AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 28 Mayo 2009

 

Río Cabe
Batalla de ideas
Serafín Fanjul Libertad Digital 28 Mayo 2009

A las simplezas zafias del video de los unos responden los otros con las insustancialidades tecnocráticas de rigor: la gestión convertida en un fin en sí misma. De un lado se caricaturiza y difama la imagen del adversario, mientras en la orilla de enfrente se escurre el bulto tras el cansino burladero de "lo que interesa a la gente". Todo lo que se ofrece es, pues, ofender o esquivar la mojadura en los asuntos clave, las graves carencias de que adolece nuestra nación, o el peligrosísimo rumbo que hemos tomado desde 2004. En la campaña electoral, Europa brilla por su ausencia. También los problemas que nos crea la pertenencia a la Unión (cuota láctea, letal para Galicia; ayudas comunitarias; política de defensa común, o una no menos conjunta actuación con los inmigrantes; o reequilibrio de la hegemonía francesa; uso del español en la Unión...).

Pero, soslayados los temas europeos en la campaña electoral, tampoco aparecen los crudos conflictos internos de España: en un tercio del territorio nacional no se puede enseñar en español, cada taifa autonómica ha instituido un sistema educativo (pésimo, pero diferente de los demás), se ha roto el mercado único con normativas locales y gravámenes impositivos distintos, la Sanidad se ha parcelado, la Seguridad Social amenaza quiebra, la política de Defensa es errática y de presupuestos menguantes, la proyección exterior de España se ha reducido a los discursos y parafernalias del 12 de octubre que, por cierto, nos salen carísimos aunque tengan escaso provecho en las tierras transoceánicas. La sociedad está absorta entre un pragmatismo hortera –si bien muy electrónico– y la incertidumbre provocada por el incompetente de Moncloa. Globalmente, no sabemos a dónde vamos ni qué queremos como pueblo.

Furcias y analfabetos copan los modelos de la tele, el debate político se circunscribe a comidillas y cotilleos de porteras y el plan de fragmentación y encanallamiento pilotado por el PRI a la española avanza imparable. Sólo Rosa Díez, entre la rechifla general, se atreve a reclamar algo tan razonable como la recuperación por el Estado de las competencias en Educación. Y en Orden Público, añadiríamos nosotros: "España necesita más maestros y más guardias civiles", dijo Azaña, que no era –creo– un ultraderechista. Y, a propósito, los republicanos del 31 –a los que tanto se huelgan en sacar en procesión Rodríguez y Cía– jamás habrían tolerado la persecución del castellano aquí y allá, empezando por los anarquistas.

A las caricaturas de homúnculos y malvados que blande el PSOE, el PP responde con palabras tan gastadas y aburridas que sólo producen sueño: gestión, soluciones, eficacia... Las mismas que llevamos oyendo a los tecnócratas de izquierdas y derechas desde hace cincuenta años. "Vota eficacia, vota Fanjul", rezaba un cartel de unas elecciones a Procuradores en Cortes allá por 1966 (Y aprovecho la ocasión para aclarar que aquel respetable señor, luego fiscal general del Estado, sí era hijo del general Fanjul –no yo– con el cual tengo un parentesco de tercer o cuarto grado, al contrario de lo que afirman por ahí detractores no muy enterados).

¿Por qué no encabeza y organiza en serio la actual dirección del PP una verdadera "Batalla de ideas"? Las respuestas son varias y en modo alguno excluyentes entre sí: pánicos electoreros (¿por qué no piensan en los votantes de derechas que se quedan en casa?); real carencia de ideas de quienes se limitan a tabular encuestas (¿por qué los genoveses desdeñan los muchos y buenos trabajos que elabora FAES?); prioridad de la imagen ante la clase política –con la que, a veces, da la sensación se sienten más unidos que con sus bases–, frente a la forja de un proyecto común y ambicioso para toda España. Hay un montón de planes, medidas y actos concretos que los votantes del PP esperan, nos tememos que en balde: que Núñez Feijóo deje de hacer garabos para conseguir incumplir sus promesas electorales sobre bilingüismo en Galicia; que el PP asuma, de verdad, la reforma del Código Penal; que se frene y dé marcha atrás a la aniquilación del Estado y al escarnio permanente contra la Nación; que los fundamentos socioculturales cristianos de nuestro país se reconozcan como irrenunciables; que la tiranía progre en los medios de comunicación, las universidades e instituciones en general se vaya a hacer gárgaras... Hay muchos más.

Pero, por encima de todas esas actuaciones concretas, la gente quiere la ilusión de una causa justa, una idea noble, generosa y desacomplejada de nosotros mismos, una idea expresada sin balbucir incoherencias y sin ir a remolque, a la defensiva, de los abusos de la izquierda. Lemas como "Santiago y cierra España" o "Viva España con honra" quedaron obsoletos por la marcha de la historia, pero seguir apelando a la "gestión", a estas alturas, también. Pero Rajoy no se entera: que Dios se apiade de él. Y de nosotros.

Desaparición y desguace de pruebas
EDITORIAL Libertad Digital 28 Mayo 2009

Se supone que el lugar donde se comete un atentado constituye el principal continente de las pruebas destinadas a esclarecerlo y enjuiciarlo. Sin embargo, una de las innumerables irregularidades que se cometieron durante las pesquisas policiales y durante la instrucción del 11-M fue la decisión de desguazar y convertir en chatarra los restos de los trenes, prácticamente veinticuatro horas después de la masacre. La Ley de Enjuiciamiento Criminal –por no hablar de la lógica más elemental– obliga a que se conserven los restos tras un atentado terrorista, de manera que las distintas partes puedan solicitar que se realicen nuevas pruebas, a fin de salvaguardar derechos fundamentales tanto de los acusados como de las víctimas. Consta en el sumario del 11-M que el juez instructor del caso, Juan del Olmo, había ordenado incinerar todas las pertenencias de las víctimas que no habían sido reclamadas a los pocos días de la masacre; restos que, por cierto, también podrían haber sido de ayuda para esclarecer qué explosivo se había utilizado. En el caso de los trenes, sin embargo, no consta en el sumario ningún documento que acredite que alguna instancia judicial permitiera u ordenara su destrucción.

Sólo desde la más irresponsable incompetencia o desde la más criminal y deliberada voluntad de ocultación se puede entender esa prisa por convertir en chatarra los trenes y, con ellos, las posibles pruebas que podrían haber ayudado a esclarecer el caso. Sin embargo, en el colmo de lo inexpicable, ahora sabemos, gracias a un análisis efectuado para Libertad Digital por Carlos Sánchez de Roda y Luis del Pino, que antes de iniciarse el proceso de achatarramiento y desguace "desaparecieron" más de 90 toneladas de material, cuyo destino se desconoce. Así se desprende de la documentación aportada por Renfe y de las hojas de características de los propios vagones afectados. ¿Cómo es posible esta desaparición y, sobre todo, cómo es posible que nada de esto fuese entregado a los peritos encargados de determinar durante el juicio del 11-M los explosivos utilizados?

Con todo, ni la incompetencia ni la criminal voluntad de ocultación han impedido que, gracias al incontestable "informe Iglesias", sepamos que en las muestras recogidas en la estación de El Pozo aparecen determinados componentes químicos cuya presencia elimina la posibilidad de que en los trenes estallara Goma 2 ECO, tal y como pretende hacernos creer la sentencia y la versión oficial del 11-M. A lo que apuntan más bien esas conservadas muestras, tal y como afirma este experto, es al "retrato robot del Titadyne". Un "retrato robot" que ya no puede ni convertirse en chatarra ni desaparecer, y que justifica, por sí solo y en nombre de la justicia, la inmediata reapertura judicial del caso del 11-M
http://www.libertaddigital.com/nacional/se-desconoce-el-paradero-de-90-toneladas-de-restos-de-los-trenes-del-11-m-1276360543/

Del "tú más" al "todo vale"
Lorenzo Contreras Estrella Digital 28 Mayo 2009

La campaña para las elecciones europeas, que tiene de todo menos de europea, se está volviendo cada día más sucia. El famoso "y tú más" funciona como nunca. Los dos partidos principales les hacen el inventario ajeno de lo inconfesable. En el lenguaje barriobajero se diría que se mientan, el uno al otro, el padre, la madre y en general toda la parentela. No se trata de mejorar el estado general de España por intercambio de insultos y recriminaciones, sino de intentar por todos los medios ganar en las urnas el 7-J. No es cuestión de darse unos a otros, o el PP al PSOE y viceversa, lecciones de ética política y de todo tipo, sino de probar hasta dónde llega el estiércol del rival. Porque el resultado de las urnas, con un electorado indiferente a las cuestiones europeas, se va a ventilar en uno de los peores momentos de la vida española, guerras civiles aparte. Vencer es, o se entiende, como vital. Y entonces "el todo vale" encuentra vía libre.

En este marco, el juego sucio adquiere también disfraz de virtud, por no decir de virtuosismo. El Tribunal Constitucional, tan sometido a las presiones oficiales, sobre todo las del Gobierno, podría haber intentado darle una lección de honradez democrática y escrupulosidad legal al Tribunal Supremo. El episodio es bien conocido. El TC levantó el veto del Supremo a la nueva franquicia de ETA, II-SP, más conocida abreviadamente por Iniciativa Internacionalista. Por tanto, libre acceso a las urnas. Algunos observadores han interpretado el hecho como un ejercicio de rivalidad, poniéndole uno al otro una vistosa cornamenta. Pero la verdad auténtica puede ser otra. Más que celos, simple subordinación y obediencia a "consignas superiores" por parte de los magistrados "constitucionales".

Hace cuatro días me atreví a opinar desde este mismo espacio: "Es difícil sustraerse a la sospecha de que el Gobierno, en alguna medida, no ha dificultado esta sentencia (la del TC) pese a que la candidatura ahora avalada (la encabezada por Alfonso Sastre) celebra el triunfo de la legalidad (¡) frente a la 'presión brutal' del Gobierno." Y añadía: "Cuesta trabajo pensar en esa presunta insubordinación del TC cuando tanto se ajusta su línea a las conveniencias del Ejecutivo zapaterista en lo que atañe a Cataluña". Cuyo Estatut, valga recordarlo una vez más, se pasea por la legalidad con toda su ilegalidad como bandera. Y la presidenta de la institución, María Emilia Casas, abroncada en su día por la vicepresidenta del Gobierno en el palco presidencial del desfile del Día de las Fuerzas Armadas, no ofrece la imagen de audaz independencia que los hechos le atribuyen. Su docilidad estaba a la vista. Y su sentido de la humillación.

Motivos tiene más que sobrados el mundo etarra para celebrar estas claudicaciones. Los secuaces de la banda han lanzado un vídeo en el que un maradona imaginario golea al Gobierno y a las instituciones que tanto le benefician aparentemente. Acaba de saberse que el Tribunal Supremo ha rebajado a cerca de la mitad las penas que la Audiencia Nacional aplicó a la editora de Egin, el periódico portavoz de ETA durante toda una época. Decreta nueve absoluciones para los entonces encartados y decreta, once años después, que la empresa Orai SA no debió ser disuelta ni sus bienes liquidados.

ETA, a través de sus secuaces, devuelve a Baltasar Garzón, por vía de befa, el golpe recibido. Y el Tribunal Supremo se ha expuesto a la interpretación de que ha querido enviar al Tribunal Constitucional un gesto de rivalidad. Algo imposible, porque en este juego de "alardes indulgentes", el caso de Egin y su empresa editora ha enfrentado al Supremo con el juez Garzón y, en último término, con la Audiencia Nacional, pero no con el Tribunal Constitucional, que no ha entendido en el asunto.

Si el Supremo hubiese mostrado una actitud de disidente despecho no habría decidido en realidad otra cosa que practicar un absurdo derecho al pataleo y, en suma, pelearse con molinos de viento. Pero tal versión parece errónea. La crisis judicial va por otros derroteros. Y ETA, burla que burla, sigue fastidiada.

El tiempo del duelo ya pasó. Ahora viene el de la Justicia.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 28 Mayo 2009

Antiguamente se decía que cuando sucedía un acontecimiento luctuoso en una familia, había necesariamente que “pasar el duelo”. Es decir, darse un tiempo para llorar y para ir fortaleciéndose ante la irreversible pérdida del ser querido. Pues en el caso de los atentados terroristas de los trenes de cercanías del 11M, tal parece que hemos pasado el duelo y ya se empieza a hablar con naturalidad y sin crispación, pero con firmeza, de las actuaciones y comportamientos de estamentos judiciales y policiales en la investigación, realización del Sumario y en el Juicio y sentencia.

Un periódico , EL MUNDO, que durante todos estos años, junto al periódico digital Libertad Digital con su colaborador D. Luis del Pino y el comunicador de la Cadena COPE Sr. Losantos, ha sido la punta de lanza para mantener viva la necesidad de saber. Mientras, las víctimas y sus familiares, en su mayoría, han logrado pasar el duelo y ahora puede que estén en disposición de ir más allá, sin que sus acciones se interpreten como una manipulación morbosa y aprovechada de sus sentimientos.

Las noticias son cada día más espeluznantes y desnudan una realidad que nada tiene que ver con la historia oficial que han presentado a los ciudadanos y a los afectados. Partiendo de la base de la Instrucción del Sumario y de sus múltiples irregularidades, destrucción de pruebas, admisión de pruebas de dudosa procedencia, admisión de Informes periciales falsificados, etc. Y por otra parte, la obstinada renuncia a avanzar en la investigación del Gobierno entrante, favorecido por unas elecciones mediatizadas por los acontecimientos y las múltiples manipulaciones informativas tendenciosas y con el ánimo evidente de influir en el sentido del voto y dar un vuelco electoral, como así sucedió.

Pero quizás como he dicho, la sociedad haya pasado el duelo también y esté dispuesta a reclamar Justicia. Una Justicia que no se ha dado y que sigue dejando agujeros negros sin resolver. Una Justicia que ha perdido la confianza de los ciudadanos en su imparcialidad. Una Justicia que está politizada y a merced de la lucha de poder de los principales partidos políticos, que han hecho de esa Institución su personal campo de batalla y de influencia. Una Justicia que debe reivindicarse a sí misma y lavar su imagen ante quienes debe su lealtad, los ciudadanos.

La noticia de hoy es que además del bochornoso achatarramiento de los restos de los vagones destrozados por la explosiones de las bombas, se desconoce el paradero de otras más de noventa toneladas de otros restos de esos mismos vagones. Todo ese material resulta apabullante cuando se compara con la muestra que se le dio a analizar a los peritos, consistente en un tornillo de unos pocos gramos. Y aún así, los análisis químicos han sido capaces de demostrar que lo que explosionó en al menos uno de los trenes no fue GOMA-2 ECO, sino Titadyn.

Además, están las causas pendientes por falsificación documental de altos mandos policiales y las actuaciones de los Tedax, la famosa furgoneta Renault Kangoo, los supuestos islamistas suicidas e Leganés, en fin, todo aquello que se ha cuestionado incluso en el Juicio y que no ha tenido ni la más mínima repercusión en los implicados, a pesar de las advertencias del propio Tribunal que sentenció. Eso sí, muchos de ellos han sido generosamente recompensados profesionalmente, se supone que por los servicios prestados.

Ya ha transcurrido tiempo para pasar el duelo , pero aún siguen en nuestro recuerdo las víctimas y por eso debemos pedir Justicia y que este caso que se cerró en falso, sea reabierto y se llegue, si no a la verdad, si al menos a un acercamiento creíble y no el “vale ya” que nos hicieron querer aceptar. Será el alivio para muchas conciencias y una prueba de la voluntad de querer saber y asumir la verdad, con todas las consecuencias. Desde aquí me uno a la petición de Dª Rosa Díez para la reapertura del caso del 11M.

Los matarifes de la palabra
HERMANN TERTSCH ABC 28 Mayo 2009

«LA palabra debe estar al servicio de la política y no la política al servicio de la palabra». Esta frase, como parte de su credo, la pronunció el presidente Zapatero hace ya varios años. Fueron muy pocos los españoles que reconocieron el potencial venenoso de las mismas. Hoy el presidente está rodeado de gentes que han asumido plenamente esta máxima. En esa frase radica la cepa de la peor pandemia que sufrimos hoy en España, que es la de la mentira. La mentira obvia, obscena e impune. Dice la Organización Mundial de la Salud -ayer recibió el Premio Príncipe de Asturias-, que la fusión del virus de la gripe porcina con el de la gripe aviar, tendría unas consecuencias dramáticas y muy letales para el ser humano. Yo les aseguro que la fusión de otros dos bichitos que corroen el carácter y que son la mentira contumaz y la negación más obstinada de la más evidente responsabilidad, forman ya una epidemia en torno a su foco principal que es el Gran Timonel.

La mentira ha de ser muy piadosa para no ser un insulto. Y piadosos hay pocos en el equipo de ZP, Aído, Chacón o la vicetiple que se atreve a hablar de trajes ajenos, vestida ella siempre con ropajes perfectamente asequibles al parecer con su sueldo de vicepresidenta. Supongo que algún día, si una de las pandemias no nos lleva por delante a todos, podremos hablar también del fondo de armario de la vicepresidenta, tan misteriosamente profundo y repleto como la galería de trofeos de caza de nuestro juez Baltasar Garzón. Por cierto, ayer tuvo un sobresalto que quizás sea el principio del fin de una anomalía grotesca en nuestra judicatura.

En todo caso, si la mentira es un insulto, nos deberían estar silbando los oídos todo el día. Los esfuerzos de las ministras de Sanidad y de Defensa por coordinar una mentira común para escabullirse de la responsabilidad del escándalo que ha sido la ocultación de la cepa vírica en Hoyo de Manzanares han sido conmovedores. No sé qué tal se llevarán, pero esta claro que Trinidad Jiménez ha sido generosa al enlodarse del todo por salvarle algo la cara a su colega. ¿Qué más dará un poco de lodo más? En las chaquetas de moda, en los trajes espaciales de De la Vega o en las togas de Garzón o Cándido Méndez.

O en las del Tribunal Constitucional, que nos insulta con su interminable silencio vergonzoso respecto al Estatuto de Catalunya y ahora muy coqueto, manda a ETA al Parlamento Europeo. Todos mintiendo, insultando y denigrando a la Constitución española. Con mil altavoces que repiten sus mentiras en todas las televisiones. ¿Todas? No, alguna se resiste.

Por eso hay que acabar con ella. Hay que acabar con la palabra que no está al servicio de su política de aniquilación del discrepante. De ahí que asignatura prioritaria del Gobierno sea hoy la destrucción de Telemadrid. Con sus liberados sindicales bien pagados, los sindicatos verticales del zapaterismo, bien apesebrados, dicen luchar por la plantilla. Sólo escuchan la voz de su amo. Llevan semanas de huelgas para impedir que los ciudadanos accedan a una versión de la realidad distinta, en la que la palabra mantiene su significado original. Frente al vocerío de la mentira, pretende que las palabras signifiquen lo que se desea que signifiquen, aunque entren en conflicto manifiesto con la verdad».

El bilingüismo no es pecado
Jesús Royo Arpónwww.lavozlibre.com 28 Mayo 2009

El bilingüismo está fuertemente penalizado por la ideología lingüística vigente, la “lingüística nacional”. “El bilingüisme és la mort del català”, se dice en las escuelas, y se pinta en las paredes. Si el bilingüismo es la muerte del catalán, la consecuencia inmediata es que quien defienda el bilingüismo puede ser acusado de “lingüicida”. Y además, si el catalán es bueno, si es la bondad misma, entonces ser bilingüista viene a ser una infamia, un crimen execrable.

Pues bien: eso no es cierto. Es un prejuicio más de los que tanto abundan sobre las lenguas. Nadie ha demostrado que el bilingüismo sea más mortal para el catalán que el monolingüismo. Lo que sí habría que preguntarse es: cómo una tesis tan poco fundamentada –y tan peligrosa– ha sidoaceptada de una manera tan general por nuestra sociedad.

Personalmente, sostengo que el bilingüismo es una garantía mejor para la supervivencia del catalán. El catalán sólo podrá sobrevivir en un contexto bilingüe, conviviendo con el castellano, y aprovechándose de la solidez del castellano. Es evidente que, si tuviésemos que ser necesariamente monolingües, si en el cerebro sólo nos cupiese una lengua, todo el mundo escogería –para sí o para sus hijos– la más útil y potente. Por lo tanto, la condición para que conservemos una lengua limitada como el catalán es que la podamos hacer compatible con otra lengua más poderosa.

Pero además, –y sobre todo– el bilingüismo es una cuestión de simple justicia. Hoy día, más de la mitad de catalanes tenemos el castellano como lengua materna. Por lo tanto, cuando decimos “lengua catalana” deberíamos precisar “cuál”. La lengua popular de Cataluña ya no es una sola lengua, como hace cien años, sino dos. Y todos los ciudadanos tienen los mismos derechos: los mismos derechos lingüísticos, también. Por lo tanto, hoy día en Cataluña el bilingüismo es absolutamente necesario, si no queremos cargarnos la igualdad de los ciudadanos: es decir, la democracia.



Comentarios al documento del GEES
Sobre la decadencia de Europa
Alberto Recarte Libertad Digital  28 Mayo 2009

En un mundo globalizado es una absoluta incoherencia defender un ideario de libertades para los países desarrollados y no hacerlo para las poblaciones que viven sometidas a gobiernos despóticos, ya sean de carácter laico o de carácter religioso.

I) LA DEFINICIÓN DE "EUROPA"
El documento del GEES me provoca muchas reflexiones. Para empezar el énfasis está puesto en el término "Europa", como entidad supranacional que ha caído en el nihilismo, la pereza y el relativismo, que está –teóricamente– destinada a extinguirse demográficamente y a ser colonizada por una población inmigrante de religión mahometana en su versión más radical, más fundamentalista.

Decía la Sra. Thatcher que "la sociedad no existe", que "sólo hay personas". El documento no acepta un planteamiento tan individualista, porque el ser humano es un animal social y en esto estoy de acuerdo con los redactores del documento, aunque creo que es excesiva la crítica al individualismo como contraposición a las posiciones de defensa de los valores éticos y culturales de la sociedad llamada "europea".

No se define en el documento a qué "Europa" nos referimos. Y es obvio que hay distintas Europas.

1. Hay una Europa geográfica, en la que Turquía cabría a duras penas.
2. Una Europa militar, desarrollada en torno a la NATO, que ha extendido sus fronteras hacia el Este del continente.

3. Una Europa económicamente globalizada de 27 países con todos los atributos clásicos de libertad de movimientos de personas, bienes, servicios y capitales. Con el aditamento de una serie de disposiciones legales comunitarias que aseguran la no interferencia pública que pudiera falsear la competencia entre empresas a través de subvenciones, barreras no arancelarias y discriminaciones positivas y negativas en sus relaciones con las correspondientes Administraciones Públicas. Aunque siguen existiendo sectores a los que se permite no cumplir ninguna de esas condiciones, como el de la Defensa y algunas industrias de alta tecnología. Hay, por otra parte, una única Política común, la Política Agraria Común y un Presupuesto comunitario que sólo alcanza el 1% del PIB común de los 27 países miembros y que se sigue utilizando en un 50% en subvenciones agrarias y otro 50%, aproximadamente, en políticas regionales que apoyan la inversión pública en infraestructuras y la inversión privada en cualquier actividad económica en las regiones –no en los países– menos desarrolladas.

4. También hay una Europa monetaria compuesta por 16 países, con una moneda común y un Banco Central Europeo con unas características muy especiales, que no permiten que lo consideremos, sin más, como un Banco Central, tal y como si lo es la Reserva Federal.

5. Y hay una Europa política, con competencias en el ámbito de la justicia, que permite la defensa de los derechos individuales y societarios por encima de las justicias de los países miembros.

Creo que esas diferentes Europas, con diferentes ámbitos de competencias, permiten definir lo que es y lo que no es relevante para el continente europeo y para la defensa de los valores individuales.

1. Europa no es una nación, como lo son Estados Unidos, Japón, Australia, Canadá o China.
2. Algunas de esas instituciones tienen apoyo popular, como las que aseguran la libertad económica y la defensa de los derechos individuales y societarios frente a los poderes judiciales nacionales.

3. Otras instituciones, como la NATO, se aceptan si bien, por su propia naturaleza, sólo se analizan por personas o grupos de personas muy especializados. Aunque, desgraciadamente, ese aislamiento se refleja en presupuestos raquíticos de defensa de los principales países, con la excepción del Reino Unido, y en menor medida, de Francia.

4. La existencia de la Europa Monetaria de los países miembros no se ha reflejado en menores desequilibrios internos ni en una mayor resistencia cuando hemos entrado en la fase descendente del ciclo económico.

5. Cuando se habla de Bruselas o de la Europa comunitaria, la mayoría de los ciudadanos de los países miembros la identifican con una creación burocrática, que han levantado las élites de los funcionarios europeos al margen de los controles políticos nacionales.

6. En mi opinión, bajo el concepto "Europa" se esconde un ejemplo de "ingeniería social" en el sentido hayekiano. Y su fracaso es un ejemplo más de que no pueden inventarse valores o instituciones "europeas" de orden quasi-nacional. Una vez más siguiendo a Hayek, la Europa de la Unión Europea a 27 –no la de la Unión Monetaria a 16– sí ha tenido éxito, porque su creación respondió a una necesidad, la de evitar nuevas guerras por enfrentamientos económicos o comerciales; y su éxito ha sido –siguiendo otra vez a Hayek– replicado en el resto del mundo. La globalización habría sido imposible sin el ejemplo y el éxito de la Comunidad Económica Europea. La Europa militar, en tanto en cuanto parte de la NATO, respondió igualmente a una necesidad, la de defenderse del totalitarismo comunista, pero en la medida en que esa amenaza ha desaparecido el apoyo que recibió durante décadas por parte de los partidos políticos de los principales países miembros se ha atenuado, porque no se percibe que Rusia sea un peligro inminente ni que al islamismo fundamentalista se le pueda combatir con una organización de tipo militar. La NATO se ha convertido, en parte, en una institución que oculta, hoy, la "mala conciencia" de tener que soportar un presupuesto de defensa en un conjunto de países cuya población se autodefine como pacifista. La prueba de lo que digo ha sido el comportamiento de la parte europea de la NATO en las guerras de la ex–Yugoslavia.

7. La globalización europea tiene éxito porque ha ampliado los mercados, ha permitido la especialización, el aumento de la productividad y el crecimiento económico, tal y como sostenía Adam Smith.

8. La mitificación de la idea de "Europa" ha tenido, sin embargo, efectos perversos en otros ámbitos y explica, en gran parte, el desarrollo de esa moral relativista que constituye una de las grandes preocupaciones que aparecen en el documento que comentamos.

1. Ha debilitado los valores de los estados-nación y el orgullo nacional, que tenían unos sólidos fundamentos en las historias nacionales, que fueron logrando, poco a poco, el desarrollo de instituciones que aseguraban la defensa de los valores personales, la división de poderes y la independencia del poder judicial.

2. Ha propiciado el renacimiento de localismos, regionalismos y nacionalismos dentro de los estados-nación europeos, apoyados por los eurócratas, que consideran a los estados-nación como sus enemigos en la lucha por el poder.

3. Muchos de los valores presuntamente "europeos" se han elaborado sobre el máximo común divisor que constituye el "europeismo progresista". A saber:

* El igualitarismo entre los países miembros.
* El multiculturalismo.
* La defensa del bien común, identificado como la defensa de la supervivencia de la humanidad, que explica acuerdos como el de Kyoto y otros desarrollos semejantes de orden social.
* El pacifismo, pues en la conciencia colectiva de la mayoría de los países europeos ha permeado la idea de que es imposible –en contra de la evidencia– que las confrontaciones violentas, aunque sean defensivas, puedan solucionar problemas de orden general.

II) EL FUTURO DE LAS INSTITUCIONES EUROPEAS
1. La NATO es una institución fundamental para Europa. El recuerdo de dos guerras mundiales, la guerra fría, la lucha contra el totalitarismo comunista y ahora contra el terrorismo islamista legitiman la integración militar europea con los Estados Unidos. La NATO debería modificar su estructura de gasto, tanto en cantidad como en su distribución, para hacer frente a los riesgos de los fundamentalismos y totalitarismos tanto de países del Medio Oriente como de la propia Rusia.

No existe oposición popular europea a este proyecto. Sí, en cambio, dudas y vacilaciones de políticos y partidos políticos de muchos países europeos, que por consideraciones electoralistas o por el deseo de comerciar con ese grupo de países convierten a la NATO, en su rama europea, en un organismo lento e ineficaz.

2. La Unión Europea de 27 miembros debería reforzar los tribunales de ámbito europeo para la defensa de los derechos individuales y societarios frente a las interferencias y faltas de respeto a esos derechos por parte de los estados miembros. Creo que existe apoyo popular para este tipo de intervención, pues en algunos de los países miembros hay dudas respecto a la división de poderes y a la independencia del poder judicial.

3. Al margen de la política de defensa –que incluye la lucha contra el terrorismo– y de la potenciación de los tribunales de justicia europeos, la Unión Europea a 27 debería ser una unión básicamente económica, aunque con mecanismos para asegurar una competencia real y no subvencionada entre sociedades de los países miembros. La política agraria común debería desaparecer y la política de apoyo a la convergencia regional también. En su caso, sería más lógica una política de igualación entre naciones-estado que entre regiones europeas.

Es imposible una organización supranacional europea de 27 miembros sin un apoyo popular decidido. La burocracia europea ha anulado la posibilidad de convertir el original Mercado Común a seis en una organización política supranacional, por su deseo de atribuirse competencias nacionales, que les han sido cedidas en circunstancias especiales, pero obviando los debates en los ámbitos nacionales correspondientes.

Esa Unión Europea económica a 27, sin aspiraciones ni competencias políticas, podría ampliarse a países periféricos.

4. Un planteamiento de este tipo implica la recuperación de los valores de los estados-nación. Es evidente que los nacionalismos europeos han sido los causantes de dos guerras mundiales y que la propia guerra fría tuvo un componente nacionalista por parte del totalitarismo soviético. Pero no puede obviarse la realidad de que las poblaciones de los países miembros se sienten nacionales de sus propios países. Mucho más que ciudadanos europeos y que probablemente estarían dispuestas a emprender políticas de reformas, incluso de ampliación de los presupuestos de Defensa, si se permitiera que los sentimientos nacionales se tradujeran en la recuperación de las tradiciones políticas de cada país.

El miedo a repetir los errores del pasado condujo a los líderes europeos de la posguerra a la creación del Mercado Común. Sus ideas primigenias: la democracia obligada en los países miembros, la libertad económica en sus tres ámbitos, de libre movimiento de personas, bienes y servicios y capitales y la necesidad de una competencia no desleal han tenido un éxito abrumador, que han inspirado a muchos países europeos, como España, y al resto del mundo en políticas reformistas para cumplir esos objetivos; pero no debería continuarse más allá de la profundización de esos principios. En mi opinión, hace tiempo que en el ámbito de las instituciones europeas se está haciendo "ingeniería social" y castrando los elementos positivos de las historias políticas nacionales. El "europeismo progresista" trata de ignorar las tradiciones nacionales de lucha por la igualdad y la libertad que han tenido lugar en el seno de la mayoría de los países europeos.

5. La Unión Europea política debe desarrollarse con apoyos populares claros, puestos de manifiesto en consultas populares y en los programas de los respectivos partidos. Estoy defendiendo una Europa política no a dos, sino a tres, cuatro o más velocidades y soy muy consciente de que hay muy pocas posibilidades de que, en la práctica, ocurran integraciones políticas entre los países europeos. Esa limitación no debería verse como un fracaso, pues lo fundamental de la cultura europea es la defensa de los valores individuales, la división de poderes y la independencia de los respectivos poderes judiciales en el ámbito que quieran los nacionales de cada país. La profundización de esos principios incrementará las posibilidades de colaboración entre los estados-nación europeos y de todos ellos con Estados Unidos. Mucho más de lo que permite la actual Unión Europea a 27 miembros.

En definitiva, lo que se plantea es si algunas de las competencias de la Unión Europea, que están diseñadas para evitar los conflictos entre naciones y para impedir el renacimiento de los nacionalismos agresivos, deberían mantenerse o si ha pasado el peligro gracias, precisamente, al desarrollo y éxito de las ideas fuerza de los fundadores del original Mercado Común.

La recuperación de las raíces nacionales definiría rápidamente países políticamente diferentes, quizá con mayores riesgos de conflictos, pero que contarían con apoyo ciudadano para defenderse ante la pérdida de valores, el relativismo y el fundamentalismo islámico.

6. Europa nunca ha sido una unidad política. Y no tiene por qué serlo. Estados Unidos y la historia de los países miembros de la Unión Europea es un ejemplo irrefutable de que las naciones existen por la confluencia de valores excepcionales e irrepetibles, como una lengua común, instituciones políticas diferenciadas, diversas escalas de valores nacionales e historias muy complejas y también diferentes de luchas y confrontaciones para alcanzar la democracia.

7. Los países europeos siempre tendrán dificultades para integrar poblaciones inmigrantes que sobrepasen cierta dimensión, porque sus limitaciones geográficas, historias de cientos de años, y un sistema de élites y castas que no ha desaparecido no se diluirán con el talismán del europeismo. Esos procesos de integración de inmigrantes, inevitables dadas las tendencias demográficas, tendrían más éxito sobre bases nacionales que sobre bases europeas teóricamente más amplias.

III) ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL RELATIVISMO, LA DEMOGRAFÍA Y LA ABUNDANCIA
En el documento del GEES se hacen continuas referencias al desplome de la natalidad y el riesgo que entraña, en la medida en que la población autóctona europea es complementada, en gran parte, con inmigrantes de religión musulmana que, en una proporción considerable, no sólo no se integran en las respectivas sociedades europeas sino que defienden un islamismo fundamentalista.

Creo que la defensa de los derechos individuales de las poblaciones autóctonas y de los inmigrantes de cualquier credo exige que las instituciones políticas de los países europeos defiendan a rajatabla los principios de libertad personal a los que se hace continua referencia en el documento del GEES.

Máxime cuando no parecen existir mecanismos de orden económico o moral que impidan el descenso de la natalidad cuando aumenta la seguridad y el bienestar personal y familiar en las sociedades modernas. Es más, históricamente, la supervivencia de las sociedades que alcanzan altos niveles de bienestar en espacios reducidos de tiempo se demuestra como algo problemático. Hago esta apreciación con todas las cautelas de rigor, pues ni siquiera en este ámbito puede presumirse que existan leyes o tendencias categóricas que relacionen la riqueza con el relativismo moral, el hedonismo y la baja natalidad.

Lo que sí es evidente es que las corrientes migratorias van a continuar y que los países europeos, con la excepción quizá de España, van a tener que enfrentarse con la realidad de una inmigración de religión mayoritariamente mahometana.

Si se considera que a medio o largo plazo, como hace el documento de GEES, esa realidad demográfica podría poner en peligro la supervivencia de los sistemas políticos tradicionales europeos, un riesgo que a mí me parece exagerado, la mejor, quizá la única forma, de defender los valores de la libertad y la igualdad en el ámbito político europeo sería la devolución de poderes a los estados-nación, que son una referencia mucho más sólida para la mayoría de los ciudadanos que la que constituye el "progresismo europeísta".

Sólo hay otra salida, que es la que representan los neoconservadores, que defienden que los valores tradicionales de algunas sociedades europeas y sobre todo de la norteamericana hay que defenderlos no sólo en el ámbito nacional sino en el internacional. Todos, con independencia de nuestra nacionalidad, tenemos los mismos derechos. El liberalismo tradicional, aislacionista, no intervencionista es, sin duda, más comprensible para la mayoría de las sociedades occidentales, pero en un mundo globalizado es una absoluta incoherencia defender un ideario de libertades para los países desarrollados y no hacerlo para las poblaciones que viven sometidas a gobiernos despóticos, ya sean de carácter laico o de carácter religioso.

GEES y Recarte
La decadencia de Europa
Luis Hernández Arroyo Libertad Digital 28 Mayo 2009

Ahora que se celebran "elecciones" europeas, conviene reflexionar un poco sobre lo que significan: exactamente nada. Estamos en la zona cero de nuestra cultura europea, y eso pese a que no ha sido una cultura por entero, al 100%, compartida por todos.

La cultura europea es una agregación de culturas nacionales; no una fusión, pues no es posible fusionar culturas expresadas en lenguas diferentes, sobre creencias tan diversas. La cultura europea no es la Ilustración racionalista, pues ésta no fue común, y no fue en todas partes brillante. ¿Tuvo Grecia una Ilustración? ¿Y Rumanía? ¿Es lo mismo la Ilustración inglesa que la francesa? ¿A cuál seguimos?

Partamos de una evidencia: ¿Qué tenemos en común con la cultura de países recién entrados, como Rumanía, para aceptar tranquilamente que desde un Parlamento supranacional sus elegidos puedan interferir o condicionar nuestras vidas? Y ya es penoso hacer la misma reflexión sobre alemanes o franceses, que se odian entre sí y nos desprecian a los españoles.

El Parlamento Europeo, contra lo que pretende decir la volátil y superficial prensa española –véase El Mundo del domingo–, no es el Parlamento de una nación: Europa no es una nación, con una cultura y una lengua. Es imposible que funcione un Parlamento "racionalista" si no es como tapadera de un poder oculto, que es precisamente lo que es: la tapadera, coartada y desviación de la responsabilidad de los parlamentos nacionales. Un Parlamento Europeo, depositario de la soberanía –como reza la constitución española ahora rota– es imposible en el Continente. Un Parlamento fruto del racionalismo más estúpido, como éste, no tiene una fuerza ejecutiva –un ejército– que haga cumplir sus leyes (afortunadamente). Y si alguna vez se empeñan en que así sea, antes habrá una guerra.

Por tanto, estas elecciones son un despilfarro en el mejor de los casos y, en el peor, una engañifa que debe ser correspondida con la abstención, la única actitud sana. Los que quieren convencerme de que hay que votar estratégicamente, haciendo cábalas sobre el efecto carambola sobre las elecciones nacionales... ¡qué les den! Es una actitud pueril y, lo que es peor, ciega.

El que vaya a votar con esas cábalas en la cabeza está, sin quererlo, alimentando esa estrategia de desarme de la sana nacionalidad, del amor a lo suyo, a su casa, a sus muertos y tradiciones; claro, que hay muchos que no saben valorar eso...

Como dice Alberto Recarte en sus comentarios al Informe GEES:
Europa nunca ha sido una unidad política. Y no tiene por qué serlo. Estados Unidos y la historia de los países miembros de la Unión Europea es un ejemplo irrefutable de que las naciones existen por la confluencia de valores excepcionales e irrepetibles, como una lengua común, instituciones políticas diferenciadas, diversas escalas de valores nacionales e historias muy complejas y también diferentes de luchas y confrontaciones para alcanzar la democracia.

Y más adelante:
Si se considera que a medio o largo plazo, como hace el documento de GEES, esa realidad demográfica podría poner en peligro la supervivencia de los sistemas políticos tradicionales europeos, un riesgo que a mí me parece exagerado [a mí no me lo parece], la mejor, quizá la única forma, de defender los valores de la libertad y la igualdad en el ámbito político europeo sería la devolución de poderes a los Estados-nación, que son una referencia mucho más sólida para la mayoría de los ciudadanos que la que constituye el "progresismo europeísta".

De todas formas, cualquier solución de tipo colectivo me parece utópica, pues no me imagino a los 27 países discutiendo cuáles son esos famosos valores comunes y no comunes... Creo que habría que volver al concepto europeo de la "Europa de las Naciones" de De Gaulle y Adenauer, y para eso hay que desmontar el mito de las instituciones como el Parlamento, que no es representativo de nada. O mejor, es representativo de un vacío que, como dice Recarte, está trufado de funcionarios encantados de disolver los poderes nacionales para mantener su momio.

La burocracia europea y sus intereses concretos son el mayor obstáculo a una reforma que permita reorientar Europa, antes de que sea tarde, hacia una confederación de naciones con intereses comunes, dejándola a la deriva hacia una federación hueca y decadente.
Luis Hernández Arroyo es autor del blog Cuaderno de Arena. http://cuadernodearenacom.blogspot.com/

TERESA JIMÉNEZ BECERRIL
"No tengo ningún respeto por un tribunal" que acepta listas de proetarras
La número tres en la lista del PP al Parlamento Europeo, Teresa Jiménez Becerril, ha manifestado que no tiene "ningún respeto" por el Tribunal Constitucional, ya que "se ha equivocado profundamente" al permitir que Iniciativa Internacionalista (II) se presente a las elecciones del 7 de junio.
EFE Libertad Digital 28 Mayo 2009

"Yo no siento ninguna vergüenza, y no sé si se puede decir o no, pero a mi un tribunal que permite una lista de alguien que dice que condenar un asesinato es una simpleza, no me merece ningún respeto, y creo que se ha equivocado profundamente", dijo.

Jiménez Becerril ha hecho estas declaraciones en el Foro del PP de Madrid, en el que ha participado invitada por la presidenta de esta formación, Esperanza Aguirre, y arropada, entre otros, por la presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez, por consejeros, alcaldes y diputados del partido en la comunidad madrileña.

La candidata número tres del PP en los próximos comicios europeos y hermana del concejal sevillano Alberto Jiménez Becerril -asesinado por ETA junto a su mujer en enero de 1998- ha dicho que no se debe "consentir que se sienten en un Parlamento libre" personas como el representante general de II, Luis Ocampo, "que ha dicho que no condena los asesinatos de ETA porque es una simpleza".

Ha lamentado la posibilidad de que representantes de ese partido, que cuenta con el apoyo del ex dirigente de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, "se sienten conmigo o me los cruce en los pasillos" del Parlamento de Estrasburgo, y ha criticado que al Gobierno "le merezcan mucho respeto los jueces ahora que son de su cuerda" y antes "hablaran de ellos".

Jiménez Becerril, ha destacado que en Europa "de lo primero que se habla es de dignidad y justicia", la misma que pide para las víctimas del terrorismo, como su hermano y su cuñada.

Ha recordado que al asesinar a ambos, ETA les negó "el derecho a criar a sus tres hijos pequeños", el mismo que se concede ahora al terrorista que les disparó y a su novia que, según ha indicado, han sido instalados en un módulo de la prisión de Granada para que cuiden de su hija de 3 años y de otro hijo que esperan.

La candidata del PP ha dicho que su objetivo en Europa es que España "deje de ser un país insignificante" y "quitar caretas a las mentiras y los oportunismos" que ha creado el PSOE sobre el PP, así como combatir una educación que "está sembrando el odio en España" y permite que "se grite al himno" o que se silbe al Rey.

Libertad Lingüística pide libros de texto en gallego y castellano
Inician una campaña para informar a los padres sobre el derecho a elegir idioma
REDACCIÓN | A CORUÑA La Opinión 28 Mayo 2009

La asociación Mesa por la Libertad Lingüística inició esta semana una campaña para informar a los padres gallegos sobre el derecho a elegir el idioma de los libros de texto de sus hijos. "Las listas oficiales de manuales que se expondrán en fechas próximas en los centros educativos tienen que recoger material didáctico en castellano y gallego", señalan desde esta entidad.

Ante la todavía vigencia del decreto que regula el uso del gallego en la enseñanza -que establece que cómo mínimo el 50% de las materias se impartirán en gallego- y la existencia de varios documentos, entre ellas un informe del delegado de Educación de A Coruña, que indican que los alumnos pueden realizar los exámenes y expresarse en el aula en el idioma que prefieran, la asociación lanza una campaña para resolver dudas entre los padres de la comunidad gallega.

"Ante la confusión creada, vemos conveniente informar de que sus hijos tienen libertad de expresión en cualquiera de las dos lenguas oficiales durante el horario lectivo así como la libertad de estudiar en textos de ambos idiomas", señala la Mesa por la Libertad Lingüística en un comunicado. La campaña se desarrollará mediante solicitudes de los padres a los centros.

Personalismo, faccionalismo, ombliguismo… traición
Comunicado nº 37. MAYO 2009  www.nucleosoa.org 28 Mayo 2009

A finales del mes de abril el diario “Minuto Digital” publicó una acerada crítica contra UPyD y a favor de Ciudadanos, partido que está siendo fuertemente contestado por parte de la COPE y “El Mundo” con motivo de su alianza con la coalición “Libertas”, acusada de extrema-derecha.

No vamos a entrar en banderías divisorias, ni en luchas personales entre “personajes” y “medios” que no sabemos, ni nos interesa, qué se disputan, pero que nos perjudican a todos.. Como en el mismo caso de la crítica a la UCE (Unificación Comunista de España) por parte de la web “El Revolucionario”; queremos hacer un llamamiento a la unidad.

Unidad no retórica sino basada en la identificación de un enemigo real y potente: la dictadura encubierta de los nacionalismos disgregadores, apoyada por fuerzas del llamado “progresismo” y la tibieza y complicidad de los conservadores.

Por más que se juzgue imposible o irreal, lo que se requiere ahora es la unidad en la defensa de España. No es ninguna abstracción, sino una necesidad concreta para los muchos que nos resistimos a caer en las garras de las envilecidas sociedades totalitarias de las proto-nacioncillas que crea el nacionalismo integral, imponiéndolas a la fuerza a porciones de la otrora sociedad española, fraccionándola, y en las que ya se aprecian nítidamente los subrepticios procesos de “limpieza”, el crecimiento (ya exagerado) del odio “etno-cultural” (la moderna cobertura del racismo y las superioridades raciales), obra de la escuela nacionalista, la discriminación, por la imposición de la más opresiva homogeneidad, y la aceptación, y amparo, indecente, del asesinato a pequeña escala (…por ahora).

Por eso, por la libertad, y por la igualdad, a nosotros, contrariamente a lo que dijo aquél (¡para una vez que se les escapa la verdad!), España NO nos la suda.

Todo lo que no sea lucha contra ese enemigo de modo unitario es personalismo, faccionalismo, ombliguismo… más exactamente: traición.

Si el régimen autonómico ofreció abundantes oportunidades a una emergente casta política de ínfimo nivel carente de todo escrúpulo, y despertó la ambición de miles de arribistas no menos indecentes, creando una inextricable red de intereses férreamente trabados, también ha dejado a su paso numerosos cadáveres.

Y en el magma desordenado (¿y desorientado?) de los numerosos grupos, y pequeños nuevos partidos, que pueblan el movimiento de resistencia al nacionalismo buscan su oportunidad los nuevos viejos políticos y sus acólitos, y los medios que “ramonean por estos barrios” haciendo de ellos escenario de sus particulares controversias, con el consabido y cansino estilo intrigante y marañero que nos lleva al perverso resultado de hundir iniciativas al elevado coste de defraudar esperanzas, de desmovilizar (justo lo opuesto a lo que nos conviene) y de extender el desánimo y el hastío.

Necesitamos algo nuevo, un cambio “real”. Pero mientras tanto ya sabemos con qué material humano lidiamos: que si uno ha abrazado a Fidel Castro, que si otro apoyó a Pinochet, o al Opus, o a Stalin. Si el proyecto Ciudadanos está desvirtuado y finiquitado es algo que emergerá por sí mismo. Si la UPyD está lastrada por sus parámetros progres ya le pasarán factura los electores. Si AES tiene un perfil excesivamente conservador o católico no lo apoyarán otros sectores. Que si la UCE es trasnochadamente maoísta, que si la abuela fuma…

Pero la valía de una opción política para nosotros se mide por su capacidad para hacer avanzar al movimiento de resistencia a los nacionalismos y fortalecer la unidad nacional. Y todas las demás luchas o maniobras son secundarias. Así debe ser.

Porque la teórica racionalidad de las luchas y posicionamientos políticos de los distintos grupos ha quedado truncada por la naturaleza del contexto en que nos encontramos de quiebra de las reglas racionales del juego ante la brutalidad de los hechos: desobediencia, negación, y ausencia de la Constitución (por mala que sea) en amplias zonas del país, cuya legitimidad se desvanece y aparecen nuevas legitimidades espúreas, burla e incumplimiento de la ley abierta y sistemáticamente, aterrorización de la población mediante el asesinato (aceptado bastante descaradamente como método “admisible” o “entendible” -incluso por una parte de la “Iglesia Católica”!-) y el matonismo callejero, tribunales y jueces que…, todo al amparo de la criminal dejación, que ante las vulneraciones, han hecho, sistemáticamente, los sucesivos gobiernos de la democracia (no sólo el actual).

Lo racional en estas circunstancias es posponer legítimos intereses particulares en favor de la imprescindible solidaridad, unidad y apoyo mútuo incondicional. La lucha individual, aislada, frente a ese enemigo común, solo conduce a la derrota.

Algunos, “políticamente muy correctos” o elegantemente “buenistas”, pueden sentirse “incómodos” tomando partido por “un bando”. Olvidan, o no quieren ver, que, pese a quien pese, son los nacionalistas quienes han trazado los dos bandos, ellos han definido abiertamente que “quien no está totalmente con ellos, está totalmente contra ellos”. Se pretende prescindir de que el nacionalismo no es una ideología política racional, “normal”, una más, se subvalora e incluso se niega el fanatismo totalitario que le es consustancial.

No hemos, pues, creado o elegido el “bando”, nos ha sido impuesto. Puede no reconocerse, es perfectamente válido, pero los que persistan en su soledad, por esta especie de elitismo exquisito, serán arrollados por la realidad de los hechos. Demasiado tarde. Demasiado perjuicio a todos.

Puede decirse, desdeñosamente, que todo esto no son más que lugares comunes en los que todos estamos de acuerdo. No es así: los hechos hablan muy claro.

Mientras tanto lo importante es que todos caminen en la misma dirección.

Pero…¿lo hacen?. ¿O se trata simplemente de una argucia mitinera y propagandística a las que ya estamos habituados?

¡¡Que enemigo sólo hay uno y vuestros tiros han de enfocarse hacia él!!

Saludos fraternales
Núcleos de Oposición Antinacionalista
www.nucleosoa.org
oa@nucleosoa.org
Adheridos a la plataforma España y Libertad
Adheridos a la plataforma Comunidad Antiterrorista

Ayer y hoy del nacionalismo
MARÍA JOSÉ VILLAVERDE PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE El Correo 28 Mayo 2009

Cuando el 21 de abril de 1813 Berlín se prepara para resistir a las tropas de Napoleón, los intelectuales alemanes, antes cosmopolitas, se han convertido ya en fervientes patriotas. La imagen de Fichte portando un escudo de hierro y un cuchillo de grandes dimensiones, de Wolf vistiendo un cinturón tirolés guarnecido de pistolas y hachas, y de Savigny esgrimiendo una pica, simboliza el vuelco intelectual que se produce en el siglo XIX. La época en la que Hegel reverenciaba a Napoleón como el 'espíritu del mundo' y en que Fichte soñaba con ser ciudadano de la Francia de las Luces, es ya historia. El expansionismo napoleónico y la derrota de Prusia en 1806 han liquidado esos sueños. En el invierno de 1807-1808, Fichte pronuncia sus 'Discursos a la nación alemana' en los que, revolviéndose contra el racionalismo de la Ilustración, invoca el sentimiento para despertar en sus compatriotas la conciencia nacional. Ya no busca impulsar, como en 1797, el amor cívico a la constitución y a las leyes sino «la llama ardiente del amor a la patria», de la nación eterna enraizada en la lengua y en el 'espíritu del pueblo'. La primera formulación del concepto de nación étnica, que los pensadores románticos desarrollarán a lo largo del siglo, había nacido.

Es cierto que el cosmopolitismo ilustrado no se desvanece de la noche a la mañana. Mientras Fichte se apresta a luchar en Berlín, Schopenhauer abandona la ciudad porque su patria es «más grande que Alemania». Pero el siglo XIX es mayoritariamente nacionalista, a pesar de Schopenhauer y a pesar de Renan convertido, a raíz de la guerra franco-prusiana de 1870 y de la anexión por el Reich alemán de la Alsacia-Lorena, región francesa de cultura germánica, en el abanderado de un nuevo concepto de nación. La nación cívica, nación de individuos voluntariamente unidos, se erige sobre la idea de que «la lengua invita a unirse pero no fuerza a ello» y ni el idioma, ni la raza ni el territorio en el que nacen, pueden determinar el destino de los seres humanos.

La marea de irracionalismo filosófico, xenofobia, racismo y chauvinismo que inundó el siglo XIX, bajo el lema 'equivocado o acertado, es mi país', barrió el sentir cosmopolita y socavó el respeto a los derechos del individuo, que fueron postergados ante los nuevos sujetos colectivos como el pueblo, la raza, la clase o la nación. El nacionalismo confraternizó con un catolicismo reaccionario (recordemos a Gregorio XVI prohibiendo en 1845-46 la introducción del ferrocarril en los Estados vaticanos) y engendró, a finales de siglo, partidos racistas y antisemitas como el social-cristiano austriaco de Lueger, o la Action Française de Maurras.

En el marxismo, Bernstein criticó la tesis de Marx de que «los obreros no tienen patria», renunciando al internacionalismo y abriendo la vía al patriotismo y a la participación obrera en la primera Guerra mundial. Si, en 1919, la III Internacional proclamaba que la revolución suprimiría las fronteras entre los Estados, la sublevación fallida de Shangai, en 1927, y la toma de las riendas del Partido Comunista Chino por Mao impuso un cambio de estrategia que erigió al nacionalismo en uno de los ejes ideológicos del comunismo y de los posteriores Movimientos de Liberación Nacional (el 'Patria o muerte' de los movimientos iberoamericanos).

En el campo liberal, las teorías nacionalistas sedujeron también a pensadores de la talla de John Stuart Mill hasta que lord Acton sentó doctrina en 1861-1862, estableciendo que liberalismo y nacionalismo eran ideologías opuestas y que el nacionalismo era una regresión, un anacronismo histórico que separaba a los seres humanos en base a su lengua, religión o cultura. En cambio, el respeto al hecho diferencial y al pluralismo era la espina dorsal de la doctrina liberal y garantizaba que personas de diferentes razas y nacionalidades pudiesen convivir en paz bajo un mismo Estado, sin perder sus señas de identidad y sin tener que recluirse en nichos con sus iguales.

Hoy, las distintas corrientes nacionalistas (comunitaristas, republicanos identitarios, 'nacionalistas liberales', etcétera) siguen esgrimiendo rasgos lingüísticos, culturales o religiosos para deslindarse de los 'otros' (extraños o inmigrantes) pues el nacionalismo, dicen, es «una llamada a la diferencia» (Charles Taylor), que requiere marcos homogéneos y cerrados (Yael Tamir) para preservar mejor su identidad. Un universo de reclusión encastrado en un mundo cada vez más plural, abierto y mestizo.

Renan y Acton lucharon en el siglo XIX por forjar una unión entre los ciudadanos en torno a valores racionales que todos pudiesen compartir, y no a sentimientos o arraigos particulares que les distanciasen. Esa ha sido también, en esencia, la propuesta que Habermas ha formulado en las últimas décadas. Con su noción de patriotismo constitucional, el autor alemán, conmocionado por la experiencia nazi, ha tratado de vaciar al Estado-nación de sus componentes disgregadores étnicos y culturales, y de trascender el concepto de identidad nacional que ha propiciado tantos crímenes y desmanes. Ese es asimismo el horizonte de quienes promueven el ideal de una ciudadanía europea, de una identidad 'posnacional', y también el de los nuevos cosmopolitas (como Martha Nussbaum y tantos otros), preocupados por problemas globales como la integridad ecológica del planeta, el equilibrio entre los recursos disponibles y el crecimiento demográfico, el establecimiento de una paz estable y de una mayor justicia distributiva, la definición y protección de los derechos humanos, etcétera, cuestiones que nos afectan a todos, independientemente de nuestro credo, lengua o raza, y a las que debemos buscar respuesta también entre todos. Y que nos animan a pensar que, aun cuando la era de los nacionalismos parece no tener fin, el mundo camina hacia el universalismo.

María José Villaverde es autora del libro 'La ilusión republicana. Ideales y mitos'

Cuando la 'yihad' es nacionalista
Hezbolá, Hamás y los talibanes no comparten el internacionalismo mesiánico de Al Qaeda. Quieren liberar sus territorios de ocupaciones extranjeras. Es éste un matiz crucial que Occidente debería explorar
LUZ GÓMEZ GARCÍA El País 28 Mayo 2009

En los últimos meses, a raíz de la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, se viene hablando más o menos explícitamente de la conveniencia de hallar vías de entendimiento con los grupos islamistas que, bien en Afganistán en Irak o en Pakistán, aceptan los límites estatales existentes. Muchos de estos grupos fueron incluidos tras el 11-S por los países occidentales en sus listas de entidades afines al terrorismo. Son listas que posiblemente veremos caducar ante el empuje de la nueva realpolitik norteamericana. En buena medida, las transacciones serán posibles porque Hezbolá, Hamás o los talibanes comparten algo que los distingue claramente de otras opciones islamistas: su carácter islamonacionalista.

En la trayectoria última del islamismo se ha acentuado un rasgo propio de toda su historia: la polaridad en la concepción de la estrategia política. Por un lado, siempre ha existido una línea de tendencia centrípeta, que defiende soluciones locales y acepta un entendimiento posibilista con los regímenes en vigor. Por otro, se da una pulsión centrífuga, que articula la vocación internacionalista de todo islamismo, y que suele estar liderada extramuros de los centros de actuación. La gran novedad de los últimos años es el trasvase que se viene produciendo de la pujanza del islamismo internacionalista al nacionalista.

El desarrollo teórico del islamismo internacionalista yihadista es obra del palestino Abdallah Azzam (1941-1989), creador del concepto de al-qaida (la base). Su concepción de la qaida es psicológica y territorial: psicológica, en cuanto que la base supone una preparación mental e ideológica para la yihad; territorial, en cuanto que la base es un territorio liberado desde el que emprender y propagar la reconquista del suelo musulmán. La yihad se convierte así en una estrategia que combate al enemigo exterior (sea Estados Unidos, Israel, la India o la impía comunidad internacional) antes que al interior (los regímenes totalitarios, el nacionalismo laico, la democracia postcolonial) y que libera el territorio arrebatado al islam (Palestina, Afganistán, Cachemira) antes que el sojuzgado por los tiranos domésticos (incluidos los "ulemas de palacio"). Es una yihad de socialización, que busca implicar a la sociedad en su conjunto, desecha la clandestinidad y desprecia las virtudes miríficas del golpe de Estado. Su mayor expresión fueron las milicias de afganos árabes lideradas por Bin Laden, y su culminación, los atentados masivos en territorios no musulmanes (Nueva York, Madrid, Londres, Bali, Bombay).

Pero el yihadismo así concebido precisaba de una rápida internacionalización que no ha logrado. Esto no significa que haya perdido su capacidad operativa, sino que no ha conquistado el estatus que pretendía de utopía liberadora de los musulmanes desheredados. Su fracaso se ha debido, en parte, a la presión de las políticas antiterroristas globales, pero, sobre todo, a su incapacidad para adaptarse a la realidad concreta de la lucha por la emancipación en cada región. En su lugar, ha ido fraguando una redefinición de la yihad en términos nacionalistas que, a su manera, la seculariza.

Si bien la pretensión genérica del islamonacionalismo es estructurar una identidad nacional en términos islámicos, su articulación desde parámetros yihadíes lo distingue de otras propuestas islamistas de corte nacional, a la manera del desintegrado FIS argelino o del pujante Partido de la Justicia y el Desarrollo en el poder en Turquía. El islamonacionalismo se origina en la defensa militar de un territorio, de ahí su confluencia con la qaida internacionalista. Pero desarrolla e implementa fórmulas de organización social y política que dibujan un nuevo marco comunitario nacional, una nueva base en la que las estructuras vigentes se trastocan para dar cabida a una suerte de Estado dentro del Estado. Su origen doctrinal y utópico se remonta a la experiencia de Mahoma en Medina (llamada al-Qaida al-Sulba, la base sólida), donde se instaló con los suyos tras emigrar de La Meca y fundó las bases para la convivencia de la umma, la comunidad minoritaria de nuevos creyentes. En el siglo XXI, la amalgama de islamismo y nacionalismo confesional, territorial o étnico reorganiza políticamente la umma: Hezbolá en Líbano, Hamás en Palestina y los talibanes en Afganistán lo ilustran.

Hezbolá se fundó en 1984, en plena guerra civil libanesa, y su actuación primera fue de carácter militar. Pero desarrolló, casi de inmediato, un ambicioso programa político, social y cultural, implicando a sus bases en actividades subversivas a través de sus propios medios de comunicación, sus centros educativos y de salud y sus redes comerciales y financieras. La anteposición de su carácter nacionalista árabe y libanés a los intereses pro-sirios y a sus propios lazos doctrinales con la jerarquía chií iraní le ha granjeado apoyos al margen de la población chií. Sus triunfos militares contra Israel han completado la aureola: en el año 2000 Hezbolá logró que el Ejército israelí se retirara del sur del Líbano tras 22 años de ocupación, y en el verano de 2006 transformó en una victoria política la razia israelí contra sus bases. Tras su pulso con el régimen libanés, los Acuerdos de Doha de hace un año le reconocieron el derecho a veto en el Parlamento, y obtuvo un ministro y 11 de los 30 puestos del Gabinete en el gobierno de unidad nacional.

Hamás surgió al calor de la Primera Intifada, en 1987, cuando un grupo de Hermanos Musulmanes palestinos dio el salto a la lucha armada contra la ocupación. Su líder histórico, el jeque Áhmad Yasín, asesinado por Israel en 2004, fue un decidido defensor de una visión estratégica que adaptase los postulados islamistas comunes a los Hermanos Musulmanes de todo el mundo a la situación de cada país. La Carta Fundacional de Hamás establece que el nacionalismo es parte integrante del credo religioso, y la yihad el más elevado deber del individuo nacionalista.

Pero Hamás, al igual que Hezbolá en Líbano, ha pasado de considerar la lucha armada su única herramienta de resistencia a participar en el juego electoral y adoptar políticas que muestran que el movimiento está reconsiderando sus postulados maximalistas contrarios a toda solución pactada del conflicto con Israel. En este sentido, en el seno de Hamás se estaba produciendo antes de la reciente invasión de Gaza un debate sobre la estrategia de la lucha armada (efectividad de los atentados suicidas y reconocimiento del Derecho Internacional Humanitario) y sobre la conveniencia de su integración en la OLP, lo cual supondría la aceptación de un Estado palestino en Gaza y Cisjordania con Jerusalén Este por capital. Las actuales negociaciones para formar un segundo gobierno de unidad nacional (aun con mayoría absoluta islamista y muchos de los parlamentarios de Hamás encarcelados en Israel) reflejan un pragmatismo alejado del yihadismo inicial del movimiento.

En Afganistán, la declaración de propósitos de los talibanes tras su entrada triunfal en Kabul en 1996 incluía la restauración de la paz, el desarme de la población, el refuerzo en la aplicación de la sharía y la defensa de la integridad del carácter islámico del país. Claramente, no se trataba de un programa de actuación panislamista sino islamonacionalista. Como se está viendo en la actualidad, su estrategia de implantación social ha sido a largo plazo, y el triunfo militar de la alianza occidental no ha supuesto un cambio en el paradigma comunitario por ellos implantado. Su éxito ha consistido en la ruptura de las fidelidades tribales fraguadas en torno a los máliks (ancianos jeques) en beneficio de sus mulaes. Al frente de un sistema de gobierno centenario se ha colocado la joven clase talibán. Hoy el Gobierno central les otorga una capacidad de intermediación que antaño estaba reservada a los máliks tribales.

Tras una década de discurso islamista centrado en el internacionalismo, la pujanza del islamonacionalismo en distintos contextos regionales, culturales y políticos no sólo muestra la permeabilidad de las ideologías islamistas, sino un pragmatismo estratégico que no se ha de desperdiciar en la búsqueda de un mejor futuro global.

Luz Gómez García es profesora de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid y autora de Diccionario de islam e islamismo (Espasa, 2009).

Los talibanes al contraataque
VALENTÍ PUIG ABC 28 Mayo 2009

PAKISTÁN se desgajó de la India, luego perdió Bangladesh y ahora se desmorona en la frontera con Afganistán. El sangriento ataque del terrorismo talibán en la ciudad de Lahore es la respuesta a las incursiones militares de Pakistán en la zona fronteriza con el caos afgano implantado en áreas de desgobierno tribal donde rige Al-Qaida y se supone que sobrevive Osama bin Laden. Pero el ejecutor de los horrores viene siendo -según ratifica y detalla la BBC- Baitullah Mehsud, el jefe de los talibanes paquistaníes, dispuesto a la guerra total y globalizada, con devotos kamikazes, posible inductor del asesinato de Benazir Bhutto, antiguo profesor de gimnasia, diabético, alumno idóneo de las madrasas arquetípicas del fanatismo islamista. Ha anunciado varias veces un ataque contra Washington.

En su proclamada «jihad», ya amenazó con dos atentados por semana en Pakistán. Son los muertos de ayer en Lahore. La ONU le adjudica el 80 por ciento de los atentados suicidas en Afganistán, aunque ahora se concentre en acabar con el Estado musulmán paquistaní. Para los Estados Unidos, quien facilite su captura se lleva cinco millones de dólares. Eso es de lo que estamos hablando cuando hablamos de la gravedad de lo que ocurre en aquella frontera endemoniada. Es la talibanización.

Ha sido siempre sorprendente que el feminismo occidental mirase para otro lado cuando los talibanes ejercían la más bárbara anulación de los derechos de la mujer en Afganistán. Sólo la intrépida Emma Bonino, siendo comisaria europea, se fue en helicóptero a Kabul para decirle «no» al «burka». Para Mehsud, la guerra contra el Occidente infiel pasa también por lapidar o flagelar a sus congéneres, sobre todo del género femenino. No quiere que las niñas asistan a la escuela. De carácter menos letal es su prohibición de la televisión, la música o la fotografía. De hecho, a los fotógrafos sólo les enseña la espalda.

Fácilmente se olvida que la intervención militar de los Estados Unidos en Afganistán -mucho menos criticada que la de Irak- se debió a que el régimen de los talibanes daba refugio a Bin Laden después del ataque contra las torres gemelas de Manhattan en 2001. Allí están las tropas de la OTAN -con un contingente español- para evitar que los talibanes retomen el poder. Con un pie a cada lado, los guerrilleros de Mehsud -20.000 según la BBC- están ahora replicando a las incursiones del ejército paquistaní y a los misiles lanzados por los Estados Unidos. En ese juego pavoroso, los servicios de inteligencia de Pakistán parecen haberse vendido diversas veces al mejor postor, además de haber incubado originariamente el despliegue talibán. Más allá se divisa el riesgo teocrático. Para los militares de un Pakistán con arsenal nuclear que pudiera caer en manos de los talibanes, tanto Afganistán como unos radicales islamistas teledirigidos iban a servir de elementos estratégicos en el enrevesado contencioso con la India por el territorio de Cachemira. Quizás una reacción ante el atentado de Lahore reconduzca esas derivas.

Para la administración Obama, el objetivo es acabar con Bin Laden y Al-Qaida. Presiona en lo que puede al presidente paquistaní, el corrupto e ineficiente viudo de Benazir Bhutto. En estos momentos, el Estado paquistaní es de una consistencia endeble y muy ambigua. Aquietada la fiebre neoconservadora de construir democracias ahí donde fuera, se impone el realismo clásico, liquidar a Bin Laden y salvar los muebles. No hay en la OTAN quien pretenda otra cosa, como no sea abandonar cualquier día la escena.
www.valentipuig.com

Luis Lasala: "Si a un buen profesional de fuera la Administración le exige catalán, no vendrá a Baleares"
El médico afirma que "los pocos fundamentalistas de la lengua hacen mucho ruido"
www.lavozlibre.com 28 Mayo 2009

Mahón (Menorca).- “Si un médico que habla en catalán ve que su paciente no entiende lo que le dice, lo normal es que cambie de lengua. El principal problema es el ínfimo tanto por ciento de integristas o fundamentalistas que hay por ahí y que hacen ruido”. Luis Lasala nació en Zaragoza, pero desde hace 17 años vive en Mahón. Tiene dos hijos de 13 y 17 años y ejerce la medicina privada.

- ¿Cómo es la convivencia entre el castellano y el catalán o mallorquín en la isla de Menorca? ¿Cómo lo vive la gente en la calle?
- La situación es diferente según el ambiente en el que te muevas. Yo soy médico y trabajo en el sector privado. Provengo de Zaragoza y como la mayor parte de profesionales que hemos venido de fuera, tendemos a utilizar más el castellano. También en la calle es más habitual este idioma. Ambas lenguas conviven con normalidad y, personalmente, entiendo perfectamente el catalán, aunque todavía no me he lanzado a hablarlo. No tengo ningún problema si una persona me habla en este idioma.

- ¿Se ha sentido coaccionado para emplear una determinada lengua?
- Nunca. Siempre he trabajado en el sector privado por lo que no he sufrido ni la presión ni la influencia que pueden ejercer los políticos en la Administración. Estoy dado de alta como autónomo y, actualmente, tengo un contrato de servicios con un geriátrico gestionado por la Administración, pero como no se trata de un contrato laboral como tal, para mí no existe ningún tipo de presión.

- ¿Conoce la situación de los médicos que trabajan en el sector público?
- Sé que se ha aprobado una ley que dice que, de ahora en adelante, los médicos tendrán que poseer el título de catalán para poder ejercer. Lo cierto es que para la Administración no es fácil conseguir buenos profesionales. Si cuando los tienen, les aprietan las tuercas, corren el peligro de perderlos.

- ¿Piensa que puede llegar a darse la situación de que profesionales sanitarios tengan que abandonar las Islas a causa de la presión lingüística?
- Yo no me quiero ir de aquí por lo que, si mi vida dependiera de ello, me pondría a estudiar y me sacaría el título. Sin embargo, la Administración tiene muchos problemas para recrutar médicos de fuera. Si desea contratar a un buen especialista, pero antes de venir le ponen pegas, lo lógico es que el médico no venga.

- ¿Cree que si la Administración ejerciera más presión podría parecer que le interesa más que sus médicos hablen catalán a que sean buenos profesionales?
- Exactamente. Estoy seguro de que a los responsables sanitarios les preocupa tener buenos profesionales. Pero no todos los políticos son iguales. En todos los ámbitos existe un pequeño número de 'integristas' o 'fundamentalistas del lenguaje', que intentan por todos los medios dar publicidad a sus postulados. De todos modos, cualquier persona de la Administración que trabaje en el departamento de Sanidad debe tener como prioridad la obtención de buenos profesionales. La lengua en la que éstos hablen es un tema secundario.

- Usted no habla catalán, ¿cómo reaccionan los pacientes cuando emplea el castellano?
- La situación es la siguiente: un señor entra en la consulta y comienza a expresarse en catalán. Yo evidentemente lo entiendo, pero como no hablo el idioma le contesto en castellano. En un 99% de los casos, y sin que yo le diga nada, la persona pasa automáticamente a hablar castellano. De hecho, un altísimo porcentaje de los pacientes se dirige a los médicos en catalán, pero al ver que les respondo en castellano cambian de idioma. Jamás he encontrado a nadie que me haya exigido que le hablara en catalán. En el 1% restante de los casos, como el paciente ve que le comprendo desarrolla toda la conversación en catalán.

- De acuerdo a su experiencia, la población combina ambos idiomas con normalidad.
- Sinceramente estamos en la calle y somos gente normal. Si un médico que habla en catalán ve que su paciente lo está pasando mal porque no entiende, supongo que cambiaría de lengua. El principal problema, es el ínfimo tanto por ciento de integristas o fundamentalistas que hay por ahí. La calle está llena de gente corriente que intenta hacer la vida de los demás lo más normal posible.

- ¿Se sintió rápidamente integrado en la sociedad menorquina?
- Por supuesto. Menorca me ha acogido fantásticamente bien y estoy contento con la sociedad balear. Nunca he tenido ningún problema, pero soy consciente de que hay un pequeño porcentaje de gente que hace mucho ruido. Afortunadamente no son muchos. La gente de la calle se preocupa por otras cosas. En mi opinión, todo esto está promovido por unas pocas personas muy obsesionadas. Esta gente es poco numerosa pero hace un ruido desproporcionado. Quizás en otras Comunidades Autónomas no funcione así, pero yo aseguro que en Menorca, integristas del lenguaje he encontrado muy pocas veces.

- ¿Cree que podrían llegar a perjudicar la imagen de Baleares?
- Sí. Este tipo de cosas pueden promover una imagen negativa donde no la hay, lo que sería perjudicial para la sociedad balear. Si se publicita que en Baleares un médico tiene que tener el título de catalán para poder trabajar, quizás haya buenos médicos de la Península que se decidan a no venir. Debido a esto, tanto la Sanidad como los pacientes de Baleares acabarían sufriendo. Tenemos que ponernos en la piel de un chico que acaba de terminar la especialidad, que está buscando un trabajo y que tiene delante tres o cuatro posibilidades de empleo. Si piensa que en una de ellas le van a exigir el catalán y él no lo habla, lógicamente no optará por ella.

- ¿Piensa que, en ocasiones, la imagen que trasmiten los medios no se ajusta a la realidad?
- Un médico de la Península puede venir a Baleares y no encontrarse con ningún problema, pero la información que él recibe previamente es la que habla de la ley aprobada por el Parlamento de las islas exigiendo el nivel B2 de catalán para poder ejercer. Muchos profesionales se pueden quedar con eso cuando la realidad de la calle es otra. Yo soy consciente de que aquí en Menorca la mayor parte de las conversaciones sanitarias se hacen en castellano. Estamos hablando de que la salud es algo importante. Cuando una persona está angustiada y va al médico ambos se ven en la necesidad de entenderse lo mejor posible para poder solucionar el problema. Sin embargo, al profesional que está sentado en Navarra mirando a ver dónde va a ir a trabajar, la información que recibe le puede condicionar. Quizás acabe escogiendo Canarias o Andalucía antes que Valencia o Baleares, con lo que es la sociedad de Baleares la que pierde.

SE MANIFESTARÁN CONTRA JOAN SAURA
Niegan a los profesores de autoescuela de Cataluña evaluarse en castellano
Hasta los aspirantes a profesores de autoescuela en Cataluña tienen la obligación de realizar el examen únicamente en catalán. Sin embargo, un centenar de ellos se manifestarán para exigir que se repita la prueba, que consideran "inválida" e "ilegal". Además, denuncian que estaba mal redactada.
Libertad Digital 28 Mayo 2009

Unos cien aspirantes a profesor de autoescuela en Cataluña se manifestarán ante la Consejería de Interior, dirigida por Joan Saura, para mostrar su total rechazo a la prueba que realizaron el pasado 25 de abril, test que tacharon de "inválida" e "ilegal".

Según informa La Razón este jueves, el examen, de unas 800 preguntas, únicamente podía realizarse en catalán. En este sentido, uno de los afectados, August Caballero dijo que "cuando nos dimos cuenta, hubo compañeros que pidieron una copia en castellano, pero les fue denegada".

Además, reiteró que "es ilegal y no respeta el Estatut". Y para ello, citó el artículo 6.2 que asegura que el castellano "es la lengua oficial del Estado español" y que "todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales". Es más, el artículo 32 dice también que "no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua".

Sin embargo, otra de las quejas de los aspirantes es que el examen estaba mal redactado. Por ejemplo, contenía la palabra "incomplertes", vocablo que no está admitido por el Instituto de Estudios Catalanes.

Por ello, los afectados "pedimos que se repitan las pruebas en condiciones, con un redactado adecuado y con la posibilidad de hacer el examen en castellano".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Con Feijoo, todos descontentos
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 28 Mayo 2009

Los primeros pasos de Alberto Núñez Feijoo en Política Lingüística han disgustado a todos en Galicia. A los socialistas, al BNG, a la Mesa por la Normalización Lingüística (que viene a ser lo mismo que el BNG, pero con un rol específico), a la Real Academia Gallega (RAG), a los editores, a los escritores, a los sindicatos de la enseñanza y a Galicia Bilingüe.

Durante la campaña electoral, Feijoo prometió derogar "en los primeros 100 días de gobierno" el decreto 124/2007, que regula el uso del gallego en el sistema educativo, pero ha dejado sin fecha su compromiso alegrando los plazos legales y el "consenso" con el resto de los partidos.

El nombramiento de un secretario general de Política Lingüística a quien Feijoo se apresuró en calificar de "independiente" y Galicia Bilingüe de "claramente nacionalista", desconcertó tanto a la oposición como a los votantes del PPdeG que le habían apoyado antes del 1-M precisamente por creerse sus promesas electorales fundamentalmente relacionadas con la libertad de idioma.

El descontento del PSdeG-PSOE
Francisco Cerviño, diputado del PSdeG-PSOE, afirma: "Están dando palos de ciego". […] "La actual política lingüística del PP gallego fue una maniobra electoral para pescar votos, una maniobra legítima, pero irresponsable y oportunista, porque juega con una cuestión de piel, y abrir ese melón en Galicia es peligroso: aquí nunca hubo un problema lingüístico, sino que funciona un bilingüismo funcional absoluto".

Francisco Cerviño cree que la verdadera intención del fichaje de Anxo Lorenzo como responsable de Política Lingüística por Feijoo era acallar las denuncias de la Real Academia Gallega y las asociaciones de editores y escritores sobre la "hipocresía" de la campaña electoral del PP y sus críticas contra las medidas "desprotectoras del gallego" anunciadas por el nuevo gobierno.

El descontento de Galicia Bilingüe
Gloria Lago, presidenta de la asociación Galicia Bilingüe, principal opositora a la política lingüística del anterior Ejecutivo, se declara "desconcertada y traicionada" por el nombramiento del sociolingüista con quien se había enfrentado con motivo de una campaña de la Universidad de Vigo bautizada como "Europa é plurilingüe". En efecto, Anxo Lorenzo, profesor de Filología Gallega en la Universidad de Vigo, fue asesor de Marisol López, su antecesora en el cargo durante el Gobierno bipartito, y estaba considerado, hasta ahora, próximo al PSdeG.

Hace seis meses, Anxo Lorenzo criticaba ante los periodistas al PP por "fomentar un conflicto político que desde el punto de vista social no existe", en referencia a la supuesta imposición del gallego que los "populares" empezaron a denunciar hace dos años. De pronto el consejero de Educación saca un conejo de la chistera asegurando que Lorenzo "ha asumido los principios y el programa electoral del PP y cree que hay una forma de llegar a la normalización sin imposiciones". También lo elogia en su calidad de experto en sociolingüística y como "profesor de reconocido prestigio".

El descontento del BNG
Bieito Lobeira, diputado del BNG y artífice de las ideas más esperpénticas de los nacionalistas tales como la boneca faladora, las lápidas de los cementerios en gallego o la propuesta de cambio de huso horario, afirma sobre Anxo Lorenzo: "No tiene ninguna credibilidad". […] "Su nombramiento no es más que una operación de maquillaje para aparentar que la del PP es una política de consenso". A juicio de Lobeira, las primeras declaraciones de intenciones del nuevo Gobierno constituyen «pasos firmes orientados al exterminio del gallego».

Lobeira se refiere también a la propuesta de Núñez Feijoo para cambiar el topónimo de A Coruña. Para lo que habría que modificar, a su vez, la Ley de Normalización Lingüística, redactada por el Gobierno de Xerardo Fernández Albor (AP) y aprobada con el voto unánime del Parlamento autonómico en 1983.

Jesús Vázquez templa gaitas
El consejero de Educación, Jesús Vázquez, fue el encargado de apaciguar los ánimos. Y así anunció que se preguntaría "en las próximas semanas" a los padres y en el mismo sobre de matrícula para el próximo curso, en qué lengua quieren escolarizar a sus hijos. Ambos, Feijoo y Vázquez, declararon muerto el Plan de Normalización Lingüística que promovió el Gobierno de Manuel Fraga en 2004 y aprobó por unanimidad el Parlamento gallego en septiembre de ese año, sentando las bases del polémico decreto que ahora quieren derogar.

"Sé adónde quiero llegar. No hay ambigüedad", asegura Jesús Vázquez. "Vamos a cumplir nuestro compromiso [de derogar el decreto del gallego] en el plazo de tiempo más corto posible", para, a continuación, echarnos a todos un jarro de agua fría: "Estamos pillados para que el nuevo decreto pueda aplicarse el próximo curso".

Manuela López Besteiro ensalzó el decreto en febrero de 2007
A algunos nos resultaba difícil de creer, pero los tres partidos mayoritarios dieron en febrero de 2007 una rueda de prensa conjunta para presentar el futuro decreto del gallego en la enseñanza. La diputada popular Manuela López Besteiro ensalzó entonces el decreto porque garantizaba "el equilibrio de las dos lenguas" tanto en el número de horas como en el de materias. Cuatro meses después, el PP cambió de opinión para afirmar que ya no creía que el decreto, avalado por la misma López Besteiro, garantizase ese equilibrio lingüístico.

Estos y otros vaivenes son el pan de cada día en un PPdeG que parece que nunca tuvo las cosas claras acerca de los problemas que viven los padres y los alumnos hispanohablantes en las escuelas y colegios de Galicia y que se aferra a un idealismo galleguista más propio de iluminados que de personas dotadas de inteligencia y sentido común.

Núñez Feijoo pide "iluminación" a los gallegos ilustres
Para rematarla, el presidente electo de la Xunta ha reafirmado el "inquebrantable compromiso galleguista" de su partido tras acudir al Panteón de Gallegos Ilustres acompañado de los presidentes provinciales de Pontevedra y Orense, por algunos diputados de su grupo parlamentario y por miembros del comité de dirección. A su llegada, Feijoo se dirigió al panteón del histórico galleguista Alfredo Brañas, en donde depositó un centro floral junto a la presidenta de Nuevas Generaciones de Galicia, María Seoane.

Núñez Feijoo recordó que nueve meses antes acudió con representantes de su partido al mismo lugar, como si se tratase de un rito druídico, para pedir "iluminación" a los gallegos ilustres ante los difíciles tiempos que se avecinaban. Según el líder del PPdeG, recién elegido presidente de la Xunta en el Parlamento, nueve meses después había querido regresar al mismo lugar para mostrar su "inquebrantable compromiso galleguista".

"Un compromiso -dijo- con el país al que pertenecemos y amamos, un compromiso con su progreso material, pero también con su lengua y con su cultura, un compromiso con el desarrollo de una cultura milenaria que queremos seguir desarrollando en libertad, un compromiso con la recuperación del inmenso patrimonio cultural".

Núñez Feijoo, en su florido discurso en el que hizo alusión a Brañas, Castelao y Rosalía, sólo se olvidó de algo muy importante: las promesas hechas a los gallegos que creyeron en él y le dieron su voto: padres, madres, jóvenes, mayores, profesores, alumnos y ciudadanos de a pie que actuaron de buena fe, pero que nunca sospecharon de la falsedad del candidato.

Y es que la maleta tenía doble fondo.

servicio vasco de salud
La oposición critica que el euskera pierda peso en Osakidetza
Considera un retroceso que la lengua vasca vaya a puntuar menosen pruebas de acceso
C. BARREIRO BILBAO El Correo 28 Mayo 2009

Las declaraciones realizadas por el consejero de Sanidad en las que anunciaba que el euskera va a tener «menos peso» a la hora de acceder a una plaza en Osakidetza ha desatado las críticas de la oposición al entender que la medida «vulnera el derecho de los ciudadanos euskaldunes a ser atendidos en su idioma». El PNV ha pedido a Rafael Bengoa que informe en el Parlamento sobre «cuál va a ser la política de su departamento» en relación con la lengua vasca, después de que manifestase en una entrevista publicada por este periódico que «equiparar un título de euskera con diez o quince años de estudio» le parecía «muy injusto».

La parlamentaria jeltzale Eider Mendoza registró ayer una pregunta en la Cámara vasca en la que exige a Bengoa «explicaciones» sobre el tratamiento del idioma en la gestión del personal sanitario y de las futuras ofertas públicas de empleo.

Mientras, el representante de Aralar Mikel Basabe aseguró que rebajar la importancia de la lengua vasca en las oposiciones es un «retroceso». «Plantear el euskera como un problema es una equivocación. El objetivo del Gobierno vasco debe ser que todos los ciudadanos podamos elegir libremente el idioma en que queremos que nos atiendan», subrayó. EA también se sumó a las voces críticas con la decisión de Sanidad. Su parlamentario Jesús Mari Larrazabal consideró de una «gravedad extraordinaria» las declaraciones de Bengoa.

Por contra, el PP ha pedido al Ejecutivo que revise la valoración de la lengua vasca en las próximas oposiciones para que se «prime la experiencia y la formación profesional sobre el idioma». «El euskera debe dejar de ser un elemento discriminatorio a la hora de acceder a una plaza», subrayó.

Representantes de la AT acudirán a la manifestación.
Palma, 30 de mayo
artículo en català en e-noticies
e-noticies, blogdejosedomingo   28 Mayo 2009

Los colectivos nacionalistas parecían tener la exclusiva de las actos reivindicativos relacionados con la lengua. De hecho, es habitual que desde los inicios de la transición, periódicamente, se celebren concentraciones o manifestaciones -convenientemente subvencionadas por los Gobiernos autonómicos o los ayuntamientos- por la oficialidad única del catalán o del vasco o del gallego o por “el derecho a vivir plenamente en estas lenguas”. El “acampallengua”, el “correllengua”, el “día de l'escola en valencià” , la “korrica” o manifestaciones a favor del gallego forman parte del paisaje político y sirven para condicionar el comportamiento de partidos y gobiernos.

Sin embargo, recientemente, otras organizaciones y entidades cívicas también están exteriorizando sus reivindicaciones en la calle con un sentido muy distinto al que pretenden los nacionalistas periféricos. Las desaforadas políticas lingüísticas de los gobiernos autonómicos y el silencio cómplice de los Gobiernos españoles, han hecho que muchos ciudadanos quieran hacer visibles su contrariedad y reclamar sus derechos lingüísticos. Así, el pasado 8 de febrero se celebraba en Santiago de Compostela una manifestación por la libertad de lenguas. Del mismo modo, en Barcelona, miles de catalanes reclamaron el 28 de septiembre de 2008 el derecho a una escolarizació n sin imposiciones.

La diferencia de concepto de las manifestaciones es evidente. Los nacionalistas monolingüistas pretenden la imposición de la lengua única, es decir, defienden que no se tenga derecho a la libertad de elección de lengua en la escuela o en la Administració n, y solicitan medidas destinadas a imponer la lengua que denominan “propia” del territorio, relegando a un segundo plano los derechos lingüísticos de los ciudadanos. Es decir, les preocupa la libre elección lingüística. Al hilo de esto último, no deja de ser triste que la posible introducción del libro electrónico en la escuela, que permite disponer de versiones en castellano, catalán e inglés, ya haya alarmado a los celosos defensores de la lengua única al considerar perjudicial para la escolarizació n de los niños el hecho de que puedan optar libremente por realizar sus lecturas en castellano, al tener esta opción, cuando ahora son obligados a hacerlo en catalán al disponer únicamente de ejemplares en esta lengua.

El caso de Baleares es paradigmático. Con la legislación que aprobó el Partido Popular, el actual Gobierno balear impulsa políticas lingüísticas sectarias en las que se pretende en la práctica hacer del catalán la única lengua oficial. Su fanatismo les ciega y prefieren, por ejemplo, perder buenos profesionales sanitarios -ahora que se necesitan tantos- a ampliar los plazos para alcanzar el conocimiento lingüístico del catalán. De igual manera, su empeño en prohibir la enseñanza en castellano llega hasta el extremo de impedir, en contra del criterio científico de psicólogos y pedagogos, que niños disléxicos puedan redactar sus exámenes en castellano.

Para protestar contra las imposiciones y reclamar la libertad de opción lingüística, para exigir, en definitiva, libertad, el Círculo Balear ha convocado una manifestación el próximo día 30 de mayo en las calles de Palma de Mallorca con el siguiente lema: “Nuestras lenguas nos unen, volem llibertat d'elecció”. Acudiré a las 12.00 horas al Paseo del Born y me gustaría que muchos padres y madres, trabajadores, profesionales, alumnos que ven limitados sus derechos de movilidad, de educación, de información, de libre comercio se sensibilizará n y nos acompañarán durante su recorrido.

Más de 20 asociaciones en la manifestación de Palma contra la imposición del catalán en Baleares
Amenazan de muerte Jorge Campos ('Círculo Balear'), organizador de la protesta
Belén Piedrafitawww.lavozlibre.com 28 Mayo 2009

Palma de Mallorca.- Más de 20 organizaciones sociales y políticas se han adherido a la manifestación convocada por 'Círculo Balear' para el sábado 30 de mayo bajo el lema 'Nuestras lenguas nos unen. Volem llibertat d'elecció'.

Los últimos colectivos en sumarse han sido la Asociación Iberoamericana, La Asociación de Ecuatorianos de Baleares (ADERB), la Asociación de Colombianos de Baleares (ASOCOLOMBIA) y la Asociación de Ciudadanos Europeos de Baleares. Según estas organizaciones, la comunidad iberoamericana está muy interesada en aprender la lengua balear. Sin embargo, no entienden que el español también sea lengua oficial en las Islas y que ellos no puedan escolarizar a sus hijos en dicho idioma. Argumentan que la imposición del catalán les supone una barrera para integrarse.

El sector empresarial también ha mostrado su apoyo con la adhesión a la convocatoria del director de Air Berlin en España y Portugal y presidente de Fomento del Turismo en Mallorca, Álvaro Middelmann, la Federación de Empresarios de Comercio de Baleares (AFEDECO) y la Asociación de Fabricantes y Empresas de la Construcción de Baleares (AFACO).

Otras entidades que han confirmado su asistencia son el Sindicato USO, la Confederación de Padres de Alumnos (FAIB - CONCAPA), la Fundación DENAES, la asociación menorquina Iniciativa Cívica Mahonesa (ICM), partidos políticos como UPyD, Ciudadanos, Unió des Pobles de Ciutadella de Menorca (UPCM) y el PP balear, así como diferentes asociaciones cívicas que abogan por el bilingüismo en Galicia, País Vasco, Cataluña y Valencia.

También estarán presentes personalidades del mundo de la política y la cultura como Rosa Díez, Albert Rivera, Regina Otaola o Santiago Abascal.

'JORGE CAMPOS, PIM PAM PUM'
Jorge Campos, presidente de 'Círculo Balear', ha recibido amenazas de muerte por haber convocado la movilización del sábado 30 de mayo en Palma. Uno de los carteles informantes, situado en la sede del colectivo, ha aparecido lleno de mensajes como 'Jorge Campos, PIM PAM PUM!!', resaltado en una diana. 'Jorge Campos, traidor mallorquí', 'Espanyol fora', 'Visca la Terra' y 'Visca los paisos catalans' son otras de las frases escritas en el cartel.

La campaña informativa de la manifestación por la libertad lingüística está recibiendo un activo boicot por parte de sectores nacionalistas radicales, que han impedido en varias ocasiones, bajo amenaza de agresiones, el reparto de folletos informativos que realizan los voluntarios de 'Círculo Balear'.

Estas amenazas han sido denunciadas ante la Policía Nacional para que efectúe las diligencias pertinentes.

El Gobierno vasco promete equiparar el castellano al euskera en la escuela
Promoverá la libertad de elección de idioma en las clases
Agenciaswww.lavozlibre.com 28 Mayo 2009

Vitoria.- El País Vasco camina de la mano de Patxi López hacia un sistema educativo igualitario, en el que castellano y vasco tengan idéntica presencia en las aulas. La legislación actual, que favorece el vasco, equilibrará la balanza, dando más importancia al castellano en la escuela.

La portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, ha afirmado que el Ejecutivo mantendrá el actual sistema de modelos lingüísticos y "garantizará" la posibilidad de los padres de optar por cualquiera de los tres modelos -en euskera, en castellano o bilingüe- para la educación de sus hijos, aunque reconoció que la aspiración del gabinete de Patxi López es implantar un sistema trilingüe que introduzca el inglés como tercera lengua en el sistema educativo vasco.

Mendia se ha referido así a la petición del PP al Ejecutivo vasco para que garantice que los padres que así lo deseen puedan matricular a sus hijos en el modelo A -enseñanza en castellano con el euskera como asignatura-. La portavoz del Gobierno autonómico ha anunciado que el sistema de modelos actual se va a mantener y que se va a proceder a la derogación de aquellas partes de los decretos aprobados por el anterior Ejecutivo que establecen el euskera como lengua principal en la escuela.

De todas formas, ha explicado que el Gobierno defiende el bilingüismo, por lo que es partidario de métodos "que garanticen que nuestros escolares, cuando terminen la enseñanza obligatoria, tengan aptitudes en ambos idiomas oficiales". Tras subrayar que el gabinete de Patxi López "garantizará" el derecho de los padres a optar por cualquiera de los tres modelos actuales para la educación de sus hijos, ha explicado que el Ejecutivo aspira a implantar un sistema trilingüe, en el que el inglés sea la tercera lengua del sistema educativo de la comunidad autónoma.

Respecto a la posibilidad de modificar el sistema de modelos actual, ha destacado que una ley que regula una materia "tan sensible" debe aprobarse con un "amplio consenso". "Nos gustaría cambiar la ley y avanzar, pero tiene que ser con un consenso amplio en el Parlamento", ha añadido.

educación
Las APA de los centros públicos afirman que la Xunta no separará a los alumnos según el idioma
Educación confirma que la encuesta a los padres será amplia
Elisa Álvarez La Voz 28 Mayo 2009

La directiva de la Confederación Gallega de APA de colegios públicos (Confapa) mantuvo su primera reunión con el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, y el famoso decreto del gallego centró como es lógico parte del encuentro. Virgilio Gantes, presidente de esta entidad, señaló que el responsable educativo aseguró que «no va a haber segregación» de los estudiantes por aula en función de la lengua elegida, y que la encuesta a los padres será amplia.

La propia consellería confirmó que no será una simple pregunta, sino un análisis más detallado sobre cómo los progenitores ven la enseñanza de sus hijos, aunque lo que no confirmaron fue la decisión de que definitivamente no habrá segregación. El conselleiro reiteró la intención de derogar el decreto de cara al curso 2010-2011, y manifestó su compromiso de que los menores dominen y tengan competencia en las dos lenguas, aunque no concretó qué materias se impartirán en gallego.

Los padres plantearon algunas reivindicaciones de cara a los próximos años, pero se encontraron de frente con un problema, los escasos recursos económicos. De hecho, como conclusión, Gantes resumió el encuentro con una frase: «No tenemos dinero, y a ver quÉ hacemos». Entre las demandas de las APA de los colegios públicos figuran que los centros cuenten con cuidadores para los niños pequeños que son transportados por autobuses escolares y pasan minutos en el patio del colegio sin que nadie tenga la obligación de atenderlos, ya que depende del voluntarismo de los profesores.

Mantener las ayudas para comedores escolares y para la apertura de los centros fuera del horario escolar fueron otras de las reivindicaciones, así como la atención a los menores con necesidades educativas especiales. «Habrá menos dinero, pero no puede haber menos para estos niños», apuntó Gantes. La Confapa insistió en la falta de recursos que trasladó la consellería, con agujeros muy importantes en el tema de comedores, y no tan graves en el transporte.

Otro de los temas candentes de cara al próximo curso es el agrupamiento de estudiantes de distintos cursos en una misma aula, siempre que no se superen los 20, o los 15 en el caso de pertenecer a distintos ciclos de primaria. Las Xuventudes Socialistas denunciaron ayer esta medida, que supone un paso atrás peligroso en materia educativa, «xa que aumenta a ratio alumnado-profesorado en contra de tódalas indicacións ao respecto da comunidade educativa». Esta iniciativa, apuntan los socialistas, pone punto y final a cuatro años de políticas públicas en los que se incrementaron los presupuestos en educación en un 30%.

Una circular no nueva
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, hizo alusión en Ourense, tal y como informa Miguel Ascón, a esta polémica circular, asegurando que se trata de un documento que ya utilizó el anterior Ejecutivo. «Este tipo de circulares e de decisións xa estaban adoptadas polo anterior Goberno e se fixeron. Pois que este goberno tamén teña polo menos os mesmos dereitos que o anterior», adelantó, recordando que todavía está en un momento de recoger información y plantear negociaciones.

Feijoo también confirmó que se seguirá adelante con los cambios en la Lei de Función Pública, para permitir que el opositor elija contestar los exámenes en gallego o en castellano.

El Servicio Catalán de Tráfico se negó a dar el examen de castellano a los candidatos
La Generalitat obliga a los profesores de autoescuela a evaluarse en catalán
Cerca de un centenar de aspirantes se manifiesta hoy para exigir que se repitan las últimas pruebas.
Barcelona - Noelia Ramírez La Razón 28 Mayo 2009

La Consejería catalana que lidera Joan Saura, la de Interior, recibirá durante esta mañana a un nutrido grupo de manifestantes en su contra. Está previsto que cerca de un centenar de aspirantes a profesor de autoescuela muestren su rechazo a las pruebas que les realizó el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) –dependiente de Interior– el pasado 25 de abril, test que consideran «inválidos» e «ilegales».

El examen, de unas 800 preguntas, sólo se podía realizar en catalán. «Cuando nos dimos cuenta, hubo compañeros que pidieron una copia en castellano, pero les fue denegada», explicó ayer a este diario August Cabello, uno de los afectados. «Es ilegal y no respeta el Estatut», defendió, y añadió que el artículo 6.2 reza que el castellano también es «la lengua oficial del Estado español» y que «todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales». Para más inri, explicó que también les avala el artículo 32, que especifica que «no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua».

Pero no sólo se vieron obligados a realizar el examen en esta lengua; además, estaba mal redactado. En la prueba de evaluación ordinaria una de las respuestas contenía la palabra «incomplertes», vocablo que ni está admitido por el Instituto de Estudios Catalanes ni avalado por los filólogos consultados.

Los afectados denuncian que el propósito de las pruebas, «con preguntas interminables e imposibles de contestar en menos de un minuto», era para «conseguir eliminar al máximo de aspirantes posibles». Según cuenta Cabello, de los más de 800 examinados, sólo 40 han conseguido el aprobado. «Pedimos que se repitan las pruebas en condiciones, con un redactado adecuado y con la posibilidad de hacer el examen en castellano». «Es extraño que el examen fuese tan difícil; comparado con el de otras promociones el nivel de antes era bajísimo», espetó.

El SCT denegó cualquier declaración sobre el uso de las lenguas oficiales en las pruebas. «Tendrán una segunda repesca aquellos que quieran volver a intentarlo», explicaron fuentes del organismo. Asimismo, indicaron que de 92 reclamaciones «sólo una» hacía referencia al uso del catalán.

Recortes de Prensa   Página Inicial