AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 23 Abril 2009

 

Tontiloquismo del miedo
HERMANN TERTSCH ABC 23 Abril 2009

YO lo que les pido encarecidamente a todos los ciudadanos españoletes que pagan ahora sus impuestos es que no fomenten el mal humor. Los que lo hacemos -vive Dios que no es vocación- somos un poco canallas. Por eso, porque soy un poco canalla, les transcribo parte de un editorial del The Spectator -una revista inteligente de un país aún en gran parte libre-. «He cannot go on borrowing without limit, amassing undreamed-of fiscal deficits in order to mantain inflated levels of public spending. Indeed, the danger point is fast approaching at which the gilts markets will no longer absorb the torrent of new debt, and an IMF bail out will become a serious prospect». Se lo cuento en la lengua que ya está proscrita en media España, en castellano: Si seguimos endeudándonos, nuestros hijos y nietos estarán postrados muy pronto en la puta miseria. Y lo van a pasar más que mal. Así de fácil es el inglés. Miren por dónde. Lo arriba dicho en inglés y tan francamente traducido o destilado a nuestra gloriosa lengua no es una deducción de gran ingenio. Es lo que en este país se ha llamado desde siempre sentido común. Se puede sintetizar incluso más. Viene a ser que el que la hace la paga.

Comprendo que después de oír al presidente del Gobierno ayer en el Congreso de los Diputados, haya suficientes españoles lo suficientemente asustados para pensar que esto no puede ser cierto. Porque nuestro Gran Timonel da bastante miedo. Desde luego a los suyos con mucho éxito. Y a los demás también con bastante efecto.

Porque mucho miedo da ese tontiloquismo con las cosas de comer que despliega el personaje que ha sido elegido para ocuparse precisamente de las cosas de comer de todos los españoles. Si fuera académico de las letras nos traería bastante al pairo el vallisoletano leonés en el que prácticamente todo es mentira. Desde su pasado y el pasado de sus mayores a sus aventuras y a sus facturas. Todo, queridos amigos, es una inmensa farsa que los españoles se zampan con la alegría que les es propia. Por eso el mal humor que fomentamos The Spectator, a veces el The Economist -siempre tan mal aconsejado desde que murió mi padre-, por supuesto yo y algún otro canalla reaccionario, es tan mal visto y digerido. Piensa la inmensa mayoría de este país -nunca condenaré su optimismo insensato- que mientras tengamos todos la peste los arreglos llegan solos. Con paciencia, deudas y grandes dosis de buen humor. En el fondo, el Gran Timonel es el reflejo de toda esta sociedad del buen humor que retoza por España a la espera de tiempos mejores. En todo caso, el espectáculo que dio ayer en el Congreso de los Diputados nos lo tenemos merecido todos. Los hay, por supuesto, que sentimos vergüenza, propia y ajena, ante la charlatanería más propia del presidente del buró político de una república comunista de medio pelo. Pero lo terrible es que, en general, no escandaliza. Y debería dar más miedo ese tontiloquismo enajenado. Debería aterrorizar a cualquier sociedad que se considere medianamente sana.

¿Para qué sirve el catalán?
Jesús Royo Arpón  www.lavozlibre.com 23 Abril 2009

Lo dijo solemnemente el presidente Pujol: “el catalán no sirve para nada. El catalán sirve únicamente para ser, para ser catalanes”. O sea que quien habla en catalán es catalán.

Y cuando hablas en catalán, entonces eres más catalán. Esta frase se ha de leer también al revés: quien no habla en catalán no es catalán. Y cuando un catalán habla en castellano, se descomprime y se ablanda, pierde esencia y sustancia de catalanidad...

Esto, si me lo permite el Honorable, es una honorable chorrada. El presidente viene a decir que el catalán no es una lengua como las otras, una herramienta para decir cosas, no: bien mirado, el catalán no es exactamente una lengua.

No es un hecho espontáneo, simple y natural, sino una cosa sagrada, una militancia, una torturada fidelidad a una manera de ser. Decir las cosas en catalán transforma a quien las dice en otra cosa diferente –y suponemos, superior–: lo transforma en catalán. Hablar en catalán no es un hecho intranscendente, sino una afirmación constante, una lucha encarnizada contra la disipación, una agonía permanente –en el sentido de Unamuno– entre el ser y el no ser...

Eso, señores, más que una lengua es una religión, con sus mandamientos, con su estado de gracia y santidad, sus pecados (los barbarismos), con sus demonios y el infierno correspondiente.

Pero he aquí que, si 'ser catalán' equivale a 'hablar catalán', eso significa que, en esa religión, la 'fe de bautismo' se puede obtener no sólo por vía familiar (lengua materna), sino por 'conversión: aprendiendo el catalán y adoptándolo como lengua propia. Los que lo aprendan y lo adopten, podrán ser considerados 'prácticamente' como catalanes de pleno derecho. Aunque firmen 'Sánchez'. Aquí no somos racistas.

Ricardo Carreras
¡Despierta España!
 www.lavozlibre.com 23 Abril 2009

El título de esta columna no es original. Lo usó Mariano Francisco de Cavia y Lac a principios de siglo pasado. Don Mariano, uno de los mejores periodistas que ha dado a luz España, fue tan reconocido en su tiempo como olvidado en el nuestro. Con su permiso -creo que estaría contento pero que me lo haga saber si está en contra-, rescatamos el término para lanzar esta españolería andante, que aspira a ser un nítido grito de libertad dentro de esta gallarda y clara Voz Libre.

Aquí defenderemos sin tapujos ni complejos lo español y lo hispánico, empezando por el español, nuestra lengua nacional, y siguiendo por nuestros usos y costumbres.

En esta columna podrán apoyarse quienes, no sólo no se disculpan por haber nacido españoles, sino que además, para más inri, alardean de ello. Así es, ¡Qué osadía! es el espacio de los que estamos orgullosos de España y de la Hispanidad, entendida latamente, y de todo lo que nos une. Rincón de los que creemos que nuestra nación ha tenido un glorioso pasado y sobretodo, tiene un brillante futuro.

Se podía haber titulado ‘Caña al mono’, porque tocará abrasar conciencias y lancear villanos, pero eso habría sido definirla en negativo. O quizás ‘Plus Ultra’ -uno de los símbolos nacionales de España, que recuerdan que nuestra nación llegó más allá de lo que se creía era el fin del mundo. O la furia roja. O tantos otros.

Aquí contaremos por ejemplo cómo dos de los reinos medievales españoles -los de Aragón y León- tuvieron sendos parlamentos -las Cortes respectivas- décadas antes que Inglaterra. Explicaremos por qué es preferible llamar español a nuestra lengua común, entrando en un debate que se remonta a finales del siglo XV, cuando Nebrija escribe la primera gramática de una lengua moderna. Criticaremos la actualidad política o social, y nos atreveremos de ciento en viento a velar por el buen uso del español, castigado día a día por la ignorancia y los desaforados barbarismos.

Queda así de esta singular guisa instaurada la orden de la españolería andante. Exhortamos a que se sumen a ella damas y caballeros para, entre todos, lanza en ristre, desafiar gigantes acomplejados, resolver entuertos lingüísticos y proteger a los desfavorecidos que, por ejemplo, no pueden educarse en la lengua nacional de su propio país.

Vaya la primera lanzada por el mentado Mariano Francisco de Cavia y Lac. Nótese para empezar que se llamaba de Cavia y Lac. La Y entre los apellidos es costumbre española, extendida entre la gente de abolengo hasta hace cuatro días, por mucho que algunos despistados la usen hogaño como seña de pata negra del nacionalismo periférico y se la añadan a sus apellidos con tal fin. Una muestra más de ignorancia. Volvamos a Don Mariano. Nació en Zaragoza en 1855, quedó soltero de por vida por una promesa de celibato -no les dejaron casarse a él y a su amada- y se trasladó a Madrid a escribir con brillo en los mejores periódicos de su época -como eran El Imparcial o El Sol, hasta su muerte en 1920. Genio independiente, alejado de la politiquería, combinó su mordaz y certera pluma con la defensa de las libertades liberales de la época. Todo ello adornado por un sano patriotismo. Un ciudadano ejemplar. ¿Y quién lo recuerda o conoce hoy en España? Si no fuera por el premio periodístico que lleva su nombre, casi nadie. ¿Y quién lo lee hoy en España? Podemos estar ciertos de que muy pocos. Peor aun. ¿Pueden encontrarse sus obras? Es dificilísimo. Ni lo conocemos ni leemos a Mariano de Cavia. Sus escritos tienen gran brillantez y con frecuencia relevancia para esta época que nos ha tocado vivir. ¿No puede el estado español costear una reedición de sus obras? Y los gobiernos autonómicos y locales, de Madrid y Zaragoza. ¿No quieren?

Como nación, padecemos una brutal amnesia colectiva. Nos gastamos millones de euros en subvenir -que es lo mismo que subvencionar pero más corto, aunque eso da para otra columna- películas españolas de variada calidad, pero las obras de uno de nuestros mejores periodistas no se encuentran por ninguna parte. ¡Despierta España

La "bilateralidad multilateral"
EDITORIAL Libertad Digital 23 Abril 2009

La semana pasada la nueva ministra de Economía, Elena Salgado, reivindicó su cargo de presidenta del Consejo de Política Fiscal y Financiera para tratar de justificar que fuera ella, y no Chaves, quien respondiera en el Senado a la pregunta que el representante del PP Javier Arenas había dirigido al nuevo ministro de Cooperación Territorial. Este martes fue Chaves, sin embargo, el que celebraba junto al presidente de la Generalidad catalana una reunión a puerta cerrada para abordar nada menos que la reforma del sistema de financiación autonómica.

Tanto en la forma como en el fondo esta reunión ha sido una vergonzosa y fiel muestra de ese deseo de dejar atrás la España constitucional al dictado del Estatuto soberanista catalán. Para empezar, la financiación autonómica es competencia del Ministerio de Economía y afecta e interesa a todas las comunidades, por lo que su reforma se debería haber planteado con total transparencia en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que para algo es el órgano encargado para coordinarla. Sin embargo, hasta la forma de comparecer Montilla y Chaves ante los periodistas –como si representaran a dos países diferentes– daba una imagen de bilateralidad que el propio ministro acrecentaba admitiendo que su idea es llegar a un pacto a solas con Cataluña, que luego serviría de guión para el resto en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Este miércoles, sin embargo, Chaves ha querido aprovechar su reunión con el presidente autonómico valenciano, Francisco Camps, para tratar de maquillar esa reforma al dictado del estatut catalán. Para ello ha hablado de la "compatibilidad entre la bilateralidad y la multilateralidad" y hasta anunciado "para septiembre u octubre" una conferencia de presidentes autonómicos para analizar "cómo pueden las comunidades autónomas aportar parte de sus fondos para afrontar la crisis económica". Sin embargo, nada borra el hecho de que esta reforma de la financiación autonomica, con nula demanda social, no obedece más que a la amenaza hecha por Montilla de retirar el apoyo al Gobierno de Zapatero si no ven satisfechas sus demandas de financiación.

Zapatero no quiere quemarse personalmente en una reforma que directamente Pedro Solbes no quería emprender, pero que sigue siendo ineludible, entre otras cosas porque Montilla es a su vez rehén de sus socios nacionalistas en el Tripartito. Ello explica en buena parte tanto la elección de la dócil Elena Salgado como nueva ministra de Economía como que se le haya asiganado a un político ya amortizado como Chaves el papelón de resolver el "sudoku" del nuevo sistema de financiación.

Con todo, lo peor es la devastadora dinámica que genera este nuevo modelo de financiación, completamente ajena a lo que podría ser una sana competencia fiscal entre autonomías. La única forma en la que se pueden satisfacer a todos los representantes autonómicos siguiendo los parámetros del Estatuto catalan es incrementando el ya de por sí alarmante déficit y endeudamiento públicos, cosa que ni los presidentes autonómicos ni a Zapatero les parece preocupar.

Si ya es vergonzoso que se emprenda una reforma del modelo de financiación al dictado de un estatuto de dudosísima constitucionalidad, como es el catalán, todavía lo es más en momentos de crisis en los que la principal preocupación debería ser cómo recuperar la actividad económica y el empleo. Pero ya ven. Cada día se van miles de españoles al paro y mientras tanto nuestros políticos se enzarzan en la "bilateralidad multilateral".

Represión
Olav y el porvenir de España
Fundación DENAES Libertad Digital 23 Abril 2009

En una entrevista realizada a Menéndez Pidal el 26 de octubre de 1931 en el periódico La Voz, el gran filólogo era preguntado acerca del porvenir del español en el contexto de la "descentralización política" impulsada desde la Segunda República, recién implantada, y que llevaba a la potenciación de las lenguas vernáculas regionales:

¿El castellano puede temer algo de esta orientación descentralizadora, que dará más vida a los otros idiomas españoles?

Pidal respondía así, ahora ya podemos decir que con total ingenuidad, a una pregunta que, de hecho, ya estaba algo envenenada por parte del periodista (al confundir en ella el gentilicio "español" con la lengua):

Aunque los destinos del castellano se ventilasen sólo dentro de la Península, el robustecimiento de una lengua regional hablada por dos millones y medio, o de otras habladas por poco más de dos millones y de medio millón, no podrían influir en el desenvolvimiento de la lengua hablada como única por 17 millones. Pero es que además los destinos del español son mundiales, de 93 millones de hombres, cada vez más unidos por la actividad de la Prensa, de la telecomunicación y de los viajes rapidísimos; 93 millones en indecible capacidad de crecimiento, ya que ocupan un territorio mucho mayor que Europa. ¿Qué puede afectarle a este idioma el pequeño episodio del muy plausible cultivo de las lenguas regionales?

Al idioma no le importa nada; pero sí puede importarle mucho esto a la nación si no se encauza esa descentralización. Yo espero que una vez removidas para siempre las insensatas prohibiciones que pesaron últimamente sobre el catalán, reconocida a esta lengua toda su dignidad y todo su alto valor, los catalanes, como decía el Sr. Campalans, cultivarán más y con más amor la lengua que nos une a todos los españoles y que nos une a los españoles con medio mundo.

Si actualizamos las cifras, siendo así que esos 17 millones de los que habla Pidal son ahora 40 millones, y los 93 se han convertido en 400, obtenemos en efecto una prueba irrebatible de la fortaleza del español y de lo poco que le afecta el proceso de "descentralización". Ahora bien, si las actualizamos por el otro lado, por el lado nacional, vemos que el impulso de las lenguas vernáculas en diversas regiones de España, tras convertirlas en "cooficiales", está resultando completamente antisocial.

El caso Olav, y muchos otros que no han saltado a los medios de comunicación, pone de manifiesto en efecto la ingenuidad de Pidal en este punto (ingenuidad relativa, porque hay mucho de irónico en su posición): el odio a "la lengua que nos une" –y precisamente por ello, es decir, por el carácter nacional de la lengua española– está cada vez más extendido y generalizado en dichos ámbitos regionales, recibiendo el español en ellos un trato peor –aun siendo oficial– que una lengua extranjera y sabiendo que si se mantiene no es para potenciarla, sino para despreciarla. Y para despreciarla no por lengua, sino por nacional. Es el porvenir de la nación española, y no el del español, lo que está en cuestión al obstaculizar o directamente impedir la enseñanza de la lengua común.

En el Colegio Cervantes de una localidad ibicenca se impide, en efecto, el acceso de sus alumnos a la lengua de Cervantes: ésta es la realidad generalizada del "bilingüismo" y la "cooficialidad" en España.
Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española

Rajoy
Un provinciano en Barcelona
Emilio Campmany Libertad Digital 23 Abril 2009

Rajoy se ha ido a Cataluña a celebrar con el Tripartito el día de Sant Jordi. Quizá el hombre esperaba que, tras haberse caído del caballo y convertido al federalismo más o menos asimétrico, sería recibido con algo más de cariño del que suelen ser allí recibidos los líderes populares. Nada de eso. En un alarde de imaginación le han llamado "fascista", que es el insulto de ordenanza que se gastan los radicales catalanes contra los populares, propios y foráneos. Joan Ridao sí ha estado verdaderamente imaginativo y lo ha llamado "provinciano". Tiene guasa que un nacionalista de la Esquerra, que representa el aldeanismo quintaesenciado, insulte a nadie llamándole provinciano. ¿Sabrá Ridao lo que significa en castellano ser un "provinciano"? A lo mejor se cree que provinciano es aquel que visita un país extranjero en la convicción de que no es más que una provincia del propio. Ocurre, sin embargo, que "provinciano" no significa eso, sino que se dice de aquél que muestra apego excesivo a la mentalidad o costumbres particulares de una provincia o sociedad cualquiera, con exclusión de las demás. O sea, justo lo que es Ridao y que no es Rajoy.

Más gracia, y también más educación, ha tenido lo de Artur Mas, que ha dicho que hubiera sido un bonito gesto de Rajoy ir a Cataluña el día de Sant Jordi a anunciar la retirada del recurso contra el Estatuto catalán. Tiene gracia porque Mas identifica su Estatuto con Cataluña, como si todos tuviéramos que pasar por él por ser el que los catalanes quieren para sí. Sin embargo, ocurre que a la mayoría de los catalanes les trae al pairo este Estatuto, como demuestra el hecho de que la mayoría no lo votó. Y ocurre igualmente que el Estatuto no sólo es inconstitucional, sino que es precisamente cuando establece un sistema que dinamita la solidaridad entre todos los españoles cuando más inconstitucional es. Recuerdo con vergüenza el día que Mas, en Telemadrid, trató de convencer a los madrileños de cuánto nos convendría tener un sistema de financiación como el que Cataluña acababa de darse. Y veo con orgullo el poco caso que los madrileños le hemos hecho.

Rajoy creía, quizá convencido por Alicia Sánchez Camacho, que por dulcificar sus posturas, por plegarse en lo que fuera posible a las exigencias del nacionalismo catalán, lograría, si no el afecto, al menos el respeto de los líderes y electores nacionalistas. Rajoy ya ha visto que no. Cuando le espetó a Zapatero que en Cataluña no se podía estudiar en castellano, le llamaban "fascista". Y ahora que ya no lo hace, siguen llamándole "fascista".

Por lo menos, el viaje le ha servido para comprar un libro y que le regalen otro. Rajoy ha adquirido El hombre más buscado, de John le Carré, un alegato contra la política antiterrorista de Bush, que ya sabemos que el PP es muy anti Bush y muy pro Obama. Y Alicia Sánchez Camacho le ha regalado Anatomía de un instante, de Javier Cercas. Yo, si fuera él, empezaría por el de Cercas, deteniéndome especialmente en los pasajes en que el escritor relata como el Rey, según parece sin querer, animó a otros a hacer cosas que luego desautorizó. Y luego, reflexionaría sobre lo ocurrido en México después de las elecciones. Quizá pueda entonces este gallego acusado de ser un provinciano extraer alguna ilustrativa lección acerca de cuánto se puede confiar en según qué personajes.

El día de la rosa
Vicente A. C. M. Periodista Digital 23 Abril 2009

San Jorge o Sant Jordi, patrón de Cataluña, Día de la rosa y en este caso de la del PSC no roja, sino roja y gualda como las barras de su bandera y la bandera de España. Día del nacionalismo más cerrado y excluyente, disfrazado de educado y sociable, salvo los energúmenos de siempre. ¿A qué ha ido el Sr. Rajoy allí? Claro está que a querer dar una impresión de acercamiento, cuando lo que existe es un rechazo frontal y beligerante con todo lo que atañe a las pretensiones nacionalistas de secesión. El que juega con fuego, acaba quemándose. Ir para nada, es tontería, parodiando a esa genial ex pareja de cómicos Cruz y Raya, nunca mejor dicho.

Hoy hubiera sido un gran día para que el Tribunal Constitucional lavase su imagen de brazo político del Gobierno y sacase la sentencia sobre los recursos de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña. En ese sí pero no, en vale pero con matices, en ese descarado intento interpretativo plural de lo que solo admite una singularidad como es la existencia de una única Nación, España. Pues lo demás de contenido del articulado sobra y se caería por esa insidiosa definición, estuviera o no en el preámbulo. Un Estatuto que se ha desarrollado exclusivamente en la base de considerar a Cataluña como una nación que seguirá integrada en España si ello le conviene.

Los españoles y aquí incluyo a todos los que así nos sentimos con independencia de donde vivimos y nos ganamos la vida, estamos hartos de tanta desvergüenza y burla de la sociedad. Los españoles que en un momento podríamos pensar en lo folclórico y ridículo de unas actuaciones de los extremistas nacionalistas, empezamos a sentir un profundo rechazo y sentimiento de beligerancia al verificar que el tema va en serio y que se intenta favorecer a unos en perjuicio de otros. Un Gobierno que dice que va a lograr la cuadratura del círculo dando a todas las Autonomías lo que le piden y que todos ganan y nadie pierde.

¿Alguien se lo cree?¿Alguien puede creer al Sr. Zapatero o al Sr. Chaves cuyos incumplimientos electorales y sectarismo han dominado sus legislaturas? Es demasiado pedir y tener en muy poco la conciencia ciudadana y su capacidad de aguante. Aunque quizás puedan tener razón, porque hasta hoy no he visto manifestaciones pidiendo la igualdad de derechos y de oportunidades según dicta la Constitución. Esa que ya nadie hace caso y que ni sirve para el museo de Historia.

Pues ya que es el día de la rosa, yo les regalo a todo el PSOE con su jefe de filas. Eso sí, no admito devolución, ni tampoco el detalle del mismo Estatuto con tapas de cuero labrado e incrustaciones de oro. Mejor será que lo guarden para San Juan y la nit del Fog.

Libertas
La gran melé
Antonio Golmar Libertad Digital 23 Abril 2009

El lunes Albert Rivera desmintió que Libertas hubiese tanteado a Alternativa Española. Sea cierto o no, es normal que AES prefiera ir por libre tras haber conseguido el apoyo de los conservadores británicos, una gestión que se rumorea fue realizada por un discípulo hispano del célebre pensador dublinés que tanto reflexionó sobre la Revolución Francesa.

Por otra parte, fuentes de Ciudadanos y de la lista electoral de Libertas-Ciudadanos de España aseguran que en realidad fueron Mayor Oreja y otros peperos quienes se acercaron a ellos inmediatamente después de que el creador de Libertas en Irlanda, Declan Ganely, cuya fortuna está ligada a varios simpatizantes de la llamada "derecha cristiana" norteamericana, visitase España. "¿Por qué Mayor Oreja no avisó a su partido de la que se estaba montando? ¿Por qué otros no usaron los medios en los que colaboran para dar la señal de alarma? ¿Por qué esperaron tanto?". Las preguntas no carecen de interés, pero eso es un asunto que atañe al Partido Popular y a sus afiliados. A ellos atañe pedir explicaciones, si es que cupiera darlas.

Respecto a las acusaciones de extremismo, mis fuentes las desmienten y aseguran que Libertas pretende democratizar el funcionamiento de la UE y luchar contra la corrupción, la opacidad y las malas prácticas generalizadas entre los miembros del Parlamento Europeo. También afirman que Ciudadanos seguirá siendo un partido laico y transversal y que no renunciará al liberalismo social, algo que según ellos muchos autodenominados "liberales" olvidaron hace tiempo. No seré yo quien les discuta lo último. "¿Por qué no te afilias y lo compruebas por ti mismo?". No, gracias. Nunca he sido carne de club. Por cierto, Rafael Rubio, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Complutense y experto en campañas electorales, desmiente su participación en Libertas: "Estuve en los orígenes pero lo dejé". O sea, que la operación no es de anteayer. ¿Quiénes lo sabían y prefirieron callarse?

Libertas está diciendo algunas cosas que casi todo el mundo piensa y que ningún miembro de los grandes partidos se atreve a decir, y la verdad es que no le falta razón. Sin embargo, algunos de sus asociados son para echarse a temblar. Ahí tenemos a La liga de las familias de Polonia, una formación nacional-católica corrupta hasta el tuétano cuyos líderes se han visto envueltos en casos de prostitución y abusos de menores. En Francia, Libertas cuenta con el apoyo del tradicionalista Philippe de Villiers, al que una publicación nada sospechosa como The Wall Street Journal calificó de ultraderechista. Rumanía, Lituania y Hungría son otros lugares donde el nuevo partido ha decidido coaligarse con organizaciones arcangélicas herederas de lo que Stanley denomina nacionalismo autoritario, derecha radical o simplemente fascismo. Por algo será que los partidos liberales de algunos de esos países prefieren pactar con los socialdemócratas que con ellos. No es que de pronto se hayan hecho progres; simplemente conocen su historia. Sin embargo, que toda esta gente resulte elegida en las mismas siglas no significa que vaya a permanecer junta en el Parlamento Europeo, una institución donde la disciplina de voto es bastante laxa.

¿Cómo puede haber ocurrido algo así? Los que llevamos prestando atención al fenómeno desde hace algún tiempo sabemos que la extrema derecha europea existe, posee una estructura descentralizada aunque perfectamente coordinada y está suficientemente financiada (sigan la pista del ginseng). Además, cuenta con un eficaz equipo de relaciones públicas formado por eminentes ultra oportunistas encantados de jugar a judíos favoritos de los nazis, por no mencionar a los tontos y a los ingenuos útiles.

La historia enseña que los frentes amplios tienden a desbordarse por el extremo y que el fusionismo cegato sólo conduce a la confusión, el equívoco y la esquizofrenia. Parafraseando a Boy George acerca de George Michael: llevo años advirtiendo de que los fachas se estaban metiendo en todas partes y casi nadie me hizo caso. Espero que no sea demasiado tarde.

ETA es una mafia
LUIS MARIA ANSON La Razon 23 Abril 2009

ADEMAS de una banda terrorista con fines políticos secesionistas, Eta es una mafia. Año tras año se acentúa su perfil mafioso y eso la aproxima a las organizaciones sicilianas o calabresas y la aleja de la intencionalidad política. Blair nunca tuvo conciencia clara de las diferencias entre el IRA y ETA. A veces da la sensación de que la política independentista etarra es sólo un pretexto para recaudar dinero.

También el asesinato y la violencia. Eta no mata a sus enemigos políticos. Eta mata con el fin de asustar a los empresarios para que paguen el chantaje que llaman impuesto revolucionario. Los delincuentes etarras viven a cuerpo de rey con los dineros que recaudan. Por eso, una buena parte de ellos no quiere la negociación ni que se concorde la paz. Se convertirían en mileuristas trabajando ocho horas al día en una empresa o en una institución pública.

Estamos ante un caso ya de crimen organizado cuyo objetivo sustancial es el beneficio económico. He hablado con numerosos empresarios vascos. Casi todos coinciden en el carácter mafioso de Eta. Por eso es tan difícil entreabrir los portones de la paz.

Hay, sin embargo, una línea fronteriza de escorada ambigüedad.Los etarras han descubierto que el mejor de todos los negocios es la política. En los Ayuntamientos por la banda condicionados están cometiendo toda clase de atropellos, de corrupciones y de tropelías. Nadie, casi nadie, se atreve a denunciarles porque las provincias vascongadas viven bajo la dictadura del terror y los ciudadanos tienen miedo de oponerse públicamente a los abusos de los etarras en los municipios.

Zapatero se ocupó en las últimas elecciones de que se autorizara la presentación de los proetarras en los Ayuntamientos donde podían ganar. Era la época de la negociación por la paz, de Otegui como hombre de concordia y del trato subterráneo con Eta que se prolongó, incluso, tras la atrocidad de Barajas. Nos olvidamos muy pronto de la disparatada política zapatética en la negociación política, de tú a tú, entre el Gobierno y Eta.

La política como negocio resulta tan interesante para la mafia etarra que la banda hará todo lo posible por llegar a fórmulas que la permitan presentarse a las elecciones municipales y seguir dominando por lo menos los Ayuntamientos con los que ahora enriquece sus alcancías. No comparto el optimismo de Rubalcaba sobre el fin de Eta. Las bandas mafiosas son muy correosas y perviven en medio de todas las presiones y persecuciones. En cuatro mil años de Historia nadie ha sido capaz de erradicar de la sociedad el crimen y el robo. Cuando el crimen, además, se organiza, se puede desbaratar pero termina reapareciendo.

Eta, en fin, es una banda con fines políticos secesionistas en el País Vasco. Es también una mafia, es decir, crimen organizado para obtener beneficios económicos. No será fácil erradicar lo que Eta significa, aunque los franceses ayuden y nos entreguen, cabeza tras cabeza, la cúpula que rige a los mafiosos y terroristas.Lo que está claro es que si el Gobierno se decide a cegar sus fuentes de financiación -el chantaje revolucionario, las herricotabernas, la corrupción municipal-, la banda se encogerá todavía más.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

EpC
El credo de Gabilondo
Victoria Llopis Libertad Digital 23 Abril 2009

Poco ha tardado el nuevo ministro en enseñar la patita de la imposición y la intolerancia. Los tics de un pasado no muy lejano han asomado ya, y el ex fraile ha transmutado el catecismo obligatorio en la Santísima Trinidad por el adoctrinamiento obligatorio de los escolares españoles en la nueva trinidad progre: "laicismo"-"relativismo moral"-"ideología de género". Y lo hace con el fervor y, sobre todo, el empeño del converso.

En una extensa entrevista que publicaba ayer El País afirma en relación al conflicto de EpC lo siguiente:

P. El conflicto sobre Educación para la Ciudadanía sigue abierto pese a la sentencia del Supremo que rechazó la objeción. ¿Qué se va a hacer con los hijos de las familias empeñadas en no cursar la asignatura?
R. Las materias no se cursan según le gusten a uno mucho o poco, le parezcan oportunas o inoportunas o más pertinentes que impertinentes. Es una asignatura como las otras obligatorias y con ella se hará como con todas cuando se cursan o no y se aprueban o no. En cualquier caso, ojalá podamos encontrar algún tipo de camino hablando, porque la sentencia deja claro que lo que no se puede es objetar de conciencia a ella.

P. ¿Va a dialogar sobre eso con la Iglesia?
R. Los interlocutores naturales del Ministerio para esto son las confederaciones de aquellos que trabajan en la educación y las comunidades autónomas, por supuesto. Tenemos que aprender a vivir en un país donde las decisiones adoptadas por los órganos correspondientes no sólo afectan a los que están de acuerdo sino a todos, es una lección de la democracia.

Nos ha decepcionado que repita la cantinela favorita de Cabrera: EpC es obligatoria, EpC es como cualquier asignatura... Pensé que sus declaraciones sobre que él es partidario de escuchar "a todas las voces [refiriéndose a los antiBolonia], por muy minoritarias que sean", eran auténticas. Pero no. Sobre EpC él piensa exactamente lo que ya decía en diciembre de 2006, en la entrevista que concedió a la UGT y que recogía en el artículo anterior:

Yo creo que EpC no es una materia más. Toda la Educación ha de ser educación para la ciudadanía. Todas y cada una de las materias. Además, yo creía que la Educación era para eso; si no es para eso no sé para qué otra cosa es. Pero si algún achaque ha de hacerse a la Educación en general es que a veces parece no haber sido una educación para la ciudadanía, sino una educación para el adiestramiento profesional, para la adquisición de conocimientos, para el éxito, para la rentabilidad social, pero no exactamente para ser ciudadanos y ciudadanas, que es lo que yo creía que es; casi diría que educación y educación para la ciudadanía me parece una redundancia.

Está claro que no hay intención de abandonar el proyecto de re-educación de los españolitos, y no hay talante que valga. He rescatado de lo hemeroteca una interesante información según la cual en los momentos del inminente relevo de San Segundo en febrero de 2006, nuestro amigo Gabilondo era el candidato de Peces-Barba. Con razón decía yo que leyendo su entrevista en la UGT me parecía estar leyendo a D. Gregorio...

La única novedad es que introduce por primera vez en los responsables ministeriales la palabra "dialogar", a partir de la pregunta en la que el entrevistador mezcla –cómo no– el tema de la Iglesia. Pero más bien, parece que dialoga consigo mismo o con su alterego: "¿Va a dialogar [sobre EpC] con la Iglesia?". "No, los interlocutores naturales serán las confederaciones de aquellos que trabajan en la educación". Nada, que me veo a Comisiones Obreras representando a los padres objetores. Mire, D. Ángel: seamos serios. El conflicto es entre 52.000 padres que ven vulnerado su derecho a educar con toda libertad a sus hijos con sus criterios morales y el Ministerio de Educación, que pretende imponerles los suyos. El conflicto no lo tienen los obispos. Ni tampoco los sindicatos ni la CEAPA, que están encantados con el currículum. Tan encantados y conformes están que en un Foro de Educación de CCOO se decía hace pocos días que "no entendían en qué no estaban de acuerdo los objetores ni a qué pedían objetar". Es que de verdad no lo entienden. Es normal. A estas alturas, después de décadas de gota a gota progresista en la escuela, todos deberían estar ya de acuerdo con el nuevo catecismo, todos deberían comulgar con el nuevo credo, que es el único admisible. Pero no, existen al menos 52.000 padres que tienen otra elección. Y no lo entienden. Creen que son meras correas de transmisión –por usar su lenguaje sindical– de los obispos.

Lo gracioso es que los aludidos cuando hablan de este tema se limitan a apelar a la libertad. Lo acaban de decir, por boca de su presidente:

Debemos recordar de nuevo el derecho fundamental e inalienable de los padres y de las escuelas en colaboración con ellos a educar a sus hijos en los principios morales y religiosos que libremente asumen y cultivan. El Estado no puede ignorar tal derecho básico si no es cegando las fuentes de la sustancia moral capaz de configurar y de alimentar al sujeto moral y, en definitiva, al ciudadano responsable. Se violan los derechos de los padres y de las escuelas cuando se impone legalmente a todos una determinada visión antropológica y moral, es decir, una formación estatal de las conciencias. Así no se favorece la generación y el cultivo de la sustancia moral prepolítica que sea capaz de vitalizar las instituciones sociales y políticas. Otra cosa sería la oferta de una formación jurídica básica sobre las Declaraciones de los Derechos Humanos o sobre la Constitución Española. En esta perspectiva podría hallarse una solución a los graves problemas planteados por la llamada "Educación para la ciudadanía".

Al final va a resultar que es la Iglesia Católica la instancia que defiende ahora mismo en España la libertad de todos los ciudadanos, precisamente frente a las tentaciones totalitarias de tantos de sus ex.

Y, por cierto, en el mencionado Foro de CCOO, cada vez que se referían a los alumnos, aparte de mencionarlos con el neutro vocablo "alumnado", les añadían el concepto de "ciudadanos"; los alumnos ahora ya son sobre todo ciudadanos; están en la escuela para asimilar ciudadanía, no para aprender cosas inútiles. Ya lo sabíamos, pero siempre es interesante oírlo de su propia boca. Coinciden con el ministro: "Toda educación ha de ser educación para la ciudadanía". Diálogo de sordos...

Finalmente, hay que decir que nos congratulamos de que El País considere que el conflicto sigue abierto. Pensaron tal vez que las sentencias de Supremo zanjaban el asunto, y han comprobado que no es así gracias, entre otras cosas, debido a la reciente sentencia dictada por un Juzgado de Zaragoza: ateniéndose precisamente a los votos particulares habidos en el Supremo y a la jurisprudencia del Constitucional, ha dictado que sí existe el derecho a la objeción en EpC, porque cuando se dirimen conflictos en relación con derechos fundamentales, –y aquí está en juego la libertad ideológica y de conciencia– la instancia adecuada es el Constitucional, y en esto su doctrina es meridiana:

Cabe señalar, por lo que se refiere a la objeción de conciencia, que existe y puede ser ejercida con independencia de que se haya dictado o no tal regulación. La objeción de conciencia forma parte del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa del art. 16.1 de la Constitución y, como ha indicado este Tribunal en diversas ocasiones, es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales. (Sentencia 53/1985, de 11 de abril).

"El Partido Popular ha impuesto el catalán en Baleares"
Jorge Campos, presidente de la asociación 'Círculo Balear'
 www.lavozlibre.com 23 Abril 2009

Jorge Campos, presidente de 'Círculo Balear'
Creó la asociación en la Universidad para combatir la imposición lingüística del catalán

Mallorca.- Jorge Campos es presidente de 'Círculo Balear', plataforma cívica fundada en 1999 por un grupo de jóvenes universitarios concienciados con defensa de las libertades, los derechos lingüísticos individuales y los valores constitucionales.

- ¿Cuál fue el origen de 'Círculo Balear'?
- Un grupo de chicos y chicas que estudiábamos en la Universidad de Baleares nos dimos cuenta de que el catalanismo era asfixiante y que los alumnos en su mayoría no eran nacionalistas. Creamos una asociación que defendiera la libertad lingüística. Al acabar nuestras carreras vimos que ese problema se daba en todos los aspectos de la sociedad, especialmente a nivel institucional. Tomamos la decisión de inscribir la asociación para todo el territorio balear. Desde entonces, la defensa de los principios y valores constitucionales nos ha llevado a actuar en todos los campos. La libertad lingüística es fundamental, pero también nos ocupamos de las denuncias por corrupción y de todo aquello que puedan enturbiar la democracia.

- ¿Cuál es su situación actual?
- Nuestra sede central se encuentra en Palma, pero tenemos también delegaciones en otras partes de Mallorca, concretamente, en Manacor y en Inca. A su vez estamos en relación con una asociación colaboradora similar en Menorca y en breve contaremos con una delegación para Ibiza y otra para Formentera.

- ¿La discriminación lingüística que denuncian está asociada a un único partido?
- No. El caso de Baleares es bastante peculiar. Aquí, las políticas nacionalistas de imposición de lengua no han venido dadas por los partidos nacionalistas. Estos representan un porcentaje escasísimo, que no llega ni al 15% del electorado. Fue el Partido Popular el que aprobó todas las leyes y decretos de normalización lingüística, hace ya unos 15 años.

- ¿Cuál fue el punto de partida?
- La aprobación del Estatuto de Autonomía en 1983. Este documento ya daba primacía a la lengua catalana sobre la castellana, por supuesto sin consultar al pueblo ni hacer referéndum alguno. En 1986, con Gabriel Cañellas como presidente del Partido Popular de Baleares, se aprobó la Ley de Normalización Lingüística, la cual daba el toque de salida para toda la legislación posterior. Otro punto importante fue el decreto 100/90, de 1990, aprobado también por un gobierno del Partido Popular, donde se imponía el catalán en las relaciones con la administración y entre los funcionarios. Después, el decreto de 1997, aprobado por el gobierno de Jaume Matas y mal llamado ‘de mínimos’. Este último acabó instaurando en todo el sistema educativo, no mínimos, sino máximos. En definitiva, lo curioso es que ha sido el Partido Popular el que se ha impregnado de todo ese mensaje nacionalista y ha aprobado todas las leyes y decretos. Después, lógicamente, en las cortas etapas en las que ha gobernado el PSOE los ha desarrollado al máximo.

- ¿Cree a estas alturas que puede haber algún cambio?
- Debería ir parejo a un cambio de política y de mentalidad, ya que el simple regreso del PP al poder no nos garantiza nada. Intentamos que el PP rectifique esos errores del pasado y asuma los postulados de ‘Círculo Balear’ en base a las libertades. Parece ser que últimamente está habiendo un cambio y están comenzando a realizar rectificaciones. Esperemos que sea así y que implique también una clara renovación de los dirigentes del PP, porque claro, poca credibilidad tendrá entre el electorado que las mismas personas que aprobaron esas leyes ahora cambien el discurso.

- ¿Piensa que el Partido Popular Balear ha asumido parte de los postulados nacionalistas?
- Sí, y especialmente lo han hecho por complejos. El PP balear nunca ha seguido muy claramente los principios y valores de un partido que teóricamente se autodenomina de centroderecha y liberal. Jamás se ha mostrado muy firme, ni en materia de derechos lingüísticos ni a la hora de afirmar que los ciudadanos baleares también somos españoles. Imagino que para que no lo asocien con el franquismo y así poder obtener más votos nacionalista que los nacionalistas, más verde que los verdes y más progresistas que los progresistas.

- ¿Cuál sería la política lingüística más idónea en Baleares para 'Círculo Balear'?
- Aquella que hiciera posible tanto la libre elección de lengua de los padres en el ámbito educativo como la libertad para dirigirse a la administración en cualquiera de las dos lenguas oficiales. En educación proponemos que se establezcan varios modelos, de la misma forma que en el País Vasco y en Navarra. Allí, los padres pueden elegir entre un primer modelo 100% castellano con una asignatura de mallorquín, menorquín o ibicenco, o un segundo a la inversa. También tienen un tercer modelo, mixto, con ambas lenguas al 50% y, por qué no, un cuarto dónde se introduzca una lengua extranjera. Pero sobre todo queremos que se hagan los esfuerzos para que los padres puedan elegir libremente la lengua que quieren para la educación de sus hijos. Aquí, los únicos competentes para educar a sus hijos son sus propios padres, no los consellers de turno.

- ¿Cuántas personas cree que se ven afectadas por este problema?
- Podríamos decir que miles. Cualquiera que se relacione con la administración, que tenga que realizar un expediente, cualquiera que desee escolarizar a sus hijos o que quiera acceder a un puesto en la función pública. Además, a partir de ahora cualquier agrupación deportiva que intente solicitar una subvención deberá hacerlo exclusivamente en catalán y los médicos inclusó deberán contar con el certificado que acredite el conocimiento de dicho idioma. Los perjudicados son muchos.

- ¿Qué opina del conflicto entre el sector sanitario balear y la Consejería de Sanidad?
- Es un problema importante. Todos los niveles de exigencia y de certificados de catalán para acceder a la función pública y ahora a la sanidad van a afectar no sólo a aquellos que quieran venir del resto de España a ejercer su profesión o a acceder a la función pública. Se da la paradoja y la esquizofrenia de que médicos que han hablado en mallorquín toda la vida, que se relacionan en mallorquín con los pacientes, y aquellos funcionarios que hablen en mallorquín de siempre, si no se sacan el exámen de catalán, tendrán que abandonar su puesto. De un catalán, por cierto, estándar, totalmente ajeno a lo que se habla aquí habitualmente. Esa es la curiosidad: si un señor que hable perfectamente mallorquín de toda la vida no logra obtener el certificado de ese catalán extraño tendrá que abandonar su puesto. Es absurdo y esquizofrénico.

- ¿Por qué no se visualiza en la calle?
- Porque el mallorquín siempre ha sido una persona no muy dada a realizar grandes movilizaciones o espectáculos en la calle. Por el contrario, ha intentado influir y hacer llegar su opinión a través de otros medios y cauces. Sin embargo, poco a poco la gente empieza a moverse, en parte gracias a la campaña informativa que estamos haciendo desde ‘Círculo Balear’. Hace unos días, por ejemplo, nosotros también éramos convocantes, junto con los sindicatos médicos, de esa manifestación de los médicos de Baleares, a la cual se acudieron más de 2.500 personas, lo que jamás había ocurrido aquí.

- ¿Cree que si lograran obtener una movilización ciudadana considerable, los políticos se verían obligados a tomar un cambio de rumbo?
- Sí, estoy completamente seguro. En 'Círculo Balear' tenemos un calendario establecido: primero vamos a agotar todas las vías protocolarias y diplomáticas con las distintas administraciones: hemos solicitado reuniones con la Consejera de Educación, con Francesc Antich, presidente del Gobierno Balear, y con el Consejero de Sanidad. En resumen, con todas las instituciones implicadas, solicitándoles que rectifiquen y que retiren esos planes totalitarios y den soluciones para que no se cree un problema donde no lo hay. Por supuesto, si todo esto es infructuoso, si no recibimos respuesta alguna, y todo sigue su curso, en el momento más oportuno no dudaremos en convocar una gran movilización.

RECIBE EL PREMIO CERVANTES
Juan Marsé: "Yo nunca vi anormal ser un catalán que escribe en lengua castellana"
La humanidad, el sentido del humor y la sencillez impregnaron el discurso de agradecimiento de Juan Marsé al recibir el premio Cervantes, en el que reivindicó la memoria y la imaginación. El Rey protagonizó la anécdota la anécdota de la mañana al olvidar el protocolo.
EFE Libertad Digital 23 Abril 2009

"Sabemos que el olvido y la desmemoria forman parte de la estrategia de vivir, tanto en la sociedad civil como en los estamentos de poder, sabemos que hablar de ello en nuestros días conlleva para muchos dolor y resentimiento, suspicacias y malentendidos", pero "la memoria nos construye como seres morales", dijo el autor parafraseando a José Carlos Mainer, tras recibir el máximo galardón de las letras hispanas.

Elegante, nervioso, vestido con un chaqué, que seguramente jamás volverá a ponerse. Así llegó Juan Marsé (Barcelona, 1933) al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, acompañado de las autoridades y de toda su familia para recibir el Cervantes.

"Estoy nervioso, escribir este discurso me ha costado más que una novela, pero este acto es mi mejor 'aventis'", dijo minutos antes de recibir este prestigioso premio, que, como cada año, se entrega el 23 de abril, Día Internacional de Libro y fecha que conmemora la muerte de Cervantes en 1616.

En su discurso, este catalán que escribe en castellano y que defiende la pluralidad lingüística, ha recorrido los pasillos de la memoria de la posguerra en su Barcelona natal, sus primeros valedores literarios, su amor por la fabulación, su rechazo a las tesis metaliterarias y su defensa de realismo. Todo ello con sentido del humor y ternura, y haciendo guiños a Groucho Marx o Woody Allen.

Esta sensación de bondad y de sentido del humor también ha sido compartida por el auditorio del paraninfo, al que le ha arrancado muchos aplausos finales y muchas sonrisas y donde se encontraban el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, su esposa, Sonsoles Espinosa, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que no paraba de asentir con la cabeza las palabras de Marsé.

Los representantes locales y de las instituciones culturales, sociales y de medios de comunicación también estaban presentes junto a los editores y libreros, además del premio Cervantes Antonio Gamoneda, la académica Carmen Iglesias, los escritores Tomás Segovia, Manuel de Lope, Gustavo Martín Garzo o Martín Casariego.

La presencia de escritores no ha sido muy amplia, y es que a Marsé, que se caracteriza por no ser muy ortodoxo, no tener pelos en la lengua y expresar lo que siente, le gusta ser un escritor "independiente" y fuera de capillas.

El Rey, que protagonizó la anécdota de la mañana al olvidar por un momento el protocolo y anticiparse a hablar antes de que lo hiciera la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde -al monarca le toca cerrar el acto-, y que rectificó rápidamente retirándose con una sonrisa y un "se ve que ...", destacó de Marsé "su empeño en hacer de España con su pluma una nación aún más solidaria, más justa y más humana".

"Es uno de los mayores protagonistas" de la cultura española "durante el siglo XX y en este siglo XXI", precisó el Rey, que destacó su "dominio de la lengua, que emana de la difícil sencillez de su prosa". Don Juan Carlos hizo énfasis "en el valor de la autenticidad como concepto clave en su obra".

Joaquina, la mujer del premiado, sus hijos, Berta y Alejandro ("Sacha"), y sus tres nietos, Guille, Jan y Nadia, acompañaron a un Marsé desbordado por las emociones y que veía cómo sus "tres rabos de lagartija" no perdían ojo de lo que decía el abuelo. Nadia, encantada, decía después: "Prefiero estar aquí que en el colegio".
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

IDEOLOGIZACIÓN MEDIÁTICA
EiTB: el instrumento político del PNV
El PNV ha utilizado la radio-televisión pública como correa de trasmisión de la ideología nacionalista, mezclando constantemente información con opinión. El puesto de director de EiTB siempre ha sido utilizado como un puesto de lanzamiento hacia importantes cargos públicos o dentro del partido.
J. Arias Borque Libertad Digital 23 Abril 2009

Hace años, en las calles de Vitoria aparecieron unas pequeñas pegatinas con un mensaje muy directo: "EiTB, Telebatzokia". A día de hoy será ya difícil encontrar rastro de ellas en las calles de la capital alavesa, pero la denuncia que en ellas se hacía de la manera en que el Gobierno de Juan José Ibarretxe –también los anteriores– manipula la radio-televisión pública vasca sigue vigente.

Desde que el Ejecutivo vasco puso en marcha EiTB, este conglomerado de medios de comunicación ha sido utilizado por el PNV como correa de trasmisión de la ideología nacionalista y como canal de exaltación del propio partido. Vale con seguir durante un par de días la programación y los informativos para verificarlo.

En los servicios informativos, se sesga la realidad del acontecimiento y se añaden coletillas ideológicas que pervierten la información . En los programas con tertulia, se presenta como independientes a los contertulios de los programas, que casualmente defienden a pies juntillas las tesis del PNV, convirtiendo para el espectador u oyente en absolutamente minoritario cualquier punto de vista no que sea el del partido de Sabin Etxea.

Desde el inicio de las emisiones de EiTB, el puesto de director del grupo ha sido utilizado por los nacionalistas como un puesto de lanzamiento hasta otros cargos internos o públicos del PNV. Un ejemplo de ello es que los cuatro directores que ha tenido el ente han ocupado importantes puestos tanto en el partido como en la administración pública tras su paso por EiTB. Y lo más clarificador, empezaron su campaña para obtener esos cargos cuando todavía estaban al frente del ente.

Jose María Gorordo y Josu Ortuondo fueron tras su paso por la radio-televisión pública vasca alcaldes de Bilbao. También alcalde fue Iñaki Zarraoa, aunque en este caso de la localidad vizcaína de Guecho. El último director de EiTB, Andoni Ortúzar, que todavía no ha sido sustituido, es actualmente el presidente de la Ejecutiva del PNV de Vizcaya.

De igual modo, la televisión pública ha sido utilizada por los gobiernos del PNV para trasmitir la posición nacionalista contraria a la Ley de Partidos. Ni Batasuna ni ninguna de las franquicias etarras ha sido ilegalizada en ETB, donde se informa de manera natural del entorno político de ETA, normalizando su actividad política. Lo mismo sucede con las asociaciones del entorno político social de los terroristas. Muestra de ello, es que desde la ilegalización por parte del Tribunal Supremo de HB-EH-Batasuna en marzo de 2003, entre ETB y las emisoras de radio públicas vascas (Radio Euskadi y Euskadi Irratia) han entrevistado en 80 ocasiones a los principales líderes proetarras.

En la cadena vasca se han llegado a calificar a los terroristas de ETA encarcelados como "presos políticos", se ha modificado el lenguaje para sustituir el término terrorismo por "violencia política" y se ha presentado la desarticulación de varios grupos etarras como "operaciones policiales contra el independentismo vasco". Tampoco han tenido reparos en invitar a destacadas dirigentes proetarras, como la abogada de etarras y ex parlamentaria de HB, Jone Goirizelaia, a programas infantiles.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial