AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 27 Abril 2009

 

La caída del Duce
Francisco Segura Minuto Digital 27 Abril 2009

Me llama la atención la asimetría de actuación del llamado Tribunal Constitucional, que tiene dormida la resolución del pretendido nuevo Estatuto Catalán, mientras que suspende la norma de Madrid sobre Cajas de Ahorros. ¿Por qué no suspendieron también la aplicación del bodrio catalán? ¿Por qué se prima jurídicamente todo lo separatista periférico?

Por cierto, escribiendo de separatismo, ya hay amenazas reales de secesión en la era Husein Obama. Concretamente Texas. Me satisface recordarles que el pasado treinta y uno de agosto, publiqué el artículo George W. Bush, presidente Universal, en él avisé de lo que podría pasarle a EE.UU. con un Zapatero en la Casa Blanca << Un Presidente que intentará no honrar a sus muertos en conflictos o accidentes, para no exponerse a la ira de los familiares. Un Presidente que comenzará a jugar con los idiomas, potenciando la oficialidad del castellano en zonas bilingües como Florida y California. Un presidente que dará, quizás, la independencia a los Estados del Sur, que no lo consiguieron en la Gran Guerra Civil Americana. Un Presidente que les mentirá siempre sin ningún pudor, a la vez que controlará a la Justicia para que no le pase factura por nada. Etc. etc. Tiempo al tiempo>>

Pero volvamos a lo que queda de España. No quiero echar un jarro de agua fría, pero dudo mucho que, de una victoria clara de don Jaime Mayor en Europa, pueda inferirse que en Cataluña y en Andalucía vayan a votar masivamente al PP de Rajoy, en unas hipotéticas elecciones generales adelantadas. Nos queda que sufrir la fase más virulenta del sectarismo mediático de izquierdas, hasta la llegada de las elecciones europeas.

Las izquierdas y los seguidores de Rajoy están satisfechos con las mediciones del estudio general de medios, que dan medio millón de oyentes menos a don Federico Jiménez Losantos. En realidad no es que dejemos de oír a F.J.L. porque nos desagrade o no estemos de acuerdo con él. Es que se ha derrumbado, desde Elche. toda la ilusión y esperanza que teníamos depositada en el PP de Aznar, en el PP de los principios. Ni La COPE ni Federico o Cesar Vidal son capaces por si solos de abanderar a los hijos políticos de Aznar sin la participación del PP, ahora dividido. El daño está consolidado. Algunos no votaríamos ya al PP de Rajoy ni aunque lo pidiese el propio Aznar.

Nada más lejos de mi intención que molestar a los que dan saltos de alegría con las posibilidades ciertas de avance de don Jaime Mayor frente al señor López Aguilar, candidato socialista para Europa. Además, deseo creer que no se torcerá de inmediato el acuerdo PP PSV, por el bien de toda España. Pero les reprocho a ambos partidos que no extendieran el acuerdo de colaboración a UPyD. No es honrado ignorarlos, ni práctico, dado lo crítico del acuerdo actual en cuanto al número de escaños. No me parece honrado arremeter contra UPyD porque no les ha dado inicialmente su apoyo desinteresado en la investidura de la presidenta del Parlamento Vasco, cuando les han despreciado durante el proceso de acuerdo.

Si don Mariano Rajoy ganase unas generales, seguramente negociaría con los nacionalistas al estilo Zapatero. Propio de alguien que reniega con facilidad de sus principios e ideales políticos. Don José María Aznar aguantaba la presión mediática y política para que “recibiera” al lendakari, cuando se sabía perfectamente que era un caso perdido para cualquier acuerdo razonable. Se ha venido demostrando lo lúcido del planteamiento de Aznar, después de lo inoperante de las permanentes y costosas concesiones de Zapatero al separatismo periférico, durante los años posteriores al Golpe 11M.

Solo en economía sigo pensando que cualquier PP, incluso el de Rajoy, lo haría mejor que el PSOE de Zapatero. Cualquier otra faceta que no sea la económica nos dejaría helados. O ¿es que alguien se cree que un Gobierno de Rajoy tendría valor para acometer cosas tales como una amplia reforma de la Constitución? ¿Alguien cree que Rajoy pondría a trabajar a los liberados sindicales, o les quitaría las subvenciones a los de la ceja, o que suprimiría el PER, la PAC o como se llamen ahora las subvenciones pro-compra de votos y apoyos? ¿Alguien cree que Rajoy metería en cintura a los de las clínicas abortistas y exigiría el cumplimiento estricto de los supuestos de despenalización del aborto? ¿Nos creemos que Rajoy renovará la Justicia para que sean los jueces los que elijan a los jueces? ¿Creemos que establecerá listas abiertas en los comicios? ¿Creemos que conseguirá suprimir el continuo chantaje del nacionalismo periférico en el Congreso?

Han sido cinco años muy clarificadores y deberíamos conocer ya, sin ningún género de dudas, las respuestas a lo planteado. Creo que los españoles tenemos derecho a que el Gobierno que llegue, seguramente pronto, deberá resarcirnos del daño moral que hemos padecido. Todos los nombramientos recientes de responsables de los cuerpos y fuerzas del Estado, deberían ser revisados de colaboracionismo sectario con el actual Régimen. El juicio del 11M debería declararse nulo y empezar de nuevo, exigiéndose responsabilidades por las cantadas destrucciones de pruebas, o por la generación de pruebas falsas. Exigiendo responsabilidades por las dejaciones exhibidas, por la fuga de sospechosos, no solo en el Golpe 11M, sino también con la eta. Consecuencias contra aquellos que dejan pudrirse casos graves como el chivatazo a un etarra, o contra los que manchan sus togas con el estiércol del camino y luego las sacuden en la cabeza de la policía.

Los españoles merecemos que se castigue a quienes han posibilitado ésta situación de descomposición generalizada de España. Eso si que debería ser motivo de un Tribunal Internacional y no lo de las Azores.

Por fortuna, los jóvenes van observando cómo se derrumban las falsas promesas de Zapatero, sus mentiras. Rajoy lo llamó bobo, Sarkosy lo llama algo así como imbécil. Pero su alias por excelencia es el de embustero. Se le dice en todas las manifestaciones en cualquier parte de España. Otros ya vivimos falsedades parecidas en época de Mister X. Nuestros jóvenes no le perdonarán en las próximas elecciones. Cuanto más se retrasen éstas, más se parecerá el desenlace a la caída del Duce.

España no puede tolerar a unas Instituciones vendidas a la política. Aznar modernizó los servicios secretos del Estado, dotándolos de medios técnicos, gracias a sus buenas relaciones con EE.UU. Pero el Golpe 11M puso esos medios al servicio del sectarismo de izquierdas. ¿Cómo se puede pensar que durante cuatro años de “proceso de pazzz” no se encarcelasen etarras y ahora caigan como moscas? Salvo que Sarkosy no es Chirac, la única explicación es que la Justicia y los cuerpos y fuerzas de seguridad han estado en connivencia con los intereses de Zapatero en lugar que con los de España.

Algo así ha pasado con la Economía. Aznar nos puso en Niza, lo que ha sido maná divino para los beneficiarios del 11M, pero ya han gastado hasta el último celemín, como los paletos a los que les toca la lotería. Ahora ya no saben que hacer, solo esperar que los votantes les demos la puntilla.

Mientras tanto, el prisoe y el filoprisoe nos presentan una España sin crisis, sin nada que rectificar. Quién si parece tener que rectificar es USA. Para esos medios no hay más problema en el Mundo que los interrogatorios de Guantánamo. En mi opinión, ni todos los posibles maltratos de todos los presos de Guantánamo juntos, son comparables a un solo crimen islamista, de esos que hay miles a diario por el Mundo.

Para finalizar, quisiera sugerir a los que les resulta insuperable la postura de UPyD respecto a la despenalización del aborto, que disponen de una buena opción alternativa: AES (Alternativa Española). Reconozco que me gusta lo que voy leyendo de AES por Internet. He comenzado a conocerla a raíz de la recomendación de los conservadores ingleses a los residentes ingleses en España, para que se vote a ese partido en lugar de al PP. Con todo, sigo pensando que la opción útil es votar a UPyD. AES no tiene a una Rosa Díez. Además, imponer un gobierno según “la ley natural católica”, me suena a querer imponer un gobierno según la Sharia. Ambos me dan miedo. No dudo de la catolicidad de doña Esperanza Aguirre, pero no por ello impide o estorba, por ejemplo, que se aplique la ley actual de despenalización del aborto. ¿Tampoco doña Esperanza valdría entonces como referente a los votantes de derechas?

Chaves
¿Está Cataluña mal financiada?
Agapito Maestre Libertad Digital 27 Abril 2009

Es difícil hallar en el panorama político español tanto cinismo como el expresado ayer por Manuel Chaves en la entrevista de El País. Preguntado por el mayor déficit del Estado de las Autonomías, dijo que su mayor preocupación es luchar por que las 17 comunidades superen la dependencia ideológica de los partidos. Eso es absolutamente falso. Él y su partido, él y Zapatero, sólo tienen una preocupación: hacer depender todas las autonomías del PSOE. El partido para esta gente siempre ha estado por encima de todo, naturalmente, incluida la nación española. Tanto es así que pasarán a la historia por haberse cargado a España como nación, como el principal sujeto político de la democracia.

Por eso, cuando Manuel Chaves dice que Cataluña está mal financiada, sólo puede entenderse en un único sentido: hay que darle a Cataluña todo lo que pide con tal de que el PSOE, el partido, siga siendo hegemónico en el resto de España. O, lo que es lo mismo, a Cataluña hay que darle todo lo que pida y más para que dé estabilidad, naturalmente, al PSOE. Al resto de España, naturalmente, que le vayan dando. No será, pues, el Gobierno de Cataluña el principal causante de animadversión de todos los españoles hacia esa comunidad, sino los rastreros gobernantes que prefieren entregarse a ellos con tal de mantenerse en el poder.

En cualquier caso, tienen que convenir conmigo, aunque sólo sea por el bien de lo que pudiera quedar de nación española, que Cataluña no es sólo su mesogobierno, el de la Generalidad, sino algo más... Sí, si, quizá exista todavía, en algunos sectores de la sociedad catalana, una cierta hispanofilia. Pero lo cierto es que lo predominante hoy como ayer es el odio a España. Por el contrario, pocos autores, seguramente ninguno, hallaremos hoy en España que escribiera como hizo Unamuno al comienzo del siglo XX sobre las fachadas de ese odio. Pocos escribirían hoy las palabras de Unamuno, a pesar de que el odio a España es hoy mayor y más profundo que ayer. Merece la pena recordar la cita:

Fachadas no faltan en Barcelona, y hasta podría decirse que es la ciudad de las fachadas. La fachada lo domina todo, y así todo es allí fachadoso, permítaseme el voquible (...). ¿Se puede hablar de las desdichadísimas escuelas públicas de Barcelona? No sé cómo las han descuidado así, aunque sólo fuera para ponerles espléndidas fachadas. Y dentro de esas mismas casas tan "fachadosas", ¿qué arte hay? Buen número de pintores y de músicos catalanes han tenido que irse de Barcelona a Madrid, en busca de público (...). En Barcelona trabajan mucho, es verdad, pero vocean más que trabajan; valen, sí, pero sería un negocio redondo comprarles por lo que valen y venderles por lo que creen valer (...). La especial megalomanía colectiva o social de que está enferma Barcelona, les lleva a la obligada consecuencia de la megalomanía, a un delirio de persecuciones también colectivo y social. Y así hablan de odio a Cataluña, y se empeñan en ver en buena parte de los restantes españoles una ojeriza hacia ellos, hacia los catalanes, más bien los barceloneses (...). Y tal odio no existe.

Sin embargo, la decisión que ha tomado Zapatero, junto a Chaves y Montilla, de darle a Cataluña todo el dinero que pidan con tal de seguir ellos en el poder sin importarles una higa el resto de España podría volverse en su contra. Quizá pudiese surgir una "ola de odio a Cataluña" a partir de esa decisión partidista. Naturalmente, eso sólo sería plausible, si y sólo si el PP consiguiese mostrar a todos los españoles que esa financiación no sólo es irregular, sino que también es un atentado contra la propia vida nacional. Me temo, sin embargo, que el PP con su acercamiento a CiU no sólo no hará nada, sino que podría recurrir a maniobras de distracción para que no nos enteremos de lo que está pasando.

Un quieto y millones de parados
Manuel Martín Ferrand Estrella Digital 27 Abril 2009

"La inflación es la madre del paro
y la ladrona invisible de todos
los que han ahorrado"
(Margaret Thatcher)

Del mismo modo que Buster Keaton pasó a la historia del cine sin haber lucido nunca una sonrisa, José Luis Rodríguez Zapatero, que ya inscribe su nombre en los anales de la mentira y la irresponsabilidad políticas, nunca ha dejado de sonreír. Su gesto comenzó siendo una muestra de talante, una acreditación de buenismo; pero, llegados a los cuatro millones de parados -¡el 17,3 por ciento de la población activa!-, más parece una burla y una provocación. Hoy, en España, no hay ninguna razón para que un jefe de Gobierno que no quiso ver venir un alud de crisis económicas, y que ahora no sabe enfrentarse al problema, esboce una mueca de alegría.

En el discurso de su segunda investidura, del que acabamos de cumplir el primer aniversario, Zapatero aseguraba que "aunque tengamos por delante un incremento de la tasa de desempleo, estamos en niveles mucho mejores que cuando llegamos al Gobierno". Se refería el líder socialista al 11,2 por ciento que recibió de su predecesor. No sólo ha sobrepasado el 17 por ciento, sino que duplica con creces la medía del paro (8,5) de la UE y, en el primer puesto de tan poco honrosa tabla, comparte con Letonia (14,4), Lituania (13,7) e Irlanda (10,0) el desastre de ser los únicos países, entre los 27 de la Unión, con dos dígitos en tan siniestro y penoso índice. Incluso Portugal (8,3) y Grecia (7,8), que siempre fueron nuestro consuelo estadístico europeo, están por debajo de la meta alcanzada por un modelo de Gobierno en el que la incapacidad corre pareja con la arrogancia.

Un índice de paro del 17,3 por ciento, que en algunas regiones, como Andalucía, alcanza el 27,7, no es un dato económico. Es un drama social. Ante esa situación el Gobierno insiste en su quietismo. Zapatero, como el Don Tancredo de los festejos taurinos bufos, está quieto. Ensimismado. No reacciona. Cuatro millones de ciudadanos en difícil situación personal y familiar, y con un horizonte más negro que su presente, no significan un estímulo para quien, después de cinco años de Gobierno, sigue creyéndose en posesión de la verdad y valorando como malos patriotas a quienes, más cercanos a la realidad, no comparten su irresponsable visión de las circunstancias.

Más desgarradora resulta todavía la contemplación del paro juvenil. El 31,8 por ciento de los menores de 25 años que aspiran a un puesto de trabajo están en paro. También en este epígrafe España duplica la media europea. Y, ¿qué? El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, hace sólo tres meses negaba rotundamente la posibilidad de llegar a las cifras actuales. ¿Cómo pueden enfrentarse a un grave problema, y tratar de resolverlo, quienes ni siquiera tienen conocimiento de su existencia?

A pesar de la dimensión y el alcance del drama del paro, los partidos políticos centran su atención y principal trabajo en las próximas elecciones para el Parlamento Europeo. La instalación partitocrática les ha hecho perder la sensibilidad y hasta es posible que también el juicio. El PSOE y el PP entienden estos próximos comicios como un punto de apoyo desde el que ganar las legislativas previstas para el 2012 y, encelados por el mantenimiento o la conquista del poder, obran en consecuencia. Mal está esa conducta en el partido que lidera Mariano Rajoy, que, a fin de cuentas y dado nuestro torpe sistema representativo y parlamentario, sólo tiene derecho al pataleo; pero en el caso del partido que, de hecho, lidera Leire Pajín -se supone que Manuel Chaves, Zapatero y José Blanco, los tres primeros nombres de la formación, le dan prioridad a sus responsabilidades de Gobierno- su actitud clama al cielo. ¡Y se dicen socialistas!

Para mayor confusión, el arranque de la carrera electoral europea, en lo que respecta al PP, presenta como principal protagonista a José María Aznar. Cada cual es sabio en su casa; pero, ¿éste es el momento de vender nostalgia? Es evidente que la política económica del PP, a lo largo de los ocho años del aznarismo, dio magníficos resultados y que el quinquenio de Zapatero ha vivido de aquellas rentas; pero, salvo que Aznar sea víctima del complejo de Colombey-les-Deux-Églises, la Historia no tiene marcha atrás. Cuando una circunstancia retrocede es porque alguien la empuja en ese sentido.

El PP ha querido subrayar la calidad política de Jaime Mayor Oreja, su cabeza de lista europea, haciendo valer su condición de ministro en el primer Gobierno aznarí. Son muy dueños. Aun así, y aunque el ex presidente se disponga a presentarnos su último libro -España puede salir de la crisis-, no serán esos los clarines que preludien su victoria. El paro es un drama que atemoriza a la mayoría y no enfrentarse a él, aunque sea en los sermones, es un intento de suicidio político. Es lo único positivo en el hecho de que Zapatero esté quieto. Tan grave es la situación que, me temo, sólo Zapatero puede acabar con Zapatero.

Mentiras, y muy gordas
Alfredo Casquero elsemanaldigital 27 Abril 2009

El desplome de la economía española, y el aumento del paro hasta las mayores cotas conocidas en la democracia, han colocado al presidente en su momento más crítico.

Aunque a cualquier cosa le llaman cine, pediré prestado a la nueva ministra de Cultura (por decir algo), el título del último bodrio del firmamento cejil español. Y que por respeto al Cine con mayúsculas, no llamaré película. Casi un alegato de una determinada forma de gobernar, la basura en cuestión, define con precisión muchos de los ministros de Zapatero. Empezando por él, mentiras, y muy gordas, son las que repite constantemente acerca de la brutal crisis que azota España, y de sus inhumanas consecuencias sobre el empleo.

Comparado con José María Aznar, y sus "armas" para perder elecciones de forma masiva, este engaño supera el cuento iraquí para niños narrado en una noche de juerga. Se empeña el Presidente, y con él, las vices, en tomar como tontos a los españoles. Dejando a un lado la escasa decencia democrática de Fernández de la Vega, por valerse, continuamente, del Consejo de Ministros para repartir "eeee" "eeee" estopa a los populares, no se había producido en todo el tiempo transcurrido de esta pseudodemocracia un engaño tan sostenido en el tiempo, mantenido por tantos ministros, y que produzca tanto perjuicio para la nación española.

Hace pocos días, el ministro Corbacho declaraba que no superaríamos lo cuatro millones. Elviernes, la vice Salgado, se pronuncia entre cabizbaja y "cabizalta" -como destacó El Semanal Digital- sobre una inminente mejora de las cifras. Ganar tiempo con las mentiras, y muy gordas, de tan poco recorrido, ha dejado de tener efecto en el potencial votante. Ya no cuela. Son demasiadas, y tan gordas las mentiras, que el lobo por fin ha hecho su aparición, y comienza a repartir dentelladas, a eliminar puestos de trabajo, a hundir familias, y a provocar una desazón vital en mucha gente, en tanta, como las mentiras esparcidas a diestro y siniestro.

La responsabilidad del Gobierno socialista es enorme. A ninguna persona con mediano juicio, y mediana inteligencia, se le ocurre en su economía doméstica tomar las medidas que este gobierno del paro toma para cautivar el voto, silenciar a los sindicatos verticales, y tapar sus errores. A nadie con interés real en resolver la crisis se le ocurriría desoír las voces autorizadas que, por conocimiento y prestigio, reclaman cambiar al cien por cien las medidas desarrolladas hasta la fecha.

Sólo un insconsciente, un irresponsable, alguien excesivamente pagado de sí mismo, es capaz de creerse que la crisis se arregla cuando Obama quiera, o que una sonrisa en un mítin, o un gesto de falaz disgusto y preocupación, es suficiente solución para que los cuatro millones diez mil setecientos ciudadanos que no tienen trabajo ya, respiren tranquilos. Hay una solución eficaz para lograr el objetivo electoral del pleno empleo prometido por el presidente.

Y es que se vaya con la ministra de Cultura (por decir algo), los tres vicepresidentes y los trece ministros restantes a tomar medidas, muy lejos, del diámetro alucinante del agujero negro más distanciado, y que allí, con la diversión de la cuchipandi, permanezcan un mínimo de cuatro años, los necesarios para resolver una crisis que fue internacional, pero que por sus mentiras, ineficacia, y sentido utilitarista de la política han agravado peligrosamente. Y allí, que escriban más guiones para las nuevas películas que nos quieran contar. Aunque nadie las vea.

Superioridad moral
La enfermedad mental del socialismo español
Pedro de Tena Libertad Digital 27 Abril 2009

Del español y, seguramente, de todo socialismo que proceda de las fuentes marxistas u otras relacionadas. Viene esto a cuento de la afirmación del nuevo presidente andaluz en el Parlamento regional con motivo de su investidura como "heredero" de Manuel Chaves. Dijo Griñán, textualmente: "En un sistema de libertades como el nuestro, en un marco de observancia de los derechos fundamentales, no hay ideas políticas que te conviertan en moralmente superior a los demás, que te concedan el privilegio de no tener que justificarte por tus actos y menos aún en el caso del Gobierno, sometido permanentemente al control del Parlamento y de la opinión pública democrática". Con los matices que se quiera, la afirmación es adecuada. El problema es por qué el socialismo español, muy especialmente el nacido de Suresnes, ha sentido y sigue sintiendo esa "superioridad moral" sobre la derecha, el centro, el liberalismo e incluso sobre el anarquismo y el comunismo de diferentes pelajes a los que desprecia (Viñeta propia con ayuda de las caricaturas de Canalsú, Andalucía Imparable).

El mismo Griñán un poco antes ya había dicho por qué: "Define la estatura moral de una sociedad en la medida en que contribuye a proporcionar su apoyo a quienes han quedado excluidos, por razones de edad o de salud o cualquier otra circunstancia, de la actividad productiva". Es decir, quienes genéricamente pueden llamarse "los pobres". Y el silogismo nos viene ya hecho: "Es así que hay pobres. Es así que hay partidos que desprecian a los pobres o no se interesan por ellos y que hay otros cuyo punto de vista moral está en su bienestar. La estatura moral se define por la atención hacia los pobres, luego hay unos partidos más morales que otros, mejores que otros, superiores a otros". ¿Criticaba este razonamiento Pepe Griñán cuando sentaba la idea de que no hay unos partidos superiores moralmente a otros? ¿O era meramente piel de cordero sobre entrañas de lobo?

En efecto. No hay ninguna idea política que convierta a quien la defienda en moralmente superior. Argumentar esto nos llevaría más tiempo y cuidado, así que centrémonos en el socialismo patrio, cuyo sentimiento irrefrenable de superioridad le viene de lejos, de su recepción tanto del marxismo como del krausismo. El marxismo, ya se sabe, se creía en posesión de una verdad científica absoluta y de una comprehensión de la historia minuciosa. Desgraciadamente para sus partidarios, la historia se les ha venido encima. En cuanto al krausismo, filosofía menor desgajada del tronco idealista alemán, sólo hay que decir que se creyó en posesión de la esencia del "hombre nuevo", moralmente superior a los demás. Sanz del Río lo escribió así: "Para combatir el mal presente que seca por lo bajo las raíces y turba el goce sereno de la vida; cortemos resueltamente las ramas viejas del árbol, todo lo egoísta, todo lo exclusivo y antihumano, todo servilismo y dualismo moral; ahondemos hasta la raíz viva y sana, que nunca muere del todo en nuestra naturaleza, y levantemos sobre esta raíz con cultivo diligente y experimentado el hombre y la vida nueva". Esta es la raíz de la creencia, falsa, del socialismo español en la propia superioridad moral. Y luego hay una tercera fuente: la soberbia y la amoralidad de un grupo de dirigentes aupados por Suresnes que han recuperado la enseñanza maquiavélica y han situado el poder, como sea, en la cúspide de sus preferencias.

Ya nos gustaría que el socialismo español se curara alguna vez de esta enfermedad mental que es su supuesta superioridad moral, pero es imposible. No es sólo que sea crónica, que lo es. No es sólo que sea infecciosa, que lo es. No es sólo que sea grave, que lo es. Es que es congénita e incurable. La convicción en esta superioridad moral infundada e improbada es absolutamente necesaria para el desarrollo del proyecto socialista. Es preciso decir a los trabajadores que los adversarios son los representantes de los explotadores. Es normal susurrar a las mujeres que la derecha es machista e hipócrita. Es preciso inculcar a los estudiantes que el hedonismo es mejor que el esfuerzo que predica el sadismo liberal. Es preciso espetar a los débiles que la derechona es la expresión del egoísmo por antonomasia. Es preciso predicar a los intelectuales que lo que no es socialismo es basura. Es preciso murmurar al oído de los viejos que si ganan los otros se acabarán las pensiones, o las prestaciones sociales, o las ayudas.

Pero, ¿y los hechos? ¿No sería más razonable, honesto y cabal comprobar –vieja vía científica ésta de la prueba y el error–, los resultados de unos y otros gobiernos u opciones para determinar quién disminuye el dolor social y quién lo acentúa? Claro, pero los hechos, los descarnados y testarudos hechos, arrojan resultados incómodos. Históricamente, el socialismo real ha sido un desastre para la humanidad. Y el socialismo europeo o la socialdemocracia, cuando gobierna, no resuelve los problemas que denuncia y, a veces, los empeora. En España, fíjense en los datos actuales de paro, de temporalidad en el empleo, de precariedad laboral, de educación o de concesiones a los exclusivismos regionales. Quedémonos aquí. ¿No sería más razonable, más de sentido común, más lógico, comparar resultados concretos sin recurrir a esa patraña de la superioridad moral? ¿No sería más sensato reconocer que tan moral es la defensa de la libertad individual como la búsqueda de la utópica igualdad social, imposible cuando hay libertad y más imposible aún cuando no la hay? ¿Qué hay de mejor en un proyecto que hace a una sociedad dependiente de un partido y de su dirección ideológica? ¿Qué hay de peor en la senda que conduce a una sociedad de personas libres, críticas y autónomas de los recursos de un Estado al que impiden ejercer el control total?

Griñán dice, ahora, que no hay partidos moralmente superiores a otros. Pero sólo un cuarto de hora más tarde ya le salía de los adentros lo que está en su cabeza de manera enfermiza. Además de acusar de incoherencia al adversario, de doble vara de medir y demás, blandió el asunto por excelencia: la derecha desprecia el sufrimiento social. Lo dijo así, con variantes, pero lo dijo en el mismo debate de su investidura. Tomen nota de su respuesta a Javier Arenas: "Estamos hablando de muchas cosas, muy concretas, que sirven para dar una esperanza a las personas que están en desempleo, aunque usted no les dé ninguna esperanza ni ninguna ilusión, ni quiera firmar el acuerdo, porque lo único que quiere es enfrentarse al Gobierno y utilizar –como está utilizando– el desempleo como un arma política, en vez de buscar soluciones para el problema del paro". No es que Arenas tenga otras soluciones, otras propuestas, otros métodos de acabar con el paro, como demostró en su día con las cifras. No, no. Es que Arenas no quiere dar ilusión porque no acepta los planteamientos del PSOE y sólo usa el paro como arma política.

Lo dicho. Enfermedad mental. De la mente, claro.


 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La ruptura del cerco al castellano
En Galicia, la nueva Xunta presidida por Feijóose centrará en tres ejes: los padres serán consultados, no habrá segregación de alumnos por cuestión lingüística, y se apostará de forma inequívoca por la incorporación del inglés como otra lengua vehicular.
M.L.G. FRANCO / E. AMADO | BILBAO / SANTIAGO ABC 27 Abril 2009

CLAVES PARA UNA BUENA EDUCACIÓN
El acuerdo PSE-PP contempla textualmente «la derogación inmediata de aquellos artículos que, relativos a las lenguas, se contienen en los distintos decretos por los que se establece el currículo de la educación básica, el de infantil y el de bachillerato, por no respetar la propia Ley de la Escuela pública».
El compromiso del futuro gobierno vasco contempla además el fin de la subvención pública en función de la promoción del euskera.

Sin esperar a la investidura de Patxi López como lendakari, PSE y PP han empezado ya a romper el cerco al castellano impuesto por los nacionalistas durante años en el País Vasco y a sumar sus votos frente al uso obligado del euskera. En las Juntas Generales de Álava, populares y socialistas han sacado adelante una moción para modificar el Plan Foral de Normalización Lingüística, de forma que no sea obligatorio conocer la lengua vasca para optar a contrataciones públicas de servicios, obras y suministros y para recibir subvenciones. Mientras, en Galicia, el nuevo presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, ya ha anunciado que suprimirá el decreto «por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo», y que establece la obligatoriedad de impartir en la enseñanza secundaria una mínimo de un 50% de horas lectivas en gallego.

La moción aprobada en las Juntas generales de Álava fue calificada como «frentista» por la portavoz del gobierno en funciones, Miren Azkarate, quien advirtió que los partidos que han respaldado los últimos ejecutivos de Ibarretxe, PNV, EA e IU-EB, «seguirán siendo guardianes de los consensos básicos en política lingüística de las últimas tres décadas», en los que los socialistas vascos han participado.

El PSE ha apoyado en los últimos años la promoción del euskera, dejando al PP sólo en la defensa del castellano, si bien su base electoral está satisfecha con el contenido del acuerdo entre populares y socialistas por el que el futuro gobierno de Patxi López se compromete a «fomentar la libertad lingüística para que los ciudadanos puedan optar por cualquiera de las dos lenguas oficiales del País Vasco, sin que ello suponga perjuicio o marginación, ni limitación en el acceso al empleo o la función pública, salvo en los casos en que el perfil lingüístico se requiera por la función a desempeñar».

Denuncias reiteradas
Con este compromiso, se acabarán los baremos de oposiciones que puntuaban más para el ejercicio de la medicina el conocimiento del euskera que un doctorado, una situación denunciada de forma reiterada por el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, durante la campaña de las elecciones autonómicas vascas del pasado uno de marzo.

El nuevo gobierno vasco revisará, además, en virtud del pacto suscrito entre el PSE y el PP los planes de euskaldunización, volviendo a los consensos alcanzados en 1982 y teniendo en cuenta el uso social efectivo de las lenguas en la actualidad, porque el euskera no se habla de forma generalizada en el País Vasco, como ocurre con el catalán en Cataluña.

El mayor impulso a la euskaldunización se ha producido por las presiones en la red educativa, donde, según ha denunciado reiteradamente el PP vasco, no se ha respetado de hecho la libertad de los padres para educar a sus hijos en cualquiera de las dos lenguas oficiales de la comunidad autónoma. En la red pública la educación en castellano se ha ido marginando, obligando a los padres a grandes desplazamientos si optaban por esa lengua, mientras los centros concertados reciben subvenciones en función de su implicación en la promoción del euskera.

En el acuerdo suscrito entre populares y socialistas el futuro gobierno vasco se compromete a garantizar el «ejercicio efectivo» del derecho de los padres a elegir la lengua en la que quieren que sean educados sus hijos, quedando la lengua no elegida como asignatura obligatoria.

Fin al decreto del gallego
También la libertad idiomática será uno de los grandes caballos de batalla del nuevo Ejecutivo gallego. «El gobierno derogará el decreto que regula el gallego en la enseñanza; un decreto aprobado sin consenso, y con la opinión contraria del Consejo Consultivo de Galicia. Será sustituido por otro, elaborado con la participación y orientación de los expertos y de las instituciones, con las consultas oportunas, en libertad. Un nuevo decreto que tendrá como finalidad el impulso al trilingüismo en los centros de enseñanza, y el respeto a los derechos individuales de las familias y de los alumnos».

Tras estas palabras, pronunciadas en un discurso de investidura en el que el nuevo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, llamaba a la devolución de la «cordialidad lingüística a las aulas, el nuevo equipo de educación de la Xunta trata de llevar adelante una tramitación exprés que supla la derogación del polémico decreto 124/2007, «por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo», y que establece la obligatoriedad de impartir en la enseñanza secundaria una mínimo de un 50% de horas lectivas en gallego.

"La profesora dijo que se haría la sorda si le hablaban en castellano"
La viguesa Beatriz Llorente padeció la política lingüística del bipartito PSOE-BNG
www.lavozlibre.com 27 Abril 2009
domingo, 26 de abril de 2009, 23:13

Vigo.- Beatriz Llorente Moreno, madre de tres niños (9, 11 y 13 años) y natural de Vigo, ha visto cómo la política lingüística de la Xunta de Galicia saliente ha afectado directamente a la educación de sus hijos. El Decreto 124/2007, de 28 de junio, por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo, está generando discordia en la sociedad gallega. El caso que refleja Beatriz no es único. Numerosos padres consideran que esa normativa trajo consigo la imposición del gallego en las aulas y la imposibilidad de recibir enseñanza en castellano.

- ¿Cómo ha vivido la progresiva implantación del gallego en la enseñanza?
- Se veía venir, pero como al principio sólo era Conocimiento del Medio, pues ¿qué importaba? Te amoldabas. Sin embargo, en el presente curso prácticamente todas las asignaturas son en gallego. Incluso la Gimnasia, que la habían dejado como mal menor en español, la imparten en gallego, en función del profesor que les corresponda. De hecho, eres consciente de la situación a partir de cuarto de Primaria. Hasta entonces los niños no traen los libros a casa. Un día, te sientas con ellos y ves que no eres capaz de ayudar a tus propios hijos.

- ¿Cuál es su principal queja?
- En primer lugar, la imposibilidad de decidir en qué idioma escolarizar a mis hijos y, en segundo lugar, la creación de un "gallego de laboratorio" que han fomentado desde las instancias lingüísticas oficiales. Nunca se ha dicho 'Galiza' (Galicia) ni 'grazas' (gracias). Enseñan un gallego que denominan normalizado pero que no es otra cosa que una invención que tiene como único objetivo su diferenciación del castellano, con el fin de dificultar su comprensión. Porque nosotros, hablásemos en gallego o en castellano, siempre nos hemos entendido.

"LA NORMATIVA LINGÜÍSTICA ESTÁ PROVOCANDO RECHAZO DEL GALLEGO"
- ¿Cuáles son las consecuencias?
- A los padres y a los niños no les gusta. Yo creo que a muy pocos niños les gusta aprender en un idioma de una forma impuesta, forzada. Si nos ponemos en la puerta de cualquier colegio a preguntar, mucha gente no elegiría este sistema. Lo que la normativa lingüística está provocando es una dinámica de rechazo hacia la lengua gallega.

- ¿Cuándo comenzó a ser consciente de que sus hijos tenían un problema?
- Los primeros signos surgieron en casa, cuando mis hijos comenzaron a no distinguir entre idiomas, a confundir palabras y a no saber expresar conceptos en español. Mi hijo pequeño, de 9 años, me pregunta con frecuencia: "Mamá, ¿esto está escrito en gallego o en castellano?". Las autoridades que se han asignado el título de especialistas en lenguas dicen que no, que este caos lingüístico no causa ningún problema. Yo les digo que sí porque ni los propios profesores saben a veces la traducción de muchos términos. En la clase de mi hijo mediano el profesor les comentó que 'guindastre' quería decir 'viriula'. Mi hijo miró en el diccionario y le respondió que no, que significaba 'varicela'. El profesor le contestó que más o menos era lo mismo. Pero ¿cómo que un idioma es más o menos? En la escuela es donde debe aprenderse el lenguaje culto y preciso.

- ¿Qué solución propondría?
- Que los padres pudiesen escoger entre la enseñanza en castellano, con la asignatura de Lengua Gallega, o la enseñanza en gallego, con la asignatura de Lengua Española, o la opción mixta: mitad en gallego y mitad en castellano. Pero esta oferta lingüística no coincidía con los objetivos de la Xunta de Galicia de socialistas y BNG. Ellos apostaron por que toda la enseñanza se impartiera en gallego.

"LOS PROFESORES TRABAJAN EN CASA CON LIBROS EN CASTELLANO, PORQUE SON LOS QUE ENTIENDEN"
- ¿Se ha opuesto de alguna forma a este hecho?
- Siempre mando a mis hijos a clase con todos los libros en castellano. Las librerías los suministran pese a que no se contempla en los planes de enseñanza. La mayoría de estos ejemplares corresponden a las ediciones para los colegios de Castilla y León. También animo a mis hijos a expresarse en castellano dentro de la escuela y a realizar los exámenes en español. Me asiste la Constitución. Afortunadamente, enfrente tengo a unos profesores que, aunque intentan seguir las directrices de la Consejería de Educación anterior, muchas veces se sienten impotentes ante la realidad de la oposición de alumnos y padres. En ocasiones, mi hija me ha dicho que el profesor se ha confundido y ha llevado el libro en castellano en vez de en gallego. Es decir, los maestros hacen lo mismo que los padres: trabajar en casa con el libro que entienden.

- ¿Cómo viven sus hijos esta situación?
- Gonzalo, de 11 años, es el más rebelde contra la imposición del gallego. Está concienciado de que tiene derecho a expresarse en español y así lo hace. Sin embargo, Jorge, el más pequeño, de 9 años, acusa la presión a la que le someten algunos profesores. El niño se dirigió en castellano a su maestra y ésta le contestó diciéndole "non te entendo". Así hasta tres veces seguidas. También les dijo a los alumnos que se iba a hacer la sorda siempre que le hablaran en castellano. A mi modo de ver, esta actitud de los profesores se debe, en parte, a la presión de los inspectores, que llegan a los colegios, los sacan de las aulas y se quedan solos con los alumnos para preguntarles en qué idioma les hablan en clase. ¿Por qué no les preguntan qué les parece que les obliguen a hablar en gallego? Están generando una tensión continua que provoca una actitud de angustia en el profesorado.

- ¿Qué conclusiones saca?
- El gallego nunca fue un arma arrojadiza, pero lo convirtieron en un campo de batalla, en una dictadura encubierta en la que las principales víctimas son nuestros hijos.

Entrevista con Jesús Vázquez Abad, consejero de Educación
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 27 Abril 2009

Los gallegos hispanohablantes estamos muy pendientes del cumplimiento de las promesas electorales de Núñez Feijoo en materia lingüística. Es lógico y normal. Sabemos que no lo va a tener fácil, pues los nacionalistas, aunque pocos, lo van a presionar y esta gente no tiene el menor escrúpulo en recurrir a métodos antidemocráticos e incluso cuentan con el apoyo de grupos que pueden hacer mucho daño ya que no tienen el menor reparo en recurrir a la violencia física.

Quienes defendemos la libertad de idioma lo hacemos mediante la palabra o recurrimos a manifestaciones pacíficas. No tiramos piedras ni botellas. No quemamos contenedores. No agredimos a las personas ni a sus bienes. No amenazamos de muerte a nadie, como hace poco hicieron conmigo. Simplemente defendemos nuestras ideas con argumentos.

De aquí el interés de esta entrevista publicada por el Faro de Vigo con el consejero de Educación, porque de él va a depender en gran medida el rumbo que tome el conflicto lingüístico en nuestra comunidad. Le deseo a D. Jesús Vázquez Abad valor e inteligencia para respetar los derechos de todos, galegofalantes e hispanohablantes, sin ejercicios de cinismo como el del 50% o falacias como la de utilizar términos inventados por los políticos para referirse a la lengua gallega, tales como "lengua propia" y "nuestra idioma", pues los gallegos, ya no sé si por suerte o por desgracia, hablamos dos idiomas.

–Lo que dice la FAES sobre el proceso de normalización lingüística en Galicia, que es una “extravagancia”...
–Me gustaría leer el informe. En todo caso, la palabra “extravagante” no me gusta.

–Reconoce que sus propuestas sobre la lengua en la enseñanza les ha “prestado” votos. ¿Eso no hipoteca la gestión?
–Tenemos un compromiso y lo vamos a cumplir. Soy gallego por los cuatro costados. Amo a Galicia. En el partido nos identificamos con una lengua, el gallego, pero reconocemos también que formamos parte de un territorio y no se puede imponer ni por un lado ni por el otro. Ése fue el problema que creó el Gobierno saliente que, literalmente, pasó el rodillo.

–¿Cree realmente que existe esa imposición? El decreto sale de un plan de normalización pactado entre los tres partidos.
–La ciudadanía lo ha dicho. Una persona se puede equivocar, cuando se habla de miles, no. Conozco muchos ejemplos de situaciones en las que se imparte en castellano sólo una asignatura.

–¿En colegios públicos?
–Sí. Hay que buscar una postura conciliadora, con la base de que tenemos dos lenguas y que hay que ir a más, a tener competencias lingüísticas en una tercera, el inglés. La educación debe evolucionar con la sociedad.

–Es decir, que la fórmula de mitad y mitad, no vale.
–La clave es el trilingüismo. He visto ejemplos en otras comunidades en las que no tienen un idioma propio como nosotros –y querido, además– y ya sólo con dos lenguas el proyecto lleva tiempo y necesita el respaldo de los propios centros.

–¿Y mientras tanto?
–Hay que trabajar en el nuevo decreto. Ahí es dónde me gustaría que hubiera consenso. O por lo menos, mayoritario. Soy consciente de que no todo el mundo estará de acuerdo.

–¿Es una opción separar a los alumnos por clase en función de la lengua elegida?
–La opción no es apartarse de ninguno de los idiomas que tenemos y de nuestra riqueza. No comparto lo de separar sistemáticamente a un niño de lo que también es su riqueza. Los padres tienen derecho a elegir el idioma vehicular, pero eso tampoco significa que puedan establecer que un niño no tenga lengua en castellano o nada en gallego. No es eso. Habrá que buscar una solución que no reste competencias lingüísticas a nuestros alumnos.

–La polémica de la segregación, pero por sexos, le espera encima de su nueva mesa.
–Es una de las primeras decisiones que hay que mirar, la revisión de los conciertos, que no dependerá sólo de mí.

–¿De quién dependerá?
–Tendremos que echar mano de la asesoría jurídica. Hay que ajustarse a la legalidad. Si es discriminación, se tomará una decisión; si no lo es porque la oferta en estos centros se hace de manera pública, evidentemente la decisión será otra.

–¿Y usted qué piensa de que se separen alumnos por sexo?
–Yo estudié en colegios públicos y mixtos.

–Eso se puede interpretar de muchas formas.
–Los padres tienen derecho a elegir los centros. Debe de haber libertad.

–¿Ahí no se pierde esa riqueza de la que habla, como en el caso de la lengua?
–Si tuviera hijos, no tendría ningún inconveniente en adoptar una postura. Pero, repito, estamos hablando de libertad y...

–¿Cuál sería esa postura?
–Me lo pone difícil. Ahora te diría una y si tuviera hijos a lo mejor sería otra. Mis hermanos me lo dicen: “¡Cómo se nota que no tienes hijos!”. Me gusta ser prudente en estos temas.

–¿Va a ver un cambio en las respuestas de la Xunta a las objeciones a Educación para la Ciudadanía?
–Creo que muchos valores deben enseñarse en familia y otros de forma transversal, pero no pueden trabajarse con el alumno en dos o tres horas. Dudo que sea eficaz. Cuando además hay otros temas que son prioritarios para la formación de ese alumno. Ser buena persona no se enseña en una asignatura concreta. Y los padres, aquí también, tienen derecho a elegir.

–Lo que ocurre es que hay sentencias de por medio que no amparan la objeción.
–Sí, es cierto, pero también hay sentencias que lanzan un aviso: ojo con los contenidos. Yo no me opongo a la asignatura, pero dudo de la validez que se le intenta dar por una parte de la sociedad.

–¿Es realista pensar en una segunda facultad de Medicina en Galicia?
–Una facultad de Medicina necesita fondos, expertos y no se puede crear por crear, sin tener en cuenta que estamos formando nada más y nada menos que médicos. Algo fundamental. Una facultad de Medicina no es un edificio. Es evidente que existe carencia de médicos, pero vamos a primar la eficiencia y la eficacia por encima de cualquier otra situación.

–¿Mejor ampliar plazas?
–Hay que abordarlo a fondo con la propia facultad, los rectores y la Consejería de Sanidad.

---
Entrevista realizada por Julio Pérez (Santiago).
Publicada en el Faro de Vigo el 24 de abril de 2009. http://www.farodevigo.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009042400_4_319773__Galicia-Educacion-para-Ciudadania-eficaz-bueno-aprende-asignatura
He omitido las preguntas y respuestas que no tenían relación con el conflicto lingüístico o el tema educativo en general.

Cataluña «blinda» su modelo
El nuevo marco legal que ultima la Generalitat —que blindará la inmersión lingüística que contempla el nuevo «Estatut»— convertirá al catalán en la única lengua de uso en la escuela y relegará al castellano a una tercera posición, tras el inglés
E. ARMORA | BARCELONA ABC 27 Abril 2009

Cataluña practica desde hace más de dos décadas el monolingüismo escolar. Lo hace de espaldas a la actual normativa estatal (decreto de Enseñanzas Mínimas del Gobierno 1513/2006) y desoyendo las sentencias judiciales que le han instado en reiteradas ocasiones a aumentar las horas de castellano en los colegios. Ahora, la nueva Ley Educativa (LEC) que prepara la Generalitat presidida por José Montilla, diseñada por el equipo del socialista Ernest Maragall, no sólo reforzará esta práctica sino que blindará definitivamente la inmersión y dará carta libre a los incumplimientos reiterados de la Generalitat en materia lingüística.

En Cataluña la lengua autonómica ya ha ganado definitivamente el pulso al castellano en el ámbito educativo. Asignaturas, material didáctico, circulares, libros de texto.... todo se hace e imparte en catalán, que ha pasado a ser la única lengua de uso en los colegios, tirando por tierra las pocas esperanzas que mantenían aún los defensores del bilingüismo de restablecer la presencia del castellano en el universo escolar.
Veintiséis años de campaña

Veintiséis años después de la primera orden que reguló el uso de la lengua autonómica en la enseñanza (Ley 7/1983 de Normalización Lingüística), el español ha quedado a un nivel inferior al inglés —dos horas semanales frente a las tres de lengua extranjera— y prácticamente el cien cien de las materias lectivas —excepto lengua y literatura castellana y lengua extranjera— se imparten exclusivamente en catalán, la lengua vehicular de la enseñanza. Así lo establece la Ley de Política Lingüística de 1998, que refuerza algunos preceptos de la normativa anterior. El cerco lingüístico al castellano se estrechará aún más con la nueva Ley de Educación Catalana (LEC), que blindará la inmersión que contempla el nuevo «Estatut», cuya constitucionalidad está estudiando el TC desde hace casi dos años.

En Cataluña la lengua autonómica ya ha ganado definitivamente el pulso al castellano
Tal como avanzó este diario en su edición del pasado 5 de mayo de 2008, casi la totalidad de los colegios catalanes incumplen el decreto estatal sobre la enseñanza en castellano, que les obliga a impartir 315 horas en castellano en el primer ciclo de Educación Primaria. Eso significa que, en la práctica, la totalidad de los centros catalanes imparten sólo dos horas de castellano y no tres como establece la orden ministerial. Pese a tan flagrante y palmario incumplimiento nada parece ocurrir.

Pero al margen de este vulneración de la legalidad, la Generalitat incurre en otros incumplimientos. Varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y otra del Tribunal Supremo (TS) le han instado a restablecer la casilla que permite a los padres elegir el castellano como lengua de los primeros años de escolarización en el folleto de preinscripción. Hasta la fecha, la casilla sigue sin aparecer.

Además, la nueva Ley catalana establece que esos primeros años de derecho a escolarización en castellano se rebajen a sólo uno. El frente a favor del bilingüismo, cada vez más activo en Cataluña, tiene claro que sus pocas esperanzas por reequilibrar el modelo se desvanecerán totalmente cuando se apruebe la LEC.

La ruptura del cerco al castellano
El acuerdo PSE-PP garantiza el fin de la marginación a la que los nacionalistas del País Vasco han sometido durante años al castellano. En Galicia, el Gobierno popular eliminará el decreto del gallego en la enseñanza

El cambio en el País Vasco del pacto PSE-PP, amenazado de muerte

Santiago Abascal elsemanaldigital 27 Abril 2009

En otros lugares resultaría inconcebible. Pero los socialistas vascos están encontrando gravísimas dificultades para repartir importantes puestos políticos. Hay miedo.

Josu Jon Imaz afirmaba ayer en una entrevista concedida a El Correo que "conmociona que un cargo en el nuevo Gobierno suponga una amenaza de muerte". Es muy significativo que el que fuera presidente del PNV hasta tiempos muy recientes haga unas afirmaciones de estas características, máxime cuando su viejo partido está deslegitimando todos los días la posibilidad de un cambio democrático en el País Vasco, y cuando dicho partido nunca ha estado amenazado por ETA durante las casi tres décadas en las que ha ostentado el poder.

Imaz no habla por hablar. Ha trascendido que el PSE está encontrando dificultades extremas para ocupar los 600 puestos de libre designación en que se ha cifrado el pastel político a repartir. Ni vaciando el partido pueden los socialistas vascos ocupar tal número de puestos públicos de confianza; asesores, jefes de gabinete, jefes de prensa, viceconsejeros, directores e.t.c. Puestos todos ellos bien remunerados y que en circunstancias normales, más aun en tiempos de crisis, y en cualquier país normal, serían trabajos y ocupaciones codiciadas. Es más, habría disputas y peleas para ocupar los mismos y muchos serían los aspirantes para cada puesto.

La situación en el País Vasco es la contraria hasta el punto de que incluso han existido dificultades para el hallazgo de nuevos consejeros. El hombre que había aceptado ser consejero de Industria acabó rechazándolo por razones familiares según informaba la prensa la semana pasada. Ciertamente, hay mucho miedo.

Y hay motivo, sin duda, para el miedo. La ETA ha amenazado expresamente a todos los futuros cargos del próximo gobierno, y se han descubierto y desbaratado planes, por ahora, para atentar de alguna manera durante la investidura de López como leendakari.

La situación es ciertamente grave. Y no basta con centrar la vista en los terroristas que amenazan y causan ese miedo. En necesario ir más allá. Hay que analizar la altísima responsabilidad del PNV, culpable de la deslegitimación radical y extrema, -por supuestamente antidemocrático-, del necesario cambio en tierra vasca. La actitud golpista y las proclamas patrimonialistas están detrás, como lo han estado siempre, de la justificación del terror. Si en treinta años de poder, el PNV ha evitado la deslegitimación frontal y total del terrorismo, imagínense ahora que están en la oposición, rabiosos, despojados de lo que consideran –falazmente- el bastón de mando de su padre, de su abuelo, de sus antepasados. Hoy, en esta hora de cambio en el País Vasco, el PNV se ha convertido en un agente para la subversión y su discurso es el mejor caldo de cultivo para el crimen.

Las trituradoras
Pedro Conde Minuto Digital 27 Abril 2009

Se dice que el que no tiene coco no tiene miedo. ¿Qué miedo tendrá el Partido Nacionalista Vasco, el PNV, y cuántos serán los cocos que le aterran para haberse comprado dos máquinas, se cuenta, de hacer picadillo de papel?

Esperemos que con ese picadillo no nos quieran vender ahora chorizos de su marca. ¿He dicho chorizos? Pues sí, chorizos de marca PNV, con denominación de origen “Sabinechea” o casa Sabino Arana. Por cierto, tomándole como referencia y a manera de acotación, ¿a qué etapa de las dos en que Sabino Arana definió su presunto pensamiento político, se adhiere el PNV? ¿A la primera: racista, xenófoba, fundamentalista católica, misógina, antiliberal, etc., o a la segunda: más corta, la del arrepentimiento que da la experiencia de la vida, la vascoespañolista?

¡Qué tendrán que ocultar!, ¡qué tapar!, ¡qué enterrar!, ¡cuánto cadáver que sepultar!…, pero, ¿tanto miedo os da vuestro propio pasado? Porque es vuestro, claro, si fuera de otros, en vez de dos trituradoras habríais comprado mil fotocopiadoras para empapelar Euskadi con las hipotéticas vergüenzas de los verdaderos vascos y el resto de maketos que se sienten españoles.

¡Cuánto tenéis que ocultar! Entre otros vicios vuestra jesuítica hipocresía. De vuestros negocios, la estructura mafisiciliana en que acaba todo, hasta la economía, cuando durante tantos años se tiene el poder absoluto que, como todo poder desmesurado, lleva dentro un Polifemo, el gigante de un solo ojo, la corrupción que todo lo engulle, hasta la dignidad. Lo vuestro era ya un entramado y tramado de familias, urnas, pesebres de votantes, como vacas estabuladas en caserío, subvenciones endogámicas, socorro de y a terroristas, a pesar de que éstos os odian como el marxista lo hace con el burgués…, era la cobardía instalada, la mentecatez del racista, el proxenetismo intelectual de las ikastolas, la deformación y envenenamiento de las conciencias juveniles, la mentira contra la Historia, la sublimación del mito, la negación de las propias glorias vascas como las de aquellos almirantes euskaldunes que descubrieron nuevos mundos y circundaron por primera vez la Tierra al mando de las naves del reino de Castilla y de cuyas hazañas estamos orgullosos los vascos de verdad y el conjunto de los españoles.

Dicen las noticias que están retrasando, hasta el límite de la ley, la entrega del poder que han perdido en las urnas frente a los que creen en la Constitución; dicen que habrá que enviar la ertzaina para desalojarlos. Sería un espectáculo. Todos con el culo pegado al sillón y no a la inversa. ¡Pobres sillones!, aguantar tanta diarrea mental durante tantos años y ahora no poder despegarse de esos antifonarios escocidos. Pues, ¡hala!, a casa con el sillón adjunto.

Ibarreche, ese trasunto de las estepas asiáticas, cuya cara no desmiente la de un cosaco, ni tampoco la de un tártaro torturador de mentes infantiles, tenía un plan. ¡Soberanista! Nada más y nada menos. Sólo a un cabeza de chorlito se le ocurre inventarse una nación en el océano de la universalidad del siglo XXI. Vamos, como construir un puñado de caseríos en el corazón de Nueva York o en el de Tokio o en el de París o en el de Pekín…rodearlo de una empalizada y colocar la ikurriña, la crucífera independiente, en la chimenea del caserío más alto.

No hay ningún intríngulis en el plan. Ellos saben y nosotros también de la ucronía del mismo, del destiempo del suceso; pero también del negocio. O me sueltas más y más y más tela de banco, por cierto del Banco de España, o me declaro independiente. Es el espantajo del separatismo, como chantaje a la Historia, a la verdad, a la convivencia, a la libertad y a la pedestre buchaca. En esto consiste todo el plan Ibarreche y sus secuaces.

El separatismo, sin embargo, en busca de una hipotética identidad perdida, es la ruina y empobrecimiento de una cultura vascoespañola que tiene una antigüedad milenaria. La idea del separatismo, de una nación independiente que nunca existió, ha convertido a jóvenes e inmaduras mentes en cerebros obtusos y criminales. Qué enorme irresponsabilidad, qué terrible daño, qué demanda ante el tribunal de esa Historia están provocando a las futuras generaciones que los maldecirán por su gran torpeza, por su inconmensurable mentira, por su ominoso sectarismo, por su ratonil ambición de dominio y poder.

Separatistas, enanos nacionalistas de inanidades, sois los peores y mayores enemigos de esa bella, singular y entrañable tierra, glorioso trozo de España, que es Vasconia, el País Vasco, Euskadi, Euskalerría o como queráis llamarla.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial