AGLI

Recortes de Prensa    Míércoles 15 Julio 2009

 

El acoso a nuestra lengua común
José Luis Manzanares Estrella Digital 15 Julio 2009

La cooficialidad del castellano con otras lenguas en determinadas Comunidades Autónomas no habría suscitado problemas si algún que otro nacionalismo periférico no pretendiera alterar, con éxito por lo que se ve, la regulación consensuada en nuestra Carta Magna. Los términos de la Constitución son absolutamente claros. Su artículo 3 dispone que ?el castellano es la lengua oficial del Estado?, y añade que ?las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos?. Es el caso del vascuence, el catalán o valenciano, el gallego y hasta cierto punto el aranés, presente en el Estatuto de Cataluña. Conforme al citado artículo, todos los españoles tienen el deber de conocer el castellano y el derecho a usarlo. De ahí se desprende el derecho también a aprenderlo en todo el territorio nacional.

Nuestra Constitución, contra lo que sucede en los países hispanoamericanos, renunció a identificar el castellano con el español. No se podía ir más lejos en el reconocimiento de nuestra pluralidad cultural. Sin embargo, la respuesta de algunos sectores nacionalistas ha sido reinterpretar a su gusto tan sensata regulación para arrinconar al castellano ?el español por antonomasia- en beneficio de la correspondiente lengua cooficial.

Ha faltado la buena fe que garantizara el deseado equilibrio. Así, bajo el manto de una discriminación positiva en aras de la normalización, el uso del idioma común tropieza con graves dificultades en algunas partes de España. Su marginación como idioma vehicular ?bello adjetivo castellano puesto paradójicamente de moda para combatirlo- y su expulsión de la enseñanza oficial en Cataluña por un Estatuto que lleva tres años de profundo examen en el Tribunal Constitucional, son pasos decisivos hacia la secesión lingüística. El patriotismo constitucional de los alemanes, en su caso alrededor de la Ley Fundamental de Bonn, no es lo nuestro.

La marginación de la lengua de todos repercute negativamente en la cohesión del Estado. Cualquier funcionario de otra Comunidad se lo pensará mucho antes de trasladarse a un lugar donde sus hijos únicamente podrán estudiar en una lengua que no es la suya y que de poco les servirá después si el cambio de residencia familiar no fuera definitivo. Y hay traslados forzosos. La realidad está por encima de los sofismas, la negación de la evidencia y los silencios cómplices.

Pero hay más. Lo lógico sería que la lengua común ?no quiero provocar a nadie llamándola nacional- se utilizara siempre en la Administración del Estado, aunque sólo sea porque sus órganos decisorios pueden ubicarse fuera de la geografía comunitaria. Nos evitaríamos traducciones, gastos y demoras. El colmo ha sido la reforma del Reglamento del Senado el año 2004 para utilizar esas otras lenguas cooficiales en la Comisión General de las Comunidades Autónomas. En Madrid, capital de España, únicamente es oficial la lengua común, las Cortes Generales son una institución del Estado y todos los senadores tienen la obligación de conocerla y, efectivamente, la hablan. El recurso a los intérpretes es un monumento a la estupidez.

Un sistema pésimo en la forma y en el fondo
EDITORIAL El Mundo 15 Julio 2009

EL CONSEJO de Política Fiscal y Financiera aprobará hoy con los votos del Gobierno y de las comunidades gobernadas por el PSOE un modelo pésimo de financiación autonómica. Un cambio de este calado político, que sacude los cimientos del propio modelo territorial del Estado, hubiera requerido de una gestación absolutamente distinta, más si cabe por la gravísima situación del país como consecuencia de la recesión.

El presidente Zapatero ha vuelto a las andadas y, de la misma forma que en los asuntos capitales ha venido marginando deliberadamente al primer partido de la oposición (lucha antiterrorista y reforma de Estatutos -en la primera legislatura- y plan de medidas económicas contra la crisis -en este segundo mandato-), ha evitado lo que parecía más lógico y conveniente: un pacto de Estado. Su actitud revela cortedad de miras y un gran sectarismo: lo importante para Zapatero no es ni el interés general, ni la cohesión, ni la estabilidad del país, sino los intereses de su partido y la perpetuación en el cargo con el apoyo de sus socios parlamentarios.

Llama la atención que el Consejo de Política Fiscal y Financiera haya quedado como mero órgano de ratificación de un acuerdo que se ha negociado a oscuras y de forma bilateral, cuando este órgano debería haber sido el seno que acogiera con absoluta transparencia las negociaciones de los representantes de todas las comunidades autónomas en pie de igualdad.

La perversión del nuevo sistema está en el propio principio que lo inspira. No es un modelo pensado para redistribuir la riqueza atendiendo al principio de solidaridad, sino un engendro diseñado para satisfacer al tripartito catalán siguiendo unos criterios fijados en un Estatuto de, todavía hoy, dudosa validez constitucional. Nótese bien que no estamos ante un modelo del cual se deriva un determinado reparto, sino que es el dinero que exige el tripartito catalán el que lleva a construir el modelo. El resultado global al que aboca esta financiación a la carta para Cataluña es un auténtico disparate que obliga incluso a crear una suerte de caja B con fondos complementarios con los que corregir las cifras.

Es inconcebible, también, que se llegue hoy a la votación de la nueva financiación autonómica sin que se conozcan al detalle las cantidades que corresponden a cada comunidad ni su impacto final en las cuentas del Estado. Mientras el Gobierno cifra en 11.000 millones de euros el incremento adicional que entregará a las comunidades, la Generalitat estima que el montante alcanzará los 12.000. Lo que es seguro es que este aumento del déficit del Estado habrá que pagarlo y que se traducirá en una subida de impuestos o en una rémora para el futuro.

Pero el modelo es malo porque consagra justo lo contrario de lo que debería: la desigualdad y la insolidaridad. Cataluña, con un nivel de riqueza superior en un 17% a la media nacional, acabará recibiendo del Estado, según ERC, más dinero del que aportará para el equilibrio del país. Por eso Aguirre afirma que Madrid quedará como la única comunidad que contribuirá netamente al conjunto. Sólo le acompañará, y en mucha menor medida, Baleares. Y está el agravante de que, al ceder a todas las autonomías el 50% del IRPF e IVA y el 58% de los impuestos especiales, el margen del Estado para corregir las desigualdades quedará muy mermado.

Zapatero ha convertido la financiación, clave para la articulación del Estado, en un instrumento partidista. Ha enfrentado a las comunidades creando un sudoku con el que sólo resuelve sus apoyos parlamentarios. Ni siquiera ha logrado acabar con el victimismo nacionalista: su socio, ERC, ha anunciado que lo próximo es «el concierto económico y la independencia».

Con España, al fondo
Pablo Sebastián Estrella Digital 15 Julio 2009

La gota que desbordará el deterioro de la vida política y democrática (o más bien partitocrática) española será, con toda probabilidad, la esperada sentencia del Tribunal Constitucional sobre el estatuto catalán. De hecho, el nuevo sistema para la financiación autonómica pactado entre Zapatero y los independentistas de ERC es un adelanto a cuenta de la que se espera, como una ambigua y por lo tanto inconstitucional, sentencia de la alta Corte, que la preside desde su propia "ilegalidad" la magistrada María Emilia Casas.

La magistrada que se auto confirmó en la presidencia del Tribunal, a pesar de haber concluido su mandato y en contra de la propia normativa de este tribunal, y que por sus vacilaciones luego fue reñida en público -durante el desfile de las fuerzas armadas- por la vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ofreciendo el lamentable espectáculo de la sumisión del poder Judicial al Ejecutivo, sin el menor pudor, y con igual naturalidad que el poder Legislativo obedece al Gobierno, al tiempo que controla al Judicial.

De ahí que cabe esperar lo peor de la sentencia constitucional sobre este estatuto catalán de corte confederal, que acosa el idioma castellano y que va camino del independentismo catalán con el que Zapatero ha blindado su permanencia en el poder en los tres años que aún le quedan de legislatura. A la vez que recupera su viejo proyecto confederal frente al modelo del Estado unitario que fija la propia Carta Magna. Convencido el presidente de que la nación española "es discutida y discutible", como dijo una vez, mientras consideraba indiscutible la nación catalana y la situaba al mismo nivel que el Estado, que es lo que ahora está ocurriendo sobre la base de un rosario de hechos consumados.

El colmo de la manipulación, y de la reforma encubierta de la Constitución que Zapatero ha ido urdiendo bajo el paraguas de reformas autonómicas, sería la publicación de la sentencia sobre el estatuto catalán en vísperas de las vacaciones del verano. La misma "nocturnidad" utilizada para aprobar el nuevo sistema de financiación autonómica que se somete a la aprobación de las distintas Comunidades sin que muchas de ellas -salvo las gobernadas por el PSOE- conozcan el alcance y las discriminaciones que incluye.

Es verdad, y en ello tiene parte de razón Zapatero, que este portón de los sustos a la cohesión nacional lo abrió en el año 1996 José María Aznar para conseguir su investidura como jefe del gobierno, a base de entregar en el "pacto del Majestic", a las autonomías un gran bocado fiscal, y a Cataluña, especialmente, además de su ley de normalización lingüística en contra del idioma castellano, e incluir en el paquete de su "entronización" monclovita el "borrón y cuenta nueva" para el felipismo saliente del crimen de Estado y la corrupción -incluida, la del pujolismo-, así como otros infames regalos como la liquidación del periodismo independiente (operación que apoyaron los notorios activistas mediáticos del aznarismo), y de los jueces y fiscales que habían denunciado los escándalos a granel de los últimos gobiernos de Felipe González. Como guinda de la pestilente tarta: la cabeza cortada en el PP catalán de Alejo Vidal Cuadras.

Pero que todo esto comenzara así, como ocurrió a la mayor gloria de Aznar y del PP, no le quita un ápice de responsabilidad a Zapatero por elevar el que era un listón peligroso para la unidad y la cohesión nacional al límite del modelo confederal en el que ya estamos inmersos, mientras el Estado se empequeñece en beneficio de los reyezuelos autonómicos, nacionalistas o no nacionalistas. Y todo, con el caso de Aznar, solamente para salvar la permanencia en el poder del presidente Zapatero -víctima de sus errores en la crisis económica- y porque la ley electoral, y en su conjunto las pésimas reglas del sistema político español, le dan a las minorías nacionalistas y las otras autonómicas un poder de chantaje al gobierno nacional, y al Estado, muy superior a su justa representación política y social, lo que constituye un disparate mayúsculo que tiene consecuencias de gran envergadura para el presente y futuro de España.

Aznar entreabrió la puerta de todo ante Pujol y Zapatero la abrió de par en par ante Puigcercós. Y todo ello ante el absentismo actual de la oposición del PP, con la connivencia de presuntos independientes magistrados y con el silencio o complicidad de grandes editores y medios de comunicación, ese idílico cuarto poder que, sentado a la mesa de los repartos, brilla por su ausencia y su complacencia con la situación.

Zapatero logra resolver un problema, pero puede que haya creado otros catorce
Un traje a medida
J. A. GUNDÍN La Razón 15 Julio 2009

La financiación autonómica es como el reparto de una herencia en disputa, que despierta los demonios familiares, enfrenta a los deudos y aviva los agravios. Si además el testamento premia la simpatía del muerto por alguno de los herederos, la guerra está asegurada. Ni que decir tiene que Cataluña acaba de heredar y se ha llevado la hijuela más jugosa. Y ha estallado la tremolina, claro.

La pregunta que en voz alta se hace Antonio Beteta, consejero madrileño de Hacienda, es así de venenosa: ¿Por qué un madrileño vale la mitad que un catalán? La respuesta es así de explosiva: porque los catalanes votan a Zapatero y los madrileños no.

Ésta es la razón última por la que Montilla y Carod-Rovira se han embolsado los 2.000 millones extras que el Gobierno hubo de añadir a los 9.000 previstos para que el «sudoku» cuadrara. De todos es conocida la habilidad del presidente para resolver con cheques las dificultades políticas que le salen al paso, ya sea el cheque-bebé o el cheque-400.

Ahora le ha llegado el turno al cheque-catalán. Al final, emboscado en una ampulosa retórica sobre la solidaridad y la equidad, no había más que un cheque, otra paga extra de julio sin la cual el tripartito habría saltado por los aires, los socialistas catalanes se habrían declarado en rebeldía frente a Ferraz y la supervivencia parlamentaria de Zapatero no habría llegado a Navidades.

Así de sencillo. El Gobierno le ha hecho a Cataluña un traje a medida, como si fuera un cohecho pasivo impropio, y a las demás regiones las ha mandado a Zara en plan rebajas. Por eso la pregunta de Beteta es también la de otros consejeros autonómicos, salvo el andaluz, que está más contento que unas castañuelas a pesar de que su comunidad, con casi un millón más de habitantes que Cataluña, recibe casi la mitad.

Cuando un modelo financiero es tan oscuro que el ciudadano es incapaz de entender o descifrar, hay que ponerse en lo peor: que su verdadero propósito no sea distribuir con justicia, sino pagar favores. Si además provoca agravios comparativos y enfrenta a los españoles, es que el Gobierno de la nación no lo ha hecho nada bien. Tal vez haya arreglado un problema, pero ha causado otros catorce.

Del engaño considerado como una de las bellas artes
Roberto Blanco Valdés La Voz 15 Julio 2009

Entre 1827 y 1829 escribió el inglés Thomas de Quincey una de las obras maestras del humorismo universal. Aunque de las dos conferencias que componen Del asesinato considerado como una de las bellas artes podrían extraerse fogonazos de genio insuperable, quizá el más citado sea también el más brillante: «Si uno comienza por permitirse un asesinato -escribe De Quincey- pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente».

Lo acontecido con la política autonómica que ha dirigido Zapatero desde su llegada en el 2004 a la Moncloa responde a la perfección a esa desternillante, aunque perversa, jerarquía de valores.

Y así, parafraseando al gran escritor de Manchester, también cabría decir en nuestro caso, que si uno comienza por volar el consenso sobre el que se construyó la democracia pronto no se le da importancia a dejarse colar un Estatuto delirante e inconstitucional, de ahí se pasa a la inobservancia de la solidaridad territorial y se acaba por faltar a la verdad y por esperar que el tiempo resuelva los problemas en que uno solito se ha metido.

Ni usted ni yo conocemos cómo acabará la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que hoy debería acordar un nuevo modelo de financiación autonómica en España, pero sí sabemos qué es lo que ha determinado la posición que el Gobierno lleva a esa reunión: no el impulso de buscar un sistema que garantice la suficiencia financiera de todas las comunidades y asegure el papel del Estado como redistribuidor y agente activo de la solidaridad, sino la necesidad de Zapatero de llegar a un acuerdo con los partidos del tripartito catalán que le permita seguir en el poder.

De hecho, esa misma necesidad -la de asegurarse el apoyo parlamentario del nacionalismo catalán y no perder el de los diputados de un PSC que lo tiene cogido por el cuello- fue la que explicó en su día el irresponsable apoyo de Zapatero a un Estatuto que está en el origen de todos los males que ahora el presidente no sabe cómo resolver y ante los que ha optado por poner a pleno rendimiento su máquina de intoxicar a la opinión pública española.

Es cierto, como ahora se recuerda, que todos los presidentes que han carecido de mayoría en las Cortes buscaron alianzas con los nacionalistas. Pero lo es también que ninguno se atrevió a lo que, con tanta frivolidad como insensatez, ha convertido ya en costumbre Zapatero: a poner en la mesa de negociación elementos esenciales para definir la estructura del Estado. Y es que uno empieza renegando de la transición y sus consensos y acaba asumiendo el discurso de los nacionalistas.

Rajoy, un fraude para el PP
EDITORIAL Libertad Digital 15 Julio 2009

"Profundamente antisocial", una "frivolidad", un "caos", una "enorme chapuza" que traerá "inevitables consecuencias negativas para los españoles" y que "ha dejado a la mayoría de las comunidades autónomas en meros convidados de piedra". Estos son algunos de los duros calificativos que, con razón, el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha dedicado este martes al nuevo modelo de financiación autonómica que el Gobierno de Zapatero ha consensuado con sus socios separatistas de ERC. Aunque no podemos más que suscribir estas criticas a un irresponsable modelo de financiación que no hace otra cosa que engrosar alarmantemente el déficit público y favorecer descaradamente a las comunidades donde el PSOE encuentra su principal granero de votos, nos resulta alarmante, incluso indignante, que acto seguido el líder del PP no haya dejado meridianamente claro el voto negativo de su partido a este irresponsable sudoku.

Bien está que Rajoy anime a las regiones gobernadas por el PP a defender sus intereses en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, órgano que congrega al Gobierno y a todas las Comunidades Autónomas y que hoy miércoles debatirá la reforma de la financiación autonómica. Sin embargo, este llamamiento de Rajoy se transforma en un implícito respaldo a que cada taifa autonómica defienda exclusivamente lo suyo al no ir acompañado por una postura clara respecto al sentido negativo del voto que merece esta reforma tan justificadamente criticada.

La reforma de la financiación autonómica no es un asunto exclusivamente regional. Afecta a la nación en su conjunto. Se supone que Rajoy lidera un partido que se reputa nacional. Son los intereses nacionales en su conjunto los que deben encajar la financiación de las diferentes autonomías. Ni los principios nacionales del PP ni el propio liderazgo de Rajoy pueden quedar supeditados a los exclusivos intereses de los barones regionales del partido, sobre todo cuando atacan los intereses del conjunto de los españoles. No es de recibo que, ante un nuevo modelo de financiación autonómica contra el que tantas y tan contundentes críticas le ha dirigido el líder del PP, haya comunidades gobernadas por este mismo partido que simplemente se abstengan, tal y como, sin desmentirlo nadie, han adelantado no pocos medios de comunicación.

Téngase en cuanta además que no sería la primera vez que el líder del PP dedica argumentadas criticas de fondo a ciertos proyectos del Gobierno que luego, a la hora de votar, se transforman en abstenciones, cuando no en votos favorables. Así ha ocurrido, por citar sólo un par de deplorables ejemplos, con el plan de rescate bancario o con el Plan E.

Esperemos que esta vez no ocurra lo mismo, por mucho que la ambigüedad y la ocultación del sentido del voto nos haga temer una nueva incoherencia por parte del Partido Popular. Lo que nos parece evidente es que de producirse esta, las criticas de "frivolidad", "irresponsabilidad", "chapuza" y "caos" no deberían tener a Zapatero como único destinatario. De momento, sólo Esperanza Aguirre está desarrollando un discurso nacional que defienda tanto la libertad de los españoles como los principios fundacionales del PP; si Rajoy no puede o no quiere seguir esta línea –la única que debería seguir una formación representante del centro-derecha español– tal vez significa que ha llegado la hora de retirarse de la escena política. Los españoles, y más particularmente los votantes del PP, no se merecen a un líder que haga dejación de sus funciones y cuyo único objetivo sea alcanzar La Moncloa asimilando todo lo que representa Zapatero: exactamente aquello contra lo que han votado sus diez millones de electores.

Liderazgo
La parálisis de Rajoy
Agapito Maestre Libertad Digital 15 Julio 2009

Resulta difícil explicar el comportamiento de Rajoy con el tesorero del PP. El caso Gürtel-Bárcenas ha paralizado por completo al dirigente del PP. Ni los más íntimos de Rajoy entienden su silencio. Y su inacción. Cuando uno se imagina la existencia de Rajoy sometida, o peor, condenada al horror de la soledad, reducida a percibir sólo desde lejos lo que ocurre al resto de los humanos, uno se hace cargo con facilidad de la tristeza brutal de este político que, lejos de cualquier arrebato humano, no sufre nada más que porque alguien le quite el frío en verano y el calor en invierno; sí, sí, su sufrimiento no deriva de algún enfriamiento o calentamiento moral, sino que sus cambios de temperatura son semejantes a las de las plantas o los animales...

Y es que la vida política de Rajoy es triste y sombría. Parece una vida de no ser, de error y de impotencia. Esgrime la palabra España como argumento de unidad, pero promociona estatutos de autonomía tan secesionistas como el catalán. No está de acuerdo con la financiación autonómica, pero se abstendrá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Aboga por que los imputados de su partido en causas judiciales cesen en los órganos de su partido, pero mantiene en sus cargos a quienes no aceptan esa regla. Este no-ser, errático e impotente, en mi opinión, está cada vez más solo. Trabaja solo. Sufre y, quizá, reza más solo que la una. Su necesidad es obvia: escapar a la espantosa clausura que, por unas cosas u otras, le ha sido impuesta. O peor, él mismo se ha impuesto con desgraciada ascética.

Excepto en algunos debates parlamentarios, Rajoy nunca ha brillado ni por su verbo ni por su imaginación. Salvo contarnos de vez en cuando chistecitos de adorno, Rajoy es tan plano como Zapatero a la hora de transmitir y comunicar lo que lleva en su magín. El problema es que todo esto se nota ahora mucho más que hace unos años. Hoy por hoy, es un político sin un gran fondo y con formas elementales. No es un gran líder. Y, seguramente, nunca lo será, entre otras razones, porque ha convertido el PP en una suma de partidillo de "liderazgos" regionalistas sin otro objetivo que turnarse en el poder. Rajoy se entrega sin ningún tipo de reserva al modelo político marcado por Zapatero, o sea, lo importante no es gobernar España, sino que los caciques locales del territorio no le impidan alcanzar en el futuro la presidencia de una vulgar confederación de taifas.

Yo esperaba otra cosa de Rajoy. Me equivoqué. Es un político que conoce al detalle la letra de la política, pero no ha conseguido captar su espíritu. Su grandeza. Creo que ya nunca dirá nada con vigor e imaginación. Cuando uno se imagina la existencia de un hombre político sin vigor y, por lo tanto, sin ensueños, sin meditaciones y, seguramente, sin entusiasmos, hundido entre los muros del aparato de su partido, entonces comprende fácilmente el inconmensurable hastío que este dirigente político sentirá de la democracia española. No ve por ningún sitio las bellas posibilidades de la política y, por lo tanto, no las disfruta; además, no tiene otros seres humanos con quien compartir esos goces.

Más aún, parece que Rajoy no quiere hablar, no quiere "hacer" política. Calla, calla y calla. Además, aconseja a todos sus colaboradores que guarden silencio. Es como si sólo aspirase al silencio de celda cartujana. Rajoy es más una existencia solitaria, un alma fatigada del mundo, desengañada de ilusiones democráticas, que un político dispuesto a esperar, y por consiguiente, como dice Maquiavelo, a sostenerse con la esperanza en cualquiera circunstancia crítica o incómoda en que se halle.

Y, sin embargo, este hombre puede ganar las próximas elecciones generales. Sí, sí, puede ganar, sencillamente, porque Zapatero es aún peor político y, sospecho, que peor persona. Así es la vida.

Terrorismo
Dos gobiernos y una política
Clemente Polo Libertad Digital 15 Julio 2009

Tras reunirse con el Sr. López en La Moncloa el pasado 1 de julio, el Sr. Rodríguez Zapatero nos regaló una auténtica perla marca de la casa: "Somos dos gobiernos con una misma política antiterrorista". Lo dijo y se quedó tan ufano y complacido como si esa coincidencia circunstancial fuera en sí misma una razón suficiente para tranquilizar a los españoles. No os preocupéis por nada, parecía querer decirnos, y seguid en lo vuestro que aquí estamos Patxi y yo dispuestos a perseguir y encarcelar a cualquier terrorista que se presente por tierra, mar y aire.

A mí, en verdad, las declaraciones del presidente me han producido una profunda inquietud y desasosiego por dos razones al menos. En primer lugar, la declaración del presidente del Gobierno de España explicita algo que tal vez ya intuíamos todos: que antes de que el Sr. López presidiera el Gobierno en El País Vasco había dos gobiernos, uno en Madrid y otro en Vitoria, con dos políticas antiterroristas diferenciadas; o, a lo mejor, incluso que sólo uno de los dos gobiernos, el español, seguía una política antiterrorista y que durante bastantes años a esa tarea se dedicaron muchos menos recursos de los necesarios para poner cerco a ETA. La segunda razón es que si, como da a entender el presidente, hay dos gobiernos, el de España y el del País Vasco, que gozan de suficiente autonomía como para fijar sus políticas antiterroristas independientemente uno del otro, se pueden volver a producir esas divergencias en esta materia y que, con toda probabilidad, esa situación se producirá en cuanto el PNV recobre el gobierno en El País Vasco.

No podemos olvidar que durante los años en que el PNV gobernó en el País Vasco en solitario o con otros partidos nacionalistas (EA y EB) e, incluso durante los ocho años (1990-97) en que compartió el gobierno con el PSE y( la Sra. Díez, actual líder de UPyD ejercía con entusiasmo sus funciones de consejera de Comercio, Consumo y Turismo de dicho gobierno), la política antiterrorista del Ejecutivo de España se ejecutaba con más eficacia en Francia que en el País Vasco, donde el entorno incivil de ETA campaba por sus respetos, y el gobierno vasco subvencionaba a los familiares de los asesinos a los que se dedicaban calles y se trataba como a héroes en actos públicos. No lo olvidemos.
Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona

Como llamar negociar a ceder al chantaje...y encima sacar pecho por ello
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 15 Julio 2009

No ha existido ningún pacto de financiación autonómica. Se ha negociado , es un decir, con Cataluña en exclusiva .
La negociación ha consistido en ceder absolutamente en todo a las exigencias y chantajes, primero ante Montilla y luego ya en el penoso ultimo tramo ante ERC. Zapatero se ha bajado los pantalones ante pero a quien no dan por ahí es a todos los ciudadanos españoles.

La nueva teoría socialista –solidaria versión ZP-Montilla: los ricos como son los que más tienen y por tanto más dinero pagan tienen por ello derecho a recibir más en prestaciones. Añadido: desaparece el concepto de ciudadano . Es suplantado por el territorio.

El método de Zapatero para tener contentos a quienes le presionan y chantajean es ceder a sus chantajes. Luego nos vende como gloria bendita y propia el contento de los extorsionadores.

Es bien sabido que en absoluto con el pago desparece el chantaje. Conseguido esto y en su acelerado camino de secesión hoy ya están planteando el siguiente paso y la siguiente extorsión a la que supondrán, con lógica habido el antecedente, que el Gobierno de España cederá mañana. Nada está nunca cerrado sino que es un paso más hacia sus fines.

Las alforjas autonómicas se cargan con 11.000 millones de euros. De los impuestos de todos. Más deuda y más déficit público. Esto en época de crisis cuando todo aconsejaría contener los despilfarros. Como toda respuesta se anuncia (Zpcon voz grave) y mucho énfasis que tranquilos que el gobierno “tiene UN PLAN” para bajar el déficit público por debajo del 3% en 2012. Nadie sabe, por supuesto, cual es el PLAN. No se preocupen, tampoco Zapatero tiene la más mínima idea pero algo se le ocurrirá no sobre que hacer sino sobre que decirnos cuando llegue el momento.

Saca pecho el ministramen de cabecera afirmando que esos fondos irán a Educación y Sanidad. ¡Y una leche!. Por normativa y ley, en el Estatut lo pone bien clarito, recibida la pasta el gobierno autonómico la invierte en lo que le da la gana sin tener que rendir cuentas a nadie. O sea y entre otras cosas a que Carod abra no se cuantas embajadas. Por ejemplo.
Zapatero se ha amarrado el apoyo de ERC en el Parlamento y la estabilidad del tripartito en Cataluña ante la amenaza de ruptura y convocatoria de elecciones generales que podrían lleva a CiU al poder. La factura la hemos pagado todos.

El timo de la financiación
ALFREDO AYCART ABC 15 Julio 2009

Para que prospere el timo de la estampita tiene que darse el caso de que el aparente deficiente se tope con un sinvergüenza de tan escasa catadura moral que está dispuesto a abusar de sus menguadas facultades, de tal forma que la víctima es, en realidad, un verdugo frustrado pos su exceso de codicia. Tal es el caso del embaucador Carord Rovira, que ha protagonizado una nueva modalidad de la estampita en el timo de la financiación autonómica, un nuevo modelo tan radicalmente insolidario que reciben más los que más tienen.

Como consecuencia de este atropello, hay que empezar a revisar estereotipos: el del bufón insustancial cada vez se ajusta menos al co-líder de ERC, una formación que paga sus alardes independentistas con el dinero del resto de los españoles, precisamente de todos aquellos de los que se quiere separar con los bolsillos llenos, como corresponde. Sus grotescas actitudes, sus payasadas propagandísticas, sus caprichosos despilfarros esconden en una inteligente caricatura el semblante de un taimado estafador.

Tampoco parece adecuarse al personaje la fama de sagaz analista con que pretendían vender a José Luis Rodríguez Zapatero, su corte de aduladores. Al residente del Gobierno —nunca estuvo mejor perdida una «p» en el teclado— hay que comprarle por lo que vale y venderle por lo que dicen sus hagiógrafos que vale. El problema es que ha sido él quien nos ha vendido a todos, con un sistema que profundiza en el desequilibrio interterritorial, prima la insolidaridad y se carga de un plumazo cualquier aspiración de igualdad.

Ni siquiera le encaja ya a Zapatero simplemente el de gobernante iluminado por una revelación divina. Si Carord es el beneficiario, que lo es, quien inventó, organizó el escenario, contrató a los secundarios e impulsó el engaño fue el presidente socialista del Gobierno, el mismo que ha diseñado el mecanismo por el que se recurre a la extorsión para acallar a una oposición a la que encima se intenta responsabilizar del dislate.

La crueldad de esta versión del manido timo es que en este caso, las víctimas son unos ciudadanos gallegos, riojanos, castellanos o extremeños, cuyo papel se limita al de convidados de piedra del sainete.

Y da lo mismo
GABRIEL ALBIAC ABC 15 Julio 2009

LA edición está fechada en el año en 1944 e incluye las bellas ilustraciones de J. Tenniel. Alguien me la regaló cuando yo era un niño; es la más vieja de mis posesiones. La realidad ha estado siempre en ese Otro lado del espejo de Lewis Carroll. Sigue estando.

Van ya para seis años que gentes necias lo controlan todo. La política. No sólo. Lo amargo es la invasiva potencia con la cual -camaleones inversos- lograron los políticos mimetizarlo todo en torno suyo. En la Florencia del sigo XVI, Guicciardini podía escribir a su compadre Maquiavelo cómo forzar a magos y adivinadores a imprimir, junto a sus predicciones futuras, las pasadas los aniquilaría. No es cierto. Hoy, cualquier ciudadano tiene en la banda ancha de su ordenador la universal memoria. Cada palabra que dijeron sus gobernantes está ahí. Y cada una de las realidades que la refutaron. Y cada una de las nuevas palabras que ocultaron las palabras anteriores, la realidad que vino, el testarudo choque de lo real con lo prometido... Y nada pasa.

Puede, el burlado hombre de la calle, catalogar en su pantalla las secuencias que le fueron impuestas. Como una creencia. Puede leer y escuchar al gobernante que dijo que España estaba a pocos meses de alcanzar el paraíso del pleno empleo. Y al mismo gobernante arremeter, en ruda diatriba, contra quienes sugirieran que una crisis económica fuera pensable. Puede, enseguida, tener ante sí los pasajes en los cuales, llegada la tal crisis, prometía borrarla en pocos meses, dando la fecha fija después de la cual tornaría la euforia. Puede analizar los momentos en que, pasada esa fecha, fue augurada otra, y otra, y otra...

El hombre de la calle se quedó sin trabajo, su hipoteca lleva meses sin ser pagada; su esperanza no existe. El hombre de la calle debiera estar furioso ante el cúmulo de engaños de los que fue víctima. Una mala sangre homicida podría latir en sus sienes, mientras repasa el catálogo de tanta burla. Como la víctima de los nigromantes a los que Guicciardini exigía dejar constancia escrita de su estafa, el hombre de la calle tiene ante sí todos los datos. Y permanece inmóvil. Silencioso. Muerto. Políticamente, muerto. Moralmente.

Estábamos habituados a políticos asesinos. A políticos ladrones. No supimos prepararnos para la etapa superior: políticos sólo necios. Hablando y actuando como necios. A los cuales su necedad preserva aun del mínimo principio de no contradicción. Políticos que dicen A y no-A en secuencia continua. Ni siquiera porque sean mala gente (aunque lo sean). Sólo porque desconocen que exista regla lógica que exige que A y no-A no puedan ser enunciados juntos. Y eso es, ya en sí, asombroso. Lo siniestro, no obstante, reside en otro estrato: en la onírica aceptación colectiva de ese uso demencial de las palabras.

Estamos despeñándonos. La recesión se nos lleva a todos por delante. Se nos seguirá llevando. Más hondo cada día, como exige la ausencia de medidas para acotar el daño. Y yo me parapeto en la misma edición del más viejo de los libros míos. Alicia es arrastrada, a una velocidad de vértigo, por la de pronto enloquecida reina negra. «¡Corre, corre! ¡Más deprisa, más deprisa!». La niña pierde el aliento, es llevada en volandas por la otra. Súbitamente todo está, de nuevo, inmóvil. Jadea: «¡Qué cosa más rara!». «¿Qué es lo raro?«. «Pues que en mi tierra, cuando uno corre así, acaba por llegar a algún sitio». Mira en torno, y es verdad que ambas siguen donde estaban al iniciar su fuga. «¡Qué país más extraño, el tuyo...! Aquí, ¿sabes?, es preciso correr cuanto se puede para quedarse en el mismo lugar». Siempre. Y da lo mismo.

Inercias
EDUARDO SAN MARTIN ABC 15 Julio 2009

Avanzar hacia lo irreversible con pactos de circunstancias. Así trabaja Zapatero. Las mayorías políticas, las leyes y el BOE preceden a las mayorías sociales. Nuevo regeneracionismo. Ya lo dijo Maragall en 2003: el nuevo Estatuto deja indiferente a la mayoría de los catalanes, pero nosotros, los políticos, nos ponemos delante del carro. Maragall, ya saben, el gran seductor que indujo a Zapatero a dinamitar la política territorial del PSOE de González. Los viejos socialistas, lo recordaba ayer Valentí Puig, aún lloran sobre el cadáver del federalismo traicionado.

Algunos especulamos con la idea de que una nueva mayoría política podría cambiar el modelo de financiación autonómica trapicheado por la diplomacia subterránea de Zapatero. Ni modo. Muchos gritan, pero todos ponen el cazo. Y de aquí a unos años, quién es el valiente que da marcha atrás. Siempre ha sido así. También Aznar le hizo un traje a la medida a CiU en 2001 y todos terminaron entrando al trapo, incluso las inicialmente descolgadas Andalucía, Extremadura y La Mancha. Irreversible.

Después de tres años de cómplice demora, la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto catalán será una componenda. Ningún magistrado querrá cargar con el muerto de un conflicto que no habría sido tal si el proyecto no lo hubieran aprobado antes el Parlament, las Cortes y los electores catalanes. Irreversible. Ninguna mayoría alternativa osará dar marcha atrás en la ley de violencia de género, cuya constitucionalidad visó el TC retorciendo los fundamentos del Derecho Penal y el principio constitucional de igualdad; ni en la controvertida ficción jurídica del matrimonio homosexual; ni en la de la futura ley del aborto, que el TC también aprobará, seguro, desdiciéndose de su doctrina de 1985. Las inercias sociales creadas después de las batallas como elemento supremo de disuasión contra futuras alternativas. Zapatero sabe lo que hace.

Adolescentes totalitarios
Germán Yanke Estrella Digital 15 Julio 2009

Para los optimistas, el 71% de los jóvenes vascos condena el terrorismo de ETA y, de ellos, la mitad con un nivel "muy alto" de rechazo. Las estadísticas, como esta resultante de un estudio del Defensor del Pueblo (Ararteko) en el País Vasco, tiene su misterio: ¿cómo la rechazan o condenan la otra mitad? ¿Con menos énfasis, con menos convencimiento, en función de las circunstancias? Si no hubiera una enfermedad moral colada entre las fibras de la sociedad, los optimistas no existirían: el 15% de los adolescentes que estudian ESO en el País Vasco justifica o no rechaza el terrorismo de ETA y otro 14% se muestra indiferente, que es algo igual o peor: "nada es tan brutal como la indiferencia frente a lo que ocurre en el terreno de lo humano" decía con razón Joseph Roth, para el que, comparada con la neutralidad, la bestialidad podía incluso calificarse de humana.

Cerca del 30% de estos adolescentes, en pleno siglo XXI y en una de las zonas más prósperas de la Unión Europea, manifiestan al encuestador actitudes propiamente fascistas, partidarias en el fondo de la violencia para imponer criterios y actitudes, complacientes con los matones y los terroristas, ajenos a cualquier exigencia ética y más aún a los elementales compromisos con la sociedad democrática. Los optimistas insisten, como si fuese una disculpa, como si se acallara este drama moral, que los jóvenes vascos, en sus vidas cotidianas, son tan violentos como los de las regiones limítrofes, que hay un alto porcentaje de cooperantes y colaboradores de ONG, etc. Pero lo terrorífico es que la suerte de educación cívica que han recibido a través de las familias, la escuela y las instituciones políticas arroja como resultado un 30% de jóvenes totalitarios.

La nueva consejera de Educación del Gobierno vasco ha dicho recientemente, ante la acometida de quienes pretende como único logro la inmersión educativa en el euskera, que lo primordial es una buena enseñanza. Tiene razón, pero la buena enseñanza no es sólo un compendio de conocimientos y técnicas más o menos asimiladas, sino la formación adecuada para que los jóvenes sean ciudadanos comprometidos con la democracia y la libertad. Se encuentra, al llegar a su despacho, con un 30% de estudiantes de ESO que no lo son, es más, que no tienen empacho en mostrarse como enemigos de todo eso. El Ararteko, al presentar el estudio, comentaba que ya sería motivo de preocupación que uno sólo de los encuestados no rechazara a ETA. Evidente. Calcúlese el nivel de la preocupación social e institucional que implica ese 30%. Sobre todo cuando, según el mismo estudio, hay más partidarios de la banda, más indiferentes y menos condena entre los jóvenes vascos que cursan sus estudios en euskera, lo que no dice nada de la lengua sino del ambiente nacionalista en que se imparte.

La necesidad del cambio institucional en el País Vasco se ha impuesto. Ahora queda el cambio de las políticas para que la ansiada normalidad sea un hecho.

Admisión a trámite de la querella contra Juan Jesús Sánchez Manzano
Asociación 11-M Verdad y Justicia  15 Julio 2009

asociacion@11mverdadyjusticia.es)

El comisario Juan Jesús Sánchez Manzano, que el 11 de marzo de 2004 era jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos (TEDAX), y la perito del laboratorio de la misma unidad, la inspectora con carné 17632, tendrán que comparecer como imputados el próximo 10 de agosto ante la juez María del Coro Cillán, al haber sido admitida a trámite la querella interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M.

En la citada querella se les acusa de los delitos de omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento y falso testimonio en relación con la investigación policial de los atentados del 11 de marzo de 2004. La actuación de ambos funcionarios en el análisis y custodia de los restos de los trenes entorpeció, a juicio de los querellantes, la investigación de lo sucedido en la masacre, impidiendo que a día de hoy sepamos con certeza qué explosivo se utilizó en la masacre y, en consecuencia, cerrando la posibilidad de abrir otras líneas de investigación.

Además de los dos imputados, la juez tomará declaración a varios testigos solicitados por la asociación de víctimas, entre ellos ocho de los TEDAX que participaron en la recogida de muestras y comparecieron en la vista oral y dos de los peritos que intervinieron en el análisis de explosivos ordenado por el Tribunal antes de iniciarse el juicio. También se ha pedido la comparecencia del miembro de la Policía Científica, Manuel Escribano, y de Pedro Díaz Pintado, que era entonces subdirector general operativo de la Policía.

La Plataforma Ciudadana Peones Negros confía en que la admisión a trámite de dicha querella sirva para esclarecer aspectos fundamentales de la investigación de los atentados que ni el juicio ni la sentencia dejaron cerrados, como es el tipo de explosivo utilizado en la masacre.

Asociación 11M Verdad y Justicia - www.11mverdadyjusticia.es
Plataforma Ciudadana Peones Negros - www.peonesnegros.es

ES UN "GOLPE DE ESTADO EDUCATIVO"
Las asociaciones por el bilingüismo piden al Defensor del Pueblo que recurra la LEC
Los colectivos que defienden el bilingüismo real en nuestro país han exigido al Defensor del Pueblo que actúe contra la Ley de Educación de Cataluña, que elimina la educación en castellano. Denuncian la "cobardía social" ante la nueva norma.
EFE Libertad Digital 15 Julio 2009

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ya ha citado para el día 21 de julio en su despacho a los impulsores de este recurso, ha explicado el diputado en el Parlamento de Cataluña Antonio Robles, que perteneció a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (C's).

Robles, coordinador de esta iniciativa, ha destacado que "todas las asociaciones en España en defensa de los derechos lingüísticos" han sumado fuerzas para denunciar el "segregacionismo rayano en el 'apartheid' lingüístico" que, a su juicio, implanta la LEC, y ha lamentado la "cobardía social" que percibe en numerosos sectores de la sociedad catalana, que ni se plantean denunciar esta situación.

Entre la quincena de asociaciones que han decidido pedir amparo al Defensor del Pueblo figuran, entre otras, la Asociación por la Tolerancia, Convivencia Cívica Catalana, Acción Cultural Miguel de Cervantes, Coordinadora de Afectados en Defensa del Castellano, Círculo Balear, Galicia Bilingüe, Foro de Ermua o Plataforma Valenciana para la Libre Elección de Lengua.

El presidente de Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja, ha detallado el contenido del dictamen jurídico que estas asociaciones entregarán al Defensor del Pueblo junto con la solicitud de recurrir la LEC y que denuncia la "inconstitucionalidad" de "casi todos" los artículos de esta ley.

Según Caja, la LEC representa "un golpe de Estado educativo", transmite "violencia" y "coacción" contra niños castellanohablantes y convierte las escuelas catalanas en "correccionales lingüísticos", de lo que a su juicio se infiere que "el Parlamento de Cataluña se dedica a incendiar la Constitución".

Robles ha añadido que los perjudicados por esta ley no sólo son los niños que en casa hablan castellano, sino también los niños con el catalán como primera lengua, cuyos "sus padres están emponzoñados de una ideología separatista".

Por su parte, el presidente de C's, Albert Rivera, ha aplaudido la iniciativa de esta quincena de asociaciones, si bien ha recordado que su partido ya ha anunciado que también solicitará formalmente al Defensor del Pueblo la presentación de un recurso contra la LEC.

"Tres millones de funcionarios son colesterol para nuestro sistema"
 Periodista Digital 15 Julio 2009

Con el nuevo modelo de financiación Cataluña se lleva 3.855 millones más y Andalucía, 3.133. Un reparto parcial y torticero destinado que los dos graneros de votos del PSOE se lleven la parte de león. Y el PP, no sabe si decir que "no" o abstenerse. Para Rajoy se trata de una "gigantesca chapuza" pero anima a las autonomías, con la boca pequeña, a que defiendan sus intereses. Según Manuel López Torrents, director del diario Negocio, "mientras se siga escuchando eso de que 'con nuestro dinero se pagan los servicios de otros'", las autonomías serán "un reino de taifas que roza lo cortijero".

¿Quién saldrá ganando y quién perdiendo con el nuevo modelo de financiación?
Pues realmente nadie, porque si tienen que haber unas Autonomías que se quejan de la injusticia cometidas con ellas y otras satisfechas del último ‘mordisco’, está claro que el asunto está lejos de ser una solución, porque los perjudicados prometerán pelea y se sentirán ultrajados siempre, mientras los satisfechos serán mirados con muy malos ojos. Hay un debate espantoso en mi opinión que hace trizas el principio de solidaridad que en teoría rige para este asunto. Mientras sigan escuchándose cosas como que “con nuestro dinero se pagan los servicios de otros”, estará claro que las autonomías no son una plataforma de descentralización sino un reino de taifas que roza lo cortijero. Y la bronca política de fondo es penosa también.

Tres millones de funcionarios y las autonomías que no dejan de ser un pozo sin fondo; ¿cómo se revierte esto?
No entiendo por qué el empleado público tiene que tener garantizado su puesto con el dinero de los impuestos de los demás. Es cierto que han ganado una plaza por oposición (también el privado supera procesos de selección) pero en cualquier caso, tres millones de empleados públicos me parecen colesterol para nuestro sistema. Las autonomías han sido muy bonitas (es cierto que todas las capitales están espectaculares) pero muy caras. No sé si hay que revertir esto, pero desde luego rebajar el peso de lo público, cosa que creo que es compatible con la cobertura social.

Los empresarios presionan con el despido libre; pero, ¿por qué las soluciones pasan por adelgazar el sector privado y no el público?
No piden eso con esa crudeza, sino más flexibilidad. Las teorías liberales señalan que con un despido libre habría más empleo. Lo que ocurre es que las organizaciones privadas se han sobredimensionado y ahora para continuar tienen que aligerar carga. Y saben que con plantillas mucho más pequeñas podrían seguir adelante. En el caso del sector público, el adelgazamiento necesario es casi imposible con la actual legislación. Creo que nos encaminamos a un modelo laboral en el que el rendimiento del empleado se analizará con lupa. Se han acabado los tiempos en los que un trabajador puede estar camuflado en una gran organización. Estará el que rinda y se le analizará individualmente, de eso estoy seguro.

Este lunes, escribió en el editorial que la financiación "no nos llega llovida del cielo"; ¿a qué se refiere?
Efectivamente, llega de los impuestos y de la emisión de deuda. A más gasto social, más impuestos y más endeudamiento. Lo primero no nos gusta a nadie. Lo segundo puede tener un impacto muy negativo en el riesgo país español, por poner una primera consecuencia, que hay muchas más.

¿Teme que peligren las prestaciones y que el paro vaya en aumento?
Sí. También parecía imposible que los ayuntamientos dejaran de pagar no sólo a sus proveedores sino las nóminas de sus trabajadores y ha ocurrido, a pesar de que en los últimos años han manejado muchísimo dinero, procedente del urbanismo. No es algo que vaya a ocurrir de manera inmediata, pero no es nada prudente hablar del subsidio de desempleo como si de un maná eterno se tratara, ampliable además de modo casi indiscriminado. Creo que se debe pensar en positivo: lo ideal es que nadie cobrara ese subsidio porque todo el mundo trabajase.

¿Se viene una hecatombe en las cajas?
Esperemos que no. Lo que debería haber es un reordenamiento con las menores injerencias políticas. (Y que ‘los pajaritos canten y las nubes se levanten’, claro). Más de 40 cajas en España sin contar rurales es una locura. Muchos expertos sitúan la cifra adecuada en alrededor de la mitad. Pero deben ser sanas, fuertes, competitivas y, sobre todo, este proceso debe costar lo menos posible al contribuyente. Ojalá se realice con criterios técnicos y no políticos, pero por desgracia los jefes de los gobiernos autonómicos han dejado clarísimo sin el menor disimulo que van a tutelar ese proceso.

Treinta de los 36 nuevos fiscales de Cataluña tendrán tutores para aprender catalán
ABC / E. ARMORA | BARCELONA ABC 15 Julio 2009

Los 30 nuevos fiscales — de los 36 destinados este año a la Comunidad de Cataluña—, que ayer juraron su cargo en la Audiencia de Barcelona y no conocen el catalán, dispondrán, por primera vez, de un servicio de atención individualizada y de un curso acelerado para que en unos meses puedan familiarizarse con el lenguaje jurídico en la lengua propia de esta comunidad.

Este servicio pionero forma parte de un plan piloto impulsado por la Fiscalía de Cataluña y los departamentos de Justicia y Vicepresidencia, del que depende Política Lingüística.

Y mientras se incentiva el catalán en la carrera fiscal, un estudio reveló ayer la primacía de este idioma en el ámbito educativo, al menos en este momento. El 76% de los estudiantes universitarios cree que el catalán es la primera lengua de uso en la vida académica, aunque más de la mitad —un 56%— están convencidos de que esta situación cambiará en un futuro próximo con la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Una vez más, la realidad social se impone al dictado político.

Afán normalizador
Según los datos del primer estudio interuniversitario sobre usos lingüísticos, impulsado por la Generalitat y en el que han participado todas las universidades públicas, las dos lenguas más usadas en el futuro serán el castellano y el inglés. Esta última es la que más crecerá, según la percepción de los universitarios, seguido del castellano, mientras que el catalán, que ahora tiene una posición hegemónica en las aulas —más de la mitad de los alumnos toma apuntes en esta lengua y un 61% la usa para responder en los exámenes— , se estancará. Por mucho afán normalizador que haya —la Generalitat lleva años intentando incentivar el uso de la lengua autonómica en los campus—, la apertura de fronteras hacia Europa y Latinoamérica ha hecho que la realidad social de las universidades sea multilingüe.</MC>
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Enrique de Diego:
"La imposición lingüística es un invento de castas parasitarias"

Es el presidente de la Plataforma de las Clases Medias y participó en la manifestación a favor de la libertad lingüística en Baleares
Belén Piedrafita  www.lavozlibre.com 15 Julio 2009

Madrid.- Enrique de Diego es el presidente de la Plataforma de las Clases Medias. Una asociación creada a comienzos de 2007 como respuesta a la convicción de que el sistema político español, tal y como ha sido estructurado, se basa en la expoliación de las clases medias, lo que consideran la base y también la causa de la crisis. El pasado 30 de mayo participaron en la manifestación organizada por Círculo Balear en Palma de Mallorca a favor de la libertad lingüística y contra la imposición del catalán. Es una entidad con sede central en Madrid y delegaciones en diferentes provincias de España, EE.UU. e Iberoamérica.

- ¿Por qué decidieron asistir a la manifestación convocada por Círculo Balear?
- Porque existe una serie de grupos de 'manos muertas', organizados e improductivos, que no aportan nada útil a la comunidad, ni a los demás que se hurtan al control del mercado. Estas entidades siempre han buscado diferentes excusas para presionar a las clases medias: la educación, la cultura, la agricultura, la vagancia y, sin duda, una de las más utilizadas es la lengua. Se utiliza en un doble sentido: para eliminar la libertad personal, ya que es una de las tendencias del sistema que entraña tendencias autoritarias; para legitimar las autonomías, que es un sistema insostenible; y para favorecer grupos minoritarios radicales y 'culturetas'. Esa expoliación es tremendamente masoquista: se restringe la libertad de las personas con su propio dinero. Por eso nos sumamos a la manifestación de Círculo Balear y nos sumaremos a todas las que se hagan a propósito de esta delicada y gravísima materia.

- ¿Creen que existe un conflicto lingüístico en España?
- Sí, pero ha sido inventado por los políticos y por grupos pseudo culturales formados por gente mediocre que necesita vivir de los demás. Son personas que desean establecerse en el funcionariado a través de la exageración de principios, a las que no les importa el sufrimiento de la gente, ni la reducción de su capacidad económica y competitiva, ni el fracaso escolar.

- ¿Cuál cree que es el objetivo de estos grupos?
- Desde luego, vivir a costa de los demás. Pretenden que España se secesione por la simple cuestión de que así podrían restringir más la libertad y extorsionar más a la gente.

- ¿Qué proponen ustedes en materia de Educación?
- Somos partidarios de quitar la competencia de Educación a todos los políticos. Creemos que la mejor opción sería el 'cheque escolar', un bono por familia e hijo que permitiera a cada uno escoger el sistema educativo que considerara más conveniente. Siempre dentro de unos mínimos marcados por el Estado. Sin embargo, pensamos que en ese Estado no debería existir el Ministerio de Educación, sino que éste debería sustituirse por una Alta Inspección que regulara y supervisara las cuestiones mínimas.

- Por lo tanto, tampoco estaría de acuerdo con la devolución de las competencias educativas al Estado.
- No, claro. Nosotros queremos devolver las competencias a los ciudadanos y exclusivamente a ellos. Deseamos que sean los padres los que, en un clima de competencia y de libertad, elijan la educación para sus hijos. Por ello, somos partidarios de cerrar tanto las consejerías de Educación como los parlamentos autonómicos. Son instituciones que no podemos mantener y que tienden a competir con el Parlamento Nacional, estableciéndose como mini estados, lo que consideramos muy negativo.

- ¿Qué opinan de la protección y promoción de las lenguas minoritarias?
- Que es un 'rollo macabeo' de gente vaga e ineficiente y de bárbaros sin cultura. Las lenguas no tienen derechos ni necesitan protección. Si tradicionalmente han sobrevivido ha sido porque han respondido a demandas de la gente en ámbitos concretos. Cuando se actúa sin coacción, la gente tiende a convivir de manera pacífica con las lenguas. El español es el segundo idioma de los occidentales más hablado del mundo. Ha sido sostenido como propio en todas las zonas de España. Todas han contribuido a su formación y, además, suponen un altísimo activo económico. La base fue la gramática de Nebrija, pero desde entonces ha habido numerosas aportaciones. De hecho, eso es lo que se lee en los propios textos nacionalistas que después se usan para presionar a la gente: el español siempre ha sido pacíficamente sostenido por todos los españoles como lengua franca.

- ¿Cuál sería para ustedes el modelo educativo más adecuado en materia de elección lingüística?
- Son los padres los que deben escoger. Debe primar la libertad de elección, si no, no sobreviviremos. No podemos mantener a tanto 'chupóptero' y a tanta sanguijuela sobre la base de 'rollos macabeos' estrictos. No podemos sostener a la Generalitat catalana, a las embajadas, a no sé cuántos parlamentos peninsulares. Todo esto es un rollo sobre el que vive una serie de gente que está llevando a la sociedad a la ruina. Ya es una cuestión de supervivencia. Ante eso, la gente, muy heroicamente, está luchando en situación de indefensión muchas veces.

- ¿Dónde cree que está la clave del problema?
- Los sistemas electorales dan el poder a grupos minoritarios. La imposición lingüística no es algo que esté en los genes, ni en la idea de ninguna zona periférica, sino que es un invento de castas parasitarias contra el que hay que luchar denodadamente. Tenemos que ir al fondo de la cuestión. Para empezar, debería haber muchos menos políticos y, además, la educación la deberían marcar los padres, siempre dentro de unos mínimos delimitados por el Estado.

- ¿Estaría de acuerdo entonces con el cambio de la ley electoral?
- Por supuesto. El actual sistema electoral español se podría haber hecho peor, pero entrenando. La combinación entre la Ley d’Hondt -un sistema electoral corregido- y la circunscripción provincial es absolutamente nefasta. Esta ley está hecha a medida de los partidos nacionalistas. Desde el principio se les entregó todo para que no cuestionaran nada, pero lo han acabado cuestionando todo. Nosotros somos partidarios de un sistema mayoritario de circunscripción unipersonal. Hoy en día, los partidos, en una orgía de estupidez antidemocrática, tienen las listas cerradas y bloqueadas, lo que convierte la representatividad en una farsa. Nadie sabe quién es su representante, nadie sabe cómo acudir a él y la gente vota a listas en las que podría ir perfectamente, y de hecho va, la hermana, el hermano o el primo del cacique de turno.

¿Y quién controla el gasto?
José Antonio VERA La Razón 15 Julio 2009

El problema de la financiación autonómica es que nadie la controla. Se da dinero a unos y otros, pero no se sabe para qué. No puede ser que las autonomías se dediquen a gastar sin parar. Tienen que contener sus inversiones porque el dinero del Estado no es ilimitado. Por ejemplo, Cataluña. Se quejan mucho de que no se les da suficiente, pero lo cierto es que Cataluña es la más beneficiada por el presupuesto desde los tiempos de Pujol. O sea, desde siempre. No ha habido gobierno que no haya favorecido a la Generalitat, por la sencilla razón de que todos han requerido el apoyo catalán para sobrevivir.

El problema está en que los gobernantes catalanes se han dedicado a poner el dinero en lo que no debían, de manera que en vez de invertir en Sanidad o Educación o Infraestructuras, lo han hecho en propaganda, en ¿hacer nación¿, en subvencionar la cultura catalana, en pagar las deudas de TV3, en montar embajadas y delegaciones por el mundo, en tener más funcionarios que nadie y en pagarles más que nadie. Resultado: todo el dinero que se les da es poco. ¿Quiere eso decir que hay darles más? No, quiere decir que hay que fiscalizar el gasto. Las transferencias deben ser finalistas. El dinero de la Sanidad ha de ser para Sanidad, no para embajadas. Mientras esto no quede claro, seguiremos teniendo un problema con la financiación autonómica.

Bajada de pantalones
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 15 Julio 2009

LO más importante de la nueva financiación autonómica es lo que no ha dicho el gobierno: que no tiene dinero para pagarla. Y como subir los impuestos está descartado, la única forma de obtener los 11.000 millones de euros adicionales que cuesta es emitir nuevas emisiones de la ya altísima deuda pública. Lo que deja el Estado español a la intemperie, con las arcas vacías y una capacidad recaudatoria recortada, al haberse transferido a las Autonomías el 50 por ciento del impuesto sobre la renta, el 50 por ciento del IVA y el 58 por ciento de los impuestos especiales. ¿Cómo va el gobierno a hacer frente a los gastos extra que conlleva la crisis, empezando por el desempleo? ¿Cómo va a financiar la educación y el desarrollo necesarios para incrementar la productividad y competitividad precisas para salir del pozo en que nos encontramos?

Por si ello fuera poco, la equidad que proclaman tanto el presidente como su ministra de Hacienda no aparece por ninguna parte, como demuestra un simple vistazo a los números. Que Cataluña se lleve 3.855 millones más y Andalucía, 3.133 significa un reparto tan parcial y torticero como el de la madrastra entre sus hijas e hijastras. Los dos graneros de votos del PSOE se llevan la parte de león, y las otras 13 comunidades que entran en el reparto tendrán que conformarse con el resto. Y si no se conforman, ni siquiera eso.

Aparte de haberse dado el peor de los ejemplos a las Autonomías. En vez de inducirlas a la sobriedad y al ahorro, como exigen las circunstancias, se las induce a gastar aún más de lo que vienen haciendo e, incluso, a gastar el dinero que no tienen. ¿No lo acaba de hacer el gobierno central?

Pero lo más grave de todo, el mayor error de cuantos ha cometido hasta ahora Zapatero, es haber negociado esta nueva financiación autonómica no con las autonomías en su conjunto, ni siquiera con una de ellas. La ha negociado con un pequeño partido político: Esquerra Republicana de Cataluña. Mejor dicho, no ha negociado, ha claudicado ante él, como se vanagloria, desgraciadamente, con toda razón. Desde el esperpento con De Juana, su huelga de hambre y su traslado a San Sebastián para que pudiera ducharse con su novia, no se había visto una bajada de pantalones igual por parte del gobierno español. Con el agravante de que esta vez afecta a las finanzas presentes y futuras del país. Todo, para asegurarse los votos que sostengan al gobierno Montilla en Cataluña y al gobierno central en Madrid con los votos que los de Montilla le presten en el Congreso. Pocas veces un gobierno español se habrá vendido tan barato. O tan caro, según se mire. Pues parte de ese dinero se destinará a que Carod Rovira y su grupo puedan seguir abriendo embajadas en el extranjero y proclamar dentro y fuera de España que ni son ni se sienten españoles.

Aeropuertos catalanes: una cuestión de sentido común
Marga Arroyo  www.lavozlibre.com 15 Julio 2009

Hace pocos días, Joan Ridao, de Esquerra Republicana, y Joan Herrera, de Iniciativa per Catalunya, diputados pertenecientes al grupo parlamentario de ERC-IU-ICV, presentaban una iniciativa en el que instaban a que el catalán se utilizase en los paneles informativos del aeropuerto barcelonés de El Prat. Su objetivo es que los topónimos de las ciudades españolas y extranjeras figuren en dicha lengua.

Es una petición muy loable, pero una pérdida de recursos y tiempo valioso que bien podría emplearse en subsanar cosas que sí hacen falta.

Aquí ya no se trata de una cuestión de imposición de ninguna lengua, sino de una cuestión de practicidad, algo de lo que parecen carecer.

No tiene ningún sentido que la información en el aeropuerto de Barcelona aparezca también en catalán. Si sobrasen los fondos para hacer medidas como ésta, podría ser, pero considero que hay cosas más importantes en las que invertir.

Tampoco se trata de la argumentación ya usada, no por eso incierta, de que el castellano es la lengua oficial de la nación española, nación de la que todavía Cataluña forma parte. Podrán rebatirme con que el catalán es también oficial y estoy de acuerdo. Creo que es un bien cultural que hay que fomentar y preservar, pero también pienso que nos estamos volviendo un poquito locos.

De tránsito internacional, así son los aeropuertos. Si en algo tienen que estar escritos los carteles es en inglés por la simple razón de que es la lengua internacional o bien en español, otro idioma avalado por varios continentes (no provincias). Podrían estar incluso en chino, francés o alemán y sería más práctico que en catalán.
Esto va más allá de la causa nacionalista y de los prejuicios lingüísticos. Es una cuestión de sentido común.

Sería sensato pensar que cuando el catalán lo hablen 500 millones de personas, los carteles, no sólo de El Prat, sino de muchos otros aeropuertos, aparezcan también en esta lengua, pero de momento no es así y no tiene por qué serlo.

'Olet'
ARCADI ESPADA El Mundo 15 Julio 2009

TREINTA AÑOS después de la aprobación de los estatutos la financiación sigue vinculada al chantaje político o a su representación (ayer el de Convergència, hoy el de Esquerra) y convertida (aunque en este punto de manera creciente) en uno de los principales rasgos de singularidad del fracaso económico español. Como hace 30 años el modelo se caracteriza por la irresponsabilización de las comunidades autónomas: gastan, pero no recaudan. Sólo en casos de mucho atrevimiento los parroquianos levantan el dedo con timidez, preguntando a los políticos locales en qué gastan; pero ya digo que son situaciones raras como las que vinculan los felices viajes del vicepresidente Carod con la imposible financiación de la Ley de Dependencia. Como hace 30 años siempre hay acuerdo tras larga comedia, porque el acuerdo es hijo de la trampa, es decir, del déficit y del sobre bajomano. Como hace 30 años el Gobierno ha permitido la organización de un escenario simbólico en que las comunidades «arrancan» privilegios y vuelven a «casa» con su botín, impidiendo que los ciudadanos perciban lo que, por otra parte, es cada vez más inexistente: una planificación estatal del gasto público, políticamente comprometida.

Sin embargo, a pesar de la repetición del tema y de los innobles argumentos el tiempo no pasa en vano. La corrupción del tiempo afecta incluso al dinero, que desde las letrinas de Vespasiano parece que no huele. No hay mejor reflejo de la descomposición del papel regulador y moral del Estado que las intervenciones en el debate de dos altos cargos. La ministra de Economía, el primero. Anunció con su pálida impavidez que el Estado no facilitaría las cifras que corresponden a cada autonomía sino que dejaría a ellas la discrecionalidad de hacerlo. No creí que hubiera una imagen más plástica de la desaparición del Estado, asunto que dicho sea de paso me preocupa mucho más que la desaparición de España. Pero ayer tuve que rectificar, gracias al líder de la oposición. Fue capaz de animar a las comunidades autónomas a defender sus intereses propios y aun capaz de añadir: «Pero el presidente del Gobierno tiene la obligación de defender el interés general». Lo sabíamos. Incluso sabíamos que no siempre lo hace. La novedad extravagante es que el líder de la oposición no se sienta obligado por el interés general. Y que cuando le digan que tome el dinero y corra, el líder de la oposición, ¡créanlo!, tome el dinero y corra en nombre del interés particular. No debe de aspirar a defender el interés general un hombre que no ensaya.

En el mundo empieza a hablarse de nuevo del milagro español. Que un español se levante de la cama, vaya a trabajar y vuelva.

Idioma
La Xunta cambia 14 procesos selectivos para incorporar el castellano en las pruebas tipo test

La Voz 15 Julio 2009

La comisión de personal de la Administración autonómica ha acordado modificar 14 procesos selectivos como consecuencia de la aplicación de la reforma de la Lei da Función Pública impulsada por el Gobierno de Feijoo, que incorpora la redacción en castellano del texto de las pruebas tipo test que hasta ahora estaban elaboradas en gallego. Entre esas 14 convocatorias figuran las de las escalas de arquitectos, inspección de consumo, gestión de sistemas de información, auxiliar de informática e inspección turística.

El Movemento pola Igualdade no Emprego Público (MIEP), que aglutina a funcionarios y opositores, critica que la modificación legal, además de un coste económico y un «aumento da burocracia», puede implicar «un novo retraso na celebración dos exames». El colectivo entiende que la reforma es irrelevante en la práctica, porque los opositores tienen que acreditar el conocimiento del idioma gallego.

Los universitarios están contra la imposición del catalán, pero temen que desaparezca
Un estudio examina los usos lingüísticos en las ocho universidades públicas catalanas
 www.lavozlibre.com 15 Julio 2009

Barcelona.- Los servicios lingüísticos de las ocho universidades públicas catalanas han elaborado el 'Estudio sobre los usos, actitudes e identidades lingüísticas entre el estudiantado universitario'. Desde hace más de diez años, las universidades catalanas recaban información sobre los usos lingüísticos empleados en los centros, pero ha sido durante el curso 2008-2009 cuando se ha elaborado por primera vez un estudio interuniversitario de estas características en la región.

En términos generales, el estudiantado considera que el uso de las lenguas en la universidad es un aspecto poco relevante. Se destaca un cierto desconocimiento de la política lingüística de la universidad, la cual genera cierta indiferencia. La mayoría se manifiestan contrarios a la imposición del catalán, ya que consideran que generaría rechazo, pero en cambio comparten la idea de que deben protegerse por estar en “peligro de extinción”. La conclusión extraída es que en una situación de bilingüismo equilibrado, una política lingüística no tendría sentido. Mientras que el uso del catalán y del castellano no supone un tema de interés o preocupación para los estudiantes, el nivel de inglés sí que conlleva una problemática todavía no resuelta.

Los universitarios tienen la percepción de que el uso de una u otra lengua está sujeto a la elección del profesor -excepto en la Universidad Pompeu Fabra, que se rige por la normativa de la Generalitat-, tanto por cuestión de preferencia como del origen del propio profesorado.

EL CATALÁN SE USA MÁS
El 76 por ciento de los consultados opina que el uso actual del catalán en la universidad es superior al del castellano. Según el alumnado, crece la proyección del castellano, pero especialmente la del inglés. El uso exclusivo del catalán está más presente en los exámenes que en los trabajos o apuntes.

Un 74 por ciento de los jóvenes estima que la presencia del catalán en la universidad es la correcta, frente a un 11 por ciento que la considera excesiva y un 14 por ciento que cree que es insuficiente. Los porcentajes son similares si hablamos del castellano. Sin embargo, un 46 por ciento opina que la presencia del inglés es prácticamente nula.

En lo relativo a los usos lingüísticos del personal universitario, se utiliza el catalán entre un 41 y un 65 por ciento de los casos.

El principal objetivo de este estudio es conocer los hábitos, actitudes, percepciones y opiniones del alumnado universitario sobre el uso de las lenguas, explorar posibles vías de dinamización del uso del catalán y disponer de más información para poder diseñar estrategias para el nuevo marco de enseñanza multilingüe.

La Universidad de Barcelona, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Politécnica de Cataluña, la Pompeu Fabra, la Universidad de Lérida, la de Gerona, la Rovira y Virgili y la Universidad Abierta de Cataluña son las ocho universidades participantes en el estudio financiado por el Comisionado para Universidades e Investigación de la Generalitat de Cataluña.

Para elaborar este trabajo se han aplicado técnicas cuantitativas y cualitativas. El módulo cuantitativo se ha realizado a partir de una muestra de 2989 encuestas en línea, mientras que el cualitativo se ha basado en la técnica de grupos de discusión.

Castellano e inglés arrebatarán al catalán su posición hegemónica en las universidades
ESTHER ARMORA | BARCELONA ABC 15 Julio 2009

El 76% de los estudiantes universitarios cree que el catalán es la primera lengua de uso en el ámbito académico, aunque más de la mitad -un 56%- están convencidos de que esta situación cambiará en un futuro muy próximo con la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Una vez más, la realidad social se impone al dictado político.
Según los datos del primer estudio interuniversitario sobre usos lingüísticos, impulsado por la Generalitat y en el que han participado todas las universidades públicas, las dos lenguas más usadas en el futuro serán el castellano y el inglés. Esta última es la que más crecerá, según la percepción de los universitarios, seguido del castellano, mientras que el catalán, que ahora tiene una posición hegemónica en las aulas -más de la mitad de los alumnos toma apuntes en esta lengua y un 61% la usa para responder en los exámenes- , se estancará.

Por mucho afán normalizador que haya -la Generalitat lleva años intentando incentivar el uso de la lengua autonomica en los campus-, la apertura de fronteras hacia Europa y Latinoamérica ha hecho que la realidad social de las universidades sea multilingüe. Precisamente por ello y, teniendo en cuenta que estamos en la cuenta atrás hacia Bolonia, las universidades catalanas han hecho oídos sordos de la imposición del nivel C al profesorado de fuera. Este nuevo estudio, que le ha costado 48.000 euros adicionales al Govern, constata ahora que el catalán no cuenta ni contará para los proyectos académicos de dimensión internacional -que con Bolonia se multiplicarán-.

Según el citado informe, el castellano es la lengua que prefiere el alumnado para realizar proyectos de investigación y de carácter internacional. Asimismo, «la información en castelano se vive como una versión más actualizada y completa que la información en catalán».

La gran asignatura pendiente Otro dato preocupante del estudio es la falta de preparación respecto al inglés. La inmensa mayoría de los alumnos reconoce no estar capacitado para seguir las clases ni para examinarse en esa lengua. Un 75% cree que el inglés apenas está presente en la universidad.

El Supremo confirma la condena a los independentistas de AMI
REDACCIÓN | A CORUÑA La Opinión 15 Julio 2009

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó en noviembre de 2008 a cuatro años y nueve meses de cárcel al independentista gallego y miembro de la Assambleia da Mocidade Galega (AMI) Uxío Caamaño y a tres años a su compañera Xiana Rodríguez por la colocación de una bomba en julio de 2005 en un cajero de Caixa Galicia en Santiago. El alto tribunal, en coincidencia con el criterio de la Fiscalía, desestima así los recursos de casación presentados por las defensas de ambos jóvenes, que fueron presentados a la Sala en vista pública celebrada el 14 de mayo.

La Sala ha valorado que Rodríguez reconoció durante el juicio su pertenencia a un grupo independentista y que, al ser preguntada por el fiscal sobre si era partidaria de emplear la violencia, ésta respondiera que se trata de un concepto "muy abstracto" y que no sabía qué decir sobre si está de acuerdo con utilizar artefactos explosivos.

Para el Tribunal Supremo, "con el reconocimiento de esta concepción, la pertenencia a un grupo independentista es, tratándose de la colocación de un artefacto explosivo en un cajero automático, un dato que tiene al menos la naturaleza de un indicio poderoso". A esta valoración se añade, como prueba directa contra Caamaño y Rodríguez, el testimonio de dos policías.

Recortes de Prensa   Página Inicial