AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 6 Marzo 2009

El PSOE en su laberinto
Manuel Muela El Confidencial 6 Marzo 2009

Las elecciones regionales de Galicia y País Vasco tienen, como denominador común, el hartazgo de los ciudadanos con las políticas centrífugas y estériles que vienen dominando la política española de los últimos decenios. Un lujo o divertimento que ha sido posible por la abundancia de recursos públicos procedentes de la UE y del modelo especulativo de la economía española: los nacionalistas y sus émulos han sacado pingüe partido de una situación histórica excepcional, muy generosa con sus planteamientos y poco dispuesta a preservar los valores de la igualdad y la democracia en libertad. Hemos vivido la sublimación del discurso reaccionario del aldeanismo frente al horizonte abierto de la tolerancia y el pluralismo, que son las señas de identidad de la democracia. Pero la crisis económica, profundísima, y la escasez que ello acarrea nos ha devuelto abruptamente a la realidad: la estructura jurídico-constitucional de España resulta insostenible y es hora de echar el freno para, a continuación, poner remedio a los males que nos agobian.

El retroceso de las opciones nacionalistas en estas elecciones no es nuevo, aunque esta vez ha sido más plástico: hace años que viene ocurriendo, pero el establishment del régimen de la transición ha hecho oídos sordos a los mensajes ciudadanos, porque el neofeudalismo de la política española venía siendo muy provechoso para unas clases dirigentes que habían descubierto las bondades de unos presupuestos públicos que permitían el clientelismo de los poderes locales y regionales. Nada nuevo en la política española, aunque algunos, ingenuamente, pensábamos que aquellas prácticas habían sido superadas. No ha sido así y ahora nos enfrentamos a un problema colosal, cuya referencia es la aventura que se pretende iniciar en el País Vasco al grito de Patxi Lehendakari, ¡casi nada!

El tal grito o slogan parece muy loable, si respondiera a una política general de reconsideración de la política española, de la que es parte importante la relativa al País Vasco. Porque, en mi opinión, carecería de sentido pretender que el País Vasco es una burbuja aislada del resto de la nación, en la que se puede iniciar un experimento de laboratorio para comprobar si resulta practicable restaurar los preceptos constitucionales en un territorio en el que hace décadas que han sido ignorados con la arrogancia del poder nacionalista. También en otros lugares de España, dicho sea de paso.

No todo se reduce a obtener una mayoría en un parlamento regional para conformar un gobierno, que puede ser muy bienintencionado: si ese gobierno, por razones obvias, no nace apoyado por la energía y claridad de ideas del Gobierno de la nación, el de Madrid, sostenido, si fuera el caso, por los votos del otro partido constitucional, el PP, al que se le piden en el País Vasco, el ensayo resultaría un fiasco para quienes, de buena fe, crean que se puede dar un giro copernicano a la política española solo en una de sus regiones, por muy emblemática e importante que sea.

La crisis española es lo suficientemente seria y profunda -más de 150.000 parados mensuales con desplome de la actividad y de los ingresos públicos- como para permitirnos la liviandad en el tratamiento de los problemas que afectan al Estado: él es el garante de la libertad y de la igualdad y está obligado a recuperar el papel que ha abandonado en los tiempos del becerro de oro de la economía española. Por eso, como en toda empresa que se precie, tendrá que empezar por reconsiderar su costosísima estructura, para concentrar los esfuerzos y los costes en beneficio de una política de saneamiento general que, si se explica, tendrá la aprobación de la opinión pública.

No es fácil romper la tela de araña y las inercias de las décadas pasadas. Si lo fuera, alguien, con visión de futuro, lo habría hecho en tiempos de bonanza. Pero, como dice el viejo refrán “a la fuerza ahorcan”, los tiempos lo exigen, si queremos que España mantenga dignamente su libertad y un mínimo bienestar. Ese es el reto que tiene ante sí el partido gobernante, el PSOE, que no puede despachar con el grito fácil de “Patxi lehendakari” si no pone todo su empeño, con el concurso del PP, en ofrecer a España un horizonte de esperanza. Otra cosa será como ladrar a la luna.

Elecciones vascas
Basagoiti, digno de San Gil
Guillermo Dupuy Libertad Digital 6 Marzo 2009

Decía no hace mucho Iñaqui Anasagasti que la argumentación "soez y facha", el "jaboneo a Mayor Oreja" y el "lenguaje faltón y cheli" del nuevo presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, "nos hacen casi añorar a María San Gil".

Aunque me parezcan exageradas y propias de un personaje desquiciado como Anasagasti, sus declaraciones deberían llenar de orgullo al nuevo presidente del PP vasco, quien efectivamente "casi" consigue conservar los votantes que obtuvo María San Gil en las elecciones de 2005.

A pesar de no tener el carisma de la inolvidable dirigente vasca, considero que Basagoiti ha sido fiel a ese compromiso de "mantener los mismos principios de siempre" que el nuevo presidente vasco adquirió ante sus votantes en una reciente entrevista en Libertad Digital. Así, lejos de pretender caer "simpático" a los nacionalistas, Basagoiti ha mantenido en todo momento un discurso firme contra el nacionalismo y en defensa de la libertad y españolidad del País Vasco, en el que la principal crítica al PSE ha sido, precisamente, su deriva nacionalista. Se trata de una postura coherente, no sólo con lo que ha defendido San Gil, sino muchos otros dirigentes del PP vasco, antes y después de la lamentable marcha de la donostiarra.

Ahora bien, por mucho que San Gil ni sea, ni se haya creído nunca, la única portadora de las loables esencias del PP vasco, tal y como nos la presenta la insultante caricatura que de ella han hecho Iglesias y Gabilondo, la tentación del PP de Rajoy surgida después de las elecciones generales de "no causar recelos" entre los nacionalistas y de llevar a cabo una política "simpática" hacia ellos, ha seguido pesando, a pesar de Basagoiti, sobre el electorado tradicional del PP, lo que explica la emigración de algunos de sus votantes hacia UPyD.

Es cierto que Basagoiti nunca alzó su voz contra Rajoy y contra esa tentación que justificadamente sí hizo rebelarse a San Gil. Sin embargo, no es menos cierto que Basagoiti en ningún momento ha sido ejemplo de esa funesta ponencia política que recomendaba arrinconar "simpáticamente" unos principios por los que los populares vascos se han jugado y se siguen jugando la vida.

Por mucho que se haya beneficiado como sustituto de la marcha de San Gil, hay que reconocer que Basagoiti no es, ni ha sido hasta ahora, el "Patxi López" surgido de la decapitación política de Redondo Terreros, ni siquiera el "Josep Piqué", fruto tardío y lógico de la decapitación política de Vidal-Quadras. Gracias a eso, la caída del PP en el País Vasco no ha sido tan grande.

El retroceso, sin embargo, es perceptible, y la culpa de ello no la tienen los medios que no silencian la existencia de UPyD ni los que exhibimos nuestras simpatías hacia la formación que lidera Rosa Diez; formación que, dicho sea de paso, ya puede dar algunas lecciones al PP hasta en el terreno económico. La culpa la tienen quienes desde el PP han pretendido caer "simpáticos" a los nacionalistas y se acomplejan de una alternativa liberal al Gobierno socialista.

Por mucho que Rajoy haya elevado últimamente el perfil de la oposición y parezca haber olvidado funestas y simpáticas tentaciones, yo no sé, francamente, si este Guadiana tiene enmienda. De lo que no me cabe duda es que si no la tiene, UPyD seguirá creciendo como correctivo de quienes no se quieren corregir. Y eso por mucho que las listas del PP las encabece un Basagoiti o hasta un mismísimo Mayor Oreja.

Elecciones vascas
Cuestión de método
Agapito Maestre Libertad Digital 6 Marzo 2009

Porque el asunto político vasco afectará a toda España, será menester que el método de negociación entre el PSOE y el PP sea aceptado, desde el principio hasta el final, por las dos partes sin ninguna objeción. Primero se pacta y después se entregan los votos. Primero se negocia el poder y después vamos a la investidura. Lo contrario es negar el noble arte de la política. De la democracia. El problema, sin embargo, es que el PP parece que ya ha renunciado a ese método elemental de negociación política. Se queja de que el PSOE lo trata como un partido de apestados, pero le entrega su mayor capital político a cambio de no se sabe muy bien qué... Quizá a cambio de que lo dejen sobrevivir.

Poco es, incluso como táctica, lo exigido en un primer momento por el PP. Da todo, o sea, sus votos a cambio únicamente de sacar del poder al nacionalismo. Ya hablarán más tarde, dicen ingenuamente los populares, de las garantías que les ofrecen los socialistas para fiarse de ellos. El PP utiliza palabras y expresiones retóricas, pero detrás, ojalá me equivoque en mi diagnóstico, sólo hay debilidad política y argumentativa. Ofrece su apoyo al PSOE, dicen los populares, por "generosidad", "altura de miras y circunstancias", en fin, por ética, pero no aspiran ni a compartir ni a tener poder en el Gobierno socialista. ¡Qué raro! Renuncian al poder conseguido democráticamente sólo por una cuestión de "patriotismo". ¡Qué extraño!

Así las cosas, muchos de sus votantes se preguntarán: ¿A qué aspiran estas almas bellas? ¿Qué diferencia hay entre haber votado al PP y al PSOE? ¿Quizá en las próximas elecciones los simpatizantes del PP votarán directamente al PSOE toda vez que los populares renuncian a compartir el poder con los socialistas? Es obvio que las declaraciones de los populares no resisten un mínimo análisis político. Son desiderata sin contenido verdaderamente político, o peor, son ejercicios retóricos con límites precisos. Y esos límites, nadie lo dude, son inmediatamente percibidos por los electores de esta fuerza política, que parece preferir sacrificar a sus votantes antes que enfrentarse a la realidad del resultado electoral.

Pero la realidad, por desgracia para los melifluos dirigentes del PP, es terca y se asume o te arrastra. El resultado de las urnas es inapelable: No puede haber Gobierno socialista sin el apoyo de los populares y viceversa. ¿Viceversa? Sí, sí, el apoyo popular obtiene recompensas concretas y visibles a la hora de gestionar el poder o se torna evanescente. Melancólico. Nada.

El periodismo español, triturado por la crisis, merece el desprecio de los demócratas
Francisco Rubiales Periodista Digital 6 Marzo 2009

El periodismo español atraviesa una de las etapas más críticas de su historia. Con las redacciones vaciándose y con miles de profesionales desempleados, la profesión está siendo triturada por la crisis, pero ni los periodistas ni los editores pueden ahora pedir comprensión o ayuda a unos ciudadanos demócratas a los que han abandonado y traicionado. Ante la postración creciente del periodismo español, los ciudadanos tienen derecho a responder: ¡Que les ayuden ahora sus amigos, los políticos!

Buena parte de los editores y periodistas españoles se han ganado a pulso el desprecio de los ciudadanos libres y demócratas. Tenían la obligación de decir siempre la verdad y de mantener su independencia y capacidad para criticar y fiscalizar a los grandes poderes, como exige la democracia, pero muchos de ellos han tomado partido, han renunciado a la verdad y en vez de criticar al poder se han convertido en sus aliados y cómplices. Muchos periodistas y editores han caido tan bajo que se han integrado en las sucias labores de desinformación y manipulación, convirtiéndose en "policías del pensamiento" al servicio del poder político.

Ahora, cuando la crisis los está golpeando con fuerza, colocando a los medios al borde del cierre y dejando vacías las redacciones, los ciudadanos tienen derecho a contemplar el desastre de la profesión periodística con indiferencia y a exclamar "¡Que les ayuden ahora sus amigos políticos!".

Conscientes de su vergonzoso divorcio con la audiencia, los editores están acosando al gobierno de Zapatero para que les ayude y les de dinero para salvar sus imperios mediáticos agrietados. Pero si el gobierno accede a beneficiar a los medios de comunicación con dinero público, tendrán que responder ante los ciudadanos de esa nueva arbitrariedad antidemocrática.

Para desgracia de todos, el comportamiento del periodismo español se ha tornado mayoritariamente antidemocrático. La descarada sumisión de muchos al poder político y la pérdida masiva de la independencia informativa y su complicidad con la manipulación y el engaño les han hecho perder prestigio y cubrirse de vergüenza e indignidad ante los demócratas, gran parte de los cuales consume ya información libre en Internet.

No hace mucho tiempo, cuando la gente todavía creía que España era una democracia, los periodistas, junto con los políticos, eran considerados héroes por la sociedad española, que valoraba los servicios que prestaban al sistema. Hoy, el prestigio y la imagen de ambos grupos caen en picado y los ciudadanos ya no los contemplan como héroes sino como villanos. Los periodistas, junto con los políticos, los policías y los jueces, son los que más intensa y velozmente pierden prestigio e imagen en España, lo que refleja hasta que punto ha avanzado la degeneración de la democracia..

Con muy pocas excepciones, el periodismo español se ha llenado de ignominia al someterse al poder, al tomar partido por los políticos, nunca por los ciudadanos, y al protagonizar actuaciones bochornosas como los ocurridos en las últimas elecciones generales de 2008: el boicot mediático a UPyD, las dos entrevistas de Gabilondo en la "Cuatro", a Rajoy (hostil) y a Zapatero (sumisa), y los dos impresentables debates "cara a cara" entre Zapatero y Rajoy, organizados por la Academia de Televisión.

El papel del periodista en democracia es decisivo. Debe controlar a los grandes poderes y fiscalizarlos a través de la información y la crítica, al mismo tiempo que porporciona a la sociedad la información que necesita para tener criterio y ser libre. Pero en los periodos electorales y en situaciones críticas, como la que vive actualmente España, el papel del periodista democrático es todavía más crucial si cabe porque está obligado a informar a los ciudadanos, con independencia y libertad para que posean toda la información y el criterio que necesitan para tomar decisiones o votar consecuentemente.

Todo eso ha fallado en un periodismo español que, masivamente, ha tomado partido por alguna de las fuerzas políticas contendientes y ha cambiado el deber de informar por el de "cazar" al adversario y explotar sus errores y debilidades. La pérdida de la independencia y el descarado apoyo al bando propio han sido especialmente graves en los medios públicos, donde los periodistas se han puesto masivamente al servicio del pensamiento dominante y de lo políticamente correcto. Algunos de esos medios, como el Canal Sur de Andalucía, tuvieron que ser reprendidos por los encargados de vigilar la pureza electoral, ante su descarado apoyo al poder oficial.

Demasiados periodistas han actuado como "comisarios políticos" del poder, atacando al adversario, ignorando los errores propios y proporcionando argumentos e informaciones que puedan ayudar al bando propio a conseguir votos. Es el mismo comportamiento que tuvieron los periodistas de Hitler y los corresponsales y periodistas de agencias y periódicos comunistas, como Tass, Pravda, L'Unitá, Mundo Obrero y otros muchos medios mentirosos y vergonzosamente sometidos al poder durante décadas.

Si en la mal llamada "democracia española" se aplicara la misma vara de medir que en los Estados Unidos, donde tuvo que dimitir una asesora periodista del candidato Obama por llamar "monstruo" a Hillary Clinton, ¿cuantos periodistas españoles podrían conservar su puesto de trabajo?

Voto en Blanco

La Unión ante la crisis
... Es cierto que el Estado ha recuperado un papel central en la crisis, como último recurso para volver a hacer funcionar los mercados. Pero en el repliegue de emergencia hacia lo público que vivimos no nos podemos olvidar de lo público-europeo. La situación actual tiene que ver más con un fallo de Estado que con un fallo de la Unión...
JOSÉ M. DE AREILZA CARVAJAL, Cátedra Jean Monnet - IE Universidad ABC 6 Marzo 2009

Entre las distintas propuestas para hacer frente a la crisis económica, el fortalecimiento del proyecto europeo es una de las que tienen más sentido. Las decisiones del reciente Consejo Europeo dando los primeros pasos para que exista una supervisión financiera común apuntan en esta dirección esperanzadora. Sin embargo, en general la crisis está llevando sobre todo hacia un repliegue de emergencia hacia lo estatal, como si no nos gobernásemos en buena medida desde Bruselas. La negativa a aprovechar a fondo el sistema comunitario está sin duda relacionada con el hecho de que la Unión no atraviesa su mejor momento político y está saliendo de unos años difíciles.

Conviene recordar que las instituciones, normas y principios europeos han contribuido seriamente a la prosperidad compartida del continente durante más de medio siglo. Las autoridades de Bruselas gestionan junto con los gobiernos nacionales una combinación hasta ahora exitosa de libertad económica y protección social. Los principios de libre competencia, no discriminación y eliminación de barreras a la libre circulación de factores de producción conforman una verdadera «constitución económica» que ha dado resultados muy positivos y ha hecho más transparente y racional cualquier intervención pública en la economía. La Unión Europea es un límite permanente y eficaz contra el proteccionismo, esa «filosofía de guerra» en palabras de Ludwig von Mises. Además, la Unión posee una notable capacidad de aprendizaje e innovación en el diseño de políticas comunes en el mercado interior, y goza de una visión de conjunto privilegiada sobre el espacio económico comunitario. También posee un potencial aún no utilizado a fondo para proyectar los intereses comunes europeos en el mundo.

Es cierto que el Estado ha recuperado un papel central en la crisis, como último recurso para volver a hacer funcionar los mercados. Pero en el repliegue de emergencia hacia lo público que vivimos no nos podemos olvidar de lo público-europeo. La situación actual tiene que ver más con un fallo de Estado que con un fallo de la Unión. El nivel nacional se ha resistido a completar el gobierno económico del euro y el ejemplo más claro de esta indolencia ha sido la falta de desarrollo de la Agenda de Lisboa aprobada en el 2000 y su plan de reformas económicas. Ante el fracaso de agencias y organismos nacionales a la hora de regular de modo adecuado las entidades financieras, es justo que se plantee ahora una regulación y supervisión común en todo el mercado interior.

Pero probablemente no basta con esto. Sería conveniente europeizar ámbitos como política energética, investigación y desarrollo o educación superior, todos ellos asuntos cruciales para el futuro del continente si quiere seguir siendo «una esquina indispensable del planeta», en la atractiva formulación de Denis de Rougemont. A corto plazo, se debería contribuir con una sola voz europea a la difícil y necesaria tarea de reinventar las reglas del juego del sistema financiero global. La presencia en el G-20 de media docena de representantes nacionales más tres representantes europeos (José Manuel Durao Barroso, Mirek Topolanek y Jean-Claude Juncker) no es un ejercicio de armónica polifonía europea sino más bien de cacofonía.

Pero hoy existen serias resistencias -aunque claramente más entre dirigentes nacionales o regionales que en sus poblaciones- a transferir poderes a Bruselas y dotar de más medios a sus instituciones para abordar nuevas tareas. En estos últimos años ha habido una pérdida de confianza y se ha creado la sensación de que la Unión ha perdido su dinamismo y en el fondo se ha diluido el proyecto original de avanzar siempre hacia una unión cada vez más estrecha. «Más Europa» es un slogan con problemas en parte porque el proyecto de Constitución Europea se asoció con la absurda visión de un super-estado europeo dispuesto a dejar sin contenido la soberanía nacional, lo que ha calado sobre todo en políticos de países como Alemania, Francia y el Reino Unido y de algunos países del Este que simplemente ignoran los fundamentos del proceso de integración.

Por ello es necesario consolidar y afirmar el modelo existente de integración económica y política, una federación jurídica en una confederación política, que respeta y renueva las identidades nacionales, a las que somete a una saludable disciplina jurídica y económica. En este contexto, la transferencia de nuevos poderes a Bruselas debe hacerse con la misma flexibilidad con la que se pueden renacionalizar algunos y evitando dos claros riesgos. Por un lado, la retórica europeísta, un modo escapista de atribuir la responsabilidad sobre cualquier problema candente a la UE sin darle medios y poderes para atenderlos. Por otro lado, no ser capaces de que el ámbito europeo sirva para un aprendizaje horizontal de las soluciones que funcionan en distintos Estados miembros.

La única posibilidad de salvación no puede ser la expansión continuada de competencias europeas, porque parte de la legitimidad europea descansa en la limitación material de poderes de la Unión. La suma del ámbito de gobierno europeo y de los ámbitos nacionales pueden resultar en un verdadero laboratorio de regulación y liberalización, en la mejor tradición del federalismo. Esta alternativa ya fue descrita por Louis Brandeis, uno de los grandes jueces del Tribunal Supremo de EEUU, defensor del New Deal de Roosevelt. El jurista norteamericano ensalzaba no la centralización sino la experimentación a la hora de gestionar la economía por cada Estado dentro de una federación y su función de laboratorio de ideas para el resto de los componentes de la Unión.

En esta deseable consolidación del modelo de integración europeo, las ampliaciones recientes no son el problema. Este proceso histórico de reconciliación entre las dos mitades de Europa injustamente divididas en la Conferencia de Yalta ha servido, hasta la llegada de la crisis, para revitalizar la economía de la Unión y para que se acepte más la necesidad de competir como europeos en la globalización económica. La ampliación, por supuesto, también es un reto político, porque también ha dado lugar a una Europa con grandes diferencias de desarrollo económico y social entre sus miembros y ha modificado la cultura institucional europea.

Del mismo modo, es el momento de reconocer que en el proceso constitucional se invirtieron tal vez de modo excesivo muchas energías políticas durante cinco años y al final se ha saldado con el nada ejemplar y todavía incierto rescate de muchos de sus contenidos en el farragoso Tratado de Lisboa. La mayor parte de las reformas contenidas en este acuerdo son deseables pero la integración puede sobrevivir e incluso avanzar sin ellas, como lo ha demostrado la presidencia francesa durante la segunda mitad de 2008. El verdadero obstáculo para desarrollar el potencial de la Unión, en un año crucial en el que la crisis económica coincide con las elecciones europeas y la elección de una nueva Comisión, puede ser de liderazgo.

Necesitamos dirigentes capaces de politizar el día a día de las instituciones europeas para hacerlas más atractivas y al mismo tiempo que sepan pensar a largo plazo y formular un proyecto político sugerente que sea percibido como suyo por casi quinientos millones de ciudadanos europeos.

Motivos para echar al PNV, ¡y que se enfade Cebrián!
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 6 Marzo 2009

A medida que pasan los días, el PNV se muestra, salvo para los imbéciles y los cipayos, como un partido antidemocrático. ¡Que las urnas y el parlamento le echen del poder es un golpe de Estado para sus militantes!

Aquí hay otros motivos para darle al PNV y a las emakumes del batzoki

--El Gobierno vasco reabrió un concurso para recolocar a altos cargos a dos días del 1-M (...) concedía a una entrevista personal con los aspirantes el 25% de la puntuación final. El resto de la valoración se sumaba a partir de una prueba escrita y de los méritos acreditados.

--Políticos belgas confiesan su «impresión» al ver a «gente sencilla» escoltada en Euskadi:

«La primera impresión no puede ser mejor: el País Vasco es un lugar de una gran belleza y parece acogedor. Pero a poco que entras en él percibes enseguida la losa de plomo que pesa sobre la gente. No se puede hablar de ciertas cosas en la calle. Simples concejales tienen que andar con escolta y sus hijos no pueden jugar con otros niños del pueblo en la calle. No sabíamos que en esta Europa del siglo XXI, a apenas un millar de kilómetros de aquí, se estuvieran viviendo vulneraciones tan graves de los derechos humanos. Estamos todos muy impresionados».

--La limpia en Euskal Telebista (¡Bravo Basagoiti!)
--Arzalluz encabeza la suscripción para pagar la multa por la agresión de Aranburu al miembro de Foro Ermua
--El berrinche que se iban a coger Sor Ana Sagasti, el Hijo del Requeté, Urkullu, la guapa Idoia Zenarruzabeitia, la seductora Miren Azkárate, la arrebatadora Anjeles (sic) Iztueta...

--El editorial de El País en favor del pobre y desvalido PNV, víctima del nacionalismo español. (Nótense en esta portada el verbo del titular, "se lanza", y el sustantivo del antetítulo "expulsión". Parece una portada escrita en Sabin Etxea.)
--La taquicardia que le daría a María Antonia Iglesias.
--La desaparición de las tortillas de los batzokis.

Tortilla: Prueba imprescindible para el ascenso social y profesional. Cuanto mejores sean las tortillas que entrega la madre (la ama) al batzoki local, más prosperará la carrera profesional del hijo en el partido y la Administración. Dígase siempre «tortilla de patatas», nunca «tortilla española»; la equivocación supone perder puntos.

(Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos)
¡¡MADRAZO, QUÉ BATACAZO!!

Krugman
La edad oscura de la macroeconomía
Adrián Ravier Libertad Digital 6 Marzo 2009

Paul Krugman, premio Nobel de Economía de 2008, ha escrito un artículo de opinión en The New Yok Times donde critica duramente el estado actual de la macroeconomía moderna.

Con una soberbia poco académica, se ríe de las afirmaciones de Brad De Long, Eugene Fama y John Cochrane, quienes defendieron, siguiendo a Frédéric Bastiat, que el Gobierno americano se equivoca con sus políticas si no actúa responsablemente en el campo fiscal. En pocas palabras, estos tres economistas afirman que gastar y gastar en tiempos de crisis es un error ya que el dinero necesario para financiar el bailout y los planes de estímulo debe venir de algún lado, sea de mayor deuda pública, de la emisión de moneda (con su consecuente proceso de inflación) o de nuevos impuestos (lo que en definitiva absorbe los ahorros del sector privado en lugar de expandir el PIB como afirman los keynesianos).

Como contrapartida, el mismo Krugman sostenía, poco antes de las elecciones que dieron por ganador a Obama, que es la hora de la política fiscal:

Vamos a tener que dejar de lado algunos prejuicios. Está políticamente de moda despotricar contra el gasto estatal y pedir responsabilidad fiscal. Pero ahora mismo, un mayor gasto público es justo lo que el doctor receta, y las preocupaciones sobre el déficit presupuestario deben ser dejadas en suspenso.

El "doctor" Krugman repite hasta el cansancio, como una verdad incuestionable, la idea del efecto multiplicador keynesiano, falacia que ya ha sido refutada por numerosos economistas modernos, incluyendo varios premios Nobel de Economía.

No es mi objetivo detenerme a explicar la falacia de tal pensamiento –que se sintetizó también en la carta que numerosos economistas de las más prestigiosas universidades americanas han dirigido al presidente Obama a través del Cato Institute–, sino cuestionar las palabras de este premio Nobel cuando dice sorprenderse del pensamiento de estos tres "distinguidos profesores", y a continuación califica de "Edad Oscura" a esta etapa de la macroeconomía moderna, marcada por el abandono del pensamiento keynesiano en los años setenta.

Mi opinión sobre este tema es que la macroeconomía en sí misma, tal como hoy la conciben la mayoría de economistas, constituye la edad oscura de la ciencia económica.

Luego de dejar de lado el pensamiento clásico y austriaco de los años previos a las guerras mundiales –caracterizado por la prevalencia de la Ley de Say y por el tratamiento integrado de los diversos campos de la ciencia económica–, el keynesianismo primero, que dominó entre 1930 y 1970, y la Escuela Neoclásica después, que hoy constituye el mainstream, con sus modelos de equilibrio general o parcial, macro-agregados y expectativas racionales, sintetizan una etapa en la historia del pensamiento económico que ha ayudado poco a explicar fenómenos macroeconómicos reales como el desempleo, las crisis y los ciclos económicos que frecuentemente golpean a la sociedad global.

Krugman debe comprender que la edad oscura de la macroeconomía moderna no la constituye sólo esta última etapa, sino que la macroeconomía actual en sí misma ha cegado a los economistas de los verdaderos efectos microeconómicos que nos pueden ayudar a explicar los procesos de crisis y depresión que estamos viviendo.
En cambio, la "macroeconomía austriaca del capital" –que encuentra sus orígenes en los escritos de Carl Menger y Eugen von Böhm Bawerk, y sobre la que han realizado sus aportaciones Ludwig von Mises, Friedrich A. von Hayek, Ludwig Lachmann, Murray Rothbard y en la actualidad Jesús Huerta de Soto, Roger Garrison y Mark Skousen, entre tantos otros– se presenta como una alternativa a esta Edad Oscura a través de un fundamento microeconómico hoy ausente en esta macroeconomía moderna.

Adrián Ravier es economista de la Fundación Friedrich A. von Hayek.

Guerra Civil
Los mitos de Ángel Viñas
Pío Moa Libertad Digital 6 Marzo 2009

Ángel Viñas y Fernando Hernández han escrito en El País sobre los últimos días de lo que ellos (y tantos otros) llaman la República y que en realidad era el Frente Popular, precisamente la coalición izquierdista que destruyó la legalidad republicana y provocó la guerra civil. Por lo demás, aquellas semanas últimas de la guerra han sido estudiadas inmejorablemente por Ricardo de la Cierva. Pero, en fin, veamos los puntos de Viñas y Hernández:

1. "La victoria franquista, tras la caída de Cataluña, parecía inevitable". No tanto: el Frente Popular disponía de al menos medio millón de soldados, una escuadra muy considerable y grandes ciudades. Con desventajas mucho mayores se habían defendido los nacionales en bastantes ocasiones. Además estaba la perspectiva de enlazar la guerra civil con la europea que se vislumbraba próxima, como deseaban Negrín y los comunistas: fallaron por poco, sólo por cinco meses.

2. "Madrid padecía hambre y privaciones" ¿Sólo Madrid? ¿Y sólo entonces? El año 1938 fue el de mayor hambre en España en todo el siglo XX, y empeoró en los primeros meses de 1939. Y esa hambre se produjo casi exclusivamente en la zona izquierdista, producto de la pésima gestión y corrupción de los dirigentes y el desinterés de los obreros y campesinos por defender una causa en la que, evidentemente, pronto dejaron de creer.

3. "No había ninguna conspiración comunista". La cuestión carece del menor interés: había la decisión de Negrín y el PCE de seguir la lucha con el designio señalado, sin importar las víctimas ni las destrucciones; y la decisión contraria de Casado, Besteiro, Mera, etc., de impedirlo. Esto fue lo importante.

4. "Negrín no actuaba al dictado del PCE". Otra cuestión insignificante. En la práctica, Negrín, Stalin y los comunistas actuaron siempre de acuerdo, con diferencias ocasionales y menores. Eso es lo que cuenta. Las razones de la colaboración de Negrín tampoco son difíciles de encontrar: él había sido el principal autor del envío de las reservas financieras españolas a la URSS, poniendo el suministro principal de armas y otras cosas en manos de Stalin. Y, hombre realista, comprendía que no tenía más remedio que seguir ese camino hasta el final. No era preciso que le dictasen nada.

5. "Ya antes del golpe casadista Stalin se había lavado las manos de la República, en parte porque no existían posibilidades de que resistiera y en parte, también, porque el Gobierno francés había entorpecido los flujos de suministro". Por supuesto, Stalin atendió ante todo a sus propios planes, que consistían en utilizar el Frente Popular al servicio de su política exterior, como bien saben, pero disimulan un tanto, los dos autores. Y el Gobierno francés facilitó casi siempre el suministro, incluso cuando oficialmente lo cerraba. Las dificultades de última hora, en Cataluña, se debieron a que el avance franquista fue tan rápido que impidió a las izquierdas aprovechar el gran número de aviones y otro material que les estaba llegando.

6. "La Flota huyó y cortó toda posibilidad de evacuación masiva". Ni Negrín ni los suyos tenían la menor intención de una evacuación masiva, pues querían enlazar con la guerra mundial, como dijimos, lo que habría multiplicado los daños y víctimas en España. De hecho no se preocuparon en absoluto de evacuar a nadie, ni siquiera a sus chekistas y sicarios más comprometidos. Sí se preocuparon, en cambio, y con total eficacia, de evacuar inmensos tesoros robados al patrimonio nacional. "Detalles" que ni se molestan en citar los dos autores.

7. "La consigna casadista, paz sin represalias, resultó irresistible". No para todos, pues Franco nunca engañó a nadie: exigió la rendición incondicional y prometió castigo para los culpables de crímenes.

8. "En el ínterin, una corta resistencia comunista en Madrid fue ahogada en sangre". Esto tiene gracia: como si los comunistas no derramaran sangre a su vez. Aparte de que ¿por qué la rebelión comunista fue "corta", cuando contaba con total superioridad militar en la zona? Un enigma que escapa a la perspicacia de los dos historiadores, aunque ha dado mucho que pensar.

9. "Franco no tuvo piedad con los vencidos". ¿Y qué piedad tuvieron los jefes del Frente Popular con sus prisioneros o entre ellos mismos? Por lo demás, tampoco es del todo cierto lo que dicen Viñas y Hernández. Cuando se hundió el frente, el 26 de marzo, las tropas nacionales no irrumpieron en masa y con rapidez para capturar el mayor número de enemigos, como podían haber hecho, sino que avanzaron con parsimonia pese a no encontrar resistencia. Así, los revolucionarios tuvieron cuatro días para concentrarse y ser evacuados desde Alicante u otros puertos. En realidad tuvieron bastantes más días, porque el final se veía venir desde antes. Pero la absoluta imprevisión y despreocupación de los jefes del Frente Popular por su propia gente hizo que apenas pudieran escapar unos pocos miles, a la desesperada. También este hecho, tan significativo, escapa a la atención de los dos sesudos historiadores.

10. "La historiografía académica, Aróstegui, Bahamonde, Cervera, Graham, Preston (...) (y otras aportaciones), permiten recuperar los entresijos de lo que sucedió y, por ende, apuntalar una historia que prescinde de mitos y, en los posible, de prejuicios". No cabe duda de que estos dos historiadores son unos humoristas.

11. Tres perlas finales para confirmar el humorismo de estos autores y de la no menos sesuda Helen Graham: "El PCE carecía de plan para salir de la guerra".Lo mismo que Negrín: querían enlazarla con la guerra mundial, como han explicado con la mayor claridad. Otra cosa es que el pacto Hitler-Stalin les hubiera pillado en una posición grotesca, pero eso escapaba a sus previsiones. O bien: "El sectarismo de la política comunista, imbuida –como ha dicho Graham—del deseo de defender un 'republicanismo fundacional', pero de tal forma que condujo inevitablemente a su aislamiento". Claro, Stalin y el PCE (o Negrín) defendían el "republicanismo fundacional", democrático. Como Hitler defendía a los judíos.

Otra más: "El triunfo franquista sería el fin de todo lo que la clase obrera y la burguesía de izquierdas habían conquistado durante décadas".¿La clase obrera o los partidos mesiánicos que decían representarla? ¿Y qué conquistas habían hecho durante la República, no digamos bajo el Frente Popular? Como estos historiadores no especifican, me permitiré señalar algunas conquistas de esos partidos: la vuelta del hambre a niveles de principios de siglo; un estado de excepción casi permanente; Casas Viejas; la planificación de la guerra civil; las elecciones no democráticas de febrero del 36; la oleada de crímenes y el crecimiento en vertical del paro después de esas elecciones; los asesinatos entre esos mismos partidos; la enorme corrupción durante la guerra en la compra de armas y otras actividades... Grandes conquistas, ciertamente, y muy merecedoras de recordación.

CON NÚMEROS ROJOS INFERIORES A MADRID
Los Ángeles despide funcionarios y privatiza el zoo para reducir su déficit
Como ya ha informado LD, California sufre de forma acentuada la crisis económica. El frenazo en seco de la actividad y el estallido de la burbuja inmobiliaria también azota a Los Ángeles, que revé soportar un déficit de 1.000 millones. Su receta: "adelgazar el gobierno".
Luis F. Quintero Libertad Digital 6 Marzo 2009

Los Ángeles, la ciudad más grande de California y la segunda urbe más grande de todo EEUU afronta, como el resto del estado al que pertenece, una importante crisis económica. El estallido de la burbuja inmobiliaria ha castigado fuertemente la actividad de esta ciudad que puede afrontar un agujero presupuestario cercano a los mil millones de dólares, según publica el diario LA Times.

El último informe presupuestario presentado por la administración local avanza que los rescates practicados pueden elevar el déficit público municipal hasta los mil millones de dólares. Esta previsión, que ya la baraja el alcalde, Antonio Villaraigosa, puede empujar al Ayuntamiento a aplicar despidos generalizados en la ciudad y profundos recortes a los servicios.

Además, contempla la posibilidad de privatizar el zoológico de Los Ángeles, así como alquilar la explotación de los parkings públicos y los parquímetros. Su intención es recortar el gasto en cientos de millones de dólares. El presupuesto total de este año es de 7.000 millones, por lo que el déficit podría suponer un 14% del presupuesto.

Para Villaraigosa, "el déficit público y" el frenazo de la actividad "son los mayores desafíos a los que nos enfrentamos ahora". Por esta razón, lejos de incrementar la presencia del estado en la economía, este alcalde costero apuesta por "hacer el esfuerzo más serio para reducir el tamaño del gobierno… no tenemos otras opciones". Una postura que no deja de chocar dado el aparente consenso internacional entre líderes de diferentes países por acudir al rescate del sector bancario, automovilístico, etc. Unas medidas que lejos de adelgazar el tamaño del estado, lo agigantan a base de deuda pública.

Villaraigosa ya ha adelantado que los funcionarios de la ciudad han comenzado las negociaciones con los sindicatos para elaborar un plan que permita las jubilaciones anticipadas y los despidos. Según el administrador oficial de la ciudad, Raymond P.Ciranna, sólo la disminución de ingresos fiscales y el aumento de las remuneraciones de los trabajadores así como de las prestaciones sociales serán responsables 427 millones de dólares en déficit.

Aún así, los analistas californianos estiman que el próximo año, el sistema de pensiones podría ocasionar que este déficit se duplicara, ya que la ciudad está obligada a mantener este sistema durante los dos años que dure el rescate, con un coste enorme de 458 millones de dólares entre 2010 y 2011 y de 663 millones entre 2011 y 2012.

Por otro lado, el alcalde no confía en que los 787 millones de dólares del paquete de estímulo aprobado por el Congreso y firmado por Obama que le corresponden a California vayan a aligerar los problemas presupuestarios de la ciudad. Según Villaraigosa, la mayoría del rescate se destinará a proyectos específicos y no a los gastos operacionales concretos de la ciudad.

Menos déficit que Madrid
La ciudad californiana vive una preocupante crisis económica al tiempo que teme un incremento del déficit público hasta los 1000 millones de dólares. Caso parecido es el que padece la capital española, Madrid. El consistorio que dirige Alberto Ruiz Gallardón ya soportaba un déficit bastante superior al de Los Ángeles, con 1.152 millones de euros en 2007, cuando el Plan Económico y Financiero de Madrid marcaba como objetivo un déficit de 541 millones para mantener el equilibrio.

En Madrid también se deja notar la crisis financiera internacional así como la inmobiliaria y de la construcción. Casi todas las grandes empresas del país tienen su sede en Madrid y la deuda pública de la ciudad no hace más que crecer, ya supera los 6.000 millones de euros.

Pero, en el último año, el sobrecoste de la carretera de circunvalación de Madrid –la M-30– y la menor recaudación tributaria está pasando factura a las finanzas de la capital de España.

Ni el déficit de 6.300 millones ni la oposición del Real Madrid ha conseguido disuadir a Ruiz Gallardón de intentar llevar a cabo otra obra faraónica y uno de sus sueños. Su objetivo: llevarse el Santiago Bernabéu de la Castellana y construir un macro centro cultural al estilo de Nueva York.

Gaza: dólares para cohetes
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 6 Marzo 2009

El mundo ya puede respirar tranquilo. La generosidad internacional ha superado finalmente todas las expectativas y la cumbre de Sharm el- Sheik sobre la reconstrucción de Gaza ha logrado compromisos por un montante superior a los 5.000 millones de dólares, de los cuales, más de 200 saldrán de las arcas del estado español. Todos contentos porque así se aliviará el sufrimiento del pueblo palestino.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ha sugerido tímidamente que se ponga todo el cuidado del mundo en que ese dinero, la mayoría procedente del Golfo, no acabe en las manos equivocadas. Esto es en Hamás y sus milicianos terroristas. ¿Pero qué mecanismos ha establecido la conferencia internacional para cumplir con esta salvaguarda? La respuesta es bien sencilla: ninguno.

Algo más del 20 por ciento acabará en la Autoridad Palestina, con el objeto de que se auto-refuerce. Cantidad que se viene a sumar a los miles de millones ya entregados para el mismo propósito desde hace años. Pero el resto, por mucho que se empeñen en maquillarlo, se empleará al antojo de lo que digan los líderes de Hamás, que son quienes mandan en la Franja. Tal y como ha pasado con otras ayudas, Hamás distribuirá las migajas y se guardará cuanto quiera para armarse y fabricar más misiles con los que bombardear Israel.

En El Cairo no se dijo, pero desde el alto el fuego más de cien lanzamientos de mortero y cohetes han tenido lugar desde Gaza (doce el 1 de marzo). En los últimos días incluso con un nuevo tipo de misil, el Grad, con una mejora en su capacidad de penetración sobre lugares protegidos.

No puede ni debe haber reconstrucción mientras no se respete de verdad el alto el fuego. Es más, a todos los que justifican esta ayuda en términos humanitarios y de mejora de las infraestructuras del lugar, un breve recordatorio: sí, Gaza necesita cemento, acero y otros elementos de construcción. Pero Hamás empleará el dinero en hacer más túneles y cohetes. Porque eso, y no el bienestar de su pueblo, es lo que de verdad quiere.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Sentido común al servicio de la libertad en Galicia
El Puntazo La Razón 6 Marzo 2009

El bipartito trasladó a Galicia los criterios de imposición lingüística de otras comunidades y generó una tensión social que no existía. Cercenó la libertad de los ciudadanos con planteamientos sectarios que discriminaban a los castellanohablantes. Hasta entonces, los gallegos habían disfrutado con naturalidad de ese patrimonio cultural que suponen las dos lenguas. El próximo presidente de la Xunta está dispuesto a aplicar el sentido común donde el PSOE y el BNG derrocharon sectarismo. Núñez Feijóo dijo ayer que no quiere ninguna «imposición» lingüística en clase y aseguró que «se acabaron las galescolas» y que volverán las escuelas infantiles, en las que los padres elegirán la lengua en la que estudien sus hijos. La libertad individual se abre camino. Todo un síntoma de salud democrática y de respeto a la Constitución que garantiza ese derecho a los padres.

Patxi López y Núñez Feijóo
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 6 Marzo 2009

SON los dos hombres del día. Los que pueden cambiar el curso de la política española tal como se ha hecho desde la transición, esto es, de crecimiento ininterrumpido de los nacionalismos a costa de la nación. Algo que veníamos contemplando frustrados e impotentes, pero que ahora parece poder revertirse. Lo tiene más difícil Patxi López, y habrá que esperar a ver si el suyo es un cambio auténtico o sólo cosmético, es decir, si, elegido lendakari con los votos del PP, llevará luego una política pronacionalista. Sólo el futuro podrá decírnoslo. Lo importante hoy es acabar la hégira de poder nacionalista en el País Vasco, y él es el único que puede hacerlo. Esperemos que esté a la altura de las circunstancias y no tengamos más tarde que exigirle cuentas.

Núñez Feijóo es otra cosa. Un político poco usual en España, lejos de la demagogia, los protagonismos y las alharacas. Gran vencedor el domingo, diluyó su triunfo en el partido y en el pueblo gallego. Está luego su ausencia de fuerte perfil ideológico. Se ha querido descalificarle tachándole de «tecnócrata», pero nada hay en él de alérgico a la política, sólo a la mala política, basada en la descalificación del contrario, incluidos los del propio partido, y a hacer mal lo que puede hacerse bien. Ello le ha llevado a un criticismo activo, que le permite actuar en distintos frentes y reducir al mínimo los flancos vulnerables. Un político realista, flexible, con pocas ideas, pero muy firmes, y unas directrices de gobierno muy claras, que ha anunciado ya antes de tomar posesión, como la liquidación de objetos suntuarios de sus predecesores y la reducción en un 40 por ciento de los altos cargos, que puede traerle problemas incluso dentro de su partido -¡hay tantos esperando!-, pero que le acerca al pueblo, ansioso de ver que se han acabado los despilfarros y canonjías gubernamentales.

Aparte de que tiene que aprovechar el calor de estos primeros días para acometer las reformas más difíciles y marcar el rumbo del resto de su legislatura. Le espera todo lo que socialistas y nacionalistas habían prometido pero, repanchigados en sus sillones, no hicieron: las infraestructuras, el plan de costas, la ley de pesca, los residuos sólidos, la recogida del mejillón, junto al malhadado decreto del gallego, que introdujo en Galicia la política lingüística catalana, y los gallegos rechazan. En resumen, el sentido común como brújula y el bien común como principio. Es también lo que debería guiar a Patxi López, en circunstancias mucho más difíciles, aunque tampoco imposibles. Si uno y otro tuvieran éxito, se consolidarían no sólo al frente de sus partidos y comunidades, sino también como auténticos líderes nacionales, en tiempos de sequía de ellos.

La hora de retratarse
José Antonio VERA La Razón 6 Marzo 2009

Si el PSOE no hace lo que debe, lo pagará en futuras confrontaciones electorales y ante la historia. Igual que el PP y Rosa Díez

Llegó la hora de la verdad. En el País Vasco sólo caben dos posibilidades: a) un pacto entre socialistas y nacionalistas; y b) un Gobierno en solitario de socialistas apoyados por el PP. Visto lo cual los grupos de presión se mueven ya con insistencia. Primero, a nivel mediático. Segundo, internamente en el PSE. Tercero, desde las profundidades del PNV.

La cuestión es que, en esta ocasión, en el nacionalismo vasco le están viendo las orejas al lobo. Saben que la posibilidad de perder el poder es real, y de ahí Anasagasti diciendo que las elecciones del domingo no son legítimas (porque no se presentó la izquierda abertzale), y Urkullu hablando de «golpe institucional» en el supuesto de que se llegue a un acuerdo PP-PSOE. Es evidente que no hay «golpe» alguno. El pacto entre perdedores está legitimado por el propio PNV en las Diputaciones de Álava y Guipúzcoa. Tampoco consulta electoral ilegítima: lo único ilegal que ha habido es el hecho de que se pudieran presentar a las elecciones quienes representan a una banda de asesinos.

Pero hay una operación de fondo, que se percibe con fuerza. Tiene respaldo interno en el PNV y en el PSOE, y por supuesto en la prensa adicta. Vemos estos días el empuje agobiante de quienes sostienen desde los medios que desplazar al PNV a la oposición es poco menos que una aberración impropia de la democracia. Y también los movimientos sinuosos del sector más abertzale del PSE, deseoso de reeditar el pacto con el EBB que tan mal resultado le diera en los 80. Ahora con la variante de que el «lendakari» sea Patxi López, sin importar demasiado si en su futuro gobierno hay un sesenta o un setenta por ciento de peneuvistas.

Por supuesto que no está claro que el PNV vaya a aceptar un planteamiento de este tipo. Pero juegan con la ventaja de saber que Ibarreche es una figura amortizada por Sabin Etxea, y que lo que en realidad desean los herederos de Imaz es que el actual lendakari sea apartado del poder.

Un Gobierno de nacionalistas y socialistas encabezado por Patxi López podría ser aceptado por un sector nada despreciable del socialismo, tanto en el País Vasco como en el resto de España. Y también por los moderados de Urkullu, que ante sus votantes defenderían el acuerdo como un mal menor: mejor salvar una parte del Gobierno que no perderlo en su integridad, aunque para ello se tenga que sacrificar a Ibarreche y la presidencia de Ajuria Enea.

Es verdad que las bases socialistas lo que le reclaman tanto a Zapatero como a López es un Gobierno socialista en solitario que envíe a las tinieblas de la oposición a quienes llevan treinta años gobernando. El PSE no tiene votos suficientes para permitir esa eventualidad, aunque es verdad que el tablero actual lo permitiría. El PP no puede negarse a prestarle sus escaños, y tampoco Rosa Díez.

En el País Vasco está llegando la hora de retratarse. El PSE tiene la tentación de pactar con el PNV, prestándose a ello a cambio de una Lendakaritza que le daría poder pero ninguna gloria. Si el PSOE no hace ahora lo que debe, lo pagará en futuras confrontaciones electorales y ante la historia. Igual que Rajoy y UPyD. Es imposible que no puedan apoyar a Patxi López si éste se presenta. Nadie de los que les votan lo entendería.

España gélida
Daniel Martín Estrella Digital 6 Marzo 2009

La expresión "aquí yace media España; murió de la otra media" generó una confusión que aún sigue viva: existe más de una España. Antonio Machado, el hermano menor de Manuel, arrebatado sin duda por la fuerza de Larra y de sus propios prejuicios escribió:

"Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón".

Y eso que este poema tiene su parte de razón. Poco después los españoles jugaron a masacrarse los unos a los otros. ¿En nombre de dos Españas? Lo dudo. En la Guerra Civil los españolitos se mataban los unos a los otros mientras unos cuantos jefazos defendían sus propios intereses disfrazados de ideas absolutistas. Y cuesta creer que éstas tuvieran el peso suficiente para representar siquiera a una mínima porción de España.

España es una. Y en su inmensidad, a menudo sobrecogedoramente brillante -por lo menos en el pasado-, caben tantas españas como individuos. Defendía Madariaga que el español es anárquico; por eso España siempre se caracteriza por un individualismo egoísta incompatible con la idea de unidad. Son las infinitas manifestaciones de esa España única las que nos hielan el corazón, nos queman, nos cabrean, nos joden, nos machacan a poco que tengamos interés en nuestro porvenir común.

Pruebas las hay a montones. El pasado miércoles, la Generalitat repitió el exabrupto de Pujol de obligar por ley a doblar al catalán la mitad de las películas extranjeras. José Montilla y sus secuaces toman tan estrambótica medida cuando el cine vive una crisis sin precedentes. ¿En serio creen que dicha medida va a beneficiar a alguien, catalanes -¿súbditos o ciudadanos?- incluidos? Sólo la fuerte voluntad de diferenciación, de inventar y construir hechos diferenciales para crear otra España distinta provocan estas medidas que recuerdan más al nacionalsocialismo de Hitler que a las reivindicaciones de los pueblos oprimidos. Así, Montilla, como Pujol, quiere crear su propia España para dejar de pertenecer a la de siempre.

En el País Vasco asistimos a algo parecido. El PNV -cuya denominación en castellano es más española, en cuanto dice vasco y no Euskadi, que la del PSE- se niega a aceptar el resultado de las urnas que, no obstante, le dan la razón, porque Ibarretxe ganó las elecciones autonómicas. Pero nuestro sistema electoral es este y, cuando lo ideal sería que gobernasen mayorías simples, aquí se acepta unánimemente que gobiernen las minorías cuando no existen mayorías absolutas. ¿Muchas Españas o la inconsistencia de una sola?

Estamos tan perdidos que la cuestión educativa alcanza honores de locura nada transitoria. En cada Comunidad se exigen requisitos diferentes para alcanzar la condición de profesor en un centro privado. En Madrid, por ejemplo, un licenciado en periodismo no puede dar clases de lengua porque, según aducen los inspectores, ninguna de las asignaturas cursadas tiene el nombre concreto de "Lengua". Da igual que se haya estudiado "gramática", "estructura del lenguaje" o "redacción". Para estos inspectores, que tampoco saben leer la orden ministerial del 95 que regula todo esto, lo importante es que los nombres de las asignaturas universitarias coincidan plenamente con las que se dan en el cole. Sin embargo, si un licenciado en Ciencias Exactas oposita a una plaza de profesor de lengua en un instituto público y suspende, por el mero hecho de haberse presentado tendrá derecho a dar clases de lengua. Una sola España con infinitos defectos repetidos en los mil y pico distritos caciquiles.

España es un caso... que se puede subdividir en mil fragmentos. Pero dudo mucho que esto signifique que exista más de una España. ¡Si la que tenemos sobrevive a duras penas! ¡Como para tener dos, no te fastidia!

Cuando Larra escribió lo de que media España había muerto de la otra media quería decir que España estaba medio muerta por su propia culpa. Nada de dos Españas. Una, a medias, y agonizante. Lo trágico es que, con las lindezas y matices propios de nuestro ordenamiento autonómico, hemos ido a peor. Ahora yace casi toda España, murió de ella misma, quizás la peor de las enfermedades.

Tan mal están las cosas que pocas alternativas nos quedan a los españolitos: intentar olvidar dónde vivimos, refugiarse en la familia o en los amigos, apartarse del mundanal ruido...

O emigrar. ¡España hiela menos desde la distancia! ¡Bendito exilio voluntario donde nacen nostalgias y reverdece el marchito amor por la patria!

P.S.: "La transformación de los sistemas políticos no depende de los cambios exteriores, sino del estado social: un pueblo culto es un pueblo libre; un pueblo salvaje es un pueblo esclavo, y un pueblo instruido a la ligera, a paso de carga, es un pueblo ingobernable".

Cartas finlandesas. Ángel Ganivet.

dmago2003@yahoo.es

El déficit autonómico agrava la crisis económica
Redacción Minuto Digital 6 Marzo 2009

En plena crisis la reforma de la financiación autonómica se esta revelando como un lastre auténticamente suicida para el gobierno. Los compromisos asumidos por Zapatero para satisfacer a sus socios nacionalistas han conseguido privar al gobierno de la nación de nada más y nada menos que de un 1% del PIB en capacidad de gasto.

La consecuencia lógica es que cuando más hace falta que el gobierno haga uso de los recursos públicos para sacar a todos los españoles de la depresión económica en que nos encontramos, cuando más hacen falta medidas para incentivar el empleo en toda España, la caja pública esta vacía, porque en la ceguera de ceder ante el catalanismo y cumplir con la disparatada e insolidaria financiación que previa el nuevo estatut y el posterior funanbulismo para tratar de contentar como sea al resto de autonomías, el gobierno ha perdido una importante capacidad de reacción.

El efecto de las alocadas transferencias a las autonomías es muy negativo sobre nuestra economía. Además si el gobierno tiene forzosamente que aumentar el gasto, careciendo de fondos, no nos puede llevar a otra cosa que al déficit presupuestario que se traduce en perdida de estabilidad económica, aumento de impuestos y endeudamiento.

La agencia de calificación de riesgo Fitch Rating estima que el endeudamiento regional rozará en 2009 los 76.000 millones de euros, es decir, 12.000 millones más que en 2008. Detrás la pregunta del millón: ¿Cuanto nos cuesta la burocracia del sistema autonómico que multiplica por 17 una estructura organizativa para prestar al fin y a la postre los mismos servicios al ciudadano que se podrían prestar con una sola administración estatal descentralizada apoyada por la administración local?

Y en esta tesitura ERC, por boca de Juan Puigcercós, se atreve a amenazar sobre la tentación que pueda tener el PSOE de “echarse en brazos” del Partido Popular para sacar adelante diferentes cuestiones que puedan afectar a Cataluña en el Congreso de los Diputados. ¿Se atreverá alguien algún día a poner en su sitio a estos chupasangres?.

De un indigno al muy honorable
ARCADI ESPADA El Mundo 6 Marzo 2009

LAS elecciones vascas y catalanas han velado la conferencia que el presidente de la Generalitat de Cataluña pronunció el otro día en conmemoración del 25 aniversario del Institut d'Estudis Catalans. En ella se permitió no ya presionar sino incluso amenazar al tribunal que algún día juzgará la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña, y calificó de «indigna» e «hipócrita» la iniciativa de los firmantes del Manifiesto por la Lengua Común. Ya verá qué hace el Tribunal y el Consejo General del Poder Judicial con las palabras del presidente y con tantas otras palabras pronunciadas sobre este asunto por los políticos catalanes. Los jueces tienen cintura de junco con los poderosos. Pero yo no tengo por qué.Ni siquiera con alguien que, probablemente, no sabe lo que dice, como insinúa el uso combinado, en ese contexto, de «indignos» e «hipócritas»: si no lo sabe, que prolongue sus horas de clase y que añada semántica y modales a su aprendizaje de la lengua propia.

El día que el presidente calificó de «indignos» a un grupo de ciudadanos, el dictador Fidel Castro utilizaba el mismo adjetivo para rematar a dos miembros destituidos del que sigue siendo su gobierno. La coincidencia no es sólo temporal; el adjetivo tiene una clara raíz totalitaria que emparenta a los dos dirigentes.Más grave aún en el caso del hombre de Iznájar. Al fin y al cabo, Castro insulta a un igual; como Jordi Pujol, por cierto, cuando acusó a Felipe González de hacer una jugada indigna en el asunto de Banca Catalana.

El presidente catalán, investido de su autoridad fáctica y de su potencia simbólica, se levanta y señala con su dedo a un grupo de ciudadanos: ¡Indignos! Obviamente estos ciudadanos no han cometido ningún delito ni se han puesto al margen de la dignidad pública o privada, sea cual sea la forma que adopte. Estas gentes firmaron un documento que criticaba la política lingüística en ciertas comunidades españolas. Algunos de ellos eran catalanes, es decir, estaban bajo la jurisdicción práctica y moral del que ahora se levanta y los insulta con repulsiva impunidad. Cualquier inteligencia corriente puede entender lo que supone, en ocasión y auditorio solemne, que la Autoridad se levante y extienda su palabra contra alguien. Si eso pasa en los salones, qué no pasará en la calle. Si eso hace la máxima autoridad institucional, qué no hará el gamberro desestructural. Si eso hace el uno y trino, ¿qué no hará la masa? Yo sé lo que hará. En realidad yo sé lo que ha hecho: seguir las intrucciones.

Hay una diferencia crucial entre don José Montilla y yo. Yo puedo insultarlo.

Feijóo dejará a los padres elegir la lengua en que sus hijos cursen materias troncales
El presidente electo anuncia el fin de las galescolas, insiste en que derogará el decreto del gallego en la enseñanza y subraya que garantizará una "libertad sin matices" en el sistema educativo
REDACCIÓN | SANTIAGO La Opinión 6 Marzo 2009

El futuro presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, continúa desgranando aspectos de lo que será su acción de gobierno. Uno de los ejes principales será la modificación de la política lingüística. Durante toda la campaña electoral, los populares apostaron por el "bilingüismo" frente al modelo del bipartito. Ahora, tras ser anunciada su victoria electoral con mayoría absoluta, Núñez Feijóo pone directamente en el punto de mira a las galescolas. "Se acabaron" advirtió ayer, ya que su Ejecutivo apostará por las escuelas infantiles en las que los padres puedan escoger la lengua en la que estudien sus hijos. No será el único cambio en materia educativa.

Los padres podrán, a partir del próximo curso, elegir la lengua en la que sus hijos cursen las asignaturas troncales -matemáticas, conocimiento del medio, física y química...-, como es "de sentido común", señaló Feijóo en una entrevista en la cadena Cope. En argumentos similares se apoyó para defender que los alumnos puedan escoger el castellano o el gallego en las clases a la hora de hacer los exámenes, expresarse o para estudiar por los libros de texto. Lo "razonable" es que el alumno elija, señaló Feijóo. Fue al hilo de estas medidas cuando el presidente del PP gallego recordó que cuando él estudiaba "no era posible hablar gallego en la escuela, sólo en el recreo", y ahora, dijo, sucedía lo mismo en algunos pueblos "pero con el gallego".

La libre elección de los padres podría provocar problemas para compaginar las aulas, en función de su elección de gallego o castellano. A este respecto, Núñez Feijóo rechazó "duplicar" el sistema educativo, en tanto los recursos de la Xunta "no son ilimitados". Por eso, esgrimió que es mejor "no anticipar" y que los ajustes se harán cuando sean planteados.

El objetivo de estos cambios es garantizar una "libertad sin matices" dentro del sistema educativo. Por ello, el que será presidente de la Xunta reiteró la necesidad de derogar el decreto del gallego, que ya había anunciado en una entrevista a LA OPINIÓN. A su juicio, esta normativa inició un conflicto lingüístico "no conocido" en Galicia.

Por otra parte, Feijóo adelantó ayer que mantendrá una conversación con el presidente de su partido en Orense, José Luis Baltar, para tomar una decisión sobre el futuro del barón popular, aunque matizó que no existe aún "una fecha concreta" para abordar este asunto porque "hay tiempo" y evitó por el momento profundizar en la renovación del Partido Popular en la provincia orensana.

Feijoo dejará elegir a los padres en qué idioma escolarizan a sus hijos
Asegura que extenderá esa libertad de elección a las asignaturas con carácter troncal y a los libros de texto
Modificará las galescolas en favor de un modelo educativo de 0 a 3 años que permita escoger castellano o gallego
Serafín Lorenzo La Voz 6 Marzo 2009

Touriño anunció en la campaña electoral su intención de depurar de las galescolas cualquier connotación impositiva en materia lingüística, pero las urnas encomendaron finalmente esa tarea a Feijoo. El presidente electo ratificó ayer que favorecerá la libertad de los padres para elegir si quieren escolarizar a sus hijos de 0 a 3 años en gallego o en castellano. Ese compromiso implicará romper con el modelo que el bipartito impulsó desde la Vicepresidencia nacionalista para volver «ás escolas infantís, que é a denominación admitida en Galicia e que non produce ningunha arista e ningún problema».

Feijoo, que en una entrevista radiofónica proclamó que «se acabaron las galescolas», reiteró su propósito de derogar el decreto del gallego en la enseñanza, que truncó el consenso político en ese ámbito, para extender la libre elección a la educación infantil. En ese sentido, corroboró que los padres podrán decidir en qué idioma quieren que estudien sus hijos las asignaturas troncales en el próximo curso. Su idea es promover una encuesta entre las familias para conocer su opinión. Insistió también en que los alumnos podrán dirigirse a sus profesores en gallego o en castellano o emplear libros de texto en las dos lenguas.

Hasta aquí, la teoría. Ahora falta el encaje práctico. El líder del PPdeG todavía no tiene decidido, por ejemplo, cómo aplicará esas directrices, aunque es consciente de que la Administración carece de recursos para «duplicar el sistema educativo» y sostener el coste de un modelo de enseñanza en gallego y otro en castellano. En su momento, tomará las decisiones oportunas con el conselleiro de Educación que designe para su Gabinete.

En su programa electoral, el PP aboga por un «bilingüismo integrador» y traza el objetivo de «garantir o equilibrio e proporcionalidade nas materias que se imparten en galego e en castelán no sistema educativo, permitindo a necesaria flexibilidade para que os claustros elixan as mesmas en función das posibilidades persoais e materiais do contorno sociolingüístico de cada zona».

Recelos de PSOE y BNG
El mensaje de Feijoo en materia lingüística suscita recelos en las dos fuerzas coaligadas en el bipartito. El BNG, más beligerante con el ataque al modelo de las galescolas, alerta de un riesgo de «segregacionismo», mientras el PSOE pide al presidente electo que actúe con respeto y «alonxándose da demagoxia».

El socialista Antón Louro subraya que su partido preconiza un modelo «de convivencia lingüística e non imposición» al tiempo que defiende «a necesidade de coñecer as dúas linguas». «Feijoo non debe facer demagoxia con estes asuntos, moi sensibles, e debe escapar de facer coa lingua un conflito que non houbo nin con Fraga nin con Touriño», señala.

El nacionalista Bieito Lobeira cree que «o plantexamento é pura apariencia», porque «non se trata de liberdade de escolla, senón de vulnerar a lexislación vixente segregando aos nenos». Opina que Feijoo «fala de liberdade lingüística e non di que a consecuencia diso é o segregacionismo». Considera que, además de vulnerar la Ley y el Plan de Normalización Lingüística, separar a los alumnos «acentuaría o complexo de inferioridade» de los que emplean el idioma autóctono.

Feijóo anuncia el fin de las galescolas
Redacción Minuto Digital 6 Marzo 2009

El próximo presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que no quiere ninguna “imposición” lingüística en clase, por lo que ha afirmado que “se acabaron las galescolas” y volverán las escuelas infantiles en las que los padres elijan la lengua en la que estudien sus hijos.

En una entrevista en la cadena Cope, Feijóo ha explicado que estos cambios educativos comenzarán a producirse con la derogación del decreto del gallego que “ha iniciado un conflicto lingüístico en Galicia no conocido” y la elaboración de una nueva propuesta con tres premisas básicas.

En primer lugar, los padres elegirán el idioma en la educación infantil de 3 a 6 años; además, los alumnos podrán dirigirse en clase al profesor en cualquier idioma, al igual que hacer el examen en castellano o gallego o estudiar por libros de texto en ambas lenguas; y los padres dirán el próximo curso en qué idioma quieren que estudien sus hijos las asignaturas troncales.

Promoción del gallego en “libertad linguística”
“Vamos a intentar seguir promocionando el uso del gallego” pero “en un marco de libertad lingüística”, ha subrayado el líder popular, quien ha reconocido que existe “expectación” por conocer esta propuesta del PPdeG sobre la lengua y que no diferirá mucho de lo que ha explicado.

Preguntado acerca de cómo se podrá compaginar la opción que elijan los padres, en el caso de que no coincida, Núñez Feijóo ha destacado que lo que no puede hacer es “duplicar el sistema educativo” porque los recursos económicos “no son ilimitados”, por lo que ha opinado que “lo mejor es no anticipar” y ya se hará el ajuste cuando se plantee su necesidad.

Por eso, ha subrayado que la discusión debería centrarse en el inglés tanto en la comunidad gallega como en el resto.

Sobre qué lengua utilizará cuando intervenga en el Parlamento, Núñez Feijóo ha manifestado que “con carácter generalísimo el gallego” y ha precisado que tanto las resoluciones de la Xunta como las notificaciones administrativas se harán en las dos lenguas.

Preguntado por su plan de austeridad cuando llegue a la Xunta, el presidente del PPdeG ha afirmado que va a “adelgazar” el Gobierno en un 20%, hasta las 10 Consellerías y cuatro delegaciones provinciales, con más coordinación y consenso, entre otras medidas.

El sudoku lingüístico que tendrá que resolver Feijóo con el gallego
 Periodista Digital 6 Marzo 2009

Con lupa van a mirar unos y otros las decisiones de Feijóo en materia lingüística. "Se acabaron las galescolas", ha anunciado a bombo y platillo nada más proclamarse nuevo presidente de la Xunta. ¿Significa esto que llega la libertad de elegir la lengua de escolarización de los hijos de los gallegos? "Feijóo tiene un problema endemoniado entre manos y esperamos que lo sepa afrontar y resolver con inteligencia", dice José Antonio Amado, de la Mesa por la Libertad Lingüística. Gloria Lago, representante de Galicia Bilingüe: "Confiamos en que se aplique el modelo prometido en la campaña".

Se trata de una materia de alta sensibilidad. Los nacionalistas hacen de la lengua propia de las Comunidades Autónomas un arma política. Después del gobierno bipartito de Touriño y Anxo Quintana, la víctima de esta utilización ha sido el gallego. Ahora le toca lidiar con esta materia a Alberto Nuñez Feijóo, candidato del Partido Popular recién elegido para ocupar el sillón principal de la Xunta.

Tal y como opina José Antonio Amado, de la Mesa para la Libertad Lingüística, "Feijóo tiene un problema endemoniado entre manos y esperamos que lo sepa afrontar y resolver con inteligencia. Ahora es el momento de contrastar las demandas sociales con la realidad, con las disponibilidades presupuestarias, con otras necesidades, y, sobre todo, con lo que es pertinente en términos de libertad".

"En ese sentido es lógico pensar que la derogación de los preceptos abiertamente totalitarios del decreto -la obligación de los alumnos de emplear una de las lenguas, el gallego, con la simétrica prohibición del castellano, en las materias troncales-, y la consiguiente libertad de expresión oral y escrita, así como la “libertad de libro”, resuelve, en efecto, la mayor parte de los problemas creados por este bigobierno".

Para esta plataforma, "es un error imponer por decreto porcentajes o asignaturas de impartición obligatoria en una u otra lengua oficial, y tenemos la esperanza de que ninguna nueva linguocracia, más o menos transaccional, substituya a la impuesta por el Bipartito. Los políticos tienen que saber que la gente no es muda, ni tonta, ... que se las arregla sin sus manuales de instrucciones, al menos para cuestiones tan elementales como la comunicación".

Gloria Lago, portavoz de Galicia Bilingüe, confía "en que se aplique el modelo prometido en la campaña. Es decir, que los padres podrán elegir la lengua vehicular en las asignaturas troncales. En todas ellas".

ADIÓS A LAS GALESCOLAS
"Me parecen un acierto y una exigencia, por coherencia, de todo su discurso en esta materia. Lo que probablemente haga desde el punto de vista orgánico es ubicar la enseñanza preescolar dentro de Educación (y liquidar el variopinto conglomerado montado a la mayor gloria del presidente alternativo o vicepresidente cesante, señor Quintana). Se regirán por el principio de la lengua materna como lengua de la primera enseñanza, que ya estaba en la ley, pero que se vulneró en este caso con arrogancia totalitaria, al pretender nada menos que sustituir la lengua materna por una lengua de estado".

Así de contundente se muestra José Antonio Amado. Para Lago, "es un verdadero alivio".
"Teníamos una red de escuelas infantiles en las que se respetaba la lengua materna de los niños. Ahora volverán a ser eso: Escuelas infantiles. Las que ya había, las recién creadas galescolas y las que se abran en el futuro. Escuelas infantiles con libertad de elección de lengua y sin doctrina nacionalista".

SE ENFRENTÓ A SU ENTREVISTADOR
Basagoiti se crea un lío con la ETB por decir en antena las verdades
Elsemanaldigital.com 6 Marzo 2009

Poco podía imaginar el líder del PP vasco que su entrevista de este jueves en la televisión pública iba a ser tan tensa y accidentada. ¿Tomarán los "mandamases" de la cadena represalias?

Por unanimidad, el Tribunal Supremo decidió anular el pasado 8 de febrero las candidaturas de Askatasuna y Democracia 3 Millones (D3M) a las elecciones vascas. Los 16 magistrados consideraron probado que no eran más que el enésimo intento del entramado etarra por volver a acampar en el Parlamento vasco.

A pesar de que la Justicia dejó claro que ambas formaciones eran herederas de Batasuna, la televisión y la radio públicas vascas -controladas por el PNV- siguieron dando cancha a sus manifestaciones y a las declaraciones de sus responsables. Algo que fue denunciado reiteradamente por el Partido Popular en campaña, pero que cayó en saco roto. Es más. La noche electoral, la ETB concedió un espacio de 30 minutos a los proetarras de D3M.

Así que, aprovechando su visita a la televisión pública vasca Antonio Basagoiti, quiso saldar cuentas enviando un mensaje a los directivos de la cadena. Lo que no sabía el líder de los populares vascos es el revuelo que su osadía iba a armar.

Ocurrió este jueves por la mañana en El Punto, programa de ETB2 (que se emite en castellano). El periodista Aitzol Zubizarreta hablaba con Basagoiti sobre los futuros pactos de Gobierno y de sus exigencias de "cambio" al PSE si Patxi López quiere contar con el apoyo de los 13 diputados obtenidos por el PP. En esto que al presidente del PP del País Vasco se le ocurrió decir: "Nosotros exigimos y ponemos encima de la mesa que el cambio posible dé garantías de que va a ser cambio, que dé garantías de que se va a acabar con lo que se ha hecho en algunos aspectos y que dé garantías de que no se le va a dar bola a ETA como le dan en ETB".

En ese momento, el periodista le interrumpe: "Creo que perdone pero ya es la segunda vez que lo menciona y tengo que hacer referencia. Creo que no es cierto lo que está diciendo que se le dé bola a ETA en Euskal Telebista". Basagoiti, lejos de amedrentarse, le da argumentos: "A usted qué le parece que le den a D3M, ilegalizada, media hora del domingo electoral. Una gente que no condena el terrorismo y que está justificando los crímenes. Cuando queremos acabar con ETA no se puede darle ese protagonismo en los medios de comunicación".

Zubizarreta vuelve a replicar: "Bueno a mí me parece una acusación muy seria". "Es muy seria", responde el dirigente popular. "Y si es así hay otros cauces entiendo yo para denunciarlo", continúa el entrevistador con rostro serio. "Es muy seria, y cuando yo defiendo el cambio defiendo cambiar la ETB, y no cambiar ETB en función de poner una persona de mi ideología, en función de que para acabar con el terrorismo es fundamental que no tengan protagonismo ni altavoces aquellos que justifican el asesinato. No se puede pedir a una población que se rebele contra el asesinato cuando los medios públicos les dan ese protagonismo a los que les defienden y cuando se le está dando esa cancha a aquellos que están justificándolo y no es nada contra usted", les reprocha Basagoiti. "No me lo he tomado como algo personal, para nada", le contesta su interlocutor.

Y, cuando Basagoiti argumentaba nuevamente sus acusaciones, Zubizarreta volvió a interrumpirle: "De todas formas yo le reitero el hecho de que me parece una denuncia muy grave y que bueno, al margen de esta denuncia pública, podría haber otros caminos en caso de que los consideren oportunos". A lo que el líder de los populares vascos contestó: "Lo grave es que le dejen a D3M la información pública de un medio que pagamos todos los vascos".

En ese momento, el periodista dio por zanjado el tema con un cortante "cambiemos de asunto". Habrá que esperar para ver si el atrevimiento de Basagoiti le pasa factura -tal vez menguando su cobertura informativa- en la ETB y Radio Euskadi.

Nacionalismo
Ahora a por el cine
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Marzo 2009

Si la demanda de cine doblado o subtitulado en catalán ascendiera a la mitad de los espectadores catalanes, ya existiría la oferta que la conselleria de Cultura, en manos independentistas, se dispone a crear artificialmente. Lo mismo sucedería si los demandantes fueran el setenta por ciento, o el treinta: la oferta se ajustaría. Pero las cosas son como son (algo casi imposible de entender para un nacionalista), y, a pesar de la inmersión, las multas y demás discriminaciones positivas, la situación es la que describe en El Mundo quien mejor conoce el asunto, la gerente del Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña, Pilar Sierra: "Si pones la misma película en catalán y en castellano en el mismo multicine, la gente entra masivamente a ver la copia en castellano". Todos lo sabemos.

Dejando aparte las cuestiones que suscita esta verdad (entre otras, ¿a qué aula del mismo colegio bilingüe acudirían masivamente los escolares catalanes si pudieran escoger libremente la lengua en que aprenden matemáticas?), hasta los defensores de la nueva ley catalana del cine reconocerán que su objetivo es alterar la demanda a través de la oferta. Otra vuelta de tuerca intervencionista. Ingeniería social, modelación de una sociedad avanzada según agarrotados patrones ideológicos de una minoría iluminada y conocedora de lo que nos conviene a todos.

La locura va más allá. Se prevé implantar en Cataluña una red pública de salas de cine. Bien mirado, es lógico: todo seguirá como hasta ahora, con las salas existentes proyectando sus copias en castellano, y además habrá varias decenas de salas nuevas casi vacías cubriendo la cuota obligatoria del 50%. Así será si el mundo sigue girando en Cataluña al margen de su clase política. Viven de nosotros, malgastan nuestros recursos, nos aleccionan, construyen su realidad virtual y trabajan para que desaparezca cualquier resistencia a su verdadera aspiración: gobernar todas y cada una de las facetas de nuestra vida, incluidos el ocio y la intimidad. Los sentimientos más básicos los vienen invadiendo y explotando de antiguo. Ahora se van a poner más sofisticados. ¡Y todavía dicen que se puede ser nacionalista y liberal!
Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Izquierda liberal
Museo diocesano de Lérida
Antonio Robles Libertad Digital 6 Marzo 2009

La desfachatez del presidente de la Generalitat de Cataluña, Sr. Montilla no tiene límites. Un día de estos habrá completado la vuelta al calcetín: de charnego a nacionalista sin cambiar de chaqueta. Las tretas victimistas de sus antecesores nacionalistas las maneja como si fueran propias. "Con la convivencia civil, con la lengua, no se puede jugar", ha advertido al Tribunal Constitucional; y en tono propio de un chantajista ha añadido: "Hay riesgo de factura social". Parece ser que si el Tribunal Constitucional quiere preservar la paz social en Cataluña no ha de tocar su modelo de exclusión lingüística, sancionado en el Estatuto. Sea o no constitucional.

Días antes le aceptaba el guante judicial al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, a propósito del litigio por la propiedad de obras de arte eclesiásticas entre Aragón y Cataluña: "Si [en Aragón] optan por la vía de los Tribunales no tenemos ningún miedo". Al presidente de Aragón se le había acabado la paciencia y ordenaba acciones penales por los delitos de "apropiación indebida, prevaricación y obstaculización a la justicia" contra el Museo Diocesano de Lérida al negarse la Generalitat a devolver 113 piezas sacras perteneciente a la diócesis de Barbastro. Definitivamente, Montilla no es un socialista, no es un nacionalista, es un camaleón capaz de cualquier cosa por aferrarse al poder.

Si contemplamos el litigio por los papeles de Salamanca con este otro entre Aragón y Cataluña, me entenderán de qué proceder ético estoy hablando. Veamos el problema:

Desde hace ya bastantes décadas, y para realzar la Sede de sus diócesis, se les ocurrió a los obispos y a sus curias crear los museos diocesanos. Una parte importante de sus fondos la componen las piezas que hicieron trasladar desde las iglesias parroquiales, en muchas ocasiones con oposición de sus legítimos propietarios. Pero en la Iglesia, como en el Ejército, no se discuten las decisiones. Cuando se formó el de Lérida, a él llegaron, sin más fundamento que el mandato episcopal, 113 obras de arte religioso que, desde tiempo inmemorial pertenecían a las parroquias de su franja de poniente. Posteriormente, y en el ejercicio de una jurisdicción estrictamente canónica, la Iglesia recompuso los límites geográficos de sus diócesis y aquellas parroquias que habían pertenecido a la diócesis de Lérida, pasaron a formar parte de la de Barbastro. La lógica más elemental concluyó que, si esas parroquias ya no forman unidad canónica con Lérida... sus obras de arte, tampoco. Y piden, por tanto, que se les devuelva lo que, desde tiempo inmemorial es suyo. Dentro de esa lógica interna que afecta a la organización de la Iglesia y sus diócesis, el obispo de Barbastro reclama al de Lérida y le pide la devolución de las 113 piezas. El asunto llega hasta el Vaticano, donde se da la razón a la diócesis aragonesa. El obispo de Lérida presenta recurso ante el Tribunal de la Rota, pero éste lo desestima, recordando la vigencia, canónicamente inapelable, de la disposición vaticana: las obras han de ser devueltas a las parroquias de Barbastro.

El obispo de Lérida, desestimando recurrir a la vía civil, afirma, sin embargo, que no puede devolverlas porque esas 113 obras han sido catalogadas y están protegidas por la ley del patrimonio de Cataluña.

Es curioso, el nacionalismo lo deforma todo. Lo deforma tanto que los mismos argumentos que ha utilizado el Ayuntamiento de Salamanca para retener unido el archivo de la guerra civil y que fueron calificados por el nacionalismo como expolio, ahora, la Sra. Carmen Huguet de CiU, los utiliza para impedir que las piezas religiosas catalogadas del Museo diocesáneo de Lérida sean devueltas a sus propietarios: Ahora la unidad del archivo es importante para "fer país", lo cual vendría a decir que destruir la unidad de los archivos de Salamanca tendría como objeto destruir país. "Es la documentación de nuestro pasado histórico que no puede ser compartida", dice sin inmutarse, la Sra Diputada, y es preciso, nos aseguraba en el pleno del Parlamento de Cataluña el pasado 4 de julio de 2008,: "reconocer explícitamente la unidad de la colección, habida cuenta de que constituye un patrimonio capaz de explicar los contextos identitarios, históricos, sociales y religiosos".

Es decir, la unidad del archivo de Salamanca es expolio e imperialismo, la unidad del Museo Diocesáneo de Lérida, por el contrario, es instrumento imprescindible de identidad que debe ser preservada porque es la "nostra".

Nunca tendríamos este problema si no se hubiera iniciado la campaña de los archivos de Salamanca. Actualmente ya se ha extendido a los contenciosos por el agua. Aragón lo hizo ante los tribunales a propósito del minitrasvase catalán de agua del Ebro a Barcelona. Valencia y Murcia preparan sus agravios comparativos. El Ayuntamiento de Salamanca ha entablado recurso contencioso contra la dispersión y fragmentación del archivo de la guerra civil.

El Archivo de la Corona de Aragón, con sede en Barcelona, y el blindaje del mismo desde la disposición adicional tercera del Estatuto enfrenta en el Tribunal Constitucional a los Gobiernos de Aragón, País Valenciano e Islas Baleares con el catalán.

El Museo Diocesano de Lérida ha sido requerido por la diócesis de Barbastro-Monzón para que devuelva (con aval de la jurisdicción vaticana) las 113 piezas allí depositadas pero que provienen de parroquias aragonesas en su franja oriental. El Vaticano, después de instar al Gobierno de Cataluña a devolver las obras a la Diócesis de Barbastro inútilmente durante 14 años, finalmente ha autorizado al Obispado de Lérida a emprender acciones penales civiles en la línea del Gobierno de Aragón. La caja de Pandora está abierta.

¿Cuánto tardarán la Junta de Castilla y León o los obispos, cabildos, párrocos o cualquier entidad cultural privada española en requerir a la Generalidad de Cataluña para que devuelva las obras de arte expoliadas de sus parroquias y que hoy forman parte notabilísima de los fondos del Museo Federico Marés en Barcelona?

La Sra. Huguet de CiU ya le había exigido en junio pasado al consejero de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Sr. Joan Manuel Tresserras de ERC que se implicase en el proceso civil contra el obispo de Barbastro, pero el Conseller, astuto, a sabiendas que no tiene la propiedad de las piezas, ni la tendrá por vía civil, se apoya en la posición de fuerza que la posesión actual de ellas detenta el Museo Diocesano de Lérida. No quiere ruido, pretende alargar el proceso, retener el producto y negociar. Vamos, que adquiere la postura del alcalde de Salamanca sin el más mínimo rubor.

Claro como el agua clara. Cuando se trata de construir nación, todo vale. No importa dinamitar la unidad del Archivo de Salamanca argumentando la legitimidad catalana de su título de propiedad sobre "los papeles". Contra Salamanca, la dirección del argumento vale; pero contra Cataluña, no. En el caso de las 113 piezas del Museo de Lérida, no conviene poner sobre la mesa el asunto de la legitimidad que dimana de la propiedad, porque ello obligaría a fraccionar el museo y se perdería, además, parte del patrimonio que posee (posesión, sólo posesión) la "nación" catalana.

Pandora contra Prometeo, la sangre contra la ley, el nacionalismo contra la razón. Es la lucha entre la imaginación romántica, la fantasía vaporosa y el sentimiento acrítico de Pandora que bendice la desigualdad y el privilegio contra Prometeo, la racionalidad creadora y la capacidad de decidir con libertad de los que son y se respetan como iguales.

Moraleja nacionalista: Lo mío es mío y lo tuyo, de los dos; aunque si está en mi posesión, ¡lo tienes crudo, maño!

Si un día el Museo Diocesano de Lérida ha de dividir su colección, la culpa la habrá tenido el egoísmo nacionalista catalán por haber puesto fronteras donde sólo había una Iglesia universal.
antoniorobles1789@hotmail.com

SE ENFRENTÓ A SU ENTREVISTADOR
Basagoiti se crea un lío con la ETB por decir en antena las verdades
Elsemanaldigital.com 6 Marzo 2009

Poco podía imaginar el líder del PP vasco que su entrevista de este jueves en la televisión pública iba a ser tan tensa y accidentada. ¿Tomarán los "mandamases" de la cadena represalias?

Por unanimidad, el Tribunal Supremo decidió anular el pasado 8 de febrero las candidaturas de Askatasuna y Democracia 3 Millones (D3M) a las elecciones vascas. Los 16 magistrados consideraron probado que no eran más que el enésimo intento del entramado etarra por volver a acampar en el Parlamento vasco.

A pesar de que la Justicia dejó claro que ambas formaciones eran herederas de Batasuna, la televisión y la radio públicas vascas -controladas por el PNV- siguieron dando cancha a sus manifestaciones y a las declaraciones de sus responsables. Algo que fue denunciado reiteradamente por el Partido Popular en campaña, pero que cayó en saco roto. Es más. La noche electoral, la ETB concedió un espacio de 30 minutos a los proetarras de D3M.

Así que, aprovechando su visita a la televisión pública vasca Antonio Basagoiti, quiso saldar cuentas enviando un mensaje a los directivos de la cadena. Lo que no sabía el líder de los populares vascos es el revuelo que su osadía iba a armar.

Ocurrió este jueves por la mañana en El Punto, programa de ETB2 (que se emite en castellano). El periodista Aitzol Zubizarreta hablaba con Basagoiti sobre los futuros pactos de Gobierno y de sus exigencias de "cambio" al PSE si Patxi López quiere contar con el apoyo de los 13 diputados obtenidos por el PP. En esto que al presidente del PP del País Vasco se le ocurrió decir: "Nosotros exigimos y ponemos encima de la mesa que el cambio posible dé garantías de que va a ser cambio, que dé garantías de que se va a acabar con lo que se ha hecho en algunos aspectos y que dé garantías de que no se le va a dar bola a ETA como le dan en ETB".

En ese momento, el periodista le interrumpe: "Creo que perdone pero ya es la segunda vez que lo menciona y tengo que hacer referencia. Creo que no es cierto lo que está diciendo que se le dé bola a ETA en Euskal Telebista". Basagoiti, lejos de amedrentarse, le da argumentos: "A usted qué le parece que le den a D3M, ilegalizada, media hora del domingo electoral. Una gente que no condena el terrorismo y que está justificando los crímenes. Cuando queremos acabar con ETA no se puede darle ese protagonismo en los medios de comunicación".

Zubizarreta vuelve a replicar: "Bueno a mí me parece una acusación muy seria". "Es muy seria", responde el dirigente popular. "Y si es así hay otros cauces entiendo yo para denunciarlo", continúa el entrevistador con rostro serio. "Es muy seria, y cuando yo defiendo el cambio defiendo cambiar la ETB, y no cambiar ETB en función de poner una persona de mi ideología, en función de que para acabar con el terrorismo es fundamental que no tengan protagonismo ni altavoces aquellos que justifican el asesinato. No se puede pedir a una población que se rebele contra el asesinato cuando los medios públicos les dan ese protagonismo a los que les defienden y cuando se le está dando esa cancha a aquellos que están justificándolo y no es nada contra usted", les reprocha Basagoiti. "No me lo he tomado como algo personal, para nada", le contesta su interlocutor.

Y, cuando Basagoiti argumentaba nuevamente sus acusaciones, Zubizarreta volvió a interrumpirle: "De todas formas yo le reitero el hecho de que me parece una denuncia muy grave y que bueno, al margen de esta denuncia pública, podría haber otros caminos en caso de que los consideren oportunos". A lo que el líder de los populares vascos contestó: "Lo grave es que le dejen a D3M la información pública de un medio que pagamos todos los vascos".

En ese momento, el periodista dio por zanjado el tema con un cortante "cambiemos de asunto". Habrá que esperar para ver si el atrevimiento de Basagoiti le pasa factura -tal vez menguando su cobertura informativa- en la ETB y Radio Euskadi.

Podrían iniciar acciones judiciales
Las grandes distribuidoras amagan con dejar sin cine a Cataluña por el doblaje
'Harry Potter y la orden del Fénix' fue una de las películas dobaladas voluntariamente por Warner | EL MUNDO
Núria Cuadrado | Barcelona El Mundo 6 Marzo 2009

Su divisa es "no queremos vencer, sino convencer". Pero, a partir de esa base de diálogo, la postura de las grandes distribuidoras de cine reunidas en Fedicine es rotunda ante el proyecto de Ley del Cine. Creen que la apuesta de la Generalitat por imponer el doblaje o subtitulado de la mitad de las copias de las películas al catalán es "inviable" y añaden que si el Govern catalán trata de imponerles la norma apostarán fuerte para sortearla: las grandes distribuidoras no descartan volver a llevar la norma a los tribunales, como en 1998, ni boicotear el mercado catalán.

Antes de doblar, las majors prefieren dejar de proyectar sus películas, en cualquier idioma, en las pantallas catalanas. Y cumplir la amenaza comportaría una sequía fílmica sin precedentes: las diez distribuidoras reunidas en Fedicine -Alta Classics, Aurum, Hispano Foxfilms, Manga, On Pictures, Paramount, Sony Pictures, Universal, Walt Disney y Warner- copan más de las tres cuartas partes del mercado catalán.

Luis Hernández de Carlos, presidente de la Federación de Distribuidores Cinematográficos (Fedicine) y responsable de Warner en España -su empresa en solitario ya copó el 18,17% del mercado catalán en 2007- aún esperaba el jueves por la mañana que la Generalitat le remitiera el documento que marca las nuevas bases que el Govern quiere que rijan el mercado cinematográfico en Cataluña y que se concretan en imponer, incluso con sanciones, que la mitad de las copias de las películas lleguen a las pantallas catalanas dobladas o subtituladas al catalán.

"Es como volver a revivir lo que ocurrió hace 10 años con el Gobierno de Jordi Pujol", apuntaba Hernández de Carlos, quien hace una década ya comandó a los distribuidores en su lucha contra la imposición del catalán, una batalla en la que recurrieron al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, que les dio la razón y suspendió las sanciones.

"Nada ha cambiado desde entonces. Las mismas razones que nos llevaron hace diez años a oponernos a la medida nos hacen ahora decir que su aplicación es inviable", explicaba Hernández de Carlos, que resumía sus argumentos, más allá de los económicos o de los de gestión empresarial, en la posibilidad del "efecto dominó": "Si mañana las distribuidoras aceptamos la imposición del doblaje de películas al catalán, quién nos dice que en dos meses el resto de territorios, Galicia o el País Vasco, no nos pedirán que hagamos lo mismo; y lo que no podemos hacer es decirles a unos que sí y a otros que no. Así que en poco tiempo nos podríamos ver obligados a tener que doblar a 3 o 4 lenguas en el mercado español, lo que es impensable porque haría el negocio inmanejable".

ESPAÑA
La Generalitat se aprovecha de las herencias sin dueño para destinarlas a la promoción del catalán
A. Fernández El Confidencial 6 Marzo 2009

Las herencias intestadas son una mina. Eso es lo que ha ocurrido con varias de fortunas cuyos dueños no tenían herederos y, por lo tanto, la Administración se ha hecho cargo de ellas. A veces, el dinero que se deja en herencia sirve para proyectos solidarios y se destina a asociaciones o fundaciones de ayuda a diferentes colectivos como personas en riesgo de exclusión, enfermos mentales o entidades religiosas que realizan una labor social.

Sin embargo, otras veces el destino de los fondos es más dudoso. Es lo que pasa, por ejemplo, con dos herencias del año 2006, que fueron destinadas directamente a “la promoción del catalán”. Se trata de los fondos dejados por Amelia Veiga Cadaveira y Manuel Carreras Mas. La herencia de la primera se dividió en varios lotes que se destinaron a diversos fines: adquisición de material informático, montaje de un espectáculo de teatro, compra de un tractor y dos vehículos, puesta en marcha de un taller de encuadernación y mejoras en un piso de reinserción para drogodependientes. Sin embargo, la mayor tajada se la llevó el ‘fomento del catalán’: 80.318,82 euros.

La herencia de Manuel Carreras era más pequeña: alrededor de 80.000 euros que fueron destinados a la adquisición de un piso para acoger a familias de enfermos de fibrosis quística, adecuación del servicio de consulta externa de la asociación de Parálisis Cerebral ASPACE y para fomento del idioma. En este caso, el dinero destinado a este último fin fue de 9.317,12 euros.

La asociación premiada con estos casi 90.000 euros es un pequeño colectivo vinculado a movimientos independentistas llamado L’Esbarzer (El Zarzal), con sede en Barcelona y núcleo de la Plataforma per la Llengua. Esta última ha desarrollado una intensa actividad en los últimos años realizando informes sobre el uso de la lengua catalana en distintos ámbitos, como el etiquetaje, el cine o el aeropuerto y promoviendo campañas diversas para potenciar el uso de este idioma en sectores como el de los juguetes, la restauración o la telefonía móvil.

Dinero para las etiquetas ‘en català’
Otras herencias cuyo destino tienen poco que ver con las ayudas sociales son las otorgadas por la Generalitat a la Asociación en Defensa del Etiquetaje en Catalán (ADEC), que ha recibido unos 54.000 euros para “la gestión y actualización del nuevo catálogo de empresas que etiquetan en catalán y muestra de productos etiquetados en catalán”. ADEC se llevó la mayor parte de la herencia de Josep Pujol Pérez: 38.323,57 euros. Los restantes 2.263,33 euros de esta herencia se adjudicaron a la Asociación Cívica de Ayuda Mutua para el “mantenimiento y modernización de las instalaciones y creación de un centro residencial”.

ADEC también recibió los 7.989,17 euros que había dejado María Sala Puig al morir y otros 7.619,66 euros de Concepción Sánchez Lama. De la herencia de esta última, se destinaron 8.941,11 euros a la asociación Sida Studi para la digitalización de su fondo documental.

Se da la circunstancia de que ADEC colabora en varias campañas con la Plataforma per la Llengua. Entre otras cosas, impulsan juntas varias campañas de fomento del catalán. Una de ellas es “A taula, en català” (“En la mesa, en catalán”). En el marco de esta campaña, quieren conseguir “la aprobación de una moción por parte de los ayuntamientos, universidades, consejos comarcales, entidades privadas o partidos políticos que desarrolle normativas a fin de que los productos que se consuman, comenzando por las aguas, bebidas refrescantes, cervezas, vinos y cavas, tanto estas instituciones como los organismos que de ellas dependan, estén etiquetados en catalán”.

Para cada uno de estos organismos, distribuyen un modelo de documento a fin de que sea aprobado. De momento, según consta en su propia página web, más de 200 ayuntamientos catalanes -aproximadamente una quinta parte, aunque todos ellos pequeños- se han adherido a la campaña, así como una cincuentena de entidades. Los partidos políticos que han suscrito la iniciativa son Convergència Democràtica, Unió Democràtica, Partit dels Socialistes de Catalunya, Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya.

En un caso similar está el Casal dels Infants del Raval. Esta asociación fue reconocida el año pasado por la Consejería de Vicepresidencia, que ostenta Josep Lluís Carod-Rovira, como una entidad que “tiene por finalidad el fomento de la lengua catalana”. En el listado aprobado el pasado verano, Carod mantuvo esta calificación a 37 entidades, excluyó a cinco e incluyó en el censo a seis, entre las que se encontraba el Casal dels Infants del Raval. Este colectivo recibió 11.124,67 euros de la herencia de Marina Husillos López, los 389,96 euros que dejó intestados Ana María Jiménez Ferrer y otros 13.285,37 euros de Francisco Lamarca Sereñana. Este dinero fue destinado a “equipamiento y materiales diversos del taller de electricidad”.

661.000 euros para òmnium Cultural
Tan curioso como éste es el caso de òmnium Cultural, la más potente organización soberanista que tiene Cataluña y que preside Jordi Porta. Ómium fue una de las entidades más beneficiadas por herencias intestadas. El año 2006, recibió 60.000 euros para la financiación de su sede. Esta cantidad fue desgajada de la herencia de Teresa Alberich Maseras. El resto del dinero, fue destinado a obras en diversos hospitales o asociaciones que ayudan a diversos colectivos.

El caso más llamativo, sin embargo, es el de Carmen Pintó Valls, una millonaria de Castellón que murió en Barcelona en 1998 y dejó unos 12 millones de euros en inmuebles y dinero. Entre otras propiedades, Carmen Pintó tenía dos edificios en la céntrica calle Ausias March y una casa de 490 metros cuadrados en la calle Manila, en el selecto barrio de Pedralbes. A pesar de que tenía un sobrino político, que asistió a su entierro, la fortuna fue distribuida entre diversas Organizaciones No Gubernamentales. La parte del león se la llevó òmnium Cultural y la Fundación Catalana para el Síndrome de Down. Cada una de estas entidades recibió 601.000 euros para financiar sus sedes sociales.

Los distribuidores se oponen frontalmente al doblaje de más películas al catalán
El presidente de FEDECINE, que agrupa al 90% del sector, ve "antieconómica" la medida que baraja la Generalitat
EFE - Barcelona El País 6 Marzo 2009

El presidente de la Federación de Distribuidores Cinematográficos (FEDICINE), Luis Hernández de Carlos, ha expresado hoy en declaraciones a Efe su frontal oposición al proyecto de Ley de Cine impulsado por la Generalitat y ha calificado de "inviable" la negociación. FEDICINE representa el 90% de la distribución española y agrupa a los representantes españoles de las principales majors (grandes productoras) estadounidenses, como Universal Pictures Internacional Spain y Walt Disney Studios.

Luis Hernández de Carlos ha asegurado que "no tiene sentido" pretender que la mitad de las películas extranjeras que se exhiban en los cines de Cataluña sean dobladas o subtituladas en catalán. En su opinión, "si aceptamos doblar al catalán, al día siguiente otros territorios reclamarán igual trato y en poco tiempo tendremos que traducir cada película a tres o cuatro lenguas".

"Que un país como España tenga que traducir las películas a tres o cuatro lenguas haría el negocio ingobernable y antieconómico", según Hernández de Carlos. El presidente de FEDICINE ha recordado que hace once años la Generalitat intentó imponer una medida semejante y chocó con la oposición radical de la mayor parte de los distribuidores españoles y las 'majors' norteamericanas. "Las razones válidas entonces son válidas ahora", ha sentenciado Hernández de Carlos, que cree que "la negociación es inviable" porque "no es un tema que podamos solucionar con contraprestaciones económicas, ya que el principal problema es que esta ley provocaría reacciones en cadena de otros territorios de España y Europa que no nos podemos permitir".

Rechazo a la confrontación
El presidente de FEDICINE ha añadido que la entidad que preside rechaza "la confrontación de orden político", por lo que hace once años llegó a un acuerdo con la Generalitat "para doblar voluntariamente algunas películas importantes y filmes infantiles". Por su parte, la Conselleria de Cultura de la Generalitat ha hecho público hoy otros apartados del proyecto de Ley de Cine.

Además de obligar al doblaje y subtitulación de la mitad de las películas en catalán, las bases de la citada ley prevén la creación de un fondo destinado a las salas privadas para fomentar la exhibición en catalán y el cine producido en Cataluña, especialmente el que se ruede en versión original catalana. Asimismo, el documento del Departamento de Cultura también establece la creación de una red pública de salas de cine, donde se proyectarán películas en versión original, preferiblemente europeas, y en catalán.

La cuestión lingüística de Galicia (I)
JOSÉ BARROS GUEDE La Opinión 6 Marzo 2009

El decreto de la Xunta de Galicia, del 28 de junio del 2007, ordenado por el gobierno del ex presidente Pérez Touriño, por el que se regula el uso y la promoción de la lengua gallega en el sistema educativo de la enseñanza primaria y secundaria, será derogado, como una de sus primeras medidas, por el nuevo presidente de Galicia, Núñez Feijóo, elegido por mayoría absoluta de votos en las elecciones autonómicas del primero de marzo.

Dicho decreto impone en la enseñanza primaria el uso del gallego, de forma exclusiva, de las siguientes materias: matemáticas, conocimiento del medio natural, social y cultura, la educación para la ciudadanía y derechos humanos; y en la enseñanza secundaria, impone, asimismo, las materias: ciencias de la naturaleza, ciencias sociales, geografía e historia, matemáticas, educación para la ciudadanía, y biología, geología, física y química cuando se desdoblen estas cuatro últimas de las ciencias de la naturaleza.

Además de las materias citadas, el claustro completará el número de materias que se incluyen el anexo a dicho decreto, garantizando el 50% de estas en gallego, como mínimo, en la educación primaria y secundaria, figurando las matemáticas en primaria y la tecnología en secundaria.

Nuestra lírica lengua gallega es hija de la lengua latina, hermana mayor de la catalana y madre de la portuguesa, está dando lugar a graves conflictos en la sociedad gallega y española y entre los partidos PSOE y BNG por un lado y el partido PP por otro, al imponer su uso exclusivo en las citadas y más principales asignaturas de la enseñanza primaria y secundaria,

Decenas de miles de firmas de profesionales independientes de todos los ámbitos sociales y sin adscripción política alguna ha elevado a la Xunta del ex presidente Touriño su protesta contra dicho decreto, por considerarlo no real con la sociedad civil gallega, por discriminar al castellano y por no respetar la libre voluntad de alumnos, padres y profesores en la elección de la lengua gallega y castellana en la enseñanza primaria y secundaria, causando graves trastornos y problemas a sus ciudadanos.

Ante esta conflictividad social y política de gran alcance, debemos conocer el nacimiento de la lengua gallega, su desarrollo, valoración y uso a lo largo de la historia. Los nativos de la Galicia romana y medieval hablaban y escribían en la lengua latina hasta el siglo XIII. En este siglo, nace la lengua gallega en Galicia a orillas del río Miño, y la castellana en Cantabria y Rioja, como hijas de la lengua latina.

Los nativos gallegos y castellanos hablan y escriben en sus respectivas lenguas romances hasta el siglo XIV, junto con lengua latina, en la cual están la mayor parte de documentos escritos.

A partir de este último siglo, la lengua gallega escrita desaparece, siendo sustituida por la escrita castellana, pero la lengua hablada gallega permanece, sobre todo, en el ámbito rural de Galicia.

En siglo XIX, en su década de 1840, por influencia del provisionalismo federalista de Neira Mosquera y de Antolín Farraldo, y por los estudiantes y artesanos de Santiago de Compostela, reunidos en el banquete de Conxo, renace la lengua escrita gallega. El regionalismo de Benito Vicetto, Manuel Murguía, Alfredo Brañas, Juan Antonio Saco, con su primera Gramática Gallega, Rosalía de Castro y Valentín Lamas Carbajal, con su composición poética en gallego, la promocionan.

Liga Galega de Coruña, la Acción Galega de Basilio Álvarez, las Irmadades da Fala Antón Vilar Ponte, de carácter nacionalista, la Organización Republicana Galega Autónoma, ORGA, fundada en el otoño de 1929, y el Partido Galeguista de Vicente Risco, Alfonso Castelao, Alejandro Bóveda y Ramón Otero Pedrayo, de carácter cultural, fundado el 25 de septiembre de 1930, fortalecen políticamente la lengua gallega.

La Constitución de la segunda República española, del 9 de diciembre de 1932, establecía: "Las regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas, de acuerdo con las facultades que se concedan en sus Estatutos. Es obligatorio el estudio de la lengua castellana, y esta se usará como instrumento de enseñanza en todos los centros de instrucción primaria y secundaria de las regiones autónomas" (art. 36, p.1).

"El Estado podrá mantener y crear en ellas instituciones docentes de todos los grados en el idioma oficial de la República. El Estado ejercerá la suprema autoridad en todo el territorio nacional para asegurar las disposiciones contenidas en este artículo" (art. 36, págs. 2 y 3). El Partido Galeguista redacta el primer Estatuto de Autonomía de Galicia con arreglo a dicha Constitución, siendo plebiscitado y aprobado por el pueblo gallego en 1936, no siendo refrendado por las Cortes de España a causa de la guerra civil española.

Dicho Estatuto establecía: "Galicia se organiza como región autónoma en el Estado español, con arreglo a la Constitución de la República y al presente Estatuto" (art. 1).

"Serán idiomas oficiales en Galicia, el castellano y el gallego, pero en las relaciones oficiales de la región con las autoridades de otras regiones y con las del Estado, se usará siempre el castellano. Todo escrito que se presente a los Tribunales y Autoridades redactado en gallego, será reproducido en castellano cuando lo pida parte interesada; y lo mismo se hará en cuanto a las resoluciones y notificaciones de todas clases" (art. 4, págs. 1 y 2).

"En Cuanto a las resoluciones y notificaciones de todas clases, las copias de documentos redactados en gallego, que expidan los fedatarios en castellano, bien a instancia de parte o bien porque han de producir efectos fuera de Galicia, deberán contener también el texto gallego. Los funcionarios que se designen para actuar en la Región deberán acreditar conocimientos de lengua gallega" (art. 4, págs. 3 y 4).
 

Recortes de Prensa   Página Inicial