AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 26 Abril 2009

 

El mal gobierno
IGNACIO CAMACHO ABC 26 Abril 2009

ESTE Gobierno no sabe gobernar. Es experto en trucos de prestidigitación política, tácticas de desviación, pirotecnia ideológica, pero carece de respuestas para los problemas reales mientras se da una maña especial para crear otros ficticios. Su gestión responde con precisión a una doctrina marxista, pero de Groucho: domina el arte de buscar dificultades, encontrarlas, formular un diagnóstico falso y aplicar remedios equivocados. Es un desastre sin paliativos, un fracaso absoluto frente a la crisis social más grave de la democracia.

España está a merced de la recesión, que la golpea con una violencia salvaje en su estructura productiva y laboral sin que el Gobierno haga otra cosa que agazaparse. Frente a una tormenta económica de proporciones catastróficas, Zapatero sólo tiene un paraguas averiado: el de los subsidios, que carga al déficit con una frivolidad irresponsable. A la velocidad que está creciendo el desempleo por falta de medidas que le hagan frente, el Estado puede quedar bien pronto comprometido en su propia capacidad financiera. Pero al presidente sólo le preocupan las consecuencias políticas de la crisis, el impacto que pueda tener en su respaldo electoral, y ha descartado cualquier decisión que comprometa a corto plazo esas expectativas de poder. Considera que el problema responde a factores externos que quedan fuera de su alcance y se ha empeñado en resistir a base de asistencias paliativas, temeroso del coste político de una agenda de reformas por la que claman todos los sectores sociales. Simplemente, ha dimitido de su responsabilidad esencial, que es la de hacer frente a la destructiva espiral de empobrecimiento del país. Rechaza pactos, consejos y manos tendidas. Y su único empeño consiste en repartir dinero a los virreinatos autonómicos para asegurarse costaleros parlamentarios que le ayuden a mantener el equilibrio de una precaria mayoría.

Estamos ante una emergencia nacional. La magnitud de las cifras del paro exige una determinación política firme y clara, un liderazgo capaz de echarse el país a la espalda para encabezar el combate contra una epidemia social. La situación es de tal gravedad que ya no importan tanto los aciertos como la voluntad de sobreponerse a las adversidades. La nación está al borde del colapso y necesita una inyección de audacia. Pero el Gobierno está catatónico, bloqueado, exánime. No tiene ideas ni fuerza ni coraje. Proclama un optimismo patético en medio de la calamidad, y busca en la propaganda el modo de diluir responsabilidades. Carece de credibilidad y se halla ensimismado en una burbuja de indolencia. Paralizado, inerte, desbordado como un náufrago sacudido por el oleaje, Zapatero no tiene ya más que dos salidas: olvidar sus recelos y convocar un pacto nacional para emprender reformas de consenso o admitir su fracaso y disolver la legislatura. Solo no puede con esto, y lo que es peor, no sabe.

Antipatriotas
Alfonso USSÍA La Razón 26 Abril 2009

Mintió de la manera más descarada y atroz durante la campaña electoral. Y obligó a mentir a Solbes, su ministro de Economía. Cuando le dijeron a la cara, con datos y argumentos, que seguía mintiendo, no tuvo otra ocurrencia que acusar a los que vaticinaban la llegada de la crisis de antipatriotas. Su desvergüenza en la mentira le llevó a declarar el 9 de enero de 2008 que estaban siendo capaces de derrotar la lacra del paro y poner el horizonte en el pleno empleo. Quince meses más tarde, 4.010.700 parados. El 10 de septiembre de 2008, adornó su monumental mentira con una cursilería de difícil calificación: «La creación de empleo es el parámetro definitivo de la idoneidad de las medidas que estamos poniendo en marcha». La idoneidad de las medidas que puso en marcha el Gobierno de Zapatero ha quedado plenamente demostrada.

Más de cuatro millones de parados. Y en el mes de febrero de este mismo año de nuestras desdichas, 2009, se emocionó en un mitin y no tuvo inconveniente en soltar la siguiente grosería: «Para decenas de miles de empleados habrá empleo nuevo en unos pocos meses para ellos y sus familias». De febrero a abril son pocos los meses que los separan. El resultado ha sido estremecedor. Más de cuatro millones de parados. A todo esto, los sindicatos amaestrados y rendidos a las subvenciones y los pesebres, aquellas centrales sindicales tan críticas y callejeras cuando gobernaba el Partido Popular con un saldo de creación de empleo fabuloso, no se atreven a movilizarse contra el Gobierno socialista amigo. Méndez de la UGT critica a la CEOE, y Toxo, de Comisiones Obreras, después de una angustiosa y larga reflexión, ha llegado a la conclusión de que es necesario «un plan de choque». Cuando las principales centrales sindicales dependen de la generosidad económica de un Gobierno, cuando los sueldos de sus liberados sólo se pueden atender con las propinas del Tesoro Público, se nublan las protestas y se acepta con despreocupación la cifra de cuatro millones de parados. El mensaje cínico y contundente de Zapatero durante la campaña electoral -«No hay crisis y quien lo diga es un antipatriota»-, llenó sus alforjas de millones de votos de inocentes crédulos. Muchos de esos centenares de miles de españoles que creyeron a pies juntillas la gran mentira de Zapatero se cuentan entre los más de cuatro millones de parados que se reconocen oficialmente, y que son muchos más.

Este Gobierno no puede continuar. Más que un pacto entre todas las fuerzas políticas, lo que urge es la celebración de unas nuevas elecciones. Las últimas, ética y moralmente, han sido invalidadas por la inconmensurable y fría mentira del Presidente del Gobierno. Mantenga su palabra el frívolo narrador de historietas. A mediados del año 2008, Zapatero dijo que hay que medir su eficacia y la de su Gobierno en función del empleo creado. Pues la eficacia de las medidas adoptadas por Zapatero y su Gobierno no se pueden medir en función del empleo creado, sino del desempleo cosechado, siete puestos de trabajo destruídos por cada minuto, cuatro millones de parados no sólo originados por la crisis económica, sino por la perversa mentira de ayer y la ineficaz política de hoy. Me niego a creer que esos cuatro millones de parados sean tan antipatriotas como los que le anunciaron la gravedad de la crisis. Elecciones ya, y sin mentiras, para evitar los cinco millones de españoles en la calle.

Fin de era
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 26 Abril 2009

QUE los socialistas españoles tomen como eslogan para las elecciones europeas las imágenes de la victoria de Obama indica hasta qué punto se han quedado sin ideas, sin aliento y sin vergüenza. Ellos, tan progres, tan imaginativos, tan antinorteamericanos, copiando a los yanquis, esperemos que pagando derechos de autor. Estamos ante el capítulo final de una era de improvisación, frivolidad y resentimiento, con olvido de la política de Estado y de la economía real. Todo ello se ha venido abajo ante el avance de una crisis que siguen sin reconocer, a tenor del «Hay margen fiscal. No puede no haberlo», de la nueva ministra de Hacienda. Esto es, que puede seguir gastándose indefinidamente. Doña Elena Salgado hablaba no como ingeniera, esto es, ateniéndose a los hechos, sino como política, negando puerilmente la realidad, como su jefe. «Los datos manifiestan ya una clara inflexión a partir del mes de abril», añadió. Cuando los datos muestran un deterioro galopante de la economía española. Y si se refería a la inyección prevista de dinero público a través de ayuntamientos y autonomías, peor, ya que en vez de ayudar a las ramas más dinámicas de nuestra economía, ayuda a las menos productivas.

Puede que relenticen el paro un mes o dos, pero volverá enseguida la destrucción de empleo. Como las transfusiones de sangre sólo alivian la leucemia si no van apoyadas por quimioterapia y trasplantes de médula, las medidas del Ejecutivo español ignoran los orígenes de nuestra crisis -la falta de productividad, la escasa flexibilidad, la baja calidad laboral, el despilfarro a todos los niveles- para orientar unos recursos públicos cada vez más escasos hacia las instituciones más derrochadoras del Estado: los ayuntamientos y las autonomías. Algo así como querer curar la drogadicción con metadona.

Pero está visto que la principal preocupación del Gobierno no es la crisis económica. Si le preocupara, se hubiera encarado con ella desde el principio, en vez de negarla, y hubiese aplicado las medidas que le indicaban los expertos, en vez de ignorarlos. Lo que le preocupa es la crisis política, la posibilidad de perder el poder. De ahí que cuanto hace esté orientado a evitarlo, con medidas electoralistas, clientelistas, de corto alcance y poca profundidad. Más que de ministra de Hacienda, doña Elena Salgado ejerce de ministra del Reparto de Dádivas, con Chaves como mensajero. Todo el mundo va a pasar por caja y nadie va a quedar descontento. Bueno, los parados. Pero también habrá «margen fiscal» para ellos. «No puede no haberlo» es la divisa irracional del nuevo gobierno. Basta ver la cara desencajada del presidente para comprobar lo desesperados que están. No es una huida hacia delante. Es una huida hacia el vacío, en el que siempre estuvo

Sospechoso habitual
Luis del Pino Libertad Digital 26 Abril 2009

El pasado día 10 de marzo, publiqué en El Mundo un artículo ("Sospechoso habitual") en el que se narraba la curiosa forma en que Jamal Zougham, el culpable oficial del 11-M, fue introducido en el circuito de los sospechosos de islamismo cuatro años antes de la masacre de Madrid, gracias a un providencial error judicial.

Como he visto que en alguna página web dedicada a defender la versión oficial de los atentados se descalifica ese artículo con el peregrino argumento de que no se proporciona ningún dato que corrobore lo que el artículo cuenta, aquí va de nuevo una versión ampliada del artículo, junto con todos los documentos oficiales que demuestran cada una de las misteriosas "mutaciones" que el supuesto teléfono de Zougham sufrió.

CÓMO SE FABRICA UN SOSPECHOSO HABITUAL
La detención
Una de las cosas que más llama la atención en el 11-M es la extraordinaria rapidez con que nuestras fuerzas policiales lograron detener, en menos de 60 horas, a los primeros implicados en los hechos.

Cuando la Policía encontró, 18 horas después de la masacre, una mochila-bomba milagrosamente intacta en una comisaría de Vallecas, la máquina de la investigación oficial del 11-M se puso en marcha.

En aquella mochila-bomba había un teléfono y una tarjeta telefónica, utilizados para detonar el artefacto. Y, al indagar dónde se había comercializado aquella tarjeta, se comprobó que quien la había vendido era una tienda de telefonía de Lavapiés, propiedad de ese marroquí llamado Jamal Zougham.

A las doce y media de la mañana del 13-M, el Comisario General de Información, Jesús de la Morena, recibió una llamada en su despacho. Era Mariano Rayón, comisario jefe de la Unidad Central de Información Exterior, para decirle que el vendedor de la tarjeta, Jamal Zougham, ya había sido investigado anteriormente por su presunta relación con radicales islámicos. Horas después, Zougham era detenido en su tienda de Lavapiés, en plena jornada de reflexión para las elecciones de 2004.

Desde entonces, Jamal Zougham está en la cárcel. La Audiencia Nacional, primero, y el Tribunal Supremo, después, le han condenado a más de 40.000 años de prisión, considerándole autor material de los atentados del 11-M. Aunque, curiosamente, al final no fue condenado por la razón por la que fue inicialmente detenido, es decir, por vender ninguna tarjeta telefónica (porque eso no es un delito), sino porque con posterioridad a su detención aparecieron diversos testigos que decían haberle visto en los trenes de la muerte.

Sospechoso habitual
Así pues, la extraordinaria rapidez de esas primeras detenciones del 13-M se debió, según la propia historia oficial, a que el nombre de Zougham ya era "conocido" de la Policía.

¿Y de qué era conocido ese nombre? Así es como el propio comisario Mariano Rayón se lo explicaba al fiscal Javier Zaragoza en el juicio del 11-M:

Para nosotros era una persona importante, porque ya nos había aparecido en el contexto de una comisión rogatoria de las autoridades judiciales francesas, creo que era en relación con un personaje llamado David Courtailler, francés, detenido por temas de terrorismo.

El asunto está, como se ve, bastante claro: si se pudo detener tan rápidamente a Zougham era porque ya estaba, desde unos años antes del 11-M, en la lista de "sospechosos habituales", a raíz de una comisión rogatoria enviada desde Francia.

Esa es la historia que desde el principio nos han contado, y que justifica esa "puntería" que las fuerzas policiales tuvieron a la hora de efectuar las primeras detenciones en un tiempo récord.

Lo que pasa es que las historias, a veces, no son lo que parecen.

La comisión rogatoria
¿Cómo fue, exactamente, ese episodio de la comisión rogatoria que hizo que Jamal Zougham ingresara en la lista de "sospechosos habituales" de terrorismo islámico?

Efectivamente, el 13 de marzo de 2000, el comisario de la UCIE, Mariano Rayón, remitió a la Audiencia Nacional la traducción de una comisión rogatoria recibida desde Francia y enviada por el juez Jean Louis Bruguiere. En ese informe, el magistrado francés daba cuenta de las investigaciones sobre una célula de terroristas relacionados con el GIA argelino y pedía que se llevaran a cabo una serie de diligencias consistentes, básicamente, en identificar a los contactos españoles de la célula y recabar datos sobre los mismos.

Entre los miembros de esa célula terrorista investigada por las autoridades francesas había un individuo llamado David Courtailler, un ciudadano francés converso al Islam que había terminado integrándose en las redes terroristas.

La comisión rogatoria francesa afirmaba que en la agenda de David Courtailler se habían encontrado algunos números telefónicos españoles y, entre ellos, el 913974002, "suscrito a nombre de Aicha ACHAB [la madre de Zougham], domiciliada en la C/ Sequillo 14 de Madrid. Según las declaraciones de COURTAILLER, este número le habría permitido contactar a un tal Djamal, a quien habría conocido en la mezquita de Madrid" (ver Documento 1).

Documento 1
¿Cómo sabían las autoridades francesas que el teléfono 913974002 correspondía a la madre de Zougham y estaba en la C/ Sequillo de Madrid? Pues no lo sabemos. Es de suponer que sería la propia Policía española la que les proporcionó el dato. Pero, fuera como fuese, el caso es que los franceses sabían, antes de mandar la comisión rogatoria, quién era el propietario de ese teléfono.

Con esto, parece que está clara la respuesta a nuestra pregunta inicial: Jamal Zougham entró en el circuito de los sospechosos habituales de terrorismo porque en la agenda del terrorista francés David Courtailler apareció el teléfono de su casa, ¿verdad?

Eso es lo que parece. Pero, como decíamos antes, las apariencias a veces engañan. Fíjense bien en el teléfono que hemos mencionado, 913974002, porque (como vamos a ver) cada uno de los dígitos que lo componen tiene una gran importancia.

Primera mutación del teléfono

Lo que los franceses querían pedir, en relación con Jamal Zougham y su madre, era que se les tomara declaración como testigos, que se obtuviera de la compañía telefónica el listado de llamadas de su teléfono y que se registrara su domicilio.

Sin embargo, al detallar las solicitudes, lo que los franceses pidieron realmente fue que se consiguieran los listados de llamadas del teléfono... 913974802, en lugar del que habían indicado al principio (ver Documento 2). Entre una y otra mención del teléfono, cambiaba un dígito:

913974002 -> 913974802 (cambia un 0 por un 8)

Documento 2
Como vemos, la cosa empieza a complicarse, porque ahora nos surge una duda: ¿cuál era el teléfono que se encontró en la agenda del terrorista francés David Courtailler? ¿El 913974002 o el 913974802? Porque, evidentemente, las consecuencias para Zougham y su madre eran completamente distintas, según que hubiera aparecido un teléfono u otro.


Segunda mutación del teléfono
El 20 de marzo de 2000, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que era a quien le había correspondido el asunto por reparto, envió un oficio a la compañía telefónica para obtener los listados de llamadas de los teléfonos indicados en la comisión rogatoria francesa, y en particular del teléfono de la madre de Jamal Zougham.

Pero, en lugar de solicitar los listados del 913974802 (que era exactamente lo que los franceses habían pedido), lo que el juez Moreno solicitó fue que le mandaran el listado de llamadas del teléfono... 613974802 (ver Documento 3):

¡Se habían equivocado al transcribir el número! En el auto judicial, lo que en un principio era un teléfono fijo (ya que empezaba por 9), se había transformado en un móvil (que empezaba por 6):

913974802 -> 613974802 (cambia el 9 por un 6)

Documento 3
Evidentemente, se trataba de un simple error de transcripción, que tenía fácil solución, como a continuación veremos, pero que introdujo un cierto retardo en el proceso.

Tercera mutación del teléfono

El 4 de octubre de 2000, Telefónica Móviles comunicaba al juez que el número 613974802 no existía (ver Documento 4).

Documento 4
Cinco días después, el 9 de octubre, el comisario jefe de la UCIE le enviaba una nueva comunicación al juez Moreno, informándole del error cometido y solicitándole que librara un nuevo mandamiento para el número 913974802:

613974802 -> 913974802 (se deshace el error de transcripción anterior)

Otros cuatro días después, el 13 de octubre, el juez envió un nuevo oficio a la compañía telefónica, esta vez referido al número correcto (ver Documento 5).

Documento 5
Cuarta mutación del teléfono

En esta ocasión, Telefónica se dio más prisa en responder. El 19 de octubre le enviaba la contestación al juez Moreno. Pero, sorprendentemente, lo que había resultado al realizar las correspondientes indagaciones es que el teléfono en cuestión no pertenecía a la madre de Zougham, sino... a la Universidad Autónoma de Madrid (ver Documento 6).

Documento 6
¡Pero entonces, era falso que ese teléfono 913974802 fuera de la madre de Zougham! ¿De dónde se habían sacado los franceses que el teléfono en cuestión le pertenecía a esa mujer?

¿O es que el número verdadero que apareció en la agenda del terrorista Courtailler era el que habían indicado los franceses al principio, el 913974002, y no el 913974802?

Desde el punto de vista jurídico, este episodio hubiera debido dejar sin efecto las solicitudes de los franceses en relación a Zougham y su madre, por lo menos hasta que se aclarara el lío de los teléfonos. Puesto que la solicitud de registrar el domicilio de Zougham y de tomarle declaración a él y a su madre se basaba en que en la agenda de un terrorista había aparecido el teléfono de la madre, ahora que Telefónica había dicho que ese teléfono no era en realidad de la madre, no había ningún motivo para continuar adelante con más indagaciones.

Sin embargo, después de diversas peripecias jurídicas, la Policía procedió, el 11 de junio de 2001, a registrar con autorización judicial el domicilio de Zougham y de su madre en la C/ Sequillo de Madrid.

Y al día siguiente, 12 de junio, en presencia del juez francés Jean Louis Brouguiere, se tomaba declaración como testigos, en la Audiencia Nacional, a Aicha Achab y a su hijo Jamal Zougham.

Y aquí viene lo mejor de todo.
Al tomarle declaración a la madre de Zougham, el juez español le preguntó, en presencia del juez francés, que desde cuándo era propietaria del número de teléfono 913974802.

Y, entonces, la madre de Zougham respondió que ese teléfono no era suyo (lógico, dado que el teléfono pertenecía a la Universidad Autónoma de Madrid) y que su teléfono era... ¡el 913774802!

¡O sea, que el teléfono del domicilio de Zougham no coincidía con ninguno de los que las autoridades francesas y españolas habían estado barajando! En concreto, el número correcto del domicilio de Zougham difería en un dígito del que apareció en la agenda de David Courtailler (ver Documento 7).

913974802 -> 913774802 (cambia un 9 por un 7)

Documento 7
Así pues, era mentira desde el principio que en la agenda del terrorista Courtailler hubiera aparecido el teléfono del domicilio de Zougham. Lo que había aparecido era un número telefónico que correspondía (como ya hemos visto) a la Universidad Autónoma de Madrid.

Es decir, que a Jamal Zougham se le introduce en el circuito de "sospechosos habituales" de terrorismo islámico porque en la agenda de un terrorista detenido en Francia se encontró un teléfono que simplemente se parecía al del domicilio de Zougham, pero que difería en un dígito de él.

Finalmente, el 14 de septiembre de 2001 (tres días después del atentado de Al Qaeda en Nueva York), se cerraron repentinamente las diligencias abiertas con motivo de la comisión rogatoria contra Zougham enviada desde Francia, sin que en ningún momento se detuviera a Zougham, ni a su madre, y sin que en ningún momento llegara a formularse ningún tipo de acusación contra ellos.

Todo se había debido a un error.
¿Saben ustedes qué es lo más curioso? Pues que el 20 de junio de 2001, ocho días después de su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional y su colega francés, se le concedía a Jamal Zougham el permiso permanente de residencia en España. Lo tenía solicitado desde el 19 de octubre de 1999, pero se le concedió justo después de celebrarse la comparecencia motivada por la comisión rogatoria francesa. Supongo que si hubiera existido la más mínima duda sobre la peligrosidad de Zougham, ese permiso no habría sido concedido.

Errores que nunca se deshacen
Sin embargo, a partir de aquel momento, Zougham (a quien se había metido en la historia a partir de un teléfono que no era suyo) quedaría ya marcado para siempre como sospechoso habitual de terrorismo islámico, lo que terminaría conduciendo a su detención en plena jornada de reflexión de las elecciones de 2004, como presunto responsable de los atentados del 11-M.

Ni siquiera podría ya librarse nunca de esas acusaciones que le vinculaban (falsamente) a David Courtailler. Hagan ustedes la prueba de buscar en Internet (por ejemplo con Google) los nombres de Zougham y Courtailler. Verán que aparecen cientos de páginas de noticias donde se da por "probada" esa falsa relación entre los dos personajes.

Aunque no es necesario acudir a Internet para verificar el largo recorrido que tienen las mentiras y los errores. Como hemos visto al principio, el propio comisario Mariano Rayón volvió a repetir en el juicio del 11-M la cantinela de la (falsa) relación entre Zougham y Courtailler, a pesar de que él debía conocer, mejor que nadie, que aquel episodio de la comisión rogatoria francesa cumplimentada unos años atrás no había sido sino un auténtico fiasco.

Un error tan providencial
Acudamos de nuevo al principio del artículo y volvamos a plantearnos la pregunta que allí nos hacíamos: ¿como pudo la Policía detener en un tiempo récord de 60 horas a los primeros implicados en el 11-M?

Y resulta que la respuesta es: porque la tarjeta de la mochila de Vallecas había sido comercializada por alguien a quien se había metido en la lista de "sospechosos habituales" gracias a un error judicial. Error que no sabemos si responde a la mera casualidad o si deriva de un intento chapucero de "marcar" a Zougham desde el principio.

O sea, que si no hubiera sido por ese error judicial cometido 4 años antes del 11-M, no habríamos podido detener a nadie durante la jornada de reflexión de las elecciones de 2004.

Qué error tan providencial, ¿verdad?

EL FALLO, "DIFÍCIL Y TRASCENDENTE"
Caamaño ve "constitucional" el Estatut y espera una "buena sentencia" del TC
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que representó al Gobierno en las negociaciones parlamentarias sobre el Estatuto catalán, ha declarado que ve el texto totalmente constitucional. Sobre la sentencia del TC, que sigue sin llegar, aboga por que esté "fundamentada".
EFE Libertad Digital 26 Abril 2009

Francisco Caamaño, en una entrevista de la Radio Gallega, dijo, sobre el texto de este Estatuto, que "las Cortes generales hicieron una importantísima tarea, y por eso contó con el apoyo de la mayoría absoluta, tanto en el Congreso como en el Senado".

En relación a la polémica creada por la inclusión del termino nación en el preámbulo del texto, uno de los numerosos puntos cuestionados en el texto por su inconstitucionalidad, el ministro de Justicia indicó que "no tienen valor jurídico en una norma, como confirmó ya el propio Tribunal Constitucional cuando indicó, en su día, que los preámbulos no tienen, por sí, fuerza normativa y por lo tanto están al margen del control estricto de constitucionalidad de una ley".

El ministro de Justicia dijo que no cree que sea necesario esperar a que se renueve la composición del Tribunal Constitucional para que se pronuncie sobre el recurso de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña.

En este sentido indicó que el TC lleva tiempo trabajando en una sentencia "difícil y trascendente, porque afecta al modelo territorial del Estado, y por lo tanto hay que dejar que lleve a cabo su pronunciamiento, con independencia y de la forma que estime más oportuna".

"Yo lo que sí deseo es que dicte una buena sentencia, que esté fundamentada y que sirva para hacer valer que el juego democrático y el sistema de distribución de poderes se respeta en nuestro país".

"Recibo amenazas por defender que hablamos aragonés, no catalán"
Héctor Castro pertenece a la plataforma 'No Hablamos Catalán'
Belén Piedrafitawww.lavozlibre.com 26 Abril 2009

Fraga (Huesca).- Héctor Castro es el portavoz de la Asociación Cultural Literana 'Lo Timó' y secretario de comunicación de la Plataforma 'No Hablamos Catalán'. Fue creada el 11 de agosto de 2008 en Fraga (Huesca) por personalidades y entidades culturales del Aragón Oriental, Occidental, Baleares y la Comunidad Valenciana. Surgió tras el anuncio del PSOE de Aragón de introducir una Ley de Lenguas, que declararía el catalán como idioma propio e histórico de la región.

El objetivo principal de la plataforma 'No Hablamos Catalán' es rechazar la inclusión del catalán en la Ley de Lenguas Aragonesa y defender la cultura y el patrimonio lingüístico de las comunidades que antiguamente formaron la Corona de Aragón (aragonés, valenciano, catalán y balear), al igual que la lengua que las vincula, el castellano. La plataforma agrupa actualmente a 49 entidades culturales, sociales y políticas.

- ¿Cuál es el problema lingüístico más acuciante en el Aragón Oriental?
- Que el PSOE de Aragón y Chunta Aragonesista (CHA) quieren imponer el catalán como lengua propia en Aragón.

- ¿A qué se refiere con el término 'lengua propia'?
- A que, por ejemplo, si esto se aprobara, el catalán se podría convertir en lengua vehicular en la enseñanza y que para opositar en esta zona de Aragón tendrían más puntos los que contaran con el título de catalán, lo que a todas luces nos parece injusto

- ¿Cuál es el idioma propio del Aragón Oriental?
- Tenemos dos. Por un lado, evidentemente, el español, y por el otro el aragonés.

- ¿Comprendéis el catalán que hablan en la zona de Cataluña que hace frontera con Aragón?
- Sí, claro, pero también comprendemos a la gente de Benasque (pueblo situado en el Pirineo Aragonés oriental, colindando con Cataluña) o a los de Ansó (Pirineo Aragonés occidental, cerca de la frontera con Navarra), hablando nuestras propias modalidades

- Actualmente, ¿cuál es la presencia del catalán en las escuelas del Aragón Oriental y a cuántos niños afecta?
- Actualmente, en la mayoría de colegios es una lengua optativa y, por tanto, voluntaria. Respecto a eso estamos todos de acuerdo, pero ya hay dos centros en las dos principales poblaciones de la zona, Tamarite de Litera y Fraga, ambas en la provincia de Huesca, donde ya se imparten varias asignaturas en catalán, como Sociales y Matemáticas.

- Y a vosotros, ¿qué os parece? Porque también son voluntarias, ¿no?
- No, no, éstas sí son obligatorias. O cursas la asignatura en catalán o no la cursas. Evidentemente, lo consideramos un atropello. Además, nos consta que en uno de los colegios de Fraga se hizo de espaldas a los padres y en contra de la opinión del claustro de profesores. Yo sé que muchos padres son contrarios a esto, pero tienen miedo a quejarse. Al que protesta lo marginan. Están intentando suplantar por el catalán nuestras verdaderas modalidades lingüísticas aragonesas, y esto simplemente es el 'caballo de Troya'. Detrás viene el concepto de 'Países Catalanes', y el marco económico de la zona, más las editoriales y sus libros en catalán, más venta, más negocio.

- ¿Contáis con algún tipo de apoyo oficial?
- Prácticamente ninguno. Al contrario que las asociaciones catalanistas, no recibimos ningún tipo de subvención. En cambio, éstas las reciben, no sólo de la Generalitat de Cataluña, sino encima del propio Gobierno de Aragón.

- ¿Cómo viven esta situación los habitantes de la zona?
- De momento no hay conflicto. De hecho, nunca habíamos tenido ningún problema. Nosotros siempre hemos sido bilingües y hemos denominado de forma cariñosa como 'chapurreau' al aragonés oriental que hemos hablado toda la vida. Sin embargo, desde hace unos años comenzamos a tener problemas a nivel administrativo. Algunos ayuntamientos empezaron a redactar los documentos oficiales en catalán, los nombres de los pueblos eran cambiados... Este tipo de acciones están provocando que la gente comience a ser consciente de que hay un 'conflicto encubierto'. Se informa más de lo que ocurre y se asocia con el objetivo de defender sus derechos. Hace pocos años, por ejemplo, hubo un problema en la localidad de Binéfar, ya que para ocupar una plaza en la administración se dio más puntos a los que sabían catalán, cuando ése es un pueblo castellanohablante, lo que levantó mucha polémica.

- ¿Qué presencia tiene el nacionalismo catalán en esta zona?
- Muchísima, cada vez más. Desde hace aproximadamente 30 años, Cataluña está invirtiendo mucho dinero en esta zona oriental de Aragón con el objetivo, en primer lugar, de imponer el catalán, y en segundo lugar, de hacer mucho más visible su proyecto de “Países Catalanes”. De hecho, en la televisión de Cataluña, que aquí recibimos, nosotros siempre aparecemos como si fuéramos comarcas catalanas y no aragonesas. Por ejemplo, en la previsión meteorológica. En todos los programas culturales que se hacen desde la televisión de Cataluña, a nosotros nos consideran como otros catalanes más, simplemente eso.

- ¿Interfieren los partidos catalanes en la Franja Oriental de Aragón?
- Hace años se presentaban ERC y CiU a las elecciones generales. Tenían tan pocos votos que tuvieron que retirarse. Suponía mucho gasto. Pero este año se ha creado “Convergencia Democrática de la Franja”, que es un axioma o una extrapolación de Convergencia Democrática de Cataluña, y nos hemos enterado ahora por el diario del Alto Aragón que la directora del Casal Jaime I de Fraga, que es una entidad catalanista, va a ir en las listas europeas, ya no sólo por Convergencia Democrática de la Franja, sino directamente en las listas de Convergencia Democrática de Cataluña. Es decir, que cuando nos dicen que es una cuestión cultural, que son aragoneses que hablan catalán, yo pienso que si en realidad la cuestión fuera sólo ésa, no irían en las listas de Convergencia Democrática de Cataluña, sino en alguna formación aragonesa, digo yo.

- ¿Ha tenido usted algún problema personal por defender sus posiciones?
- Sí. Me han amenazado de muerte, han usurpado mi identidad civil, me han insultado y me han difamado. No sólo a mi sino también a otras personas. Hemos tenido que acudir a los tribunales. Yo, personalmente, tengo varias querellas criminales interpuestas. Además, tenemos miedo, ya que se empieza con insultos, con amenazas y no sabemos dónde podemos llegar. Temo que por defender que hablo aragonés y que esto es Aragón, me tengan que pasar estas cosas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El eje Hollywood - cine catalán
E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ABC 26 Abril 2009

DESDE que el otro día nos enteramos de que la Academia del Cinema Català había establecido contactos con la Academia del Cine de Hollywood, como que aquí en Barcelona se puede ver al personal más erguido, más engallado. El presidente de la Academia catalana de cine, el actor, guionista, director e intelectual Joel Joan, tal vez consiga algo muy distinto a lo que realmente pretendía con esta gran iniciativa: que el cine español tenga la posibilidad de colar dos representantes en una lista de cinco «nominados» al mejor filme en lengua extranjera.

Si esta idea prosperara, y no es difícil que así sea llevándola alguien tan fino intelectualmente como Joel Joan, creo que habría que considerar la oportunidad que se le abre al conjunto del cine español si se amplía la iniciativa al cine gallego y al cine vasco: con un poquito de ambición y talento llegaría el año en que todas las candidatas al Oscar a la Mejor película en Lengua no Inglesa fueran españolas. No es difícil mirar por esta ventana al futuro: una del manchego Almodóvar, otra de los vascos Julio Medem o Juanma Bajo Ulloa, otra más de los gallegos Juan Pinzás o Pilar Sueiro y en el caso catalán habría profusión donde elegir, desde Ventura Pons a Albert Serra o Marc Recha.

Personalmente, creo que el señor Joel Joan ha mostrado el mejor camino a seguir aún en estos tiempos de tiniebla: hay que ir a por todas (las candidaturas, se entiende). El presidente de la Academia del Cine Català —la cual se fundó el pasado año con el fin primordial de crear los premios Gaudí de cine—, acaba de ser reelegido para los próximos cuatro años, aunque el hecho de que sólo se presentara él a la elección del cargo habla aún más en su favor y en el del paisaje intelectual que se quiere crear alrededor de esta Academia del cine. En Hollywood, no se crean ustedes, tampoco se forman grandes colas para presidir su Academia, y ahí la tienen, dirigida por un publicista, Sid Ganis. Entre ambos, Sid Ganis y Joel Joan, tendrán que sustanciar ese eje que se vislumbra entre la Academia de Hollywood y la del cine catalán, una vez que se les explique a los de allí qué es el cine catalán, que no es (según los baremos por puntos de catalanidad) el de Isabel Coixet sino el de Woody Allen.

Y si estos propósitos del cine catalán (al menos del oficial, el que representa Joel Joan y su Academia) se consolidasen, podría apreciarse como un experimento para causas y empresas realmente descomunales, extraordinarias. Por ejemplo: si Joel Joan es capaz de convencer a los académicos de Hollywood de lo conveniente que sería la presencia del cine catalán en sus prestigiosos premios, por qué no acometer la hercúlea operación de convencer al público catalán de que vea su propio cine, o si lo prefieren, al público español de que vea cine español.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial