AGLI

Recortes de Prensa    Martes 14 Abril 2009

 

¿Fe en Rubalcaba?
EDITORIAL Libertad Digital 14 Abril 2009

El 11-M, mal que le pese a unos y otros, ha marcado un antes y un después en la historia reciente de España. La mayor masacre terrorista que jamás haya tenido lugar en nuestro suelo logró volcar unos resultados electorales que cambiaron el signo del Gobierno de la nación. Y lo que es peor, la investigación del crimen ha dejado más dudas que certezas, abriendo en millones de españoles, y especialmente en las víctimas, la sombra de una terrible sospecha.

Acabamos de saber que la Policía dejó marchar a uno de los supuestos autores materiales del 11-M, Daoud Ouhnane, contra el que acumularon una serie de pruebas, cuando menos, endebles: una huella fragmentaria que dio al menos un falso positivo, una libreta que no se encontró en Leganés y unos restos de ADN en Morata de Tajuña que no se correspondían con él. Pero, pese a todo, era alguien en busca y captura por los atentados, y la Policía no lo detuvo pese a tenerlo localizado los días 20 y 22 de junio de 2004.

¿Por qué? No lo sabemos. Opiniones habrá para todos los gustos. Se podrá pensar que no había interés en detenerlo, no fuera a desmontar al menos una parte de ese castillo de naipes llamado versión oficial. Que una parte de la Policía se lo inventó como culpable sabiendo que no lo era, lo que explicaría que no se informara de la presencia de Ouhane en un piso de islamistas a los jueces encargados del 11-M para que pudieran, al menos, interrogar a quienes tuvieron relación con él. O, en la más benévola de las suposiciones, que no detenerlo y no informar sobre él más tarde sean simplemente fruto de una negligencia que debería tener consecuencias de algún tipo para los responsables.

Que los atentados del 11-M fueron aprovechados por el PSOE para alcanzar el poder no cabe duda alguna. Las algaradas callejeras delante de las sedes del PP, los llamamientos de los medios afines a sumarse, las noticias inventadas sobre terroristas suicidas... De todas esas imágenes, hay una que sigue presente desde entonces, especialmente porque su autor ha sido colocado al frente de las fuerzas del orden por el mayor beneficiado político de la masacre: "España no se merece un Gobierno que mienta".

Como todos sabemos, jamás Rubalcaba ha pronunciado frase alguna que no fuera acorde con la realidad. Ni siquiera cuando dedicaba la mayor parte de sus esfuerzos a negar la responsabilidad de los gobiernos de Felipe González en los GAL. De modo que su afirmación de que no se le detuvo porque "no se le reconoció" merece, cuando menos, cierta incredulidad, cuando no abierto desdén.

Hay un viejo dicho, dictado por el sentido común, que afirma que no se debe asignar a la maldad lo que puede explicarse como simple estupidez. El problema a estas alturas es que las estupideces han alcanzado un volumen tal que hay que hacer un verdadero acto de fe para no desconfiar de todo y de todos. Y lo último que puede ofrecerse a los ciudadanos ante un crimen tan grave y de tan amplias consecuencias para nuestras libertades y nuestra democracia son respuestas que dependan exclusivamente de nuestra confianza en las fuerzas del orden y en la Justicia. Porque si se tensa esa fe hasta el punto de romperla, las consecuencias pueden ser gravísimas.

Socialismo
La estafa sentimental
Cristina Losada Libertad Digital 14 Abril 2009

Pocos creen que el Gobierno sea capaz de hacer algo por sacar a España de la crisis, pero no hay duda de que hará lo imposible por salir de la suya. Por reparar la quiebra de confianza en su gestión y remontar la recesión que experimenta su caudal de votos. La reunionitis de Pascua, que ha dado escenas dignas de los hermanos Marx en varios camarotes, se encuadra en ese plan de recuperación. Pero además tenemos como extra, en este cine de barrio, la campaña de las europeas.

Esas elecciones son muy importantes por una razón que exponía con capacidad de síntesis Leire Pajín, secretaria de Organización del partido del Gobierno. Se trata, dijo, de elegir entre la política de Aznar y las políticas (sic) de Zapatero y Obama. El ahora ministro José Blanco se abstuvo de pronunciarse sobre las elecciones norteamericanas para no interferir en la voluntad de los votantes. Pero Pajín no conoce límites y asegura que en junio podremos, al fin, votar por Barack. Algunos no desperdiciarán la ocasión para votar en contra. Siempre hay gente mala. No sabe el inquilino de la Casa Blanca cuán cara le puede salir la palmadita que le dio a Zapatero en Praga. Estaría temblando por si el PSOE pierde.

Los socialistas de cierto rango como Pajín ya no cuelgan posters del Che Guevara. Eso queda para las Juventudes. Ella adorna su blog con un cartel de Zapatero y Obama que dice: "Juntos para luchar contra las desigualdades". Hemos pasado de afrentar la bandera de Estados Unidos y denigrar a su presidente a ser devotos del ocupante del Despacho Oval. Quizás piensa la progresía que es tan antiamericano como ella. El antiamericanismo es la tapadera del anticapitalismo, pero nuestros socialistas se cuidan de llamar al monstruo por su nombre. No achacan la crisis al capitalismo, sino a los malos sentimientos.

Unos culpan a la codicia y otros a la avaricia, y Pajín flagela a los egoístas que "han campado a sus anchas" en el sistema financiero "conservador y neoliberal". No ha debido de oír hablar de las hipotecas ninja y puede que tampoco de Fannie Mae y Freddie Mac. Son temas para mayores. Todo lo que necesita saber la adolescencia está contenido en listas de pecados capitales y malvados de cómic.

El socialismo ha hecho un largo tránsito desde la ideología dura al sentimentalismo blando. A falta de modelo económico alternativo, dispone de la materia de la que se hacen los sermones. Uno se pregunta qué hizo el Gobierno Zapatero contra esos egoístas que pululaban por el sistema financiero. ¿O no los había en España? De los socialistas ya sabemos que viven como eremitas y no codician nada.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

La sátira
Nuestro aniversario, Zapatero
Fray Josepho Libertad Digital 14 Abril 2009

Se acaba de cumplir el quinto aniversario de la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, y yo debuté también como colaborador de Libertad Digital ese mismo día, o tal vez uno o dos más tarde. Por tanto, permítanme que hoy, además de usar a Zapatero como tema poético, excepcionalmente, me use a mí mismo.

Tú cumples cinco años –no muchos más, espero–
desde tu investidura, Rodríguez Zapatero.
Yo llevo cinco años –exactamente igual–
en este belicoso periódico virtual.

Tú estás porque los votos te dieron la victoria...
y por el 11-M, de trágica memoria.
Yo estoy, atentamente, siguiéndote detrás,
y casi se diría que estoy porque tú estás.

Tú, desde la Moncloa, sonríes y divagas,
y España se va hundiendo mientras que tú la cagas.
Yo río con mis versos, de forma ocasional,
y aunque me salgan malos, a España le da igual.

Tú mandas, maniobras, manejas, manipulas,
y para sumar votos, intrigas y calculas.
Yo mando en mis estrofas, maniobro con la rima,
y con un par de elogios, me sube la autoestima.

Tú cambias los ministros (ya llevas otra tanda)
para cuidar tu imagen y hacerte propaganda.
Yo cambio de objetivos: si a ti te toca hoy,
mañana es muy probable que escriba de Rajoy.

Tú eres mentiroso, falsario y embustero,
pero, eso sí, te llamas Rodríguez Zapatero.
Yo digo lo que pienso: la actualidad me inspira,
y el nombre, fray Josepho, es mi única mentira.

Tú tienes asesores que pasan de seiscientos,
con sus seiscientas nóminas y con sus complementos.
Yo escribo en mi portátil, consulto el diccionario,
y entre semana curro por mísero salario.

Tú tienes cada día –supongo que lo notas–
riéndote las gracias, doscientos mil pelotas.
Y yo, en mi casa, solo –las cosas son así–
me paso muchas horas riéndome de ti.

Réplica a Savater
La izquierda y el "proceso de Bolonia"
Álvaro Vermoet Hidalgo Libertad Digital 14 Abril 2009

La mayoría de los españoles tiene claras algunas ideas sobre nuestro sistema educativo. Que no funciona, que nos sale carísimo y que en un tercio de España tiene como objetivo fundamental cambiar la lengua materna de los niños. Sin embargo, son muchas las dudas que suscita el llamado "Proceso de Bolonia" y resulta especialmente interesante cómo se está atacando y defendiendo a la vez desde la izquierda.

Partamos de lo esencial: la declaración de Bolonia la impulsan los rectores de las principales universidades europeas y tiene como objetivo facilitar la movilidad de los estudiantes y la acreditación de las titulaciones. Para ello, se opta por copiar el esquema anglosajón de enseñanza superior (un grado generalista y un posgrado de especialización) y reconocer mutuamente la carga de trabajo y las competencias que implica cada titulación. Luego vinieron otros elementos accesorios, como la demagogia pedagogista (clase magistral no, trabajos en grupos sí) o la posibilidad de que algunos posgrados se diseñen en colaboración con los sectores económicos en cuestión, que a cambio los financiarían.

Es precisamente esto último lo que más parece haber suscitado la violenta reacción de los antisistema contra nuestros rectores (que si se privatiza la universidad, que si se mercantilizan los estudios, que si desaparecen las becas...). Rectores a su vez criticados por intelectuales de la izquierda como Fernando Savater y otros en un reciente artículo que expresa, en definitiva, su temor a un menor protagonismo de las Humanidades, en parte por Bolonia y en parte por la aplicación que se haga de Bolonia en nuestra universidad. Cuestión esta que difícilmente sabremos si llega a producirse pues, por si acaso, el Gobierno de Zapatero ha preferido renunciar a un Catálogo Nacional de Titulaciones, dejar a las universidades que hagan lo que quieran y, encima, darles el Ministerio de Educación para que puedan implantar la reforma a su gusto y sin control.

La universidad no debe ser un coto reservado a la izquierda y, por eso mismo, haría mal el Partido Popular en no querer saber nada de todo este asunto de Bolonia. Y, sin embargo, lo más llamativo que ha dicho hasta ahora el PP, en boca del diputado marianista José Luis Ayllón, es que ellos "entienden" a los estudiantes que protestan (es decir, a esos simpáticos anti Bolonia de estética batasunizada que tienen secuestrada la universidad). No seré yo quien diga que hay que apoyar a los rectores, principales responsables del inmovilismo, la endogamia y el corporativismo que tienen paralizada nuestra universidad, pero de ahí a decir que el PP está con los anti Bolonia hay un paso.

El problema de partida que tiene la universidad española es el bajísimo nivel con el que entran los estudiantes. Y el problema de llegada es el bajísimo nivel con el que salen. Ello explica que España haya optado por un grado de cuatro años, en vez de tres, en el cual el primero de los cursos sea común entre ramas de conocimiento, es decir, que lo que vamos a hacer es dedicar un curso universitario a intentar dar la formación que debía haberse adquirido en el bachillerato. Por tanto, el problema del "fracaso escolar", de los resultados de PISA en España y de tener un mini-Bachillerato de un curso y medio dedicado a preparar la selectividad, lo estamos arrastrando a la universidad y, en un contexto de competitividad europea, partimos con una desventaja significativa.

Pero además del nivel de los alumnos, tenemos el eterno problema de la endogamia universitaria, que no por muchas veces repetido deja de ser un problema. Pese a los intentos de flexibilizar la universidad y de incentivar la movilidad del profesorado que recogía la Ley de Universidades de Pilar del Castillo, excelente ministra de Educación, la realidad es que los catedráticos, profesores y doctores siguen estudiando, investigando y enseñando en el mismo departamento de la misma universidad. Es decir, que hoy en día es inconcebible que obtenga una plaza como profesor universitario un candidato que no sea el del propio departamento, no digamos por ejemplo algún ingeniero o emprendedor indio que en Harvard cobraría un dineral y que aquí, entre no saber catalán y no haber trabajado gratis para el catedrático, no tendría nada que hacer.

Ese corporativismo, que a su vez impide avanzar en investigación y en la flexibilización de la financiación universitaria, es lo que representan rectores como el ahora ministro, Ángel Gabilondo, que están dispuestos a cambiar la estructura de las enseñanzas universitarias pero nunca la corrupta estructura de la propia universidad. Los rectores que tienen acampados en sus universidades a estos "anti Bolonia" son los mismos que dieron alas a esa demagogia de "no a la privatización de la Universidad" cuando se trataba de protestar contra la Ley de Universidades de Pilar del Castillo, que tenía de privatizadora lo mismo que el "proceso de Bolonia".

Lo mínimo que tendría que hacer la oposición es aprovechar esta escalada de críticas de la izquierda a la izquierda, algunas con sentido, otras pura demagogia y otras que no son sino intentos de mantener poder y presupuesto, para plantear qué modelo universitario defiende para nuestro país. Nuestro problema no es Bolonia, sino la universidad que tenemos ahora y que parece empeñada en desaprovechar Bolonia para modernizarse. Lo único significativo que nos va a dejar la gestión que está haciendo Zapatero de Bolonia es que nuestro país vaya ser el único que para crear un Espacio Europeo de Educación Superior haya renunciado a tener un modelo universitario nacional que pueda competir en el marco europeo.

La falta de adecuación de nuestra universidad, no ya al mercado, ni a Europa, sino a los mínimos de formación e investigación que le son exigibles a cambio del dinero que nos cuesta, es un problema "estructural". En primer lugar, no tiene ningún sentido, sino para incentivar el localismo y la falta de movilidad, tener universidades de referencia, mantener decenas de universidades de provincia cuyos resultados y cuya oferta son en algunos casos cuestionables y tener universitarios que apenas dominan el inglés. El modelo de universidad que defendemos los liberales tiene que pasar por la reforma de la financiación, la reforma del sistema de selección del profesorado y la reforma del sistema de gestión, de tal modo que tengamos un Espacio Universitario basado en la movilidad, la competitividad y la excelencia.

Si imitamos a la universidad americana en la estructura de grado y posgrado, lo cual parece razonable (también para los estudios de Derecho pues, frente a lo que dice Savater, una cosa es enseñar la ciencia jurídica y otra estudiarse las leyes de un Estado), ¿por qué no copiar el modelo de universidad que ha generado esa estructura? Algo falla cuando nuestros estudiantes optan en su mayoría por la universidad que tienen más cerca y cuando nuestros catedráticos han sido antes profesores y alumnos de la misma facultad.

La verdadera reforma consistiría en que las universidades se especializaran y tuvieran perfiles distintos, pudieran elegir a profesores mediante concursos internacionales, su financiación se condicionara a sus resultados académicos e investigativos y esos resultados fueran por todos conocidos a la hora de elegir centro de estudios. La reforma será tal cuando sea excepcional que un estudiante vaya a la universidad que tenga más cerca o que llegue a ser catedrático de la misma Universidad en que ha cursado sus estudios, dentro o fuera de España.

En fin, harían bien los actuales dirigentes del PP en dejar de decir tonterías como que apoyan a los "anti Bolonia" y aprovechar para, mientras rectores, radicales antisistema y profesores como Savater se pelean entre sí, proponer la reforma verdaderamente liberal que necesita la universidad española para modernizarse y poder competir en, ahora sí, un auténtico Espacio Europeo de Educación Superior.

Álvaro Vermoet Hidalgo es presidente de la Unión Democrática de Estudiantes, miembro del Claustro de la Universidad Autónoma de Madrid, consejero del Consejo Escolar del Estado y autor del blog Cien Mil Objeciones.

Una alternativa para Andalucía
Editorial La Razón 14 Abril 2009

La precipitada salida de Chaves aproxima la alternancia política a esa comunidad

La crisis de Gobierno ha situado a Andalucía, la comunidad autónoma más poblada, con casi nueve millones de habitantes, en una encrucijada inesperada. El que fuera candidato a la Presidencia de la Junta hace poco más de un año ha tomado un billete tan sólo de ida hacia Madrid y ha abandonado el Gobierno que lideraba desde hace 19 años apenas comenzado el último mandato que recibió de los andaluces. Manuel Chaves deja Andalucía sumida en una de las más graves crisis de su historia y en el furgón de cola de la ya de por sí maltrecha economía española. Su adiós es el final de una etapa histórica para la comunidad no ya sólo por una personalidad que ha dominado con poder casi absoluto la región durante una etapa tan prolongada, sino porque buena parte de su núcleo duro vuela también hacia la capital de España.

En efecto, le acompaña en su traslado a la Corte el portavoz del Gobierno andaluz, Enrique Cervera; el viceconsejero de Presidencia, José Antonio Cortecero, además del director del Gabinete de Presidencia, José Manuel Cervera Grajera, que es ya el director del Gabinete del nuevo vicepresidente tercero del Gobierno Zapatero. Y, por supuesto, se da también por segura la marcha del tejedor del PSOE andaluz, Gaspar Zarrías, que ha dominado el partido con eficacia y a su peculiar modo. Con esta nutrida salida se abren interrogantes en la gestión del hegemónico poder del socialismo andaluz, principal sostén y articulador del socialismo español por su notable aportación e influencia en el grupo parlamentario del Congreso.

El encargado de despejar todas esas incógnitas será José Antonio Griñán, actual consejero de Economía y viejo felipista, que fue nombrado oficialmente ayer por el Comité Director del PSOE andaluz candidato a la Presidencia de la Junta. No lo tendrá fácil tanto para dominar el partido y la alargada sombra de Chaves como para encauzar el rumbo perdido de una región económica y socialmente a la baja desde hace tiempo. También puede parecer extraño que el responsable político del deterioro económico sea el encargado de tomar las riendas de una comunidad que enfila hacia el millón de parados (actualmente tiene 850.000) y el 27% de desempleo mientras la media europea es del 7,2%. Aunque es evidente que Griñán dispone de tres años para consolidar su liderazgo, en el ánimo de los andaluces reina la sensación de que la remodelación de Zapatero y Chaves ha sacrificado sus intereses en beneficio del partido y sin demasiados miramientos a los compromisos adquiridos en las últimas elecciones autonómicas. Sea como fuere, lo cierto es que la delicada situación de Andalucía requiere un proyecto sólido y generador de confianza. Si Griñán es capaz de pilotarlo, el tiempo lo dirá, pero antes de nada deberá desmentir que sea un presidente interino y provisional, a la espera de que tome las riendas la candidata deseada por Zapatero, María del Mar Moreno, actual secretaria de Política Autonómica del PSOE.

En esta coyuntura, el PP tiene la oportunidad y la responsabilidad de consolidar ese vuelco histórico que las encuestas comienzan a presagiar. Javier Arenas y su equipo han realizado una buena labor de oposición, pero ahora toca dar varios pasos hacia delante para que una mayoría social apueste por el cambio histórico que esa comunidad necesita con urgencia tras décadas de estancamiento. La alternancia es un valor fundamental en democracia y los populares disponen de tres años para demostrar, con más dedicación y con un equipo renovado, que otro proyecto político no sólo es posible, sino imprescindible.

¿Se está desatando en España una potente ola conservadora?
Francisco Rubiales Periodista Digital 14 Abril 2009

La indignación de la sociedad ante los abusos y errores cometidos por los gestores políticos de la Caja de Castilla La Mancha (CCM), que han obligado a la intervención del Banco de España, y las marchas por la vida que inundaron las principales capitales de España en la jornada del 29 de marzo son pruebas evidentes de que existe una "reacción" defensiva de la sociedad española frente a los abusos del poder y los ataques "progres" a viejos valores y costumbres muy arraigados en la sociedad española.

La cobarde incapacidad de la oposición política, igualmente implicada en casos de corrupción y abuso e incapaz de ofrecer una alternativa limpia y creíble a los desmanes e incapacidades de la "progresía", también empuja y anima la reacción vital de la sociedad civil española contra la ineptitud de los políticos, la corrupción y el retroceso general.

Los falsos "progres" están jugando con fuego porque sus abusos tal vez estén ya generando en España una poderosa reacción conservadora que amenaza con barrerlos. El mejor ejemplo de lo que está ocurriendo está en el aborto. Regulado por la ley, estaba asumido por la sociedad, pero al intentar liberalizarlo todavía más, la sociedad reacciona cuestionándolo y defendiendo el derecho a la vida frente a la cultura "del lado oscuro". Sorprendidos, los líderes progres dicen ahora que el aborto fue debatido y asumido hace más de dos décadas, sin comprender que sus abusos han llevado a los ciudadanos a cuestionar aquellas medidas del pasado.

Lo mismo está ocurriendo con la política, donde los abusos del poder están llevando a la ciudadanía a replantearse el "sistema" y a descubrir que le quieren engañar haciendoles pasar por "democracia" lo que es una vulgar oligocracia de partidos demasiados poderosos y llenos de autócratas profesionales apalancados en el poder y los privilegios.

Algo similar está ocurriendo con los valores y principios. Frente a una política permisiva en exceso, vacía y decidida a demoler lo viejo sin sustituirlo por nada nuevo, la gente está reaccionado a favor de los antiguos valores perdidos y sintiendo asco ante la televisión basura, la ostentación de los macarras, chivalos, proxenetas y putas en la pequeña pantalla y las nuevas posturas estimuladas por el poder progre, como los abusos de las minorías, el feminismo beligerante anti-macho, el vacío ético, la corrupción galopante y los privilegios desenfrenados de unos políticos que se comportan como los "nuevos amos".

Algunos ministros como Maleni y Bermejo, ambos ya fuera del gabinete, han experimentado en carnes propias la fuerza de la reacción conservadora, al igual que el cine español, sometido a durísimo boicot en las taquillas por los abusos de la tribu "progre" de los artistas.

La Iglesia Católica, abandonada por los jóvenes, dormina en la indolencia y desprestigiada por su colaboración con la "dictadura" franquista, está resurgiendo tras ser acosada por la progresía y vuelve a ser contemplada por muchos ciudadanos como una pieza clave de la sociedad civil, como baluarte de valores y principios que la progresía quiere erradicar y como un contrapeso imprescindible al desmedido poder del Estado. Rouco Varela debería dar gracias a Zapatero por sacar la religión y el catolicismo de la somnolencia y devolverlos a la vanguardia.

Los progres han sido imprudentes y, con sus abusos, han despertado a la España eterna, que, después de la Transición, confiada, entró en un periodo de letargo. Durante casi tres décadas, los "progres" avanzaron sin resistencia, pero, ante los abusos de Zapatero y su legión mediocre, la España de los valores ha despertado y ahora toca retirada.

El propio Felipe González, descarado pero lúcido y cargado de experiencia, reconoce en sus análisis privados que el gran error de Zapatero ha sido despertar con su imprudencia a la dormida España conservadora, una fuerza que ha demostrado demasiadas veces que es invencible.

Los conservadores tienen ahora mucho que conservar, entre otras razones porque los que hablan del progreso están domostrando que son los auténticos adalides del retroceso, patrocinadores de la pobreza y estimuladores del desempleo, de la ruina de los viejos valores y del hundimiento de la prosperidad.

El balance de los "progres", después de cinco años de poder casi absoluto del líder Zapatero, es desolador, a pesar de haber contado con los ríos de dinero generados por la etapa más próspera de la Historia de España: primeros puestos de Europa en prostitución, tráfico y consumo de drogas, alcoholismo, desempleo, avance de la pobreza, fracaso escolar, coches oficiales, población encarcelada y deterioro acelerado de la democracia y del prestigio de los políticos.

La mayor "gesta" del "zapaterismo" está a punto de culminarse: sus abusos y despropósitos están despertando a la hasta ahora adormilada España eterna, la que no se resigna frente a la decadencia, la que se alzó el 2 de mayo de 1808, la que dio a luz las generaciones culturales del 98 y del 27 y la que protagonizó, con su esfuerzo, el milagro económico español entre las últimas décadas, hasta que Zapatero empezó a arruinar la cosecha.

La fuerza de esa reacción vital desatada no parará de crecer hasta que los abusos y despropósitos hayan sido neutralizados y los protagonistas del retroceso y la corrupción, sean del color que sean, castigados.

Voto en Blanco

¿Estamos preparados para la República?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 14 Abril 2009

En principio es solo una fecha más en el calendario, quizás algo trasnochado, pero que mantiene el espíritu y la esperanza de quienes no queremos conformarnos con un modelo de Estado que no compartimos. Hoy se conmemora la II República cuya evolución y fracaso ha sido esgrimido como el “coco”, equiparándola a la fuente de todos los males que tuvo España, entre ellos una guerra civil y la imposición de una dictadura que duró 40 años. Esta visión apocalíptica es defendida solo por aquellos que se sienten cómodos en un descarado bipartidismo, llamado por algunos “partitocracia”, ya que la Monarquía no deja de ser una excusa para dar lustre y “glamour” a un sistema intrínsecamente anti democrático.

A nadie le interesa abrir el debate en la sociedad española, salvo a los que aún creemos en los valores esencialmente democráticos inherentes al sistema republicano. Pero si esa negativa puede llegar a ser comprensible en un partido de derechas con alguna reminiscencia monárquica, resulta totalmente incomprensible en un partido de izquierdas como el PSOE. De ahí que por la pasividad de unos y otros y por el mutuo interés, se siga permitiendo este modelo de Estado y un sistema electoral que discrimina a las minorías y favorece ese bipartidismo.

Es conocido el dicho de que si algo funciona, lo prudente es no modificarlo. Pero siendo realistas, el sistema amparado por la Constitución de 1978 está sobrepasado y se ha quedado más que obsoleto. Necesita una revisión en profundidad y no meros parches como el tema sucesorio de la Corona. La llamada Transición sirvió para una verdadera amnistía y un cambio no traumático desde una dictadura hacia el actual sistema, que yo no me atrevo a llamar democrático. La democracia real es la de un ciudadano un voto y que los derechos y deberes de los ciudadanos son iguales con independencia de su lugar de nacimiento o residencia dentro de la Nación.

Las concesiones a los nacionalismos fueron tan amplias que estos no han tenido ninguna traba en ir aumentando sus pretensiones independentistas y extorsionar al Estado para conseguir mayores beneficios. Durante estos 30 años de la Constitución, se ha permitido que el Estado pierda el control efectivo sobre competencias que nunca debieron ser transferidas. La sumisión completa al nacionalismo, ha llevado a un Estado incapaz de retomar esas competencias y poder acometer soluciones eficaces en la actual lucha contra la recesión. Además el crecimiento descontrolado de las Administraciones tanto central como periféricas, ha creado un cáncer que lastra las cuentas del Estado.

Si queremos salir de esta recesión, ante todo hemos de reconocer que se necesita una unidad de acción y esta será difícil hacerla en un escenario de 17 autonomías cada una con su problemática y su especial concepción de las prioridades, algunas de ellas con pretensiones independentistas e insolidarias. Es utópico pensar que se alcanzará un consenso y que unas Comunidades no se sientan discriminadas, como ya ha ocurrido durante la pasada legislatura y lo que llevamos de esta. Ni siquiera el Sr. Chaves, capaz de haber sobrevivido casi dos décadas en el poder en Andalucía, podrá convencer a todos de que todos ganarán y nadie perderá.

Estamos en un momento crítico de la Historia, en el que el futuro de España se está decidiendo y, en principio, no parece que este Gobierno del Sr. Zapatero sea capaz de dar la talla, sino que se limitará a vender imagen y mantenerse en equilibrio mientras pueda. Yo sigo reclamando que sean los ciudadanos los que den su aval en unas elecciones generales. Sigo reclamando que sean los ciudadanos los que tras más de 30 años, puedan libremente replantearse si quieren mantener este modelo de Estado de Monarquía Parlamentaria o prefieren recuperar la República y sus espíritu. Sigo reclamando un cambio de la Ley electoral y una verdadera democracia.

Perestroika andaluza
IGNACIO CAMACHO ABC 14 Abril 2009

LA producción por habitante en Andalucía sólo ha aumentado dos puntos desde 1973, a finales del franquismo, con el significativo matiz de que entonces no era la última región española en este ranking. Treinta y seis años después, una democracia, dos estatutos de autonomía y cientos de miles de millones gastados no han servido para superar las lacerantes distancias con la media nacional de renta, productividad y empleo, aunque sería sectario negar el avance objetivo que ha dejado atrás el subdesarrollo. Sólo faltaría; para algo tenía que valer la derrama de un gigantesco monto presupuestario, que sin embargo no ha bastado a la hora de reducir el diferencial de paro. Siendo la comunidad con más funcionarios, es también la de más desempleados; he ahí el dudoso legado de dos décadas que ha catapultado a Manuel Chaves al premio de una vicepresidencia del Gobierno.

El PSOE andaluz se siente tan cómodo en su hegemonía que para sustituir al virrey amortizado por el método de la patada hacia arriba ha designado al hombre que ha fracasado en la misión de salir de ese marasmo social. José Antonio Griñán es un político sólido, solvente e intelectualmente bien formado, pero sus credenciales inmediatas como consejero de Economía resultan inquietantes; con una tasa del 26 por ciento, Andalucía dobla la media española de paro. Una de dos: o los socialistas consideran que este dato carece de importancia mientras esos parados les sigan votando a ellos, o están convencidos de que se trata de una cuestión insoluble, una especie de tara estructural. La impresión es que se sienten cómodos en un estado de dependencia que favorece el clientelismo; les molesta que se hable de un régimen, pero llevan muchos lustros haciendo todo lo posible por consagrarlo.

Griñán, que obtuvo ayer la bendición de la nomenclatura chavista, parece decidido a no ser un presidente de transición y es probable que intente convertirse en su propio relevo. Si se presentase a la reelección sería, como Chaves, un candidato en edad próxima a la de cobrar el montepío. Su trayectoria política arranca de la misma época; es un superviviente del felipismo. Pero el socialismo andaluz siente vértigo ante la renovación; lleva decenios anclado en la confortable galbana de un inmenso aparato de poder. Su prioridad es la supervivencia, el inmovilismo; que nada cambie para que todo siga igual.

No desea ver en Griñán un Gorbachov que abra las ventanas, sino un Chernenko tutelado por la gerontocracia tardochavista.
Si esa inercia indolente se acaba consumando quizá no esté lejano el momento de la caída del telón de la pasividad conformista. De una sacudida o un vuelco que saque el largo colapso autonómico de la estela mediocre y sumisa del continuismo.

González-Sinde, la Dama BoBa
TOMÁS CUESTA ABC 14 Abril 2009

GONZÁLEZ-Sinde no será nunca Carmen Calvo, pero apunta maneras. Carece del desparpajo irrefrenable, de la simpleza sin lagunas y de la intemperancia agreste que convirtieron a su añorada antecesora en carne de leyenda. Carmen Calvo era, igual que el París de Hemingway, una fiesta perpetua. De Ángeles González-Sinde no cabe esperar alardes de gracejo -de grazejo- a la hora de repartir mercedes entre la Cofradía de la Santa Zeja. Su única misión es atizar el sectarismo haciendo astillas la caja del dinero y amplificar las voces de los tenores huecos. Dar vía libre al mamoneo «tête-à-tête» (o sea, teta a teta) y promover el griterío a pierna suelta.

De la nueva ministra pueden decirse muchas cosas -y casi ninguna buena-, pero hay que reconocer que títulos le sobran para integrarse en el Gobierno. No quedará por títulos, aunque sean de crédito. Sin olvidar, tampoco, que, pese a su juventud, ha presidido una Academia -la del Cine, nada menos- cuyo prestigio internacional sólo es equiparable al de nuestra Federación de Béisbol. Vamos, que González-Sinde es una profesional solvente, capaz de revestir con galas metafísicas las subvenciones a destajo y el descarado limosneo. Basta con aplicar las tesis de Descartes a la desvergonzada rutina del pesebre. «Pienso, luego existo», sostenía el autor de «El discurso del método». Para pasar al «Existo, luego hay pienso» -que es la contraseña de la intelectualidad del régimen- basta con farfullar discursos navajeros y apalear al oponente sindescanso, sindecoro y sindecencia. Sin darle un respiro a la sindéresis.

Al cabo, habrá que convenir que Carlos Marx acertaba de pleno al decir que la historia -lo mismo que el cartero- siempre llama dos veces. En primer lugar, asoma la tragedia. La farsa viene luego. «Cuando oigo hablar de la cultura echo mano a la pistola», rezaba la patética «boutade» atribuida a Hermann Goering. «Cuando oigo hablar de la cultura echo mano a la chequera», podría replicar, fardando de reflejos, el ingenioso Rodríguez Zapatero. Y, cosas veredes Sancho, no estaría mintiendo. Después del drama, el sainete.

César Antonio Molina -a César lo que es de César- no transformó en un horno crematorio la Casa de las Siete Chimeneas. Discutibles o no (quién esté libre de pecado, etcétera, etcétera...), en el conjunto de sus decisiones el criterio se ha impuesto al dogmatismo estéril. Es más, únicamente por haber puesto en su sitio a la abuela Regàs-qué-dientes-tan-grandes-tienes, habría que erigirle un monumento. Mas, alguien que no ha acabado de creerse que Almodóvar sea la reencarnación de Billy Wilder y Sabina un trasunto de Quevedo, acaba como acaba: pasándole el testigo a una Dama BoBa, con la venia del señor Lope de Vega. Urge aclarar -por si las moscas y por si las mosquitas muertas- que Ángeles González-Sinde no por ser BoBa es mema. El término BoBos, en jerga postmoderna, designa a un sector social en el que fusionan los valores «bourgeois» y los «bohemians». BoBa es, por tanto, una burguesa a pie juntillas con un toque de ajenjo.

Lo que es una bobada es estrenarse mentándole a Freud el superego. «La cultura genera bienestar», González-Sinde, «dixit» (hasta el «pixie» aún no llega). ¿Y «El malestar de la cultura», dónde nos lo metemos? Claro que si aludía a los monises, a la pasta, a los talegos, la cosa es diferente. ¡Bienestar a raudales, invita el ministerio! Y Teddy Bautista que lo vea.

Los internautas no queremos una ministra de Cultura con intereses privados y profesionales incompatibles con su cargo
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 14 Abril 2009

La Asociación de Internautas ha pedido la destitución de la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, pues considera que carece de "aptitud, imparcialidad y neutralidad" para desempeñar su cargo. En un comunicado difundido a través de su página web, la asociación señala que existe un "claro conflicto de intereses entre las decisiones que debe tomar" y sus "intereses privados y/o profesionales".

En efecto, la ministra no cumple con los requisitos de la Ley 5/2006, de 10 de abril, de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la Administración General del Estado.

El artículo 4 dice que hay conflicto de intereses cuando los altos cargos intervienen en las decisiones relacionadas con asuntos en los que confluyen a la vez intereses de su puesto público e intereses privados propios, de familiares directos, o intereses compartidos con terceras personas.

Según el artículo 7.1, "quienes desempeñen un alto cargo vienen obligados a inhibirse del conocimiento de los asuntos en cuyo despacho hubieran intervenido o que interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubieran tenido alguna parte ellos, su cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, o familiar dentro del segundo grado y en los dos años anteriores a su toma de posesión como cargo público".

La asociación recuerda que Ángeles González-Sinde ha estado al frente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España desde Diciembre de 2006 hasta la fecha de su nombramiento, cuyo vicepresidente está al frente de DAMA (entidad de gestión de Derechos de Autor de Medios Audiovisuales).

González-Sinde también ha sido presidenta de ALMA (sindicato de Autores Literarios de Medios Audiovisuales), mientras que su padre, José María González-Sinde, fue fundador tanto de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España como de ALMA. Tanto el hermano de Ángeles González-Sinde como su tío pertenecen en la actualidad a Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Asimismo, la ministra es administradora de dos empresas, una de ellas con domicilio social en su propio domicilio particular, cuyos objetos sociales se enmarcan dentro del los CNAE 9211 y 9212 (referidos todos ellos a actividades empresariales cinematográficas).

La Asociación de Internautas apunta que la ministra "tendrá que inhibirse en muchísimos supuestos por existir conflicto de intereses", ya que tiene "desde antiguo intereses personales y familiares directos con todo lo relacionado con la industria del cine y la gestión de los derechos de autor".

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, ha declarado: "Esta ministra no es neutral. Un ministro debe ser ministro de todos, no representante de una asociación que está implicada con intereses muy concretos y lucrativos. Esto no puede ser".

Ley 5/2006, de 10 de abril: http://www.map.es/documentacion/etica/altos_cargos/Buen_Gobierno/parrafo/0/text_es_files/file0/Conflictos_Intereses.pdf

El idioma esclavo
Daniel Martín Estrella Digital 14 Abril 2009

Manuel Seco, académico de la lengua, afirma rotundamente en su Diccionario de dudas y dificultades del castellano que en la conjugación del verbo evacuar nunca se debe acentuar la 'u'. Sin embargo, en uno de los ejemplos que ilustra una de las siete acepciones de 'evacuar' de su Diccionario del español actual se puede leer "Cuando el médico no permita que se levante o el propio paciente no tenga ánimos para ello, se le colocará el orinal plano para que evacúe el intestino". No es la única contradicción interna que existe respecto a este verbo dentro de la Academia. En su página web, el DRAE afirma que evacuar se conjuga como averiguar, sin tilde. En el Diccionario hispánico de dudas se permite el uso de la tilde.

Entonces, ¿cómo demonios se conjuga el verbo evacuar? El Diccionario del uso del español de María Moliner -para mí el único fiable en estos tiempos que corren- da la clave: "Evacuar se conjuga como averiguar, aunque a veces se acentúa como actuar". Es decir, se debe decir evacúo, evacúa o evacúe. Por una sencilla razón: evacuo o evacua se confunde con vacuo y vacua, y la tilde sirve, más que nada, para evitar confusión entre palabras. Por ejemplo, así se distingue entre médico, medico y medicó.

Actualmente, en el uso del español existe gran confusión porque nadie sabe a qué atenerse. La Academia ya no fija con brillo ni esplendor, y el español sufre con la "indeterminación" lingüística. La causa, la invasión de lingüistas y filólogos que quieren convertir en ciencia una cosa tan etérea, infinita e inaprehensible como es nuestro idioma. Desde que Saussure, Jakobson y Chomsky dijeron que había que estructurar y categorizar la lengua, esta ha perdido su esencia para convertirse en un arma de aquellos que apenas hablan, leen ni escriben pero que sí "piensan" en cómo deberían ser las cosas en lugar de fijarse en cómo son.

El caso de evacuar es sólo uno más de los infinitos ejemplos que se podrían poner sobre el caos que amenaza nuestra lengua. El problema es que los hablantes, "usuarios" a nivel científico, saben ahora tan poco que no saben dónde mirar y se fían de aquello que tiene apariencia de rigor y certeza. Lamentablemente, la Academia no es ni sombra de lo que fue. Y el resto de los diccionarios que se publican no tienen mucha idea de por dónde van los tiros.

Con esto no quiero decir que yo sepa más que nadie. Todo lo contrario. Siempre que escribo tengo la sensación de nadar en el vacío. Pero he leído los clásicos y me choca que algún experto filólogo diga que Cervantes escribía mal porque era leísta. ¡Toma ya! ¿No será que eso del 'lo', el 'le' y el 'la', como todo en la lengua, es difícilmente jerarquizable? ¿No deberíamos fijarnos más en las páginas del Quijote que imponer reglas a un idioma que, por propia definición, es aquel fenómeno que construyen sus hablantes, sus auténticos creadores?

Porque el idioma viene antes que su estudio, y los presuntos expertos deben fijarse en el idioma real antes de ponerse a reglamentarlo. Evacuar, en su uso popular -sobre todo en el sentido 'cagar', como dice Roque Barcia en su Diccionario etimológico-, se acentúa en la u en los presentes de indicativo, subjuntivo e imperativo. Imaginen, si no, que alguien les dice "Evacua deprisa, que tenemos prisa". ¿No nos entraría la risa, dificultando así el proceso de evacuación intestinal?

El principal problema del idioma español es que, inmerso en la situación más pobre de su historia, nadie sabe nada sobre él, ni los expertos ni los analfabetos. Pero todos, no obstante, creemos saberlo todo. Y así los barbarismos se van imponiendo, poco a poco, sobre el uso correcto del idioma. Evacuar se conjuga mal, porque eso dice la Academia, y debemos aceptarlo, aunque atente contra el sentido común y el uso habitual de la palabra.

Así, no puede extrañarnos que ahora se utilice el idioma peor que nunca. Entre unos "expertos" que atentan contra el propio idioma, y los borregos que nos dejamos llevar por lo primero que nos dicen, los nuevos hablantes escriben y se expresan en un idioma sólo aproximado al de sus mayores. Como todo en nuestro país, yo escribo peor que mis padres, y mis sobrinos lo harán peor que yo. Cualquiera que tenga contacto con adolescentes y universitarios se dará cuenta de que su uso del castellano es infame. Lógico si la Academia nos invita a menudo a seguir el camino equivocado.

El asunto, como otros muchos, no tiene arreglo. Los inspectores de Educación sólo dejan dar clase en el colegio a filólogos, que así tienen el coto bien vedado. Los resultados son, no obstante, pésimos. Pero la gran mayoría se engaña pensando que ahora, al ser más los que sabemos escribir, el español goza de buena salud. En mi opinión, creo que vive esclavizado bajo unas reglas estructuradas que falsean la realidad y que poca gente sabe escribir porque casi nadie aprende de Cervantes, Góngora y Quevedo, mucho me temo que agramaticales en cantidad de ocasiones gracias a las nueves leyes académicas. Si la regla invita a hacerlo mal, poco o nada queda por hacer. Dan ganas de "evacuarse" en filólogos, lingüistas y en la Academia que los "amparió".

dmago2003@yahoo.es

LA JUNTA LES SUBVENCIONÓ CON 265
Salgado dio 28 millones a los sindicatos días antes del nombramiento de Chaves
Días antes de que Manuel Chaves fuera nombrado ministro de Cooperación Territorial, Administraciones Públicas, regentado por Elena Salgado, dio 28 millones a los sindicatos. Cuando presidía la Junta, en cuatro años subvencionó a UGT y CCOO con 265 millones.
Pedro de Tena Libertad Digital 14 Abril 2009

Con fecha 30 de marzo, poco antes de que Chaves fuera designado ministro de Cooperación Territorial y vicepresidente tercero, el Ministerio de Administraciones Públicas, que regentaba Elena Salgado, dio a los sindicatos nada menos que 28 millones de euros, 4.658 millones de las antiguas pesetas, para la realización de diferentes cursos de formación.

En la sesión del día 5 de marzo de 2009, la Comisión General para la Formación Continua, según propuesta de resolución formulada por el instructor del procedimiento, acordó aprobar definitivamente los Planes de Formación presentados por las Organizaciones Sindicales en el presente ejercicio.

Convertidos pues en promotores de la formación profesional, algunos sindicatos, que no todos, han recibido 28 millones de euros de manos de la directora general del Instituto Nacional de Administración Pública, Pilar Arranz Notario.

Aunque parezca mucho dinero, hay que recordar que a CC.OO y UGT en Andalucía, desde 2004 a 2008, el gobierno de Chaves le dio para diferentes usos nada menos que 265 millones de euros, es decir, casi diez veces más y sólo en dicha comunidad.

ETA intenta una vez más cambiar la historia y evitar que se consolide un Gobierno constitucionalista en el País Vasco ¿ Los terroristas han fracasado siempre, pese a que han perpetrado salvajes atentados
Las pistolas contra la democracia
J. M. Z. La Razón 14 Abril 2009

madrid-El fanatismo de ETA le ha llevado a intentar en varias ocasiones «modificar» la historia reciente de España, como si un grupo de pistoleros pudieran ser capaces de alterar la voluntad popular expresada en las elecciones o los referéndum. La actuación de la banda durante el franquismo, con el asesinato del almirante Carrero Blanco (de su escolta y de su chófer) como atentado más llamativo, fue relativamente escasa. La llegada de la democracia hizo que la actividad criminal aumentara de forma espectacular. A los terroristas no les gustaba el sistema de libertades que se estaba dando nuestro país e intentaron boicotearlo desde el principio. Algo parecido ocurre ahora en el País Vasco.

Por primera vez, los nacionalistas-separatistas han perdido la mayoría y un Gobierno constitucionalista va a dirigir la comunidad autónoma. La reacción de ETA ha sido la de colocar al Ejecutivo que va a presidir Patxi López como objetivo prioritario. Como es habitual, ofrece una negociación en la que sólo cabe darles lo que piden: la independencia. La Transición española no le debe nada a ETA, todo lo contrario. Si por ellos hubiera sido nuestro país hubiera vuelto a la dictadura en la que, si nos atenemos al número de atentados, la banda debía estar más a gusto que en democracia.

La realidad es que promulgar la Ley de Amnistía en 1977, que dejó en la calle a todos los etarras, incluidos los que habían cometido delitos de sangre, y aumentar espectacularmente las acciones criminales, fue todo uno. De las diez personas asesinadas en 1977, se pasó a 66 en 1978; a 76, en 1979; y a 92, en 1980. En 1981, el año del frustrado golpe de Estado de Tejero, la cifra descendió a 30.

La elaboración de la Constitución y sus dos primeros años de vigencia estuvieron salpicados de atentados. Algunas de las víctimas eran altos mandos de las Fuerzas Armadas, como si los terroristas pretendieran provocar a los militares para que se sublevaran. Hasta que, finalmente, se produjo la intentona del 23-F. A muchos de los guardias civiles que fueron reclutados para asaltar el Congreso de los Diputados se les dijo que el edificio estaba tomado por un «comando» de la banda. Tal era el ambiente de terror y crispación que los pistoleros habían conseguido crear en la sociedad española. Pero los fanáticos no se salieron con la suya y la democracia salió reforzada.

El número de atentados descendió de manera notable y ya nunca ha alcanzado aquellas trágicas cifras. En 1995, la vuelta de tuerca giró hacia los miembros de los partidos. ETA estaba convencida, según un documento interno, de que cuando los políticos tuvieran que ir al funeral de un compañero se tomarían las cosas en serio, negociarían con ellos y les darían la independencia. El 23 de enero fue asesinado en San Sebastián el teniente de alcalde y militante del PP Gregorio Ordóñez. El 20 de abril, en Madrid, intentaron hacer lo mismo con el presidente del partido, José María Aznar, y fallaron. En mayo del año siguiente era investido presidente del Gobierno y, a lo largo de su mandato, desarrolló la política antiterrorista más eficaz, que es la misma que sigue Rodríguez Zapatero. Fue otro fracaso de los fanáticos que ahora se proponen atacar al Gobierno de Patxi López. El resultado, por más daño que logren hacer, va a ser el mismo.


****************** Sección "bilingüe" ***********************

Roto el juego de abalorios
HERMANN TERTSCH ABC 14 Abril 2009

¡CÓMO se han puesto nuestros nacionalistas vascos ante el hecho de que van a dejar de mandar y de manejar los presupuestos como el dinerito de la abuela! Ahora resulta, nos cuentan en su feria patriótica anual, en la que cada vez son menos pero más sufrientes, que los socialistas vascos son unos monstruos que quieren que ondee la bandera española en Ajuria Enea. ¡Nada menos que la bandera española! ¡Qué bárbaros! Tremenda indignación de ese Urkullu que dicen moderado. Txikos de corbata y servilleta de lino. ¿A quién puede extrañar que ETA y sus cuatreros del pelo encrespado y el piercing digan que los socialistas son objetivo prioritario? ¿No lo eran antes? ¿Ni siquiera cuando se fueron al garete las amables tertulias de Elgoibar? Que se lo pregunten a la familia de Isaías Carrasco.

Este arrebato de indignación de los abertzales, los que comen con cubierto y los demás, no deja de ser una sobreactuación patética. Cuando en realidad los socialistas vascos son exactamente los mismos que se han pasado la legislatura anterior aprobando los presupuestos nacionalistas, con apoyos financieros a grupos etarras incluidos, pesebrazo y barra libre. A cambio, por supuesto, de favor similar en las votaciones de los presupuestos en Madrid de los señores Zapatero y Solbes. Que son otras cuentas de la mercería de la abuela Clota, por cierto. Como las del tripartito catalán, cuyo gasto en pago de proyectos de adocenamiento, adoctrinamiento, intimidación y manipulación del pasado y del presente sigue escalando cotas. ¿Y qué decir del paisaje de desarrollo y probidad del paisano de Montilla que es Manuel Chaves, la savia nueva del nuevo Gobierno? Lo único que hay que hacer bien es exigir. Y el dinero público fluye, incluso cuesta arriba. Basta ser nacionalista o socialista -o, preferiblemente, ambas cosas a la vez-. Pónganlas en el orden que quieran. Lógica e instinto que surgen de la combinación acaban siendo las mismas.

Como ven ustedes el círculo se cierra bien. Seamos exactos, se cerraba bien. Hasta ahora. Hace un año era aún perfecto. Parecía que no había mentira ni realidad, desafuero, incompetencia, abuso u obscenidad que supusieran costes políticos a los gobernantes en la Sagrada Alianza de la Superioridad Moral. Pero la aritmética es muy traicionera. Y aunque bombardeados por basura informativa e ideológica y en muchos rincones intimidados en la vida cotidiana, parece que los españoles han dado un definitivo espaldarazo a los proyectos mágicos de Zapatero. Ahora, Galicia y el País Vasco han roto el círculo, el sistema idílico, el juego de abalorios. La sensación de impunidad y barra libre que el Gran Timonel transmitía a sus socios se ha quebrado. Nacionalistas y socialistas traicionados saben que ya no comparten intereses. Zapatero, eso ya está claro hoy, podrá seguir mintiendo. Pero su capacidad de seguir engañando se ha desmoronado. En la mar arbolada de la crisis la tripulación ha comenzado una revuelta para poner al Gran Timonel en el sitio del que nunca debió salir.

¿Amenaza de ETA o golpe de efecto?
Lorenzo Contreras Estrella Digital 14 Abril 2009

El último y más reciente comunicado de ETA ha sido conceptuado como una clara amenaza terrorista personalizada en el Gobierno que Patxi López constituya en próximas fechas. En ese texto figura un aviso al "Gobierno del fascismo", cuyo titular es tildado de "caudillo" y cuyos integrantes entran de lleno en tal catalogación. El aviso dice así: "Los responsables políticos de esa estructura impuesta serán objetivo prioritario de ETA".

¿Hasta qué punto decidirá la banda recuperar el peor de sus estilos criminales con el atentado selectivo capaz de bloquear el funcionamiento del nuevo poder ejecutivo vasco y al mismo tiempo dejar en manos del PNV la capitanía de cualquier negociación ventajosa para sus grandes intereses nacionalistas? Hasta podría ocurrir que bajo tal perspectiva de acoso mortífero, el Gobierno de Patxi López, de acuerdo o no con sus provisionales socios del PP, reanudara con ETA los viejos contactos que en otro tiempo condujo en la sombra el presidente del PSE, Eguiguren. Pero si ése es, como algunos presumen, el designio latente de la nueva lehendakaritza, lo probable sería que la banda dejara en letra mojada sus amenazas hasta comprobar cuáles son los verdaderos rumbos de ese socialismo vasco teledirigido desde la Moncloa por un Zapatero con ínfulas de pacificador.

A pesar de las duras palabras antiespañolas que el actual presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha pronunciado en el Aberri Eguna este domingo último, ETA, en su anterior comunicado de febrero, previo a las elecciones autonómicas vascas, dio la sensación de que su desconfianza ante la línea futura del partido jeltzale era máxima, hasta el punto de aseverar que "para el PNV, el independentismo es su enemigo".

En aquel comunicado de febrero, la banda, en su lógica línea independentista, denunciaba "la apuesta por un nuevo Estatuto" que, según ella, defienden PNV y PSOE.

Un enfoque prudente de la situación aconsejaría no asumir en su literalidad los conceptos amenazantes que a ETA le conviene esgrimir ahora. Si, pese a la deriva "españolista" que los acontecimientos van tomando, la banda prefiere dar un golpe de efecto, una impresión predomina en la toma de consideraciones. Y esa impresión aconseja tener en cuenta que a la banda le interesa que Zapatero no pierda el poder en las venideras elecciones generales aunque el PSOE retroceda en las europeas de junio. Incluso podría ocurrir que la dura amenaza etarra contenida en el comunicado pueda en alguna medida favorecer al zapaterismo y colocarlo artificialmente en una posición de firmeza estatal que probablemente no podrá mantener, pero que ahora le sirve de adorno.

Actualmente, en estas mismas fechas, se plantea la negociación entre Basagoiti y Patxi López para desalojar al PNV de la Diputación de Álava. El desenlace de esta operación no está claro. Más bien parece que el líder del PSE se resiste a las pretensiones de su coyuntural socio popular. Si al final el PNV conservase el control de la Diputación alavesa, tendríamos a la vista un síntoma claro de que precisamente las cosas no están claras en cuanto a las grandes directrices futuras. Esto no quiere decir que el aspecto de política enérgica antietarra que se viene practicando en colaboración con el Gobierno francés vaya a decrecer durante algún tiempo. A Zapatero, desde luego, le conviene seguir dando la imagen del líder firme en sus decisiones, como corresponde a sus necesidades electorales inmediatas y también las más lejanas.

La dialéctica política tiene sus reglas prácticas. El PNV ha dedicado en el Aberri Eguna conceptos poco favorables a ETA, por supuesto, pero también ha puesto de moda la idea del "frentismo" PSE-PP como realidad nefasta para Euskadi. O sea, una "vela" a Dios y otra al diablo. La prudencia interpretativa aconseja esperar y ver. Lo más razonable es creer que los nuevos socios políticos del País Vasco se observan con recelo.
 

Objetivo prioritario
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 14 Abril 2009

La penúltima vez que ETA utilizó el concepto de «objetivo prioritario» fue hace seis años exactos, en abril de 2003, y lo hizo para aplicárselo a «los miembros con graduación del Ejército español» y a su «cúpula militar». El pasado domingo la banda declaraba «objetivo prioritario» a los responsables políticos del próximo Gobierno vasco encabezado por Patxi López.

Los etarras, con su pronunciamiento, plantean una declaración de guerra en toda regla al Gobierno vasco, algo que no había ocurrido en los treinta años de historia de la autonomía, aunque en momentos determinados algún miembro de ese Ejecutivo estuviera en el punto de mira de los terroristas como fue el caso de Juan María Atutxa. ETA ha estado siempre en contra del Estatuto de Gernika y las instituciones nacidas de él, pero mientras los nacionalistas han sido los administradores principales de ese marco político no los ha incluido en su lista de objetivos a abatir. Sólo ahora, cuando un pacto entre constitucionalistas pone al PSE al frente de esa institución, los terroristas enfilan sus pistolas contra quienes van a gobernar el País Vasco.

La amenaza de ETA encierra una gravedad que, por lo oído en los actos del Aberri Eguna, no parece haber sido percibida en toda su dimensión por el nacionalismo institucional, al menos en las primeras horas tras la difusión del comunicado etarra. La deslegitimación que está haciendo el PNV de la próxima elección de Patxi López como lehendakari se convierte en munición dialéctica para los terroristas, aunque ese no sea el propósito de los jelkides.

La estrategia de ETA en estos momentos pasa por estructurar en torno a Batasuna un movimiento nacionalista de carácter independentista, con presencia de partidos y sindicatos, que sólo dejaría fuera al PNV. Sería un nuevo pacto de Estella, pero sin la formación que lidera Iñigo Urkullu. La izquierda abertzale buscaría disputarle al PNV la hegemonía en el seno del nacionalismo, un objetivo que es percibido como algo más fácil de conseguir tras la pérdida de los resortes del poder derivada de la salida del Gobierno vasco.

El PNV, al pasar a la oposición, algo que alegra al entorno político etarra, se va a librar de ser objetivo de los atentados de ETA, pero no de la ofensiva de la izquierda abertzale para reducir su espacio social.

La otra pinza de la misma estrategia es emplear el terrorismo contra los partidos constitucionalistas, siguiendo la misma pauta de la decisión adoptada por ETA en 1994 cuando la banda acordó atentar contra «los responsables políticos de España» representados por el PP y el PSOE. Veintitrés militantes de ambos partidos han sido asesinados desde entonces, pero la estrategia etarra de dejar sin voz a los no nacionalistas en el País Vasco o de hacer que se plegaran a sus demandas ha fracasado estrepitosamente. Los dos partidos no sólo han sobrevivido a la ofensiva de ETA, sino que han mantenido su representación ciudadana y dentro de unos días llegarán al poder en Euskadi gracias a un pacto que ha sido posible, entre otros factores, porque la presión del terrorismo les ha hecho entenderse en lo fundamental al margen de los proyectos políticos diferenciados que sostienen socialistas y populares.

Al poner en el punto de mira a los miembros del próximo Gobierno vasco, ETA pretende hacer fracasar el pacto PSE-PP, pero también neutralizar por la fuerza las instituciones autonómicas y, además, contar con la complacencia de sectores del nacionalismo más amplios que los de la propia base social etarra. De ahí la importancia que tiene que el PNV afine al máximo sus críticas al nuevo gobierno para que no sean interpretadas por algunos como justificación de los ataques etarras

ETA marca estrategia desde el Gara.

Juan Frommknecht Periodista Digital 14 Abril 2009

Incomunicada, obsesionada por las infiltraciones, las filtraciones y las escuchas, dispersas cada vez más al norte de Francia, la dirección de la banda asistía atónita y sin capacidad de reacción a los acontecimientos políticos que se sucedían días atrás en Euskadi. Un partido político nuevo y nacido de su mismo seno, Aralar, al igual que ellos mismos que nacieron de una escisión hace cincuenta años, conseguía por fin aglutinar voluntades en el País Vasco, en un síntoma palpable de que las bases quieren hacer política y tener representación, y de que esas premisas están reñidas con el uso de la violencia.

Por si fuera poco, Arnaldo Otegui, a quien ETA preferiría en la cárcel por las causas pendientes que en el uso de su libertad para organizar un futuro político y posibilista, suscita cada día más apoyos entre las bases y busca una fórmula de integración de todos los abertzales bajo el paraguas del rechazo a la violencia y, lo que es peor, estos movimientos van consiguiendo espacio y fotografías en el diario Gara, magnífico termómetro para saber qué está ocurriendo en el mundo de los terroristas.

Ante esta situación, alguien, más al norte de Burdeos, dijo basta. Redactó un comunicado, que es el mejor medio que ETA tiene ahora para hacerse oír por sus bases, diciendo lo de siempre, que nos tienen rodeados a los demócratas y que la victoria será suya, algo que ya no comparten ni la mayoría de los presos, ni de los expresos, ni de sus familias. Una vez redactado el texto y consultado con dos o tres conmilitones, siguiendo el conducto habitual envió el texto al medio de forma clandestina, y esperó a su publicación el día del Aberri Eguna.

Y así, mientras una ETA cada vez más cansada y dispersa se desayunaba con la noticia de que siguen en pie de guerra hasta la victoria, o lo que es mucho más posible, la cárcel, el resto de fuerzas políticas abetzales celebraban libremente, en medio de sus chistorras y sus vinos el día de la patria vasca más triste de los últimos años, y un grupo de constitucionalistas se preparan, casi desde las catacumbas, a presidir por primera vez en esta democracia el Gobierno Vasco.

Es obvio que ETA intentará atentar contra el mismo, como ya intentó asesinar en seis ocasiones a Juan Mari Atutxa, a pesar de su condición de abertzale, intención que permanece hoy día según la documentación incautada el año pasado al número uno de ETA Therry en Francia. Pero en una situación en la que los que menean el árbol no tienen ya a sus amigos dispuestos a recoger las nueces el futuro nos indica que, salvo fuertes huracanes de viento, habituales en esta tierra cada cierto tiempo, el árbol va a estar más quieto que nunca.

Órdago de ETA
ANTONIO ELORZA El Correo 14 Abril 2009

CATEDRÁTICO DE PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

Era de esperar. Aunque visiblemente debilitada, ETA no podía desaprovechar la ocasión del Aberri Eguna para extraer en beneficio propio las consecuencias de la descalificación a que han procedido todos y cada uno de los partidos abertzales -lacayo izquierdista incluido- frente al previsible acceso del PSE-EE al gobierno de la CAV con Patxi López como lehendakari. Si estaba en curso un «golpe institucional» contra la mayoría de la opinión vasca, si el frente españolista montado por PP y PSOE no tenía otro objeto que borrar la identidad nacional vasca, y si de nada servía que se hubieran cumplido religiosamente las reglas de la democracia representativa, ¿por qué no iba a recurrir ETA a sus recursos habituales, el terrorismo y el crimen político, para defender esos sacrosantos intereses nacionales amenazados, superando la pusilanimidad de las restantes fuerzas abertzales?

ETA está en su papel de heredera sanguinaria de la doctrina de Sabino Arana Goiri. Fuera máscaras de progresismo en el terreno social, por lo cual un gobierno socialista debiera ser visto con mayor simpatía que la tela de araña clientelar forjada por los gobiernos PNV en estas tres décadas. Lo único que cuenta es la ocupación del poder en Euskadi por los españoles y españolistas, la victoria de esa estrategia de Estado a que aludía Joseba Egibar. Aquí Euskadi, enfrente España, la invasora.

No hay otros matices. Patxi López se convierte nada menos que en «el caudillo» y el gobierno que viene es un gobierno de «fascistas». La democracia española equivalía a la dictadura fascista, y el previsible gobierno socialista más aún, porque viene a usurpar el dominio natural que en Euskadi corresponde al nacionalismo (sabiniano, el cívico es excluido). Contra eso, la receta de siempre: 'Eta tiro, eta tiro, eta tiro, eta tiro beltzari; eta tiro, eta tiro, eta tiro belarrimotzari'. El gobierno López será «objetivo prioritario de ETA», afirma el comunicado de la banda.

En un siglo las vestiduras han cambiado, no lo ha hecho la carga de violencia que acompaña necesariamente a un nacionalismo de carácter biológico que tiene por meta la delirante reconstrucción de Euskal Herria. Euskal Herria: un Estado que nunca existió sobre la base de una lengua minoritaria en ese espacio territorial desde hace más de un siglo. El propio Sabino lo percibió; de ahí que creara el neologismo Euzkadi. A los creyentes en esa religión política del irredentismo y del odio no les hables de la construcción nacional vasca en los términos que la autonomía ha hecho posibles, con la independencia en todo caso como meta al término de un proceso democrático. Euskal Herria es una y debe ser independiente aquí y ahora, cualesquiera que sean las preferencias políticas de sus ciudadanos. Peor aún si éstos votan de forma que se configura una mayoría adversa a ese conglomerado feliz en que los demócratas del PNV admiten la compañía de los seguidores del terrorismo de ETA. Semejante resultado supone una afrenta intolerable contra la cual todos los abertzales deben ponerse en pie de guerra. Lo hemos comprobado hasta la saciedad en estas últimas semanas.

El balance no puede ser más duro. ETA se encuentra dramáticamente aislada en cuanto organización, pero sobrevive políticamente gracias al conjunto de partidos nacionalistas, Gobierno vasco incluido, que salvo en el gradualismo nunca marcan las diferencias en cuanto al objetivo político (el zazpiak bat de siempre) y que una vez pronunciado el 'Eta kanpora!', cuando lo pronuncian, corren de inmediato a incluirla en el círculo de los patriotas y por lo mismo a condenar toda normativa que trate de eliminarla del mapa político legal de Euskadi. Dicho brevemente, toman distancias de ETA, en especial cuando, como en Azpeitia, cae uno de los suyos en atentado terrorista, pero oscilan entre actuar como si ETA no existiera (proyectos de consultas de autodeterminación, aceptación en el Parlamento vasco de los votos dependientes de ETA si hace falta) y proclamar cínicamente su protección al condenar una Ley de Partidos que, a juicio de PNV, EA y Aralar, habría sido promulgada para perjudicar al nacionalismo democrático -ejemplo: las últimas elecciones- y en contra del derecho democrático de los ciudadanos vascos a verse representados (olvidando conscientemente que no estamos ante agrupaciones políticas autónomas de izquierda abertzale, sino ante correas de transmisión políticas de una organización terrorista).

En suma, PNV, EA y Aralar dicen rechazar «la violencia» de ETA, pero la integran en el conjunto político del cual dicen formar parte -esa mayoría abertzale al parecer desconocida por Patxi López-, rechazan la Ley de Partidos gracias a la cual se ha producido su derrota en los últimos años, ignoran el balance de la misma, y para cerrar el círculo asumen el irredentismo inherente a la reivindicación de una Euskal Herria soberana, fundamento de la mentalidad orientada hacia la violencia y el terror, cuya máxima expresión es ETA.

Nada tiene de extraño que en estas últimas semanas el PNV y sus asociados hayan desarrollado a fondo una tarea de descalificación de los resultados de un régimen representativo cuya base legal es el Estatuto. Euskadi es un patrimonio suyo, según piensan y actúan, dejando de lado que la democracia es un sistema político cuya esencia consiste en el respeto al procedimiento, con la consiguiente legitimación de la alternancia. Así que hay que protestar, incluso que gritar, contra el enorme perjuicio que el nacionalismo democrático está causando a un régimen para el cual se requiere el consenso social, más aún cuando interviene la presión del terrorismo. Nunca cabe dar argumentos a la estrategia de la muerte, y el mundo democrático abertzale se los ha proporcionado a ETA, de Ibarretxe, Urkullu y Egibar, a Aralar y a EB.

aquí las cosas están claras. Egibar, por el PNV, explica la teoría de la conspiración antivasca, la estrategia del Estado para hacerse con Euskadi a costa de los nacionalistas. ETA lo asume y hace público su propósito: matar a quienes formen parte del nuevo gobierno del PSE-EE. Sería la ocasión para que PNV, EA, Aralar y EB cerraran filas en torno a los amenazados, dejando de lado cualquier otra consideración. Ninguno de ellos lo hará. EB, porque no existe. Los otros tres, ya que sin aceptar los medios de la banda, piensan sobre el presente vasco lo mismo que ETA.

Puestas las cosas en un escenario de tal crudeza, donde imperan la calumnia y la amenaza de muerte, a cada uno ha de tocarle su parte de responsabilidad. Ibarretxe ha tenido una ocurrencia de dudoso gusto: introducir un juicio encomiástico sobre él de su pequeña hija de cara a la campaña. «Aita, qué bonito, después de diez años y la gente te quiere», puede leerse en su blog. El comentario ácido es obligado al recordar que ni él ni Urkullu tuvieron durante el Aberri Eguna una sola palabra de solidaridad hacia sus adversarios políticos amenazados de muerte: si en el futuro la joven desarrolla una capacidad de análisis, y ama y siente a su patria vasca, difícilmente podrá seguir celebrando esa valoración positiva de la ejecutoria del aún lehendakari.

«Hay que protestar, incluso que gritar, contra el enorme perjuicio que el nacionalismo democrático está causando a un régimen para el cual se requiere consenso social, más aún cuando interviene la presión del terrorismo», reclama el autor. «Nunca hay que dar argumentos a la estrategia de la muerte, y el mundo democrático abertzale se los ha proporcionado a ETA», lamenta

Así pensaba Patxi López antes de pactar con el PP
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 14 Abril 2009

El hombre que se reunió con Otegui ante fotógrafos, el defensor del derecho de De Juana a salir a la calle, el partidario de sentarse con Batasuna antes que con el PP. ¡No te fíes, Basagoiti!

31 de noviembre de 2005
¡¡En el diario Gara!! ¡¡Donde ETA publica sus comunicados de amenaza y justificaicón de atentados!!

No sabía que el Foro Ermua había nacido para reclamar la unidad de España con la derecha más reaccionaria.

El Parlamento de Cataluña ha hecho su trabajo y el Congreso tiene que hacer el suyo, y todos los partidos catalanes, excepto el PP, defienden juntos la misma posición. Ojalá los partidos vascos podamos defender juntos una misma posición para conseguir el mejor marco de
convivencia para Euskadi.

[Dónde montar la mesa de partidos políticos vascos] ¿En el Parlamento o fuera de él? Donde decidamos entre todos que es mejor para poder estar todos.

estaríamos ciegos si no viéramos que en la izquierda abertzale está habiendo una reflexión que le puede llevar hacia el camino de la política y no de la violencia.

Los socialistas nunca nos hemos opuesto al derecho a decidir de los vascos.

6 de noviembre de 2006
No se va a romper el proceso, porque éramos conscientes desde el inicio de que esto iba a ser difícil y largo, y ahora no podemos cambiar.

En vez de demagogia barata, me gustaría que pusieran un solo ejemplo en que los socialistas hayamos traicionado, no sólo a las víctimas, sino renunciado a nuestros principios o los principios del Estado de Derecho.

Un atentado rompería con todo, pero en estos momentos no estamos barajando esa posibilidad.

La legalización de Batasuna no tendría por qué condicionar el proceso de paz. Que se legalizaran sería una buena noticia, porque eso indicaría que todo marcha en la dirección correcta.

[Sobre otra reunión con Arnaldo Otegui] Las cosas se hacen en cada momento, y si se dieran las mismas circunstancias lo volvería a hacer.

29 de enero de 2007
nos guste o no, De Juana Chaos ha cumplido la condena que le habían impuesto por sus asesinatos, y ahora está en prisión preventiva con una sentencia que no es firme por dos artículos amenazadores que publicó en un periódico.

Creo que ni el Gobierno ni quienes hemos estado implicados en este asunto hemos cometido errores
el PP, que dice que defiende el Estado de Derecho como nadie, juega a debilitarlo, atacando y cuestionándolo todo

El diálogo es una herramienta fundamental del Estado de Derecho. si el PP no quiere buscaremos otras fórmulas sin ellos, y lo podremos conseguir

Se están exaltando los peores sentimientos. Culpo a la derecha.
[La extrema derecha] Anida en el PP. ¿Dónde si no? Ahora somos finos y lo llamamos derecha extrema, pero las palabras de Rajoy cada día son más preocupantes, porque para él todo vale. Y todo no vale. No vale enfrentar a la sociedad con tal de lograr un puñado de votos. Rajoy y el PP se arrepentirán.

26 de febrero de 2009
Yo no voy a hacer un gobierno con un PP que sólo sabe hacer antinacionalismo y antisocialismo porque así no se construye nada en este país (...) ni con un PNV que pretende imponer su modelo de país del que sobramos más de la mitad de los vascos.

Y el PSE-EE-PSOE sigue presidido por un maltratador de mujeres y negociador con ETA.
Estoy encantando con el pacto entre el PSOE y el PP, pensando en los peneuvistas que irán al paro y que están que echan las muelas. ¡¡PERO QUE ASCO DE POLÍTICOS TENEMOS!!

CODA: Ah, la Pérfida Albión. ¡Cómo les envidio!
Ésta es la Generación ZP.

Los etarras que acoge Hugo Chávez el principal peligro de reconstrucción de la banda
Redacción Minuto Digital 14 Abril 2009

Tras el último comunicado de ETA, haciendo del nuevo gobierno vasco, no nacionalista objetivo prioritario de sus asesinos, las Fuerzas de Seguridad del Estado se muestran preocupadas por una posible movilización de los etarras huidos a Venezuela y acogidos a la “hospitalidad” de Hugo Chávez.

Los alrededor de 35 etarras que residen en Venezuela pueden suplir la falta de experiencia de los actuales integrantes del aparato “militar” de la banda terrorista y amenazar con una recuperación de la capacidad operativa de los actuales comandos.

La suma de miembros de ETA en países hispanoamericanos roza en la actualidad el centenar. La Venezuela de Chávez se ha convertido durante los últimos años en el “santuario” al que más recurren los etarras en busca de impunidad, de hecho se viene produciendo un trasvase de integrantes de la banda de México a Venezuela, que aún dura, en un proceso que se aceleró a partir de 2006 con motivo de la extradición de seis terroristas que participaban desde el país azteca en la trama financiera de la organización.

El colectivo de huidos percibió que México ya no era un país seguro para refugiarse de la Justicia española y muchos de ellos pusieron rumbo a Venezuela, en busca de la protección del régimen de Hugo Chávez. Aunque en México sigue siendo el país con más etarras, unos 45 frente a los ochenta que había en 2004, la Policía española ve un mayor riesgo de movilización entre los huidos que residen en Venezuela.

Las Fuerzas de Seguridad intentan evitar que se produzca un trasvase de Venezuela a Francia como ocurrió desde México en los últimos años. Actualmente, un reducido “comité ejecutivo” dirige la organización terrorista y dos de sus miembros proceden del extinto refugio azteca. Se trata de José Luis Eciolaza Galán, “Dienteputo”, quien podría ser el terrorista con más peso en estos momentos en la organización, y Juan Cruz Maiztegi Bengoa, “Pastor”. Maiztegi Bengoa, del que se sospecha participó en el último proceso de negociación, regresó en 1998 de México, mientras que la primera noticia del retorno a Francia de “Dienteputo” se remonta a 2005.

Los medios públicos vascos apuran la era nacionalista dando voz a ETA y su entorno

 Periodista Digital 14 Abril 2009

Lo dijo en directo, en la EiTB, Antonio Basagoiti: "Aquí se le da bola a ETA". Y así es. Con el tiempo pisándole ya los talones, los actuales dirictivos de los medios públicos vascos alientan la aparición de ETA y su entorno, como si fuera una fuerza política más. El último ejemplo: Otegui. Pese a haber sido condenado por terrorismo y ser portavoz de una formación ilegalizada, Radio Euskadi le cede sus micrófonos para que llore y lance sus proclamas. Desvergonzado. Pero ya les queda menos.

Han sido décadas con esta política de hacer la vista gorda, para recoger las nueces. Y los medios de comunicación han sido claves. No sólo se ha alentado el ideario mítico-nacionalista, sino que se ha tratado a los asesinos de ETA y a su entorno político -incluso cuando había sentencia firme de su pertencia a la banda terrorista- como si fuera un partido político con pese y determinante en "Euskal Herria".

Y así están dispuestos a que siga ocurriendo mientras el PNV siga en el poder. Pero la cuenta atrás ha comenzado, quedan días... Patxi López se ha comprometido con Antonio Basagoiti, el líder popular vasco, a que esa desvergüenza se acabe.

La última: Otegui, este mismo martes, en Radio Euskadi. El líder batasuno, condenado por terrorismo, ha insistido en sus monsergas:
"Este país conocerá, sin duda, un proceso que al final alcance un acuerdo político".

Sobre las elecciones y el gobierno de Patxi López, ha dicho Otegui:
"Difícilmente un gobierno que nace de unas elecciones antidemocráticas puede liderar un cambio estructural".

Supura por la herida. Si todo va conforme a lo firmado, se les va a acabar el chollo. La desvergüenza nacionalista en los medios públicos complaciendo a ETA y su entorno tiene los días contados. La democracia va a ganar muchos puntos.

Política Lingüística Estudiantes de gallego de París y el Bierzo visitan Galicia
La Voz 14 Abril 2009

Un total de 120 jóvenes del Centro de Estudos Galegos de la Universidad de París y de colegios e institutos del Bierzo llegaron ayer a Galicia para conocer más de cerca el idioma y la cultura que estudian. Los viajes están organizados por la Secretaría Xeral de Política Lingüística, y la propia Marisol López, secretaria xeral en funciones, les informó en su primera jornada de los proyectos que está llevando a cabo la Xunta para fomentar el uso del gallego en los distintos ámbitos de la sociedad.

La delegación francesa, formada por siete alumnas y una profesora, estará en Galicia hasta el sábado y durante estos días las jóvenes se desplazarán a Vigo, para visitar las islas Cíes, a Allariz, Ribadavia, Ourense, O Incio, Seoane do Courel, Lugo, Costa da Morte, y por último, el próximo sábado, al Museo do Pobo Galego y la capital de Galicia.

Por su parte, los 113 estudiantes de gallego del Bierzo, acompañados por diez profesores y pertenecientes a doce centros educativos, visitarán zonas como Celanova, O Morrazo o Viladonga. Las dos estancias buscan que los jóvenes se acerquen a la realidad lingüística y cultural de Galicia; facilitarles el contacto directo con la lengua y cultura de la comunidad; y mostrarles, además, algunos de los exponentes más destacados del patrimonio arquitectónico y natural.

Recortes de Prensa   Página Inicial