AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 28 Junio 2009

 

Contra la ley de castración lingüística
JOSÉ DOMINGO. LA VOZ DE BARCELONA  28 Junio 2009

Se está debatiendo en el Parlamento de Cataluña la Ley de Consultas Populares. Cuando aprobó este proyecto de Ley el Ejecutivo catalán, el vicepresidente del Gobierno de la Generalidad , Josep-Lluís Carod-Rovira, anunció que esa Ley “da cobertura al derecho a decidir de los catalanes” sobre “todo aquello que afecte a los intereses de la gente”.

Precisaba entonces Carod-Rovira que con esa Ley los catalanes podrán pronunciarse sobre “el trazado de una carretera o la ubicación de un parque eólico”. En esta misma línea, coincidió el consejero Ausàs, también de ERC, en el debate de la totalidad del proyecto de consultas populares al afirmar que la participación en la toma de decisiones es fundamental en democracia. De hecho, se reconoció como uno de los muchos convencidos que son partidarios de dar la palabra a la gente, al pueblo para que pueda decidir que ha de hacer en una materia concreta, de especial trascendencia. El Gobierno catalán es partidario de que los ciudadanos decidan sobre las cuestiones que les afecten directamente.

¿Es creíble este discurso? A la vista de las reticencias que los gobiernos Montilla, Maragall y Pujol han tenido para preguntar a los padres sobre el modelo lingüístico en la educación es evidente que no. Nunca han querido saber y para ello han evitado preguntar a los padres sobre la lengua o lenguas en que quieren escolarizar a sus hijos. Es más, han llegado a incumplir deliberadamente, rozando la tipología penal, las sentencias de los tribunales que les obligaban a incluir unas casillas a través de las cuales los padres pudieran informar a la Administración sobre sus preferencias educativas. Han utilizado la demagogia más absoluta para evitar la pregunta y han llegado a apelar a la posible ruptura de la convivencia si se hacía finalmente.

El próximo 1 de julio el Parlamento aprobará la Ley de Educación de Cataluña. Esta ley se ha ideado precisamente por aquellos que se llenan la boca de participación y democracia y se ha hecho para evitar que los ciudadanos puedan decidir el modelo educativo que desean. Triste contradicción que va a tapar la boca a las generaciones futuras. No nos merecemos un gobierno que no quiera saber lo que muchos padres quieren para sus hijos. A partir de esta Ley el modelo bilingüe o trilingüe en la educación será imposible al igual que también quedará proscrito el derecho de los niños castellanohablantes a ser escolarizados en su lengua materna, el aprendizaje de la lectura y la escritura en la lengua habitual de estos niños estará prohibido.

Los partidarios de la dictadura lingüística en la escuela obtendrán un gran triunfo, la inmersión lingüística y el segregador método de atención individualizada alcanzarán por primera vez en un parlamento español rango de ley. No sé si finalmente el Tribunal Constitucional podrá decir o no que la ley es un instrumento inconstitucional de castración de derechos lingüísticos. En cambio no tengo ninguna duda de que el nuevo artefacto será utilizado para extirpar los pocos espacios de libertad de decisión que contenía la normativa anterior.

Lamentablemente, esta Ley no ha encontrado la contestación popular que el atropello merece. Creo que todavía estamos a tiempo de expresar ante las puertas del Parlamento de Cataluña el próximo miércoles, nuestra oposición a la Ley. Es verano, hace calor, los niños están de colonias, y muchos padres todavía trabajan pero el bien superior, el derecho a una educación competente, correctamente programada y en libertad, merece un esfuerzo de contestación a través de una concentración. Os invito a hacerla.

José Domingo es diputado del Grupo Mixto en el Parlamento autonómico de Cataluña .

Lengua literaria e idioma local

JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 28 Junio 2009

[Ferdinand de Saussure] "Todavía hay más, la unidad lingüística puede ser destruida cuando un idioma natural sufre la influencia de una lengua literaria. Eso se produce infaliblemente siempre que un pueblo llega a cierto grado de civilización.

Entendemos por «lengua literaria» no solamente la lengua de la literatura, sino, en un sentido más general, toda especie de lengua culta, oficial o no, al servicio de la comunidad entera. Abandonada a sí misma, la lengua sólo conoce dialectos, ninguno de los cuales se impone a los demás, y con ello está destinada a un fraccionamiento indefinido. Pero como la civilización, al desarrollarse, multiplica las comunicaciones, se elige, por una especie de convención tácita, uno de los dialectos existentes para hacerlo vehículo de todo cuanto interesa a la nación en su conjunto.

Los motivos de la elección son diversos: unas veces se da la preferencia al dialecto de la región donde la civilización está más avanzada; otras, al de la provincia que tiene la hegemonía política y la sede del poder central; otras, es una corte la que impone su habla a la nación. Una vez promovido al rango de lengua oficial y común, el dialecto privilegiado rara vez sigue siendo como era hasta entonces. Se le mezclan elementos dialectales de otras regiones; se hace cada vez más complejo, sin perder del todo por eso su carácter original: así en el francés literario se reconoce bien el dialecto de la Isla de Francia, y el toscano en el italiano común.

Sea lo que fuere, la lengua literaria no se impone de la noche a la mañana, y una gran parte de la población resulta ser bilingüe, y hablar a la vez la lengua de todos y el bable (patois) local. Es lo que se ve en muchas regiones de Francia, como en Saboya, donde el francés es una lengua importada y no ha ahogado todavía el bable del terruño. El hecho es general en Alemania y en Italia, donde por todas partes persiste el dialecto al lado de la lengua oficial.

Los mismos hechos han sucedido en todos los tiempos, en todos los pueblos llegados a cierto grado de civilización. Los griegos han tenido su koiné, nacida del ático y del jonio, y a su lado subsistían los dialectos locales. Hasta en la antigua Babilonia se cree poder establecer que hubo una lengua oficial al lado de dialectos regionales."
Ferdinand de Saussure

Cita publicada por Catocensorinus en Radicales Libres
http://radikaleslibres.blogspot.com/2007/06/lo-normal-en-las-lenguas.html

CURSO DE LINGÜÍSTICA GENERAL
de Ferdinand de Saussure
EDITORIAL LOSADA, S.A.
424 Págs.
ISBN: 9789500393805
Plaza edición: BUENOS AIRES
Precio: 20.00€
Ferdinand de Saussure

Ferdinand de Saussure (Ginebra, Suiza, 26 de noviembre, 1857 - ídem, 22 de febrero del 1913), lingüista suizo, considerado el fundador de la lingüística moderna.

Estudió sánscrito en Leipzig, Alemania, donde tuvo como influencia a los neogramáticos, que buscaban renovar los métodos de la gramática comparada. Luego se dedicó al estudio de la lengua indoeuropea y publicó a los 21 años "Memoria sobre el sistema primitivo de vocales en las lenguas indoeuropeas" con tal rigor y método (gramática comparada) que hoy sigue vigente. Al año siguiente publica su tesis doctoral titulada "Sobre el empleo del genitivo absoluto en sánscrito", trabajo que le da los méritos para ser nombrado profesor de gramática comparada de la Escuela de altos estudios de París.

Después de trabajar como profesor en una escuela superior en la ciudad de París durante diez años es nombrado profesor de gramática comparada en la Universidad de Ginebra preocupado por los problemas del lenguaje. Fruto de todo ello es la publicación póstuma en 1917 del "Curso de Lingüística General", un hito en la historia de la lingüística recopilado póstumamente por sus alumnos Charles Bally y Albert Sechehaye basado en las notas de su cátedra, correspondientes a los cursos impartidos los últimos 3 años antes de su muerte.

Aunque la repercusión de esta obra no fue inmediata, en los años siguientes su aporte fue trascendente para el desarrollo de esta ciencia durante el pasado siglo. Asimismo esta obra fue la inspiración del movimiento intelectual que comenzó con la obra de Levi-Strauss, Tristes Trópicos, denominado estructuralismo.

Ideas lingüísticas
De forma directa, e indirecta en bastantes ocasiones, de su "Curso de lingüística general" (1916), compilación y ordenación de apuntes de clase elaborada por algunos de sus alumnos, se extraen las siguientes ideas:

* La lengua es fundamentalmente (y no por accidente o degeneración como pensaban los comparatistas) un instrumento de comunicación. Existe una arbitrariedad lingüística fundamental que proviene del hecho de que el pensamiento, considerado antes de la lengua, es como una masa amorfa, como una nebulosa, que se presta a todos los análisis posibles, sin privilegiar ninguno; por consiguiente, las formas de organización de las lenguas en cada momento de su existencia no tienen que ver con ninguna función preexistente a la que es la única que tienen: la de comunicar.

* Frente a los comparatistas, Saussure niega que los cambios lingüísticos puedan alterar la organización de la lengua. La analogía, por ejemplo, lejos de destruir, refuerza las clasificaciones lingüísticas. Según él, tampoco las leyes fonéticas tienen ningún efecto anárquico como pretendían los comparatistas, pues una determinada organización gramatical, desplazada por la evolución fonética, siempre puede establecerse en otra.

* El lenguaje, en cualquier momento de su existencia, debe presentarse como una organización, como un sistema (lo que más tarde se denominaría estructura): los elementos lingüísticos no tienen ninguna realidad independientemente de su relación con el todo.

 

REDIMIDAS
Carmen GURRUCHAGA La Razón 28 Junio 2009

ETA ha asesinado a cerca de mil personas de las que sólo una minoría reside en el País Vasco. Casi todas eran miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado o del Ejército que regresaban a sus lugares de origen a escondidas, por la puerta de atrás y en el interior de un féretro transportado por un furgón fúnebre. Su familia salía con él y se acabó el «problema». Pero llegó un día en que las víctimas fueron vascas y residentes en esa comunidad autónoma, lo que significaba que el muerto era enterrado allí y sus parientes no desaparecían de la geografía vasca.

Para evitar conflictos y malas conciencias, los nacionalistas hacían que las víctimas sintieran vergüenza por serlo y se convirtieran en apestados bajo el argumento de que «algo habría hecho» el muerto para que los etarras le quitaran la vida.

El «delito» más «grave» era ser considerado un mal vasco. Quien tuviera ese cartel debía vivir como ciudadano de segunda y adoptar comportamientos sumisos ante el poder nacionalista. Casi 40 años después, las víctimas, nacionalistas o no, recuperan su dignidad y se atreven a alzar públicamente la voz contra los asesinos, como lo hizo la semana pasada la viuda del inspector Puelles. Y es que ahora se sienten amparadas y apoyadas por un gobierno constitucionalista, presidido por Patxi López , que cuenta con el apoyo parlamentario del PP y que ha efectuado un valeroso giro hacia posturas más humanas y más razonables.

Acariciando la crisis
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 28 Junio 2009

CUANTO más la quieren arreglar, más la estropean. La larga lista de medidas gubernamentales contra la crisis es una relación de disparates, brindis a la galería, coitos interruptus y donde dije digo, digo Diego. Nada de extraño que a la encargada de los cuartos, la vicepresidenta segunda, se la ponga cara de Mater Dolorosa, mientras a la Primera la basta con estrenar modelito en cada aparición pública.

Su última genialidad, ese decreto que regulará el Fondo de Reestructuración Bancaria, ni regula, ni reestructura, ni, menos aún, pone orden en nada. Al revés, ahonda los problemas existentes. No soy economista, pero sólo se necesita sentido común para darse cuenta de que si algunas cajas de ahorro tienen dificultades, algo evidente, lo más sensato es atajarlas de raíz, para que no vuelvan a repetirse. Pero ya de entrada nos advierten que no van a modificar la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorro (¡hay que ver los nombres pomposos que inventan para engañarnos!), con lo que admiten que no tienen ninguna intención de entrar al fondo del asunto, sino de ir tirando.

¿Y cuál es el fondo del asunto? Pues que las Cajas de Ahorros, esas vetustas y honorables instituciones que venían supliendo las cortedades de la banca comercial para el ciudadano que no quisiera riesgos financieros, han pasado a estar controladas por los gobiernos autonómicos. Y los gobiernos autonómicos no las manejan con criterios económicos, sino con criterios políticos. Lo que ha llevado a algunas de ellas a la bancarrota o sus proximidades. Pero tal práctica, que hubiera supuesto para los banqueros la ruina o la cárcel, no rige para los políticos, que no sólo no renuncian a ese derecho de pernada sobre los ahorros de sus electores, sino que quieren seguir controlándolos, sin que en tal ambición haya diferencia alguna entre PP y PSOE. Mejor les iría y nos iría si se pusieran de acuerdo con igual determinación en los asuntos de Estado.

El resultado práctico de ese decreto va a ser que tendrá el mismo efecto en la crisis que los 400 euros de la rebaja fiscal o los 2.500 del cheque-bebé, es decir, cero patatero o zapatero, como quieran llamarle. Con el daño colateral de disparar aún más el déficit, que ya es demasiado.

En resumen, la crisis crece, el gobierno se contenta con que crezca más moderadamente y nosotros nos contentamos con que se prolongue el subsidio de paro, una vez agotados los plazos del mismo. ¿Es esta la forma de afrontar la crisis? No, es la forma de escapar de ella. El gobierno, tras negarla, la acaricia ahora, como aquel estoico acariciaba las barbas de la flecha clavada en su costado, en espera de la caballería norteamericana que llegue a salvarnos. Quien lo hubiera dicho hace unos años, ¿verdad?

¿Podemos permitirnos este contínuo derroche?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 28 Junio 2009

Cada reunión de Ministros es un paso más hacia el hundimiento de España. El Sr. Zapatero va con paso firme y decidido a hundirnos a todos al querer salvar de las arenas movedizas a una banca ahogada ya hasta el cuello y unas cajas de Ahorro pésimamente gestionadas y que arrastran en su hundimiento a la mayoría del tejido económico de España. Las nuevas ayudas aprobadas de hasta 100.000 millones de euros y sin contraprestaciones, se suman a los más de 150.000 millones ya comprometidos. Esta inyección desesperada solo servirá como una transfusión a un moribundo con hemorragia incontrolada, alargando algo más la agonía sin evitar el fatal desenlace.

España no se puede permitir que se sigan aplicando medidas tan inservibles y cuyo final será el de las nacionalizaciones y establecer “el corralito” tipo Argentina. España no puede endeudarse más porque este Gobierno no quiera renunciar a su sectaria forma de mantener el gasto público e incluso aumentarlo, incrementar los impuestos de modo generalizado y empobrecer a las clases trabajadoras que aún conservan el empleo, haciendo caer sobre sus hombros el mantenimiento de todo el chiringuito de un Estado autonómico insaciable y glotón con el gasto.

Es vergonzante la forma en que partidos como Coalición Canaria o UPN, contra toda lógica, suman sus votos en este delirio de filosofía económica de unos presupuestos que contemplan un incremento del 15% del gasto. Es inaceptable el que en época de recesión, Su Señorías se tomen un “descanso vacacional” hasta octubre, cuando deberían estar trabajando en la mejora de la regulación de las entidades financieras como las Cajas de Ahorro, donde los Consejos de Administración son políticos y objeto de la codicia de poder de los partidos políticos.

Así no es posible que España pueda salir en un plazo razonable de la crisis. La pregunta es si la paciencia de los ciudadanos es ilimitada y están dispuestos a mantenerse pasivos ante esta situación. Este Gobierno no puede ampararse en la legitimidad de las últimas elecciones ganadas con la propaganda de una mentira, negando la crisis. Este Gobierno no puede seguir tomando medidas que están contribuyendo a un endeudamiento demencial a largo plazo y a un coste inasumible. Este Gobierno no puede ignorar su precariedad en la gobernabilidad del Estado, en el que es rehén de pactos abusivos impuestos por fuerzas políticas insolidarias.

Y no es cuestión de que como dice el Sr. Rajoy, el Sr. Zapatero presente una moción de confianza. Nunca lo hará. La solución viene por presentar una moción de censura y de bloqueo parlamentario. La solución viene por forzar el adelanto de las elecciones generales como único camino para que los ciudadanos puedan optar, con conocimiento real de la situación, entre las propuestas que presenten cada una de las fuerzas políticas. Al menos debemos exigir el derecho a elegir quienes nos inspiran más confianza como gestores para solucionar la crisis. Personalmente opino que con este Gobierno no lo vamos a conseguir.

¿Puede España permitirse perder el tiempo y el dinero en medidas caóticas y sin garantías? Definitivamente no. Y si es así, ¿Por qué no se hace nada para impedirlo por quienes tienen la responsabilidad política?

La viuda del inspector Puelles no se calla
Pedro de Hoyos Periodista Digital 28 Junio 2009

Hubo un tiempo en que enterrábamos a nuestros muertos a escondidas. Quiero decir que aquellos que eran asesinados por ETA recibían un enterramiento avergonzado y vergonzoso. A deshoras y por la puerta de atrás de las iglesias, vaya. Uno, que por aquel entonces se dedicaba a otras cosas, no termina de comprender por qué, qué pasaba por la mente de nuestra sociedad o al menos qué pasaba por la mente de los que entonces dirigían la sociedad.

Con la oposición de los nacionalistas vascos, embriagados de equilibro entre asesinos y asesinados (excepto cuando alguna víctima era del PNV), la reacción social hizo que esto fuera cambiando y los entierros, siempre tristes y dolorosos, se llevaron a término a las doce del mediodía y en la iglesia mayor. El rostro igual de lloroso y dolorido, pero la barbilla, al menos, elevada y digna, y no como solía, hundida en el pecho.

El siguiente paso fue que los familiares hablaran, la madre y la hermana de Pagaza, por ejemplo, y dieran testimonio de valentía, dignidad y resistencia moral. La sociedad empezaba a cambiar e incluso había quien, echándole testosterona a raudales, se manifestaba contra ETA. Eso sí, los asesinatos continuaban. (No puedo evitar referirme a los otros asesinatos, igual de cobardes y condenables, los del GAL). Con la reacción de madres, viudas y hermanos se empezaba el rearme moral de la sociedad ante los terroristas. Porque para combatir el terror es necesario un rearme social, claro. Una sociedad acobardada no puede luchar contra nada.

La fortaleza argumental, anímica y moral eran imprescindibles y los familiares de las víctimas, víctimas a su vez, consolidaron la espina dorsal de la respuesta social, trasmitiéndonos la necesidad de responder con la firmeza espiritual y legal a los asesinos que se presentaban moralmente superiores. ¡Asesinos moralmente superiores a sus víctimas, qué país de locos! Y en éstas llegó Paqui Hernández, la viuda del último asesinado. Y el PNV mandó callar.

No conviene que hablen las viudas no vaya a ser que sus emocionadas palabras contagien sentimientos al populacho; que se calle Paqui Hernández no vaya a ser que enerve los gestos de las masas amorfas; neguémosle la libertad de expresión no vaya a ser que prenda la rebelión y los domesticados votantes tomen ejemplo de su motín. Pero Paqui no se calla y amenaza con tocar los tegumentos procreativos de una sociedad bañada en morfina, narcotizada y encogida de hombros.

Yo siempre he tenido claro que ciertos dirigentes del PNV no eran demócratas (afirmación que posiblemente me va a proporcionar numerosas críticas y alabanzas, ahórrenselas todas, porfa). Y digo “ciertos dirigentes” por procurar ser discreto y no cargar en exceso las tintas, pero la afirmación podría hacerse extensible a quienes no se oponen a determinadas decisiones o quienes votan a quienes toman esas decisiones. Y hay numerosas juicios del PNV que poner en entredicho, como por ejemplo romper la unidad de demócratas tras la muerte de Miguel Ángel Blanco, lo que procuró el resurgir de quienes estaban empezando a capitular, o dejar que Josu “Ternera Loca” se sentara en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco. Y podríamos seguir.

Pero PP y PSOE, designados representantes mayoritarios del pueblo, admitían todos estos gestos del PNV con resignación, jamás han osado poner en entredicho democrático disparates cometidos o pronunciados por los grandes gurús del PNV, le seguían admitiendo en el club de pedigrí democrático, supongo que porque enviarlo a las cavernas sería enviar allá a una buena pare de votantes vascos y eso…, ah, no, eso no, nada de empujarlos al averno.

Irán, ¿sólo el fin del primer paso?
EDUARDO SAN MARTÍN ABC 28 Junio 2009

El movimiento de protesta contra el fraude electoral en Irán no culminará en una «revolución verde» como las que, con colores distintos, dieron la puntilla a otras tiranías en el antiguo imperio soviético. Sobre ese punto coinciden casi todos los analistas que han seguido sobre el terreno los acontecimientos de las dos últimas semanas. A falta de una cabeza visible, con el candidato Musavi sin decidirse a asumir abiertamente el liderazgo de una rebelión contra el establishment al que ha pertenecido hasta anteayer y con el ayatolá Rafsanyani jugando un discreto segundo plano, a pesar de la detención de algunos de sus parientes, las protestas se han ido desvaneciendo a medida que la ocupación de la calle por la policía y las fuerzas paramilitares se ha ido haciendo más agobiante.

El consenso es menor sobre lo que puede ocurrir a partir de ahora. Se manejan dos escenarios. Los pesimistas evocan el recuerdo de Tiannamen. Hace ahora veinte años, las protestas estudiantiles fueron violentamente reprimidas en China y avivaron la lucha por el poder en la cúpula del partido comunista, que se resolvió a favor de los inmovilistas. Las protestas internacionales y las tímidas amenazas de las potencias occidentales se desvanecieron como pompas de jabón frente a la posibilidad de hacer negocios con la que era ya una de las mayores economías emergentes del mundo. Más de una semana ha tardado Obama en expresar una condena abierta contra la represión en Irán. Pero en el largo plazo, el objetivo estratégico de su realpolitik sigue siendo el mismo de antes de las elecciones del 12 de junio: restablecer la confianza con las autoridades de Irán, evitar cualquier sensación de intromisión en los asuntos internos e ir avanzando hacia una solución negociada de las ambiciones nucleares iraníes, entre otros objetivos. Al menos por ahora.

Los optimistas prefieren invocar el recuerdo del Irán de 1979. Las protestas se originaron de forma similar pero tardaron más de un año en cuajar antes de que encontraran suficientes apoyos en las esferas del poder, sobre todo militar, para acabar con el régimen del sha. Sin llegar a ese extremo (nadie piensa en un colapso total del régimen islámico), un buen número de observadores opina que el poder sale tocado de esta crisis y que las cosas ya nunca serán como antes. Entre ellos, el columnista Roger Cohen, que también publica algunas de sus crónicas en este periódico. Asegura el periodista, que ha pasado en Irán muchas semanas en el último año, que nos encontramos sólo ante la primera fase de la rebelión y que «la volatilidad desencadenada» por el fraude electoral se prolongará durante el próximo año. Y cita hasta cinco razones por las que el poder sale debilitado de los acontecimientos: el desprestigio del puesto de Líder Supremo, clave de arco de todo el sistema; el fin del pacto tácito que mantenía el régimen con la sociedad; la fractura provocada por el poder que acumula la facción nacionalista y fundamentalista de Ahmadinejad; la ineficacia, a partir de ahora, de la retórica internacional del presidente, que apela a la justicia y la ética; y la pérdida definitiva, para la revolución islámica, de toda una generación.

Los hay que van más allá, como Reuel Marc Gerecht, antiguo especialista de la CIA para asuntos de Oriente Medio. Afirma éste que estamos asistiendo no sólo a una lucha por el poder en la cúspide del régimen, «sino al colapso de la versión islámica del autogobierno político». La virtualidad del régimen iraní es la de haber intentado hacer compatible una teocracia con ciertos grados de democracia. La crisis desatada el 12 de junio pondría punto final a esa ensoñación. En Irán se habría demostrado, en contra de la filosofía de Jomeini, que el islam no dispone «de todas las respuestas» para gobernar un estado moderno. Igual se está yendo demasiado lejos. Hace poco más de un lustro, el movimiento estudiantil parecía imparable. Pero se fue Jatamí, y no hubo nada.

De retirada en Irak
En apenas dos días, el próximo martes, culminará la salida de las tropas americanas de las ciudades iraquíes, tal como está previsto en el plan de retirada progresiva acordado el año pasado por la administración Bush con el gobierno de Bagdad. Lo confirmó hace unos días el general Ray Odierno, comandante de las tropas de Estados Unidos en el país, quien precisó que sólo quedarán algunos soldados en la capital y en la ciudad norteña de Mogul. Sorprende (aunque no tanto) la asimetría informativa con la que se está tratando esta noticia en relación con la de aquel aumento de tropas que, hoy, ha hecho posible esta retirada..
www.abc.es/blogs/san-martin

Los familiares lamentan los años negros del nacionalismo
Los años de plomo de ETA
Cristina Gullón La Razón 28 Junio 2009

MADRID-Más de cuatro décadas de terror han sido necesarias para que la sociedad vasca haya dejado de considerar a los familiares y a las propias víctimas de ETA como los auténticos «causantes» del terrorismo. La conciencia cívica es hoy una realidad que ha costado más de mil muertes y que cuenta además con el cambio político que los propios vascos han hecho posible a través de las urnas. Los familiares de las víctimas aseguran que se ha producido una «evolución lógica» en el ideario vasco y se muestran esperanzados con el Gobierno de Patxi López, a quien califican como la alternativa al «nacionalismo gobernante que ha fomentado la idea del ¿algo habrán hecho».

ANTONIO MIRANDA
Hijo de guardia civil asesinado (1992) «El hecho de ser una víctima en el País Vasco implicaba un trato peor que en otros lugares. Antes había un vacío en todos los sentidos, no teníamos ni idea de cómo llevar este tema», sostiene Miranda. «En Madrid se volcaron con nosotros», añade. El pasado año, el Ayuntamiento de la capital inauguró unos jardines en el lugar en el que su padre fue asesinado.

MAPI DE LAS HERAS
Viuda de Fernando Múgica (1996) «El pueblo vasco se portó muy mal con las víctimas del terrorismo allá por los años ochenta. Además, se ayudaba económicamente a los etarras», afirma Mapi, quien asegura que «las víctimas estábamos totalmente ignoradas tanto por parte del PSOE como del PNV. Los etarras no son presos políticos, son asesinos».

ÁNGEL ANTUNA
Hijo de policía asesinado (1980) «Entonces había un atentado cada tres días y se entendía desde las autoridades y desde los medios que lo sucedido se acercaba más a un accidente laboral o a una catástrofe natural», asegura Antuna. «Sin apoyo social e institucional, es muy difícil la recuperación de la víctima».

JAVIER URQUIZO
Hijo de militar asesinado en 1980 «Antes no había ningún tipo de apoyo oficial. El entonces lendakari no fue al funeral de mi padre y ni siquiera envió un telegrama de condolencias», señala Urquizo. «El mayor homenaje que se puede hacer a las víctimas es una práctica diaria de gobierno para derrotar a ETA».

DOCUMENTO ESTRATéGICO DE LA BANDA TERRORISTA TRAS SU úLTIMA ASAMBLEA
ETA se enroca en el aldeanismo y apunta al TAV
IMPRESIONES El Mundo 28 Junio 2009

ETA PLANEÓ intensificar a partir de este mes de junio su ofensiva contra el Tren de Alta Velocidad vasco, incluyendo atentados y secuestros a empresarios, directores de obra e ingenieros del proyecto. Así se refleja en el documento aprobado por la banda en diciembre -justo tras el asesinato del constructor ligado al TAV, Ignacio Uria-, como resultado de un largo proceso asambleario. EL MUNDO ha tenido acceso a esta documentación, interceptada por la Policía tras la detención en abril de Ekaitz Sirvent, actual ideólogo de los terroristas.

ETA fijó también toda una estrategia respecto al PNV, que incluiría atentados «puntuales» contra cargos a los que tacha de «españolistas», al mismo tiempo que pretende intensificar los contactos con el sector más soberanista del partido. Y mantiene la obsesión contra todo lo que suponga modernización del País Vasco, ya que su sueño es que se hubiera mantenido como un reducto atrasado, rural y sin conexión con el exterior. Que la banda está cada vez más alejada de la realidad lo demuestra también este documento, en el que reconoce su fracaso al no lograr movilizar contra el TAV ni a sus propios simpatizantes, quienes habrían concluido que si para frenarlo son necesarias las armas, prefieren que el tren se construya. Ahora bien, la banda recuerda que sus atentados ya sirvieron para frustrar la central nuclear de Lemóniz y condicionar la autovía de Leizarán, por lo que se reafirma en su estrategia de ataques.

Se vuelve a confirmar así el error de aquellas concesiones, que sólo sirvieron para envalentonar más a ETA. Por ello, nada resulta más eficaz ahora que la firmeza del Estado y la seguridad de que se concluirán las obras del TAV. Y cabe un resquicio para el optimismo, ya que la capacidad operativa de los terroristas no ha dejado de mermar desde la aprobación de este documento, gracias a los éxitos policiales. Por fortuna, hoy, pese al daño que pueden causar, tienen muchísimo más complicado llevar a cabo sus macabras intenciones.

Concentración contra la LEC delante del Parlamento de Cataluña
Asociación por la Tolerancia 28 Junio 2009

próximo miércoles 1 de Julio a las 15:30 horas.
Parque de la Ciudadela, Barcelona

Ante la más que probable aprobación de la Ley de Educación de Cataluña (LEC) el próximo miércoles 1 de Julio , la Asociación por la Tolerancia convoca una concentración de protesta ante el Parlamento de Cataluña (parque de la Ciudadela) ese mismo día a las 15:30 horas.

La LEC supone una nueva vuelta de tuerca en el recorte de algunos derechos básicos de profesores y alumnos que recoge nuestra Constitución , y certifica la total imposibilidad de aspirar a la libertad de elección lingüística en las escuelas.

La LEC blinda el sistema de inmersión exclusivamente en catalán, y excluye al castellano, lengua "sólo en teoría" también oficial de Cataluña.

Esta ley va en contra de las indicaciones de la UNESCO que recomiendan la enseñanza en la lengua materna, y oficial, para evitar el fracaso escolar y en contra del "Informe sobre la aplicación de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias en España" del Consejo de Europa (11/12/2008) que cita textualmente "La Carta no prevé la enseñanza obligatoria en catalán para todos los alumnos, sino, únicamente, que todos los alumnos reciban educación en catalán si sus padres así lo desean".

Creemos que no se puede permanecer callado ante este nuevo atropello, por lo que invitamos a todos nuestros asociados y simpatizantes a sumarse a esta concentración de protesta.

Asociación por la Tolerancia, Barcelona a 27 de Junio de 2009

ALCARAZ, TRAS LA ASAMBLEA ANUAL DE LA ASOCIACIÓN
"Ha muerto la unidad en la AVT"
Más división que nunca. Ésta es la conclusión a la que ha llegado el ex presidente de la AVT tras la celebración de su asamblea anual. En declaraciones a LD, Alcaraz asegura que "la unidad ha muerto" y denuncia irregularidades en las cuentas de la asociación mayoritaria de víctimas.
LIBERTAD DIGITAL 28 Junio 2009

Las aguas no vuelven a su cauce. El clima de división que se vive en el seno de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se ha puesto de manifiesto este sábado más que nunca. Durante las más de cuatro horas que ha durado la celebración de su asamblea anual, la fuerte división ha sido la nota dominante. En declaraciones a LD Francisco José Alcaraz ha subrayado que esta asamblea refleja que “la unidad en la AVT ha muerto”; un hecho que ha calificado de “muy triste”.

Para Alcaraz con esta asamblea se escenifica “la ruptura de la unidad” en la asociación mayoritaria de víctimas del terrorismo. Además, ha explicado que “se ha roto la resistencia” y “unión cívica” frente al terror. “Estas palabras son ahora espejismos”, ha puntualizado.

En los últimos meses se ha producido un goteo incesante de dimisiones en el seno la AVT desde la llegada de su actual presidente Juan Antonio García Casquero. A día de hoy han dimitido los delegados de Extremadura, Navarra, Alicante, León, País Vasco, Salamanca, junto con el tesorero de la asociación y su secretaria general. Unas dimisiones que este sábado ha llevado a fuertes descalificaciones entre los socios.

A la reunión, celebrada en el centro Luis Vives de la Universidad del CEU en Madrid, han asistido en torno a 150 socios de los 3.200 con los que cuenta la organización. La gestión económica de García Casquero ha sido aprobada por la mínima, según han informado fuentes de la AVT. El actual presidente habría contado con el apoyo de alrededor del 60 por ciento de los 400 votos registrados, la mayoría de ellos no presenciales.Este apoyo apenas ha superado la mitad de las papeletas y que las cuentas siempre se aprobaron por unanimidad en asambleas anteriores.

Por otro lado, y respecto a las cuentas de la asociación en el primer año de mandato de García Casquero, Alcaraz ha denunciado un déficit de unos 320.000 euros, "el 30 por ciento del presupuesto". Algo “muy grave”, según sus palabras, ya que “el señor Casquero ha multiplicado por cuatro o cinco los gastos de la AVT”.

Además, el expresidente de la organización ha informado de que durante la asamblea se han recopilado firmas “para ver si se emprenden acciones legales contra las irregularidades cometidas por la actual directiva”.

En la asamblea se ha logrado cubrir las vacantes de la junta, en la que entra Mapi de las Heras, viuda del abogado asesinado por ETA Fernando Múgica en 1996.

Por último destacar que entre los asistentes han estado víctimas del terrorismo como José Antonio Ortega Lara, Pilar Elías y Mikel Buesa, entre otros.
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ecos de Ermua
JAVIER ZARZALEJOS El Correo 28 Junio 2009

«Lo ocurrido a raíz del asesinato de Eduardo Puelles -dice el autor- es el fruto temprano del cambio político e institucional tanto como la actualización de una memoria de movilización social que prevalece de nuevo sobre los episodios más sombríos de confrontación»

La reacción social e institucional al asesinato del inspector Eduardo Puelles García ha devuelto la movilización contra el terrorismo a sus momentos de mayor fortaleza cívica y democrática. La gran manifestación del sábado en Bilbao -convocada esta vez por un lehendakari socialista que gobierna con el apoyo del Partido Popular- y los demás actos y expresiones de homenaje a la víctima no han sido, en ningún caso, la reiteración fatigada y melancólica de un ritual de duelo, sino la plasmación de la fortaleza de las actitudes ciudadanas contra la violencia terrorista. La movilización social ha revelado energías que parecían escondidas a la espera de ser activadas por el liderazgo de las instituciones vascas y reafirmadas con un discurso de sentido inequívoco, tan alejado de las palabras resbaladizas de los espectadores del terror.
En estos días se han puesto de manifiesto muchos caminos. El del dolor que, en palabras del lehendakari López, es el que ETA insiste en mostrarnos; el de la cárcel, que es el camino que marca el Estado de Derecho; el de la prudencia, que es el camino que deberían seguir las especulaciones sobre la enésima operación de supuesto desmarque de la violencia terrorista de los sucesores de Batasuna, y también el camino del liderazgo democrático que debe conducir a la derrota de los terroristas como, sin duda, Patxi López ha podido percibir con una intensidad abrumadora.

Muchos de los que han participado en las movilizaciones, de los que las han protagonizado y de los que han seguido -por ejemplo en la retransmisión de EiTB- tenían en la memoria aquellos días de julio hace doce años cuando el testimonio del monstruoso secuestro de José Antonio Ortega Lara y la conmoción por el sádico asesinato de Miguel Ángel Blanco dieron paso a una movilización de solidaridad y afirmación ciudadana sin precedentes por su extensión y sus efectos.
Ermua ha sido un telón de fondo silencioso para una reacción singular. Los ecos de Ermua llegaban en la escena de los agentes de la Ertzaintza retirando la fotografía del terrorista que profanaba el duelo y la memoria de la víctima. Ermua ha estado presente en la convergencia espontánea de tantos en la oposición activa y radical a la estrategia terrorista y a sus complicidades. Y Ermua ha estado presente en lo que significó de identificación con las instituciones democráticas mediante una expresión de exigencia y apoyo en igual medida.

Aquellas palabras del entonces lehendakari Ardanza apuntando directamente a Herri Batasuna como cómplice del asesinato de Miguel Ángel al tiempo que, como nacionalista, rechazaba coincidencia alguna con los asesinos tanto en los medios cuanto en los fines demostraron ser muy perecederas ante un PNV alarmado por una movilización en la que la sociedad vasca se expresaba al margen de la disciplina nacionalista. En Ermua, es cierto, se manifestó una impugnación social sin precedentes al nacionalismo no violento en su patológica actitud hacia ETA. Y el nacionalismo sólo se quedó con lo que aquello tenía de impugnación y respondió haciendo su actitud hacia ETA más patológica aún: el pacto de Estella. El Gobierno transversal de entonces dominado por el PNV es hoy un Ejecutivo del Partido Socialista que cuenta para ello con el apoyo del Partido Popular al que pertenecía Miguel Ángel Blanco. No es que se trate de un caso de justicia poética, pero sí es un argumento más para empezar a tratar la alternativa al nacionalismo mediante el entendimiento PSOE-PP no sólo como la opción posible, ni siquiera como la inevitable, sino como la elección deseable.

Lo ocurrido a raíz del asesinato de Eduardo Puelles es el fruto temprano del cambio político e institucional tanto como la actualización de una memoria de movilización social que prevalece de nuevo sobre los episodios más sombríos de confrontación.

Al PNV, las palabras de Patxi López le han resultado demasiado 'épicas'. Buen síntoma para el acuerdo de estabilidad en el que se apoya López. Buen síntoma porque esa épica es una forma de reivindicar para la convergencia entre el PSOE y el PP lo que le corresponde al liderazgo de las instituciones vascas. Y buen síntoma también que se detecte algo de épica cuando la fórmula que ha alumbrado este Gobierno tiene que competir con productos tan instalados en la cultura política vasca como el del nacionalismo como fuerza natural de gobierno o la transversalidad de las coaliciones entre socialistas y nacionalistas como fuente inagotable de bienes para la sociedad. Las encuestas siguen indicando que ésas son las preferencias teóricas de un electorado que en el caso del socialismo -del nacionalismo ni hablamos- acusa el efecto de la persistente y miope demonización del PP. Mientras tanto, la alternativa -la real, la que protagonizan PP y PSOE más allá incluso de sus cálculos o sus deseos- encuentra con demasiada frecuencia un educado silencio o el elogio estrictamente personal a la buena relación entre los actores del acuerdo, eludiendo lo que éste significa.

Visto que en la calle Ferraz sigue prevaleciendo la estrategia de hacer del PP el quinto jinete del Apocalipsis y que, en vez de salir de ese agujero, el discurso general del PSOE sigue cavando para hacerlo más hondo, el horizonte electoral despejado del que vamos a disfrutar hasta las elecciones locales de 2011 parece la oportunidad para desarrollar, explicar y difundir, con toda serenidad, el valor del entendimiento de los dos grandes partidos que es -hay que insitir- la única fórmula que ha habilitado la alternancia y que en treinta años ha permitido a un socialista acceder a Ajuria Enea. Una lógica que también ampara al PP para que, llegado el caso, sea un candidato suyo quien reclame reciprocidad en el acuerdo, si cambian los sumandos que cada partido aporta.

En el seno de la sociedad vasca, parece que incluso muchos de los que habrían preferido otra fórmula de gobierno están abiertos a los que el cambio pueda traer. Sobre la legítima opción política personal, prevalece en la mayoría el respeto al valor de la alternancia y el reconocimiento de lo que aquélla tiene de saludable desde el punto de vista democrático. Esta lección ciudadana de normalidad no ha sido recogida por los que toman la derrota parlamentaria como un agravio desde el que buscan la deslegitimación de las instituciones. Pero eso es ahora otro asunto. Las instituciones vascas han comprobado la respuesta a su liderazgo. Pero las cosas no ocurren porque sí. Ocurren impulsadas por decisiones y acuerdos que son los que son y no otros. Acuerdos que en este caso han vuelto a hacer audibles los ecos de Ermua para expresar el compromiso frente al crimen y la solidaridad hacia una familia, ejemplo de dignidad en la tragedia.

Posnacionalismos
JON JUARISTI ABC 28 Junio 2009

EN 1959, cuando se fundó ETA, Iker Gallastegi Miñaur tenía treinta y tres años. No le entusiasmaba demasiado el invento, a decir verdad. Ahora, condenado a quince meses de cárcel por jalear a lo que queda del mismo, cuenta ochenta y tres primaveras. Muy a pesar suyo, supongo, se ha convertido en espejo de la decrepitud del independentismo vasco, que es una idea vieja, acabada y aburridísima, por muchos conceptos. ¿Se mata todavía por la independencia de Euskadi? ¿Ha muerto Eduardo Puelles porque sus asesinos aspiraran a construir una Cuba del Cantábrico, independiente y socialista? Ni ellos mismos sabrían organizar semejante disparate, de proponerse en serio convertir sus paparruchas verbales en realidad. El nacionalismo radical es un basurero de perdedores radicales, necios que culpan al mundo tal cual es de sus fracasos intransferibles, pero que son incapaces de articular un chiringuito alternativo, ETA incluida, que funcione sin colapsarse de continuo.

No digo que no puedan imaginarse a ellos mismos en su cuarto de hora warholiano, con las televisiones vomitando su imagen durante los noticiarios de mayor audiencia. Bueno, y luego, ¿qué? Veinte años, como en el tango, pudriéndose de asco en las cárceles, en compañía de otros desechos semejantes, añorando las magnas curdas de la herriko taberna. Quizá un titulillo regalado en filología eusquérica o macramé (más improbable en cuanto el modelo de Bolonia se imponga y les exijan prácticas), y quizá, si sobreviven a la depresión, el regreso al barrio, donde se les recibirá con un piscolabis, un ósculo de la Nekane de turno y un discursito plasta de Iker Gallastegi o de alguien por el estilo. Con un poco de suerte, podrían terminar en Belfast, como De Juana Chaos, mangoneando a la bazofia local, pero incluso los adolescentes exterminadores de las escuelas secundarias americanas suelen tener más arrestos y sentido del futuro. Perpetrada la matanza de colegas y profes, se suicidan, y punto.

El terrorismo ha sido vencido, en el País Vasco, por la democracia y por el Estado de Derecho. Coleará todavía, pero, mientras no se caiga en la estupidez de buscar atajos al margen de la legalidad para erradicarlo, no podrá forzar nuevas crisis políticas. Es evidente que, desde ETA, intentarán llevarse de nuevo al nacionalismo vasco, en su conjunto, hacia los huertos supuestamente floridos del frentismo. Esperemos que a Urkullu no se le ocurra deslizarse por ese derrumbadero. Tiene algo de razón el presidente del PNV cuando se queja de que satanicen a su partido con el pretexto del retorno de ETA tras las elecciones. Sin embargo, no la tiene toda. El PNV no es ETA, pero se había acostumbrado a vivir en una cómoda simbiosis con un terrorismo que no le creaba problemas de seguridad y que le garantizaba una sobrerrepresentación. Si algo está claro en el nuevo panorama electoral vasco, es que ese chollo se ha terminado.

No sólo porque la mayoría de los vascos no sea ya nacionalista -nunca lo fue-; es que ahora, además, está harta de consentir insultos racistas de la tribu. El que supone presentar a Pachi López como presidente de un gobierno de ocupación, por ejemplo. Que las payasadas rencorosas de ese tipo dan alas a los asesinos de ETA, es indudable, o sea que, si el PNV no quiere que le cuelguen la responsabilidad última de los crímenes terroristas, deberá enfriar su retórica. Y, dicho esto, conste que creo que Urkullu no es Iker Gallastegi ni Alfonso Sastre, pero lo importante es que lo crea él mismo, que ponga orden en el batzoki y que se deje de bromas y de pucheritos.

'Sedada a tope'
DAVID GISTAU El Mundo 28 Junio 2009

La fotografía de la revolución triunfante de la que luego fue borrado Trotsky sirvió como ejemplo de manipulación del pasado y control de los recuerdos. No siempre ocurre como resultado de una purga: Patxi López se está afanando en borrarse de todos los retratos de su pasado. Y es una conveniencia de poder compartida por PP y PSOE lo que le permite renacer ahora como el perfecto defensa central antiterrorista y como el lehendakari que, en la hora de los atentados, dirige a los vascos oraciones fúnebres como la de Pericles a los atenienses: «Es la ignorancia lo que da coraje a los otros. Los que quedamos estamos dispuestos a sufrir por la ciudad por la que estos hombres han muerto».

Francisca Hernández, viuda de Puelles, también habló a la ciudad con palabras vibrantes, ajenas al cálculo. Y los que hubieron de avergonzarse por su dolor la mandaron callar, sedada a tope. No estaba Patxi López entre ellos. No en este momento, porque no le interesa. Pero en una de esas parcelas de su pasado que intenta borrar, el mismo lehendakari que ahora encuentra en una viuda energía moral hostigó a las víctimas porque entorpecían sus reuniones con los hombres de paz y las sedó a tope con descalificaciones porque era a él a quien podían avergonzar las reclamaciones de los dolientes. Nadie quiere recordarlo porque este pacto de silencio o han acordado los dos partidos que arbitran el canon democrático.

Pero nos estamos refiriendo al tiempo en que los promotores del proceso opinaban, como el PNV ante el cadáver de Puelles, que las víctimas eran demasiado emotivas para integrarlas en una operación política, no así el asesino, ése homologaba como interlocutor. En que, cuando las víctimas salían de manifestación, los medios afines a la oficialidad buscaban banderas con el aguilucho entre el gentío para hacerlo pasar por cavernario y editaban infografías para demostrar que en un metro cuadrado apenas caben dos opositores al Gobierno siempre que no estén gordos. En que la madre de Irene Villa salió de Moncloa con la sensación de que el presidente se había burlado de ella relativizando su tragedia, en que la propia Irene Villa se preguntaba después de ser maltratada en una tertulia de la Ser por qué no era ya la hija sentimental de todos los hogares españoles, en que Peces-Barba, supuesto comisionado para las víctimas, fue en realidad el comisario político que intentó contenerlas.

PP y PSOE han superado ese pasado por defender las posiciones actuales, y acaso tengan razón. Pero que cada cual decida cuán fiable es este Patxi López que hace dos años habría impedido hablar a Francisca Hernández, sedada a tope.

La otra España
VICTORIA PREGO El Mundo 28 Junio 2009

Están ya con la espalda pegada a la pared porque se temen lo peor. Saben que carecen de la fuerza de coacción que proporciona el número de diputados pero casi todos están dispuestos a romper la fila, entrar abiertamente en la batalla y, si hace falta, decir «no» al mismísimo Zapatero, líder político de algunos de ellos. No tienen ninguna duda de que lo que el Gobierno está intentado resolver en las negociaciones sobre financiación autonómica es su particular problema de debilidad parlamentaria. Y, aunque saben que la discusión sobre este nuevo modelo que puede perjudicar irreversiblemente a sus respectivas comunidades sería muy distinta si el reparto de escaños en el Congreso no fuera hoy el que es, varios de ellos han optado por no salir ahora a la palestra pública para no complicar las cosas más de lo que ya lo están.

Hablo de los dirigentes políticos de las comunidades menos potentes. No pobres, porque pobreza territorial hace mucho que quedó erradicada en nuestro país. Hablo de Galicia, Asturias, Castilla y León, Extremadura y otras. Son las comunidades que componen «la otra España», ésa que se ha modernizado geométricamente y que tiene empresas de vanguardia en muchos sectores pero cuyos índices de población no se disparan restallantes y que no están en condiciones de airear con tanto orgullo como impertinencia lo muy solidarias que son sus gentes a la hora de aportar a «los que más lo necesitan». Los presidentes autonómicos socialistas de algunas de esas comunidades prefieren guardar silencio en público, que no en privado, sobre la tormenta en la que están metidos, pero los del PP se sienten libres para dirigirse con crudeza del presidente del Gobierno y de su estrategia negociadora. «Hombre, no me pida usted que yo financie su problema. Y su problema se llama PSC, se llama ERC y se llama, en definitiva, su caladero de votos»», dice el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo.

Los socialistas, más comedidos, coinciden plenamente en el diagnóstico. «Es un problema de escaños, de eso no hay ninguna duda. Y lo que nos pasa en el PSOE es que nuestra manifiesta debilidad electoral en Madrid, Valencia o Murcia nos está creando una enorme dependencia política de los socialistas catalanes. La fuerza del PSC es inversamente proporcional a la debilidad del PSOE en las otras circunscripciones». La «fuerza» del PSC en Madrid son los 25 diputados que aporta al PSOE en el Congreso. Y el argumento más eficazmente empleado por Montilla y sus socios del tripartito es el fantasma de la posible derrota electoral de la izquierda en las próximas elecciones autonómicas si no se atienden sus reivindicaciones de financiación.

Lo explicó esta semana pasada muy claramente en el Senado el líder de ICV, Joan Saura: «Lo que ocurra en las próximas semanas incidirá de forma determinante en las relaciones entre Cataluña y el Estado». Y esto es lo que irrita enormemente a los dirigentes de las comunidades que se sienten amenazadas por el poder parlamentario de los partidos catalanes, que actúan todos con idéntico patrón político. «El problema de España no está en los nacionalistas sino en los no nacionalistas, que se portan peor que ellos. Prefiero a los nacionalistas radicales, que te dicen que no quieren ser españoles. Pero es que éstos lo que te cuentan es que su sentimiento de pertenencia a España tiene un precio y encima te dicen cuál es», protesta un cargo socialista.

La mayoría de los presidentes de las comunidades de «la otra España» no admiten de ninguna manera que en la financiación autonómica se deba tener en cuenta como criterio principal el de la población. «La financiación no puede ser calculada per cápita. De ninguna manera. Eso de que cada uno de los catalanes o de los madrileños reciben menos dinero del Estado que los gallegos o los extremeños es una falacia». La explicación que ofrecen es fácil de entender: ellos tienen una población que no crece y, por tanto, envejece. Dicho de otro modo: a sus comunidades sí les aumenta imparablemente la población, pero la población geriátrica.

Galicia, por ejemplo. Tiene un 22% de personas mayores de 65 años, lo cual le obliga a tener un 40% más de centros de salud por habitante que la media de España. Y como la atención sanitaria de una persona mayor cuesta casi cuatro veces más que la de un joven, las comunidades con población envejecida pagan proporcionalmente mucho más que las que aumentan sus habitantes. Y eso sin poder compensar el gasto con el incremento de ingresos que una población activa creciente proporciona a las arcas públicas.

«Yo tuve que poner 18 UVI móviles más de las que me correspondían según el ratio establecido para España, que es de una UVI por cada 200.000 habitantes», cuenta otro responsable político de una comunidad del PSOE. «¿Por qué? Porque tengo un problema de dispersión y llevar a un paciente al hospital donde le salven la vida exige más tiempo y más medios. O sea, más dinero. Y yo no voy a admitir nunca que en mi tierra morirse de un ataque al corazón sea más fácil que en otro lugar de España. Es la pregunta que yo hago: ¿quiere usted que la gente se muera aquí más que allí por falta de servicios o no? Si la respuesta es que no, entonces acepte que en mi tierra hay que financiar con dinero público el 98% de la atención sanitaria. Lo cual no tiene nada que ver con el aumento de la población ni con el supuesto esfuerzo fiscal».

Lo mismo pasa con la enseñanza. Mantener en las zonas rurales el mismo nivel de calidad en la educación que en las zonas muy pobladas sale mucho más caro. Y como la iniciativa privada no va a poner colegios donde no pueda hacer negocio resulta que en comunidades como Extremadura la enseñanza es pública en un 75%. Y que en Galicia la Xunta es la empresa pública de transporte más grande de España porque tiene el transporte escolar y la dispersión de su población es formidable. Asturias y Castilla y León, gobernadas por distintos partidos políticos, tiene necesidades y posiciones idénticas. El pasado martes lo decía en el Senado el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara: no es una cuestión de millones, es una cuestión de principios. No se puede cambiar de filosofía, no se puede intoxicar el modelo.

Más de uno ha hecho saber que no aceptarán que les empujen al rincón por culpa de un sistema mal diseñado y sometido al interés de las mayorías parlamentarias. Todos se preparan estos días para sus entrevistas vis a vis con la vicepresidenta Salgado. Mientras no vean el documento final no van a pronunciarse, pero acuden con la conciencia de que la decisión que vayan a adoptar es trascendental porque no tiene marcha atrás. Saben que esta vez no se pueden equivocar. De otro modo serían responsables de instaurar para el futuro una España distinta y peor. Una España hemipléjica.
victoria.prego@elmundo.es

Enfadarse porque el Ejército español haga ondear la Bandera de España en la cumbre de un monte español se me antoja una majadería
«Gorbeako Gurutzea»
Alfonso USSÍA La Razón 28 Junio 2009

Los del PNV se enfadan últimamente por cosas rarísimas. Se enfadan tanto que formulan preguntas razonablemente cretinas en el Congreso de los Diputados. No les han explicado bien la Historia ni la Geografía. Han tenido profesores muy poco aplicados. Y a primer golpe de vista, parecen cultos. Prefiero escribir «culto» que «cultivado». Leí semanas atrás una entrevista en la que se decía que determinada actriz del Sindicato de la Ceja es una «mujer muy cultivada». Desde aquella lectura no puedo despegarme de su nueva imagen. Me la figuro con rábanos, pepinos, zanahorias y coles de Bruselas naciéndole de las orejas. Cultivadísima. Lo que decía. Dan el pego y parecen cultos, pero no lo son. Y tienen reacciones de niños tontos, porque hay niños que reaccionan divinamente.

El último enfado ha sido consecuencia de unas maniobras del Ejército desarrolladas en las provincias vascas. En lo alto de la gran peña del Monte Gorbea, en la cruz que culmina su dominio, los militares colocaron la Bandera de España. Nada hubiera pasado si el Ejército español, en un arranque de buen humor, hubiese plantado un mástil con la bandera de Mauritania, pero no se dio el caso. Los militares son lógicos, y su Bandera y la de todos los españoles es la que izaron junto a la cruz del Gorbea al finalizar las maniobras.

Un insulto para el Partido Nacionalista Vasco.
Existe una bella canción, «Gorbeako Gurutzea», la «Cruz del Gorbea», que acostumbro a canturrear cuando no hago nada. Es un precioso y sosegado zorcico. Cuando los días resplandecen de sol y aire limpio, la cumbre del Gorbea, y la gran cruz que la corona, se pueden ver desde muchos puntos de Álava y Vizcaya. El Gorbea es un monte serio, que divide a vizcaínos y alaveses. Entre sus peñas cimeras nacen los ríos Arnauri y Berganza, afluentes del Nervión, y el Bayas y Undebe, que al término de su curso enriquecen al Ebro, el Íbero, el gran río de España. La Geografía es así. Sencilla, pero hay que estudiarla.

Preocupado por el enfado de los nacionalistas vascos he acudido a mis fuentes asesoras en montes, ríos y provincias, y todas me han confirmado lo que, en principio, ya sabía pero no me atrevía a escribirlo por si los frenéticos cambios que nuestro planeta protagoniza habían desviado o trasladado el monte Gorbea a oro país. Pero no. Me dice mi principal asesor que las provincias de Vizcaya y de Álava, como la de Guipúzcoa, son tres provincias españolas que conforman la autonomía vasca. Y que el Monte Gorbea, con su cruz y todo, se halla entre las de Vizcaya y Álava, dato que confirma la españolidad de la referida elevación natural. De lo que se deduce que enfadarse porque el Ejército español, para celebrar el final de unas maniobras militares, haga ondear la Bandera de España en la cumbre de un monte tan español como la morena de Romero de Torres o las regatas de traineras, se me antoja una majadería, y más aún, una bobada carente de fundamento para protestarla en el Congreso de los Diputados. De ahí, que recomiende a los enfadados que entonen como quien firma, el armónico zorcico «Gorbeako Gurutzea» y dejen de hacer el chimpancé.

exámenes
Los médicos se decantaron por el castellano en la oposición del Sergas

La mayoría consideran lógico que se pueda usar una u otra lengua, sobre todo por respeto a los de fuera
Rocío Ramos La Voz 28 Junio 2009

El castellano fue el idioma utilizado por la mayoría de los 2.827 opositores que se presentaron ayer en el recinto ferial de Silleda a los exámenes para cubrir 1.002 plazas de facultativo especialista de área de diversas especialidades, médico de urgencias hospitalarias, de familia, pediatra, farmacéutico u odontólogo de atención primaria, o médico coordinador del 061. A la salida del examen la inmensa mayoría apuntaban que habían utilizado el castellano para contestar las cien preguntas de las que constaba el test de la materia específica.

Una vez sentados, recibieron una carpeta donde iban por un lado las preguntas en gallego y por otro las preguntas en castellano, además de una plantilla donde marcar con una cruz las respuestas. Alguno empezó en gallego y acabó en castellano «porque por arriba estaba en galego e ata a pregunta 40 non me dei conta que había tamén o de castelán e logo xa me pasei ao outro», comentaba ayer un aspirante.

Otros argumentaban que «la carrera la estudiamos en castellano y si te tienes que poner a traducir las preguntas pierdes mucho tiempo y te concentras más en castellano», explicaba otra. Castellanoparlantes o gallegohablantes, la inmensa mayoría coincidían en que era mejor disponer del examen en los dos idiomas para dar opción a los que no son gallegos y para facilitar las cosas. Una medida que les parecía lógica y razonable. Para cubrir el test práctico, específico de cada especialidad, los aspirantes disponían de tres horas de tiempo. Había quien aseguraba que no le suponía ningún problema utilizar uno u otro idioma, pero que había optado por el castellano, o en alguna pregunta dudosa decía que consultara el asunto en los dos idiomas, «por si aclaraba algo», aunque con poco éxito.

Otra cosa era la segunda prueba, de quince minutos de duración, y consistente en diez preguntas de tipo jurídico relacionadas con la ley de salud y otras. En esta, los que optaron por el gallego fueron muchos más. Los que lo hicieron argumentaron una familiaridad previa: «Estudiamos esas leyes en gallego y nos daba más seguridad verlas en el mismo idioma». Muchos otros optaron por el castellano y hubo quien utilizó ambas opciones dependiendo de la pregunta. Con la entrada en vigor de la Lei 2/2009 de 23 de junio, esta era la primera vez que los aspirantes disponían de los dos idiomas en esta parte del examen, la otra siempre fue bilingüe. Algo que agradecían especialmente los naturales de lugares de fuera de Galicia. A las pruebas se presentaron 2.827 personas, de las 3.768 inscritas, lo que supone un 75% del total. Una cifra que se considera alta.

Fue una jornada sin incidencias. La anécdota la ponía una opositora que hizo una parada en la prueba para dar de mamar a su bebé. Otra, que llevaba unos días ingresada a la espera de dar a luz, hizo el examen al mismo tiempo que sus compañeros, pero en un hospital ya que, según la organización, aunque no estaba aún de parto sus médicos consideraron que no podía desplazarse hasta el recinto.

Las primeras oposiciones sin gallego
Las pruebas para obtener una plaza en el Sergas reunieron ayer en Silleda a 2.827 facultativos y farmaceúticos, el 75% de los admitidos para las 1.002 plazas convocadas
Las primeras oposiciones en las que los aspirantes tuvieron libertad para elegir el idioma en que realizaban la prueba reunieron ayer en Silleda a 2.827 facultativos y farmacéuticos. Se presentaron el 75% de los que habían sido admitidos y el 38% de ellos hizo el examen de gallego al dudar de la validez de sus certificados. Las materias sobre legislación a las que tuvieron que responder los aspirantes a una plaza en el Sergas fueron bilingües por primera vez tras la modificación de la Lei da Función Pública
ALFONSO LOÑO | SILLEDA La Opinión 28 Junio 2009

Las pruebas del Sergas celebradas ayer en el recinto ferial de Silleda convocaron a 2.872 facultativos y farmacéuticos, el 75% de los admitidos para las 1.002 plazas de la administración autonómica en esta oferta pública de empleo. Las primeras oposiciones en las que los aspirantes tuvieron libertad para elegir el idioma se desarrollaron sin incidentes y con una participación sensiblemente más elevada que en citas anteriores. Parte de los profesionales que acudieron al recinto desde las 08.30 horas desconocía realmente si tendría que realizar la prueba obligatoria de lengua gallega; algo que finalmente sí hizo el 38% por recomendación de la organización. Muchos ignoraban si el título de gallego del bachillerato o un certificado de un curso de perfeccionamiento era suficiente o no. En las materias sobre legislación hubo libertad de elección del idioma, algo que no ocurría hasta el momento, mientras que en la prueba específica los asistentes pudieron examinarse en gallego o castellano, como ya se hacía antes de la modificación de la Lei de Función Pública por el nuevo gobierno gallego.

Unas 80 personas se centraban en las tareas de organización mientras los aspirantes apuraban las últimas consultas a los apuntes antes de las 09.30 horas, instante de llamada a cada uno de los asistentes, mientras se sucedían las anécdotas habituales en estos casos. El nerviosismo propiciaba que algunos no localizaran su DNI mientras otros desconocían que no podían acceder al recinto provistos de su teléfono móvil y buscaban apresuradamente su vehículo para dejarlo entre los centenares de coches estacionados en los aparcamientos de la feria. A la hora prevista entraron en el pabellón número 1 los casi tres millares de opositores por varias puertas, en función de las plazas a las que concurrían. Además de una treintena de especialidades médicas, se examinaron también para plazas de licenciados en farmacia y en odontología. Del total de los preinscritos; 3589 eran de oposición libre, 113 para puestos de promoción interna y 66 plazas para personas con discapacidad. En las especialidades de cirujano vascular, cardiovascular, torácico, nutricionista, geriatría y oncología radioterápica asistieron la totalidad de los convocados. Los porcentajes más bajos fueron para los facultativos especialistas en medicina del trabajo (48%), medicina preventiva (55%), y anatomía patológica (58%). La mayor oferta de plazas se registró, con 602, para médicos de familia de atención primaria y en otras seis especialidades sólo había un puesto vacante.

Tras los rigurosos controles de seguridad y una perfecta organización comenzaron las tres pruebas. La primera, de materia específica tenía una duración estimada de tres horas, 15 minutos para la parte sobre normativa y legislación y el mismo tiempo para el examen de lengua gallega. La conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, la gerente del Sergas, Rocío Mosquera, y otros altos cargos de este departamento autonómico acudieron a Silleda para seguir unos minutos la evolución de las pruebas, cuyos resultados se harán públicos de forma inicial el martes en la página web del Servizo Galego de Saúde. La organización estiva que la calificación definitiva se concluirá durante la primera quincena de julio.

Buena parte de los opositores consultados se pronunció a favor de que se concediese libertada para elegir el idioma en las pruebas escritas, aunque media hora antes de esta importante cita casi todos preferían dejar el debate sobre el idioma para otra ocasión. El castellano era la lengua más común entre los opositores, que apuraban los últimos momentos antes de acceder al recinto. "Tal y como están las cosas es más importante el empleo que los debates sobre el idioma", comentaba una licenciada en odontología pontevedresa. Como curiosidad cabe destacar que una mujer tuvo que interrumpir su examen unos instantes para amamantar a su hijo de escasos meses, mientras otra aspirante, embarazada, realizó el ejercicio en un centro hospitalario gallego. También hubo bastantes personas que pretendían acceder con su teléfono móvil al pabellón, algo prohibido en estos casos y otros que buscaban sin éxito la puerta correcta de entrada para su especialidad. Varias dotaciones de agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional controlaron la seguridad en los accesos al recinto y en su interior.

Este joven coruñés, licenciado en odontología, considera positiva la decisión del gobierno gallego sobre la libertad de idioma para las pruebas de la administración.

Licenciado en odontología y pontevedrés de nacimiento, cree que al haber cursado sus estudios secundarios en Galicia no precisa realizar el examen de gallego.

Natural de Buenos Aires, lleva un año residiendo en Galicia. Y apuesta por que los exámenes sean en castellano o incluso en inglés antes que en el idioma gallego.

Procede de Santiago de Compostela y, minutos antes de acceder al examen responde en castellano que refrenda la libertad de elección de lengua para la prueba.

Natural de Lalín y residente en Vigo, acompaña a una opositora. Cree que la decisión de la Xunta es delicada y lamenta que el idioma se use en la pugna política.

Marta Mariño:
"Acabaré teniendo problemas de comprensión con mi hijo por la imposición lingüística"
"Los libros en gallego los subvencionan pero los que están en castellano debemos pagarlos nosotros"
 www.lavozlibre.com 28 Junio 2009

Vigo (Pontevedra).- Marta Mariño Regueiro, licenciada en Derecho y madre de dos niños de 5 y 6 años de edad, exhibe sus apellidos como santo y seña de su origen gallego. Pretende desmentir la teoría de que quienes reclaman la libertad de lengua en la enseñanza no son de la tierra. “Soy gallega por los cuatro costados, mi madre es de Lugo y mi padre de Orense, hablo y amo el gallego, igual que mis hijos, pero la imposición es negativa para el idioma”.

- ¿Participa de alguna forma en la gestión del centro para asegurarse de la buena educación de sus hijos?
- Sí, preocupada por la educación de mis hijos, decidí introducirme en la Asociación de Padres, de la que actualmente soy vocal.

- ¿En qué idioma se imparten las clases en el colegio de sus hijos?
- Hasta hace dos años, mis hijos recibieron prácticamente toda la educación infantil en castellano, la lengua que hablamos en casa, pero este curso el niño mayor estudia primero de Primaria y la mitad de las asignaturas se imparten en gallego. Sin embargo, las apariencias engañan, porque las asignaturas en gallego son las más importantes, como Matemáticas y Conocimiento del Medio, mientras que el castellano queda relegado a Educación Física y Religión.

- ¿Qué opina de los libros de texto que deben utilizar sus hijos?
- Los que son en gallego están subvencionados y los facilitan gratuitamente, mientras que los que están en castellano tenemos que comprarlos y pagarlos a su precio habitual.

- ¿Ha hablado con los profesores del centro?
- Sí, pero me he dado cuenta de que han desarrollado una actitud de resignación que aspira a la supervivencia. Hasta ahora disponíamos de cierta tolerancia en las escuelas, pero la política educativa se está radicalizando. No sé si algún día llegaremos a poder elegir. La gente tiene la sensación de que van a terminar erradicando el castellano e imponiendo el gallego.

- ¿Ha hablado con otros padres acerca de la política de inmersión lingüística del anterior gobierno de la Xunta?
- Sí y muchos muestran inquietud y rechazo.

- ¿Cuál es su principal motivo de queja?
- El sistema educativo de Galicia. A los padres no nos deja ninguna opción y a los centros ni se les ha consultado. No disponemos de libertad para elegir la educación que queremos para nuestros hijos y los poderes públicos para presionar recurren a la utilización de los fondos de todos: si estudias en gallego, te regalamos los libros; si vas a estudiar alguna asignatura en castellano, los tienes que pagar tú. La consigna es ampliar el gallego a costa del castellano.

- ¿Conoce y emplea el gallego?
- No me opongo a esta lengua ni la odio. No tengo inconveniente en que mis hijos aprendan en gallego, las costumbres y tradiciones de aquí. Lo que rebato es la coacción con la que quieren hacer presente el idioma. Con ello, están perjudicando, precisamente, a la lengua gallega. Acepto que quien opte por el gallego pueda recibir todas las asignaturas en este idioma, pero aquéllos que preferimos el castellano, no tenemos por qué ver mermados nuestros derechos.

- ¿Cómo se han adaptado sus hijos?
- Bien, pero cometen errores. El otro día me hablaba de ‘miolos’ como si fuera una palabra en español, hasta que le dije que se dice ‘sesos’. En otras ocasiones son los términos geográficos los que le faltan de su vocabulario. Es terrible, acabaré teniendo problemas de comprensión por culpa de la inmersión lingüística.

Recortes de Prensa   Página Inicial