AGLI

Recortes de Prensa    Martes 5 Mayo 2009

 

La España de ZP
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 5 Mayo 2009

Recuerdo como si fuera hoy la primera entrevista que hice a Juan Linz, pese a haber pasado treinta años, tal fue la impresión de sabiduría y mesura que me produjo. Enseñaba entonces en la Universidad de Columbia, aunque no perdía de vista lo que ocurría en España, y me contaba los resultados del que había sido uno de sus primeros trabajos sobre el terreno, única manera de que la Sociología merezca el calificativo de ciencia, todo lo demás son elucubraciones. «Cuando llegaba a un pueblo con plazas preciosas, fuentes adornadas, aceras impecables, y me ponía a indagar los medios de vida de sus vecinos -me decía-, me daba cuenta de que vivían con la soga al cuello. Mientras que en los pueblos ruidosos, sucios, con las calles y aceras destrozadas por el paso de vehículos, la gente vivía mucho mejor. Y es que en los primeros toda la inversión era de los ayuntamientos y las diputaciones, sin crearse auténtica riqueza, mientras que en los segundos los vecinos eran quienes la creaban. La conclusión era fácil: los ayuntamientos crean una riqueza tan falsa como el aspecto de sus pueblos, al dedicar sus recursos a bienes suntuarios, sin valor añadido, en vez de generar productos que a su vez generan otros, como son los que crean sus vecinos.»

Me ha venido a la memoria aquella constatación de Linz, que como profesor emérito sigue en Yale dando lecciones magistrales de sociología y de política, ante las medidas que está tomando el nuevo Gobierno español frente a la crisis, encauzadas precisamente a través de las instituciones que menos riqueza crean y más recursos despilfarran, los ayuntamientos y las autonomías, auténticas máquinas de gastar sin producir, de devorar dinero sin generar medios. Lo ve cualquiera con dos ojos en la cara. El despilfarro de nuestros ayuntamientos en fiestas, concursos, comidas, viajes y dietas sería motivo de escándalo en cualquier país con sensibilidad democrática y cualquier sociedad consciente de que el dinero público es del contribuyente que lo paga, no del Gobierno que lo gasta. Por Nueva York están pasando constantemente personajillos de este tipo, que vienen, según ellos, a «vender» su localidad, sin que nadie les haga caso, excepto los periodistas y cámaras que traen consigo, pues a quienes realmente venden su viaje es a sus vecinos, viniendo ellos a hacer turismo, acompañados de la flor y nata de su localidad y partido.

El caso se repite en las autonomías, corregido y ampliado por su extensión y obligado por el régimen que nos hemos dado, que propicia, más que la descentralización, la multiplicación del centralismo a nivel regional. Aparte del gobierno, parlamento, tribunal superior de justicia y otras instituciones que nuestro ordenamiento constitucional concede a esas comunidades, no hay comunidad autónoma que no tenga su corte de asesores gubernamentales bien pagados, su parque automovilístico digno de un emirato del Golfo Pérsico, sus televisiones propias para gloria del mandamás de turno y su enjambre de paniaguados, que han disparado sus gastos a la estratosfera. A lo que seguirán «embajadas» en las principales capitales extranjeras, como ya está haciendo Cataluña. ¡Esto sí que es disparar con pólvora del Rey! Pues en una democracia el verdadero rey es la ciudadanía, con permiso, que estoy seguro me concederá, de Don Juan Carlos.

Estos son los canales -más dinero a los ayuntamientos, nueva financiación autonómica- por los que el nuevo Gobierno Zapatero quiere vadear la crisis. Justo los menos indicados para iniciar la recuperación, los menos productivos y los más derrochadores, cuando debería mirarse que cada euro que se gasta fuese allí donde genera más riqueza, es decir hacia una economía productiva. ¿Y cuál es la economía productiva? Pues la que arranca de la iniciativa personal, del esfuerzo individual, de la formación general y de las estructuras competitivas. Algo a lo que no prestó la menor atención ni dedicó un euro el primer Gobierno Zapatero y, a tenor de las medidas que está tomando, tampoco se la presta el último, más atento a las próximas elecciones europeas que a la crisis que tenemos encima. Se ha enterado por la radio y los periódicos de que el 80 por ciento de los puestos de trabajo la pequeña empresa, a la que hasta ahora no ha prestado la menor atención. Los cursos de capacitación los ha dejado en manos de los sindicatos, que es como dejar a la cabra al cuidado del huerto, pues nuestros sindicatos son cadenas de transmisión de la «política de izquierdas», para apaciguar a los trabajadores que ya tienen empleo, a cambio de pingües beneficios para sus dirigentes.

La educación puede decirse que no ha existido para este Gobierno, que más bien se ha dedicado a aligerar los planes de estudio para que los alumnos tengan más fácil obtener un título, parecido al que ahora quiere dar a las amas de casa. Así hemos logrado crear la generación peor preparada comparativamente de la reciente historia de España. Cuando la educación es tanto o más básica para el desarrollo de un país que las riquezas naturales, la productividad, las exportaciones o las inversiones, pues todo ello depende del capital humano de que se disponga. Pero el capital humano de que dispone hoy España está a la cola de los países desarrollados y de algunos subdesarrollados. ¿Sabían ustedes que los niños indios conocen la tabla de multiplicar del 0 al 20, es decir que si se les pregunta cuánto es 12 por 17 responden automáticamente?

Sospecho que los niños españoles tienen problemas en decir cuánto es 2 por 7. Los que realmente valen se van fuera, ante las pocas perspectivas que encuentran dentro, y los que se quedan piensan en cosas más placenteras que en esforzarse y labrarse un porvenir. El otro día, en el informativo de Televisión Española, se entrevistaba a un chico que podía ser el reflejo de la miseria educativa y humana en que ha devenido el país bajo el presente Gobierno. Tenía 21 años y no había llegado a terminar la enseñanza obligatoria, pues prefirió irse a la construcción, como peón naturalmente, pues no tenía capacidad para otra cosa. Con el desplome del mercado inmobiliario, se encuentra en el paro, sin apenas posibilidad de encontrar trabajo en otros ramos. Pero no era eso lo que parecía preocuparle, sino el no poder seguir con el plan de vida que llevaba. «La cosa está realmente mal -decía-, sin tener para tomarte unas cervezas o salir con los amigos.» Puede que durante los próximos meses su ayuntamiento le dé trabajo para que arregle el jardincito de la plaza mayor de su pueblo y pueda seguir tomándose todas las cervezas que quiera y salir con los amigos, que tarde o temprano estarán como él. Pues la crisis de la construcción, en último término, no es más que la crisis de la educación.

Esta es la España de José Luis Rodríguez Zapatero, una España que trata de copiar el modelo de Andalucía, donde la subvención llega a todos los rincones, y los niños, cuando les preguntan en qué trabaja su padre, responden: «En el paro».

¿Por qué se creen ustedes que se ha traído a Chaves de allí, le ha dado una vicepresidencia y le ha puesto al frente de la política territorial?

Sí, ésta es la España de ZP, el hombre que iba a cambiar el país. Y a fe que lo ha cambiado. Aparte de devolvernos a los Reinos de Taifas, ha vuelto a poner de moda el «¡Que inventen ellos!»

España: objetores fiscales y disidentes
Francisco Rubiales Periodista Digital 5 Mayo 2009

Al iniciarse hoy en España la campaña de presentaciones de las declaraciones de la renta, conviene destacar que el pago de los impuestos ha dejado de ser considerado como una obligación cívica por cientos de miles de españoles, que, indignados ante la corrupción, la ineficacia y el despilfarro del Estado, cumplen con sus deberes fiscales únicamente por temor a las sanciones previstas por la ley. Los abusos del poder y el mal gobierno han provocado que los tiempos en los que los ciudadanos pagaban sus impuestos voluntariamente, creyendo que contribuían con su dinero a la solidaridad, a la igualdad y a la justicia, hayan pasado a la historia en España.

El deterioro de la política y el rechazo a un sistema que muestra con crudeza sus aristas degradadas y antidemocráticas han provocado que España, como ocurría en los antiguos regímenes totalitarios del otro lado del Telón de Acero, se pueble cada día más de "objetores" fiscales y "disidentes" políticos.

Es la reacción natural de los demócratas españoles y de los ciudadanos libres, que no se han dejado narcotizar por el poder ni se han sometido a la dictadura de los partidos políticos, que se oponen al uso que el poder político hace de los impuestos y rechazan la suplantación de la democracia por una sucia oligocracia de partidos, que no respeta la independencia de la Justicia, ni el criterio de la ciudadanía, ni el papel de la sociedad civil como contrapeso del poder, ni la separación de los poderes, ni la misión crítica de la prensa, ni valores imprescindibles en democracia como la igualdad, la solidaridad, la convivencia pacífica y la seguridad ciudadana, entre otros muchos.

Los "objetores fiscales" creen que el gobierno ha incumplido con la legalidad democrática y ha sido injusto al destinar parte de los crecientes impuestos que cobra al ciudadano a financiar en España ayuntamientos gestionados por los proetarras de ANV, receptores de más de 30 millones de euros tan solo en el último ejercicio, y a movimientos terroristas en el extranjero, como Hamás, o a regímenes totalitarios, como el cubano. Los impuestos de los ciudadanos españoles también financian indecencias como subidas injustificadas de sueldos de los políticos, compra de coches de lujo y otros despilfarros del poder, indignos siempre pero especialmente sucios en tiempos de crisis, cuando cientos de miles de españoles se ven empujados hacia el desempleo, la pobreza y los comedores de caridad.

Las filas de los disidentes están cada día más pobladas en España, si bien todavía es un grupo minoritario si se le compara con los "hooligans" que votan a sus partidos políticos con independencia de la gestión política que realicen, incluso si, como está ocurriendo, los gobernantes conducen a la sociedad española directamente hacia la pobreza y el fracaso.

El filósofo esloveno Slavoj Zizek explica la situación de algunas sociedades occidentales, presuntamente democráticas, como la española, demostrando que existe una especie de "estado de excepción permanente" donde el juicio moral queda suspendido y los ciudadanos libres, honrados y demócratas no tienen otra salida que la "disidencia".

Explica Zizek que los dirigentes políticos, al reclamar para sí una autonomía y poder suficientes para "proteger a la población" en situaciones que siempre tienden a considerar "excepcionales", están provocando, de hecho, "un profundo cambio de nuestros valores éticos y políticos".

Esa autonomía de acción que el poder ejecutivo reclama e impone, siempre con la excusa de proteger a la población (a veces contra el terrorismo y otras veces contra la crisis económica), "no es otra cosa que la instauración de un estado permanente de excepción" que jamás podrá encontrar su justificación ni en la Constitución ni en la democracia.

Frente al "estado de excepción permanente", que en España hace que una cuarta parte de la población, la que ha estado gobernada por el nacionalismo radical, viva al margen de algunos principios y valores constitucionales, o que el gobierno utilice el dinero de los contribuyentes para fines no necesariamente lícitos, como pueden ser las subidas injustificadas de los sueldos de los políticos, sus lujos y despilfarros y la financiación de los ayuntamientos proetarras de ANV, entre otros, al ciudadano demócrata y libre no le queda otra salida que la objeción fiscal y la disidencia política.

Voto en Blanco

La democracia fracasa
Vicente A. C. M. Periodista Digital 5 Mayo 2009

Estamos ante el fracaso de la democracia en España en muchos aspectos. Tenemos un Gobierno incapaz de afrontar su incapacidad para proponer un camino que nos ayude a salir de la profunda crisis económica en la que estamos inmersos. Y por otro lado, tenemos a una oposición cada día más enfangada en un caso de corrupción que parece salpicar al partido en algo más que la superficie y llega hasta lo más hondo de su estructura corporativa. En ambos casos se niega “la mayor” en un afán de auto exculpación que no convence a nadie. El resultado, la desilusión y el desinterés en esta farsa que nos presentan unos partidos que solo aspiran a una alternancia en el poder.

El sectario programa del PSOE y de su máximo representante, el Sr. Zapatero, solo acabará por hundir la desahuciada economía española. Hasta el PP reconoce que las medidas han sido infructuosas y no repara en decir que de actuar con la lógica, sería un reconocimiento del fracaso. Es decir, para el PP, según el Sr. Montoro, es mejor dejar como remedio el placebo a este enfermo terminal de cáncer que es por ejemplo CCM, al que seguirán otras entidades bancarias en el corto plazo de tiempo. Nadie parece tener ya soluciones, ni siquiera los que se presentan como alternativa. Entonces ¿A quienes debemos creer?

El PP farfulla excusas ante las apabullantes pruebas de corrupción que EL MUNDO , el TSJM y TSJV van poniendo al descubierto. Aquí no vale con atacar al oponente político ni al mensajero, sino que se debería actuar con la honestidad de reconocer los hechos o al menos mantenerse en un prudente silencio. Nadie puede dudar de la trayectoria de un partido como el PP, pero lo que sí se cuestiona es que esté libre de contaminación por algunos de sus integrantes. Las pruebas cada vez son más abrumadoras y de difícil o imposible justificación. Es por eso que la tozudez en la defensa de la Sra. Cospedal de sus compañeros de partido, tan solo puede restarle credibilidad.

Es mejor dejar actuar a la Justicia y que los imputados se defiendan, si pueden, con pruebas que desmonten las acusaciones. La presunción de inocencia existe, pero también la losa de unas pruebas que deberán ser refutadas. No basta con la negación de los hechos para probar que estos no han tenido lugar. Tampoco me creo que exista un complot por parte del que informa de esos hechos y acuse sin disponer de indicios perfectamente fundamentados. Hace tiempo escribí que el PP necesitaba hacer una limpieza en profundidad. Su cúpula directiva ha preferido no hacerlo y en mi opinión, han cometido un grave error de cálculo político.

La Sra. Cospedal debe medir bien contra quien carga sus críticas. Si tiene objeciones y considera como infamias o falsedades lo que publica EL MUNDO, deberá denunciarlo a la Justicia. Lo que no puede hacer es censurar que el Sr. Gómez, como oposición política, se aproveche de esa situación tan vergonzante para el PP. La política es así de sucia y a eso todos los partidos contribuyen en mayor o menor grado. Dice un refrán que quien da golpes, debe estar dispuesto a recibirlos.

Es urgente que en España se produzca una tregua, aunque sea por razones meramente partidistas. Los ciudadanos empiezan a hartarse de estas trifulcas de opereta y terminarán por dar la espalda a un sistema de partidos que no está cumpliendo con las expectativas democráticas. España necesita que esos partidos apliquen lo que predican. España necesita que esos partidos se sometan a un proceso de auto crítica y una regeneración total, eliminando la maleza trepadora que les asfixia. O lo hacen o la democracia habrá fracasado y será un fracaso de la sociedad española.

Planes de estímulo
Un problema, no una solución
GEES Libertad Digital 5 Mayo 2009

No deja de extrañar a muchos que la solución que se propone desde distintos ámbitos políticos para la crisis económica sea la de que los gobiernos gasten más. Incluso antes de la llegada al poder de la administración de Obama, ya en Estados Unidos se aprobó un llamado plan de estimulo millonario con el que se intentó reactivar la demanda. Ahí están los resultados.

Sin caer en el simplismo, a priori parece incoherente que una crisis que surge a partir de un exceso de endeudamiento se pueda solucionar precisamente con más endeudamiento por parte de las haciendas públicas. Se argumenta que se pretende alterar el equilibrio de recesión actual y sacar a la economía del círculo vicioso de desempleo, caída del consumo y falta de inversión. Es decir que la deuda privada de muchos agentes se trasladaría al Estado, mucho más capaz de asumir inversiones de gran escala con las que reactivar el consumo.

La realidad es que esto no será así. Como se puede apreciar desde hace años y en diferentes países como Alemania, Estados Unidos o España, un exceso de gasto público en época de crisis no sirve para estimular la economía y no hay mejor prueba de ello que el hecho de que con un déficit público creciente, la contracción económica y la destrucción de empleo son cada vez mayores.

¿Cuál es la solución? La más dolorosa de todas y la más impopular; la necesidad de hacer ajustes a todos los niveles pero, desde luego, empezando por la administración y por los presupuestos públicos. No se puede esperar una recuperación sin que exista una previa capacidad de los agentes económicos para ahorrar y posteriormente transformar ese ahorro en inversión y generar empleo. Esto no se puede producir en un entorno de exceso de gasto por parte del Estado y que sustituye a la iniciativa privada dañándola doblemente: por una parte tomando sus recursos mediante una presente o futura política fiscal confiscatoria y después por no permitir a la iniciativa privada llenar ese espacio económico mediante la eficacia y la eficiencia del mercado.

Para casi todos los políticos es mucho más fácil diseñar gigantescos planes de estímulo que aplicar medidas de austeridad. Los primeros les darán capacidad de influencia y popularidad, los segundos impopularidad y problemas. Lo malo es que, por desgracia y como nos ha enseñado la economía, los poderes públicos, el Estado, no pueden crear empleo. Es simplemente falso. Si los planes de inversión crean empleo, ¿cuánto paro generan la recaudación de esos impuestos para financiarlos? El empleo y la prosperidad la generan los agentes económicos mediante la asignación de recursos y necesidades en libertad y mediante el mercado. Si se confiscan recursos de los agentes económicos para los llamados planes de estimulo, se limitará la capacidad para la inversión, para la asunción libre de riesgos y para, en definitiva, reactivar la actividad económica productiva.

El momento actual no es el de realizar planes de estímulo sino el de incentivar a la iniciativa privada, el de incrementar la renta disponible de los hogares y empresas y, sobre todo, generando confianza para que a pesar de la lógica incertidumbre de la situación actual, se pueda iniciar la inversión. Esto sólo se puede llevar a cabo mediante una política fiscal que sea radicalmente distinta de la actual, que no tenga un carácter punitivamente confiscatorio hacia aquellos que mejor lo hacen y que beneficie y premie a los que más economía generan.

El déficit público sostenido tendrá el resultado contrario, desincentivará la inversión, creará una desconfianza hacía cualquier tipo de consumo ya que, racionalmente, los agentes económicos asumirán que ese exceso de deuda creada por los políticos habrá que pagarlo.

Los planes de estimulo globales alcanzan ya aproximadamente el 8% del PIB mundial, en algunos países, incluido España, se llegará a una situación de deuda máxima que harán necesarias medidas de restricción del gasto público y, todo ello, sin haber salido aún de la recesión económica y con necesidades crecientes de cobertura social.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Zapatero, ¡me estás hinchando las narices!
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 5 Mayo 2009

Este hombre de nuestras pesadillas no tiene arreglo, no termina de mandar al paro a los 9.000 compatriotas del día y ya está pensando en cómo fastidiarnos a los que no vemos la tele y sí utilizamos la Internet. Zapatero va a por mis pocos dineros, quiere castigarme por no haberle visto nunca en los programas que le hacen en la TVE, no le veo en los telediarios de la TVE, y ha pensado pasarme factura. Para pagar la TVE, que va a dejar de emitir publicidad, se le ha ocurrido copiar a los franceses y va a obligar a las empresas de telecomunicaciones a que le suelten la pasta para su tele y que, por supuesto, repercutirán en nosotros, los que nos conectamos a Internet. Yo a eso lo llamo un robo a mano armada y el arma es la desvergüenza de pétrea faz, yo protesto y lo denuncio porque ZP ¡me está hinchando las narices!

Pago una buena pasta para el cine español que no veo nunca jamás ni me ha valido para nada aunque tal vez esas subvenciones si le han valido a Zapatero para tener agentes de propaganda famosetes. Pago a los sindicatos a los que considero una rémora que nunca me han servido para nada, tal vez a Zapatero si le han servido para que le tapen sus vergüenzas. Pago a los partidos políticos y voto en blanco, no necesito a ninguno, otra cosa que si le sirve de algo a ZP, entre otros. Pago a los cineros y resto de canoneros de las esgaes varias por las músicas y pelis que no pirateo en Internet ni compro en el top manta, y eso si le vale a Zapatero porque los canoneros besan por donde pisan sus cejas. Ahora me toca pagar la tele de las narices que no veo, no me sirve de nada pero si le sirve de mucho a Zapatero. Como se ve y queda demostrado, estoy pagando un montón de cosas que no me sirven de nada pero sí que le sirven a ZP, aquí estoy yo de pagano de las cosas de ZP, por eso aquí y ahora le digo a Zapatero ¡me estás hinchando las narices!, que lo sepas.

Ya sé que uno tiene que pagar impuestos para que el estado haga con ellos todo lo que es justo y necesario, y eso es justo aunque uno no haga uso de ello, pero hablamos de cosas para el bien común, no para el bien de cuatro apañados y tampoco de impuestos con un destino especifico si ese fin es un apaño como el de los canoneros, una de cuyas mandamases, esa que tiene calle en Sevilla, se apellida Bardem y se llama Pilar, escribió una carta a la vicepresidenta del gran fondo de armario exigiéndole que en lugar de bajar el canon para los CD y DVD como ha habían previsto, lo subiese y que a cambio “una vez más sabremos reconocerle públicamente” al gobierno. Eso es morro y lo demás inanidades. La secta de los adoradores de la ceja cincunfleja de ZP bien que cumplieron su palabra.

Por la misma regla de tres, mañana puede salirnos ZP poniendo un canon a los condones para sufragar la merma de ingresos que por culpa de la crisis está teniendo el sector de puticlubes y similares aunque uno no haga uso de esas cosas y conste que aquí sí que no digo que eso pueda servirle de algo a Zapatero.

Por la misma regla de tres, mañana puede decretar Zapatero que la gasolina pague un canon para luchar contra la carestía de la vida.

Y en definitiva, por la misma regla de tres, ZP puede mañana hacernos la puñeta porque eso es bueno para nuestra salud mental de progreso. Eso me lleva a repetirle a Zapatero que me está hinchando ya las narices.

Documentación.
Libertad Digital. Pilar Bardem escribió a De la Vega para subir el canon digital de CD y DVD
El País. El Gobierno prevé eliminar la publicidad en TVE en septiembre

País Vasco
La "rebelión" de Arzalluz y la "caña" de ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 5 Mayo 2009

Por lo visto no han bastado las antidemocráticas declaraciones de los actuales responsables del PNV que tanto han dejado en evidencia su nauseabunda concepción patrimonial del Gobierno vasco. Tampoco han bastado, por lo visto, las amenazas de muerte que expresamente ha lanzado ETA contra los miembros del nuevo Gobierno no nacionalista del País Vasco. Ahora ha sido el ex presidente del PNV, Xabier Arzalluz, quien ha dado una nueva muestra del carácter totalitario del mal llamado "nacionalismo democrático" alentando una "rebelión" y un escenario de "confrontación total con el Estado", por lo que llama el "acoso del PSOE y el PP" contra el nacionalismo vasco.

Yo no sé si esa "rebelión" con la que amenaza Arzalluz, y que pasaría por una negativa del PNV a participar en las elecciones españolas, "será lo más grave que ha pasado desde la transición", tal y como él dice. De lo que no tengo duda es de la multitud de antecedentes de colaboración del PNV, en general y de Arzalluz en particular, con quienes legitiman y practican el asesinato, desde antes incluso de la transición.

Que conste que no me refiero exclusivamente a la infame colaboración con ETA para prenegociar chantajistas comunicados de tregua, que el PNV protagonizó con sus compañeros de Estella o, más recientemente, con los emisarios de Zapatero. Me refiero también a la expresa solicitud para que ETA reactivara su "lucha armada", tal y como hizo Arzalluz en una reunión en 1979 con los dirigentes de la organización terrorista para que pusieran fin al cese temporal de los atentados que habían declarado mientras se negociaba el Estatuto de Autonomía del País Vasco. Así lo confirma, en un libro del profesor Fernando Reinares (Patriotas de la muerte, Taurus 2001), un etarra preso, en la entrevista nº 45:

Incluso una de las cosas que me hace pensar que nosotros hemos aportado algo, es cuando Arzalluz, por ejemplo, fue a Iparralde a decirnos que teníamos que romper la tregua, que teníamos que empezar a darles caña, porque las cosas del Estatuto iban muy mal.

Yo no sé si la "rebelión" de la que ahora habla Arzalluz incluye nuevamente ese "dar caña" de ETA. Creánme que si pudiera se lo preguntaría. De lo que me acuerdo es de que fue el propio Arzalluz el que dijo que "unos sacuden el árbol, y otros recogemos las nueces". Y que ahora ha sido el propio Arzalluz el que ha anunciado que, en ese "escenario de confrontación total con el Estado", estaría "no solo el PNV, sino todo el nacionalismo vasco". Y ya sabemos que Arzalluz es tan aficionado a la división del trabajo como renuente a hacer exclusiones entre nacionalistas...

"Reclamo poder educar a mi hija en el idioma común que todos tenemos en España"
Consuelo Santos, de Sabadell, tiene una hija de un año y otra de seis
Belén Piedrafitawww.lavozlibre.com 5 Mayo 2009

Sabadell (Barcelona).- Consuelo Santos llegó a Cataluña hace nueve años y lo primero que hizo fue apuntarse a clases de catalán. Es consciente de que vive en una comunidad bilingüe y sabe que debe estudiarlo. Sin embargo, lo que no desea es que se lo impongan. Ni a ella, ni a su hija mayor de seis años, que está cursando primero de Primaria en un centro privado concertado de Sabadell.

- ¿Cuándo fue consciente de que no podía escoger su lengua de enseñanza?
- Desde antes de que la niña fuera matriculada. Yo sabía que, de acuerdo a la ley, tienes derecho a escoger la lengua en la que quieres que eduquen a tus hijos. En base a lo cual, estuve buscando un colegio que ofreciera enseñanza en castellano, pero no encontré ninguno.

- ¿En qué centro se encuentra actualmente su hija?
- En un colegio religioso concertado. Cuando tenía tres años la matriculé en una guardería privada, pero allí sólo se dirigían a ella en catalán. Lo único especial de aquel centro es que daban inglés, pero nada más. De vez en cuando le decían algo en castellano pero lo evitaban siempre que podían. Meses después, la matriculé en un colegio religioso concertado. Escogimos éste porque al hablar con las monjas vimos que se dirigían a nosotros en castellano, por lo que en este sentido lo vi un poco más relajado.

- ¿Ha interpuesto algún tipo de recurso ante la Justicia?
- Sí, recientemente, una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña donde exigimos que mi hija pudiera recibir educación en español, su lengua materna, y todavía no he recibido ninguna respuesta. Sin embargo, previamente hablé con las monjas para informarles de que íbamos a presentar un requerimiento ante el propio colegio y ante la Consejería para solicitar la enseñanza en castellano. Aclaramos que eso no implicaba que fuéramos a ir contra el centro, sino que lo único que pretendíamos era que se cumpliera la ley. También escribí una carta al Defensor del Pueblo y al 'Sindic de Greuges', el cual me contestó, como siempre, yéndose por las ramas. Nos afirmó que no era cierto que los niños no aprendieran castellano y no nos respondió por qué el español no podía ser el idioma vehicular en la enseñanza de mi hija. Fue a raíz de estas respuestas cuando me decidí a presentar la demanda de la que les hablo.

- ¿Cómo fue el transcurso de dicha demanda?
- Una inspectora escolar llamó al colegio para saber cuál era el alcance de la solicitud que yo había presentado. Querían saber qué tipo de padres éramos, cuál era nuestra actitud y qué motivaciones teníamos. Posteriormente, dicha inspectora aconsejó al centro que el profesor le explicara a la niña lo que no entendiera y que las comunicaciones con nosotros se realizaran en español, pero nada más. Poco después, la Consejería rechazó mi solicitud, argumentando que la enseñanza infantil no es obligatoria y que, por lo tanto, los padres no pueden exigir condiciones al margen de la obligatoriedad del catalán como lengua única. Indicaba, además, que en primero y segundo de Primaria podría acceder a la enseñanza personalizada que ya había aconsejado la inspectora.

- ¿El colegio impartía alguna hora de castellano?
- Ninguna. De hecho, en Párvulos ni siquiera existe la asignatura. A raíz de la demanda hablé con la directora. Nos comentó que el sistema les parecía equivocado y que, precisamente, estaban teniendo más problemas con los niños catalanohablantes, ya que, cuando salían del colegio, sus nociones de castellano eran penosas. Sin embargo, me explicó que su colegio está subvencionado, por lo que, si no respetan las directrices de la Generalitat, ésta les quita la subvención.

- ¿Ha solicitado la enseñanza personalizada para su hija?
- No, ya que, en primero y segundo de Primaria, tratarían a mi hija como si fuera tonta. Es decir, le explicarían en castellano lo que no entienda de una clase que se impartiría siempre en catalán. Además, tampoco he tenido la posibilidad, ya que, una vez que la matriculas en P3, no vuelven a presentarte ninguna hoja de inscripción.

- ¿Qué opinan el resto de padres?
- Pues no lo sé, pero en la clase de mi hija el porcentaje de castellanohablantes es muy superior al de catalanohablantes.

- ¿Cómo se siente su hija?
- La niña es castellanohablante. El idioma en el que se defiende y el que emplea con sus amigas es el español. Para ella es una dificultad añadida estudiar en una lengua que no es la suya. De hecho, cuando vamos a comprar cuentos siempre me dice que se los coja en castellano, porque en catalán no los entiende muy bien; o si se dirigen a ella en catalán, responde en castellano. Algunos amigos míos me dicen que si no se practica el catalán, éste se perderá y yo les respondo que no. Lo primero que yo hice cuando llegué a Cataluña, hace nueve años, fue apuntarme a clases de catalán. Sé que estoy en una región bilingüe y tengo que aprenderlo, pero lo que no quiero es que me lo impongan, ni a mí ni a mi familia.

- ¿Tiene alguna esperanza?
- No demasiadas. Estoy esperando la resolución de la demanda porque no puedo hacer más, pero no confío mucho en lo que vayan a decirme. Sin embargo, lo que sí me anima es que, cada vez, hay más los padres que están reclamando el derecho a educar a sus hijos en el idioma común que tenemos todos en España.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

López, Basagoiti y Urkullu
Pablo Sebastián Estrella Digital 5 Mayo 2009

Jornada histórica en el País Vasco con la investidura de Patxi López como lehendakari con los votos del PSOE y del PP, y también de UPyD, que se ha sumado a la investidura, tras la directa amenaza de ETA al nuevo Gobierno que será presentado en breve, y cuya formación no estuvo exenta de serias dificultades precisamente por dicha amenaza, que ha impedido que algún independiente invitado a sumarse al equipo de López haya declinado esta oferta, lo que da una idea de los graves problemas de libertades que aún se viven en Euskadi.

En todo caso, el pacto de gobierno suscrito entre los dirigentes vascos del PSOE y del PP, López y Basagoiti, ha sido ejemplar y responde no sólo a la mayoría que juntos han obtenido en las últimas elecciones vascas al vencer al Gobierno soberanista de Ibarretxe, sino que además responde a un firme sentimiento de una gran mayoría de ciudadanos españoles de dentro y fuera del País Vasco. Al tiempo que dicho acuerdo constituye una esperanza para la recuperación de la convivencia en el País Vasco, la lucha contra ETA y su entorno y el respeto al marco legal y constitucional, cuestiones que han sido soslayadas por los últimos gobiernos de Ibarretxe, un político fracasado que ha llevado al PNV a la oposición y que parece haber puesto punto final a sus azarosa y demencial carrera política.

Termina, pues, el dominio de Ibarretxe y la ocupación por el PNV de las que son primeras instituciones vascas, aunque aún permanecen enquistados en las diputaciones forales (ahora pueden perder Álava) y ayuntamientos, en muchos casos con la ayuda del brazo político de ETA, sobre el que se había apoyado Ibarretxe en los últimos años. Olvidándose de las víctimas de los terroristas, haciendo toda clase de guiños o aprobando ayudas a los presos de la banda y, entre otras cosas, consintiendo las permanentes exhibiciones de las fotos de los terroristas, incluso a las puertas de las casas de las víctimas de ETA.

La resistencia del PNV al cambio de Gobierno, intentando deslegitimar el pacto entre socialistas y populares o el propio proceso electoral (porque los peneuvistas pretendían la presencia de Batasuna o adláteres en los comicios), empieza a desfallecer ante la imparable realidad del nuevo Gobierno. Un acontecimiento muy importante que se ha visto sorprendentemente oculto por causa de la grave crisis económica que padecemos. Y un relevo que le va a dar al presidente del PNV, Urkullu, la oportunidad de renovar a fondo su partido con la imparable desaparición de Ibarretxe, en pos de un tiempo nuevo sobre el que los peneuvistas deben reflexionar para convencerse de que la negociación con ETA se ha acabado, de que el proyecto federalista o confederal de Zapatero se ha terminado, y de que la legalidad se aplicará de manera implacable en Euskadi, así como la defensa de las víctimas de ETA y del idioma castellano ante el acoso sufrido en estos últimos años en la enseñanza. Como se empieza a terminar el nepotismo nacionalista en las instituciones, empresas públicas y medios de comunicación autonómicos, hasta ahora en manos y al servicio del PNV.

Urkullu, salvo que Ibarretxe se empeñe en permanecer agitando la bronca, va a tener la oportunidad de renovar y modernizar el PNV que en su día no tuvo Josu Jon Imaz, y se puede tomar el tiempo que quiera para hacer todo lo que tiene que hacer, que es mucho, pero no se debe equivocar. El tiempo político del nacionalismo ha cambiado en el País Vasco, como ha cambiado en Galicia y está cambiando en Cataluña. Y además los ciudadanos de este y del resto de países de nuestro entorno tienen otras prioridades mucho más importantes y urgentes que la soberanía o el autogobierno, como son, por un lado, la crisis económica y social que afecta a todos y, por otro, el cambio político, social y tecnológico que se está produciendo en el mundo global, empezando por Estados Unidos y las potencias emergentes de China, India y Brasil.

En cuanto a López y Basagoiti, hay que decirles que mucho ánimo porque tienen ante sí una ingente e histórica tarea, y no sólo para luchar contra ETA, su entorno y el nacionalismo radical -los recibirán con una infame huelga general-, y recuperar la convivencia en el País Vasco, sino porque un buen Gobierno vasco también ayudará en la cohesión española, después de unos años de juegos peligrosos con la cohesión nacional española, fruto de los devaneos confederales de Zapatero que parecen agotados y esperemos que llegados a su punto final.

Resumen político

JOSEBA ARREGI El Correo 5 Mayo 2009

Ha habido suficiente tiempo desde que se dieron a conocer los resultados de las últimas elecciones autonómicas y desde que quedó claro que podía haber una nueva mayoría en el Parlamento vasco como para que los partidos hayan podido exponer sus argumentos, al igual que lo han podido hacer los analistas políticos. En el momento posterior a unas elecciones siempre aparecen argumentos sustanciales para interpretar lo acontecido, especialmente si viene acompañado de la posibilidad de cambio, y si el cambio es percibido como un viraje radical según algunos parámetros. Es lo que sucede en Euskadi. Ello permite aprovechar la circunstancia para proceder al repaso de cuestiones básicas en el funcionamiento de la democracia.

Parlamentarias y legítimas
Las elecciones celebradas en Euskadi han sido parlamentarias. Es cierto que el resultado final de unas elecciones parlamentarias puede ser, como es el caso en Euskadi, la elección de un presidente de gobierno. Pero no por ello dejan de ser parlamentarias. Lo que hemos elegido los electores vascos ha sido un nuevo Parlamento, para lo cual los partidos políticos han presentado sus listas de candidatos a parlamentarios en cada circunscripción electoral.

La elección de presidente de gobierno es una segunda derivada: accede a la posición de presidente quien obtenga la mayoría en el nuevo parlamento. Los sistemas parlamentarios, todos, son sistemas de democracia representativa. Los sistemas parlamentarios puros son sistemas de democracia representativa completa: lo que los ciudadanos eligen es la representación parlamentaria. Incluso los llamados sistemas presidencialistas no lo son del todo: en EE UU, el presidente es elegido por voto popular, pero tampoco de forma totalmente directa, sino por medio de un colegio electoral, y tiene que gobernar en un sistema de contrapoderes y equilibrios ('check and balances') con la Cámara de Representantes y el Senado. Y en Francia, la elección directa del presidente está sometida, por ser directa precisamente, al sistema de doble vuelta, además de tener que gobernar con el poder legislativo compuesto por representantes elegidos por los ciudadanos.

Las democracias representativas pueden ser de elección proporcional o de elección por mayoría, o mixtas: Gran Bretaña funciona con el sistema de mayoría -quien obtiene el mayor número de votos en cada circunscripción se lleva la representación de esa circunscripción-, España, y en ella Euskadi, funciona con la proporcionalidad: los escaños se dividen en función del numero de votos obtenidos por cada lista de partido. Alemania posee un sistema mixto. Cada uno de los sistemas tiene sus problemas: en Gran Bretaña el sistema fortalece el bipartidismo y muchos votos no queda reflejados en el Parlamento. En España (y en Euskadi) el parlamentario elegido no está sometido al escrutinio de sus votantes de circunscripción, se aleja de ellos, y está sometido al partido que lo coloca en su lista. En Alemania surge el problema de los mandatos de más: cuando los votos directos al candidato y los votos a la lista no coinciden. No hay sistema perfecto: la imperfección es una característica necesaria a la democracia.

Las elecciones vascas han sido elecciones legítimas. La legitimidad de unas elecciones proviene de su sujeción al Derecho y a las leyes. Se ha afirmado, con razón, que las elecciones en el sistema político español están sujetas al control judicial: las juntas electorales que supervisan todo el procedimiento electoral son órganos judiciales. Además, todo el proceso electoral se ha llevado a cabo regulado por leyes aprobadas por parlamentos elegidos a su vez democráticamente.

Quienes han puesto y siguen aún poniendo en duda la legitimidad de estas elecciones lo han hecho porque en ellas no han podido participar partidos y listas declarados ilegales por los tribunales correspondientes fundados en la Ley de partidos políticos. Esgrimen el derecho humano básico de poder ser elector y elegido. Pero la única limitación que pone el sistema político español es que quien quiera participar en democracia debe respetar el principio fundamental del Estado de Derecho: el monopolio legítimo de la violencia que constituye al Estado de Derecho. Es decir: quien no condena la violencia ilegítima no está dentro del Estado de Derecho y su libertad queda por supuesto limitada, como, por poner un ejemplo escuchado en las jornadas sobre la Carta europea de lenguas minoritarias, el derecho de los padres a elegir la lengua de instrucción de sus hijos no es ilimitado: queda limitado a las lenguas declaradas oficiales en un Estado.

La noticia de estos días refiriendo que algunos propuestos para hacerse cargo de algún departamento en el nuevo Gobierno vasco habían declinado la propuesta a causa de las amenazas de ETA debiera ser suficiente para que nadie dude de la legitimidad de las últimas elecciones vascas -aparte de que queda mal dudar de la legitimidad de unas elecciones en las que se ha participado, de unos escaños a los que no se ha renunciado, y habiendo proclamado el derecho a ocupar el poder máximo que estaba en juego en esas elecciones, repito, supuestamente ilegítimas-.

Fundamentos pactados
Algunos de los que ponen en duda la legitimidad de las últimas elecciones vascas tienen otro argumento para deslegitimar éstas y todas las habidas en Euskadi: la falta de legitimidad de la Transición y de la democracia españolas, su rechazo de la Constitución y del Estatuto. Es preciso afirmar que la legitimidad de las últimas elecciones se fundamenta en la Constitución española y en el Estatuto de Gernika. Se suele afirmar que la Constitución no fue aprobada en Euskadi, donde se dice que ganó la abstención. La realidad es otra: en Álava ganó el sí a la Constitución, y en Vizcaya y Guipúzcoa las abstenciones fueron más que los votos afirmativos. Pero si se aplica el porcentaje de abstención técnica -la que hubo en toda España, más un factor corrector, al alza si se quiere, por la especificidad vasca- los votos afirmativos fueron bastantes más que los votos de abstención -es el problema que tiene optar por la abstención en un referéndum-. Y el Estatuto fue aprobado por una abrumadora mayoría de ciudadanos vascos -y no vale referirse exclusivamente al porcentaje de votantes en relación al censo, que fue más del 50%. Si no, que se lo pregunten a los catalanes y su nuevo Estatuto-.

Cuando una sociedad cuenta con unos fundamentos jurídico-institucionales pactados -como lo son todas las constituciones democráticas y lo es el Estatuto de Gernika- lo normal es no plantearse la legitimidad o no de cualquier tipo de gobierno, porque se entiende que todos los gobiernos -sea cual sea su fórmula- son legítimos y asentados en la transversalidad del marco pactado. Aplicado a Euskadi significa que la transversalidad se ubica en el Estatuto y que todo gobierno que se asiente en la lealtad a esa transversalidad pactada es legítimo y no puede ser -si no abandona el fundamento pactado- frentista.

Frentismo y transversalidad
En la lealtad al pacto estatutario es en lo que se mide el frentismo y la transversalidad, y no en la fórmula de gobierno. Los gobiernos Ibarretxe no han sido frentistas por estar formados por nacionalistas -y una IU-EB que no se sabe dónde se ubica-, sino por haber abandonado el suelo del pacto estatutario buscando su anulación, superación y entierro no pactado. En la lealtad al Estatuto puede haber pactos de izquierda o pactos de derecha, pactos de nacionalistas o pactos de no nacionalistas, y ninguno de ellos será frentista si no abandona el espíritu estatutario.

La vicelehendakari de la era Ibarretxe, Idoia Zenarruzabietia, ha hablado de frente nacional. Con la idea de desprestigiar el pacto de investidura, creyendo que la referencia a frente y a nacional basta para descalificar dicho pacto. Es preciso recordar que el término nación -que sí tiene definición- admite varios significados, fundamentalmente dos. La nación de la Revolución Francesa es la nación política, la asociación voluntaria de ciudadanos soberanos. Y la nación del romanticismo alemán es la nación cultural, la comunidad de lengua, cultura y tradición. Con Herder y Humboldt, esta nación cultural era perfectamente compatible con el cosmopolitismo. Es Fichte el que reivindica la unión de ambos conceptos de nación, con lo que se ponen los antecedentes de las dos guerras mundiales y del nacionalsocialismo.

La defensa de la nación política -del Estado de Derecho, de la democracia- es la defensa de los textos y pactos fundacionales de cualquier sociedad, es la defensa de los marcos de convivencia, es la defensa del imperio del Derecho y de la Ley. En este sentido, lo que debiera llamar la atención no es que exista un frente nacional, sino que algunos partidos llamados democráticos no estén en él, crean no poder estar en él, y traten de deslegitimar a otros partidos por defender lo que son los fundamentos de la democracia. Cada uno sabrá dónde está.

Euskera y libertad
El euskera, que, según todos, debiera estar fuera del debate entre partidos, ha sido puesto como testigo de la falta de legitimidad de la nueva mayoría parlamentaria. Se ha afirmado que el nuevo Gobierno no comenzará con buen pie, cuando lo que no comienza con buen pie, quizá porque nunca lo ha tenido, es la reclamación de que el euskera es o sea de todos. No es verdad: el euskera es más de unos que de otros; unos, hagan lo que hagan, son defensores del euskera, mientras que otros se encuentran siempre en el banquillo de los acusados. Unos son, por naturaleza, los jueces, y otros los acusados.

Se confunde la llamada al consenso con la inmunización de todas las medidas de política lingüística que haya decidido una Administración nacionalista. Incluso si usan como argumento que no está permitido referirse a la libertad en asuntos lingüísticos. Ya ha quedado dicho que la libertad de elección de lengua escolar por los padres es una libertad limitada.

¿Pero de verdad cree alguien que la diferencia entre crecimiento de conocimiento del euskera y crecimiento -mucho menor- del uso, el creciente desapego respecto al euskera de unas generaciones nuevas que potencialmente son más bilingües no tiene nada que ver con la libertad?
 

¡Estoy dando botes de alegría: el PNV a la puta calle!
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 5 Mayo 2009

¡¡Por fin!! ¡¡El PNV sale de Ajuria Enea!! Gin-tonics sin Fronteras está reuniendo materia prima para la cogorza del año y vuelve a lanzar su campaña Apadrina a un enchufado del PNV. Hoy no estoy ni para ella.

Después de 30 años de complejos, cobardía y estupidez (ah, Adolfo Suárez, cuánto daño hiciste, como todos los funcionarios madrileños que creían que al PNV se le compraba con unas pesetillas y unas ikurriñas), el PNV se va a la calle.

Lo que no pudieron realizar Jaime Mayor Oreja y Nicolás Redondo lo hacen ahora Francisco López Álvarez y Antonio Basagoiti. ¡Hágase el milagro y hágalo el diablo! Aunque yo no me fío un pelo de López, como ya demostré recordando sus frases de los últimos años, me fío de las ansias de los socialistas por irrumpir en los despachos oficiales y me fío de Basagoiti. En esta entrevista realizada por Yolanda Morín parece que el de Bilbao tiene las ideas claras. ¡Ojalá sea así!

Ramón Jauregui tiene demasiados complejos. Tiene que modernizarse un poco y darse cuenta de que se les acabó la exclusión del PP y el ‘cordón sanitario’. La diputación de Álava tendrá que ser dirigida por el Partido Popular con la misma tranquilidad que el PSOE va a dirigir el Gobierno Vasco.

EXPLICACIÓN DE LA SITUACIÓN ACTUAL
Hay dos factores que explican la distribución de escaños en el Parlamento vasco:

-El sistema electoral impuesto por el PNV al elaborarse el Estatuto de Guernica: 25 parlamentarios por provincia, con independencia de su población. Se hizo así para que los alaveses y los navarros no temieran ser absorbidos por los vizcaínos, pues Vizcaya tiene (todavía) más población que Navarra y Álava juntas. Los alaveses han votado a partidos no abertzales en una proporción abrumadora (16 escaños) que anula la ventaja obtenida por el PNV en Guipúzcoa.

-La prohibición de las listas proetarras... después de que el Gobierno del Bobo Solemne hubiera permitido que se presentaran a las locales de 2007, porque ANV era un partido que cumplía la ley y condenaba la violencia.

Un tercer factor a favor del pacto entre los socialistas presididos por el pegamujeres Eguiguren y los populares afloró después: la rabia de los peneuvistas.

La mayoría de los socialistas, dirigentes, militantes y votantes, llegan a la investidura de Patxi López como nuevo lehendakari más convencidos de la conveniencia del pacto con el PP de lo que estaban la noche del 1 de marzo.

¿Cuál puede ser la tentación del PNV?
Aquí, los últimos rebuznos de Ana Sagasti, el tipo con tanta gracia como una tapa de alcantarilla.

PARA SEGUIR RIÉNDOSE
No se puede tolerar, canción interpretada por el Hijo del Requeté y con letra del gran Monsieur de Sans-Foy.

No se puede tolerar
esa forma de pactar.
No se puede soportar...

No se puede tolerar
Ez, ez!
que pretendan gobernar
Ez, ez, ez, ez!
sin venir a pedirnos de rodillas
ni un poqui-i-to de amor.



Llengua Maere (sin comentarios)

JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 5 Mayo 2009

Llengua Maere ha nacío con l'enza d'arricuperar y'esturriear en lo que se puá er murciano, pos entavía no es tarde p'hacello.

Ésta no es una plana e panocho, poique tie foces e toa la jografía traicional qu'arrejunta ar murciano, equilicuá, toa la Rigión e Murcia y piazos e las previncias d'Almería, Graná, Jaén, Albacete y'Alicante. Po este motigo, tuicas las variedás der murciano tién cabía n'esta plana, e jorma llibre y prural.

Mesmicamente se pritende qu'er murciano, tan orviao munchas añás, güerva a zarpullir con la juerza que ya tiniba en su día y'e la que nus arbullecemos tuiquios los qu'hamos tinío la taina e tiner la nacencia n'este terraje, sin orviar a los que, allegaos d'otros roales, sienten y quién a Murcia como nusotros mesmos.

Tamién tinemos que concenciar a nuestro poeblo e que su plática no es argo qu'esté po ebajo e lo que se pué considerar "platicar bien". Que lo qu'aquí se charra no es argo qu'esté peor platicao que lo que se charra n'otros roales e la Pinínsula, qu'es sencillamente destinto.

Sa mester que dend'abora mesmo comencipiemos a dalle copero a ese roal e nuestra curtura qu'es er murciano, u sease, la plática ligítima e nuestros agüelorios, dista conseguir que sa la llengua uficial en decumentos, telefisión, escuelas y'universiás murcianas. Po eso, y manque sa como quiá que sa, hay que desiguir hincia alante, hincia una Murcia que s'aberrunte, platique y viva en ligítimo murciano.

Está clariano que no está la cosa como pa quearse asentao arregostao y no lunchar po aciguatar lo que se puá d'esta jorma e plática con tanta meli. Percanza que naiquia más que con tu aryúa poerá arricuperarse este roal e nuestra curtura, adejá muncho tiempo a l'abentestate. Po lo cualo, cheremos que contrebuyas a l'emporche d'esta plana, nus pués enviar cualsiquier aberrunte u sondiñe.

Solicamente pidir que descurpes nuestras fallas, que desiguro son una munchá, poique l'enza d'arbullo po to lo nuestro, munchas feces nus'ampostao la caeza a l'ezaga der corazón.

Asperamos que desfrutes. Munchas jracias y'un envión.

¡Abules!

Llengua Maere
http://www.llenguamaere.com/


 

Recortes de Prensa   Página Inicial