AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 22  Junio 2009

 

ETA
¡Para nada!
Agapito Maestre Libertad Digital 22 Junio 2009

La unidad contra el terrorismo ha vuelto a fracasar. Han matado salvajemente a un español, Eduardo Puelles, y los partidos políticos sólo logran movilizar a 25.000 personas en el lugar del crimen. Eso es un fracaso que sólo tiene una explicación: Rodríguez Zapatero ha conseguido desmovilizar al gran movimiento ciudadano contra los terroristas de ETA. Los millones de españoles que salieron a la calle contra el asesinato de Miguel Ángel Blanco han devenido, después del proceso de negociación de los socialistas con ETA, en sólo 25.000 personas en las calles de Bilbao.

Los millones y millones de seres humanos, que en la anterior legislatura se movilizaron convocados por las victimas del terrorismo contra la negociación de Rodríguez Zapatero y ETA, han quedado reducidas a una manifestación de 25.000 personas bajo el lema de la unidad de los partidos contra ETA. Y, sin embargo, los periódicos se esfuerzan por resaltar, primero, la "firmeza y unidad tras uno de los crímenes más crueles de ETA" y, en segundo lugar, quieren hacernos creer que hubo "una repulsa masiva a ETA en Bilbao". Los medios parecen ocultar lo real: 25.000 personas en la calle no son nada comparadas con las inmensas movilizaciones pasadas de los españoles contra el terrorismo y sus secuaces nacionalistas.

Confieso que el tratamiento periodístico de esa manifestación me sobrepasa tanto como el lenguaje de los socialistas respecto de ETA. No hace mucho tiempo todavía que Patxi López exclamaba: ¡Lo importante es que Iñaki –por de Juana Chaos– no muera". Por el contrario, ahora mantiene que "la democracia se construye sobre la memoria de las víctimas". Los cambios repentinos y radicales de su discurso y acción respecto a la banda criminal ETA son incomprensibles. Ayer, negociaban sin pudor con los criminales, mientras mataban civilmente a las víctimas; hoy, tratan de perseguirlos como si eso nunca hubiera sucedido, mientras se apropian de las reivindicaciones democráticas de las asociaciones de víctimas del terrorismo.

Esos cambios bruscos se parecen demasiado al comportamiento desquiciado del paranoico. O peor,son propios del político sin escrúpulo alguno por mantenerse en el poder. Entre el derrotismo más absoluto y el triunfalismo más exagerado, entre el nihilismo y la utopía, parece discurrir la vida del PSOE ante los terroristas. Parece, sí; porque detrás tengo la sensación de que persiste el interés por "legalizar" o integrar de alguna manera a la banda criminal. ¿Qué razón habría ahora en el PSOE para no hacer lo que siempre ha hecho con ETA? ¿Qué razón poderosa hay en el PSOE que le obligue a dejar de jugar con ETA como ha practicado en la anterior legislatura? Si la hay, en verdad, yo la desconozco; pero si existiera sospecho que nunca sería tan fuerte como su instinto obsesivo de permanecer en el poder. Porque este motivo nunca será equiparable a las razones de las víctimas, creo que los socialistas harían cualquier cosa antes que cerrar la puerta a la integración "de los etarras buenos"... Es necesario, pues, seguir jugando con ETA.

Y, sin embargo, esa destrabada conducta de los socialistas ante los criminales, en realidad, esa utilización política del terrorismo llevada a cabo por Rodríguez Zapatero y su gente también ha conducido a un lenguaje políticamente correcto, que ha terminado por contaminar incluso a los medios de comunicación. Así, después del asesinato de Eduardo Puelles, los columnistas de la prensa y los comunicadores de radio y televisión han utilizado un lenguaje tan dependiente de los socialistas, a veces también del PP, que olvidan lo fundamental: los criminales de ETA han conseguido más cosas de las que jamás un ciudadano normal hubiera estado dispuesto a conceder. Naturalmente, no han conseguido "todo" lo que querían, pero si a alguien le parece poco, por poner sólo un ejemplo, que todo un Gobierno se haya planteado la posibilidad de crear una comunidad autónoma a partir de la unión de País Vasco y Navarra, entonces es que no sabe dónde vive.

No obstante, se cuentan por todas partes los columnistas que insisten, incluso en periódicos ilustrados, en que ETA mata "para nada". Falso. Si dejamos aparte el ejemplo citado y esa conducta paranoica del socialismo a la que antes he aludido, los asesinatos de ETA han servido para castrar, sobre todo, a la nación española, pues que ni el presidente del Gobierno es capaz de hablar de España como nación sin poner un pero... Tanto han violado los asesinos el lenguaje sobre España que ni siquiera millones de españoles, las víctimas, se sienten fuertes para hablar de la nación española... Son, por desgracia, millones los que antes prefieren hablar de Estado que de nación.

Por hoy es suficiente. Otro día seguiré esgrimiendo objeciones contra quienes mantienen que "ETA mata para nada". Imbéciles.

Pasado
IÑAKI EZKERRA Libertad Digital 22 Junio 2009

ETA pertenece al pasado. Aunque haga comunicados. Aunque tenga un partido. Aunque tenga votantes. Aunque nos cause dolor. Aunque todavía mate. Mata precisamente para eso, para hacer como que tiene futuro. Por desgracia, hay todavía entre nosotros a quien se le levanta moral con el asesinato. Son cosas que no se pueden cambiar en un día pero que ya tienen fecha de caducidad. ETA ha asesinado a Eduardo Puelles con el mismo objetivo con el que tramaba la fuga en helicóptero de dos sus presos: levantar la moral de su tropa de zombies. Y ese hecho no le resta categoría fantasmal. Con ETA pasa como con los fantasmas: que a veces pueden volver y darnos sustos y disgustos si la maldición no está debidamente conjurada, si hay una ventana por la que puedan colarse en la mansión del presente.

Las ventanas por las que se cuela el fantasma de ETA son las de nuestra buena fe, las de nuestros descuidos confiados, las de nuestros momentos de relajación en los que bajamos la guardia. El hecho de que un alto responsable de la lucha antiterrorista, un hombre que sabía lo que era ETA, un policía experimentado como Eduardo Puelles bajara la guardia un solo segundo que han aprovechado sus asesinos yo creo que debe servirnos para no dar por hecho que la batalla está ganada aunque sepamos que está ganada realmente, para que exijamos de las instituciones y de quienes las gobiernan que culminen la tarea en el frente policial, en el judicial y en todos los frentes

Aunque tenga un partido, ETA es el pasado, pero no tenemos por qué asistir a la contemplación de ese anacronismo que, como la bomba que le han colocado a Eduardo Puelles, puede darnos sorpresas desagradables y motivos de sufrimiento. ¿Para qué hay un partido de ETA? ¿Para que se haga con el censo como pretendió en cuanto sorteó la amenaza de la ilegalización gracias al Constitucional? ¿Para hacerse con nuestras direcciones como se ha hecho en el pasado y para que pueda poner al día su mailing? ¿Para que no yerren la puntería sus cartas de extorsión y sus paquetes bombas y sus bombas lapa?

Si para algo ha servido ese intento de negociación que le estalló en las manos a Zapatero fue para que su propio electorado, que lo había apoyado incondicionalmente, comprendiera que ETA había arruinado su última oportunidad; para que asumiera 'sin mala conciencia' lo que otros ya habíamos asumido antes: que debe ser derrotada. El hecho de que en estos días esa Iniciativa Internacionalista. que es el partido con menos iniciativa del mundo y el más tristemente local, guarde silencio ante este asesinato y se resista a condenarlo y vuelva a invocar el conflicto es la última y definitiva prueba que necesitaba la Fiscalía General del Estado para volver a actuar y a solicitar su ilegalización. Para devolver a ETA al pasado al menos en las instituciones. Quizá no podamos evitar que dé unos últimos coletazos violentos, pero sí que se ría de nosotros como un fantasma que vuelve para que sus carcajadas se oigan en el castillo de nuestra democracia.

Enrique LÓPEZ La Razon 22 Junio 2009
Héroes y víctimas

Hay días en los que a pesar de la adversidad, uno se siente orgulloso de pertenecer a una sociedad y ayer ha sido un día de esos. Hemos vuelto a sentir el zarpazo de los criminales, de unos absurdos y paletos delincuentes, que le ha costado la vida a un excelente servidor público. Esta vez han elegido a un funcionario destacado por su denodado trabajo, precisamente dirigido a combatirles. Han vuelto a causar dolor, han vuelto a abrir la herida que más daño hace a nuestra democracia, pero no han ganado nada, porque detrás de cada persona que desde el Estado de Derecho lucha contra ellos, hay otros diez que de igual forma van a seguir luchando. No hay nadie insustituible, somos muchos y todos lo hacemos bien. Por eso nadie puede sentirse importante en la lucha contra el terrorismo y la sociedad debe percibir la seguridad de que somos muchos y estamos dispuestos a asumir el riesgo, incluidos los jueces. El inspector Eduardo Puelles se ha convertido en un referente de ello y todos nos tenemos que sentir orgullosos de su ejemplo y trabajo. El sábado se vivió una jornada histórica, todos juntos contra el terror, un Gobierno autónomo con su Presidente a la cabeza por primera vez, el Gobierno de la Nación dedicado a acabar con ETA, una sociedad unida contra los criminales. Un auténtico sueño, cuando hace apenas dos años, algunos desoyendo el sentido común, se dedicaban a creer que se podía negociar con estos elementos. Como bien dice Benedicto XVI «con los crímenes no se dialoga. Hay que concienciarse contra el terrorismo desde el Humanismo». Creo que a nadie ya, salvo a algún tonto, le cabe la menor duda de que la única forma de acabar con estos delincuentes es la mera aplicación de la ley. Perseguirles, enjuiciarles, y si se les encuentra culpables condenarles. Esto no hace falta repetirlo cada vez que se comete un delito, lo único importante es creérselo de verdad, y actuar en consecuencia siempre y para siempre. Ese día, y creo que esto ocurrió ayer, los criminales han perdido toda esperanza de conseguir algo. Es obvio que con tonterías como mezclar el hambre en el mundo o la injusticia social con el terrorismo no vamos a ninguna parte. Los terroristas como dice Patrick J. Kennedy, «intentan modificar nuestro comportamiento provocando miedo, incertidumbre y división en la sociedad», y eso en España alguna vez lo han conseguido. Pero creo de verdad que ya no lo van volver a lograr. Debemos honrar a nuestros muertos, a nuestros héroes, y como bien dice la familia del inspector asesinado, no estamos ante una nueva víctima, estamos ante un héroe, igual que el resto de los asesinados por ETA, son nuestros auténticos héroes. Y como decía Abraham Lincoln en Gettysburg «el mundo apenas advertirá y no recordará por mucho tiempo lo que aquí decimos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, los que debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que, aquellos que aquí lucharon, hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que, de estos muertos a los que honramos, tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron hasta la última medida completa de celo». Que Dios los tenga en su Gloria siempre, y que nosotros nunca olvidemos su sacrificio, algunos siempre estaremos ahí, cuando a alguien se le vuelva a ocurrir la tontería de hablar con estos puñeteros delincuentes.


Zapatero y el crimen de ETA
Pablo Sebastián EDT

El cómplice del mundo de ETA, que en las elecciones europeas encabezó las últimas listas de camuflaje de Batasuna, Alfonso Sastre (el que durante mucho tiempo ha sido protegido por presuntos intelectuales de la izquierda, los mismos que aplaudieron la legalización de su candidatura) ha declarado en Gara, a raíz del último crimen de la banda, que "vendrán tiempos de mucho dolor, en vez de paz". Toda una amenaza y advertencia con las que se exige a Zapatero y su Gobierno el regreso a la mesa de negociación para reabrir lo que tantos llamaban, el presidente incluido, "el proceso de paz".

Un proceso que resultó de muerte y se diferenció de anteriores intentos de negociación de González y Aznar en aspectos esenciales como: el listado de concesiones políticas que negociadores del Gobierno ofrecieron a ETA en Loyola; los repugnantes requiebros de Zapatero a Otegi ("un hombre de paz") y a De Juana Chacos ("apoya el proceso"); y el cúmulo de mentiras del que hizo gala Zapatero, con el mayor desparpajo, antes de negociar de manera "oficial", durante los contactos, y después del anunciado presunto final del llamado proceso. Antes, abriendo las conversaciones con ETA sin el apoyo del Parlamento ni acuerdo con la oposición; durante, porque no hizo la menor comprobación del alto el fuego; y después, porque cuando ETA dinamitó la T-4 de Barajas mató a dos inocentes y se anunció el fin de la negociación, Zapatero -que hizo un espantoso ridículo tras anunciar el día anterior que el año 2007 sería el año de la paz- volvió a engañar a los españoles y regresó a la mesa de la negociación, donde se volvió a estrellar.

Y todo ello marcado por la temeridad, el optimismo y la incompetencia que acompañan al presidente desde su llegada al poder. Lo que anima a pensar que el modelo confederal del Estado -otro disparate de Zapatero- que este gobernante ha querido implantar en su primera legislatura, y la revisión de la Transición y de la Guerra Civil, formaban parte del escenario o de la pista de aterrizaje en la que, según el iluso de la Moncloa, los etarras acabarían por desembarcar con flores y guirnaldas de paz, y él pasaría a la historia de España como el "príncipe de la paz" (así lo preconizaban los más eufóricos publicistas del palacio de la Moncloa).

Naturalmente, para los medios y los publicistas de Zapatero nada de esto está bien recordarlo aquí y ahora, porque según ellos no se puede ni se debe hacer política con el terrorismo, pero sí se puede jugar con ellos a la ruleta rusa. Pero resulta que sigue pendiente una rectificación pública de Zapatero y que este mentiroso compulsivo -que negaba la crisis económica que toda España ya sufría- es capaz de volver a enviar emisarios a ETA a la primera oportunidad que se le presente. Como la que el siniestro Alfonso Sastre no deja de solicitar.

Naturalmente, nada de eso será a corto plazo, ahora toca apretar los dientes, poner cara de mucha indignación y hablar de una "inquebrantable" firmeza frente a ETA. Todo lo demás que precedió y que Zapatero lideró se supone que hay que dejarlo en el cesto del olvido, y allá los políticos y ciudadanos si lo consienten. Pero otros seguimos esperando de Zapatero que culmine su rectificación con un público reconocimiento de tan gigantesco error. Lo de la lucha policial sin cuartel contra ETA está muy bien, y lo del pacto de gobierno entre PSOE y PP en el País Vasco -puede que a pesar del propio Zapatero-, todavía mejor, como se evidenció en la emotiva manifestación del pasado sábado en Bilbao. Pero todo no está claro todavía, y aunque el nuevo lehendakari ha actuado de manera impecable y ejemplar hasta ahora, conviene que ni él -que lo hizo hace poco- ni nadie de su entorno vuelvan a hablar, a propósito de ETA, de "la paz".

Cuidado, ETA quiere negociar
José Antonio Gundín elsemanaldigital 22 Junio 2009

Desde la soberbia de creerse un genio literario y desde la impunidad que le da encabezar un partido legalizado por el Tribunal Constitucional, Alfonso Sastre ha ejercido de voz de su amo y ha pasado el recado de los matones: "Si no hay negociación, habrá mucho más dolor". Si ya resulta indignante que se profieran a plena luz del día amenazas de este jaez, que se hagan cuando aún está húmeda la tierra en la que yace el policía Eduardo Puelles resulta, además, insultante. La Fiscalía y el Gobierno tienen en sus manos los instrumentos legales necesarios para responder a esa provocación. Desde su legalización hasta hoy, Iniciativa Internacionalista ha dado pruebas sobradas de su servidumbre a ETA. Lo que procede ahora es acusar el recibo del mensaje que el cartero Sastre ha depositado encima del féretro e instar su ilegalización siguiendo el modelo que se aplicó a ANV.

En este largo y trágico fin de semana, las calles vascas han vuelto a poblarse de coraje y dignidad como hacía muchos años que no sucedía. Un rumor ronco y profundo está emergiendo a la superficie, como una marea largo tiempo confinada por el temor, el desánimo y la asfixia nacionalista. Se ha percibido la voluntad de no doblegarse, la obstinación de quienes durante treinta años han sido tratados como vascos de segunda. El lendakari López, apoyado por un Basagoiti lúcido y valiente, ha empezado a liderar esta revuelta cívica contra la mafia etarra. Al resto de los españoles les cabe el deber de alentarles y sostenerles. Y al Gobierno de la nación, le obliga la responsabilidad de poner el Estado de Derecho a su servicio y hasta las últimas consecuencias. Sin actitudes dubitativas ni melancólicos recuerdos del pasado reciente porque, cuidado: ETA vuelve a agitar el señuelo de la negociación.

El grito de Antígona
IGNACIO CAMACHO ABC 22 Junio 2009

ESA mujer, la viuda de Eduardo Puelles, es una nueva vestal de la dignidad y del coraje. A lo largo de todos estos años de plomo y rabia, un grupo de mujeres valientes y enteras ha mantenido vivo el fuego de la memoria de las víctimas del terrorismo como testimonio moral de la resistencia y del dolor. Madres, viudas, hermanas, hijas. Pilar Ruiz, Ana Iríbar, Teresa Jiménez Becerril, Conchita Martín, Maite Pagaza, Sandra Carrasco, Mari Mar Blanco y tantas otras han arrastrado su desgarro interior a través de una lucha indomable contra el olvido y la desidia, contra la anestesia y el conformismo. La democracia española tiene con ellas una deuda de gratitud por su tenaz, irrenunciable y no siempre comprendida aspiración a una justicia sin transacciones. Ellas han sido la primera fuente de energía frente al desfallecimiento y el último depósito de legitimidad ante el desengaño. Se han enfrentado al relativismo, a la apatía, al oportunismo y al desamparo. Y han construido un clima de sacrificio capaz de soportar el desafío agónico de la defensa de la libertad.

Abrazada a la bandera-sudario de su marido asesinado, Paqui Hernández ha sido la última en incorporarse a su pesar a este coro de antígonas del sufrimiento. Su demoledor testimonio de firmeza representa un puñetazo de rebeldía en la conciencia de ese sector de la sociedad vasca amodorrado en el silencio acomodaticio de la indiferencia. Un revulsivo emocional, una sacudida ética, un relámpago de determinación en la atmósfera tensa y eléctrica del drama. Sin lágrimas -«no me veréis llorar»-, sin quebranto, sin lamentos; con un orgullo templado y solemne, con la convicción impetuosa y torrencial de una heroína trágica.

Hay en el alegato de viuda de Puelles un mensaje de rotunda potencia moral, un llamamiento indeclinable contra el desmayo, la resignación o la flaqueza de espíritu. El mensaje de Ermua, retoñado tras años de vacilaciones, inercias, pasividades, renuncias y falsos atajos. El discurso de la valentía y el denuedo, de la responsabilidad y el coraje. Un grito de serena entereza, una vigorosa repulsa de la apatía, de la ambigüedad y del desaliento que puede y debe ser el punto de inflexión para un tiempo distinto y una respuesta diferente.

Porque hay un clima diferente y una voluntad distinta. Porque nunca había sonado el himno nacional en el entierro de un policía en Bilbao. Porque nunca se había oído a un lendakari apostar sin matices por la derrota del terror. Porque se palpa el retorno del hálito unitario de Ermua, conservado por las víctimas en el altar del respeto, de la memoria y de la decencia, al fondo de un marasmo de desconsuelo y de sangre. Es hora de transformar los símbolos de esta renacida esperanza en un liderazgo social y político que no desmerezca ese anhelo. Puede que no haya otra oportunidad como ésta.

Insana anacronía
GABRIEL ALBIAC ABC 22 Junio 2009

ETA nace en el punto de intersección de dos milenarismos. Caduco uno: el nacionalista. Emergente el otro: la gran marea que, tras el sesenta y ocho, iba a llevar a toda una generación europea a bordear el abismo, y a una parte excesiva de ella a ser por él tragada. Con los ojos de aquellos años, el componente nacionalista no era -no podía ser- más que anacronismo residual y un tanto cómico, llamado a ser necesariamente diluido en la apocalíptica fantasía que en aquellos años lo envolvía todo: la de una esperanza revolucionaria que muy pronto acabaría por revelarse como nueva suplencia de la providente fe en el reino de este mundo.

Pero todos nos equivocamos. Pasaron los años de la epopeya izquierdista. Demasiados, en toda Europa, dieron con su biografía en el horrible manicomio del terror; en el terror aniquilaron y se aniquilaron. Cerrado el ciclo, a final de los setenta, los más lúcidos entendieron la catástrofe que arrastra consigo toda fantasía apocalíptica. No es la primera vez que eso sucede. La tentación utópica es cicatriz incurable del inconsciente humano: deseo fallido de un mundo sobre el cual primen el sentido y la redención consumada de la especie. De un modo muy exacto, que todos los estudiosos conocen, la teoría política moderna nace, con Maquiavelo y Guicciardini, del frío constatar hasta qué punto el final de las utopías es necesariamente un incremento extremo del dolor a cuya supresión sueñan haber encaminado su proyecto. En el crepúsculo del siglo quince florentino, Savonarola soñó hacer en su ciudad eso: reino de Dios, en el cual se anticipase el cielo. Y Florencia se desmoronó en su sima más honda. Nunca más la utopía, exige Maquiavelo. La santidad, en política, medita Guicciardini, sólo construye infierno.
El milenarismo izquierdista de los años setenta se extinguió. Sabemos hoy, gracias a los prolijos archivos del Este, que, si un regusto revenido de aquello fue retornando en los ochenta, lo era sólo como apéndice de las redes de inteligencia soviéticas en los pasajes terminales de la guerra fría. Lo de Alemania fue lo más trágico, sin duda. Pero Alemania era la línea de frente en aquella guerra. El modo en que los jóvenes terroristas de la RAF de Baader y Meinhof fueron marionetas milimétricamente manejadas por los servicios secretos del Este, y el modo en que por ellos fueron entregados a sus homónimos del otro lado tras caer el muro, figura entre los ejercicios más crueles, más cínicamente crueles, de un tiempo marcado por el universal engaño.

Disponemos hoy de documentación exhaustiva: es la ventaja cuando un imperio cae y hasta los más oscuros archivos pueden ser comprados. A mí me escalofría particularmente, esa nota manuscrita por la cual Brezhnev autoriza, en abril de1974, al KGB para que integre en su estructura al FPLP palestino. No sólo porque el FPLP haya sido una de las más eficaces máquinas de asesinar en la Europa de los años setenta, sino porque el FPLP fue el puente entre terrorismo europeo y terrorismo en el Cercano Oriente. Y, en buena parte, el proveedor en armas y campos de entrenamiento para esa generación suicida que, en la vieja Europa, soñó paraíso y alumbró tinieblas. Y pereció.

Todo cuanto confluyó en el nacimiento de Eta se ha extinguido. El franquismo, por supuesto. La guerra fría. El Este. Del retórico fervor en inminentes amaneceres de luz y de hombre nuevo, queda sólo el grotesco caudillismo de Castro en Cuba. Hasta el nacionalismo mesiánico se vino abajo en el Ulster. Hoy, Eta es una rareza fuera del tiempo. ¿Qué maldición exige a esa pobre tierra vivir y morir en la anacronía?

Camino de la cárcel sin paradas intermedias
Alfredo Casquero elsemanaldigital 22 Junio 2009

El presidente de la comunidad autónoma vasca (no quiero escribir el palabro con k), ha dicho que se le va a enseñar a ETA el camino de la cárcel. Aún con la sospecha fundada en quien fue, no hace mucho tiempo, interlocutor con el brazo político de ETA, por primera vez desde el Gobierno vasco hay un mensaje contundente contra la banda de ultraizquierda. Por primera vez el Gobierno Vasco no ha sido ambiguo, o cómplice, de la barbarie etarra.

Por primera vez no hay terreno para una justificación lejana basada en un conflicto político que no existe. Han asesinado a un español por ser español. Han hundido en el dolor a una familia, a una sociedad que se resiste a aceptar la imbécil teoría de los nacionalistas sobre una nación que no existe, por muchos muertos que pongan encima de la mesa, o por muchos planes de soberana estupidez que exhiban los otros nacionalistas.

Un muerto más, terrible, como todos, no por ser uno de los nuestros, expresión tan desafortunada como nacionalista, sino por ser español. Por ser uno de todos. El Presidente del Gobierno, declara también que su "firmeza es inquebrantable". Nuevas sospechas hacia alguien que ha llamado al filo etarra Otegui hombre de paz, y que mantuvo en las cloacas del silencio y de la ocultación una mesa con quienes han asesinado a Eduardo Puelles. Pero nuevamente queremos hacer un esfuerzo de olvido, un ejercicio de esperanza para creer en las palabras de alguien tan poco veraz como el Presidente del Gobierno.

Las declaraciones suenan siempre a sabidas. Quizá es necesario efectuarlas, pero suenan muertas, tan muertas como inútiles. Tan inútiles como repetidas. La única declaración válida es la de la Policía, la de la justicia. No hay otro camino para aplastar a la banda comunista. No hay otro vericueto, otra vía secundaria, otra negociación posible, solo aplicar la legislación sin contemplaciones. Y mejorar la Ley de Partidos para evitar otro gol de ETA, no parado por el Tribunal Constitucional.

Si el Presidente de la Comunidad Autónoma Vasca (me niego a jugar con las palabras nacionalistas) decide acabar con ETA, es posible que comience su estertor. El camino de la cárcel, sin paradas intermedias, con la Policía Vasca, por fin, enfrente de los asesinos y sus cómplices, y no detrás, en la retaguardia y con vergonzantes órdenes de no actuar. Sin paradas intermedias que son los complejos de la izquierda española en legislar para el ciudadano, y plantear, siquiera como debate, la posibilidad de la cadena perpetua.

Sin paradas intermedias ETA tiene sólo un camino, que no es el de la paz, porque no hay una guerra. Que no es el de la negociación, pues nada hay que negociar, salvo cuánto tiempo tendremos que esperar hasta que la última alimaña que mata o la última rata que apoya a la banda comunista, o la última cucaracha que siembra el terror en las calles vascas con los carteles de los perros o la quema de autobuses, acaben en la cárcel.

ETA convertida ya en una mafia que roba y mata debe ser aniquilada. La policía vasca, liberada ya de las ataduras cómplices del PNV ha de meterse hasta el último cuarto de la última casa, hasta la cocina del caserío más recóndito, y enseñarles a los perros el camino de la Ley, si se puede, el de de la cadena perpetua, y si no, como mínimo, la celda donde pasarán los peores y más largos años de su vida. Los mismos terribles años que han hecho sufrir a todos los españoles que han dado su vida por la libertad y por España.

Obama: ¡Cuidado con la izquierda europea!
Francisco Rubiales Periodista Digital 22 Junio 2009

Tenga usted cuidado, señor Obama, y medite con calma sus movimientos porque está usted a punto de cometer errores dramáticos para su país, los Estados Unidos, y para la causa mundial de la libertad. Esa izquierda europea a la que usted se acerca con incauta admiración es una quimera y lo que queda de ella está tan deteriorada que acaba de ser vapuleada por los ciudadanos en las elecciones del 7 de junio.

Debería ser usted menos ingenuo, señor Obama, y saber que la izquierda europea que admira, aquella que supo construir el "Estado de derecho" y apoyar a los ciudadanos más humildes y desprotegidos, es hoy un espejismo marketiniano que ya no existe y que ha sido suplantada por otra izquierda que ya no encarna la esperanza sino el ansia de poder, que convive con la corrupción y la indecencia, que no cree en la democracia y que se ha especializado en cobrar impuestos altos y gastar dinero a manos llenas.

Sea usted consciente de que esos mismos asesores que en su discurso de El Cairo le llevaron hasta el ridículo histórico y le envolvieron en el engaño y en la complacencia pacifista al distorsionar la verdad sobre Al-Andalus, contraponiendo su nunca existente tolerancia con una inquisición que nació cinco siglos más tarde, son los mismos que ahora sobrevaloran y le están "vendiendo" una izquierda europea idílica que sólo existe ya en la literatura de propaganda y en las mentes soñadoras de algunos jóvenes idealistas.

Siga usted, señor Obama, si quiere, los pasos de esa quimera, pero hágalo consciente de que los ciudadanos europeos han dejado de creer en ella y que, cansados de ser engañados y hartos de contemplar como los líderes de esa izquierda abandonan los viejos valores, se despojan de su armadura ética y se alían con el privilegio, la corrupción y el disfrute desmedido del poder, han decidido rechazarla en las urnas el pasado 7 de junio, castigándola por sus traiciones y convirtiéndola en una fuerza parlamentaria decadente y en declive.

Imite usted, si lo desea, al español Zapatero, al que algunos de sus asesores describen como un joven reformista, soñador y audaz, dispuesto a cambiar el futuro, pero sepa que ese dirigente español también perdió las elecciones del 7 de junio porque su pueblo, por fortuna, ha empezado a descubrir que estaba siendo engañado por una conspiración de sonrisas falsas, buenismo hueco, promesas sustentadas en mentiras y un malgobierno terrorífico que, disfrazado de progreso, conduce a España hacia la pobreza, la derrota y el fracaso histórico como nación.

Ojalá continúe usted encarnando el espíritu libre y pionero de los Estados Unidos de América y siga luchando por liquidar las injusticias y los desmanes. No abandone usted jamás su hermoso sueño de cambiar el mundo desde el corazón del Imperio, pero no cometa el error fatal de inspirarse, para hacerlo, en un modelo fracasado. No siga usted los pasos de aquellos que ya han traicionado y frustrado la esperanza de los más limpios y honrados demócratas de Europa.

Voto en Blanco

Riesgos
El enigma iraní
GEES Libertad Digital 22 Junio 2009

Irán es en este momento origen de muchos enigmas. El más obvio e importante es el que se refiere al futuro: ¿Donde irá todo a parar? En el supuesto de que los jerarcas de la revolución islámica tengan claro qué es lo que están dispuestos a hacer para recuperar el pleno control de la situación y desactivar la amenaza al régimen, lo que no es tan seguro es cuáles serán los resultados de sus acciones. Pero la más probable es que estén decididos a emplear toda la violencia que sea necesaria y que finalmente consigan su objetivo, lo que hará al sistema más represivo mientras sectores importantes de la sociedad abandonarán toda ilusión de que el régimen pueda evolucionar hacia algo más abierto y menos agresivo.

En todo caso, ni la política ni la sociedad serán las mismas y se acentuará una evolución de una autocracia teocrática a una dictadura militar, porque la base de poder de Ahmadineyad es la Guardia Revolucionaria, un ejército de elite dentro del ejército y cada vez más un Estado dentro del Estado, que controla directamente como propietario un fragmento sustancial de la economía iraní, con las consiguientes ineficiencias que contribuyen al progresivo empobrecimiento del país a pesar de su riqueza petrolífera. A esta privilegiada elite militar hay que añadir, como uno de los puntales del régimen, la milicia de voluntarios Basij, que actúan duramente como partida de la porra contra disidentes y manifestantes. Salen de las capas humildes de la sociedad y se benefician de las dádivas que la revolución prodiga a sus incondicionales. La clave de esa evolución es que el Gran Ayatolá Jamenei, autoridad suprema, responsable ante nadie, apoya a y se apoya en esos elementos tanto como en la facción del clero que acepta esa alianza.

Pero nada tiene de novedoso que el futuro sea incierto. Más problemático es lo que desconocemos del Irán de hoy y lo más inquietante es que no podemos, por más que nos pese y en contra de casi todo lo que se dice, estar seguros de que los resultados hechos públicos sean un puro fraude. Encuestadores americanos aseguran que sus previsiones daban todavía más ventaja al actual presidente y defiende el carácter científico de su trabajo con argumentos para cuya discusión no contamos con espacio. Un conocido columnista del Washington Post nos cuenta que diversos especialistas de la CIA corroboran esas mismas conclusiones, aunque en este caso consideran que la victoria real ha sido amplificada. ¿Para que entonces anunciar los resultados mucho antes de que hubiera sido físicamente posible realizar el recuento? ¿Para qué atribuir al ganador ciertas victorias inverosímiles en lugares que habría que tomar por feudos de sus rivales? Es tan enigmático que hay que pensar en lo más retorcido. Quizás como provocación, para eliminar a los elementos más peligrosos para el régimen y darle a éste un golpe de timón hacia una dureza todavía mayor. Sencillamente no sabemos cuáles puedan ser los verdaderos resultados y el porqué de ese comportamiento.

La cuestión no concierne solamente a los iraníes. Irán es y será siempre un país importante en el Oriente Medio, pero lo que universaliza el interés por sus problemas es su programa nuclear. La evolución interna del país concierne a todo el mundo árabo-islámico, cada vez más angustiadamente preocupado por la capacidades que está a punto de adquirir, que son percibidas como cuestión de vida o muerte en Israel y constituyen un problema prioritario de la política americana que confronta a su presidente con una engorrosa disyuntiva: traicionar los principios que proclama quedándose callado, con la esperanza de arrancarle concesiones a un régimen más duro que nunca –que de todas formas ya lo está acusando de ser el incitador de las protestas–, o apoyar un movimiento democrático destinado a la derrota, apoyo que servirá de pretexto a los vencedores para cerrarse en banda a cualquier negociación.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

El día 'E', de español
María Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 22 Junio 2009

El pasado sábado 20 de junio tuvo lugar el Día E o Día del Español, una iniciativa del Instituto Cervantes que pretende incrementar la visibilidad de la lengua española en el mundo y crear un punto de encuentro para todos los hablantes de español. La primera celebración internacional del Día del Español tuvo lugar en los más de 70 centros que el Instituto Cervantes tiene en 43 países.

La campaña de comunicación creada por el Instituto Cervantes está siendo un ejemplo positivo de mercadotecnia viral: su difusión a través de los medios de comunicación ha convertido el acto en noticia. Aunque todavía sea un proyecto a pequeña escala, si en los próximos años el Instituto Cervantes logra complementarlo y engrandecerlo, el español puede llegar a experimentar una proyección aún mayor de la que tiene actualmente. Por ende, la imagen de España se vería indirectamente reforzada.

La proyección internacional del español es loable pero en este sentido hemos llegado un poquito tarde. Cuando en 1991 se creó el Instituto Cervantes, la Organización Internacional de la Francofonía llevaba ya 21 años en pie. Su misión no se limita a la proyección internacional del francés, sino que va mucho más allá. 56 Estados miembros y 14 observadores, agrupados bajo la bandera del francés, trabajan en servicio de la paz, de la cooperación económica y cultural, de la solidaridad y del desarrollo sostenible. De esta forma y muy poco a poco, Francia ha logrado que el francés sea una lengua asociada a valores universalmente compartidos.

Esto no es una competición. No se trata de ver quién consigue reclutar a más gente o qué incremento es más espectacular. Personalmente considero que la iniciativa del Instituto Cervantes es un primer paso positivo en el reconocimiento internacional del español como lengua de prestigio, pero no puede quedarse ahí. Las diferentes instituciones de promoción del español deben unir esfuerzos por un objetivo común. Entre 450 y 500 millones de personas compartimos un idioma que no cesa de crecer. Tenemos que conseguir incorporarle el prestigio que se merece y eso sólo lo podemos hacer unidos.

En definitiva, ésta es una buena noticia pero no nos debe hacer olvidar otro punto importante. El aprendizaje de lenguas es fundamental. El plurilingüismo nos enriquece y nos aproxima al otro, nos hace formar parte de un mundo en constante evolución. No podemos quedarnos encerrados en nuestra pequeña bola de cristal. España ya no es un país autárquico encerrado en sí mismo. Día a día intentamos demostrar que España se merece un lugar en la élite y, para ello, seguramente han de cambiar muchas cosas. Aprender lenguas está en nuestra mano.

Despilfarro autonómico
Editorial ABC 22 Junio 2009

LA proliferación de delegaciones oficiales, sucedáneos de embajadas, oficinas de promoción comercial, patronatos de turismo e institutos culturales dependientes de las comunidades autónomas en el extranjero se está convirtiendo en un innecesario lastre económico para el contribuyente, si no en un irritante despilfarro que conviene fiscalizar con lupa. Los datos del Gobierno acreditan que en este momento hay 196 organismos de esas características en los cinco continentes, de los cuales una cuarta parte, exactamente 46, dependen de la Generalitat de Cataluña, obsesionada con difundir en el exterior y con dinero público la falsa imagen de una nación soberana independiente de España. No en vano, el responsable de la «acción exterior» de la Generalitat es Josep Lluís Carod-Rovira, quien recientemente se ha visto obligado a explicar por qué cargó en más de veinte tarjetas de crédito los gastos de uno de sus múltiples viajes. Su excusa -«cuestiones de seguridad»- sencillamente no es creíble. Cuando a las veleidades nacionalistas de abrir delegaciones «diplomáticas» autonómicas por todo el mundo se une el dispendio que supone mantener artificial e innecesariamente instituciones cuyo presupuesto nace de restar dinero a partidas relevantes -educación, sanidad, infraestructuras, justicia...-, la cuestión de fondo resulta doblemente preocupante.

Muchas de esas delegaciones están situadas en los mejores emplazamientos de las principales ciudades del mundo, lo cual dice muy poco en favor de la austeridad que pregonan algunas autonomías con tanta alegría como falacia. No se trata de cuestionar la necesidad de incrementar el endeudamiento público en épocas de crisis, sino de que ese endeudamiento se base en causas justificadas y justificables. Y crear «embajadas» autonómicas en el extranjero no es probablemente una de ellas a los ojos de millones de contribuyentes, que inevitablemente perciben en las comunidades a administraciones públicas conflictivas, victimistas y pedigüeñas. Es hora de que la financiación autonómica quede supeditada a criterios finalistas convenientemente consensuados para evitar dispendios, amiguismo y un aumento exponencial del número de funcionarios y asesores a cargo de los poderes autonómicos, sin más funciones fijas que crear lobbys opacos y cuidar caladeros de votos. Porque la situación económica no lo aconseja y porque la contribución real de estos organismos a la proyección exterior es inexistente. Pero sobre todo, porque el Gobierno tiene en exclusiva el mandato constitucional de dirigir la acción de España en el exterior y no es de recibo que consienta la invasión de ese terreno y, además, con derroche.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Patxi López
ETA no es fascista
José García Domínguez Libertad Digital 22 Junio 2009

Ese discurso del lehendakari tan celebrado, tan firme, tan en las antípodas de aquella ruin doblez de Ibarretxe, sin embargo, constituye la prueba de que los civilizados ya hemos perdido la batalla decisiva, la del lenguaje, frente a la barbarie. Así, igual de urgente, si no más, que devolver al Estado el monopolio legítimo de la violencia en el País Vasco, ha de ser retornar su significado genuino a las palabras. Y mientras no tomemos al asalto esa trinchera, la del diccionario, los gudaris y sus pares, los recogedores de nueces continuarán avanzando en la lenta pero segura colonización del imaginario colectivo.

"Se acabó la impunidad de ETA y de los chivatos del fascismo", clamó el lehendakari en su intervención. Frase, al parecer improvisada, que no sólo ha merecido honores de portada en la prensa nacional, sino un aplauso tan cerrado y unánime como absurdo. Razón última, quizá, de que María Dolores de Cospedal se apresurase a abundar en idéntico despropósito, tildando de "fascista" al Pacto del Tinell. Proclamas ambas, tanto la de López como la de Cospedal, muy dignas de encomio si no acusasen un pequeño problema ontológico, a saber, que ni los etarras ni el Tripartito son fascistas, sino todo lo contrario: antifascistas militantes. Algo que, por lo demás, es de dominio público.

Pues nadie ignora que ETA, amén de pretenderse un movimiento de liberación nacional, apela al marxismo como supremo garante doctrinal de sus señas de identidad. De ahí que tampoco nadie haya visto a Otegi y a Josu Ternera saludándose a la romana, cantando las glorias del Duce en las herriko tabernas o recitando a D’Annunzio en euskera batúa. Ternera y Otegi, todo el mundo lo sabe, ni son ni nunca han sido fascistas, sino auténticos revolucionarios de izquierdas.

Y no obstante saberlo, el lehendakari jamás de los jamases se atrevería a gritar, por ejemplo: se acabó la impunidad de ETA y de los chivatos de esos gudaris comunistas. Igual que tampoco la Cospedal osará pronunciar la verdad a propósito del Tinell: genuino catalanismo, en estado puro, una añeja estrategia frentista que se remonta a la Solidaritat Calalana de Cambó, hace más de un siglo.

Y es que les han okupado el inconsciente y ni siquiera se dan cuenta.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

ETA
Hedor a tongo
Emilio Campmany Libertad Digital 22 Junio 2009

Hay en el ambiente un ácido olor a tongo. Más que un olor es un tufo, como cantaba Giorgio Gabert en los setenta. El asesinato del viernes ha puesto en evidencia que Zapatero y Rajoy han iniciado un discreto romance de conveniencia, sin amor, pero con intereses familiares comunes. Los dos han decidido presentarse ante la opinión pública hombro con hombro, haciendo frente a ETA. Los más crédulos pueden pensar que todo se debe al pacto que PSOE y PP suscribieron en el País Vasco. El agradable espectáculo de ver a un lehendakari tronando con firmeza contra la banda terrorista parece ser la prueba. No lo sé. Patxi López fue el que puso rostro a la operación de apartar a Nicolás Redondo Terreros de la jefatura del PSOE en el País Vasco. Eguiguren fue el brazo ejecutor. Todo tenía un solo fin, negociar con ETA.

Aquel trapicheo no fue consecuencia de una táctica ingenua, fruto de la ilusión de llevar cuanto antes la paz al País Vasco. Detrás está el deseo de Zapatero de ser el hombre que acabe con ETA. Él sabe que no puede serlo si la banda se apaga poco a poco, estrangulada por la persecución policial. Si la ETA se extinguiera así, el mérito tendrían que compartirlo muchas personas, pero sería atribuido especialmente a una, a José María Aznar. Y eso no es tolerable. En Gran Bretaña, fue Margaret Tatcher quien acabó con el IRA, pero quien se colgó las medallas fue Tony Blair porque fue él quien suscribió el acuerdo del Viernes Santo. Y Zapatero quiere hacer lo mismo con la ETA. Ser él quien firme la paz para ser él a quien se atribuya el mérito de haberla logrado.

Ahora, Patxi López viene cargado de palabras grandilocuentes, Rodolfo Ares da a la Ertzaintza las instrucciones que nunca le dieron los consejeros de Interior del PNV y Basagoiti lo respalda todo siguiendo las instrucciones de Rajoy. Pero todos ellos vienen de tirar por la ventana, unos a Redondo Terreros, y otros a María San Gil. Puede que Eguiguren y Zapatero hayan renunciado a un final negociado y que a Rajoy le convenga creerlo, pero ¿por qué tendríamos que hacerlo los demás?

Encima, la escandalosa situación del CNI, donde los mejores agentes de la lucha contra ETA han sido apartados, levanta la inevitable duda de si un director más capaz no hubiera estado en condiciones de evitar este asesinato. Y el PP calla. Y calla, a pesar de que, como reveló Pedro J. este domingo, el nombramiento de Saiz no fue consensuado, y sí impuesto por el PSOE sin más mérito que el de estar casado con una prima de la mujer de Bono.

La pestilencia no sólo baja del norte y de la cuesta de las perdices. Sin necesidad de salirse del centro de Madrid, hay que ver la fetidez que desprende el pacto entre Cristóbal Montoro y Octavio Granado de invertir 90.000 millones de nuestros euros en el rescate de las Cajas de Ahorros que han mal administrado los políticos de ambos partidos. No huele mejor lo que cocina María Emilia Casas en el Constitucional. Se espera una sentencia interpretativa acerca del Estatuto de Cataluña que dejará a salvo ese monumento a la insolidaridad a través de la ya habitual argucia de decir que artículos groseramente inconstitucionales no lo son si se interpretan de manera opuesta a lo que dicen. No va a haber en España pinzas bastantes con las que taparse la nariz.

Desde la cofa
¿Fascistas?
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 22 Junio 2009

ETA ha volado por los aires la vida de un héroe. Conocen bien las implicaciones que tiene para ellos un gobierno no colaboracionista en el País Vasco. Esos ríos de dinero público que anegan las organizaciones fachada de la banda terrorista. Esos policías autonómicos con las manos atadas. Todo ello irá desapareciendo poco a poco. Y para demostrar su fuerza recurren siempre a lo mismo, al cobarde atentado.

Sí, hay cosas que están cambiando y que cambiarán aún más en el nuevo Gobierno vasco. Pero hay cosas que no cambian, y que no tienen visos de cambiarse jamás. El nuevo lehendakari, Patxi López, ha hablado con aparente firmeza de su decisión de acabar con estos "fascistas".

¿Fascistas?
¿Por qué utiliza esa palabra, si está claramente mal empleada? ¿Qué quiere decir, en este contexto? Ya se utilizó esa expresión en el pasado, pero llevamos años utilizando "izquierda abertxale". ¿Por qué vuelve la palabra fascista?

ETA es un grupo terrorista con dos patas ideológicas: el comunismo y el nacionalismo. Lo que quieren es un País Vasco independiente y convertido en una nueva Albania, con su buena dictadura del proletariado, sus gulags y demás. Es un partido socialista, y en la época del llamado "diálogo" se le reconoció como tal, llamándole "izquierda abertxale". Nadie les llamaba entonces "fascistas". Se alegará que son nacionalistas y socialistas, como los nazis, pero su socialismo es marxista, de modo que ese camino sólo lleva al juego de palabras.

No hay razón ideológica o histórica para llamarles fascistas. Pero sí política. El término "fascista" es una llamada de atención a la izquierda; es el disco rojo de la negociación con ETA. Cuando vuelvan a llamarles, de forma oficial y con toda solemnidad, "izquierda abertxale" sabremos que se ha encendido el disco verde de la negociación.

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana

El fin de la ambigüedad
Uno de los principales avances logrados por el Pacto Antiterrorista fue terminar con la leyenda de que ETA era imbatible. Patxi López recalca que la derrota es posible
TONIA ETXARRI El Correo 22 Junio 2009

Para hacer un inventario de la lucha contra ETA, la única banda terrorista todavía fanáticamente obstinada en su anacronismo en este rincón de Europa, es preciso detenerse en el año 2001. Porque ocho años después, el liderazgo asumido con firmeza por el lehendakari Patxi López para conducir la unidad social vasca y enseñar el camino de la cárcel a los culpables del asesinato de Eduardo Puelles puede representar un nuevo punto de inflexión. Cuando empezó a ponerse en práctica el espíritu del Pacto por las Libertades, suscrito por socialistas y populares el 8 de diciembre de 2000, comenzó a derrumbarse el mito. Era 2001. Se podía derrotar a ETA. Era una cuestión de voluntad política. Y quienes sostenían lo contrario, como algunos nacionalistas que siguen aferrados al mito, lo hacían para justificar la negociación política como único camino viable.

Aquel pacto no sólo reforzó la unidad democrática, sino que se le abocó a la banda a «perder toda esperanza» de obtener ventajas políticas como mercancía de intercambio en un proceso de negociación. Bien es cierto que se derrochó un tiempo precioso en el intento del presidente Zapatero de persuadir al entorno de los terroristas de que cesaran su macabra actividad. Y que si nuestros representantes no hubieran tropezado con el recurrente señuelo de los 'duros' y los 'blandos', ahora estaríamos en el tramo final de la carrera. Pero como las lamentaciones sobre el pasado sólo conducen a la melancolía y únicamente sirven para regodeo de quienes aportan bien poco al debate, estamos hoy en el epicentro del cambio en Euskadi.

ETA sigu como si Franco viviera porque ni le interesa, ni entiende, ni comparte el juego de la democracia. Ha recibido al nuevo lehendakari asesinando al inspector Eduardo Puelles. Pero Patxi López ha encajado el golpe con determinación y con un mensaje claro que tantos ciudadanos necesitaban oír de su primer mandatario. Cuando ETA mató a Miguel Ángel Blanco y surgió ese movimiento de rebelión cívica que dio en llamarse el 'Espíritu de Ermua', hubo quién pensó que el PNV iba a abandonar la ambigüedad y terminaría por marcar una línea entre los demócratas y los violentos, aunque al otro lado se quedase un buen segmento de abertzales.
Pero no ocurrió eso, sino todo lo contrario. A medida que los ciudadanos creían que iban a poder derrotar a ETA, el PNV cayó en el miedo escénico y se 'difuminó' con todos los abertzales, justo un año después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, en el oscuro y excluyente Pacto de Lizarra. Entonces gobernaba el PNV, Ardanza fue sustituido por Ibarretxe y hemos sobrevivido una década de gobierno tripartito marcado por la falta de decisión en la lucha contra ETA y todas sus ramificaciones políticas, cediéndoles, en ocasiones, una cobertura ideológica que los ciudadanos demócratas no podían en absoluto compartir.

Ahora, en Euskadi, gobierna el partido socialista apoyado por el PP. Y ha habido tanta dejadez con los gestos de reconocimiento hacia los símbolos democráticos que si en la Casa de Juntas no existía un libro sobre el Estatuto, tampoco existe una normativa sobre la bajada de banderas a media asta en caso de duelo. Tras el atentado, la consejería de Interior ordenó que se arriaran las banderas, pero no se podía remitir a ningún decreto. La sorpresa fue en la Academia de la Ertzaintza en Arkaute. Habían arriado las banderas a media asta por iniciativa propia mucho antes de recibir la orden.

El lehendakari Patxi López ha superado las expectativas de los ciudadanos más escépticos que, a medida que lo escuchaban, en la tarde del sábado, al pie de las escalinatas del Ayuntamiento de Bilbao, agradecían sus palabras. Con el nuevo Gobierno se ha dado un vuelco institucional en la sensibilidad hacia las víctimas del terrorismo. No solo se ha fundido el hielo de los anteriores gobernantes. Se han superado los encasillamientos de las víctimas por ideologías.

El cambio escénico también se ha producido en los destinatarios de los mensajes. El lehendakari no perdió un solo minuto para decir a ETA que sobra. Se dirigió a los ciudadanos para decirles que derrotar al terrorismo es posible. Sin impunidad, con la aplicación de la Justicia, con el Estado de Derecho por delante. Con toda normalidad, como suele decir Arantza Quiroga, la presidenta del Parlamento, en donde hoy tendrá lugar un homenaje al inspector asesinado. Si la decisión de no admitir ni un espacio para los cómplices de la violencia es inquebrantable, se habrá dado seguramente el paso decisivo para acabar con ETA. El candidato frustrado de Iniciativa Internacionalista, con su amenaza en torno al sufrimiento si no se negocia, nos retrotrae al terrible año 98 cuando la banda hablaba de extender el dolor si no se atendía a sus exigencias. De los errores se aprende. Los ciudadanos que han visto brotar en Ajuria Enea un liderazgo fuerte contra el terrorismo esperan que, a sus cómplices, no se les vuelva a mirar a los ojos.

Nosostros no vamos a seguir jugando a las cartas
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 22 Junio 2009

Cuando hace seis meses asesinaron a Uría, el empresario vasco, sus compañeros de partida siguieron jugando a las cartas. Uría era en palabras de los nacionalistas del PNV “uno de los nuestros” y lo que hicieron “los nuestros” fue continuar con la partida. Lamentándolo mucho, por supuesto, y con dolor, sin duda, con aparentemente bovina resignación. Con la partida.
Nada refleja mejor que aquello la actitud del PNV ante ETA a lo largo de todos estos años. Nada refleja mejor el cambio en Euskadi que lo que ha hecho y dicho el nuevo lendakari Patxi Lopez y la mayoría parlemenaria que le apoya.Lo que ha dejado claro, muy claro es que “Nosotros” no vamos a seguir jugando a las cartas. Y en ello va a estar, está, fortalecida y firme la muy inmensa mayoría del pueblo, de la ciudadanía, pacífica, libre y democrática.

La responsabilidad de los atentados es de los asesinos. Por supuesto. Luego están sus cómplices, la tela de araña, el entramado de apoyo y flanqueo económico, propagandístico y político. En sus cercanías o de hoz y coz en el mismo puchero gentes como ese Sastre que en el dolor se convierte a augur de otros dolores cuya responsabilidad achaca a las victimas, a la sociedad que sufre el embate de los criminales antes que a los criminales mismos.

Pero , mas allá de las responsabilidades, existen dos diferentes actitudes en nuestra sociedad que hacen flaco favor al combate contra ETA y que resultan cada vez más ofensivas para todos cuantos están y libran esa batalla. Que en el fondo somos todos.

Una es la de ese nacionalismo, capitaneado por el PNV, cuyo oportunismo y falta de ética, e incluso de mínimo coraje cívico, quedo perfectamente descrito por “La partida”. En ello no sólo, y hay que decirlo, el PNV no está sólo. Siempre tienen un Carod Rovira que acude en su socorro.

Pero hay otra corriente de opinión, penosa y derrotista, que nos susurra y discursea, susurrar, eso si con grandes pucheros y congojas, es que dada la “invencibilidad” de ETA no queda sino rendirnos y , buscar la paz a cualquier precio que haya que pagar. No son pocos, llegaron incluso a ser incluso hegemónicos con el ahora innombrable “Proceso de paz” y pretendieron que ese mensaje fuera el que se diera como bueno y hasta como progresista en el cuerpo social español.

Los tiempos, por fortuna, han cambiado. La ciudadanía no ha transigido, no lo hizo nunca con ese mensaje suicida, y hoy la recuperada unidad contra el terrorismo avanza y conquista territorios de libertad. Aunque sea, y sabe que así será, a base de sangre, sudor y lagrimas. Pero se ha recuperado la certeza de que vamos a derrotar a ETA, porque ese es el único camino, porque es el único que entienden los criminales, y con él la estamos derrotando.

Porque , como ha dejado claro y diáfano el lendakari: Nosostros no nos vamos a quedar jugando a las cartas, nosotros le vamos a enseñar a los asesinos su único camino y su única esperanza: la cárcel

Los «debates» de ETA
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Junio 2009

Desde la primera muerte de un guardia civil en 1968 a la de Eduardo Puelles el objetivo de ETA ha sido siempre el mismo. Los condenados en el «proceso de Burgos», arropados como mártires por las minorías democráticas de izquierda y derecha de la época, lo fueron por usar los métodos que seguiría aplicando ETA en la monarquía constitucional y parlamentaria.

El atentado al almirante Luis Carrero Blanco, celebrado un tanto clandestinamente por millones de españoles que lo consideraron justo y necesario, no tuvo un sentido distinto al que han tenido las palabras pronunciadas el sábado último por Alfonso Sastre, premio «nacional»de teatro. La eliminación de Pertur ha sido interpretada a partir de los mismos, terribles, principios que ha mantenido la dirección de ETA a lo largo de estas décadas.

Los fines que persiguió ETA al asesinar a Buesa y los que intentaron con Recalde vinieron a demostrar que para ETA el cumplimiento de exigencias importantes para sus fines no garantizan la seguridad de sus actores si tan sólo lo son parcialmente. El nombre de Lluch va vinculado a la prohibición de cruzar la raya para todos aquellos que no comulgan con la comunidad euskaldún en medios y fines.

Masacres colectivas cuya comisión da por supuestas las muertes de niños, como fue la de Hipercor, consiguen demostrar que ETA no detiene su estrategia ante ningún tipo de consideración de carácter humanitario. Las muertes, muy contadas, de militantes del PNV, tal como la penúltima, han dejado claro que la coincidencia de objetivos finales no puede llevar a ciertas contradicciones en los medios entre unos euskaldunes y otros.

Expertos dicen que los debates en los que está enfrascada la dirección de ETA a propósito de una nueva fase en sus tradicionales objetivos independentistas, han sido saldados significativamente con el asesinato de Eduardo Puelles, modélico defensor de las libertades.


Por la libertad, contra el miedo
La multitudinaria manifestación de Bilbao ilustra el cambio de ciclo en el País Vasco
Editorial La Razon 22 Junio 2009

El funeral por el policía Eduardo Puelles, presidido ayer por los Príncipes de Asturias en Bilbao, fue mucho más que una dolorosa despedida a un servidor de la comunidad asesinado por ETA, con toda justicia calificado de héroe por su hermano. Por primera vez se han visto gestos y señales que nunca antes se habían dado. Como, por ejemplo, que el féretro, cubierto con la bandera de España, fuera portado por miembros de los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad: Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local de Bilbao y Ertzaintza. Pocas imágenes como ésta son capaces de transmitir con tanta nitidez la unidad de todos contra ETA. Imagen que sumada a la del Parlamento de Vitoria, también inédita, condenando de forma unánime el asesinato, atestigua un cambio esencial en el País Vasco.

Tampoco pasó desapercibido que un ertzaina retirara de la plaza de Arrigorriaga, en medio del aplauso de los congregados, el retrato de un preso etarra; ni que la bandera nacional y la ikurriña ondearan juntas a media asta en la fachada de la Cámara vasca, lo que nunca antes había ocurrido. El cambio de Gobierno en el País Vasco, después de treinta años de asfixia nacionalista, está propiciando que los ciudadanos se sacudan el miedo, levanten la cabeza y planten cara a los matones.

Ayer se pudo observar a través de la televisión vasca, que retransmitió en directo una manifestación contra ETA, que la resignación y la congoja del llanto, que tanto han pesado en otras concentraciones, están cediendo a actitudes más activas y a la determinación de «acabar con ellos». Ha sido la viuda de Eduardo Puelles la que, con una entereza sobrecogedora, sintetizó el espíritu que presidió la multitudinaria manifestación de ayer en Bilbao: «Si creen que pueden con mi marido, se equivocan, porque como mi marido hay otros muchos policías». Ese valor, esa resolución inquebrantable y esa fe en que los asesinos serán borrados del mapa y se pudrirán en la cárcel han empezado a aflorar sin complejos ni temores en las calles vascas.

En la capital bilbaína se hicieron realidad ayer los populares versos del guipuzcoano Gabriel Celaya, «¡a la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo!». El lendakari López, apoyado por un PP que lidera con gran altura de miras Antonio Basagoiti, está llamado a catalizar esa reacción general contra los asesinos, su brazo político y sus cómplices sociales que justifican la limpieza étnica e ideológica. Es deseable que a esa reacción de coraje cívico se sumen los nacionalistas del PNV, cuyo concurso es fundamental para desligitimar a los independentistas del coche bomba y el tiro en la nuca. Sería muy lamentable que, tras su higiénica salida de Ajuria Enea, no revisaran sus postulados morales y políticos, y persistieran en esa equidistancia entre víctimas y verdugos que han mantenido durante tres décadas y casi mil muertos.

Desde luego, no fue ése el mensaje que las decenas de miles de personas transmitieron en Bilbao, agrupadas tras una pancarta con el lema adecuado: «Por la libertad». No cabe duda de que ha empezado una nueva etapa en el País Vasco con la certeza de que la derrota de los terroristas está más cerca y es mucho más clara. En medio del dolor, aparecen signos de esperanza; en la hora del adiós al último caído, héroe y víctima, se oye de nuevo el clamor de la calle; pese al brutal asesinato, se abre paso la liertad y retrocede el miedo. Aunque no conviene alimentar idílicas expectativas ni resultados inmediatos, una cosa es clara: se está en el buen camino para «acabar con ellos».

Baleares, tras el histórico 30 de mayo
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 22 Junio 2009

JORGE CAMPOS, PRESIDENTE DEL CÍRCULO BALEAR: "Tras el histórico 30 de mayo ya vaticinamos que nada volvería a ser igual. Cuando por primera vez en la historia de Baleares 20.000 ciudadanos salimos a la calle exigiendo libertad lingüística, esto es, libre elección de lengua para educar, entre las dos oficiales, para que la lengua no sea un requisito excluyente en el acceso a la función pública, para que se acabe con la actual discriminación lingüística, y para que se respete nuestro mallorquín, menorquín e ibicenco, es evidente que existe un problema con la política lingüística que se está llevando a cabo desde instancias gubernamentales. Los ciudadanos hemos dicho: ¡basta!

Hoy jueves 18 de junio, Menorca es la siguiente parada. Convocados por la entidad colaboradora del Círculo Balear (CB), Iniciativa Cívica Mahonesa, los ciudadanos exigirán el fin del totalitarismo lingüístico nacionalista.

El manifiesto, al igual que el lema de la concentración, 'Nuestras lenguas nos unen. Volem llibertat d'elecció', va a ser el mismo allí donde nos movilicemos. Debe ser asumido por nuestros representantes políticos y gobernantes. Algunos de estos políticos que acuden a manifestarse son los mismos que, cuando tuvieron responsabilidad de gobierno, no hicieron nada por solucionar una situación que ya empezaba a ser insostenible. A los ciudadanos ya no se nos engaña. Conocemos muy bien quienes tienen intención de derogar la actual normativa de imposición lingüística, y quienes no.

En cuanto al gobierno balear, seguimos esperando que nos reciba como representantes de esos más de 20.000 ciudadanos que, por encima de ideologías, se unieron para exigir un cambio en la actual política lingüística. Desde CB, esperamos una respuesta, en breve, por parte del gobierno socialista que preside el sr. Francesc Antich. El CB ha sido respaldado por una fuerza social sin precedentes, que no parará hasta conseguir una modificación de las leyes de normalización lingüística.

Hemos conseguido organizar a una sociedad civil mayoritaria que exige respeto a sus derechos lingüísticos individuales. El 'tsunami' de la libertad, que se inició el 30 de mayo en Palma, inundará todos los rincones de nuestras islas hasta que nuestros representantes políticos tomen cartas en el asunto para que deroguen la actual normativa que ha permitido la imposición del catalán en Baleares".

Jorge Campos
Artículo de Jorge Campos (Círculo Balear)
Viernes, 19 de junio de 2009
>>>

Manifestación en Mahón (Menorca) para reclamar libertad lingüística

Mahón es una pequeña ciudad situada en el este de la isla de Menorca (Baleares, España). Cuenta con 28.284 habitantes (INE 2007) y es la capital oficial de la isla. Una manifestación de 350 ciudadanos en una ciudad tan pequeña es una gran manifestación.

Unos 350 ciudadanos han reclamado el derecho a usar el español en la isla. A la concentración, convocada por Iniciativa Cívica Mahonesa (ICM), acudieron los principales responsables políticos y numerosos profesionales, como los especialistas sanitarios, que están dispuestos a marcharse si continúa la presión lingüística.

Martín Escudero, presidente de ICM, presentó el acto agradeciendo la asistencia a los presentes y leyendo los nombres de los partidos políticos y las asociaciones que se adhirieron a la convocatoria. Durante la concentración se pudo escuchar la canción “Libertad sin ira, libertad”, de Jarcha.

Posteriormente Mª José Rodríguez de Villalonga, miembro de la Junta de Iniciativa Cívica Mahonesa, procedió a la lectura del manifiesto en el cual demandó un bilingüismo real en la Comunidad Balear: “Nosotros, los ciudadanos, hoy reunidos y unidos en Menorca para defender la libertad, no queremos continuar con la actual situación de imposición lingüística del catalán en prácticamente todos los ámbitos de nuestra sociedad”.

Martín Escudero, presidente de ICM: “Queremos libertad de elección de lengua para poder escolarizar a los niños en cualquiera de las dos lenguas mayoritarias de Baleares. Queremos disfrutar de nuestras manifestaciones culturales y teatrales sin la politización nacionalista a la que actualmente se ven sometidas. Queremos que nuestro menorquín no se pierda con el actual proceso de sustitución por un catalán estándar ajeno a lo que siempre hemos hablado”.

Martín Escudero, presidente de ICM: “Exigimos la derogación de la actual Ley de Normalización Lingüística de 1986 […] y su sustitución por una nueva Ley de usos de las lenguas oficiales, basada en la libertad y en la realidad social de Baleares. Solicitamos a los representantes de la soberanía popular en las Cortes que garanticen con medidas legales de alcance nacional el derecho a poder ser educado en el idioma oficial del Estado en cualquier parte de nuestro territorio. Porque el problema es nacional”.

Al acto asistieron la presidenta del PP balear, Rosa Estarás, y su Secretario General, Guiem Estarellas, al igual que representantes de Ciudadanos de Menorca, de UPyD, de Unió del Poble de Ciutadella de Menorca (UPCM), así como del sindicato Unión Sindical Obrera (USO), la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CEMS), el Sindicato de Enfermeras (SATSE), el Sindicato Unificado de Policía (SUP), UEP y la organización Inmigrantes Democráticos.

Además acudieron representantes de asociaciones cívicas de otras Comunidades Autónomas como Galicia Bilingüe, Asociación por la Tolerancia, la Plataforma Vasca para la libre elección de lengua y la Plataforma Valenciana para la Libertad Lingüística, además de la vecina y colaboradora Círculo Balear.

Juan José Gomila, uno de los responsables de ICM, consideró que, "teniendo en cuenta la perspectiva isleña, la concentración ha sido todo un éxito". Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, también se manifestó en esta línea: "El 'tsunami' por la libertad que se inició el 30 de mayo en Palma, ha llegado a Menorca, llegará a Ibiza, y no parará hasta que nuestros gobernantes presentes y futuros deroguen la actual normativa lingüística que impone el catalán en todos los ámbitos".

Antonio Roca (La Coruña):
"Si no derogan el Decreto, mi hija sólo aprenderá a escribir y leer en gallego"

Denuncia que los libros de texto marginen a España y sólo hablen de Galicia
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 22 Junio 2009

La Coruña.- Antonio Roca es de La Coruña y tiene dos hijos de cinco y diez años. En casa, tanto él como su mujer siempre han empleado indistintamente el gallego y el español, pero en la actualidad, y visto que no podían escoger el idioma de escolarización de sus hijos, se han decantado por utilizar casi exclusivamente el español para compensar la casi total ausencia de esta lengua en el sistema educativo de Galicia.

- ¿Qué situación desea denunciar?
- A raíz del Decreto 124/2007, de 29 de julio, la escolarización de nuestros hijos cambió. Desde el principio ya sabías lo que había. Tenías claro que no tenías posibilidades de escoger. Este decreto manifiesta que al menos el 50 por ciento de las materias deben impartirse en gallego, por lo cual en teoría la otra mitad debería ser en castellano. Sin embargo esto no se cumple. Mi hijo tiene diez años y está actualmente en quinto de Primaria. La única asignatura que recibe en español es la de Lengua española, de cuatro horas semanales. Además, creo que incluso eso podría reducirse, ya que me parece que en sexto solamente son tres horas. El resto de asignaturas se imparten directamente en gallego.

- ¿La llegada del Partido Popular al Gobierno regional ha modificado en algo esta situación?
- No. El descontento es general, ya que cuando el Partido Popular ganó las elecciones dijo que derogaría el decreto de forma inmediata. Sé que consiguió muchos votos por ese tema: hay gente de Galicia Bilingüe que no pertenece o que no vota habitualmente al PP y que lo hizo por esa promesa electoral, pero nada ha cambiado. La gente está un poco cabreada con el tema. Durante estos días está habiendo en Galicia una importante presión mediática en torno a este tema por parte del Bloque Nacionalista Galego (BNG). Realizan manifestaciones y emiten propaganda a través de sus organizaciones afines (Briga-nos, Galiza Nova…). La Mesa por la Normalización Lingüística está realizando una campaña espectacular: exigen a Núñez Feijóo que pida perdón por sus propuestas sobre la derogación del Decreto. Esto es totalmente inadmisible. En las últimas elecciones, el PP gallego obtuvo el 45,95 por ciento de los votos; el PSOE, el 29,56%; y el BNG, el 16,21%. Yo no sé desde cuándo una minoría puede pasar por encima de los que libremente decidimos otra serie de cosas. Están menospreciando a la mayoría.

- ¿Cómo realizó el cambio de idioma el colegio en el que estudian sus hijos?
- Con el centro tenemos muy buena relación. Son personas muy razonables, pero están obligados a cumplir la ley, ya que se realizan inspecciones continuas. Antes del Decreto muchas asignaturas se daban en español. Además, si un niño preguntaba algo en castellano se le respondía en el mismo idioma, de la misma forma que en gallego. Actualmente, no les ha quedado más remedio que adaptarse. Es un colegio concertado y si incumple la normativa podría perder la subvención.

"LOS PROFESORES PODRÍAN MANIFESTARSE, PERO NO LO HACEN"
- ¿En qué se basaba cada profesor para escoger la lengua en la que impartía las clases?
- En función de sus preferencias personales y según cuál fuera la lengua mayoritaria de la clase, sin ningún tipo de imposición y de forma totalmente razonable. Sin embargo, ahora están obligados a hablar en gallego todo el día. Tengo una niña de cinco años que actualmente está en Educación Infantil, el año en el que habitualmente empiezan a leer y escribir. Si el curso que viene comenzase primero de Primaria y el decreto no se derogara, aprendería a escribir y a leer solamente en gallego. No tendrá la opción de hablar en español. Nos escuchará a nosotros o lo oirá en televisión, pero salvo que nosotros le demos una educación extra donde le enseñemos la otra lengua, a día de hoy no tiene ninguna posibilidad real de estudiar en castellano.

- ¿Ha hablado en algún momento con el director o con los profesores?
- Con algunos profesores sí, con el director no. Ellos actualmente no pueden hacer nada. Desde luego podrían manifestarse pero no lo hacen. La gente deja que las cosas transcurran por sí mismas. Como nadie se opone de forma activa y todo el mundo se calla, al final se cumplirá lo publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Por ejemplo, en Coruña las AMPAS reciben subvenciones de la Xunta si emiten los comunicados y las circulares en gallego, pero no si lo hacen en español. Y lo mismo con las actividades extraescolares. Todas las actividades lúdicas a las que asisten los niños son en gallego. El castellano está claramente menospreciado.

- ¿Cómo fue el cambio para sus hijos?
- No es traumático, porque en cuanto llegas a casa practicas otro idioma y afortunadamente podemos escoger el idioma de los medios de comunicación que consultamos, pero la totalidad de las actividades escolares son en gallego. A los niños no les dan ya la opción ni de traumatizarse. No puedes escoger.

- ¿Qué lengua emplean en casa?
- Tanto mi mujer como yo siempre hemos sido bilingües. Ambos utilizábamos ambos idiomas pero ahora yo empleo mucho más el castellano. Es una cuestión de principios. Tan mal está la imposición de antes del castellano como la de ahora del gallego. Puedo escoger la religión de mi hijo o mi manera de pensar; ¿por qué no voy a poder escoger el idioma en el que quiero que se enseñe a mis hijos?

"SE HABLA MENOS GALLEGO PORQUE SE IMPONE"
- ¿A sus hijos les pareció extraño el hecho de que la mayor parte de las asignaturas se pasaran a dar en gallego?
- Sí. Te lo preguntan, lo que pasa es que con ocho años poco les puedes explicar. Les pareció raro, ya que en el recreo ni siquiera hablan en gallego. Me da la impresión de que ahora mismo se está hablando menos gallego que hace tres o cuatro años. ¿Por qué? Porque se les impone. Y a un niño cuando se le impone una cosa, cuando se le 'castiga' con una cosa determinada, acaba cogiéndole manía.

- ¿Cuál es la lengua materna mayoritaria del centro al que acuden sus hijos?
- El castellano. En La Coruña capital el 80 por ciento de la población es castellanohablante, digan lo que digan los medios propagandísticos. Incluso el Ayuntamiento está realizando una inmersión lingüística bastante pronunciada en estos últimos meses. Hace poco llegó una información municipal sobre la igualdad del hombre y de la mujer únicamente en gallego. Y en La Casa de las Ciencias, un museo de carácter nacional al que acude mucha gente del resto de España, todos los paneles informativos están exclusivamente en gallego. Están obligados a incluir la información en ambos idiomas y no lo hacen.

- ¿En alguna ocasión los profesores han impedido a los niños hablar en castellano?
- No. Yo he hablado con los profesores de mi hijo y no han llegado a ese punto. Si no te conocen, la primera vez se dirigen a ti en gallego (supongo que por el 'qué dirán'), pero si les respondes en castellano ellos cambian de idioma sin problemas. No tengo la impresión de que ellos crean mucho en la inmersión lingüística, simplemente lo hacen porque están obligados.

- ¿Sabe qué lengua utilizan preferentemente esos profesores en su vida cotidiana?
- Creo que un 70 por ciento son castellanohablantes. De todos los profesores con los que yo hablé, únicamente con uno mantuve una conversación en gallego; con el resto fue siempre en castellano.

- ¿Usted y su mujer son de familia gallega?
- Sí, lo que pasa es que los orígenes de mis apellidos son catalanes. Pero somos gallegos de cuarta o quinta generación. Nunca hemos tenido problemas con el idioma, jamás. La lengua no debe crear confrontación, debe unir.

- ¿Sus hijos comprenden ambos idiomas y se desenvuelven bien en los dos?
- Sí. Sin embargo, el niño con diez años tiene muchas más faltas de ortografía en castellano que en gallego. Al tener todas las materias en gallego construye las frases mucho mejor en esta lengua.

- ¿Sabe si el resto de padres están satisfechos con esta situación?
- He hablado con algunos de ellos y me ha dado la impresión de que no lo están. Sé que hubo gente del colegio de mis hijos que fue el 8 de febrero a Santiago a la manifestación organizada por Galicia Bilingüe. En contra de lo que se intentó manipular en su momento, en esa manifestación no había tendencia política alguna. Lo único que se pedía era libertad para poder escoger el idioma en el que querías educar a tus hijos, nada más. Lo que sí se vio claro en esa manifestación fue la falta de tolerancia de determinados sectores de la sociedad: nos tiraron piedras y botellas, rompieron coches de policias, éstos tuvieron que protegernos... Por el contrario, la manifestación en defensa del gallego que organizó la Mesa por la Normalización el 17 de mayo, día de las Letras Gallegas, transcurrió sin ningún problema. Absolutamente nadie les molestó.

- ¿Qué tipo de educación desea para sus hijos? ¿Cuál sería a su juicio la opción adecuada?
- Estoy de acuerdo con la opción de los itinerarios. Sé que en un pueblo sería más difícil, pero en una ciudad no es tan complicado. Si en un colegio hay quinto A, quinto B y quinto C, por ejemplo, es muy fácil poner quinto A castellanohablante; quinto B, gallegohablante; y quinto C, bilingüe. Me conformaría con que los padres pudieran elegir las materias troncales en las que sus hijos se van a educar. Y después si tú quieres dar en el otro idioma el resto de asignaturas, perfecto. Si una mayoría escoge una cosa habrá que aceptarla, pero no estoy de acuerdo con la inmersión lingüística en las materias troncales.

"LOS LIBROS DE TEXTO DE MI HIJO SÓLO HABLAN DE GALICIA"
- ¿Qué opina del contenido de los libros de texto?
- Éste es el temario del libro de Ciencias Naturales que tiene mi hijo este año en quinto de Primaria: 'Instituciones y población de Galicia', 'Distribución de la población en Galicia', 'Tradición en Galicia', 'Prehistoria y Edad Media en Galicia', 'La Prehistoria, la Historia y la Edad Antigua', 'Los romanos en Hispania y en Galicia', 'El Medievo en Galicia' y 'La Edad Moderna en Galicia'. En absoluto citan la Edad Media, no vamos a decir en España, pero ni siquiera en la Península Ibérica o en Europa. Los libros de texto sólo hablan de Galicia. Creo que este tipo de enseñanza tiene muy poca calidad.

- ¿Cree que el contenido de los libros de texto se hizo más localista a consecuencia del Decreto?
- Sí. Ahora mismo es mucho más centralizado y dirigido. No se dan cuenta de que en Galicia tenemos unas fronteras geográficas y que de ahí ya no se puede sacar más de lo que hay. No puedes estar continuamente leyendo los libros de los niños, pero me da la impresión de que se ignora completamente el contexto en el que Galicia está situada. Me parece muy bien que se hable de Galicia pero no limitar a los niños a eso.

- ¿Cree que hay cierto componente identitario en los libros de texto?
- Sí. Creo que se está focalizando la enseñanza de los niños hacia un nivel más nacionalista. Su máximo es “primero yo y después lo demás”. Yo creo que no les importan las ventajas de tener un poquito más de cultura o un poco más de altura de miras. Se centran exclusivamente en el contenido más localista y luego, si da tiempo, ya se verá lo demás.

- ¿Cree que el nuevo gobierno va a cambiar algo?
- Lo espero porque si no, no sé cómo va a acabar esto. Hablé con unos cuantos padres y con algunos miembros de Galicia Bilingüe y todos me manifestaron que estaban bastante cabreados. Incluso se habla de que nos movilicemos otra vez para que se cumpla lo que Feijóo prometió en su campaña. Al día siguiente de llegar al Gobierno, permitió a sus parlamentarios que se expresasen en el idioma que mejor tuvieran a bien en aquel momento. Sin embargo, pospone continuamente la derogación del Decreto. En primer lugar estaban hablando de cien días, ahora dicen que no va a ser para este curso sino para el que viene. Están intentando alcanzar un consenso con el resto de grupos y para ello han nombrado como secretario de Educación a una persona muy afín a las ideas del BNG y de la Conferencia Intersindical Galega (CIG). Si Feijóo permite que sus parlamentarios se expresen en las dos lenguas, también debería permitírselo a mis hijos. Esto es una espiral sin fin. Si no se paraliza el Decreto ya, los niños se van a comer esto un año más. La gente tiene que movilizarse.

Recortes de Prensa   Página Inicial