AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 2 Marzo 2009

Corrección a los nacionalistas
Ignacio del Río Estrella Digital 2 Marzo 2009

La crisis económica no se lleva bien con los nacionalistas. El resultado de Galicia es una clara censura contra la coalición PSOE-BNG, que se ha manifestado con la rebelión del voto de las grandes ciudades, electorado urbano e informado, frente al galleguismo impuesto por el socio del PSOE. Las coaliciones no le han ido bien a los coaligados, el PSOE en Galicia e IU en el País Vasco.

Las bases del PP en Galicia se han movilizado para sacar del Gobierno una coalición que ha sido incapaz en cuatro años de ofrecer una nueva imagen moderna de Galicia. El BNG, alejado de los círculos universitarios de Santiago y de los centros urbanos, ha recogido la debilidad política de su líder Anxo Quintana, al que el reportaje fotográfico de sus aficiones marítimas le ha situado en las turbulentas aguas de la peor política. El modelo del BNG, un modelo caciquil de tercera división, se ha desmoronado y ha contaminado al PSOE, que se ha puesto una piedra al cuello con la pretensión de imposición lingüística del gallego en el sistema educativo. El propio electorado socialista ha castigado el liderazgo de Touriño, enfrentado con el vicesecretario del PSOE, José Blanco, que aterrizó en la campaña electoral con su equipo para intentar corregir los datos que los tracking electorales iban mostrando. El Gobierno de coalición ha fracasado y Galicia retorna a un Gobierno de mayoría natural.

En el País Vasco, IU ha pagado la cuenta del tripartito y los nacionalistas no consolidan la mayoría suficiente para formar Gobierno. Hay una oportunidad para el cambio político y Patxi López sale de las elecciones como triunfador y, sin duda, se abre una nueva etapa, cualquiera que sea el Gobierno que se forme, en el que la pretensión soberanista de Ibarretxe tendrá que guardarse en el cajón. Los excesos nacionalistas pasan factura y se abre una nueva etapa para los partidos constitucionalistas, que tienen que ser capaces de llegar a un acuerdo de colaboración inteligente.

Entre los triunfadores, sin duda, Núñez Feijoo, que ha hecho una excelente campaña, demostrando que tiene capacidad para liderar el PP en Galicia, que ha cerrado definitivamente la transición del fraguismo en esta Comunidad. Para Rajoy también es un importante triunfo, tanto por su apuesta por Núñez Feijóo como por el resultado obtenido en Pontevedra, su circunscripción natural, en la que se recupera el escaño que causó hace cuatro años la pérdida del Gobierno. El resultado le da tranquilidad en Madrid, tiempo para reafirmar su proyecto político y autoridad para encarar los sumarios. Pero, sobre todo, le permite acallar las invectivas que el PSOE le ha lanzado las últimas semanas relativas a su debilidad política y reforzar su posición frente a Zapatero en el debate parlamentario.

En el País Vasco, la pérdida de dos escaños para el PP, con una aparición moderada de Rosa Díez, no es significativa. No ha habido efecto San Gil y Basagoiti, que lleva años dedicado a la política vasca, ha demostrado mayoría de edad política y ha mantenido el suelo electoral. El cambio es posible y se abre un escenario nuevo en el que la política de pactos tiene que ser lo suficientemente inteligente para iniciar una profunda transformación de la política vasca.

El escenario político nacional mejora por la corrección de los nacionalismos y reequilibra las posiciones del PP. Rajoy puede ahora acelerar su discurso y reclamar al PSOE un pacto para trabajar frente a la crisis económica apoyado en su refuerzo electoral. Zapatero tendrá que dejar de levitar por la política nacional y debería ofrecer un acuerdo social y económico a Rajoy que impulse la reactivación económica y restablezca la confianza de empresarios y consumidores en un escenario social de tranquilidad. El país lo está pidiendo a voces, como lo han demostrado los resultados electorales de Galicia y el País vasco.

Lo que no cambia
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 2 Marzo 2009

SEAN vientos de cambio, como cantaban los Scorpions tras la caída del Muro; o apenas «suspirillos germánicos», como llamaban a los versos de Bécquer sus enemigos, insinuando una imitación de Heine, temo que a la noche electoral del 1 de marzo le suceda como a la malicia de los agoreros y al buenismo de los rockeros: que al final sólo queden intenciones y esperanzas, unas malvadas y otras injustificadas, pero todas condenadas a toparse con la dura realidad de lo que sólo por costumbre llamamos aún España.

Y la realidad no supone sólo que las victorias en las urnas nunca son absolutas y que el único liderazgo indiscutido es el que reparte poder, sino que los políticos de izquierda o derecha les parecen cada vez más lo mismo a los presuntos ciudadanos, siempre contribuyentes y a veces votantes, como dos caras de la misma falsa monea. Porque, ganen unos u otros, a lo más que aspiran es a vendar las heridas, pero no a su curación, que se reputa imposible. Y con cataplasmas, sin duda lo es. Todo lo que en la crisis nacional y de Estado que padecemos no sea cirugía implacable, extirpación de las zonas afectadas por la metástasis y terapia agresiva y continuada contra el cáncer que nos devora, es perder el tiempo y entretener la espera de la catástrofe.Poco o nada más.

Hay una incapacidad patológica en la casta política dizque nacional o estatal y en las 17 castas que detentan -no sólo ostentan- el poder efectivo en el Estado (el que han volado en pedazos y contra cuyas ruinas dirigen sus ataques y multiplican sus atracos) para entender el hastío creciente de los ciudadanos. Y más aún para asumir su responsabilidad en la liquidación del Estado y la pavorosa situación que afrontan casi cuatro millones de parados que pueden ser cinco en verano y casi seis en Navidades.

Si buscamos en los discursos políticos de las elecciones del 1 de marzo referencias a la fórmula nacional que podría permitirnos salir de la crisis, buscaremos en vano. Con muy pocas excepciones, los dos grandes partidos se arrojan mutuamente acusaciones de corrupción, pero no nombran lo más corrompido de la política, que es la base de su legitimidad, ese régimen constitucional demolido a conciencia por los enemigos de la nación española, que son los que la atacan desde la izquierda y los que no la defienden desde la derecha. Eso no cambia. Y mientras eso no cambie, nada puede tener remedio.

Una oportunidad histórica
EDITORIAL Libertad Digital 2 Marzo 2009

La de ayer sin duda fue una noche electoral histórica, no ya porque se abre la puerta a desalojar a dos de los tres gobiernos nacionalistas que subsisten en España, sino por la significación de uno de esos dos cambios: tras 30 años es posible que el PNV abandone el Ejecutivo vasco y, de este modo, se sienten las bases para que también en esa región de España se instaure una democracia auténtica.

La matemática electoral es rotunda: Feijóo recupera la mayoría absoluta en Galicia con 39 escaños, mejorando el último resultado electoral de Fraga y los constitucionalistas suman 38 parlamentarios en el País Vasco, a falta de lo que arroje el voto por correo. En un caso, el PP alcanzará el Ejecutivo gallego de manera segura y, en otro, Patxi López y Zapatero tienen la ocasión, al contrario de lo que hicieron Benegas y González en el 86, de gobernar en el País Vasco.

En ambas situaciones, sin embargo, que los partidos no nacionalistas asciendan al poder no garantiza que todo el entramado clientelar y adoctrinador que ha ido tejiendo el nacionalismo en las instituciones vaya a desaparecer. En el caso de Galicia, porque el PP ya gobernó entre 1990 y 2005 sin que se decidiera a combatir decididamente la extensión del nacionalismo y de la violación de los derechos lingüísticos de sus ciudadanos, en esa especie de galleguismo acomplejado que tanto cultivó Fraga.

En el caso del País Vasco, porque el PSOE ya cuenta con un preocupante precedente de cómo desbancar a los partidos nacionalistas sólo ha servido para consolidar la influencia social y la coacción política del nacionalismo: Cataluña. Así, si finalmente se decide a coaligarse con PP y UPyD en lugar de entregar el poder en Álava al PNV para apuntalar su apoyo en Madrid, todavía será necesario que Patxi López quiera plantar cara política, económica y culturalmente al nacionalismo, lo que a buen seguro podría acarrearle problemas en los parlamentos catalán y central entre sus socios secesionistas, siempre interesados en que la batalla contra la idea de España y la soberanía nacional se libre en todos los territorios y, especialmente, en los autodenominados "históricos".

La jornada electoral, por tanto, abre muchas oportunidades pero también genera muchas incertidumbres, ya que el PSOE puede echarse definitivamente al monte en su alianza radical con el nacionalismo o puede tratar de volver a un discurso más moderado que olvide definitivamente la pretensión de expulsar al PP y a la derecha de las instituciones. El historial de Zapatero y de López no nos permiten ser especialmente optimistas, ya que no conviene olvidar que esa última alternativa la representaba Redondo Terreros, quien precisamente fue defenestrado para quemar las naves.

No menos incierta va a ser la actitud que vaya a adoptar a partir de ahora el PP, sobre todo en el ámbito nacional. Los de Rajoy deberían leer correctamente el mensaje: hasta hace dos semanas, todos los sondeos les daban por abatidos en Galicia y en el País Vasco. Sin embargo, desde que empezaron a reanudar la oposición de alto nivel, sobre todo a raíz de la cacería de Garzón y Bermejo contra el PP, se ha producido un punto de inflexión que les ha permitido regresar a la Xunta y evitar el desplome que se anticipaba en el País Vasco tras la marcha forzada de María San Gil. Rajoy no debería confundirse pensando que ha sido el bajo perfil de Feijóo o Basagoiti el que les ha abierto el camino a obtener unos resultados más que aceptables.

En cualquier caso, la derrota del nacionalismo que se perfila este primero de marzo requerirá que tanto el PSOE como el PP quieran llevarla hasta sus últimas consecuencias, esto es, no a lograr el poder por el poder sino a utilizarlo para restaurar la libertad que les ha sido arrebatada a los ciudadanos de estas regiones, especialmente la vasca. Tan importantes como las elecciones va a resultar la estrategia política que ambas formaciones elaboren durante los próximos días. Las oportunidades que se han abierto este domingo podrían enterrarse a lo largo de estas semanas en los ponzoñosos cálculos electorales de Ferraz y Génova.

Marianoo triunfa y Zapatero decide
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 2 Marzo 2009

Con más del 90% de los votos escrutados en Galicia podemos decir que Feijoo –y también Rajoy, al que desde esta noche podemos llamar Marianoo–, ha ganado con comodidad unas elecciones que en los últimos días habían empezado a ponérsele de cara del mismo modo que al PSG empezaban a ponérsele de cruz. Está claro que la posibilidad del voto de castigo al nacionalismo ha alentado una participación histórica de la Derecha o un cierto cambio de voto del PSG a PP y UPyD.

También parece claro que la cacería de Garzón ha resultado contraproducente para sus muñidores, porque ha fortalecido la fidelidad al PP de sus votantes, y que los escándalos de corrupción de Touriño y Quintana han tenido algo que ver –aunque nunca sabremos cuánto– en la derrota del Bipartito.

El PP se asomaba, decíamos en el último hilo de este blog, al vértigo del triunfo. Acaba de instalarse en él. No podrá quejarse de la experiencia, que hace apenas quince días parecía remotísima, ni de la fidelidad de la derecha sociológica, siempre más leal que la política. Y como en democracia siempre se vota contra alguien y contra algo, debo decir que me alegra mucho la derrota inapelable del nacionalismo gallego. Sobre todo, si Feijoo cumple lo que prometió en la COPE y se carga la ley de imposición obligatoria del gallego a costa de la marginación, persecución y, de hecho, prohibición del español, lengua cuyos hablantes deben tener los mismos derechos, ni uno menos, que los gallegos que hablan la otra lengua oficial. Vamos a ver si Galicia Bilingüe ve satisfecha su confianza en la anunciada voluntad de Feijoo de acabar con el apartheid lingüístico y ciudadano a que quiere someterse a los gallegos que hablan castellano o quieren educar en esa lengua a sus hijos, sin dejar de aprender la otra, naturalmente. En poco tiempo lo sabremos.

Antes de convertirse en Marianoo, Rajoy se jugaba su liderazgo en el PP, al menos hasta las europeas, según ganase o perdiese Galicia. Ha ganado, sin duda por la pésima campaña de sus oponentes, el fracaso de Garzón, los escándalos económicos del Bipartito y el hartazgo del nacionalismo de los gallegos, pero también, sin duda, por sus aciertos. Yo sigo pensando que todo lo que no sea ir a un congreso extraordinario del PP cuanto antes, si no ahora, después de las europeas es absolutamente necesario. No creo que Rajoy piense lo mismo, pero esa es su prerrogativa de vencedor moral en estas elecciones. Puede cambiar el sectarismo y la persecución de los propios dirigentes del PP. Dudo mucho de que lo haga, pero ojalá me equivoque. Del mismo modo que ha cambiado para mal, Marianoo podría hacerlo para bien. Pronto, muy pronto lo veremos.

Pero el gran resultado para la nación española es la derrota del separatismo en el País Vasco, si es que el PSE no decide identificarse del todo con él y pactar con el PNV antes que con los constitucionalistas españoles del PP y UPyD. Creo que Zapatero es el que va a decidir en última instancia, y que decidirá que López forme Gobierno, de modo que lo que pierde en Galicia lo ganaría en una plaza aún más difícil. Pero, naturalmente, no lo sé. Como Marianoo, él también tiene una posibilidad de oro para enmendar su rumbo, que viene siendo hasta ahora antiespañol, antiliberal, antidemocrático y ruinoso. También dudo mucho de que lo haga, pero ojalá me equivoque. En lo que seguro que no me equivoco es en celebrar la doble derrota del separatismo el 1 de Marzo. Otra cosa es que eso suponga la victoria de la Constitución y de la Nación, es decir, de la Libertad.

Xenofobia encubierta
Nota del Editor 2 Marzo 2009

La situación lingüística se va aclarando poco a poco: quedamos los que defendemos el derecho a no estudiar lengua regional alguna, a que no impongan a los niños la obligación de aprender gallego, vasco o catalán, y arbitrando los medios para que los que quieran aprender su lengua regional correspondiente, puedan hacerlo, y por otro lado, toda una maraña de medios, organizaciones, personas, que, vaya Vd. a saber porqué, defienden con ahínco que los niños sean obligatoriamente inoculados con la lengua regional correspondiente (Tribunal Constitucional dixit), lo cual lleva al título del párrafo: si los niños deben ser obligados a aprender la lengua regional, pero no los adultos, de momento, (sólo tienen el deber constittucional de conocer el español), ocurre que en estas regiones donde hay lengua regional, estos grupos están diciendo, de manera indirecta: Galicia para los gallego-hablantes, Cataluña para los catalán-hablantes y Vascongadas para los vasco-hablantes, y a los español-hablantes que les parta un rayo, lo que es sin duda una clara xenofobia contra los español-hablantes que no pueden establecerse en estas regiones sin pasar por la autoimposición de la lengua regional.

El otro día, en una mesa redonda, uno de los ponentes, médico- especialista, (decía que era bilingüe), explicaba en español que dada la precaria situación de la medicina en Galicia, con numerosas vacantes sin cubrir, había defendido ante la Junta de Galicia la necesidad de eliminar el requisito obligatorio y supervalorado del conocimiento del gallego, para animar a los posibles candidatos español-hablantes a establecerse en Galicia, y para documentarlo, decía que tenía una hoja escrita en castellano y también en gallego, y que iba a leerla en gallego, cosa que hizo, para consternación de algunos asistentes no bilingües, y ello sin ruborizarse, al contrario, haciendo alarde de su talante de libertad idiomática. Lo que no contó es que a los médicos que tengan la mala ocurrencia de ir a Galicia, toda la documentación que que genera la Junta de Galicia y a la que estarían sometidos, la recibirán en gallego, y que sus hijos, serán inoculados con la lengua regional, para convertirlos en ineducados bilingües, carne de cañón para las autonomías (suyas) con lengua propia.

Algo, mucho, ha cambiado
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 2 Marzo 2009

CAMBIO en Galicia y ¿en el País Vasco? Esto es lo que apuntan los primeros datos fidedignos de las elecciones en ambas comunidades, que de confirmarse significarían un auténtico terremoto en el mapa político español, ya que los perdedores no serían Touriño y Quintana: sería la política que representan, la alianza del socialismo con el nacionalismo que ha impuesto Zapatero allí donde ha podido y que recibiría el primer rechazo en las urnas, después de haber sido revalidada hace un año a escala nacional. Ayer les hablaba de una grieta en su armadura. Hoy puede hablarse de desgarro.

Aunque el recuento de votos no ha acabado, resultan significativos los avances del PP en las cuatro provincias gallegas, incluidas aquellas donde se hallaba a la defensiva, mientras PSG y Bloque retroceden en todas ellas. Lo que confirma los temores de ambos y las llamadas con tintes de desesperación a sus líderes para que acudieran en su auxilio y las apelaciones urgentes a sus seguidores para que acudieran a las urnas. Ni una ni otra ayuda parece haberles sido suficiente. Y es que, por debajo de la aparente calma que reinaba en Galicia, bullía un descontento sordo hacia un bipartito que se había presentado como el abanderado del cambio, pero que se limitó a caer en los peores vicios de la política gallega: caciquismo, dejadez, incompetencia, a los que se añadía en este caso la vena fanática del Bloque nacionalista, que con la excusa de defender el gallego intentaba eliminar el español de la enseñanza y de la vida pública.

Pocos aman a su tierra y a su lengua más que los gallegos. Pero pocos también saben, como emigrantes que son de antiguo, lo mucho que les ayuda el español por esos mundos de Dios o del diablo. Así que Quintana creó un problema donde no lo había -en Galicia nunca ha habido problema de idiomas- y demostró conocer muy poco a sus paisanos, una falta imperdonable en quien se presenta como el defensor de sus intereses. Y es que los nacionalistas, en Galicia y en todas partes, los únicos intereses que defienden son los suyos. Los de los demás no sólo no los defiende, sino que los atacan. Y han tenido que ser los gallegos quienes entre todos los españoles se dieran por primera vez cuenta de ello.

En el País Vasco, la situación está bastante más confusa, pese a la victoria del PNV, compensada en buena parte por el avance del PSV. Si Ibarretxe continúa como lendakari dependerá de si Patxi López se decide a pactar con el PP para desalojar a los nacionalistas del Gobierno vasco. O de si Zapatero se lo permite, ya que eso significaría la puntilla a la política que ha puesto en práctica desde que llegó a La Moncloa de pactar con éstos y aislar al PP. Pero Zapatero, a partir de anoche, no sólo manda menos, sino también es menos. Menos presidente, menos fuerte y menos creíble. En todas esas cosas, todo es empezar. Algo, mucho, ha cambiado este primero de marzo no ya en Galicia, en España.

Elecciones vascas
¿Lampedusa en Vitoria?
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 2 Marzo 2009

Si la aritmética parlamentaria permitiera al final un cambio en el País Vasco, sería a base de aceptar con desdén, casi con repugnancia, el apoyo activo o pasivo del PP a la presidencia de López. Ello podría consumar la más formidable mutación voluntaria que haya padecido una formación política en toda nuestra historia democrática. El PSE que se abrazaba a Mayor, ofreciendo a la tierra de excepción democrática una solución constitucionalista, se ha distanciado lo bastante de la Constitución, y no digamos de Mayor, y no digamos de San Gil, y aun de sus suaves sucesores pop, como para consumar el cambio gatopardiano, aquel en el que nada cambia.

Muy diferente habría sido el destino si Benegas (si González) no se hubiera echado atrás en su día, dando paso al régimen conocido. Pero a estas alturas del desbaratamiento nacional, la principal guía para hacer previsiones sobre la conducta de los socialistas en tierras (y conciencias) tomadas por el nacionalismo, es Cataluña. ¿Ha cambiado el régimen implantado por Pujol en las etapas Maragall y Montilla? Ni mucho menos. Por el contrario, el régimen se ha consolidado, se ha arraigado definitivamente allí donde el nacionalismo lo tenía más crudo: el cinturón industrial de Barcelona, la gran bolsa de votos de la izquierda. Montilla es la prueba definitiva del éxito del pujolismo, como López lo sería, si forma mayoría, de la hegemonía del nacionalismo vasco, que está dejando (y no es casualidad) de ser calladamente étnico para tornarse expresamente lingüístico, la vía menos ruidosa para perpetrar una conocida fechoría: crear ciudadanías de primera y de segunda.

A los socialistas hemos visto en Cataluña profundizar la inmersión, multiplicar las multas lingüísticas, desplegar el Estatut, desactivar la respuesta interna a las premisas nacionalistas, abrazar a ERC. Rediseñar, en fin, la lista de asistentes al banquete del erario, pero no renunciar a la celebración del banquete mismo, que parece exigir el mantenimiento del imaginario antiespañol, del agotador victimismo y de la mentira histórica en la escuela y la Universidad. Si la aritmética parlamentaria permite al final un cambio en el País Vasco, será, sospecho, similar. Para que no cambien las cosas sino las personas. Hay quien cree que eso es un cambio.
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Ahora, el postsoberanismo
MANUEL MONTERO El Correo 2 Marzo 2009

Diez años después de Lizarra, el soberanismo deja de ser el punto de referencia de la política vasca. Ésta es la principal conclusión de las elecciones. Había quedado arrumbado, en realidad, antes de comenzar la campaña, una vez que el PNV optó por una alternativa tecnocrática, sin los maximalismos que han condicionado la política gubernamental de la anterior legislatura y las precedentes. El realismo de última hora, sin embargo, no ocultaba que el electorado tenía ante sí, para juzgarla, la política de estos años años, abocada a las tensiones en la sociedad vasca.

Tras el relajamiento doctrinal del PNV -pero con la incertidumbre de si el pragmatismo electoralista no escondería después más referendos- quedaba por ver la envergadura de los cambios producidos por el cansancio de las aventuras soberanistas. En esto las elecciones han dejado las cosas claras. El ala radical del tripartito ha quedado desmantelada -el radicalismo nacionalista de EA, el radicalismo populista de IU-. El PNV mantiene la hegemonía en este ámbito, pero todo señala que a su péndulo ideológico le tocaba oscilar hacia el otro lado. Dados los resultados, esta singladura ni siquiera dependerá de sus evaluaciones: ha perdido el timón de la sociedad vasca. Electorado manda, y no parece que esté para sobresaltos.

Hay un gran vencedor en estas elecciones: Patxi López y el Partido Socialista. Su resultado es espectacular. Hasta hoy el PSE nunca había pasado de 19 escaños (1984, 1986). Su subida hasta 25 escaños (desde los 18 de 2005) no puede atribuirse a la parte que le correspondería de los 9 que tenía EHAK (de los que, por otra parte, el tripartito no ha sacado ninguno). Ha sido el éxito de una propuesta basada en el sentido común, la defensa del pluralismo y de un País Vasco para todos los ciudadanos. Tiene más mérito si se tiene en cuenta el punto de partida -hacia 2002-2003-, cuando su apuesta por abandonar el frentismo fue objeto de pullas e indignaciones en algunos sectores de la opinión pública.

Otra cuestión es la del PP, en bajada neta, quizás por la erosión que provoca una política vacilante que se ha movido entre la crispación -que a lo que parece no gusta en el País Vasco de los no nacionalistas tanto como se suponía- y el intento final de centrar posiciones. Le habrá afectado, en mayor o menor medida, la presencia de UPD (otro de los vencedores de la noche), opción que en tiempos fue saludada por los populares como una cuña en el electorado socialista y que al final ha arañado en su madera. Y tiene también trascendencia la subida extraordinaria de Aralar: cambia el mapa del nacionalismo -se convierte en la segunda fuerza de este ámbito- y crea una alternativa democrática de la izquierda abertzale, una novedad más que saludable.

Queda atrás el soberanismo y llegan algunas incertidumbres, pues el panorama resultante complicado. ¿Logrará el PNV, el partido más votado, formar gobierno? ¿Tiene alguna capacidad Ibarretxe para intentar pactos con no nacionalistas y liderar una política que no gire en torno a sus consultas? ¿Puede llegar a algún acuerdo estable con el PSE o con el PP, una vez que se ha identificado personalmente con el único camino del tripartito y el soberanismo a toda costa?

Desde otro punto de vista, una vez que el nacionalismo no alcanza la mayoría absoluta, Patxi López tiene la obligación de presentar su candidatura a lehendakari y, puesto que las cosas son como son -el acoso nacionalista a los no nacionalistas no deja muchas más opciones-, con reales posibilidades de éxito, mediasen pactos o no. Aun así, ¿un gobierno en minoría podría alcanzar la estabilidad? ¿Será eficaz la política basada en el diálogo, como preconiza el candidato del PSE? Está la posibilidad de los pactos transversales -PNV-PSE-; y se abre la opción de una alternativa no nacionalista, de que el PNV, treinta años después de los comienzos de la autonomía, tenga de salir del gobierno, una novedad inimaginable no hace mucho, y quizás impensable sin el desgaste provocado por los afanes soberanistas.

Estas elecciones han resultados trascendentes, históricas -nunca se había visto un Parlamento vasco con mayoría no nacionalista-. Se abren distintas alternativas para gestionar el postsoberanismo: el PNV en minoría, todo el nacionalismo en minoría, el PSE en minoría, PSE-PP-UPD con mayoría absoluta, PNV-PSE con un pacto transversal y mayoría absoluta. Y hay una cosa clara: ya nada será igual, pues la política vuelve a formar parte de la política vasca.

El sueño
FÉLIX MADERO ABC 2 Marzo 2009

HE soñado que hoy Emilio Gutiérrez vuelve a Lazcano sin la maza en la mano derecha. Que pasea por su pueblo y saluda a sus vecinos con normalidad: buenos días Ane, qué tal estás Jon. Sueño que Emilio no tiene que mirar hacia atrás cada vez que cambia de acera y entra a sacar dinero a un banco donde antes hubo una herriko taberna. Sueño con unos padres agradecidos con un hijo que ha sabido interpretar la ansiedad y aflicción de millones de españoles despistados, agobiados, paralizados por la normalidad que dicta la violencia repetida. Sueño con este hombre tan razonable que ahora proclama su arrepentimiento. Su esperanza de vivir sin ver su cara en los telediarios. Sueño que sueña Emilio con las calles de Lazcano limpias de pintadas y carteles donde le llaman fascista y piden cárcel para él. Sueño con que la Policía y la Fiscalía investigan quiénes son los que ponen los carteles.

Sueño con el País Vasco y con un presidente respetuoso con sus ciudadanos, con los que no le han votado también. Con los que dicen que son vascos tanto como españoles. O que no son nada. Con un lehendakari que no se hace trampas en el solitario y que lee los libros de Historia. Y que lo hace para no engañar, para no engañarse. Un presidente listo y silencioso, trabajador, inquieto y dispuesto a estar siempre al lado de las víctimas. Sueño con que ese hombre tenga determinación suficiente para no sentir miedo cuando diga: tú eres el verdugo.

Sueño con una Galicia dirigida por hombres que no tengan miedo a las preguntas porque tienen todas las respuestas. Incluso esa que sabe a azufre y vómito viejo cuando hay que responder a un periodista con un me equivoqué. Sueño que los veo lejos del boato y lo suntuoso, lejos del ladrillo y el yate.

Sueño que Rajoy ya sabe qué es lo que le pasa y qué ha de hacer un día como el de hoy. No tiene que esperar a las elecciones europeas porque ya ha pasado lo que tenía que pasar. Sueño, por último, con un presidente de España desdeñoso con las encuestas, lejos del cálculo político y capaz de confiar en sus ciudadanos más que en su Gobierno. Todo esto sueño. Y mañana, cuando despertemos, veremos. Eso mismo dijo un ciego que escuchó a Bob Dylan cantar: El ayer es sólo un recuerdo. El mañana nunca es como se espera.

Seis años después
JUAN VELARDE FUERTES ABC 2 Marzo 2009

La gran tentación falsificadora es atribuir a factores fuera del control humano las desdichas que nos suceden. Ahora mismo, en España, esto se manifiesta en relación con la dura crisis económica que deprime a todo nuestro pueblo. Sin embargo, el 17 de junio de 2003, de ello se advirtió en una sesión de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. En ella el ponente era el académico de número, catedrático de Econometría y Métodos Estadísticos de la Universidad Complutense, Jaime Terceiro Lomba. El título de su intervención fue «Notas sobre la evolución reciente de la economía española». Puede consultarse en el tomo correspondiente a este año de los «Anales» de la citada corporación, págs. 177-205. Conviene citar exactamente algunos párrafos que demostraban que era urgente cambiar el modelo, para proseguir con el fuerte desarrollo que se tenía desde la apertura de nuestra economía al exterior en 1959, y desde luego, tras el último capítulo en este proceso continuo de alteración estructural, a partir de nuestra participación en la Eurozona, desde su fundación en 1999.

En primer lugar era obligado abordar las consecuencias del «persistente deterioro de nuestro diferencial de inflación... De continuar esta tendencia, nuestra competitividad seguirá estando seriamente afectada», agregando, porque es cierto: «Aun en el supuesto de que este diferencial de inflación fuese transitorio, ya ha dado lugar a una pérdida de competitividad permanente». ¿Se hizo algo en este sentido en los años que siguieron? Todo lo contrario, y el diferencial se amplió extraordinariamente. En segundo término, en el Sector Público, en aquella etapa de crecimiento «no sólo no ha habido una reducción del gasto en términos del PIB, sino que, bien contabilizado, ha habido un aumento, y, desde luego, sí ha habido un considerable crecimiento en términos reales». A lo largo de los cinco años que siguieron, ese proceso se acentuó de modo colosal, y se pretendió enmascararlo con un notable incremento de la presión fiscal, que provocó, entre otras cosas, una disuasión de la inversión extranjera, muy precisa para el equilibrio macroeconómico de esta etapa. Nada de eso, en el último lustro, pues, se rectificó, sometidos a un rigor tetánico los responsables tributarios ante las decisiones de aumentar, como fuese, el gasto público, para atenuar, por ese aparentemente cómodo sendero de la demanda pública, la situación económica muy seria que se provocaba en España.

En tercer lugar, señalaba Jaime Terceiro «que ha sido en gran medida el gasto de las familias en consumo y en vivienda el que ha sostenido las tasas de crecimiento positivas». Y he aquí, decía más adelante, que «las familias españolas no tienen margen alguno en su ahorro disponible para poder hacer frente a situaciones imprevistas en el nivel de sus rentas, en el valor de sus activos o en los tipos de interés... Por consiguiente, la capacidad de crecimiento económico a través del endeudamiento de las familias que existía hace seis años está ya prácticamente agotado». ¿Alguien duda de lo atinado de esta advertencia hecha en junio de 2003?

La cuarta advertencia se refería a que el crecimiento había «estado soportado fundamentalmente por el factor trabajo, con una contribución muy pobre de la productividad... El bajo nivel de la productividad es uno de los principales problemas que tiene la economía española a medio y largo plazo... La productividad total de los factores también siguió pautas parecidas, incluso con un nivel de deterioro mayor». Y, puntualizaba que este freno no se derivaba del fuerte incremento del empleo: «Existen países en la UE -por ejemplo Irlanda, Finlandia y Suecia- que habiendo creado empleo durante el periodo 1995-2001, en igual medida que la economía española, han aumentado la productividad del trabajo claramente por encima de la media (comunitaria)».

Y concluía así, repito, cuando iba a entrar en el Gobierno la actual Administración: «El patrón de crecimiento de la economía española de los últimos años no parece sostenible a medio plazo, ya que ha estado alentado, entre otros factores, por fuertes niveles de endeudamiento -origen de la fortísima deuda exterior actual, que sigue creciendo día tras día- y por ingresos de carácter transitorio, derivados de las privatizaciones y de los ingresos de la UE». Y no sólo no se modificó nada de esto, sino que por el sendero institucional -¿para cuando se tendrán en cuenta las admoniciones en este sentido de otro catedrático de Análisis Económico de la Complutense, Carlos Sebastián?- se agravó incluso todo bastante más. El que tenemos ahora es un amargo, creo lógico, despertar, tras habernos atiborrado, a lo largo ya de seis años, de peligrosísimos euforizantes.

Las escuelas informarán del derecho a recibir un curso en castellano
El Supremo falló que se preguntara la opción lingüística en la preinscripción
SEBASTIÁN TOBARRA - Barcelona El País 2 Marzo 2009

Las escuelas catalanas informarán a las familias del derecho de sus hijos a recibir enseñanza en castellano durante un curso escolar -bien en la educación infantil o bien en el primer curso de primaria-. Esto será obligatorio cuando se apruebe la Ley de Educación catalana, previsiblemente en mayo próximo. Los socios del tripartito cerraron ayer un acuerdo sobre éste y otros puntos para presentar mañana en el Parlament enmiendas conjuntas al proyecto de ley.

Los socios del tripartitito tienen desde diciembre sobre la mesa una sentencia del Supremo en la que el tribunal zanja un largo litigio sobre la inclusión de una casilla en las hojas de preinscripción escolar en la que se pregunta a los padres en qué lengua quieren que reciban clases sus hijos hasta los ocho años.

Esta petición la llevó a los tribunales hace ocho años Convivencia Cívica, presidida entonces por Alejo Vidal-Quadras. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dio la razón en 2004 a esta entidad e instó a la Generalitat a poner la casilla. El TSJC avaló la inmersión lingüística en catalán, pero sentenció que preguntar a las familias a través de una casilla "coadyuvará a la mayor efectividad del derecho" a recibir clases en castellano. Sólo poco más de un centenar de personas han pedido escolarizar a sus hijos en castellano durante el periodo en el que la ley les da este derecho.

Educación recurrió el fallo del TSJC al Supremo. El departamento argumenta que cumple con la ley porque desde 2006 en las hojas de preinscripción incluye la cita al artículo sobre el derecho de los padres a la opción lingüística y figura una casilla donde se pregunta sobre los idiomas que entiende el alumno. El Supremo ratificó en 2008 lo que había dicho el TSJC instando a poner la casilla en la hoja de preinscripción con la pregunta concreta.

La ley de Política Lingüística en vigor garantiza que los niños "tienen derecho a recibir la educación infantil y el primer ciclo de la educación primaria en su lengua habitual (hasta los ocho años). Y los padres "lo habrán de solicitar a la dirección del centro". Ahora el proyecto de ley de Educación reduce de cinco a un año el derecho a recibir enseñanza en castellano. Y lo que han acordado los socios del tripartito es que en la ley figure que los centros informen sobre este derecho. Los críticos con la política del departamento argumentan que la pregunta sobre la opción lingüística debe hacerse en el trámite de preinscripción para dar tiempo a organizar la atención en castellano al alumno.

Al margen del capítulo lingüístico, los grupos del tripartito pactaron ayer cerca de 200 enmiendas conjuntas al proyecto de ley de Educación. El objetivo es aprobar la ley en dos meses. Las enmiendas se acordaron en una reunión en la que participaron el diputado de ERC, Josep Maria Freixanet; el del PSC, Daniel Font, y la diputada de ICV-EUiA, Dolors Camats. A ellos se sumaron en algún momento el consejero de Educación, Ernest Maragall, y el número dos de este departamento, Francesc Colomé, dijeron fuentes consultadas conocedoras del encuentro.

ICV-EUiA ha impulsado enmiendas para reforzar el concepto de servicio público de educación y los derechos y deberes de los centros sostenidos con dinero público. Pero hay dos temas sobre los que no hay acuerdo en el tripartito. El primero es la separación de alumnos por sexo. Del redactado del proyecto se desprende que cuando se apruebe la ley un centro no podrá separar niños y niñas para tener concierto. Pero también que los que ya lo hacen -14 en total- podrán seguir haciéndolo y renovando el concierto si cumplen las normas pactadas cuando se les dio. CiU quiere que esto sea posible. ICV-EUiA y ERC se oponen. El otro punto hace referencia a que los colegios concertados deben acoger mayoritariamente alumnos de su zona.

"Vamos a seguir luchando porque es una cuestión de libertad y de dignidad"
www.hazteoir.org 2 Marzo 2009

Crónica de las sesiones del segundo Encuentro Nacional de Objetores de Conciencia a Educación para la Ciudadanía, que se ha celebrado en Madrid el 28 de febrero de 2009. Aquí encontrarás los videos, fotos y noticias del Encuentro.
www.hazteoir.org/node/17709

El movimiento objetor presentó un nuevo plan de acción en la defensa de los derechos fundamentales de padres e hijos.

REDACCIÓN HO.- Este sábado se celebró en Pozuelo de Alarcón (Madrid), el II Encuentro Nacional de Objetores a Educación para la Ciudadanía bajo el lema 'Cuestión de libertad'. Organizado por Profesionales por la Ética y la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), el Encuentro contó con la colaboración de Hazteoir.org, que durante toda la jornada fue facilitando detalles del desarrollo del evento.

El Encuentro se llevó a cabo en el campus de la Universidad Francisco de Vitoria y contó con la asistencia de 1050 personas procedentes de toda la geografía española y de Portugal. Había representantes del movimiento objetor de Jaén, Jerez, Cádiz, Cartagena, Málaga, Sevilla, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Segovia, Salamanca, Soria, Valencia, Ciudad Real, Bilbao, Toledo, Talavera de la Reina, Madrid, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Logroño, Valladolid, Barcelona, Badajoz, Zaragoza, Pontevedra, Lugo, Oviedo, Burgos, San Sebastián, Santander, León, Zamora, Alicante, La Coruña... y Lisboa.

Durante toda la jornada se sucedieron conferencias, testimonios y actividades familiares. Los alumnos objetores celebraron un Encuentro paralelo planificado por el profesor Carlos Jariod, presidente de la Asociación Educación y Persona, quien, sin embargo, no pudo asistir por enfermedad; se encargó de coordinar las actividades su compañero Fernando López Luengos.

Rueda de prensa
En el transcurso del día se celebró una comparecencia ante los medios de comunicación en la que participaron las siguientes personas:

- Lourdes Ruano Espina, catedrática de Derecho Eclesiástico de la Universidad de Salamanca, quien puso de manifiesto que las 4 sentencias recientemente dictadas por el Tribunal Supremo en materia de objeción a Educación para la Ciudadanía (EpC) son fruto de un forzado consenso en numerosos puntos, y eso se traduce en múltiples contradicciones. Destacó así mismo que, a pesar de negar el derecho a la objeción de conciencia, las sentencias especifican que, cuando los proyectos educativos, libros de texto o explicaciones incurran en adoctrinamiento, los padres pueden exigir el derecho a la tutela judicial efectiva ante los Tribunales de lo contencioso-administrativo, que podrán dictar medidas cautelares

También indicó que, según esas mismas resoluciones del TS, el hecho de que la EpC sea ajustada a derecho no autoriza a la Administración educativa -ni tampoco a los centros docentes, ni a los profesores- a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas.

- José Ignacio Martínez, portavoz del Foro de Laicos Asidonia Jerez, expuso la situación en Andalucía, Comunidad en la que existen 16 plataformas de objetores y donde se han presentado 8400 objeciones a pesar de las presiones, amenazas e incluso coacciones a los objetores por parte de la Junta de Andalucía. Además, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dictado más de 50 sentencias favorables al derecho de objeción de conciencia a estas asignaturas, y aún hay más de 200 recursos judiciales pendientes de resolución.

- Ramón Novella, presidente de Profesionales por la Ética en Cataluña, recordó que en esa Comunidad Autónoma se han presentado unas 1000 objeciones. Además, los padres objetores han interpuesto 181 recursos ante diferentes instancias judiciales; Novella resaltó que en Cataluña no se ha emitido sentencia alguna sobre el derecho a la objeción a EpC aunque el Tribunal Superior de Justicia dictó un Auto inadmitiendo la tramitación de 5 recursos por la vía de los derechos fundamentales; estos Autos han sido recurridos ante el Tribunal Supremo.

- David González, portavoz de la plataforma Lugo Educa en Libertad, recordó que los motivos de los padres objetores se encuentran en los artículos 27.3 ('Los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones') y 16.1 de la Constitución Española ('Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos'...). "Los padres objetores", afirmó, "no hacen otra cosa que defender la libertad de todos frente a todos aquellos que quieren imponer un pensamiento único". González aseguró que, con asignaturas como estas, se pretende controlar las conciencias, ya que el bloque de materias denominado EpC se propone construir la moral de los alumnos, lo cual supone un claro intento de adoctrinamiento y una expropiación del derecho constitucional de los padres.

- Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, fue el último en intervenir y manifestó que es evidente que en torno a EpC existe un conflicto social que no se resuelve con las sentencias del Tribunal Supremo, pues estas tan solo resuelven 4 recursos judiciales. Urcelay recordó que existen 1700 procedimientos judiciales en marcha y un movimiento social, el de los padres objetores, que va a seguir utilizando todas las vías legales a su alcance para defender las libertades ideológica, de conciencia y de educación. "Este conflicto", aseguró, "se produce por una imposición gubernamental, ya que desde diferentes plataformas y asociaciones se han solicitado al menos 5 entrevistas (desde septiembre de 2006) con el presidente del Gobierno y con las sucesivas ministras de Educación para abordar este asunto. Entrevistas que han sido sistemáticamente denegadas". Por último, Urcelay presentó, a modo de plan de acción, los instrumentos legales que ofrecen las sentencias del Tribunal Supremo para defender los derechos de los padres que han objetado a Educación para la Ciudadanía, que transcribimos a continuación.

DIEZ HERRAMIENTAS FRENTE AL ADOCTRINAMIENTO EN LA ESCUELA

1. Corresponde a los padres la decisión última respecto a los medios e instrumentos legales a utilizar en defensa de sus derechos y libertades.

2. Ante la Administración educativa estatal o autonómica podrán solicitar, de acuerdo con las sentencias del Tribunal Supremo sobre el derecho a objetar a Educación para la Ciudadanía, la revisión de los decretos autonómicos que desarrollan EpC y en su caso retiren los libros de texto y materiales de carácter adoctrinador.

3. Podrán instar a los responsables políticos y los legisladores de las respectivas Comunidades Autónomas a que reconozcan el derecho a objetar a EpC mediante normativa autonómica.

4. Pueden presentar recursos de amparo ante el Tribunal Constitucional en el caso de las 4 sentencias emitidas por el Tribunal Supremo respecto al derecho a objetar a EpC.

5. En las Comunidades Autónomas sin fallos judiciales sobre el derecho a objetar o con fallos favorables a los objetores se podrán presentar recursos judiciales cuando exista denegación de la objeción por resolución administrativa de la Comunidad Autónoma.

6. Se mantienen vigentes los recursos judiciales presentados contra los decretos autonómicos que desarrollan EpC en Andalucía, País Vasco, Cataluña, Extremadura y Castilla-La Mancha.

7. Se pueden presentar recursos judiciales que anulen determinados libros de texto, materiales y proyectos educativos y actos concretos de adoctrinamiento escolar.

8. Ante los centros educativos, se deberá exigir la programación de las asignaturas de EpC así como el detalle de materiales didácticos que va a utilizar el alumno y el docente para impartirlas.

9. Pueden permanecer fuera de clase de EpC los alumnos objetores amparados por fallo judicial o resolución administrativa favorable.

10. Si los padres deciden que sus hijos vuelvan a clase de EpC, podrán solicitar información detallada de la programación, libros de texto y materiales didácticos que se vayan a utilizar para impartir este conjunto de asignaturas. Se informará a la comunidad educativa y a la opinión pública en general acerca de los libros de texto, materiales didácticos y actos adoctrinadores llevados a cabo por los centros educativos.

17:45 Acto de entrega de los Premios Libertad 2008-2009
Presentado por Leonor Tamayo, coordinadora de la campaña EpC de Profesionales por la Ética.

* Premio Libertad ni un paso atrás para Plataforma Salamanca Educa en Libertad.
* Premio Libertad familia comprometida para Familia Taboada López (Segovia)
* Premio Libertad web sin objeción para Mariano Bailly-Baillière (Objetores.org)
* Premio Libertad agrupación de valientes para Plataforma de Padres para la Libertad de Educación en Portugal
* Premio Libertad joven y audaz para Todos los alumnos objetores, recibe el premio MAJO.
* Premio Libertad cuantos más mejor para Caridad Navarro (CONCAPA Albacete)
* Premio Libertad arrojo jurídico para Enrique Domingo (CONCAPA La Rioja)
* Premio Libertad sólo ante el peligro para Iñigo Urien (Plataforma Vasca Educación y Libertad)
* Premio Libertad tomando la calle para Plataforma Padres en Acción (Madrid)
* Premio Libertad periodismo sin miedo para José Javier Esparza
* Premio Libertad centro educativo sin miedo para Colegio Monte Tabor (Madrid)

Los objetores premiados
17:00 Testimonios

Intervienen Luis Antonio García Primo, de León Educa en Libertad, Miguel Ausín, de Burgos Educa en Libertad, Fernando López Luengos, de Educación y Persona, José Luis Lafuente, del Foro Español de la Familia y Javier Tebas, de EpC?...Aragón va a ser que no!

Luis Antonio García Primo, de León Educa en Libertad:
"Hemos sentido el apoyo de la Iglesia pero en mi caso, un colegio concertado religioso, no lo he tenido del centro. En cuanto a los padres, a veces las asociaciones se limitan a organizar fiestas y cosas así, y no a lo sustancial."

Fernando López Luengos, de Educación y Persona:
"Me planteé asumir hasta dónde estaba dispuesto a llegar en mi función de profesor. Llegué a la conclusión de que si algún día pongo en riesgo mi puesto de trabajo, pues me dedicaré a otra cosa, y no pasa nada."

José Luis Lafuente, del Foro Español de la Familia:
"La presión social puede cambiar las leyes y también puede cambiar la interpretación de las leyes.

Javier Tebas, de EpC?...Aragón va a ser que no!:
"Se trata de que el Estado no anestesie a nuestros hijos, ni a la sociedad. En este proceso no estamos ante procedimientos meramente judiciales, ni los abogados hemos defendido a los padres objetores, sino que en cada caso lo que hemos estado defendiendo es a toda la sociedad española."

14.00 Testimonios
Modera Ana Victoria Más, de Profesionales por la Ética de Cataluña, e intervienen María Menéndez, de la Plataforma Educan los Padres (Villalba), José Jaime Rico (Lérida), Ignacio González (Lugo) y María Emilia García (Blanes).

María Menéndez:
"Hay colegios de los que te echan a patadas cuando planteas tus críticas a EpC, pero no debemos dejarnos avasallar. Esta es una batalla legítima y la tenemos ganada."

José Jaime Rico:
"Una de las grandes decepciones que me he llevado en mi vida fue comprobar que no tenía el apoyo de mi colegio, y llevo a mis hijos a la escuela concertada católica. Pero gracias al movimiento objetor, la EpC ha dejado de ser una práctica de riesgo".

13.45 El Encuentro dedica un emocionado recuerdo a pioneros y objetores que ya no se encuentran entre nosotros. Se suceden los homenajes a Ana Sanchis, de Valencia Educa en Libertad, a Julio Gómez Pastrana, de la Plataforma del Puerto de Santa María, a Lourdes Gil-Cepeda, de Padres para la Libertad de Valladolid.

13.15 Soñad y os quedaréis cortos: historia e ideales del movimiento objetor
Segunda sesión de la mañana. Modera Teresa Jaurrieta, presidenta de Navarra Educa en Libertad. Participan Manuel Martín Gaitero, del Foro Ciudad Real en Libertad y José Ignacio Martínez, del Foro de Laicos Asidonia (Jerez, Cádiz).

Según María Jesús Aranda, de la Plataforma Xq te callas? (Talavera de la Reina, Toledo), "quién nos iba a decir cuando los veíamos entre pañales que al cabo de los años nos veríamos luchando por nuestros hijos por estas cosas".

José Ignacio Martínez, del Foro de Laicos Asidonia (Jerez, Cádiz), narra la reacción de los padres cuando se conocieron las sentencias del Tribunal Supremo:

"Nos decíamos que la sentencia no había por donde pillarla, dice sí, pero no. Gracias a los juristas hemos ido conociendo lo que en realidad dicen esas sentencias y ahora sabemos que seguimos adelante. Esta batalla la estamos librando ante un ministerio que, en lugar de Educación, debería pasar a llamarse de la Adivinación y Ciencias Esotéricas, porque conocen las decisiones judiciales antes de que se produzcan."

11:45 h Ni Un Paso Atrás: el movimiento objetor hoy y mañana.
Primera sesión, a cargo de José Luis Bazán, coordinador de la Asesoría Jurídica de Profesionales por la Ética:

"El TS no ha denegado la objeción de conciencia, sino el hecho de derivar de la Constitución ese derecho a la objeción. Así pues, ¿por qué no aprueban las CC AA gobernadas por el PP el derecho a la objeción?"

Según José Luis Bazán, esta batalla ser ganará o se perderá, pero nunca tendrá fin porque las batallas por la libertad nunca tienen fin":

"Hay que acudir a la alta inspección del Estado, a las autonomías, con los libros que se están utilizando para exigirles que sean garantes de la libertad."

10:45 h Sesión inaugural
Clemente López González, vicerrector de ordenación académica de la Universidad Francisco de Vitoria, que ha facilitado la organización del encuentro, inaugura el segundo Congreso de Objetores.

Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, toma la palabra en la sesión inaugural para recordar que la lucha de los objetores continúa:

"Vamos a seguir luchando porque es una cuestión de libertad y también de dignidad. A lo largo de este año el movimiento objetor a Educación para la Ciudadanía ha conocido triunfos y soledades y entre todos hemos forjado un espíritu diferente que nos ha hecho a todos ser optimistas de cara al futuro."

María Rosa de la Cierva, miembro del Consejo Escolar del Estado, felicita a los objetores "porque habéis sabido convertir la sentencia de TS en un estímulo":

"Los padres mantenéis vivo el derecho a la educación de los hijos y a paretir de ahora hay que estar vigilantes sobre cómo se imparte esta asignatura, sobre el contenido de los libros. El Supremo avala esta vigilancia. El TS ha dado instrucciones a los tribunales para que estén vigilantes con respecto a los contenidos."

Isabel Bazo, presidenta de CECE agradece el coraje de los alumnos que cada día soportan presiones de tipo y formula la pregunta que está en la mente de todos los asistentes:

"¿Tiene potestad un TS para analizar los contenidos que lesionan a las confesiones religiosas? ¿Les corresponde a ellos?"

Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia:
"Hay en el ambiente cultural de nuestro país una latente intolerancia de los presuntamente tolerantes que se está convirtiendo en un virus contra la libertad, a la que vosotros estáis resistiendo. Estamos ante una gran batalla cultural. Con vuestra osadía y vuestro ejemplo estáis poniendo el dedo en la llaga de una de las cuestiones culturales clave de nuestra época. El poder solo puede entrometerse en el ámbito de las libertades de los ciudadanos si estos se dejan. Si resisten, no lo logrará. Esta batalla está ganada si la seguimos dando."

Luis Carbonell, presidente de CONCAPA:
"Desde la legalidad, os animo a que sigamos todos demostrando que no permitiremos a ningún partido y a ningún gobierno que eduque moralmente a nuestros hijos. Educación para la Ciudadanía sí, pero no así."

Alfredo Dagnino, presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU:
"La libertad para la formación de nuestros hijos es un derecho fundamental y no es negociable. Nuestra lucha es un compromiso por la libertad y la dignidad humana, también por luchar por una España mejor."

Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír,
"El movimiento objetor de Educación para la Ciudadanía representa la lucha en defensa de las libertades. Con su esfuerzo y su ejemplo, los objetores estáis demostrándolo cada día. En la lucha contra EpC nos jugamos la libertad."

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Núñez Feijóo recupera la Xunta para el PP
EDITORIAL El Mundo 2 Marzo 2009

LOS GALLEGOS ESTAN de enhorabuena, ha sucedido lo que este periódico pedía y quería que sucediese: que las urnas pusieran fin al fallido experimento del Gobierno PSOE-BNG. En estas mismas páginas, decíamos el pasado viernes que el único voto útil en Galicia era la papeleta del PP porque el bipartito había sido un fracaso absoluto, debido tanto a la ineficacia de su gestión como a la imposición de las tesis nacionalistas, asumidas por los socialistas. Los votos así lo han certificado, al dar la victoria al PP por una mayoría absoluta de 39 escaños. El PSOE de Emilio Pérez Touriño sufre un revés importante, al pasar del 33% al 29% de los votos, y el BNG de Anxo Quintana baja del 18% al 16%. Es difícil no relacionar este mal resultado con la desastrosa campaña electoral de ambos candidatos, en la que han surgido toda una serie de abusos, especialmente por parte de Quintana. Tampoco es aventurado concluir que Pérez Touriño ha sido víctima de su alianza con un partido como el BNG, al que no ha sabido ni ha querido controlar.

La primera lectura de los resultados del 1-M hay que hacerla en clave de política gallega. Con más de un 47% de los votos y 39 escaños, el PP acredita que sigue siendo el partido hegemónico en esta comunidad, con una gran imbricación en la sociedad gallega, y que si hace cuatro años perdió la mayoría absoluta fue sólo porque Manuel Fraga se empeñó en repetir como candidato, provocando una movilización de la izquierda para echarle de la Xunta. La victoria de Alberto Núñez Feijóo demuestra que la renovación resulta muy positiva para los partidos y es, además, una garantía de que Galicia volverá a la senda de los principios constitucionales, ya que, entre otras cosas, se ha comprometido a derogar de inmediato el decreto de imposición del gallego en la enseñanza. Pero además, convierte al futuro presidente de la Xunta en un dirigente clave del PP.

El cambio político en Galicia tiene, asimismo, una lectura para la política nacional que no es menos relevante. La pérdida de la Xunta es el primer gran retroceso electoral de Zapatero desde que es presidente del Gobierno e indica que la grave crisis económica y el aumento del paro, que en Galicia es superior a la media nacional, sí que pueden acabar pasando factura electoral al Gobierno.El mal resultado supone también un fracaso para el vicesecretario del PSOE, José Blanco, que se volcó en Galicia durante la campaña.

Por contra, la mayoría absoluta de Núñez Feijóo supone no sólo un triunfo para él, sino también un respiro para Mariano Rajoy, que en los últimos 15 días se ha pateado los pueblos de Galicia a la búsqueda del voto casa por casa. No hay duda de que el presidente del PP quiso convertir las elecciones gallegas en un test que ha superado con buena nota. La victoria en Galicia reporta a Rajoy una cierta tranquilidad interna en un partido sacudido en los últimos meses por las divisiones y sometido al acoso de la presunta trama de corrupción que le estalló en plena campaña electoral. Si bien el verdadero test del líder del PP será el de las elecciones europeas de junio, que son de ámbito nacional.

VALORACIÓN DEL FORO ERMUA DE LOS RESULTADOS ELECTORALES DEL PAÍS VASCO
Foro de Ermua  2 Marzo 2009

Bilbao, 2 de marzo de 2009

La ausencia de ETA en estas elecciones autonómicas, por primera vez desde 1978, es motivo de enorme satisfacción. Por otro lado debemos lamentar, una vez más, la falta de una auténtica democracia en el País Vasco. No sólo porque no se pueda hablar con libertad, ni porque los candidatos no nacionalistas estén permanentemente amenazados de muerte, sino también porque cientos de miles de ciudadanos se han visto obligados a abandonar su tierra por el efecto directo o indirecto de ETA y del nacionalismo excluyente. Si el terrorismo no hubiera cincelado el censo electoral en su beneficio, en estos momentos el panorama político sería muy diferente. Es urgente que las Instituciones adopten las medidas oportunas para eliminar el efecto que la acción de ETA tiene sobre las elecciones y para permitir a los desterrados vascos participar en las elecciones del País Vasco.

Por otro lado, los resultados electorales suponen una derrota sin matices de la estrategia del secesionismo o soberanismo. Tanto en el País Vasco como en Galicia, el nacionalismo radicalizado en su separatismo ha sido castigado por el electorado y es altamente probable que no sólo en la Comunidad gallega, sino también en el País Vasco, pierdan el poder. El PSOE y Rodríguez Zapatero deberían tomar buena nota y rectificar su política general de pactos y alianzas con partidos nacionalistas, que ya son declaradamente secesionistas, para buscar el acuerdo con los partidos de ámbito nacional. No cabe descartar que estas elecciones sean el punto de inflexión de la deriva centrífuga, de deconstrucción del Estado y cesión al nacionalismo que hemos padecido en la legislatura de 2004 a 2008 y que ha dejado la Constitución de 1978 seriamente dañada y a España en una gravísima situación desde el punto estructural. La crisis que padece nuestro país sólo puede superarse con éxito mediante el pacto en asuntos de Estado entre los partidos nacionales, con la mirada puesta en los intereses de los ciudadanos y no en la satisfacción de minorías regionales permanentemente insatisfechas y nostálgicas del Antiguo Régimen.

En el País Vasco es responsabilidad del Partido Socialista, de Patxi López y también de Rodríguez Zapatero, no dejar escapar la posibilidad histórica que se ha abierto: deben buscar el apoyo del PP y de UPyD ofreciendo pactos con contenidos concretos sobre los temas que más preocupan a la población:

1º.- La expulsión de ANV de los ayuntamientos que aún gobierna, para que ETA pierda todo su poder institucional y sus fuentes de financiación públicas.

2º.- La modificación urgente y en profundidad de la política lingüística, para hacer de la lengua un instrumento al servicio de los ciudadanos y no al servicio de intereses ideológicos.

3º.- La rectificación en profundidad del sistema educativo, terminando con el adoctrinamiento.

4º.- La puesta en funcionamiento a pleno rendimiento de la Ertzaintza en la lucha contra el terrorismo, alejándola del carácter de “policía de partido” que el PNV ha pretendido darle.

5º.- El cumplimiento estricto de la Ley en el País Vasco, terminando con la anomalía que supone ver que en nuestra Comunidad la Constitución, el Estatuto o las normas emanadas del Parlamento central son sistemáticamente incumplidas.

Por su parte, el PP y UPyD, deben facilitar el cambio de Gobierno en Euskadi y deben actuar con generosidad y responsabilidad. Generosidad para superar diferencias del pasado y responsabilidad para no ofrecer un cheque en blanco para el desalojo de Ibarretxe de Ajuria Enea. Es necesario que su apoyo al PSE se construya sobre compromisos concretos y expresos. Deben utilizar sus votos y escaños para la construcción de un País Vasco libre, democrático y normalmente integrado en España. De nada servirán los cambios si, como en El Gatopardo o en Cataluña, se cambia para que todo siga igual. La salida del PNV del Gobierno debe venir acompañada de modificaciones profundas y trascendentales en las bases ideológicas y políticas que lo sustentan.

Por último, desde el Foro Ermua, nos felicitamos por unos resultados que consideramos son un mazazo democrático al nacionalismo y apelamos a la responsabilidad de todos los partidos políticos nacionales para no dejar escapar la oportunidad que se ha abierto en las elecciones de ayer.

¿Qué ha pasado?
J. M. RUIZ SOROA El Correo 2 Marzo 2009

Lo acostumbrado en estos casos es identificar una supuesta voluntad o mensaje del electorado como guía de lectura de los resultados. Algo en sí mismo absurdo, pues el electorado no habla con una voz ni emite un solo mensaje sino múltiples y contradictorios. Por ello, si queremos determinar lo que ha pasado ayer, lo que tenemos que hacer es identificar la consecuencia determinante de la polifonía partidista que se ha registrado. Que no es otra, a mi juicio, que el de la mayoría no nacionalista.

Las nuestras no son unas elecciones presidenciales, en las que el candidato que gana sale elegido presidente de gobierno. Son unas elecciones parlamentarias, en las que será presidente quien reciba más votos parlamentarios en el futuro. Si se quería que gobernase el partido más votado, se habría hecho otro sistema más anglosajón. No se hizo, y por eso es finalmente irrelevante que el PNV haya ganado las elecciones, porque no tiene mayoría para gobernar. Y el 'second best' que es el PSE sí la puede concitar: ése es el punto clave y ése es el tan anunciado 'cambio': el fin de un ciclo prolongadísimo de gobiernos nacionalistas.

Una advertencia se impone ya de entrada a la hora de analizar el cambio político en Euskadi: su amplitud y sus efectos van a venir determinados mucho más por la reacción social que se va a producir al ver el gobierno en manos no nacionalistas que por el juego estricto de los pactos y las alianzas que se produzcan. La ciudadanía va a experimentar probablemente una tal sensación de ruptura progresiva de ataduras que sus consecuencias pueden llevar los efectos del cambio mucho más allá de lo que predeciría cualquier cálculo político inicial. El cambio real es empezar a vivir en otro escenario, en uno en que la hegemonía ideológica nacionalista se ha quebrado, en el que podemos pensarnos como colectivo de muchas formas, no de una sola. El cambio es, al final, cambiar en cómo nos vemos a nosotros mismos.

Para los partidos no nacionalistas empiezan unos meses arduos: deben leer correctamente los resultados y deben estar a la altura de lo que esos resultados les exigen. El PSE puede sentir el vértigo del protagonista novato que se descubre solo en las alturas e intentar apoyarse en un PNV a modo de segura muleta de gobierno. Puede que, probablemente, Madrid presione en esta dirección. Pero una tal salida sería tanto como adulterar el cambio prometido y esperado. Por su parte, PP y UPD pueden sentirse tentados a regatear o condicionar su voto a Patxi López en la investidura parlamentaria: sería una postura antinatural y, lo que es peor, suicida a medio plazo. Si los partidos no nacionalistas retroceden estos meses ante el vértigo que provoca el cambio estarán cavando su tumba a medio plazo, pues demostrarán que no se conciben a sí mismos como dueños de su destino, sino como eternos ayudantes de los verdaderos dueños.

Una obviedad: el cambio lo lideran los socialistas, luego debe permitírseles que lo lideren a su gusto y a su manera: es su tiempo. Es legítimo intentar influir en ellos, no lo es tratar de imponerles una visión del cambio que no es la suya, o negarles ya de entrada su opción política invocando el orteguiano 'no es eso, no es eso'. Es evidente que la opción política del PSE es bastante tímida y alicorta, que su ideal para el gobierno de Euskadi se limita en principio a borrar la década soberanista y volver a los felices y transversales tiempos de Ardanza, tal como su líder se ha hartado de decir en las elecciones. El riesgo que corren es el de degradar lo que todos llamamos 'el cambio' en algo que sea simplemente 'un cambio'. Convertir un cambio de régimen en un simple cambio de gobierno.

Los socialistas, basta analizar con profundidad su trayectoria en la última década, han adoptado como propia la política de la identidad de cuño nacionalista. Aunque su retórica sea ciudadana, en la cuestión clave de la 'construcción nacional' han abrazado una visión nacionalista light, que sólo se diferencia de la original en los tiempos y en los métodos (que ya es mucho). Ellos son mucho más progresivos y respetuosos de la realidad social, pero su visión de la vasca futura es la de una sociedad cohesionada por un sentimiento identitario común, algo a lo que llaman vasquismo. Los ejemplos del gobierno catalán y gallego son demasiado elocuentes como para ignorar por donde van las simpatías políticas socialistas. Sólo cuando se trata de la construcción del Estado (no de la sociedad, sino del Estado), aparecen diferencias radicales entre socialismo y nacionalismo.

Muchos somos conscientes, en Euskadi y en España, de estas limitaciones de los socialistas. Pero nunca puede esa conciencia llevar a nadie a dejar de colaborar para que el cambio, por tímido que sea, comience. Patxi López se presentará en la investidura sin ningún apoyo pactado, casi con seguridad, y debe salir de ella investido presidente para que haga el gobierno que desee. Probablemente uno minoritario durante por lo menos media legislatura. Porque, ésa es la otra parte, el PNV debe pasar a la oposición para poder efectuar su propio tránsito modernizador, para enfrentarse a su demonio soberanista y decidir de una vez por todas qué quiere hacer con él. Porque lo de esta noche, por muy aparente que parezca, se debe en gran parte a un préstamo envenenado de los radicales.

Sólo entonces, cuando todos se hayan demostrado a sí mismos que son actores con la misma capacidad y legitimidad, vendrá el tiempo del gobierno transversal consociativo que tanto nuestro país como la crisis económica reclaman.

Carta a "O Presidente"
JUAN JULIO ALFAYA PD 2 Marzo 2009
Estimado Presidente:

Sin estar yo afiliado al PP ni ser simpatizante de su partido, sería un hipócrita redomado si no le expresase la alegría inmensa que me produjo el ver cómo, gracias a los gallegos que confiaron en usted, se hundía la izquierda de los yates y los Audis de lujo que llevábamos ya cuatro años incrustada con uñas y dientes en nuestra piel cual garrapata dedicada a chuparnos la sangre, tratándonos con un desprecio de señores feudales y viviendo a todo lujo en unos tiempos de profunda crisis en los que la inmensa mayoría de los ciudadanos lo estamos pasando muy mal para llegar a fin de mes.

En una entrevista en Intereconomía TV le preguntaron qué iba a hacer con los famosos Audis de lujo de Touriño, esposa y compañía y Ud. contestó que, como Presidente, iba a usar un Citroën para expresar su apoyo a nuestra industria y, de un modo especial, a nuestra fábrica de Vigo de la que dependen miles de familias tanto por empleos directos como indirectos, y añadió, sorprendido por la pregunta, que el futuro de los Audis tendría que estudiarlo. Espero que aunque sea los malvendan antes de que continúen en la Xunta de Galicia como símbolo vergonzoso de la insolidaridad y el despilfarro de quienes nos desgobernaron con indescriptible cinismo y prepotencia durante cuatro años. Por higiene democrática, Pérez Touriño y Anxo Quintana tendrían que desaparecer para siempre de la vida pública. El socialista podría trabajar como director gerente en un concesionario de Audi España y el segundo dirigir una academia de baile para personas mayores.

Como ciudadano de a pie, y sin más influencia que la de mis palabras a través de este modestísimo blog, lo mismo que critiqué duramente al PPdeG a través de estas mismas páginas por ser el impulsor de la Ley de la Ignominia de 1983, quiero felicitarle ahora por su éxito electoral y pedirle, al mismo tiempo, algo muy sencillo: QUE CUMPLA SUS PROMESAS.

Tiene Ud. ahora la gran responsabilidad de gobernar para "todos" los gallegos sin ningún tipo de discriminación, y la responsabilidad todavía mayor de no defraudarnos siendo eficaz, honrado y transparente en su gestión, así como fiel a sus promesas electorales, cosa que no dudo hará. Quienes nacimos genéticamente predestinados a ejercer de críticos incómodos del poder, permaneceremos vigilantes para que no caiga Ud. en la tentación de desviarse del buen camino y que sus promesas no se queden en tales, sino que se cumplan al pie de la letra.

Deseándole lo mejor como Presidente de Galicia, le saluda atentamente,

Juan Julio Alfaya

Recortes de Prensa   Página Inicial