AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 18 Marzo 2009

 

No es la lengua, son los ciudadanos
EDITORIAL Libertad Digital 18 Marzo 2009

La sesión parlamentaria vivida ayer en el Congreso ha vuelto a poner de manifiesto algo a lo que, lamentablemente, cada vez estamos más acostumbrados en España: la ausencia de la mayor parte de los diputados en las sesiones parlamentarias o la desfachatez de los nacionalistas a la hora de negar las discriminaciones lingüísticas que padecen muchos ciudadanos en las comunidades autónomas bilingües. Pero también el liderazgo de un pequeño partido político como UPyD en la defensa de derechos y libertades fundamentales como son los referidos al uso de la lengua.

La frecuente ausencia de la mayoría de los diputados en las sesiones parlamentarias supone un caso de inadmisible absentismo laboral que, con independencia de si provocan o no cambios inesperados en los resultados de las votaciones, constituye una degradación de un sistema esencialmente representativo como es el democrático. Y especialmente cuando discuten asuntos de tanta trascendencia como los tratados este martes a resultas de los intentos de UPyD de sacar adelante una ley contra la discriminación lingüística.

La de Rosa Díez ha sido una ilustrada y liberal defensa de los derechos lingüísticos de los ciudadanos que no ha podido ser respondida, por parte de nacionalistas y socialistas, más que con insultos, burdas descalificaciones o simples negaciones de la realidad.

Así, Díez ha puesto de manifiesto desde el primer momento que la suya no era la defensa de lengua alguna –incluida la castellana o española–, sino una defensa de los únicos que pueden ser titulares de derechos: los ciudadanos. Ciertamente, y a diferencia de lo que sostienen los nacionalistas de todos los colores y tamaños, las lenguas no tienen derechos, los tienen las personas. Y las discriminaciones que sufren los castellanohablantes en muchas partes de España suponen una violación de derechos civiles elementales, que apenas tiene parangón en ningún otro país democrático.

Así Díez ha señalado "una realidad contrastada" como son las discriminaciones que sufren miles de ciudadanos a la hora de elegir la lengua en la que educan a sus hijos en el sistema público o concertado; o las que padecen profesionales bien formados a la hora de acceder a cargos en la función pública que no requieren del conocimiento de la lengua cooficial para el perfecto desempeño de su función; o de las que soportan los ciudadanos que osan dirigirse a la Administración en la lengua común; o de las que sufren en sus comercios privados y en sus empresas quienes deciden utilizar exclusivamente la lengua común española.

Los nacionalistas, por su parte y como era de esperar, han acusado sin prueba alguna a Rosa Díez de "manipular" y "mentir", de "adulterar la convivencia para arañar un puñado de votos", y de otras lindezas, como las que también le ha dirigido el representante socialista, quien la ha acusado de "mantener prácticas de la concepción imperial de España".

A todos ellos les ha replicado Rosa Díez, no ya con argumentos, sino con elocuentes ejemplos extraídos de las liberticidas normativas de "normalización lingüística" de Cataluña, Pais Vasco o Galicia.

Los representantes del PP, por su parte, han sido fieles a los principios que tradicionalmente ha venido sustentando este partido y, esta vez sí, han respaldado la proposición de Rosa Díez. Sin embargo, no podemos dejar de lamentar la pérdida de pulso de esta formación a la hora de tomar iniciativas en este terreno y, sobre todo, el absentismo de muchos de sus diputados.

Imposición lingüística
Los cómplices
José García Domínguez Libertad Digital 18 Marzo 2009

Como cada año, el máximo representante del Estado en Cataluña se apresta alegre a incurrir en el muy tipificado delito de prevaricación. Como cada año, pues, el presidente de la Generalidad impedirá que en su ínsula Barataria se cumpla la Ley, violando de modo consciente, deliberado y ostensible la de Política Lingüística, norma de obligado cumplimiento emanada del mismísimo Parlament.

Así, como cada año, José Montilla ordenará a los funcionarios bajo su mando que obstruyan la aplicación efectiva del artículo 21.2 de esa disposición legislativa, el que reza: "Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano. La Administración ha de garantizar este derecho y poner los medios necesarios para hacerlo efectivo. Los padres o tutores lo pueden ejercer en nombre de sus hijos instando a que se aplique". Como cada año, en fin, el modus operandi de la felonía consistirá en manipular el impreso de matriculación, suprimiendo la casilla que daría opción a los padres a elegir la enseñanza en castellano. Hasta aquí, lo de cada año.

Concurre, sin embargo, una novedad en el periodo de preinscripción escolar que se inicia estos días. Y es que cierta iniciativa privada se ha adherido con entusiasmo digno de mejor causa a la persecución contra los castellanohablantes. Se trata de la empresa Promedios, sociedad concesionaria de la publicidad en los autobuses de Barcelona. Resulta que a los dueños de Promedios, razón social que explota idéntico negocio en los transportes municipales de Madrid, Valencia y varias decenas más de ayuntamientos gobernados por el Partido Popular, no les gustaría que existiese libertad lingüística en Cataluña.

Promedios, al parecer, prefiere que el castellano siga prohibido en las aulas del Oasis. Consecuentes con ese íntimo anhelo de sus accionistas, los directivos de Promedios han vetado la campaña que la Asociación por la Tolerancia contrató a fin de exhibir en los autobuses carteles favorables a la enseñanza en castellano. A Promedios, que prestó de grado sus soportes móviles a los promotores del slogan Dios probablemente no existe, se le antoja "muy polémico", en cambio, reclamar que en Barcelona se respeten las sentencias del Tribunal Supremo; tan, tan polémico, que Promedios se ha negado en redondo a difundir la campaña; de ahí que, sin más explicaciones, la haya censurado.

No recuerdo ahora si ya he escrito el nombre de la heroica empresita en cuestión. Se llama Promedios. Reténgalo en la memoria el lector: P-r-o-m-e-d-i-o-s. O sea, Promedios.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La conspiración contra el gallego que nunca existió
Roberto Blanco Valdés La Voz 18 Marzo 2009

El principal efecto negativo que tiene para un partido perder las elecciones es que no puede gobernar. No es poco, desde luego, aunque tal inconveniente no debería impedir reconocer las ventajas que presenta la derrota. De entre ellas, una destaca sobre todas las demás: que, tras el duro juicio de las urnas, suelen los vencidos reconocer abiertamente evidencias que antes se empecinaban en negar.

Aunque el asunto es conocido, la debacle del PSdeG en los comicios autonómicos ofrece otro ejemplo de esa capacidad esclarecedora que tiene siempre un tortazo electoral: el de la política lingüística del Gobierno bipartito.

El hecho es que esa política -que, tras ser aceptada por la parte contratante socialista como una imposición de la parte contratante benegista, impuso luego el bipartito a los gallegos- generó, como era de esperar, un creciente rechazo en amplios sectores de la sociedad.

Pese a ello, algunos miembros socialistas del Gobierno -aunque no todos, es verdad- mostraron frente a tal rechazo la sensibilidad de un bloque de granito. Y así, los críticos con una política lingüística que se llevaba por delante la armonía social de este país, fueran individuos con nombres y apellidos -desde ciudadanos anónimos hasta el editor de este diario- u organizaciones sociales con tantos afiliados reales como el propio PSdeG, entraron enseguida en el pelotón de los traidores.

Porque, como tantas veces, esa fue la teoría que de inmediato se acuñó: la de que existía ¡una conspiración contra el gallego!, en la que estaban emboscados cuatro gatos. La pura realidad es que se trataba de miles de personas que solo exigían respeto para los hablantes de las dos lenguas que conviven en Galicia. Para todos, es decir, también para los gallego hablantes.

Sin embargo, cualquiera que se atreviera a dudar de la estrambótica teoría de la conspiración pasaba a engrosar, sin más, la nómina de los conspiradores... hasta que los resultados del 1 de marzo hicieron la luz, convirtiendo en oficial la tesis de la imposición lingüística que antes se negaba con total rotundidad.

Desde entonces, y como en un gag de cine cómico, vemos apretujarse en la fila de los nuevos críticos contra aquella imposición a muchos socialistas, al por menor y al por mayor (los impulsores del manifiesto Sumando ideas).

Ese oportunismo no llamaría la atención de no ser porque entre ellos hay dirigentes que no dijeron en su día ni esta lengua es mía y ahora pretenden ponerse a la cabeza de la renovación. Los mismos por cierto que, de gobernar de nuevo con el Bloque, no dudarían un minuto en aceptar aquellas políticas lingüísticas que ahora, de golpe y porrazo (¡y nunca mejor dicho!) les parecen tan claramente inaceptables.

Dios, patria y bus
ARCADI ESPADA El Mundo 18 Marzo 2009

¡Qué gran idea tuvo la Asociación por la Tolerancia! Viendo la facilidad y el éxito con que el agnosticismo se subía a los autobuses de Barcelona, decidió organizar una campaña por la libertad lingüística en el mismo lugar, ¡y hasta en el mismo carril!; y así, con mucho respeto, pidió todos los permisos. Se los han negado: hubo buses agnósticos, pero no los habrá bilingües. Como suele ser frecuente en estos casos, no hay que perderse las explicaciones. La empresa que contrata la publicidad, o sea la compañía de autobuses, o sea el Ayuntamiento socialista, o sea donde José Montilla (en Cataluña, paraíso de la caja B de la moral, todo va por persona interpuesta), ha rechazado la campaña por «polémica». La coincidencia en el tiempo con el bus agnóstico convierte el adjetivo en ridículo.Pero no debería tapar su encantadora pose eufemística: polémico es el papel de fumar con que aquí (o debería decir allí) se cogen la verdad.

Hay que celebrar la denegación por todo lo alto y yo pido a la Tolerancia que no sea tímida ni mucho menos victimista. Ni el sentido de la equidad ni la inteligencia son virtudes que adornen al establishment catalán: sólo depende de su fuerza y hay que aprovecharla como en el judo. La negativa de los buses es un magnífico quod erat demostrandum; es decir, el mayor premio intelectual que puede recibir una actividad política.

Muchos miembros de la Tolerancia y muchos otros ciudadanos catalanes han insistido siempre en el carácter puramente religioso del nacionalismo; en su condición de axioma y dogma de fe; en sus fábulas pueriles; en su inexorable propensión al mito y a la falacia, en su creacionismo histórico. Han denunciado que la estructura política catalana rezuma el aire inconfundible de una secta; y que la propia vida civil se resiente, y desde hace años, de semejante asfixia. Esta identificación entre la religión y el nacionalismo no es, en realidad, del agrado de la mayoría.Irrita a los nacionalistas que, para más inri crucificial, pretenden que sus fundamentos míticos estén a salvo de todas las pruebas de la razón. Irrita a los c(h)arlistas que vinculan siempre estrechamente Dios y Patria, pero dependiendo de qué Dios y de qué Patria.Y lo mejor de todo: irrita a determinados ateos, por supuesto catalanes, cuyo escepticismo discrimina, con escasa agudeza crítica pero considerable capacidad de adaptación darwiniana, entre Dios y la Tierra.

O sea que la animosa Tolerancia ha fletado un llamativo autobús de tres pisos.

¿Segunda transición? No, segundo consenso
... Lo que necesitamos es un segundo consenso, un nuevo entendiemiento entre los dos únicos partidos responsables del proyecto secular que llamamos «España». Un segundo consenso que tiene ya en el País Vasco un espacio concreto de realización...
EMILIO LAMO DE ESPINOSA Catedrático de Sociología (UCM) ABC 18 Marzo 2009

Cuando parecía que, por fin, España había entrado en la vía de la normalización democrática y social, asentada en una Constitución con amplísima legitimidad, una economía dinámica y una sociedad culta, regresan viejos fantasmas. Pues sería ciego minusvalorar la crisis en que estamos sumidos, que tiene al menos dos dimensiones, una política y otra económica. Me centraré en la primera, menos comentada estos días pero, en buena medida, causa de la segunda. Pero analicemos los poderes del Estado para justificar esta afirmación.

Y para comenzar con el legislativo, sin duda el núcleo de cualquier democracia, es evidente que hoy tenemos un parlamento de baja calidad, con un Congreso esclerotizado y cuyo reglamento exige una reforma hace tiempo, y un Senado necesitado también de una profunda reforma constitucional que nadie es capaz de sacar adelante. La calidad del poder judicial no necesita comentario pues está en sus más horas bajas, ya hablemos del Tribunal Constitucional, del Consejo del Poder Judicial o de la justicia ordinaria, lenta y torpe, cuya muy negativa valoración contrasta con la de otros servicios públicos.

Si pasamos al tercer poder, el ejecutivo, basta comparar la preparación y competencia de los altos cargos de los primeros gobiernos de la democracia con los actuales, y el resultado es sonrojante. Y sobre este bosquejo, preocupante pero desgraciadamente nada exagerado, debemos añadir el profundo deterioro del cuarto poder, el de los medios de comunicación, cada vez más alejados de su papel moderador y volcados en la militancia, en darnos opiniones gruesas sobre todo, y doblemente fagocitados (con escasas excepciones), bien por su alineamiento político, cada día más sectario, bien por su incorporación a la estrategias (y, recientemente, agobios) económicos de sus empresas. Y no he mencionado todavía los gobiernos autonómicos, fuentes de despilfarro y clientelismo bordeando la corrupción.

Si hubiera que buscar un solo culpable de ese deterioro general (aunque hay más), sin duda el principal es el peso agobiante de los partidos políticos, sujetos ya monopolísticos, no del poder, sino de toda la vida pública e incluso cívica (hasta el arte se ve afectado), que han anulado la vitalidad del parlamento con sus listas cerradas y bloqueadas, generan ejecutivos sectarios, han fagocitado a la justicia dividiéndola en «progresistas y conservadores», y sobornan a diario los medios de comunicación con los que mantienen una relación típicamente sadomasoquista. El resultado es que la política se pone al servicio de los partidos cuyo único objetivo es ganar elecciones e incluso (lo que ya es chocante), ni siquiera eso, pues les basta con ganar el poder si, perdiendo elecciones, consiguen apoyos parlamentarios suficientes. No es pues de sorprender el alejamiento creciente entre la «clase política» (término desgraciadamente adecuado) y la ciudadanía, aquélla hiperpolitizada, ésta despolitizada, aquélla perpetuamente en la trinchera, ésta desmovilizada.

Sobre esta crisis política e institucional, de indudable relevancia, y que aproxima la democracia española a modelos bien conocidos como el italiano (y a veces incluso al argentino), se cierne hace meses la crisis económica, luego recesión, hoy ya brutal depresión. Pero cuya virulencia le debe mucho a un mal gobierno que ha atendido sólo al corto plazo disfrutando de un modelo que todos sabíamos estaba condenado al fracaso.

Hay algún signo esperanzador, no obstante, y aludo a las recientes elecciones del 1M que, combinadas con la misma crisis, pueden ser, deben ser, un punto de inflexión. Haré sólo tres comentarios al respecto (bueno, tres y medio) antes de concluir.

El primero es que el fin de la hegemonía nacionalista en el País Vasco, que va a permitir airear por vez primera una sociedad clientelizada y moralmente enferma, y que muestra el fracaso de la estrategia social-nacionalista de Zapatero (necesitada de un PP antes demonizado), puede ser el punto de inflexión del fin de ETA. Privada del sustento ideológico de la televisión pública y las ikastolas, privada de sus fuentes públicas de financiación, privada de la condescendencia de la policía vasca, el caldo de cultivo que alimenta el nacionalismo radical debería secarse poco a poco. Una espiral de voz y visibilidad de los constitucionalistas, paralela a una espiral de silencio de los asesinos, sus cómplices y sus «comprendedores», está al alcance del PSOE vasco si no desdeña el apoyo del PP.

El segundo comentario es que, tanto las elecciones vascas como (sobre todo) las gallegas, así como el ya evidente fracaso del tripartito catalán, muestran el cansancio de los electores con gobiernos «de yuxtaposición», que se reparten el poder en cuotas, conduciendo a parálisis del ejecutivo. Los ciudadanos exigen buena administración por encima de ideologías, y la crisis económica refuerza esa demanda. Es, más que posible, probable, que la estrategia socialista de gobernar con minorías nacionalistas aislando al PP haya tocado a su fin, pues la gobernanza del País Vasco y la crisis lo demandan.

El tercer comentario es que la derrota de los nacionalistas en dos de las tres comunidades históricas, sumada a su anterior derrota en Cataluña, permiten sospechar que podríamos encontrarnos ante el punto de inflexión de la «cruzada» victimista nacionalista que, lanzada con moderación en los años 80, devino hegemónica en los 90. Y nada sería más beneficioso para España que los nacionalismos se vieran forzados a reorientar sus objetivos para encontrar el acomodo que todos esperamos en el marco constitucional, con la misma lealtad a España que los ciudadanos manifiestan a diario al expresar su doble identidad: nada impide ser plenamente catalán, vasco o gallego, y español al tiempo (y viceversa, por supuesto).

Y un último medio comentario. La confluencia de una crisis económica brutal que no se gestiona con palabras, con el declive de los nacionalismos, entorpece significativamente la estrategia de Zapatero y le obliga a cambiar el paso. Que las elecciones recientes marquen el punto de inflexión del zapaterismo dependerá mucho de lo que sea capaz de hacer en los tres años que le quedan, que son muchos en política. Pero en todo caso su alternativa es ya sólo una, y con ella concluyo.

Hace años Aznar lanzó el eslogan de una segunda transición. Mala idea, pues de ella se apropió Zapatero para poner en entredicho las raíces políticas de lo que ha sido el periodo más brillante de la historia española. Hoy casi todo aquel programa ha quedado olvidado. Pues lo que necesitamos no es una segunda transición que resuelva los errores de la primera; tal proyecto jamás contará con más legitimidad. Lo que necesitamos es un segundo consenso, un nuevo entendimiento entre los dos únicos partidos responsables del proyecto secular que llamamos «España». Un segundo consenso que tiene ya en el País Vasco un espacio concreto de realización, que debe plasmarse en unos nuevos pactos de la Moncloa para hacer frente a la recesión económica, y que debe visualizarse en un nuevo gobierno abierto a la oposición como el que ha diseñado Obama en Estados Unidos o Sarkozy en Francia. Mientras la política española se deteriora y la economía se desploma, nuestros recursos políticos se desperdician en batallas nimias que sonrojan al observador. Si este no es un momento de verdadera emergencia nacional, si este no es el momento de buscar entendimientos, acuerdos y consensos para un proyecto nacional ¿cuándo lo será?

Krugman
"Plan E" del espacio exterior
José Antonio Martínez-Abarca Libertad Digital 18 Marzo 2009

El duelo en la cumbre de economistas entre el Nobel Paul Krugman y nuestro Rodríguez Zapatero, su admirador, hablando de la situación española, se ha saldado con la victoria nada más que raspadilla del primero. Krugman dio dos mantazos de alivio a la macroeconomía española y Zapatero, desautorizado por el Nobel, le dio tembloroso una copia de su "plan E", el más tonto desde Plan 9 del espacio exterior de Ed Wood, considerado el peor plan, y de paso película, de la historia. Así va la economía mundial. Muchos se han lanzado a elogiar el sentido común de Krugman por manifestarse "aterrado" de la crisis española y aportar dos o tres recetas sencillas sacadas de "ensaladas para principiantes". No me han impresionado nada las instrucciones de Krugman para que los españoles salgan de la crisis, que parecen más influenciadas por el "jet lag" que por el análisis serio.

Tampoco creo que ninguna lectura de mesita de noche que pueda amontonar el presidente del Gobierno español, en este caso de Krugman, pueda ser una lumbrera esplendente, encima o debajo de otros tomos de lo que antes se decía "literatura para jovencitas" a cargo de Suso de Toro o Petit (¿habrá alguno de Marina, ese Paulo Coelho del laicismo en pantuflas?). Si Krugman cree que uno de los problemas fundamentales de España es que aquí se cobra demasiado, es que sabe menos de esto que Hemingway de toros o de por dónde cae Fuentidueña (el otro día vi Tierras de España, documental apologético y vagamente ridículo del Frente Nacional narrado por el presuicida barbudo, donde imágenes de las "malas tierras castellanas" (sic) se ambientaban con sardanas). ¿Por qué no dijo Krugman que problemas más fundamentales por los cuales tardaremos más en salir de la crisis, si es que salimos, son: el poder inmoderado de los sindicatos "de clase", la metástasis funcionarial, el dispendio nacionalista, el regionalista o el profundo asco del socialismo, que no socialdemocracia, español hacia una economía que no pueda dirigir únicamente desde el partido?

No, para Krugman, los auténticos problemas nacionales son la poca productividad debida a la cervecita de media mañana, los sueldos altos que incluso a veces dan para comer y lo mucho que nos clavan en los comercios en cuanto salimos a la calle, es decir, que las clases activas vivimos por encima de nuestras posibilidades. Nada dice del al menos medio país que vive por encima no ya de sus posibilidades, sino de las que no son suyas y de las del Cristo Nuestro Señor que bajara.

¿No hay nada para Krugman de la rigidez del despido, de la consideración del empresario como explotador, de los liberados sindicales, de las subvenciones de Carod a los jíbaros ecuatorianos a fondo perdido? Pues no. Para Krugman, si hoy es martes, esto es España, y no suenan sardanas para ambientar sus soluciones carpetovetónicas de milagro. Menos mal que no auguró que, acabado el ladrillo, tenemos que volver a vivir de cultivar algarrobos, que dijo hace poco otra eminencia universitaria de ésas.
abarca@libertaddigital.tv

EpC
Adiós, inspectores
Victoria Llopis Libertad Digital 18 Marzo 2009

La polémica por las sentencias del Supremo sobre los cuatro casos examinados de tres familias asturianas y una andaluza que alegaron objeción de conciencia para que sus hijos no fueran obligados a cursar Educación para la Ciudadanía sigue abierta. Temo que los magistrados, en su afán equilibrista para no desautorizar la pretensión del Gobierno pero a la vez no hacer el ridículo jurídico, no fueron conscientes, en la vorágine de esos tres intensos días de debates del Pleno, de la bomba de relojería que acababan de dar a luz.

Dice la sentencia a propósito del caso andaluz que los contenidos que asignan esas disposiciones generales a la materia Educación para la Ciudadanía han de experimentar ulteriores concreciones a través del proyecto educativo de cada centro y de los textos que se utilicen, así, como, obviamente, de la manera en que se expongan. Proyectos, textos y explicaciones deben moverse en el marco que hemos trazado de manera que (...) de ningún modo, se deslicen en el adoctrinamiento por prescindir de laobjetividad, exposición crítica y del respeto al pluralismo imprescindibles. (...) Cuando proyectos, textos o explicaciones incurran en tales propósitos desviados de los fines de la educación, ese derecho fundamental les hace acreedores –a los padres– de la tutela judicial efectiva, preferente y sumaria que han de prestarles los Tribunales de lo Contencioso Administrativo, los cuales habrán de utilizar decididamente, cuando proceda, las medidas cautelares previstas en laLey de la Jurisdicción para asegurar que no pierdan su finalidad legítima los recursos que se interpongan. [Porque] Ciertamente, pueden producirse abusos en la manera en que una escuela o un maestro determinados aplican los textos en vigor, y corresponde a las autoridades competentes velar, con el mayor cuidado, porque las convicciones religiosas y filosóficas de los padres no sean contrariadas a este nivel por imprudencia, falta de discernimiento o proselitismo intempestivo (ref. Sentencia del TEDH Kjeldsen, Busk Madsen y Pedersen).

Es decir, el Tribunal emplaza a los padres objetores a velar por que en "las enseñanzas controvertidas" no se incurra "en un adoctrinamiento incompatible con las responsabilidades que atribuye al Estado en la educación el artículo 27.2 de la Constitución, la preservación de esos mismos derechos fundamentales de los artículos 16.1 y 27.3", pues entonces sí, esto "exigiría la adopción por los Tribunales de lo Contencioso Administrativo de cuantas medidas fuesen necesarias para el cese inmediato de esa actividad" (FJ 8).

Citan también con profusión las Recomendaciones europeas, especialmente la 2002/12, sobre la conveniencia de implantar en el sistema escolar contenidos sobre Educación para la Ciudadanía. Digamos una vez más que la pretensión básica de la recomendaciones europeas es introducir contenidos conducentes a mejorar la cultura política de los alumnos y favorecer la construcción de una sociedad más participativa. No dice en absoluto que lo idóneo en una sociedad plural y democrática sea asumir una óptica laicista o abiertamente antirreligiosa de la vida pública, ni una concepción relativista en lo moral, ni por supuesto que haya que asumir los planteamientos y la agenda de la emergente Ideología de Género. Ya cansa decir esto, pero hay que insistir una vez más a la vista de las declaraciones de la ministra Aído del pasado día 10 en el diario Público, donde aseguró que "Educación para la Ciudadanía es una materia imprescindible que incluye aspectos específicos sobre violencia de género, salud sexual y reproductiva y respeto a la diversidad", afirmando que el Ministerio de Educación está realizando unidades didácticas relativas a la formación afectivo-sexual; o de las declaraciones de la Federación estatal de Gays y Lesbianas que para conmemorar el día de la mujer trabajadora ha reclamado al Gobierno socialista que "no nos margine al olvido en los textos y centros escolares", y que "solo hay un camino para lograr la verdadera igualdad, el de la educación", enfatizando "la necesidad de mostrar la realidad de todas las mujeres lesbianas, transexuales y bisexuales en el sistema educativo". Parece que han pasado por alto otro párrafo de la sentencia del Supremo que dice que "El hecho de que la materia Educación para la Ciudadanía sea ajustada a derecho y que el deber jurídico de cursarla sea válido, no autoriza a la Administración educativa –ni tampoco a los centros docentes, ni a los concretos profesores– a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas".

Cuando analizamos hace meses los contenidos concretos y detallados del curriculum de EpC de cada uno de los 36 sistemas escolares contenidos en la Red Eurydice –acción de la Comisión Europea para temas de Educación y que depende de su Dirección General de Educación y Cultura (desde septiembre 2008, integrada en la Agencia europea EACEA)–, hicimos notar un dato muy relevante: en cuestión de EpC, nuestros socios europeos tienen una expresa mención y dotan de contenido concreto a la participación de la familia en la vida escolar y en los planes de estudio. Siguiendo el esquema general del estudio-base EpC en el contexto escolar europeo, realizado durante la Presidencia holandesa de la Unión en el segundo semestre de 2004, uno de los puntos a mencionar por los países cuando exponen qué y cómo enseñan la materia de EpC es la "participación paterna" dentro del punto de "cultura escolar y participación en la vida de la comunidad", donde se responde a la pregunta plateada en la página 27 del estudio: "con qué medidas, formales o no, cuentan los padres para contribuir al desarrollo de un entorno de aprendizaje seguro, democrático y respetuoso en los centros".

El contraste con el caso español está ya aquí mismo: ni la LOE ni los RRDD en sus docenas de páginas mencionan a la familia o a los padres, ni por supuesto les reconocen autoridad ni responsabilidad en esta materia concreta ni en la labor educativa general de la escuela.Ya sólo por esto nos alejamos del planteamiento y la praxis europea.

En la página 35 del estudio se ofrecen ya algunas pistas de cómo participan los padres en la actividad escolar de diversos países: en Lituania, por ejemplo, se llegan a firmar "contratos" que se negocian entre los centros docentes, los alumnos y los padres; en Luxemburgo los padres están reconocidos oficialmente como "socios" del centro docente.

Pero además, cuando entramos a analizar el curriculum concreto de EpC de cada uno de estos países, vemos que las Recomendaciones europeas sobre participación familiar se asumen de verdad en la práctica concreta y diaria de los centros y de la programación del sistema escolar. Por ejemplo, en Austria se crean los "class forum", donde se reúne el profesor de la asignatura y los padres o tutores. En Rumanía se llega además a atruibuir a los padres una fiscalización en cuestiones como asegurar la observancia del marco legislativo, idear la estrategia educativa de la escuela e incluso aprobar el bonus salarial mensual del staff o sus periodos de permiso. Pero donde encontramos un espejo en el que mirarnos es sin duda en Holanda, donde el fomento de la participación activa de los padres llega al extremo de permitir su presencia en el aula, o incluso que lleguen éstos a actuar como profesores ayudantes.

Volviendo a las vías que abre para los padres objetores la sentencia del Supremo, no parece descabellado que, amparados en la Recomendaciones Europeas sobre Educación para la Ciudadanía Democrática, en la práctica real de muchos países de nuestro entorno cuando las aplican y en las mismas indicaciones del Alto Tribunal español, los padres objetores exijan a partir de ahora personarse en las clases de Educación para la Ciudadanía, de Ciencias del Mundo Contemporáneo y de cualquier materia que se sospeche pueda dar lugar al menor atisbo de adoctrinamiento moral o político. A partir de ahora, los padres se postulan como los verdaderos inspectores del sistema escolar para que la sentencia del Supremo, de verdad y en la práctica, pueda cumplirse.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

El mejor homenaje de Patxi López a sus compañeros asesinados es cambiar la Policía vasca
Recuperar la Ertzaintza
J. A. GUNDÍN La Razón 18 Marzo 2009

Vuelve el terrorismo a Irlanda, si es que alguna vez se fue, y aquí en España los mismos que ponían «la vía irlandesa» como ejemplo a imitar tienen en sus manos la oportunidad histórica de darle un vuelco a la lucha contra ETA. Si los ocho mil ertzainas desplegados desde hace veintinco años se hubieran aplicado a desmontar las redes etarras, probablemente aún vivirían decenas de admirables líderes del PSOE y del PP como Casas, Blanco, Buesa, Múgica, Ordóñez, Lluch, Pagaza, Carrasco y un sangriento etc.

El régimen nacionalista, que ha gobernado vidas y haciendas, ha utilizado a la Ertzainza como los señores feudales a sus guardias de corps, reduciéndola a una mera contrata de «seguratas». Mediante un pacto tácito y siniestro, los etarras han mantenido con el PNV la misma distancia que los ertzainas con ellos. Y si alguna vez una de los dos partes se extralimitó, rápidamente se restableció la distancia de seguridad, que entre familiares no hay que hacerse daño, como dijo Arzallus.

Fuera de «la familia», concejales, senadores, diputados y cargos públicos socialistas y populares caían uno tras otro mientras la Ertzaintza multaba a los etarras por aparcar mal el coche bomba. De otro modo no se explica que en cinco años sólo haya detenido a dos pistoleros y que en una semana, la pasada, se le hayan escapado cuatro.

Es hora ya de que la Policía vasca sirva para algo más que para organizar carreras ciclistas. Tiene profesionales excelentes y verdadaderos servidores de la ley. Sólo necesitan mandos a su misma altura, dedicados a combartir el matonismo etarra, a erradicar el miedo y a devolver la libertad a la calle. Los ertzainas no son los gorilas del nacionalismo, sino los defensores de todos los ciudadanos. De entre los muchos cambios que el próximo lendakari debe promover, el de la Ertzaintza es el primero. Éste sería el mejor homenaje que Patxi López y Antonio Basagoiti pueden hacer a sus compañeros asesinados.

La cuestión linguística emerge como una importante baza electoral
José Antonio Gundín elsemanaldigital 18 Marzo 2009

Rosa Díez pisa el acelerador del castellano para comerle el terreno al PP, mientras Carod- Rovira promueve entre los indígenas el bilingüismo que combate en Cataluña.

Una de las causas principales por las que Touriño y Quintana perdieron inesperadamente las elecciones fue la política lingüística impuesta por los nacionalistas, elevada a categoría de cruzada con la "galescola". Pepe Blanco, que además de tener la lengua larga también tiene la nariz de más fino olfato político del PSOE, ya había advertido a los suyos que las "trangalladas" con el gallego y el castellano acabarían en ruina, como así ha sido. Pues bien, todo apunta a que, tras la lección gallega, Rosa Díez quiere pisar a fondo el acelerador de la lengua en Cataluña y Baleares para comerle el terreno al PP, que también ha comprobado su potencialidad electoral. En el País Vasco, tras el vuelco previsible que supondrá un lendakari socialista apoyado por los populares, la cuestión lingüística pasa a un segundo plano.

La batalla de las lenguas en Cataluña se presume especialmente cruenta porque, poco a poco y tras varias décadas de expiación, los castellanoparlantes están reaccionando ante el desmesurado acoso nacionalista que exige estudiar, pensar, ver la televisión, vender y hasta soñar en catalán bajo fuertes multas y escarnio público. Resulta muy elocuente el episodio de la publicidad que quería contratar la Asociación por la Tolerancia en los autobuses "ateos" de Jordi Hereu, posiblemente el alcalde más mediocre de Barcelona. La campaña era tan simple como ortodoxa: recordar la sentencia del Tribunal Supremo sobre el derecho de los padres a elegir la lengua en que quieren que se enseñe a sus hijos. Las confusas excusas dadas por unos y otros para prohibir esta campaña, entre ellas que "creaba polémica", son tan chuscas que revelan lo poco que ha avanzado el oficio de la censura desde el régimen de Franco.

Más le hubiera valido a la Asociación por la Tolerancia haber acudido al "vicepresident" de la Generalitat, Carod-Rovira, dirigente nacionalista tan sensible hacia las bondades del bilingüismo que hasta les ha regalado un millón de euros a unas tribus ecuatorianas para que lo practiquen, en el buen entendimiento de que una de las dos lenguas es el castellano. Es una lástima que las escuelas catalanas no reciban fondos tan generosos para fomentar el bilingüismo entre sus alumnos, en el buen entendimiento de que la otra lengua es el castellano y no el bereber.

Con el uso del castellano en Cataluña sucede lo mismo que con las banderas, que mientras no se cumplan ley y las sentencias de los tribunales se resentirá el Estado de Derecho. O las leyes son iguales para todos, sin distinción de regiones, o se resquebrajará la solidez de la convivencia. No se trata de estrategias políticas, ni de ideologías, ni de querencias culturales o sentimentales. Se trata, lisa y llanamente, de que se aplique la legalidad, como ha hecho, por ejemplo, el Parlamento vasco colocando la bandera española.

Y si algún Gobierno autónomo no se muestra dispuesto a acatar las leyes democráticas y las sentencias judiciales, el Estado tiene los mecanismos constitucionales suficientes para hacer que las respeten y las apliquen. Basta con condicionar las transferencias de fondos o algunas partidas de la financiación autonómica para que los díscolos de turno entren en razón. Dados los tiempos que corren, no cabe duda de que este argumento, el del dinero, es el más persuasivo para que se respeten los derechos que la Constitución concede a los padres para elegir la lengua educativa de sus hijos.

¿Por qué cayó en picado el número de gallegohablantes en los últimos años?
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 18 Marzo 2009

Es cierto que cada vez hay menos gallegohablantes. Según un estudio de la Real Academia Gallega, financiado por la Xunta de Galicia, cuya primera parte se realizó en 1992 y la segunda en 2004, el gallego pasó de ser el primer idioma de algo más del 60% de la población en 1992 a ocupar una posición minoritaria, de poco más del 20%, en el 2004. Se dice que por el número de personas encuestadas, se trata del análisis sociolingüístico más completo hecho sobre una lengua romance. Todavía no lo he leído ni creo que tenga tiempo de hacerlo. Uno tiene sus prioridades y para enterarme de lo que ya sé, no creo que merezca la pena el esfuerzo.

La pena es que estos análisis supuestamente tan completos y bien hechos, sean tan mal interpretados por personas como el presidente de la Gestapo Lingüística, Carlos Callón, que saca la conclusión de que en Galicia "no hay bilingüismo ni uso equilibrado del gallego y del castellano; hay una situación diglósica, de desigualdad".

Es una pena que el Cid Campeador de la "lengua propia" no sea capaz de profundizar más en las causas y ver que el gallego ha perdido hablantes desde que se ha "normalizado", convertido en falsa "víctima" del español o castellano y en "neolengua" obligatoria para alumnos de escuelas y colegios, así como para sus padres a la hora de ayudarles a hacer los deberes.

Lo peor que le pasó al gallego en los últimos tiempos es que se ha asociado al nazionalismo político más irracional y cavernícola, pasando de ser un idioma popular, amable y sentido como propio a convertirse en un idioma ideologizado y hacha de guerra del nazionalismo para dividir a los gallegos en los dos bandos (buenos y malos) que ya profetizaba el lamentable poema de Eduardo Pondal convertido ahora en letra del himno gallego.

¿Por qué cayó en picado el número de gallegohablantes en los últimos años? Traten los estudiosos de dar una respuesta científica y despolitizada al hecho y del resultado siempre sacarán conclusiones más prácticas, útiles y eficaces que las victimistas y prejuiciadas de Carlos Callón, quien sólo parece interesarse por el gallego para acaparar subvenciones oficiales y enriquecerse a cuenta del rollito diglósico.

El "Mapa Sociolingüístico de Galicia 2004", Volumen I, está en gallego, como si fuese el único idioma que se habla en Galicia y no existiésemos los hispanohablantes en esta tierra. Tiene 310 páginas. Aquí va el enlace para quienes se atrevan con él:
http://web.mac.com/sinmas/SINMAS_EN_MAC/RAG_files/LinguaInicial.pdf

VARADOS EN EL ÁREA DE SERVICIO CATALANA
El autobús perdido
Ana Nuño Libertad Digital 18 Marzo 2009

Vivir en Cataluña es tan predecible y aburrido como leer una novela de John Steinbeck. The Wayward Bus, por ejemplo, de la que lo único destacable es su variante de huis-clos: esta obrita narra los conflictos que se desatan entre los pasajeros de un autobús que cubre el trayecto entre los pueblos californianos de San Isidro y San Juan de la Cruz cuando por una avería se quedan varados en un área de servicio que responde al (predecible y aburrido) nombre de Rebel's Corner.
No me ha quedado más remedio que recordar esta olvidable novela al enterarme de la noticia: la empresa privada Promedios, adjudicataria única de las campañas publicitarias de Transports Metropolitans de Barcelona (¿será legal este contubernio?), ha censurado la más reciente campaña de información de Asociación por la Tolerancia. Esta asociación, pionera en la defensa del bilingüismo en Cataluña, había contratado los servicios de Promedios a través de Publidinámica, otra empresa de gestión con sede en Madrid (¡ay, con Madrit hemos topao!), para que los autobuses de la línea 32 de Barcelona exhibieran su reclamo a su paso por algunos barrios de esta ciudad tradicionalmente poblados por charnegos.

Pues no, los autobuses del sur de la California catalana tampoco se moverán del Rincón de los Rebeldes. Se comprende, por otro lado, a la vista de la extrema peligrosidad de la campaña de la Tolerancia: la intención de sus promotores era nada menos que dar a conocer una reciente sentencia del Tribunal Supremo (12/12/2008) que ratifica otra del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (14/09/2004). Este órgano local había fallado, hace más de cuatro años, a favor de una demanda de Convivencia Cívica Catalana, mediante la que se denunciaba que la Generalitat incumple el requisito de incluir en los impresos de preinscripción para los cursos de educación infantil y primaria en colegios públicos catalanes la casilla correspondiente a la lengua habitual y de escolarización preferente de los menores de ocho años cuando dicha lengua es el castellano.

En claro y cristiano (o ateo, me da igual): las autoridades catalanas deniegan a los ciudadanos catalanes el derecho a manifestar que quieren que sus hijos reciban su primera enseñanza también en castellano. Una lengua, cuántas veces habrá que recordarlo, que en Cataluña es tan oficial como el catalán. La vigente Ley de Política Lingüística de 1998 no deja lugar a dudas sobre el reconocimiento de ese derecho, plasmado en su artículo 21.2: "Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano". Pero a pesar de que la misma norma traslada explícitamente la obligación de garantizar ese derecho a la Administración, el Departamento de Educación de la Generalitat se ha negado a cumplirla hasta la fecha.

El subversivo lema que llevó a Promedios a suspender la campaña de la Tolerancia rezaba: "Sí, puedes elegir". O sea, traducido a la jerga politiquesa: "Yes, we can". Se comprende que los mismos que no vieron intención ofensiva alguna en el lema publicitario de los llamados autobuses ateos hayan reaccionado esta vez con contundencia, porque menuda es la provocación: ¿cómo es eso de que los catalanes puedan libremente elegir lo que autorizan las leyes?

En Cataluña el personal lleva tres décadas recibiendo el debido adiestramiento, y sabe que sólo es legítimo elegir no en función de los estatutos, normas y leyes vigentes, sino sólo entre opciones ideológicas homologadas por las autoridades. Verbigracia, las que dictan los tácitos estatutos de limpieza de sangre que rigen en este rincón digno de la España negra de Gutiérrez Solana, debidamente aggiornati a los cánones del Vaticano socialdemócrata. Se puede escoger entre ser nacionalista de la ceba o fingirse catalanista de debò, militar en las filas de los ateos comecuras o posar con elegante ademán relativista cultural ante Mahoma. Cualquiera de estas opciones –y un sinfín de otras igualmente bien vistas por las autoridades y el vulgo domesticado: pasar el fin de semana recogiendo bolets o comiendo en El Bulli, inscribirse en una colla castellera o participar en una manifestación unitaria de CiU, el PP de Cataluña y los okupas locales– le garantiza a su practicante, además de la innegable virtud de pasar inadvertido en el rebaño, la esperanza de que mañana o pasado mañana el régimen no pondrá trabas a su solicitud de subvención o su demanda de trabajo.

Eso sí, en lo que a las dos lenguas oficiales de Cataluña se refiere, tan políticamente correcto es pretender imponer el doblaje y subtitulación en catalán del 50% de las películas comercializadas en salas, en nombre precisamente de la libertad de elección entre las dos lenguas oficiales, como es previamente censurable no ya exigir que se apliquen la Ley de Política Lingüística y las resoluciones del TSJC y el TS, sino tímidamente informar a los ciudadanos de que tienen efectivamente derecho a escolarizar a sus hijos en una de las dos lenguas oficiales de Cataluña.

En el caso de la campaña de la Asociación por la Tolerancia, sin embargo, lo más llamativo no es que haya sido censurada, sino que la censura haya sido impuesta por una empresa privada. Es decir, por unos señores que sin duda aspiran a que mañana o pasado mañana el régimen no ponga trabas a sus solicitudes de subvención, etc., o a recibir trato preferente en la contratación de servicios por parte de un ente público. El régimen nacionalista catalán ha alcanzado su punto de perfección: ya no hace falta que las autoridades impongan sanciones a los discrepantes, de ello se encargan, gratuitamente, los ciudadanos de a pie deseosos de hacer méritos. Ni la Francia de Vichy lo tuvo tan fácil. Al menos en su caso fue precisa la invasión del país por tropas extranjeras para que colaborara activamente la población.

Por eso asombra, para decirlo con una lítote, que el 16 de marzo, el mismo día en que hubiesen debido comenzar a circular los autobuses con la campaña de Tolerancia, la Generalitat haya lanzado su enésima campaña de imposición de multas a comercios que no rotulen u ofrezcan servicios en catalán. Alguien debiera decirle a Enric Aloy, el secretario general de la Conselleria de Innovación (¡de Innovación, la llaman estos cómicos!), que no hace falta que invierta dinero público en labores represivas que muchos súbditos privados del régimen estarían encantados de ejercer gratis et amore. Ya le encontrará otra utilidad a esos fondos, al menos tan barrocamente absurda como la de subvencionar el bilingüismo en Puyo, Ecuador.

Sí, todo lo anterior es predecible y aburrido. Quienes llevamos muchos años viviendo en Cataluña, además, sentimos una enorme pereza cada vez que toca ir a la pizarra a resolver los mismos (falsos) problemas de siempre. Sólo son tres o cuatro, pero hay que ver cómo distraen de lo esencial. Que a estas alturas nada tiene que ver con la conculcación permanente de derechos básicos, tan básicos que hasta figuran en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU (art. 26.3). Mientras el paro en Cataluña alcanza niveles históricos, y cuando la satisfacción de los ciudadanos catalanes con sus representantes políticos alcanza el nivel más bajo de toda la serie estadística de este medidor del CEO, hay que seguir, erre que erre, con los mismos tres o cuatro temas de siempre y un cast invariablemente formado por actores de reparto. Como es lógico, ya que sólo hay papeles secundarios en El autobús catalán, éxito de taquilla ininterrumpidamente desde hará pronto 30 años. No hay papel protagonista en esta obra dramática, ni puede haberlo: ¿quién se atreve a interpretar a Dios?

Quienes un día tuvieron la temeraria idea de usurpar su puesto al volante de este trasto también acabaron interpretando roles epigonales: Jordi Pujol, como magistralmente vio Albert Boadella, dando una versión chusquera de Ubú Rey; Pasqual Maragall, que quiso ser la Conchita de La Femme et le pantin, haciendo de pelele (a Rodríguez Zapatero se le daba mucho mejor que a él la seducción traicionera). Y quienes hoy se quejan de la mediocre actuación del bachiller Montilla debieran más bien dar gracias: por fin un auténtico siervo del Señor, que sólo aspira a servirle. Lo dicho: ahora sí rozamos la perfección en el rancio huis clos catalán.

El nacionalismo es un Dios laico, pero Dios al fin. Por eso mueve a risa –patética, aunque menos da una piedra– la dichosa campaña de los autobuses ateos. Que tan aplaudida fue por catalanes ilustrados, de esos que no comulgan con las ruedas de molino del régimen catalán. Porque lo que acaba de suceder con la campaña de Tolerancia equivale a censurar este otro lema: "Probablemente el Nacionalismo no exista. Deja de preocuparte y disfruta de la vida". Con la salvedad, que no es poca, de que sí existe y en Cataluña reina sin cortapisas. Por eso es tan difícil, casi imposible, vivir en Cataluña y disfrutar de la vida.

NO ESTÁ OPERATIVA TOTALMENTE
La Generalidad paga cuatro millones por una web de cursos en catalán
Cuatro millones de euros por una página web de cursos en catalán que en gran parte de los casos no están operativos. Esto es lo que pagó la Generalidad para crear un portal de aprendizaje que además se presentó con dos años de retraso.
Libertad Digital  18 Marzo 2009

La web de cursos en catalán, parla.cat, fue impulsada por la Vicepresidencia de la Generalidad, presidida por Carod Rovira, según informa ABC. Sin embargo de los cuatro niveles que se ofrecen sólo hay disponibles dos. "A día de hoy no hay un plazo concreto para la disponibilidad de estos cursos", aseguran los responsables del sitio.

El precio que pagó la Generalidad catalana ascendió a cuatro millones de euros y aunque se presentó en octubre de 2008, hace ya cinco meses, no está operativa totalmente, a pesar de la gran cantidad de dinero del erario público utilizado. De hecho, los cursos con tutores tienen un precio de 90 euros, más caros que los presenciales

Sin embargo, este portal tenía que estar preparado para finales de 2006, algo que no se hizo por "problemas técnicos". Pero en realidad, fue un error de José Montilla lo que motivó su inauguración. Fue en un pleno en el Parlamento catalán el 30 de septiembre de 2008 cuando el socialista dijo que la página ya estaba en funcionamiento, lo que obligó a una inauguración forzada al día siguiente.

GENERAL
Educación destina 5,6 millones a euskaldunizar a docentes de la red privada
El Gobierno en funciones aprueba financiar con 20 millones proyectos educativos y de producción audiovisual
M. F. VALLEJO BILBAO El Correo 18 Marzo 2009

Música: Once millones de euros para los centros de enseñanzas musicales con el objeto de atender sus gastos de funcionamiento.

Euskera: 5,6 millones para euskaldunizar profesores de los colegios privados. Los cursos de euskera fuera del horario laboral recibirán una subvención de 1,1 millones.

Producción audiovisual: El Consejo aprobó las líneas de financiación destinadas al fomento de la producción audiovisual de Euskadi, por valor de 8,2 millones de euros.

El Gobierno vasco en funciones aprobó ayer, en su reunión semanal, una subvención de 5,6 millones para euskaldunizar a docentes de los colegios privados. La medida fue adoptada a propuesta del Departamento de Educación, dirigido por Tontxu Campos, que ha mantenido una intensa actividad durante la precampaña electoral y ahora tras los comicios del 1 de marzo.
En los consejos de gobierno de las últimas semanas, ya en la recta final de la legislatura, la consejería en manos de EA sacó adelante los decretos de Bachillerato, Infantil, mapa escolar y el acuerdo para aumentar la financiación de la red privada.

Algunos sindicatos y partidos censuraron las nuevas normativas que regularán las etapas no obligatorias de la enseñanza porque marcan el euskera como lengua principal sin que se haya producido un debate previo en el Parlamento. Diversos sectores de la comunidad escolar criticaron también el acuerdo alcanzado con los colegios concertados porque suponía elevar la inversión en el sector privado «por decreto» y a un mes de las elecciones. El PSE ya anunció en su día que revisaría o derogaría algunos de los decretos de última hora si llegaba al Ejecutivo tras los comicios.

«Estaban previstas»
Antes de poner fin a su mandato, los departamentos de Educación y Cultura dejaron listas ayer diversas partidas económicas para proyectos que consideran prioritarios. En concreto, el Consejo aprobó dedicar 5,6 millones de euros a cubrir los gastos de sustitución de los docentes de colegios privados y de iniciativa social que quieran euskaldunizarse. «Son partidas que estaban ya previstas», señalaron fuentes de la consejería de EA. Además, dio el visto bueno al pago de 1,1 millones para sufragar los cursos de euskera que hagan los profesores de las dos redes fuera de su horario laboral.

En vísperas de la creación del nuevo Gobierno, el Gabinete de Juan José Ibarretxe también acordó impulsar líneas de financiación por valor de 8,2 millones destinadas al fomento de la producción audiovisual de Euskadi. El 60% de ese dinero se destinará a créditos reintegrables sin interés y el 40% restante a préstamos a bajo interés. Los primeros están dirigidos a largometrajes, 'cortos', pilotos de series, documentales de animación y filmes de animación. Los segundos, a contratos para esos productos y series para televisión.

Otros once millones servirán para hacer frente a los gastos de los centros de enseñanzas musicales de Euskadi. Junto a ello, el Gobierno reservó una partida de menor cuantía -230.000 euros- para promover el aumento de la calidad científico-técnica de la investigación aplicada. De igual modo, Educación sacó adelante una orden dirigida a entidades que organicen actividades del plan de formación continua del profesorado, con un importe máximo de 1,4 millones de euros.
m.f.vallejo@diario-elcorreo.com

SEGUIRÁN REIVINDICANDO LA LIBRE ELECCIÓN
Galicia Bilingüe "vigilará atentamente" que Feijóo cumpla sus compromisos
La presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, anunció que la asociación "vigilará atentamente" el cumplimiento por parte de Feijóo de sus compromisos en política lingüística. Aunque subrayó que no colman sus aspiraciones, ya que el objetivo de GB es la libre elección de lengua.
Libertad Digital 18 Marzo 2009

Gloria Lago anunció este miércoles en Vigo que la asociación que preside exigirá el cumplimiento por parte del futuro Gobierno de la Xunta de todos los compromisos asumidos por Alberto Núñez durante la campaña electoral en materia de política lingüística.

Según informa Galicia Bilingüe en un comunicado, Lago recordó, no obstante, que las promesas de Feijoo "están aún algo alejadas del principal objetivo de la asociación, que no es otro que aplicar en Galicia el mismo sistema de libre elección de la lengua vehicular de la enseñanza por parte de padres o alumnos del que gozan los ciudadanos en todas las democracias europeas con más de un idioma oficial".

La asociación insiste en que su propuesta en materia de enseñanza "no supone segregación, pues la Administración haría una distribución elegida por los propios estudiantes o sus padres, sin ningún tipo de imposición", y defiende la viabilidad económica de su sistema dado que "funciona sin ningún problema en países con la renta per capita inferior a la gallega". "No creo –dijo Gloria Lago– que nuestros dirigentes políticos asuman que no podemos aspirar a lo mismo que cualquier otro país democrático".

De todas formas, la presidenta de Galicia Bilingüe quiso recordar este miércoles una a una las promesas realizadas en campaña electoral por Núñez Feijóo y aseguró que pondrá todos los medios a su alcance "para que el futuro presidente no baje un peldaño en estos objetivos". Indicó que el líder popular se comprometió a la puesta en marcha de una política lingüística sin imposiciones, con acciones específicas como la emisión bilingüe de todas las comunicaciones oficiales, y, en materia educativa, a la conversión de las galescolas en escuelas infantiles, la derogación del decreto del gallego en los primeros cien días de Gobierno, la consulta a los padres en el sobre de matrícula del curso 09/10 de la lengua en que quieren que sus hijos reciban la enseñanza de las asignaturas troncales, y la implantación de la libertad de idioma en las escuelas de tal forma que los estudiantes puedan utilizar el de su elección en su expresión oral y escrita, así como en la realización de exámenes en todas las asignaturas.

Gloria Lago expuso también los ejes de la actividad de Galicia Bilingüe en el nuevo escenario político. Además de supervisar el cambio en política lingüística en la educación y en los demás ámbitos de la vida pública en Galicia, la asociación trabajará para "que cese el adoctrinamiento nacionalista en la enseñanza, para que la promoción de la lengua gallega no siga recayendo en grupos radicales y se lleve a cabo de manera atractiva y sin imposiciones, y para que se sienten unas bases sólidas que impidan un retroceso de las libertades lingüísticas que la entidad confía que muy pronto puedan empezar a disfrutar los gallegos".

En las próximas semanas, tras la toma de posesión del nuevo Gobierno, Galicia Bilingüe solicitará una entrevista con el responsable de Educación y de Política Lingüística para trasladarle sus propuestas y ofrecerle su colaboración. Paralelamente, la asociación intentará en los próximos meses establecer contactos similares con miembros del Partido Socialista. En este sentido, Gloria Lago recordó el mensaje contra las imposiciones lingüísticas que el presidente Touriño lanzó en la última semana de campaña electoral y valoró positivamente llamadas similares que están apareciendo en los medios de comunicación en el marco del debate de ideas abierto en el seno de esta agrupación política.

Por último, la presidenta del colectivo criticó abiertamente la convocatoria de una manifestación por parte de la denominada Mesa pola Normalización Lingüística en este momento, "pues sólo se puede entender como una protesta contra los resultados electorales". "De todas formas –concluyó Lago– desde Galicia Bilingüe siempre nos mostraremos absolutamente respetuosos con la libertad de opinión y manifestación. Ellos, sin duda, podrán recorrer con tranquilidad las calles de Santiago porque nadie les va a tirar botellas".

DESDE LA ILEGALIZACIÓN
EiTB ha entrevistado en 80 ocasiones a los líderes de las franquicias electorales de ETA
EiTB es una ventana abierta para los acólitos de ETA. La radio-televisión pública vasca ha entrevistado en 80 ocasiones a los principales líderes de Batasuna y sus sucesoras desde marzo de 2003, fecha en la que el Tribuna Supremo ilegalizó a HB-EH-Batasuna.
J. Arias Borque Libertad Digital 18 Marzo 2009

El pasado 5 de marzo, en plena resaca electoral por las elecciones autonómicas vascas, el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, fue entrevistado en el programa El Punto de ETB. Allí, sin ningún tipo de contemplaciones, afirmó que en la cadena pública vasca se daba "bola a ETA". Como ejemplo de ello, recordaba la media hora que durante la jornada electoral se había dedicado a la anulada Demokrazia Hiru Milioi (D3M).

El Tribunal Supremo notificó el 28 de marzo de 2003 la ilegalización del brazo político de ETA: Herri Batasuna–Euskal Herritarrok–Batasuna. Desde esa fecha, los acólitos de ETA han continuando apareciendo en la radio-televisión pública vasca como si de un partido político cualquiera se tratara. Muestra de ello, es que desde ese día, los medios de EiTB han entrevistado en 80 ocasiones a los principales líderes de las franquicias electorales de la organización terrorista. La última de ellas, este mismo miércoles.

Trascurridos seis años desde la ilegalización, la estadística marca que el grupo EiTB ha abierto sus puertas para entrevistar a uno de los principales líderes de Batasuna y sus sucesoras una vez al mes. Estos datos provienen de una recopilación hecha por el Partido Popular y por los datos facilitados por el antiguo director del grupo público, Andoni Ortúzar –ahora presidente de la ejecutiva del PNV en Vizcaya– al parlamentario popular Carlos Urquijo en dos respuestas parlamentarias.

El líder proetarra con mayor presencia en los medios ha sido el hasta hace poco portavoz de la Mesa Nacional de Batasuna-ETA, Arnaldo Otegi, que ha sido entrevistado en 29 ocasiones por la radio-televisión pública vasca desde la ilegalización. De ellas, 20 ha sido entrevistado en ETB –la última, este mismo miércoles–, mientras que las otras ocho los ha sido en la radio pública (Radio Euskadi y Euskadi Irratia).

Trece dirigentes proetarras
El segundo con más aparición en los medios ha sido Permando Barrena, que ha sido entrevistado en 24 ocasiones. Once de ellas en ETB y otras trece en la radio pública vasca. Tras él, han sido entrevistados en seis ocasiones Jone Goirizelaia y Joseba Permach. La primera, cuatro veces en televisión y una en la radio. El segundo, dos veces en televisión y cuatro en la radio.

La que fuera portavoz del PCTV en la Cámara vasca, Nekane Erauskin, ha sido entrevistada en cinco ocasiones (3 en la televisión y dos en la radio), mientras el dirigente de Batasuna-ETA Joseba Álvarez fue entrevistado en tres ocasiones (una en la televisión y dos en la radio).

También han pasado por las cámaras y micrófonos de la radio-televisión pública vasca veteranos y jóvenes dirigentes proetarras como Tasio Erkizia (fue miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna), Jesús Valencia (portavoz de la anulada Demokrazia Hiru Milioi-D3M), Iñaki Zabala (alcalde de ANV en Villarreal de Urrechu), Marian Beitialarrangoitia (alcaldesa de ANV en Hernani), Floren Aoiz (fue miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna), y Marije Fullaondo ( fue miembro de la Mesa Nacional de Batasuna y cabeza de lista de la anulada Herritarren Zerrenda al Parlamento Europeo en 2004).

El entramado político-social, también
Además de los dirigentes proetarras antes mencionados, también han sido entrevistado, algunos de ellos en varias ocasiones, durante este periodo, importantes dirigentes del entorno político-social de la organización terrorista ETA. Entre ellos, Rafael Díez Usabiaga (ex secretario general del sindicato LAB), Ainhoa Etxabide (actual secretaria general del sindicato LAB), César Manzanos (portavoz de Salhaketa, asociación de Álava de apoyo a los terroristas de ETA encarcelados), y Xabier Oleaga (ex jefe de prensa de HB, ex director de Egin, ex director adjunto de Egunkaria y ex portavoz de la Federación de Ikastolas, se encuentra en prisión tras ser condenado por el sumario de Egunkari).

También lo han sido Mario Zubillaga (fue profesor de la UPV y miembro de la Fundación Josemi Zumalabe, se encuentra en prisión tras ser condenado por el macro-sumario 18/98), José Elosúa (abogado de los imputados por el macro-sumario 18/98), Iñaki Uría (Fue consejero delegado de Egunkaria S.A., se encuentra en prisión tras ser condenado por el sumario de Egunkari), y José María Torrealdai (Fue consejero delegado de Egunkaria S.A., se encuentra en prisión tras ser condenado por el sumario de Egunkari).

Telediarios y debates
Pero las puertas de EiTB no sólo se les han abierto a los proetarras en los programas de entrevistas, sino también en los informativos y en los debates políticos. De hecho, la presencia mediática que los Teleberri y el resto de espacios de noticias han dado a las diferentes franquicias del brazo político de ETA son difícilmente cuantificables, pues no ha habido día en los seis años que están a punto de cumplirse desde la sentencia del Tribunal Supremo que no hayan aparecido noticias sobre los proetarras.

Algo más cuantificadas están las apariciones de los líderes proetarras en los debates de la radio-televisión pública vasca, aunque no totalmente. Según datos facilitados por el grupo EiTB al parlamentario popular Carlos Urquijo, los dirigentes más destacados de Batasuna-ETA participaron en al menos 13 ocasiones en debate de ente desde la ilegalización hasta febrero de 2006, aunque los datos de Radio Euskadi y Euskadi Irratia sólo comprende el periodo 2005-febrero de 2006.

Según estos datos incompletos, el líder proetarra más solicitado fue Pernando Barrena, que acudió en ocho ocasiones. Cuatro al programa Políticamente Incorrecto, de ETB2, y en otras cuatro ocasiones a debates celebrados en Euskadi Irratia. Tras él, el segundo con más apariciones fue Arnaldo Otegi, que fue invitado en tres ocasiones a Políticamente Incorrecto. Por este mismo programa de ETB2, también pasaron en una ocasión, durante el periodo antes reseñado tanto Joseba Permach como Jone Goirizelaia.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial