AGLI

Recortes de Prensa    Martes 21 Abril 2009

 

Olav contra la tribu
Federico Quevedo El Confidencial 21 Abril 2009

Tiene once años, y nombre de vikingo. Quizá por eso ha decidido que no van a poder con él. Olav se ha convertido, por méritos propios, en todo un símbolo de la lucha por la libertad: la libertad de poder hablar, expresarse y escribir en la lengua en la que a uno -en este caso a Olav- le de la real gana o se le ponga en sus santos bemoles. Olav era un niño normal, con su vida de niño normal, lejos de los focos de la atención mediática, hasta que ayer el diario El Mundo lo trajo a su portada y, desde ese momento, se convirtió en un protagonista más de la sinrazón, en una víctima de la tribu, en una obsesión para aquellos que no son capaces de ver más allá de sus narices y de la aldea en la que han convertido la convencía allí donde gobiernan: los nacionalistas. Olav es hoy una esperanza, la de que incluso en la aldea es posible encontrar personas, y hasta niños, capaces de ver el mundo como un lugar abierto a la libertad de cada uno. Olav se ha declarado en rebeldía, ha dicho que “no” a tanta absurda imposición, ha levantado la voz contra quienes quieren hacer que se calle y, sobre todo, ha puesto en evidencia a esos que van por la vida repartiendo certificados de democracia y son los primeros que deberían pasar por la ITV del sistema toda vez que se han vuelto unos aristócratas totalitarios.

Pero este no es un problema nuevo. La causa de Olav -poder escribir y hablar en el idioma oficial del país en el que vive, es decir, el español- es la causa de muchos miles de personas que, sin embargo, prefieren sufrir esa persecución en silencio para evitar represalias que serían aún peores. Solo en Baleares un 90% de los colegios margina el castellano. En Cataluña el porcentaje debe de llegar casi al cien por cien. Por ese mismo camino iba el bipartito en Galicia, y en el País Vasco ocurría tres cuartos de lo mismo. Allí donde el español convivía con un segundo idioma oficial, el nacional-socialismo imperante hacía lo posible por cargárselo evitando su uso, y se generó un problema donde nunca lo hubo. El español, el castellano, la lengua de Machado y Pardo Bazán, de Joan Marsé y Ana María Matute, la lengua universal que encumbró a Miguel de Cervantes al título de uno de los mejores escritores de la humanidad junto a Shakespeare, marginada y pisoteada por una pandilla de pazguatos que no son conscientes del atentado cultural tan brutal que están cometiendo contra sus propios intereses y los de los ciudadanos a los que gobiernan. Su idea de sociedad, su visión de la convivencia, es la de una regresión al aldeanismo más arcaico, tan alejado de la idea de una sociedad abierta y plural que produce vértigo. Caminan en sentido contrario, a pasos agigantados se alejan de ese ideal universal de libertad que acompaña al hombre.

El caso de Olav es preocupante, porque pone de manifiesto que el Estado no es igual para todos, que hay ciudadanos de primera, y ciudadanos de segunda. Que no es lo mismo vivir en Madrid, que vivir en Cataluña o en Baleares. Que la seguridad jurídica de un niño en un colegio de Móstoles es infinitamente superior a la seguridad jurídica de un niño de un colegio de San Antonio de Portmany. Pone de manifiesto que hay ciudadanos a los que la ley protege, y otros ciudadanos a los que la ley coacciona, que hay ciudadanos que tienen reconocidos sus derechos constitucionales fundamentales, y otros ciudadanos que ven como esos derechos son permanentemente vulnerados y violados por las mismas autoridades que se suponen están ahí para defenderlos. Y esto es dramático, porque si es verdad que el nacionalismo se ha convertido en una apisonadora de la ley, no lo es menos que el Estado ha dejado abandonados a los ciudadanos que viven en esas regiones en las que el nacionalismo impone su particular ley, aunque sea contraria a las leyes generales. Y eso es posible porque, de hecho, el partido que gobierna en el país se ha vuelto más nacionalista que los propios nacionalistas en esas regiones. No solo es que se haya identificado con la causa nacionalista, sino que además la ha hecho suya elevando al cuadrado la radicalidad propia del nacionalismo.

Salvo allí donde las circunstancias electorales le son desfavorables. El PSOE ha perdido en Galicia y es de suponer que haya aprendido la lección de por qué. Y en el País Vasco no ha podido llevar adelante su proyecto de pactar con el PNV porque el resultado electoral se lo ha impedido, y porque los socialistas se han dado cuenta de que por ese camino el castigo en las urnas era inevitable. Caso distinto parece ser el de Cataluña y Baleares, donde el PSOE sigue empeñado en gobernar a favor del viento nacionalista, favoreciendo la práctica de una política totalitaria y adecuada al pensamiento nacionalista más radical. Es ahí donde el socialismo ha abdicado de su propia visión universal y se ha convertido en un miembro más de la tribu, de una tribu que, como todas las tribus, solo ve enemigos por todas partes y pone todo su empeño en defenderse cerrando sus mentes a la apertura y levantando muros de vergüenza entorno al poblado, muros como este de la marginación del castellano, muros como el castigo a la libertad de expresión y de comunicación. Frente a la sinrazón de la tribu, Olav se ha convertido en un ariete del sentido común y de la libertad. Ahora necesitará que no le dejemos solo, que le acompañemos en su particular gesta contra la intolerancia.

La teoría interpretativa del Tribunal Constitucional
Vicente A. C. M. Periodista Digital 21 Abril 2009

Esto es claramente una confabulación encubierta, pero de suficiente alcance como para intentar cargarse a España por la vía de los hechos consumados. Ayer leí un artículo de D.Luis del Pino titulado “La Coartada”, en el que reflexionaba sobre la noticia de Dª Victoria Prego en el diario EL MUNDO, en la que cree inminente la sentencia sobre los recursos al Estatuto de Cataluña. En dicho artículo se dice que el Tribunal Constitucional va a acudir a la teoría “interpretativa”. Es decir que lo que vale es el espíritu de la Ley y no la letra. Eso me recuerda lo que ya decía el Sr. Zapatero de que las palabras como Nación, son discutidas y discutibles.

No es de extrañar que el TC entre de lleno en campaña electoral abriendo al debate lo que puede ser una sangrante violación de la letra y el espíritu de la Cosntitución de España. Sí, esa misma Constitución que algún representante nacionalista catalanista se atreve a pedir, según él en broma, que no existiera. El hecho real es que todos los días aparecen las noticias sobre las violaciones constantes de los derechos constitucionales de los ciudadanos. Por ejemplo, el caso de ese niño mallorquín disléxico obligado a examinarse en catalán en un colegio subvencionado con el impuesto de todos los españoles.

La acusación de la persecución y aislamiento de un idioma en el pasado, se está ahora usando como excusa para realizar otra imposición lingüística amparada en la prevalencia del idioma español sobre esas lenguas minoritarias. Esa imposición es una violación de la Constitución de España y es consentida por un Gobierno incapaz de hacerla cumplir. Eso es una traición en toda regla y una dejación de funciones que desampara a los ciudadanos españoles en esas partes del territorio nacional. Porque Cataluña o los llamados Paysos Catalans que se anexionan a Baleares y Valencia, Galicia y El País Vasco, siguen siendo parte integrante de España, muy a su pesar.

Puedo llegar a admitir que exista un deseo nacionalista que intente por todos los medios alcanzar sus objetivos. Lo que no estoy dispuesto a admitir es que esos medios sean anti democráticos e incluso violentos. Porque violencia no es solo la que practica ETA con los atentados terroristas. Violencia es también la conculcación de los derechos de los ciudadanos, marcando al más puro estilo nazi a aquellos que se atreven a discrepar y a enfrentarse al poder totalitario que ejercen estos fanáticos secesionistas. Violencia es negar los derechos constitucionales. Violencia es abstenerse por el Gobierno de España en la defensa de esos derechos y en hacer cumplir la Ley.

Si lo que la Sra. Prego ha denunciado llega a ser realidad, estaremos asistiendo al comienzo de la destrucción de España, esa que siempre han negado el Sr. Zapatero, su Gobierno y el PSOE, de la misma manera hipócrita que negaban la crisis económica o estas denuncias de violaciones de los derechos fundamentales de los españoles recogidos en la Constitución. La Ley no puede decir que España es una nación de naciones, ni reconocer a Cataluña como una nación libremente asociada y en trato de igualdad. España, por ahora es un Estado de Autonomías, eso sí, con unas excesivas competencias autonómicas y un desmesurado cuerpo funcionarial desproporcionado para la población administrada.

Este Estado tal cual se ha diseñado no tiene futuro, pero lo que no podemos admitir es que su nueva reestructuración se quiera hacer a espaldas de los españoles y hurtándoles la posibilidad de opinar en referéndum. Eso es simplemente despotismo y puede que los españoles no estén dispuestos a aceptarlo sin más. Puede que haya una segunda Transición, pero sería muy arriesgado pensar que esta sea también pacífica si se sigue por el camino de la imposición.

Frente a la crisis, más que nunca la idea de nación
Redacción Minuto Digital 21 Abril 2009

Equidad territorial
Por un lado, más que nunca sobran los egoísmos territoriales que representan los nacionalismos, enemigos declarados no sólo de la unidad de España, sino de la solidaridad nacional y por tanto de todos los españoles sin excepción sea cual sea su lugar de residencia. Ese localismo decimonónico y neocaciquismo que representan los nacionalismos, basado en la ceguera de mirar sólo para sí mismos, no propone otra medida contra la crisis que exigir al gobierno más inyecciones de dinero público para sus regiones. Frente a su concepción feudal del estado, la idea de nación. Una nación donde el coste de la crisis se reparta equitativamente entre todos sus ciudadanos con independencia de regiones, territorios o autonomías. Una nación en la que los esfuerzos de capital humano y financiero no se encuentran con las barreras absurdas de 17 taifas empeñadas en fragmentar el mercado, frenar la libre circulación y competitividad de las empresas y los profesionales o la capacidad de movilidad laboral de los trabajadores con políticas lingüísticas disparatadas, obstaculizar con burocracias y regulaciones sin fin la iniciativa empresarial, gravar con diferentes impuestos los mismos hechos impositivos o conceder diferentes prestaciones a idénticas situaciones de necesidad. No es lícito permitir a los nacionalismos sabotear la cohesión nacional, porque en ella encuentra su fundamento nuestra común capacidad de generar riqueza y prosperidad.

Equidad social
Por otro lado, también más que nunca la idea de nación debe sobreponerse a las concepciones socialdemócratas y ultraliberales que defienden intereses particulares o de clase en lugar del interés común. Los primeros incapaces de más idea que aumentar el gasto público endeudando a las generaciones futuras e hipotecando nuestra prosperidad, en vez de generar riqueza. Los segundos empeñados en que tenemos que trabajar más horas y cobrar lo mismo, además de retrasar la edad de jubilación. Es decir, los trabajadores son los que han de sacrificarse para que los empresarios sigan teniendo beneficios, a cambio de la graciosa concesión de que les mantengan los puestos de trabajo hasta una tardía jubilación. Pues hombre, con esas recetas no es de extrañar que a más de un trabajador le den ganas de hacerse comunista. El trabajador, titular de todos los derechos sobre el papel, tiene que optar entre ser un parado o aceptar las condiciones que el ofrezca el capitalista, por duras que sean. Así nació el marxismo en el siglo XIX y así se explica que en Hispanoamérica suban al poder individuos como Chávez o Evo Morales.

En tiempo de crisis el sacrificio deberá de ser común, y las cargas habrán de ser repartidas equitativamente, de manera que tanto trabajadores como empresarios renuncien a mirar sólo para sí mismos en beneficio de todos. Si los trabajadores deben olvidarse de cobrar más y ser más productivos, los empresarios por su parte deberán reducir sus beneficios para aumentar las inversiones y hacer crecer el empleo. Eso es lo que representa la idea de nación y lo que exige el autentico patriotismo, no agitar una banderita, sino colaborar en el esfuerzo común, de manera que socialmente, igual que territorialmente, los costes de la crisis se repartan equitativamente entre todos los ciudadanos, según su capacidad económica.

Situación
La ETA, hoy
Pío Moa Libertad Digital 21 Abril 2009

Es evidente que la ETA no marcha como ella quisiera, sobre todo en el plano del asesinato directo, a pesar de todas las ventajas que le ha dado el Gobierno. ¿La razón? La misma que en tiempos de Aznar redujo al mínimo sus acciones, frustrándolas una tras otra: la infiltración, fundamentalmente, pues no puede haber otra. Zapo heredó un aparato policial que había logrado infiltrar profundamente a los terroristas, y su jugada consistió en utilizar la amenaza de la ETA, enormemente exagerada por su Gobierno, para lograr "la paz" a costa de liquidar el Estado de derecho y avanzar en la disgregación de España. Se trataba de un plan de colaboración, no de cesiones, con un objetivo común, ya que tanto la ETA como el PSOE son socialistas, indiferente a España el PSOE y contraria la ETA, y comparten numerosos puntos ideológicos comunes. Había razones para esperar que Zapo ganase de este modo el premio Nobel de la paz.

Los servicios de los socialistas a la ETA han sido inverosímiles en cualquier gobierno de apariencia democrática: ha legalizado sus aparatos políticos, les ha inyectado gran cantidad de dinero público, ha dado a los terroristas proyección internacional, más dinero con motivo de la "ley de memoria histórica", les ha facilitado una buena imagen mientras trataba de hacer añicos la de las víctimas del terrorismo, de silenciarlas y dividirlas. Ha justificado y premiado, en fin, el asesinato como método de hacer política. Estas y otras "cesiones" no son tales, su nombre real es colaboración con banda armada. El Gobierno actual ha sido el mayor colaborador que haya tenido la ETA en su historia, más que el clero nacionalista, más que la oposición antifranquista, más que el Gobierno francés, más que el PNV. Sin embargo los negocios entre los dos grupos terminaron estropeándose, porque la ETA exigía demasiado, sin darse cuenta, al parecer, de su debilidad en el terreno de las pistolas, el terreno fundamental para ella, pues su capacidad política deriva de su capacidad de matar. El Gobierno conocía esa debilidad y toda la farsa ha consistido en fingir lo contrario como cobertura de una política general contra las libertades, contra la Iglesia, contra la independencia judicial, contra la integridad de España, contra la herencia de la Transición... Todo en nombre de la "paz" con una banda a la que el Ejecutivo de Aznar ya había colocado contra las cuerdas.

La farsa ha triunfado muy ampliamente gracias a la actitud colaboradora de Rajoy, el hombre para quien "la economía lo es todo", el cual ha liquidado la oposición política y conducido a la nada las protestas. España ha retrocedido inmensamente desde la última época de Aznar: el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, del que nadie quiere acordarse, se ha convertido en un Pacto con el terrorismo contra las libertades. Y el Gobierno, por supuesto, no ha cerrado la puerta en las Cortes ni en ningún otro terreno a reanudar sus negocios con la ETA. Son demasiadas cosas las que les unen.

ETA
¿El pasado nunca vuelve?
Guillermo Dupuy Libertad Digital 21 Abril 2009

Tras la detención de Jurdan Martitegui –el tercer arresto de un jefe de ETA en apenas cinco meses–, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que "el proceso de diálogo es el pasado y el pasado nunca vuelve". El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, por su parte, ha manifestado que en periodos críticos para ETA "siempre ha venido alguien que ha dicho a negociar" y que "tenemos la obligación de aprender de la historia y la historia nos dice que cuando ETA está débil, no se puede meter la pata y cometer los errores del pasado de echar una mano a la banda".

Bienvenidas sean ambas manifestaciones si de verdad expresan un sincero e irreversible propósito de enmienda por parte de los dos principales partidos de nuestro país de cara a cómo hacer frente al terrorismo, ahora y siempre. No obstante, conviene advertir al señor ministro que, si la historia nos enseña algo, es precisamente cuan a menudo vuelve el pasado si no se admiten los errores cometidos. Así, y dejando al margen los crímenes del GAL, Aznar cometió el error de González de sentarse con terroristas prófugos para verificar algo tan facilmente verificable como es que una tregua es, en el mejor de los casos, sólo un cese temporal de la actividad terrorista. En cuanto a Zapatero, más aun que repetir los errores del pasado, lo que hicieron sus emisarios fue perpetrar la infamia de prenegociar políticamente un anuncio de tregua para dar una anestesiante cobertura a sus alianzas con los separatistas tras el Pacto de Estella y el Pacto por las Libertades. Ese "diálogo" político lo continuó el Gobierno de Zapatero incluso después de que ETA diera por finalizado su último "alto el fuego", al considerar la banda que lo que hasta entonces le había concedido el Gobierno –que no fue poco– no alcanzaba, sin embargo, los "compromisos adquiridos".

Conviene asimismo recordar que, posteriormente, fue el propio Rubalcaba el que utilizó la expresión "fase de confrontación" para referirse a la situación de reactivación del Estado de derecho y de persecución policial en la que actualmente estamos. Si "el pasado nunca vuelve", ¿por qué utilizar entonces una expresión con connotaciones tan temporales y efímeras como la de "fase"? Eso por no hablar de lo presente que todavía está el pasado, sin necesidad de que vuelva, en muchos ayuntamientos, donde los proetarras siguen teniendo, aun cuando sea por poco tiempo, financiación pública.

En cuanto a lo manifestado por Basagoiti, sólo tengo que celebrar que en el PP se reconozca que "siempre" que ETA ha estado en momentos críticos "alguien ha dicho a negociar", advirtiendo –eso sí– que considero inadmisible tanto la negociación política como la penitenciaria o, lo que es lo mismo, el "diálogo" que pone en riesgo las fronteras que configuran a España tanto como nación como Estado de derecho.

Señaladas, no obstante, las cruciales diferencias que separan al Gobierno de Zapatero de sus antecesores, esperemos que ningún gobernante español vuelva a referirse a ningún etarra con causas pendientes con la justicia como "hombre de paz" o como "representante del MLNV". Que tampoco ningun medio de comunicación vuelva a dar su apoyo a ningun "proceso de paz", ni que nadie se sienta en la oblicacion de "volver a intentar" lo que siempre ha sido y será un error. Ojalá nos hayamos despedido para siempre del "final dialogado de la violencia", paradigma en el que han estado instaladas nuestras elites políticas y mediaticas desde antes del funesto Pacto de Ajuria Enea.

A pesar de lo que nos han hecho creer en el pasado las numerosas trampas –y digo bien– perpetradas por los gobiernos de España, secundadas por la práctica totalidad de los medios de comunicación, está todavía por llegar un comunicado de ETA en la que la banda terrorista exprese por primera vez en su historia su incondicional e irreversible voluntad de rendición, de arrepentimiento y de perdón por el daño cometido. Aunque sólo con un comunicado de esas inéditas características tendría sentido preguntarnos si ETA hace o no "trampas", aun entonces lo único que debería "verificar" un Estado de derecho es que no se dejen de sentar en el banquillo quienes todavía son prófugos de la justicia.

Con la esperanza de que nadie vuelva a buscar excusas, ni dentro ni fuera de la cárcel, para que regrese el pasado de diálogo con los terroristas, espero ansioso la próxima detención. Entre ellas, la de Josu Ternera.

Vergonzosa ONU
EDITORIAL Libertad Digital 21 Abril 2009

No hace falta estar especialmente bien informado para saber que Mahmud Ahmadineyad, presidente de la República Islámica de Irán, es un consumado antisemita. Y no es cuestión de pareceres sino de hechos. Desde que llegó al poder hace casi cuatro años Ahmadineyad ha emprendido una delirante campaña internacional contra Israel. Se ha pronunciado de mil maneras negativas contra la única democracia de Oriente Medio y ha negado el Holocausto en numerosas ocasiones. La osadía de este islamista confeso, antiguo alcalde de Teherán, ha llegado hasta tal extremo que hace unos años se mostró partidario de borrar físicamente a Israel del mapa.

Tales son sus credenciales y nadie a estas alturas puede llevarse a engaño con él. Nadie a excepción de la ONU de Ban Ki-moon que, siguiendo la estela de Kofi Annan, su predecesor en el cargo, pone a su disposición la tribuna de Naciones Unidas a cualquiera. Lo hace, además, en la conferencia sobre el racismo, cargada de simbolismo pero totalmente improductiva, tanto la que se celebró en Durban en 2002 como la que está teniendo lugar ahora en Ginebra. Ban Ki-Moon, un secretario general cuyo primer objetivo al acceder al cargo fue limpiar y adecentar la Secretaría General de la ONU no debería cometer errores de este calibre, y más cuando las Naciones Unidas padecen una severa crisis de legitimidad desde hace más una década.

Los festivales de odio contra Israel y contra occidente patrocinados por la ONU son muy del gusto de tiranías como la iraní, que lavan en ellos los desmanes cometidos en casa. Escudándose tras el conflicto palestino, Ahmadineyad y otros de su calaña hacen comulgar al resto del mundo con las ruedas de molino de la intransigencia y el racismo más genuino. Lo peor, con todo, no es eso –a lo que, por desgracia, ya nos hemos acostumbrado–, sino los agradecidos oídos que le prestan los diplomáticos de los países occidentales, incluidos los españoles. Tal vez sea por complejo o, simplemente, por no molestar, pero el hecho es innegable y no debería ser así, máxime cuando caben pocas sorpresas sobre el contenido de los discursos de ciertos "líderes" del mundo islámico.

Es chocante, por tanto, que España y un puñado de países europeos haya asistido a la conferencia de Ahmadineyad sabiendo de antemano en torno a qué iba a girar su intervención. Democracias de primera fila como Alemania, Italia, Holanda o los Estados Unidos no han tragado esta vez y han preferido quedarse fuera a la espera de un acontecimiento que, inevitablemente, ha terminado por producirse. ¿Por qué no España? ¿Acaso la Alianza de Civilizaciones propugnada por nuestro presidente consiste en eso, en tolerar lo intolerable con tal de quedar bien? No estaría de más una explicación del ministro de Exteriores y una condena en firme de las palabras del presidente iraní. Eso por lo pronto, para sortear la vergüenza de tener a nuestro embajador escuchando la soflama antisemita de Ahmadineyad. Para futuras ocasiones, que se presentarán, Exteriores debe poner todos los medios, incluyendo quedar mal, para evitar que España forme parte de semejante espectáculo.

SOBRE LA POLÍTICA LINGÜÍSTICA
Círculo Balear: "El PP nacional debería marcar unas directrices claras"
El presidente del Círculo Balear ha denunciado en "La Mañana" de COPE la situación creada ante la agresiva política lingüística del Ejecutivo de Antich. Recordó que esto ocurre desde la época en la que gobernaba el PP con Cañellas y añadió que Matas no hizo nada por cambiar la situación.
Libertad Digital 21 Abril 2009

Ante los últimos acontecimientos ocurridos en Baleares, como la fuga de médicos por la imposición lingüística o el niño ibicenco al que no le permiten examinarse en castellano, el presidente del Círculo Balear, Jorge Campos, aseguró en "La Mañana" de COPE que estas "situaciones son una auténtica locura".

Sin embargo, no responsabilizó únicamente a socialistas y nacionalistas sino que denunció la actitud del PP desde que en 1983 gobernara Gabriel Cañellas y se pusiera en práctica la Ley de Normalización Lingüística de 1986 y que "se ha llevado al extremo con el PSOE". "Es muy triste pero esto ocurre desde la época de Cañellas", sentenció.

Ante la tibia respuesta del PP en el caso de la inmersión lingüística, el presidente del Círculo Balear subrayó que "hay varios problemas" en la formación regional por lo que "el PP nacional debería marcar unas directrices claras". Puso como ejemplo el País Vasco, donde los populares de dicha comunidad defienden la elección de los padres de la lengua en el colegio.

De este modo, el balear cree que el cambio de tendencia tiene que llegar con "cambios prácticos" porque la actual dirección del PP de Baleares "está formada por la gente que propició esta situación". "Hace falta una regeneración", espetó. Dijo además que sólo el alcalde de Calviá, Carlos Delgado, ha hablado claramente en favor del castellano y contra la imposición del catalán.

En este sentido, Campos añadió que "ya que no tenemos respuesta de nuestros partidos, queremos dar a entender a los padres que no tengan miedo, que denuncien estas situaciones". Esto es lo que han hecho con la familia del niño de once años de Ibiza al que le impidieron examinarse en castellano. "Personalmente hablé con el padre y le animó bastante porque él creía que estaba completamente aislado", indicó para añadir que "como una buena dictadura lingüística tiene miedo de contar lo que está pasando".

Por ello, anunció que, si no se produce un cambio de la actual situación que vive el castellano y los que se niegan a que les impongan por decreto el catalán, promoverán una gran movilización ciudadana ya que, a su juicio, "se están catalanizando nuestras costumbres".

Jorge Campos afirmó que todo lo que se está produciendo en la comunidad es "una vulneración de derechos y libertades" aunque no todo el mundo ve normal lo que ocurre ya que muchos padres han denunciado la imposición del catalán hasta en el recreo. Y es que cree que no hace falta una normalización, como dicen socialistas y nacionalistas, puesto que en el pasado la situación estaba realmente normalizada con la coexistencia del castellano y el catalán.

POLÍTICA LINGÜÍSTICA | Declaraciones del ministro de Educación
Gabilondo rechaza las 'imposiciones' idiomáticas en el patio de los colegios
Efe | Madrid El Mundo 21 Abril 2009

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha dicho que no debe haber imposición en el uso de la lengua y que hay que garantizar el conocimiento de la lengua oficial del Estado y las de las comunidades autónomas, como dice la Constitución.

Ángel Gabilondo, en declaraciones a Onda Cero, ha explicado que los métodos que se utilizan para garantizar que se conozca perfectamente la lengua pueden ser más o menos "acertados" y que no tiene datos de que exista "desconocimiento" de la lengua española; "sería un disparate que en cualquiera de las comunidades autónomas no se conociera la lengua española adecuadamente".

"No puede haber imposiciones sobre lo que deben hablar los chicos en el patio", ha añadido Gabilondo, que ha considerado que los carteles en un colegio de Cataluña fomentan el uso del catalán, pero no lo imponen.

Ángel Gabilondo aludía así a los mensajes escritos que pueden leerse en el colegio Betania de Cornellà, localidad del área metropolitana de Barcelona donde la mayoría de la población es castellanohablante. En este centro concertado se insta explícitamente a los alumnos, según publica EL MUNDO, a utilizar el catalán en sus horas de asueto. Un alusivo 'Al pati parlem català' (En el patio hablamos catalán) recibe a los estudiantes cuando se disponen, cada jornada lectiva, a disfrutar de un breve descanso entre clase y clase.

El ministro se mostró partidario de que los colegios no impongan la lengua que deben hablar los alumnos, si bien matizó que es algo que en realidad no cree que esté pasando. "Puede haber recomendaciones, pero no imposiciones de lo que deben hablar los chicos en el patio", afirmó. No obstante, el nuevo titular de Educación matizó que no tiene datos de que se esté obligando a los alumnos a utilizar una determinada lengua en los colegios. "Los datos dicen que hay indicación, pero no persecución de lo que se habla en el patio", subrayó.

Preguntado por el caso del alumno de Ibiza que ha denunciado en los medios de comunicación que le restaron 0,35 puntos en la nota final de un examen por escribir la fecha en castellano, Gabilondo, que se confesó seguidor de Nietzsche y Hegel, indicó que no es partidario del análisis de "casos aislados".

Para el ministro de Educación, se pueden mejorar muchas cosas en la educación y, aunque ha considerado que los jóvenes son los mejor preparados de la historia, "estamos muy lejos de lo que debemos hacer".

Ha defendido tanto el esfuerzo personal como el conocimiento y la autoridad moral, que debe ser la primera, y ha dicho que el proceso de Bolonia tiene la ventaja de que no es un plan cerrado, es una manera de acercarse a la uniformidad con Europa.

"Hay que hacer los procesos con cuidado, viendo qué va bien y corrigiendo otras cosas", ha dicho el ministro, para quien no es una lectura sectaria con listado de acciones a ejecutar.

A su juicio, hay que seguir europeizando la Universidad, no podemos estar en Europa, según él, con un sistema diferente al resto.

El español arrasa en Portugal
BELÉN RODRIGO | LISBOA ABC 21 Abril 2009

El próximo curso escolar la enseñanza pública portuguesa va a impartir clases de español a partir del segundo ciclo, a los alumnos de diez años. Están garantizadas las aulas en dos escuelas de cada una de las cinco regiones en las que se divide el país y la Consejería de Educación de España en Portugal estima que serán muchos más centros los que tengan aulas de castellano. Debido a este nuevo impulso del español en Portugal que se arrastra desde hace varios años, el Ministerio de Educación luso ha abierto el concurso para 220 plazas de profesores de español a titulares de licenciaturas de una lengua extranjera con la variante del español e incluso a docentes que tengan el Diploma Español de Lengua Extranjera (DELE), nivel C2, del Instituto Cervantes.

Para este concurso excepcional abierto por el Ministerio luso cualquier candidato sin título portugués deberá, para empezar, homologar sus estudios, y dirigirse a dicha institución para conocer el reglamento correspondiente.

Fórmula excepcional
Esta normativa específica, que afectará a muy pocos docentes, ha sido criticada por diferentes organismos vinculados con la Enseñanza del Español en Portugal y en las universidades que imparten estudios de español. Sin embargo, se trata de una medida que ocurre igualmente en España, en donde no es condición obligatoria para ser profesor de una disciplina estar licenciado en la misma. Tener un título universitario, pasar un examen de conocimiento de la asignatura que se va a impartir y tener competencias para la docencia es suficiente. Es más, incluso existe la necesidad y la obligación de dar materias de asignaturas afines a la especialidad de cada uno para completar el horario.

Ante las protestas, el secretario de Estado de Educación, Valter Lemos, pidió a la Consejería un informe con el cual decidir si altera o no la normativa aprobada. El consejero, Francisco España, confirmó a ABC que dicho informe fue entregado antes de Semana Santa y es positivo.

"Si el Partido Popular falla a sus votantes, el enfado será mayúsculo"
 www.lavozlibre.com 21 Abril 2009

Vigo (Pontevedra).- Gloria Lago es la presidenta de 'Galicia Bilingüe', una asociación nacida en julio de 2007 a raíz de la aprobación del Decreto 124/2007, de 28 de junio, de Uso y Promoción del gallego en el sistema educativo. 'Galicia Bilingüe' apuesta por los principios de libertad en la elección lingüística. Defiende el derecho de los padres a elegir en cuál de las dos lenguas oficiales en la Comunidad Autónoma han de ser educados sus hijos. También a escoger en qué idioma la Administración ha de comunicarse con los ciudadanos. La firma de un manifiesto que mostraba su disconformidad frente a dicho Decreto fue el punto de partida.

- ¿Cuáles son los puntos más graves que a tu juicio hay que modificar en materia lingüística para que no se vuelvan a repetir situaciones como las vividas en los últimos cuatro años?
- En primer lugar, la Ley de Normalización. El documento parte de un planteamiento que a nosotros personalmente no nos parece aceptable en una democracia; el propio preámbulo. Se refiere a aspectos de la identidad de los gallegos que consideramos inaceptables. En ningún texto legislativo de Europa en donde haya más de una lengua oficial encontraremos una guía de cuál debe ser la identidad de los ciudadanos. No se puede decir que una lengua es la fuerza espiritual de un pueblo: eso es propio de textos decimonónicos, pero no de textos del siglo XXI. Hay que intentar modificar esa ley. Llevamos años reclamando lo mismo, por lo que nos duele cuando últimamente alguna persona nos dice que con la llegada del Partido Popular al gobierno de Galicia nos vamos a conformar, porque realmente no es así. Es más, seguimos teniendo nuestros objetivos muy claros, sabemos que es algo que va a costar, que va a ser difícil, pero que si le explicamos a la gente cómo es la legislación de otros países, y le hacemos entender cuál es la función de la administración en una democracia, lo acabarán por entender.

- ¿Cuál es la lengua propia de Galicia?
- Los gallegos tenemos dos lenguas propias, el castellano y el gallego, eso es algo evidente. Pero tenemos que entender el concepto de 'propio' de la forma correcta: no hay más que recurrir al diccionario de la Real Academia para comprender que no se puede cambiar el significado de las palabras. Sabemos que para los nacionalistas es un término que les ha resultado muy útil pero todos los ciudadanos de Galicia entendemos perfectamente el significado de este término. Para un niño, su propia lengua es la que él habla.

"LA GENTE ESTABA ASFIXIADA Y PRIVADA DE LIBERTAD CON EL GOBIERNO DE TOURIÑO Y QUINTANA"
- ¿Cómo ha vivido la asociación 'Galicia Bilingüe' los cuatro años de gobierno del PSOE y el BNG?
- La mayoría de las personas con las que hablaba me expresaban lo que sentían con un término específico: ‘asfixia’. Experimentábamos una sensación de privación de libertad que no nos gustaba.

- ¿En algún momento pensó que la política alternativa que pudiera ofrecer el Partido Popular podría no significar la solución definitiva a este problema?
- Al Partido Popular no le queda más remedio que cambiar. No sabemos hasta qué punto. No tenemos claro si formularon sus promesas sabiendo que esto estaba mal o si por el contrario únicamente se dejaron llevar por una cuestión electoral. Sinceramente, creo que fue una conjunción de las dos cosas. Sus propias bases empezaron a darse cuenta de que electoralmente el tema lingüístico podía resultar rentable, por lo que la dirección del partido comenzó a prestarle atención. Sin embargo, también había un gran sector dentro del propio partido que estaba muy descontento con la política lingüística, no tanto con la que había llevado a cabo el bipartito, sino con las bases que se habían sentado previamente.

"PEDIMOS QUE LAS ASIGNATURAS TRONCALES PUEDAN IMPARTIRSE EN LA LENGUA ELEGIDA POR LOS PADRES"
- 'Galicia Bilingüe' presta una especial atención al sector de la enseñanza; ¿cómo deben ser a su juicio las escuelas para que se adapten a sus postulados?
- Nosotros planteamos un sistema como el que existe en las demás democracias. Queremos que los niños puedan estudiar en cualquiera de las dos lenguas oficiales, con el otro idioma como asignatura obligatoria. Una de las principales reivindicaciones de la mayoría de las personas que nos apoyan es que las materias troncales sean impartidas en la lengua de elección de los padres. El planteamiento que ha hecho el Partido Popular va con este principio. Vamos a exigir que se cumpla, ya que lo consideramos vital. Un niño castellanohablante debería poder recibir las asignaturas troncales en su idioma, pero que el resto -Educación Física, Plástica y otras- le sean impartidas en gallego. Sería positivo que, en ese caso, el profesor empleara el gallego en esas últimas asignaturas, siempre y cuando el niño pueda utilizar su idioma. El ejemplo sería válido también a la inversa. Sería bueno que lo pusiéramos en práctica y viéramos cómo funciona.

- ¿Cree que la actitud del Partido Popular está siendo la correcta?
- En principio y a grandes rasgos sí. Sin embargo, lo que ocurre es que tal vez Feijoo no se dio cuenta o no reflexionó lo suficiente, pero aquí en Galicia ha habido en los últimos años un cambio muy importante. Hay un sector, que no sabemos si es minoritario o si llegado el caso podría llegar a crecer, de personas que quieren que sus hijos sean educados íntegramente en gallego. El gobierno del señor Aznar, en su momento, ratificó una carta, actualmente en vigor, que estipula que los niños que tuvieran como lengua materna la lengua cooficial, o la lengua minoritaria en este caso, deberían tener derecho a ser escolarizados en esa lengua. Si esa carta no se denuncia, esas personas, con todo el derecho del mundo, podrán reclamar una educación íntegramente en gallego. ¿Qué hacemos en ese caso? Siempre va a haber ahí un sector de la sociedad que va a estar pidiendo más. Y para solucionarlo, la única medida que podría contentar a todos sería la que proponíamos al principio, es decir, que haya tres vías: la línea en gallego (con la asignatura de Lengua Castellana), la línea en castellano (con la asignatura de Lengua Gallega), y la mixta.

- ¿Qué postura mantienen las plataformas que demandan educación íntegramente en gallego ante el cambio de gobierno?
- Tanto el sindicato nacionalista como el colectivo de la Mesa por la Normalización están suavizando un poco sus demandas, ya que desean alcanzar un pacto. Hace poco leí unas declaraciones del máximo dirigente de la ‘CIG’, sector enseñanza, en las que ya hablaba de porcentajes. Sabemos que es algo que ellos no sienten. Quizás lo digan ahora para evitar que los padres puedan elegir. Es decir, si ellos le tienen miedo a algo, es a que se pregunte a los padres, ya que temen el resultado de esa consulta. Y ése es su gran problema. Feijóo se ha comprometido a preguntar a los padres y ellos no quieren de ninguna manera que se haga, ya que temen el resultado. Entonces, ante eso, son capaces de fingir de una forma transitoria, que aceptan un sistema de porcentajes, aunque sabemos que a la larga no va a funcionar.

"LA MESA POR LA NORMALIZACIÓN ESTÁ CERCA DE GRUPOS VIOLENTOS"
- ¿Cuál es la postura de 'Galicia Bilingüe' respecto a los porcentajes propuestos por la Mesa por la Normalización?
- No los aceptamos. Pero no sólo ésos sino ninguno. Creemos que es vital que los padres comprendan la importancia de que no se apliquen porcentajes. Si entramos en ese juego dejamos la puerta abierta a que el porcentaje vuelva a ser el que era en la legislatura anterior. Lo que necesitamos es que nos den un derecho, porque sabemos que una vez que los padres lo tengan va a ser casi imposible quitárselo. Los porcentajes no nos sirven si no los elegimos. Es importante recalcarlo para que la gente lo vaya asimilando y entienda que no es un capricho. Aunque Feijóo nos diera ahora el 90 por ciento, no nos sirve. Prefiero menos y que lo podamos elegir nosotros porque es un derecho que ya nunca nadie nos podrá quitar.

- ¿Qué actitud debería adoptar a su juicio la Mesa por la Normalización, ya con el PP en el poder?
- Por un lado, veo positivo que sea una asociación que realice proyectos encaminados a la promoción del gallego, pero es importante que ni coaccionen ni intenten manipular a los niños. Y, por otro, está bien que intenten optar a las ayudas públicas, como lo hacen todas las asociaciones culturales de Galicia. Lo que de ninguna manera puede repetirse es que se les dé la cantidad de dinero que se les estaba dando hasta ahora para realizar campañas como la de limpieza de apellidos, la de llevar a los niños a carreras en las que gritan “queremos crecer en gallego”, cuando muchos de esos niños son castellanohablantes, y ejemplos similares. Es decir, no subvencionar a entidades que utilizan métodos deplorables. Además, esta asociación, en concreto, tiene conexión con grupos radicales. Sé que a ellos les molesta mucho que lo digamos, pero solamente con consultar los apoyos que ellos publican en su web uno podrá comprobar quiénes están ahí. Algunos de los firmantes pertenecen a grupos en los que se incita a la violencia, y eso es algo que no nos hemos inventado nosotros, sino que puede comprobar todo el mundo.

- ¿Piensa que es posible que la victoria del Partido Popular pueda provocar una desmovilización de la sociedad gallega?
- No lo creo. Si se produjera, ya nos encargaríamos nosotros de mantener la llama viva. Es más, yo creo que si el PP falla a sus votantes, la reacción puede ser muchísimo más vehemente que la que hubo antes de las elecciones. Y eso lo digo porque lo palpo. Yo sé que esas personas que están convencidas de que esto se va a arreglar. Si finalmente no se arregla en los términos en los que nos prometió Feijóo, el enfado sería mayúsculo.

- ¿Cómo cree que va a reaccionar el profesorado ante la previsible abolición del Decreto de Normalización Lingüística?
- El problema es que hay muchos sectores que están siendo manipulados. En Galicia existe el Consejo Escolar de Galicia, organismo consultado por la Administración a la hora de elaborar decretos relativos a la enseñanza. Intuimos que dentro de esos consejos se encuentra un sector de la población que no representa a la mayoría. No sabemos lo que piensan los profesores porque es imposible saberlo, ya que no se les ha consultado directamente. Tienen unos representantes sindicales, pero sospechamos que no representan a la mayoría del profesorado.

- ¿Qué relación mantienen con otras plataformas similares?
- En 'Galicia Bilingüe' siempre hemos dicho que prestaremos nuestro apoyo a cualquiera que lo necesite. Debido a los cambios políticos, tanto en el País Vasco como en Galicia, parece que la situación a partir de ahora va a ser diferente. Me da la impresión de que en el País Vasco será más sencillo, aunque según he leído la “Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística” manifiesta que se mantiene alerta. En Galicia sé que nos va costar. Me preocupa encontrarme con gente en la calle que piense que ya esté todo solucionado, porque no es así. Tenemos un compromiso electoral encima de la mesa y no deberíamos dudar de él, pero sabemos que el Partido Popular va a recibir muchas presiones y eso es duro. 'Galicia Bilingüe' tiene que ser la otra voz que les recuerde que hay un gran sector de la sociedad que quiere que se cumplan las promesas y que les manifieste que no están de acuerdo con lo que pide esa minoría. Porque nosotros estamos convencidos de que es una minoría. Ahora bien, a nivel estatal lo ideal sería que tuviésemos una Ley de Lenguas para toda España.

"LOS LIBROS DE HISTORIA Y LENGUA GALLEGA MIENTEN A LOS ESTUDIANTES"
- Al margen de la cuestión idiomática, ¿qué opinión les merece el contenido de los libros de texto?
- El Ministerio de Educación puede y debe realizar las modificaciones oportunas en la ley para que el porcentaje obligatorio de contenidos comunes que se imparte actualmente sea mayor. Creemos que es algo importantísimo. Comprendemos que hay que estudiar la historia de cada Comunidad Autónoma, pero dándole el espacio que representa; es decir, la historia de Galicia en comparación con la Historia de España evidentemente debería ocupar un espacio mucho menor que el que ocupa hoy en día. Por otro lado, pensamos que se debe garantizar que se cuente la verdad. No se puede mentir a nuestros estudiantes, y se está haciendo. No sólo en los libros de Historia, también en los de Lengua Gallega, en el caso de Galicia.

- ¿Qué opina del mundo de la cultura?
- Debemos oxigenarlo. Tenemos que abrir paso a los creadores gallegos que utilizan el español, y personalmente espero que el PP lo comprenda, tanto por su bien como por el de todos. Hay que disociar la lengua gallega de una determinada ideología. Muchas personas del mundo de la cultura están esperando que les den una oportunidad. Tú repasas en los libros de texto la lista de la asociación de escritores gallegos y la inmensa mayoría escribe en gallego, y eso es algo que no puedo entender. Da la impresión de que sólo los que escriben en gallego tienen inspiración, cuando no es así. ¿Qué pasa, que la imaginación está limitada a una lengua determinada? ¿Por qué hay tantos creadores en gallego y tan poquitos en español en Galicia? Porque estos últimos no reciben ayudas y no pueden despegar. Esa es la verdadera razón. Creo que el Partido Popular está empezando a darse cuenta de la nueva realidad, ya que han comprobado como las personas a las que ellos habían ayudado les atacaban desde la tribuna de los periódicos. No se trata de cerrar la puerta a nadie sino de abrírsela a otros. Es necesario, además, que sea el propio mercado el que se regule, que los propios creadores empiecen a participar en la vida pública, reciban premios, asistan a cenas, a congresos… Actualmente, el mercado está limitado sólo a un sector y nosotros queremos que se abra también al otro.

"GALICIA BILINGÜE ES HONESTA, INDEPENDIENTE Y NO RECIBE PRESIONES DE NINGUNA MANO OCULTA"
- ¿Cuáles son las principales críticas a las que se enfrenta 'Galicia Bilingüe'?
- Algunos politólogos realizan análisis en los cuales intentan buscar manos ocultas o fuerzas que surgen de Madrid y que, según ellos, dirigen nuestra asociación, cosa que me divierte mucho. 'Galicia Bilingüe' no es otra cosa que lo que parece: un grupo de ciudadanos que se hartaron y que con, mucho trabajo, imaginación y con la razón han conseguido mover a la sociedad. Primero, informándola, y después aglutinándola a su alrededor. Yo creo que la gente se ha dado cuenta de que somos personas honestas. Decían que íbamos a crear un partido, que íbamos a ir en las listas de UPyD, en las del PP, que nos darían un cargo... Finalmente, el tiempo nos está dando la razón y la gente ve en nosotros a unas personas en las que se puede confiar.

"NO ENTIENDO CÓMO EL BIPARTITO PSOE-BNG NO VIO LOS PROBLEMAS LINGÜÍSTICOS DE GALICIA"
- ¿Cuáles son los principales actos que han llevado a cabo?
- El primero fue la manifestación de febrero de 2008 en Vigo, a la cual asistió el mayor número de personas hasta la fecha. Fue entonces cuando la gente vio el otro lado de Galicia, su cara negra. Posteriormente sacamos un autobús a la calle en dos ocasiones y recorrimos toda Galicia, tanto el interior como la costa. Nos interesaba especialmente llegar a las localidades pequeñas, donde no sólo queríamos informar a la población sino también palpar el ambiente. Precisamente durante las pasadas elecciones nos llamó muchísimo la atención que los partidos políticos, que gastan tanto dinero en pagar asesores, no sean capaces de ver lo que nosotros estábamos viendo. Palpamos la Galicia real y nos dimos cuenta de que nuestras propuestas las entendía todo el mundo: gallegohablantes, castellanohablantes, gente del mundo rural, de la ciudad... Nos sorprendía que los políticos no fueran capaces de darse cuenta de eso. El Partido Popular, ya al final de la campaña, acabó por entenderlo. El Partido Socialista no llegó a tiempo. Touriño se quiso subir al tren en el último minuto y ya no le dio tiempo. El BNG nos recordó un poco la figura de Ceaucescu. Tras las elecciones se quedaron asombrados al ver el poco apoyo que tenían. Esperaban otra cosa, pero se encontraban totalmente fuera de la realidad. No entendemos cómo no pudieron ver lo que veíamos nosotros, sin medios, simplemente estando en la calle.

- ¿Qué influencia pudo tener en las elecciones la manifestación del 8 de febrero en Santiago de Compostela?
- Creo que mucha porque no solamente conseguimos informar durante los días previos, sino que, además, lo que se vivió allí fue algo que la gente presente recordará siempre. Conseguimos sacar de las alcantarillas una basura que estaba ahí y que mucha gente no sabía que existía, y eso asustó a muchos. Corrimos un riesgo importante. En cuanto empezamos la manifestación recuerdo que me preocupé, ya que tuve miedo de haber embarcado a toda aquella gente en algo que podía resultar peligroso, pero todos respondieron con mucho civismo. Tuvimos un par de incidentes graves, ya que nos agredieron y nos tiraron piedras, pero hubiera podido ser mucho peor. Lo que más valoro, sin embargo, es que conseguimos que la gente fuera consciente de qué es lo que había detrás. Y se asustó.
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

UNA DISCRIMINACIóN CONSENTIDA POR EL TC Y EL GOBIERNO
La Constitución, un motivo de 'broma' para quienes marginan el español
Editorial El Mundo 21 Abril 2009

EL RESPONSABLE de Política Lingüística catalán expuso ayer en la Cámara de los Comunes el modelo lingüístico de la Generalitat y admitió las contradicciones existentes entre la Constitución y las leyes de inmersión con una especie de chiste: «Permítanme la broma -dijo-, pero a veces sería mejor no tener Constitución».Lo cierto es que Bernat Joan es miembro de un Gobierno autonómico cuya legitimidad emana del marco constitucional vigente, y que resulta bochornoso que un representante del Estado se permita hacer chanzas públicas en un país extranjero sobre la Carta Magna sin temor a ser, como mínimo, seriamente apercibido. El singular humor del político catalán resulta además insultante para todos aquellos que, como el pequeño Olav en Ibiza, ven pisoteado su derecho a expresarse y a ser educados en español. Lamentablemente, esta vulneración de derechos es posible porque tanto el Tribunal Constitucional como el Gobierno permiten que las administraciones autonómicas desarrollen sus modelos lingüísticos en clara incompatibilidad con la Carta Magna. Buena muestra del margen de impunidad con que cuentan a la hora de saltarse a la torera los preceptos constitucionales la dio ayer la nueva ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, que el mismo día que Olav denunciaba en EL MUNDO que no le dejan examinarse en español negó sin más que el castellano corra peligro. El problema no es la salud del idioma, sino la libertad de los ciudadanos.

Cabrera
Purgando culpas
Clemente Polo Libertad Digital 21 Abril 2009

Don César Antonio Molina no ha sido el único ministro relevado de su cargo con el fin de dar entrada en el Gobierno a personas más dispuestas a tragar con el chantaje nacionalista en temas tan fundamentales como la financiación autonómica, las inversiones en infraestructuras, la educación y la cultura. Si la VIII Legislatura fue la del buffet estatutario –pasen, pasen y llévense el pedazo de río, el aeropuerto o las cercanías ferroviarias que deseen–, la presente está llamada a completar ese trabajo desarbolando los pocos principios comunes que todavía quedan en pie. Ese es el precio que va a pagar el Sr. Rodríguez Zapatero para salvar la que promete ser la más aciaga de todas las legislaturas desde el advenimiento de la democracia.

Otra de las víctimas de la última remodelación ha sido la Sra. Cabrera Calvo-Sotelo, fichaje estrella del PSOE en las elecciones generales de 2004 y ministra de Educación y Ciencia desde el 11 de abril de 2006 hasta el 7 de abril de 2009. Catedrática de Historia del Pensamiento y Movimientos Sociales en la Universidad Complutense, su nombramiento vino a confirmar la importancia que el Sr. Rodríguez Zapatero concedía a la enseñanza, en general, y a la enseñanza universitaria, en particular, como motor del desarrollo económico y social. Tras la apagada etapa protagonizada por la Sra. Sansegundo, su antecesora en el Ministerio, se esperaba que la Sra. Cabrera pilotara el proceso de adaptación de la universidad española al nuevo marco universitario europeo y desarrollara la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada un mes después de su nombramiento, pero que ella, como presidenta de la Comisión de Educación en el Congreso, conocía muy bien.

La LOE fue aprobada en el Congreso con el apoyo del 53% de los diputados del PSOE, ERC, PNV, IU-ICV y CC; CiU se abstuvo. Pronto comenzaron, sin embargo, las desavenencias entre el Ministerio de Educación y los nacionalistas catalanes. Para desarrollar la LOE, la Sra. Cabrera elaboró dos Reales Decretos de enseñanzas mínimas para la educación primaria (1513/2006 de 7 de diciembre) y secundaria (1631/2006 de 29 de diciembre) que levantaron ampollas en el PSC, ERC y CiU. Pocos días después de su aprobación, el 21 de enero de 2007, el Sr. Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña y secretario general del PSC, anunciaba la presentación de un recurso contra el decreto de enseñanzas mínimas ante el Tribunal Constitucional por "invadir competencias propias" y la elaboración de una ley de educación de Cataluña con el propósito de hacerlos inefectivos. Pocos días después, el 13 de febrero de 2007, la Generalitat adoptó la decisión de recurrir el decreto 1513/2006 y la ministra respondía así a una pregunta formulada al respecto: "Esos reales decretos han pasado todos los trámites necesarios, han pasado por el Consejo Escolar, por el Consejo de Estado y el Gobierno piensa que no invaden ninguna competencia y se mantiene en esos textos, que son los que piensa que garantizan las enseñanzas comunes".

A petición del PP y de ERC, el 27 de febrero de 2007 comparecía el Sr. Tiana Ferrer, secretario general de Educación, ante la Comisión de Educación del Congreso para explicar el contenido de los decretos. Tras su exposición, los nacionalistas catalanes mostraron su frontal oposición a ambos decretos, especialmente al de enseñanzas mínimas en primaria, con los peregrinos argumentos de que se había traicionado el espíritu de la propia LOE y se había –¡cómo no!– incumplido el Estatut de Cataluña, al invadir competencias de la Generalitat y cambiar el modelo educativo catalán. Sin duda, lo que más irritación causó fue que el decreto, como reconoció la Sra. Cañigueral Olivé de ERC hubiera impuesto "una tercera hora de castellano en toda la primaria, que en el caso de los dos primeros años se eleva a tres horas y media". Aunque según la diputada ERC apostaba por una "sociedad trilingue, en algunos casos tetralingüe" y porque "los catalanes y catalanas puedan comunicarse en catalán, en castellano y en inglés a la perfección", su grupo rechazaba el decreto porque reforzaba "la lengua más fuerte y no la más débil". En términos similares se expresó la Sra. Pigem i Palmés representante de CiU quien tras manifestar el desagrado y rechazo hacia los decretos, acusó a la ministra de faltar a su palabra al incurrir en "una clara invasión competencial" y de cambiar "el modelo de educación e integración que tiene Cataluña", donde "si hay que reforzar alguna lengua es el catalán y no el castellano", como indican los estudios comparativos realizados por el Consell Superior d’Evaluació del Sistema Educatiu de Catalunya con alumnos de segundo de ESO.

No hay pues ninguna duda: ERC y CiU rechazaron los decretos de enseñanzas mínimas elaborados por la Sra. Cabrera para desarrollar la LOE y, en particular, el de enseñanza primaria que impone la obligación de que los niños dediquen tres horas y media en el primer ciclo y tres horas en los otros dos ciclos semanales al aprendizaje de la Lengua y Literatura castellanas. ¡Qué horror! ¡Qué injerencia del Gobierno y mancilla al Estatut! ¡Qué amenaza para el modelo catalán de enseñanza que los niños de 6 y 7 años dediquen tres horas y media de las 35 horas semanales a aprender Lengua y Literatura castellanas! El ridículo alcanzó su cénit cuando la diputada de ERC se refirió a la apuesta de su partido por alcanzar una sociedad trilingüe o incluso tetralingüe, algo que, supongo, la diputada espera alcanzar con ayuda del Espíritu Santo, es decir, sin que los niños reciban más horas en castellano, inglés o aranés para no romper el modelo educativo catalán. Estas fueron pues las excusas esgrimidas por los partidos nacionalistas ante una exigencia tan razonable y hasta pacata de que en cualquier comunidad de España los niños dediquen al menos el 10% del tiempo a aprender el idioma que les permitirá comunicarse y poder desenvolverse con soltura en Andalucía, México, Asturias, Argentina, El País Vasco, Castilla-León o Nicaragua y, hasta si me apuran, en Francia o Alemania.

En su respuesta, el secretario general de Educación, subrayó el carácter general del decreto, dirigido a regular las enseñanzas mínimas en el conjunto de España, no "a regular qué se debe hacer en Cataluña" y aclaró que eso incluye establecer los horarios "según una sentencia del Tribunal Constitucional". El Sr. Tiana descartó asimismo que "este decreto ataque ningún modelo de escuela ni, por supuesto, ninguna política de inmersión lingüística; lo único que dice es el número de horas mínimo que se debe dar de cada materia y no cómo se hace, cómo se organiza, cuáles son los criterios de inmersión, etcétera". Pero la diputada de ERC, hablando también en nombre de CiU, volvió a insistir en su réplica que es el conocimiento del catalán es que sale peor parado en la comparación de ambas lenguas y concluyó que "no hay condiciones objetivas para aumentar las horas de clase del castellano" pues "la competencia lingüística en catalán de los alumnos y alumnas cuando terminan la ESO está muy por debajo del castellano". La diputada terminó acusando al Sr. Tiana de no querer "entrar a discutir estos resultados de las evaluaciones", cuando el objetivo del Gobierno español "debería ser asegurar el conocimiento de todas las lenguas oficiales".

A mí sí que me gustaría entrar a discutir los resultados de esas evaluaciones. Teniendo en cuenta que los niños dedican 33 horas a estudiar en catalán todas las materias del currículo y tan sólo 2 horas a Lengua y Literatura castellanas, ¿qué conclusión podemos sacar si el nivel de conocimiento del catalán es inferior al del castellano al finalizar la ESO? Aquí van tres posibles respuestas. Primera, los maestros no saben catalán y les explican las materias en mandarín. Segunda, el cerebro de los niños catalanes es refractario al catalán. Y, tercera, las pruebas que realiza el Consell Superior d’Avaluació del Sistema Educatiu de Catalunya para medir el conocimiento de ambos idiomas no son comparables, siendo mucho más exigentes las pruebas en catalán. ¡Seamos serios, por favor! Si un niño aprende los nombres de los mamíferos, los nombres de los elementos de la tabla periódica, los accidentes geográficos o las figuras geométricas en catalán e ignora esos nombres en castellano, ¿cómo es posible que los resultados de las pruebas indiquen que la competencia lingüística en catalán es inferior a la competencia en castellano? Me temo que la Generalitat está manteniendo con dinero público un organismo útil únicamente para que los nacionalistas puedan seguir diciendo que el castellano no necesita más horas.

Volviendo al tema principal. ¿Qué modelo educativo y Estatut tan perversos tenemos que permiten que los niños en Cataluña puedan cursar la mayoría de las asignaturas en francés, alemán o inglés en el Liceo francés, el Colegio alemán o el colegio Europa, respectivamente, pero consideran una amenaza que los niños dediquen tres horitas a aprender la lengua que hablan sus vecinos, sus familiares, los ciudadanos de otras autonomías y cientos de millones en América y en todo el planeta? Pone los pelos de punta pensar que señoras diputadas que perciben magníficos sueldos pagados con nuestros impuestos puedan decir estas gansadas sin que las corran a gorrazos.

¿Qué ha ocurrido desde aquel momento de álgido enfrentamiento entre la Sra. Cabrera y los nacionalistas catalanes? El Honorable Sr. Montilla ha incumplido los decretos de enseñanzas mínimas con total impunidad para complacer a sus socios de ERC que han manifestado en varias ocasiones que no entrarán en vigor en Cataluña mientras ellos estén en la Generalitat. El Tribunal Constitucional, en su línea, sigue sin resolver el recurso de inconstitucionalidad presentado por la Generalitat hace más de dos años. La Sra. Cabrera ha preferido mirar hacia otro lado mientras ha sido ministra, pero su vergüenza le ha impedido derogar los decretos como le exigían los partidos nacionalistas. El Sr. Rodríguez Zapatero a comienzos de esta Legislatura, en otra de sus incomprensibles piruetas, dejó a la ministra universitaria sin competencias sobre Universidades y las traspasó al nuevo Ministerio de Innovación y Ciencia. Un año después el presidente ha despedido a la Sra. Cabrera, incómoda compañera de viaje ahora que toca pactar de nuevo con los nacionalistas catalanes, y ha puesto al frente del Ministerio al Sr. Gabilondo. Aguardo con impaciencia su primera comparecencia ante la Comisión de Educación en el Congreso para comprobar cómo reacciona ante las demandas de los nacionalistas catalanes. No sé si para la ocasión le servirán de mucha ayuda su obra de juventud, Enséñanos a amar. Catecismo del Sagrado Corazón,o su primera obra de madurez, El concepto como experiencia y sistema en Hegel, pero seguiremos con atención lo que promete ser una experiencia metafísica.
Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona

Pasar la gorra
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 21 Abril 2009

Las líneas de división en el seno de la izquierda abertzale, en las filas de ETA y de su entorno, parecen estar trazadas entre los que quieren dar prioridad a la actividad política, y para quienes la continuidad del terrorismo resulta contraproducente, y aquellos otros que siguen considerando que las armas son el principal instrumento para conseguir sus objetivos y la política convencional es algo secundario. Pero en algo están de acuerdo ambas partes: en que para renunciar a la violencia, el Estado ha de pagarles un precio político, el mismo precio que reclaman desde hace treinta años: la autodeterminación y Navarra.

Aquellos que son considerados como más pragmáticos en este momento, los que se agruparían en torno a Arnaldo Otegi y Josu Ternera, por poner nombres, no han renunciado a negociar ese precio político a cambio de poner fin al terrorismo. La diferencia principal con el otro sector, con los 'txerokis' de turno, con los jóvenes de Segi, es la prisa: los primeros desearían adelantar los plazos, los segundos creen que tienen todo el tiempo del mundo para afrontar una nueva negociación en mejores condiciones que la pasada después de una nueva temporada de atentados. Pero unos y otros quieren pasar la gorra después de su actuación.

Ninguno de ellos ha llegado a la conclusión a la que llegó el antiguo miembro del 'comando Vizcaya' Alfonso Etxegarai Atxirika hace ya algunos años: «Los vascos podemos abandonar la lucha armada antes o después, pero no negociarla». «La podemos abandonar porque lleguemos al convencimiento de que ya no da más de sí o porque la vemos innecesaria en una etapa dada de la lucha», escribió Etxegarai, quien añadía que «las decisiones sobre la lucha armada las deberíamos tomar internamente y no en una mesa de negociación con el enemigo».

Las declaraciones del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, este fin de semana, colocan a ETA y a los supuestos moderados de su entorno ante la tesitura de tener que aceptar el abandono de las armas por su propia voluntad y sin contrapartidas, como planteaba Etxegarai, y no como resultado de una negociación política. Mientras no lleguen a ese convencimiento, la única política eficaz es la aplicación sistemática de la ley contra los terroristas y quienes le apoyan.

Después de tantos años en los que cada mano de buena voluntad tendida a los terroristas ha sido factor de realimentación de la violencia, hay que llegar a la conclusión, aunque parezca duro, de que buscar una salida a ETA debe ser preocupación principal de los propios terroristas y de quienes les apoyan, no del Estado democrático. Tener setecientos presos no es un problema para el Estado, como quieren hacernos creer, sino para ETA y los suyos.

Las monjas de Cornellá dicen que es bueno imponer el catalán en el patio
Han colocado un cartel en el colegio Betània que dice: 'Al pati parlem en català'
 www.lavozlibre.com 21 Abril 2009

Barcelona.- El centro escolar Betània, de Conrellá (Barcelona), que tiene colocado, desde principios de curso, un cartel que reza 'Al pati parlem en català' ('En el patio habla catalán') dice que lo hace para favorecer a los niños.

Ante la ausencia de la superiora, que se encuntra dos días fuera del colegio asistiendo a unas jornadas profesionales, otra religiosa responsable del centro señaló ayer que las restricciones para hablar castellano se hacen para ayudar a los alumnos a que aprendan bien el catalán, ya que para la mayoría no es su lengua materna, sino que viven en hogares donde se habla el idioma español.

"Es que hay que comprender que este centro es de inmersión, ¿no? Es una escuela de inmersión catalana, tal y como dicta la Generalitat. Nosotras, para facilitar a los niños el hecho de que hablen en catalán, puesto que sabemos que la mayoría son de familias castellanoparlantes -esto se respeta siempre-, hemos colocado este letrero antes de salir al patio, no tiene otro secreto", aseguró la religiosa. En Cataluña todos los colegios son en catalán, no existe ningún centro en el que el castellano sea la lengua vehicular. La Generalitat obliga a que el catalán se use también en las actividades extraescolares y en las comunicaciones con los padres. El patio se considera espacio escolar y sujeto a las normas lingüísticas de la Generalitat.

“Hay que ayudar a los niños a que se acostumbren a hablar en catalán, aunque siempre que quieran pueden hablar en castellano”, continuó la maestra. El padre que facilitó la fotografía del cartel a La Voz Libre también denunció que su hija había sido reprendida por una profesora por hablar en castellano durante el recreo.

"VIVIMOS EN CATALUÑA"

Por otra parte, señaló que “nadie se ha quejado desde que se ha puesto el cartel, hace ya un año, porque todos sabemos que vivimos en Cataluña y es lógico que se hable la lengua de aquí, ¿verdad?”. Consultada sobre si la lengua de Cornellá no es precisamente el castellano, respondió: "Mire usted, venga un día a la escuela y verá qué lengua se habla...!". Precisamente Cornellá fue regida durante 19 años por José Montilla, actual presidente de la Generalitat de Cataluña.

Cabe recordar que el rótulo fue detectado por los padres cuando accedieron, a finales de diciembre, a la zona donde se celebran las actuaciones infantiles navideñas, única ocasión que tuvieron para entrar en las aulas, ya que siempre esperaban a sus hijos a la salida.

El colegio Betània es privado religioso, destinado a niños de párvulos y Primaria (de 4 a 10 años) y se encuentra en la calle Bonavista 37 de Cornellá, localidad de mayoría castellanoparlante. Lo regentan monjas que en este curso cuentan con una importante subvención de la Generalitat.

La Generalitat, contra la Carta Magna por la cooficialidad del castellano
EMILI J. BLASCO | LONDRES ABC 21 Abril 2009

La Constitución perjudica la política lingüística de la Generalitat de Cataluña porque asegura la cooficialidad del castellano. Así se deduce de las palabras del responsable de la normalización lingüística de la Generalitat, Bernat Joan, en una comparecencia ayer en una comisión de la Cámara de los Comunes. Joan y el titular de Telecomunicaciones del Gobierno catalán, Jordi Bosch, acudieron invitados a la Comisión de Gales del Parlamento británico para explicar la experiencia lingüística en Cataluña.

«Si me lo permite, en ocasiones es mejor no tener Constitución», respondió Joan a las preguntas de los diputados de la comisión, que estudia el posible traspaso de la lengua al Parlamento regional de Cardiff. Joan prefirió no hablar de cooficialidad en el caso de Cataluña, lo que reforzaría un mismo estatus para ambas lenguas, sino de dos lenguas oficiales. «El catalán es oficial porque es el idioma oficial de Cataluña y el castellano lo es porque es el idioma oficial de España», afirmó, para añadir que lo mejor sería que no hubiera Constitución, que es la que establece la oficialidad del castellano en toda España.

En su intervención, el responsable de Política Lingüística de la Generalitat pintó un paisaje idílico en Cataluña, donde toda legislación en la materia se lleva adelante «por consenso» y donde «jamás se aplican sanciones».

¿Sin sanciones?
Esto último lo tuvo que corregir al ser preguntado con insistencia. Joan indicó que las multas se aplican en «menos del 1 por ciento de los casos de denuncias sobre alguien que no cumple» con la ley. Pero luego Bosch volvió a la tesis primera: «Nunca se sanciona a las pequeñas empresas».

Los dos altos cargos habían hecho llegar a los diputados de la comisión un mapa de lo que los nacionalistas denominan «Países Catalanes». En un principio precisaron que era el área donde se habla el idioma, pero luego aceptaron hablar de todo el territorio como Cataluña y sus 13 millones de habitantes como catalanes.
En otro momento de su exposición, el responsable de normalización lingüística de la Generalitat indicó que el sur de Francia «es una parte de Cataluña, para nosotros», algo que debió de sorprender en una Cámara en la que las precisiones sobre política internacional son exquisitas y todo irredentismo hace levantar las cejas.

Joan aseguró que la política lingüística de la Generalitat no sólo no crea tensiones con el resto de España sino que estrecha las relaciones, y que «ninguna compañía evita Cataluña por el idioma». Nadie preguntó por la inmersión en la escuela.

Ángel Gabilondo: “No puede haber imposiciones sobre lo que deben hablar los chicos en el patio"
Sandra Remón. El Confidencial 21 Abril 2009

Un día después de la polémica suscitada en torno al colegio balear Cervantes, el ministro de Educación Ángel Gabilondo ha aprovechado los micrófonos de Onda Cero para apaciguar la cuestión. Ha dicho que no debe haber imposición en el uso de la lengua y que hay que garantizar el conocimiento de la oficial del Estado y las de las comunidades autónomas, como dice la Constitución.

Ante dicho colegio, el padre de un alumno de once años presentó una denuncia pública criticando que a su hijo no se le permitiera examinarse en español, la lengua en la que mejor dice expresarse, pero, en declaraciones a El Confidencial, la directora del centro, Ana Andrés Méndez, ha pasado la pelota al Govern.

“Vicente Boned no ha presentado ninguna denuncia de la que tengamos constancia. Presentó un escrito solicitando que todos los exámenes se hicieran en castellano y se le contestó que no era posible porque la ley marca que el 50% sea en castellano y el 50% en catalán. Si no está de acuerdo con la legislación vigente, no corresponde acudir al colegio. Nosotros, como centro público, tenemos que hacer cumplir la ley”, explicaba a este medio.

Como recoge el Decreto 142/2007, de 26 de junio, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas de la educación primaria, la Generalidad de Cataluña, de acuerdo con lo previsto en el artículo 131.3.c) del Estatuto de autonomía de Cataluña, tiene competencia compartida para el establecimiento de los planes de estudio correspondientes a la educación obligatoria (...) y el Estatuto de autonomía de Cataluña, en su artículo 6, determina que la lengua propia de Cataluña es el catalán, la cual tiene que ser la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza. El mismo decreto también recoge que incluso el recreo se considera una actividad educativa integrada en el horario lectivo del alumnado y, que, por ello, se tienen que respetar también los principios del proyecto educativo.

“El catalán se fomenta, no se impone”
El recién estrenado ministro apuntaba esta mañana, en referencia a los carteles del colegio de Cornellá que rezan Al pati parlem català (En el patio hablamos catalán), que "no puede haber imposiciones sobre lo que deben hablar los chicos en el patio", pero añadía que estos carteles “fomentan el uso del catalán, no lo imponen”.

“Sería un disparate que no se conociera la lengua española adecuadamente”
Gabilondo explicaba que los métodos que se utilizan para garantizar que se conozca perfectamente la lengua pueden ser más o menos "acertados" y que no tiene datos de que exista "desconocimiento" de la lengua española. Y añadía "sería un disparate que en cualquiera de las Comunidades Autónomas no se conociera la lengua española adecuadamente".

Aprovechando su presencia en la radio, confesaba que queda mucho por mejorar en Educación. “Estamos muy lejos de lo que debemos hacer", reconocía.

POLÍTICA LINGÜÍSTICA | Ante la Cámara de los Comunes
Bernat Joan: 'Permítanme la broma, sería mejor no tener Constitución'
Eduardo Suárez (corresponsal) Londres El Mundo 21 Abril 2009

Ocurrió frente a un retrato de Wellington, entre los muros del palacio de Westminster. Al responsable de Política Lingüística de la Generalitat, Bernat Joan i Marí (ERC), le preguntaba un diputado galés por el estatus jurídico del catalán y del castellano. "Permítanme la broma", dijo Joan con sorna, "pero a veces sería mejor no tener una Constitución". Sus señorías le rieron la gracia.

Joan hablaba como invitado de la Comisión para Asuntos Galeses de los Comunes, que estudia la conveniencia de dejar o no las competencias de política lingüística en manos de la asamblea regional de Cardiff. La frase venía a cuento de la distinción entre la oficialidad de las dos lenguas. "El catalán es oficial porque es el idioma oficial de Cataluña", dijo Joan, que añadió: "El español es oficial porque es el idioma oficial del Estado español. Nosotros intentamos asegurar que hay igualdad entre español y catalán, y eso supone corregir las desigualdades de la Historia. Si no corrigiéramos esas desigualdades, el catalán no sobreviviría".

Los miembros de la comisión se interesaron especialmente por el asunto de las multas a las empresas. El diputado laborista galés Alun Michael preguntó al responsable catalán de Política Lingüística por el proceso que sigue habitualmente la Generalitat cuando un negocio no rotula en la lengua vernácula. Joan aseguró: "Nosotros, primero, buscamos el consenso; ponemos multas a aquéllos que no actúan de acuerdo con la ley, pero siempre les damos facilidades. Nuestra primera medida no es multar, sino pedirles que mejoren y ofrecerles nuestros servicios: traductores automáticos, cursos de catalán por internet, correctores de estilo y asesoramiento. Son cosas que nos evitan llegar a las sanciones, que sólo hemos aplicado en menos de un 1% de los casos".

Según Joan, que acudió acompañado del embajador catalán, Xavier Solano, la Generalitat diferencia entre las empresas grandes y las pequeñas: "Ponemos el énfasis en las grandes. Contra las empresas pequeñas nunca ha habido sanciones sino medidas proactivas". Unas palabras que asombrarán, por ejemplo, a los responsables de Fincas Nebot y Horchatería La Valenciana, multadas con 400 y 600 euros, respectivamente, por incumplir la legislación.

"Si actuamos así", se defendió Joan, "es porque los ciudadanos tienen derecho a recibir un servicio en cualquiera de las dos lenguas. A la hora de multar no sólo miramos el número de trabajadores de una empresa, sino también la trascendencia social. No es lo mismo una escuela privada que un fondo de inversión. Las escuelas tienen un valor social especial".
'¿Porqué no hacer voluntario el catalán?'

"Y si las multas son tan poco comunes", preguntó otro diputado galés, "¿por qué no hacer del uso del catalán algo voluntario?". "Nuestra experiencia", proclamó Joan, "nos dice que no funcionaría. Si hubiera sido voluntario, el catalán se habría convertido en algo folclórico, atávico y colorista, pero no en una lengua de uso diario. Necesitábamos leyes que lo regularan".

Como prueba, exhibió su respaldo parlamentario: "En nuestra sociedad hay gran consenso sobre este asunto. Es el Parlamento catalán quien ejerce la competencia sobre política lingüística y el Gobierno [autonómico] toma sus decisiones de acuerdo con el principal partido de la oposición [CiU]. Hay menos de un 10% del arco parlamentario que no comparte nuestra política lingüística".

Siendo un sistema tan razonable, ¿recomienda el responsable de Política Lingüística un sistema de sanciones para Gales? Aquí Joan se arredró. Se sonrió, miró hacia abajo y dijo: "Cada lugar es cada lugar y cada gobierno es cada gobierno. Nosotros intentamos hacer lo mejor para Cataluña y ustedes son los mejores para decidir lo que les conviene".

Una frase que no aplacó el interés de los diputados, que querían saber si este asunto le ha traído alguna complicación a la Generalitat. "¡Qué va!", rechazó Joan, "la acogida ha sido siempre favorable. El uso del catalán se percibe más como una oportunidad que como cualquier otra cosa".

¿Y con los inmigrantes? "Tampoco. Hacemos un esfuerzo por integrarles. No les pedimos que usen el catalán como Ausias March, pero sí que alcancen un nivel de comunicación básico".

Acabada la sesión -en la que también habló el responsable de Telecomunicaciones, Jordi Bosch-, Joan se refirió al caso de Olav, el niño ibicenco que reclama examinarse en español: "Me ha dado bastante pena ver que un padre puede poner así a su hijo en el ojo del huracán. Yo estoy convencido de que, si no hay influencias externas que lo guíen por ese sitio, un chico de 11 años no tiene ningún tipo de trauma por hacer los exámenes en una lengua o en otra. Se está usando a un pobre muchacho y a su padre con fines estrictamente políticos".
 

Recortes de Prensa   Página Inicial