AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 18 Abril 2009

 

Pumpido-Rubalcaba
Tirar la primera piedra
GEES Libertad Digital 18 Abril 2009

Las negociaciones de Rodríguez Zapatero con ETA supusieron un duro golpe a las instituciones involucradas en la lucha antiterrorista, del que la sociedad –y la oposición debiera darse cuenta cuanto antes– no ha tomado todavía conciencia. Estas instituciones fueron utilizadas por el Gobierno del PSOE para amparar sus tratos con ETA, y el episodio de la denuncia de Conde Pumpido contra el Ministerio del Interior muestra hasta qué punto cuando se corrompe el funcionamiento de las instituciones, se las corrompe a ellas mismas, y el olor se mantiene con el tiempo; instrumentalizarlas no sale gratis. Y lo peor es que este episodio de descrédito no será ni el único ni el último, porque el asunto de la negociación con ETA –a su vez sólo uno de los escándalos que acosan al ministro Rubalcaba, junto con la manipulación de datos o el levantamiento en masa de los agentes del CNP y la Guardia Civil contra el ministro–, tiene consecuencias graves que aún habrá que valorar.

Una de las consecuencias se deriva de los "informes de verificación" de 2006. En la Memoria de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de 2007, se daba por probado que ETA no tenía ninguna intención de terminar con su acción criminal. Los representantes y sindicatos de la Policía Nacional y la Guardia Civil han repetido hasta la saciedad que en opinión de los agentes, ETA no había detenido sus actividades. Y sin embargo, Rubalcaba afirmó en determinadas ocasiones que la tregua estaba "verificada", lo que utilizó Zapatero para continuar sus tejemanejes con la banda. ¿Verificada por quién? El esquema es el mismo que en el escándalo de ANV: la falsificación de los informes de los expertos en terrorismo para satisfacer las necesidades del Gobierno en sus tratos con ETA.

Y lo mismo pasaba con lo ahora denunciado por Conde Pumpido, la legalización de ANV. La Guardia Civil fue tan explícita y clara respecto a ETA como lo ha sido siempre, y el Fiscal General del Estado rehusó hacerle cualquier caso. Conde Pumpido denuncia ahora un comportamiento del que él mismo ha participado: si no se fiaba de la Policía Nacional, bien podía haberse fiado de la Guardia Civil, pero en vez de eso prefirió escudarse en la información de la primera para satisfacer al Gobierno y blanquear ANV con lo del "Guantánamo electoral". Si hubo un comportamiento denunciable, él mismo fue cómplice de él.

El caso del Bar Faisán es aún más grave, es propiamente un delito, y conlleva responsabilidades penales. En este caso, además, están involucrados los tres personajes; Garzón, Rubalcaba y Conde Pumpido. De éste aún esperamos una decidida actuación para descubrir quién llamó a quién poco antes de la operación contra el aparato de extorsión de ETA. De Rubalcaba esperamos poco, quizá su dimisión por un caso de corrupción y traición que le afecta muy de cerca. En el caso de Garzón, hay que preguntarse qué hace el juez investigando a miembros de la Administración americana mientras esconde en un cajón el expediente del caso Bar Faisán, que es por lo que los españoles le pagamos el sueldo. Cabe preguntarse si está más preocupado por perseguir a Bush y Aznar que a miembros y colaboradores de ETA.

El episodio de la negociación de Zapatero con ETA es bastante más grave que el derivado de sentarse a hablar con unos terroristas. Para negociar con la banda, el PSOE forzó al máximo las instituciones del Estado, empezando por el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior. ¿Alguien pensaba que esto saldría gratis? Para cubrir el proceso de negociación y pacto con la banda, se manipuló, se adulteró, se ocultaron datos y se usó a la Fiscalía y a las Fuerzas de Seguridad para apuntalar los pactos. Ello se hizo con los dos ministerios que constituyen la punta de lanza contra el terrorismo etarra, las que más necesitan transparencia, claridad y comportamiento ejemplar. Ahora observamos las consecuencias.

La responsabilidad directa recae en Rubalcaba, un ministro del Interior que, por la acumulación de escándalos y sospechas, nos remite directamente a la corrupción de la instituciones antiterroristas en la era de González. Al final, la historia se repite y con los mismos protagonistas. Rubalcaba no va a salir gratis a la lucha antiterrorista y ya vemos las consecuencias. Y además de la degeneración progresiva de su Ministerio, la infección se extiende al otro. Llevado por luchas internas que a los ciudadanos les importan poco, Conde Pumpido carga contra la policía; pero olvida que él ha jugado al mismo juego y con igual entusiasmo que aquellos a los que denuncia. Ha cometido el mismo pecado, pese a que haya tirado la primera piedra.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Dijo la sartén al cazo...
ISABEL SAN SEBASTIAN La Razón 18 Abril 2009

CONFIESO QUE no salgo de mi asombro. No me sorprende que Cándido Conde Pumpido, para justificar su comportamiento infame, arremeta contra la misma Policía a la que su jefe y mentor, José Luis Rodríguez Zapatero, ató de pies y manos durante la negociación con ETA. (La brigada destacada en Francia pasó de 80 a 20 hombres, a la vez que caían en picado las detenciones). Tampoco me extraña, conociendo al personaje, que se atreva a culpar a otros de la tardía ilegalización de las listas electorales terroristas (ANV, PCTV). El, que durante meses se negó a atender una petición en tal sentido formulada por la AVT y el PP, aduciendo que negarse a condenar el brutal atentado de la T-4, tal como exigía la Ley de Partidos, no era «causa suficiente» para relacionar a estas siglas con Batasuna/ETA. El, que en octubre de 2006 declaraba: «En la medida en que una ley aprobada en el Parlamento (la que autoriza el diálogo con los criminales) sirva para que no haya más muertos, no consentiré que el Ministerio Fiscal deje pasar la ocasión de aplicarla con ese fin». El, que comparaba por esas fechas la expulsión de los asesinos de las instituciones con una «Guantánamo electoral». El, que hablaba de «mancharse la toga con el polvo del camino» y se negaba a permitir «trampas, inventos ni atajos al servicio de una Justicia de trinchera que en lugar de buscar la paz social alimente la venganza». El, que no tuvo empacho en defenestrar de la Audiencia Nacional a Eduardo Fungairiño con tal de facilitar la tarea de su Fiscalía en auxilio del mal llamado «proceso de paz»

Lo que llama mi atención es que el mismo hombre a quien se refirió Arnaldo Otegi tras su puesta a disposición judicial, con aquello de «¿esto lo sabe el fiscal general?», la emprenda contra su fiel aliado de entonces, Baltasar Garzón. El mismo Garzón que pasó de considerar a la izquierda abertzale un tentáculo esencial de la banda etarra a sostener que era un movimiento político irreprochable, sin mediar más cambio que el malhadado «proceso».El mismo Garzón que sentó en el banquillo a Pinochet, en contra del criterio de la Fiscalía, con el sostén del entonces magistrado del Supremo que ahora le acusa de convertir la Audiencia en un juguete por su afán desmedido de protagonismo. ¿Será que algún asunto incómodo para el Gobierno, como por ejemplo el famoso chivatazo, empieza a revolverse en el cajón del juez estrella? ¿Será que Cándido está despechado porque le han dejado sin cartera?

En todo caso, el refranero lo dice bien claro: «Quítate de ahí que me tiznas, dijo la sartén al cazo».

TVE
¿Y por qué no cerrarlas todas?
Pablo Molina Libertad Digital 18 Abril 2009

Ha tenido que venírsenos encima una recesión histórica para Zapatero diga algo inteligente, vaya lo uno por lo otro y alabado sea el Señor. La decisión de reducir la publicidad en la pública es, no obstante, una medida insignificante en el montante de agravios que las televisiones privadas vienen sufriendo desde que se les concedió permiso para competir contra el emporio estatal.

No hay ninguna razón ni filosófica ni práctica que justifique la existencia de veinte televisiones propiedad de las comunidades autónomas, además de las dos cadenas estatales analógicas y sus derivados digitales. Cuando un servicio es prestado a los ciudadanos por la iniciativa privada, la existencia de competidores que se financian con fondos públicos es un absurdo y un agravio comparativo que sólo tiene razón de ser en el deseo de los políticos por controlar los medios de comunicación.

Nada habría que objetar si el PP y el PSOE crearan cada uno su cadena de televisión con dinero de sus afiliados, pero hacerlo a costa del bolsillo de todos los ciudadanos que ya reciben un servicio mejor y más barato por parte de operadores privados es un lujo inadmisible, sobre todo en medio de una catástrofe económica como la actual.

Las televisiones autonómicas son tan innecesarias como TVE y, en conjunto, mucho más gravosas, por sorprendente que pueda parecer conociendo las pérdidas astronómicas de la televisión estatal. En la mayoría de los casos son un cementerio de elefantes para los políticos desahuciados y un vehículo excepcional para regalar dinero a los amigos a costa del contribuyente, con la única condición de que los gobernantes de turno aparezcan diariamente no menos de cinco veces, aunque sea inaugurando los mingitorios de un centro de la tercera edad.

Habría que cerrarlas todas previa subasta o, mejor aún, regalárselas directamente al grupo PRISA. Con la sagacidad empresarial propia de la casa, en un par de años no quedaría ni una. Eso que saldríamos todos ganando.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

'¡Libertas, morituri!'
ARCADI ESPADA El Mundo18 Abril 2009

Querido J:

Las vueltas que da el mundo, amigo mío. ¡Hasta ponernos cabeza abajo! Si digo el nombre de Miguel Durán quizá te quedes igual, porque tú has logrado olvidar con más talento. Pero también es posible que entres en desazón, como un níveo personaje de Austen.Miguel Durán. Escribí su nombre en el prólogo de una nueva edición de la biografía de Juan Antonio Samaranch, que escribimos Jaume Boix y yo para la editorial Espasa. Me permitirás citarme, que es sobre todo citarle: «No podemos dejar de agradecer tampoco el interés que se tomaron algunos de sus conocidos [de Samaranch], como Miguel Durán, director de la Organización Nacional de Ciegos en los tiempos en que España era el mejor país para enriquecerse, o Alfredo Fraile, asesor de cualquier imagen opaca, para que abandonáramos la redacción de esta biografía por otro trabajo mejor: por desgracia no pudimos complacerlos». Eran las vigilias olímpicas. Unos meses después de haberle (me) echado a la calle, Durán llamaba a Boix, ya ex director del Diari de Barcelona, y le anunciaba que iba a cumplir el pacto de nombrarlo director de una revista catalana de cuya cabecera tenía la propiedad.Pero teníamos que dejar de joder con ese libro, que ya se estaba ultimando y cuya más profunda honra acabaría siendo, aunque hubo de pasar mucho tiempo, el que Juan Antonio Samaranch la considerase, también, su biografía.

Esta es una anécdota mínima e inolvidable sobre Durán. Ciertamente: gota derramada en el océano de una época tumultuosa de favores, gestiones y absoluciones, cuando Durán creó en la Once una corporación que abarcaba actividades impropias de su labor social. Pero comprenderás mejor que recurra a ella si te anuncio que Miguel Durán será el candidato de Ciudadanos en las próximas elecciones europeas.¡Durán! Te aseguro que entre todas las hipótesis posibles sobre el futuro del partido que instamos a crear en junio de 2005 ésta figuraría entre las más descabelladas. Y tomo precauciones porque, aunque maltrecho, ese partido Ciudadanos continúa activo y no se sabe qué derivas podrá tomar aún.

En cualquier caso, lo peor es que Durán no viene solo. Si así fuera, aún habría motivos para pensar en el gesto quijotesco y hasta en el arrepentimiento. ¡Quia! Lo acompaña Mr. Declan Ganley, un irlandés nacido en Londres, que lideró la campaña euroescéptica en su país y contribuyó decisivamente al rechazo del tratado de Lisboa. Según los periódicos, Ganley tiene mucho dinero, que proviene de negocios en aluminio, joyería y telecomunicaciones, que se extienden por diversos países del Este. En Letonia llegó a ser asesor del Gobierno y hoy lidera Libertas, una organización paneuropea a la que Ciudadanos aparece prendida con el broche de Durán. Lo que sea Libertas desde el punto de vista ideológico tiene poca importancia saberlo a partir de las propias palabras de Ganley. El sostiene que defiende Europa, la libertad, la familia y la vida, lo que sirve para defender cualquier cosa. Pero la coalición entre Ciudadanos y Libertas es sumamente espectacular teniendo en cuenta lo que sigue. Tápate:

En Polonia su socio es la Liga de las Familias Polacas. La Wikipedia anota que una emisora del partido, Radio Marja, ha sido criticada por el propio Vaticano por su carácter nacionalista y xenófobo.

En Italia han contactado con La Destra, una escisión del MSI-Alianza Nazional, hecha efectiva tras los primeros viajes de Gianfranco Fini hacia la derecha berlusconiana.

En Chequia, con el Movimiento de Demócratas Independientes.
En Portugal, con Ribeiro, un político próximo a los movimientos salazaristas.
En Francia, con el Movimiento por Francia, el partido de Phillipe de Villiers que compite con el Frente Nacional de Le Pen.
Los datos son del diario Ya, que ha resucitado, como es natural.

Bien está, amigo mío. La cuestión importante no es ni siquiera política. Es psicológica. ¿Qué es lo que habrá llevado a Albert Rivera, y el resto de dirigentes de Ciudadanos, a una decisión tan grotesca? Las posibilidades del partido en las elecciones europeas eran ínfimas. Pero tenía poca importancia; entre otras cosas porque a las elecciones se presentaba y se presenta UPyD, con el articulado caballero Sosa Wagner al frente. ¿No parecía más lógico convocar a los simpatizantes de Ciudadanos en torno a ese candidato? Se objetará que UPyD se ha negado al pacto con Ciudadanos. ¡Y qué importa eso! No hay delito en matar a besos.Y lo que debió hacer Ciudadanos en las europeas debió hacerlo también en España. Es decir, considerar a UPyD lo que UPyD es en realidad (o lo que era antes de Durán y Libertas): algo propio.El principio de la realidad es inexorable en la política y en la vida, y desde la aparición de Rosa Díez, una carismática líder española, Ciudadanos no podía aspirar a ejercer sin ella su plan, ni en Europa ni en la mayoría de lugares de España. Su obligación estratégica era apoyar a UPyD (cristianamente, si tanto apego tiene al formato, es decir, poniendo la otra mejilla) y esperar la maduración de un acuerdo que de un modo u otro habría de llegar.Más precisamente, que llegaría tras las elecciones catalanas, cuando Ciudadanos hubiese revalidado o ampliado su presencia en el Parlamento de Cataluña y UPyD hubiese constatado su carácter residual y la imposibilidad de construir un proyecto político español con esos residuos.

Sorprendentemente, la dirección de Ciudadanos ha decidido acabar con su proyecto político. En Europa, en España. Y en Cataluña.Nunca pensé que Ciudadanos reclutara sus votantes entre el rojerío, sino en una transversalidad de decepción, a veces algo histérica, aunque por lo general muy razonable. Pero, aun dando por cierto que parte de sus votantes fueran lo que se entiende genéricamente por gente de derechas, la coalición con el llamado Libertas, y con Durán y Ganley, es intragable. ¡Ni las más beatillas, que se santiguaban al paso del Rivera desnudo de entonces! Aludía, querido amigo, a la necesaria perspectiva psicológica, porque Ciudadanos participará en la campaña europea a cambio de su pura y simple destrucción.

Creo que el rasgo de carácter más misterioso es el de la autodestrucción.Lo he visto, y lo veo en los individuos, y me consuelo vagamente pensando que una determinada programación errónea del circuito humano es capaz de provocarla. Pero si misterioso es en los individuos, mucho más lo es en los colectivos. Mucho más misterioso y mucho más desmoralizador.

Sigue con salud
A.

Europeas
Palos de ciego
Maite Nolla Libertad Digital 18 Abril 2009

La política en España está como el cine español; carente de ideas, flojo en taquilla y subvencionado en exceso. Se libran de la quema tres o cuatro espíritus libres y ya está. Todos los partidos, sin excepción, van haciendo eses en el mejor de los casos y dando palos de ciego el resto. El otro día oí decir a Pedro J. que la única alternativa al PSOE éste, descompuesto, en el que se pasan a cuchillo entre ellos mismos, mismamente, es el PP; y hoy por hoy, el PP de Rajoy. Y es verdad. Con lo cual, lo mejor es que asumamos cuanto antes que España será bipartita o no será. Si los americanos –perdón, los estadounidenses, que luego me corrigen– que han inventado esto y que son un porrón de gente votando, al final eligen entre dos señores, no sé porque aquí vamos a tener que ser más mirados con la oferta política. Lo mismo que los británicos.

Todos los partidos que tienen una idea de libertad e igualdad entre españoles y españolas combinan, en mayor o menor medida, grandes aciertos, personas admirables o iniciativas dignas de elogio, con meteduras de pata hasta el corvejón, caciquismo, nula democracia interna, personalismos, iluminados y tíos y tías que no se han visto en otra. Por ello, lo mejor es el voto útil y ya está. En definitiva, como tantos otros estos días, anuncio por la presente mi rendición al régimen.

Dicho esto, esta semana se publicó en el BOE el anuncio de convocatoria de las elecciones europeas, un canto a la abstención. Mi idea inicial es votar a Mayor Oreja; ya les dije que no se merece el castigo que se deben llevar otros y que me gusta su idea de que el que quiera cambiar el PP lo haga desde dentro. Pero claro, si los miembros y componentas de la lista electoral subsiguientes al candidato no van a ser más que opositores a un sueldo Nescafé durante cinco años, el entusiasmo inicial, con el calorcito que puede hacer ese día, ideal para la playa o la montaña, puede sufrir un grave quebranto. Desaparecido Luis Herrero, ni una sola idea sobre si el PP va a denunciar a Montilla por negarse a incluir la famosa casilla en las hojas de inscripción, ni una sola mención al CAC, ni a si el PP va a denunciar en Europa el nuevo Estatut de Cataluña, que vulnera todas la libertades de la Unión Europea; nada por aquí y menos por allá, ahora que tienen las encuestas a favor. Y ya que el PP ha mandado a la señora Salmones a hacer el ridículo como portavoza de defensa, tampoco tenemos noticia de si van a conseguir que la recomendación de la Comisión Europea sobre la prohibición del canon a empresas y administraciones se haga norma y norma de obligado cumplimiento.

Además, tampoco sabemos cómo afecta a la candidatura europea popular que la señora Camacho quiera suplir la baja de Guardans ofreciéndose a CIU, sin pedir nada a cambio; eso es amor del bueno, pero ¿está Mayor Oreja de acuerdo con esa tontería?

Ciertamente, a los españoles nos urge echar a Zapatero y a Corbacho, pero si los partidos utilizan las elecciones europeas para hacer limpieza –lo que Alfonso Arús llama Mierdas las justas– y para jubilar doradamente a los políticos que no quieren en primera línea, el votante tiene todo el derecho a quedarse en casa, ¿o pensaban que les iba a hablar de otra cosa?

De Diego: "Será un pulso entre el David contribuyente y el Goliat sindicalista subvencionado"
Miguel Pato y Ana Avellano Periodista Digital 18 Abril 2009

Este domingo a las 12 de la mañana, la Plataforma de las Clases Medias convoca la primera manifestación en suyo mensaje hay una seria queja a los principales sindicatos españoles. El lema con el que se reúnen resume el ánimo de este acto: “Fuera los sindicatos del presupuesto”.

El principal promotor de este movimiento cívico, Enrique de Diego, señala que

“No me consta que se haya hecho antes una manifestación de estas características. Una de las razones es que no existen demasiados precedentes de unos sindicatos que vivan del contribuyente.”

Desde la Plataforma denuncian que todos los ciudadanos están afiliados obligatoriamente a los sindicatos desde el momento en que CCOO y UGT reciben 7000 millones de euros cada uno vía subvenciones del Estado, ayuntamientos, Comunidades Autónomas…

Otro tema que Enrique de Diego califica de muy grave es que los sindicatos se beneficien de que haya cada vez más paro.

“Obtienen importantes beneficios de los Expedientes de Regulación de Empleo a través de sus asesorías jurídicas”

Por otro lado, las Clases Medias invitan a los empresarios a que dejen de pagar sus cuotas a la CEOE mientras ésta sigua recibiendo subvenciones superiores a los 2000 millones de euros del Ministerio de Trabajo. Subvenciones, explica De Diego, en concepto de asesoría en un momento en que las empresas están cerrando.

“Es injusto que un sindicato se costee con subvenciones des Estado. Además, si los sindicatos funcionasen exclusivamente con afiliaciones voluntarias estarían obligados a prestar servicios reales y eficaces a sus afiliados.”

La marcha, que trascurrirá desde la sede de la CEOE en Madrid hasta la sede de UGT en la misma ciudad coincide con otro acto programado con los sindicatos. Esta coincidencia es reveladora para Enrique de Diego.

“Será un pulso entre el David contribuyente expoliado, que no llega a fin de mes por pagar a tanta gente que vive del cuento, y el Goliat subvencionado que tiene grandes cantidades de dinero”.

Cada formación política recibirá una subvención de 32.202 euros por escaño obtenido
Los partidos recibirán más de 17 millones para costear los 15 días de campaña europea
Esther L. Palomera La Razón 18 Abril 2009

MADRID- Si hace dos días supimos por un informe del Tribunal de Cuentas que los partidos políticos habían gastado en la campaña electoral de 2008 la friolera de 66 millones de euros, hoy sabemos por el Boletín Oficial del Estado (BOE) que las arcas públicas volverán a financiar con casi 20 millones los quince días que durará la campaña para las europeas. La ¿ayuda?, según la Orden del Ministerio de Economía, se calcula en base a los resultados obtenidos en el año 2004, tanto por cada escaño obtenido como por cada uno de los votos que logró cada candidatura. Según lo publicado ayer por el BOE y de acuerdo al Régimen Electoral General, cada formación política recibirá una subvención de 32.202,22 euros por cada escaño obtenido, por lo que si multiplicamos la cifra por los 54 escaños asignados a España en 2004 (ahora se han rebajado a 50), la subvención global sería de 1.738.908 euros. Además, se pagarán 1,07 euros por cada uno de los votos obtenidos por cada candidatura, es decir otros 16.168.807 euros. Por este concepto el partido que más subvención obtendrá será el PSOE, que logró 7.085.079 sufragios, seguido del PP, con 6.775.364 votos, Galeusca con más de 800.000 e IU con 60.000. Ya van 17.907.715.

Pero, las distintas candidaturas tendrán también para la propaganda y la publicidad electoral. El Gobierno, según lo publicado en el BOE, concederá 0,15 euros por elector a las candidaturas que logren un porcentaje de votos válidos de al menos un 15 por ciento, una condición que, previsiblemente, sólo cumplirán las candidaturas de PP y PSOE, que en 2004 obtuvieron, respectivamente, el 41 y el 43 por ciento de los votos. Novedades respecto a 2004 Además, se establece por ley que logren 0,11 euros por elector las candidaturas que obtengan el seis por ciento de los votos, algo que no logró ninguna candidatura en el año 2004, y 0,03 euros por elector para las que consigan un mínimo del tres por ciento de los sufragios. En esta horquilla se situarán las coaliciones formadas por IU e ICV, BNG-ERC-EA, y PNV-CiU-CC. El cálculo de esta última asignación se puede hacer con los resultados de 2004.

Zaragoza calienta motores ante la manifestación del sábado
En defensa de las modalidades lingüísticas aragonesas
Belén Piedrafita/Agenciaswww.lavozlibre.com 18 Abril 2009

Zaragoza.- Huesca y Zaragoza fueron ayer las ciudades elegidas por la plataforma 'No Hablamos Catalán' para presentar la manifestación del próximo sábado 18 de abril en Zaragoza bajo el lema “No a la imposición del Catalán en Aragón". En el acto reivindicarán la defensa de las modalidades lingüísticas aragonesas y el retorno de los bienes eclesiásticos del Aragón Oriental, actualmente en la diócesis de Lérida. El rechazo a la inclusión del catalán como lengua propia e histórica de Aragón es la principal reclamación de la Plataforma, que en poco más de dos horas recogió unas de 225 nuevas firmas de apoyo en las ciudades de Huesca y Zaragoza.

La delegación turolense, a su vez, ha elegido el domingo 19, un día después de la manifestación, para instalar una mesa informativa en la Plaza de España de la localidad de Alcañiz.

"Cada vez estamos más cerca de lograr nuestro objetivo de reunir 10.000 firmas para presentar una propuesta popular en las Cortes de Aragón contra la inclusión del catalán en la Ley de Lenguas de nuestra comunidad", afirma Lorenzo Pastor, presidente de la plataforma 'No Hablamos Catalán'.

"Además, día a día nos enteramos por la prensa de dejaciones en cuestión de Patrimonio por parte del Departamento de Cultura de la DGA, por lo que queremos dar un toque de atención a la Consejería de Cultura. Exigimos que el Gobierno de Aragón se muestre firme de una vez por todas a la hora de reivindicar el retorno de las obras religiosas del Aragón Oriental", añade.

'Círculo Balear' acoge con moderado optimismo el giro lingüístico del PP
La asociación defiende el bilingüismo y la libertad de enseñanza
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 18 Abril 2009

Mallorca.- El aparente giro lingüístico del PP local despierta un moderado optimismo del 'Círculo Balear' (CB), una asociación cívica que aboga por las libertades y el bilingüismo. Según su presidente, Jorge Campos, "deben pese a ello mostrarse precavidos, ya que los actuales dirigentes del Partido Popular Balear no gozan de demasiada credibilidad entre los miembros de la asociación en lo que a política lingüística se refiere". "Precisamente fue el propio Partido Popular el que aprobó la legislación causante de la actual catalanización de Baleares", añade.

"No creemos que la solución al totalitarismo lingüístico impuesto por los sucesivos gobiernos autonómicos pase por revisar, únicamente, ciertos aspectos puntuales de una normativa que vulnera derechos y libertades en ámbitos tan importantes como la educación o la administración pública. Y ya conocemos la experiencia negativa de la aprobación de nuevos 'planes de normalización lingüística'", señala.

'Círculo Balear' considera que para que este giro lingüístico del PP de las islas no sea entendido como una mera estrategia electoral dicho partido debe comprometerse públicamente a garantizar la libre elección de lengua. En opinión de sus dirigentes, esto sólo sería posible a través de la derogación tanto de la actual Ley de Normalización Lingüística de 1986 como de aquellos decretos que han impuesto el catalán sobre las modalidades lingüísticas baleares, discriminando, a su vez, a los castellano hablantes.

Como explica Jorge Campos, "la sociedad balear es bilingüe y no tiene ningún tipo de problema en el uso cotidiano e indistinto de ambas lenguas. Así pues, no reclaman nuevos y costosos planes de normalización lingüística. La sociedad prefiere que el dinero de sus impuestos se dedique a intentar paliar la profunda crisis económica en la que nos encontramos actualmente. Así deben entenderlo nuestros dirigentes políticos".


****************** Sección "bilingüe" ***********************

Alberto Núñez Feijoo y la lengua gallega en su discurso de investidura
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital

Alberto Núñez Feijoo, en su discurso de investidura como presidente de la Xunta de Galicia, ha reafirmado el "inquebrantable compromiso galleguista" de su partido con el país al que pertenece y ama, con su progreso material, con su lengua y con su cultura milenaria, que seguirá desarrollando en libertad. Me limitaré a comentar aquellas partes del discurso relacionadas con la lengua y la identidad gallegas.

1º) "Habla propia significa identidad. Nuestro idioma nos caracteriza, nos enriquece y constituye un derecho de todos los gallegos, sin exclusiones, independientemente de cualquier opción partidista y de las estrategias políticas".

COMENTARIO: Volvemos a lo de siempre: "habla propia" y "nuestro idioma" son expresiones excluyentes, pues si el gallego es el "habla propia" de los gallegos, el español debe considerarse como "habla impropia", importada, colonizadora y destructora de nuestra identidad. Los que tenemos el español como lengua principal y creemos que éste es tan propio de los gallegos como el gallego, debemos ser "normalizados" o "curados" de una profunda deformación de nuestra personalidad. Al ser la lengua común del Estado nuestro idioma principal, por herencia familiar, educación o libre elección, estamos renunciando a la plena identidad de gallegos y, según las leyes del galleguismo, nos situamos en el bando de los excluidos o separados.

2º) "Tengo muy claro este principio irrenunciable, y considero que nuestro modelo normalizador debe atender a la realidad, lejos de copias y mimetismos ajenos, por muy bien intencionados que sean y vengan de donde vengan. Se equivocan los que pretenden hacer del gallego un instrumento de imposición, y se equivocan también los que consideran la lengua propia como algo subalterno, marginal".

COMENTARIO: ¿Qué necesidad tenemos de un "modelo normalizador", bien sea copia de otros ajenos e importados, bien sea creado por profesionales de la "normalización" autóctonos y "originales"? Si se habla de un "modelo normalizador" es porque una parte del pueblo gallego es anormal y debe volver a la normalidad. Pero, ¿quién crea la norma sino el mismo poder que la aplica? ¿No será el poder el que se tiene que normalizar?

3º) "La amabilidad lingüística, el respeto por lo que habla cada uno, se impone sobre los radicalismos estériles. Será ahí, en esa actitud ejemplar de los hablantes donde haya que incidir para que nadie se sienta marginado o excluido".

COMENTARIO: La amabilidad lingüística fue hasta hace poco un hecho irrefutable. Con la aparición del nacionalismo secesionista, la amabilidad lingüística ha dejado de existir en estado puro para contaminarse del miedo a los métodos antidemocráticos y a veces brutales de los nacionalistas. El miedo a ser gobernados por quienes se consideran dueños y señores de la identidad gallega, con la capacidad de excluir a quienes no compartimos su idolatría idiomática, no deja de ser una amenaza para la idealizada amabilidad lingüística. Las cosas ya han ido demasiado lejos como para que el retorno a la normalidad democrática se realice sin traumas que, como siempre, sufriremos los ciudadanos de a pie.

4º) "Precisamente por eso el gobierno derogará el Decreto que regula el gallego en la enseñanza; un Decreto aprobado sin consenso, y con la opinión contraria del Consejo Consultivo de Galicia. Será sustituido por otro, elaborado con la participación y orientación de los expertos y de las instituciones, con las consultas oportunas, en libertad. Un nuevo Decreto que tendrá como finalidad el impulso al trilingüismo en los centros de enseñanza, y el respeto a los derechos individuales de las familias y de los alumnos".

COMENTARIO: Me parece muy difícil elaborar un nuevo Decreto verdaderamente democrático sobre una base tan falsa e inestable como la que afirma dogmáticamente que "habla propia significa identidad", pues al tomar por "habla propia" uno solo de los dos idiomas hablados por los gallegos, la realidad queda irremediablemente falseada. Lo del trilingüismo más bien parece una cortina de humo para disimular el incontestable galleguismo del discurso.

Si esto no acaba como el rosario de la aurora, será un verdadero milagro.
 

La FAES tacha de "extravagancia" la normalización del gallego que inició el PP
Un informe de la fundación que preside José María Aznar afirma que el gallego sobrevivió por el "analfabetismo del campesinado" E Acusa al Instituto da Lingua de inventarse palabras
Un informe de FAES, la fundación que preside José María Aznar, tacha el proceso histórico de normalización del gallego iniciado con un gobierno del PP y aprobado por unanimidad por el Parlamento autonómico de "experimento en el que se inmolan la educación, los derechos individuales y el sentido común". El estudio concluye que el idioma sobrevivió por el analfabetismo de los campesinos y los normalizadores crearon después una 'neolengua' adaptada a sus intereses e inventaron palabras como A Coruña
REDACCIÓN A CORUÑA La Opinión 18 Abril 2009

Un documento de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), presidida por el ex presidente del Gobierno José María Aznar, tacha el proceso histórico de normalización del gallego iniciado con un gobierno presidido por el PP de "un experimento" ante el que "se inmolan la educación, la política cultural, los derechos individuales y el sentido común".

Según considera el documento, difundido en la serie Papeles Faes y elaborado por el filólogo clásico y profesor de Lengua Española y Literatura Andrés Freire, la política de normalización lingüística de la comunidad gallega "es la última de las extravagancias que atraviesan la historia de España". La ley de Nomalización Lingüística que cuestiona el documento fue aprobada por unanimidad en un Parlamento autonómico en el que el Partido Popular tenía mayoría.

En el documento de la fundación presidida por Aznar, Freire explica que el proceso llevado a cabo "en los últimos 30 años" ha puesto en entredicho el "fenómeno de expansión del castellano que desde Alfonso X se convirtió en la lengua de prestigio a lo largo de la península Ibérica". "La ignorancia de algunos y el interés de otros han aunado esfuerzos para revertir este proceso de siglos con la excusa de que estamos ante una anormalidad resultante de un supuesto imperialismo castellano", indica Freire.

De este modo, la Fundación defiende que el proceso de evolución histórica del gallego representa la "construcción de una lengua reconocible" a partir de una "suma de variantes lingüísticas galaicas" cuya "supervivencia" se debió al "aislamiento" de Galicia y al "analfabetismo del campesinado gallego".

En este sentido, considera que las tres últimas décadas de la historia del gallego estuvieron marcadas por el "diferencialismo" que, en su opinión, llevó al Instituto da Lingua Galega a "inventarse todo un vocabulario" y a acudir al portugués o a "cualquier variante lingüística local que difiera de la lengua castellana". "Se acudió al portugués - en términos como orzamento, grazas o Galiza-, el gallego fue fiel a la etimología donde el castellano se permitía licencias (adxetivo, voda o avogado) mientras que si el castellano mantenía su forma culta, el gallego prefería el vulgarismo (auga o choiva frente a los extendidos y correctos agua y chuvia)", señala el texto.

Dicha evolución, desembocó -según el documento- en una neolengua "usada para las ceremonias y los actos públicos, pero que se abandona una vez que las cámaras no enfocan" y que rechazó rasgos característicos de la lengua como el seseo o la gheada "por un vocabulario cambiante y artificioso, repleto de palabras jamás pronunciadas por un gallego". El informe de Freire pone como uno de los ejemplos la evolución del topónimo de A Coruña.

Acento
"La tradición medieval era clara al respecto y en gallego se decía A Cruña. Los autores nacionalistas como Castelao utilizaban este topónimo pero para los normalizadores, el Cruña de los aldeanos sonaba demasiado rústico, de modo que discurrieron un híbrido poco creíble: A Coruña", indica el documento de la fundación de José María Aznar."El cerrado acento de aldea fue visto como un rasgo lingüístico a desterrar", sentenció Freire en el informe, para recordar que los técnicos de la normalización se inclinaron por un "castellano de Galicia".

"El acento marcado sigue siendo un rasgo negativo en la comunidad sea cual sea la lengua en la que el hablante se exprese. Un estigma social que ha de depurar quien aspire a alzarse socialmente sobre su origen. La criticada diglosia sigue, pues, vigente en la comunidad galega", añade el informe de FAES.

Ofensiva nacionalista en Cataluña y Galicia contra el castellano
Los sectores más radicales preparan manifestaciones contra el bilingüismo
www.lavozlibre.com  18 Abril 2009

Barcelona/Santiago de Compostela.- Los nacionalistas radicales han iniciado una gran ofensiva en Cataluña y Galicia contra el bilingüismo y el uso del castellano en esas comunidades. Por un lado, la organización radical ‘Mesa pola Normalización Lingüística’, bajo la influencia del Bloque Nacionalista Galego (BNG) ha convocado para el domingo 17 de mayo la celebración de una manifestación en Santiago de Compostela a favor del gallego como única lengua de la región. Con palabras dirigidas a la comunidad educativa, Carlos Callón, presidente de la Mesa, señaló durante la presentación de las distintas acciones previstas por su organización que “si los gallegos no defendemos nuestra lengua, nadie lo va a hacer por nosotros”. Se espera que el BNG y la nacionalista Confederación Intersindical Galega (CIG) apoyen la marcha.

"PISOTEA NUESTRA LENGUA"
Por otra parte, los nacionalistas catalanes entorno a Òmnium Cultural, Plataforma per la Llengua y Amics de la Llengua Catalana, preparan una concentración en Barcelona para mañana domingo 19 de abril. Esquerra Independentista ha anunciado también que el 23 de abril, día de Sant Jordi, celebrará, en el centro de Barcelona, una manifestación con el lema “Als Països Catalans, en català!. El bilingüisme trepitja la nostra llengua” (“En los Países catalanes, en catalán. El bilingüismo pisotea nuestra lengua”).

Los nacionalistas gallegos y catalanes incluyen entre sus objetivos la calificación del idioma autóctono como única lengua oficial. En la actualidad, tanto las gestiones administrativas, como las comunicaciones oficiales, la televisión pública autonómica y la enseñanza, tienen como idioma exclusivo el local, pese a que más de la mitad de la población usa habitualmente el castellano y a que esta situación no parece que vaya a dar ningún vuelco producto de las presiones.

El concepto de bilingüismo fue introducido, paradójicamente, por los nacionalistas durante la Transición, para favorecer el fomento de las lenguas regionales. Sin embargo, cuando estos idiomas ya han alcanzado el estatus de exclusividad en la Administración pública, de nuevo intentan recuperar el concepto de defensa del monolingüismo y sus ventajas, aunque, en esta ocasión, dejando fuera al castellano.

Toda la política lingüística de la Generalitat de Cataluña trata de acuñar la retórica de que establecer el catalán como lengua única en la Comunidad favorece la “cohesión social” de los ciudadanos, incluidos los inmigrantes suramericanos que llegan a la región hablando español, a los que se les anima, por medios propagandísticos, a que abandonen su uso.

MOVILIZACIÓN DE LA 'MESA'
En Galicia, tras la pérdida del poder en las elecciones del 1 de marzo, los nacionalistas han aumentado su presión para que la política lingüística puesta en marcha por Emilio Pérez Touriño (PSOE) y Anxo Quintana (BNG) no sea derogada tan fácilmente. Por ello, la movilización es ahora continua en los centros educativos y edificios administrativos, a los que acuden asiduamente miembros de la ‘Mesa pola Normalización’ para fomentar la afiliación y el activismo.

Para Gloria Lago, presidenta de la plataforma Galicia Bilingüe, que apoya la convivencia de ambas lengua y la libertad de los padres en la elección del idioma de enseñanza, “quienes ven cómo se aleja su proyecto de patria, de cargos y de prebendas, se organizan ahora para presionar a la sociedad. Ellos temen que se pueda elegir en libertad, tienen verdadero pánico a que sus posiciones queden desautorizadas porque son una minoría que no representan a los padres”.

Por su parte, Elvira Fuentes, de la Asociación por la Tolerancia, de Cataluña, señala que “los movimientos de los nacionalistas obedecen a que están alarmados por los resultados electorales de Galicia y por la alianza del PSOE y del PP en el País Vasco. Estos cambios los interpretan como un retroceso”.


"Intentan que los niños piensen que Cataluña es su único país"

Eduardo López-Doriga, padre de tres niños de 5, 7 y 9 años; (Barcelona)
www.lavozlibre.com 18 Abril 2009

Barcelona.- A Eduardo López Dóriga, como a muchos otros padres, la imposibilidad de escoger el castellano como lengua de la enseñanza de sus hijos le cogió por sorpresa. Tiempo después supo que la ley le ofrecia teóricamente el derecho a solicitar una atención personalizada en castellano -la famosa y casi clandestina casilla en la hoja de inscripción- durante los cursos de primero y segundo de Primaria, pero para su hija mayor ya era demasiado tarde. Desde entonces, Eduardo está inmerso en una lucha desigual con la que pretende lograr, al menos, que sus hijos dispongan de material escolar en castellano.

- ¿Cuántos hijos tiene?
- Tres. Dos niñas, de 9 y 5 años, y un niño de 7.

- ¿Cómo se inició el proceso?
- Yo me enteré de que los padres podían solicitar educación en castellano para sus hijos en primero y segundo de Primaria, cuando mi hija mayor ya había comenzado segundo. Por lo tanto, con ella ya llegué tarde. Mi hijo estaba en el último curso de preescolar. Al saber que existía ese derecho, presenté una reclamación en la Consejería de Educación y aproveché para indicarles que deseaba, pese a no haberlo solicitado en la hoja de inscripción -porque no aparecía la posibilidad-, que el niño pudiera cursar primero y segundo de Primaria en castellano. La inspectora me dijo que lo tenían que consultar y finalmente me fue concedido. Gracias a ello, durante el curso pasado, en primero de Primaria, y este año, en segundo, ha estado recibiendo una atención personalizada. La clase es impartida en catalán y, en teoría, a mi hijo le hablan separadamente en castellano, aunque no lo sé con certeza pues es muy pequeño y no lo puedo controlar.

- ¿Está satisfecho?
- En absoluto, ya que al problema de la enseñanza se le suma el de los libros de texto. Como deseábamos que los tuviera en castellano, a principios del curso pasado, cuando el niño iba a empezar primero de Primaria, llamé a diferentes editoriales y estuve esperando en torno a un mes para ver si recibíamos una respuesta. Al no tener noticias y no conseguir los libros en castellano en Cataluña, decidí llamar a la sede de la Editorial SM en Madrid, que es la editorial hermana de la catalana 'Cruïlla'. Nos dijeron que, aunque ambas empresas son del mismo grupo, no tienen los mismos libros, ya que unos se editan para Cataluña y otros para el resto de España. Las versiones en castellano de los libros de Cataluña que yo buscaba, directamente no existían.

- ¿Cómo ha sido el caso de su hija pequeña?
- En el impreso de matrícula del colegio en el que quería inscribirla no aparecían las casillas que permiten a los padres escoger la lengua vehicular que desean para la educación de sus hijos, si bien en la parte posterior de dicho boletín sí había una opción para quienes quisieran educación en castellano. Lo solicité para los niveles P3 y P4. Además, al informarme de que por ley dichas casillas debían estar presentes, lo reclamé ante el 'Sindic de Greuges', el defensor del pueblo catalán. Desde entonces, se le ha estado dando un trato personalizado. Todos los niños reciben las lecciones en catalán, pero mi hija, en teoría, las recibe, de forma exclusiva, en castellano, igual que ocurre con mi hijo.

- ¿Qué idioma emplean sus hijos habitualmente?
- El castellano, siempre han hablado en castellano. Sin embargo, conocen y dominan el catalán. Si alguien se dirige a ellos en este segundo idioma, también lo emplean.

- ¿Cómo se sienten los niños?
- No me han expresado que tengan ningún problema. He hablado con los profesores y me han dicho que mis hijos están perfectamente integrados y entienden los dos idiomas. Lógicamente, están más acostumbrados a oír catalán, ya que el castellano sólo es empleado por los maestros puntualmente, como una concesión y sólo para dirigirse a ellos.

- ¿En qué cursos se encuentran sus hijos en la actualidad?
- Mi hija mayor, en cuarto de Primaria; el mediano, en segundo, y la pequeña, en P5. En el parvulario hay bastantes menos problemas. Hasta ahora, las fichas que nos han dado han sido en castellano, pero, claro, los niños todavía no leen. Es a partir de primero de Primaria cuando surge el principal problema. Los niños ya utilizan libros de texto y emplean material didáctico específico, por lo que sería adecuado encontrar dichas herramientas en castellano. Pero es que, insisto, ni siquiera existen.

- ¿Qué respuesta recibió del 'Síndic de Greuges'?
- Por una parte, recibí un documento de la inspectora de educación, a la que el centro había comunicado mi solicitud, diciendo que conocía la inexistencia de libros en castellano y le parecía un tema preocupante, pero nada más. Por otra, desde el Síndic me indicaron que no me lo admitían a trámite porque no les aportaba datos suficientes, así que volví a hacer la reclamación, esta vez con todos los datos. Ahora me han dicho que lo están estudiando. Sin embargo, siempre contestan de forma muy vaga. Realmente no espero ninguna ayuda por su parte. Y además, ahora mismo, con el nuevo Estatuto de Cataluña, los catalanes no podemos ni recurrir al Defensor del Pueblo español, sino únicamente al Síndic, lo que no tengo muy claro que sea constitucional.

- ¿No quiere mencionar el nombre del colegio de sus hijos?
- No. Lo que sí quiero es que quede constancia de que agradezco al centro el esfuerzo que hace, que no está en absoluto respaldado por la Consejería, ya que no se preocupa de que exista material didáctico en castellano. Es muy difícil para los profesores intentar dar una clase en catalán y, al mismo tiempo, particularizar un trato en castellano, si no disponen del mismo libro con idéntico contenido. Mi queja no se dirige al colegio, al que profeso toda la gratitud del mundo, sino a la Generalitat, que es la que debe poner los medios. El colegio ha puesto toda su buena voluntad en ayudarnos, pero no puede hacer más.

- ¿Cómo afronta el paso a tercero de Primaria, donde todo deberá ser en catalán?
- En principio, para el niño no va a suponer ningún problema. Siempre ha recibido clase en catalán, por lo que ya está habituado. Sin embargo, no voy a poder seguir ejerciendo el derecho a un trato personalizado en castellano. A partir de ese momento, el único contenido en español que mis hijos van a percibir serán las dos horas semanales de Lengua Castellana que marca la ley, lo que, a mi modo de ver, es a todas luces insuficiente para el buen dominio de un idioma. Los padres deberían poder escoger el modelo de educación que consideren mejor para sus hijos. Lo ideal sería la existencia de un bilingüismo real, donde ambos idiomas fueran estudiados en igualdad de condiciones, sin que prevalezca uno sobre otro.

- ¿Solicitarían más padres la enseñanza en castellano si los colegios cumplieran la ley e incluyeran las casillas de elección de lengua en los impresos de inscripción?

- Por supuesto. Estoy seguro de que a muchos padres les gustaría que sus hijos se educaran en castellano. Incluso muchos catalanohablantes preferirían escolarizar a sus hijos en español con el objetivo de que lo aprendieran bien, puesto que ya hablan catalán en casa. Ahora mismo, lo único que hace la mayoría de los centros es colocar la casilla en la parte de atrás, en letra pequeña y para cubrir el expediente. Suelen poner todas las trabas posibles con el objetivo de disuadir a los padres y alegan que los niños pueden sentirse discriminados o diferentes cuando realmente no es así.

- ¿Hacia quiénes se dirigen sus protestas?
- Hacia la Consejería de Educación, que es la que debe poner los medios para ejercer el derecho a la enseñanza en lengua materna y de que las editoriales dispongan de libros en versión catalana y castellana. La reclamación que presenté en Educación en junio de 2008 se centraba en este aspecto, pero no ha resuelto nada. Los libros del nuevo curso escolar continúan publicados en catalán. El único problema no es el idioma de los libros, sino que sitúan a Cataluña, no como una Comunidad de España, sino como un país diferente. Al final, los niños deben creer que España es otro país. La Generalitat no busca que los niños aprendan bien catalán, sino que piensen que Cataluña es su nación, su tierra, su único país. Se pretende construir una barrera con el resto de España.

El tiempo inmóvil
MANUEL MONTERO El Correo 18 Abril 2009

«Ya que el PNV aspira a liderar la sociedad vasca, se echa de menos un discurso centrado en el principal problema que hoy tenemos los vascos, el terrorismo», censura el autor. «Aunque al victimismo le vengan mejor las alusiones a las represiones en otros tiempos. Aunque la mayor parte de los amenazados no sean nacionalistas», explica

Las manifestaciones del PNV en el Aberri Eguna no sólo sorprenden por el victimismo, la deslegitimación de la mayoría parlamentaria salida de las urnas, la ausencia de autocrítica y la idea de que ha obtenido un «éxito rotundo». Están, también, las evocaciones históricas. Todas se refieren al franquismo y le sirven para interpretar las circunstancias actuales.

El nacionalismo vasco tiene un concepto del tiempo diferente al uso común. Se ve en un ciclo histórico situado al margen de las coyunturas políticas concretas. En este esquema todos los comportamientos responden a actitudes atávicas. No las explican las coyunturas, sino la esencia histórica: tanto la bondad y acierto del nacionalismo -«líder natural» de Euskadi, pues lo natural del vasco es votar nacionalista- como la alevosía de los no nacionalistas, que sólo pueden llegar al poder con trampas, conchabeos espúreos y conspiraciones siniestras. Son los buenos y los malos, y lo son desde siempre.
En el concepto del PNV la actuación de los no nacionalistas responde a una constante secular: quieren uniformizar España, y de ahí sus malvadas trampas para quitar del medio al PNV. Anatematiza echando mano de 'explicaciones' trascendentes, históricas. ¿Puede sostenerse seriamente que la política española de los últimos treinta años busca la uniformidad, tal y como asegura el manifiesto del PNV en el Aberri Eguna? Es verdad que hay intentos de eliminar pluralismos, pero los encontramos en las políticas nacionalistas, en particular en la del nacionalismo vasco, que ha hecho todo lo posible por homogeneizar culturalmente la sociedad vasca.

Resulta grave el recurso extemporáneo a circunstancias históricas que nada tienen que ver con la actual. Descalifica el pacto PSE-PP -atribuyéndole «la misión de uniformizar el proyecto de España», sin explicar por qué lo dice- echando mano de una cita de ¡José Antonio Primo de Rivera!, autor situado en las antípodas de las fuerzas democráticas, intelectualmente irrelevante, y que no ha leído en serio nadie hace muchas décadas, excepción hecha (al parecer) de los nacionalistas. ¿De verdad creen que semejante atrabiliario tiene algo que ver con el socialismo que va a formar gobierno en unas semanas? No vale ni como chiste. A no ser que se pretenda que la militancia nacionalista piense que la política del próximo gobierno será de inspiración fascista. En cuyo caso estaríamos no ya ante una 'boutade', sino ante una tropelía política.

El PNV suele indignarse cuando se recogen citas racistas de Sabino Arana para desprestigiarle más de un siglo después. Se indigna con razón, pues suelen sacarse de su contexto histórico y no puede identificarse al PNV actual con aquellas barbaridades antimaketas. Pues resulta mucho mayor desatino traer a colación a José Antonio Primo de Rivera, que está en el reverso de las fuerzas democráticas, alentó una ideología que las persiguió y -al contrario que Arana- no es reivindicado actualmente en ninguna de sus facetas y sí denostado (ahora, antes y siempre) por quienes formarán gobierno.

En este 'revolutum' histórico hay otras manifestaciones del PNV con rasgos delirantes. Al quitar hierro a su paso a la oposición, no se le ocurre otra cosa que recordar «que a lo largo de nuestra historia también hemos estado durante muchísimos años en cosas peores que la oposición». Y habla del exilio y de la gravísima situación que padecieron los líderes nacionalistas durante el franquismo. La evocación es una desmesura. No sólo porque la represión la compartieron con los socialistas y en general los demócratas, sino porque no tiene ni pies ni cabeza comparar, directa o indirectamente, el exilio y las actuaciones represivas con el paso a la oposición tras perder unas elecciones democráticas -o, si se quiere, no lograr una mayoría parlamentaria-. El disparate relativiza lo que no debería relativizarse, la brutalidad de la represión franquista, sutilmente equiparada con la pérdida del poder en un régimen democrático. La evocación, por muy retórica que quiera ser, resulta perversa.

El nacionalismo quiere dar una lectura épica a sus desventuras actuales. Para ello echa mano de la historia. De ahí se derivan parangones estrambóticos. Urkullu vuelve a la referencia histórica. de la Guerra Civil, nada menos, para sugerir que, pese a todo -pese a tanta maldad de socialistas y populares-, el PNV será un partido responsable. Podía haber dicho que en una democracia el paso a la oposición forma parte de la normalidad y no hay lugar para destrozos ni desaguisados. Pues no: establece la comparativa con la actuación del PNV cuando entraron en Vizcaya las tropas franquistas y decidió no destruir las fábricas...

Estamos ante un desaguisado conceptual: la Guerra Civil y el franquismo suministran los elementos para interpretar y explicar la realidad. En el Aberri Eguna los nacionalistas evocaron a José Antonio Primo de Rivera como fuente para interpretar el pacto PSE-PP. Han comparado su propio paso a la oposición con el sufrimiento que provocaron el exilio y la represión franquista. Han traído a colación la ocupación militar de Vizcaya en 1937, para explicar cómo actuarán tras perder el poder. ¿Hay quién dé más?

ara el PNV seguimos en un ciclo histórico en el que tienen sentido presente las referencias a la Guerra Civil y al franquismo. Es como si el tiempo no pasase, como si no quedara atrás la dictadura, como si no viviésemos una democracia desde hace más de treinta años. Como si un revés electoral no formase parte de la normalidad democrática y tuviese que equipararlo a un cataclismo histórico. Alude al fascismo y a la represión dictatorial, por mucho que la comparación con el pacto PSE-PP sea sólo implícita. Eso sí: el totalitarismo de ETA -su infame comunicado contiene también la evocación franquista del término 'caudillo' aplicado al próximo lehendakari-, que constituye la principal lacra de la sociedad vasca, se despacha con un par de quejas. Y eso que está el rosario de asesinatos y atentados, y que crea exclusiones, represiones, exilios... No hace setenta años, sino hoy.

Ya que el PNV aspira a liderar la sociedad vasca, se echa de menos un discurso centrado en el principal problema que hoy tenemos los vascos, el terrorismo, y no en la formación legítima de un gobierno basado en una mayoría parlamentaria. Aunque al victimismo le vengan mejor las alusiones a las represiones de otros tiempos. Aunque la mayor parte de los amenazados no sean nacionalistas. Es imposible un liderazgo social desde un sectarismo que relega esta realidad.

Las elecciones del desencanto
DANIEL REBOREDO HISTORIADOR El Correo 18 Abril 2009

La profunda y compleja transformación que vivió España en el periodo comprendido entre 1975 y 1982, lo que se conoce como la Transición, fue un fenómeno sin parangón en la historia política del siglo XX. La desaparición del régimen franquista y su sustitución por una democracia parlamentaria no parece en principio un logro diferente al de otros países con un itinerario similar y, sin embargo, su consolidación, tras superar numerosas dificultades y conatos de involución, lo ha sido con unos más que aceptables niveles de legitimidad, equilibrio y consenso. Niveles que se estabilizaron gracias a la superación de la llamada 'cuestión militar', a la separación de la Iglesia y el Estado, al nuevo marco de relaciones socioeconómicas, a la incorporación del país al proyecto europeo y al desarrollo de un sistema autonómico, rémora y motivo de enfrentamiento constante, que usurpó el lugar de un sistema federal mucho más operativo y equilibrado.

El origen de esta nueva España está en una fecha, el 20 de noviembre de 1975, en la que no sólo murió un dictador, sostén de todo un sistema, sino que también desapareció toda una época. La estructura dictatorial se fracturó progresivamente y sin un estruendo brutal e incontrolable, circunstancia que otorga al proceso un mayor valor histórico y que imbuye a la Transición de un aura de interés para politólogos y expertos en ciencia política. Casualidades, aciertos, tramas más o menos oscuras, cabos sueltos, sucesión controlada o no, improvisaciones, consenso, amnesia, olvido, perdón, injusticia, etcétera, son los ingredientes que dieron forma a un diseño que no existió, ya que realmente fueron muchos, y que cuajó en un sistema democrático para el que nadie estaba preparado gracias al sentido común de sus protagonistas, a una sociedad deseosa de cambios, al ambiente de cambio social, a unas circunstancias idóneas y al respaldo de la comunidad internacional. Todo ello se llevó a cabo sin pedir responsabilidades por los crímenes cometidos, en pro del control y de la pacificación, y deshabilitando los movimientos ciudadanos.

La velocidad a la que transcurrieron los acontecimientos fue tal que el consenso nacional de todas las fuerzas políticas, la senda pacífica de la dictadura a la democracia y el respeto de los adversarios nos parecen hoy logros fáciles de conseguir. Si miramos al actual panorama político español y a sus endémicos y lacerantes enfrentamientos podemos constatar la importancia de lo que se consiguió entonces y la sensatez de sus protagonistas. Sensatez de la que hoy no queda nada. Ley de Reforma Política (15 de diciembre de 1976), amnistía para los presos políticos (17 de marzo de 1977), legalización del Partido Comunista (9 de abril de 1977), Pactos de La Moncloa (25 de octubre de 1977), incorporación al Consejo de Europa (24 de noviembre de 1977), solicitud española para entrar a formar parte de la Comunidad Europea (28 de julio de 1977) y aprobación de la Constitución (4 de diciembre de 1978) son una pequeña muestra de la vorágine en la que se vivió en aquellos momentos. Todo ello aderezado con huelgas obreras y universitarias y atentados, secuestros y asesinatos de bandas fascistas y parapoliciales y de grupos marxistas de extrema izquierda y/o nacionalistas como ETA, GRAPO, MPAIAC y Terra Lliure.

Este apasionante, complejo y trágico ambiente estuvo enmarcado por unos gobiernos que nacieron de las sucesivas elecciones que vivió la España de la Transición. Las primeras elecciones generales libres en cuarenta y un años se celebraron el 15 de junio de 1977 y fueron ganadas por la UCD de un Adolfo Suárez que trabajó incansablemente por conseguir la estabilidad gubernamental. Los resultados de las siguientes elecciones generales celebradas el 1 de marzo de 1979 ratificaron a Suárez y a la UCD, aunque su éxito le condujera al fin de su carrera política dieciocho meses más tarde al no sobreponerse su Gobierno al deterioro económico, a la conflictividad social, al terrorismo, al problema autonómico y a la división interna de un partido que era una interesada y oportunista amalgama de familias desunidas que se enfrentaron en luchas intestinas y suicidas.

Poco después de las citadas elecciones generales, con las brasas candentes de los recientes resultados electorales, los partidos comenzaron a prepararse para la campaña de unas elecciones municipales necesarias para llevar las libertades públicas y los derechos ciudadanos a todos los rincones del país. El Gobierno de la UCD, y un Suárez equivocado que obviaba el debate, retrasaron cuanto pudieron esta ineludible cita electoral ya que temían perder parte del apoyo con el que contaban. En última instancia, tuvieron que convocarla sólo un mes después de las generales para así intentar beneficiarse del efecto positivo de las mismas. La crispada atmósfera que hemos descrito impregnó la precampaña local hasta el día en que Suárez juró ante el Rey como primer presidente constitucional (2 de abril). Aunque la victoria de los comicios municipales del 3 de abril sonrió al partido gobernante, las alianzas de la izquierda le dieron un gran poder político que redujo el éxito a un acomplejado pesimismo y a una profunda melancolía, tal y como se constató dieciséis días después al constituirse los ayuntamientos el 19 de abril de 1979, mañana hará treinta años.

Dos años después de los comicios generales de 1977, gran parte de los ciudadanos que tan ciegamente habían confiado en sus dirigentes políticos estaban frustrados tras contemplar como las peticiones y deseos populares se sacrificaban, uno tras otro, en aras del consenso y de la necesidad de salvar la democracia. La certeza de la imposibilidad de reformar las cosas vició este voto de confianza y lo convirtió en desidia, repudio y desmovilización. Las propias fuerzas políticas opositoras al régimen franquista participaron de esta transformación, y de la ruptura revolucionaria del cambio democrático que preconizaban al principio se pasó a un reformismo que supeditó la transformación democrática a la moderación ideológica y al pacto del olvido.

Que la esperanza ilusionada se había convertido en desencanto se constató con claridad en las mencionadas elecciones municipales de 1979. El paso del tiempo ha transfigurado la euforia ciudadana de aquellos momentos en un peligroso escepticismo que se manifiesta continuadamente en las citas electorales de nuestra época y en la participación en las mismas. Siendo una característica de la propia democracia y de su fin de ciclo como sistema político e ideológico (no confundamos extensión con profundidad), en la España actual el enfriamiento democrático es, a la par que diferente, mucho más marcado. En 1979 se inició un proceso que, con numerosos nuevos actores, nos ha llevado, treinta años después, a una democracia sin futuro. La euforia se apagó y los rescoldos se han convertido en ceniza que no tardará mucho en desaparecer.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial