AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 24 Abril 2009

 

La España imposible
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 24 Abril 2009

Con la ruptura de la identidad cultural española dimos entrada a los bárbaros en los comienzos del régimen democrático. Los bárbaros en el sentido de Todorov. Los que, al negar la lengua común, han hecho imposibles los nexos de solidaridad social y económica sobre los que se monta la convivencia de un país. De una patria. Así que celebraciones como la dedicada estos días a Juan Marsé no pasan de ser una referencia a lo que fue un sueño cultural del que cabía esperar otra sociedad... Pero todo se fue al garete enseguida, y lo que tenemos es la discusión de Montilla y Chaves a cara de perro sobre la financiación que deberá atender a la desigualdad de los «territorios» y los ciudadanos que los pueblan.

Paradójicamente han sido las fuerzas de izquierdas las que, a pesar de creer en las razones materialistas como motor de la Historia, fueron las que alentaron la ruptura de España como nación mediante argumentos culturales e ideológicos. En el País Vasco fue ETA la organización que hizo del idioma la clave de la discriminación étnica; en Cataluña fueron el PSUC y el PSC; en Galicia UPG... Por fin, Zapatero decidió institucionalizar el proceso con los nuevos Estatutos y el PP entró en ese discurso complacido por no sentirse «diferente» y, de ese modo, capacitado para pactar con los nacionalistas.

La casta política no quiere hacerse cargo del punto en el que estamos. Enajenada por sus propios intereses no quiere ser consciente de que Chaves y Montilla no representan ya un Estado sino un tinglado, que la racionalidad es trapicheo, que la gobernación es radical corrupción. Lo único que temen es que no haya dinero para pagar el precio del disparate económico que supone la España de ZP.

En todo caso, el que unos y otros no quieran reconocer las razones del fracaso del Estado en la desaparición de la cultura común hace que el desastre será inevitable.

Fiesta de una lengua universal
Editorial ABC 24 Abril 2009

BAJO la presidencia de Sus Majestades los Reyes en el paraninfo de la Universidad de Alcalá, la solemne ceremonia de entrega del premio Cervantes a Juan Marsé fue ayer el momento culminante de la gran fiesta de los libros y de la lengua española. Marsé es un novelista brillante, autor de historias memorables y creador de personajes emblemáticos. Escribe con toda naturalidad en castellano desde su profundo arraigo en Barcelona, ciudad que alcanza singular protagonismo en las novelas de este escritor, ambicioso y austero al mismo tiempo. En este sentido, el autor de «Últimas tardes con Teresa» expresa en su figura y en su obra la convivencia natural de las dos lenguas en la sociedad catalana, cuyo bilingüismo no puede ni debe ser forzado por normas discriminatorias, ni por supuestas revanchas frente a épocas ya superadas. Marsé es un catalán ilustre que escribe en una de las dos lenguas que tiene a su disposición y, por tanto, no está dispuesto a tener que justificar una u otra opción.

Cuando se pretende imponer un dogma ideológico y lingüístico, la sociedad reacciona mostrando su más profundo rechazo. El hecho de que el premio Cervantes haya recaído precisamente en un catalán que escribe en castellano demuestra que la razón está siempre de parte de la tolerancia y el buen sentido, porque lo importante en literatura es la calidad y no el cumplimiento de las consignas. Desde este punto de vista, millones de lectores han disfrutado a lo largo de los años de la imaginación creadora de Marsé, servida por una prosa sólo al alcance de los mejores y a la que Don Juan Carlos se refirió ayer como una escritura de «difícil sencillez». El discurso de recepción del premio fue fiel reflejo de sus propias señas de identidad, con una referencia particular a la imaginación y a la memoria como parte de su compromiso con la sociedad.

La lengua española es un activo de primer orden en el plano económico, social y cultural. Mientras algunas comunidades autónomas pretenden impedir el lógico despliegue del castellano en el ámbito educativo y en las relaciones con la Administración, crece en muchos países la demanda para aprender un idioma de ámbito universal. El homenaje anual a Miguel de Cervantes, máxima figura de nuestras letras, sirve como punto de apoyo para el Día del Libro. Además de tradiciones arraigadas, como el regalo del libro y la rosa o la lectura de El Quijote, este año cabe destacar en Madrid la «noche» dedicada a la lectura, la tertulia, el debate y otros encuentros literarios. Es imprescindible que los poderes públicos mantengan un apoyo permanente a la cultura en español y por ello deben superarse los recelos entre Asuntos Exteriores y Cultura a efectos de su proyección en el extranjero. En el plano interno, según dispone la Constitución, el castellano es la lengua española oficial del Estado y, por fortuna, se anuncian nuevos tiempos en Galicia y en el País Vasco en cuestión de política lingüística frente al nacionalismo identitario. Pero no se trata sólo del respeto a la ley, sino que el más elemental sentido común exige que España en su conjunto sea consciente de los beneficios que otorga contar con una lengua de primer rango internacional.

Réquiem por una constitución
Luis del Pino Libertad Digital 24 Abril 2009

Creo que no resulta exagerado decir que el nuevo régimen se ha terminado de consolidar. En todos los frentes.

Comentábamos en el hilo anterior las previsiones sobre el Estatuto de Cataluña, que será declarado constitucional a pesar de constituir, en sí mismo, una enmienda a la totalidad de la Constitución. Enmienda impuesta a todos los españoles con el voto exclusivo de un tercio de los ciudadanos de Cataluña. Situación colonial en estado puro.

En Galicia, la victoria del PP allana el camino, paradójicamente, a la aprobación de ese nuevo Estatuto gallego que quedó aparcado en la legislatura anterior, ante el coste de imagen que suponía. Ya la presidenta popular del nuevo parlamento ha anunciado que se retomarán los planes de elaboración de un nuevo texto que sustituya al anterior estatuto. Con lo cual, los votos cosechados por el PP se utilizarán, no para poner fin al proceso de deriva autonómica, sino para impulsarlo un pasito más. Habrá una moderación temporal en el tema de la enseñanza en gallego, pero eso será lo único que los votantes populares consigan.

En el País Vasco, el gobierno de López, con el apoyo del PP, queda también con las manos libres para impulsar una nueva edición maquillada del Plan Ibarreche y para intentar crear, vía UPN o PP (tanto monta, monta tanto), el órgano de coordinación con Navarra que dará satisfacción, por el momento parcial, a las exigencias de territorialidad tradicionalmente defendidas por ETA.

En Cataluña y Baleares, lejos de plantearse un pacto a la vasca, el PSOE continúa apoyándose en sus prescindibles aliados nacionalistas y tangentopolitanos para apretar el acelerador de la marginación lingüística del castellano.

Con lo cual, hemos llegado a la paradójica situación de que, para seguir impulsando el calendario de fraccionamiento de la Nación, se ha pasado el testigo a los dos partidos supuestamente nacionales. Ya vivimos el fenómeno hace algunos años, cuando la sustitución de CiU por el PSC en el gobierno catalán hizo creer que se acabaría con las imposiciones nacionalistas, sólo para descubrir que los socialistas eran, en sus actuaciones, aún más nacionalistas que la CiU heredera de Jordi Pujol.

He de confesar que los resultados del 1 de marzo me hicieron albergar esperanzas de que se hubiera producido una reflexión, en quienes nos gobiernan, acerca de la conveniencia de aparcar, al menos por unos años, la ofensiva contra la Constitución de 1978. Pero las últimas noticias (la muy posible convalidación del Estatuto catalán en el Tribunal Constitucional y la ofensiva final para silenciar a la Cope) indican que, lejos de haber abandonado los planes originales, lo que se está produciendo es una aceleración de la hoja de ruta.

Se trata de una auténtica carrera contra el tiempo, en la que se intenta acabar con todos los flecos pendientes antes de que la crisis económica lo impida. Pero es una carrera que parece destinada a triunfar. Acallada toda voz crítica a la izquierda y a la derecha, nada hay que frene ya el proceso.

Si alguien piensa que en el PP existe todavía un sector crítico que podría, en un futuro más o menos lejano, reconducir al partido hacia sus posturas originales, que pierda toda esperanza. Con total independencia de quién las gane, las elecciones europeas tan sólo servirán para que los españoles convalidemos, votando a los dos partidos supuestamente nacionales, una especie de modelo de "turnismo" post-moderno, que se encargará de gestionar el nuevo régimen. Un nuevo régimen en el que, con el poder formal fraccionado en 17 taifas locales, el poder real será ejercido por coaliciones transversales de intereses al margen de cualquier tipo de control democrático. Lo que el socialista liberal Norberto Bobbio llamaba "un poder invisible".

Vamos, que nos han dado para el pelo a quienes creemos que una nación debe estar constituida por ciudadanos libres e iguales. Aunque siempre podremos decir a nuestros nietos que al menos lo intentamos. Algunos otros sólo podrán contarles que ejercieron de tonto útil durante esa fase inicial de todo proceso revolucionario en la que aún resultan útiles los tontos.



Síntomas de disidencia
Editorial ABC 24 Abril 2009

LA noticia de que un preso etarra acepta la acusación del fiscal no es frecuente, pero ayer se dio el caso en la Audiencia Nacional y constituye un síntoma de la situación del frente penitenciario de ETA. El terrorista Gorka Lupiáñez se conformó con la condena de 11 años y 11 meses que solicitó la Fiscalía, después de rebajar su petición inicial de 15 años de prisión. Al margen de que pueda ser discutible éticamente un acuerdo entre la Fiscalía y un etarra, y partiendo de la base de que es un instrumento excepcional que no debe generalizarse, sí es relevante la significación política de que un terrorista se avenga a una conformidad de este tipo.

Hace pocos días se conoció la oposición de los presos de ETA a la instrucción dada por los dirigentes de la banda de no pagar fianzas para favorecer excarcelaciones y no aceptar acuerdos como el de Lupiáñez con la Fiscalía. Es sabido que la cúpula etarra quiere que sus presos renieguen todo beneficio penitenciario que implique relajación en la militancia o que busquen mejorar su situación, porque estas conductas supondrían aceptar la legalidad «española» y la legitimación de sus tribunales.

Sin embargo, la cohesión de este frente carcelario está sufriendo las consecuencias de una política correcta, tanto penal como penitenciaria. El cumplimiento íntegro de las condenas, aún reservado para los delitos más graves, se cierne sobre los terroristas más sanguinarios como si fuera una cadena perpetua. La «doctrina Parot» ha cercenado las expectativas de excarcelación anticipada de terroristas contumaces y sin redimir, pero que iban a verse beneficiados por una absurda benevolencia penal. Y ahora, el nuevo Gobierno del País Vasco se ha comprometido a cortar la financiación de los viajes de las familias de presos, que enmascaran en un gesto humanitario una herramienta de la cúpula etarra para mantener la fidelidad de los terroristas encarcelados.

Para un etarra, aceptar, como hizo ayer Gorka Lupiáñez, una condena de más de 11 años, ante la Audiencia Nacional, sin defenderse ni lanzar soflamas, es un acto de disidencia con la banda y un mensaje que se contrapone a la imagen de aquellos sanguinarios asesinos que golpeaban la cabina de la sala de juicios mientras amenazaban e insultaban a los magistrados. La eficacia judicial, la firmeza judicial, el rigor de las condenas y el compromiso político de Gobierno y oposición por la derrota incondicional de ETA privan de esperanza a los terroristas presos y los conducen a emanciparse de unos dirigentes que los tratan como material de deshecho rompiendo la disciplina de grupo y buscando salidas individuales. Sin negociación ni componendas como las de la anterior legislatura.

Mi profe es de la ETA
T. JIMÉNEZ BECERRIL ABC 24 Abril 2009

PARECE una broma de mal gusto, pero no lo es. Alexander Uriarte, detenido en Francia junto a Martitegui, enseñaba Ética en un colegio de Vitoria. Él explicaba a los niños alaveses cómo comportarse correctamente, y el jefe de ETA le mostraba a él cómo matar de manera impecable. Sólo pensar que si mis sobrinos no vivieran en la otra punta de España podrían haber tenido como maestro a un etarra como el que mató a sus padres me hace temblar. El bien y el mal, visto por un terrorista y explicado a los niños. Este escenario se acerca más a una escuela coránica de Paquistán o Gaza que a un colegio español. Allí enseñan a morir por su Dios y en los nuestros deberían enseñar a vivir, pero en el País Vasco la línea entre la vida y la muerte es tan sutil que hasta un profesor de Ética puede atravesarla sin miedo a ser descubierto.

En el centro donde enseñaba el pasado año Historia (¡que Dios nos coja confesados!) estaban muy sorprendidos con su detención, ya que era una persona cercana y de buen trato. Tenía sólo un problemilla que los indiferentes ojos de los padres y de los responsables educativos no llegaron a ver: el maestro, en sus ratos libres, se entrenaba para mandar por los aires a quien le ordenaran, a lo mejor a alguno de los que charlaban con él amistosamente sobre el comportamiento de sus hijos. Ahora estarán enormemente preocupados por saberse identificados por ETA, pero deberían también estarlo por la clase de lecciones morales que un elemento de esa categoría ha dado a los estudiantes.

Él explicaba a los niños alaveses cómo comportarse correctamente, y el jefe de ETA le mostraba a él cómo matar de manera impecable

Quizá los padres no hablasen con sus hijos -ya se sabe que los adolescentes son medio mudos- o, lo que sería peor, no vieran nada extraordinario ni en los contenidos ni en las formas de este singular profesor, que tenía una beca del Ministerio de Educación, con la que preparaba su tésis, «ETA y la transición», aunque, según se ve, prefería la práctica a la teoría y, entre lección y lección, captaba y adoctrinaba para el asesinato a jóvenes vascos.

Habrá engañado a todos, pero reconozcan conmigo que hay sitios donde es más fácil engañar o, al menos, donde ciertas simpatias ideológicas no llaman la atención, y al final pasa lo que pasa; maestro de Ética part-time y etarra en sus ratos libres. De locos, como muchas de las cosas que pasan en el País Vasco y que todos esperamos que poco a poco se corrijan con la ayuda de quienes creen que existe una alternativa al nacionalismo demente. Pero esto acaba de empezar y nos quedan todavía por ver muchos payasos etarras, mucha huchita para la causa terrorista, mucha manifestación proamnistia y mucha homilía a favor de los presos y sus familias. De momento, la herriko taberna con las fotos de los etarras está abierta, y Emilio, el que las arrancó con su coraje de héroe anónimo y pasajero, se ha tenido que ir del pueblo. Pero eso era de esperar. Lo sorprendente hubiera sido que cerraran el garito de los que apoyan a los terroristas y que el valiente y acalorado muchacho hubiera recibido palmadas en la espalda mientras paseaba por Lazcano con la cabeza alta.

En fin, que las noticias del mundo de ETA no dejan de sorprendernos, ¿o no es curioso que un tal Villanueva, huido de la Justicia española y para el que el fiscal pidió catorce años por pertenencia a banda armada, viva plácidamente en Belfast trabajando como guía turístico, mostrando lugares donde el terrorismo sembró dolor y muerte? Quizá De Juana Chaos, que también vive allí, decida subirse al autobús y trabajar en ese sangriento tour. Aunque, a mi juicio, el viaje que deben hacer es el de camino hacia España para ser juzgados. Pero nada está garantizado mientras se siga siendo indulgente con el universo terrorista. Podrán seguir deteniendo Txerokis y Martiteguis, lo que los españoles agradecemos, pero, por desgracia, mañana alguien se pondrá sus zapatos y volverá a apuntar, sobre todo si sigue habiendo profesores de Ética que son de ETA.

Elogio y defensa de la libertad
Editorial La Razon 24 Abril 2009

Juan Marsé se convierte en el primer escritor catalán en recibir el Cervantes

Como se esperaba, el discurso de Juan Marsé tras recibir el Premio Cervantes 2008 no decepcionó. El primer catalán que recibe este galardón realizó una serena defensa de la libertad lingüística, desde su experiencia vital y creativa, impregnada de sentido común. Su visión integradora, y por lo tanto nunca excluyente, quedó subrayada en varias frases que invitan a la reflexión para los que están haciendo de una lengua una trinchera. Marsé se refirió a la dualidad cultural lingüística que, como él, muchos catalanes viven con naturalidad, y a cómo ésta se puede convertir en un elemento de discriminación y marginación en vez de ser un elemento enriquecedor.

«Nunca vi nada anormal en ser un catalán que escribe en lengua castellana, aunque hay quien piensa que se trata de una anomalía, un desacuerdo entre lo que soy y lo que represento», confesó ante el auditorio. De este modo, el autor de «Últimas tardes con Teresa» y «El amante bilingüe», expresó con tino el desajuste, cuando no el enfrentamiento, que han impuesto de forma artificial los sectores más radicales y que ha creado fisuras innecesarias en la sociedad catalana. Así, Marsé expresó sus principios y convicciones, como creador y como ciudadano, y reivindicó la libertad de elección como un derecho que nunca debe ser programado o dirigido desde algunos sectores del poder o de la sociedad. Esta actitud ética y vital le ha costado la indiferencia, cuando no la marginación y discriminación, por parte de los sectores nacionalistas, que le han ninguneado desde las instituciones que controlan y han cuestionado su identidad como catalán por no escribir en ese idioma. Con su testimonio, que trasciende a la creación literaria, Marsé se erigió en el amplificador de un conflicto interesado y partidista que viven numerosos catalanes por reivindicar su derecho a elegir la lengua en la que tienen que ser educados sus hijos. Y nadie mejor para expresarlo que él. Le sobra autoridad moral y vital, puesto que, en su infancia, también experimentó la imposición de estudiar sólo es castellano, en una suerte de inmersión lingüística que ahora se reproduce a la inversa. Ni antes ni ahora, las imposiciones hacen sociedades más cohesionadas.

Por otro lado, con la entrega del Premio Cervantes a Marsé como acto central, ayer se celebró el Día del Libro en un clima de razonable y más que justificado optimismo. Sin caer en la euforia, al sector editorial le sobraron argumentos para felicitarse, puesto que esta industria está resistiendo los vaivenes de la crisis económica. Con 86.330 libros editados en 2008, la Federación de Gremios y Editores prevé que se cerrará la facturación del año con un incremento de entre el 1,5 y el 2%. Y los primeros datos de 2009 no son desalentadores, a pesar de que en el primer trimestre haya caído la facturación 2,6 puntos con respecto a 2008. La causa no es otra que la adecuación de las editoriales a la realidad de sus lectores. Así, se han incrementado las ediciones de bolsillo, haciendo el producto más accesible económicamente.

Lo cierto es que con dificultades –la distribución sigue siendo un tema pendiente del sector editorial– el libro goza de buena salud en España. Y los autores españoles son una pieza fundamental para entender cómo se está sorteando la crisis. Buena prueba es la ascendencia que tienen entre los lectores, que rápidamente los convierten en un éxito de ventas. Esa identificación entre el creador y el lector –de la que Marsé es un gran exponente– sería más que deseable en otros ámbitos culturales.

La sociedad vasca acaricia el deseo de expresarse en libertad. Hoy renacen aires de esperanza
Irene Villa La Razon 24 Abril 2009

Me pone los pelos de punta que uno de los máximos responsables de la banda asesina ETA tenga treinta años, vaya al gimnasio y diera clases de ética. Una triple espeluznante coincidencia con una servidora. Salvo que mis clases son de valores, ya que, como la educación y la sociedad actuales los dan de lado, corren hoy un peligroso riesgo de desaparición. La otra gran diferencia es que este personaje, cuya «ética» le permitía arrebatar vidas humanas, tenía pensado atentar con furgoneta-bomba, y fue un coche-bomba, lo que casi nos mata a mi madre y a mí.

Tras muchos años intentando comprender qué lleva a un ser humano a dejar huérfanos a unos chiquillos, a arrancar a una madre el sentido de su vida o a mutilar a una niña, llega una a plantearse que si no quedara uno de estos terroristas en libertad, los que vengan detrás, se lo pensarán dos veces antes de apretar el gatillo.
Las noticias de las detenciones alimentan la esperanza de la derrota del terrorismo. De nuevo se habla de alcanzar un compromiso democrático contra ETA. Otra vez. A ver si ésta es la definitiva. El tiro en la nuca no es ni será nunca una herramienta válida, y mucho menos eficaz, para lograr algo. La justicia debe actuar de forma contundente y sin excepciones. También el entorno etarra debe ser juzgado, porque quien apoya financiera e institucionalmente esa maquinaria asesina, tiene su parte de responsabilidad en los actos violentos ejecutados. Firmeza y unidad. Los paréntesis, las debilidades, las dispersiones, los saben utilizar bien los asesinos para seguir existiendo.

Con mucho esfuerzo se consiguió hacer entender a ETA que no iban a conseguir nada utilizando la violencia. Pero aquellos desafortunados contactos con los asesinos les llevaron a creer que tenían razón. Que si alguien les escuchaba, es que sus pretensiones no estaban tan desencaminadas. Se frustraron así las expectativas de acabar definitivamente con el terrorismo en España.

Hoy la justicia recupera confianza. Los derechos humanos cobran protagonismo. La sociedad vasca acaricia el deseo de expresarse en libertad. Hoy renacen aquellos aires de esperanza.

Mensaje a ETA
Pablo Mosquera La Voz 24 Abril 2009

La desarticulación del comando Araba y la detención del jefe del aparato militar de la organización terrorista casi sin tiempo para que se le reconociera por sus fechorías no solo es una magnífica noticia en el terreno de le eficacia de la lucha integral contra ETA; también ha sido muy bien aprovechada por el ministro del Interior para mandar un mensaje, como hacía ETA tras una acción, a sus dirigentes.

Sea cual sea el organigrama, la personalidad del nuevo jefe de pistoleros y su residencia clandestina, los servicios de seguridad e inteligencia de los Estados implicados en la lucha contra el terrorismo le darán caza y captura. Por lo tanto, el futuro de la organización es tan negro como lo pintan los propios presos de ETA, que cada vez más ven inútil e imposible la victoria por la senda de la lucha armada.

No se volverá a negociar con ETA. El escenario de diálogo que se dio en otras ocasiones ahora es impensable e innecesario. Por primera vez se está planteando de forma técnica la derrota final de ETA por la vía policial. De ahí que, en todo caso, solo sería posible una entrega de las armas como primera condición para cualquier otro paso en el que pudieran verse implicados determinados personajes que han vuelto a recuperar su protagonismo. Otegi, tras su periplo en prisión; y Josu Ternera, tras la detención de los duros, partidarios de la lucha armada. Mientras las familias de los presos presionan para que ETA se haga permeable a un proceso de armisticio, irreversible, en el que se pueda pensar en la salida de los que de otra manera se van a pudrir en prisión, el mito se desmorona. Si el Gobierno presidido por Patxi López lo hace bien, con la ayuda del PP vasco; si además todos los agentes sociales descubren que las furgonetas cargadas de explosivos son una salvajada para los derechos humanos, para la convivencia, para la economía de un país que también padece la crisis, por fin se podrá caminar hacia la normalidad democrática de una sociedad que la necesita ahora más que nunca.

ETA ya no está en las instituciones. Casi no puede moverse en Francia. Sus presos la señalan como un obstáculo. El país que quiso construir resultó una quimera que el próximo Gobierno vasco desmontará desde la cultura, la información y la educación. Agur, ETA.

Optimismo patológico
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 24 Abril 2009

Una de dos, o nosotros somos tontos o el hombre que nos gobierna está loco. ¿Cómo se atreve a decir que «la cifra del paro bajará en unos meses» el mismo día que el Fondo Monetario Internacional advierte que el desempleo llegará en España al 17,7 por ciento este año y al 19,3 el que viene? ¿Cómo tiene la osadía de anunciar que sus medidas anticrisis comenzarán a notarse pronto, cuando el FMI nos predice una caída del 3 por ciento en PIB en 2009 y de un 0,7 en 2010?

¿Cómo predice «colores más llevaderos» en nuestra economía, cuando el mismo organismo internacional deja nuestra recuperación para 2014? ¿Cómo habla y actúa como si la crisis estuviera controlada, cuando todos los expertos nos advierten que nos ronda el fantasma de deflación y nos recomiendan revisar a la baja el mercado de trabajo y el sistema de pensiones, algo que él rechaza categóricamente? Esto ya no son las clásicas mentiras de político, que, si bien no gustan, la costumbre ha hecho que se toleren. Ni siquiera es ese «optimismo antropológico» que venía atribuyéndosele, mitad en serio, mitad en broma. Esto es «optimismo patológico», negación de la realidad, al borde del desvarío. O, si lo quieren en el lenguaje mucho más plástico de la calle, táctica del avestruz, meter la cabeza en la arena para no ver el peligro. Hasta que el peligro nos lleva por delante, como está a punto de ocurrirnos a nosotros.
Y ahí tenemos a Chaves diciendo que sí a cuanto le piden por nuestra pedigüeña geografía

Pues el hombre al que hemos confiado nuestras vidas y haciendas no sólo insiste en que sus medidas bastarán para superar la crisis, sino que, como si no fuera bastante, se ha echado encima la reforma de la financiación autonómica, que va a costarnos un ojo de la cara. O los dos. Y ahí tenemos a Chaves diciendo que sí a cuanto le piden por nuestra pedigüeña geografía. Una vez que se ha prometido a Madrid, a Cataluña, a Valencia que se atenderán sus demandas de más competencias y recursos, el resto de las comunidades exigirá lo mismo, y ya me dirán ustedes de dónde va salir todo ese dinero, a no ser que nuestro presidente sea un mago de las finanzas que saca los miles de millones de la chistera, como los prestidigitadores los conejos, o un rey Midas, que convierte en oro cuanto toca.

Ahora comprendemos por qué cambió el gobierno y echó a Solbes, que venía diciendo que no quedaba dinero en las arcas públicas y había que acabar con la política de gasto o, mejor, derroche. Eso es herejía en el mundo fantástico de Zapatero, que ha puesto al frente del Tesoro a alguien que le dará cuanto dinero le pida, y que se ha estrenado dándole 14.000 millones de euros para avalar las deudas de los ayuntamientos. De dónde va a sacarlos, el presidente no lo sabe ni le importa, como no sabía cómo alcanzar la paz en el País Vasco negociando con ETA o articular España, con los nuevos estatutos de autonomía que tan alegremente otorgó. El caso era romper con el pasado, obedecer más a los deseos que a la realidad, que se niega, como en este caso, cuando todos los expertos de dentro y de fuera del país, incluido el gobernador del Banco de España, le advierten que sus cuentas no cuadran. ¿Qué le importa a él? Para él sólo existen las elecciones, y si para las últimas no vaciló en negar la crisis que ya nos mordía el fondo de los pantalones, para la próxima no vacilará en dejar el país endeudado por generaciones.

Sin sacarnos de la crisis porque sus recetas no son soluciones; son meros parches que sirven para un apaño, pero no para resolver una crisis como ésta, al no llegar a su fondo ni enfrentarse con su realidad. Y todo, no querer admitir que se había equivocado.
Aunque la culpa no es suya. Es nuestra, que se lo permitimos.

El valor de cada voto
Proyecto Cívico EC 24 Abril 2009

Muchas veces han sido decisivos pero careciendo de la legitimidad para ello: es el PNV, el partido más sobrerrepresentado en el Congreso, con 6 escaños en vez de los 4 que le corresponderían si se estuviese a los votantes que tiene. Esta sobrerrepresentación del 50% es resultado de la división del territorio nacional en circunscripciones provinciales, sin que tampoco el número de escaños correspondiente a cada provincia sea proporcional a su población.

Además se adjudican por el sistema d’Hondt o del cociente mayor y sólo a los partidos con un 3% de los votos o más. Pero ninguno de los que podrían hacerlo tiene el menor interés en cambiar el sistema. No se trata sólo de reformar la Ley Electoral, una Ley Orgánica cuya modificación requiere la aquiescencia de los grandes partidos. Es que se impone una reforma constitucional, cierto que por el procedimiento ordinario, porque el factor más distorsionador es que la circunscripción electoral sea la provincia, como dispone el artículo 68.2 de la Constitución.

Pero es que si el Congreso legisla para todo el territorio nacional, lo más lógico es precisamente que la circunscripción sea única. Para representar intereses regionales ya está el Senado amén de las numerosas materias de que conocen ya los parlamentos autonómicos.

Los mayores beneficiados del sistema claro, en términos absolutos, son los grandes partidos. Les beneficia el sistema d’Hondt del mayor cociente en cada una de las provincias en que se presentan. El resultado es el del despilfarro de votos, y si la doctrina del voto útil es cierta sólo cabe esperar que el votante se desanime de dar su voto a ofertas electorales alternativas.

Si atendemos a las cifras de las últimas elecciones al Congreso de los Diputados, aproximadamente 31 escaños —casi un 9%— habrían cambiado de manos si la circunscripción hubiese sido única para toda España. Pero no ha sido el caso y el PSOE ha obtenido 16 escaños más de los que le corresponderían,169 en vez de 153, casi un 11%; y el PP 13 más, 153 en vez de 140, esto es casi un 9%.

Ahora bien, con 350 escaños a repartir, si unos ganan es a costa de otros que pierden. Y los mayores perdedores son los partidos de poca implantación regional específica, pero amplia en todo el territorio nacional. Es el caso de IU, infrarrepresentada en un 550% con 2 escaños en vez de 13 y UPyD, con 1 escaño en vez de 4. Y también pierden los partidos pequeño, incapaces a veces de arañar siquiera el 3% de los votos, necesario para ser tenidos en cuenta a la hora de repartir escaños en cada provincia. Si la circunscripción fuese única para toda España tendríamos representantes de ocho partidos más, diluyendo así las fuertes posiciones nacionalistas.

Visto el panorama es sorprendente que no se desanime más la creación de partidos políticos. Consúltese si no la lista del Registro del Ministerio del Interior aunque deba descontarse que muchas de estas organizaciones no busquen una proyección más allá de la regional o local.

Pero no basta con lograr una representatividad adecuada a las materias de alcance nacional que se van a gestionar. Es que importa además que el contenido de dicha gestión, del mandato otorgado, se ajuste a lo mandado por el electorado mandante, que bastante es ya que no formula propuestas sino que se limita a elegir entre las opciones que se le ofrecen.

El artículo 67.2 de la Constitución prevé que los miembros de las Cortes Generales no estén ligados por mandato imperativo. Pero es evidente que el elector elige porque no es indiferente. Por lo tanto el 67.2 debe entenderse necesariamente en el sentido de que el mandato representativo lo es para lograr determinados objetivos: sean exactamente los propuestos o, de no ser finalmente posibles, otros alternativos: pero aceptables y en ningún caso abiertamente contradictorios con los que se propusieron.

El hecho de que el mandato no sea imperativo no legitima para omitir cuestiones de importancia en el programa electoral, pues podrían haber sido determinantes del sentido del voto. Y la exigencia es ineludible cuando las cuestiones pudieron y debieron conocerse al momento de presentar un programa electoral, que no deja de ser la oferta que el elector acepta… o no.

Como en todo mandato es el mandante-elector quien manda y el mandatario-parlamentario quien debe obedecer, por amplio que sea el ámbito del mandato conferido. Y que esto sea así exige impepinablemente que haya unos mecanismos de control más allá de la mera sustitución de unos mandatarios por otros. Porque si el control se limita sólo a esto, y es el caso actual en España, lo mismo da elegir a unos que a otros, pues el contenido del mandato al final y sin remedio posible, puede ser cualquiera: sea el propuesto u otro. Y entonces, lo que es evidente, es que deja de ser un mandato en absoluto.

Falta mandato y hay que mejorar la representatividad y no basta con ir a votar de vez en cuando: eso no es democracia representativa. Con sus aportaciones, esta vez sobre la inaplazable reforma electoral, confeccionaremos nuestro Manifiesto.

¿No es ya la COPE "una bendición de Dios"?
Francisco Rubiales Periodista Digital 24 Abril 2009

Hace poco, la COPE era considerada como una "bendición de Dios" por gran parte de la alta jerarquía católica española, según declaró el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, precisamente porque sus opiniones eran un contraste democrático y un baluarte de la disensión y la libertad de expresión en España. Hoy, esos conceptos parecen abandonados, a juzgar por la expulsión de Federico Jiménez Losantos, que es el principal activo de la cadena de radio católica española.

Aunque a veces sus críticas sean duras y dolorosas, la realidad ha demostrado que eran ciertas. Aunque sus informaciones hayan escandalizado a muchos, la COPE, pese a quien pese, es hoy una pieza imprescindible de la democracia española, sin la cual la sociedad española se encontraría más indefensa y sin contrapeso ante un gobierno demasiado poderoso.

El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, supo ver, en marzo de 2006, el núcleo de la cuestión cuando, entrevistado en la "Cuatro", justificó y bendijo el trabajo de la COPE ante las preguntas "insidiosas" del periodista Iñaki Gabilondo, sometido al poder e icono mediático de los socialistas españoles: "la COPE es una bendición de Dios", dijo el cardenal, tras advertir del peligro de tener un país con "un gobierno único, medios de comunicación únicos y pensamiento único".

Ciertamente, sin la COPE, la democracia española, ya bastante degradada porque los gobiernos y los partidos invaden y ocupan el Estado, infiltran y mediatizan los poderes básicos y acumulan un poder desmedido, que carece de los más elementales controles ciudadanos, sería todavía menos democracia.

A los "esclavos" del poder, a los muchos que se benefician de la militancia política y a sus fanáticos "hooligans", carentes de capacidad crítica y defensores "hasta la muerte" de los suyos, les molesta la crítica, pero si leen los clásicos y se documentan en lo que es la democracia tendrán que admitir que, sin oposición y sin medios de comunicación capaces de ejercer la crítica y de influir, el Estado, privado de controles y contrapesos, tiende a hacerse totalitario.

En España fallan casi todos los presupuestos necesarios para que exista democracia: las elecciones están mediatizadas por esas listas cerradas y bloqueadas que impiden a los ciudadanos elegir libremente; los poderes básicos (ejecutivo, judicial y legislativo) carecen de independencia y están controlados o asediados por los partidos; la mayoría de los medios de comunicación están bajo control de los grandes poderes; la sociedad civil está agonizante; el Gobierno actua al margen de la opinión pública y, a veces, en contra de la opinión mayoítaria, etc.

En esa situación de intenso déficit emocrático, la existencia de un medio como la COPE, capaz de contrarrestar la enorme preponderancia de los medios progubernamentales, de irritar al todopoderoso poder político y de desvelar y denunciar sus mentiras, manejos, privilegios, trampas y traiciones, representa una garantía democrática (o una "bendición de Dios, dicho en términos católicos).

En una situación española marcada por el profundo déficit democrático, la corrupción, el poder incontrolado del gobierno y de la clase política y la marginación de los ciudadanos y de la sociedad civil frente al poder político, resulta de gran importancia que la Iglesia católica española, que también sufre el acoso gubernamental, se alie con los demócratas, las libertades y los derechos cívicos .

Ese apoyo de la Iglesia a la regeneración democrática y a las libertades y derechos fundamentales en España era también el camino hacia la propia regeneración de una Iglesia envejecida y adormilada que perdía constantemente fieles e influencia en la sociedad. Cuando parecía que el catolicismo español había encontrado su ruta hacia la "resurrección" y abrazado la causa de la regeneración y la recuperación de los valores, nos sorprende ahora el paso atrás del "desarme" de la COPE, su principal tribuna de influencia.

¿Error o traición de una jerarquía católica española cuyo mayor pecado histórico ha sido haberse alineado demasiadas veces al lado de los poderosos, abandonando el bando de la justicia y la decencia?

www.votoenblanco.com

La Academia de la Lengua Balear rechaza enérgicamente la política lingüística del Gobierno balear
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital

La Academia de la Lengua Balear ha emitido "su más enérgica repulsa" al Gobierno Balear ante la noticia publicada por el periódico El Mundo de que el Colegio Público Cervantes, de Ibiza, no permite que uno de sus alumnos de 6º de Primaria, Olav Boned Ruiz, se exprese en castellano en los exámenes.

Juan Vanrell Nadal, presidente de la Academia, manifiesta que el comportamiento de dicho colegio es esperpéntico y una evidencia de la cerrazón absurda del Gobierno regional a la hora de marginar el español en beneficio del catalán.

"La Academia de la Lengua Balear defiende y defenderá siempre el español como lengua vehicular constitucional de todos los españoles. La amplísima mayoría de los habitantes de las Baleares se consideran españoles y están a su vez orgullosos de ser mallorquines, menorquines o ibicencos. Por esto la Academia defiende por igual tanto la lengua nacional como su lengua regional y apoya, en consecuencia, el derecho de dicho alumno a escoger en qué idioma quiere examinarse”>, añade Vanrell.

En el mismo sentido, el presidente de la Academia de la Lengua Balear manifiesta que dicho organismo denuncia "el atropello expoliador llevado a cabo por los políticos respecto a la genuina y milenaria Lengua Balear". Vanrell informa que todos llaman ya “catalán” lo que siempre ha sido “mallorquí” en Mallorca, “menorquí” en Menorca y “ervicenc” en Ibiza, y afirma que "los pancatalanistas no podrán demostrar ni desde la historia ni desde la filología que el balear sea en realidad catalán".

También manifiesta que la Academia de la Lengua Balear se opone rotundamente al comportamiento del Gobierno autonómico en materia lingüística y que "jamás dirá ni aceptará las palabras emitidas por Salvador Sostres en el diario 'Avui' diciendo que hablar español es de pobres y analfabetos. Por el contrario, la Academia desea proclamar la grandeza del castellano como lengua de todos los españoles y la valía de cada una de las lenguas regionales como tesoro cultural de España".

© LA VOZ LIBRE, 22 de abril de 2009
http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/2156/rechazan-la-politica-ling%C3%BCistica-del-gobierno-balear

En busca de unos agentes políticos
MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ABC

El acto político se caracteriza por su capacidad para mover voluntades ajenas. Tal influencia de unos seres humanos sobre otros seres humanos ha de tener una cierta importancia. No todas las acciones que afectan a las conductas ajenas son políticas. El sistema de relaciones interpersonales, así como la mayor o menor presencia de los instrumentos de comunicación, son datos a tener en cuenta.
Ahora se moviliza a la gente con medios varios y complejos. La acción de un individuo aislado no es capaz de ser acción política. Sólo los grupos pueden tener un quehacer que incida en el modo de convivir, en la realidad política.
La conclusión de esta presentación del ámbito de lo político es que los partidos son convenientes en este siglo XXI, pues los otros grupos que hacen política -los denominados grupos de presión- defienden intereses particulares, olvidándose o menospreciando el bien común.
Los partidos, en suma, son instrumentos fundamentales para la participación política. Pero, ¿qué clase de partidos? Si cumplimos lo que dice la Constitución Española, los partidos han de tener una estructura interna y un funcionamiento democráticos (art. 6).
He aquí la meta a alcanzar. Lo que no resulta fácil. Los temores de burocratización de los partidos expresados por Max Weber (1922), o los anteriores reparos de Ostrogorski (1902) y Michels (1911) a las tendencias oligárquicas, no han desaparecido de nuestro horizonte, sino que han aumentado. En este siglo XXI los partidos se configuran como organizaciones de empleados.
La evolución histórica ha sido rectilínea. Los primeros partidos políticos fueron «partidos de notables», antes de que se estableciese el sufragio universal masculino. Luego se imponen, poco a poco, los «partidos de masas», según el ejemplo de la socialdemocracia alemana. Como tercera especie de partido, tenemos en escena a los «partidos de electores», o partidos «atrapa todo» (catch-all). Y finalmente, como una forma degenerada que se extiende en este siglo XXI, «el partido de empleados», es decir de personas que se afilian a un partido, obtienen su modo de vida en el seno del mismo y carecen de espíritu crítico ante lo que ocurre dentro del partido y fuera de él. Son «empleados» con la disciplina de los servidores en las empresas mercantiles.
Estos «partidos de empleados» no preocupan a ciertos autores que analizan el fenómeno. Es el caso de A. Schifrin que, discrepando de Michels, considera que la burocratización y la oligarquización pueden combatirse eficazmente potenciando la libertad de expresión, la autonomía de las agrupaciones y el cumplimiento de los estatutos que garanticen la democracia interna. Y Stammer, con otra perspectiva, estima que los problemas de la democracia interna de los partidos no tienen su razón de ser en la propia organización, sino que reflejan la tibieza, apatía e inhibición de los militantes y del conjunto de la sociedad. Influye decisivamente en lo que ahora son los partidos políticos la manera nueva de comunicarse los seres humanos y de conseguir la movilización de las voluntades ajenas; en definitiva, el modo de realizar actos políticos.
Antes de 1960 (una fecha simbólica por el cara a cara en TV entre Kennedy y Nixon), la comunicación fué personal y directa. Era la época de los mítines, cuando se consideraba un éxito que acudiesen unos centenares de entusiastas a un teatro o a un local de un cine. Llenar una plaza de toros era la aspiración máxima.
En la primera mitad del siglo XX, la radio es el medio de movilizaciones asombrosas. Durante la Guerra Civil española las intervenciones del general Queipo de Llano, en Sevilla, fueron decisivas para lo que ocurrió en Andalucía. Yo que viví de niño aquellos acontecimientos me atrevo a afirmar que sin la radio de Queipo el discurrir de los sucesos en Granada hubiera sido probablemente distinto.
A partir de 1960 comienza la «televización de lo público». No es que la TV sea un nuevo poder, como se decía de la Prensa como cuarto poder, junto al Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. La televisión formaliza el ejercicio de todos los poderes, tanto los políticos como los de otra clase. Los poderes económicos, los culturales o los religiosos, por ejemplo, se potencian considerablemente con su ejercicio por TV. La televización de lo público define una etapa histórica.
Pero tal situación de la segunda mitad del siglo XX ha cambiado y en el siglo XXI nos hallamos en la «sociedad en Red». Los medios de comunicación de masas han abierto nuevas vías para el contacto directo entre los ciudadanos y sus líderes políticos, lo que supone -leemos en Montero y Gunter- que estos últimos ya no precisan de los cauces partidistas tradicionales. La rápida extensión del acceso a Internet ha creado redes masivas y complejas de comunicaciones horizontales directas entre los ciudadanos y ha establecido, al mismo tiempo, bases potenciales para la segmentación de los mensajes que envían los políticos a sectores específicos y especializados de la sociedad.
Ante lo que está ocurriendo, en esta Sociedad de la Información -según la calificación de algunos-, se podría llegar a la conclusión de que nos hallamos con un declive de los partidos políticos. Lawson y Merkl participan de esta opinión: «Pudiera ser -escriben- que el partido como institución estuviera desapareciendo gradualmente, siendo reemplazado de forma paulatina por nuevas estructuras políticas más adecuadas a las realidades económicas y tecnológicas de la política del siglo XXI».
Son tres las amenazas más notables: los grupos de interés, operando como grupos de presión, intentan superar la fuerza de los partidos; los movimientos sociales, a veces bajo la forma de una ONG, pretenden una presencia creciente en el panorama de las naciones y en el orden internacional; y los partidarios de la democracia directa aprovechan el momento para sustituir la representación obtenida por los partidos.
Sin embargo, debemos anotar una reacción de los partidos y de sus defensores. Aldrich dice que las 3 D (decaimiento, declive, descomposición) deben ser sustituidas por 3 R (reaparición, revitalización, resurgimiento).
Lo cierto es que el panorama se ha complicado con las democracias (a veces frustradas) en países europeos sin tradición democrática.
Con «partidos de empleados» el régimen democrático no funciona. Hay que buscar otros agentes políticos. En España padecemos las deficiencias de una representación desfigurada por una mala ley electoral. Volvemos a decir, una vez más, que los cimientos del edificio, que debían ser sólidos -la voluntad popular formada y manifestada mediante elecciones libres y democráticas- se quebrantan.


Las indemnizaciones de los cargos políticos. Una vergüenza inadmisible
Vicente A. C. M. Periodista Digital

Hoy se publican los fabulosos emolumentos que en esta época de crisis está cobrando la representante de Organización del PSOE Dª Leire Pajin. No dudo de que realmente deba ser lo que en ley le corresponde. Lo que me cuestiono profundamente es esa Ley que premia con indemnizaciones millonarias a aquellos políticos que hayan desempeñado un puesto en la Administración, sin otro mérito que haber sido nombrados a dedo. Algo no funciona bien en este País donde la casta política está tan bien mimada y subvencionada.

¿De qué sirve estudiar o formarse y hacerse un profesional cualificado? Solo para llegar a un ERE o un despido forzoso. Está claro que el presente y el futuro está en medrar en un Partido político de los de implantación nacional o nacionalista, que para el caso también vale. El mejor consejo que podemos dar a nuestros hijos es que se apunten a cualquiera de esos partidos y hagan lo posible por sobresalir en las cualidades que en ellos se buscan. A saber, obediencia, audacia, falta de escrúpulos, maleabilidad y total falta de conciencia o ideología salvo la de defender al líder y al Partido en cualquier situación.

Es tremendamente vergonzoso que el ejercicio de la política esté tan bien recompensado, mientras el resto de los ciudadanos debemos buscarnos solucionar nuestro futuro y el de nuestra familia, sin otra cosa que con el esfuerzo personal y una lucha encarnizada por obtener un puesto de trabajo, a veces inseguro y con contratos basura, en el que poder desarrollarnos como personas. Un error que nos cuesta dienro, esfuerzo, tiempo, estrés, ansiedad y un constante desasosiego ante la incertidumbre del futuro. Esto debe de acabar ya y realizar una revisión profunda de las relaciones laborales y edel desempeño de las funciones públicas.

Es una vergüenza que existan normas o leyes que indemnicen a alguien por haber desempeñado su trabajo político, sin valorar objetivos y resultados. El desempeño del cargo se premia sin más, aunque se haya sido un inepto o una inepta ejerciéndolo. Ejemplos los tenemos de todas clases y no hace falta enumerarlos. La ley actual es injusta, es inmoral y solo tiene como objetivo pagar favores, bajo el disfraz de millonarias indemnizaciones laborales. Porque el caso es que en la mayoría de las ocasiones, como le sucede a la Sra. Pajín, su destino no es el paro, como otros muchos ciudadanos, sino un más que confortable trabajo muy bien remunerado.

¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiendo que esta casta de políticos aprovechados y profesionalizados en el desempeño del poder, sigan enriqueciéndose a costa de los impuestos de todos? ¿Cuándo se van a establecer criterios objetivos para poder valorar el desempeño de una función ejecutiva pública y que el cese sea una consecuencia lógica y no una misión imposible por quien la pide justificadamente?¿ Por qué hemos de admitir indemnizaciones en quien voluntariamente ha elegido la carrera política como medio de trabajo?

En cuanto a la Sra. Pajín y otros políticos que callan y cobran esas indemnizaciones, mientras ejercen otros trabajos remunerados, no estaría de más que hicieran un ejercicio de ética y solidaridad ante la recesión que tenemos y renunciasen voluntariamente a esos vergonzantes cobros indemnizatorios. Es una incompatibilidad moral que debe desaparecer de la vida pública española.

EDUCACION LENGUA
El PP defenderá el derecho de los padres a elegir la lengua de educación
Agencia EFE Periodista Digital 24 Abril 2009

El presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, ha explicado hoy que su partido va a defender el derecho de los padres a elegir la lengua en la que se eduquen sus hijos en toda la Comunidad autónoma.

Basagoiti ha comparecido ante los medios de comunicación después de reunirse en el Parlamento Vasco con representantes de la Plataforma de Elección lingüística.

Ha rechazado que su partido esté en contra del euskera, como están afirmando en los últimos días dirigentes nacionalistas, sino que lo que quieren es acabar con la "imposición" lingüística y que cualquier padre pueda elegir "en cualquier barrio o localidad" el euskera o el castellano como lengua vehicular para la educación de sus hijos.

El presidente de los "populares" vascos ha dicho que "garantiza" que cualquier padre que quiera que sus hijos estudien en euskera lo van a poder hacer, pero de la misma manera los que quieran en castellano.

Ha explicado que el objetivo es que "ningún político decida" por ningún padre cómo educar a sus hijos y ha pedido a los partidos nacionalistas que no utilicen la posición de su partido "de forma torticera".

Basagoiti ha insistido en que hay formaciones que pretenden "alimentar bajas pasiones" en este momento de cambio de Gobierno.

Ha insistido en que el objetivo del futuro Gobierno Vasco será que todos los padres puedan elegir la lengua vehicular y que la otra lengua oficial no elegida sea "reforzada" en la escuela.

El secretario general del PP vasco y responsable en materia educativa del partido, Iñaki Oyarzabal, ha explicado que su partido defiende la vigencia del actual sistema de tres modelos lingüísticos, por lo que pide que se "respete" mientras esté vigente.

Ha matizado que esto no supone que el PP defienda su "permanencia" o que esté cerrado a estudiar una reforma del actual sistema, pero siempre desde la premisa de garantizar que cualquier alumno pueda elegir alguna de las dos lenguas oficiales como vehicular de su educación.

El Gobierno firmará un acuerdo para usar las lenguas cooficiales en el Tribunal de Justicia de la UE
España será el primer país en sellar un tratado de este tipo
EP www.lavozlibre.com 24 Abril 2009

Bruselas.- El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, firmará el lunes un acuerdo con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) para permitir el uso de las lenguas cooficiales españolas en esta institución comunitaria.

El acuerdo administrativo permitirá a los ciudadanos dirigirse al Tribunal de Justicia en cualquiera de las lenguas oficiales en España y recibir respuesta en la misma lengua. El TUE estará representado en la firma por su secretario, Roger Grass.

España es el primer país de la UE que firma un memorando para facilitar el uso de las lenguas oficiales en el Tribunal de Justicia, según destacó la secretaría de Estado para la UE en un comunicado.

El Gobierno ya ha suscrito acuerdos similares con el Consejo, la Comisión Europea, la Eurocámara y otras instituciones comunitarias para que los ciudadanos puedan dirigirse a ellas en cualquiera de las lenguas cooficiales españolas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El testimonio incómodo de las víctimas
JESÚS PRIETO MENDAZA El Correo 24 Abril 2009

ANTROPÓLOGO Y MIEMBRO DE BAKEAZ

«Lo cruel para mí, como vasco -dice el autor-, es encontrar analogías con la situación de mi país». Se refiere a los relatos de Primo Levi sobre la actitud del pueblo alemán ante los horrores del régimen nazi

Entre los intelectuales analizados en el 'Primer Encuentro sobre memoria y víctimas del terrorismo' celebrado días atrás en Bilbao, el testimonio de Primo Levi nos ha permitido reflexionar, desde lo trágico de su vida y de su muerte, sobre el horror que supuso el exterminio de tantos inocentes durante el régimen nazi. Su alegato lo es contra la injusticia, contra la vergüenza, contra la pasividad de todo un pueblo. A pesar de ello, Primo Levi deja una puerta abierta a la piedad.
En la introducción del libro 'Los hundidos y los salvados', Levi se refiere a las matanzas nazis como de unas proporciones y crueldad exageradas, tanto es así que los alemanes tendían a rechazarlas por su propia enormidad. El pueblo alemán suponía lo que estaba ocurriendo, pero tan sólo pensarlo producía un dolor horrible; su mecanismo de defensa fue ignorarlo, negar su propia existencia.

Este mismo argumento lo hemos visto repetido durante más de tres décadas de violencia terrorista en el País Vasco. Muchas personas han mirado para otro lado y han justificado, minimizándolo, el horror y la sangre. «¡Bah! No es para tanto, eso son exageraciones. Aquí se vive muy bien, si no te metes en líos aquí no sufre nadie. ¡Que no se metan!».

En sus textos, Primo Levi hace un concienzudo análisis sobre estas consideraciones extendidas entre el pueblo alemán. Y lo cruel para mí, como vasco, es encontrar analogías con la situación de mi país. Si bien es cierto que en este momento las víctimas del terrorismo ven reconocido su sufrimiento, no lo es menos que todavía significativos sectores de la ciudadanía vasca pretenden compaginar ese reconocimiento a su condición de víctimas con cierta justificación de los victimarios al categorizarlos como agentes inmersos en una lucha, equivocada, pero lucha al fin y al cabo, contra el Estado español.

Las víctimas de cualquier conflicto son quienes mueren, quienes ven destrozada su familia, quienes deben superar difíciles procesos de duelo (en el País Vasco en muchas ocasiones rodeadas de situaciones de sangrante impunidad por parte de los causantes del horror y de sus afines ideológicos), y quienes, llegado el momento, han de afrontar procesos de reconciliación e incluso de perdón para con sus victimarios. Lamentablemente, y dependiendo de conveniencias económicas o políticas, las víctimas de ETA han sufrido su proceso de duelo en el ámbito privado, en silencio, y en la mayoría de ocasiones marcadas por el estigma.
No han sido agentes sociales públicos, pues no convenía a las políticas de socialización del país. Las víctimas han sido categorizadas durante décadas como seres desviados, no eran del grupo, por lo tanto se reducían a seres devaluados o menospreciados. Su actividad, fundamentalmente su llanto, debía reducirse a los ámbitos privados pero nunca podía ser pública.

Levi nos recuerda, acusador, la posición de la población alemana que sospechaba lo que ocurría con los judíos pero que no quiso implicarse activamente en su defensa. La propaganda nazi había hecho bien su trabajo. A las víctimas previamente se las había despojado de su condición humana. Se procuraba que sufrieran lo que Vercors denominaba 'la muerte del alma'.

En Euskadi durante décadas hemos convivido con este mismo fenómeno. La posible víctima era hostigada, se la insultaba llamándola española o fascista (es curioso cómo en esta tierra se aplica el término fascista por parte de quienes se comportan como totalitarios, es decir, por parte de los verdugos a quienes serán sus víctimas), se pintaba su nombre o una diana en su portal, se realizaban concentraciones frente a su despacho laboral o delante de su domicilio. Así hasta que finalmente era asesinada. Incluso después de muerta se profanaba su tumba o se gritaba a sus allegados, riéndose de ellos. El ejemplo del grito '¡Ordóñez jódete!' es una impresionante muestra de ello.

Josu Elespe, hijo de un asesinado, nos aporta esta reflexión: «Sirva como ejemplo la actuación de los parlamentarios vascos cuando se cerró el diario 'Egunkaria'. Una gran mayoría de parlamentarios aparecieron en sus asientos leyendo ese periódico en solidaridad con los trabajadores. Pero no nos engañemos, no hicieron lo mismo con 'El Diario Vasco' cuando mataron a Oleaga o con 'El Mundo' cuando asesinaron a López de Lacalle. Les afectó más, se sintieron más cercanos con el cierre de este periódico que con el asesinato de dos personas».

En no pocas ocasiones, 'un atributo' que sirve para 'estigmatizar' a un tipo concreto de poseedor puede confirmar la más absoluta normalidad en otro. Así el hijo de un periodista asesinado por ETA puede sufrir risas, insultos o desprecio de sus compañeros de clase. Por el contrario el terrorista que asesinó a su padre será alabado en los comentarios de recreo como un héroe, su fotografía adornará las pancartas que se cuelguen en las fiestas y al regresar al pueblo será recibido con vítores y nombrado hijo predilecto. La misma crueldad compartida que nos define Levi: «(...) la verdad es que la escasa difusión de la verdad sobre los 'lager' constituye una de las mayores culpas colectivas del pueblo alemán, y la demostración más clara de hasta qué grado de vileza lo había reducido el terror hitleriano. Una vileza que se había convertido en hábito, tan profunda que impedía a los maridos hablar con sus mujeres, a los padres con sus hijos. Vileza sin la cual no se habría llegado a las mayores atrocidades, y Europa y el mundo serían hoy distintos».

Fueron tratadas como apestadas, como parias que no merecían ser nombrados. Fueron muertos invisibles y silenciados en una sociedad rica, opulenta y orgullosa de su grado de bienestar y de desarrollo; en la que quienes hemos vivido con comodidad no hemos sido los más beligerantes con el horror.

Las víctimas a través de sus narrativas nos hablan de memoria, de superación del dolor y de deseos de justicia, entendida ésta en su sentido plenamente democrático. Se trataría de recuperar algo preciado como es su dignidad, dignidad que al ser recuperada no hace sino evidenciar la indignidad de los victimarios.
Éste debe ser nuestro objetivo, nuestro esfuerzo y también, no lo olvidemos, el cimiento ético sobre el que, un día, podrá erigirse el perdón.

Me uno al deseo elevado por Primo Levi: «¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para que en este mundo preñado de amenazas, ésta (la pasividad y la falta de compromiso ante el horror), al menos, desaparezca?».
opinión@bakeaz.org

El presidente Passpartout envía a Manuel Strogoff a Cataluña
Roberto Blanco Valdés La Voz  24 Abril 2009

Ha sido suficiente con que el PSC amenazase con dejar de apoyar a Zapatero en el Congreso para que, aterrado, el presidente del Gobierno mandase raudo a Barcelona a Manuel Chaves a aplaudir ante Montilla todo lo que el propio Chaves consideraba inaceptable hasta hace solo quince días, cuando fue degradado del rango de presidente de la Junta al de ministro: aumentar de forma sustancial el montante de la financiación de la Generalitat y abrir con ella una negociación bilateral que convierte a todos los demás territorios españoles (incluida Andalucía) en convidados de piedra de un supuesto pacto que será en realidad un trágala impuesto por una comunidad a las demás.

Como el Strogoff de Julio Verne, Chaves actúa como un correo ciego, que no ve otro camino que el que le indica la superioridad. Y ello aunque la superioridad esté hoy encarnada en un presidente del Gobierno que rememora, por su disposición a decir sí a lo que le echen con tal de seguir en la Moncloa, el nombre de otro personaje inolvidable del padre de la novela de aventuras: Passpartout (pasa por todo), el criado del insobornable Phileas Fogg. ¡En tales manos estamos en la peor coyuntura económica que cabría imaginar!

La presión del PSC no solo constituye un chantaje que ningún otro presidente hubiera admitido (¿se imaginan a Felipe González en esa indigna situación?), sino que abre el camino a una trágica cartelización de la política española que, de consolidarse, haría del nuestro un país sencillamente ingobernable. ¿O es que los socialistas catalanes se creen con más derecho a chantajear al Gobierno de España que el que pudieran tener los socialistas gallegos, madrileños o andaluces? ¿Y si hicieran lo mismo todos los grupos territoriales del PSOE? ¿Atendería Rodríguez Zapatero a sus presiones en estricto orden de peso electoral?

El Gobierno ha vuelto a dar un paso suicida y sin retorno, pues un pacto sobre financiación acordado en una negociación bilateral con Cataluña y no en el Consejo de Política Fiscal y Financiera por las quince comunidades de régimen común supone, con toda claridad, una provocación que ningún presidente autonómico en sus cabales (del PSOE o del PP) debería estar dispuesto nunca a tolerar y menos que nunca en una situación de la extrema gravedad de la actual.

La financiación territorial constituye en todos los Estados compuestos un serio motivo de fricción y de presiones. España no es en eso diferente. Lo peculiar en nuestro caso es la inexistencia desde hace cinco años de un auténtico Gobierno nacional. Porque no lo es, ni puede serlo, el que dirige un presidente que cree que su papel institucional no es el de resistir todas las presiones sino el de tratar de engañar a todo el mundo.

Rojo pide a la UE que haga de la lengua «elemento de unión»
A. F. | SANTIAGO ABC Galicia 24 Abril 2009

«Le deseamos éxitos, porque ello va a redundar en el beneficio de todos los gallegos». Con estas palabras deseó ayer suerte la presidenta de la cámara parlamentaria gallega, Pilar Rojo, al comisario de Multilingüismo de la Unión Europea, Leonardo Orban. Rojo expresó sus mejores deseos en una «labor muy difícil y complicada». la de convertir a las lenguas en un elemento de «unión» entre los ciudadanos europeos.

Orban, que hoy se reunirá con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, realizó una visita al Parlamento gallego en la que comprometió el trabajo de la institución supranacional en la promoción de los idiomas no oficiales en el entorno comunitario -caso de gallego, catalán y euskera-. «El mensaje que quiero hacer a todas las autoridades de Galicia es que estamos haciendo todo lo posible para defender y para promocionar todos los idiomas de la Unión Europea, no sólo los oficiales», explicaba el comisario.

El responsable de Multilingüismo se entrevistó además con los responsables de los tres partidos con representación en O Hórreo, aunque en ningún caso analizó la situación del gallego y el castellano en la Galicia de hoy. Desde el PSOE, su portavoz Xaquín Fernández Leiceaga explicó que Orban mostró su disposición a transformar la pluralidad lingüística en un valor «estratégico». Leiceaga contrapuso el «caminar hacia un país donde los ciudadanos conocen y comprenden las dos lenguas» a las políticas «anunciadas» por el PP, «aunque no puestas en práctica» por el momento por parte del ejecutivo de Feijóo.

El portavoz del Partido Popular, Manuel Ruiz Rivas, valoró el alto grado de conocimiento de la realidad gallega por parte del comisario y relató algunas de las posiciones mostradas por la presidenta de la cámara ante Orban.

Libre elección
En calidad de representante de los gallegos, Ruiz Rivas añadió que Rojo defendió ante Orban la necesidad de que «no se prime una lengua sobre la otra», sino que los ciudadanos ejerzan una «elección básica» sobre la misma. El mensaje trasladado al comisario de Multilingüismo se resumiría en que «la lengua debe estar por encima de cualquier disputa».

La UE se compromete a defender y promocionar el gallego
El comisario de Multilingüísmo, de visita en Galicia
EP www.lavozlibre.com 24 Abril 2009

Santiago de Compostela.- El comisario europeo de Multilingüismo, Leonard Orban, se ha comprometido a que la Unión Europea va a "defender y promocionar" idiomas que no son oficiales en este ámbito, como el gallego, el vasco o el catalán.

Leonard Orban visitó ayer el Parlamento gallego, tras mantener un breve encuentro con la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, y los portavoces de los grupos, Manuel Ruiz Rivas (PPdeG), Xaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) y Carlos Aymerich (BNG). Tras él, se mostró agradecido por haber sido invitado a conocer la institución gallega.

"Es para mí un placer, el año pasado inauguré una exposición sobre el gallego en Bruselas y es un gran placer estar aquí", manifestó a la salida del encuentro.

"El mensaje que quiero enviar a las autoridades de Galicia es que estamos haciendo todo lo posible para defender y para promocionar todos los idiomas de la Unión Europea, no sólo los oficiales, sino otros como el gallego", aseguró.

"ÉXITO EN SU FUNCIÓN"
Por su parte, la jefa del Legislativo expresó sentirse "muy orgullosa" de la visita del comisario europeo, que desarrollará un programa extenso en Galicia y "también se reunirá con el presidente de la Xunta". "Nos sentimos muy honrados de que la otra visita sea al Parlamento", apostilló.

Pilar Rojo deseó "mucho éxito en su función" al comisario, ya que entendió que tiene "una labor muy difícil y complicada" para hacer de las lenguas un elemento de "unión". "Le deseamos éxito porque ello va a redundar en beneficio de todos los gallegos", aseguró.

Leiceaga explicó que el comisario "se puso a disposición" para colaborar en el ámbito de sus competencias y en los espacios en los que existen "varias lenguas" con el propósito de que "no sea un ámbito problemático, sino estratégico".

Para el portavoz socialista, es necesario "caminar hacia un país donde los ciudadanos conocen y comprenden las dos lenguas, porque son dos herramientas utilísimas para que se puedan comunicar", frente a las políticas del PPdeG "anunciadas", aunque "no puestas en práctica" por ahora.

ELEMENTO DE UNIÓN
No obstante, ninguno de los grupos trasladó sus tesis sobre la situación de la lengua en Galicia ya que, en palabras de Leiceaga, fue una "visita de cortesía" al Parlamento y el comisario "mantuvo reuniones con distintas personas que le explicaron cuál es la situación de la lengua en detalle".

Por su parte, Manuel Ruiz Rivas destacó que el comisario "tiene un importante conocimiento de la realidad gallega". Además, indicó que la presidenta le trasladó al dirigente de la UE que Galicia "es una comunidad bilingüe" en la que se entienden las lenguas como elemento "de unión, basado en la libertad de las personas" y que suponen una "importante riqueza cultural y de formación de esas comunidades".

Asimismo, en nombre de todos, la jefa del Parlamento le comunicó que Galicia entiende que "la lengua debe estar por encima de cualquier disputa" y de que "no se prime una lengua sobre la otra, que la elección sea básica", expuso el portavoz del PPdeG.

Galicia Bilingüe detecta carencias lingüísticas en centros y museos gallegos
ELENA PÉREZ | VIGO ABC Galicia 24 Abril 2009

Ya lo advirtió con tiempo, el cambio de gobierno no iba a frenar las actuaciones de la asociación Galicia Bilingüe, en cuya defensa por la libertad lingüística coincide el actual ejecutivo del PP. Su filosofía es clara y por muchas medidas que se adopten desde la Xunta, lo cierto es que se ha convertido en un referente para los derechos de los padres a elegir la educación de sus hijos.

Si bien, su aportación va más allá, y es por ello que la plataforma acaba de iniciar una campaña de visitas a museos, centros de exposiciones, casas museo y otras instalaciones culturales de la comunidad gallega para comprobar el uso de los dos idiomas oficiales en el material informativo, rotulación exterior e interior y atención al visitante, y demandar de las instituciones responsables la corrección de las carencias lingüísticas que detecte.

En este sentido, miembros de esta entidad ya han constatado la existencia de numerosas instalaciones en las que casi todos los folletos o la información sobre las distintas obras están disponibles únicamente en gallego, como en el Museo del Mar de Vigo, o en las que la señalización interior figura sólo en ese idioma, como en ese mismo centro vigués o en la Casa de las Ciencias de La Coruña.

Por otra parte, la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, solicitó formalmente al recién nombrado conselleiro de Educación una primera entrevista para analizar la puesta en marcha de las promesas del presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, en materia lingüística y que se garantice la libertad de elegir a los padres la lengua de escolarización.

Recordó que el presidente autonómico se comprometió en campaña a poner en marcha una política lingüística sin imposiciones, con acciones específicas como la emisión bilingüe de todas las comunicaciones oficiales, y, en materia educativa, a la conversión de las galescolas en escuelas infantiles y la derogación del decreto del gallego, entre otras muchas.

Recortes de Prensa   Página Inicial