AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 11 Mayo 2009

 

Castellano
La triste verdad catalana
José García Domínguez Libertad Digital 11 Mayo 2009

A propósito del muy tedioso asunto de las lenguas propias e impropias de Cataluña, hay una evidencia que no puede seguir negándose por más tiempo: la complicidad activa de la sociedad local ante la fulminante expulsión del español de la vida pública. A estas alturas del delirio colectivo, iría siendo hora ya de olvidar la fantasía pueril que aún pretende a una mayoría de catalanes buenos oprimidos y amordazados por una siniestra y todopoderosa elite de nacionalistas malos.

Así, desde la honestidad intelectual, no cabe seguir esgrimiendo, por ejemplo, que los enunciados críticos de los disidentes resultan censurados antes de poder llegar a sus cándidos y "alienados" destinatarios últimos. Eso, simplemente, no es cierto. Sí llegan. Claro que sí. Un notable grupo de intelectuales y periodistas indígenas lleva años difundiendo razonamientos contrarios al obsesivo acoso institucional contra el y lo español en Cataluña. Resultado: en el mejor de los casos, fría indiferencia; en el más frecuente y habitual, hostilidad abierta, repulsa activa y rechazo manifiesto, cuando no violencia latente. Es peor que sórdido, pero es la verdad.

Ahora, con esa solución final para el idioma apestado que han dado en llamar Ley de Educación de Cataluña, ha vuelto a constatarse lo mil veces sabido: las muestras de repudio frente al integrismo gramático siguen siendo estrictamente testimoniales, poco más que marginales; al punto de que ni siquiera pierde excesivo tiempo con la cuestión esa pasarela de jóvenes sobradamente arribistas que se coló en Ciudadanos con tal de hacer carrera donde fuera, como fuera y con quien fuera. Y pensar que basta con entender apenas un párrafo de Argumentos para el bilingüismo, el libro de Jesús Royo Arpón, para descifrar de golpe las claves todas del nada misterioso enigma catalán:

[A mediados del siglo XIX] La lengua, que estaba en las últimas y a punto de ser abandonada como un trasto inútil, de repente se tornó muy útil: funcionó como marca diferencial entre los nativos y los forasteros. Y eso, evidentemente, tenía consecuencias en cuanto al reparto de los bienes sociales, o sea, del poder (...) Los que tienen el catalán como lengua materna lo valoran como una marca entre ‘nosotros’ y ‘ellos’. Y el inmigrante lo valora aún más, como el medio para ascender un peldaño en la escala social.

Y es que la verdad resulta tan míseramente simple como eso.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net

Cataluña, la tercera hora y la esencia del problema
El sistema autonómico se ha desmadrado, está desquiciado. Una hora de más o de menos para la enseñanza en español no es el problema real. Eso es una migaja.
Santiago Abascal elsemanaldigital 11 Mayo 2009

El PSC que, por antiespañol, en poco se diferencia de CIU y de ERC, ha dado una vuelta de tuerca más a la ofensiva disgregadora contra España, y de paso a la condena impuesta al futuro del alumnado de Cataluña por charnegos acomplejados, que mal hablan el catalán, y que salvan a sus vástagos de sus propias decisiones políticas enviándolos a estupendos colegios privados donde aprenden los idiomas necesarios para moverse por este mundo.

No obstante , no debemos perder de vista la raíz del problema, que no es una mísera y patética tercera hora de castellano. En Cataluña, y en todo el territorio nacional español, sin excepción alguna, debería ser posible estudiar íntegramente en la lengua oficial del Estado, en la lengua nacional de España, en la lengua franca que todos entienden, y que todos tienen el derecho constitucional a usar y el deber, también constitucional, de conocer.

Bien está que las lenguas regionales sean preservadas, y que quienes las tienen como lengua materna puedan adoptarlas como lenguas vehiculares de la enseñanza, pero eso no puede convertirse de facto en imposición urbi et orbe, de carácter anticonstitucional y sobre todo, antiliberal y antinacional.

Me llama la atención que montemos un patín por la nueva normativa de un felón a España, a los ciudadanos, y a sus votantes como Montilla, y obviemos la esencia del problema. Que trasciende, por cierto, a la traición de Montilla, a la irresponsabilidad histórica de Zapatero, y al patetismo de un Tribunal Constitucional político, maniatado, cobarde y que será condenado en la historia española, y que aun no ha dicho ni esta boca es mía sobre el estatuto catalán. El problema real está en un sistema autonómico desmadrado, desquiciado y que, cual virus de ida y vuelta, a infectado a la misma casta política española que lo puso en marcha.

Porque una cosa es consagrar institucionalmente la pluralidad real de la Nación española y otra crear autonomías a destajo a las que llamar naciones, realidades nacionales, nacionalidades o cosas parecidas, con sus consiguientes atribuciones, deslealtades y traiciones. Eso es cargarse la Nación histórica española y la Nación española de ciudadanos libres e iguales. Dicho sea sin ningún tipo de matiz, por cierto.

El Tribunal Constitucional duerme; la "discutida" nación catalana, no
Alfredo Casquero elsemanaldigital 11 Mayo 2009

Mientras el Tribunal Constitucional espera a que al Gobierno socialista no le moleste demasiado la sentencia dormida sobre el Estatuto catalán, y busca un hueco entre elección y elección por si el resultado es perjudicial para Zapatero, en el parlamento de la antigua región española, desbordada por los hechos y el silencio culpable de la sociedad y la omertá cómplice de los medios de comunicación, la prohibición avanza.

Se prohíbe hablar español en la escuela. Se prohíbe ser libre. Tenía entendido que la Constitución española gozaba de una supremacía material que condiciona los contenidos del resto de normas. Y sin embargo, el no hacer del Tribunal Constitucional, tan desprestigiado como el resto de la Justicia, ha permitido a los socialistas, a los del 3 por ciento y a los de la ultra Ezquerra darle una puntilla mortal a la libertad e igualdad de todos los ciudadanos.

Montilleche, versión andaluza, cutre e iletrada del nacionalismo vasco, azuzado por los radicales de la ultra izquierda independentista, da un golpe de Estado lingüístico camuflado en una bobalicona sonrisa. La aprobación de ley de Educación Catalana es la misma afrenta institucional, el mismo atentado al Estado de Derecho que el Plan Ibarretxe. Ambos pretenden saltarse la Constitución apelando a falsos derechos históricos, que jamás me cansaré de repetir responden más a una ensoñación patética que a la realidad.

La discutida, discutible e inexistente nación catalana, avanza imparable gracias a la dejación de funciones del Tribunal Constitucional, a la inculta visión nacional del Presidente y al sistema partitocrático español, que permite a unos políticos advenedizos insultar continuamente a España y a los españoles cuando nos niegan, dibujar la configuración del Estado a su antojo en los libros de texto, manipular los mapas del tiempo, encauzar de nuevo los ríos y renacerlos en país extranjero, inventarse personajes históricos, u ocultar la historia de los verdaderos, y gastar, gastar millones en sedes que llaman embajadas, millones en la promoción identitaria, miles, en el cuento de nunca acabar consentidos por la estrecha visión de los partidos nacionales incapaces de un acuerdo de altura para atajar la sangría de la historia, de la lengua y de la Nación.

El plan Ibarretxe fue tumbado, más bien tarde, en el Parlamento Español por los votos responsables, esta vez sí, de PSOE y PP. La nueva ley que pretende aprobar esa entidad distinta al PSOE, el PSC, da cobertura legal a hechos consumados. En vista de que el alto Tribunal, garante en teoría de la legalidad, no cumple, deben ser los partidos quienes frenen esta maquinación totalitaria para acabar con España. Son muchos años ya, muchos pasos dados, en la estrategia nacionalista. Hay que frenar en seco. Hay que volver atrás, o mejor dicho, adelantar de nuevo los siglos retrocedidos por los nacionalistas y volver al XXI, y no permitirles ni un aspaviento más, ni una mentira más, y hablar de libertad para elegir, para pensar, para decir.

Cataluña tiene que volver a ser libre, para que España siga siendo España. Recuperar la libertad robada por tantos años de nacionalismo exigirá temple, altura de miras, sentido de Estado, despreocupación electoral. Que es, para nuestra desgracia, lo contrario de lo que ofrece la casta política.

Una democracia cada vez más degenerada
Luis de Velasco Estrella Digital 11 Mayo 2009

El Tribunal Constitucional lleva ya tres años preparando su laboriosa decisión sobre el Estatuto catalán. Altísima eficacia. Parece que está ya a punto de dar a luz, luz que sin duda iluminará a la deteriorada democracia española. No parece que vaya a ser así según los rumores, que normalmente corresponden a filtraciones, que circulan. En su trapicheo político, que no argumento jurídico, algunos de los magistrados no olvidarán de quién proceden sus nombramientos.

La portavoz de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), la diputada Rosa Díez, ha tenido la valentía esta semana de decir lo que muchos piensan. Ha denunciado la "incompetencia, irresponsabilidad y sectarismo [del Tribunal] practicando un política seguidista del Gobierno". Lo ha hecho a propósito de la reciente aprobación en la comisión de educación del Parlamento catalán de la ley lingüística que blinda la enseñanza en catalán y excluye el castellano. Lo ha definido correctamente como un "golpe antidemocrático". Este tipo de actuaciones por parte del Gobierno y del Parlamento catalanes son posibles porque no se olvide que mientras no haya resolución del Constitucional todo el contenido del Estatuto está vigente. Se va desarrollando mientras el Gobierno de la nación, principal responsable de este desaguisado, mira para otro lado.

Es el principal responsable porque este tema de un nuevo Estatuto, que nadie reclamaba y al que la ciudadanía de Cataluña era completamente ajena (véanse las encuestas de entonces) se inicia por la irresponsabilidad de Zapatero, que lo impulsa y que además declara que en Madrid se aprobará lo que apruebe Cataluña. Y a la cabeza de la manifestación, no los nacionalistas sino dos "socialistas", el "federalista asimétrico" Maragall (el que proclamó, una vez aprobado ese Estatuto, que el Estado era ya "residual") y el converso "Josep" Montilla, siempre deseoso de hacer méritos. Después, una vez aprobado y presentados recursos ante el Constitucional, todo ello acompañado de amenazas de echarse al monte por parte de los nacionalistas en caso de que la sentencia del Constitucional no les gustase. Un ejemplo de democracia y juego limpio.

El seguidismo del Constitucional y su demora inadmisible en resolver este tema crucial, fruto simplemente del sistema de designación de sus integrantes (como ocurre en el Consejo General del Poder Judicial), así como la actuación desleal de los partidos catalanes que aprobaron una norma que de hecho modifica por vía torticera la Constitución, son un par de muestras del estado de deterioro de nuestra democracia, cada vez más dirigida. No son los únicos ni mucho menos, hay muchos más, cada vez más. La institucionalidad originada en la transición y plasmada en la Constitución está agujereada y caduca. Una regeneración democrática es imprescindible, pero eso es algo que no quieren emprender los dos grandes partidos y sus satélites.

Europeas
No con mi voto
Emilio Campmany Libertad Digital11 Mayo 2009

Publica Carlos E. Cué una interesante crónica en El País de este domingo. En ella recoge la confidencia de un marianista, quizá José María Lassalle: "En estas elecciones el objetivo no es ganar votos, sino sobre todo no perderlos entre los más españolistas del barrio de Salamanca (Madrid), que se pueden ir a Rosa Díez. Dos de cada tres votos suyos eran nuestros, y ahí Mayor y Aznar son muy útiles. Movilizan el voto de los muy convencidos, los muy politizados, que son de los pocos que van a ir a las urnas". O sea, que los marianistas bizcochables, timoratos, blanditos y gallardonizados confían en que Mayor Oreja y Aznar les traigan el 7 de junio los votos que necesitan para ganar esas elecciones y apuntalar a Rajoy en la presidencia del PP hasta las próximas elecciones generales.

Cué no nos descubre nada que no sepamos. El que no parece saberlo es el propio Mayor Oreja, empeñado absurdamente en convertir estas europeas en una prueba de su tirón electoral, cuando lo que está en juego es el de Rajoy. El propio Cué lo explica: "Todos los consultados, marianistas y críticos (...) creen que lo único que lo podría debilitar [a Rajoy] (...) es un mal resultado en las europeas del 7 de junio, que no es previsible".

No sé qué harán los electores del PP del barrio de Salamanca, pero los de ese barrio y los de cualquier otro que piensen votar el 7 de junio deberían pensar fríamente lo que van a respaldar votando al PP, si a Mayor Oreja o a Rajoy. Si, como Cué y sus fuentes, creen que a Rajoy, deberían hacerlo solamente si están convencidos de que es el presidente que necesita España. Es una lástima que Mayor Oreja tenga que pagar por otros, pero él sabrá por qué se ha dejado colocar a la cabeza de una lista confeccionada a sus espaldas después de ver lo que se hizo con María San Gil. En cualquier caso, aquí importa poco el destino de las personas. Importa España. Y a España no le conviene Rajoy. Mejor dicho, no le conviene esta versión aguada de centrista acomplejado y encogido que tan bien representa Gallardón y con la que Rajoy ha querido vestirse para ver si así logra auparse hasta la presidencia de Gobierno.

Algunos me dirán que, con ser malo Rajoy, peor es Zapatero y que no hay más remedio que elegir. No estoy de acuerdo. Si los electores del PP demuestran el 7 de junio que no les gusta el gallardonismo de Rajoy, habrá tiempo de que venga alguien que de verdad asuma la obvia necesidad de reconducir el desastre en el que se ha convertido el Estado de las Autonomías, crea en una Justicia independiente y se esfuerce por dar a nuestros hijos una educación que se ocupe de formarlos y no de adoctrinarlos, condenando su futuro a la ignorancia, el revanchismo y el aldeanismo. ¿Es mucho pedir?

El PP es el único partido de los que tienen opción de gobernar que conserva algo de nacional. Con Rajoy está empezando a dejar de serlo. Hubiera sido preferible que una derrota en las elecciones gallegas provocara la catarsis que se necesita. Pero los electores gallegos decidieron atender a las necesidades de su tierra antes que a las de España. Así pues, la última oportunidad de hacer lo que hay que hacer será el 7 de junio. No será fácil. Implicará además un triunfo para Zapatero, con lo que tampoco será agradable. Pero hay que hacerlo.

Fascismo
El silencio temible de Zapatero
Agapito Maestre Libertad Digital11 Mayo 2009

Zapatero nos llamó de "derechas" a los que criticamos la actitud de docilidad y servidumbre de los sindicatos con respecto al Ejecutivo. Nos llamó de derechas y, además, lo hizo con tono insultante. Provocador. Su ánimo agresivo era obvio. El insulto es malo en política. Es la antesala de la violencia, o sea, la negación de la política. Es lo peor que llevo de la palabrería de Zapatero. No es la primera vez que lo hace. Empieza a ser norma en la conducta Zapatero: insulta por sistema al que disiente de su forma totalitaria de ejercer el poder. Si no queremos que esta norma se convierta en normalidad, es menester que le recordemos, o sea, que protestemos ante el señor Zapatero, contra el contenido fascista que llevan adentro los insultos. El insulto de un líder contra sus críticos es propio de fascistas. Sí, sí, fascista es el personal que cree que insultándonos, vilipendiándonos, y amenazándonos, conseguirá callarnos. ¡Cuidado, señor, por esa pendiente populachera! Fascista.

Sin embargo, para no imitar la conducta de Zapatero, es menester que nos preguntemos sobre si el actual jefe del Gobierno es o no un genuino fascista. Sin duda alguna, tiene rasgos propios del político fascista. También del comunista. Engaña y miente como si él fuera un dechado de virtudes. Persigue a la oposición con afán de eliminarla. Pone los medios de comunicación a su servicio. Etcétera. Etcétera. Cuesta, sin embargo, llamarle en sentido estricto fascista, porque es más bien un nacional-socialista, alguien que pretende llevar a cabo el socialismo en una "nación" determinada; en este caso, se trata de algo que él llama "nación" –discutida y discutible, absolutamente desvertebrada y sin cohesión entre sus pobladores–, algo, que actúa como el soporte imaginario sobre el que sienta sus reales un partido político, el PSOE, que es más, mucho más, que hegemónico; es determinante de todo lo que sucede por tierra, mar y aire en esto que llamamos España.

En efecto, del PSOE depende el Gobierno, el legislativo, el judicial y hasta la cuenta de resultados del medio de comunicación más humilde de este país. Sólo por eso, sí, podríamos decir que la figura del "líder" político del PSOE tiene más parecido con un régimen de partido único que con una democracia definida por la separación y balance de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Pero no es el sistema de partidos, o mejor, el perverso "régimen de partidos" políticos que hay en España lo que aproxima a Zapatero a las figuras clásicas del "fascismo" o del "nacional-socialismo. Es algo más sencillo. Lo vi claro cuando Zapatero hablaba en el mitin de Vistalegre. La explicación es evidente si nos detenemos brevemente en el trato que le concedió al jefe de la patronal, al tal Díaz Ferrán, porque éste balbuceó –ni siquiera fue un comentario reposado y justificado públicamente– una leve crítica a la responsabilidad de Zapatero en la crisis económica.

Zapatero podría haber dejado pasar el asunto de unas declaraciones que no pretendían ser públicas, y que lo culpaban a él de la crisis económica. Zapatero podría haber eludido con elegancia política tales comentarios semipúblicos, pero prefirió lanzarse al charco y contestar con los modos propios del arquetipo fascista: la arrogancia, la displicencia y, siempre, la amenaza del silencio como última baza de su actuación pública. El silencio de Zapatero, siempre terrible y justiciero, nunca merecerá la pena para construir una democracia decente. Zapatero demostró en Vistalegre que es un tipo de político con un arquetipo, un modelo real de actuación, que no es otro que el fascista: casi siempre palabrero y poco creíble cuando habla, pero siempre temible cuando guarda silencio. Espera y jamás olvida.

"Mi silencio merecerá la pena", dijo Zapatero a sus correligionarios, sentenciando al tal Díaz Ferrán... Zapatero con el silencio consiguió lo que quería: la estigmatización, definitiva, del por otro lado discutible jefe de la patronal. ¿Qué puede enseñarle el jefe de los empresarios capitalistas y chupa-sangres españoles al gran líder de los cuatro millones de desempleados? Nada. Por eso, su alevosa crítica es contestada con silencio amenazador. Fascista.

PSE-PNV
El chero de Pachi
Pedro de Tena Libertad Digital11 Mayo 2009

Todo el mundo parece feliz y entusiasmado con la llegada de Pachi López a la presidencia del Gobierno vasco. Y, en efecto, las apariencias indican que la felicidad sería o debería ser el estado natural de los constitucionalistas y demócratas españoles tras el desalojo del poder del cuasitotalitarismo nacionalista después de 30 años de clientelismo, dominación de las instituciones y recogidas de nueces mientras otros agitaban el árbol: el árbol de la vida de los ciudadanos no nacionalistas, obstáculos para la implantación del régimen nacionalista total. Sin embargo, hay algo que no encaja, un tufo que desagrada, un dolor que viene de lejos pero que sabemos que es un dolor.

Algunos andaluces, sobre de todo de la Andalucía Occidental, llamamos "chero" al olor característico y no siempre agradable que desprenden los animales y que es característico de las especies y de su edad y/o circunstancias. Por ejemplo, destacamos sobre todo el "chero" del cordero adulto, un olor peculiar bien distinto al inexistente o inapreciable "chero" del cordero lechal, que es precisamente lo que le hace apetecible. Y aun está vigente en los significados de la palabra en muchas zonas de América. Pues bien, en el caso de Pachi López se aprecia un "chero" que nos advierte de algo desagradable en el panorama vasco aunque aún no sepamos precisar bien qué es. Algunas anticipaciones tenemos.

Recordemos el discurso del método de Juan Luis Cebrián en 2001. En aquel ya famoso artículo se machacaba la intención popular-socialista de desalojar al PNV del poder en unas elecciones democráticas por considerar que el poder fáctico nacionalista se vería acrecentado por la confrontación de dos "nacionalismos" –que sólo veía Cebrián porque nacionalismo en el País Vasco sólo se ve uno si se mira con seriedad –, y que entonces, aunque moralmente la intención fuera buena, la consecuencia política sería desastrosa. Mayor Oreja y Redondo Terreros fueron masacrados impíamente. Pero el objetivo era el mismo de Pachi López ahora: desatascar la política vasca y la lucha contra el terrorismo mediante el triunfo de un gobierno no nacionalista y beligerante contra el terror.

Pero, claro, en aquel entonces el PSOE era un partido reducido frente a un PP crecido, que era el peso fundamental de la coalición. Tras el machaqueo de Mayor Oreja y su proyecto y el surgimiento de Pachi y su acercamiento táctico al nacionalismo vasco que todos recordamos y recordaremos –con el diálogo político con ETA incluso–, el PSOE fue creciendo y el PP descendiendo. Lo que parecía una herejía en 2001, un gobierno de coalición de PP-PSOE en el País Vasco, hoy no lo parece cuando es el PSOE el partido mayoritario. Dejando de lado la circunstancia del desastre socialista en Galicia –que puede haber propiciado, cómo no en esta política mezquina y de bajura, la decisión final de apoyarse en el PP para gobernar en el País Vasco–, tal decisión parece haber tenido lugar cuando se ha logrado un poder mayor que el PP en la relación de fuerza política. ¿Por qué? Para imprimir el propio sello a la dirección del País Vasco en los próximos años. Chero.

En el pasado, en la década de los 80, el PSOE permitió el gobierno del nacionalismo casi en solitario a pesar de haber obtenido casi el mismo número de votos. Se trataba de no molestar al nacionalismo en la creencia de que el nacionalismo cabreado haría invivible la vida cotidiana en el País vasco. ¿Qué hará ahora el socialismo? ¿Desmontará la red de clientes y militantes con la que el PNV ha infectado la vida política, económica y administrativa durante 30 años o hará las cosas de modo que el nacionalismo vuelva al poder, en esta misma legislatura, cuando las condiciones permitan dar la patada en el culo a un PP de buena voluntad y de horrible sentido político? Chero.

Ya anda Cebrián diciendo que es menester no "expulsar" al PNV del País Vasco, pero se calla que hay centenares de miles de vascos exiliados por la terrible coincidencia de intereses entre PNV y ETA. Pero no se habla de la vuelta de estos exiliados, ni de la necesidad de usar la policía autonómica vasca para lo que debe ser usada: contra el delito, contra el terrorismo y por la libertad de todo ciudadano sea quien sea, viva donde viva y piense lo que piense. ¿Y qué hace López? Pues lo que dice Cebrián, que lo que desea es, sencillamente, un gobierno de coalición cuasi eterno de PSOE y PNV (un PNV menos nacionalista a ser posible). Pero eso implicará concesiones y la primera de ellas, acudir en auxilio de un PNV que se ha amamantado en las tetas de la cosa pública y que empezará a despedir a todos los fieles y simpatizantes a quienes no haya podido dar un puesto fijo en la Administración vasca. Chero.

Pues eso. En Andalucía cuando alguien pide cordero para comer, lo primer que hace, inconscientemente incluso, es percibir el chero del asado. Si es de adulto, se devuelve. Si es de lechal, se admite. Por ahora, ante la presencia de López nuestra percepción del "chero" dubita entre aquel desgarro de la madre de Joseba Pagarzaurduntúa: "¡Patxi...harás cosas que nos van a helar la sangre!" y el otro chero, el de las apariencias –que, como es sabido desde los tiempos más remotos, engañan–, agradable, optimista e ingenuo. Nuestra experiencia en "perfumes" es que el olor que más desprende el PSOE, en cualquier zona de España, es el olor del poder. Viendo las piezas del tablero y la querencia de los jugadores, si yo fuera del PP ya le estaría viendo las orejas al lobo. A los lobos, vamos, que van a ser por lo menos dos. ¿Que por qué lo digo? Porque el PSOE y el PNV desprenden un chero parecido desde hace mucho tiempo.

156.300 MáS EN EL úLTIMO AñO
Contra la crisis, más funcionarios
IMPRESIONES El Mundo11 Mayo 2009

LA ADMINISTRACIÓN pública parece ajena a la crisis, al menos en lo que a contrataciones se refiere: en el último año, mientras casi 2 millones de trabajadores del sector privado se iban al paro, el Estado ha aumentado su nómina con 156.300 nuevos funcionarios. No sólo son más los empleados públicos, 3.029.500 en total, sino que se les ha subido el sueldo por encima del doble de la inflación, de manera que su remuneración costará en 2009 más de 120.000 millones de euros, duplicando lo que el Estado ingresará este año por IRPF. El 22% de los empleados en España pertenece ya al sector público, casi uno de cada cuatro, y en Extremadura ese porcentaje alcanza el 33,4%. A todo esto, ¿alguien ha notado como consecuencia una mejora de los servicios o de la atención al público?

11-M: cuando la ciencia refuta la sentencia
EDITORIAL El Mundo11 Mayo 2009

SOMOS CONSCIENTES de que la divulgación de las conclusiones del informe científico realizado por el perito Antonio Iglesias servirá para agudizar la conciencia del sector más sensible y crítico de la sociedad española sobre la importancia de averiguar la verdad sobre el 11-M. Pero también de que habrá quienes reaccionen apelando a la teoría de la conspiración y criticando el empecinamiento de los que nos empeñamos en seguir investigando la masacre de Madrid.

La respuesta a los escépticos es muy simple: EL MUNDO se limita a adelantar la principal conclusión de un trabajo científico de 500 páginas. No hay en él valoraciones políticas, especulaciones o consideraciones sobre el terrorismo. Hay datos empíricos, obtenidos científicamente y científicamente comprobables. Su autor es un químico que se centra en la revisión de las pruebas realizadas sobre los explosivos del 11-M en los laboratorios de la Policía Científica, en las que participaron ocho expertos, entre ellos él mismo.

El trabajo de Iglesias durante un año ha seguido los procedimientos habituales establecidos por la comunidad científica y ha sido entregado al Colegio de Química para que otros expertos puedan someter a crítica, controversia o refutación su contenido.

Somos también conscientes de la dificultad de comprensión para el lector de este asunto, en el que es fácil perderse en la complejidad y diversidad de los procedimientos y las sustancias químicas que aparecen, a veces con nombres parecidos.

Hay, sin embargo, dos premisas muy relevantes en este informe científico que llevan a concluir que el explosivo que utilizaron los terroristas para volar los trenes era Titadyn, lo que contradice la versión oficial de que lo que estalló era únicamente Goma 2 ECO.

La primera de esas premisas es que los análisis de la muestra M-1, la mejor conservada y la única que no fue lavada con agua, arrojaron la presencia de nitroglicerina y dinitrotolueno, dos sustancias que forman parte del Titadyn pero no de la Goma 2 ECO robada en Asturias.

La segunda premisa es aún más relevante en la medida en que supone una novedad que deja tocada de muerte la credibilidad de la sentencia: el tribunal concluyó por error que la presencia de dibutilftalato en todos los análisis de las muestras permitía deducir que se trataba de Goma 2 ECO. La deducción es errónea porque esta sustancia forma parte también del Titadyn incautado por la Guardia Civil en Cañaveras, dos semanas antes de la masacre de Madrid. La sentencia afirma que el dibutilftalato era un «componente diferencial» entre uno y otro explosivo y ello no es cierto, como queda acreditado en los análisis de Iglesias.

Como explica hoy nuestro periódico, el dato no se conoció durante el juicio porque la gráfica que reflejaba los resultados del análisis del Titadyn hacía referencia genérica a los ftalatos, omitiendo de forma expresa la aparición del dibutilftalato. Según Iglesias, la omisión pasó «desapercibida» o, tal vez, «fue soslayada» por el director de la pericia. Sea como fuere, lo que dice la sentencia es falso.

Las conclusiones de este informe ponen, sin duda, en evidencia la investigación judicial del 11-M y la labor del tribunal. Por ello, no faltará quien las acoja con desdén o silencio, sin tomarse la molestia de refutarlas cientifícamente y argumentando que la sentencia del juicio ya se pronunció sobre los explosivos.

Pero los hechos son tozudos y lo que publicamos hoy acentúa mucho más las dudas sobre la versión oficial del 11-M. Nadie mejor que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que es químico de profesión, podría valorar el informe de Iglesias desde el punto de vista científico y -en función de sus propias conclusiones- ordenar una nueva investigación sobre un aspecto tan fundamental para esclarecer la masacre.


¿Usted es lingüista , Señor Escribano? ¿En serio? Curioso también, como con el ingeniero Inacio.
José Manuel Pousada, Vigo La Voz11 Mayo 2009

Miente usted señor Escribano o no sabe leer. Elija Usted cuál es su caso.

España ratificó la Carta Europea respecto a las lenguas cooficiales en los mismos términos que lo hicieron Finlandia respecto al sueco, Eslovenia respecto al italiano, Eslovaquia respecto al húngaro y el Reino Unido respecto al galés. En todos esos países se permite elegir la lengua vehicular y no se obliga a nadie a someterse a inmersión salvo que no haya demanda suficiente de enseñanza en su lengua en el territorio en el que vive, Lea las declaraciones a este diario de Juhani Lönnroth, Director de Traducción de la Unión Europea, que es finlandés y verá como digo la verdad. En los países escandinavos las inmersiones lingüísticas son voluntarias señor mío. En Canadá, por ejemplo, aunque en un territorio haya sólo una lengua oficial, los alumnos uno de cuyos padres haya cursado la primaria en la otra lengua oficial de Canadá tiene derecho a recibir la enseñanza en esa lengua: la inmersión es voluntaria, y eso que no se trata de una lengua oficial en el territorio. En Bélgica, Holanda, Finlandia no se le impide a nadie estudiar en una lengua oficial. Y en Estados Unidos no se le impide a nadie estudiar en inglés. Déjese de bobadas, que hace el ridículo una y otra vez. Los métodos de inmersión lingüística fueron ensayados, con muchos controles, por primera vez en Canadá por Lambert y cuando constató ciertos fracasos en los EEUU estableció tres conclusiones para que la inmersión fuese exitosa y buena. ¿Sabe cuáles son? Pues búsquelas.

Usted no acaba de entender que España no cumple con los compromisos adquiridos al ratificar la Carta en el caso del gallego porque no han desarrollado un modelo de inmersión total para los que así lo deseen, no para todos los alumnos. El artículo 7.1.g de la Carta pone lo que pone además. Los países citados cumplen con sus compromisos y aplican en la enseñanza lo que propone GB, y deje de mentir por favor. Mire lo que pone el informe de 2005, párrafo 484, referido al modelo de tres vías del País Vasco. Dice que es excelente y a las quejas de que la vía A no garantiza que los alumnos salgan con iguales conocimientos de vascuence que de castellano les dicen que ese no es su problema, sino que les basta con que todos los que quieran la enseñanza en vascuence tengan acceso a ella.

Como sigue insistiendo en hacer el ridículo le pondré el inciso final del párrafo 1035 del informe que cita referido al gallego:

La carta no exige la enseñanza obligatoria en gallego para todos los alumnos, sólo que ésta sea accesible para que todos los alumnos reciban la enseñanza en gallego si los padres así lo eligen.

¿Cómo no va a ser discriminatorio que a un alumno se le impida educarse en una lengua oficial mientras a otros se les permite hacerlo? Si el CE dijese lo que usted dice sería un peligro para la libertad, por poner a las personas al servicio de las lenguas.

11-M
Los explosivos de los trenes de cercanías
Cinco años después del mayor atentado terrorista cometido en Europa no conocemos con precisión el tipo o los tipos de explosivo que mataron a 192 personas.
Gabriel Moris Libertad Digital11 Mayo 2009

Sirva de introducción a esta reflexión el hecho de que cinco años después del mayor atentado terrorista cometido en Europa no conocemos con precisión el tipo o los tipos de explosivo que mataron a 192 personas y produjeron lesiones reconocidas en 1850 ciudadanos.

A finales del mes en curso se cumple el segundo aniversario de la finalización de una pericia sobre los explosivos que pudieron ser los causantes de tanto mal. La pericia fue encargada por el tribunal que juzgó a los presuntos autores de la tragedia. Cualquiera puede encontrar lógica la decisión al no aparecer en el sumario cuál fue el arma del delito.

Lo que antecede creo que justifica el que las víctimas y sus familias así como los ciudadanos preocupados por vivir en una sociedad en paz y justa tengamos el deber de recordar el segundo aniversario de la citada pericia así como las circunstancias que concurrieron en la misma y la escasa información derivada de ella.

Por circunstancias que no vienen al caso, yo me vi obligado a participar en dicha pericia como perito de parte. Como anécdota, he de recordar que mi participación fue recusada por un abogado de parte por el hecho de haber perdido a mi hijo en el atentado. He de confesar que mi espíritu, desde que fui admitido como perito hasta después de finalizar el juicio, fue el trabajar con profesionalidad y con imparcialidad pese a estar en juego el esclarecimiento de los autores y de las circunstancias que arrebataron la vida de mi hijo. Esta afirmación puede ser corroborada por el resto de los peritos que participaron en la pericia.

Siguiendo con ese espíritu, creo importante hacer algunas reflexiones sobre todo lo que rodeó a la pericia. En mi opinión, el único objetivo de la misma debía perseguir el conocimiento exacto del arma homicida y no creo equivocarme si afirmo que los autores por acción ni omisión tenían como punto de mira justo lo contrario.

Lo lógico hubiera sido recoger y analizar todos los elementos correspondientes a los artefactos que explosionaron los trenes, explosivos incluidos. No creo nada nuevo al decir que los peritos recibimos veintitrés muestras de cuatro trenes explosionados de las cuales, veintidós de ellas al menos no eran válidas para su estudio, pues habían sido previamente lavadas con agua y acetona para su análisis correspondiente en el laboratorio de los Tedax; estas circunstancias fueron debidamente descritas en todos los informes elaborados. De los análisis realizados por los Tedax, no constan los registros al día de hoy, después de celebrado el juicio. Las muestras recogidas por los Tedax en los focos de explosión, no fueron enviadas para su análisis al laboratorio de la Policía Científica. Este proceder no es habitual en los protocolos de actuación de la Policía, máxime tratándose de un caso de extrema gravedad como éste. Los trenes, lugar en el que lógicamente se podían encontrar restos de artefactos y explosivos, fueron desguazados al día siguiente del atentado. Este proceder tampoco es habitual ni en el caso de un accidente, huelga decir que en este caso resulta totalmente incomprensible para los ciudadanos, no digamos para las autoridades responsables de dicha investigación.

De los análisis realizados sobre las veintitrés muestras no válidas, sabemos que además de dos componentes de la Goma 2 Eco, apareció Dinitrotolueno (DNT) en todas las muestras analizadas en la pericia. En una muestra, la número uno, constituida fundamentalmente por polvo de extintor (análisis realizado por difracción de Rayos X), se encontraron además de Nitrato Amónico y Nitroglicol, componentes comunes a la Goma 2 Eco y al Titadyne, apareciendo a nivel de traza Nitroglicerina (NG) y Dinitrotulueno (DNT), estos dos componentes forman parte de algún tipo del último explosivo citado.

Con lo dicho hasta ahora queda en evidencia que en unas muestras no válidas analíticamente se detectó la presencia de explosivos que no contiene la Goma 2 Eco. El lector puede sacar sus propias conclusiones, tanto sobre las muestras de los focos e explosión presentadas a los peritos como sobre los resultados analíticos de dichas muestras. Todo lo que antecede está contenido en el informe de pericia que hoy es un documento no reservado.

Hasta ahora he omitido hablar de otro tipo de muestras que se analizaron en la pericia, ya que procedían de lugares donde no había habido explosiones correspondientes al atentado.

No quiero dejar de citar el hecho de que los dos artefactos que no explosionaron en los trenes, uno en la estación de Atocha y otro en la estación de El Pozo, fueron desactivados sin recogida de muestras. Si no me equivoco, este proceder no es ni lógico ni está contemplado dentro de los protocolos de actuación de la Policía (Tedax).

Parece como si todas las actuaciones huyeran del esclarecimiento del tipo de explosivo utilizado en los focos de explosión de los trenes.

Con estas breves reflexiones quiero dejar patente que la investigación de los explosivos sigue incompleta después de pasados cinco años del triste atentado. Lejos de desfallecer en el intento de conocer lo ocurrido el 11-M animo a todos los responsables de la investigación a no dar por pasada la página, ya que nos va mucho en juego a todos, víctimas, autoridades e incluso nos jugamos el prestigio de nuestra democracia.

AL MENOS EN UNO DE LOS FOCOS
El informe de un perito señala que en el 11-M se utilizó algún tipo de Titadyn
El Mundo revela que uno de los peritos que trabajó para el tribunal del 11-M ha elaborado un extenso informe en el que determina que el 11-M se utilizó, al menos en uno de los focos, algún tipo de Titadyn. El tribunal descartó en su momento que fuera este explosivo.
Libertad Digital11 Mayo 2009

Según cuenta este lunes el periodista Manuel Marraco, el perito Antonio Iglesias concluye que es falso uno de los argumentos de la sentencia en el que se atribuye todas las explosiones del 11-M a la Goma 2 Eco ya que la nitroglicerina y el DNT detentado en uno de los focos forman parte del Titadyn y no del elemento que la versión oficial –incluida la propia fiscal Olga Sánchez– ha determinado.

El análisis del experto, que ya ha sido registrado en el Colegio Oficial de Químicos de Madrid, cree "altamente probable" que una de las mochilas bomba que explotó en la estación de El Pozo tuviera Titadyn. Además, afirma que uno de los elementos encontrados en los focos llamado dibutilftalato no sólo forma parte de la Goma 2 Eco tal y como determinó el tribunal sino también del Titadyn. Sólo dos semanas antes de los atentados, tal y como informó Libertad Digital el 2 de abril de 2007, se supo que el explosivo de uno de los focos del 11-M coincidía con el Titadyn interceptado a ETA en Cañaveras.

Pero no sólo eso. Según el completo informe del perito Iglesias, en la sentencia también se apuntaba al hallazgo de otro componente: el nitroglicol, que según la versión oficial sólo aparece en la Goma 2 Eco. Sin embargo, Iglesias apunta que también forma parte del Titadyn, en todos sus tipos. Fue gracias a esto –y también a la presencia de dibutilftalato– que el Tribunal determinó que lo que explotó en todos los focos fue Goma 2 Eco.

El tribunal determinó que el dibutilftalato aparecía en todos los focos y por lo tanto lo que se había usado era Goma 2 Eco. Según el perito Iglesias, eso no es exacto ya que el dibutilftalato también se encuentra en el Titadyn. El experto apunta además que lo más destacado es la aparición de dinitrotolueno (DNT) ya que es un elemento que aparece en el Titadyn pero no en la Goma 2 ECO. De hecho, en la muestra M-1, la mejor conservada, se encontraron cuatro elementos: nitrato amónico, ditritoetilénglicol, dinitrotolueno y nitroglicerina. Los dos primeros elementos se encuentran tanto en la Goma 2 Eco como en la Titadyn. Los dos últimos sólo se encuentran en el Titadyn. Por eso, Antonio Iglesias dice en su informe que ve "altamente probable" que en uno de los focos de El Pozo estallara Titadyn, un elemento descartado.

¿Bastan dos horas de castellano?
Los expertos dicen que depende de cada escuela y piden despolitizar el debate


La tercera hora de castellano en las escuelas ha vuelto a la palestra. Ya lo estuvo hace dos años por el decreto del Gobierno central que insta a cumplir la tercera hora de castellano, que fue recurrida por la Generalitat ante el Tribunal Constitucional. Ahora ha vuelto al escaparate de la actualidad tras aprobarse, en la comisión del Parlament, el proyecto de ley de Educación catalana.


El nivel de catalán y castellano es similar en primaria, según Educación

El proyecto de ley consagra la inmersión lingüística en catalán. Y esquiva por ley la obligatoriedad del decreto estatal que fija la tercera hora. Se apoya en el Estatuto, que es una ley orgánica. Sin embargo, la propia Ley Orgánica de Educación (LOE) dice que es potestad del ministerio fijar el 55% de los horarios y contenidos mínimos en las escuelas en las comunidades con dos lenguas oficiales, como Cataluña.

La mayoría de las escuelas catalanas están impartiendo tres horas por semana de lengua catalana y dos de castellana. Muchas, además, imparten otras dos horas de lengua extranjera, mayoritariamente inglés.

Pero más allá del fragor político, que puede acabar en los tribunales -según amaga el PP-, ¿necesitan los alumnos catalanes una hora más de castellano en la escuela?

Expertos y docentes que trabajan a pie de aula con alumnos consultados por EL PAÍS (véase la página siguiente) coinciden en dos cosas. La primera, que desde la escuela hay que despolitizar el tema y afrontarlo con rigor pedagógico. La segunda, que ningún territorio es igual a otro y dar más o menos horas de castellano -como de catalán- debería depender de la zona donde esté la escuela. Si el centro está en una zona más catalanoparlante, sería bueno una hora más por semana de castellano. Y, al revés, mejor dar más catalán en áreas castellanohablantes. Algunos centros dicen que están haciendo justo eso.

Los resultados de las pruebas de competencias indican que los alumnos de primaria y secundaria tienen un nivel similar en castellano que en catalán.

En el curso 2006-2007, las competencias en castellano y catalán de los alumnos de cuarto de primaria (9-10 años) eran muy parecidas. En cuatro de las competencias medidas, dos arrojaban mejores resultados en catalán y dos en castellano, según datos de un informe del Consejo Superior de Evaluación, ligado al Departamento de Educación de la Generalitat.

A la hora de comprender la información de un texto escrito, el 81% de los alumnos de cuarto de primaria asumía la competencia en catalán y sólo el 58% en castellano. Pero si se trata de "producir un texto con orden y claridad" el 61% superaban el nivel requerido en castellano y sólo el 56% en catalán.

En cuanto a escribir usando correctamente los conocimientos lingüísticos (léxico, ortografía y morfosintaxis) el 56% superaba la prueba en castellano y sólo el 53% en catalán. Pero para comprender un texto escrito interpretando el mensaje que contiene el texto, el 79% superaba la prueba en catalán y el 75% en castellano, siempre según el citado informe.

No hay hasta la fecha una evaluación completa de final de primaria. La Generalitat la acaba de instaurar por primera vez este curso para medir el nivel de los alumnos en lengua castellana, catalana y matemáticas y extraer conclusiones.

Otro estudio de la Generalitat, de 2004, en este caso con alumnos de segundo de secundaria, (13-14 años) constata unos resultados bastante similares a los de primaria. Mejor en castellano a la hora de entender e interpretar un texto oral y mejor en catalán si se trata de entender e interpretar la información de un texto escrito.El proyecto de ley de Educación, de 114 páginas, abarca desde la etapa de infantil hasta las puertas de la Universidad y asuntos como la inmigración, la gratuidad, las lenguas, los conciertos, los currículos escolares, la autonomía de las escuelas, la evaluación de centros y profesores y la separación por género de los alumnos.

La Generalitat fijará territorialmente la proporción máxima de alumnos con necesidades educativas específicas (principalmente, inmigrantes) que pueden ser escolarizados en cada centro para evitar guetos.Los centros del futuro Servicio de Educación de Cataluña (formado por públicos y privados concertados) son gratuitos. No se puede imponer la obligación de hacer aportaciones ni vincular la escolarización a la obligatoriedad de recibir ningún servicio escolar adicional.
Opción al castellano

La lengua vehicular es el catalán. Hay opción a la escolarización en castellano hasta cinco años, como ahora. Inicialmente, una enmienda de ERC planteó reducir la opción a escolarizar en castellano a un año. Al final, se ha pactado que "en el curso escolar en el que los alumnos inicien la primera enseñanza, los padres (...) podrán instar, en el momento de la matrícula, que sus hijos e hijas reciban atención lingüística individualizada en castellano, cuando ésta sea su lengua habitual". Aun así, todos los alumnos estarán en la misma aula, como ocurre ahora. Se impartirá, al menos, una lengua extranjera.

Se podrá concertar el bachillerato y la FP, con algunos requisitos. Los centros tendrán más autonomía. Podrán "organizar el centro y definir los procedimientos para aplicar" su proyecto.

Los centros deberán tener un proyecto educativo, que tendrá que recoger al menos: los criterios pedagógicos, las prioridades y las actuaciones, o sea, los indicadores de progreso, el desarrollo de los programas, el proyecto lingüístico. Se evaluarán centros y docentes.Aunque con condiciones, se mantiene la opción de seguir separando alumnos por sexo y cobrar el concierto, a lo que ICV se opone.

Los profesores han de acreditar el nivel C2 en lengua catalana tanto a nivel oral como escrito. Y en lengua extranjera se deberá acreditar el nivel B2.

Se crean cuerpos de docentes de Cataluña, cuerpos de catedráticos, de profesores y de maestros de la Generalitat.
Resultados en catalán y castellano

- Comprender la información explicitada en un texto escrito: asumen la competencia: el 81% de los alumnos en catalán; el 58% en castellano.

- Producir un texto escrito adecuado a la necesidad comunicativa con orden y claridad: Asumen la competencia: el 56% en catalán y el 61% en castellano.

- Comprender un texto escrito interpretándolo a partir de la información y los conocimientos propios: el 79% asume la competencia en catalán y 75% en castellano.

- Producir un texto aplicando los conocimientos lingüísticos sobre léxico, ortografía y morfosintaxis: el 53% lo supera en catalán y 56% en castellano.
ISIDRO CABELLO Profesor de instituto "Siempre será mejor tres horas que dos"

"Más allá de lo politizado que pueda estar el tema, es mejor dar tres horas de castellano que dos, pero lo mismo pasa con el catalán y con el inglés", dice este catedrático de Lengua y Literatura Castellana en el instituto Investigador Blanxart, de Terrassa. "Estudiar bien una lengua requiere una duración y frecuencia. Así se revitalizan los conocimientos".

"Es cierto que en la calle oyen castellano y eso ayuda a conocerlo. Pero la lengua es un código oral y escrito. Practicarlo en la calle no basta. Los alumnos lo oyen y lo hablan, pero luego tienen cinco días para olvidarlo".
ISABEL SÁNCHEZ Directora de escuela "Depende de la zona donde esté la escuela"

"Todo depende de la realidad de cada centro. En contextos castellanoparlantes se necesita más catalán y en los catalanoparlante, más castellano", dice la directora de la escuela Ágora, del distrito de Nou Barris, en Barcelona.

"Nosotros estamos en un contexto castellanoparlante y también tenemos alumnos inmigrantes", dice Isabel Sánchez. "Damos cuatro horas de catalán en la primaria. Las estructuras lingüísticas, que son comunes, las hacemos en catalán. De castellano damos dos horas en primero y a partir de segundo una tercera hora en la que trabajamos la lectura".
F. SALMERÓN Director de escuela "Damos más catalán porque lo necesitamos"

"El tema está politizado. Cada escuela debe trabajar según su realidad. Damos dos horas de catalán por semana y dos de castellano. Pero nuestros alumnos son castellanohablantes en su inmensa mayoría y necesitamos potenciar el catalán. Por eso, impartimos en catalán una hora de estructuras lingüísticas, que son comunes en catalán y en castellano", dice Francisco Salmerón, director de la escuela pública Joan Sallarés i Pla, de Sabadell.

"De inglés, damos dos horas y media en el ciclo medio y superior, y hora y media en el inicial".
WALTER GARCÍA Asociación de padres "No acaban con peor nivel de castellano"

"Con las lenguas todo esfuerzo es poco. El nivel de castellano no es satisfactorio, en general, pero no acaban la primaria con peor nivel de castellano que de catalán", dice el presidente de la asociación de padres y madres de alumnos FAPAC, que agrupa a asociaciones de 1.883 centros públicos de primaria y secundaria.

"La ley de Educación debe mantener el margen del que disponen los centros para adaptarse a sus necesidades. Las zonas catalanoparlantes y las castellanohablantes tienen necesidades distintas", opina el presidente de FAPAC.
FERRAN FERRER Catedrático UAB "Más castellano donde el catalán es más fuerte"

"Hay que despolitizar el tema y tratarlo desde un punto de vista pedagógico. La escuela ha estado politizada y aún lo está. Eso no es bueno", dice Ferran Ferrer, catedrático de Educación Comparada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

"Nos faltan estudios independientes sobre el nivel de los alumnos en catalán y en castellano para ver cómo están las cosas". Ferrer dice que no hay que obsesionarse con "si hay que hacer dos o tres horas de castellano. En zonas donde predomina el catalán puede convenir más horas de castellano y al revés", añade.
GEMMA MASIP Maestra "Hay que potenciar el catalán"

"Me parece bien aprender dos lenguas, incluso tres, pero el dominio de la propia es fundamental y se necesita un mínimo de horas para ello". Por eso, dice que la catalana "es la que más se debe potenciar".

Gemma Masip, maestra en la escuela pública de Balsareny (Bages) trabaja en un contexto mayoritariamente catalanohablante. Asegura que las "estructuras lingüísticas del catalán y el castellano son similares y esto permite tener una lengua predominante. Se necesita dominar el lenguaje en la educación inicial para garantizar un buen futuro educativo", agrega esta maestra.

La Generalitat quiere incorporar 'CAT' y la senyera en los coches
ERC respaldará la propuesta en el Debate por el Estado de la Nación
 www.lavozlibre.com 11 Mayo 2009

Madrid.- La Generalitat vuelve a pedir el 'CAT' en las matrículas. El Servicio Catalán de Tráfico (SCT), que tiene transferidas las competencias de la DGT, ha propuesto que las matrículas lleven en su lado derecho una banda de color azul que incorpore las iniciales y la referencia visual que cada comunidad autónoma decida.

Cataluña ha pedido que en dicha franja azul aparazecan tanto las iniciales 'CAT' como la 'senyera'.

Es Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) quien pretende presentar ante el Congreso esta ley, coincidiendo con el Debate sobre el Estado de la Nación. Joan Ridao, secretario general de la formación, ha mostrado su malestar respecto al inmovilismo que hay sobre el asunto: "Hasta Francia ha aceptado que se regionalicen las matrículas".

El proyecto podría ser aprobado con los votos del PSOE asi se mantuvieran como obligatorias la franja azul con la E de España, las letras de la UE, los cuatro números y las tres letras.

El SCT estudia la propuesta teniendo en cuenta los movimientos llevados a cabo por otros países como Italia o la propia Francia que, a finales del año pasado decidió que a partir de enero de 2009 las nuevas matriculaciones incluyesen el número de departamento. En España, fue el gobierno de José María Aznar quien frenó esta iniciativa, fomentada por grupos independentistas y nacionalistas que provocaron acciones de desobediencia civil, tapando la banda azul que contiene la E de España.

La estrategia nacionalista siempre obdece al mismo proceso: primero una etapa de aceptación y convivencia de la relidad nacional con la autonómica, para luego pasar a la eliminación del elemento común que une a los territorios. Ha sucedido con la lengua, donde el bilingüismo ha sido arrinconado en favor del monolingüismo en catalán, o con las banedras. José Montilla aparece sólo ante la bandera de Cataluña en sus comparecencias públicas.

Para Josep Pérez Moya, director de SCT, esta medida puede ser "muy bien vista por la ciudadanía" ya que no "penaliza a nadie".

Si sale adelante la propuesta de ERC, sólo los vehículos nuevos tendrían que incorporar obligatoriamente el distinitivo, mientras que para los coches viejos incorporar la nueva franja sería de caracter voluntario.


 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Chantaje catalán en el debate de la nación
Pablo Sebastián Estrella DigitalT 11 Mayo 2009

Una espesa y democráticamente repugnante cortina de humo envuelve el debate político español cada vez que se habla de nacionalismo. En Galicia ese humeante telón ha caído al suelo, y otro tanto acaba de ocurrir en el País Vasco. Pero en Cataluña, y de una manera más esperpéntica en Baleares, se mantiene la impostura democrática y crece el desafío al Estado, de la mano de los nacionalistas de toda índole y pelaje: desde los independentistas que comparten la Generalitat con el PSC-PSOE, hasta los llamados moderados de CiU, que presumen de haber apoyado, con el PSOE y el PP, la gobernabilidad del Estado, cuando lo que hicieron fue simplemente alquilar sus escaños en Madrid a cambio de dinero o cotas de soberanía y siempre bajo amenaza. Un juego infame al que se prestaron Felipe González en 1993 y José María Aznar en 1996.

Por eso el líder de la oposición, Mariano Rajoy, debería iniciar su discurso en el debate parlamentario sobre el Estado de la nación denunciando a la Generalitat, que preside José Montilla, y más concretamente al PSC-PSOE y a ERC, por la violación de la legalidad constitucional, y los derechos y libertades de los ciudadanos que habitan en Cataluña y a los que les niegan su derecho a estudiar y a trabajar en castellano, y por pretender destruir, en plena crisis económica y social, la solidaridad entre las regiones exigiendo para Cataluña un sinfín de nuevas ventajas económicas y financieras, bajo la amenaza de derrocar el Gobierno de Zapatero si no se consienten sus abusos lingüísticos y sus demandas económicas. Sin olvidar en todo ello las permanentes amenazas de gobernantes catalanes y demás nacionalistas en contra del Tribunal Constitucional que debate los recursos presentados en contra del Estatuto catalán.

Ahora que parece que ha terminado el chantaje al Estado y a los ciudadanos del nacionalismo vasco, tantas veces amparado por las pistolas y los votos de ETA y de su entorno, ahora es el nacionalismo catalán el que, con el PSC-PSOE a la cabeza, se aprovecha de la crisis económica para violentar la legalidad y coaccionar desde el PSC al PSOE y al mismísimo Zapatero. El que, dados su escasa pasión por España y su único objetivo de seguir en el poder al precio que sea, está decidido a claudicar ante el chantaje catalán, que debería ubicar, acompañado de la crisis económica, el centro del debate parlamentario sobre el "estado de la nación" que se inicia este martes en el Congreso de los Diputados.

Rajoy, aunque no sea lo habitual, debe dirigirse en el inicio de su discurso a los diputados del PSC, ERC y CiU denunciando esta situación y después al presidente Zapatero por consentir y amparar semejante chantaje y atropello, cuando lo urgente y lo que está en juego es, ni más ni menos, el riesgo real de que España, país económicamente más débil y con más paro de nuestro entorno de la UE, pueda pasar de la recesión a la depresión, o perder el tren de la recuperación que otras grandes naciones occidentales están intentando arrancar, mientras aquí estamos debatiendo la cohesión nacional.

Alguien imagina que lo que pasa en Cataluña con el castellano pueda pasar en Francia, Gran Bretaña, Alemania o Italia con su idioma. ¿Qué broma es esa de que Cataluña es el único territorio occidental del mundo en el que no se puede abrir un colegio o una universidad que quieran enseñar en idioma castellano? ¿Acaso eso no viola la Constitución, contradice una sentencia del Tribunal Supremo y ataca frontalmente los derechos humanos y libertad de los ciudadanos? Y ¿acaso todo esto no lo bendicen y autorizan Zapatero y el PSOE, mientras hablan de bilingüismo en Euskadi, mientras en Galicia se recupera la normalidad y en Baleares se imita al nacionalismo catalán?

Semejante desvarío se acompaña de una política insolidaria y ventajista en lo financiero, económico e industrial en favor de Cataluña, bien por la vía de la reforma asimétrica del sistema de financiación autonómica, bien por decisiones gubernamentales más o menos secretas, porque secreto es al día de hoy el monto de las subvenciones que recibirá Wolskwagen del Gobierno para salir adelante en su crisis, mientras se hunden montones de empresas en el resto del territorio nacional. Sin olvidar que el traspaso de competencias del Estado a Cataluña supone, en plena crisis, más gasto y descoordinación.

Lo poco que queda en la despensa del Estado lo está repartiendo Zapatero en su solo beneficio personal, para asegurarse la estabilidad parlamentaria, para evitar una revuelta social -de ahí su política de caridad y subvenciones sociales-, y para ir pasando, como sea, los procesos electorales que tiene a la vista, arreglando por ejemplo los problemas económicos de los distintos canales privados de televisión, a los que se les regala la publicidad de TVE, que se financiará con un nuevo impuesto (telefónico) a los ciudadanos, a fin de que las grandes empresas audiovisuales del país apoyen a Zapatero y al PSOE en la distintas citas electorales, empezando por las europeas. Y, de paso, para salvar la ruina económica de los grupos editoriales afines a la Moncloa, La Sexta y Prisa, facilitando la fusión de las cadenas y sistemas de producción y emisiones codificadas, mientras se margina o maltrata al resto de medios de comunicación.

Todo gira en torno a la defensa y a la salvación de Zapatero, causante de la crisis de la cohesión nacional, el negador de la crisis económica, e incapaz de reunir un Gobierno de primer nivel o de tomar iniciativas que permitan ver el principio del fin de semejante situación. El mismo Zapatero que nos hablará de la guerra de Iraq, de hace más de cinco años, del 'caso Gürtel', en donde habitan algunos chorizos de PP; pero sobre todo Zapatero hablará del sorprendente regreso del aznarismo a primer plano de la vida política. Una realidad sorprendente porque dicho regreso de un rencoroso Aznar lo único que pretende, o que consigue, es dañar al PP y a Rajoy.

En todo caso, éstos son problemas internos de la oposición, que nada influyen en la dramática situación que viven los más de cuatro millones de parados españoles y los que están por llegar. Por ejemplo, en Andalucía, que ostenta el récord del paro de las regiones de Europa, mientras su ex presidente, el hoy vicepresidente del Gobierno, Chaves, se desvive por arreglar exigencias financieras de Cataluña, adonde piensa llevar la parte del león mientras les ofrece unas minucias a los demás.

Sólo un gran esfuerzo nacional de fuerzas políticas, sociales y económicas del país nos permitirá enfrentar la crisis, dejando para mejor ocasión otras batallas y ambiciones políticas como las que en estos difíciles momentos están planteando, bajo el paraguas de un chantaje político, el Gobierno de la Generalitat y el nacionalismo catalán. Con el discurso de la unidad deben actuar la totalidad de grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, dejando de lado la discusión ideológica y el ¿qué hay de lo mío?, al que nos tienen acostumbradas las minorías nacionalistas de la Cámara. Las que no parecen saber que sólo desde la unidad se puede afrontar esta crisis en la que también están inmersos los ciudadanos e instituciones autonómicas a los que dicen representar.

Euskadi-Cataluña: PSOE bífido
Manuel Molares do Val Periodista Digital11 Mayo 2009

Mientras el socialista Patxi López se convertía en lehendakari para desnacionalizar el País Vasco y retirar el euskera como idioma vehicular preferente en las escuelas, otro socialista, José Montilla, patrocinaba una ley que impone la inmersión definitiva de los niños en catalán y la práctica anulación del castellano.

Una actitud de lengua bífida, que habría sido trífida si el PSOE siguiera gobernando Galicia, donde el expresidente Pérez Touriño desairaba a sus coaligados nacionalistas pero obedecía a su exigencia de que el gallego fuera el idioma escolar dominante.

Perdida Galicia, los socialistas dicen ahora que “inmersión en catalán, sí, pero en vasco, no”, actitud bífida o de lengua de doble filo: lo que es blanco en Barcelona, es negro en Vitoria.

Desigualdad y contraste que le facilitarán al nacionalismo vasco presentar su idioma local como víctima de la agresión españolista y castellanista, mientras que en Cataluña se desautorizan los mismos españolismo y castellanismo.

Este es el resultado de un Rodríguez Z. tan débil y oportunista que para lograr el poder se rinde ante algunos nacionalismos en contra de las viejas doctrinas internacionalistas, estatalistas e igualitarias, señas ideológicas del socialismo.

Ahora, aunque los nacionalistas vascos prefieren íntimamente el castellano como lengua vehicular, aprovecharán esta discordancia para tocar la vena “abertzale” o patriótica de sus seguidores, e incluso de quienes no lo son, advirtiéndoles que son víctimas de una ofensiva del imperialismo español para exterminar el espíritu nacional y étnico vasco.

Rodríguez Z creó muchas desigualdades territoriales desde que gobierna manipulando los estatutos autonómicos: su veneno parece extenderse lenta e imparablemente.

Y Patxi López tendrá difícil esconder la lengua bífida de su PSOE y evitar que los colmillos ponzoñosos que la acompañan no se claven también en todo el electorado socialista español.
 

Contra el catalán
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.com11 Mayo 2009

Cuando uno recibe la acusación de que ‘va contra el catalán’, ya ha bebido aceite: automáticamente está permitido todo contra él. A la causa del catalán, no se por qué razón, se la tiene como una causa absolutamente blanca y buena. Mejor dicho, es el paradigma de la bondad. Es tan buena, que por el catalán todo es poco, nunca hay bastante. Cuanto más catalán, mejor.

Si un partido sospecha que puede ser acusado de tibieza en la defensa del catalán, inmediatamente hará una declaración encendida de catalanidad y de amor ferviente a la lengua. La ley de normalización se tuvo que votar por unanimidad: nadie quería aparecer en la foto como ‘un contrario del catalán’. Esto, la verdad, no lo veo yo muy ‘normal’, en términos democráticos.

¿Por qué se da esta extraña impunidad del catalán? Quizá es una consecuencia de la larga y dolorosa represión franquista, no lo sé. Pero no lo creo. También se reprimió al socialismo, y no por eso el socialismo está libre de críticas. Más bien parece que la mitificación del catalán corresponde a su cualidad de símbolo básico de la jerarquía social. Precisamente el hecho de que sea el símbolo de la escala social es lo que le da el carácter de indiscutible, de bueno por naturaleza. Si el catalán fuese un hecho banal, entonces el sistema de reparto de la propiedad se tambalearía: todo el mundo se mezclaría peligrosamente.

Esa bondad intrínseca la reclaman los que están arriba, pero también y sobre todo los que tienen expectativas de subir. Y los que reivindican el catalán más que nadie son los que se encuentran tocando la raya, los que acaban de entrar. Muchas veces, y es cosa muy explicable, el último de la cola es el mejor defensor de la cola misma, frente a los que se quieren colar. Los más nacionalistas son a menudo los inmigrantes catalanizados, o los catalanes depauperados. Son los que se podrían ver fuera del reparto, y reclaman que ellos también tienen un número de la rifa.

El catalán, señores, es una lengua, y sólo una lengua. Ni mejor ni peor que cualquier otra lengua. No ha de ser un carnet de identidad, ni el carnet de un club. No da ni quita categoría, ni ciencia, ni bondad, ni elegancia, ni competencia. No es una garantía de nada. En catalán se pueden hacer muchos disparates, y por el catalán se pueden cometer muchas injusticias. No es una causa blanca. La defensa del catalán es una causa más: no es una causa justa por naturaleza.

Abominemos de la frase famosa de aquel fraile de la Renaixença: “puix parla en català, Déu li don glòria”. No: la gloria se la dará Dios no por cómo habla, sino por lo que dice. Joan Fuster dixit.

Cuando uno recibe la acusación de que ‘va contra el catalán’, ya ha bebido aceite: automáticamente está permitido todo contra él. A la causa del catalán, no se por qué razón, se la tiene como una causa absolutamente blanca y buena. Mejor dicho, es el paradigma de la bondad. Es tan buena, que por el catalán todo es poco, nunca hay bastante. Cuanto más catalán, mejor.

Si un partido sospecha que puede ser acusado de tibieza en la defensa del catalán, inmediatamente hará una declaración encendida de catalanidad y de amor ferviente a la lengua. La ley de normalización se tuvo que votar por unanimidad: nadie quería aparecer en la foto como ‘un contrario del catalán’. Esto, la verdad, no lo veo yo muy ‘normal’, en términos democráticos.

¿Por qué se da esta extraña impunidad del catalán? Quizá es una consecuencia de la larga y dolorosa represión franquista, no lo sé. Pero no lo creo. También se reprimió al socialismo, y no por eso el socialismo está libre de críticas. Más bien parece que la mitificación del catalán corresponde a su cualidad de símbolo básico de la jerarquía social. Precisamente el hecho de que sea el símbolo de la escala social es lo que le da el carácter de indiscutible, de bueno por naturaleza. Si el catalán fuese un hecho banal, entonces el sistema de reparto de la propiedad se tambalearía: todo el mundo se mezclaría peligrosamente.

Esa bondad intrínseca la reclaman los que están arriba, pero también y sobre todo los que tienen expectativas de subir. Y los que reivindican el catalán más que nadie son los que se encuentran tocando la raya, los que acaban de entrar. Muchas veces, y es cosa muy explicable, el último de la cola es el mejor defensor de la cola misma, frente a los que se quieren colar. Los más nacionalistas son a menudo los inmigrantes catalanizados, o los catalanes depauperados. Son los que se podrían ver fuera del reparto, y reclaman que ellos también tienen un número de la rifa.

El catalán, señores, es una lengua, y sólo una lengua. Ni mejor ni peor que cualquier otra lengua. No ha de ser un carnet de identidad, ni el carnet de un club. No da ni quita categoría, ni ciencia, ni bondad, ni elegancia, ni competencia. No es una garantía de nada. En catalán se pueden hacer muchos disparates, y por el catalán se pueden cometer muchas injusticias. No es una causa blanca. La defensa del catalán es una causa más: no es una causa justa por naturaleza.

Abominemos de la frase famosa de aquel fraile de la Renaixença: “puix parla en català, Déu li don glòria”. No: la gloria se la dará Dios no por cómo habla, sino por lo que dice. Joan Fuster dixit.

LA GENERALITAT, A POR EL 'CAT'
Copien la matrícula, y todo lo demás
IMPRESIONES El Mundo11 Mayo 2009

SIEMPRE a vueltas con lo que más preocupa a los ciudadanos, la Generalitat ha rescatado su iniciativa de que las matrículas de los vehículos incluyan el símbolo y las iniciales de Cataluña. Asegura su director de Tráfico que es una propuesta «sensata» porque sigue la tendencia del resto de países europeos. Es cierto, en Francia se acaba de dar el visto bueno a que las matrículas incluyan el número de departamento que el dueño del vehículo desee. Lo que llama la atención es que la Generalitat recurra al argumento de copiar lo que hacen nuestros vecinos. ¿Conoce él algún departamento galo que pretenda la bilateralidad con el Estado francés? ¿O alguna región en la que no se pueda estudiar en la lengua de todos los franceses? Puestos a copiar sensatez, cópienla en todo.

La familiona nacionalista.cat
Teresa Puerto Ferre Minuto Digital11 Mayo 2009

La programada apertura clientelar de embajadas y chiriguitos sucursaleros catalanís, multiplicada ahora por la familiona nazionalista del Carod Rovira, es un invento multi-centenario.

La estrategia expansionista de autobombo y apariencia del catalanismo imperialista para demostrar, internacionalmente, lo que jamás han sido , necesitó siempre de la creación de un “soporte clientelar ” que difundiera , internacionalmente, su “papel de victimas del perverso centralismo castellano” y, al mismo tiempo, le sirviera de herramienta expansiva de su inventada neolengua : el “dialecte barceloní” (=neo_catalaní del siglo XX) y para matar la existencia de nuestra histórica LENGUA VALENCIANA.

Una genial infraestructura multidisciplinar ( algo así como su “ministerio de AGITACIÓN y PROPAGANDA”) que promocionara un pasado inventado y una historia recreada para deslumbre, de propios y extraños, en foros nacionales e internacionales . Este “soporte distribuidor “ forma parte de una red primorosamente tejida a lo largo y ancho del mundo en universidades , instituciones internacionales , webs , wikipedias controladas, etc…, etc.. encargadas de hacer el marketing proselitista.

Durante más de un siglo y medio, la enriquecida burguesía nazionalcatalana ha ido montando esta red artificial, nacional e internacional, estratégicamente dotada y mantenida con pingües fondos españoles . Con la arrogante expectativa de proclamar la posesión de ese pasado glorioso y de su “cientific timo-dogma” universal en lingüística , ha creando afines intelectuales-orgánicos en lectorados y cátedras internacionales genialmente fidelizadas.

Pero esa abundancia de “lectorados internacionales”, con sus fondos bibliográficos resulta que están repletos de apellidos catalanes y son utilizados, de manera estratégica, por los intelectuales orgánicos de nuestras universidades, instituciones, komisariat docent y tropa de “panolis” engañados como herramienta de autojustificación de sus falsos dogmas lingüísticos.

“A STUDY –CASE” de TIMO-CIENTIFISME PANCA.
Un ejemplo práctico de estas fidelizaciones, fabricados internacionalmente, lo tenemos, por ejemplo, en la Cardiff University (U.K.) donde florece uno de estos lectorados catalanes-juan-palomo con fondos espléndidamente pagados por el Departament de Cultura de la Generalitat Catalana .

En el año 2001 dándo una vuelta por la “Arts and Social Studies Library “ (Biblioteca General) de la Cardiff University (U.K.) hice un recuento de los abundantes fondos bibliográficos pagados por la Generalitat Catalana ( o sea, con nuestro dinero español). Teniendo en cuenta que la segunda lengua estudiada en dicha universidad Británica es el FRANCÉS , la tercera lengua es el ESPAÑOL y la cuarta EL ITALIANO ¿adivinan cuantos estantes repletos de libros catalanes había en dicha biblioteca?

Haciendo un muestreo comparativo de la dotación bibliográfica tenemos el siguiente resultado:

FRANCÉS = 18 ESTANTERIAS
ESPAÑOL:= 8 ESTANTERIAS
ITALIANO = 6 ESTANTERIAS
CATALÁN = ¡¡ 29 ESTANTERIAS!!

O sea , que siendo el catalán ,prácticamente, una lengua ignorada y apenas estudiada(los libros no se usan) , resulta que es la que más libros tiene en las estanterias de dicha universidad…

Pero, ¡oh sorpresa! Si uno abre los libros , en la contraportada se puede leer: “ Presented by the Department of Culture of the Generalitat Catalana”. Es decir : “Regalado por el Departamento de Cultura de la Generalitat Catalana”

Asi es como el nacionalcatalalanismo crea , mantiene, esposoriza y fideliza estos lectorados artificiales del mundo mundial que luego componen “su timo-comunidad cientifica internacional “ a la que apela en “recolçament” de sus falsos postulados que ni existen ni existirán jamás en lingüística.

En la Lingüística Moderna, como dice el gran lingüista americano NOAM CHOMSKY (Harvard University), NO EXISTE EL DOGMA. Todos esos postulados dogmáticos del “komisariat“ nazi_onalcatalanista universitario , además de falsos, van siempre en detrimento de la Lengua Valenciana y para mayor gloria del infame e infecto dialecto barceloní ( o neocatalaní, que es lo mismo).

(adapted from:”Lengua Valenciana,una lengua suplantada”-Mª Teresa Puerto (págs.210-215.Diputación de Valencia.2006)
 

Recortes de Prensa   Página Inicial