AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 15 Mayo 2009

 

El tongo del Estado sin Nación
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 15 Mayo 2009

EL RECITAL de monólogos sobre la crisis económica al que, por la incompetencia de los medios, seguimos llamando Debate sobre el estado de la Nación, ha terminado. En rigor, no llegó a empezar porque PP y PSOE habían pactado el silencio sobre todo lo que no fuera hablar del paro. Pero no se ha hablado de la Justicia, pese al caso Gürtel, a la cacería de Bermejo, Garzón y el poli de Rubalcaba, a la huelga de juzgados y a que ZP promete ahora a los escolares los ordenadores que niega a los juzgados. Y es imposible hablar en serio de economía sin abordar un Estado de Derecho torcido del todo: arriba, por la politización de TC, CGPJ y Supremo; abajo, por la falta de medios y el corporativismo atroz de sus señorías.

Casos tan escandalosos como el de Mariluz, el de Marta del Castillo o el de la cocaína voladora de Sevilla ni se mencionaron. Las irregularidades del caso Gürtel, tanto en las hazañas financieras de algunos imputados del PP -visible en sus altísimas fianzas- como en la forma de instruir un caso político en los periódicos mediante las filtraciones garzonitas, fiscalosas o polizontales, no se abordaron siquiera, pese a que los políticos de izquierda y derecha no hablan de otra cosa desde hace meses. Añadámosle la metástasis del estrellato de la Audiencia Nacional, en rigor Internacional, que acabará instruyendo el Juicio Final. Pues ni mu.

Pero la crisis de la Justicia lo es antes de la Ley, ya que la Constitución no se cumple ni se cumplirá porque ha sido derogada de hecho hace tres años por el Estatuto Catalán. Ni hay igualdad de los ciudadanos españoles ante la ley, ni se respetan libertades tan elementales como la de educar a los niños en español en toda España, aunque lo quieran los padres. La desigualdad laboral provocada por la discriminación de los castellanohablantes y la persecución de padres, niños, tenderos y funcionarios con excusas lingüísticas y razones xenófobas es la prueba diaria de que nos hemos cargado el régimen constitucional y hemos enterrado viva a la nación española.

Pues ni Zapatero, ni Rajoy, ni la mayoría de la guardería de Balarrasa, dijeron nada ante Bono. El Estado no garantiza la seguridad jurídica, ni en la seguridad ciudadana, ni la transparencia en las finanzas, hasta el punto de que las cajas de ahorro ya no van a publicar sus balances mensuales. Pues ni caso. Del Estado queda la deuda; de la nación, la ruina; y del debate, el tongo.

Copa del Rey
España se abuchea
Cristina Losadas Libertad Digital 15 Mayo 2009

Con Franco esto no pasaba, ha venido a decir el senador Anasagasti de la pitada que recibió el himno de España en la final de la Copa. En efecto, cuando el Barcelona o el Bilbao jugaban la del Generalísimo nadie abucheaba al himno ni al dictador, lo que retrata la disposición hacia el franquismo que entonces tenían las aficiones. Eran gentes muy obedientes, pues como apuntaba el mismo senador, no se podía pitar y no pitaban. O muy cobardes. Aunque más que obediencia había servilismo cuando clubs como el Barça, por ejemplo, nombraban socio de honor a Franco. Y tanta mansedumbre se desplegaba, ay, mientras otros, no nacionalistas, corrían riesgos. Lo cual sitúa a cada cuestión en sus coordenadas. Un abucheo a Franco en un estadio hubiera sido un acto político; la pitada al himno y al Rey en Mestalla no es más que un acto de gamberrismo.

Un gamberrismo organizado y subvencionado, que tiene detrás la mano y la bolsa de gobiernos autonómicos que hacen del deporte gran escuela para impartir la asignatura transversal del odio. Una escuela más, que hay otras. Un par de generaciones sometidas a esa pedagogía innoble y ya tenemos el producto acabado. Miles de fanáticos que silban y tocan bocinas cuando suena el himno, por si al escucharlo les explotara la cabeza como a los marcianos en Mars Attacks al oír el Indian love call. Aunque aquí los únicos que andan con explosiones y que asesinan son los que se proclaman enemigos de la nación que representa el himno. El gamberrismo con ínfulas políticas alumbra camisas pardas.

La actitud de los finos espectadores –han tenido buenos maestros– representa, en realidad, el ideal al que aspira el nacionalismo, que es jugar en España y escupirle al mismo tiempo. A fin de cuentas, esos pobres maleducados que fusionan los fanatismos del fútbol y la tribu son marionetas de unos poderes que hacen grandes negocios mediante la exaltación de un vulgar narcisismo. Poderes que han contado, por cierto, con la aquiescencia de la corte de Madrid para hacer y deshacer a su antojo en sus feudos.

En el Debate del estado de la Nación, Zapatero se burló de muchos asuntos, y de muchas personas. Recordó con especial regodeo que algunos decían que España se rompe. Ja, ja. Qué risa decir que España se fragmenta. "¡Pero si está más unida que nunca!", exclama el presidente que más ha complacido al nacionalismo y más se identifica con sus patrañas. Vino la pitada de Mestalla a desmentir la baladronada. Y cuanto más arreciaba el abucheo, más sonreían las instituciones. Miraban para otro lado, como Televisión Española. Pues no otra cosa han hecho durante años mientras se instruía en el odio, se atropellaban derechos, se quebraba la igualdad ante la ley y la Constitución era socavada. Señores, aquí no pasa nada. Mexan por nos e decimos que chove. ¡Cráneos previlegiados!
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

El himno como síntoma
Editorial ABC 15 Mayo 2009

AL margen del espectáculo puramente deportivo en la final de la Copa de su Majestad el Rey, los abucheos al himno nacional de un sector del público merecen, además de la más severa condena, una profunda reflexión, aunque resulta excesivo suponer que representan la opinión mayoritaria entre los seguidores de F.C. Barcelona y del Athletic de Bilbao. Algo falla en los resortes morales y políticos de una sociedad cuando los símbolos comunes son objeto de rechazo por sectores significativos de la afición de dos equipos tan representativos en la historia del fútbol español. Tal vez, convenga mirar a Francia y reflexionar sobre la norma impulsada por Sarkozy que impone la suspensión de cualquier acontecimiento deportivo si se produce algún tipo de ofensa a la Marsellesa.

Dice Rodríguez Zapatero que España no se rompe y que la oposición solo anuncia catástrofes cuando pone el acento en el fracaso de los mecanismos de integración política. Sin embargo, los hechos acaecidos en Mestalla son un pésimo síntoma del desapego hacia el fondo común de sentimientos compartidos que configuran una sociedad democrática. Resulta lamentable que amplios grupos de seguidores se dejen manipular por sectores extremistas. Es cierto, no obstante, que una gran mayoría disfrutó del espectáculo al margen de unos hechos profundamente antidemocráticos, cuyo desarrollo debería mover a una análisis sereno del comportamiento de algunos dirigentes.

La solidez de la democracia española y la profunda descentralización de la organización territorial del Estado merecen el respeto. Sin embargo, este tipo de acontecimientos de gran relevancia mediática dejan la sensación de que falta mucho por hacer en el plano de la psicología social para reforzar los elementos comunes de la nación española y los símbolos que representan la unidad. En este contexto, la política permisiva hacia los nacionalistas radicales crea un caldo de cultivo que solo favorece a los extremistas dispuestos a negar la evidencia de la España democrática y constitucional. A mayor abundamiento, TVE cometió en Mestalla algo más que un error al eludir las imágenes en directo mientras sonaba el himno nacional, aunque después las transmitiera en diferido. Aunque pueda tratarse de un «error humano», la cadena pública tiene que analizar con rigor las causas y las consecuencias de una decisión que, en todo caso, si lo que pretendía era poner sordina a los pitos de un sector del público, ha servido para todo lo contrario.

La Nacion que fue
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 15 Mayo 2009

Pitadas y abucheos al Rey y al Himno en el Mestalla. Ausencia de banderas españolas para satisfacción de los que piensan, como Patxi López, que la roja y gualda divide. El ocultamiento del escenario por parte de TVE iba a ser el cierre coherente del debate sobre el estado de la Nación. Zapatero y Rajoy no quisieron hacer alusión alguna a la persecución a la lengua castellana, a la ley del Aborto, a las relaciones Iglesia-Estado, a la aprobación de hecho del Estatuto catalán, a la depravación de la Justicia, a la corrupción de los políticos...

Durán Lleida, que niega la Nación española, ha propuesto un gran pacto nacional sobre la crisis. ¿Acaso no sabe que la negación de España está en la base de la crisis global y no sólo de la económica? Erkoreca ha denunciado, como sucio, el juego de Zapatero con el País Vasco. Vino a llamarle vendepatrias, que es el insulto más fuerte que puede hacer un nacionalista. ¿Y Rajoy? Quiso creer, una vez más, que Zapatero iba a atenerse a un guión plausible. Si es cierto que en pocas ocasiones un jefe de Gobierno ha podido tenerlo tan mal como Zapatero el martes al mediodía, también lo es que un jefe de la oposición pueda llegar a ser tan ineficaz. Derrotado dos veces, espera ganar la tercera gracias al desastre total de España. Concibe su triunfo a partir de lo irreparable.

Pero ya estamos en ello. López está ya al mando de lo irreparable. Montilla está gestionando lo irreparable. Y si Rajoy es un pesimista antropológico, Zapatero ha sido el entusiasta rematador de un proyecto que comenzó hace tres décadas con la genialidad de las «nacionalidades». De hecho, yo pude escribir en «Si España cae» que los dados estaban echados y que, a partir de la derrota de la Nación, el Estado no pasa de ser un inmenso aparato al servicio de las peores causas. Las que día a día vemos prosperar aunque TVE nos las oculte (por fallo humano).

Nacionalismo
Copa del Rey y estado de la Nación
Guillermo Dupuy Libertad Digital 15 Mayo 2009

Aunque no suscriba algunas de las criticas que se han hecho a la intervención de Rajoy en el Debate sobre el estado de la Nación, y por mucho que considere que ésta fue muy superior a la de Zapatero, uno de los principales defectos que sí veo en ella ha sido la de no tratar otro asunto relativo a la situación por la que atraviesa nuestro país que no sea la crisis económica.

Ciertamente el paro es la principal preocupación de los españoles y, desde luego, el hecho de que España sea un país con más de cuatro millones de parados no me parece la premisa más oportuna para reprochar a Rajoy precisamente que se haya centrado exclusivamente en la crisis económica. Para criticar esa exclusividad tendría más sentido señalar otros muchos y preocupantes problemas que también padece España, como son, entre otros, el calamitoso estado de nuestra justicia o la rampante desvertebración que padece como nación. Así, los millones de españoles a los que no se les permite en España estudiar o enseñar en español me parecen una de las muchas razones por las que no se puede reducir el Debate sobre el estado de la Nación a un debate sobre la crisis económica.

Es por ello por lo que la sombra de Arriola en este discurso no creo que haya que verla precisamente en el contundente tono y en la firmeza con la que Rajoy denunció la inoperancia y las mentiras del Gobierno respecto a la crisis económica; contundencia que, por lo visto, no sólo Zapatero y El País consideran innecesariamente "faltona y crispante". Esa sombra hay que verla, más bien, en la temerosa renuencia de Rajoy a explicar su alternativa económica y, sobre todo, en su silencio ante la paulatina fractura que en tantos ámbitos padece España por culpa de las cesiones a los nacionalistas.

Claro que estas omisiones ya eran de esperar si tenemos en cuenta no sólo la fuerza "eclipsadora" de la crisis, sino también el interés del PP surgido de las últimas elecciones generales por caer "simpático" a los nacionalistas.

En este sentido, el silenciamiento en TVE de la sonora pitada de los aficionados del Athletic de Bilbao y del FC Barcelona al himno nacional no es más inadmisible que el silencio que han dedicado en el Congreso los dos principales partidos de la nación a la deriva nacionalista que, con su condescendencia, está convirtiendo a España en un reino de taifas. Ese también es el lamentable estado en que se encuentra, no sólo la nación, sino nuestra clase política.

Política
¿Necesita Zapatero la violencia?
Agapito Maestre Libertad Digital 15 Mayo 2009

Por un lado la política limita siempre con la violencia y por otro con la paz. Zapatero camina por esa afilada navaja con desparpajo. Ahora le toca a la violencia. Hace tiempo que hace incursiones por las fronteras de la sangre, pero tengo la sensación de que muy pronto podrá instalarse por esos andurriales. La situación es propicia. Sí, sí, corre por todas partes un secreto a voces, a saber, es un hecho la quiebra del sistema político español. Testimonios de la gravedad de la crisis aparecen a cientos. Las pruebas por la sangre de esa fractura se cuentan por miles; por desgracia, aún vendrán más, muchas más, pruebas de esa terrible escisión...

La nación está fragmentada y el Estado ocupado por un partido. Basta mirar las imágenes de los asistentes, o mejor dicho, de los militantes contra la nación, al partido de fútbol de la final de la copa del Rey para comprender cuál será nuestro futuro... Violencia, violencia y más violencia. De la suma de un Estado controlado por un partido, por un lado, y una sociedad con su unidad de mercado fracturada, por otro, nadie espere demasiado. Zapatero está instalado en esas escisiones y las controla con gracejo populista. Lo grave es que no sólo las controla sino que las alienta. El deterioro social y la violencia son agitadas por las garras populistas del peronista Zapatero. Peronista, sí, de la peor ralea; en mi opinión, no resiste ni la comparación con Chávez. Zapatero es bastante más cruel. No dejará ni espejos donde mirarse la clase media.

Así pues, no piensen que Zapatero ocultará la violencia, por la censura de las imágenes del partido de fútbol, sino que será su primer agitador. Esto no ha hecho nada más que empezar. De momento, un día antes de la pitada al himno nacional, él ya se encargó desde la tribuna del Parlamento de despreciar a los que habían sido asesinados por los terroristas. Zapatero ha vuelto a reírse de las víctimas. Frivoliza a su costa. Zapatero hace chistes sobre los miles de heridos y cientos de muertos del 11-M. Zapatero no sólo niega a los que han sido asesinados sólo por ser españoles, sino que también estigmatiza a los agentes intelectuales que se atreven a circunstanciar el significado político y moral de esas víctimas. Zapatero no sólo desprecia a las víctimas sino que trata, otra vez, de "negarlas" –matarlas civilmente– como sujetos activos, ciudadanos, capaces de reconstruir un sistema político quebrado.

Zapatero, en fin, llegó por primera vez al poder empujado, o mejor, favorecido por un terrible atentado terrorista, hagamos votos o imploremos a los dioses de la democracia para que no permanezca en él agitando los fantasmas de la violencia.

11-M
La putrefacción de la política española
Pío Moa Libertad Digital 15 Mayo 2009

Creí en un primer momento en la autoría islámica del atentado del 11-M, pues a ello apuntaba poderosamente la actitud de los socialistas, premiando de modo inmediato a los presuntos asesinos mediante la retirada de las tropas de Irak. Porque la lógica del asunto era esta: el PSOE consideraba a Aznar, no a los terroristas, el verdadero responsable de la matanza y en sus manifestaciones callejeras le llamaba asesino abiertamente y de modo encubierto en las declaraciones oficiales. Lo mismo pensaba la jefa comunista –nada mejor que nazi– de la Asociación de Víctimas del 11-M, montada por el Gobierno para dividir y desacreditar a la AVT mientras colaboraba (el Gobierno) con la ETA. El fondo del discurso de esa gente era que los terroristas tenían sus buenas razones para cometer la masacre, pues con ella no hacían sino responder a la agresión de Aznar por su ayuda al derrocamiento del genocida Saddam. Ayuda moral, no con tropas, pero se daba a entender lo contrario. Este sí parecía a la izquierda un crimen merecedor de todos los castigos. Y de paso los terroristas habían dado un último y apreciado empujoncito al PSOE para alcanzar el poder, cosa muy digna de gratitud. La retirada de las tropas que ayudaban a los irakíes a defenderse de asesinos como los que habían atentado en Madrid venía a ser, en la práctica, la retribución por un gran servicio, así como la promesa a los islamistas de que la política española iba a ser mucho más comprensiva hacia ellos, como en realidad lo ha sido estos años.

La lógica política de los hechos salta, pues, a la vista: un servicio pagado con otro. Cosa distinta es que hubiera complicidad previa y conspirativa, entre el PSOE y los supuestos autores del atentado (curiosamente controlados o confidentes, varios de ellos, de una policía muy infiltrada y politizada por los socialistas). Esa complicidad anterior entre el Gobierno y los asesinos no está probada, como sí lo está la complicidad posterior y política. Además, el premio en Irak por la matanza en Madrid no demuestra tampoco la autoría de los islámicos, aunque el Gobierno de Rodríguez creyera en ella o lo fingiera, y tratase de hacer que la gente lo creyera. La degradación política de España, propiciada igualmente por el PP futurista, hacía que la colaboración política entre Rodríguez y los islámicos pareciera una cuestión indiferente, o hasta positiva. Lo malo, lo intolerable para mucha gente, había sido lo contrario, la colaboración para derrocar a Saddam y reconstruir, con mejor o peor acierto, un Irak más libre.

Y así llegamos a la alucinante sentencia judicial por el caso: unos individuos medio delincuentes comunes y medio perturbados habrían perpetrado el mayor atentado de la historia europea precisamente en vísperas de las elecciones españolas y lo habrían hecho sin ningún motivo político claro y sin autor intelectual. Simplemente porque sí. Mientras, la esposa del juez –un juez pro socialista– trataba de sacar provecho de un caso tan sensacional preparando sobre la marcha un libro con confidencias de su marido. Todas estas cosas sólo pueden pasar sin mayor efecto en un país podrido en todos sus poderes, ejecutivo, judicial y legislativo, y en casi todos sus medios de comunicación de masas. Comunicación masiva de basura.

Bien, la lógica de los hechos era claramente ésta, pero no del todo concluyente, como me hizo ver en su día Luis del Pino. Que el PSOE tuviera el mayor interés en atribuir el atentado a los islamistas, incluso al margen de Al Qaeda, y los recompensara, no demuestra que estos fueran los verdaderos autores, sino sólo que la jactanciosa complicidad política con el terrorismo islámico beneficiaba al Gobierno en un país anestesiado por unos medios basura y por un partido de oposición ficticia. Algunas personas, no conformes con la extraña –por decir algo–sentencia judicial, han seguido investigando valientemente en medio de la indiferencia de una mayoría, ya digo, anestesiada. Y van sacando nuevos datos que, sin permitir todavía la resolución del caso, dejan ya plenamente en evidencia la absoluta degradación a que ha llegado la política en España.

De Guernica a Mestalla
Lorenzo Contreras Estrella Digital 15 Mayo 2009

Se veía venir una vez más. La final futbolística de la Copa del Rey ha sido, de manera descarada, quizá más que nunca, la final de la Copa contra el Rey, que era y fue el encargado de entregarla al capitán del equipo vencedor. Se sumaban en esta ocasión dos factores: Barcelona y Bilbao, las capitales del separatismo para la nación que Zapatero consideró depositaria y titular de un concepto "discutido y discutible".

Barcelona y Bilbao. Barça y Athletic. Banderas separatistas y en tal sentido antisistema, por más "constitucionales" que hayan acabado siendo "por imperativo legal". Un acabado sin acabar. Pura falsedad. Forzando la comparación con la fórmula que reza de alguien "no es lo que ha dicho, sino el retintín", en el episodio de Mestalla no es que ondearan las banderas "todavía" autonómicas, sino cómo ondearon.

Faltaron pocos metros para que la bandera independentista catalana, identificable por la estrella que acompañó a las barras tradicionales, fuese restregada por la cara a los Reyes. Una bandera agresiva e incluso agresora que había sido llevada y desplegada hasta el límite del palco presidencial. Espectadores futboleros fanatizados estaban gritando a su modo un "trágala", como le gritaron a Fernando VII cuando se reimplantó gracias a Riego la famosa "Pepa", la Constitución de Cádiz.

Los fanáticos de Mestalla, agitando el trapo independentista, pudieron instalarse abusivamente, sin control ni contención policial, aunque por muy poco tiempo, delante de la persona que hoy encarna la Jefatura del Estado español. Y uno, que estuvo en 1981, veinte días antes del intento de golpe de Estado indebidamente conocido como el golpe de Tejero, en la Casa de Juntas de Guernica, donde el Rey efectuaba y solemnizaba una visita de Estado al País Vasco, no pudo dejar de recordar aquel atropello filoetarra-nacionalista, que tenía a España y su concepto como verdadero objetivo.

El griterío acompañante del incidente de Mestalla ahogó los acordes del himno nacional, que no se dejó oír a su tiempo y que TVE ocultó a los telespectadores para luego reproducirlo en el marco del ceremonial deportivo. Las autoridades conocían y no sólo presumían el bastardo gesto de los fanáticos, pero el desafío se consumó sin obstáculo, del mismo modo que en la Casa de Juntas de Guernica, gracias a la tolerancia o permisividad del entonces lehendakari Garaicoechea y de su secretario de Interior Retolaza, los filoetarras y sus devotos secuaces interrumpieron el discurso del Rey a los sones del Eusko Gudariak, Himno del Soldado Vasco, equivalente al himno "nacional" vascongado.

Era el antecedente de esta otra humillación de Valencia. En Guernica el Eusko Guadariak fue cantado hasta la saciedad. Su interpretación por el coro de supuestos intrusos, instalados a pocos metros del escenario donde los Reyes tomaban asiento y donde el monarca procuraba pronunciar su discurso, constituyó un largo agravio, ya que pudo ser cantado hasta tres veces consecutivas bajo la tolerancia de Retolaza, equivalente a ministro del Interior de la Autonomía, con la complicidad o más bien autorización oculta del señor Garaicoechea.

En el estadio del Valencia, la grosería catalana tuvo la duración suficiente para cuestionar a su medida no a la Corona, sino a España. En Guernica, la Ertzaintza no intervino hasta que los filoetarras se despacharon musicalmente a su gusto. A la tercera del himno, los ertzainas hicieron volar sobre sus cabezas, de brazo a brazo, a los saboteadores, que fueron cayendo como sacos en la plaza donde se alza el mítico árbol. Pero ya el agravio estaba hecho. Igual que en Valencia.

El "Voto Nulo de Reproche" (artículo recomendado)
Francisco Rubiales Periodista Digital 15 Mayo 2009

Los acontecimientos de los últimos días en España, desde el lamentable debate del Estado de la Nación, donde se escamoteó la verdad a los ciudadanos y se ocultaron dramas como la inseguridad ciudadana, la muerte de la democracia, la desconfianza, la pobreza creciente, la corrupción y el fracaso de la Justicia, entre otros, y el bochornoso espectáculo de la pitada de los independentistas vascos y catalanes al himno nacional y a los monarcas, sin olvidar la vergonzosa "censura franquista" practicada por Televisión Española, obligan a los demócratas españoles a reaccionar con dignidad en defensa de la nación con un duro reproche al mal gobierno y a la casta política que nos conduce hacia el fracaso como pueblo.

Estamos en contra de la partitocracia, pero la apoyamos cuando votamos a uno de sus partidos políticos. Luchamos contra la corrupción y la ineficiencia, pero las fortalecemos cuando depositamos nuestra papeleta electoral en favor de un candidato. Usamos la papeleta como un cuchillo y castigamos el mal gobierno eligiendo a otro partido que, probablemente, lo hará igual o peor. ¿Cuantas veces la sociedad y su diversidad de instituciones nos han planteado verdaderas encrucijadas trucadas, dilemas inmorales que llevan siempre al error, sea cual sea la opción elegida? ¿Cuantas veces hemos caído en la trampa, eligiendo lo que creíamos era el menor de los males? ¿Se puede ser medianamente honrado o moderadamente corrupto? ¿Acaso todavía no ha llegado la hora de decir "No" a la indecencia cuando votamos, en el único momento de poder que nos queda como ciudadanos?

Hemos reflexionado durante más de un mes, hemos realizado consultas y debatido el asunto en varios foros antes de llegar a la conclusión de que los demócratas españoles que nos sentimos indignados con la partitocracia, la ineficacia y la corrupción del poder político debemos castigar a los partido políticos con un Voto Nulo de Reproche (VNR) en las próximas elecciones europeas.

A muchos de nosotros nos resulta doloroso renunciar al "Voto en Blanco", impecable y democrático, pero lo hacemos ante las próximas elecciones europeas convencidos de que, en las actuales circunstancias críticas que vive España, es necesario un voto más duro y una condena más directa y explicita de la degeneración política y de la antidemocracia reinantes.

El VNR es una opción que cumple con todos los requisitos democráticos: castiga a la partitocracia, no renuncia al ejercicio del sufragio universal, un derecho ganado con sangre por los demócratas a lo largo de la Historia, y castiga a los partidos políticos, pero no de manera ambigua e inexpresiva, sino incluyendo en la papeleta un claro y contundente mensaje de reproche a los políticos.

La opción consiste en depositar en el sobre oficial y en la urna una papeleta en la que, previamente, se habrá escrito en mensaje de reproche a la casta política, algo así como "¡No a los políticos corruptos!" o "Zapatero, al paro tu primero" o "¡Habéis asesinado la democracia!" o "¡Decimos NO a vuestra Oligocracia!". Hay mil opciones más y todo el espacio libre para la creatividad y para la expresión de nuestra indignación y rabia ante el antidemocrático y poco ético rumbo de la política española.

Ese voto será computado como Nulo, pero será también portador de un mensaje concreto de condena. Cuando veamos los votos nulos contabilizados, comprobaremos el alcance del reproche. Vale cualquier mensaje, con tal de que contenga un reproche. Este blog se ofrece para publicar vuestras sugerencias y estamos seguros de que otros muchos blogs democráticos también apoyarán la nueva opción y se ofrecerán para publicar esos mensajes.

El Voto Nulo tradicional, el que se contabiliza cuando se introduce una papeleta en blanco o con tachaduras, no expresa nada y puede ser interpretado por los políticos como un error del votante. Sin embargo, el Voto Nulo de Reproche es un mensaje claro y evidente de protesta y rechazo, que no deja lugar a dudas, a una clase política a la que no consideramos ni democrática ni digna de representarnos.

El Voto Nulo de Reproche está cargado de tradición democrática y ha cosechado grandes éxitos en el pasado. En algunas ocasiones, personajes como el "Pato Donald" casi obtuvieron la mayoría y en otras citas electorales, los gobiernos ineptos y corruptos sintieron vergüenza ante la lluvia de reproches ciudadanos depositados en las urnas.

Votaremos con un "reproche" porque los políticos no han sido capaces de solucionar ni uno solo de los grandes problemas de nuestra sociedad: empleo, desigualdad, justicia, pobreza, inseguridad, convivencia, etc. y por muchas razones más entre ellas porque los ciudadanos han sido expulsados de la política, porque la corrupción anida en el corazón del Estado, porque los partidos políticos son insaciables en su poder, porque la sociedad civil ha sido ocupada por los partidos, porque la democracia ha sido asesinada y suplantada por una partitocracia que no queremos, porque el gobierno miente y la oposición, también, porque la Justicia es arbitraria, porque hay cientos de miles de enchufados, amigos del poder, familiares y asesores inútiles cobrando del erario público, muchos de ellos sin ni siquiera trabajar, porque muchos políticos se han hecho arrogantes, porque despilfarran el dinero escaso, porque han decidido endeudar a las próximas generaciones de españoles, porque lo único que saben fabricar es desempleados y pobres, porque el poder beneficia a los amigos y aplasta a los enemigos, porque la impunidad de los políticos se ha convertido en norma del sistema, porque queremos un mundo mejor y más limpio... y por mil motivos más.

Invitamos a los lectores de Voto en Blanco y a los blogueros amigos que coincidan con nuestro análisis a que se sumen a la opción democrática y recomienden el VNR para las próximas elecciones europeas.

Voto en Blanco

No es obligatorio
José Antonio VERA La Razon 15 Mayo 2009

El grupo de energúmenos de siempre la emprendió la otra noche contra el himno nacional de España y el Rey, como es costumbre en la legión de ultras, radicales y parafascistas del independentismo en el País Vasco y Cataluña, que tiene tomada la calle desde hace tiempo sin que a quienes gobiernan en ambos territorios se les ocurra otra cosa que mostrarse permisivos. Al final de la noche, los nazis se dedicaron a romper cristales, volcar coches, montar barricadas y quemar banderas por las calles de Barcelona.

No me preocuparía el asunto si no fuera reiterado que, desde hace años, las principales arterias de la ciudad condal son habituales escenarios de algaradas promovidas por elementos cada vez más violentos y agresivos. Lo del boicot al himno es anécdota, pero no deja de ser molesto. Hay que recordar que participar en la Copa del Rey no es obligatorio para ningún club, y menos asistir a sus partidos como espectadores. Si las directivas de los equipos se comprometen a jugar, se les debe exigir que controlen a sus hinchadas, evitando mensajes radicales y tomando medidas, por ejemplo, para que no se puedan repartir diez mil silbatos a la gente con la finalidad exclusiva de hacerle un feo al jefe del Estado. Igual que la Federación Española de Fútbol. Podía haber hecho algo por evitar que los forofos entraran con pitos en Mestalla. Algo que, debidamente organizado, se puede controlar. Pero es mejor cruzarse de brazos, decir que nada pueden hacer y permitir que se exhiban banderas inconstitucionales, proetarras, secesionistas o leyendas ofensivas. Estoy de acuerdo en que sería peor que se produjesen incidentes entre las fuerzas de seguridad y las diferentes hinchadas por tal motivo. Pero planificado con tiempo y diligencia algo más que observar se podría realizar. El problema es que aquí todo el mundo se pone de perfil.

Los reiterados flirteos separatistas de Laporta tienen mucho que ver con la actitud de su gente después en los partidos. Las salidas anti-españolas de algunos miembros de la ejecutiva nacionalista del Athletic de Bilbao también. Si directivos, técnicos y jugadores predicaran con el ejemplo a diario, estoy seguro de que el comportamiento de los aficionados sería diferente. Pero eso es imposible cuando los máximos responsables de estos clubes alientan el frentismo. No hay que olvidar que Laporta llegó a utilizar a los benjamines del Barça como soporte de sus ideas separatistas. Se negó a que los chavales se mantuvieran en el campo mientras sonaba el himno español, y ha declarado con reiteración enfermiza que su país no es España sino Cataluña, y que su lengua no es el español sino el catalán. Es verdad que el Laporta de los últimos tiempos exhibe más moderación, pero todo va calando, creando escuela, exasperando los ánimos y generando el caldo de cultivo propicio para que el día de la final de la Copa cientos de seguidores del Barcelona se dediquen a pitarle al himno y a insultar al Rey. De aquellos polvos, estos barros. Lo coherente sería renunciar a competir en la Liga Española y a jugar la Copa del Rey. No es obligatorio hacerlo. A nadie se le lleva atado a la final de Mestalla. Lo hace uno porque quiere y le interesa. Luego lo que corresponde es mantener las formas y hacer lo posible para que tus hinchas no se comporten como salvajes.

El estado de la Nación y la desvertebración de España
Roberto Centeno* El Confidencial 15 Mayo 2009

El debate del estado de la Nación, en el que, de alguna manera, nos jugábamos el futuro porque de él se esperaba que salieran las ideas y las políticas que eviten el hundimiento económico, ha sido simplemente un duelo dialéctico más, donde lo importante han sido la demagogia populista habitual y la dialéctica ingeniosa o malévola que descoloque al contrario, donde los planteamientos serios y constructivos no tienen cabida, un dialogo de sordos, donde cada uno ha ido a lo suyo, y donde ha resultado particularmente indecente el planteamiento de los grupos nacionalistas, a quienes importa una higa el futuro de España, y siguen poniendo sus intereses particulares por encima de todo.

Y así las cosas, el problema central del estado de la Nación, el verdadero problema que debería haber centrado la totalidad del debate, y que exige un acuerdo de Estado entre PSOE y PP, en lugar de los fuegos de artificio adicionales que de nada servirán, y que ni socialistas ni populares han puesto encima de la mesa, es que ya no hay una Nación, España está desvertebrada, y ello significa que el margen del que dispone el gobierno para realizar una política fiscal contracíclica es prácticamente nulo. Descontando los gastos fijos que son intocables, como intereses de la deuda, aportación a Europa, o clases pasivas, le quedan solo 60.000 millones de euros, la tercera parte de lo que disponen las CCAA, de los cuales apenas 3.000 son de libre disposición, ya que el resto constituye el mínimo para mantener el Estado en funcionamiento.

Al contrario que en el resto del mundo desarrollado -en los Estados federales la parte del gasto que realizan los equivalentes a las CCAA es del 26% frente al 60% en España- nuestro gobierno no tiene mecanismos efectivos en su mano para enfrentarse a la crisis, solo le queda el recurrir al endeudamiento masivo, el arruinar literalmente a las generaciones futuras, que es exactamente lo que está haciendo. La única que señaló donde estaban los problemas, la que dijo más en los seis minutos que la correspondieron que todos los otros en la muchas horas que duró el debate, fue Rosa Díez, que entre otras cosas acusó a Zapatero de haber incrementado la desigualdad y de conformarse con ser el coordinar de 17 entidades separadas, coordinar que se reduce a una sola palabra, más: más dinero, más competencias, más de todo, y ninguna obligación, cada una despilfarra y legisla como le viene en gana.

¿Cómo se puede hablar de Educación, pilar esencial del crecimiento futuro, si hay 17 sistemas educativos diferentes? ¿Cómo hablar de esfuerzo coordinado si las CCAA, que son quienes disponen del poder de gasto real, van cada una por su lado? ¿Cómo se puede hablar de mejorar la productividad si España está fragmentada en 17 mercados independientes, con regulaciones diferentes, con sistemas informáticos diferentes, incompatibles entre ellos, con tres veces más funcionarios de los necesarios, y con un despilfarro masivo de recursos en las cuestiones más estrafalarias? ¿Cómo se puede hablar de cohesión social, cuando la policía, la guardia civil, los funcionarios de justicia, los médicos ganan un 50 % menos que los de las CCAA nacionalistas? Es un insulto y un escarnio hacia los funcionarios del Estado que Zapatero tenga la desvergüenza de afirmar que ello se debe a las CCA tienen “autonomía retributiva”, porque eso lo hacen con nuestro dinero no con su dinero. ¿Cómo se puede hablar de Nación, cuando en partes cada vez más amplias del territorio nacional se prohíbe y se persigue enseñar, etiquetar o rotular en español, la lengua del Estado, mientras se permite enseñar, etiquetar o rotular en inglés, francés o chino?

Pues bien, ese es el primer problema a resolver, porque sin ello es metafísicamente imposible salir de la crisis. Un gobierno que no tiene capacidad para asignar el gasto del Estado, que no tiene capacidad de implementar un sistema educativo, que no tiene capacidad para conseguir un mercado único en su propio país, y cuya única posibilidad es endeudarse para colmar los deseos de despilfarro de 17 taifas totalmente descontroladas, simplemente no puede sacar a un país de la crisis, es así de sencillo. Zapatero, niega que sea solo un coordinador “porque todos en el debate me han pedido que tome medidas”, lo cual es falso. Lo único que piden, directa o indirectamente, es más dinero y más subvenciones, y como ya no tiene, lo que piden es que Zapatero endeude a España y a los españoles y les entregue el dinero a ellos para despilfarrarlo.

El Plan E se financia con deuda, los 9.000 de más a las CCAA con deuda, las infraestructuras con deuda, el salvamento del sistema financiero con deuda, y eso a las CCAA les da lo mismo, porque la deuda no la devuelven ellos, la devuelve España.

Y luego, ¿para qué? Para incrementar la desigualdad territorial. Zapatero dice que lo que constata es justo lo contrario, pero la desigualdad no se mide comparando el primero con el último, como parece argüir, se mide con la evolución de las regiones o CCAA que superan la media y las que tienen una renta inferior al 90% de la media. Y los resultados son:
                                                                   1985    2008

CCAA con renta per capita superior a la media 10   8

CCAA con renta per capita inferior al 90%        6   8

Constate Sr Zapatero, constate. Y ante esta realidad, los partidos nacionalistas, en un ejercicio de miseria moral e insolidaridad inauditas, centraron su discurso en exigir más para ellos. Y aquí fue particularmente indignante la intervención de Durán i Lleida. Para él, Cataluña, antes motor de la economía española, ya no lo es y ha retrocedido en renta per cápita, y efectivamente es así, pero ¿por culpa de quién? Por culpa de 30 años de Gobiernos nacionalistas, incompetentes, despilfarradores y corruptos, no por culpa del resto de España. Y además saca las balanzas fiscales para decir lo que aportan, pero no dice ni pío de las balanzas comerciales, es decir, lo que compramos a Cataluña, porque resulta que estos farsantes solo ven la cara de la moneda que les conviene. ¿Y qué pasa con las balanzas comerciales? Pues que el desequilibrio a favor de Cataluña es infinitamente mayor que su aportación fiscal, hay CCAA que compran entre productos y servicios cincuenta veces más que lo que Cataluña les compra a ellas, tanto que si en lugar de productos y servicios catalanes, compraran como aconseja la Generalitat a sus ciudadanos “comprar productos de proximidad”, es decir comprar productos catalanes y no del resto de España, su situación económica mejoraría infinitamente más que con lo que reciben de Cataluña vía balanzas fiscales

Y luego las propuestas por Zapatero: supresión de la desgravación fiscal a las viviendas a partir de enero de 2011 para rentas brutas superiores a los 24.000 euros, un nuevo expolio a las clases medias, una medida absolutamente antisocial impuesta por las grandes constructoras para seguir estafándonos vendiéndonos sus pisos un 30 o un 40% por encima de su valor real de mercado -en EEUU y Reino Unido los pisos han bajado un 50% de media-; reducción de cinco puntos sociedades a las pymes que mantengan el empleo, pura demagogia zapateril porque la mayoría no tienen beneficios; y luego los 2.000 euros al automóvil de los cuales 500 son a cargo del Estado.

Mención aparte merece lo que llaman “modelo de desarrollo sostenible”, un eufemismo que nadie sabe muy bien qué es, supuestamente dotado con 20.000 millones a través del ICO, pero con partidas que ya ha prometido siete veces y otras desconocidas, solo que ahora quieren gestionarlo los nacionalistas, fundamentalmente los catalanes, los que insultan al himno de España y de los españoles. Al parecer, se incluirán más ayudas para las renovables, que en 2008 daban empleo a 23.000 personas, nos costaban 3.200 millones año en subvenciones, y sirven esencialmente para enriquecer en forma inimaginable a cuatro familias. Liberalización del sector eléctrico: es decir, que la tarifa eléctrica subirá de media un 40%. Los 3.000 millones de euros a los ayuntamientos para saldar deudas con las pymes: a finales de 2008 la deuda vencida de los ayuntamientos y CCAA era de 30.000 millones, o sea el chocolate del loro. Y luego la reducción del gasto a la Administración del Estado en 1.000 millones, un insulto más a los funcionarios, pues a la vez le entrega 9000 millones a las autonomías para que sigan despilfarrando.

¿Y la pregunta clave, quién y cómo financia esta fiesta? El Tesoro estima un crecimiento de la deuda de las Administraciones Públicas, desde el 36,2% del PIB en 2007 hasta el 43,3% a final de 2009. La realidad es que puede llegar al 65%, por un doble efecto, los déficits de las AAPP en 2008 y 2009 serán, son ya, tres veces más y el PIB un 10% menos, de lo que nos cuenta el Tesoro -en el primer trimestre la necesidad de financiación exterior ha sido un 60% superior a la prevista solo para el Estado- lo que hará cada vez más difícil y cara, ya lo es 120 puntos básicos o 4.000 millones de euros año, la obtención de financiación exterior. Y lo más increíble, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ni siquiera le ha preguntado cuánto van a costar y quiénes van a pagar sus delirantes propuestas.

Y termino, lo más preocupante es la promesa de Zapatero de nuevas ayudas a la banca. A estos tíos se les han asignado ya 250.000 millones de euros, el 25% del PIB, la cifra más alta del planeta en términos de PIB, y, como no existe control alguno, la están empleado en forma totalmente contraria a lo pactado y a los intereses del país, y ahora se les va a dar 90.000 millones más también completamente a ciegas, tirando el dinero a la basura, porque no sabemos ni en que lo van a emplear, ni que entidades pueden ser salvadas y cuales no. Ayer hemos sabido que las cajas han dejado de publicar sus balances, no les sirve ya con mentir, ahora la situación es tan grave que ni aún así pueden publicar los balances. Pero ya escucharon a Zapatero en el debate: “la transparencia es el valor fundamental de la democracia”, realmente su mendacidad y su irresponsabilidad no tienen parangón en el mundo civilizado. Zapatero esta llevando a la ruina económica, moral y política a toda la Nación.

(*) Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Escuela de Minas de la UPM.

CiU insiste en su ataque al castellano
Madrid - M. C. La Razon 15 Mayo 2009

Tras la segunda y última jornada del Debate de la Nación, CiU, ERC y la coalición de IU-ICV presentaron sus propuestas de resolución. Su gran preocupación es que el Gobierno derogue el decreto de 2006 que establecía un mínimo de tres horas de clases de castellano en Cataluña. Pero el grupo parlamentario catalán presentó hasta 15 iniciativas, entre las que destaca la exigencia del traspaso de Cercanías, un acuerdo inmediato de financiación y el cumplimiento estricto con lo dispuesto en el Estatut en materia de inversiones. Además, solicita reformas estructurales en la política económica, con medidas urgentes para las pymes, y un Plan Renove más amplio. También ERC condicionó eventuales pactos a que se sellen acuerdos sobre tres propuestas de resolución relacionadas con el futuro modelo de financiación, el traspaso de Cercanías y el desarrollo de la Ley de Dependencia y el Fondo de Inmigración. Finalmente, las propuesta de IU-ICV inciden en la ampliación y garantía de la cobertura de la prestación por desempleo, entre otras.

La Fundación DENAES se querellará contra los organizadores del ultraje a España y a su Himno
www.nacionespanola.org 15 Mayo 2009

La Fundación DENAES, para la Defensa de la Nación Española, ante el abucheo contra el Himno Español durante la Final de la Copa de Su Majestad el Rey el pasado 13 de mayo, exige medidas deportivas y legislativas y anuncia que emprenderá medidas legales contra Esait y Catalunya Acció, impulsores y organizadores de ese ultraje a la Nación Española.
Ante la controversia desatada por los abucheos contra el Himno de España y el Jefe del Estado previos a la disputa de la Final de la Copa de Su Majestad el Rey de Fútbol el pasado 13 de mayo, la Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española quiere poner en contexto estos acontecimientos, que se han visto distorsionados por determinadas declaraciones de representantes políticos, preocupados por si el gesto protagonizado por las aficiones del Athletic Club de Bilbao y el Fútbol Club Barcelona en el estadio de Mestalla fue de normalidad democrática o si fue o no mayoritario, cuando esa cuestión no es, ni mucho menos, lo esencial.

La cuestión fundamental es que antes de celebrarse dicho encuentro se produjo un ultraje contra España y sus símbolos, que no pueden ser considerados meros artificios musicales o trapos bordados a nuestro antojo. Los símbolos de la Nación representan algo tan inmediato y cercano como la convivencia democrática, la Constitución Española, el régimen de libertades y la unidad histórica de España, siendo un delito perfectamente tipificable ese ultraje que las asociaciones Esait y Catalunya Acció, financiadas públicamente,organizaron los días previos, y que se vio realizado mediante un sonoro abucheo durante la audición del himno de España previa al encuentro. En consecuencia, la Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española anuncia que emprenderá acciones legales contra los impulsores y organizadores de este ultraje a la Nación Española, que no fue espontáneo sino premeditado y organizado por personas con nombres y apellidos.

Esperamos declaraciones de condena por parte de Don Pachi López y Don José Montilla, en tanto que presidentes autonómicos y por lo tanto representantes del Estado en las regiones de España en las que radican ambos clubes deportivos, rechazando un comportamiento que para nada representa a la mayoría de vascos y catalanes.

Igualmente esperamos de la Real Federación Española de Fútbol, cuyo nombre está ligado a la Jefatura del Estado, una respuesta inmediata y contundente, que podría consistir en sanciones para ambos clubes ante unos hechos contrarios al más elemental civismo, que tuvieron además lugar en un evento deportivo organizado bajo su responsabilidad. Los presidentes del Athletic Club de Bilbao, Don Fernando García Macua, y del Fútbol Club Barcelona, Don Joan Laporta, tampoco pueden seguir callados e ignorando el incívico comportamiento de sus respectivas aficiones en el citado evento.

Finalmente, recordamos que en un reciente encuentro amistoso entre las selecciones de Francia y Túnez, el himno francés fue abucheado, lo que provocó que el Presidente francés, Nicolás Sarkozy, afirmase que se encargará de legislar para que cualquier ultraje a los símbolos de su nación en un evento deportivo suponga su inmediata suspensión.

Tras los ultrajes del pasado 13 de mayo, el Gobierno de la Nación Española no puede permanecer impasible y convertir en anécdota hechos tan graves e incívicos. Ha de seguir el ejemplo de su homólogo francés y codificar la correspondiente sanción previniendo ultrajes futuros. Para que así, la próxima vez que alguien menosprecie los símbolos de la Nación Española, sea inmediatamente reprobado por los asistentes al acto. Para asegurar que, si no existe en los espectadores un sentimiento sincero de adhesión, al menos los asistentes sean conscientes de que ultrajar a la Nación conlleva un castigo: la suspensión de un evento tan importante como puede ser la Final de una competición tan significativa como la Copa de Su Majestad el Rey.

Para cualquier consulta pueden dirigirse a los teléfonos siguientes:
689 68 51 46
628 58 56 07

FUNDACIÓN DENAES
APARTADO DE CORREOS 238 · SANTANDER
39080 - SANTANDER · Tel.: 628585607
www.nacionespanola.org
fundacion@nacionespanola.org

Magreb
Amenaza creciente
GEES Libertad Digital 15 Mayo 2009

Curiosamente el dinamismo que está adquiriendo el activismo terrorista de AQMI y las emergentes respuestas de los Estados magrebíes y sahelianos no parecen atraer la atención de los medios españoles. Sorprende aún más esta realidad si tenemos en cuenta el impacto mediático que ha tenido el Informe Anual sobre Tendencias del Terrorismo del Departamento de Estado de los Estados Unidos, en el que en efecto se destaca el importante papel que nos corresponde como zona de paso, de establecimiento y de activismo para AQMI.

Ésta amenaza cada vez con más frecuencia al sector energético argelino –un segundo gasoducto hispano-argelino debería de inaugurarse a fines de este año y un segundo gasoducto italo-argelino entrará en funcionamiento en 2011– y sus atentados, aunque de menor envergadura que antaño, son constantes. Las autoridades de Argel reconocen la importancia estratégica del sur profundo del país y su vecindad saheliana, sin ánimo como en otro tiempo de ocultar debilidades que podrían poner en entredicho la generosa política de reconciliación nacional promovida por el presidente Abdelaziz Buteflika.

Entre los atentados más recientes en Argelia destacan el asesinato de dos policías mientras patrullaban en el este de la provincia de Bumerdes, el 3 de mayo; el asesinato de tres guardias comunales en un control en Mizrana, el 28 de abril; el asesinato de un capitán del Ejército en Tagouraya, en el oeste del país, el 13 de abril; y todo ello tras un sangriento mes de marzo: el 3 de marzo la radio argelina informaba de que el ejército había matado a 16 terroristas de AQMI cerca de Argel; el 7 de marzo un suicida mataba a dos guardias comunales en Tadmail, a 70 kilómetros al este de la capital; el 10 de marzo terroristas de AQMI asesinaban a un policía en Boghni, al sur de Tizi Uzu, y al día siguiente tres terroristas morían en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en Souk el Tenine, en la misma región; el 13 de marzo un capitán resultaba herido en un ataque terrorista en Tizi Uzu y dos soldados eran también heridos en la provincia de Batna, 400 kilómetros al este de Argel; el 15 de marzo los medios de comunicación argelinos informaban de la muerte de un líder de AQMI y de uno de sus lugartenientes en un choque en la provincia de Tizi Uzu; un guardia era asesinado el 16 de marzo durante un ataque masivo contra dependencias municipales de Beni Ouaguigue; el 17 de marzo cuatro soldados eran asesinados durante un ataque a un convoy del ejército en la provincia de Tizi Uzu; el 21 de marzo morían cinco soldados y un civil en varias acciones terroristas; el 23 de marzo morían dos terroristas y cinco soldados resultaban heridos en Bumerdes, a 50 kilómetros de Argel; el 24 de marzo dos terroristas resultaban muertos en Meziraa, al norte de la provincia de Biskra; y el 26 de marzo dos guardias de fronteras eran asesinados en choques por tráfico de drogas en la frontera con Marruecos.

El 1 de marzo el ministro argelino del Interior, Yazid Zerhuni, hacía público que entre septiembre de 2008 y febrero de 2009 el Ejército y las fuerzas de seguridad habían matado a 120 terroristas de AQMI, detenido a 322 y se habían entregado 22. A destacar con vistas al futuro que Argelia, Malí, Níger y Mauritania acordaban en principio el 5 de mayo poner en común armamento y sistemas de vigilancia para hacer frente a AQMI en la zona sahariana/saheliana que algunos califican ya de "el segundo Afganistán". Salvando las distancias con la región "AfgPak", es evidente que el norte de África merece más atención por parte europea y española, máxime cuando magrebíes y sahelianos, con los argelinos a la cabeza, parecen querer gestionar por sí mismos estas cuestiones y cuando el aliado estadounidense insiste –también a través del USAFRICOM– sobre una amenaza seria y en crecimiento.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Dudas sobre el 11M..., y el 11S
Manuel Molares do Val Periodista Digital 15 Mayo 2009

Según el presidente del Gobierno, quien cree que los autores de los atentados del 11M de 2004 pudieron tener cómplices desconocidos muestran tanta ingenuidad como quienes dicen que Elvis Presley sigue vivo.

Desafortunada comparación sobre la matanza de 191 personas, hecha después de que uno de los principales diarios españoles, El Mundo, insistiera nuevamente, cinco años después, en que otros terroristas pudieron ayudar a los autores.

El periódico se basa en el exhaustivo y reciente informe de 500 folios de un respetado químico, perito en dinamitas, afirmando que en los atentados hubo algo más que la Goma-2 vendida por los mineros a los terroristas: reafirma que aparecieron trazas de Titadyne, carga habitual de ETA.

Aparte, distintos expertos en armamento creen que el corte cizallado de los vagones se debe a la acción del Oxigenol C-4, explosivo que solamente poseen algunos ejércitos.

Resulta inquietante, pues, que sólo queden exiguas pruebas de los explosivos porque se extrajeron mínimas catas y se ordenó destruir los trenes enseguida.

Hay acontecimientos que cambian el destino mundial, y sobre los que después aparecen elementos desconcertantes:

El último número de la revista “The Open Chemical Physics Journal” de la importante editorial Betham, propietaria de 292 publicaciones científicas, presenta un trabajo de nueve investigadores de la Universidad de Copenhague (http://www.bentham.org/open/tocpj/openaccess2.htm pínchese el segundo artículo de 2009), según el cual en los restos de las Torres Gemelas de Nueva York han detectado presencia de un potente explosivo llamado Thermite.

Estaba “dentro” de los edificios y multiplicó el efecto de los impactos de los aviones con terroristas de Al-Qaeda.

Los atentados de Nueva York y Madrid trocaron los paradigmas estratégicos de EE.UU., al aparecerle un nuevo enemigo global, y de España, donde se forzó un cambió de Gobierno que reorientó la relación con EE.UU. y el mundo islámico.

No se trata de afirmar que estas versiones sobre el 11M y el 11S son ciertas o no, sino sólo de ejercer el derecho a la duda, que es uno de los motores del progreso y de la búsqueda de la verdad. Un tribunal de la Audiencia Nacional ha cerrado el caso español, pero cuántas sentencias una vez revisadas no corrigen la primera, aunque aquí ya no habrá tal oportunidad.

Israel
¿Un Estado palestino?
Florentino Portero Libertad Digital 15 Mayo 2009

Desde la formación del gobierno Netanyahu venimos recibiendo de distintos medios la idea de que se ha producido un cambio importante en la política exterior israelí, que se podría resumir en que mientras el gobierno Olmert aceptaba la idea de un Estado palestino, su sucesor la descarta. La tensión con la comisaria europea Benita Ferrero-Waldner sobre esta cuestión y el reciente discurso del Papa Benedicto reclamando un Estado palestino serían pruebas de este supuesto cambio.

Para cualquiera que siga la política israelí esta visión un tanto simplista resulta difícil de asumir. Tanto el premier Olmert como su ministra de Exteriores Tzipi Livni formaron parte del equipo de Sharon, cuya política se caracterizó por el abandono del proceso de paz y la opción del desenganche unilateral. Se mantenían conversaciones con los dirigentes palestinos para dar imagen de diálogo, pero desde el convencimiento de que nada se podía esperar ante la profunda división del campo palestino, en guerra civil latente entre nacionalistas e islamistas. Era necesario separar a ambos pueblos, pero eso sólo sería posible desde el unilateralismo israelí. Fue entonces cuando se abandonó Gaza, levantando asentamientos.

Durante el gobierno Olmert la diplomacia israelí optó por ceder a las peticiones norteamericanas de intensificación del diálogo con los palestinos. En plena crisis de Irak y con la cuestión iraní de fondo, el Departamento de Estado trataba de fortalecer lazos con los Estados árabes y el proceso de paz palestino era un tema clave para lograrlo. Se habló mucho y no se avanzó nada. Los asentamientos judíos continuaron creciendo y la Conferencia de Annapolis fue un ejercicio vacío para ganar tiempo.

El gobierno Sharon, como el presidido por Olmert o el actual dirigido por Netanyahu, comparten lo fundamental: la idea de que no es posible negociar nada ante la inexistencia de un gobierno palestino medianamente representativo y el convencimiento de que es necesario separar a ambos pueblos. Este acuerdo en lo principal explica cosas que de otra manera resultarían sorprendentes, como es el caso de que el Partido Laborista se haya sumado a la nueva mayoría parlamentaria, reteniendo Ehud Barak, antiguo primer ministro y líder de los socialistas israelíes, la cartera de Defensa.

Tzipi Livni rechazó entrar en la mayoría parlamentaria, a pesar de las presiones de Netanyahu, porque cree que hay que mantener el paripé diplomático para así fortalecer el vínculo con Estados Unidos y porque no quiere ser segunda de Bibi. Confiaba en un rápido desgaste para recuperar el poder. De ahí que la opción final adoptada por los laboristas le haya afectado tanto.

Netanyahu no es hombre de paripés, como tampoco lo es Lieberman. Quieren plantear la realidad en toda su crudeza, precisamente porque buscan una solución y no sólo ganar tiempo. El hoy primer ministro lo puso por escrito en un artículo publicado en Financial Times: no hay espacio para el proceso de paz, pero sí mucho que hacer. A su juicio, lo urgente es crear una infraestructura económica que ofrezca a la sociedad palestina una opción de futuro, y que los Estados árabes –Jordania en el caso de Cisjordania y Egipto en el de Gaza– asuman finalmente su administración. No es que el Likud no reconozca el derecho palestino a tener un Estado, es que los palestinos no están en condiciones de gobernarse a sí mismos. Para la delicada diplomacia europea o vaticana esto puede resultar "incorrecto", pero lo que ellos hacen es hipócrita, porque saben perfectamente que el reconocimiento de un Estado palestino sería la antesala de una guerra civil. Es muy fácil dar lecciones morales, no lo es tanto enfrentarse a la realidad con responsabilidad. Podemos seguir engañándonos jugando con un proceso de paz meramente virtual, pero con ello sólo lograremos prolongar la angustia de la población palestina.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
De la LEC a la censura de TVE
Antonio Robles Libertad Digital 15 Mayo 2009

Lo he escrito en más de una ocasión: sólo se puede entender la deriva política de Cataluña si se parte de la hipótesis de que el catalanismo político actúa como si fuéramos un Estado. El incomprensible desprecio a la Constitución española de la Ley de Educación de Cataluña, visto desde esa perspectiva, nos hace comprensible lo que a menudo no lo es.

Con la aprobación en comisión de esta ley el pasado 7 de mayo, se cierra un ciclo histórico presidido por la simulación y la exclusión y se abre otro de imposiciones legales y sanciones a cara descubierta. El fin es el mismo: Hacer de la lengua catalana la única lengua institucional, y utilizarla como instrumento de construcción nacional. Los derechos castellanohablantes quedan definitivamente fuera de la ley. Todos esos derechos se reducen a dar la asignatura de castellano como si fuera una lengua extranjera, aunque con una hora menos que el inglés.

No hay en ella respeto alguno por las leyes orgánicas del Estado ni por la Constitución. O si quieren, ignoran por completo las leyes superiores del Estado. En materia lingüística blindan la inmersión y legislan la exclusión cultural. Era necesario invalidar las sentencias de los tribunales de justicia que, en el 2008, cuatro sentencias (tres del TSJC y una del Tribunal Supremo) obligaban al Gobierno de la Generalitat a respetar los derechos lingüísticos de los catalanes. Y sólo lo podían hacer por ley. Y la hicieron. A eso se ha reducido su precipitación en aprobarla, ya que, de entrar el próximo curso sin ella, obligaría al Gobierno de la Generalitat a acatar el deber de cumplir las sentencias. Así, con la LEC, se las saltarán. ¡Viva la separación de poderes!

El apartado de régimen lingüístico es un tratado de racismo cultural. Lo saben, lo ocultan, lo adornan; pueden hacerlo, hay una mayoría política que lo busca y una mayoría social que lo calla. Importa ya poco por qué. Pasó el tiempo de la comprensión, hay demasiados cómplices. A partir de ahora, la cruda imposición sin miramientos que nos espera y la fabricación en serie de buenos nacionalistas en la factoría de la escuela cuarteará definitivamente la cohesión sentimental de España. La legal se hace con leyes como ésta. El resto vendrá sólo.

Estamos ante un tiempo histórico decisivo y posiblemente irreversible para el porvenir de una nación de ciudadanos libres e iguales. La irresponsabilidad del Tribunal Constitucional al retrasar ya tres años la sentencia sobre el Estatuto de Cataluña, está haciendo posible una retahíla de leyes, como la LEC, fuera de la Constitución pero dentro del Estatuto. Dicho de otra manera, buena parte de la inconstitucionalidad de la LEC no nace de legisladores torpes o golpistas, sino de su ajuste a un Estatuto fuera de la Constitución. La responsabilidad de los magistrados del más alto de los tribunales, carece de cualquier justificación. Por el contrario son y serán responsables de las frustraciones nacionalistas tanto si finalmente ciñen el Estatuto a la Constitución, como si, al dejarlo intacto, o en su defecto, dejar su articulado a merced de la interpretación, permiten que las leyes inspiradas en él excluyan a miles de Ciudadanos por cuestiones lingüísticas, culturales y fiscales.

A nadie se le escapa que ese Estatuto pro-soberanista sólo fue posible por la intervención torpe y adolescente de un presidente español que ha puesto a toda una nación a merced de conflictos futuros por su necesidad de ser querido. Es tan necio en su ignorancia de lo que provoca, tan directa su intervención en la exclusión de los derechos lingüísticos de miles de ciudadanos españoles por calmar su complejo mesetario con carantoñas a los nacionalistas, que cada vez que una ley como ésta excluye alguno de nuestros derechos en Cataluña, nadie debería culpar a la LEC, sino a los magistrados del Tribunal Supremo por no cortar a tiempo los excesos del Estatuto de Cataluña, al propio Estatuto por permitirlo y, sobre todo, a Rodríguez Zapatero por provocar su aprobación.

Ahora sólo nos queda esperar. No sólo Cataluña, toda España aguarda inquieta la decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. Que nadie se engañe: el régimen lingüístico que se está imponiendo en la actual ponencia del proceso legislativo de la LEC es el último y definitivo acto para convertir a los ciudadanos castellanohablantes en ciudadanos de segunda, y en el inicio sin retorno de un proceso pedagógico generalizado y legislativamente legitimado para educar en los valores narcisistas y excluyentes de la nación catalana a las actuales y futuras generaciones de estudiantes. El sueño de todos los totalitarismos tantas veces fracasado en la historia al alcance de una generación de gobernantes democráticos que deberían ser desenmascarados ¡ya!, ¡ahora!, ¡inmediatamente! Se acabó el tiempo. Todo puede ser irreversible mañana.

Un ejemplo nos bastará para entenderlo: la final de Copa entre el Barça y el Atlético de Bilbao. Los responsables de TVE, ante el anuncio de grupos nacionalistas de boicotear el himno nacional español, decidieron manipular imagen y sonido para evitar el rechazo. Se trataba de maquillar la realidad y de suplantarla por otra edulcorada. ¡Intolerable! La manipulación no es mala por la corrección o incorrección de los contenidos, sino por su existencia. Su interpretación ha llevado a excluir durante años a quienes denunciábamos la instrumentalización de la escuela y de los medios públicos de comunicación dominados por los nacionalistas para engordar sentimientos identitarios como los que decidieron boicotear el himno español. Ahora es demasiado tarde para evitar esa realidad, y cuando en su irresponsabilidad adolescente aparece convertida en rechazo a lo que constitucionalmente nos representa a todos, han de recurrir también a ocultarla. Intolerable. En vez de cumplir con su obligación de haber dado cobertura a las denuncias cívicas contra la LEC y el Estatuto que la odontología periodística exige en proporción a su rechazo, se han dedicado a excluirlas, incluso a criminalizarlas. En los medios públicos dominados por los nacionalistas tenemos sobrada y amarga experiencia. Aún están a tiempo para rectificar dos errores descomunales. Uno, el democrático: la libertad de expresión es sagrada si está dentro de la ley, y segundo, es preciso una prensa libre de feudos y pactos. La prensa ha de ser libre, pero para que ella lo sea, es imprescindible que los periodistas no dependan del poder de turno.

Toda una nación de ciudadanos libres e iguales pendientes de 12 magistrados del Tribunal Constitucional. Si este Tribunal de Tribunales legitima el actual Estatuto de Cataluña, la casi totalidad de los argumentos legales y éticos que hemos venido defendiendo para denunciar el abuso nacionalista, dejarán de ser razones jurídicas para convertirse en lamentos patéticos. Tener sentido del alcance de esa dimensión dramática que amenaza a la España constitucional es imprescindible para tomar conciencia de la inmensa torpeza de nuestro presidente José Luis Rodríguez Zapatero... y actuar en consecuencia.
antoniorobles1789@hotmail.com

Los desatinos de los reales académicos gallegos
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 15 Mayo 20

La Real Academia Gallega se olvida de algo muy importante: ella no es la propietaria de la lengua gallega, sino la institución que debiera (y no lo hace) velar por su pureza e integridad. Tampoco es el PPdeG ni la Xunta quienes más defienden la libertad de idioma en Galicia, sino los ciudadanos que hablamos el español como primera lengua, idioma que es, sin ninguna duda, nuestra lengua propia, pues las lenguas, como estamos hartos de repetirlo, no las hablan los territorios, sino sus habitantes.

Así que deje la RAG de preocuparse tanto porque «las primeras decisiones lingüísticas sean todas desprotectoras de la lengua gallega» y dedíquense ellos a protegerla evitando experimentos y lusismos innecesarios como "grazas", "espazos", "prezos", "xuros" y demás.

De quien nos tenemos que proteger los gallegos que hablamos los dos idiomas oficiales en nuestra comunidad es precisamente de la Real Academia Gallega y del Instituto de la Lengua Gallega que están convirtiendo el gallego de toda la vida en una jerga irreconocible que muy pocos galegofalantes usan y reconocen como lengua gallega propiamente dicha.

Como Carlos Luis Rodríguez se expresa bastante mejor que yo, va a continuación su artículo en respuesta a los desatinos de los reales académicos gallegos.
***
RESPUESTA DE CARLOS LUIS RODRÍGUEZ A LA REAL ACADEMIA GALLEGA
¿Quién votó a la Academia?
Carlos Luis Rodríguez El Correo Gallego

Miércoles 13.05.2009
http://www.elcorreogallego.es/opinion/firmas/ecg/quien-voto-academia/idEdicion-2009-05-13/idNoticia-426155/

Hay al menos tres olvidos en el comunicado que ayer dio a conocer la Real Academia con motivo del Día das Letras. Se olvida quiénes fueron los autores del controvertido decreto sobre el uso del gallego en la enseñanza. Se olvida que la normalización no es un dogma sobrenatural. Se olvida, por último, que en una democracia "o pobo é quen máis ordena".

Los académicos, tras encomiar la importancia de la lengua, lamentan que se esté cuestionando la normalización y levantado un falso concepto de libertad que incluiría el derecho "a non falar nunca o galego". ¿Quién defiende tal cosa? Como suele suceder en este debate, se intenta caricaturizar al que tiene una opinión diferente, a fin de esconder la falta de argumentos.

Nadie propugna ese derecho. Nadie pide que el gallego sea suprimido de las aulas, o que la Administración lo erradique en sus comunicaciones. Ni siquiera las asociaciones más activas, como Galicia Bilingüe, tienen nada que ver con ese fantasma que la RAG ve como una amenaza. O los redactores del manifiesto de la Real Academia han perdido de vista la realidad, o necesitan crear una amenaza fantasma.

No es la normalización lo que se cuestiona, sino esta normalización. ¿O es que sólo hay una posible, y ésa es precisamente la que aplicó la Xunta bipartita? Nada habría que objetar a un pronunciamiento a favor de la normalización que se aprueba mediante consenso, pero no es el caso de ese polémico decreto que abre las puertas (es el dictamen del Consello Consultivo) a la inmersión lingüística obligatoria.

Por lo tanto, el respaldo a este decreto, más que una opción académica, es algo que rompe la imparcialidad de una institución que tiene por misión defender la lengua de todos, de los favorables a la inmersión, y de los que quieren un modelo estable y equilibrado para sus hijos. Todos debieran ser respetados por la RAG.

Incurre además el comunicado en una confusión temporal. Si estuviéramos en 1906 y en vez del amigo Barreiro fuera Murguía el presidente, tendría plena justificación una ausencia que llama mucho la atención. En aquel entonces, el pueblo gallego era una entelequia, sin base en ningún tipo de autogobierno. Hoy ese pueblo existe, habla y se manifiesta.

No tiene oportunidad de elegir a los miembros de la Real Academia Galega, pero sí de optar por diferentes ofertas electorales, en las cuales se incluyen distintas políticas lingüísticas. Volvemos a lo de antes. No hay un modelo único de promoción del gallego; no hay un único camino para normalizarlo; no hay un único decreto válido para su uso en el colegio. Depende de la voluntad soberana del ciudadano.

¿Qué se diría si un Gobierno de la Xunta, aprovechando el 17 de Maio próximo, difundiese un manifiesto criticando la normativa ortográfica aprobada por la RAG? Pues que estaba metiéndose en competencias ajenas. Lo mismo ocurre cuando los académicos pasan de defender la normalización a reivindicar una normalización que, además, coincide con la de opciones políticas tan respetables como minoritarias.

A título individual, los miembros de la Academia tienen derecho a apoyar y rechazar lo que quieran. Como institución, debieran de servir de contrapeso sensato a los que se empeñan en imponer normalizaciones que la mayoría del país rechaza en las urnas, y una minoría alterada defiende en la calle. Así, son la versión light de lo que otros hacen a lo bruto.

El decreto, la RAG y el 17-M
POR E. AMADO ABC 15 Mayo 2009

SANTIAGO. «El gobierno derogará el Decreto que regula el gallego en la enseñanza; un Decreto aprobado sin consenso, y con la opinión contraria del Consejo Consultivo de Galicia. Será sustituido por otro, elaborado con la participación y orientación de los expertos y de las instituciones, con las consultas oportunas, en libertad. Un nuevo Decreto que tendrá como finalidad el impulso al trilingüismo en los centros de enseñanza, y el respeto a los derechos individuales de las familias y de los alumnos».

Con estas palabras, pronunciadas en su discurso de investidura, el nuevo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reiteraba su compromiso de devolución de la «cordialidad lingüística a las aulas», con la derogación y tramitación exprés de un nuevo texto que sustituyese el polémico decreto 124/2007, «por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo», y que establece la obligatoriedad de impartir en la enseñanza secundaria una mínimo de un 50% de horas lectivas en gallego. Feijóo lanzó en plena campaña la promesa de derogar en cien días la norma. «Lo va a cumplir», señalaban desde su equipo. El problema era el cuándo.

Un día después de que Feijóo reconociese, el pasado martes, que la tramitación podría no estar lista para el próximo curso -algo que ya habían dejado entrever sus colaboradores en el pasado-, el PSOE acusaba de «demagogia» al nuevo presidente al hilo de las duras críticas de la Real Academia Galega por la «desprotección» del gallego. «Se columpió y ahora debe cuadrar el círculo de la demagogia con el de la ley, a ver cómo lo hace», respondía ayer el secretario general Manuel Vázquez. Éste incluso se preguntó si la reforma llegaría el año que viene. Y mientras se cuestiona la inactividad de la Xunta, en la calle el ambiente se caldea. La Asociación Socio-Pedagóxica Galega (AS-PG), la Asocación de Escritores en Lingua Galega (AELG) y la división de enseñanza del sindicato CIG llamaron ayer a la movilización en defensa del gallego y en rechazo de la nueva política lingüística del partido en San Caetano con motivo de la festividad del día de las Letras Gallegas. Padres de alumnos en La Coruña adelantaron la protesta y se concentraron ayer en el Parque de Santa Margarita, donde leyeron un manifiesto en defensa del gallego en las aulas. «Los niños vuelven de la escuela hablando en castellano», se quejaba uno de los promotores de la iniciativa, José Manuel Casais.
La nueva Xunta ha anunciado que su nueva política lingüística en la educación se centrará en tres ejes: la padres serán consultados, no habrá segregación de alumnos por cuestión idiomática y se apostará de forma inequívoca por la incorporación del inglés como lengua vehicular.

Pero no será tan sencillo es poner en marcha el nuevo sistema. A la redacción de un nuevo decreto, que no se desarrollaría en un plazo inferior a dos meses, le seguiría la ronda de contactos con sindicatos, Consello Escolar y Consello Consultivo. Todos estos trámites deberían cumplirse a tiempo para preparar los libros de texto del año siguiente. No hay plazos a día de hoy.

Además de la urgencia en la tramitación, otro de los problemas que se encontrará el equipo de Feijóo es la oposición de los sindicatos, especialmente la CIG; de la Mesa pola Normalización Lingüística; y de un nuevo colectivo constituido días antes de la constitución del nuevo Parlamento, el 28 de marzo: la Coordinadora Galega de Equipos de Normalización Lingüística, una plataforma que engloba a docentes responsables de «dinamizar» en los centros la aplicación de la Ley de Normalización. Hoy entregarán firmas en San Caetano

Nombramiento del Sr. Lorenzo como responsable de Política Lingüística?
Remito correo enviado al Presidente de la Xunta en relación con el nombramiento de Anxo Lorenzo como responsable de política lingüística.
José Mª Martín López-Suevos Mesa por la libertad Lingüística www.libertadlinguistica.com 15 Mayo 2009

Si este nombramiento nos produce gran desconfianza que se viene a unir a las declaraciones contradictorias del Presidente de la Xunta de Galicia, tiene que saberlo, la sociedad civil existe. No dimos un cheque en blanco de 4 años, le dimos la oportunidad de gobernar y si pensamos que se ha equivocado al escoger al Sr. Lorenzo tenemos la obligación moral de hacérselo saber, porque no tenemos tiempo que perder con nombramientos equivocados.

Un saludo

From: jmsuevos@hotmail.com
To: presidente.galicia@pp.es; presidente@xunta.es
Subject: Nombramiento del Sr. Lorenzo como responsable de Política Lingüística
Date: Thu, 14 May 2009 22:53:28 +0000

Sr. Presidente:

Recibo con asombro y gran indignación el nombramiento de D. Anxo Lorenzo como responsable de Política Lingüística de la Xunta de Galicia, el cual se ha distinguido por su negación del problema de la imposición lingüística y de falta de libertades en Galicia, pretendiendo que dicha imposición era un invento de asociaciones minoritarias que ha sido utilizado con fines electorales por el Partido Popular.

Sr. Feijóo, las promesas de libertad lingüística y de derogación del decreto de imposición, que no de promoción, del gallego en la enseñanza se han visto decepcionadas por sus continuos bandazos y declaraciones contradictorias. Este nombramiento viene a frustrar, todavía más, las esperanzas de cambio que había suscitado la victoria del Partido Popular el pasado mes de marzo.

Sr. Feijóo, su victoria electoral se debe, en gran parte, a esas promesas. No nos siga decepcionando.

Le solicitamos que no confirme ese nombramiento y encuentre a una persona que entienda la naturaleza de este problema y no se haya alineado con los liberticidas.

Tenga el valor de devolvernos y blindar la libertad. Si lo hace, no dude que seguirá teniendo a muchos gallegos detrás de Ud. Si nos falla en este asunto capital sabremos pasarle la factura y encontrar a otros dirigentes que sí tengan el coraje y la inteligencia para hacerlo.

Muchas gracias

GALICIA BILINGÜE HABLA DE "FRAUDE"
Feijóo cede la política lingüística a un defensor de la imposición del gallego
La presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, ha considerado "un fraude" a los electores el nombramiento por parte de Feijóo de Anxo Lorenzo, un declarado defensor de la imposición del gallego, como nuevo responsable de Política Lingüística en la Xunta.
Libertad Digital 15 Mayo 2009

Pos ale ... ¡¡se acabaron las celebraciones y los fuegos artificiales!!. Ahora toca volver a la dura realidad y joderse por otros 4 años. Eso os pasa por creeros las mentiras de un pepero que pertenece a la misma cuerda que Gallardón. Si este traidor hubiera obtenido 1 o 2 diputados menos en favor de UPyD quizás ahora cantaría otro gallo. A ver si esto sirve de escarmiento a los incautos pardillos que todavía siguen creyendo en el voto útil contra ZP y demás sandeces. Seguid votando al PP, que vamos a seguir teniendo a estos traidores para los restos.
tiodelatjuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa pobrecitos. ¿os han engañado? a mí no. a mí hace tiempo que no me engañan. pero seguid votándoles por aquello del voto útil y esas cosas.

Una vez pasada la campaña electoral y ganadas las elecciones, el PP de Galicia ha vuelto a mostrar cual es su verdadera posición en materia lingüística –la que ya quedó clara durante los 15 años de Fraga en la Xunta– con el nombramiento de Anxo Lorenzo como nuevo responsable de Política Lingüística en la Xunta de Galicia.

Galicia Bilingüe ha recordado este jueves que Lorenzo, profesor de la Universidad de Vigo, es uno de los responsables de la vergonzante manipulación de la realidad en que se basó una campaña a favor del controvertido decreto 124/2007 –que impone el gallego en la enseñanza y Feijóo se comprometió a derogar– desarrollada recientemente por la Universidad de Vigo bajo el título "Europa é plurilingüe. Quen sabe galego, sabe máis", y se mostró siempre a favor del proceso de imposición lingüística impulsado por el anterior Gobierno de la Xunta. De hecho, es de sobra conocida su proximidad al PSOE ya que colaboró en la elaboración del programa de este partido en 2005. Por si fuera poco, en declaraciones a El País, Lorenzo dice este jueves que ha recibido "garantías" de Feijóo.

Para Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, esta es una decisión "que sin duda decepciona a quienes creímos en las intenciones del hoy presidente, Alberto Núñez Feijoo, expresadas durante la pasada campaña electoral". Lago sostiene que el nombramiento, como mínimo, da a entender que Núñez Feijoo no está muy dispuesto a atender sus compromisos de campaña, que fueron la puesta en marcha de una política lingüística sin imposiciones, con acciones específicas como la emisión bilingüe de todas las comunicaciones oficiales, y, en materia educativa, la conversión de las galescolas en escuelas infantiles, la derogación del decreto del gallego en los primeros cien días de Gobierno, la consulta a los padres en el sobre de matrícula del curso 09/10 de la lengua en que quieren que sus hijos reciban la enseñanza de las asignaturas troncales, y la implantación de la libertad de idioma en las escuelas de tal forma que los estudiantes puedan utilizar el de su elección en su expresión oral y escrita, así como en la realización de exámenes en todas las asignaturas.

Estas promesas, como ya en su día puntualizó la propia presidenta de Galicia Bilingüe, están de todas formas aún algo alejadas del principal objetivo de la asociación, que no es otro que aplicar en Galicia el mismo sistema de libre elección de la lengua vehicular de la enseñanza por parte de padres o alumnos del que gozan los ciudadanos en todas las democracias europeas con más de un idioma oficial. En este sentido, la referida campaña de la Universidad viguesa se apoyó precisamente en un cúmulo de falsedades sobre el modelo lingüístico de enseñanza que se sigue en otros países.

Feijóo abre la posibilidad de restituir el topónimo histórico de La Coruña
PILAR FUSTES ABC 15 Mayo 2009

LA CORUÑA. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, dejó ayer abierta la posibilidad de normalizar de modo oficial la utilización de la forma «La Coruña» para referirse al topónimo de la ciudad herculina, que se ha convertido durante los últimos años en el supuesto símbolo de enfrentamiento entre la lengua castellana y la gallega. En una polémica que parece no tener fin, el delegado de la Xunta en La Coruña, Diego Calvo, procuró la convivencia armónica propugnada por el nuevo presidente con su apoyo al estudio de la posible cooficialidad de los dos nombres

El titular del ejecutivo autonómico aclaró que esta opción sólo se contemplará en el caso de que «la mayoría» de los grupos que conforman el pleno del ayuntamiento coruñés dirijan una petición «consensuada» al Ejecutivo autonómico, por ser la vía correcta. «Cuando hay este tipo de discusiones corresponde al gobierno local dirimir el conflicto», sentenció el de Os Peares, después de la reunión semanal del Consello de la Xunta en Santiago.

El presidente del ejecutivo gallego eludió, por tanto, posicionarse en el tema aunque avanzó que, en ningún caso, será su gobierno el que lleve la «iniciativa» para la recuperación del topónimo histórico de La Coruña. Por otro lado, el exigido acuerdo municipal parece estar muy lejano.

El alcalde coruñés, Javier Losada, se mostró decidido a mantener su compromiso con «A Coruña», alejándose de la cooficialidad y de su mentor, Francisco Vázquez. En opinión del socialista, el PP tiene «un problema», por lo que instó a los de Núñez Feijóo a solucionarlo y «que no nos vuelvan locos a los coruñeses, que sabemos muy bien como nos llamamos y como nos queremos llamar», argulló.

En el lado contrario, el representante local del PP, Carlos Negreira, matizó que ambas opciones son «tremendamente aceptadas» por la población, por lo que su uso no debería «molestar» a nadie.

El reposo lo constató el Valedor do Pobo, Benigno López, que comunicó que desde el proceso electoral se produjo «un descenso evidente» en el número de protestas en relación con la lengua gallega. Tras reunirse por primera vez con el presidente Núñez Feijóo, López aclamó que este hecho puede deberse a que da la impresión de que «la sociedad está a la expectativa».

Ambas personalidades expusieron la importancia de la «colaboración» entre entidades. En este sentido, el mandatario gallego evidenció que la «conciencia crítica» de esta institución «debe servir para trasladar a la Xunta los problemas y las quejas de la sociedad» con el fin de que la Administración ofrezca respuestas y priorice las necesidades.

En la senda del consenso
El nombramiento de Anxo Lorenzo como encargado de la Secretaría Xeral de Política Lingüística tampoco ha dejado indiferente a nadie. Es un filólogo próximo al PSOE que cuenta con la garantía del presidente de que no habrá derogación sin un pacto conformado para una normativa sustitutiva. La recomendación es pactar con PSOE y BNG, y buscar el asenso, línea oficial.

De momento, y pese a ser independiente, algunos no le dan ni el beneplácito de la duda. Según el portavoz en materia de lengua del Grupo Parlamentario del BNG, Bieito Lobeira, Lorenzo se enfrenta a un «papelón» en el que actuará como «verdugo» del gallego. El nacionalista aseveró que el recién postulado debería «dimitir por dignidad», al día siguiente de que un alto cargo del gobierno anuncie medidas para «deturpar» la lengua propia.

Por otro lado, la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, manifestó que considera un «fraude» el nombramiento del nuevo secretario xeral. Afirmó sentirse «decepcionada» por la decisión de Núñez Feijóo y estima que este hecho «da a entender» que el presidente de la Xunta «no está dispuesto a atender a sus compromisos de campaña».

La portavoz de Galicia Bilingüe apuntó que Lorenzo es uno de los responsables de la campaña «Europa é plurilingüe». Una iniciativa de la Universidad de Vigo que, según Lago, se «apoyó en un cúmulo de falsedades sobre el modelo lingüístico de enseñanza que se sigue en otros países». A este respecto, el jefe autonómico, elogió la «independencia» de su fichaje, al que retó a presentar un nuevo decreto del gallego «consensuado».

Críticas apresuradas
Mientras, las protestas en contra de la derogación del actual decreto de gallego en la enseñanza, aún sin saber su nuevo enfoque, continúan. Un total de 365 firmas, de coordinadores de equipos de normalización lingüística, fueron entregadas ayer por la CIG en el Registro de la Xunta. Además, la Asociación de Escritores en Lingua Galega se sumó al manifiesto crítico con la nueva Xunta de la RAG y pidió «protección normativa» del gallego.

Por último, el miembro del BNG, Bieito Lobeira, llamó nuevamente a la sociedad a participar el próximo domingo en la manifestación convocada en Santiago para conseguir una «adhesión histórica» a la lengua como «mejor forma de frenar cualquiera de las medidas del PP». En palabras de Lobeira, resulta «deplorable» que el PPdeG «trate de dinamitar» la legalidad.

Feijóo se da dos años para ´consensuar´ el nuevo decreto del gallego en las aulas
El presidente se fija ahora la norma para "la primera mitad de la legislatura"
I. BASCOY / X. A. TABOADA | SANTIAGO La Opinión 15 Mayo 2009

Quiere pactar el modelo lingüístico y no sabe cuánto tiempo se prolongarán las negociaciones

La derogación del decreto que regula el uso del gallego en las aulas ya no será una de las primeras decisiones del Gobierno del PPdeG. Su anulación y la aprobación de una nueva norma se demorará hasta el curso 2010-2011. "Estará desde luego en la primera parte de la legislatura", aseguraba ayer el presidente del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, quien en la campaña electoral prometió que recién llegado al Gobierno 'tumbaría' el polémico decreto.

Ahora, sin embargo, admite que "las fechas son justas", y que es imposible sacar adelante una nueva norma para el próximo curso académico, pues hay que dar margen a las editoriales para elaborar los manuales en una u otra lengua, y a estas alturas, ya no hay tiempo para que los libros estén en septiembre en el idioma acertado. Feijóo intentó cumplir su promesa electoral, y ordenó hace tres semanas que los alumnos hicieran los exámenes y en clase se expresasen en el idioma de su elección, pero la Asesoría Xurídica le advirtió de la ilegalidad de esta instrucción, sin cambiar antes el decreto, por lo que hubo que dar marcha atrás.

Desde entonces, sus declaraciones han sido para justificar una posible demora, y ayer fue más allá, y expuso que en aras del acuerdo quizás se retrase la nueva norma. "En los próximos meses, presentaremos nuestra propuesta (de decreto); vamos a ver lo que tardamos en consensuarla", explicó el presidente a los periodistas, después de que el Consello de la Xunta diese luz verde al nombramiento de Anxo Lorenzo Suárez como secretario xeral de Política Lingüística, una elección que ha disgustado tanto a los defensores del gallego como a los partidarios del castellano.

Anxo Lorenzo, que ha colaborado con el bipartito, pero también con los Gobiernos de Fraga, será precisamente quien derogue el actual decreto, que fija que al menos la mitad de las asignaturas deben impartirse en gallego, y quien ponga encima de la mesa un nuevo modelo lingüístico para las aulas. Feijóo le ha pedido una propuesta que pueda ser objeto de acuerdo, pues, según explicó, "la sociedad reclama consensuar la política lingüística, buscar un punto de encuentro, pues la mayoría convive tranquila y amablemente con los dos idiomas."

El titular de la Xunta ha fichado un independiente para una de las patatas calientes de su Gobierno, recuperar la concordia en torno al idioma, sacando adelante una norma que convenza a Galicia Bilingüe, colectivo que desgastó al bipartito por potenciar el uso del gallego en las aulas, pero que tampoco ponga en pie de guerra a los defensores de la educación en gallego. La política lingüística es delicada, y la Real Academia Galega ya advirtió a Feijóo de su oposición a la "desprotección" del gallego. El presidente de la Xunta sostiene que sólo quiere "promocionar el gallego desde la libertad".

Feijóo aplaza el cambio de modelo lingüístico en busca de consenso
La Xunta habla ahora de "meses" para negociar un nuevo decreto educativo
P. LÓPEZ / B. KAYSER - Santiago El País 15 Mayo 2009

De látigo de la enconada defensa del español del PP a máximo responsable de la política lingüística del Gobierno de Feijóo. El Consello de la Xunta aprobó ayer el decreto por el que se nombra secretario general de Política Lingüística a Anxo Lorenzo, afín al PSOE, con el que colaboró en la redacción de su programa electoral sobre el gallego en 2005. El presidente no tardó en ponerle los primeros deberes: consensuar el decreto que regula el uso del idioma en la enseñanza. Ya no es un objetivo inmediato, ni siquiera para el próximo curso. Alberto Núñez Feijóo lo prorrogó ayer al más amplio plazo de "la primera parte de la legislatura". "Y si es posible en los próximos meses, mejor", añadió Feijóo, quien, en campaña, había prometido derogar el decreto en los primeros cien días de Gobierno.

Feijóo ratifica su "cordialidad" con Barreiro pese a las críticas de la RAG
En la conferencia de prensa posterior al Consello, Feijóo anunció el fichaje de un "lingüista independiente", que deberá perfilar el nuevo decreto "desde el acuerdo y la convivencia política". Su llegada a la Xunta, que cogió por sorpresa a varios conselleiros, fue objeto de un amplio debate en la reunión del Gobierno gallego de ayer. Es "una apuesta clara por incluir independientes" en cargos de responsabilidad, explicó el presidente. En este caso, para poner en marcha una política de "bilingüismo amable". "Hay que recuperar el consenso y la convivencia pacífica entre el gallego y el castellano", propuso.

Las posibilidades de que se consiga el consenso que reclama Feijóo parecen como mínimo escasas. Pese a la proximidad ideológica de Lorenzo, el PSdeG lamentó la falta de diálogo previo con los grupos parlamentarios y criticó la política "oportunista e irresponsable" de Feijóo. Las decisiones en materia lingüística del nuevo Gobierno han provocado "enfrentamientos" con la Real Academia Galega (RAG), los editores, los sindicatos y amplios sectores de la ciudadanía gallega, precisó el diputado socialista Francisco Cerviño. El portavoz del Grupo Parlamentario, Xaquín Fernández Leiceaga, mientras, recordó las "abundantes manifestaciones" de Feijóo en un sentido "muy distinto del consenso", por lo que concluyó: "Haremos un esfuerzo por el acuerdo con Lorenzo o con quien sea, pero las posibilidades son pocas".

Más contundentes fueron el BNG y la Mesa pola Normalización Lingüística, que tachan a Lorenzo de "verdugo legal del gallego". El currículum de Lorenzo no es, para el diputado del BNG Bieito Lobeira, "una esperanza en absoluto". Los nacionalistas creen que el nuevo secretario general ha asumido "un papelón". "Una persona comprometida con el gallego no puede asumir el contexto que está sembrando el PP", descartó Lobeira.

La Mesa, por su parte, le restó importancia al nombre del nuevo responsable de política lingüística. "Puede ser más guapo o más feo, tener más o menos currículum, más o menos capacidad para embaucar, pero es un puesto de verdugo para el gallego", explica el presidente de la asociación, Carlos Callón. Mesa y Bloque resaltaron su preocupación por las políticas que está llevando a cabo el PP. Para ellos, "nunca" se produjo semejante "ruptura con el consenso" en materia de lengua. "Quieren cargarse el marco existente, torpedear el consenso y vulnerar el derecho del pueblo gallego a poder utilizar su idioma", acusó Lobeira

Feijóo anunció ayer el nombramiento de otro cargo que también trabajó para las administraciones socialistas, Francisco López Barxas, que ejercerá de director general de Promoción e Difusión da Cultura. En su comparecencia ante los periodistas, Feijóo restó importancia a las críticas del presidente de la RAG, Xosé Manuel Barreiro, a las decisiones de la Xunta en materia lingüística. Indicó que ya mantuvo una conversación con Barreiro, ratificó la "absoluta cordialidad" con la Academia y apostó por promocionar el gallego "dentro de la libertad lingüística".

Polémica por el nombre de la ciudad
La Xunta sólo cambiará el topónimo si lo pide el Concello
El alcalde Javier Losada responsabiliza al PP de impedir que se usara como oficial la denominación en castellano de A Coruña
Indicador de entrada a la ciudad, en la avenida Alfonso Molina, donde hubo una letra L pintada con espray negro y que ahora está borrada con pintura blanca. / juan varela
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, matizó ayer las declaraciones del delegado provincial Diego Calvo y aseguró que el Gobierno gallego no emprenderá ninguna reforma relacionada con el topónimo de la ciudad sin contar con una propuesta remitida por el Concello. El alcalde insiste en la postura que adquirió tras el pacto con el BNG: hay que cumplir la legalidad vigente
PABLO LÓPEZ / ANA RODRÍGUEZ | A CORUÑA La Opinión 15 Mayo 2009

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, supedita la recuperación de la oficialidad del topónimo castellano de la ciudad a un acuerdo en el Concello de A Coruña, que ahora pasa por un pacto, como mínimo, entre los socialistas y los populares. En su comparecencia tras el Consello de la Xunta, Feijóo recordó que tanto el ex alcalde Francisco Vázquez como el actual regidor Javier Losada apoyaron en reiteradas ocasiones la validez de ambas denominaciones: A Coruña y La Coruña.

Feijóo, un día después de que su delegado provincial anunciara la intención de los populares de promover una modificación legal para la cooficialidad del topónimo, matizó que la Xunta no promoverá ninguna iniciativa sin haber recibido una solicitud o propuesta del Ayuntamiento. "La Xunta no va a llevar a cabo esa iniciativa de emprender una reforma legal que posibilite la cooficialidad. Cuando los partidos mayoritarios en la ciudad alcancen un consenso, la Xunta podrá adoptar una decisión", declaró ayer el presidente.

El presidente aprovechó para recordar que los socialistas de la ciudad apoyan la utilización de ambos topónimos y defendió el derecho de los ayuntamientos a opinar sobre el nombre de sus respectivas localidades. "El PSOE de A Coruña siempre defendió el topónimo bilingüe y supongo que lo seguirá defendiendo ahora. Creo que es legítimo que los concellos y las corporaciones opinen sobre el nombre de su propia ciudad", declaró.

Y Losada opinó ayer. Opinó que su postura como máximo representante municipal es la de cumplir la legalidad, esto es, respetar la disposición de Normalización Lingüística que sólo admite como topónimo oficial el gallego A Coruña. "Acuérdense de lo que dije cuando tomé posesión como alcalde, que respeto la legalidad vigente", insistió el primer edil.

Si Feijóo acusa a Losada de cambiar su postura tras la marcha de Vázquez, Losada acusa al PP de cambiar la postura que mantenía el partido cuando Manuel Fraga estaba al frente de la Xunta. "Su Gobierno me llevó a los tribunales por tomar la misma decisión", reprochó el alcalde. Fue en el año 2004, con Vázquez con el bastón de mando, cuando el Pleno coruñés aprobó la cooficialidad del topónimo, una resolución que recurrió el Ejecutivo autonómico. "Que arreglen sus problemas y no nos vuelvan locos", añadió.

Desde que fue elegido alcalde, tras formar el bipartito con el Bloque Nacionalista, Losada ha mantenido que el único nombre legal de la ciudad es A Coruña pero que cada vecino puede bautizar a la ciudad como le plazca en ámbitos no oficiales. "Los coruñeses sabemos muy bien cómo nos llamamos y cómo nos queremos llamar", concluyó el regidor tras las preguntas de los periodistas en torno a las declaraciones del nuevo delegado territorial, Diego Calvo, que aseguró que tenían la intención de aprobar en el Parlamento de Galicia la cooficialidad del topónimo dentro de la presente legislatura.

Si Javier Losada rememoraba las causas judiciales por defender la cooficialidad, los ediles del socio de gobierno nacionalista acusaron al Partido Popular de actuar de forma inmoral por utilizar la lengua como arma política.

"El delegado actuó de forma irresponsable y espero que los ciudadanos tomen nota de su intención de crispar. Hay problemas más importantes y yo nunca haré del idioma una bandera en contra de nadie", manifestó enfadado el primer teniente de alcalde, Henrique Tello, para dejar claro su oposición a la modificación de la Lei de Normalización Lingüística para legalizar La Coruña.

Las declaraciones del concejal Mario López Rico son más contundentes. El edil de Rehabilitación afirma que el Partido Popular emplea las cuestiones idiomáticas para desprestigiar al resto de las fuerzas políticas y para generar confusión entre los ciudadanos.

"Lamento la inmoralidad del Partido Popular, que utiliza el idioma como arma arrojadiza", declaró López Rico, que no consideró necesario explicar por qué una iniciativa para recuperar la oficialidad del topónimo castellano le parece más "inmoral" que las medidas emprendidas por su partido para fomentar el uso del gallego en las escuelas y centros públicos.

El portavoz del Partido Popular, Carlos Negreira, también opinó ayer sobre el tema del topónimo, un día después de haber afirmado que la posibilidad de incorporar la forma castellana de llamar a la ciudad "está ahí".

Negreira destacó que la oficialidad de ambos nombres serviría para "ganar espacios de libertad", aunque insinuó sus preferencias por el topónimo castellano, al que considera ligado a la historia de la ciudad. "Desde hace centenares de años se encuentran testimonios históricos en los que la ciudad aparece con la letra L", manifestó el portavoz popular.

El líder del grupo municipal del PP, a pesar de mostrar su conformidad con las declaraciones del delegado Diego Calvo, aclaró que su partido no llevará al Parlamento ninguna propuesta sobre el topónimo hasta que se resuelvan "otros asuntos" más importantes y relacionados con la crisis económica que no ha querido aclarar.

"Hay otras cosas que hay que resolver antes. Se presentará en un tiempo razonable", dijo Carlos Negreira como contestación a una pregunta sobre un posible calendario para que el debate sobre la oficialidad del topónimo llegue a la Cámara gallega.

La ausencia de una fecha concreta para ejecutar la medida anunciada por el delegado de la Xunta en la provincia es la cuestión que más preocupa a Unión Coruñesa. El líder de este partido, Carlos Marcos, recuerda que las propuestas no sirven de nada si no llegan a convertirse en realidades y, por ello, reclama al PP que marque unos plazos precisos para abordar el problema del topónimo.

"Es el momento de llevar el tema del topónimo al Parlamento, pero nosotros queremos que pongan una fecha", expuso Marcos.

El líder de Unión Coruñesa recordó que el propio Carlos Negreira había prometido que su partido llevaría al Parlamento la cuestión del topónimo durante la pasada campaña electoral y recuerda que, hacer lo contrario, sería incumplir un compromiso adquirido con los vecinos de la ciudad.

"El delegado ha confirmado el compromiso que el PP había adquirido y que Carlos Negreira anunció durante la última campaña electoral en un acto en la ciudad. Si tienen memoria, tienen que cumplir y, si no lo hacen, la ciudad se lo recordará", comentó Carlos Marcos.

Defensores y detractores de la cooficialidad expresaron sus posturas para atacar o ensalzar los cambios insinuados por Diego Calvo. A Mesa pola Normalización Lingüística acusó al recién nombrado delegado de intentar estropear con sus ideas la celebración del Día das Letras Galegas. El presidente de esta agrupación nacida con el objetivo de defender el uso del gallego, Carlos Callón, recurrió a la figura del intelectual Ramón Piñeiro para apoyar sus tesis.

"Es una forma curiosa de festejar el Día das Letras Galegas: tirar abajo la toponimia y la ley de normalización. Estas declaraciones son un insulto a Ramón Piñeiro", declaró el presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, que una vez más denunció el interés de los representantes del PP en el municipio y en la Xunta por desprestigiar todo lo relacionado con la lengua gallega.

l presidente responsabiliza a Francisco Vázquez y a su sucesor de abrir la polémica
Feijóo impulsará la cooficialidad del topónimo en castellano si hay acuerdo en el pleno coruñés
A.D. > A CORUÑA El Ideal Gallego 15 Mayo 2009

La cooficialidad del topónimo vuelve a crear polémica. Tras el anuncio del superdelegado Diego Calvo de que la tramitación de la “L” estaba en la agenda para esta legislatura, ayer fue el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien apuntó que tendrá en cuenta el cambio legal. No obstante, matizó que la decisión de que “La Coruña” vuelva a ser cooficial sólo se podrá aprobar si el pleno coruñés toma la iniciativa con consenso. “El debate lo abrió el ex alcalde Francisco Vázquez y el actual. Es legítimo que los municipios opinen sobre el nombre de su ciudad. Es una cuestión de consenso y el PSdeG siempre defendió que el topónimo fuese bilingüe, supongo que lo mantendrá”, zanjó el tema Feijóo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no ha descartado hacer oficial el topónimo “La Coruña”, pero eso sí siempre que así lo acuerden los grupos en el peno municipal. El popular supeditó la tramitación autonómica de la cooficialidad a que exista una petición consensuada, ya que recuerda que la iniciativa debe de ser de ámbito municipal. Así, condiciona a que PSOE y PP acerquen posiciones, ya que, como subrayó, el BNG ya manifestó su rechazo al topónimo en castellano.

“Cando hai este tipo de discusións corresponde á autonomía municipal dirimir o conflicto”, aseguró el líder popular, al mismo tiempo que matizó que su gobierno no llevará la iniciativa para convertir en oficial “La Coruña”. De esta manera, el titular de la Xunta expresó su intención de ser “respetuoso” con la autonomía local y no invadir la posibilidad de los ayuntamientos de tomar la iniciativa en lo que a toponimia se refiere.

Feijóo resaltó que fue el PSOE, con el actual regidor coruñés, Javier Losada, y su antecesor en el cargo, Francisco Vázquez, a la cabeza quienes abanderaron “el debate” sobre la posibilidad de que “La Coruña” y “A Coruña”, el único con validez actualmente, sean cooficiales y no el superdelegado de la Xunta en A Coruña, Diego Calvo, quien ya se posicionó a favor de retomar el asunto. El responsable territorial de la Xunta apuntó que la reivindicación del uso del nombre de la ciudad en castellano no es sólo de los coruñeses, sino de todos aquellos que apuestan por disponer de dos topónimo, abriendo de nuevo el debate.

Calvo aseguró también, el pasado miércoles, que la modificación de la Lei de Normalización Lingüística para posibilitar que los dos topónimos sean cooficiales, era una de las cuestiones a llevar a cabo durante esta legislatura. La prioridad manifiesta que los representantes populares en la ciudad defienden, dista de la ambigüedad que expresaron desde Santiago. Manuel Rivas, el portavoz del PP en el Parlamente, apuntaba que no tiene ninguna constancia de una fecha para la tramitación.

Consenso > El presidente de la Xunta además de instar al consenso entre los populares y los socialistas, aseguró que fueron, precisamente, estos últimos quienes han defendido siempre el bilingüismo sobre lo que añadió: “Supongo que lo seguirán manteniendo”.

La Xunta estudia rescatar el topónimo 'La Coruña'
PAOLA OBELLEIRO - A Coruña El País 15 Mayo 2009

Ha vuelto a reabrirse la caja de Pandora del topónimo de A Coruña. Bajo la presión del PP coruñés, el Gobierno gallego y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, abrieron ayer la puerta a cambiar la Lei de Normalización Lingüística de 1983 para legalizar el topónimo castellano de la capital provincial. Un asunto que la Xunta, según admitió su titular, está dispuesta "a estudiar". Pero eso sí, advirtió Feijóo, siempre y cuando "se ponga de acuerdo la mayoría" de los tres partidos en el Ayuntamiento.

El BNG, socio de gobierno del PSdeG en A Coruña, no quiere ni oír hablar de la "irresponsabilidad e inmoralidad" de "levantar esta polémica para crear una tensión social que no existe, ni preocupa a los coruñeses", acusó el teniente de alcalde, Henrique Tello.

El presidente de la Xunta evitó en todo momento respaldar las palabras de su delegado en A Coruña, Diego Calvo (secundado por el jefe del PP provincial, Carlos Negreira) de que "está en cartera" para esta legislatura abordar un cambio normativo para recuperar el topónimo castellano. "En este tipo de discusiones corresponde a la autonomía local dirimir el conflicto, y la Xunta tomará una decisión cuando exista ese consenso". Así es como se escudó Feijóo, que echó la pelota sobre el tejado de los socialistas: "Fueron el ex alcalde Francisco Vázquez y el actual, Javier Losada, los que abanderaron el debate" para que A Coruña y su versión en castellano sean "cooficiales".
Lei de Normalización

Pero ahí se pararon las referencias del presidente a los antecedentes de una polémica con múltiples episodios y sentencias judiciales. El Tribunal Supremo declaró en 2006 que la única forma oficial del topónimo es A Coruña, e incluso advirtió al Ayuntamiento de que no podía recurrir ante el Constitucional la Lei de Normalización Lingüística por no reconocer el nombre castellano de la ciudad.

"Que el señor Feijóo no nos vuelva locos", rogó ayer el alcalde, Javier Losada. Miembro del gobierno local que presidía Francisco Vázquez en 2004, cuando intentó, en vano, cooficializar el nombre castellano y gallego de la ciudad, Losada ratificó ayer su compromiso con "la legalidad vigente", es decir, la ley de 1983 que establece como única forma A Coruña. "El PP tiene un problema porque fueron ellos" -siendo Fraga presidente de la Xunta y Feijóo vicepresidente- "los que nos llevaron a los tribunales por una medida que ahora quieren aprobar ellos", remarcó el regidor.

Carlos Negreira asegura que el nombre de la ciudad “no es una prioridad”
R.L. > A CORUÑA El Ideal Gallego 15 Mayo 2009

El portavoz popular en el Ayuntamiento de A Coruña, Carlos Negreira, aseguró que la tramitación de la cooficialidad de los dos topónimos “no es una prioridad para el PP”, aunque sí anunció que su partido “presentará una iniciativa para que se puedan utilizar las dos formas de manera habitual”.

El principal objetivo para los populares es, como avanzó su portavoz municipal, salir de la situación actual de crisis. Eso sí, recordó que el topónimo “La Coruña” aparece registrado en multitud de documentos oficiales desde hace muchos años e insistió en que su uso no debería molestar.

Asimismo, Negreira señaló en referencia a la polémica del topónimo que “tanto ‘A Coruña’ como ‘La Coruña’ están tremendamente aceptados” por lo que el uso normalizado debería de ser un hecho.

Distanciamiento > De manera distinta se pronunció el portavoz popular, días después de las elecciones del 1 de marzo en las que los populares alcanzaron el poder en la administración autonómica. En aquel momento, Carlos Negreira apuntó que aunque habían pasado 25 años desde la aprobación de la Lei de Normalización Lingüística, las personas siguen usando “La Coruña”. Por eso, el portavoz pedía libertad y “menos imposición” sobre el topónimo a utilizar.

Losada respondió entonces que fueron los propios populares quienes les obligaron a llamarse A Coruña, por lo que tachaba de contradictorias las palabras de su oponente Negreira.

Aunque el PP recriminó al gobierno local el gasto de 300.000 euros en el intento de mantener la “L” en el topónimo, Losada no dudó en reiterar que ellos aprobaron la decisión por unanimidad, evitando contestar al apoyo de los socialistas. “No hace falta en el Parlamento más que el apoyo de sus compañeros de gobierno, tienen 38 votos; que lo haga y que no maree a los coruñeses”, apuntó Losada, que se mostró cansado con la polémica.

El regidor coruñés apostó, tras la reapertura del debate en el pasado mes de marzo, que siempre cumplirían la normativa autonómica en materia de normalización lingüística.

Losada: “Sabemos muy bien cómo nos llamamos y cómo nos queremos llamar”
R.L. > A CORUÑA El Ideal Gallego 15 Mayo 2009

Losada opinó sobre el topónimo, tras recibir al nuevo delegado del Gobierno en María Pita susy suárez
El alcalde reclamó a Feijóo que “no nos vuelva locos a los coruñeses” en relación al topónimo. Losada se aferra a la “legalidad vigente” y advierte al PP de que los ciudadanos “sabemos muy bien cómo nos llamamos, y cómo nos queremos llamar”.

“Sabemos muy bien cómo nos llamamos y cómo nos queremos llamar”. Así de tajante se mostró ayer el alcalde, Javier Losada, a la hora de analizar la polémica del topónimo coruñés reabierta a raíz de las declaraciones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El regidor criticó la actitud del jefe del ejecutivo gallego por anunciar que su gobierno estudiaría restablecer la cooficialidad de “La Coruña” en caso de que se produjera el consenso necesario.

El edil aprovechó un encuentro en palacio municipal con el nuevo delegado del Gobierno, Antón Louro, para, una vez más, mostrarse contrario a la medida y, también, reafirmarse en su compromiso de respetar la actual normativa autonómica. “En la toma de posesión ya dije que soy un alcalde que respeta la legalidad vigente”, apuntó. Para Losada, “el PP tiene un problema”, pues, como recordó, en su día la formación conservadora llevó al Ayuntamiento a los tribunales “por tomar esta decisión que ahora quieren aprobar ellos”.

De hecho, el alcalde evocó que el propio Núñez Feijóo era vicepresidente del ejecutivo gallego que presidía Manuel Fraga, cuando en 2004 recurrió al juzgado la decisión del pleno municipal de decretar como cooficiales el topónimo gallego y castellano de la ciudad, que finalmente anuló el acuerdo de la corporación. Por ello, Losada instó a los populares a que “arreglen sus problemas y que no nos vuelvan locos a los coruñeses”.

“División social” > En la misma línea, su socio de gobierno, el nacionalista Henrique Tello, mostró su rechazo a las intenciones de la Xunta sobre el nombre de la ciudad, pues, a su juicio, declaraciones como las de Núñez Feijóo y del “superdelegado” por A Coruña, Diego Calvo, que también se mostró partidario de revisar el caso, evidencian que el Partido Popular estaría buscando la “división social”.

El teniente de alcalde aseguró ver “clarísimamente” que este gobierno “non ten intención de gobernar, senón de crispar á sociedade para sacar tallada política”, algo que, a su vez, calificó de “inmoralidade”.

Al igual que lo hizo Losada, Tello recordó a los conservadores que el topónimo en gallego figura en la Lei de Normalización Lingüística que fue aprobada en el Parlamento cuando el PP gobernaba en la Xunta.

Por otra parte, también el concejal del BNG de Rehabilitación Urbana, Mario López Rico, y el portavoz de Lingua del grupo parlamentario de los socialistas, Francisco Cerviño, cargaron en la pasada jornada contra el presidente gallego. El primero lamentó la “indecencia e inmoralidade” de aquellos que continúan utilizando el gallego de una manera que calificó de “partidista e sucia”. Asimismo, indicó que este tipo de manifestaciones “din moi pouco en favor de quen as fai”.

Por su parte, Cerviño añadió que las declaraciones de los populares suponen “unha boa mostra da insensibilidade do presidente da Xunta”, pues, según considera, el ejecutivo autonómico busca reabrir una vieja polémica “que xa está pechada”.

Unión Coruñesa reclama al PP que “no juegue con la sensibilidad de los ciudadanos”
REDACCIÓN > A CORUÑA El Ideal Gallego 15 Mayo 2009

El líder de Unión Coruñesa, Carlos Marcos, mostró ayer su satisfacción por las palabras del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de analizar la posibilidad de devolver a la legalidad la versión castellana del topónimo. Sin embargo, le reclamó que “no juegue con la sensibilidad de los ciudadanos”.

Marcos realizó estas declaraciones en base a los “miedos” que la formación mantiene acerca de los hipotéticos “incumplimientos lingüísticos” en los que podría incurrir el gobierno popular. El coruñesista pone en duda que Feijóo “cumpla todas las promesas electorales”, tras el nombramiento de Anxo Lorenzo como responsable de Política Lingüística. “Esto nos hace temblar”, apuntó Marcos.

Con todo, aseguró que el partido que dirige “será muy crítico con el PPdG y estará al pie del cañón” para vigilar que se cumplan los compromisos adquiridos respecto al topónimo.

En este sentido, se muestra a favor de la cooficialidad de los términos gallego y castellano porque se trataría de “legalizar, lo que ya se plasma en la calle”.

“Si la paz social existe, si la convivencia entre los coruñeses no se resiente por un topónimo que cada cual utiliza de manera natural, lo lógico es que no se creen luchas artificiales a nivel político”, concluyó.


Los coruñeses que hablan gallego se reducen a la mitad
A Coruña, Ferrol y Vigo son las ciudades más 'desgaleguizadas', según la Academia
GEMMA MALVIDO | A CORUÑA La Opinión 15 Mayo 2009

"La realidad es tozuda", dice el presidente de la Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, al presentar los datos que desvelan que los coruñeses que hablan gallego "de manera espontánea" ha descendido a la mitad desde principios de los años 90 hasta el cambio de milenio. Y es que, según un estudio realizado por la Real Academia Galega, del 35,6% que hablaba gallego en 1992, se ha pasado al 17,8% de la población, en 2004 -los datos se presentan cinco años después de que se dejasen de tomar muestras para el estudio-.

Ha caído también más de la mitad el porcentaje de vecinos que utilizan sólo el gallego en sus conversaciones: Del 10,5% de la población que lo hacía en los años 90, tan sólo el 3,4% continuó hablándolo durante los primeros años del tercer milenio. Se escuda Callón en estas cifras para demostrar que no existe imposición lingüística del gallego sobre el castellano, a diferencia de las teorías que esgrimió el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la campaña electoral, que apelaban a la "discriminación" del castellano frente al gallego.

Los datos que maneja A Mesa pola Normalización Lingüística forman parte de los estudios que realiza la Real Academia Galega para crear un mapa de la evolución del idioma y de sus hablantes y que se redacta periódicamente. "La mayoría de la gente, hable o no gallego, defiende la lengua como un elemento de unión y cohesión y reconoce que nadie ha de verse discriminado por el idioma que utilice para comunicarse", aseguró Carlos Callón que lamentó que A Coruña, junto con Vigo y Ferrol sean las ciudades más desgaleguizadas de las estudiadas por la Real Academia Galega. La que se mantiene todavía es Santiago de Compostela, aunque, al igual que los núcleos de población rurales y de la ciudad de Lugo, registra un marcado descenso de hablantes con el paso de los años. Dicen los miembros de A Mesa pola Normalización Lingüística que la pérdida de poder es una de las razones por las que desciende el número de galegofalantes.

Será Santiago de Compostela la ciudad que acoja la manifestación en defensa del gallego, el próximo domingo; una concentración que tiene como objetivo reivindicar la presencia del idioma de Rosalía como un elemento de unión: "Como una columna vertebral", según reza el lema de la manifestación. Para Callón, el hecho de que Feijóo hubiese prometido durante la campaña y después de haber sido investido como presidente de la Xunta, que derogaría la Lei de Normalización Lingüística, es algo más que una medida política, significa "echar por tierra todo lo que se ha hecho en materia de normalización, no sólo durante los años del bipartito, sino desde el franquismo"; una postura que critica A Mesa, ya que obliga a los ciudadanos a retroceder un cuarto de siglo en materia de normalización.

"Hay que defender que, quien quiera vivir en gallego pueda hacerlo y eso es lo que nos tiene que unir para que el gallego vuelva a resurgir con toda la fuerza", arengó ayer Carlos Callón, en la presentación de la manifestación que se celebrará el domingo y para la que no se atrevió a dar una estimación de público.

idioma
Personalidades de diferentes ámbitos apoyan la marcha en defensa del gallego

La Mesa afirma en su manifiesto que el proceso de normalización lingüística en Galicia fue «lento y, hasta hoy, insuficiente para garantizar el derecho de vivir en esta lengua».
La Voz 15 Mayo 20

Quince destacadas personalidades gallegas de distintos ámbitos sociales se han reunido en Compostela para apoyar la manifestación que A Mesa Pola Normalización Lingüística (MNL) convoca en defensa del idioma gallego este domingo, Día das Letras Galegas.

El actor Carlos Blanco fue el encargado de leer el manifiesto en defensa de la convivencia lingüística de la Mesa, en el que se afirma que existen grupos que, desde Madrid, plantean «una inversión de la realidad» que persigue «que los hablantes del gallego no tengan derechos lingüísticos».

La Mesa afirma en su manifiesto que el proceso de normalización lingüística en Galicia fue «lento y, hasta hoy, insuficiente para garantizar el derecho de vivir en esta lengua».

Para el presidente de la Mesa, Carlos Callón, «resulta indicativo que cuatro de los conselleiros no saben hablar gallego ni tienen intención de aprenderlo», en alusión, según informó a Efe la Mesa, a los conselleiros de Economía e Industria, Javier Guerra; Hacienda, Marta Fernández; Sanidad, Pilar Farjas, y Medio Rural, Samuel Juárez.

La escritora Marilar Aleixandre se mostró preocupada por «la especial gravedad del estado del gallego en la enseñanza» y dijo que «el decreto del gallego se aprobó por unanimidad en el Parlamento, por lo que ya hay consenso lingüístico» como el que pide el presidente Feijóo.

Aleixandre recordó además que el Decreto, «ya de por si insuficiente» nunca se llegó a cumplir, y dijo haber recabado datos que demuestran que sólo algo menos del 30 por ciento de la docencia universitaria en Galicia se imparte en gallego.

El periodista Ramón Lata acusó a Feijóo de hacer «una de las acusaciones más graves de la historia de la democracia en Galicia», al afirmar que su Gobierno restaurará los derechos civiles en las aulas, puesto que, si es así, «acusa a los docentes de haberlas robado esos derechos a los alumnos» y dijo que «el derecho a la ignorancia no es un derecho civil».

El ex-líder del célebre grupo de rock Heredeiros da Crús, Tonhito de Poi, recreó el famoso «zapatazo» de Nikita Jrushchov ante la ONU en 1960, y colocó su bota sobre la mesa de oradores, en una protesta simbólica por la política lingüística de Núñez Feijóo.

Otras de las personalidades que manifestaron su apoyo a la concentración del domingo próximo fueron los actores Monti Castiñeiras y Federico Pérez, el músico Nando Casal, Marta Dacosta, Víctor Neira, Mario Iglesia o Pepe Penabade.

La manifestación, convocada para este domingo, saldrá a las doce del mediodía de la Alameda compostelana y reivindicará el fin de la discriminación lingüística que sufre la lengua gallega.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial