AGLI

Recortes de Prensa    Miércoles 20 Mayo 2009

 

Imposición lingüística
Feijóo el equidistante
Pablo Molina Libertad Digital 20 Mayo 2009

La equidistancia política, cuando está en juego la libertad, es una tragedia que sólo se entiende desde el desmayo intelectual y el desfallecimiento moral más absolutos. El poder político no puede situarse a la misma distancia de los que pretenden imponer algo por la fuerza y los que defienden la libertad individual para elegir, sencillamente porque son estos últimos los que tienen la razón.

La pusilanimidad de Feijóo en materia lingüística contribuirá, de hecho ya lo está haciendo, a que se vulneren derechos esenciales que están por encima de las instituciones políticas, incluida la Junta de Galicia. Si encima lo hace con la intención de apaciguar a las fuerzas de choque nacionalistas tendremos que convenir que el presidente gallego es algo menos inteligente de lo que en su casa suponen. Cuando un grupo está dispuesto a imponer una medida totalitaria como es la utilización exclusiva del dialecto gallego en la educación y los medios oficiales, cualquier concesión del poder político no se interpreta como un acto de buena voluntad, sino como una muestra de debilidad que conviene explotar hasta sus últimas consecuencias.

Contaba Miguel Maura en su Así cayó Alfonso XIII que cuando comenzó la quema de iglesias para dar la bienvenida a la república era gobernador de Málaga un amigo de Alcalá Zamora, quien, de acuerdo con el jefe de la guarnición militar, propuso a los progresistas de la antorcha que salieran a las afueras a prender fuego a una capilla desacralizada. Así lo hizo el gentío, entre aclamaciones a los dos prohombres por su sentido realmente "popular". Inmediatamente después subieron a los dos en hombros y fueron en procesión incendiando todas y cada una de las iglesias y conventos de la capital.

A pocas semanas de las elecciones europeas, Feijóo se empeña en echarle una mano a Mayor Oreja mostrando a los votantes del PP gallego la ligera tomadura de pelo de la que fueron objeto. Aún es tiempo de rectificar, pero si el flamante presidente gallego actúa así nada más tomar posesión del cargo, podemos imaginar adonde puede llegar en términos progresistas dentro de tres años cuando tenga que revalidar su cargo ante las urnas. De momento ya vemos que la imagen del PP de cara a las europeas le importa menos que pasear a hombros de los nacionalistas. Por si acaso, tomamos nota.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Zapatero: "enterrador" de la España próspera y digna
Francisco Rubiales Periodista Digital 20 Mayo 2009

El frustrante "debate sobre el estado de la nación" del 12 de mayo demuestra, sin lugar a dudas, tres cosas: la primera es que la democracia española está podrida, la segunda es que la economía de España, bajo el gobierno de Zapatero, se dirige hacia el precipicio, y la tercera es que aunque el gobierno es el principal culpable del desastre, la oposición, mediocre y falta de impulso democrático, es también culpable y cómplice.

España, justo con Japón e Italia, fue protagonista de uno de los grandes milagros económicos del siglo XX. Considerado como un país atrasado y más africano que europeo, España protagonizó un despegue espectacular de su economía y cultura que sorprendió al mundo y la convirtió en una de las primeras diez potencias de la economía mundial. Todo ese concepto de España está siendo "sepultado" por Zapatero, cuyo liderazgo está conduciendo a España directamente hacia el cementerio.

Por su demoledora labor como gobernante, por conducir a España nuevamente hacia el retroceso y la decadencia, José Luis Rodríguez Zapatero reune méritos suficientes para pasar a la Historia como el "enterrador" no sólo de la prosperidad española, sino también de la decencia, la unidad y la solidaridad, principios básicos de la estructura del Estado.

La imagen del "Zapatero enterrador" no es una exageración ni una quimera sino el fiel reflejo de una realidad que, poco a poco, toma cuerpo en la conciencia de los españoles y que está siendo cuidadosamente ocultada a los ciudadanos con la vergonzosa complicidad de los periodistas y los medios de comunicación sometidos al poder.

Del análisis del frustrante "Debate", en el únicamente se hablo de economía y no se analizaron los grandes problemas del país, desde la desunión a la falta de ideales, sin mencionar siquiera dramas como la corrupción, la insolidaridad, lel pésimo funcionamiento de la Justicia, la decadencia en los valores, la inseguridad ciudadana, la baja calidad de la educación, la pérdida de prestigio internacional, la caída de la competitividad y el avance de la desigualdad y la pobreza, surge la convicción de que la España de Zapatero es ya casi un cadaver que huele mal y se muere infectado por varias enfermedades terminales.

Ese "debate", trucado y mediocre, ni siquiera ha permitido a los ciudadanos vislumbrar la España real, la que muere víctima de la corrupción generalizada, que corroe el sistema; la mentira reiterada del poder, que dispara la desconfianza; la partitocracia que ha asesinado y sustituido a la democracia; el mal gobierno, que lleva al país hacia la derrota y el fracaso; los errores económicos, que nos arruinan y empobrecen a ritmo de vértigo; el fracaso de la educación, que nos cierra el camino del futuro; y el hundimiento de los grandes valores y principios, que nos convierte en una nación envilecida.

Muchos españoles fanatizados e incapaces de analizar la realidad sin pasión se niegan a percibir los signos palpables del "rigor mortis" de España, que se manifiestan en "records" y "logros" que convierten a España en un país apestado en el escenario mundial: primer puesto europeo en desempleo, crecimiento de la pobreza, fracaso escolar, crecimiento de la corrupción, desprestigio de la política y del liderazgo, tráfico y consumo de drogas, alcoholismo, prostitución, coches oficiales, problemas en la administración de Justicia y crecimiento desordenado de un Estado insostenible, que tiene tres veces más funcionarios y enchufados de los que necesita.

La tarea del "enterrador" es terrible y, unida a la incapacidad de la oposición para denunciar la tragedia de España y ofrecer un programa convincente a la gente decente, nos están precipitando en un futuro sin esperanza.

Con una sociedad dividida en 17 taifas disgregadas, enfrentada, sin objetivos comunes, corrompida, hedonista, alejada del esfuerzo, mal preparada para el futuro en escuelas y universidades sin disciplina ni calidad en la enseñanza y endeudada hasta límites que ya generan pánico, el cadaver de España ya está casi preparado para la mortaja.

Lamentablemente, esta España mal gobernada, secuestrada y víctima de pésimos políticos, perdió la ocasión de oro que representaba el "Debate" para autoanalizar su decadencia y corregir el rumbo que le lleva hacia el fracaso.

Voto en Blanco

PSOE
Las resoluciones del Debate de la Nación
Agapito Maestre Libertad Digital 20 Mayo 2009

El PSOE ha buscado en este Debate de la Nación el consenso; al menos, ha tratado de alcanzar acuerdos más amplios que en otras ocasiones con la oposición, sencillamente, por razones de presupuesto. La crisis está haciendo estragos en la caja del Estado. Al final, no se ha conseguido casi nada por la falta de grandeza de los dos líderes. Por desgracia, Rajoy no ha sabido ver lo que ofrecía el PSOE. Creo que Rajoy vuelve a cometer un error de bulto. Su acercamiento a CiU y al resto de los nacionalismos cualquier día lo pagará, entre otros motivos, porque CiU, a pesar de los pesares, sigue prefiriendo a Zapatero.

Rajoy ha querido acaparar los apoyos de todos los grupos del Congreso para aislar al PSOE. Vale. Es legítimo, pero en su éxito está contenido el fracaso futuro. Las votaciones de las noventa resoluciones presentadas en el Congreso han sido un ensayo, sin duda alguna, adelantado de lo que significará la discusión de los Presupuestos Generales del Estado de 2010. Los nacionalistas han exigido mucho al Gobierno, pero Zapatero no ha podido dar demasiado, casi nada, por razones de presupuesto. Quizá el Gobierno se haya encontrado más solo de lo deseado a la hora de votar sus resoluciones, pero eso no tendrá una fácil traducción política a favor del PP.

En otros términos, el resultado de esas votaciones nos ofrece un panorama sencillo: por un lado, hallamos un Gobierno que no puede satisfacer las voraces demandas de los nacionalistas y comunistas para Cataluña y el País Vasco; y, por otro lado, nos hemos encontrado con un PP que se ha ofrecido tímidamente a pactar con CiU y el resto de los nacionalismos, o sea, a satisfacer sus demandas con tal de que abandonasen a Zapatero. Han hecho mal, insisto, lo populares, porque entregarse a los nacionalistas es repetir el modelo de Zapatero.

Mientras que la crisis económica parece haber traído un poco de cordura al Gobierno, la oposición deja abierta la posibilidad de colaboración con los nacionalistas. Por este camino las contradicciones que se abren en el PP son cada vez mayores: es imposible llevar a cabo un proyecto nacional satisfaciendo las demandas del nacionalismo sin entrar ahora en si la singularidad de ese nacionalismo es secesionista o soberanista. Lo importante, lo decisivo, que estamos viviendo, desde el punto de vista político, pasa desapercibido para la "política" del PP. Éste parece no entender, o mejor, no sabe contextualizar que la crisis económica ha mermado tanto la caja del Estado que el Gobierno de Zapatero no puede satisfacer la factura que le pasan los nacionalistas y comunistas.

Sin embargo, los populares antes que acercase al Gobierno para acordar un gran pacto de Estado prefieren acercarse a la agenda nacionalista. Allá ellos. En fin, los populares prefieren simular que el Gobierno se ha quedado solo antes que intentar una aproximación para la resolución de la crisis. Se equivocan. Los populares parecen remar contra ellos. Pues que los nacionalistas y otros grupos de la Cámara tengan ahora que simular la soledad del Gobierno, o sea, mostrarse duros para que, posteriormente, cuando haya que votar los presupuestos sean tenidos en cuenta, no es ninguna garantía para que en el futuro Rajoy encuentre apoyo en esos grupos.

En cualquier caso, el Gobierno no ha quedado aislado, entre otros motivos, porque ha obtenido apoyos puntuales de otros grupos, por ejemplo, del propio PP en tres resoluciones, así como del BNG, UPN, etcétera, pero, aunque ningún otro grupo hubiera apoyado las resoluciones del grupo socialista, el Gobierno nunca está solo... Nunca. Siempre tiene a su disposición el BOE para gobernar. En eso tiene razón Alonso.

Supongamos que voy a Paraguay...
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 20 Mayo 2009

Alberto Fernández es médico, trabaja en Galicia y es padre de dos hijos. Su hija mayor ya empieza a padecer la imposición coactiva del gallego y, por esta causa, este magnífico profesional podría abandonar Galicia. O sea que aquí nos quedaremos con los mediocres, pero eso sí, galegofalantes. Alberto me ha enviado su artículo en clave de humor para ayudar a comprender el problema que tanto él como muchos padres padecen.

***
Supongamos que voy a Paraguay...

Supongamos que...

...Me han ofrecido una plaza de trabajo como médico en un hospital de Asunción, en Paraguay. Es una oportunidad estupenda de desarrollar mis conocimientos, de aprender de una cultura nueva, de colaborar con colegas de ese país, de aprender juntos.

...Al llegar, me dicen que es obligatorio aprender la lengua guaraní, porque es lengua cooficial junto con el español. Me parece bien, porque me gusta poder entenderme con las personas que me rodean. Me dicen que hay unos dos millones de personas cuya lengua materna es el guaraní y que lo hablan o entienden el 90% de la población paraguaya.

...Hago los cursos oficiales de guaraní. Me gusta. He sacado la mayor nota en cada uno de los cursos aún siendo casualmente el único extranjero en cada curso.

...Al cumplir mi hijo 3 años, he de escolarizarlo para que no pierda derechos a la hora de elegir centro. Me dicen que mi hijo tiene la obligación de aprender todas las materias en guaraní, excepto ética y psicomotricidad. Cuando vaya avanzando, también aprenderá en guaraní, obligatoriamente, física, matemáticas, química, geografía mundial, historia universal, etc. Todo menos las asignaturas de inglés y español.

...Me voy de Paraguay, con pena de no poder seguir desarrollando allí mi trabajo, porque no puedo quedarme allí a costa de que mi hijo, cuando crezca, no pueda entenderse al máximo nivel con unos 500 millones de hispanohablantes en todo el mundo y con otros 500 millones de habla inglesa en los 5 continentes. Me lo llevo donde le enseñen, con carácter bilingüe, inglés y español.

Hasta aquí, la ficción. La realidad es que esto esta ocurriendo en una pequeña región llamada Galicia, en la esquina noroeste de España. Me ha encantado aprender gallego para entender a la gente de aquí. Me gustaría que mis hijos lo entendiesen y lo pudiesen hablar. Pero pretenden obligar a mi hijo a aprenderlo todo en una lengua gallega normativa que acaban de inventar los políticos de esta región y que con múltiples variantes hablan casi dos millones de personas.

Está bien preservar nuestras tradiciones y nuestras lenguas locales, pero no limitar las futuras opciones laborales de nuestros hijos ni su horizonte de actuación y de crecimiento cultural. Si en un par de años esto no cambia, tendré que emigrar a donde no reine el provincianismo.

Autor: Alberto Fernández
Médico
http://viveydejavivir-doc.blogspot.com/

'Convidados' de piedra del 11-M
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 20 Mayo 2009

LA LECTURA este lunes en EL MUNDO de la entrevista con Antonio Iglesias sobre los explosivos del 11-M me dejó una impresión compuesta, digamos, por dos ingredientes: agradecimiento y asombro. El primero sería, dicho en profano, un estabilizante, que tranquiliza al que se siente agraviado como ciudadano y estafado como contribuyente. Y llevaría cordón detonante, que potencia la necesidad de que España se rija por unos principios morales básicos, entre ellos el de la Justicia.

Ante la masacre del 11-M y su abyecta manipulación conforta que compatriotas como Iglesias, o ayer Romero, o antes y siempre Gabriel Moris (y ya son tres de los cuatro peritos independientes, ojo) sigan empeñados en que nuestra nación no sea pronto un México de 17 narcotaifas, donde policía y jueces pueden ser arrabales y no frenos del delito.

No sé la parte que en el asentamiento de la corrupción en un país tiene la desesperanza, la rendición cívica por asco y aburrimiento ante la corrupción de las instituciones, pero será importante.

Ahora bien, si contagioso es el delito, también es contagiosa la virtud o como llamemos a la impronta ética en la vida pública. Yo lo sentía la semana pasada entrevistando en TV a Jesús Neira y su esposa: hay ciudadanos, sí, con los que defender o forjar una sociedad civilizada. Debemos buscarlos y ayudarlos, que será ayudarnos.

Pero junto al hecho cívico de seguir a su aire, sin más recompensa que la de la conciencia, buscando esa verdad del 11-M hurtada a los españoles por policías, jueces, periodistas y políticos corruptos, (no todos pero no pocos) Iglesias hacía en la entrevista una asombrosa lectura de la pericia en clave de teatro clásico o moderna novela negra. Llamar «convidados de piedra» a los componentes químicos cuya mera aparición descarta que en los trenes estallara Goma 2 ECO (DNT, nitroglicerina) o acreditan que estalló Titadyne (dibutilftalato, camuflado en el análisis remitido al juez) rinde homenaje a Tirso, al Comendador y a la esperanza última de redención de Don Juan (o de Gómez Bermúdez), y a la idea de que los muertos vuelven a la vida para denunciar a sus asesinos.

Esa idea, presente en las civilizaciones más antiguas, incluida la española, es esencial en el éxito actual de la novela policíaca. Y es lo que justifica la existencia de policías y jueces. Incluidos los que deben investigar a los jueces y policías del 11-M.

Otra vez dolor de España
MANUEL RAMÍREZ Catedrático de Derecho Político ABC 20 Mayo 2009

Es probable que sea en una de las afirmaciones del siempre maestro Ortega donde mejor encontremos la ubicación de lo que a continuación sigue y el título anuncia. Nos advierte así con la conocida estética de sus mensajes: «El español que pretenda huir de las preocupaciones nacionales será hecho prisionero de ellas diez veces al día, y acabará por comprender que para un hombre nacido entre el Bidasoa y Gibraltar es España el problema primario, plenario y perentorio». Y concluye con esta suerte de sentencia para la posteridad: «España es un dolor enorme, profundo, difuso». La utilización de tres palabras que comienzan con la letra p la encontramos también en otro famoso discurso de otro gran amante de la estética oratoria, llamado Manuel Azaña.

Y mucho más reciente es ese juicio que, en forma de diálogo con su mujer, utiliza el personaje de una conocida novela de Camilo José Cela con el fondo de nuestra última guerra civil: «España es un hermoso país que salió mal, ya sé que esto no se puede decir, pero, ¡qué quieres!, a los españoles casi ni nos quedan ánimos para vivir, los españoles tenemos que hacer enormes esfuerzos y también tenemos que gastar muchas energías para evitar que nos maten los otros españoles». Sí, las manifestaciones de ese dolor plenario por España y sus circunstancias han aparecido en no pocos momentos de nuestra historia política. A veces nos han dolido sus pésimos gobernantes. A veces por nuestro trágico 98, y corren ríos de lágrimas, posiblemente por no saber asumir lo que a otros muchos países ocurre (Marichal hace tiempo que sostuvo que el final de la guerra en Vietnam constituía «el 98» de los EEUU: una gran potencia vencida con humillación por un pequeño país). A veces por el sufrimiento de diversas guerras civiles entre hermanos.

Y, posiblemente en su origen, por la comprobación de nuestro desfase y de estar ausente en buena parte de los decisivos acontecimientos europeos, comenzando por la Revolución Industrial. Larra lloró hasta su voluntario final por una España que no parecía tener remedio. Unamuno lo hizo por nuestro gran defecto de andar siempre mirándonos el «ombligo» con Isabel y Fernando. Indalecio Prieto sufrió en el destierro su dolor por haber participado en el sangriento octubre de 1934, mientras acudía puntualmente al aeropuerto para conocer de los pasajeros noticias de su añorada España. Y José Antonio Primo de Rivera confesaba querer a una Patria que no le gustaba y le causaba su trágico dolor. Sí. Es posible que nuestra historia de bandazos sea igualmente la historia, más o menos manifiesta y más o menos sangrante, de un casi permanente dolor por causa de lo que los regeneracionistas dieron en llamar «los males de la Patria».

En mi intento de encontrar una vía comprensiva de nuestra historia política y constitucional, divulgué hace tiempo su andadura como «historia de las ocasiones perdidas». Es decir, el recuento de las tres grandes ocasiones o de los tres grandes momentos en que nuestro país ha perdido el subirse al tren de la modernidad, de las libertades y, sobre todo, de establecer y consolidar un gran consenso político y social desde el que avanzar. Sin añoranza de revoluciones pendientes. Sin idas y venidas repletas de odios y venganzas. Sin la incapacidad de asumir el pasado y su utilización como arma arrojadiza en la contienda política posterior. Sin el manejo y hasta manipulación de ese pasado para convertirlo en lo que mejor convenga a los posteriores intereses.

Y sigo pensando que nuestro país ha tenido tres ocasiones en que ese tranquilo caminar se aprovechara y, sin embargo, han sido perdidas o desperdiciadas. Como mejor se quiera expresar. La primera, claro está, 1812. La labor de las Cortes de Cádiz y el gran fruto de «la Pepa», que es, sin duda, la primera aportación al mundo europeo que en su liberalismo encuentra la vía para oponerse a los absolutismos existentes. Sin olvidar el flujo en toda la América hispana. La ocasión termina con el regreso de Fernando VII y la abolición de lo hecho. Con todo «la vuelta a 1812» estuvo constante en todo el pensamiento liberal del siglo XIX. La segunda ocasión, la Revolución burguesa de 1868 y la Constitución del año siguiente. Desembocada en nuestra primera República de corte federal, el experimento acaba en el desastre del cantonalismo y en la entrada de Pavía en las Cortes. Y en fin, la innegable ilusión de un 14 de abril de 1931, con una segunda República que difícilmente se sostiene entre dicho año y 1936 y que sufre el espanto final de una Guerra Civil con tres años de duración.

En 1978, producido el milagro de la transición y al aprobarse la Constitución vigente, entramos en la cuarta ocasión. Y lo hacemos con todo tipo de alharaca. Como siempre. Se anuncia como ocasión de consenso. Para todos y para siempre. Volvíamos a pregonar «la lección que dábamos al mundo». Un tránsito sin sangre y una Constitución que no se imponía y que, por ello, estaba llamada a la vigencia eterna. Con una Monarquía impulsora del proceso hacia la democracia y que quería mirar al futuro y, sobre todo, ser la Monarquía de todos. De los antaño vencedores y de los antaño vencidos. La ilusión parecía imperar ante esta cuarta ocasión.
Han pasado más de treinta años. Resulta, por ende, plenamente legítima la pregunta. Y entiendo que bastante justificada la respuesta. Creo que tras tanta ilusión inicial, con no pocos matices por medio, lo que hoy predomina es justamente lo contrario: la desilusión. Me temo que estemos perdiendo esta cuarta ocasión, si es que no la hemos desperdiciado ya. Si la función esencial de toda Constitución reside en el logro de la integración social, parece claro que ésta no se ha conseguido.

El sentimiento y el espíritu constitucional no existen en el conjunto de la ciudadanía. Como era previsible, nadie habla de «nacionalidades»: se ha dado el anticonstitucional salto de hablar directamente de «naciones». En realidad, el aquelarre es grandioso. Una España pionera en la conquista de la unidad nacional conoce a estas alturas todas las posibilidades en el juego político: nación de naciones, federalismo imperfecto, tendencia federalizante, etc. La hegemonía constitucional en la regulación de los partidos ha terminado en un conjunto de fuerzas plenas de codazos luchadores por la permanencia en el sillón. Sin democracia interna. Con el lamentable sistema de «cuotas» a la hora de elegir a quienes sea. Con el absoluto imperio de la disciplina de voto que ha privado al Parlamento de su natural condición de «locus» para el encuentro de la verdad política. Y con las listas electorales que se imponen.

Y todo ello en una clara situación de partitocracia que rompe sin escrúpulo cualquier asomo de división de poderes. Una clase política harto mediocre por la sencilla razón de que nace en una sociedad que lo es con creces. Un sistema educativo lamentable y con mil cambios. Una Universidad desprestigiada en las valoraciones europeas y falleciente desde la L.R.U. En suma, y lo que nos parece más importante, estamos rompiendo el ámbito propio del principio democrático por negarse a compartir con otros (meritocracia, antigüedad, disciplina, autoridad, etc.) igualmente válidos en cualquier democracia consolidada. La pancorrupción y la ausencia de cultura cívica creo que conducen, por demás, a la triste consecuencia: ¡otra ocasión perdida! Sin ninguna esperanza en un Estado harto debilitado por la permanente cesión de sus competencias a Comunidades que nada saben de la solidaridad y con diecisiete Parlamentos que alimentar.

Las deficiencias del sistema de partidos
José Luis González Quirós El Confidencial 20 Mayo 2009

Parece evidente que no son muchos los encantados con el funcionamiento de los partidos políticos y, sorprendentemente, el desencanto es mayor, si cabe, cuando se habla con militantes, con buena gente que trata de aportar su grano de arena para que las cosas vayan mejor, y se desespera con las dificultades del caso y la persistencia de ciertos errores, al parecer incorregibles. Supongo que, de este diagnóstico, hay que excluir a los que están arriba, tratando precisamente, de que su estado no sea provisional. Desgraciadamente, cuando se piensa en solucionar esta clase de problemas, la mayor parte de las soluciones suelen incurrir en alguna forma de arbitrismo, sin caer en la cuenta de que los sistemas no tienen piezas intercambiables, de que no se puede hacer un sistema con las virtudes de todos los demás, aunque a veces nos inclinemos a pensar que el nuestro sea el conjunto universal de todos los errores.

La única solución que cabe es la mejora a partir de lo que tenemos, mediante una reforma que resultará, inevitablemente, lenta; la única alternativa a un reformismo de este tipo, es la decadencia y, no muy tarde, la muerte. Tras treinta años de partidos, resulta sorprendente el escaso conjunto de mejoras que se han introducido en su funcionamiento, y es hora ya de plantearse muy a fondo esta cuestión. No pretendo agotar el tema en pocas líneas, sino, por el contrario, suscitarlo, un tanto extemporáneamente, para que mezclemos un minuto de cordura en la dinámica de enfrentamiento en la que parecen agotarse los partidos, los viejos y los nuevos, por cierto. Al parecer, sin gresca no hay paraíso.

Aunque la enumeración podría hacerse mucho más amplia, comentaré brevemente, algunas lacras bastante obvias en la vida de los partidos españoles. La primera de todas, es la falta de reflexión y de estudio que se manifiesta tras la inmensa mayoría de sus propuestas. Los partidos parecen arrojados a una alocada vida hacia fuera, sin preocuparse, ni poco ni mucho, de lo que deberían de hacer hacia dentro. Es como si una empresa pudiese reducirse al departamento comercial, olvidando la investigación, la innovación y los procesos de fabricación. Fruto de ese inmenso error de fondo, la ausencia casi total de una actividad reflexiva y de estudio, los partidos son esclavos de la actualidad y se encuentran atenazados por un permanente pin-pan-pun, de manera que incluso el gobierno parece siempre un mal partido de la oposición. Los partidos tienden a reducir su actividad a sus respuestas y a sus actos, a convertirse en casetas de feria en que lo grave no es ya que pretendan vender humo, sino que la mayoría de los asistentes no sean posibles clientes, sino sufridos y beneméritos militantes que se prestan a hacer de público para la ocasión, y se disponen a oír auténticas baterías de tópicos en boca de los barandas de turno. Al improvisar, los partidos son absolutamente incoherentes, y lo mismo dicen hoy lo que negaban ayer, que afirmarán enfáticamente mañana lo que hoy criticaban a sus oponentes. Los partidos dan la sensación, como el Real Madrid de Florentino, de querer ganar las elecciones a base de ficharlos a todos, de querer dejar a los adversarios sin argumentos, y de chillar más alto que nadie.

La consecuencia más grave de este proceder es la debilidad de la cultura política del electorado, cosa que, a mí entender, debería preocupar más a unos que a otros. Algunos pretenden curarse de esta carencia mediante una invocación, que resulta de una pobreza intelectual lastimosa, a los principios, lo que, entre otras cosas, sirve para valorar hasta qué punto el desierto ideológico y político que trajo consigo el régimen de Franco no deja de producir sus frutos, al menos en la terminología. Los principios siempre tienen guardianes y son, además, una excelente excusa para que nada se discuta, esto es, para que los partidarios de los principios continúen promoviendo la inopia política y el entusiasmo histérico de cierto personal proclive a las adhesiones incondicionales, al fulanismo. Los principios siempre requieren líderes fuertes, y eso es algo que gusta mucho a los dicen que creen en algo así como que lo importante no es ganar, sino participar, a perdedores acreditados. Si a todo esto se añade la suficiente opacidad se obtendrá, indefectiblemente, corrupción y fracaso.

Resulta especialmente misterioso este proceder de los partidos cuando se enfrentan a largas marchas de cuatro años, u ocho o doce, o más, hasta que, eventualmente, consigan ganar unas elecciones. Los partidos deberían procurar, entonces, un fortalecimiento interno, una intensificación del debate, un enriquecimiento de su coherencia a base de rigor, innovación, participación e identificación con los deseos y esperanzas de los electores. A cambio, suelen ofrecer programas improvisados, vaciedades varias y, como ha enseñado ZP, mucho marketing y mucho Internet para que el público se acojone con lo modernos que son.

José Luis González Quirós es analista político.
www.pormiquenoquede.com

El Estado de la Nación
Eduardo García Serrano Minuto Digital 20 Mayo 2009

El “Estado de la Nación” es una percepción subjetiva que toma cuerpo de opinión pública a través de la arquitectura de nuestras circunstancias personales partiendo de unas condiciones generales objetivas, que son las que crea y fomenta la buena o mala gestión de los poderes del Estado. El debate sobre el “Estado de la Nación” ha cumplido su rito y su liturgia un año más, con la cuota de expectación añadida por la crisis y los más de cuatro millones de parados.

Pues bien, ante el espectáculo que no ha brindado nuestra casta política en el debate del “Estado de la Nación” no he podido evitar recordar a Ciro el Grande, el padre del imperio aqueménida, quien dijo de los griegos y de la ineficacia de las diversas ligas de las ciudades/estado que el origen de su desastre estaba en que eran hombres que tenían un lugar señalado en sus ciudades (La Asamblea) para reunirse, engañarse e insultarse unos a otros bajo juramento. Eso es exactamente lo que han hecho los que enfáticamente dicen ser los representantes del pueblo en el debate sobre el “Estado de la Nación”, pues en una situación desesperada de dimensiones catastróficas ellos se han entregado, una vez más, a ese gozo pequeño, sordo y maligno del insulto parlamentario que alimenta las portadas de los periódicos pero que no crea un puesto de trabajo mientras la rueca parlamentaria sólo teje telarañas sofisticadas en un intercambio estéril de promesas sin futuro.

En definitiva, la abismal diferencia que separa las palabras de la exigencia de la acción y que, como una constante histórica, demuestra que la política abstracta no es suficiente para servir al pueblo ni a la Nación ni al Estado, y que no da frutos verdaderos hasta que se hace herramienta de unidad, de progreso y de producción. De eso es de lo que carecemos y, a cambio, le ofrecemos una veneración talmúdica a un Estado autonómico/tribal que nos desintegra como Nación y a una casta política cuya avaricia es infinitamente mayor que su patriotismo y que sólo utiliza el nombre de España como desodorante.

¿El Estado de la Nación?: El Rey asistiendo sonriente al akelarre separatista de Mestalla y la tv ninguneándonos las imágenes y poniéndole sordina al rugido de decenas de miles de cabestros pretaporté que se cagaban en España mientras sonaba el Himno Nacional. ¿Estamos más civilizados porque tenemos menos dignidad, o tenemos menos dignidad porque estamos más civilizados? Esa es la cuestión, Majestad.

¿El Estado de la Nación? Bendito sea el pan de los trabajadores porque es el pan de la Justicia. Más de cuatro millones de parados contemplaron el debate sin más horizonte que las colas de los comedores y los roperos sociales, que no socialistas, de Cáritas Diocesanas.

¿El Estado de la Nación? Una niña de quince años no puede comprar un paquete de tabaco en un estanco. A una niña de quince años no le pueden servir un cubata en un bar. Una niña de quince años no puede votar, pero sí puede comprar libremente y sin permiso paterno una píldora abortiva en una farmacia.

¿El Estado de la Nación? Tolerantes en el celo y celosos en la tolerancia otorgamos nuestra confianza política a unas instituciones que están todas cargadas de mentiras; tan es así que no hay ni una de ellas que no merezca el más enconado desdén de un hombre decente.

¿El Estado de España?: Una Nación sometida permanentemente a la presión chantajista de las minorías sobre la inmensa mayoría, la mayoría soberana, la mayoría absoluta extraparlamentaria, la que paga, vota y calla, ese pueblo que ha perdido la palabra, la voz y la memoria.

MANIFIESTO-PROGRAMA DEL PARTIDO NACIONAL REPUBLICANO
www.tercerarepublica.org 20 Mayo 2009
.....
6. La única lengua oficial de la República, en todas sus instituciones, administraciones y niveles educativos, será la lengua española. Entendida como institución integradora de la patria española común, todos los ciudadanos tendrán el deber y el derecho de conocerla, sin que ese derecho deba buscar amparo en “la libertad individual” o “la lengua materna”.

A la vez, se garantizará en los planes de estudios el conocimiento del resto de lenguas españolas en todo el territorio nacional, pero no se les conferirá el carácter de “cooficiales” en zona alguna.
....

Una lengua global, pero no de la globalización
Juan Luis Cebrián traza un mapa del español en el mundo
JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS - Madrid El País 20 Mayo 2009

Una lengua impulsada por los hispanos de Estados Unidos y "amenazada" por los internautas chinos. Así será, a grandes rasgos, el español del inmediato futuro según el periodista y académico Juan Luis Cebrián, que ayer dictó la conferencia Lengua y globalización en la sede madrileña del Instituto Cervantes. El consejero delegado y presidente de la Comisión Ejecutiva del Grupo PRISA (editor de EL PAÍS) trazó un panorama del español como lengua global, que no "de la globalización", título reservado al inglés.

Partiendo de la maldición babélica de la confusión lingüística, Cebrián deshizo el tópico de que, durante la conquista española de América, la lengua fue "la compañera del imperio". Bien al contrario, los colonos españoles aprendieron las lenguas indígenas, ya fuera para propagar la fe siguiendo el mandato de Pentecostés, ya fuera para evitar la ascensión de los indios a los cargos de poder. "Fue la independencia de las repúblicas americanas en el siglo XIX la que impulsó el español como lengua de identidad nacional", recordó. Desde entonces, "el español ya no es sólo cosa de España". Y ahora menos que nunca. La fuerza de su expansión está menos en la península Ibérica que en América Latina y menos allí que en EE UU, donde se calcula que en 2012 habrá 52 millones de hispanohablantes. "¿Qué harían los franceses con ese potencial?", se preguntó Cebrián al pedir políticas cabales de impulso de un idioma que sustenta el quinto mercado editorial en el mundo y que es el segundo más usado en el buscador Google en todo el planeta.

Pero si globalización es sinónimo de Internet, o viceversa, el periodista y escritor recordó que ya hay en China 400 millones de computadoras y 180 millones de internautas. Y de nuevo, se preguntó: "¿Qué pasará si, como dicen algunas previsiones, la china se convierte en 2024 en la primera economía mundial?". Su lengua es difícil que supere al inglés en la Red; al español, más que probable.

Con todo, Cebrián se mostró poco apocalíptico al desgranar los peligros que podrían acechar a la lengua de Cervantes. ¿Los mensajes de móvil? "He propuesto a la RAE que prepare un diccionario de SMS. No hay que despreciarlos porque se hayan creado en los bares y no en las universidades". Cuando alguien le recordó que el Diccionario panhispánico de dudas propone el uso de cartel en lugar de póster, apuntó que prefiere que la RAE sea más notario que policía. ¿Y el spanglish? "Estoy por la contaminación. Habrá que adaptar y adoptar muchas de sus formas". Nada para rasgarse las vestiduras si pensamos que, como recordó él mismo, la primera gramática académica definió el español como un potaje de, entre otros, términos latinos, fenicios, árabes y griegos."Habrá que adaptar formas del 'spanglish'. Estoy por la contaminación"

Conflicto
"La inmersión lingüística se ha realizado con mano de seda pero con guante de hierro"
Francisco Caja, presidente de "Convivencia Cívica Catalana"
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 20 Mayo 2009

Barcelona.- "El nacionalismo catalán se basa en la aniquilación de las libertades lingüísticos", declara Francisco Caja, presidente de 'Convivencia Cívica Catalana'. Y añade que "utiliza la lengua como un indicativo separador, que enfrenta a la propia frente a la nacional".

- ¿Cuál fue el origen de 'Convivencia Cívica Catalana'?
- La entrada en vigor, en 1998, de la actual ley de política lingüística vigente en Cataluña. 'Convivencia Cívica Catalana' es una entidad de carácter independiente que tiene como objetivo la defensa de los derechos y libertades fundamentales (en especial en lo relativo a la libertad lingüística), manteniendo el espíritu de la Constitución de 1978. La libertad lingüística no es nuestra única área de actuación pero sí es una de las más importantes, puesto que el nacionalismo en Cataluña se basa precisamente en la aniquilación de ésta. Considera la lengua un indicativo separador -la propia frente a la nacional-.

- ¿Cuántas personas forman parte de 'Convivencia Cívica'?
- Somos aproximadamente unos 500 asociados pero, de todas maneras, normalmente mantenemos en secreto la cifra exacta porque consideramos que debería haberse producido en la sociedad catalana un movimiento cuantitativamente más importante, de mayor extensión. La defensa de esa libertad debería haber suscitado muchas más voluntades de las que actualmente concita. Sin embargo, el poder político ha sido muy eficaz en aniquilar cualquier posibilidad de respuesta. Mantenemos en secreto no solamente la cifra sino también la identidad de los asociados, porque formar parte de CCC significa poco más o menos que la exclusión social, la muerte civil. Todo aquel que se muestre con claridad en disidencia con las ideas imperantes en la materia es excluido socialmente.

"NOS AGREDEN Y NOS INSULTAN"
- ¿A qué tipo de consecuencias se enfrentan?
- Nos agreden, nos insultan y nos descalifican. En mi caso he sufrido varios ataques en mi lugar de trabajo llevados a cabo por individuos que en ningún momento se identifican. Soy profesor de Filosofía en la universidad y una vez me aparecieron ocho encapuchados en clase que, aunque no desvelaron su identidad, sabemos que pertenecen a grupos vinculados a Esquerra Republicana. Estamos habituados a este tipo de acciones.

- ¿Qué peso cree que tienen estos grupos en la sociedad catalana?
- Son el brazo ejecutivo de un pensamiento, de una ideología política: el independentismo. Cada vez que se me ha agredido, yo he presentado una denuncia pero nunca han encontrado a nadie como autor de esos hechos. Es evidente que la permisividad de las autoridades políticas con respecto a la actuación de estos individuos es manifiesta.

"LOS INDEPENDENTISTAS CONTIENEN TODOS LOS ELEMENTOS DEL NACIONALSOCIALISMO"
- ¿Cuál cree que es su objetivo?
- Hacer callar a las voces discordantes, evidentemente. Imponer el silencio y la conformidad, la obediencia de vida. Son grupos que tienen todos los elementos que componen la ideología nacionalsocialista.

- ¿Cree que este tipo de temas están teniendo la suficiente repercusión en los medios de comunicación?
- No. La última hazaña de estos muchachos ha sido acosar a Arcadi Espada a raíz de una entrevista que concedió en el diario 'Avuí', un periódico nacionalizado que además pagamos todos los catalanes. Le han llenado el blog de insultos que él pacientemente ha ido recogiendo. El disidente lingüístico está absolutamente perseguido, acosado socialmente. Y esto se hace sin que los 'demócratas', nuestros representantes políticos, muevan un solo dedo. Esto ni siquiera tiene en el Parlamento ninguna repercusión, lo cual es muy grave para una sociedad que no permite la disidencia ni la libertad de expresión y que permanece indiferente ante agresiones de personas significadas. En definitiva, después de treinta años de gobierno nacionalista sigue presente la misma ideología. Por ejemplo, lo que ha pasado en el País Vasco -que PSOE y PP se unan contra el nacionalismo-, en Cataluña es impensable que pase. El PSC es un partido que forma parte del entramado del nacionalismo, lo cual supone un problema. Nadie en Cataluña defiende unas ideas que no sean las del nacionalismo.

- ¿Cuál ha sido su experiencia como presidente de CCC a lo largo de estos años?
- Ha sido una experiencia dura, esforzada. Abanderar la libertad lingüística en Cataluña se paga con la exclusión social.

- ¿Cree que la sociedad catalana es actualmente más consciente de que existe un problema que en años pasados?
- Evidentemente. Para nosotros supuso un punto de inflexión la presentación de una iniciativa popular en el Parlamento de Cataluña suscrita por más de 50.000 firmas recogidas en tres meses. Eso indica una conciencia clara del agravio que sufrimos los ciudadanos en Cataluña, a los que se nos priva de la libertad lingüística. Pero ha habido momentos determinados. La falta de libertad lingüística tiene una historia larga que comienza en el año 81 con el manifiesto de los 2.300 y que acabó con el episodio del tiro en la rodilla a Federico Jiménez Losantos. Eso desarboló la resistencia -la gente se atemorizó ante la violencia-, y supuso dejar las manos libres al aparato político de la imposición lingüística. A partir de ese momento el señor Jordi Pujol tuvo las manos libres.

- ¿En qué año comenzó a contestarse la política lingüística?
- En 1995, cuando se crearon las primeras asociaciones cívicas. A partir de ese momento se inició una resistencia que progresó y desembocó en la creación de un partido nuevo: Ciudadanos. Sin embargo, la represión lingüística ejercida por el aparato político es muy eficaz: han tenido mucho tiempo y dinero, han invertido mucho esfuerzo en reprimir la libertad lingüística y lo han hecho de forma totalmente cuidadosa. El trabajo en las escuelas ha sido feroz: con el paso del tiempo han ido dejando gente en el camino, desde Jiménez Losantos hasta las famosas ‘caretas’, un grupo de madres de Tarragona que en 1993 se alzó contra la imposición lingüística. Ésta se ha jalonado de manera impune a través de grupos. Así, el poder político se ha ido poco a poco imponiendo con la connivencia o con la pasividad de la mayoría de la sociedad catalana.

"LOS CATALANES CARECEMOS DE LIBERTAD LINGÜÍSTICA POR LOS ACUERDOS DE AZNAR Y PUJOL PARA GOBERNAR EN 1996"
- ¿Cuál ha sido la actitud de los padres en este conflicto?
- Generalmente no ha habido demasiada resistencia por su parte. La inmersión lingüística se ha hecho con mano de seda, pero con guante de hierro. En la actualidad, una de las lenguas que hablamos los ciudadanos está totalmente excluida de la escuela -lugar de especial importancia para el nacionalismo, como para cualquier ideología totalitaria-. El control, tanto ideológico como lingüístico, de las escuelas catalanas, es en definitiva un proyecto muy calculado. De hecho los propios programas del nacionalismo incluyen la escuela como lugar de especial interés. Además, la inmersión lingüística solamente se ejerce sobre los castellanohablantes. Los catalanohablantes, por el contrario, no tienen ningún problema ya que simplemente reciben enseñanza en su lengua materna, como debería ser para todo el mundo. Así, la enseñanza está diseñada única y exclusivamente para que los escolares cambien de lengua, tengan como primera la catalana y abandonen la castellana.

- ¿En qué legislación se basa la inmersión lingüística de las escuelas?
- En la Ley de Normalización Lingüística del 83 y la Ley de Política Lingüística del 98. En ese momento, en Cataluña gobernaba CIU pero, contrariamente a lo que se pueda pensar, las líneas maestras de la política lingüística fueron elaboradas por el propio PSC en el Congreso de Sitges del 79. Posteriormente, en el 81, aparece una proposición no de ley que presenta al Parlamento la pedagoga Marta Mata y que abogaba por la Inmersión Lingüística. Esta iniciativa fue rechazada por CIU alegando que impidía la elección por parte de los padres de la lengua de enseñanza. Sin embargo, ese mismo año Marta Mata convence a Pujol de que los pedagogos modernos decían que la única forma de lograr los objetivos lingüísticos que se proponía el líder de CIU era mediante la inmersión lingüística, tras lo cual lo convence y éste, en cuanto sube al poder, adopta dicho modelo. De ahí se derivan ambas leyes. Además, la del 98 es consecuencia del pacto con el PP. En definitiva, si en la actualidad los ciudadanos catalanes carecemos de libertad lingüística es debido en parte a los acuerdos políticos de Aznar y Pujol para gobernar el país en el año 96.

- ¿Cuál cree que es la evolución lógica de la sociedad catalana?
- Es difícil hacer pronósticos pero es evidente que el nacionalismo ha empobrecido a la sociedad. La Barcelona del posfranquismo era una ciudad esplendorosa y cosmopolita, pero en la actualidad es un erial donde solamente se oye la voz del nacionalismo tratándonos de convencer de que sólo cuando alcancemos la independencia seremos felices. El nacionalismo ha conducido a Cataluña al más absoluto de los desastres, a un conflicto permanente y a una estructura económica basada en el arancel, aspectos que han reducido el potencial económico de Cataluña. Han logrado la ruina material y moral de la sociedad catalana, donde el control del poder político es absoluto. Frente a ello debemos decir que esto no es una democracia en sentido estricto, sino una sociedad absolutamente intervenida por el poder político y carente de sociedad civil. Un ejemplo es la famosa Ley del Cine. No solo coarta la libertad de expresión al tratar de imponer una lengua en un ámbito de la cultura tan importante. Además nacionaliza la exhibición de películas. ¿En qué país del mundo el gobierno es propietario de las salas de cine? Se parece a una sociedad intervenida políticamente como puede ser la soviética, sólo que aquí es a través de las subvenciones, mediante la sustitución de la libre competencia por un sistema clientelar donde todo pasa por el control del gobierno. Esto es de una gravedad extrema, una catástrofe ante la cual la sociedad civil catalana permanece indiferente.

- ¿Piensa que la sociedad no es consciente de que existe un problema o que por el contrario no le da importancia?
- Los mecanismos de control de la sociedad por parte del poder han ido actuando poco a poco, por lo que en la actualidad hemos llegado a un momento en el que es muy difícil volver atrás. El camino de la libertad exige actitudes heroicas y es evidente que no abundan en la sociedad. Además, se ha creado un ambiente de descalificación ante cualquier resistencia. Si uno reivindica libertad lingüística inmediatamente es acusado de fascista y de enemigo de Cataluña. Así pues, el aparato propagandístico ha sido muy eficaz. Si uno observa la estructura de los medios en Cataluña se dará cuenta de que prácticamente todos están controlados. Determinada prensa recibe unas subvenciones de escándalo. El periódico 'La Vanguardia' está reflotado económicamente por Jordi Pujol personalmente, que ha untado al Conde de Godó para que siga publicándolo. Además, es muy difícil organizar un movimiento civil porque no hay representación política. El problema está en que ‘Ciutadans’, que más o menos representa esta ideología, tiene tres diputados, y no se sabe si en la próxima legislatura tendrá alguno. Lo único que podría cambiar la situación actual sería un movimiento social organizado, pero realmente es muy difícil que éste tenga lugar.

- ¿Qué actos está llevando a cabo 'Convivencia Cívica'?
- Tenemos varios frentes. A nivel jurídico tratamos de prestar apoyo a aquellas personas que denuncian los atropellos de que son objeto -como comerciantes multados por no rotular en catalán o padres que quieren que sus hijos reciban una educación bilingüe- y recurrimos los decretos y las leyes que nos parecen incompatibles con los derechos fundamentales. A nivel político organizamos actos, conferencias, presentaciones de libros y mantenemos una web donde difundimos nuestras ideas. Sin embargo, todo esto lo hacemos con mucho esfuerzo ya que todas las actividades de CCC son de ordinario absolutamente silenciadas por la prensa. Y después hay un tercer frente que es el de los estudios. Nuestro vicepresidente ha publicado recientemente un informe sobre el contenido de los libros de texto y yo estoy acabando un texto sobre la ideología del catalanismo. Finalmente hemos abierto otra vía para mostrar que el famoso ‘expolio fiscal’ es una falacia absoluta. Y eso es lo que hacemos. No es mucho pero tampoco es poco.

Nacionalistas, PSOE y ¡PP! rechazan devolver la Educación al Estado
UPyD pedía reformar la Constitución para recuperar la competencia
Agencias www.lavozlibre.com  20 Mayo 2009

Madrid.- Los grupos parlamentarios de PSOE y PP, así como las formaciones nacionalistas CiU y PNV, han rechazado en el Congreso la resolución al Debate sobre el estado de la Nación presentada por la diputada de UPyD, Rosa Díez, en la que pide reformar la Constitución para devolver al Estado las competencias en materia de Educación.

En su texto, UPyD asegura que el ejercicio de la competencia de educación por las comunidades autónomas "no sólo no ha servido para mejorar la educación, sino que ha contribuido a empeorarla y dispersarla", con la existencia de "17 sistemas educativos a cada cual peor" y en los que no se garantiza "el derecho a elegir libremente la lengua en la que se quiere ser educado".

Ni socialistas ni populares hacen suya esa reivindicación del partido de Rosa Díez, y menos aún las formaciones nacionalistas ni ERC, que no quieren que el Estado gestione una competencia por la que pugnaron desde la Transición.

Rosa Díez, comparó las votaciones en el Congreso con "un mercado persa", criticó que socialistas y 'populares' estén "encantados de conocerse" y discutiendo "quién es más macho" y tachó de "vergüenza y espectáculo bochornoso" que el Congreso no se haya sido capaz de sellar un Pacto de Estado contra la crisis. "Si hay un día en el que no nos hemos ganado el sueldo, ha sido el de hoy", resumió.

LA SOLEDAD DE DÍEZ EN EL CONGRESO
La iniciativa sólo contó con el apoyo de la propia diputada de Unión, Progreso y Democracia, que se encontró con el inesperado voto de la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que se equivocó.

La diputada insistió en su defensa de una política educativa que sea competencia del Estado y no de las comunidades autónomas. "No nos planteamos en España que la educación pase a ser competencia del Estado porque seamos centralistas, sino porque la experiencia ha demostrado que 17 leyes educativas no garantizan ni la igualdad, ni la cohesión, ni la competitividad", añadió.

Finalmente, al ser preguntada por en qué grupo de partidos del Parlamento Europeo se ubicaría UyPD, Díez dijo que en el caso de acceder a los escaños su partido se reuniría con otros "pequeños partidos transversales" de otros países europeos o en el grupo de los no inscritos.

PROPUESTA DE ROSA DÍEZ
El PP vota en contra de que el Estado recupere la competencia de Educación
Todos los grupos del Congreso de los Diputados rechazaron la resolución presentada por la diputada de UPyD, Rosa Díez, en la que pedía reformar la Constitución para devolver al Estado las competencias en materia de Educación. Todos menos De la Vega que se equivocó al votar.
Europa Press Libertad Digital 20 Mayo 2009

La iniciativa sólo contó con el apoyo de la propia diputada de Unión, Progreso y Democracia, que se encontró con el inesperado voto de la vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que se equivocó.

En su texto, UPyD aseguraba que el ejercicio de la competencia de educación por las comunidades autónomas "no sólo no ha servido para mejorar la educación, sino para empeorarla y dispersarla", con la existencia de "17 sistemas educativos a cada cual peor" y en los que no se garantiza "el derecho a elegir libremente la lengua en la que se quiere ser educado".

Ni socialistas ni populares hicieron suya esta reivindicación del partido de Rosa Díez, y menos aún las formaciones nacionalistas o ERC, que no quieren que el Estado gestione una competencia por la que pugnaron desde la Transición.

"¿Cómo se puede hablar de Bolonia si no hay un espacio educativo nacional?"

Previamente, Rosa Díez , presentó la conferencia "Europa, Política y Ciudadanía" en la Universidad Autónoma de Madrid, Díez se refirió a las posibilidades de discutir "las ventajas y capacidades" de Bolonia cuando "ni este ni el Gobierno anterior se acercaron" al plan.

Asimismo, la diputada insistió en su defensa de una política educativa que sea competencia del Estado y no de las comunidades autónomas, tal como figura en la resolución que UyPD presentó en el Debate del Estado de la Nación. "No nos planteamos en España que la educación pase a ser competencia del Estado porque seamos centralistas, sino porque la experiencia ha demostrado que 17 leyes educativas no garantizan ni la igualdad, ni la cohesión, ni la competitividad", añadió.

Asimismo, señaló que UyPD pide instituciones europeas más fuertes "no porque dude de la capacidad del gobierno actual", sino por el "mero ejercicio de defensa de intereses generales". "No es un afán de centralismo, sino de eficacia y resultados", agregó.

Por otro lado, Díez apuntó a la necesidad, de cara a las elecciones del Parlamento Europeo, de construir una Europa "más unida" y una España "más fuerte", así como alertó de los "riesgos" de los "rebrotes nacionalistas" europeos y españoles. En este sentido, planteó que los retos europeos actuales son las políticas de inmigración y de seguridad, y destacó que es "importante" que Europa tenga personería jurídica y "una sola voz" que le permita influir en los foros internacionales. "Es importante que haya una posición en común y un representante único", añadió.

Finalmente, al ser preguntada por en qué grupo de partidos del Parlamento Europeo se ubicaría UyPD, Díez dijo que en el caso de acceder a los escaños su partido se reuniría con otros "pequeños partidos transversales" de otros países europeos o en el grupo de los no inscritos.

VETO A ROSA DÍEZ EN LA UCM
"El Decano se plegó a las presiones de los radicales"
La Facultad de Políticas de la UCM está "colonizada y controlada" por radicales. Así lo pone de manifiesto Martínez Gorriarán (UPyD), que denuncia el amparo del Decanato y parte del profesorado a movimientos antisistema. En declaraciones a LD, ve un "contrasentido salvaje" el veto a Rosa Díez.
Pablo Montesinos Libertad Digital 20 Mayo 2009

"Las autoridades académicas se han plegado a las amenazas y a las presiones de los radicales". Es la opinión del responsable de comunicación y miembro de la dirección de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, que ha denunciado el veto a Rosa Díez de la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

En declaraciones a Libertad Digital, Martínez Gorriarán ha acusado a Francisco Aldeoca, decano de la facultad, de amparar grupos radicales que "han hecho llamamientos continuos a boicotear los actos de UPyD en la Universidad" y que, en este caso concreto, cuentan incluso con el apoyo de varios profesores "que firmaron un artículo en Público jaleando a estos antisistema".

Por ello, argumentó, no le extraña que en el centro puedan verse pintadas contra Rosa Díez, tal y como publica este periódico. "El decano debería de reflexionar seriamente sobre esto porque se están apoderando de la Universidad", argumenta.

"En Políticas no se puede hablar de política"
Martínez Gorriarán ve "un contrasentido salvaje" que en la Facultad de Políticas se impida hablar de política, más aún cuando la solicitud de la conferencia fue cursada por Rafael Calduch, catedrático y director del Departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de esa misma Universidad.

"Es un verdadero disparate; la facultad está colonizada y controlada por los radicales, que no tienen otra cosa en la cabeza que violencia", continúa el responsable de comunicación de UPyD, que advierte: "como no se ponga solución se pueden dar casos como los vividos en las universidades de País Vasco y Cataluña".

En este sentido, UPyD ha pedido al Decanato una explicación por escrito tras el veto a Rosa Díez, ya que las razones de Aldecoa han sido meramente orales y, en opinión de Martínez Gorriarán, "nada convincentes".

Juventudes de DENAES: "la situación allí es vergonzosa"
El escenario que dibuja UPyD es corroborado por los estudiantes. El presidente de las Juventudes de DENAES, Ignacio de Saavedra, ha retratado para Libertad Digital el día a día de esta facultad: "la situación allí es vergonzosa, los radicales cuelgan pancartas antidemocráticas, radicales y violentas".

De Saavedra, que ya fotografió para este periódico decenas de pancartas con lemas amenazantes y proetarras, ha denunciado "el sectarismo" tanto del Decano como del Rector y ha lamentado que "pueden pasar meses sin que se retiren los carteles radicales".

Pone un ejemplo: "en el tercer piso hay un corcho en el que se puede ver una pintada con una diana y dentro las siglas del PP". Sin embargo, "cuando presentas una instancia para que las quiten te dicen que sí, pero pueden tardar semanas".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Consenso, apaciguamiento y transformismo lingüístico
Roberto Blanco Valdés La Voz 20 Mayo 2009

No hay peor forma de resolver un problema que dejar que se degrade. Ni método más errático para consensuar su posible solución que no fijar con claridad la posición de cada uno.

Que la cuestión de la lengua en la enseñanza constituye en Galicia un problema resulta tan evidente como que sus responsables son quienes exigen estos días que no se toque ni una letra del decreto que vino a hacer añicos el frágil acuerdo existente en la materia. Fue ese Gobierno, y su apuesta por la inmersión lingüística en gallego, el que generó un conflicto donde antes no existía, lo que convierte en una manifiesta cara dura pedir ahora, en aras del consenso, que se respete la norma que precisamente lo rompió.

Eso no invalida, desde luego, la conveniencia de buscar el mayor acuerdo posible entre la actual Xunta y los partidos que la ocuparon hasta hace seis semanas, en un tema tan sensible como lo es el de la lengua. Siempre y cuando, por supuesto, los que se sienten a pactar asuman que su margen de maniobra lo determina el mandato del cuerpo electoral. Resulta, así, difícil de entender que el conselleiro de Educación anuncie que se va a consultar a unos padres que acaban de ser votantes en las elecciones autonómicas. En ellas el asunto de la lengua estuvo en el centro del debate y en ellas se expresaron los gallegos de un modo concluyente: dando al partido que proponía acabar con la imposición lingüística la mayoría absoluta en el Parlamento regional. Esa es la mejor consulta: la más transparente y democrática y la menos corporativa y susceptible de manipulación.

Lo que le toca pues a la Xunta no es hacer consultas ni enredar, sino fijar con claridad su posición sobre cuál debería ser la regulación que sustituya en el futuro a la que debe derogarse por mandato de la mayoría de los votantes gallegos. Algo tanto más necesario cuanto que el nombramiento del nuevo secretario de Política Lingüística ha llenado de inquietud a los que esperaban con atención las primeras decisiones del Gobierno en la materia.

Es posible que Anxo Lorenzo haya caído del caballo camino de la Secretaría que acaba de estrenar y no piense hoy lo que pensaba sobre el problema lingüístico cuando asesoraba a uno de los partidos que impulsó desde la Xunta el decreto al que debe dar Lorenzo carpetazo. Sea como fuere, si lo que el Gobierno gallego pensaba con tan sorprendente nombramiento era enviar un mensaje apaciguador, ya tiene la respuesta. El BNG y esa famosa Mesa que se arroga una representatividad que no se sabe quién le ha dado consideran a Lorenzo «o verdugo legal do galego». Eso es lo que pasa cuando uno se empeña en desconocer con quién se juega los cuartos, que en este caso lo son de cientos de miles de electores.

Los socialistas no aceptan «órdagos» de los populares y dejan el asunto en manos de López
El PP traslada su enfado al PSE por no vetar la imposición del euskera en Álava
Vitoria - Iker Moneo La Razon 20 Mayo 2009

El cambio no fragua en Álava. El entendimiento entre el PNV y el PSE en la Diputación de la provincia quedó patente el lunes al rechazar ambos la petición del PP de retirar el Plan de Normalización del Uso del Euskera que los nacionalistas impulsan desde la institución alavesa. Se trata de una iniciativa que afecta al Instituto Foral de Bienestar y que mantiene la imposición lingüística de Ibarretxe. Para el secretario general del PP Vasco, Iñaki Oyarzabal, «es la prueba fehaciente de que los socialistas alaveses no están apoyando el cambio» y de que sus dirigentes en la provincia «quieren que fracase el acuerdo» alcanzado entre PSE y PP para la gobernabilidad del País Vasco.

Según explicó a LA RAZON, ayer mismo, los populares trasladaron a la dirección del PSE su «malestar» ante el respaldo de los socialistas alaveses a la imposición del euskera, ya que choca con el espíritu del pacto, que recoge expresamente el rechazo a esta práctica. A la espera de que la cúpula del PSE reconduzca la situación, tal y como prometió, Oyarzabal mostró su preocupación ante lo que consideró un «hecho grave» que complica el entendimiento entre las formaciones de Patxi López y Antonio Basagoiti, tal y como adelantó ayer este periódico.

La imposición lingüística que practica el Gobierno del PNV en Álava es, si cabe «un argumento mayor» para desalojarle de la institución y poner fin así a ese tipo de políticas, añadió. También el presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, instó a «hacer más y hablar menos de Álava», y recordó que se trata de una cuestión que ha estado presente «en las negociaciones con los socialistas». En una entrevista en RNE, Basagoiti afirmó que «Álava no está bien gestionada en estos momentos». Un diagnóstico que no comparte el líder del PSE alavés, Txarli Prieto, quien advirtió al PP de que no aceptará «órdagos» sobre la presentación de una moción de censura y aclaró que de haberla deberán pactarla López y Basagoiti. Mientras, acudirá a la llamada del PNV para negociar de nuevo los presupuestos de Álava. La portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendía, destacó que el acuerdo PSE-PP no menciona nada sobre la Diputación de Alava y apostó por la «estabilidad institucional».

El Senado avala el multilingüismo en la Administración
Madrid - R. N. La Razon 20 Mayo 2009

Todos los grupos parlamentarios del Senado, salvo el Grupo Popular, aprobaron ayer la moción del grupo de la Entesa para la normalización del uso de las lenguas en la Administración del Estado, por lo que el catalán, el gallego y el euskera podrán ser utilizados en los Plenos. El texto, presentado por el senador por Gerona, Miquel Bofill, reclamaba el respeto al derecho ciudadano a la opción lingüística y a la normalización del uso de las lenguas oficiales en el entorno de la Administración General del Estado.

Bofill lamentó no poder expresarse en catalán con normalidad en el hemiciclo, tal y como se había acordado por el Senado en virtud de dos mociones de la Entesa en el último Pleno de la pasada Legislatura y al inicio de la presente, en la que se aprobó el uso oral y escrito de las lenguas oficiales tanto en las comisiones como en el Pleno, informa Efe.

El senador puso sobre la mesa un texto alternativo al presentado originalmente por la Entesa, tras llegar a un acuerdo con el grupo socialista, y ha subrayado el compromiso que ha quedado implícito de que el próximo año ya sea posible emplear en el Senado cualquiera de las lenguas oficiales del Estado.

En el texto aprobado figura el que se presente un informe sobre las actuaciones realizadas y previstas para el fomento, la difusión y la protección de la lengua catalana, así como de las otras lenguas oficiales distintas del castellano, en todos los ámbitos, entre otros el de la radio y la televisión públicas de ámbito estatal, la incorporación de su enseñanza en Secundaria, en las Escuelas Oficiales de Idiomas y en las Universidades.

Junto a esto y con motivo de la presidencia española de la Unión Europea durante el primer semestre de 2010, Bofill ha pedido que se lleven a cabo todas las actuaciones necesarias para dar cumplimiento al Estatuto de Autonomía de Cataluña en cuanto a la promoción y al fomento de la lengua catalana en la Unión Europea, en los organismos internacionales y en tratados internacionales.

el futuro del modelo educativo
Los padres reclaman un pacto y que el gallego no sea un arma política

La Congapa cree que podrá lograrse el consenso con el PSOE, pero no con los nacionalistas
Las APA de colegios públicos y privados difieren, sin embargo, sobre el actual decreto y la necesidad de derogarlo
Elisa Álvarez La Voz 20 Mayo 2009

Tienen visiones contrapuestas en muchos aspectos de la educación. Pero coinciden en uno: la acuciante necesidad de un pacto en la enseñanza que evite convertirla en un elemento constante de confrontación entre Gobierno y oposición.

Las presidentes de las principales confederaciones de APA de Galicia, José Ramón Hermida y Virgilio Gantes, portavoces respectivamente de Congapa (centros privados), y Confapa (centros públicos), tienen argumentos totalmente opuestos sobre el actual decreto del gallego y sobre los cambios que habría que hacer, pero son unánimes ante la necesidad de un consenso. «Es necesario un pacto por la educación. La enseñanza no tiene que ser un arma para conseguir más o menos votos», apunta Gantes.

Hermida comparte el argumento. «É o eterno problema de sempre. A ensinanza precisa urxentemente un acordo, e non desfacela como se está facendo. Ten que haber un pacto nacional pola educación, e non pode ser un elemento de loita entre forzas políticas».

Hasta ahí llegaron las coincidencias. Ambas confederaciones tienen sendas entrevistas con el nuevo conselleiro de Educación la próxima semana, y aseguran que por el momento la Xunta no inició ninguna consulta a los padres sobre el nuevo decreto del gallego. Para Hermida, la situación debe cambiar, «porque non se pode impoñer nada». El presidente de Congapa aboga por la libertad de elección y considera una opción viable la segregación del alumnado por aulas en función de la lengua elegida. No obstante, hay más alternativas y fórmulas que pueden estudiarse, pero el decreto actual debe modificarse, ya que había malestar entre los padres.

José Ramón Hermida pone como ejemplo el espíritu de un decreto lingüístico del año 1936 en Cataluña. En esta norma se recogía que la enseñanza maternal y primaria debe hacerse en la lengua del menor, y cuando el niño «está suficientemente formado en la propia lengua, comenzará intensamente el aprendizaje de la segunda lengua, en catalán para los niños de habla castellana y en castellano para los de habla catalana». Respecto al posible consenso, el portavoz de los padres de centros privados apunta que podrá conseguirse con el PSdeG, pero no con el Bloque.

La opinión del representante de las APA públicas es prácticamente la contraria. Se muestra totalmente reacio a separar a los niños en función del idioma en el que quieran cursar las materias, y asegura que en el año de vigencia del actual decreto no recibieron ninguna queja de los padres. «En la época de Fraga había asignaturas en gallego y los conselleiros hablaban en gallego. Ahora buscan unos problemas que nosotros no vemos. No vemos enfrentamiento», indica.

La Confapa no entra a valorar sobre cuál es el porcentaje de materias que deben impartirse en gallego, -«nosotros no somos los especialistas», argumentan-, pero sí asume que es un objetivo claro de la educación que los escolares salgan formados y con competencias en ambas lenguas.

Legislativamente imposible
El sindicato educativo STEG también salió al paso de las declaraciones de Jesús Vázquez, tildando la opción de la segregación como «economicamente inviable, lexislativamente imposible, politicamente inadmisible e pedagoxicamente aberrante». Por su parte, la presidenta de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, aseguró ayer que la libertad de elección del idioma no significa segregar y que es una práctica común en otros países.

El Congreso aprueba promover la incorporación del gallego en la Justicia y la Administración
La Voz 20 Mayo 2009

El Congreso aprobó ayer una resolución del BNG encaminada a promocionar un mayor uso del gallego en las instituciones públicas. En concreto, el Congreso instará al Gobierno a promover la incorporación del gallego, junto a las otras lenguas oficiales del Estado distintas al castellano, en los órganos judiciales y la Administración de Justicia en su conjunto, «abordando las reformas legislativas que sean necesarias».

Además, se promoverá su uso en la Administración General del Estado, en especial lo concerniente a los registro, y se estudiarán en este período de sesiones las reformas reglamentarias que permitan incorporar estas lenguas a la actividad de las Cortes. La resolución, que se aprobó por 196 votos a favor y 151 en contra, sufrió una enmienda del PSOE que sustituyó el «gallego, euskera y catalán» del texto del BNG por «lenguas oficiales del Estado distintas al castellano».

 

PSdeG y BNG califican de ´apartheid´ la segregación de alumnos por idioma
Los socialistas acusan a Feijóo de estar "perdido en un laberinto por su actitud demagógica" E El BNG pide a la Xunta que reflexione porque "hay votantes del PP que quieren el gallego"
AGENCIAS | SANTIAGO La Opinión 20 Mayo 2009

Representantes del PSdeG y el BNG calificaron ayer de "apartheid lingüístico" la intención del nuevo Gobierno de la Xunta de segregar a los alumnos en función del idioma que empleen en clase. "Feijóo se encuentra perdido en su laberinto a causa de una actitud demagógica antes de las elecciones", señalaron los socialistas mientras los nacionalistas consideran que el Ejecutivo responde "por la vía de la prepotencia" a la manifestación en defensa del gallego que reunió a más de 20.000 personas el pasado domingo en Santiago. Por su parte, desde el PP se aboga por que sean los padres quienes decidan el uso del gallego en la enseñanza.

Los portavoces del PSdeG en la Cámara, Xaquín Fernández Leiceaga y Mar Barcón, junto al diputado del BNG Guillermo Meijóo criticaron la postura del Gobierno en torno a su decisión de derogar el decreto del gallego en la enseñanza. En los meses anteriores a las elecciones, apuntó Fernández Leiceaga, el presidente fue construyendo un "laberinto de demagogia, medias verdades, manipulación, falsedades y promesas de imposible cumplimiento". A su juicio, la estrategia de Feijóo es "volver a la campaña" electoral, cuando debería dedicarse a gobernar y no a introducir elementos de división y confrontación".

El portavoz del PSOE lamentó que la postura de la Xunta contraria al decreto del gallego en la educación abra la vía a la "segregación" o apartheid en las aulas en función de las preferencias lingüísticas, lo que, "llevado al extremo", anularía la función básica del sistema educativo de la integración social de la escuela.

Desde el BNG, el portavoz nacional Guillerme Vázquez aseguró -en relación al nombramiento de Anxo Lourenzo como nuevo secretario xeral de Política Lingüística- que se trata de "una imposición con vaselina" del nuevo decreto que regulará el uso del gallego en la enseñanza. "El problema no es la persona que se pone en el mando, sino la política que desarrolla", señaló Vázquez.

El portavoz del BNG recomendó a la Xunta que "no se puede hacer una política basada en los sectores más extremistas del electorado" ya que "existen votantes del PP de Galicia que sí quieren" el gallego.

Por su parte, el portavoz del PP gallego, Antonio Rodríguez Miranda, respondió a estas críticas asegurando que quienes usaron "el gallego para dividir la sociedad están en la oposición". "Los gallegos optaron por un Gobierno que apuesta por una educación sin ideología", añadió.

La idea de la nueva Xunta de segregar a los alumnos en función del idioma que empleen en clase también ha generado división de opiniones entre los padres. El presidente de la Confederación Gallega de APA (Congapa), Jose Ramón Hermida, valoró la medida como "una de las opciones" a tomar "con tal de no estar soportando la imposición" del idioma "por parte del Gobierno bipartito".

Por su parte, el presidente de la Confederación Galega de APA de Centros Públicos (Confapa), Virgilio Gantes, se mostró indignado "por esta polémica". "La cultura es un bien enriquecedor, no sé por qué hay que hacer unas encuestas, cuando se pueden estudiar los dos idiomas", indicó.

Presidente de la Asociación Profesional de Pedagogos de Galicia
José Manuel Suárez: ´La separación por lenguas es una aberración educativa´
"Cuanto más pequeños son los niños más capacidad tienen para aprender nuevos idiomas"
A. RAMIL | A CORUÑA La Opinión 20 Mayo 2009

Asegura que segregar a los alumnos según el idioma de su escolarización, tal y como estudia la Xunta, es un error y una "separación artificial" ya que al salir a la calle "se encuentran un mundo en el coexisten ambas lenguas". El presidente de la Asociación Profesional de Pedagogos de Galicia, José Manuel Suárez, cree que lo "idóneo" es la convivencia de castellano y gallego.

-La separación por idiomas ¿puede ser negativa desde el punto de vista pedagógico?
-Sí. En una sociedad como la gallega, donde conviven dos idiomas sin ningún tipo de problema, lo idóneo no es que los estudiantes se dividan en función de una lengua. Desde el punto de vista educativo es una aberración porque precisamente a esas edades es cuando los niños tienen más capacidad para aprender idiomas. Los pequeños saben adecuarse perfectamente a cada situación y cambiar de lengua cuando sea preciso.

-El rendimiento de un alumno ¿puede ser menor si estudia en otra lengua que no sea la materna?
-En absoluto, el rendimiento de un estudiante no baja en función de la lengua en la que se escolarice. Lo normal es que el colegio sirva para normalizar una situación, no para separar y crear guetos por una cuestión que en la calle no presenta conflictos.

-¿Ocurre lo mismo con la segregación por sexos?
-Sí, es el mismo caso. Tanto dividir a los alumnos por idioma como por sexo es una separación artificial, ya que cuando salen del colegio conviven niñas y niños y gente que habla castellano con quienes se expresan en gallego.

-¿Cuál es la situación ideal en las aulas?
-Lo idóneo es la convivencia de ambas lenguas como ocurre en otros países como Suecia, donde los alumnos reciben las materias en sueco e inglés. Ahora los estudiantes de Infantil ya reciben ciertas nociones de inglés y sería dar marcha atrás pasar de tres a sólo dos idiomas.

-La segregación ¿puede conllevar otros problemas?
-Llevará a que desde pequeños los niños se posicionen y rechacen lo que no es igual a ellos, es decir, quienes estudien todo en castellano no verán normal el caso contrario, y viceversa.

Gilipolleces o bilingüismo impuesto
Nota del Editor 20 Mayo 2009

Gilipolleces y bilingüismo impuesto, ambas cosas, dichas con mucha tolerancia aparente, pero absolutamene intolerantes. No saben como defender lo indefendible. Nosotros queremos ejercer nuestra libertad, nuestros derechos constitucionales y no dejaremos que nos impongan su lengua regional para despojarnos de tales derechos.

Los equipos de normalización recuerdan que los progenitores no deciden el currículo‏
José Mª Martín López-Suevos  MLL 20 Mayo 2009

La coordinadora de los equipos de normalización lingüística de Galicia asiste «abraiada» al debate abierto sobre el decreto del gallego y la participación de los padres en el proceso. Valentina Formoso, la portavoz de esta entidad que engloba a docentes de estos equipos tanto de centros públicos como privados, recuerda que los padres no deciden el currículo que estudian sus hijos. «Os pais non deciden se os nenos van estudar as células ou non. Todo o mundo que traballa na educación sabe que esas cousas non se deciden na familia», recuerda.

Respecto a la posible segregación por aulas, el asombro es similar. «Levamos anos intentando integrar, e agora fálase de segregar. Todo isto está fóra da liña que leva o ensino e do sentido común». Formoso apunta que la educación ha caminado en los últimos años a una integración cada vez mayor, como ocurre con los menores con necesidades educativas especiales, «e isto non ten sentido nos tempos que corren».

Yo en cambio estoy abraiado, por la mera existencia de estos equipos de normalización lingüística con cargo a los imuestos que pago. Equipos estalinistas de imposición del gallego como lengua vehicular. ¿Cómo van a dejar que los padres decidan sobre algo tan poco relevante como la educación de sus hijos, el idioma que van a usar para aprender?. Tenemos que dejárselo a "ellos" que decidirán por "nosotros" lo que es mejor para "nuestros" hijos. Nos hacen el traje a su medida y encima cobran gratificación por ello.

REspecto a la integración, la sociedad gallega no necesita que estos iluminados vengan a integrar nada, porque no hay separación, no hay dos comunidades que integrar y en todo caso, ¿quienes son ellos para decidir qué es lo mejor para mi y mi familia?. Eso no es currículo escolar, eso es dictadura escolar, y también en el patio de recreo.

Hago mención a la implantación de las secciones bilingües en los centros, con asignaturas impartidas en inglés. Se requiere un mínimo de 12 alumnos y se pide a los padres su firma.

Todo esto es una tomadura de pelo intolerable en una democracia y los tribunales mirando para otro lado, peor, mirando del lado del nacionalismo separatista.

Cuánta más regulación menos libertad. Así nos luce el pelo en educación y en todo.

Recortes de Prensa   Página Inicial