AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 8 Mayo 2009

 

 

 

CIS
Il sorpasso
Emilio Campmany Libertad Digital 8 Mayo 2009

El Barómetro del CIS ha dicho que el PP todavía no ha adelantado al PSOE. ¿Llegará el día en que lo haga? Por más chuzos de punta que caigan sobre el páramo de la economía, por mucha agua que el PP le eche al vino de su programa, por mucha simpatía que derrochen sorayos y gallardones, por más que edulcoren sus mensajes con sacarina y todo lo sirvan en raciones "light" y con bebida "sin", el "sorpasso" no termina de tener lugar.

Todavía los habrá en el partido que, tras ser sofronizados por Arriola, digan que aún hace falta más simpatía y más sacarina porque la imagen del PP es todavía demasiado dura, poco atractiva y no inspira confianza. Al parecer no les basta con aupar a Patxi López a la lehendekaritza haciendo oídos sordos a los insultos que éste le dedicó a Mayor Oreja y a la velada promesa de volver a negociar con ETA. Tampoco se conforman con evitar hacer alguna propuesta de reforma económica que pueda servir para sacarnos de la crisis, por más que tienen gente que sabe muy bien lo que hay que hacer. Supongo que habrá orden de suspender de militancia al primero que diga que hay que abaratar el despido. Lo único que se permiten es denunciar la incapacidad de este Gobierno que padecemos, que es como descubrir el Mediterráneo.

Sin embargo, tampoco parece preocuparles demasiado el que las encuestas los empaten con el PSOE, ni que Rajoy salga casi tan mal valorado en ellas como Cayo Lara o Durán i Lleida. Más bien parece que el gallego se ha tomado al pie de la letra el refrán que aconseja sentarse a la puerta de la casa de uno a esperar ver pasar el cadáver del enemigo, cosa que Rajoy cree que ocurrirá en marzo de 2012.

Bien. Supongamos que así es. ¿Cambiará algo? ¿Se tomarán las medidas que nuestra economía necesita para modernizarse? ¿Se frenará el derroche que supone el Estado de las Autonomías? ¿Se pondrá coto al ridículo que en el mundo hacemos persiguiendo a juristas norteamericanos y ministros chinos mientras campa por sus respetos el jefe de los GAL? ¿Se podrá educar a los niños en castellano? Al menos, dirán muchos, los ministros de Rajoy serán más competentes que los que ahora tenemos. Ni siquiera de eso estoy seguro. En cualquier caso, lo que necesitamos no es sólo competencia. Hacen falta agallas para hacer lo que hay que hacer. Necesitamos reinventar el Estado, no sólo para liquidar las Taifas, sino también para dotarle de una política exterior y de defensa que se ocupe de proteger nuestros intereses y no los de los demás, separar de una vez a los tres poderes para tener una justicia independiente y muchas cosas más. Estoy seguro de que el 80 por ciento de los españoles respaldarían ese programa si se presenta con altura de miras y por alguien con las agallas necesarias para llevarlo adelante.

En su última entrevista, dijo Aznar que era la hora de los hombres de Estado. Daba por hecho que Zapatero no lo es. Yo digo que tampoco lo es Rajoy. Ni siquiera Aznar, que volviera. Y Aguirre dejó pasar su ocasión cuando la tuvo. Alguien habrá por ahí, quien sabe si en Calviá o en Córdoba, que pueda despertar alguna ilusión. Cuanto antes aparezca, mejor.

“En internet, todo es mentira hasta que se demuestra lo contrario”
¡País!
Daniel Tercero www.danieltercero.net 8 Mayo 2009

¡País! Un presidente regional que no sabe de la existencia del principio de Arquímedes (no ya que lo recite). Otro, también regional, que considera “enemigos” del terruño que preside a una parte (nada desdeñable) de ciudadanos de ese trozo de tierra, como podía haber sido otro, claro. Los dos partidos políticos nacionales con opciones de gobernar el país apropiándose de la imagen de Obama. Un periódico que oculta, o peor, desconoce, que diez de los catorce congresistas de Estados Unidos que firman una carta al presidente de la ‘República de España’ son demócratas y no republicanos, como afirma en su edición del jueves (página 9), y rectifica en la digital, pero no en la de papel del viernes, que hace mutis por el forro, mientras que uno de los responsables de la sección internacional del diario se llena la boca de verdad en las noticias y que inventarse noticias tiene ‘delito’. Una vicepresidenta del Gobierno ignorante, o peor, manipuladora, que insiste en que “la enseñanza del castellano está y estará garantizada siempre”, se entiende que en Cataluña, cuando lo que está prohibido, en Cataluña, es enseñar en castellano. Unos dirigentes, desde el Jefe de Estado hasta el último monaguillo, dando prebendas (todas legales, espero) a los responsables de la organización de los JJOO de 2016 para Madrid. Que ni ETA estará, ni dinero tendremos para organizarlos, pero ¡¿qué más da si tampoco tendremos pensiones en 2030?!

¡País! Los Estados Unidos de Obama se cargan 147 personas en Afganistán -de las que un gran número son civiles-, en un bombardeo, y las calles de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, La Coruña… se llenan de manifestantes en contra de la guerra.
¡País!

Las películas del presidente

FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 8 Mayo 2009

LOS dioses son catalanes como vimos el miércoles. El presidente Zapatero debe de pensar que también son socialistas y que acudirán en su auxilio cuando la economía ya no aguante más. La sesión del Consejo de Ministros extraordinario del miércoles no tiene desperdicio. Se me ocurren tres posibles explicaciones para su celebración, pero sólo una es compatible con los hechos. Una, que se hayan reunido a comer, como en un batzoki, para celebrar la llegada de un socialista a Ajuria Enea. Podría entenderse porque se trata de un hecho histórico, en sentido literal, que cambia profundamente la legislatura. Y no me refiero a la esperable pataleta del PNV al comprobar que ya no es el dueño del balón y no puede decidir quién juega.

Pronto comprobará con dolor, como otros muchos antes, que los empresarios no son nacionalistas sino progubernamentales. Sánchez Llibre, CiU, considera insólito que PSOE y PP pacten para arrebatar el gobierno a sus legítimos propietarios, los nacionalistas. No hemos inventado este momio del Estado de las Autonomías para que nos gobiernen partidos de Madrid. Una cosa es que nosotros los nacionalistas aprovechemos la codicia de los partidos constitucionalistas para gobernar con unos o con otros, como hemos venido haciendo siempre disfrazándolo de ayuda a la gobernabilidad del Estado, y otra muy distinta es que nos hayan descubierto y se pongan de acuerdo para mandarnos a casa. Hasta ahí podíamos llegar. Una nueva era de consenso y pactos de Estado entre las dos fuerzas mayoritarias, formalizada en sede oficial, hubiera justificado un Consejo extraordinario de Ministros, pero no ha sido el caso.

La segunda posibilidad es que, acuciado por la gravedad de la situación económica y ante la evidencia implacable de que la crisis va para largo y generará mucho paro y mucho sufrimiento, el Gobierno hubiera decidido ofrecer un programa de reformas estructurales de hondo calado. La situación lo merece y muchos hubiéramos perdonado la utilización política descarada y el intento, partidista pero comprensible, de apuntarse la medalla de la conversión churchilliana en vísperas de una elecciones que pintan todo menos bonito para los socialistas, por muy del Barça que sea su presidente. Las palabras de las vicepresidentas nos han sacado de dudas. Un paso atrás ni para coger impulso, si acaso se subirán los impuestos a los ricos. No habrá flaquezas en la defensa de los derechos sociales, aunque nos cuesten cinco millones de parados y la deserción de buena parte del electorado centrista, que contempla insólito el suicidio colectivo de una generación de socialistas ambiciosos pero insuficientemente preparados. Quizá nos deparen alguna sorpresa en el debate del Estado de la Nación. Sería lógico y coherente con la táctica gubernamental del aquí te pillo, aquí te mato. Lo han hecho con el impuesto a los operadores de telecomunicaciones para financiar RTVE y lo intentan hacer con la recapitalización de las Cajas de Ahorros. Pero para que el gobierno se ponga de acuerdo consigo mismo no hace falta un Consejo de Ministros, máxime cuando hay tres vicepresidentes cuya razón de ser es precisamente la coordinación.

Sólo nos queda, pues, una única explicación que soporta la prueba del algodón. El Ejecutivo se cree sus propias películas y lo mismo que está convencido de que Obama le copia ideas y programa, piensa que el Plan E funciona, que las políticas de recuperación están en marcha, que el empleo ha tocado suelo y que hay brotes verdes en el horizonte. La primavera ha llegado y no sólo al Corte Inglés, sino al paraíso de La Moncloa. Como el descreído pueblo español no se acaba de convencer, hay que intensificar la propaganda. No es nada nuevo, porque si algo caracteriza la época Zapatero es sustituir hechos y debate por imágenes. Así ha compuesto siempre sus gobiernos y ha resuelto las crisis anteriores.

La desintegración de Estados Unidos
HENRY KAMEN El Mundo 8 Mayo 2009

EXISTE Estados Unidos? ¿Existe Norteamérica? ¿Son ambos la misma cosa? En España a veces se confunde la realidad política de Estados Unidos al sugerir que sus ciudadanos no son americanos sino norteamericanos. He visto incluso en algunos medios de comunicación el uso sistemático de la frase «el Gobierno norteamericano». La mayoría de nosotros sabe, por supuesto, que no existe tal cosa, porque Norteamérica la forman tres grandes países: Estados Unidos, Canadá y México -cada uno con su propio Gobierno-, y a los ciudadanos de los tres estados se les conoce comúnmente como americanos, canadienses y mexicanos.

Esto no siempre queda claro en secciones de la prensa. La semana pasada me quedé horrorizado al leer en un periódico de Barcelona el siguiente titular: Aumentan a 81 las muertes relacionadas con la gripe porcina en México y Estados Unidos. En aquel momento no se había producido ninguna muerte por la nueva gripe en EEUU, así que sólo pude pensar que el periódico estaba confundiendo lo que entendía por Estados Unidos. ¿O es que se refería al país que lleva el nombre formal de Estados Unidos de México? Con tantos Estados Unidos, se entiende por qué los que habitan el país de Washington, Lincoln y Obama prefieren para denominar a la nación la forma sencilla América.

La duda de si Estados Unidos existe o debería existir se ha extendido en el país como consecuencia de la victoria del nuevo presidente. Muchos americanos están sumamente perplejos por el aparente éxito de Barack Obama durante sus primeros 100 días en la Casa Blanca. En una situación de crisis como la actual, el nuevo Gobierno ha tomado medidas que han sorprendido y chocado a muchos ciudadanos. Los más indignados han sido los miembros del Partido Republicano. Cuando llegó al poder, Obama les tendió una mano, invitándoles a colaborar con él, e incluso nombró a algunos republicanos para su Administración. Sin embargo, en las últimas semanas, una variedad de sucesos han contribuido al desánimo y la desilusión en las filas republicanas.

En primer lugar, por el grado en que el Gobierno ha usado el instrumento financiero para asumir el control de bancos y grandes compañías industriales y comerciales. Esta técnica de nacionalización es típica de los regímenes socialistas, y no es sorprendente que muchos conservadores vean a Obama como un socialista. Los republicanos siempre han apostado por la reducción del grado de intervención del Estado en actividades comerciales, pero Obama ha hecho justo lo contrario. El presidente insiste en que la intervención es sólo temporal, pero únicamente el tiempo dirá cuál será el impacto a largo plazo.

En segundo lugar, la semana pasada se produjo la deserción de un importante senador republicano, que se ha pasado a las filas demócratas. Ello ha reforzado el número de éstos en el Congreso, permitiéndoles aprobar con mayor comodidad en el futuro su legislación. La frustración se ha extendido en el Partido Republicano, que ya había tenido problemas tratando de recuperarse de su abrumadora derrota en las elecciones.

En tercer lugar, acaba de renunciar uno de los jueces del Tribunal Supremo, David H. Souter. Esto le permite a Obama nombrar a un juez liberal en su sustitución, y tendrá con seguridad consecuencias políticas importantes. Es muy probable, además, que designe a una mujer para el puesto. El Tribunal ha sido siempre un paraíso de dominio masculino, y la única mujer juez que hay en él tiene 76 años, con problemas de salud que hacen pensar en su pronta retirada. El Tribunal Supremo es uno de los tres pilares de la Constitución Americana, y es posible que se haga más liberal, lo que ha causado un desánimo general en las filas republicanas.

En todas partes del país, son muchos los republicanos enfadados, no sólo por el fracaso de su partido, sino con el país entero en el que viven. Así, destacados dirigentes han sugerido abiertamente que el partido debería ser reformado de arriba abajo para cambiar sus ideas y dar un giro absoluto a su futuro. Tanta desilusión ha inspirado, por ejemplo, al actual gobernador republicano de California, el actor Arnold Schwarzenegger, a declarar que no le parecería mal que un demócrata le sucediera como gobernador. Su discurso, que elogiaba mucho a Obama y que ha sorprendido obviamente a los republicanos, refleja una división profunda entre los miembros del partido. ¿Cómo, se preguntan sus correligionarios, se ha metido el partido en este embrollo? Y, ¿cómo va a salir de él?

La situación desesperada de los republicanos ha provocado soluciones desesperadas. Y tal vez la solución -debo admitirlo- más absurda ha sido la propuesta de salirse de Estados Unidos. La semana pasada, el gobernador republicano de Texas, Rick Perry, declaró a la prensa que si no se podía encontrar otra solución satisfactoria para las relaciones financieras entre su Estado y el Gobierno federal, no excluiría la posibilidad de que Texas emprendiera el camino de la secesión. Esta palabra sirve para recordarnos que Estados Unidos es una República federal, no un país unido, y cada Estado en la federación tiene una historia distinta y, algunas veces, leyes diferentes.

Estados Unidos tardó mucho tiempo en unirse como una república, y en el siglo XIX sus habitantes tuvieron que pasar por una amarga guerra civil para consolidar esa unión en contra de los estados que deseaban separarse. Aquella guerra fue una experiencia terrible. La cifra de soldados y marineros que murieron -alrededor de 600.000-, supera a los que perecieron en todas las guerras en el exterior posteriores, incluyendo Vietnam. Ningún americano hablaría superficialmente sobre secesión. No obstante, es justo lo que algunos republicanos están haciendo ahora.

UNA ENCUESTA hecha esta semana en el Estado de Georgia, desde donde estoy escribiendo, revela que casi un tercio de los republicanos del lugar estaría a favor de dejar Estados Unidos. Georgia es un Estado muy conservador, y aun así alumbró a un gran presidente demócrata, Jimmy Carter. Pero los georgianos parecen más felices viviendo en el siglo XIX que en el XXI.

En una encuesta similar llevada a cabo en Texas la semana pasada, justo después de que el gobernador hiciera su declaración a favor de la secesión, el 48 % de los republicanos dijó que prefería la independencia. Tal vez más sorprendente que esta cifra sea que el 35% de aquellos que participaron en la encuesta -que incluía tanto a republicanos como no republicanos-, se expresara a favor de la secesión. Texas, recordemos, fue el último gran Estado en unirse a la República federal. El hecho ha servido para que Texas se mantenga fuerte en la creencia de que es por sí misma más importante que Estados Unidos y que no necesita de ellos.

El anhelo de los republicanos conservadores de separarse de un país que ellos ven como excesivamente liberal es una tendencia que el partido apoya ampliamente. De hecho, es un detalle interesante que Sarah Palin -candidata republicana a la vicepresidencia en las elecciones de noviembre- y su marido fueran en su día miembros del Partido de la Independencia de Alaska. Esta organización, vista correctamente como un grupo marginal, aboga por la secesión de Alaska de Estados Unidos.

Por supuesto, no hay un modo legal o constitucional para que los secesionistas saquen a sus estados de la unión. La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1869 (el caso se conoce como Texas v. White) decretó que no existía derecho constitucional para que un Estado se separe. En cualquier caso, los que apoyan la unión tienen la mayoría absoluta en cada Estado, así que la secesión es hoy por hoy políticamente imposible.

Pero esto no altera la realidad de que muchos americanos piensen que su propio Estado estaría mejor sin el Gobierno de Washington. El hecho es que, de momento, más de 25 estados tienen organizaciones a favor de la secesión. Quizá los secesionistas estén viviendo en su propio mundo de fantasía, como los de otras partes del mundo. Pero el hecho de que existan apunta a la realidad de la frustración política que sienten muchos en el Partido Republicano.

El régimen de Obama sólo acaba de empezar. Después del primer impacto favorable en el público, habrá oportunidad de sobra para una reacción. Ése será el momento para que el muy confuso Partido Republicano recobre la iniciativa.

Henry Kamen es historiador y su último libro publicado es Imagining Spain: Historical Myth & National Identity (Yale University Press, 2008).

Terrorismo
Objetivo: España
GEES Libertad Digital 8 Mayo 2009

España sigue siendo un objetivo principal de terrorismo islámico. Así de rotundo es el Departamento de Estado de Estados Unidos en su informe anual sobre terrorismo. Somos una importante base logística y de tránsito para las organizaciones terroristas que operan en Europa occidental y debido a nuestra posición geográfica, al alto número de inmigrantes procedentes del norte de África y a la facilidad para viajar desde España a otros países de la UE hacen de nuestro país una encrucijada estratégica para los grupos terroristas. http://www.state.gov/documents/organization/122599.pdf

Crecen las actividades de células terroristas que reclutan y adoctrinan a jóvenes en nuestro suelo, y aumentan los apoyos financieros y logísticos a organizaciones radicales islámicas. El año pasado se detuvo a 65 presuntos terroristas islamistas, algunos de ellos seguidores de Al-Qaeda o Al-Qaeda del Magreb Islámico –grupos que reclaman la recuperación de Al Andalus–, y del grupo terrorista paquistaní Tehrik-e-Taliban, ligado a Al-Qaeda y que planeaba ataques en España como respuesta a la presencia militar española en Afganistán.

No sólo lo dice el primer informe sobre terrorismo en el mundo de la nueva era Obama. Días antes de la publicación del informe del Departamento de Estado, Europol presentó en el Parlamento Europeo su balance anual de la situación del terrorismo en la Unión Europea. Las conclusiones son las mismas: crece la amenaza de un ataque terrorista islámico en España, así como las actividades de reclutamiento de jóvenes terroristas o de financiación de estos grupos extremistas.
http://www.europol.europa.eu/publications/EU_Terrorism_Situation_and_Trend_Report_TE-SAT/TESAT2008.pdf

El informe del Departamento de Estado concluye su apartado sobre España mencionando nuestra contribución a la misión ISAF/OTAN en Afganistán con más de 750 tropas. ¿Por qué menciona el informe sobre terrorismo del Departamento de Estado nuestra aportación en Afganistán? Porque estamos allí para luchar contra el terrorismo, al menos en teoría. Otra cosa son los verdaderos motivos del Gobierno de Zapatero, que mantiene la presencia militar para contentar a los aliados pero sin creerse la misión.

Defenderse del terrorismo significa atacarle allí donde se encuentre. Es lo que deberíamos hacer para vencer al enemigo y que no nos siga a nuestras casas. Acuartelados en la base y limitándose a rechazar las agresiones de fuerzas enemigas –los ataques a nuestras tropas crecen cada día– no se gana una guerra, que es lo que hay en Afganistán, llámese asimétrica o contrainsurgente. No hay victoria si se está a la defensiva.

Luchar contra el terrorismo islamista es una tarea muy seria y hasta ahora el Gobierno socialista lo hecho muy mal. No han creído en la amenaza y siguen sin hacerlo, y eso que dicen estar del lado de la paz. Pero para alcanzar esa paz en Afganistán por ahora no hay más opción que la victoria sobre el terror.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

España. Crítico con el clero
Jiménez Losantos habla de la Ley de la Enseñanza de Cataluña Losantos arremete contra el clero que acepta la imposición del catalán
Conflicto lingüístico / El comunicador estrella de la COPE se explaya
Losantos arremete contra el clero que acepta la imposición del catalán
"Los sectores del clero, que se supone que defienden la libertad de las familias, ¿qué están defendiendo en Cataluña? ¿Cómo se puede criticar la Educación para la Ciudadanía y en cambio aplaudir algo que es infinitamente peor, que es la 'educación para la servidumbre'?"
Jesús Merino López www.lavozlibre.com 8 Mayo 2009

Crítico con el clero
Jiménez Losantos habla de la Ley de la Enseñanza de Cataluña

Madrid.- Federico Jiménez Losantos, comunicador estrella de la COPE, en cuya cadena presenta cada día el programa 'La Mañana', ha arremetido contra "un sector del clero" que aplaude la imposición lingüística del catalán. Jiménez Losantos saldrá de la emisora cuando finalice esta temporada, tras ofrecerle la direccción de la misma su traslado al programa de la noche.

Tras dar a conocer la noticia de que la Comisión de Educación y Universidades del Parlamento de Cataluña consumó ayer la imposición y blindaje del catalán como única lengua vehicular de la enseñanza, Federico Jiménez Losantos ha mostrado su malestar este viernes en su programa 'La Mañana' en la COPE. Ayer mismo, La Voz Libre ya había adelantado la información que hoy publican varios diarios.

"Está España en una situación comatosa. Empezó fallando una institución, siguió otra, después otra [...] En estos momentos, las instituciones nacionales, las que pagamos todos los españoles, sencillamente han renunciado a sus obligaciones. Vivimos una especia de estado de excepción sin declarar y hoy lo veremos en materia lingüística", comenzó diciendo Losantos en su programa, a las 6.00 horas.

Sobre la aporbación de la Ley de Enseñanza de Cataluña (LEC) señaló: "No es que no hubiera dado ya pasos en el mismo sentido. Es que además el Rey y el Gobierno inauguraron el curso escolar en un centro de Baleares donde se persigue a los padres y a los niños por hablar español hasta en los pasillos y en el recreo."

CONTRA EL CLERO
Más adelante reafirmó la idea de que "hemos llegado a una situación de ilegitimidad que, desde luego, si pagamos impuestos será por miedo al fisco... Se están cargando la nación a una velocidad total. ¿Qué es la nación? Una reunión de ciudadanos libres e iguales. Libres, poco. Iguales, menos. Responsable: Zapatero. Sin ninguna duda. Pero por encima de Zapatero hay alguien y por debajo también. Hay quien piensa que esto tiene arreglo. Unas narices. ¿Qué arreglo tiene Bélgica? Está roto en tres pedazos y no hay quien lo arregle."

Jiménez Losantos también mostró su malestar por cómo están actuando algunas instituciones religiosas en este asunto: "Si los padres no tienen derecho a elegir ni siquiera la lengua de escolarización de sus hijos, ya me contarán ustedes... Por cierto, los sectores del clero que se supone que defienden la libertad de las familias, ¿qué están defendiendo en Cataluña? ¿Cómo se puede criticar la Educación para la Ciudadanía y en cambio aplaudir algo que es infinitamente peor que es la educación para la servidumbre? Sin ninguna capacidad de actuación para las familias. Salvo para las que tienen dinero, claro. Montilla lleva a las niñas a un colegio alemán no vaya a ser que no aprendan español. Ahora, los pobres de Cornellá [donde un colegio religioso regentado por monjas hacen que los niños hablen catatán incluso en el patio de recreo] que se joroben. Estos, al fracaso escolar. Y todas estas asociaciones que dicen que defienden la libertad y la familia ¿dónde están? En ningún sitio. Por desgracia, el único culto que observan es el nacionalista. El nuevo paganismo, que dijo el Papa Juan Pablo II."

Y continuó: "Esta es la realidad. Es Cataluña, es Baleares, mañana será Valencia por que lo está preparando el PP. Y parece que en el País Vasco y en Galicia eso se puede rectificar. Se puede rectificar en toda España, pero para eso el PP y el PSOE tiene que estar de acuerdo. Y sobretodo la sociedad tiene que revelarse."

"LEY DEL EMBUDO"
Losantos no se mordió la lengua: "Lo que no puede ser es que cualquier médico de Barcelona pueda ejercer en Canarias y ningún médico de Canarias pueda ejercer en Barcelona. Han inventado la ley del embudo y es que yo en Barcelona hago lo que me da la gana y además tú me lo pagas. Y encima me quejo. Esto es un proceso y la educación es esencial. Siempre, todo régimen político aspira a conformar las mentes de los niños con arreglo a una serie de valores. ¿Valores allí? Inflamado moral a patria y odio al resto. Con faltas de ortografía, pero el sentimiento es ese. Es cambiar los valores por el forofismo."

"En fin, mi más cordial enhorabuena a Don José Luís Rodríguez Zapatero y, por supuesto a quien está por encima de él y a quienes están por debajo. Lo han conseguido. Era difícil por que es radicalmente ilegal, es un atropello a las libertades, es la consumación de la mayor fechoría que en términos intelectuales hemos vivido." concluyó ironizando Jiménez Losantos.

PESE A QUE LA LEY CATALANA LO EXCLUIRÁ DE LAS AULAS
De la Vega: "La enseñanza del castellano está y estará garantizada siempre"
La vicepresidenta del Gobierno ha hablado de "prudencia" cuando ha sido preguntada por el proyecto de ley catalán que excluye el castellano de las aulas. También ha negado el problema: dice que la enseñanza del español "va a estar garantizada", como "siempre".
Libertad Digital 8 Mayo 2009

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, María Teresa Fernández de la Vega fue preguntada sobre el proyecto de ley que borra al castellano de las escuelas y sobre la posibilidad de que el Ejecutivo actúe.

En su respuesta, la vicepresidenta comenzó diciendo que la norma está "en fase de tramitación" y el Gobierno, "como siempre hace", "estudiará la ley catalana como hace con todas las normas autonómicas". "En el caso de que algún precepto no se adecuara al marco normativo, lo veremos, veremos qué hay que hacer y hasta dónde hay que abordarlo", se limitó a decir.

Según De la Vega, "hay que ser prudente y respetuoso" y no juzgar la norma sabiendo que "la enseñanza del castellano está y estará garantizada, como ha estado siempre". En su opinión, ejemplo de ello es que el aprendizaje del castellano es "muy similar en todas las autonomías".

Después, se le preguntó por el Estatuto catalán, que sigue atascado en el Constitucional mientras continúa aplicándose en Cataluña. En su opinión, ese hecho "no tiene nada que ver con el debate que se está desarrollando allí" sobre la educación. En cuanto a la opinión del Gobierno sobre el texto, recurrido, reiteró que el Ejecutivo "cree que es constitucional".
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña impone su 'Plan Ibarretxe' en la Educación
EDITORIAL El Mundo 8 Mayo 2009

LA COMISIÓN de Educación del Parlamento catalán aprobó ayer el proyecto de nueva Ley de Educación, último trámite antes de que el Pleno de la Cámara autonómica lo ratifique. Esta iniciativa supone un desafío al Estado de magnitud equivalente a la del inconstitucional Plan Ibarretxe, puesto que supone de hecho una declaración unilateral de independencia en materia educativa.

La norma desprecia las leyes del Estado, las sentencias judiciales y hasta el nuevo Estatuto y la propia Constitución, en lo que supone un paso decidido hacia el monolingüismo. De entrada, niega -ahora ya por ley y no sólo por la vía de los hechos consumados, como ha venido sucediendo- el derecho de los padres a elegir la lengua en la que quieren escolarizar a sus hijos, e impone el catalán incluso en el recreo y en las actividades escolares que se desarrollan fuera del aula.

La nueva norma sustituirá a la ya cicatera Ley de Política Lingüística catalana de 1998 que garantizaba el derecho de los padres -en la práctica incumplido sistemáticamente- a escolarizar a los niños en castellano hasta los ocho años. Más aún, ignora la obligación de garantizar un mínimo de tres horas de clase a la semana de castellano, precepto incluido en la Ley de Educación aprobada por el Gobierno central en 2006. De esta forma, la lengua que comparten todos los españoles pasará a tener en Cataluña una consideración inferior a la lengua extranjera, ya que tendrá menor uso lectivo que el inglés.

Además, la nueva ley catalana incumple la sentencia del Supremo que obliga a la Generalitat a ofrecer la opción de estudiar en español. El Alto Tribunal falló en 2008 que la Administración tiene que ofrecer formularios para que los padres elijan en qué lengua quieren escolarizar a sus hijos y velar para que esos derechos «no sean meramente teóricos o ilusorios sino reales y efectivos». Más aún, pese a que el Estatuto establece como «compartida» la competencia en esta materia, los diputados han pasado a considerarla como exclusiva a la hora de legislar. Y todo ello aun cuando -parece una broma recordarlo a estas alturas- la enseñanza en castellano es un derecho básico reconocido en la Constitución.

Las manifestaciones de ayer del diputado de ERC Freixanet tras aprobarse el texto en comisión, en el sentido de que la ley «servirá para la construcción nacional del país», revela hasta qué punto se utiliza la educación como instrumento al servicio de objetivos políticos y no al servicio de los ciudadanos de una sociedad que es bilingüe. Es este mismo proyecto de ley el que incluye entre sus principios, tal y como revelamos hace un mes, que entre el alumnado «se cultivará el sentimiento de pertenencia como miembros de la nación catalana».

Es inconcebible que el Tribunal Constitucional siga sin confirmar, tres años después, que el Estatuto se aparta de la Carta Magna, como resulta obvio en este punto. La negligente, irresponsable e inmoral demora de los jueces a la hora de resolver un asunto capital para el modelo de Estado, de convivencia y de garantía de derechos y libertades, ha sido aprovechada por los nacionalistas para radicalizar la política educativa.

Lo grave es que el mismo PSOE que defiende el bilingüismo en el País Vasco se propone convertir Cataluña en monolingüe. Es inconcebible que Montilla impulse tal persecución del castellano con una política que sirve a los intereses de los sectores independentistas, que no ocultan su intención de caminar hacia el soberanismo a partir del control de la educación. Y qué decir de la histórica torpeza de la necia frivolidad de Zapatero, que dio alas a esta deriva desde el mismo momento en que aceptó que el Estatuto consagrara el catalán como única lengua «vehicular».

El castellano, en 'apartheid'
Lorenzo Contreras Estrella Digital 8 Mayo 2009

Al mismo tiempo que el nuevo lehendakari Patxi López promete velar por el derecho al castellano, frente al vascuence, para los niños vascos que quieran, respaldados por sus padres, educarse en su idioma materno, que además es nada menos que el idioma oficial del Estado, en Cataluña un español de Iznájar, provincia de Córdoba, convertido por azares del destino en "president de la Generalitat", respalda con su pasividad y su actitud, cobarde y felona por supuesto, el práctico destierro del castellano, o sea, el español de un tal Cervantes y segunda lengua del planeta, de la enseñanza escolar. Esos niños, españoles de idioma, quedan transferidos como ciudadanos a una lengua que no es la suya de origen y, en la práctica docente, van a estar en desventaja a la hora de asimilar los conocimientos que necesitan para valerse en la vida. Los propios niños catalanes "genéticos", sin padres pudientes que les garanticen un adecuado bilingüismo pagado en colegios ad hoc, echarán de menos en muchos casos el perfecto conocimiento del español (cuando traspongan los límites de su taifa independentista y pretendan moverse por el "resto del Estado" e incluso más allá de sus fronteras) como instrumento expresivo casi universal.

Es triste que, existiendo como existen cuatro sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y otra del Tribunal Supremo contra el práctico apartheid lingüístico y docente, todo haya seguido igual y últimamente empeorando hasta la aniquilación del idioma materno de referencia. Aprender el español en casa y de oídas en la calle, donde lo practica un porcentaje considerable de la población, no puede compararse con la enseñanza reglada que al niño español se le hurta. Ahora más que nunca procedería el recurso ante las instancias judiciales, tanto españolas como extranjeras (ahí está, por ejemplo, el Tribunal de Derechos Humanos). Pero los dirigentes del apartheid cuentan con la indefensión y el miedo del posible recurrente, el temor al aislamiento profesional de sus hijos y su conversión en ciudadano insolidario, marginal y de segunda. Ese miedo se transforma en cobardía de los gobernantes, que olvidan cómodamente desde Madrid y su mundo ministerial el atropello que paulatinamente va convirtiendo en normalidad esa infame discriminación.

La situación del País Vasco, también bajo la admitida denominación de Euskadi cuando no Euskal Herria, no es comparable a la catalana porque los respectivos idiomas nativos, catalán y euskara, no gozan de la misma proyección, versatilidad y utilidad práctica. Personalidades importantes de la vida vasca, incluidos políticos del mayor nivel, han aprendido el euskara, hasta donde ese idioma permite por sí mismo ser dominado, cuando sus intereses fatigosamente se lo han impuesto.

Las actuales autoridades políticas catalanas creen haber salvado la cara mediante unos minutos de enseñanza del español, a saber con qué calidad. Una auténtica limosna vergonzante "concedida" de mezquino modo a un bien superior, como es el reconocido pero no aplicado derecho a disfrutarlo.

Lo que se predica del caso catalán es, por supuesto, trasladable a su modalidad baleárica y valenciana. Y siempre sobre la base de evitar competir con el español por el inefable método del ya citado apartheid. Todo lo que ese disparate tiene de ridículo y grotesco decae ante la importancia del daño inferido a quienes, por razones de diversa índole, no se halla en condiciones de autodefensa. A todo lo cual se une el miserable encogimiento de hombros del poder estatal llamado a velar por la igualdad, ahora que existe precisamente con ese nombre un ministerio que, por cierto, no da señales de tener en cuenta la dramática circunstancia que viven muchos ciudadanos en las taifas bilingües que han renunciado a serlo verdaderamente.

No hace falta subrayar demasiado lo obvio: se cuestiona España. Todo el mundo lo sabe y más que lo va a saber.

Debemos defender el castellano
CARMEN DE LINIERS ABC  8 Mayo 2009

Algunos gobernantes nacionalistas continúan su cruzada particular por extinguir, liquidar, suprimir y aniquilar la lengua oficial del Estado, el español o castellano, refrendado por una Constitución que firmamos todos los españoles. En este caso se trata de Acció Cultural del País Valencià (ACPV), quienes han convocado una manifestación cuyo lema principal es «Junts Podem», para conmemorar la entrada de las tropas de Felipe V en Valencia, hace más de tres siglos. Siempre lo he dicho y lo mantendré mientras alguien no me convenza de lo contrario: que las lenguas son instrumentos vivos que evolucionan en la medida que evolucionan las culturas y sociedades, medios que nos habilitan para comunicarnos con nuestros coetáneos, señal viva de que el progreso está en marcha y que caminamos hacia un mundo globalizado, en el que es muy probable que algún día todos hablemos un mismo idioma común, porque será lo más práctico, lo más barato y lo intelectualmente más accesible y enriquecedor. Si contemplamos el discurrir de la Historia, no podemos sustraernos a la realidad de que las lenguas siempre han tendido a la simplificación para facilitar el entendimiento; no son armas políticas de segregación, ni escudos que nos protegen frente a agresiones externas. España, por tanto, debe proteger el derecho de los diferentes territorios a usar una lengua vernácula en connivencia con el español y, sobre todo, debemos apoyar y difundir el uso del castellano o español, mostrando un sano, modesto y fiel orgullo por una lengua cervantina, primigenia y milenaria, que es hablada por más de quinientos millones de hispanohablantes, y codiciada como segundo idioma en multitud de países de la Europa y América anglosajona, de Oriente y de África.

LAS MEMORIAS DEL DISIDENTE PERICAY
Filología catalana
Por Ana Nuño Libertad Digital 8 Mayo 2009

Filología catalana. Memorias de un disidente es el título del primer libro de memorias de Xavier Pericay, traducido por el autor al castellano y originalmente publicado en catalán, en 2007, con el título Filologia catalana. Memòries d’un dissident. A la vista salta, al comparar los dos títulos, que catalán y castellano son lenguas tan alejadas entre sí como pueden serlo el ruso y el inglés o el chino y el hebreo.

Recuerdo la primera vez que oí hablar del catalán. Fue en casa, en Caracas, y quien hablaba era mi padre, que contaba la sorpresa que se había llevado al recibir un libro de un colega suyo escrito en esa lengua. En la nota que acompañaba al ejemplar, el autor se había tomado la molestia de recomendar un par de gramáticas del catalán y un diccionario bilingüe catalán-castellano. Para que así mi padre pudiera descifrar el arduo tomito. Como debe ser, éste agradeció el envío y el consejo. Pero al acusarle recibo no pudo evitar la tentación de recordarle la reflexión que a Jorge Luis Borges, en una célebre y aguda reseña, le inspiraron en su día "las alarmas del doctor Américo Castro":

El idioma español adolece de varias imperfecciones (monótono predominio de las vocales, excesivo relieve de las palabras, ineptitud para formar palabras compuestas), pero no de la imperfección que sus torpes vindicadores le achacan: la dificultad. El español es facilísimo. Sólo los españoles lo juzgan arduo: tal vez porque los turban las atracciones del catalán, del bable, del mallorquín, del galaico, del vascuence y del valenciano; tal vez por un error de la vanidad; tal vez por cierta rudeza verbal: confunden acusativo y dativo, dicen le mató por lo mató, suelen ser incapaces de pronunciar Atlántico o Madrid...

Y concluía con esta nota irónica, no exenta de melancolía:
Veo que los catalanes, al fin, se rinden a la evidencia: han acabado siendo tan españoles como los que siempre se han enorgullecido de serlo.

Si mi padre viviera, no saldría de su asombro: podría constatar que los catalanes han pasado del prepotente y ridículo orgullo lingüístico a imponer el catalán y proscribir el castellano, y que hoy en Cataluña está prohibido dar clases en castellano, los funcionarios están obligados a demostrar que dominan el catalán y los comerciantes que llaman a su establecimiento, pongamos, El Rincón de Pepe en vez de El Racó d'en Pep se exponen a pagar multas de varios cientos de euros a la Generalitat.

Hace año y medio publiqué una reseña de la primera edición de las memorias de Pericay (que, por cierto, acabo de descubrir que ha desaparecido del catálogo de su editor, Destino, al menos en su portal web). Hace dos semanas tuve el placer de leer la versión al castellano, en la bella y cuidada edición de Barataria, que hace ocho días presentamos un grupo de amigos en Barcelona, en un acto que hizo posible la generosa hospitalidad de la Asociación por la Tolerancia. Reproduzco aquí lo esencial de mi presentación, y añado algún otro apunte.

No sólo sigo pensando de Filologia catalana lo que escribí en aquella reseña, sino que me parece igualmente aplicable a Filología catalana. ¿Cómo puede ser? Si la etnolingüística y algunas ramas de la sociolingüística tienen razón, el uso de una determinada lengua condiciona y define una determinada visión del mundo. Es decir, tendría forzosamente que haber leído no el mismo libro en dos lenguas diferentes, sino dos libros distintos. Es más, cada uno de esos libros debería evidenciar universos simbólicos claramente diferenciados.

Pero hay más. La lengua materna del autor no es el castellano, sino el catalán. Pues bien, Filologia catalana es un libro de memorias magníficamente bien escrito, pero resulta que de Filología catalana puede decirse exactamente lo mismo. ¿Qué pasa aquí? No puede ser, alguien está haciendo trampa. O el autor, o su editor en castellano, o ambos. Porque de no ser así va a resultar que otro de los pilares en los que reposa el imponente (más bien, impuesto) edificio del nacionalismo lingüístico amenaza venirse abajo. Por aquello, harto sabido, de que no se puede aprender y dominar bien dos lenguas, mucho menos simultáneamente, y no digamos ya si se está en edad escolar.

Las lenguas son entes de enorme complejidad. Como no puede ser de otro modo: además de cargar con su propia historia a cuestas, que sólo es posible descifrar después de años de estudio y a través del dominio de la etimología y de arduas disciplinas como la lingüística o la filología, resulta que las lenguas deberían tener por función primordial no la comunicación entre las personas, menuda ordinariez, sino la de contribuir a la construcción de la casa común, gran o petita, de la identidad colectiva. ¿Y dónde se ha visto que una casa se pueda construir con materiales destinados a la edificación de otra? ¿O que los mismos materiales sirvan para construir la una y la otra? ¿O no una casa, sino, qué sé yo, una sala de conciertos?

Pero hay todavía una razón añadida a mi perplejidad. Leyendo tanto Filologia como Filología he descubierto, ya con estupor rayano en sacro horror, que la lengua en la que el autor fue, de entrada, escolarizado no es ni una ni otra, ni el catalán ni el castellano, sino una tercera: ¡el francés!

Llegada a este punto, comprendí que lo mejor que podía hacer era tirar la toalla. Puesto que no podía hacer lo único que me hubiese permitido aliviar la conciencia: pedir audiencia con don José Montilla para advertirle del serio peligro que está haciendo correr a sus hijas al escolarizarlas en un establecimiento privado donde, a diferencia de lo que ocurre en los centros públicos, sí se imparten clases en castellano, y en el que, además de tener sus padres que dejarse la piel en matrículas, a ellas las están privando del mayor disfrute y óptima utilidad que derivarse pueda del aprendizaje de una lengua: la inmersión en los valores patrios. Las hijas de Montilla, a menos que sus padres reaccionen a tiempo (aunque me temo que ya sea tarde), vivirán el resto de sus días injustamente y para siempre privadas de acceso a universos simbólicos coherentes y unitarios y, sobre todo, nacionales, y mucho me temo que nunca aprenderán a construir correctamente una casa, gran o petita, o ningún otro albergue colectivo.

Aparte, quiero retomar una comparación que hice en mi primera reseña del libro de Pericay. Porque releyéndolo ahora (puesto que, en efecto, se trata del mismo libro) comprendo, no que había errado el tiro, sino que me había quedado corta. Después de mi primera lectura, comparé el método de composición de estas memorias del disidente Pericay con En busca del tiempo perdido de Proust. Por lo general, en una reseña, este tipo de comparaciones entre autores vivos y glorias de panteón son o gratuitas o, en el peor de los casos, halagos obsecuentes. Peloteo, vamos. Como no tengo motivos para hacerle la pelota a Pericay (con los amigos, como con los seres queridos, no hace falta cultivar este fatigoso deporte, visto que podemos hacerles trastadas, lo que es mucho más placentero), diré por qué me parece que la comparación no es gratuita.

La novela de Proust es lo que se considera un monumento. Lo que quiere decir, entre otras cosas, que casi nadie la lee, y que quienes sí la leen lo hacen buscando en sus páginas la estatua y el bronce literarios. Es una lástima, porque En busca del tiempo perdido es mucho más y mejor que una novela: una falsa novela. De hecho, probablemente la más inteligente y completa impugnación de este género. Porque lo que hizo Proust fue eliminar las barreras que separan a la novela de las memorias, a la ficción de la realidad, a la literatura de la vida. Y lo hizo introduciendo muy sutilmente en un relato que es, esencialmente, autobiográfico y que hubiese podido convertirse en sus memorias esas escorias y excrecencias que son la ficción y la imaginación. En suma, lo que se considera literatura.

Xavier Pericay, en estas memorias suyas que sí lo son, utiliza el mismo método, el método de patchwork, si se quiere, que utilizó Proust, pero no para hacer algo tan normalizado a estas alturas como instilar dosis variables de literatura en sus memorias, sino para dar a sus recuerdos, esa piel quebradiza, el punto exacto de hidratación para que pueda volver a respirar por todos sus poros. Esa crema restauradora de la memoria es el presente, desmenuzado y destilado en reflexión y análisis. En ensayo. Algo parecido, por cierto, hacía Montaigne en sus essais. Salvo que Pericay, porque es filólogo y no es un francés del siglo XVI, sabe que las palabras no significan por sí solas, que siempre hay que reconocer o reconstruir el contexto donde fueron utilizadas, y que sirven para comunicarse entre sí las personas, pero también pueden servir para fines políticos. El nacionalismo, en Cataluña y en otros rincones de España, tiene muy bien aprendida esta última lección.

Por último, además de por estas virtudes, hay que leer Filología catalana para comprender que es posible ser catalán, haber militado, más o menos fervorosamente, a la izquierda y en el centro o corazón del catalanismo, y ser honesto y, llegado a un punto, reconocer que es también posible salir de la caverna de las ilusiones colectivas sin traicionarse ni renegar del pasado. Es fácil decirlo, es terriblemente difícil vivirlo. Pericay nos cuenta, con la urbanidad que lo caracteriza, este largo y lento proceso de cambio de piel, que ha debido de ser doloroso. Hay que agradecerle, además, que nos haya ahorrado el dolor y nos regale el mejor libro de memorias, desde Josep Pla, escrito por un catalán.

XAVIER PERICAY: FILOLOGÍA CATALANA. MEMORIAS DE UN DISIDENTE. Barataria (Sevilla), 2009, 406 páginas.

El PP quiere llevar la ley educativa que excluye el castellano al Constitucional
Luz verde a la ley que refuerza el nacionalismo en la escuela catalana
EP | BARCELONA ABC 8 Mayo 2009

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, no ha desacartado hoy llevar la Ley de Educación de Cataluña (LEC) al Tribunal Constitucional, y ha indicado en estos momentos, los populares están valorando solicitar un informe sobre la LEC en el Consejo Consultivo.

"Valoraremos esta opción", ha dicho Sánchez Camarcho en rueda de prensa posterior a un encuentro de diputados en el Parlamento catalán y en el Congreso y senadores del PP catalán al que asistió la portavoz parlamentaria en el Congreso Soraya Sáenz de Santamaría.

"Ojalá" que ello -llevar la LEC al Constitucional- no tenga que ocurrir, ha confiado Sáenz de Santamaría, y ha esperado que el PP en el Parlament logre introducir cambios en la LEC.

Ha indicado que, en estos momentos, los populares ya han pedido los informes jurídicos correspondientes para decidir si pedirán un informe sobre la LEC al Consultiu. "Estamos trabajando muy seriamente y lo estamos valorando", ha dicho Camacho, quien ha pedido que esta ley "garantice el bilingüismo armónico e integrador".

Camacho ha pedido que en los centros educativos catalanes, el catalán y el castellano estén "en un plano de igualdad", y lamentado que este planteamiento no lo defienda el presidente de la Generalitat y primer secretario del PSC, José Montilla, quien "cada vez es más nacionalista en la defensa del catalán" y es "más prisionero de las imposiciones" de ERC.

"Le pedimos a Montilla que copie a Patxi López", dijo Sánchez Camacho, recordando el acuerdo entre socialistas y populares vascos "a favor de un bilingüismo integrador y de defensa de las dos lenguas".

Sáenz de Santamaría lamentó la "doble personalidad" de los socialistas, por defender en Cataluña y en el País Vasco dos planteamientos distintos. Por ello, consideró que "a lo mejor" los socialistas no son un mismo partido a nivel estatal.

La portavoz popular en el Congreso dejó claro que se opone a separar a los estudiantes en función del idioma que quieran ser escolarizados, y lamentó que en la LEC no se aborde el "principal problema" de la educación, que es combatir un fracaso escolar "muy elevado".

El PP no descarta llevar al Constitucional la ley que discrimina al castellano en Cataluña
Los populares consideran que la norma discrimina al castellano en favor del catalán
El PP no cierra la puerta a recurrir ante el Tribunal Constitucional la futura Ley de Educación de Cataluña (LEC) por entender que discrimina al castellano en favor del catalán.
EFE MADRID ESTRELLA DIGITAL 8 Mayo 2009

En rueda de prensa en Barcelona, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confiado en que finalmente se modifique la ley y ha añadido que "ojalá" el recurso no tenga que "hacerse".

A pesar de que la portavoz del PP no ha descartado la vía del TC, que requeriría el apoyo de 50 diputados o senadores en Las Cortes, los populares prefieren ir paso por paso y se inclinan primero, cuando la ley sea aprobada por el pleno del Parlament -ayer sólo pasó el trámite en comisión- por llevar la nueva LEC al Consejo Consultivo de Cataluña.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha asegurado en este sentido que su grupo se plantea "seriamente" solicitar la opinión del Consultivo, algo que ya daban por supuesto los grupos que apoyan al Gobierno catalán.

Ha añadido que, una vez se pronuncie esta institución, también valorarán esta opción, en alusión al recurso al Tribunal Constitucional. Asimismo, Sáenz de Santamaría ha destacado que su partido tratará de "encauzar" la ley al marco constitucional y ha subrayado las contradicciones de los socialistas en materia de política lingüística en el País Vasco y en Cataluña.

Doble personalidad
La dirigente del PP ha argumentado que el PSOE tiene una "doble personalidad" en estas comunidades, porque en el País Vasco ha firmado un compromiso en favor del "bilingüismo integrador" y en Cataluña impulsa esta ley, que no es congruente con la libertad lingüística que se aprecia en la calle.

Por ello, ha pedido a este partido que no lleve la imposición lingüística "ni a las aulas ni a las empresas" y ha conminado a Montilla, en lugar de "meterse en todos los charcos", a resolver otros problemas y a velar por la calidad de la educación.

"Yo le pido al PSOE que se lo piense bien y lea lo que firma (...) Ese recurso, si llegara a hacerse, se hará en defensa de los derechos de la gente", ha apuntado Sáenz de Santamaría.

Sáenz de Santamaría ha participado en una reunión de trabajo con los diputados del PPC en el Parlament y con los diputados del PPC en el Congreso en la cual han pactado dar "prioridad" a la agenda catalana en el Congreso.

El catalán se convierte en la única lengua oficial de la enseñanza
Elimina cualquier posibilidad de educación en castellano
EP www.lavozlibre.com 8 Mayo 2009

Adiós al español
Pasa a ser considerado lengua extranjera

Barcelona.- La Comisión de Educación y Universidades del Parlamento de Cataluña consumó ayer la imposición del catalán como única lengua oficial y vehicular de la enseñanza.

Desde el principio de que el catalán es la única "lengua propia", desarrolla una ley que se arroga completa independencia en materia educativa, estableciendo un curriculum propio para los contenidos y convierte al castellano y a las materias comunes en inexistentes.

Como publicaba ayer "La Voz Libre", el español pasa a estar peor considerado que una lengua extranjera, ya que dispondrá de dos horas semanales, pero podría desaparecer completamente como asignatura de Lengua si fuera el deseo de la Generalitat.

El proyecto de la Ley de Educación de Cataluña (LEC), obtuvo ayer la luz verde de la comisión, en un paso más hacia el pleno de principios de junio que debe debatirla y aprobarla definitiva. Sólo el PP y Ciudadanos se opusieron al contenido de esta Ley.

Durante las intervenciones, el diputado del PP Rafael López dijo que la LEC "no se ha realizado en el Parlament, sino que se ha producido una invasión del poder ejecutivo en el legislativo" por parte de la Conselleria de Educación.

Con esto, criticó que se ha desarrollado en base al Estatut y no en relación al marco estatal -la Ley Orgánica de Educación (LOE)-, así como el blindaje lingüístico, que imposibilitará la aplicación de la tercera hora de castellano. "Aquí estaba la gran trampa y la prisa de esta ley, es ridícula", afirmó.

La misma postura sostuvo el diputado de Ciudadanos Antonio Robles, quien apeló también a la sentencia del Tribunal Supremo (TS) sobre la casilla de la opción lingüística. Dijo que esta ley le recuerda al Espíritu Nacional, y criticó que "sólo se ha hablado de catalanismo y de la frasecita de escuela catalana, pero no de fracaso escolar". Por ello, lamentó que la LEC "nace infectada de racismo cultural".

La diputada de CiU Irene Rigau destacó que es la primera vez que "casi un gobierno entero" y el principal partido de la oposición alcanzan un acuerdo sobre una ley educativa. El diputado de ERC Josep Maria Freixenet definió la LEC como un texto "catalanista y social", que eleva la educación por encima de la coyuntura "de lo público y lo concertado".

La diputada de ICV-EUiA Dolors Camats anunció su voto positivo hacia asuntos como "la escuela catalana y la gestión municipalista". Sin embargo, criticó que la LEC no resuelve la exigencia de responsabilidades a las escuelas concertadas y públicas, cometido para el que se realizó el Pacto Nacional por la Educación Pública (PNE), remarcó.

Consideró que la LEC nace "sin el consenso social necesario", y criticó que es una ley "ideológica" porque no incorpora cuestiones "tan aceptadas socialmente", como es la concepción de una sociedad mixta.

Luz verde a la ley que refuerza el nacionalismo en la escuela catalana

E. ARMORA | BARCELONA ABC 8 Mayo 2009

La nueva Ley de Educación Catalana (LEC), que blinda la escuela de esta Comunidad en lengua y contenidos, superó ayer su último trámite antes de ser aprobada en el Parlament, probablemente en junio si PP y C's no la recurren.

La comisión de educación, celebrada ayer y en la que se validó el último redactado, estuvo cargada de reproches y acusaciones no sólo entre las fuerzas del tripartito y la oposición, sino también entre los socios del triunvirato catalán.

El texto salió refrendado por una amplia mayoría (un 78% de apoyo). CiU y ERC retiraron las enmiendas, mientras que ICV mantuvo una treintena, PPC 389 y C's 3. Todas fueron rechazadas. ICV, que ha quedado al margen del acuerdo de la ley, fraguado entre PSC, CiU y ERC, arremetió contra sus socios de tripartito y les acusó de haber pactado con CiU una ley «de alta carga ideológica» alejada del debate social. PPC y C's criticaron, por su parte, la intención oculta de la normativa.

Rafael López, diputado del PPC, afirmó que el texto se ha pactado en la Consejería de Educación y no en el Parlament y se ha cerrado con prisas porque «necesitaban instrumentos para construir nacionalmente Cataluña desde la escuela». C's, por su parte, denunció que la LEC «es una ley infectada de racismo cultural» que nace para blindar la inmersión lingüística.

Aprobado el proyecto de ley que elimina el castellano en la escuela catalana
Redacción Minuto Digital 8 Mayo 2009

La Comisión de Educación y Universidades del Parlament aprobó este jueves el proyecto de la Ley de Educación de Cataluña (LEC), en un paso más hacia el plenario que debe dar luz verde para su aprobación definitiva. Esto supone el blindaje lingüístico de la enseñanza que imposibilitará la aplicación de la tercera hora de castellano.

En una comisión cargada de simbolismo y de agradecimientos, las votaciones se realizaron a partes muy concretas, pero finalmente el proyecto de ley superó el último paso antes de someterse al pleno del Parlamento catalán, que tendrá lugar a principios de junio.

Durante las intervenciones, la diputada de CiU Irene Rigau destacó que es la primera vez que “casi un gobierno entero” y el principal partido de la oposición alcanzan un acuerdo sobre una ley educativa. El diputado de ERC Josep Maria Freixenet definió la LEC como un texto “catalanista y social”, que eleva la educación por encima de la coyuntura “de lo público y lo concertado”.

La diputada de ICV-EUiA Dolors Camats anunció su voto positivo hacia asuntos como “la escuela catalana y la gestión municipalista”. Sin embargo, criticó que la LEC no resuelve la exigencia de responsabilidades a las escuelas concertadas y públicas, cometido para el que se realizó el Pacto Nacional por la Educación Pública (PNE), remarcó.

Consideró que la LEC nace “sin el consenso social necesario”, y criticó que es una ley “ideológica” porque no incorpora cuestiones “tan aceptadas socialmente”, como es la concepción de una sociedad mixta.

Para el diputado del PP Rafael López, la LEC “no se ha realizado en el Parlament, sino que se ha producido una invasión del poder ejecutivo en el legislativo” por parte de la Conselleria de Educación.

Con esto, criticó que se ha desarrollado en base al Estatuto catalán y no en relación al marco estatal -la Ley Orgánica de Educación (LOE)-, así como el blindaje lingüístico, que imposibilitará la aplicación de la tercera hora de castellano. “Aquí estaba la gran trampa y la prisa de esta ley, es ridícula”, afirmó.

La misma postura sostuvo el diputado de C’s Antonio Robles, quien apeló también a la sentencia del Tribunal Supremo (TS) sobre la casilla de la opción lingüística. Dijo que esta ley le recuerda al Espíritu Nacional, y criticó que “sólo se ha hablado de catalanismo y de la frasecita de escuela catalana, pero no de fracaso escolar”. Por ello, lamentó que la LEC “nace infectada de racismo cultural”.

López suprimirá la imposición del euskara en los colegios vascos
El criterio familiar contará para concretar el modelo lingüístico de sus hijos
ELENA P. IRIARTE – EL MUNDO 8 Mayo 2009

Una de las primeras decisiones que tomará el nuevo Gobierno socialista de Euskadi estará destinada a poner coto a las imposiciones lingüísticas de su antecesor en el ámbito educativo. Así lo anunció el lehendakari, Patxi López, en su discurso de investidura al aseverar que derogará «de inmediato» los decretos que, a última hora, aprobó el Ejecutivo saliente y que sitúan al euskara como lengua principal en la educación frente al castellano.

Se trata de tres resoluciones destinadas a fijar el currículo de la Educación Básica, Infantil y el Bachillerato. Las tres contravienen, para el nuevo Gobierno, la Ley de la Escuela Pública Vasca y fueron aprobadas, además, sin «los consensos necesarios en materia de política lingüística». Así, los decretos otorgan al euskara un lugar principal frente al castellano en todos los ciclos educativos, lo que conlleva una disminución de las horas en que los alumnos estudian en esta lengua.

Las normativas fueron aprobadas por el anterior Consejo de Gobierno a instancias del consejero de Educación Tontxu Campos (EA), quien obvió el rechazo que suscitaron entre los partidos de la oposición, PP y PSE.

La supresión de los decretos no significará, en ningún caso, que el euskara vaya a desaparecer de las aulas. En este sentido, el nuevo lehendakari defendió la puesta en marcha de un sistema basado en «un bilingüismo integrador», lo que implica que las dos lenguas oficiales tendrán el carácter de «lengua vehicular» para la transmisión de conocimientos a los alumnos. La última novedad, pero también la más importante, es que el Gobierno vasco contará «con el criterio de las familias» a la hora de concretar el modelo educativo de sus hijos. Esta ha sido precisamente una de las principales reivindicaciones de amplios sectores de la sociedad vasca que deseaban que sus hijos estudiaran en castellano y se oponían por ello a los decretos del Ejecutivo de Ibarretxe.

Agrupados en una plataforma, los afectados llegaron a pedir la intervención del Defensor del Pueblo, además de reclamar al Ministerio de Educación que tomara cartas en el asunto. En el diseño del nuevo modelo educativo, al que se pretende incorporar asimismo como lengua vehicular el inglés, participará también el profesorado.

Ésta no será la única medida del nuevo Gobierno socialista en materia lingüística. En el mismo discurso en el Parlamento vasco, López se posicionó claramente en favor de la «convivencia» entre las dos lenguas y, frente a la política de inmersión obligatoria del Gobierno del PNV, recordó que «la diversidad» de la sociedad vasca lo es también en materia idiomática. Por ello, advirtió, su objetivo será «reforzar la convivencia del euskara y el castellano y evitar que se creen guetos o comunidades separadas por los idiomas».

Acto seguido apostó por evitar la «confrontación» que en los últimos tiempos ha generado la cuestión lingüística y, tras destacar «la riqueza y el extraordinario potencial comunicativo que supone para Euskadi poseer dos lenguas», aseguró que su política en la materia estará guiada por «la cohesión y la convivencia». López se comprometió a mantener las ayudas públicas a las actividades culturales realizadas en euskara, pero «sin menoscabo del apoyo a la cultura vasca que se expresa en castellano».

PSC, CiU y ERC sellan una ley de educación lista para perdurar
• La norma está a un paso de ser aprobada por el Parlament con el apoyo de los 3 grupos
• ICV se opone por el "enfrentamiento" entre las escuelas públicas y las concertadas
EL PAÍS  8 Mayo 2009

La ley de educación de Catalunya (LEC) superó ayer el penúltimo trámite parlamentario y encara ya la recta final para ser ratificada definitivamente en el pleno, lo que podría suceder dentro de 13 días, seguramente a mediados de junio o, como muy tarde, a principios de julio. Recurriendo a ese calificativo tan de moda por razones futbolísticas, se trata de una norma histórica. Y no solo por su enorme trascendencia social, sino por las inusuales coaliciones políticas que ha deparado.

En la comisión de Educación que ayer dio vía libre al proyecto volvió a evidenciarse un acuerdo que va más allá incluso de la sociovergencia, puesto que PSC, CiU y ERC reforzaron el compacto bloque favorable al texto renunciando incluso a sus últimas enmiendas particulares. Todo en pos de una "mayoría inmensa" --en palabras del socialista Daniel Font-- para conseguir una ley estable y evitar que se modifique gobierne quien gobierne. Por contra, ICV-EUiA se separó de sus socios del tripartito y mantuvo para el pleno una treintena de rectificaciones pese a coincidir en otros puntos.

DERECHOS Y OBLIGACIONES
Las principales reprobaciones a la LEC efectuadas por la portavoz de este grupo parlamentario, Dolors Camats, son que "no se resuelve el encargo social de evitar el enfrentamiento entre la escuela pública y la concertada" y que "se dejan de lado elementos fundamentales como la concepción de una sociedad mixta", en referencia al visto bueno que se da a los centros que separan alumnos por sexos.

"Se equiparan las escuelas en derechos pero no en obligaciones", siguió Camats. Sin embargo, ni sus palabras ni las de los portavoces del PP y de Ciutadans --especialmente enconados por la eliminación de la tercera hora de Castellano-- hicieron mella en los defensores de la LEC.

Antes de que intervinieran ICV-EUiA, PP y Ciutadans, el portavoz socialista ya había avisado de que votaría en contra de todas las enmiendas de estas formaciones. Al fin y al cabo, con esta ley se ha logrado ese amplio consenso que reclamaba hace meses el conseller de Educació, Ernest Maragall. Una mayoría que sigue sin obtener el respaldo de parte de la comunidad docente, dispuesta a volver a hacer huelga en breve.

Pero tampoco eso asusta al bloque PSC-CiU-ERC. Además de Font, que alabó la "vocación integral" de la norma, la convergente Irene Rigau la definió como una "ley de Parlament" y "de país", mientras que el republicano Josep Maria Freixenet la calificó de "catalanista, social" y, cómo no, de "histórica".

Hacen bien
VICTORIA PREGO EL MUNDO  8 Mayo 2009

Hacen bien estos señores en aprobar la LEC: eso es lo que dice su Estatuto que pueden hacer. ¿Por qué razón, entonces, van los políticos catalanes a abstenerse de desarrollar una ley que fue aprobada primero en su Parlamento, examinada, modificada y aprobada también por las Cortes Generales y finalmente refrendada-aunque haya sido en muy raquítico porcentaje- por los catalanes? ¿Quién hasta este momento les ha dicho que la norma tal o cual contenida en ese Estatuto no se puede aplicar?

No se lo ha dicho nadie. Es decir, no se lo ha dicho el único que podría hacerlo, que es el Tribunal Constitucional, que lleva tres años mareando esta perdiz del Estatut, aplazando primero su estudio y ahora dedicado a él en exclusiva pero sin conseguir llegar a un acuerdo. Y no hablamos de acuerdos sobre lo que es acorde con la Constitución. Hablamos de acuerdos sobre qué artículos deben recibir un tratamiento «interpretativo», cuáles de ellos «manipulativo» y cuáles deben ir directamente al fallo.

Y en esas seguimos y probablemente seguiremos durante más tiempo del inicialmente previsto porque las posiciones se han enconado otra vez, y a saber si sus señorías logran alcanzar un terreno de acuerdo antes del verano. Eso, sin considerar siquiera la posibilidad de que algunos magistrados acaben renunciando y decidan retirarse. Porque entonces habría que renovar el TC por necesidad imperativa. En ese caso, que hay que advertir que no es más que una exageración destinada a subrayar la urgencia de que la sentencia se haga pública cuanto antes, en ese caso el nuevo tribunal tendría que empezar desde cero para examinar el texto estatutario. Dios no lo quiera.

Para el mes de junio esperábamos la sentencia, pero eso ha dejado de estar claro. Precisamente para junio está previsto que los diputados catalanes aprueben por mayoría su Ley de Educación. Ellos sí están cumpliendo con su obligación, que es la de seguir adelante con la aplicación de una norma que no ha sido interpretada. Es verdad que están retando al Estado en la medida en que ignoran el decreto del Gobierno para que la enseñanza en castellano se imparta tres horas y no dos como hasta ahora. Pero también lo es que los nacionalistas catalanes tienen claro que el Estatut es una Ley Orgánica, aprobada pues por el Estado, que les otorga esta competencia.

De modo que la responsabilidad de que la enseñanza en Cataluña se vaya a hacer casi exclusivamente en catalán mientras el castellano queda preterido en los colegios catalanes como lengua cooficial es del Tribunal Constitucional, que no se ha pronunciado ni sobre esta cuestión esencial ni sobre tantas otras contenidas en el Estatuto. Todas ellas son normas que, mientras sus señorías siguen defendiendo sus posiciones sin que la sentencia se haga pública, se están llevando a la práctica.

Es verdad que cuando el TC señale, por fin, el camino constitucional por el que el Estatut debe discurrir, todas las leyes que se le opongan podrán ser recurridas en su aplicación. Pero esa será ya una responsabilidad de quienes se consideren perjudicados por ellas. Se iniciarán entonces decenas de recursos y revisiones parciales del Estatut que no harán sino complicar la vida ciudadana y tensar el clima político.

No es sólo la sentencia. Es la tranquilidad del país la que el TC debería estar garantizando desde hace ya demasiado tiempo.

Cataluña se declara independiente de España en materia de enseñanza
BELÉN PARRA EL MUNDO 8 Mayo 2009

La Comisión de Educación del 'Parlament' aprueba por mayoría la ley que blinda la exclusión del castellano. Desarrolla el precepto del 'Estatut' según el cual el catalán es la «lengua propia» y única «vehicular» en las aulas. Incumple el decreto de la tercera hora de castellano y el fallo del Supremo que obliga a ofrecer educación en español

La futura Ley de Educación de Cataluña (LEC) quedó ayer vista para sentencia. El Parlament aprobará a principios de junio por amplia mayoría -sólo se opondrán el PP, Ciutadans e ICV- la normativa que permitirá a Cataluña gestionar su propio sistema de enseñanza, independiente del general de España.

Según el texto aprobado ayer en la Comisión de Educación de la Cámara, la Generalitat pasará a determinar el programa curricular de los centros, eludiendo la tercera hora de castellano y blindando la inmersión lingüística en las escuelas. La nueva Ley desarrolla el precepto del Estatut que establece que el catalán es la «lengua propia» de Cataluña y que debe ser la «única vehicular» en la enseñanza.

La Comisión de Educación y Universidades del Parlament sacó adelante el dictamen definitivo de la ley tras un nuevo cruce de reproches y encendidas defensas de un texto que pasa por encima de la Ley Orgánica de Educación (LOE) y que, según el diputado popular Rafael López, «crea una nueva ficción al eludir al Estado».

Durante las intervenciones, el diputado de ERC Josep Maria Freixanet definió la LEC como un texto «catalanista y social», que eleva la educación por encima de la coyuntura «de lo público y lo concertado», y que facilitará la «construcción nacional del país» desde la escuela. Aspecto que luego recogería el diputado de Ciutadans Antonio Robles para denunciar que esta ley «recrea la formación del espíritu nacional» del régimen franquista.

Freixanet subrayó, además, que ésta será «la Ley más importante que apruebe el Parlament en esta legislatura» y que, a pesar de ser el fruto de un proceso «muy trabajoso», era «un gozo y una satisfacción» poder «resolver una anomalía histórica» en materia de educación en Cataluña.

Por su parte, la diputada de CiU Irene Rigau destacó que es la primera vez que «casi un gobierno entero» y el principal partido de la oposición alcanzan un acuerdo sobre una ley educativa. Algo que tanto PP como Ciutadans encuadraron en la voluntad del tripartito y los nacionalistas de «desarrollar el Estatut» y las prisas por tener una ley que supere en rango a los reales decretos y deje sin efecto las continuas sentencias judiciales contra el blindaje lingüístico de la enseñanza en Cataluña.

CASTELLANO. La LEC rebasa las obligaciones del decreto del Ministerio de Educación por el que se debía aplicar una tercera hora de castellano en los centros educativos catalanes. Con la nueva normativa, el Govern tiene libertad absoluta para decidir sus contenidos curriculares. Así, mientras el catalán se impartirá cuatro horas a la semana, el castellano se quedará con dos, una menos que la lengua extranjera.

INMERSIÓN LINGÜÍSTICA. El articulado final establece que el catalán será la lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo, aunque al término de la enseñanza obligatoria se ha de garantizar que los alumnos tengan un dominio fluido tanto del catalán como del castellano. La Ley también advierte de que los niños no podrán separarse en centros ni en grupos en función de su lengua habitual, y establece que los padres podrán optar, en el momento de la matrícula, a que sus hijos reciban atención lingüística individualizada en castellano.

CUERPO DOCENTE PROPIO. La normativa también dibuja un marco laboral nuevo en el que desarrollarán su trabajo los docentes y crea un cuerpo propio de la Generalitat de maestros y profesores, a los que se pedirá que además de dominar el catalán y el castellano acrediten un nivel de lenguas extranjeras determinado para poder ejercer en la pública. También establece una agencia de evaluación que examinará tanto el rendimiento educativo como el docente.

CENTROS CONCERTADOS. La nueva ley fija la ampliación de los recursos destinados a los centros concertados, una de las más firmes reivindicaciones de CiU. La normativa recoge que los conciertos se extiendan al Bachillerato y la Formación Profesional, y acepta también que los centros que practican educación diferenciada puedan acceder al concierto. Este último punto ha sido el de mayor fricción entre los partidos que apoyan la Ley -PSC, ERC y CiU- e ICV-EUiA, socio del Gobierno tripartito. La portavoz de los ecosocialistas, Dolors Camats, criticó en la comisión de ayer que la LEC no resuelve la exigencia «por igual» de responsabilidades a las escuelas concertadas y a las públicas.

FINANCIACIÓN. La LEC fija como objetivo que en ocho años el Gobierno catalán tendrá que invertir en educación el 6% del PIB -frente al 2,7% actual-, lo que significa pasar de los más de 6.000 millones de euros actuales a 13.000.

INMIGRANTES. Con el objetivo de combatir la creación de escuelas gueto debido a la alta concentración de inmigrantes, la Ley prevé que la Administración establezca la proporción máxima de alumnos con necesidades específicas que pueden ser escolarizados en cada centro en el momento del acceso a los niveles iniciales de cada etapa. La consejería podrá autorizar, de manera excepcional, una reducción de las ratios de hasta el 10% para atender mejor las necesidades de estos alumnos.

EL PAPEL DE LOS DIRECTORES. La normativa refuerza el poder de las direcciones en el ámbito de la escuela pública y dota de más autonomía a los centros educativos en el terreno organizativo, pedagógico y de gestión de recursos humanos y materiales.

La oposición de PP y Ciutadans
El PP y Ciutadans se han opuesto desde el principio a la Ley y volverán a hacerlo en la sesión plenaria que dará luz verde al texto a principios de junio. No comparten ni el espíritu, ni las formas ni gran parte de los contenidos de un articulado que consideran que se ha hecho «de prisa y corriendo» para blindar la inmersión lingüística y sin escuchar a la comunidad educativa. Ambas formaciones argumentan que la Ley consolida la política lingüística practicada en Cataluña en los últimos años y que deja sin efecto la Constitución y los tribunales. Mientras los 'populares' han criticado la ausencia de debate real en todo el proceso legislativo, Ciutadans acusa al resto de partidos de haberles «ignorado» en todo el periodo de negociaciones. El texto definitivo sólo recoge tres enmiendas de este grupo.

Los artículos más polémicos de la ley
>Artículo 11 del Título II. Régimen lingüístico del sistema educativo catalán.

>Artículo 11.2. «Las actividades orales y escritas, el material didáctico y los libros de texto, así como las actividades de evaluación de las áreas, las materias y los módulos del currículo tienen que ser normalmente en lengua catalana».

>Artículo 11.3. «Los alumnos no podrán ser separados en centros ni en grupos-clase diferentes por razón de su lengua habitual».

>Artículo 11.4. «En el curso escolar en que los alumnos inicien la primera enseñanza, los padres, madres y tutores podrán instar, en el momento de la matrícula, y de acuerdo con el procedimiento que establece el Departamento, que sus hijos e hijas reciban atención lingüística individualizada en castellano cuando ésta sea su lengua habitual».

>Artículo 14. «En el ejercicio de su función, el profesorado normalmente utilizará el catalán en las actividades de enseñanza y aprendizaje y en el ámbito general del centro».

"No es un enfrentamiento entre lenguas, es la lucha por la libertad"
Ángel Loureiro, de Orense, es padre de una hija de 14 años
www.lavozlibre.com 8 Mayo 2009

Orense.- Ángel Loureiro se describe a sí mismo como "gallego por los cuatro costados". Eso no implica, según él, comulgar con el Decreto de Normalización Lingüística promovido, hace casi dos años, por la Xunta de Galicia gobernada por PSOE y BNG. Siempre ha utilizado el gallego o el castellano en función de su interlocutor, por lo que reclama que la Administración adopte la misma actitud: responder en el idioma en el que cada ciudadano se dirija a ella.

- ¿Qué problema ve al colegio al que asiste su hija?
- Mi hija de 14 años está cursando 3º de ESO en el Colegio de las Carmelitas de Orense, al que asisten 1.200 alumnos. Ninguno de ellos pudo escoger el idioma para su educación. La Xunta no les dio a elegir, dado que la mayoría optaría por el castellano. Por tanto, todas las materias fundamentales se dan en gallego. A lo sumo, se libra la Gimnasia.

- ¿Cuándo comenzó para usted el problema?
- Fue en septiembre de 2007, cuando la Consejería de Educación impuso el gallego en la mayoría de las asignaturas de los colegios concertados y, prácticamente, en todas las materias de las escuelas públicas. Entonces, me junté con otros padres y redactamos una carta en defensa de la libertad de elección de idioma en la enseñanza. La presentamos en la Asociación de Padres que presido y fue suscrita por unanimidad. Distribuimos el manifiesto entre otros padres de nuestro entorno y recibimos 3.500 apoyos.

- ¿Qué hicieron con esas firmas?
- Las enviamos a la Xunta, pero nuestras demandas no fueron atendidas y no obtuvimos respuesta. El BNG, junto con el PSOE en el Gobierno, no quería dejar que se cediese en el tema de la enseñanza. Los nacionalistas trabajaban para su clientela, aunque ésta fuera una minoría, y no la iban a decepcionar, porque sería su suicidio.

- ¿Qué idioma utilizan en casa?
- Somos castellanohablantes, pero no tenemos problema con el gallego. De hecho, yo contesto en el idioma en que el que me hablan. Si lo hacen en castellano, pues respondo en español. Si es en gallego, contesto en gallego. Por eso, si ésa es la relación que tenemos los gallegos con el idioma, hay que exigir que la Administración tenga la misma actitud y conteste en la lengua en la que uno se dirija a ella.

- ¿Cuál es su denuncia?
- Rechazo que los poderes públicos determinen cómo hemos de educar a nuestros hijos fuera del ámbito del conocimiento, en lugar de los padres, y que nos digan en qué idioma ha de hacerse. De hecho, cada vez hay más presión política en los colegios. Los ayuntamientos designan un representante para cada uno de los consejos escolares que rigen cada centro. Al representante del titular del colegio, de los profesores, de los alumnos, de los padres, de los administrativos y de la APA, se une uno netamente político, el del poder municipal, que es ajeno a la comunidad escolar.

- ¿Cuál sería su situación ideal?
- Éste no es un enfrentamiento entre lenguas, sino una lucha por la libertad. Me gustaría que a mi hija, como castellanohablante, le enseñaran los conceptos fundamentales de la vida en ese idioma. El castellano es la lengua de comunicación en la que ella se siente a gusto, pero no por ello impido que, aquéllos que desean adquirir sus conocimientos en gallego, lo hagan. De hecho, si en Galicia la situación fuera al revés, es decir, que los gallegohablantes no pudieran escolarizar a sus hijos en su lengua, yo también me rebelaría. Porque de lo que se trata es de la defensa de la libertad. No es una discusión sobre si un idioma está o no en peligro.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial