AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 29 Marzo 2009

 

¿Qué Patxi ni Pachi? ¡Francisco!
ANTONIO BURGOS ABC  29 Marzo 2009

UN ya lejano 13 de mayo muchos españoles sentimos una gran frustración e incluso algunos cursamos en depre. Me acuerdo de la fecha perfectamente porque sonaba a copla de Rafael de León cantada por la Piquer: «Ay, 13, 13 de mayo, cuando me encontré contigo». Lo que ocurrió fue que aquel 13 de mayo no nos encontramos con nadie. Pues era la fecha histórica en que Mayor Oreja y Redondo Terreros, de consuno, tenían la oportunidad electoral de desalojar a los nacionalistas en la gobernación de la comunidad autónoma vasca, lo que no se consiguió, con lo que el terrorismo separatista volvió a tener su habitual balón de oxígeno, las libertades volvieron a quedar en su lugar descanso y qué le voy a contar que usted no sepa.

Por eso me parece un sueño que ahora hayan ganado en las Vascongadas los partidos que defienden la Constitución y el Estatuto, esto es, la libertad y la democracia y el ser y esencia de España. Y un sueño me parece que hayan llegado a un acuerdo esos dos partidos, especialmente tras la desconfianza que inicialmente nos ofrecía un determinado sector del socialismo vascongado que hasta ayer por la mañana estaba a papitos con los etarras en el mal llamado proceso de paz.

Lo que no consiguieron ni Mayor Oreja ni Redondo Terreros lo van a lograr Basagoiti y López. Dios quiera que López llegue a la presidencia de la comunidad autónoma vasca. Entre otras cosas, para que aunque allí en el Norte el vascuence sea respetabilísima y noble lengua cooficial, no nos la impongan como coartada de progresía y democracia en el resto de territorios de la nación española. Ahora no sólo los padres vascongados no pueden mandar a sus hijos a una escuela donde aprendan la lengua española; es que a lo tonto, a lo tonto, a todos nos han dado obligatoriamente una inmersión en vascuence. ¿Qué digo inmersión? ¡Ahogadilla!

Espero que López sea el presidente autonómico de todos los vascos para que allí arriba en el Norte le llamen Pachi, e incluso lo escriban Patxi, conforme a su ortografía de ellos. Pero también para que tras el vuelco del poder democrático y el desalojo de los nacionalistas, cuando hablemos en castellano podamos decir en nuestra lengua los topónimos y nombres propios de las Vascongadas y nos enteremos todos.

Comprobaré que las cosas han cambiado en la norteña gobernación el día que cuando se escriba o se hable en castellano el presidente de la comunidad autónoma vasca sea eso, el presidente de la comunidad autónoma vasca, ¿qué lehendakari ni lendakari ni qué letxes? Y de Pachi o de Patxi, nada. Será un signo evidente de la reconquista de las libertades, entre ellas la de hablar en castellano, el día que en Bilbao y en Vitoria le digan como les salga de la chapela, pero en Madrid y en Sevilla al presidente vasco lo llamemos por su nombre, sin diminutivos y en castellano: Francisco. ¿Qué familiaridad es ésa de Patxi ni Pachi? Y si lo mentamos con todos los avíos de su nombre completo y sus dos apellidos, pues mejor. Apunten: Francisco Javier López Álvarez. Esta es la grandeza de la democracia y del Estado de las Autonomías: que un señor de las Encartaciones que se llama Francisco Javier López Álvarez, y a mucha honra, no sólo llegue a la presidencia del gobierno de Vitoria, sino que pueda ser llamado así por el resto de los españoles que no tenemos la dicha de saber vascuence y que reclamamos, igualmente, que en este respiro de libertades podamos, por ejemplo, volver a decir Fuenterrabía y no Ondabirria, Ondarribia o como sea en vascuence, y que Pasajes sea Pasajes y que etcétera sea etcétera.

Mi enhorabuena anticipada, pues, a don Francisco Javier López Álvarez por este triunfo de la libertad y de la democracia. Ay, lo que hubiera dado el señor López por llamarse, como su socio, Basagoiti, que es un apellido con la chapela puesta...

DE ONCE ASOCIACIONES CATALANAS
Declaración de apoyo a Arcadi Espada tras la avalancha de amenazas e insultos
Asociaciones catalanas de diferente signo han suscrito una declaración en apoyo de Arcadi Espada tras "la avalancha de amenazas de muerte, insultos y coacciones" que recibió después de su entrevista en Avui. "Un país donde no es posible expresar discrepancias es un país enfermo", sentencian.
Libertad Digital 29 Marzo 2009

En el comunicado, estas asociaciones consideran que "la avalancha de amenazas de muerte, insultos y coacciones que ha caído sobre el periodista Arcadi Espada tras ser entrevistado en el diario Avui refleja la delirante intransigencia a la que acaba conduciendo una larga pedagogía del odio". Y añaden: "las premisas irracionales y anti-ilustradas del nacionalismo han sido elevadas a verdades absolutas, a dogmas de fe cuya puesta en duda acarrea el inmediato castigo de la tribu".

Por ello, consideran que "el adoctrinamiento en la escuela, el sectarismo en los medios y la ocupación de la sociedad civil han configurado, en la práctica, una sociedad antidemocrática donde se secuestra la soberanía del individuo y se quedan en papel mojado derechos y libertades constitucionales".

En su opinión, "un país donde no es posible expresar en público discrepancias con una ley (o con el concepto dominante de nación) sin ser amenazado e insultado, es un país enfermo". "Apoyamos plenamente a Arcadi Espada y hacemos nuestra su causa. Somos ciudadanos libres y no nos van a amedrentar. Ejerceremos nuestras libertades guste o no guste al establishment nacionalista catalán", concluyen.

Éste es el listado de las asociaciones que han firmado el texto:
Asociación por la Tolerancia
Convivencia Cívica Catalana
Unificación Comunista de España (UCE)
Cadeca
Universitarios Liberales Demócratas (ULD)
Acción Cultural Miguel de Cervantes
Ágora Socialista
Asociación de Profesores por el Bilingüismo
Asociación Ciudadanos de Cataluña
Asociación por la Igualdad de las lenguas oficiales
Cives Iure
Fundación Concordia
Alternativa Ciudadana Progresista

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Blindaje nacionalista
Editorial ABC 29 Marzo 2009

EL nacionalismo excluyente tiene serios problemas para asumir las reglas de la democracia constitucional y los comportamientos propios de una sociedad abierta y plural. Así lo demuestra el espectáculo que ofrece el PNV desde la misma noche del recuento electoral, incluyendo amenazas, salidas de tono y ofertas sorprendentes con tal de conservar al menos alguna parcela de poder en el País Vasco.

Al fin, no le quede otro remedio a los nacionalistas que asumir la realidad del acuerdo entre PSE y PP, que anuncia una travesía del desierto para un partido cuyo objetivo ha sido actuar como una especie de «movimiento nacional» y crear un régimen monolítico. Como regalo de despedida, Ibarretxe impulsa una serie de medidas que demuestran una vez más esa falta de respeto hacia la democracia que ha caracterizado su mandato. Hoy informa ABC acerca de algunas decisiones recientes cuyo objetivo es el blindaje de los sectores afines al nacionalismo en el seno de las instituciones autonómicas, dejando así una herencia envenenada que Patxi López y su equipo no deberían asumir sin analizar con detalle y caso por caso.

El Ejecutivo vasco en funciones vulnera el ordenamiento jurídico porque actúa más allá del ámbito de sus competencias, que se limitan a la gestión ordinaria y a la garantía de un traspaso ordenado de poderes.

En cambio, el todavía lendakari y sus consejeros inyectan más dinero para los profesores y la enseñanza en vascuence, pretenden mantener determinadas formas de actuar en la Policía autonómica y -entre otras cosas- garantizan también los fondos de apoyo a los familiares de presos de ETA.

Son todas ellas cuestiones muy sensibles que, como es lógico, forman parte del acuerdo negociado entre socialistas y populares para terminar con treinta años de ocupación sistemática de las instituciones por un partido que pretende ser el único representante legítimo de los vascos.

Lejos de aprovechar la oportunidad para una imprescindible regeneración democrática, el PNV intenta ahora lanzar el mensaje de que volverá pronto a ejercer ese imaginario derecho natural que se atribuye a sí mismo para gobernar en «su» territorio. Tal vez debería mirarse en el espejo de CiU para descubrir que es muy duro abandonar los despachos oficiales, y que no existe una fórmula mágica para el regreso. En todo caso, la receta pasa por el trabajo diario y sincero en el marco de los principios democráticos, sin trampas, atajos o gestos autoritarios.

La tercera mano
IGNACIO CAMACHO ABC 29 Marzo 2009

HAY algo que desorienta en esa foto, la del acuerdo entre los constitucionalistas vascos: un detalle que chirría, que sorprende, que siembra la duda y deja la inquietante desazón de una nota desafinada en un concierto. En principio todo es normal, alegre y positivo en esa protocolaria imagen de un pacto recién cerrado: representantes de los dos grandes partidos españoles sellan con un apretón de manos su decisiva alianza contra el nacionalismo obligatorio. Una promesa de cambio, un soplo de esperanza, un aliento de libertad. Pero...

Pero la mano que une las de Iñaki Oyarzábal (PP) y Rodolfo Ares (PSE) en esa escenificación jubilosa es la de Jesús Eguiguren, el secretario general de los socialistas guipuzcoanos. El hombre que sonríe con gesto de convicción más alborozada es el insistente paladín de la negociación con ETA. El amigo de Otegui, el ingeniero de los precarios puentes de entendimiento con Batasuna, el interlocutor porfiado del diálogo con el brazo político del terrorismo. El ideólogo de la apertura al lado oscuro. El político que con mayor terquedad y menor disimulo -lo cual le honra- ha defendido la tesis de la construcción de una pista de aterrizaje para los violentos.

Eguiguren, el hombre que se reunía en los caseríos a preparar la mesa de negociación política con el entorno etarra, lleva años elaborando una praxis de acercamiento a los batasunos desde la presunción de que les une una cierta afinidad ideológica, un izquierdismo básico frente al ideario conservador de peneuvistas y peperos. Su imaginario político del post-terrorismo es el de un frente de izquierdas vascas opuesto a los partidos de la burguesía en el escenario de un Euskadi sin violencia. Y ahora vemos la mano que columpiaba el «proceso de paz» meciendo entre sonrisas la cuna de la recién nacida alianza constitucionalista.

Esa presencia tercerista del socialismo «transversal» es la mayor incógnita del pacto de investidura. O mejor dicho, de su alcance más allá del día en que Patxi López sea el nuevo lendakari. Al otro lado de esa fecha esencial, histórica, que ha de cerrar la Transición pendiente en la autonomía vasca hay un paisaje de desconfianza, una geografía de albures cuyo mapa completo acaso desconozcan los propios protagonistas de este acuerdo decisivo. El final de ETA, las relaciones con el nacionalismo sociológico, la normalización bilingüe, el papel del independentismo violento y radical... he ahí un territorio a medio explorar, una cartografía incierta que habrá de ser trazada en un marco de inevitables sospechas mutuas. Y en ese equilibrio de lealtades difíciles se balancea la incógnita primordial de esta aventura inédita, en la que las iniciales manos unidas no deberían esconder más intenciones que las que su amistoso estrechamiento proclama.

Invitados, intrusos e invasores
FERNANDO SAVATER El Correo 29 Marzo 2009

Produce una sensación curiosa escuchar las recomendaciones que le llueven a Patxi López sobre lo que debe hacer y evitar cuando, como parece probable, llegue a convertirse en lehendakari. «Nada de revanchismo», «no se trata de dar la vuelta a la tortilla», «hay que gobernar para todos», «no puede hacerse antinacionalismo», etcétera. Me recuerdan lo que le oí a un amigo nacionalista una noche de copas allá por mayo de 2001, cuando algunos esperaban una victoria constitucionalista: «Con tal de que no nos hagais la mitad de lo que os hemos hecho a vosotros...». En efecto, parece que se trata de prevenir una actitud de quienes vayan a mandar mañana desde el constitucionalismo semejante a la que el nacionalismo ha tenido hasta ahora -sobre todo últimamente- en el gobierno. Nadie se atreve a decir '¡que siga respetándose el pluralismo de la sociedad como hasta ahora!', porque nadie cree realmente que se respetara. Muchos recuerdan hoy lo indudable, que hay muchos nacionalistas en Euskadi, aunque ayer se olvidaron de recordarles a los que mandaban la gran cantidad de no nacionalistas que no menos irrefutablemente existen. O sea, una variante de la concepción dogmática según la expresó Montalambert: «Cuando somos mayoría os imponemos la verdad según nuestros principios, cuando estamos en minoría exigimos tolerancia y libertad en nombre de los vuestros».

En cualquier caso, estas recomendaciones no tienen razón de ser. La Constitución española y el Estatuto vasco de autonomía que se apoya en ella no son elementos frentistas y sectarios, sino el único instrumento instituido para acabar con frentismos y sectarismos. Lo cual no quiere decir que en su interpretación o aplicación sólo quepa la unanimidad: admiten la polémica, el pluralismo y no excluyen su futura modificación, pero brindan el cauce para que estas discrepancias no acaben en violencia civil. No hay pues temor a que se dé 'la vuelta a la tortilla': desde el constitucionalismo no se puede imponer el castellano como única lengua vehicular de la enseñanza para todos, lo quieran o no; no se puede decir que los nacionalistas o independentistas no 'son de aquí', 'no son verdaderos vascos (o españoles, que tanto vale una convención como la otra)'; ni se puede exigir ningún certificado de adhesión al régimen para ocupar puestos en los medios públicos de comunicación o para conceder en ellos atención a intelectuales, artistas, músicos, etcétera. Tampoco se puede prohibir ninguna idea política salvo el apoyo de la mala idea, es decir, el apoyo o justificación de la violencia como vía de intimidación de los adversarios.

De modo que tranquilos, porque si hay cambio en el gobierno vasco no peligran las libertades, salvo la de quienes pretenden emplear la suya para amedrentar a los demás o ensalzar a los matones; no se prohibirá ningún proyecto político, aunque desde luego tampoco ninguno se convertirá en 'derecho irrenunciable' como si los demás fuesen usurpadores; no se llamará 'normalización' política o lingüística a lo que coincide con el ideario de unos, sino a que todos puedan optar libremente por lo que crean que más les conviene, dentro del respeto a la legalidad... y mientras ésta no se cambie; aún menos se considerará 'libertad de expresión' a la apología o justificación de la violencia por culpa del llamado 'conflicto vasco', porque sería burlarse o agredir a quienes prefieren sin equívocos el parlamentarismo a la guerra civil disimulada; tampoco se negarán las demarcaciones de nuestra comunidad ni nuestra pertenencia hoy por hoy a un Estado de Derecho al que nos unen tantos lazos históricos, culturales, comerciales, etcétera, que resulta risible negarlos.

Entonces... ¿qué es lo que debe rectificarse? Pues vamos a decirlo en pocas palabras. En el País Vasco, desde el comienzo de la democracia, la España constitucional no ha tenido una auténtica oportunidad de ser conocida y vivida por los ciudadanos. Siempre hemos estado gobernados por autoridades nacionalistas que la aceptaban a regañadientes, pero dejando claro que la consideraban un mal necesario y un simple escalón hacia algo que debía emanciparnos de ella... gustara o no a los demás. Y esos demás, que nos sabemos vascos y españoles sin ningún especial complejo de vergüenza ni de orgullo, éramos considerados como forasteros en nuestra propia tierra.

Los nacionalistas más amables nos consideraban una especie de invitados (los alemanes en Mallorca, ya saben), que debíamos portarnos discretamente y sin llamar la atención porque estamos en casa ajena; otros más arriscados nos trataban como intrusos y no perdían ocasión de reprocharnos nuestro descaro por atrevernos a ser lo que somos; y por último los más fanáticos e intransigentes nos consideraban pura y llanamente invasores, que deben ser combatidos por las armas, eliminados sin contemplaciones, sometidos hasta nuestra conversión... o expulsados a las tinieblas exteriores. Pues bien, eso es lo único que debe realmente cambiar ahora: que en Euskadi ningún ciudadano sea tratado como invasor, ni como intruso ni siquiera como invitado, sino como igual a todos los demás en sus derechos y sobre todo en sus proyectos pacíficos de futuro común.

Todo esto es perfectamente posible sin la mínima apariencia de 'revanchismo', salvo que algunos llamen así a la pérdida de unos mecanismos autoritarios que coaccionaban a otros sobre un marco terrible impuesto por los violentos. Ojalá que el nuevo gobierno, lo presida quien lo presida y cualesquiera que sean los apoyos políticos con los que cuente, sea capaz de llevarlo a cabo.

Otra vuelta a la tortilla de las lenguas
Galicia y Euskadi ponen sus modelos en cuestión mientras Baleares y Cataluña quieren reforzar el catalán
PABLO XIMÉNEZ DE SANDOVAL - Madrid El País 29 Marzo 2009

Se acabaron las manifestaciones en defensa del castellano en Galicia. ¿Vuelven las manifestaciones por el gallego? Aún no se sabe, pero el polémico modelo educativo que aprobó el Gobierno de socialistas y nacionalistas lo han enterrado las urnas. No es el único lugar donde se preparan cambios. De las cinco comunidades bilingües de España, cuatro están inmersas en debates, o en procesos legales concretos, para diseñar políticamente qué lengua hablan sus ciudadanos.

- Baleares. Un nuevo decreto exige el conocimiento básico del catalán a todos los que aspiran a las 4.000 plazas convocadas en el sector sanitario. Ya ha habido una manifestación y se prepara otra. Como en Galicia, el PP, que aprobó las leyes marco sobre la lengua, critica su desarrollo por parte del Gobierno de izquierdas. Por otro lado, el Consejo Asesor de la Lengua Catalana trabaja en 1.000 propuestas para impulsar el catalán. Se trata de un "plan ideal de máximos", según la directora de Normalización Lingüística, Margalida Tous. Pero algunas de esas ideas ya han sembrado la polémica. Por ejemplo: que las asociaciones culturales que reciban subvenciones usen el catalán. Se comienza a debatir el 1 de abril.

- Cataluña. La primera Ley de Educación promovida por el consejero de Educación, Ernest Maragall (PSC), quiere blindar definitivamente el sistema educativo íntegramente en catalán con el castellano como asignatura. De las 5.250 horas lectivas que tiene la primaria, el castellano ocupa 420. CiU desde la oposición está dispuesta a apoyarla. Pese a que el Ministerio de Educación ha instado a que se den al menos tres horas de castellano a la semana, muchos centros dan sólo dos. La ley pretende reforzar esa situación. El proyecto está en el Parlamento, a la espera de discutirse las enmiendas. CiU quiere que las cosas se mantengan como están, pero está abierto a cambios negociados con el tripartito. La ley se aprobará previsiblemente en mayo.

- Galicia. El modelo educativo diseñado por PSOE y BNG y aprobado en un decreto en 2007 sólo ha durado dos años. Inspirado en la ley balear (del PP), establecía un mínimo del 50% de asignaturas en gallego. El PP se descolgó del acuerdo e hizo de este tema bandera electoral. Alberto Núñez Feijóo, que será elegido presidente en abril, no ha hecho ninguna propuesta concreta. Su única promesa es derogar el decreto de 2007. Durante la campaña, asumió el discurso de que los padres deben elegir el idioma en el que estudian sus hijos. Ahora, empieza a matizar su posición y habla de "tener en cuenta" la opinión de los padres.

- País Vasco. La Consejería de Educación vasca lleva 14 años en manos de Eusko Alkartasuna. En los últimos dos años, se intentó cambiar el modelo de aulas separadas (en castellano, en euskera o bilingües) y se aprobó por decreto y sin consenso que el euskera fuera la lengua principal. No lo apoyaron ni los socios del Gobierno vasco. Por primera vez, el modelo se puso en cuestión, con manifestaciones de algunos padres. Ahora, el PSE, que acaba de pactar con el PP para hacerse con el Gobierno, se propone cambiar esos decretos (que no se han llegado a poner en marcha) para establecer de nuevo dos idiomas para la enseñanza. Después, su plan es un modelo trilingüe (castellano-euskera-inglés), aunque lo probará en algunos colegios antes de hacerlo definitivo. La realidad actual es que sólo los alumnos que estudian íntegramente en euskera consiguen el nivel exigido en la Ley de Normalización que aprobaron todos los partidos en 1982.

- Comunidad Valenciana. La política lingüística está fosilizada desde 1995, cuando el PP ganó la Generalitat. Pero nunca han cesado las reivindicaciones para que se garantice, por ejemplo, que se pueda estudiar toda la enseñanza obligatoria en valenciano.
Galicia

- La ley se aprobó por unanimidad en 1983, con el PP, pero el decreto para la educación, de 2007, sólo fue apoyado por PSOE y BNG.

- En los colegios se establece un mínimo del 50% de asignaturas en gallego, entre ellas las más importantes como matemáticas, naturales, sociales y geografía e historia. En Bachillerato, la docencia es en ambos idiomas.

- En la universidad, el gallego es el idioma administrativo oficial. En las aulas hay libertad de cátedra, pero algunos estudios cifran la presencia del gallego en un 20%. Varias licenciaturas lo excluyen totalmente.

- En la televisión, TVG emite sólo en gallego.

- El nuevo presidente, del PP, ha prometido anular este modelo. Toma posesión en abril.
País Vasco

- La ley actual se aprobó en 1982 con apoyo de PNV, PSE y AP. Educación ha aprobado decretos en el último año para reforzar el euskera.

- En los colegios hay tres modelos, uno en castellano con el euskera como asignatura (D), uno bilingüe (B) y otro en euskera con el castellano como asignatura (A). La opción en castellano es la minoritaria.

- En la universidad, la oferta en euskera cubre el 79% de las asignaturas obligatorias de primero y el 57% en segundo.

- En la televisión hay un canal íntegro en euskera y otro íntegro en castellano.

- El PSE, que presidirá el nuevo Gobierno, anulará los últimos decretos de Educación. Los socialistas piensan en un modelo trilingüe, en castellano, euskera e inglés.
Islas Baleares

- La ley de normalización es de 1986, propuesta por el PP y aprobada por unanimidad.

- En los colegios es obligatorio un mínimo del 50% en catalán, que se potencia como lengua vehicular, aunque no se obliga. Quienes tienen dificultades reciben clases de ayuda. En las guarderías se promueve un programa en inglés, catalán y castellano.

- En la universidad, la mayoría de las clases son en catalán.

- En la televisión, IB3 y TV Mallorca emiten casi todo en catalán. La TDT la adjudicó el PP con la condición de emitir el 50% en catalán.

- El proyecto es reforzar la presencia del catalán. Para ello, el Consejo Asesor de la Lengua está elaborando una serie de propuestas que se debatirán en abril.
Cataluña

- La ley actual se aprobó en 1997 con los votos de CiU, PSC e ICV.

- En los colegios, el catalán es la lengua vehicular, con el castellano como asignatura. Algunos centros dan tres horas de castellano a la semana y otros, dos. Los padres pueden elegir el castellano hasta los ocho años (el niño está en la misma clase que los demás y el profesor le habla y le da material en castellano).

- En la universidad, Las carreras se cursan en catalán, aunque se usa el castellano.

- En la televisión, la programación es íntegra en catalán en TV3 y Canal 33.

- La ley de Educación está en tramitación actualmente para aprobarse en mayo. Entre sus objetivos está reducir la opción de cursar castellano a un año, en infantil o en primaria.
C. Valenciana

- La ley actual se aprobó en 1983 con los votos de PSOE y PC y la abstención de Alianza Popular.

- En los colegios públicos se puede elegir estudiar en valenciano o en castellano. La oferta es amplia en la enseñanza primaria (744 de 900 colegios ofrecen valenciano) pero menor en la secundaria (295 de los 358 centros), lo que impide a unos 100.000 alumnos continuar la enseñanza en la misma lengua.

- En la universidad, de las cinco que hay, cuatro ofrecen clases en valenciano. La que más es la Jaume I de Castellón: un 24% de los créditos.

- En la televisión, Canal 9 emite un 50% en valenciano, aunque es minoritario en máxima audiencia. Punt 2 es íntegra en valenciano.

- No se prevén cambios en materia lingüística.

Con información de Andreu Manresa, Sebastián Tobarra, Joaquín Ferrandis, Eduardo Azumendi y Daniel Salgado.

POLÍTICA LINGÜÍSTICA | También a asociaciones de vecinos
400.000 euros para 'normalizar' al catalán comercios, revistas y webs
ELMUNDO.ES 29 Marzo 2009

La vicepresidenta y consellera de Cultura y Patrimonio del Consell de Mallorca, Joana Lluïsa Mascaró, ha anunciado que la Dirección Insular de Política Lingüística destinará un total de 400.000 euros a las tres líneas de subvenciones del Departamento para fomentar el uso de la lengua catalana en el ámbito de las empresas privadas, de los ayuntamientos y de las entidades sin finalidad lucrativa.

De esta manera, Mascaró ha explicado en rueda de prensa para los medios, que las tres líneas de subvenciones de la Dirección Insular de Política Lingüística van destinadas a empresas, asociaciones de vecinos y federaciones de vecinos, revistas en catalán y almanaques de entidades asociativas o organizativas sin ánimo de lucro y a proyectos de dinamización lingüística en los municipios. El Departamento de Cultura y Patrimonio, a través de la Dirección Insular de Política Lingüística, comenzó hace unos años una línea de subvenciones destinada a ayudar al sector empresarial con el objetivo de contribuir a la normalización lingüística del catalán en las empresas, especialmente tras la entrada en vigor de la Ley 11/2001, de 15 de junio, de ordenación de la actividad comercial en Baleares.

En esta ley, se concreta más la normativa que hace referencia a los usos lingüísticos en el mundo del comercio. Así, el artículo 8 hace referencia expresa a la necesidad de que los establecimientos abiertos al público tengan la señalización y la documentación de oferta de servicio como mínimo en catalán, y que las administraciones promuevan el uso progresivo de la lengua catalana en las actividades comerciales. Este año, como novedad, se han incorporado los almanaques, debido al arraigo que tienen este tipo de publicaciones entre la población, sobre todo en la Part Forana.

Así, durante el ejercicio presupuestario de 2009 el Consell destinará un total de 275.000 euros a las subvenciones para la normalización lingüística en empresas, de los cuales 30.000 euros corresponden a las revistas, 3.000 a los almanaques y 242.000 a los conceptos de etiquetado, material impreso, cartas de restaurante, páginas web y portales de Internet. Se pueden acoger a esta convocatoria de subvenciones las solicitudes para actividades realizadas hasta el 31 de octubre de 2009, siempre que ya no hayan sido objeto de subvención por parte del Consell de Mallorca durante este periodo, referidas a la normalización lingüística en las empresas, para el fomento de la edición de almanaques o pronósticos en lengua catalana y el etiquetado en catalán.

Finalmente, los plazos para presentar las solicitudes será hasta el próximo día 14 de mayo para revistas y almanaques y el 8 de septiembre para etiquetado, material impreso, cartas de restaurante, páginas web y portales de Internet.
Subvenciones para ayuntamientos

Por lo que se refiere a la convocatoria de subvenciones de 2009 para los Ayuntamientos para proyectos de dinamización lingüística en el municipio, el Consell de Mallorca pretende impulsar una política lingüística propia en colaboración con entidades públicas. Se trata, en este caso, de contribuir a fomentar e impulsar la realización de proyectos de dinamización lingüística en los municipios. De este modo, se consigue impulsar la normalización lingüística dentro del ámbito de competencia de los ayuntamientos y hacerla extensiva al resto de la población civil mediante campañas que fomenten el uso de la lengua catalana en las actividades cotidianas.

De esta manera, el Consell de Mallorca destinará un total de 90.000 euros, de los cuales 55.000 corresponden a la modalidad A (ayuntamientos de más de 10.000 habitantes) y 35.000 a la modalidad B (ayuntamientos de menos de 10.000 habitantes). Así, se pueden acoger a esta convocatoria de subvenciones los ayuntamientos que tengan el objetivo de llevar a cabo, hasta el próximo día 31 de octubre de 2009, un proyecto nuevo y específico de dinamización lingüística en el municipio diseñado exclusivamente para presentarse a esta convocatoria o que sea una ampliación de un proyecto anual de dinamización ya previsto. El plazo para presentar solicitudes acaba el día 22 de abril.

Recortes de Prensa   Página Inicial