AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 7 Marzo 2009

Zapatero
El campeón de la miseria
Emilio J. González Libertad Digital 7 Marzo 2009

Una crisis normal y corriente viene a durar un año y medio, con dos o tres trimestres de recesión no demasiado profunda y quien pierde el empleo durante ella tiene la esperanza de recuperarlo en cuanto la situación empiece a mejorar. Mientras tanto, puede contar con la prestación por desempleo y la ayuda de la familia. Las empresas, además, tienen bastante capacidad para sobrevivir. Pero lo que está viviendo la economía española en estos momentos dista mucho de entrar dentro de esos parámetros de normalidad. La crisis está siendo y va a ser mucho más larga que de costumbre, la recesión, que comenzó a finales del año pasado, puede extenderse hasta 2011 y, después, venir seguida de una larga etapa de depresión. Los parados están perdiendo las prestaciones por desempleo sin la esperanza de encontrar pronto un trabajo que les permita vivir y la capacidad de supervivencia económica de las familias está limitada por sus elevados niveles de endeudamiento, derivados en gran parte de la burbuja inmobiliaria. Cada día se destruyen 6.000 empleos en nuestro país y la tasa de mortalidad de empresas está alcanzando niveles de auténtico drama porque ni las Administraciones Públicas pagan sus deudas ni el sistema financiero está en condiciones de conceder préstamos a aquellas compañías que no reúnan unos requisitos mínimos de solvencia. Estas son, grosso modo, las coordenadas de la crisis actual, cuya imagen más representativa es la de la creciente miseria entre quienes carecen de medios para ganarse la vida, algo no visto en España desde los tiempos de la Gran Depresión. Y lo peor de todo es que el Gobierno sigue sin admitir que no estamos ante una crisis al uso, sino ante algo muy distinto y mucho más dramático, con lo cual, el Ejecutivo sigue sin estar a la altura de las circunstancias y actuar en consecuencia.

Prueba de lo anterior lo tenemos en las medidas sobre el mercado de trabajo que acaba de aprobar el Consejo de Ministros. En lugar de proceder a la reforma laboral que necesita este país para estimular las contrataciones, lo único que hace el Gabinete es poner parches a una situación que requiere de medidas de mucho más calado. Las recetas a las que el Ejecutivo acaba de dar luz verde no es que vayan en la dirección equivocada, es que son claramente insuficientes para resolver la gravedad de los problemas laborales a los que se enfrenta la sociedad española. Y todo porque, en lugar de ser realista, al Gobierno lo que le mueve son motivaciones medio ideológicas, medio de marketing. Flexibilizar el mercado laboral es algo que va en contra de las ideas de Zapatero y, por tanto, no acomete esta reforma, que es la única que permitiría estimular las contrataciones y permitir una pronta recuperación del empleo. Es lo que le vienen diciendo desde hace tiempo la OCDE, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea, pero Zapatero, empeñado en ser el más social de los socialistas europeos, sigue sin hacer caso y mantiene una normativa laboral que lo único que hace es generar miles de parados al día. Quien hasta hace poco se presentaba como el campeón del empleo en Europa hoy no es más que el campeón de la miseria.

No es de recibo que los prejuicios ideológicos de Zapatero estén condenando a más de 6.000 personas diarias al paro, y mucho menos aún lo es que la dejadez del Gobierno a la hora de hacer lo que hay que hacer esté sacrificando a toda una generación, la de los mayores de cincuenta años, cuyos integrantes que pierdan su empleo van a tener muy difícil el volver a reintegrarse a la vida laboral, sobre todo si no son capaces de crearse su propio puesto de trabajo. Esta generación, además, va a ser la primera en sufrir el recorte de su pensión derivado de la aplicación del pacto de Toledo, a causa de la negativa de los partidos políticos españoles a proceder a una verdadera reforma de la Seguridad Social. Esto no es política social y lo único que tiene de socialismo es las nefastas consecuencias que se producen cada vez que alguien trata de aplicarlo, en este caso Zapatero.

El Gobierno, por tanto, debería desprenderse de sus prejuicios ideológicos, ser realista y actuar en consecuencia. Pero también debe empezar a hacer lo que no ha hecho en los últimos cinco años, esto es, política económica. El catálogo de medidas a tomar es amplio pero fácil de resumir. Se trata, por un lado, de acometer una reforma laboral en profundidad, le guste o no a los sindicatos. Por otro, de resolver todos los problemas de financiación que afectan a las empresas, desde la morosidad de las Administraciones Públicas a la ampliación de los periodos de pago de los clientes a sus proveedores, pasando por el establecimiento de canales de financiación adecuados, una vez constatado el fracaso de los créditos que pretendía conceder a través del ICO. Y, por supuesto, de establecer un pacto con todas las comunidades autónomas para que todos los niveles de la Administración actúen conjuntamente para superar la crisis, reordenando y recortando el gasto público con el fin de ayudar a la financiación de la economía y abrir margen para los recortes de impuestos que necesitan muchas pequeñas y medianas empresas para sobrevivir. Sin embargo, y por desgracia, el Ejecutivo, lejos de seguir estas recomendaciones, sigue inmerso en batallas ideológicas que no vienen a cuento, en pretender demostrar la superioridad del socialismo sobre el capitalismo cuando, con ello, lo único que está consiguiendo es generalizar la miseria en capas cada vez más amplias de la sociedad cuya única protección es contar con un puesto de trabajo que la realidad de la política económica de Zapatero les niega y les negará durante años.

Audis, trajes y demagogia
LUCIA MENDEZ El Mundo 7 Marzo 2009

Hay que reconocer que los audis son unos coches muy elegantes.Un A8 oscuro con los cristales tintados viene a ser como los cetros de los faraones egipcios: un símbolo de poder. Por eso hay infinidad de cargos públicos que viajan en audis blindados.Y está bien que así sea porque las instituciones merecen ese respeto. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, tiene un A8 espectacular, que ha sido arrendado a razón de 591.000 euros por cuatro años. Pero también viaja en A8 la presidenta de las Cortes Valencianas, Milagrosa Martínez, por citar sólo un ejemplo. A pesar de que el PP tiene tanto o más apego a los audis que el PSOE, Alberto Núñez Feijóo hizo del cochazo del presidente de la Xunta un argumento fundamental de la campaña gallega. Núñez Feijóo es un político sólido que no necesitaba hacer demagogia para ganar las elecciones. Y lo del Audi de Touriño ha sido demagogia de primera. Ojalá el futuro presidente de la Xunta no tenga que arrepentirse de lo que ha hecho. Puede que su anuncio de vender el Audi y comprarse un Citröen le persiga para mal en su brillante carrera política.

Porque la demagogia te puede estallar entre las manos, aunque se ganen las elecciones. Cinco días después de la victoria gallega y de los magníficos resultados en el País Vasco, el partido que hizo del Audi una piedra de toque de la moralidad y la ética políticas se ha dado de bruces con sus principios. En los autos del titular del juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional figuran coches, bodas, lunas de miel en la Polinesia, pantallas de plasma y distintos tipos de prendas de vestir que Paco Correa y Alvaro Pérez, el Bigotes, regalaron a diversos y variados cargos públicos del PP. Si, ya sabemos que Garzón es malo, ególatra y cazador de gañote. Pero no se ha podido inventar las facturas, ni los documentos que cita en los autos, ni es suya la chaqueta fantasía que el juez dice que Alvarito le compró a Francisco Camps, que, por cierto, también tiene un A8, dicho sea de pasada.

El éxito político de la dimisión de Bermejo y la victoria gallega han sido interpretadas por la dirección del PP como el Jordán donde han quedado lavados todos sus pecados. Sin embargo, de la lectura de los autos se deduce que Garzón puede ser malo, pero no tonto. Es imposible que una persona sensata, como lo es Mariano Rajoy, pueda permanecer impasible ante el documento en el que se explica el circuito de financiación de los chalecos, trajes y cinturones de Camps. No me creo que el líder del PP no haya sentido vergüenza ajena. El ridículo es una de las peores cosas que se pueden hacer en política. Este y no otro es el problema de Camps. Aunque le sigan votando.

¡Rajoy, y cierra España!
TOMÁS CUESTA ABC 7 Marzo 2009

LAS injurias -decía Vicenzo Monti, un poeta italiano del que pocos se acuerdan- son como las procesiones: concluyen siempre allá donde comienzan. La sentencia, que tiene más de un siglo, viene pintiparada para explicar el descalabro que ha sufrido en Galicia el señor Zapatero. Al presidente le han dado la del pulpo (la del pulpo «a feira», por supuesto) tras haber intentado acogotar a sus rivales retorciéndole el cuello al estado de derecho. De nada le han servido los gatillazos de Bermejo, ni haber puesto a Garzón en el disparadero. Ni azuzar sin descanso -¡a Prisa, más a Prisa!- a los perros de presa. Lo que ha conseguido, sin embargo, y es de justicia agradecérselo, es que, por fin, a la derecha-guay se le desplome la sonrisa complaciente. Que el personal haya salido al paso de una nueva estación de penitencia y que la cofradía de la confusión tenga que recogerse en su parroquia con la infamia a cuestas.

Bien es verdad que nunca es tarde si la dicha llega. Don Mariano Rajoy, que no destaca por ser una centella, ha tardado lo suyo, además de lo nuestro, en llamar al pan pan, al vino vino y sinvergüenzas a los sinvergüenzas. Lo ha hecho, en cualquier caso, y nadie en sus cabales le regatearía el mérito. Mas, si resulta absurdo abaratar los éxitos tampoco es de recibo deshacerse en ternezas. Lo que los resultados del domingo han puesto en evidencia no es tanto la fortaleza propia sino la vulnerabilidad ajena. A falta de recetas milagrosas, que ni el gobierno ni la oposición poseen, la crisis económica va a ser el escenario en el que tirios y troyanos se ajustarán las cuentas. La particularidad es que ese campo de batalla es el que nos sustenta y en la tierra quemada no fructifican las cosechas. Lo cual, que hay que ir con tiento, no vaya a ser el caso de que, en éstas, muera Sansón junto a los filisteos. Firmeza sin prudencia es desatino. Prudencia sin firmeza, cobardía y tembleque.

Si hace apenas un mes el liderazgo de Rajoy se hallaba hipotecado hasta las cejas, hoy por hoy, sin embargo, está en disposición de disputar el título de los grandes pesos. Mal haría, entretanto, dejándose llevar por cantos de sirena o dando rienda suelta a un revanchismo estéril. Hasta el rabo, ya saben, todo es toro y lo suyo es que coja al ídem por los cuernos. Hay que seguir atando cabos y rematando flecos. Afianzar la posición y no ceder terreno. En el tablero vasco la partida es crucial, pero es a Zapatero a quien le toca mover pieza. En el gallego, en cambio, puede desenvolverse a su manera. Y en eso, justamente, en la manera de jugar -incluso en las maneras- se verá reflejada la clave de un futuro marcado por la urgencia. Ha llegado la hora de predicar con el ejemplo. De pasar, sin preámbulos, de las palabras a los hechos. De someter a una administración hipertrofiada a un régimen estricto de adelgazamiento. De preservar la libertad de las personas sin contrapartidas ni complejos. De tomar decisiones dolorosas a riesgo de quedarse a la intemperie.

Quizás el señor Feijóo -que al menos vende «audis» en lugar de peines- sepa llevar las riendas de la Xunta con la solvencia de un jinete de alta escuela. Ojalá sea así y Rajoy que lo vea. Porque si a Zapatero le han dado la del pulpo -y con sobrados motivos, desde luego- a don Mariano le pueden llover ostras venga o no venga a cuento. ¡Pues sólo faltaría que la derecha-guay se quite la careta y saque los pies del tiesto! ¡Atreverse a ganar, menudo fresco! O sea, que sus y a ellos. Próxima parada, las elecciones europeas. ¡Rajoy, y cierra España! Suso de Toro no acaba de creérselo.

Elecciones vascas
Cataluña
Envidia
Maite Nolla Libertad Digital 7 Marzo 2009

Pues sí, amigos, tengo envidia de lo que ha sucedido en Galicia y en el País Vasco. Los nacionalismos son minoritarios en todas las comunidades en las que aparecen y ahora se demuestra que es posible que democráticamente se les envíe al lugar que les corresponde según sus votos. Algunos empiezan a comparar lo que puede pasar en el País Vasco con el Pacto del Tinell. El eventual pacto entre PSE y PP simplemente mandará al PNV a la oposición, pese a las amenazas de unos y de otros. El Pacto del Tinell pretendía echar al no nacionalismo en Cataluña de la vida política, que no es lo mismo.

Aquí, en Cataluña, donde el nacionalismo es igualmente minoritario, el PSC impide cualquier esperanza de cambio y yo creo que es porque tiene familias de gran arraigo, procedentes del catalanismo histórico, como son las de Corbacho y Maravillas Rojo. Por cierto, una pareja de récord; nunca España tendrá tantos parados como con estos dos gestores que, amablemente, les hemos enviado desde Cataluña.

Siento envidia, incluso, del discurso del PP del País Vasco, porque, pese a todo, ya nos gustaría que en Cataluña Alicia Sánchez-Camacho tuviera un discurso la mitad de claro que Basagoiti; Basagoiti que ha perdido un tercio de los votos por renegar de los referentes, no por culpa de Rosa Díez, por cierto. Por ello, no es muy aventurado pensar que en Cataluña si las cosas siguen como hasta ahora, si la presidenta filtra a un periódico que cuenta con Vidal-Quadras y a otro que no quiere ni verle, el tercio puede convertirse en tercio y mitad, siempre y cuando el PP de Cataluña no rompa definitivamente la baraja, que estamos a un paso. Lo digo por las declaraciones de la nueva portavoz en el Parlamento de Cataluña, que ha dicho que sus siglas son las del PPC, dando a entender que el PP y el PPC son partidos distintos. Me produce gran felicidad no constar aun como afiliada; muchas gracias a todos los que han contribuido a que yo no tenga el carnet; de corazón, gracias a todos, os quiero como Gallardón al Wyoming.

A la nueva portavoz le preguntaron sobre las declaraciones de Esperanza Aguirre a cerca de los ochocientos milloncejos que la ministra Salgado ha colado de rondón y, por supuesto, en lugar de defender a una compañera de partido, presidenta del partido en la comunidad donde el PP tiene más militantes y presidenta de la comunidad –con todos los respetos– de mayor importancia de las que gobierna el PP –y de las que no gobierna–, después de haber conseguido unos resultados que el actual PPC no conseguiría ni que se presentara solo, le sale la vena UPN y PSC y dice la cosa esta de las siglas. Si el PPC no es el mismo partido que el PP, no sé a qué esperan para hacer como en Navarra y crear en Cataluña una especie de PP auténtico, que con llamarse PP tendría de sobras.

Recientemente se han publicado algunas encuestas en las que se refleja que el votante del PP valora más y mejor a Sirera que a la nueva presidenta y que la intención de voto es peor ahora que cuando estaba Daniel. Lo dicho, envidia.

HARÁN OPOSICIÓN "A PIE DE CALLE"
UPyD advierte a Feijóo que no permitirá "medias tintas" en política lingüística
El partido de Rosa Díez se quedó fuera del parlamento autonómico en Galicia pero su líder en la región hace una "lectura muy positiva" del resultado. En la Cope, ha advertido a Feijóo que harán "en la calle" una "labor de oposición muy dura".
Libertad Digital 7 Marzo 2009

En una entrevista en La Mañana del Fin de Semana de la Cadena Cope, José Anido ha indicado que su partido planteó los comicios como "una campaña general con dos escenarios", País Vasco y Galicia. En Galicia, ha recordado, quedaron como "cuarta fuerza", rozando o superando el tres por ciento en varias ciudades. En su opinión, ésa es "una baza muy importante para la expansión y el asentamiento" en la región.

Aunque no hayan obtenido ningún escaño, "el camino es el mismo", en su opinión. Su estrategia seguirá siendo "estar en la calle, con los ciudadanos, escuchándolos". Harán, ha advertido, "una labor de oposición dura". "Los ciudadanos han votado cambio, quieren acabar con la discriminación y los chiringuitos", ha manifestado Anido antes de decir que "si Feijóo no va por ahí, estaremos ahí, denunciándolo a pie de calle". "Nuestra labor es política, no sólo electoral", ha afirmando evocando declaraciones de Rosa Díez.

Respecto a la promesa de Feijóo de eliminar las galescolas, ha recordado que la "discriminación lingüística" viene de la época de los gobiernos de Fraga. En su opinión, el último decreto en esta materia, que ahora quiere suprimir Feijóo, "era la última guinda del pastel" y "nosotros queremos acabar con el pastel entero". "Espero un cambio real y no medidas cosméticas", ha dicho Anido antes de prometer un "marcaje muy importante" de su formación en la región. "No vamos a permitir medias tintas".

La Mesa por la Libertad pide el cese de la concejal que igualó conflicto lingüístico y maltrato
A. F. ABC 7 Marzo 2009

SANTIAGO. La Mesa por la Libertad Lingüística (MLL) ha remitido un escrito al alcalde del Ayuntamiento de La Coruña, Javier Losada (PSOE), solicitando la salida de su gobierno de la concejal nacionalista Ermitas Valencia, así como la supresión del departamento que ésta dirige. La organización apela a recientes polémicas protagonizadas por la mencionada edila para motivar su petición, al tiempo que considera injustificada la existencia de una oficina de normalización lingúística dentro del gobierno local herculino.

En un ácido comunicado, la MLL recalca las críticas surgidas a raíz de la organización, por parte de la responsable de Juventud, Solidaridad y Normalización Lingüística del consistorio, de un acto con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género en la que se relacionaban hábitos lingüísticos y de maltrato, bajo el lema «Para, contra la violencia, recuperar la lengua».

En su formulación inicial, que recoge en el escrito, el texto de la campaña organizada por Ayuntamiento y Universidad -la Diputación se desmarcó en el último momento- apremiaba a cambiar «un sistema que condena a millones de mujeres a la pobreza extrema y que sigue condenando a las gallegas que quieren ser bien tratadas por los poderes establecidos a cambiar de idioma, dejar de usar su lengua materna y educar a sus hijos e hijas en español en nombre del progreso social».

«Estupidez municipal»
«La identificación del hábito lingüístico de parte del vecindario de este municipio con la violencia machista constituye un hito de la estupidez municipal, no superado hasta el momento por ninguna otra ocurrencia», recalca la MLL en su escrito al regidor local, al que piden que «nos libre de lo que pueda estar fraguando la cabecita de su concejal».

La organización presidida por José María Martín López-Suevos denuncia además la organización, por parte de la concejalía de Juventud, de actividades fuera de las competencias del departamento de Valencia. Entre éstas, sitúa las charlas «Historia del hombre gay y sus manifestaciones eróticas: historia de la imagen social a través del material gráfico de adultos» o «La pornografía para mujeres. ¿Existe?», así como la polémica sesión de «tupper-sex» organizada en la Casa Museo Casares Quiroga de la ciudad, criticada incluso por el Ateneo Republicano.

La MLL acusa a Valencia por su «incapacidad» y añade que, «hasta hoy, nunca nadie había relacionado (la violencia de género) con la normalización lingüística». «Además se dedica a cosas que, por mucho que interesen a los ciudadanos, tienen su lugar y su momento al margen de los servicios municipales», prosigue. Por ello, solicita la supresión de su área para recortar gastos en las cuentas municipales


****************** Sección "bilingüe" ***********************

Amenazas de la CIG contra el presidente electo, incluyendo los comentarios del autor de este blog a las mismas
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 7 Marzo 2009

La victoria del PPdeG expulsando de sus poltronas a los nuevos ricos del PSOE y el BNG, que llegaron a formar "dos gobiernos en uno" por la falta de sensatez y de autoridad de D. Emilio Pérez Touriño, quien se dejó manipular vergonzosamente por los fanáticos del BNG, no ha acabado con el conflicto lingüístico en Galicia. Ni los nazionalistas se van a cruzar de brazos ni los bilingüistas vamos a bajar la guardia.

Tanto la CIG, sindicato nazionalista y correa de transmisión del BNG, y la Gestapo Lingüística de Carlos Callón, han levantado el hacha de guerra contra el nuevo gobierno antes de que éste tome posesión. La Gestapo Lingüística ya está preparando para el día 17 de mayo una manifestación que pretende sea histórica.

Que esté tranquilo D. Carlos Callón y compañía que a esa manifestación no vamos a ir los bilingüistas a lanzarles piedras, botellas, ni a quemar contenedores para impedir que sus vehículos lleguen cargados de entusiastas defensores de las esencias patrias a Santiago de Compostela, la capital de todos los gallegos.

Paso, sin más, a analizar punto por punto, el tendencioso documento de los nacional-sindicalistas de la CIG, plagado de falsedades del principio al fin.

CIG: Ante la actitud beligerante contra el gallego, manifestada por el secretario general del PP y próximo presidente de la Xunta de Galicia que llegó a anunciar la futura derogación del Decreto 124/07 de uso y promoción de la lengua gallega en la enseñanza, la ejecutiva de la CIG-Enseñanza acordó, en la reunión mantenida hoy, día 4 de marzo, manifestar lo siguiente...

COMENTARIO: No existe, por parte de los bilingüistas, ninguna beligerancia contra el gallego, mentira repetida por los nazionalistas hasta la saciedad. El presidente electo se autodefine como galleguista, empleando el gallego más de lo que a algunos nos gustaría. No creo que lo veamos nunca hablar en español en el Parlamento Gallego, aunque no constituya un delito hacerlo en consideración a los gallegos que tenemos el español como lengua materna, el 50% aproximadamente de la población de Galicia. Lo que sí rechazamos los bilingüistas es la "imposición coactiva del gallego", no la lengua gallega, así como el intento de eliminación del español de la enseñanza, la administración, la empresa privada, la cultura y la vida pública.

CIG: 1.- Sería inaudito y la primera vez en la historia que un presidente de un país, que acaba de ser elegido, anuncie como primera medida a tomar una propuesta en contra de la lengua propia, a pesar de estar totalmente marginada en el sistema educativo y con unos índices mínimos en cuanto a su uso.

COMENTARIO: La propuesta del presidente electo no consiste, a mi entender, en ninguna medida contra la lengua gallega, impropiamente llamada "lengua propia", pues mi lengua propia, por ejemplo, es el español por libre elección y por ser además mi lengua materna. No existe lengua más propia de cada ciudadano que su lengua materna plenamente asumida y libremente usada como primera lengua, sin excluir ni atacar a ninguna otra.

CIG: 2.- Más allá del uso electoralista que se hizo de una fabulada persecución de la lengua fuerte, el español, invirtiendo la realidad, el PP marca como objetivo en su propio programa conseguir una enseñanza trilingüe. ¿Cómo se entiende entonces que se quiera derogar un decreto que lo único que establece es que el 50% de las materias se impartan en la lengua gallega y que el alumnado consiga la misma competencia en gallego que en español, al final de sus estudios?

COMENTARIO: Jamás hablamos los bilingüistas de persecución de la ahora llamada por los nacional-sindicalistas "lengua fuerte", sino de la negación de los derechos lingüísticos de los gallegos hispanohablantes, convertidos por obra y gracia del nazionalismo totalitario en ciudadanos de segunda, expulsados de la cultura gallega (que ellos reducen a la "cultura en gallego") y convertidos, a la vez, en supuestos gallegos colonizados y españolistas opresores.

Por otra parte, lo del 50% ha sido y es un engañabobos para imponer las asignaturas troncales en gallego y dejar el español para la Lengua Española y las asignaturas secundarias. Me dijeron incluso, aunque confieso que nunca llegué a tener constancia fiable de los hechos, que en algunos centros se llegó al extremo de impartir la Lengua Española en gallego, como si se tratase del inglés, el francés o el alemán. Espero que si algún lector de este blog ha sido testigo directo de semejante aberración, me lo confirme.

[COMENTARIO DE UNA MADRE CUBANA CON FECHA DE HOY: Juan Julio, con relación a lo que cuentas de que en algunos colegios dan clases de castellano en gallego; no solo te lo confirmo; sino que además te cuento que han llegado al extremo de impartir clases de ¡inglés en gallego!

Con lo cuál, mi hija que es cubana, tiene que lidiar de pronto con dos lenguas -ninguna de ellas es la suya- y le resulta bastante difícil aclararse.

Recuerdo que en mi querida isla, -reconocida en toda América Latina por la calidad de su educación- las clases de inglés se impartían solo en inglés. Demoré 12 años en dominar esta segunda lengua; pero pude hacerlo sin inmersiones descabelladas y sin afectar el resultado académico de las otras materias troncales.

Afortunadamente, en Cuba no mezclamos el arroz con el mango. De ahí que hablemos un magnífico inglés y un inmejorable español.]

[COMENTARIO DE UN ANTIGUO ALUMNO DEL INSTITUTO POLITÉCNICO DE VIGO (TORRECEDEIRA), VIGO: Amigo Juan Julio: Para tu información. Una profesora de Lengua Española, del Instituto Politécnico de Vigo (Torrecedeira) de nombre Marisa Casares, da desde siempre la clase de Lengua Española en gallego. Lógicamente, yo no asistía a sus clases, para saberlo de primera mano. Lo sé a través de lo que me contaron alumnos comunes. Lo que sÍ te puedo garantizar, eso sí, de primera mano; es que esa Sra. (o Srta.) en la sala de profesores, en la cafetería y en los claustros utiliza única y exclusivamente el gallego. Y esto no es nuevo. Coincidimos en destino en FP de Nigrán, en FP Meixoeiro y después también en el Politécnico, pues casualmente, dos veces nos hemos trasladado en las mismas fechas. Saludos.]

CIG: 3.- Pretende confundir a la sociedad, apelando, demagógicamente, a la libertad, cuando nuestro idioma no disfruta de los mismos derechos en Galicia que tiene el español. Todos sabemos que el aprendizaje en nuestro idioma estuvo proscrito y perseguido durante siglos y que, históricamente, es el único idioma avasallado y discriminado.

COMENTARIO: La apelación a la libertad que acertadamente asume el presidente electo, no es demagógica, sino total y absolutamente democrática, algo que jamás comprenderán los totalitarios. Ahora mismo el gallego disfruta en Galicia de más derechos que el español en varios ámbitos fundamentales: la enseñanza, la administración y la política. Cuando escuche a un parlamentario gallego expresarse en español en el Parlamento Gallego -que, dicho sea de paso, nos representa a todos-, lo celebraré con champán francés, que es el bueno.

En el mismo apartado añaden los nacional-sindicalistas que "nuestro idioma estuvo proscrito y perseguido durante siglos y que, históricamente, es el único idioma avasallado y discriminado". Es cierto que el gallego no tuvo el mismo reconocimiento y desarrollo que el español hasta que surgió el movimiento galleguista, degenerado después en nazionalista, y que en tiempos de Franco la lengua gallega estaba prohibida en la enseñanza y más de un niño galegofalante recibió un par de injustas bofetadas por hablarla en clase con todo el derecho del mundo.

Pero no creo que la solución pase ahora por invertir los papeles y reconocer y promover solamente el gallego, relegando el español a un segundo plano como castigo por haber sido en el pasado un "idioma opresor y colonizador", cuando la misma Rosalía de Castro y otros tantos escritores y poetas gallegos escribieron y publicaron en ambos idiomas.

Conviene recordar aquí que Rosalía de Castro dejó de escribir en gallego en 1881 a causa de los ataques que recibió de los precursores del actual nazionalismo tras un artículo suyo titulado "Costumbres gallegas" y publicado en "Los Lunes" de El Imparcial de Madrid el 28 de marzo y el 4 de abril de 1881. Rosalía de Castro fue vapuleada inmediatamente por los fanáticos de turno y, a consecuencia de semejante ofensa a su persona, en una carta a su esposo Manuel Murguía, firmada en Lestrove el 26 de julio de 1881, escribió con justa indignación: "Ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso tampoco a ocuparme de nada que a nuestro país concierna". Y, al final, la poeta reitera sin dudas su decisión: "(...) mi resolución de no volver a coger la pluma para nada que pertenezca a este país, ni menos escribir en gallego".

Así que, señores de la CIG, no sean tan simplistas, pues la realidad es mucho más compleja de lo que ustedes pretenden hacernos creer.

CIG: 4.- Todos los docentes sabemos que hasta aquel alumnado que recibe mayoritariamente la docencia en gallego, una minoría insignificante, termina los estudios con más competencia en español que en gallego y que la escuela es un espacio de desgalleguización tal y como lo prueban las estadísticas que constatan que hay un mayor número de alumnado que entra hablando en gallego que el que sale hablando en nuestra lengua.

COMENTARIO: 1º No es cierto que ahora mismo la enseñanza en gallego la reciba una minoría insignificante, sino todo lo contrario. 2º Tampoco es verdad que los alumnos terminen sus estudios con más competencia en español que en gallego, al menos a nivel escrito. Lo que sí es cierto es que el estudiar en gallego "obligatoriamente" no les convierte por arte de magia en galegofalantes. La imposición, como repito una y otra vez, produce rechazo, sea ésta del tipo que sea: religiosa, ideológica, cultural, lingüística, etc. 3º Es responsabilidad de la Consejería de Educación el que la escuela se haya convertido en "un espacio de desgalleguización". Lejos de lamentarse y recurrir al victimismo fácil y lacrimógeno, creo que sería mucho más efectivo hacer una autocrítica en profundidad acerca de la ineficacia de los medios impositivos y coactivos a la hora de promover la lengua gallega.

CIG: 5.- Un presidente de un país no puede borrar las señas de identidad más importantes que tiene ese país, comenzando por derogar las normas que tratan de ampararlas y promoverlas. Nuestro idioma, seña fundamental de identidad, es usado por un 40% menos de chicos y chicas que la generación de sus abuelos, por lo que sólo desde posiciones que persiguen su desaparición se puede entender que la única legislación existente que vela por su normalización se abandone a la ley del más fuerte, sobre todo si tenemos en cuenta que esta legislación sólo aspira a que nuestra lengua llegue al 50% de las materias.

COMENTARIO: La verdadera amenaza para la lengua gallega es su imposición coactiva y la radicalización política que se deriva del nazionalismo totalitario. Según la Encuesta de Servicios Municipales 2008 del Ayuntamiento de Barcelona, publicada el 27 de febrero de 2009, a pesar de la brutal inmersión lingüística y de todo el dinero invertido en promocionar el catalán y proscribir el español, el 56,8% de los barceloneses tiene como lengua habitual el español, sólo el 39% declara que su lengua habitual es el catalán, mientras que un 3,5% utiliza normalmente una lengua extranjera. Otra invitación más a reflexionar sobre la ineficacia de los medios impositivos y coactivos. ¿Merece la pena invertir tanto esfuerzo y dinero en métodos cuya ineficacia salta a la vista?

CIG: 6.- Sólo desde una perspectiva antigallega y una mente colonizada se puede ver como un demérito la presencia de nuestra lengua, a no ser que se pretenda su desaparición.

COMENTARIO: Siguen los nacional-sindicalistas utilizando para sus argumentos el mismo esquema de las películas de buenos y malos, esquema que utiliza la desafortunada letra del mismísimo Himno Gallego. Según ellos, los bilingüistas somos esencialmente antigallegos y mentes colonizadas que impedimos que los galleguistas puedan leer, estudiar y expresarse en gallego. Me gustaría saber si hoy se le prohíbe a algún gallego ver la Televisión Gallega, escuchar la Radio Gallega (la única que se sintoniza en la mayor parte del rural), que los alumnos estudien las asignaturas troncales en gallego o que los aficionados a la lectura lean libros en lengua gallega.

CIG: 7.- Que no se olvide que el Parlamento gallego aprobó por unanimidad, teniendo el PP mayoría absoluta, con el voto favorable de Núñez Feijoo como parlamentario y vicepresidente de la Xunta en ese momento, el Plan de Normalización Lingüística que recoge en las medidas 2.1.26 a la 2.1.30 que "como mínimo, el alumnado reciba el 50% de su docencia en gallego".

COMENTARIO: Aquí sí les doy la razón en parte a los nacional-sindicalistas. El PPdeG no calculó bien las consecuencias que traería consigo la aplicación del Plan de Normalización Lingüística y yo mismo les he acusado con premeditada machaconería por el hecho de ser los impulsores de la Ley de la Ignominia de 1983. Pero rectificar es de sabios. Y si el PPdeG metió la pata hasta la ingle y, a la vista de las consecuencias, ahora es consciente de su error, su deber es sacarla y volver al camino de la libertad y la democracia.

CIG: La CIG-Enseñanza quiere hacer público que el futuro presidente tiene el deber de desistir de sus intenciones, por ser estas impropias de quien dice que quiere ser el presidente de todos los gallegos y gallegas, de lo contrario la CIG-Enseñanza reactivaría acciones e iniciativas en el ámbito de la enseñanza para impedir esta agresión a nuestro idioma.

COMENTARIO: Aquí llega, por fin, la cagadita de la paloma en forma de clara amenaza. Señores de la CIG, el presidente electo, como ustedes mismos declaran, tiene la obligación de gobernar para todos los gallegos y no dejarse presionar ni por los nazionalistas no por los españolistas. Debe defender y promover ambas lenguas propias de los gallegos, por mucho que el Estatuto de Autonomía sólo considere como "propia" a una de ellas, lo que convierte a la otra, automáticamente, en "lengua impropia".

Firma el documento de la CIG D. Anxo Louzao Rodríguez, Secretario General de la CIG-ENSEÑANZA

Firma los comentarios el autor de este blog, Juan Julio Alfaya para servirles así como para pedirles disculpas por la inevitable extensión de este post.

El juego del gallina
Emilio Campmany Libertad Digital 7 Marzo 2009

Ahora resulta que lo que Mayor Oreja y Nicolás Redondo no consiguieron con principios y firmeza están a punto de lograrlo Basagoiti y Patxi López con tibieza y ductilidad. Dicho de otro modo: aparentemente, el País Vasco está a horas de librarse del yugo nacionalista gracias a que el PP acertó a "deshacerse" de la intransigencia de María San Gil y a que Zapatero atinó a jubilar el españolismo de Redondo Terreros. Encima, el cocinero que va a preparar el pastel constitucionalista del que saldrá el nuevo Gobierno del País Vasco es Jesús Eguiguren, perejil indispensable de cualquier salsa vasca.

Me cuesta creerlo. ¿Eguiguren pasteleando una alianza con el PP para acabar con casi treinta años de régimen nacionalista? Mis reservas no tienen nada que ver con que fuera en su día condenado por maltratar a su esposa, baldón que, dicho sea de paso, a nadie parece ofender cuando se es del PSOE y amigo de Zapatero. Aquéllas más bien se deben a que no puede ser el más indicado para tender puentes al PP quien muñó la conspiración para acabar con Redondo Terreros. Y mucho menos puede serlo quien fue (o sigue siendo) el encargado de negociar políticamente con ETA en nombre de Zapatero.

El caso es que Eguiguren es hombre de Zapatero, no de Patxi. Y a Zapatero le conviene un acuerdo con el PNV para no empezar a perder votaciones en el Congreso de los Diputados. Es el único aliado que le queda en Madrid y ¿por qué tendría que enemistarse con él? ¿Para que Patxi sea lehendakari? ¿Para que el PP se apunte un tanto? ¿Para que rija en Euskadi la Constitución a la que no le importó arrollar cuando aprobó el Estatuto catalán? Lo creeré cuando lo vea.

Lo que está haciendo Eguiguren es utilizar al PP como espantajo con el que asustar a Urkullu y a sus huestes, que llevan 29 años adheridos al presupuesto para ver si, antes de verse en la calle alejados de las moquetas, tragan con que sea lehendakari un tío que, además de sacar cinco escaños menos que ellos, no tiene pedigrí nacionalista.

Zapatero y Eguiguren no quieren romper con el PNV. Quieren que Patxi sea lehendakari porque le hace mucha ilusión y porque no dejaría de ser un triunfo para los socialistas el que lo fuera. Pero ni por un momento se les pasa por la cabeza que lo sea a costa de romper con el PNV. Si de verdad quisiera el PSOE "constitucionalizar" el País Vasco, ya habrían roto los puentes con los nacionalistas. Y a esta hora que escribo, todavía no lo han hecho. Zapatero está jugando con Ibarretxe al gallina (ese juego que consiste en dos coches lanzados el uno contra el otro de manera que el primero que se aparta es un gallina y pierde). Sólo que Zapatero juega con ventaja porque tiene los votos del PP, esos que Basagoiti ya ha le ha prometido sin exigir ningún compromiso. Por eso, si los nacionalistas no se rinden y pasan por que sea López el lehendakari, Patxi saldrá elegido con los votos del PP y luego verá el modo de pactar con Urkullu las consejerías que sea menester a cambio de que el PNV sostenga a Zapatero en Madrid. Me apuesto pincho de tortilla y cerveza, que es lo que le gusta jugarse a Luis Herrero.

El escaño de Rosa Díez
PEDRO G. CUARTANGO El Mundo 7 Marzo 2009

Ayer terminó el recuento del voto por correo y, como se esperaba, el escaño que había sido adjudicado provisionalmente a EA pasó definitivamente al PSE, que suma 25. Patxi López ya sólo necesita los 13 diputados del PP para obtener la investidura en la primera votación y luego para gobernar. Dicho con otras palabras, el escaño de UPyD que era clave para conformar la mayoría en la Cámara vasca ha pasado a ser irrelevante a tales efectos.

Es una mala, muy mala noticia para Rosa Díez y para quienes creemos que su partido habría podido jugar de contrapeso del PSOE y del PP en el futuro Parlamento Vasco. Seguro que los dos grandes partidos respiraron ayer aliviados al conocer la noticia, ya que no tendrán necesidad de pactar con Rosa Díez.

UPyD es la formación que ha mantenido durante la campaña posiciones más claras sobre cuestiones esenciales como la necesidad de garantizar la permanencia del castellano como lengua vehicular, evitar la instrumentalización de las instituciones por parte de ETA y su entorno o poner coto a la patrimonialización nacionalista de los medios de comunicación y otros resortes de poder.

El partido de Rosa Díez es pequeño, no gobierna en ningún lugar y no tiene de momento conflictos de intereses, por lo que podía haber jugado un papel de conciencia crítica en esa entente no nacionalista para gobernar el País Vasco.

Hay muchas personas que alegarán que lo sucedido es bueno porque evita aumentar el ya alto nivel de crispación de los nacionalistas tras no haber logrado sumar esos 38 escaños. No acepto este argumento porque el PNV, EA, Aralar y compañía deben asumir el juego de las mayorías parlamentarias en el que se basa nuestro sistema democrático. Si los que no somos nacionalistas hemos aceptado 30 años de gobierno de PNV, ¿por qué ahora los nacionalistas no aceptan estar en la oposición durante solamente cuatro?

Patxi López ha logrado un triunfo histórico y en sus manos está no defraudar a quienes confiamos en él, a quienes creemos que estamos ante una oportunidad única para hacer una política de integración de todos los vascos, sin distinción de ideas ni de origen. Ha sido el proyecto soberanista del PNV el que ha partido en dos la sociedad vasca. Le toca ahora a López devolver la libertad a todos los vascos y acabar con ese miedo que ha ido paralizando a los que viven en ese territorio. Ahí está el vergonzoso episodio de Mondragón, donde siguen colgados los retratos de presos de ETA, muy cerca del domicilio del ex concejal Isaías Carrasco, asesinado hace hoy un año.

La construcción nacional de Euskadi ha servido de pretexto al PNV para legitimar sus abusos y sus errores. López debe gobernar para todos los ciudadanos, sean o no nacionalistas. Esa debe ser la diferencia esencial respecto a un Ibarretxe, que, asumiendo su identidad con 'Spock', hablaba hace diez días del choque entre la galaxia española y la vasca. No hay tal. Solamente hay personas que quieren ser libres para vivir y pensar como quieran, lo cual todavía es una utopía en el País Vasco.

El PNV necesita una cura de humildad
Vicente A. C. M Periodista Digital 7 Marzo 2009

El ambiente se va calentando, como era de prever. Los nacionalistas vascos no soportan la idea de dejar el poder después de 25 años de imposición totalitaria y excluyente. El Lehendakari Ibarretxe se auto proclama líder indiscutible de los vascos y designado mayoritariamente para seguir. Creo que olvida el fundamento de la democracia donde se requiere superar siempre la mitad de los votos . 30 diputados son menos que 38 que es lo que da la mayoría en el Parlamento Vasco. Y bien lo sabe, cuando durante esos 25 años siempre han formado Gobierno mediante alianzas que les daban la mayoría necesaria.

Así que solo les queda hacerse a la idea de que van a estar durante los próximos cuatro años en la oposición. Y desde luego sería muy conveniente que dejasen de crispar el ambiente y azuzar a sus cachorros, con frases tan incendiarias como que “es una agresión anti democrática”. Seguir por ese camino es simplemente irresponsable y que puede ser calificado de incitación a la revuelta. ¿A qué tienen miedo de este nuevo escenario político? Es claro que su mayor miedo es a perder su “plan” secesionista que ahora se verá parado en seco.

El PSE puede gobernar en minoría con apoyos del PP y de UpyD. El PSE ha demostrado ser un partido muy amoldable y abierto a varios escenarios, incluidos los contactos directos y conversaciones de todo tipo con el mundo de ETA durante el llamado “proceso de paz”. Ese camino está ahora aparcado tras el reposicionamiento táctico obligado por los atentados de ETA y su desafío. Una muestra es el apoyo sin condiciones a la ilegalización de los partidos que apoyan a ETA y con los que anteriormente el Sr. López no tuvo reparos en compartir mesa.

Por mucho que griten y se enrabieten no van a conseguir nada, salvo aumentar si cabe el rechazo de los ciudadanos y su aislamiento Institucional. El mismo que durante años han cooperado para que se hiciera con el PP. Es duro abandonar el poder y ser como el Rey Boabdil cuando perdió Granada a manos de los Reyes Católicos. Pero si los ciudadanos que votaron el día 1 de marzo hubieran querido otra cosa, sus votos no habrían dejado lugar a dudas. No es posible querer aplicar la democracia como a uno le interesa y cuando le interesa. Es cínico e hipócrita criticar las alianzas y pactos que uno mismo no ha dudado en hacer previamente con tal de echar al oponente político.

Así que el PNV verá cómo quiere plantear la oposición y si le conviene seguir crispando. No se lo aconsejo, porque conociendo los modos que tiene la izquierda abertzale de expresar su descontento, se podría entrar en una espiral de violencia cuyas consecuencias son inimaginables y de las que el PNV sería el único responsable. Así que mejor será que serenen los ánimos y que acepten el juego democrático al que todos estamos sometidos. Si tantas ganas tienen de que eso cambie, lo tienen fácil, que lo pidan en el Congreso de los Diputados. El PP ya lo hizo y fue rechazado por todos los demás partidos, incluido el PNV.

Basta ya de fariseísmo y de victimismo. No lloren como plañideras lo que no han sabido cómo defender ni convencer al electorado. Es lo que tienen las elecciones, que son los votos los que deciden y son muchas las variables a tener en cuenta, como para que las predicciones sean certeras. Nadie tiene la victoria asegurada y menos porque se crea con el derecho histórico a merecerlo por el simple hecho de ser nacionalista y promover la independencia. Una cura de humildad no les va a venir nada mal.

Semana de frases
El PNV, que se debate entre el cerco y la aproximación a un gobierno de Patxi López, parece más dispuesto a dejarse llevar por los acontecimientos que a condicionar su curso
KEPA AULESTIA El Correo 7 Marzo 2009

La probable elección de Patxi López como lehendakari ha desplazado el foco de atención hacia el PNV. Dos frases revelan, entre otras más sonoras, la situación por la que atraviesa dicho partido. Una de Miren Azkarate que, en su condición de portavoz del Gobierno vasco, dijo el martes pasado: «no entendemos por qué tiene que haber cambio de lehendakari». La otra de Iñigo Urkullu, asegurando que el partido «no sacrificará» a Ibarretxe como aspirante a seguir presidiendo el Ejecutivo de Vitoria.

La primera revela el desconcierto que ha podido suscitar la nueva situación. No es verosímil que gente tan avezada en apurar los recursos de la representación política se muestre sorprendida por el desenlace al que podrían verse abocados en virtud del escrutinio del pasado domingo. Pero, junto al gesto simulado de sorpresa aflora la ingenuidad que encierran todas las formaciones políticas. En este caso una -el PNV- cuyos militantes activos no han conocido nada distinto al poder gubernamental. Tras treinta años al frente de las instituciones, el gobierno y la administración de éstas ha acabado ocupada por personas con carnet que en ocasiones simultanean cargo municipal con un puesto de designación en la función pública. El tránsito del PNV desde las posiciones demócrata-cristianas, atlantistas y desarrollistas de finales de los 70 y principios de los 80 hasta la peculiar versión social-demócrata que hoy representa su política no ha servido para paliar la certeza de que centenares de puestos de responsabilidad en Euskadi están vedados a personas sin afiliación o complicidad jeltzale.

La naturaleza reactiva del nacionalismo se encuentra más preparada para convertir las derrotas en victorias que para entender cómo un triunfo electoral puede ir acompañado de un fracaso político. La convicción de que representan a toda una comunidad nacionalista, la convicción de que representan al pueblo vasco, ha conferido a los dirigentes del PNV y a sus afiliados la seguridad de que nunca podrían ser apeados del poder. Desde 1980, todo en el partido fundado por Sabino Arana se ha ido modelando a partir de esa premisa: las incompatibilidades iniciales entre cargos internos y cargos institucionales, el acoplamiento posterior de ambos, la renovación militante e incluso su concepción de los reglamentos que rigen la vida parlamentaria y la de las juntas generales.

La frase de Urkullu sobre la fidelidad del partido hacia Ibarretxe refleja seguramente dos cosas. Por una parte, la lógica negativa a ceder una baza así cuando las negociaciones no han comenzado y, además, tienen pocos visos de arribar a buen puerto. Deshacerse hoy de Ibarretxe sería tanto como admitir que un acuerdo con el PSE-EE conllevaría la entronización de Patxi López para presidir el nuevo gobierno vasco. Por la otra, muestra las dificultades del PNV para afrontar la nueva situación en toda su crudeza. Habituados a eludir la encrucijada, los jeltzales parecen más dispuestos a dejarse llevar por los acontecimientos que a condicionar su curso antes del pleno de designación de lehendakari. Como si esperasen a que los hechos les obliguen a encarar la realidad. Como si la pugna entre el pragmatismo y el soberanismo no pudiera librarse con anterioridad a ese momento. El documento presentado a los socialistas en su breve encuentro del pasado miércoles contiene planteamientos que revisan la estrategia impulsada por Ibarretxe; pero la credibilidad de los mismos decae en tanto que éste se postula para aplicarlos desde Ajuria Enea. Lleva razón Urkullu cuando reprocha a los socialistas que se apresten a coincidir con los populares después de haber prometido una política trasversal. Pero esa razón no tiene más peso que el dialéctico cuando se esgrime por parte de un EBB que no ha contradicho nunca la pretensión de Ibarretxe de dar continuidad a su tripartito.

Si el PNV no dilucida antes de la designación del lehendakari el pulso que mantienen sus dos almas, tras la probable elección de Patxi López la discusión no va a ser entre pragmatismo y soberanismo o entre trasversalidad y acumulación de fuerzas, sino que va a versar sobre el modo de ejercer la oposición a un gobierno que de inicio será el más endeble de cuantos ha conocido la autonomía vasca. El debate interno en el PNV no será entre una versión edulcorada del concierto político y un soberanismo a ultranza, sino entre modular una oposición firme pero proclive a la aproximación a los socialistas o disponerse a un cerco sin concesiones que sitúe su objetivo en la derrota sin paliativos del PSE-EE para dentro de cuatro años albergando, además, el deseo de que Rodríguez Zapatero fracase previamente en las generales de 2012. Aunque, visto cómo ha tratado de conciliar pragmatismo y soberanismo, lo más seguro es que frente a un gobierno socialista el PNV acabe simultaneando ambas estrategias de oposición.

EN EL PRIMER ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE ISAíAS CARRASCO
La 'verja de la vergüenza' pone de relieve en Mondragón la necesidad de un cambio
IMPRESIONES El Mundo 7 Marzo 2009

LAS ULTIMAS elecciones al Parlamento vasco parecen haber revolucionado el horizonte político de esta comunidad autónoma, con la posibilidad de que por primera vez gobierne un lehendakari socialista, pero a la vista de lo que sucede en Mondragón, hay muchas cosas aún que no han cambiado en absoluto. Un año después del asesinato de Isaías Carrasco a manos de ETA, las fotos de numerosos presos de la banda terrorista siguen colgadas en la verja de una céntrica sucursal del Banco Guipuzcoano de esa localidad. Estas imágenes ya estaban allí cuando el ex concejal socialista fue tiroteado, y fueron retiradas como gesto de mínimo pudor tras su muerte.Pero el duelo fue muy breve, ya que a los pocos días volvieron a ser colocadas y, para más bochorno, con un marco de aluminio.

Se da así la circunstancia de que al cumplirse el primer aniversario de la muerte de Carrasco, los homenajeados a diario en su pueblo son los asesinos y sus cómplices. Esta verja de la vergüenza no es el único ejemplo de impune apología del terrorismo en una localidad gobernada por la izquierda abertzale ilegalizada: al lado del Ayuntamiento hay una pancarta con el lema de ETA y hace poco se ha informado a los vecinos de que se pasará puerta por puerta pidiendo firmas para solicitar la excarcelación de presos.Es un ejemplo más de la insoportable coacción social que durante décadas ha sido amparada por el PNV. La gran tarea del nuevo Gobierno autonómico será desarmarla con la ley en la mano.

DENTRO DE LA "SAGRADA" LIBERTAD LINGÜÍSTICA
Feijóo quiere ser el "primer defensor del gallego"
Núñez Feijóo, ganador por mayoría absoluta de las elecciones gallegas, prometió esta semana que suprimirá las galescolas. Tras las críticas del nacionalismo, ha matizado que también será el "primer defensor" del gallego, dentro de la libertad lingüística "sagrada". UPyD está a la espera.
Europa Press Libertad Digital 7 Marzo 2009

El presidente del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, calificó de "poco razonables" las críticas emitidas por el BNG, en las que se acusaba al líder popular de "revanchismo político", y afirmó que como máximo dirigente de la Administración gallega será el "primer defensor del gallego dentro de la libertad lingüística".

En una visita a Baiona (Pontevedra), con motivo de la celebración de las fiesta de la Arribada, Feijóo aseguró que una vez que se produzca el traspaso de poderes y tome posesión de su cargo, "si el Parlamento lo considera oportuno", él mismo se convertirá en el "primer defensor" del "idioma gallego".

El futuro presidente de Galicia indicó que, atendiendo al momento político actual, lo mejor es "esperar" al "trasvase" de poderes, aunque insistió en que el programa de medidas lingüísticas presentado por el PP durante la campaña electoral apuesta por "defender" el gallego "dentro de la libertad lingüística sagrada que tiene la gente para expresarse libremente".

Así, Feijóo manifestó que durante los próximos años los gallegos "podrán utilizar cualquiera de los dos idiomas oficiales que tiene Galicia", respondiendo, de este modo, a quienes aseguran que la gestión del PPdeG en la Xunta, dadas las medidas en materia lingüística propuestas por el partido, supondrán una amenaza para la supervivencia del gallego frente al castellano.

"Voy a defender y a promocionar el gallego –proclamó– y me parece que hacerlo es una señal muy clara de lo que va a ser la política lingüística de la Xunta de Galicia" durante los próximos cuatro años de legislatura.

En cuanto a la posibilidad de agilizar el "trasvase" de poderes, y después de que el pasado jueves enviara una carta al presidente en funciones, Emilio Pérez Touriño, con este fin negociador, Feijóo prefirió no opinar y aclaró que su presencia en Baiona se debe a la "invitación expresa" del alcalde del municipio, Jesús Vázquez, para asistir a la "fiesta histórica" de la Arribada.

Nuestros lectores opinan...
Sr. Feijoó no tenga complejos ante estos nacionalistas extremados que sólo buscan marginar el castellano pensando que así les votarán muchos gallegos para seguir ellos en la poltrona. De esta manera se empobrece Galicia, socialmente y culturalmente, dándose el caso que nadie puede ir a Galicia a trabajar pues sus hijos tendrían que estudiar en gallego. El que quiera hablar gallego que lo hable y el que quiera hablar en castellano que lo hable. Ah! y para las oposiciones igual, que no se margine a nadie en el trabajo por la lengua, si es así Galicia será una maravilla para todo el que quiera venir a vivir ó a trabajar.
tin

 

Recortes de Prensa   Página Inicial