AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 16 Marzo 2009

 

La lucha contra el demonio
Manuel Martín Ferrand Estrella Digital 16 Marzo 2009

"Frente a la necesidad,
todo idealismo es un engaño"
(Nietzsche)

Le he tomado prestado el título de esta columna a quien, en tiempos de mi bachillerato, resultaba un escritor imprescindible, Stefan Zweig, y a quien, como consecuencia del lamentable sistema educativo en vigor, ya no conocen ni los licenciados en Humanidades. El contenido de este ensayo de Zweig tiene poco que ver con nuestros problemas actuales, aunque sus tres protagonistas ?Hölderlin, Von Kleist y Nietzsche? terminaron sus días de malos y dramáticos modos, que es, cabe temer, como concluirá su ciclo el periodo histórico por el que atravesamos. La lucha contra el demonio es la clave de nuestro tiempo; pero, como suele suceder, quienes debieran encabezar el combate no tienen una idea muy clara del enemigo.

Aquí y ahora, el demonio ha tomado la figura polimórfica de un amontonamiento de problemas. Sobre la base de la crisis global, de raíz financiera, se levantan otras específicas: una democracia imperfecta, sin separación de poderes; una ciudadanía empujada a la ignorancia por la acción conjunta de un lamentable sistema escolar y unos penosos medios audiovisuales; la atomización del Estado, y el debilitamiento de la Nación, como consecuencia de un impreciso pozo constitucional del que sacan agua diecisiete canjilones estatutarios e insolidarios; una justicia lenta y sometida a sospecha y la erradicación vergonzante de cualquier idea o principio patrióticos.

La situación es, como ha definido el presidente del BBVA, Francisco González, de "emergencia nacional"; pero, con mucha ambición de poder y poca grandeza, los dos grandes partidos de ámbito estatal, representantes de más del ochenta por ciento de la población, se miran de reojo y hasta cuando las circunstancias les fuerzan a ambos a un entendimiento, como en la actualidad del País Vasco, se miran de reojo y se acercan al problema con más cálculos electorales futuros que voluntad de soluciones presentes.

Ha dicho María Teresa Fernández de la Vega, cabo de varas de la retahíla de miembros y miembras del equipo gubernamental, que ni los subsecretarios y secretarios de Estado ?los treinta personajes en quienes reside la praxis del poder? son "conscientes de la situación que atravesamos". Aun así, el PP sigue hablando de unos planteamientos liberales que no practica ni en las Autonomías en las que ostenta el poder y el PSOE cacarea pretender una "mayoría de izquierdas", cosa que no queda muy claro en qué consiste cuando se vive en lo que conocemos por Estado de bienestar, el gran lujo que Europa no puede seguir permitiéndose, pero del que nadie quiere prescindir.

Frente a la necesidad, como reza el penacho que encabeza estas líneas, no caben los idealismos y, mucho menos, la postulación de unas ideologías caducadas y de uso meramente electorero. José María Aznar, de quien no conviene olvidar que es uno de los ingredientes germinales del problema que padecemos ?entre otros, la responsabilidad del advenimiento de José Luis Rodríguez Zapatero?, ha llegado a proponer la conveniencia de un gran pacto nacional para luchar contra la crisis.

En situaciones de gran dificultad, los pactos encaminados a eliminarlas y diluirlas suelen ser de gran eficacia; pero, ahí está el detalle, exigen la honradez y lealtad de los pactantes. Cuando los Pactos de la Moncloa, de cuyos posos seguimos nutriendo nuestra convivencia, nuestra democracia, esperanzadora y naciente, no había empezado su proceso de descomposición centrífuga y, además, sus dos grandes oficiantes, Enrique Fuentes Quintana y Miguel Boyer ?el de antes de Rumasa?, tenían una estatura humana, profesional y política muy distinta a la que hoy podemos atribuir a quienes, en lo económico, correspondería un pacto equivalente: Pedro Solbes y Cristóbal Montoro, dos funcionarios grises, inoperantes, contradictorios y de parecido rango socialdemócrata.

Cuando se impone la lucha contra un diablo que ya tiene en su haber el drama de tres millones y medio de parados y que terminará el año con cerca de cinco, hay que dejarse de retóricas exorcistas y actuar con decisión. Cuando, además, el Estado se descompone, la Nación se empobrece y la idea de una Patria común le resulta ridícula a una buena parte de la población, hay que dejarse de zarandajas teóricas y actuar con energía. Aunque cualquiera, el uno o el otro, pueda perder por ello las próximas elecciones generales.

Balance sobrecogedor de un año de gobierno
Francisco Rubiales Periodista Digital 16 Marzo 2009

Despojado de propaganda y confusión, el balance del primer año de la actual legislatura es tan desastroso que a Zapatero no le queda otra salida digna que dimitir. España retrocede con respecto a Europa y los parados y nuevos pobres invaden la sociedad. Los cuatro millones de parados están a la vuelta de la esquina y los peores vaticinios hablan de seis millones de desempleados en 2011. Zapatero está desorientado y no sabe qué hacer frente al drama de España, a la que conduce hacia la ruina, mientras que su gobierno hace aguas por múltiples grietas. La remodelación profunda del gobierno que se anuncia no es la solución y la única salida viable es la convocatoria urgente de elecciones anticipadas.

La situación económica de España, dramática a juzgar por los datos comprobados, pesa como una losa de plomo sobre el gobierno de Zapatero y convierte su gestión en altamente negativa. Por primera vez en muchos años, España pierde riqueza y retrocede con respecto a Europa, mientras que el número de parados se acerca a los cuatro millones y continuará creciendo, según los vaticinios de los expertos, hasta la terrible cifra de seis millones. El tejido productivo se desmorona y miles de empresas están cerrando y destruyendo empleo y riqueza, sin que el gobierno sepa que hacer para detener la sangría.

Los "pecados" y mentiras de Zapatero se han vuelto grotescos con el tiempo. Aquellas bravuconadas de que la economía española está en la "champion" o aquella afirmación de que ya hemos superado a Italia y Sarkozy tiene miedo a que tambien sobrepasemos a Francia, pronunciadas por un Zapatero imprudente, infantil y torpe, suenan ahora como el grito de un político sin altura y fuera de control, lo mismo que se siente lástima y dolor ante el tiempo precioso que perdió España cuando Zapatero, en lugar de tomar las primeras medidas para atajar el avance de la crisis, de manera irresponsable, negaba y ocultaba la existencia de la crisis sin otro fin que ganar las últimas elecciones generales.

La España de Zapatero es un océano de dramas y de decadencia. Miles de españoles se incorporan cada día al mundo de los pobres y son más los que tienen que acudir a los comedores de caridad para conseguir alimentarse. En Cáritas dicen que la cantidad de hambrientos que se acercan a sus comedores no se veía desde los tiempos duros de Franco. La sociedad, con casi un millón de parados que no reciben ingreso alguno y con un crecimiento incontenible de la delincuencia, consecuencia de la escasez y la desesperación, está cada día más convulsa, pero el gobierno, en lugar de asumir el drama, intenta ocultarlo y tiene la osadía de "celebrar" su quinto año de gobierno con optimismo y satisfacción.

Las cajas de ahorro, en su reciente informe sobre la situación española, describen un futuro aterrador, con el paro desatado y con Andalucía y Extremadura alcanzando cifras de hasta el 30 por ciento de desempleados en este año 2009.

Pero lo más grave que está ocurriendo en España quizás no sea la situación de la economía, que es un mal que afecta a todo el planeta, aunque en España, por la ineptitud del gobierno, el problema sea mayor, sino la decadencia generalizada que afecta también a otros ámbitos de la vida. El desprestigio de los políticos y del liderazgo, el divorcio entre políticos y ciudadanos, el déficit de ética, la maloliente sensación general de corrupción, la arrogancia del poder, que sigue subiéndose los sueldos, el escándalo que representa unas administraciones públicas plagadas de parásitos y enchufados del poder, el despilfarro de algunos políticos y hasta el evidente deterioro de la misma democracia, considerada ya por muchos como una estafa, sitúan al país en el borde de la descomposición.

La sensación de que Zapatero no está preparado para dirigir el país y de que su irresponsabilidad y soberbia nos están llevando hacia el abismo, se abre camino cada día con más fuerza en esta España desventurada y secuestrada por su pésima clase política.

Si todo sigue igual y Zapatero no dimite, la propaganda del gobierno se tornará inutil frente a la dura realidad y las próximas elecciones europeas y, sobre todo, las generales de 2012, pueden convertirse en "masacres" para el gobierno, al que los ciudadanos, frustrados. empobrecidos y cabreados, castigarán sin piedad en las urnas por haber conducido a la nación hasta el retroceso y la pobreza.

Voto en Blanco

Robin de las cajas
IGNACIO CAMACHO ABC 16 Marzo 2009

AHORA que ya sabemos, por un documento recién aparecido en Eton, que Robin Hood también robaba a los pobres, no queda ninguna razón moral para confiar en las buenas intenciones de ningún presunto redistribuidor del dinero, por muy socialdemócrata que se reclame. En España algunas autonomías han levantado pequeños estados del bienestar que bajo el pretexto de equilibrar recursos se han quedado con una buena parte de los mismos para el disfrute de sus castas dirigentes, sea a través de la especie política del clientelismo o del usufructo de bienes públicos como si fueran propios, creando majestuosas redes de gastos suntuarios en coches oficiales, viajes de protocolo, tarjetas de crédito o despachos de lujo.

Los chamanes de estos miniestados de taifas han leído del revés a San Pablo, considerando que el bienestar bien entendido empieza por uno mismo. Y cuando se les ha quedado pequeño el poder oficial, con toda su inmensidad presupuestaria, han extendido su influencia a la periferia de las instituciones con significada complacencia en las cajas de ahorros, a las que han venido utilizando como cajas de dispendio, auténticos bancos públicos destinados a sufragar el derroche. En la hora de la recesión, que deja en evidencia la mala gestión y pone luz en los agujeros negros de los caudales disipados, pretenden desleír las pérdidas acumuladas en el contexto de la crisis financiera para solicitar el socorro de los contribuyentes al descalzaperros de sus balances trucados.

En realidad, se trata de tomar como rehenes a los clientes, cuando no directamente a los ciudadanos. Como el riesgo de quiebra que han provocado amenaza a la totalidad del sistema, los autores del desaguisado cajista reclaman el apoyo del Estado y hasta del resto de la banca que ha hecho mal que bien sus apurados deberes. Para que no se arme un escándalo persiguen la impunidad disimulada en fusiones, absorciones y otras variantes de la intervención que les permitan salir airosos y seguir agarrados de la ubre que han exprimido. El Banco de España, que a duras penas procura la estabilidad de un sistema degradado, auspicia estas soluciones intermedias con el fin de que no cunda el pánico. Hace bien, pero no basta: alguien tiene que pagar los platos de la vajilla que ha roto.

En el carrusel de cajas que se avecina no se pueden mover sólo los balances y los recursos, cambiando de manos para engordar otros poderes victoriosos. No es suficiente con que desaparezca alguna caja subsumida por otra más grande: hay que pasar factura a los responsables del descalabro, que son gestores y políticos, a veces políticos mal reconvertidos en gestores. Si no van a la cárcel, que al menos rindan cuentas; es hora de que alguno mire a los ojos a quienes ha defraudado y vea si puede ahora sostenerles la mirada. Ni siquiera Robin Hood, con todo su falso mito a cuestas, trató nunca de pasar por un tipo respetable.

Bajo el síndrome de Espartaco
Ernesto Ladrón de Guevara Minuto Digital 16 Marzo 2009

Las elecciones vascas se celebraron ya hace unos días. Los suficientes como para hacer una valoración del escenario que se avecina, sin apasionamientos estériles.

Las reacciones de los nacionalistas son las propias de quienes han configurado un régimen, formalmente democrático, pero de muy baja calidad en las fórmulas de convivencia y en el modelo de representación. No es que la democracia en España sea precisamente un paradigma de perfección. Los déficits son evidentes y la legalidad es como un chicle que se adapta a las necesidades, pero nadie con sentido común es capaz de razonar con un mínimo de inteligencia diciendo que el País Vasco se haya destacado por un pluralismo en el juego político y por la igualdad imprescindible en las opciones de poder. La sola presencia de ETA ya es un argumento suficientemente contundente para convencer a todo aquel que desapasionadamente analice lo que ha ocurrido en estos últimos treinta años de hégira nacionalista.

Y a estas alturas nadie es capaz de rebatir la evidencia de los hechos, sobre todo la que muestra que el bloque separatista ha sido el directamente beneficiado por el terror y el que ha estado flirteando con todo descaro dando, incluso, cobertura en todos los órdenes, explícita o implícitamente, de forma denotativa o connotativa, al llamado frente social de ETA. Hasta el punto de constituir un Régimen solapado en proceso de estructuración totalitaria bajo el nombre de Euskal Herria. El Pacto de Lizarra fue el punto de inflexión más importante y clarificador en esa dirección.

Por eso, por esa reacción cercana al paroxismo, queda en evidencia la necesidad de regenerar la vida social y política. La exigencia ineludible de recomponer las posibilidades existentes de convivencia en pluralidad, resituando la vida pública donde tiene que estar, que es en el Forum ciudadano, en la cívitas social, allí donde convergen todos los impulsos vitales convergentes o divergentes, diversos, como expresiones variadas de un elemento común: las gentes que comparten sentimientos de pertenencia diferentes. Para desarrollar proyectos en todos los órdenes, culturales, filosóficos, religiosos, económicos, educativos, etc, bajo la sola condición de estar al albur de la libertad, de la ley y del respeto mutuo. No cabe para eso cesión alguna hasta su logro.

He leído a algún articulista criticar el déficit democrático al impedir presentarse a la opción de la serpiente y el hacha en estas elecciones, y dejar así sin posibilidad de representación a cien mil ciudadanos que pugnan por la esclavización del resto. Tampoco he visto yo que se haya posibilitado el voto a esos doscientos cincuenta mil vascongados que han tenido que exiliarse para poder desarrollar su existencia en paz y sin coacciones. No sé si les habrá ocurrido a otras personas, pero mi hija no ha podido ejercer su derecho pues viviendo de forma transitoria fuera de Vascongadas no le han llegado las papeletas de voto, para hacerlo por correo, y ya vemos que unos pocos votos pueden hacer oscilar un escaño de un bloque a otro del espectro político. Por no decir lo de los miles de jóvenes como mi hijo que han tenido que buscarse la vida fuera porque el ambiente aquí les resultaba irrespirable.

¿Cómo se soluciona eso? ¿Eso produce una buena calidad democrática? ¿Qué me dicen a eso, señores nacionalistas? Y sobre la transversalidad de los gobiernos para que sean de amplio espectro sólo hay una respuesta posible: treinta años bajo el signo excluyente dan de sí para exigir un pequeño giro hacia la otra parte. ¿O es que los vascos somos propiedad de quienes se sienten antiespañoles? Ya es hora de que cambien las tornas y que se de la vuelta a la tortilla como se decía en tiempos de la Dictadura. Cualquier fórmula totalitaria induce al sector oprimido de la sociedad a buscar los resquicios que permitan la ruptura del corsé que ahoga los impulsos liberadores. Es el signo de la Historia, en cualquier parte del universo humano, donde se mire.

Por tanto: sea el que sea el resultado de la formación del gobierno para la próxima legislatura, los vascos no nacionalistas hemos sentido un alivio, como si se nos hubiera quitado una losa que nos aplastaba. De momento hemos empezado bien. Y aunque los socialistas no están llevando a España al mejor puerto, la posibilidad de formar un ejecutivo que rompa parte de las cadenas del soberanismo esquizofrénico y fraticida junto a los representantes del pueblo oprimido ya es suficientemente esperanzador.

Quizás a modo de alegoría puede servir de contrapunto una anécdota que me contaron mis protectores, en un cercano bar próximo a mi casa. No voy a citar el nombre del personaje, conocido nacionalista (no es del PNV), que decía en voz alta para que lo oyeran mis escoltas:

–La culpa la tienen esos hijos de puta que protegen a esos españolazos de mierda, que votan lo mismo que ellos. Chupan nuestro dinero y encima nos quitan lo nuestro.

Así son las cosas de este País (vascongado). Los opresores que han chuleado como si fuera suyo se duelen porque las víctimas tengamos derechos. Por eso, y aunque fuera efímera la sensación. Ha merecido la pena, y estoy feliz.

Suerte, Patxi López, y que te dejen gobernar si no te hacen tropezar, y si no te equivocas como tus antecesores en el ejercicio legítimo del poder.

Los terroristas no dan tregua a Israel
EDITORIAL Libertad Digital 16 Marzo 2009

La imagen típica que ofrecen los medios de comunicación españoles (y, en general, los europeos) sobre Oriente Medio es el de un océano de paz y tranquilidad que sólo abandona su mansedumbre por la violencia gratuita que el Estado de Israel inflige sobre sus vecinos musulmanes, a quienes no les quede más remedio que responder a Israel con sus precarios medios materiales. El terrorismo islamista, en este sentido, se convierte, no en un crimen, sino en una estrategia de justa represalia contra una sociedad tecnológica y económicamente superior (doble circunstancia que a su vez atribuyen al apoyo financiero de Estados Unidos).

La realidad de la región, sin embargo, poco tiene que ver con esta imagen maniquea. Israel es el único Estado democrático en Oriente Medio y lejos de buscar deliberadamente el conflicto o la exterminación de sus vecinos, su único deseo es defenderse para sobrevivir; exactamente lo mismo que haría, o debería hacer, cualquier Estado de derecho que se precie de serlo. De hecho, sólo las dictaduras caudillistas –tan al gusto de los críticos de Israel– pueden aceptar pasivamente el sacrificio de su población con tal de perpetuar su régimen frente a las críticas exteriores.

Sin embargo, poco o nada importa a los medios antiisraelíes que la principal misión de todo Estado sea defender las vidas y las propiedades de sus ciudadanos. A sus ojos, Israel seguirá coqueteando con la aniquilación de los palestinos por mucho que pudiese haber logrado ese objetivo hace años si realmente lo ambicionase o por mucho que Israel sea el Estado de esa zona donde los palestinos gozan realmente de derechos civiles.

Y si, como vemos, la opinión o la interpretación de la información que sobre el "conflicto" de Oriente Medio nos ofrece la prensa europea resulta sesgada, qué no decir cuando se intentan ocultar o minimizar ciertas noticias que colocan la política de Israel en su contexto adecuado: el de un acoso permanente por parte de un terrorismo islamista que lejos de responder a agresiones originarias del Estado hebreo busca su total aniquilación desde hace décadas.

Ayer, este mismo terrorismo tan románticamente idealizado por muchos periodistas se volvía a cobrar la vida de dos policías israelíes encargados de velar por la seguridad de sus conciudadanos. Por desgracia, este atentado de dramático resultado no supone la excepción sino la normalidad de una sociedad atacada por sus enemigos y despreciada por sus supuestos aliados.

Desde que a mediados de enero el Gobierno de Israel declaró una tregua en sus incursiones a Gaza para desarticular la infraestructura de los terroristas de Hamás, estos últimos no han cejado ni un momento en su ofensiva contra Israel. El seguimiento de la actividad de Hamás deja claro que casi cada día han cometido o han preparado un atentado contra Israel. Pero tales acciones han sido en su mayoría ocultadas o minusvaloradas por la prensa europea, que ha intentado transmitir la falaz imagen de que si no fuera por Israel, la paz reinaría en Oriente Medio.

Se trata de la misma prensa que, si bien calla ante los ataques contra Israel, no dudaría en acusar a este último de genocida y belicista si amagara con defenderse y responder a esos ataques. Y es que parece que la paz que desean muchos europeos es la del exterminio de los judíos y que para alcanzarla no dudan en recurrir al silencio cómplice.

estadística
Galicia tiene más de cinco funcionarios por cada cien habitantes
La comunidad autónoma cuenta con 151.362 empleados de todas las administraciones públicas.
Efe Red. digital La Voz 16 Marzo 2009

Galicia cuenta con un total de 151.362 empleados de las distintas administraciones públicas, lo que supone un 5,4% de la población total, según los datos del Ministerio de Administraciones Públicas. Los funcionarios se reparten en 29.676 pertenecientes al Estado, 88.037 a la administración autonómica, 29.856 a la local y 3.793 de la Universidad. La cifra es ligeramente a la media del Estado, que se sitúa en el 5,62%.

Extremadura es la comunidad autónoma con más funcionarios por habitante, ya que ocho de cada cien extremeños trabaja en la Administración Pública, una cifra que duplica a la de los catalanes, donde menos personal de este tipo existe en proporción, con un 3,95% de su población. En Cataluña trabajan 291.210 personas en la Administración.

La Comunidad Valenciana, por su parte, tiene al 4,56% de sus habitantes en las distintas administraciones -229.755 trabajadores-, que en el caso de Baleares se sitúa en el 4,89% de su población, con 52.544 funcionarios.

Frente a estas regiones está el caso de Extremadura, que cuenta con 91.672, lo que se traduce en el 8,35% de su censo, el porcentaje más alto de todas las comunidades, excepto los casos de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde llega al 13 y al 13,02 por ciento, respectivamente.

Además de Extremadura, Castilla y León es otra de las comunidades con más personal funcionariado, con 170.479 personas trabajando en este campo, un 6,66% de su población, seguida de Aragón, con 87.986 empleados de este tipo, el 6,63%.

En términos absolutos, Andalucía es la comunidad en la que trabajan más funcionarios, con 489.754 (el 5,97% de su censo), por delante de Madrid, con 414.496 (el 6,60% de sus habitantes) y Cataluña, con 291.210 y el 3,95%.

Un orden que se mantiene igual en el caso del número de trabajadores de la Administración Autonómica, mientras que en el caso de la Administración General del Estado Madrid se sitúa a la cabeza, dado que en esta ciudad es donde se encuentra la sede del Gobierno y de todos sus ministerios.

Mientras tanto, La Rioja es la región con menos funcionarios en términos absolutos, con 16.171, seguida de Navarra, con 32.016, una cifra que duplica a la de los riojanos.

Extremadura es la comunidad con más funcionarios por habitante, el doble que Cataluña
Efe. Madrid El Confidencial 16 Marzo 2009

Extremadura es la comunidad autónoma con más funcionarios por habitante, ya que ocho de cada cien extremeños trabaja en la Administración Pública, una cifra que duplica a la de los catalanes, dado que Cataluña es donde menos personal de este tipo existe en proporción, con un 3,95 por ciento de su población.

Así lo ha constatado Efe después de cruzar los datos del último censo de población del Instituto Nacional de estadística (INE) con las cifras de empleados públicos que obran en poder del Ministerio de Administraciones Públicas.

En Cataluña trabajan 291.210 personas en la Administración, lo que representa el 3,95 por ciento de la población total de esta autonomía, el porcentaje más bajo de todas las comunidades.

La Comunidad Valenciana, por su parte, tiene al 4,56 por ciento de sus habitantes en las distintas administraciones -229.755 trabajadores-, que en el caso de Baleares se sitúa en el 4,89 por ciento de su población, con 52.544 funcionarios.

Frente a estas regiones está el caso de Extremadura, que cuenta con 91.672, lo que se traduce en el 8,35 por ciento de su censo, el porcentaje más alto de todas las comunidades, excepto los casos de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, donde llega al 13 y al 13,02 por ciento, respectivamente.

Le sigue Castilla y León
Además de Extremadura, Castilla y León es otra de las comunidades con más personal funcionariado, con 170.479 personas trabajando en este campo, un 6,66 por ciento de su población, seguida de Aragón, con 87.986 empleados de este tipo, el 6,63 por ciento.

En términos absolutos, Andalucía es la comunidad en la que trabajan más funcionarios, con 489.754 (el 5,97 por ciento de su censo), por delante de Madrid, con 414.496 (el 6,60 por ciento de sus habitantes) y Cataluña, con 291.210 y el 3,95 por ciento.

Un orden que se mantiene igual en el caso del número de trabajadores de la Administración Autonómica, mientras que en el caso de la Administración General del Estado Madrid se sitúa a la cabeza, dado que en esta ciudad es donde se encuentra la sede del Gobierno y de todos sus ministerios.

Mientras tanto, La Rioja es la región con menos funcionarios en términos absolutos, con 16.171, seguida de Navarra, con 32.016, una cifra que duplica a la de los riojanos.

ACUSA A LA GENERALIDAD DE "AMENAZAR"
C´s critica la campaña que vigilará a los comercios para que utilicen el catalán
Este lunes la Generalidad inicia una campaña para vigilar que los establecimientos hosteleros cumplan con la normativa lingüística y que prevé sanciones a los que no utilicen el catalán. Desde Ciudadanos acusan al Ejecutivo catalán de presionar a la hostelería cuando existen problemas mayores.
EFE Libertad Digital 16 Marzo 2009

Ciudadanos ha acusado a la Generalidad de "amenazar" y "presionar" al sector de la hostelería para que, además de la lengua castellana, utilice también el catalán en su atención al cliente.

El Ejecutivo de José Montilla inicia este lunes una campaña de inspecciones para verificar que los establecimientos cumplen la normativa lingüística, de manera que si hay algún incumplimiento de la normativa se apercibirá al establecimiento y se le darán tres meses para que lo subsane, antes de plantear sanciones.

El secretario de relaciones institucionales de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha lamentado en un comunicado que "en una situación de máxima dificultad del sector de la hostelería, la única respuesta" del Gobierno catalán sea "la sanción por motivos lingüísticos".
Por otro lado, ha acusado al Ayuntamiento de Barcelona de "vetar una campaña publicitaria a favor de la libertad lingüística en las escuelas" y se ha solidarizado con la Asociación por la Tolerancia, que pretendía utilizar los autobuses de la ciudad como soportes para sus mensajes publicitarios contra la inmersión lingüística.

Califican de «censura ideológica» que se vete la campaña en los autobuses para reivindicar el español
SERVIMEDIA | MADRID ABC 16 Marzo 2009

La asociación Convivencia Cívica Catalana ha calificado de "censura ideológica" que la empresa que gestiona la publicidad de los autobuses municipales de Barcelona se haya negado a exhibir en una campaña en favor del bilingüismo en Cataluña. Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica, dijo que la decisión de esta empresa es "una forma de censura absolutamente inaceptable".

La campaña vetada era impulsada por la Asociación por la Tolerancia, que pretendía que en los autobuses se reivindicase la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a que los impresos de inscripción de los colegios catalanes incluyan dos casillas, de forma que se pueda elegir la educación en castellano o en catalán.

A este respecto, Caja opinó que "la censura ideológica que practica una empresa de publicidad es algo contrario a la libertad de expresión; es una práctica contraria a los más elementales principios de la Constitución".

El presidente de Convivencia Cívica añadió que, a su juicio, la Asociación por la Tolerancia debería recurrir a los tribunales este veto a su campaña de publicidad. Asimismo, Caja destacó que el hecho de que este veto haya sido protagonizado por una empresa privada "muestra hasta que punto la cuestión de la libertad lingüística ha desaparecido" en Cataluña.

veto campaña AT en bus de Barcelona
Asociación por la Tolerancia 16 Marzo 2009

La Asociación por la Tolerancia, coincidiendo con el "Día Internacional de la Lengua Materna", anuncia que pondrá en marcha una campaña informativa en los autobuses de Barcelona.

Su objetivo es dar a conocer a los ciudadanos la reciente sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la Generalitat a incluir unas casillas en las hojas de preinscripció n de las escuelas, preguntando por el idioma oficial que los padres desean elegir para la enseñanza de sus hijos en la educación infantil y primer ciclo de primaria.

Dicha sentencia reafirma repetidas sentencias previas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que han sido incumplidas sistemáticamente por parte de la Generalitat.

La Asociación por la Tolerancia, que se opone a la inmersión obligatoria en catalán y aboga por la libertad de elección lingüística en todas las etapas de la enseñanza, se adhiere a la petición del Director General de la UNESCO, Sr. Koichiro Matsuura, para que “...los gobiernos apliquen, tanto en sus respectivos sistemas educativos formales y no formales como en el marco de la administració n pública, medidas destinadas a propiciar la coexistencia armoniosa y fructífera de las lenguas de cada país...”

El cartel que se colocará en los autobuses
Reflejo en los medios de comunicación
La campaña 'de la casilla' en la prensa del 21/02/2009 (EL MUNDO, ABC, AVUI, Blog de Daniel Tercero)
Es de destacar la visión que el diario AVUI tiene de los objetivos y el carácter de la Asociación
La campaña 'de la casilla' en la prensa del 20/02/2009 (EL MUNDO, e-noticies, vozbcn)
La campaña 'de la casilla' en la prensa del 20/02/2009 (La Vanguardia) No se pierdan los numerosos y 'entretenidos' comentarios de los lectores.

Sin unas políticas claras. Artículo escrito por Carmen Leal (vocal de la AT) que originalmente tituló "Lengua Materna e inmersión Lingüística" publicado en EL MUNDO a nivel nacional el 21/2/2009: ... La UNESCO no pudo prever que cuando en un territorio existen dos comunidades lingüísticas diferentes y numéricamente similares, la lengua de una invadiese las competencias de la otra; menos, en un país desarrollado, en democracia y en pleno siglo XXI...
Además, diferentes miembros de la AT respondieron a preguntas sobre la campaña y el Día de la Lengua Materna los días 19, 20 y 21 en entrevistas para los siguientes medios:

* Agencia EFE.
* radio ONDARAMBLA de Barcelona (del grupo PUNTO RADIO).
* radio COPE de Barcelona (en el programa de Pepe Collado).
* radio ONDA CERO de Barcelona (día 20/2/2009 a las 19:00 horas).
* radio EXTREMADURA (día 19/2/2009)

El 'Día Internacional de la lengua materna' ... tal como lo conmemora el diario AVUI.

La cultura es la Marca España
Fernando R. Lafuente ABC 16 Marzo 2009

ANÁLISIS
Si hoy existe ya una opinión general respecto a la necesidad de que se trate a la imagen exterior de España como un asunto que requiere una cuidadosa política de Estado, en el caso de la cultura, esta política debe extenderse. para decirlo con un pleonasmo muy habitual, al conjunto de la sociedad civil.

El proyecto Marca España, en el que se viene trabajando desde el principio de la presente década, ahora debe tomar una dimensión especial con el reto de comunicar una imagen favorable para la potenciación de las relaciones internacionales, sean culturales, comerciales, políticas. Pero las claves son las industrias culturales. Que deben ser la proa diplomática para otras actividades.

España forma parte de un privilegiado grupo de naciones que ha generado una fuerte imagen a lo largo de su historia. La cuestión a debatir estos días es saber cuál de todas esas imágenes se percibe hoy en el exterior, y, lo que es más complicado, cuál se ajusta a la realidad dinámica que hoy se manifiesta cotidianamente en España y cómo debe trabajarse para que se proyecte internacionalmente.

Lo cierto es que el inglés y el español son los dos polos idiomáticos occidentales que concentran el mayor número de hablantes y las mayores expectativas para este siglo que vivimos.

La lengua es hoy un extraordinario recurso económico, clave para las nuevas tecnologías del siglo XXI. Y España, y la comunidad hispanohablante, se han encontrado en estos primeros años del siglo con un pozo de petróleo a la espera de su explotación: el idioma español. Las industrias culturales en español, tienen en su baza iberoamericana un capítulo determinante.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Santiago Abascal elsemanaldigital 16 Marzo 2009
El PSE, ¿alternativa verdadera ó recambio nacionalista?
En los últimos días, cierta chulería y prepotencia socialista ha llevado a dar por descontados los votos del PP vasco, sin acreditar la voluntad de cambio que demanda la sociedad vasca.

Quede dicho de antemano que quiero, deseo y anhelo -como el que más- que Ibarreche y su dictadura nacionalista se vayan a plantar berzas y que daría por bien empleados los votos del PP para investir a Patxi López como el primer lendakari no nacionalista. Dicho lo cual los votos del PP han de responder a la utilidad que le han dado sus votantes y no para hacer un recambio en la presidencia del Gobierno vasco, situando a un Patxi amontillado al mando de un cambio imposible y frustrado de partida, muerto de buenas a primeras por no se sabe qué intereses o cuáles cobardías.

Que los escaños del PP acaben en el saco de López en el día de la investidura es algo que todos deseamos, pero no a cualquier precio, no para nada, no para que al día siguiente el lendakari investido gracias al PP y a sus votantes nos haga una montillada, nos reforme el Estatuto para desvertebrar un poco más la Nación, o se dedique a ocupar el poder, heredar del nacionalismo, y que todo siga como está o peor.

No hablo de dádivas, de poltronas, de puestos, de coches oficiales o despachos. Lo que debe quedar garantizado para el PP es que determinadas ideas, principios y valores (no privativos del PP, sino característicos de cualquier sociedad moderna) sean recuperados o garantizados.

Y con lo que ha llovido, y teniendo en cuenta cómo se ha portado el socialismo vasco en los últimos siete años, el PP debe tener esas garantías por escrito, en un acuerdo firme, público y conocido, por el que no quede duda de que la Constitución imperará en el País Vasco, que el Estatuto no será tocado, que los símbolos de todos los españoles estarán presentes en las instituciones, y que el derecho a usar el español en la escuela, la empresa y la administración estará absolutamente preservado, y que la policía autonómica se dejará la piel, liderada por mandos profesionales, en la persecución del terror separatista. Eso es lo esencial, junto a tres o cuatro cosas más.

Si el PSE quiere humillar al PP, a sus votantes, no garantizar el cambio, y colocar a los líderes y parlamentarios populares en una situación imposible, diabólica, exigiendo sus votos a cambio de nada, el PSE querrá que Ibarreche siga siendo lendakari. Porque el Partido Popular si tiene un candidato que está dispuesto a garantizar el cambio y se llama Antonio Basagoiti.

Ghiribizzi
GABRIEL ALBIAC ABC 16 Marzo 2009

«CONOCER tiempos y circunstancias; ajustarse a ellos». El joven secretario de la Señoría florentina que da esa definición de la política en 1506 tiene, a sus 37 años, demasiada experiencia ya de lo que son las prácticas del poder como para tomarse en serio su matemática fórmula. La cual, no por azar, emerge en una carta ferozmente burlesca que Nicolás Maquiavelo encabeza como ghiribizzi: que en lenguaje coloquial vale decir pitorreo, choteo o desbarre. Acorde con el proverbial sarcasmo epistolar del florentino: «Si alguien viera nuestras cartas, quedaría estupefacto, porque primero pensaría que somos hombres serios, interesados en los asuntos importantes, y que nuestro pecho sólo alberga pensamientos honestos y elevados. Pero después, dando vuelta al folio, le parecería que somos ligeros, inconstantes, lascivos, y entregados a las cosas vanas».

Y no, no hay político que se ajuste a la norma de diseccionar en frío las determinaciones históricas. «Si existiese alguien tan sabio» -ironiza el joven diplomático- como para ajustarse con rigor a esa cautela, entonces sí que «sería cierto aquello del sabio capaz de dominar las estrellas y los hados». Y no lo es: no hay magos. Ni sabios en política: alguien que lo fuese, se dedicaría a otra cosa; la política es menester de listillos y pícaros; nunca de sabios. ¿Su actuación? Risible, más que nada: «cada cual se gobierna, al cabo, según su particular carácter e imaginación». Y se estrella. Y estrella a cuantos en él confiaron. Y el azar se despepita de esos pobres tipos, a los cuales «la Fortuna tiene siempre bajo su yugo». No pequemos, pues, de ingenuos. Uno es lo que la razón dicta; otro, lo que harán los políticos. Ambos se excluyen.

Todas las determinaciones están hoy dadas en España para abrir un período constituyente. La Constitución del 78 hace mucho que dejó de serlo: si es que nos tomamos en serio la ortodoxia constitucionalista, que desde Siey_s sabe cómo una Constitución que no opera idéntica en todo el territorio nacional, podrá ser cualquier cosa -incluso funcional o práctica-; pero no una Constitución. ¿Alguien recuerda cuándo ha estado la de 1978 vigente en las provincias vascas? ¿O cuándo se empezó a gestar la erosión que pule un estatuto catalán asentado sobre la suposición de un sujeto constituyente propio? En rigor académico, la Constitución no existe. Queda por establecer si, en ese mismo rigor básico, existió alguna vez. Las últimas elecciones vascas marcan un vuelco. Lo marca aún más la depresión económica.

Todos, sin excepción, sabemos que el Estado tiene un pie en la bancarrota. Y que el inmenso despilfarro de dinero público generado por la reduplicación administrativa, a cuyo abrigo se tejió la red de corrupción y clientelismo autonómicos, es hoy insostenible: se acabó el dinero; se acabó la mascarada. Todos sabemos lo que se avecina en las provincias vascas. Las últimas palabras de Ibarreche -seguiremos mandando en Euskadi, con gobierno o sin gobierno- son el mejor dibujo de aquello en lo cual treinta años de PNV mutaron a su feudo: un territorio fuera de ley y garantía. Y todos percibimos el envite: o bien se constituye una nueva red legal idéntica para todos, o bien será el PNV quien pase a constituir su nación propia.

PP y PSOE acumulan, en España, más del 80 por ciento de los votos. Ninguna dificultad existe para que, mediante un gobierno de consenso, den sepultura a lo muerto que amenaza con pudrirnos. Y aborden lo racional: una Constitución que borre el desbarajuste de un país sin Estado único, sin ley única, sin única ciudadanía. Es eso o el abismo. Será el abismo, claro. Ghiribizzi.

POLÍTICA VASCA
Presión en la segunda fase
Los populares dudan si deben plantear un 'casus belli' por el acuerdo por escrito mientras el PSE busca la fórmula para visualizar que el PP es esencial para el cambio
TONIA ETXARRI El Correo 16 Marzo 2009

Tendrá que ocurrir lo inevitable. Patxi López y Antonio Basagoiti tendrán que reunirse en las próximas horas porque, superado el primer tiempo de las rondas, hay que pasar a la segunda fase, a medida que la presión sobre los socialistas va subiendo de atmósferas. Estamos en el tiempo de los apremios internos. Están proliferando los mensajeros de los partidos interesados. Y la olla a presión empieza a soltar humo. No sólo le ocurre a Antonio Basagoiti, que en el PP se cruzan demasiadas voces para que quede marcada la impronta de su partido en una negociación para apoyar la investidura de Patxi López.

«Nada es gratis en política» le insisten algunos de los suyos. A los socialistas también les ocurre. En la primera línea admiten que tienen que apoyarse, al principio, en el PP y que, sin marginar a los populares, tendrán que abrir su abanico de alianzas porque van a necesitar apoyos durante toda la legislatura. Sin embargo, en la segunda fila, aquejados también por la presión del paisanaje de los municipios pequeños, hay quienes se apresuran a lanzar guiños al PNV porque no soportan el peso de la propaganda nacionalista centrada ahora en denunciar a los socialistas como tramposos y ladrones de puestos que ellos creían vitalicios.

Mientras los socialistas buscan apoyos y fichajes, Ibarretxe sigue con su disco rayado. Recuerda que ha ganado. No repite otra cosa en los últimos quince días. Y tiene razón. Es cierto. Tan verdad como que sus 30 escaños no suman los 38 necesarios en el Parlamento vasco. Dicho esto, pasemos palabra que hay que formar Gobierno. Decía Montesquieu que prefería dar la razón a sus interlocutores que tener que escucharlos. Y en esa actitud está Patxi López en relación con el lehendakari que ha gobernado en los últimos diez años. Centrado en formar el equipo del cambio y en hacerlo en el plazo más breve posible porque Euskadi no se puede permitir dilatar su tiempo en una situación de provisionalidad, el dirigente socialista se está entrevistando con futuros consejeros de un Gobierno que promete ser más austero y paritario.

Mañana martes, se empezarán a acreditar los parlamentarios socialistas. En cuanto fichen los primeros 25 diputados, correrán los tiempos para convocar el Pleno de la constitución del nuevo Parlamento. La pregunta del millón viene del campo del PNV, que no se cree que los socialistas vayan a poder contar con la gente suficiente para que se produzca el relevo en todas las instituciones necesarias. Pero los socialistas, ocupados en que se visualice un cambio no traumático, aseguran que se dará la alternativa sin pasar factura.

Desde el pasado 1 de marzo Patxi López está sorteando un campo lleno de trampas orientadas a hacerle desistir de su empeño en presidir el nuevo Ejecutivo vasco. Desde el PP, que si no fuera por la determinación de Rajoy y la claridad de Basagoiti, no falta quienes auguran corta vida a un Gobierno tan minoritario al que no quisieran ayudar aun siendo conscientes de que si no saliera adelante el gabinete socialista con apoyo del PP, habría Ibarretxe para rato. También desde su propio partido que, a algunos en Madrid, les cuesta admitir que de aquel cordón sanitario en el Congreso de los Diputados apenas deberían quedar unas hebras y necesitan un margen para explicar a los suyos que no hay otro remedio -porque así lo han querido las urnas en Euskadi- que entenderse con el Partido Popular.

Un giro impuesto por la necesidad que les va a costar asimilar a bastantes dirigentes. Todos están pidiendo a todos «altura de miras» pero tienen dificultades a la hora de aplicarse la receta en sus propias filas. Todos, y más en este caso el PSE y el PP, necesitan buscar su propio margen para explicar a sus seguidores las razones del acuerdo sin que nadie sienta que ha cedido más de lo necesario. Los demás partidos, a medida que el Gobierno de Patxi López empiece su andadura, tendrán su papel en la nueva legislatura. Rodolfo Ares no descarta un apoyo del parlamentario de Ezker Batua. Incluso de Aralar en terrenos muy concretos . Quien ha quedado fuera del apoyo inicial ha sido UPD, el partido de Rosa Díez con la que existen grandes coincidencias en la deslegitimación del terrorismo, por ejemplo, pero que otras exigencias del nuevo partido ha hecho inviable sumar un voto más para la investidura de Patxi López.

Los socialistas vascos eran tan conscientes del «desencuentro cordial» que se iba a producir con el partido de su ex compañera, que en cuanto saltó el escaño 25 de su lado, exclamaron con alivio: «¡ya no necesitamos a Rosa!». De hecho, la imagen de la líder de UPD leyendo, el sábado en Madrid, el manifiesto de los policías en huelga que protestaban contra el ministro Rubalcaba se daba de bruces con la idea del voto de este partido al Gobierno vasco liderado por el socialista López. Si el futuro Ejecutivo del cambio depende del Partido Socialista y del Partido Popular, la formación de Antonio Basagoiti no debería hacer 'casus belli' del documento para sellar el pacto y el equipo de Patxi López, por su parte, tendrá que visualizar que el PP es esencial para el cambio.

Aunque parezca increíble, sucedió en Ferrol el 27 de febrero
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 16 Marzo 2009

JOSÉ Mª MARTÍN LÓPEZ-SUEVOS: Viernes, 27 de febrero de 2009, Ferrol, Colegio Cristo Rey. La inspectora de la Consejería de Educación entra en la clase de tercer curso de ESO, cuando se imparte la asignatura de matemáticas, y pide a ciertos alumnos, escogidos al azar, que le entreguen sus libros de texto y sus libretas para comprobar qué libros son y si están impresos unos y escritas las otras en gallego. Esta misma actuación se repitió en la clase de segundo curso de ESO, asignatura de ciencias sociales, pide libros y libretas para hacer la misma comprobación. Al salir de la clase aconsejó a los alumnos que usasen el gallego incluso en los recreos. Su interés no era la calidad de la enseñanza, los niveles de formación, lo que sería de esperar de una inspectora de Educación. No, lo que importaba era saber si se cumplía el decreto 124/07 respecto al uso del gallego.

No es Varsovia años 40, es Ferrol, febrero de 2009; no es una comisaria de las SS, es una inspectora de Educación de la Xunta de Galicia.

Lo inmediato es preguntarse: ¿tiene amparo legal la actuación de la inspectora? La respuesta es sí, si nos atenemos al decreto 124/07 que en su artículo 13 dice: “Elaboración y publicación de materiales curriculares en gallego. 1. En las áreas, materias o módulos impartidos en lengua gallega el alumnado utilizará, con carácter general, el gallego en las manifestaciones oral y escrita”. Y como el mismo decreto en su artículo 9 establece: “1. En la educación secundaria obligatoria se impartirán en gallego las siguientes materias: ciencias de la naturaleza, ciencias sociales, geografía e historia, matemáticas y educación para la ciudadanía”.

La siguiente pregunta a formularse es: ¿debe una norma legislativa de tan bajo rango contradecir el espíritu y la letra de la Constitución, el Estatuto y la Ley de Normalización Lingüística? No debe hacerlo, pero lo ha hecho, y se ha hecho porque se ha consentido y lo ha consentido una justicia al servicio del poder político y un poder político al servicio de una ideología, no al servicio de los ciudadanos.

Por eso, nuestra asociación, la Mesa por la Libertad Lingüística, defiende que la nueva política lingüística debe ir encaminada a blindar la libertad, de forma que no puedan tener cabida nuevos decretos liberticidas como el 124/07, mediante la desregulación lingüística, y en caso que esto no fuera posible, con medidas legislativas del más alto rango basadas en un gran acuerdo entre los verdaderos demócratas, esto es, de los que creen por encima de todo en la libertad del individuo, único sujeto de derecho.

José Mª Martín López-Suevos
Presidente de la Mesa por la libertad Lingüística
www.libertadlinguistica.com

POLéMICA EN EL BUS DE BARCELONA
Veto acorde con el tabú nacionalista
IMPRESIONES El Mundo 16 Marzo 2009

LA EMPRESA privada que gestiona la publicidad de los autobuses de Barcelona ha vetado por «polémica» una campaña de la Asociación por la Tolerancia en la que daba a conocer el fallo del Supremo que obliga a la Generalitat a ofrecer la posibilidad de estudiar en castellano en las preinscripciones escolares. Se trata de una censura reveladora del régimen de tabúes vigente en una sociedad sometida al nacionalismo, y en la que muchos adjudicatarios de concesiones públicas se ven obligados a acatar valores y/o cautelas que nada tienen que ver con la libertad de empresa, ni con la libertad ideológica. Que el veto a una campaña destinada a reivindicar valores de la Constitución lo protagonice la misma empresa que no vio polémica alguna en los buses ateos sólo añade vergüenza al esperpento

El tripartito inspecciona al sector turístico para saber si cumple la ley de política lingüística ¿ Hoteles, tiendas y restaurantes, obligados a tener el menú en catalán
La Generalitat te vigila: habla catalán
Montse Espanyol La Razón 16 Marzo 2009

BARCELONA- La Dirección General de Turismo de la Generalitat inicia hoy una campaña de inspección del uso del catalán en el sector turístico. Hoteles, comercios, bares y restaurantes están obligados a rotular, tener las cartas del menú y las hojas de reclamación en catalán. Lo dice la Ley de Política Lingüística, aprobada en 1998, y que el tripartito ha puesto en el candelero desde que llegó a la Generalitat.

En 2003, cuando el PSC, ERC e ICV accedieron al Gobierno, se inició una intensa actividad inspeccionadora y sancionadora a los comercios por no emplear el catalán. La prueba es que en 2003 sólo se pusieron dos multas a establecimientos por no rotular en catalán, mientras que, en 2007, hubo 138 sanciones. En cinco años, la Generalitat ha recaudado 363.375 euros en concepto de denuncias por no utilizar el catalán en los comercios.

Nueva campaña
La campaña de inspección que empieza en el sector de la hostelería llega después de que, en 2008, la Generalitat recibiera un total de 1.500 denuncias de clientes que se quejaron porque no fueron atendidos en catalán. Los cierto es que uno de cada cinco turistas que se aloja en un hotel de Cataluña es catalán. Pero aunque la Ley de Política Lingüística dice que «todo catalanohablante tiene derecho aser atendido en su lengua dentro de su país», la normativa vigente obliga a los establecimientos abiertos al público a tener, como mínimo, una persona que entienda el catalán, aunque no tiene ninguna obligación de hablarlo.

La campaña de la Dirección General de Turismo, por ahora, sólo será informativa. A los establecimientos que incumplan la normativa se les levantará una acta informativa. Se les dará tres meses para adaptarse a la Ley de Política Lingüística, durante los cuales podrán contar con programas públicos para traducir las cartas, subvenciones para rotular, además del programa PROFIT (Programa para la Restauración Orientado a la Formación Integral de los Trabajadores) que ofrece clases de catalán a los profesionales del sector de la restauración. Si pasado este tiempo no se han adecuado a la normativa, los establecimientos podrán ser sancionados.

La Ley de Política Linguística incluye multas de hasta 1.800 euros por imprimir los tickets de caja en castellano. También prevé sanciones, incluso, por no tener en catalán los letreros de «prohibido fumar». El director de Turismo de la Generalitat, Joan Carles Vilalta, detalló que la campaña afectará, sobre todo, a «zonas de alta influencia turística», desde Barcelona a la Costa Brava, la Costa Dorada o los Pirineos. El sector más perjudicado por la Ley de Política Lingüística es el comercio minorista. En 2007, fue el que recibió más sanciones, un total de 30, que dieron a las arcas del Gobierno catalán 7.100 euros. El sector servicios se llevó 27 multas, que supusieron al erario público 5.500 euros, y en transportes hubo siete denuncias.

Catalán para camareros, panaderos y dependientas
La campaña de inspección de la ley de política lingüística se enmarca en una apuesta del gobierno tripartito para fomentar la lengua catalana entre los profesionales de la restauración. De las 1.500 denuncias de clientes que se quejaron porque no se les atendió en catalán en hoteles y restaurantes se desprende que el sector turístico no está preparado para atender a sus clientes en catalán. De hecho, en el sector de la hostelería trabajan muchos inmigrantes. A ellos está dirigido el programa PROFIT, que ofrece cursos de catalán para los trabajadores del mundo de la restauración.

De cara a este año, los cursos, en los que colabora el Consorcio para la Normalización Lingüística, se extenderán más allá del sector de la restauración: al sector hotelero, el de la moda y los complementos, y el de los hornos y pastelerías. En total, en 2009, está previsto que se realicen 300 cursos, que contarán con la participación de 3.000 alumnos. En 2008, colaboraron 189 restaurantes de Cataluña. Participaron 695 trabajadores de 42 nacionalidades diferentes. La mayoría de alumnos, un 30 por ciento, eran iberoamericanos. Un 20 por ciento eran españoles, un 20 por ciento asiáticos, y otro 10 por ciento de Europa del Este.

Vetan una campaña en defensa de la libertad lingüística en Barcelona
Redacción Minuto Digital 16 Marzo 2009

La Asociación por la Tolerancia pretendía iniciar una campaña publicitaria hoy lunes 16 de marzo en los autobuses de Barcelona para difundir la sentencia del Tribunal Supremo del 12/12/2008. Esta sentencia obliga a la Generalitat a incluir un casillero en los impresos de preinscripción para que los padres puedan elegir la lengua oficial de escolarización de sus hijos en la primera enseñanza, tal como prevé la Ley de Política Lingüística de 1998, art. 21.2.

Desde mediados de Febrero, la Asociación por la Tolerancia tenía formalizado un precontrato y ya había abonado el 50 % del importe de la campaña, pero ésta no ha podido pasar el último filtro, el de la empresa PROMEDIOS -que gestiona en exclusiva la publicidad de los autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB)- la cual se ha negado a llevar a cabo dicha campaña, aduciendo: “Somos una empresa privada que nos dedicamos a comercializar soportes publicitarios a clientes comerciales. Una campaña como esta crea polémica y puede hacer daño al medio”.

La Asociación por la Tolerancia “considera un mal síntoma que publicitar una sentencia del Tribunal Supremo -que abunda en el sentido de otras cuatro del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- pueda generar polémica y supuestos daños. La sociedad en general, pero nuestros políticos muy en particular, deberían sentirse avergonzados de que se ponga trabas a la difusión en libertad de un derecho, el de optar a la enseñanza en lengua materna, amparado por las leyes y los tribunales y recomendado por organismos internacionales como la UNESCO.”

La Asociación por la Tolerancia recuerda que “esta misma libertad que ahora se nos niega, la de ser educado en lengua materna, fue utilizada como bandera en la Transición por el mismo nacionalismo que ahora trata de escamotearla a la sociedad”.

La empresa que gestiona la publicidad de los autobuses de Barcelona veta la campaña de la Asociación por la Tolerancia en defensa de la libertad de elección lingüística en la enseñanza (15/3/2009)
La Asociación por la Tolerancia pretendía iniciar una campaña publicitaria el lunes 16 de marzo en los autobuses de Barcelona para difundir la sentencia del Tribunal Supremo del 12/12/2008. Esta sentencia obliga a la Generalitat a incluir un casillero en los impresos de preinscripció n para que los padres puedan elegir la lengua oficial de escolarizació n de sus hijos en la primera enseñanza, tal como prevé la Ley de Política Lingüística de 1998, art. 21.2.

Desde mediados de Febrero, la Asociación por la Tolerancia tenía formalizado un precontrato y ya había abonado el 50 % del importe de la campaña, pero ésta no ha podido pasar el último filtro, el de la empresa PROMEDIOS -que gestiona en exclusiva la publicidad de los autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB)- la cual se ha negado a llevar a cabo dicha campaña, aduciendo: “Somos una empresa privada que nos dedicamos a comercializar soportes publicitarios a clientes comerciales. Una campaña como esta crea polémica y puede hacer daño al medio”.

Consideramos un mal síntoma para una sociedad que se considere que publicitar una sentencia del Tribunal Supremo -que abunda en el sentido de otras cuatro del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- pueda generar polémica y supuestos daños. La sociedad en general, pero nuestros políticos muy en particular, deberían sentirse avergonzados de que se ponga trabas a la difusión en libertad de un derecho, el de optar a la enseñanza en lengua materna, amparado por las leyes y los tribunales y recomendado por organismos internacionales como la UNESCO.

Esta misma libertad que ahora se nos niega, la de ser educado en lengua materna, fue utilizada como bandera en la Transición por el mismo nacionalismo que ahora trata de escamotearla a la sociedad.

Creemos que ha llegado la hora de que el Gobierno central se decida a tomar iniciativas destinadas a proteger los derechos de todos los ciudadanos, independientemente de la parte del territorio donde vivan.

Los funcionarios suman el 5% de la población en Euskadi
Las administraciones autonómica, foral, local y estatal, así como la universidad, contabilizan 108.026 empleados
JAVIER MUÑOZ BILBAO El Correo16 Marzo 2009

j.munoz@diario-elcorreo.com
Los funcionarios del Gobierno vasco, de ayuntamientos y diputaciones, los estatales y los de la universidad representan el 5% de la población vasca, lo que convierte a Euskadi en la cuarta autonomía con menos empleados públicos en relación con el número de habitantes. Según el Instituto Nacional de Estadística, en el País Vasco hay 108.026 empleados públicos para un censo de 2.157.112 personas (padrón del 1 de enero de 2008). De todos esos trabajadores, 61.292 corresponden a la Administración autonómica; 29.765, a las diputaciones y los ayuntamientos; 2.240, a la universidad pública y 14.549, a la Administración estatal. Estos últimos representan el 13% del conjunto de empleados públicos en Euskadi.

Las autonomías donde los funcionarios tienen menos peso son Cataluña, (3,9% de la población); Comunidad Valenciana (4,5%) y Baleares (4,89%). En cambio, su presencia es significativamente superior en Extremadura, que registra un 8,3%, más del doble que la autonomía catalana. Le siguen Aragón, Castilla y León y Madrid, todas ellas con el 6,6%, si bien en la capital de España se concentran los ministerios.

En un grupo posterior aparecen Castilla-La Mancha (6,5%); Andalucía (5,9%); Canarias (5,8%); Murcia (5,7%); Cantabria (5,6%); Asturias (5,5%) y Galicia (5,4%). En la parte baja de la tabla se encuentran Navarra (5,1%); La Rioja (5,09%) y País Vasco (5%). Ceuta y Melilla (ambas con el 13%) son casos aparte, puesto que tienen una numerosa presencia militar.
En términos absolutos, la comunidad con más funcionarios es Andalucía, que contabiliza 489.754, por delante de Madrid (414.496). Cataluña tiene 291.210 y Valencia 229.755. En el otro extremo, La Rioja es la región con menos empleados públicos (16.171), mientras que Navarra cuenta con 32.016.

Recortes de Prensa   Página Inicial