal crecimiento demográfico proviene del Islam. Hace 30 años, durante la edad dorada de Obama, un director británico de documentales quedó tan horrorizado por el "asesinato de honor" de una adolescente de la Casa de Saúd por parte de su padre, hermano del Rey, y por lo que rodó la famosa película Muerte de una princesa. Los enfurecidos saudíes amenazaron con un boicot comercial a Gran Bretaña. Hoy tenemos asesinatos de honor no sólo en Arabia Saudí y Pakistán, sino en Alemania, Escandinavia, Gran Bretaña, Toronto, Dallas y Búfalo. Y apenas nos generan ninguna sorpresa.

Junto al crecimiento demográfico ha llegado la radicalización; no es sólo que haya más musulmanes, sino que, además, el Islam moderado está capa caída (en Singapur, los Balcanes e Inglaterra), mientras que el radical o wahabizado va viento en popa. Así que ya ve, vamos por grados de acomodo: rendición en Islamabad, apaciguamiento en Londres y aceptación del crimen en Toronto y Búfalo.

Mientras tanto, Obama ha retirado el busto de Winston Churchill del Despacho Oval y lo ha devuelto a los británicos. Teniendo en cuenta lo que dijo del Islam Sir Winston en su libro sobre la campaña sudanesa, casi seguro que el busto será retenido en Heathrow y deportado por suponer una amenazada para el orden público.
© Mark Steyn

Rajoy pide el voto para a quienes «les gusta oír hablar» de España, del castellano y la derrota de ETA
Bilbao - Ep La Razón 27 Febrero 2009

El presidente del PP, Mariano Rajoy, pidió hoy en Bilbao, en el último día de campaña electoral en Euskadi, el voto para el candidato de los populares vascos a lehendakari, Antonio Basagoiti, a "los que les gusta oír hablar de España, del País Vasco, de la Constitución, del Estatuto, de la derrota de ETA y no de la negociación con ETA, de la libertad de los padres para elegir la educación que quieran para sus hijos y el idioma en que quieran estudiar, y para afrontar la crisis económica".

Durante su participación junto a Basagoiti en una globada desarrollada en la Plaza Bizkaia de la capital vizcaína, Rajoy afirmó que "en una situación como ésta", en referencia a la crisis económica, "lo que menos se necesita es inestabilidad, problemas o distraer la atención con asuntos que no le importan ni le interesan a nadie".

En este sentido, apostó por "decir la verdad a la gente" y una labor de Gobierno que se base en "la seguridad, en la bajada de impuestos, en la apuesta por los pequeñas y medianas empresas y los autónomos", además de "decirle a las entidades financieras que tienen que conceder créditos a esas pymes para puedan seguir generando riqueza, bienestar y puestos de trabajo" y realizar "reformas" económicas. "Esa es la apuesta del PP, libertad y afrontar la crisis económica", añadió.

Asimismo, destacó "la extraordinaria campaña" que ha realizado el candidato del PP vasco a lehendakari, Antonio Basagoiti, porque "ha hablado con claridad", y pidió el voto para los populares el próximo domingo a aquellas personas a las que "les gusta oír hablar" de España, de la derrota de ETA, de la defensa del castellano y de la salida de la crisis".

UN CANDIDATO FIRME Y CLARO
Además, aseguró que el candidato popular a lehendakari realizó un "extraordinario debate el miércoles --en ETB-- donde habló claridad, no nitidez y con rotundidad", demostrando "lo que ofrece el PP: firmeza, claridad en lo que dice y compromiso de futuro".

"Le pedimos el voto a todos los que nos han votado en otras ocasiones, a los que les gusta oír hablar de España, del País Vasco, de la Constitución, del Estatuto, de la derrota de ETA y no de la negociación con ETA, de la libertad de los padres para elegir la educación que quieran para sus hijos y el idioma en que quieran estudiar, y para todas aquellas personas que quieren que haya gobiernos que afronten la crisis económica", remarcó.

Según defendió, su partido es "seguro y no va a entrar en enjuagues ni en cambalaches" porque quien vote al PP "sabe lo que va a ocurrir con su voto". Frente a esta afirmación, contrapuso la postura del PSE en la Diputación de Alava que, según criticó, permitió que PNV se hiciera con el Gobierno foral "siendo la tercera fuerza".

El presidente del PP señaló que acudió en nombre de los más de 700.000 militantes de su partido en el Estado para "dar su apoyo y respaldo" a Basagoiti y el resto de candidatos.

FUNDACIÓN UNIDAD+DIVERSIDAD
Denuncian que estudiar en castellano en la Comunidad Valenciana cuesta 600 euros al mes
Estudiar en castellano en algunas zonas de la Comunidad Valenciana cuesta 600 euros al mes. Esto es lo que asegura la Fundación Unidad + Diversidad que aseguran que sólo en los colegios privados existe la posibilidad recibir las enseñanzas en la lengua oficial del Estado.
Libertad Digital 27 Febrero 2009

La Fundación Unidad + Diversidad ha denunciado que sólo los colegios privados garantizan la enseñanza en castellano como lengua vehicular en los colegios de la Comunidad Valenciana. "Estudiar en castellano en esta comunidad cuesta 600 euros mensuales", sentencian.

Esta plataforma lleva los últimos meses subrayando la imposibilidad de los padres de elegir la lengua de escolarización de sus hijos en la Comunidad Valenciana. Tras haber analizado colegios concertados, públicos y privados, la Fundación Unidad+Diversidad, llegó a la conclusión que sólo los colegios privados utilizan el castellano como lengua vehicular en las zonas que el artículo 35 de la Ley de uso del valenciano, denomina valenciano-parlantes.

Los colegios privados de la Comunidad valenciana, cuestan una media de 600 euros mensuales, según esta plataforma. Además, no están incluidos servicios como transporte escolar, uniformes, cuota de APA, actividades extraescolares, por lo que la cuota a pagar asciende considerablemente.

De esta manera, creen que se discrimina a las familias con menores recursos económicos que viven en las zonas denominadas valenciano parlantes, pues en la actualidad, en estos lugares a más del 80% de la población valenciana sólo se le permite el modelo de “Enseñanza en valenciano” (PEV) o “Incorporación progresiva del valenciano”, (PIP) en la escuela pública o concertada. Solamente a un 20% de la población del interior de la CAV se le permite escoger la enseñanza en castellano.

"Solicitamos al Partido Popular la inmediata rectificación permitiendo que los padres elijan el idioma vehicular de la enseñanza a sus hijos, independientemente de la capacidad económica de las familias", exigen.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Diáspora Democrática
En Euskadi no estamos todos: Comisiones de la Diáspora Democrática Vasca
Foro de Ermua 27 Febrero 2009

Durante la etapa democrática, tras la muerte de Franco, miles de vascos han abandonado su tierra por la presión del terrorismo, ejercido por ETA, y del nacionalismo impuesto con la utilización desleal de todos los resortes del poder autonómico. Al exilio provocado por la Dictadura le sucedió, así, esta nueva diáspora democrática de los vascos que no se identifican con el nacionalismo y que dura ya tres décadas.

A la ausencia de los asesinados por ETA (casi 900), de los heridos y mutilados (más de 3.000) que con sus familias han dejado Euskadi, se une el exilio de los vascos (más de 200.000) amenazados por ETA o asfixiados por la situación de falta de libertad e impunidad legal y moral que ha propiciado el nacionalismo en el poder. En una región de dos millones de habitantes estas cifras explican por sí solas cómo se ha pervertido el sistema democrático hasta crearse, gracias a sus fisuras legales, un “estado de excepción nacionalista”, un "régimen político” de terror difícil de ser superado en las urnas por su propia naturaleza alegal e intimidatoria. Por estos motivos, los ciudadanos que nos hemos visto forzados a abandonar Euskadi, por la presión directa o indirecta de ETA y el nacionalismo obligatorio, decidimos unirnos como “Comisiones de la Diáspora vasca democrática” para manifestar los siguientes puntos:

Manifiesto
1.- La presencia en la sociedad vasca de ETA y de sus cómplices políticos o financieros, penales o morales, la estigmatización política y social del no nacionalista que lo manifieste, la arbitrariedad que reina tanto en la administración como en los ámbitos profesionales y laborales que dependen de las instituciones gobernadas por los nacionalistas, así como el clientelismo, el nepotismo y todas las formas de corrupción apoyadas directa o indirectamente en el terrorismo, ha constituido para todos nosotros una amenaza más vaga o concreta que nos ha impulsado a abandonar nuestra tierra. A muchos se nos hace sencillamente insufrible la idea de que nosotros o nuestros hijos tengamos que vivir en un lugar en el que no hay libertad.

2.- Apelar en estas circunstancias a “la voluntad de los vascos” para la sustitución del Estatuto de Autonomía de Gernika por una carta de secesión, no es sólo ilegítimo, sino antidemocrático e inmoral. La voluntad de los vascos es también la voluntad de todos los que hemos sido empujados a marcharnos y constituimos la Euskadi peregrina. Sin libertad es imposible conocer cuál es la voluntad de los ciudadanos. Hoy se está manipulando y usurpando esa voluntad cuando se obvia el miedo que rezuma la sociedad vasca y se silencia –como hace Ibarretxe- la abierta oposición de la mayoría de la población que aún reside en nuestra tierra y la de los expulsados. Sólo con la desaparición definitiva de la violencia y el transcurso, sin terrorismo ni ningún tipo de amenazas, de un plazo de tiempo suficiente para que regresemos los exiliados que así lo deseemos, podrá hablarse con honestidad y verdad de “la voluntad de los vascos”.

3.- El Gobierno Vasco y los partidos nacionalistas se han preocupado hasta la obscenidad de los presos terroristas que no cumplen condena en el País Vasco, de las familias que tienen que desplazarse fuera de nuestra comunidad para visitarlos, de dar amparo a Batasuna y evitar toda medida orientada a derrotar a ETA, pero no han hecho nada para impedir que nosotros nos tuviéramos que marchar, ni para facilitar nuestro regreso, ni para permitirnos el ejercicio de nuestros derechos políticos en la Comunidad de la que nos han echado. Y no sólo no han hecho nada ante la dramática realidad de este exilio vasco, sino que lo han aprovechado para ocupar totalitariamente la sociedad vasca.

4.- Denunciamos la ilegitimidad que desde un punto de vista democrático supone el modo en el que se ha configurado el actual mapa político del País Vasco, donde no sólo toda la oposición tiene que ir hoy escoltada y no disfruta de las mismas condiciones para hacer valer su mensaje en la pugna política, sino donde no estamos porque el terror en sus formas más sutiles y más groseras nos ha eliminado. El censo electoral vasco ha sido gravemente alterado por procedimientos terroristas y coactivos, lo que afecta de raíz a todo el proceso político.

5.- Nos oponemos, mientras el terrorismo siga trampeando los resultados de las urnas y produciendo efectos distorsionantes sobre el censo electoral, a cualquier reforma del Estatuto de Gernika que no esté consensuada por todos los partidos democráticos.

6.- Reclamamos nuestro derecho, recogido en el artículo 19 de la Constitución, a "elegir libremente nuestra residencia y a circular por el territorio nacional" así como a que la decisión de volver al País Vasco o permanecer fuera de él sea libre, como corresponde a los ciudadanos de un país democrático.

7.- El problema del País Vasco no es de paz sino de libertad. Una ausencia de libertad que hace peligrar la vida de quien exprese ideas contrarias al proyecto nacionalista. Y tal problema no se queda sólo en el terrorismo sino que llega a la solapada discriminación ideológica y etnocultural en todos los ámbitos de la vida diaria, así como al "apartheid" expresamente lingüístico en el funcionariado docente condenado a engrosar el éxodo vasco de estos últimos años. Por ello exigimos también el cumplimiento del derecho, explicitado en el Artículo 6º del Estatuto de Gernika, a que "nadie podrá ser discriminado por razón de la lengua".

8.- Animamos a todos los ciudadanos vascos residentes fuera del País Vasco a unirse a nosotros en la defensa de nuestros derechos y en la lucha por la dignidad, la libertad y la democracia que se ve atropellada a diario en la tierra que tuvimos que dejar.

9.- Finalmente, queremos agradecer a todas las regiones de España la acogida solidaria que nos han brindado cuando dejamos nuestra tierra, haciéndonos partícipes del calor y la fuerza de unas costumbres y tradiciones que revelan la vigencia de esta cultura común y secular que nos fortalece a todos y que a todos nos aúna. Esa realidad cultural, histórica, lingüística, sociológica y política que ha hecho que ninguno de nosotros nos sintiéramos nunca inmigrantes, sino ciudadanos de pleno derecho, es España.

En Madrid, 26 de febrero de 2005

La papeleta del PP, el único voto útil en Galicia
Editorial El Mundo 27 Febrero 200

AUNQUE LA COINCIDENCIA con las muy cruciales elecciones del País Vasco ha situado la expectación sobre sus comicios en un segundo plano, lo cierto es que Galicia se juega mucho el próximo domingo.Hace cuatro años, el PP de Manuel Fraga perdió la mayoría absoluta con la que había gobernado ininterrumpidamente desde el año 89.En las elecciones de 2005 se produjo una extraordinaria movilización de la izquierda y se batió el récord de participación en unas autonómicas, con un 68,1%. La pérdida de la mayoría absoluta del PP -únicamente por un escaño- abrió paso a un Gobierno de coalición del PSOE con el BNG, inédito en la Xunta. A juzgar por las encuestas, no parece que la gestión del bipartito gallego haya entusiasmado a los ciudadanos. La mayoría quiere un cambio en San Caetano y la incógnita es si el candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo -muy diferente a Fraga en todo- será capaz de recuperar para este partido los 38 escaños de la mayoría absoluta, ya que cualquier otro resultado le impediría gobernar. Las expectativas de socialistas y nacionalistas, que comenzaron la campaña con la seguridad de una victoria, se han ido desinflando mientras el PP veía aumentar su intención de voto. Estamos, por tanto, ante unas elecciones abiertas cuyo resultado va a depender de la participación. El PSOE teme tanto verse perjudicado por una alta abstención, que Zapatero ha cambiado su agenda para cerrar hoy campaña junto al candidato a la reelección.

Emilio Pérez Touriño ha presidido un gobierno dividido. El BNG, liderado por el vicepresidente Anxo Quintana, ha condicionado a los socialistas obligándoles a asumir políticas incompatibles con el proyecto de la España constitucional. Por mucho que se hayan moderado, los independentistas han propiciado la imposición del gallego en la escuela y han incurrido en prácticas lindantes con el viejo caciquismo, cuando no en casos de corrupción. Ejemplos de ello han saltado en esta campaña, con el mitin que Quintana ofreció a un grupo de jubilados que creían ir de excursión a Portugal y con las fotos del candidato del BNG en el yate de un empresario beneficiado por la concesión de un parque eólico por parte de la Consejería de Industria. Además, apenas se ha avanzado en la construcción de infraestructuras -fundamentales para el desarrollo de Galicia- y la comunidad registra un paro por encima de la media nacional.

Así pues, creemos que el cambio de Gobierno es muy conveniente en Galicia y para ello el único camino pasa por votar al PP.Es cierto que Alberto Núñez Feijóo no ha hecho la mejor campaña posible y que tendría que implicarse más en la defensa de principios básicos como el de la enseñanza en español, pero representa la única posibilidad de voto útil para los electores de centro-derecha.El partido de Rosa Díez no es una opción en esta comunidad, puesto que tiene muy difícil conseguir algún escaño y esos votos testimoniales, a la postre, podrían ser fundamentales para la victoria del PP.Es evidente que este partido no llega al 1-M en su mejor momento, pero sería un grave error que sus potenciales electores se abstuvieran, por ejemplo, para castigar a Mariano Rajoy. El domingo no se juega en las urnas el liderazgo del PP nacional -tiempo y elecciones habrán para ello- sino el futuro de una comunidad que se merece un Gobierno autonómico eficaz e implicado en el proyecto de la España constitucional.

Elecciones
El laboratorio de Feijóo
Antonio Golmar Libertad Digital 27 Febrero 2009

Mucho ha llovido desde que en 1932 el juez norteamericano Louis D. Brandeis, uno de los favoritos del ala izquierdista del entorno de Roosevelet, hablaba de los estados federales como "laboratorios de democracia". La cita se suele asociar al liberalismo, aunque en realidad lo que Brandeis deseaba era una suerte de socialismo científico, de forma que "un solo estado pueda, si sus ciudadanos así lo deciden, servir como laboratorio y llevar a cabo nuevos experimentos sociales y económicos sin riesgo para el resto del país".

A pocos días de las elecciones vascas y gallegas, campos de ominosa experimentación que algunos pagaron con sus propias vidas, me pregunto si la deseable mayoría suficiente del PP, sólo o en compañía, será capaz de deshacer alguno de los entuertos cometidos durante cuatro años de Gobierno nacional y socialista.

La apuesta de Núñez Feijóo por el voto joven y urbano –desde 2003 al PP le nacen muchos menos votantes que al PSOE y se mueren muchos más– ha consistido en promesas que conllevan un aumento espectacular del gasto público. En unas breves cuñas radiofónicas e internéticas muy bien montadas, el atractivo candidato anuncia más dinero para la ley de dependencia, el empleo juvenil y la discriminación positiva a favor de las mujeres. Todo destila buen rollito y compromisos obamitas para mejorar la vida de la gente. En cambio, Rajoy, de gira por los pueblos, ha subrayado la austeridad y la prudencia como los rasgos de un futuro Gobierno del PP en la Xunta.

No quiero ni imaginar que Núñez Feijóo esté dispuesto a aflojar la cartera tanto como dice. Con un Estado que perpetúa la separación entre gasto y recaudación, entre quienes toman una decisión y los que la costean, las elecciones autonómicas se han convertido en bazares trucados en el que todos trafican con el dinero de nadie.

Por otra parte, la defensa que últimamente los populares han hecho del bilingüismo los enfrentará, caso de formar Gobierno, a un influyente lobby compuesto por sindicalistas, activistas políticos reconvertidos en educadores, pedagogos y asistentes sociales y académicos encantados de a llevarse a casa, donde siempre se habla castellano, unos jugosos sobresueldos a cuenta de la normalización. Un hueso duro de roer.

Además, el poder del PSOE y del BNG en los niveles local y provincial, donde acaparan casi todos los ayuntamientos de más de 25.000 habitantes y las diputaciones de Lugo y La Coruña, le pondrá difíciles las cosas a un posible Ejecutivo autonómico del PP a la hora de usar la Xunta para la recuperación de alcaldías en las locales de 2011. Me temo que no quede más remedio que competir con socialistas y bloqueros por ver quién da más, aunque sólo sea pan para hoy y hambre para mañana.

Gane quien gane el domingo en la tierra de mis antepasados paternos, su éxito a corto plazo correrá de la mano de costosas políticas públicas que, lejos de acercar el poder a los ciudadanos o defenderlos de las tendencias anti-democráticas del Gobierno central, los harán rehenes de una administración autonómica cada vez más vigorosa.
El experimento nacional-socialista gallego debe concluir cuanto antes. No hace falta mucho talento para que, si los votos lo permiten, el PP mejore la gestión de Touriño y Quintana. En algunos asuntos lo puede hacer mucho mejor, pero quizá en otros incluso peor. Chegou o momento... de fechar o laboratorio.

Geometría política
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo 27 Febrero 2009

Patxi López nunca gobernará en alianza política con el Partido Popular. Por lo menos, en lo que al ejercicio efectivo del gobierno se refiere. La Guerra Civil todavía sigue votando. La distancia entre los electorados socialista y popular es demasiado grande, demasiado profunda la aversión entre izquierdas y derechas todavía. Eso puede ocurrir en algún ayuntamiento que no salga en la prensa. Nada que ver con el gobierno de una comunidad autonóma, con el Gobierno vasco. En cambio, sí pudiera suceder que los socialistas vascos aceptaran el voto del PP en una investidura en solitario de un lehendakari apellidado López para Euskadi. El socialista tendría que haber sido el candidato más votado en las urnas. Del mismo modo, tendría que pactarse un acuerdo de legislatura, que no de gobierno, entre socialistas y populares para hacer gestionable la Lehendakaritza, con muy pocas condiciones de partida. El envite del cuatripartito en la oposición sería irresistible para un socialista en minoría sin más apoyos que su propio grupo parlamentario.

Por otra parte, la visión socialista de Euskadi es muy distinta al proyecto de los populares. Aunque constitucionalista, el socialismo es más proclive a desarrollar el denominado 'hecho diferencial'. Por eso puede arañar unos votos del semillero identitario vasco. La aproximación del PP en un gobierno de Euskadi sería distinta. Estaría más dirigida a contener al nacionalismo, a ralentizar cuando no erosionar cesiones que considera que se han sobredimensionado en el traspaso de competencias a las autonomías. Por ejemplo, la educación. Tal vez está en lo cierto. Imagínense a un consejero de Educación del PP en Euskadi. O a Javier Balza siendo sustituido por un popular designado por Patxi López. Si ustedes no son capaces de imaginárselo, es que no va a suceder. El enfoque socialista de las regiones históricas es distinto del popular. En cada territorio, los socialistas han demostrado tener parte de su sensibilidad orientada al nacionalismo. Lo están en Cataluña y menos, aunque también, en Galicia.

La opción del cuatripartito ya la conocemos. Otros cuatro años de hipernacionalismo vasco. Con Ibarretxe de nuevo en Ajuria Enea, no hace falta tener poderes adivinatorios para anticipar que el plan soberanista será el centro de la acción de gobierno. Ya sabiéndose amortizado en una bastante probable última legislatura, Ibarretxe apostaría decididamente por su proyecto. Además, barajaría la muy humana pero equivocada idea de que si se escora suficientemente hacia el independentismo, el escenario de ruptura con España sería tan visible que ETA depondría su violencia. Es humana esa visión pero errónea. ETA no acabará bajo un gobierno nacionalista. Los etarras consideran desde su nacimiento al PNV como una versión débil y corrupta de sí mismos. Si además al Gobierno vasco se le suma Aralar, en la mentalidad etarra la versión traidora de la izquierda abertzale, el escenario es poco propicio para la disensión. Este esquema hipotético no sería responsabilidad por supuesto de nadie más que del terrorismo etarra... pero sería.

lternativamente, uno de los escenarios más cómodos es una alianza socialista-jeltzale en el Gobierno vasco. Todas las encuestas la propician, la historia la bendice y el electorado lo consideraría plausible. Ambos ya han sido socios de gobierno. El socialismo aportaría moderación al ala soberanista del PNV, mientras el PNV otorgaría 'realpolitik' a Patxi López. En esta ecuación, lo más complicado, pero también lo mejor funcionalmente, sería sentar al socialista en la Lehendakaritza. La alianza entre nacionalismo y socialismo tendría sentido si Ibarretxe no fuera el lehendakari. No es que sea mal tipo, es que en caso contrario no se apreciaría la diferencia. Con Ibarretxe, Patxi López sería un vicelehendakari enmarañado por el hábil aparato peneuvista, habría unos cuantos consejeros socialistas puenteados por un gobierno jeltzale paralelo y cambiaría todo para no cambiar nada. La pócima renovadora en una nueva alianza PSE-PNV vendría de un lehendakari socialista. Alrededor de un 25% del electorado vasco aún no ha decidido su voto. Tampoco sabemos si los populares han decidido el suyo.
Andrés Montero Gómez es director del Instituto de Psicología de la Violencia.

Rebelión en la galescola de Oia. Gallego sí, castellano también.

JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 27 Febrero 2009

Cerca de la mitad de los padres que tienen a sus hijos matriculados en la galescola de Oia se han rebelado en contra de que reciban una enseñanza exclusivamente en gallego. El colectivo demanda que las cuidadoras del centro también hablen a los pequeños en castellano porque afirman que es un derecho constitucional.

Los padres llegaron incluso a recurrir ante el Defensor del Pueblo, en Madrid, que admitió a trámite su denuncia, si bien paralizó su intervención a la espera de que el Tribunal Constitucional siente doctrina sobre la coexistencia de dos lenguas oficiales, lo que se producirá cuando resuelva un recurso contra la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Los padres afirman que la ley está de su parte porque en las aulas debe utilizarse la lengua materna predominante entre los alumnos «y la mayoría de los niños son castellano hablantes», manifiesta María Concepción Trapero, portavoz de los padres. Por eso sostienen que desde la Vicepresidencia de la Xunta «no se puede imponer el uso de un sólo idioma en las aulas».

Mientras tanto, el Consorcio Gallego de Servicios de Igualdad y Bienestar se ha dirigido al Defensor del Pueblo para comunicarle que «la lengua propia de Galicia es el gallego» y que es necesario garantizar su aprendizaje. Afirman además que en el área de la Galescola de Oia, los niños y las niñas tienen el gallego como primera lengua en sus casas.

Por lo tanto, consideran que la actuación del profesorado se ajusta a la legislación en el uso de la lengua gallega como instrumento de comunicación.

Autor: Alejandro Martínez
La Voz de Galicia, 25/2/2009

en las elecciones autonómicas gallegas de 2009
La cuestión económica, educativa y social de Galicia (y IV)
JOSÉ BARROS GUEDE La Opinión 27 Febrero 2009

La cuestión económica, educativa y social de Galicia es muy importante para los ciudadanos votantes gallegos y para solucionar la cuestión territorial. El líder político que, electoralmente ofrezca más confianza, sea más digno de crédito en su discurso y resuelva en su proyecto político la economía, la educación, la cultura, el bienestar social y el paro obrero de los gallegos ganará las próximas elecciones autonómicas gallegas y será el presidente de su comunidad autónoma, porque su economía es débil, aunque potencialmente es rica, su educación y su cultura es deficiente y conflictiva y su estado social y laboral es problemático.

Galicia tiene unos recursos personales buenos como son sus nativos habitantes trabajadores y sufridos, y unos recursos naturales ricos como es su fértil tierra con sus bellos valles, montañas, bosques, muchos ríos y clima lluvioso, como es su grande y extensa costa marítima con su abundante pesca, con sus muchos y buenos puertos y con sus hermosas playas; sin embargo, estos recursos que no están adecuadamente explotados por una serie de causas inherentes a su historia política caciquil, a sus costumbres educativas y culturales rurales, a la idiosincrasia individual y desconfiada gallega, a gestión partidista de nuestros políticos, a la interesada de nuestros empresarios y a la ausencia empresarial de ideas, capital y tecnología.

La economía de Galicia es débil porque la agricultura y la ganadería, que fueron antiguamente sus recursos principales económicos están, hoy día, medio abandonados. La industria, el comercio, la banca y es poca pequeña, y la investigación científica y la innovación tecnológica de nuestras universidades escasa.

La administración y gestión pública es complicada, duplicada, lenta, cara y politizada. La economía de la comunidad autónoma de Galicia, pues, si la comparamos con la economía media del Estado español y de la Unión Europea es bastante inferior y deficiente.

Galicia necesita cultivar la agricultura de sus campos, revitalizar la ganadera de sus establos y cuidar y mejorar la madera de sus bosques. Es un espectáculo triste y decadente contemplar el campo rural de nuestras tierras sin roturar, sin cultivar y sin ganados, y ver la soledad de nuestras aldeas y pueblos con unas casas, viviendas preciosas y modernas, pero sin gentes, a penas con unas cuantas personas mayores sin actividad alguna viviendo de una pequeña pensión. Me viene a mi memoria el espectáculo lamentable de bosque y de soledad que ofrece el campo de la provincia de Ourense, sin roturar, ni cultivar, sin apenas ganadería y personas jóvenes, pero con casas, viviendas magníficas.

Galicia necesita mejorar su industria pesquera, textil, automovilística, sus centrales hidroeléctricas, térmicas y eólicas, investigar e invertir más en energías renovables de viento, de mareas, de sol y de biomasa forestal, de las cuales está bien dotada esta comunidad autónoma, controlar mejor la financiación de los bancos y cajas de ahorros que operan en esta comunidad a fin de que sus créditos lleguen a las empresas y a particulares necesitados y responsables, y simplificar la administración pública de la Xunta, de las Diputaciones y de los Ayuntamientos en la gestión de ingresos y gastos de personal, obras y mantenimiento.

La cuestión educativa y cultural de Galicia es deficiente y conflictiva. Un alto porcentaje de alumnos dejan sus estudios escolares, la educación profesional está infravalorada y a apenas existe, las enseñanzas de ciertas asignaturas solamente en gallego es motivo de conflicto entre los ciudadanos residentes gallegos siendo una comunidad autónoma bilingüe, las universidades publican poco e investigan menos, y la cultura de ciertos programas de televisión gallega, que están en la mente de todos, son puramente contracultura y vergonzantes.

Galicia necesita mejorar la educación y cultura de sus ciudadanos por medio de sus familias, escuelas y colegios enseñando sus profesores no solo conocimientos, sino también hábitos buenos volitivos de ser, querer, amar y trabajar y sentimientos nobles y gratos de respeto y gratitud a los demás. Necesita evitar la conflictividad escolar por la enseñanza exclusiva de ciertas asignaturas en gallego, porque, si bien la Xunta debe proteger el gallego, el alumno debe ser libre en la elección de sus enseñanzas en gallego o castellano.

Galicia necesita mejorar las publicaciones, la investigación y la innovación de sus universidades, y eliminar ciertos programas televisivos gallegos que son vergonzantes y pura contracultura, contra los cuales Rosalía de Castro hizo poemas y nuestros mejores escritores y políticos gallegos, Vicente Risco, Otero Pedrayo y Castelao, escribieron. La cultura gallega hay que dignificarla, porque como decía la misma Rosalía: "Galicia non é o cortello de España".

El estado social de Galicia es problemático. Las listas de espera sanitarias de operaciones médicas son de muchos días, las pensiones y el salario mínimo son los más bajos de España, nacen pocos niños, existe un alto porcentaje de personas mayores enfermas y solas que necesitan atención y cuidado, cuyos familiares más próximos, en muchos casos, no cuidan y ni atienden; y el 12% o 14% de paro obrero que va en aumento.

Galicia necesita dar acortar y mejorar las listas médicas de espera de las operaciones, mejorar las pensiones y salarios, aumentar los nacimientos de niños, cuidar sus personas mayores, enfermas y solas, y dar trabajo a tanto obrero parado.

El líder que en su discurso y en su proyecto político sepa dar respuesta a las necesidades e intereses económicos, educativos, culturales y sociales expresados y sepan infundir confianza al electorado gallego siendo digno de crédito, ganará las elecciones autonómicas de Galicia y será elegido presidente de dicha comunidad autónoma.

ELECCIONES VASCAS
EUSKADI 2013 UNA MIRADA AL FUTURO
Informe desde Finlandia
VICENTE CARRIÓN ARREGUI El Correo 27 Febrero 2009

Todavía atónitos por la manera en que una minúscula comunidad, la vasca, ha arrebatado a Finlandia el primer lugar en los resultado del informe PISA 2012, un equipo de reporteros finlandeses ha recorrido el País Vasco en vísperas de las elecciones de 2013 para intentar explicarse las claves del ya denominado 'milagro educativo vasco'. Resumimos sus principales conclusiones:

1. En un inglés pésimo las autoridades del Gobierno surgido en 2009 afirman que todo empezó cuando decidieron dejar de obligar al 100% de la población escolar a estudiar en el idioma que sólo utiliza cotidianamente el 18,6 % de los ciudadanos. Con ello, el tiempo de las tutorías, orientado básicamente a reñir a los alumnos por utilizar el castellano en los recreos, y el de la atención a padres, concebido para que éstos intentaran ayudar a realizar las tareas escolares en un idioma desconocido, se ha podido dedicar a estimular a unos y otros para interesarse más por aprender que por aprobar.

2. Asimismo, la energía desplegada por gobiernos anteriores en relación a la formación patriótica (Día del Euskera, Carrera del Perfil, Jornadas Ancestrales y demás) se ha orientado hacia la identidad personal más que colectiva: relaciones afectivo-sexuales, educación para la convivencia, habilidades para la resolución de conflictos, etc., promoviendo una atención personalizada que fomenta los vínculos entre familias y profesores.

3. Ello ha generado toda una revolución familiar al descubrirse que, en muchos casos, bajo la obsesión por la liberación nacional se ocultaban dramáticas patologías de incomunicación, machismo, acoso y demás que han sido abordados por los departamentos de Orientación provocando arrebatos de entusiasmo a favor de la escuela pública.

4. Tal es el caso, que multitud de centros concertados que llevaban años ampliando instalaciones han visto reducir dramáticamente sus matriculaciones, por lo que han decidido subarrendarlas a la red pública, desbordada por la avalancha de solicitudes.

5. El único tramo en el que están disminuyendo las matriculaciones es en el llamado 0-3 años, dado que los nuevos padres empiezan a disfrutar de la crianza doméstica gracias a las generosas medidas del nuevo Gobierno vasco a favor de la conciliación familiar.

6. Curiosamente, las aulas sobrantes de preescolar están ocupándose con programas de formación de padres y madres para fomentar las buenas prácticas familiares, clave determinante del éxito de esta minúscula comunidad en el informe PISA, a decir de los expertos.

7. Así, la colaboración de padres y profesores está permitiendo transformar los tanatorios, perdón, las bibliotecas escolares y los salones de actos en auténticos mercadillos del saber en donde a los formatos clásicos y virtuales se suma una feroz pasión por desarrollar experiencias musicales, artísticas y lúdicas.

8. De todas estas sorprendentes transformaciones da fe el último comunicado de la mesa sindical en donde los tradicionales sindicatos de la enseñanza anunciaron su disolución para fundarse en un solo organismo, dado el grado de sintonía alcanzado en la última legislatura.

9. Más allá de las polémicas lingüísticas en torno al euskera y de las deficiencias detectadas en el uso del inglés, los redactores de este informe han quedado literalmente conmovidos por la excelencia del lenguaje gastronómico utilizado en buena parte de las entrevistas. El día en que Euskadi sea más conocida por la calidad de sus 'pintxos' que por el terrorismo, su nivel educativo será posiblemente inigualable.
Helsinki, febrero 2013

La ley del mazazo
José Antonio Vera La Razón 27 Febrero 2009

El ataque de Emilio Gutiérrez a una herriko taberna en Lazcano es todo un síntoma de la situación que vive el País Vasco

Mucho se está escribiendo, y con razón, del ataque a mazazos de Emilio Gutiérrez contra una herriko taberna en Lazcano. En general, la inmensa mayoría de la gente es comprensiva con el hecho ocurrido, teniendo en cuenta que le habían destrozado su casa previamente y que el joven socialista se encontraba indefenso y harto, sin saber qué hacer ni cómo conseguir que sus agresores paguen por haberle destrozado la casa. Es evidente que en modo alguno se puede justificar una respuesta violenta. El ojo por ojo no lleva a nada bueno, y en general lo que ocasiona es más dolor y violencia.

Pero lo sucedido en la pequeña población del Gohierri guipuzcoano es todo un síntoma de cuál es la situación del País Vasco en general y de los núcleos rurales controlados por Batasuna-Eta en particular. La ley es allí papel mojado. Nadie la cumple. Los niñatos proetarras son los amos de la calle y arremeten contra todo sin que nadie se atreva a actuar contra ellos.

La Ertzaintza, por supuesto, no hace nada por reducirlos. En la Ertzaintza hay magníficos profesionales que están deseando enfrentarse a Batasuna- Eta, pero lo cierto es que no lo hacen porque tienen la consigna de mirar para otro lado y no actuar.

Es decir, de aparentar que no se enteran y están en otra cosa. De ahí la sensación de indefensión total de los ciudadanos y el hecho constatado de que los batasunos tengan manga ancha para actuar a su antojo, para continuar en su labor de hostigamiento a los que no son nacionalistas y deciden hacerles frente. El resultado es que la gente se va. Muchos callan ante las agresiones, se aguantan y, llegado el momento, cuando ya no pueden más, deciden abandonar su lugar de residencia y hasta Euskadi. En esta situación hay ya alrededor de trescientas mil personas, vascos de nacimiento que no pudieron soportar la presión en la calle o en el trabajo, el seguimiento de sus actos y la persecución de sus familias. Pocos son los que reaccionan como Emilio Gutiérrez. En realidad, ninguno. Nadie quiere líos ni por supuesto retratarse, y menos obligarse de por vida a abandonar el lugar en el que vive o tiene sus amistades. Pero cuando sucede es porque la situación resulta extrema e insostenible, y uno ha llegado a la convicción de que no hay nada que hacer ni tampoco que perder.

Entre los cientos de sms y correos electrónicos que han circulado estos días por la red a propósito del caso, he tenido ocasión de leer algunos escritos desde fuera de España, en los que los autores no podían entender algunas cosas ciertamente difíciles de explicar. En efecto, es extraño que haya bares regentados por organizaciones vinculadas a una banda terrorista, y que quienes se dicen próximos a éstos realicen su actividad con manifiesta impunidad. A lo que se podría añadir el hecho de que tengan partidos y regenten empresas, ostenten representación parlamentaria en Ayuntamientos e instituciones, y por supuesto reciban dinero del Estado.

Todo esto no deja de ser anómalo y casi increíble, pero sabemos que es verdad. Y que si de esa manera ocurre es porque hay un Gobierno y unas instituciones que lo permiten, por miedo, dejadez o connivencia. Es así desde hace treinta años, y veo difícil que pueda cambiar ahora. Por mucho que el domingo gane Patxi López.

educación
Las ikastolas abogan por el cuarto idioma
Los centros planifican sus proyectos lingüísticos con el euskera, castellano, inglés y francés
NEREA AZURMENDI SAN SEBASTIÁN El Correo 27 Febrero 2009

Azanza, Baztarrika, Campos y Tellitu posan ayer en la presentación del proyecto lingüístico de las ikastolas. / AYGÜES
Después de siete años de trabajo, la Confederación de Ikastolas presentó ayer su proyecto lingüístico, su propuesta para hacer frente a uno de los «principales retos» de la educación en la sociedad actual: el modo de abordar el plurilingüismo en la enseñanza y de garantizar la adquisición de las competencias necesarias no sólo en euskera y en castellano, sino también en inglés y francés. Es decir, que los alumnos aprendan cuatro idiomas.

El resultado del trabajo, para cuya elaboración han contado con el apoyo del Departamento de Educación y la Viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno vasco, así como de Kutxa, BBK y Caja Vital Kutxa, se ha plasmado en un documento que contiene tanto el marco teórico general y los principios en los que las ikastolas basan su plan lingüístico, como una guía de carácter eminentemente práctico que ofrece a los centros pautas, orientaciones y recursos para que cada uno pueda elaborar su propio plan plurilingüe en función de su realidad y de las características de su entorno.

De hecho, el decreto curricular aprobado por el Gobierno vasco establece que todos los colegios deberán contar con un programa de lenguas en el plazo de dos años. En ese sentido, la Confederación de Ikastolas ha puesto su propuesta -que el presidente Koldo Tellitu calificó de «hito estratégico»- a disposición de todos los centros. En cualquier caso remarcó que «se trata de un proyecto que responde a las características específicas de las ikastolas y a un criterio que todas compartimos, que consiste en desarrollar el modelo que nos conduzca a la educación plurilingüe teniendo el euskera como eje».

A la presentación del plan acudieron, entre otros, el consejero de Educación, Tontxu Campos; el viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, y el director del Instituti Navarro del Euskera, Xabier Azanza. «Hasta ahora, las cuestiones relacionadas con el tratamiento de las lenguas recaían sobre todo en los profesores, pero ese modelo está superado. Si algo nos han enseñado las experiencias piloto que hemos desarrollado en 36 centros es que el conjunto de la comunidad escolar, incluyendo a las familias y al entorno social, debe asumir sus responsabilidades», detallaron los responsables.

Recursos y medios
Esa aproximación integradora al plurilingüismo, según los impulsores del proyecto, ofrece mejores resultados que las estrategias convencionales que fomentan el aprendizaje independiente o de cada una de las lenguas, tanto en lo que respecta a las competencias que finalmente adquieren los alumnos como al tiempo dedicado al estudio. «No se trata tanto del porcentaje de tiempo lectivo que se debe asignar a cada lengua, sino de que ese tiempo sea de calidad y en cada caso se emplee del modo más adecuado».

A partir de ahora, cada ikastola deberá comenzar a definir su planificación y su proyecto lingüístico. El objetivo de la confederación es que se sume al proceso el mayor número posible de centros, aunque reconocen que, tal como se ha comprobado en las experiencias piloto, abordar el plurilingüismo desde esa perspectiva integral «requiere recursos y medios».
 

IV Jornada sobre terrorismo
Asociación Tolerancia 27 Febrero 2009

Cinco días después de las autonómicas vascas: ¿Y AHORA QUÉ...? y proyección de "EL INFIERNO VASCO"
Viernes 6 de marzo, 19:15 horas, Instituto Francés de Barcelona

MIKEL AZURMENDI (Profesor de antropología en la UPV, Universidad del País Vasco)
Primero le rompieron el cartel con su nombre del despacho, después le dejaron colgadas unas entrañas sanguinolentas en la entrada del mismo y cuando, finalmente, le pusieron una bomba junto a la puerta de su casa, Mikel Azurmendi decidió que lo siguiente sería su asesinato y lo dejó todo y se fue a Estados Unidos.

Azurmendi es un destacado intelectual vasco que lleva toda su vida defendiendo la libertad. Ha publicado poesía, ensayo y novela, tanto en euskera como en castellano, pero desde que decidió volver a su tierra, coincidiendo con la anterior tregua, y negarse a llevar escolta, sigue viviendo pendiente de que ETA o sus esbirros pongan en peligro su vida.

IÑAKI ARTETA (director de cine), ha obtenido los siguientes premios por este y anteriores documentales:
"VOCES SIN LIBERTAD" 2004
-Mejor Director de Documental en el WorldFest Houston
-Mejor Director de Documental - New York International Independent Film& Video Festival
-Mejor Montaje - Festival de Alcalá de Henares
-Mejor Documental - Semana Internacional de Cortos de San Roque
-Mejor Director - Muestra de Cine Internacional de Palencia
-Finalista - International Documentary Awards (Los Angeles-USA)
-Finalista - Hollywood Film Festival (Los Angeles-USA)
-Finalista – Prix Europa 2004

AGUSTIN IBARROLA. Entre el arte y la libertad” 2004
-Finalista concurso DOCUMANIA de Canal+ 2004
"EL INFIERNO VASCO" 2008
-Medalla del Círculo de Escritores y Críticos cinematográficos como mejor documental del 2008. Estos premios, los más antiguos dedicados al cine español, tienen un indudable prestigio ya que son concedidos por los profesionales especializados en la prensa cinematográfica de nuestro país.
-Seleccionada para participar en la sección "Cine y Derechos Humanos" del 19° Festival de Cine Español de Nantes (11-22 de marzo 2009).
- El 26 de febrero de 2009 se presentará en Bilbao el libro “El infierno vasco” que recoge un resumen de las entrevistas realizadas para la película más otras que no aparecieron en ella. El libro firmado por Iñaki Arteta y Alfonso Galletero está prologado por Fernando Savater y será presentado por el periodista Santiago González. Este libro, así como el DVD estarán a la venta en la proyección de Barcelona.

Instituto Francés : C/ Moià, 8
FGC : “Provença” y “Gràcia”
Metro: Diagonal (líneas 3 y 5)
Bus: líneas 6, 7, 15, 16, 17, 27, 31, 32, 33, 34, 58, 64

Recortes de Prensa   Página Inicial