AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 18 Julio 2009

 

Diez magistrados que no merecen ninguna piedad
EDITORIAL El Mundo 18 Julio 2009

LOS MIEMBROS del jurado que aparecen en la famosa película de Sidney Lumet, Doce hombres sin piedad, tienen en sus manos la decisión sobre la vida de un hombre que puede ir a la silla eléctrica. El veredicto es muy difícil porque los hechos no están claros, pero cumplen con su obligación tras un apasionado debate. La realidad no imita a la ficción, porque los 10 magistrados del Alto Tribunal que tienen que fallar sobre el recurso del PP contra el Estatuto de Cataluña que puede matar a la España constitucional llevan tres años deliberando, sin llegar a ninguna conclusión.

EL MUNDO publica hoy que la precaria mayoría de seis a cuatro construida sobre el último borrador de la sentencia se ha roto el pasado lunes. Ese día, la ponente Elisa Pérez Vera presentó la última versión del tercer borrador, del que había suprimido más de 100 páginas de fundamentos jurídicos. Varios magistrados se opusieron a la eliminación de esa parte, que, según su parecer, desnaturalizaba el fallo al privarle de criterios interpretativos.

Los atónitos letrados del Constitucional se han enterado de que la presidenta María Emilia Casas no tiene «ninguna prisa» en rehacer ese tercer borrador que refuerce los fundamentos jurídicos de la sentencia. Ello impedirá con toda probabilidad que el fallo esté listo a finales de este mes, como estaba previsto y se había filtrado en algunos medios de comunicación.

¿Habrá sentencia en septiembre? ¿Tal vez en octubre? ¿O antes de las Navidades? Nadie se atreve a pronosticar una fecha, ya que el retraso del Constitucional ha superado todas las previsiones. Baste un solo dato: su presidenta María Emilia Casas y otros tres miembros finalizaron su mandato legal en enero de 2008, pero ahí siguen. Ni PSOE ni PP se atreven a iniciar los trámites de renovación del Constitucional para no provocar nuevas demoras en este asunto.

Estamos sencillamente ante un flagrante incumplimiento de las obligaciones institucionales por parte de estos 10 magistrados, que, en lugar de dar ejemplo de responsabilidad, están demostrando una incapacidad vergonzosa para estar a la altura de las elevadas funciones que tienen encomendadas.

Mientras ellos siguen ajenos a «la agenda política», como dijo hace unas semanas María Emilia Casas, el Parlamento de Cataluña ha aprobado una Ley de Educación que impide a los padres educar a sus hijos en castellano y el Consejo de Política Fiscal ha dado luz verde al nuevo modelo de financiación autonómica, dictado y condicionado por el Estatuto de Cataluña.

Tres años después de su aprobación como ley orgánica por el Parlamento, el Estatuto se ha plasmado en decenas de leyes y decretos de la Generalitat de Cataluña en todos los ámbitos: del comercio a la enseñanza, de la justicia a la organización territorial. Cada día que pasa se hace más difícil deshacer este corpus legal basado en el Estatuto, que va impregnando progresivamente los comportamientos de la sociedad catalana.

La información que hoy publica EL MUNDO apunta a que los magistrados del Tribunal Constitucional llevan muchos meses trabajando en una sentencia interpretativa, que declararía inconstitucionales unos pocos de los 114 artículos recurridos por el PP, pero establecería unos criterios jurídicos para interpretar los demás dentro de la Constitución.

En este sentido, la última ponencia consideraba que la utilización del término «nación» en el preámbulo del Estatuto de Cataluña no es inconstitucional porque se trata de la expresión de un sentimiento que no surte efectos jurídicos. Tampoco declaraba inconstitucionales los artículos referentes al uso obligatorio del catalán en la enseñanza y en la Administración autonómica, precisando que ello debe ser compatible -menuda tomadura de pelo- con el respeto al uso del castellano.

Si el fallo del Constitucional se produce en estos términos, estaremos ante un fraude jurídico en toda regla, ya que no es posible dejar al albur de la interpretación decenas de artículos del Estatuto que contradicen abiertamente y de manera expresa lo que dice nuestra Carta Magna. Por ejemplo -para muestra un botón-, el artículo 110, que señala que las normas de la Generalitat prevalecerán sobre las del Estado en materia de competencias exclusivas, lo que supone cuestionar el principio de soberanía nacional que fundamenta la Constitución española.

Si los jueces del Constitucional no llaman a las cosas por su nombre para no quedar mal ante el Gobierno de Zapatero y sus aliados nacionalistas, van a abrir un nuevo periodo de incertidumbre en el que el propio Tribunal tendrá que dirimir durante años continuos recursos contra las leyes y disposiciones de la Generalitat.

Más les valdría hacer una sentencia clara y coherente con los principios que han jurado o prometido defender. Pero no hay razones para ser optimistas. Los tres años transcuridos ya indican el escaso entusiasmo del Alto Tribunal por mojarse en un asunto del que depende el modelo de Estado. La falta de prisa de María Emilia Casas sugiere que sigue apostando por camuflar la inconcreción en los hechos consumados. Estos magistrados no merecen, pues, ninguna piedad y se habrán ganado los peores reproches si, además de hacer su trabajo tarde, terminan haciéndolo así de mal.

Un garrote democrático
M. MARTÍN FERRAND ABC 18 Julio 2009

AUNQUE la palabra democracia la acuñaron los griegos hace veinticinco siglos, el concepto no parece estar claro entre quienes, aquí y ahora, la gestionan y administran. La democracia no es un garrote, construido como varios millones de votos, con el que aplastar a quienes, menores en número, votaron opciones distintas a las del poder establecido. Asistimos al lamentable espectáculo por el que, garrote en mano, el jefe del Ejecutivo configura las líneas matrices del próximo Presupuesto con pactos bilaterales y secretos establecidos, precisamente, con quienes refuerzan su minoría parlamentaria. Lo hace antes de que sea el Legislativo quien distribuya los recursos disponibles con la pretensión igualitaria del bien común.

Si se considera que lo que ha de repartirse no es un maná celestial, sino la suma de todos los impuestos que satisfacemos los ciudadanos, el show que nos ofrecen José Luis Rodríguez Zapatero y su compañía de marionetas ministeriales es obsceno además de escasamente democrático. ¿Podríamos concebir un almacén nacional en el que el precio de los productos fuera variable en función de la procedencia geográfica de sus clientes?

Suponiendo que nuestra Constitución sea real y efectiva y no virtual, como se empeñan en demostrar con su recalcitrante lentitud María Emilia Casas y sus compañeros en el Tribunal Constitucional, la caprichosa asignación de recursos que Zapatero ha hecho entre las Autonomías no es constitucional ni, a la larga, conveniente para sus beneficiarios. El mercado único que exige la prosperidad requiere clientes con poder adquisitivo. Algo mas que subsidiados sin impulso vital y afán de superación. Lo peor del plan Zapatero es el diseño de una ciudadanía resignada y átona, alimentada con bazofia audiovisual y acostumbrada a las más burdas acuñaciones del progresismo social.

Frente a la inefable condición de Zapatero nos encontramos con las tímidas voces del PP. Dice Cristóbal Montoro que si su partido gana las elecciones habrá un modelo de financiación distinto, pero ni siquiera nos lo avanza. Cuando el PP gane las elecciones (?) es muy posible que Casas continúe siendo presidenta del TC y sigamos a la espera de una sentencia sobre el Estatuto de Cataluña. Es decir, seguirá presionando sobre la realidad la «España plural» que pretende Zapatero y que, buena o mala, no cabe en la Constitución vigente.

La maldad de la vicepresidenta
EDURNE URIARTE ABC 18 Julio 2009

El problema del PP es que la maldad de la vicepresidenta De la Vega, lo del toma el dinero y corre como resumen de la actitud popular ante la financiación autonómica, está más que justificada. Cierto que había un chantaje del Gobierno sobre la mesa, la amenaza de quedarse sin el dinero. Pero los chantajes se pueden aceptar o rechazar. Y la abstención del PP en la votación de la financiación autonómica tiene el sabor de una aceptación en la práctica. Un no pero sí, más parecido al voto afirmativo de Ceuta y Canarias que a otra cosa, un apaño vergonzante que da prioridad a los suplementos conseguidos para la comunidad, el toma el dinero de tu Comunidad y corre, y pone en segundo término el interés nacional. Y que cuadra mal con el discurso de descalificación y rechazo frontal del acuerdo de financiación.

A lo que se suman los precedentes, los pactos de Aznar con CIU sobre financiación. También dan la razón a quienes recuerdan estos días las similitudes de la metodología de Zapatero, la búsqueda de la satisfacción nacionalista en primer término, con la del PP en el pasado. El argumento de que esto siempre ha sido así, primero las exigencias de los nacionalistas catalanes y luego el yo también generalizado, es inobjetable. No es lo mismo CIU que ERC, pero sí lo es y lo ha sido su actitud en la negociación.

Y el PP se ha sumado al yo también con un entusiasmo perfectamente equiparable al de las comunidades socialistas. Lo que hace difícilmente creíble su mensaje de que reformará el sistema de financiación cuando gane las elecciones. Y menos creíble aún ante la hipótesis de una mayoría relativa que coloque a Rajoy en la necesidad de otro Majestic con Artur Mas.

Más bien parece que el sistema de financiación será reformado de verdad cuando se colapse, cuando el Estado entre en bancarrota. Cuando no haya dinero que tomar y con el que echarse a correr.

DEFENSA DE LA DEMOCRACIA
Jiménez Becerril: "No hay que hacer del terrorismo un tema tabú"
La eurodiputada del PP Teresa Jiménez Becerril ha señalado a LD que como miembro de las comisiones de Libertades Públicas, Justicia e Interior y de Derechos Humanos de la Eurocámara, buscará que se "cumplan los derechos de todos los españoles" y que se hable de ETA con libertad y de manera clara.
ALMUDENA JIMÉNEZ Libertad Digital 18 Julio 2009

En una conversación telefónica con Libertad Digital, Jiménez Becerril se ha mostrado satisfecha con su nombramiento, el cual pidió ya que lo considera “muy importante para mejorar la situación y defender la Justicia”, así como para abordar el tema del terrorismo de la forma correcta, puesto que en muchas ocasiones se llega a hablar de este tema empleando “un mal lenguaje”, tratando a los terroristas en algunos medios de comunicación europeos como “combatientes”.

La eurodiputada compartió sus expectativas con el recientemente nombrado Presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Juan Fernando López Aguilar, pidiéndole personalmente una especial “atención para combatir el terrorismo”.

En lo referente a aquel "proceso de paz" iniciado en Europa, considerado por algunos como algo “magnífico”, Jiménez-Becerril destaca que lo que realmente supondrá un camino hacia la paz y no dejará otro “mal sabor de boca” será “crear conciencia, mover a los ciudadanos para que hablar del terrorismo no sea tabú y si hay que decir ETA, se diga”, ya que la banda sigue activa y muestra de ello es el último asesinato de los terroristas al inspector de Policía implicado en la lucha antiterrorista, Eduardo Puelles.

La nueva titular de esta Comisión pretende “no dejar pasar estos temas, sino sacarlos a relucir”, a pesar de que acabe de “aterrizar”. Sin embargo, aunque sean “nuevos”, reconoce que “están recibiendo ayuda, puesto que hay mucho que hacer y mucho por lo que trabajar, dentro y fuera del hemiciclo, y en todos los idiomas”.

La eurodiputada popular señala también su implicación en Andalucía, su tierra de origen, preocupándose por trabajar en temas como la agricultura y el Corredor Mediterráneo, que debería “extenderse hasta Algeciras, ya que se trata de una infraestructura esencial para estimular la competitividad de la economía andaluza y crear empleo”.

“Me alegra que hayan confiado en mí porque me hace saber que los ciudadanos saben que voy a llevar y garantizar los valores en que creo a Europa y trataré de defender mis ideales hasta el final”, destacó Jiménez-Becerril, con lo que reafirmó su grado de satisfacción con el cargo que desempeña desde el pasado jueves 16 de julio.

Derecha
Orfandad y resignación
GEES Libertad Digital 18 Julio 2009

La derecha española es plural y en ella conviven múltiples familias ideológicas; liberales, conservadores, libertarios, democristianos e incluso tradicionalistas, entre las cuales existe un considerable guirigay ideológico. Todas ellas, no obstante, comparten cuatro o cinco cosas fundamentales: la defensa de España como nación; el reconocimiento a la tradición religiosa, histórica y cultural de esta nación; la defensa de un régimen político constitucional y parlamentario homologable a los de las sociedades abiertas occidentales; y la conciencia de la prioridad que la sociedad, organizada a su manera, debe tener sobre el Estado y sobre la clase política, que está, además, para servir y no para servirse.

Desde cualquier derecha, la política radical de Zapatero constituye una aberración. Está bastante claro que la deriva nacional desde 2004 constituye un problema, no político, sino histórico. Éste consiste en la ruptura y humillación de la nación en coalición con los nacionalistas; en las políticas destinadas a borrar la tradición cultural y religiosa española; en la reforma legal e institucional destinada a un cambio de régimen, pacífico, pero cambio; en la fortísima ofensiva contra la sociedad civil, que aprovechando la crisis económica multiplicará la fuerza de los poderes públicos y limitará la de los ciudadanos, sean padres, empresarios o trabajadores.

Desde 2004, lo abrupto de estos cambios sociales que Zapatero lleva a cabo –unido al acoso inmisericorde del progresismo al último gobierno de Aznar–, motivó el surgimiento de una sociedad civil activa y pujante que durante la pasada legislatura se echó a la calle en defensa de objetivos diversos; contra la humillación de las víctimas y los pactos políticos con ETA, contra los ataques a la familia, contra la imposición educativa a los padres o contra la cristofobia. En algunos casos, se obró el milagro de la victoria –caso de los pactos de Zapatero con ETA–, al confluir la derecha social con la derecha política en un frente armónico contra el Gobierno, que finalmente cedió.

Pero entonces ya se dieron dos circunstancias preocupantes. En primer lugar, el Gobierno amagó y amenazó a todos aquellos los que se le opusieron desde la sociedad civil, bajo la acusación de "crispación". En segundo lugar, se veía ya la pusilánime actitud del PP en algunos temas ideológicamente fundamentales, en los que cedió al impulso progresista, –federalización, aborto, eutanasia– en los que osciló entre el silencio y las quejas en voz baja, mostrando claramente su escasa voluntad de lucha.

Hoy, ambos aspectos han madurado de manera preocupante. El Gobierno se muestra cada vez más sibilinamente agresivo contra quienes le frenaron antes en la calle. Es el caso del acoso y derribo contra José Alcaraz y la AVT, de las querellas de De la Vega contra la revista Época, de las presiones sobre la COPE, o del acoso a la libertad en internet –ámbito indispensable para la derecha– a través de la SGAE.

Por si fuera poco, la grieta entre el PP y la derecha social se ha ido abriendo progresivamente, conforme el primero se vaciaba ideológicamente y la segunda se exponía aún más. Hoy, en momentos de emergencia institucional, el gran partido de la derecha es irreconocible para quienes le acompañaron en tiempos difíciles. Desde el punto de vista de la unidad nacional, la actitud del PP ante la financiación autonómica es inadmisible e inaceptable; su defensa de la herencia histórica, cultural y religiosa española brilla por su ausencia, e incluso desde algunas instituciones –como el Ayuntamiento de Madrid–, se las ataca con entusiasmo; participa en la erosión de las instituciones constitucionales dejándose llevar por las malas prácticas de los socialistas. Y, sobre todo, con motivo de la crisis económica participa de la ofensiva estatista contra la sociedad civil de la que saldrá de ésta más débil y la clase política más fuerte. Los síes críticos o las abstenciones muestran que entre la exigencia liberal de eliminar poder público y la tentación de los políticos de acapararlo, el PP se queda con lo segundo.

En consecuencia, la derecha social se encuentra hoy abandonada a un sentimiento de orfandad y de resignación que le es nuevo. Tras años de ilusión y lucha, hoy se ve relegada e incluso combatida por sus teóricos representantes. Pero algo está claro, y es que no cabe la resignación: la derecha civil española ha ido ya demasiado lejos como para echarse atrás en el papel que ha buscado y que le corresponde en la vida política. Una vez dado el paso adelante durante la pasada legislatura, no puede ni debe retroceder sólo porque el gran partido de la derecha la haya abandonado y se haya bunkerizado junto con el resto de la clase política. Debe echar el resto y pelear cada palmo de tierra. En el caso del aborto, iniciativas como la del bebe-Aído o la reciente de Hazte Oír muestran impulso moral y camino a seguir en otras áreas. Sin políticos, es necesario que el movimiento cívico liberal-conservador madure independizándose, organizándose y armonizándose para vigilar y fiscalizar incluso a la derecha política que lo ha abandonado.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Rapapolvo al anticatalanismo y al victimismo nacionalista
Juan Carlos Escudier El Confidencial 18 Julio 2009

Como si de la eterna lucha del bien contra el mal se tratase, el anticatalanismo y el victimismo nacionalista vuelven a verse las caras a cuenta del nuevo modelo de financiación autonómica. A estas alturas, tras décadas de asistir a la misma representación teatral, con idénticos efectos especiales y pausas dramáticas, lo único que sorprende es que siga habiendo público dispuesto a tragarse los diálogos. En medio del estruendo de las voces que acusan a los catalanes de avarientos e insolidarios y el coro de plañideras del Maresme que culpa al supuesto centralismo madrileño de todos sus males, incluido el viento de Tramontana, el debate desapasionado se torna milagroso. Ahora, en medio del ruido, hablemos de la financiación.

Parece evidente que el sistema que determinará los ingresos de las comunidades autónomas de régimen común favorece con largueza a Cataluña, cuestión de la que tenemos certeza por la indisimulada euforia de algunos de sus dirigentes políticos. También sabemos que es altamente beneficioso para Andalucía, como lo será para Madrid o Valencia, ya que la población es el criterio básico del reparto. ¿Es un sistema justo? Quizás no, pero depende con qué se compare.

El modelo no ha tenido en cuenta los aumentos de población que se han producido desde el censo de 2001

Conviene destacar en este punto que el modelo que ahora se liquida era una monumental chapuza y que, en contra de lo comúnmente extendido, no fue fruto de un pacto global sino de múltiples enjuagues bilaterales, justamente los que ahora se denuncian y con razón en la negociación que el Gobierno ha mantenido con la Generalitat y hasta con Esquerra Republicana. Si de lo que se trataba era conseguir una financiación por habitante similar en cada comunidad autónoma, es incontestable que no se consiguió, tal y como han demostrado todos los estudios realizados sobre la cuestión. El de Ángel de la Fuente para la Fundación de Estudios de Economía Aplicada ofrece un cuadro en el que se calcula este parámetro. Con competencias homogéneas en 2005 y tomando como base un índice 100, las autonomías más favorecidas fueron Cantabria (118,4), Extremadura (114,4) y La Rioja (113,8), y las menos Madrid (90), Baleares (92,8) y Valencia (93,0). Cataluña (97,7) se encontraba también por debajo de la media.

El sistema era radicalmente injusto porque una cosa es que las comunidades más ricas contribuyan en mayor medida al bienestar del conjunto y otra muy distinta que sus habitantes reciban menos financiación per capita. Es razonable pensar que un catalán o un madrileño han de tener un trato similar al de un aragonés o un castellano-leonés. ¿Qué por qué se producía este desajuste? Pues porque el modelo no ha tenido en cuenta los aumentos de población que se han producido desde el censo de 2001. Ello ha significado que, aunque la financiación ha crecido de forma similar en todas las comunidades, autonomías como Cataluña, Madrid o Valencia, con aumentos de población cercanos o superiores al millón de habitantes, se distanciaban cada vez más de la media. En conclusión, los anticatalanistas deben saber que Cataluña ha sido injustamente tratada con el actual modelo de financiación.

Dicho de otra forma, Montilla tenía buenas razones para presionar a Zapatero, y algunas llegó a exponerlas en un artículo publicado en El País: “Quizás sea bueno recordar aquí, por ser ejemplo muy ilustrativo, que Catalunya tiene tantos pobres (según el último informe de Cáritas) como habitantes tiene alguna comunidad autónoma”. Sobre todo porque una razón es mejor que una amenaza: “Creo que atender nuestros argumentos es conveniente por razones políticas, institucionales e históricas. No hace falta que insista en el riesgo de desafección si los ciudadanos de Catalunya no sienten que el Estado y, en su conjunto, la política española atiende, comprende y apuestas por hacer frente a las necesidades de Catalunya (...) Si España deja de interesar y convenir a todos, no será de todos. Esa es la cuestión y ese es el riesgo”.

Volvemos al sempiternos problema catalán, ese del que Ortega dijo que había que conllevar, pero tanto en el sentido de ida como en el de vuelta: “Es un problema que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar, y al decir esto conste que significo con ello no sólo que los demás españoles tenemos que conllevarnos con los catalanes, sino que los catalanes también tienen que conllevarse con los demás españoles”.

Y precisamente aquí cabe decir a Montilla que sus amenazas son intolerables, como lo es que el socialismo catalán haya sido fagocitado por un nacionalismo insaciable, del que ya apenas se distingue. Cataluña tiene todo el derecho a vivir de otra manera dentro del Estado, pero es inconcebible que una parte se arrogue el derecho de dirigirse al todo en condiciones de igualdad. Ese es el peor de los males, posiblemente el único, de un Estatut que Zapatero ha bendecido con bastante inconsciencia.

Tal y como se ha resuelto el famoso sudoku, la impresión es que el Gobierno se ha limitado a resolver su problema de soledad parlamentaria

A diferencia de la energía, el anticatalanismo se crea y pudiera destruirse con actitudes bien distintas a las observadas hasta la fecha. Una de ellas ha sido la completa opacidad acerca de la nueva financiación, de manera que los contribuyentes que sostenemos el invento no sabemos a día de hoy la porción exacta que corresponderá a cada comunidad autónoma del nuevo y goloso pastel. Aparentemente, Cataluña engullirá cerca de 4.000 millones y Andalucía algo más de 3.000 de los 11.000 millones de euros adicionales, aunque todo parece indicar que esta última cantidad se quedará corta. ¿Cuánto le corresponderá a Madrid? ¿Y a Valencia? ¿A qué tanto oscurantismo?

Los españoles podrían haber aceptado de buen grado explicaciones sensatas sobre la necesidad de alimentar con más madera la caldera de las comunidades más dinámicas en un momento de crisis como actual, siempre que el resto no saliera perjudicado. Pero tal y como se ha resuelto el famoso sudoku, la impresión es que el Gobierno se ha limitado a resolver su problema de soledad parlamentaria, además alimentar sus graneros electorales en Cataluña y Andalucía. Con semejante rueda de molino, ya indigesta de por sí, no hay quien comulgue.

¿Se puede confiar en que, resuelto favorablemente el escollo de la financiación, los nacionalistas dejen de considerarse víctimas de su destino y de culpar al resto de su propia incompetencia a la hora de gestionar los recursos públicos? Sepan que CiU ha dicho que el acuerdo es una minucia y que Esquerra lo considera un paso previo a un concierto económico como el vasco, una aspiración, por cierto, que también se recoge en el programa electoral del PSC y que equivaldría a añadir 14.000 millones de euros en la bolsa catalana. Va a ser cierto que esta gente es insaciable.

Mentira, mentira, mentira
Federico Quevedo El Confidencial 18 Julio 2009

Así de claro. Alguien miente aquí, obviamente. Por otra parte el que eso ocurra entra dentro de lo habitual en este Gobierno y, de manera especial, forma parte de eso que su presidente dio en llamar “talante” durante la pasada legislatura, y que a la vista de los hechos enterró en el olvido en ésta. Rodríguez ha elevado la mentira a la categoría de argumentario político y esencia de su doctrina relativista. El diccionario de la Real Academia ofrece cinco definiciones de la acción de mentir: primera, “decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa”; segunda, “inducir a error”; tercera, “fingir, aparentar”; cuarta, “falsificar algo”; y quinta, “faltar a lo prometido, quebrantar un pacto”.

En todas ellas se refleja Rodríguez como si se estuviera viendo en un espejo. Rodríguez y mentira son una sola cosa, se identifican hasta el punto de confluir en una misma esencia. El verbo mentir se hizo carne en Rodríguez, y éste lo representa como si ejercitara un verdadero sacerdocio de la mentira. De él caben decir todas las expresiones relativas al hecho de mentir: “Es más falso que Judas”, “miente más que habla”, “antes se coge a un mentiroso que a un cojo”, “hay tres clases de mentira: la mentira, la maldita mentira y las estadísticas”, “de tanto mentir le crece la nariz”, etcétera.

¿A cuento de qué viene todo esto? Hombre, ustedes me dirán, pero al margen de anteriores mentiras y gordas de este Gobierno, lo cierto es que el Ejecutivo, con su jefe de filas a la cabeza, lleva una semana intentando colarnos el nuevo sistema de financiación autonómica como si fuera la panacea, cuando la realidad es que se trata de un desvarío absoluto, una de las mayores sinvergonzadas llevadas a cabo por Rodríguez para mantenerse en el poder, otra más por cierto, pero esta puede tener consecuencias muy graves.

Pero he empezado diciendo que alguien miente aquí, y es un hecho constatable que eso es así. Verán, si hacemos caso al Gobierno el nuevo sistema de financiación nos va a costar 11.000 millones. Si hacemos caso a lo que dicen las autonomías después de haberse reunido con el Ejecutivo, el nuevo sistema de financiación nos va a costar entre 13.000 y 14.000 millones. Si hacemos caso a los chicos de ERC, nos va a costar los dos riñones porque ellos no piensan poner ni un euro de su bolsillo para pagar la solidaridad, pero si hacemos caso al Gobierno ninguna autonomía se libra de aportar a la solidaridad del sistema. Si hacemos caso a los catalanes el sistema se ha hecho para garantizar que ellos son mejores que los demás y que por lo tanto tienen derecho a una financiación por encima de la media, si hacemos caso a los demás todos están por debajo de la media, y si hacemos caso al Gobierno todas las autonomías ganan y ninguna pierde y se garantiza la igualdad. O el nuevo sistema de financiación lo ha hecho David Copperfield, o ya me contarán, porque parece cosa de magia. O todo es mentira. Yo me quedo con lo último.

Me quedo con lo último porque es la forma de actuar de Rodríguez: engañar. Engañó a Artur Mas con el Estatuto, engañó a Montilla con la financiación, engañó a Aguirre con los dineros que iba a recibir Madrid, engañó a Rajoy con las ofertas de pacto sobre la crisis, engañó a los ciudadanos cuando negó la crisis y prometió el pleno empleo en esta legislatura, engañó a la patronal y a los sindicatos con el diálogo social, engañó a Solbes cuando le prometió plenos poderes, engañó a todos cuando dijo que el primer plan de salvamento financiero era para garantizar créditos a familias y pymes… Engaño tras engaño ha ido construyendo toda su arquitectura política, desde el principio. El proceso de paz fue un engaño apoyado en innumerables mentiras, como lo fue la apertura del proceso estatutario. Sus promesas sociales han sido un engaño detrás de otro, sus ofertas de pacto eran siempre falsas… Nada en él nace de la certeza y por eso su lenguaje siempre está cargado de giros y frases pomposas y demagógicas. Ahora bien, a base de mentiras puede irse muy lejos, pero con pocas esperanzas de volver. Al menos eso espero.

AGAPITO MAESTRE, ESCRITOR Y FILÓSOFO
"Este libro se lo daría a Rajoy para que aprenda a hacer oposición y a Zapatero para que aprenda algo"
Armando Huerta. Estrella Digital 18 Julio 2009

TÍTULO: Leer por libre
AUTOR: Agapito Maestre
EDITORIAL: Oberon

Como observador de la realidad que nos rodea, Agapito Maestre teje con paciencia y espíritu a veces cáustico -sin talante, que diría Zapatero- una amena narración que, con un hilo conductor, es capaz de aunar filosofía, pensamiento, literatura, cine, historia y política. Mucha política. Las referencias a la situación actual de la política española son frecuentes, y las críticas hacia el presidente del Gobierno español, constantes. "Zapatero es, sobre todo, un populista. Un populista -arguye Maestre- es aquel que concede derechos a todos aquellos que reivindican algo. No distingue entre el principio democrático -la regla de las mayorías- y el principio liberal, que limita las exageraciones del primero. No todo lo que se legisla en un parlamento es racional". En Leer por libre Maestre tacha de "régimen político" al Gobierno de Zapatero y cuestiona su carácter democrático: "Está muy lejos de un sistema que separe de modo claro el poder ejecutivo, del legislativo y del judicial".

Una conversación con Agapito Maestre es un buceo por la intelectualidad, un paseo por la filosofía en su sentido más etimológico: amor a la sabiduría. Catedrático de Universidad y habitual colaborador en los medios de comunicación, Maestre estudió en Frankfurt con Jürgen Habermas y Karl-Otto Apel. De su experiencia vital y de sus incontables lecturas es fruto Leer por libre , la obra de un librepensador del siglo XXI.

PREGUNTA: ¿Qué es para Agapito Maestre leer por libre?
RESPUESTA: Leer por libre es una actividad lúdica. Nadie que lea forzado puede leer con pasión y con placer. Leer por libre es leer sin ningún condicionamiento, sin ninguna preceptiva.

P.: ¿Es un libro contra Zapatero?
R.: Es un libro que hace una crítica política a través de la crítica de la cultura. Evidentemente aparecen los grandes temas ideológicos de Zapatero, que no es un tecnócrata, que no es en absoluto un hombre preocupado por la mejor economía para este país. Zapatero es, sobre todo, un populista. Y un populista no es otra cosa que aquel que concede derechos a todos aquellos que reivindican algo. Evidentemente Zapatero no distingue entre el principio democrático o la regla de las mayorías, y el principio liberal. El principio liberal limita las exageraciones del principio democrático. O dicho en román paladino: no todo lo que se legisla en un parlamento es racional. En este sentido, está muy lejos este presidente del Gobierno, en su régimen político, de un sistema democrático que separe de modo claro el poder ejecutivo, del legislativo y del judicial.

P.: Es un libro heterogéneo?
R.: No es tan heterogéneo. El libro es el pretexto, pero hay una sistemática. El libro tiene un ritmo, un pulso tanto para el lector como para el escritor.

P.: En el trasfondo hay siempre una búsqueda de lo político?
R.: La literatura es racionalidad pública. La literatura no es algo que sirve únicamente para extrañarnos del mundo, para escondernos del mundo, para refugiarnos en una habitación, sino que es una manera de comprender el mundo. La literatura, la historia, la poesía, la cultura en general son formas de racionalidad pública.

P.: Usted elogia a Tomás Moro y halaga que llegase a pagar con su vida la fidelidad a la propia conciencia, ¿son fieles a su conciencia los políticos de hoy?
R.: En absoluto. Los políticos de hoy lo primero que han hecho ha sido judicializar la política, que es lo peor que le puede pasar a la vida política. Y los jueces se han prestado a ese negocio. Tomás Moro ha representado para el mundo occidental contemporáneo la objeción de conciencia; él es, de algún modo, el símbolo de los grandes políticos. La correspondencia de Moro me sirve en el libro para entender qué es la objeción de conciencia. ¿Por qué la objeción de conciencia? Porque cientos de miles de padres españoles están en desacuerdo con esa ley que ha llevado a imponer una asignatura a los chavales sobre educación para la ciudadanía, y muchos de esos padres, de acuerdo con el derecho y con una interpretación plausible de la Constitución, han hecho objeción de conciencia. La educación moral, religiosa y política depende únicamente de la familia, no del Estado. Ahí tienes a un hombre como Tomás Moro que, por razones de conciencia, por objeción de conciencia, muere en el patíbulo. Fíjate si es actual?

P.: Ya que hablamos de Moro, ¿es Leer por libre un libro utópico?
R.: En absoluto. Es un libro muy realista. No es un libro para especialistas. Es un ensayo, mitad narración, mitad investigación. Se trata de darle al lector la almendra, lo mejor de cada libro.

P.: En parte, sólo en parte, hablamos de un libro sobre libros. A modo de test de Proust, le pido un titular, una brevísima reflexión, para cada uno de los siguientes cinco títulos que aparecen en Leer por libre :
R.: Allá vamos?

P.: Una lectora nada común , de Alan Bennett
R.: Si un monarca se aficiona a la lectura puede acabar como la reina de Inglaterra, abdicando. Juan Carlos I ojalá se haga un buen lector.

P.: Los días frágiles , de Besson, P.
R.: Es un libro sobre un poeta que fue un mal ciudadano

P.: Campo Santo , de Sebald, W.G.
R.: Una civilización se mide por el trato que le da a los muertos

P.: La Suite de Manolete , de Joaquín Pérez Azaústre
R.: La joven literatura española, muy geométrica y sin pasión

P.: Veinte cuentos a deshora , de Jesús Cobo
R.: Un libro maravilloso. Un autor desconocido que escribe magníficamente

P.: En su libro habla mucho y bien de José Luis Garci, ¿qué virtudes harán que las películas de Garci pasen a la Historia, con mayúsculas, del cine?
R.: Ya han pasado a la historia del cine. El cine de Garci es juntar grandes sentimientos, grandes pasiones, con una gran reflexión sobre España.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

MODELO DE ESTADO / El futuro del 'Estatut'
Casas quiere una sentencia sin prisas
VICTORIA PREGO El Mundo 18 Julio 2009

El tapiz se ha deshecho de nuevo. En el Tribunal Constitucional ha vuelto a romperse la delicada mayoría que había logrado apuntalarse después de meses de deliberación sobre el Estatut. Pero la presidenta del Tribunal, María Emilia Casas, ha hecho saber a sus colaboradores que no hay «ninguna prisa» para elaborar un nuevo proyecto de sentencia que logre el apoyo suficiente de los magistrados.

Ha sido la tercera propuesta la que ha desatado la caja de los truenos y al menos dos de los jueces que habían aceptado inicialmente poner su firma en la resolución de fondo -que, aun declarando inconstitucionales en el fallo pocos preceptos, ponía a salvo en los fundamentos jurídicos las competencias del Estado- se han negado a respaldarla.

El magistrado Guillermo Jiménez, que la semana pasada ya se había mostrado dispuesto a a sumar su voto a los defensores de esta sentencia interpretativa-manipulativa, fue el primero que se plantó el pasado lunes y se negó en redondo a apoyar la propuesta que se le había puesto delante de los ojos y que consideró «intolerable». El voto de Jiménez era precisamente el que iba a componer esa mayoría de 6 a 4 que habría proporcionado un poco más de solidez a la resolución.

Sin su voto a favor, la relación de apoyos en el seno del TC habría quedado de nuevo en un empate 5 a 5, lo que habría requerido el voto de calidad de la presidenta, María Emilia Casas, para inclinar la balanza en sentido favorable al Estatut. Una hipótesis que Casas rechaza contemplar, entre otras cosas porque esa proporción convertiría la sentencia en un escándalo político de primera magnitud.

Otro de los miembros del Alto Tribunal, Ramón Rodríguez Arribas, que también estaba a punto de apoyar la sentencia con su voto si se aceptaban determinadas reclamaciones por su parte para que se llevara al fallo alguna cuestión llamativa pero no conflictiva, se ha negado igualmente a votar a favor del proyecto que se les ha presentado. El voto de Rodríguez Arribas era el que habría podido conformar la relación de 7 a 3 que habría permitido al Tribunal salir a la palestra pública con una resolución respaldada por una amplia mayoría. Incluso dos de los jueces pertenecientes al llamado sector progresista como son Manuel Aragón y Pascual Sala han transmitido igualmente a sus compañeros su opinión extremadamente crítica sobre el proyecto.

La razón de este revuelo inesperado está en que en este último borrador presentado por la ponente Elisa Pérez Vera se ha metido tal cantidad de tijera a los fundamentos jurídicos y los ha despojado tan rotundamente de citas de jurisprudencia, que ha dejado el proyecto dramáticamente desguarnecido y carente de la solidez jurídica exigible. De ese texto casi ha desaparecido la doctrina, de modo que se ha convertido en una sentencia puramente decisionista, lo que en el lenguaje de la calle significa más o menos «esto es así porque lo digo yo» y por ninguna otra cosa.

En esas condiciones los consensos han saltado por los aires. Incluso podría decirse que ha habido casi un conato de sublevación. Cuando todo parecía estar ya pactado en lo esencial.

El resultado es que esta tercera propuesta de sentencia ha resultado definitivamente inadmisible para una mayoría de magistrados que, a finales de la semana pasada, estaban dispuestos a estampar su firma en una sentencia que, aunque llevando muy pocos preceptos al fallo declarándolos inconstitucionales, se apoyaba ampliamente en los fundamentos jurídicos para dar la vuelta a una parte importante del articulado salvaguardando así la competencia del Estado.

El procedimiento ya ha sido descrito por EL MUNDO: en los fundamentos jurídicos se interpretaba que algunos de los preceptos no dicen en el fondo lo que en realidad sí dicen; se dejaba sin sentido la letra de otros muchos añadiéndoles la cláusula de que no vinculan al Estado o la afirmación de que lo contenido en el artículo se puede admitir pero «sin perjuicio de» la competencia del Estado en esa materia.

Pero sucede que lo que ha quedado tras «aligerar» la sentencia en más de 100 folios ha resultado un bodrio, dicho esto en román paladino. Es decir, que no es que se haya «aligerado» el texto, protestan sus señorías, es que se ha «cortado» y que lo que resulta de ese corte es una pieza jurídicamente indigerible. Traducido de nuevo al lenguaje de un lego, el texto resultante podría estar más cerca de una ponencia política que de la sentencia de un Tribunal Constitucional. Y por eso ni siquiera los inicialmente partidarios de no tocar demasiado el Estatut estarían ya dispuestos a apoyar este proyecto.

Así que todo se ha ido abajo. Para empezar, tras el revuelo organizado a la vista del texto del tercer borrador, el pleno convocado para el lunes pasado fue suspendido. Hubo, eso sí, varias reuniones de magistrados pero la reunión plenaria, que habría durado varios días para examinar la sentencia completa sobre el Estatuto entero, no tuvo lugar.

La presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, ha recibido con gran incomodidad esta rebelión de los magistrados, algunos de los cuales estarían incluso dispuestos a aceptar que se designara un nuevo ponente. Eso no ha ocurrido, pero lo que sí es cierto es que varios letrados del TC están ahora mismo elaborando nuevas notas sobre los puntos más conflictivos del proyecto.

Y aquí viene lo asombroso: convencidos de que el encargo que recibían de la presidencia era de la máxima urgencia, y dispuestos ya a trabajar a uña de caballo, los letrados - profesores universitarios y magistrados, es decir, auténticos estudiosos y expertos en las materias de las que se ocupan- han sabido que la presidenta del Alto Tribunal se enfrenta «sin ninguna prisa» a la resolución de este nuevo obstáculo para la tan esperada sentencia. ¡Sin ninguna prisa!

Y, sin embargo, no todo está perdido. Los días que quedan de la semana presente sí que están echados a perder y en las dos semanas que restan para que termine julio, vista la «ninguna prisa» expresada por la presidenta, no debemos esperar la fumata blanca antes de agosto. O de septiembre.

Pero no todo está perdido porque el contenido esencial del proyecto de sentencia se mantiene. Lo que se negoció, negociado está. Y lo que va al fallo sigue yendo al fallo. Sólo los fundamentos jurídicos han de ser rescatados y apuntalados con la doctrina jurisprudencial imprescindible. Es verdad que, con ese corta y pega implacable, la ponente ha destrozado la coartada jurídica de los reticentes y, en consecuencia, ha destruido también el consenso. Pero si se pretende recuperar el pacto y facilitar la coartada de quienes, siendo muy críticos con la fórmula con la que se iba a envolver el varapalo al Estatut, estaban dispuestos a respaldarla, hay que desandar lo andado.

Este es el trabajo que ahora tienen por delante los letrados del alto tribunal que probablemente se vean en la necesidad de regresar al segundo borrador y empezar de nuevo a perfilar desde ahí la redacción definitiva de esta sentencia de nunca acabar.

PPC
El dominó de la financiación
Maite Nolla Libertad Digital 18 Julio 2009

Mi opinión sobre el asunto de la financiación autonómica es que la Constitución separa autonomía y solidaridad por una "y" y no por un "y si se puede" o por un "y si eso". Artículo 2. Eso no se puede cumplir cuando el principal beneficiado de un sistema basado en la igualdad y la solidaridad lo que pretende es la desigualdad y la insolidaridad. Así de fácil.

A mí me interesan las consecuencias políticas que tiene el tema. En este caso, los principales afectados por la resolución del asunto, lo que el socio de Zapatero, Joan Puigcercós, ha calificado como doblegar al Estado, son CiU y el PP de Cataluña. Como las piezas de dominó, va a caer uno empujado por el otro.

A los de CiU, confiados en que lo de la financiación se atascara eternamente, les han colocado en fuera de juego, les han hecho la puerta atrás –si te ha pillao la vaca– y, para resumir, que no van a ganar las elecciones dentro de un año, ni que se hunda otro barrio en Barcelona, ni que de aquí a octubre de 2010 no haya ni luz ni agua en toda Cataluña, que, como ustedes saben, son lo métodos que el PSC utiliza para ganar, qué digo ganar, arrasar en las elecciones. Si son moderados, tendrían que dar por bueno el acuerdo y eso ya lo hacen los socialistas; y si son radicales, tienen que serlo muchísimo, porque ERC también está por el acuerdo, pero eso no da votos, los quita. Igual que el pacto de La Moncloa sobre el estatut les dio vida cuando estaban acabados, el acuerdo sobre la financiación les da la puntilla cuando mejor estaban.

Y el que cae con CIU es el PP de Cataluña, que había puesto todos los huevos en el cesto de que CIU ganaba las elecciones. Avanzo un primición, y es que CiU y PPC no van a sumar sesenta y ocho escaños en las autonómicas catalanas, excepto cataclismo. ¿Qué hacemos ahora, doña Alicia? ¿Qué pasa ahora después de pedir un frente común de los partidos catalanes en el asunto de la financiación y de pedir a Zapatero que cumpliera el Estatut, que nosotros mismos tenemos recurrido? ¿Está usted en contra del acuerdo por lo que dicen Núñez Feijóo, Juan Vicente Herrera o Beteta, o por lo que dice Artur Mas?

Estoy de acuerdo con los editoriales de nuestro periódico; Rajoy es incapaz de responder a la jugada de Zapatero, porque no ha tenido un criterio previo. Ya sé que en el PP, en contra del PP donde el PP gana por mayoría absoluta, se aboga por los criterios generales y luego que cada uno defienda lo suyo en su autonomía; lo mismo que Galeuscat, vamos. Y no deja de ser triste que en lugar de llamar al orden a Alicia Sánchez-Camacho, los que acaben siendo obligados a abstenerse sean los que ni están a favor del acuerdo, ni se ven beneficiados.

Los proetarras aprovechan las fiestas patronales para enaltecer a terroristas
Homenajes delictivos
Editorial La Razon 18 Julio 2009

L a tradicional Semana Grande de las distintas localidades del País Vasco se desarrollará con un Gobierno constitucionalista en Ajuria Enea por primera vez en 30 años. El cambio político, con sus altibajos y fricciones, se abre camino en una sociedad amedrentada por el terrorismo de ETA y su brazo político, y que ha sufrido el sectarismo nacionalista. Estas tres décadas abrieron espacios de impunidad insólitos en un Estado de Derecho, que permitieron, por ejemplo, que las tradicionales fiestas grandes del verano fueran aprovechadas por el entramado batasuno como altavoz de ETA.

Demasiadas comparsas vascas están dominadas por la denominada izquierda abertzale y son un instrumento más de ese engranaje mafioso que ha impuesto su ley a los ciudadanos durante estos años. El nacionalismo consintió, cuando no favoreció, estas situaciones y dejó a las fiestas en manos de estos colectivos y al servicio de la propaganda proetarra. El triunfo constitucionalista, propiciado por el PSE y por el PP, debe significar un punto de inflexión. Se trata de que se actúe con tolerancia cero frente a cualquier expresión pública o privada que jalee, justifique o tolere el terrorismo.

En este sentido, la Administración del Estado está obligada a responder con el objetivo de que los recintos festivos sean devueltos a los ciudadanos para un uso normal y no como plataforma política de un colectivo totalitario. Sin duda, sabemos y entendemos que no es sencillo que la normalidad se imponga a una excepción enquistada durante tres décadas, pero nos parece preocupante que se sucedan estos días en el País Vasco demasiados episodios de enaltecimiento del terrorismo sin una respuesta concluyente. O que se dé alguna actitud intolerable, como la de un agente de la Ertzaintza de Durango (Vizcaya) que se negó a tramitar la denuncia de una mujer contra un homenaje a un preso de ETA.

Confiamos en la buena voluntad y en el compromiso del nuevo Gobierno vasco para que se abra camino la normalidad democrática, pero es preciso que esa disposición esté acompañada de eficacia, diligencia y rigor. El propósito es que no vuelva a ocurrir, por ejemplo, el homenaje en Guecho al proetarra Zigor Goikoetxea, hermano del jefe del «comando Vizcaya», que fue condenado por amenazar de muerte a la concejala Marisa Arrúe. O que se haya permitido sin más que la «txupinera» de las fiestas de Bilbao tenga como único mérito para esa distinción el hecho de ser la hermana de un terrorista condenado a 48 años de cárcel por el asesinato de un guardia civil.

Que sea una asociación cívica como Dignidad y Justicia, y no la Administración o el Ministerio Fiscal, la que pida en la Audiencia Nacional que se prohíban dos actos para rendir honores a terroristas presos y huidos en Santurce (Vizcaya) no debería convertirse en costumbre, como ha ocurrido estos años, porque corresponde a los poderes públicos la principal responsabilidad y el liderazgo en este lucha. Tampoco es comprensible que la Audiencia Nacional haya permitido este acto de Santurce. Un solo acto público de exaltación a un asesino ya debiera resultar inadmisible en un régimen de libertades, por lo que es evidente que algo sigue fallando a la hora de aplicar la ley. Las diferentes administraciones y la maquinaria judicial tienen la obligación de ser inflexibles con los enemigos de la libertad para impedir unos actos que ofenden a las víctimas y a la sociedad. No se está exigiendo nada que no lo haya exigido ya el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En el «Barça» militan, juegan y triunfan una mayoría de profesionales del deporte a los que les importa un pimiento el nacionalismo catalán
El cisne forofo
Alfonso USSÍA La Razon 18 Julio 2009

Le tengo afecto al Muy Honorable Jordi Pujol. Y una nostálgica admiración. Su mujer, Marta Ferrusola, me cae peor, pero ahí se enfrentan la objetividad y la subjetividad, y uno es siempre sujeto. De ser objeto, mi opinión valdría lo mismo que un elefante de plata con colmillos incrustados de marfil o que un Quijote de nácar blandiendo su adarga. Creo que el Muy Honorable Pujol, inspirador de grandes tonterías y protagonista de muy aceptables decisiones, no merece -como otros dirigentes nacionalistas y aldeanos- la amargura crítica.

Pujol, después de ser entusiasta oficial del Ejército de España, mentón alzado y pulidas botas, se entregó a la causa provincial y estuvo en la cárcel durante el franquismo. Disfrutó y padeció los caprichos del Régimen. Pero en la Transición, además de traicionar a Tarradellas, demostró su inteligencia sin límites, y se distanció de los esquizofrénicos nacionalistas vascos. Fue leal a lo que pretendió. Al nacionalismo catalán desde un rincón pragmático de su melancolía, y a España por inteligente, que no apasionada, emoción medida.

El Muy Honorable es personaje de aspecto turbio y escasa presencia, pero muy respetable por su sentido del equilibrio. Insisto en que no me inquieta reconocer mi admiración hacia su persona, si bien me desasosiega pensar que estos paletos que hoy tripartitan Cataluña son consecuencia de sus desahogos. Siempre he desconfiado del cisne en declive. Ese canto del cisne agónico y fanfarrón de los cisnes sin alas, de los cisnes sin ganas, de los cisnes sin nenúfares y de los cisnes unánimes del cursi de Rubén Darío, me entristece.

Ahora, sin venir a cuento, ha dicho Jordi Pujol que el «Barça» es la selección de fútbol de Cataluña, y se me han abierto, como abanicos de hilo, las holguras de mis pololos. Vamos a ver. En el «Barça» militan, juegan, compiten y triunfan una mayoría de profesionales del deporte a los que les importa un pimiento el nacionalismo catalán. Ni a Messi, ni a Etoo, ni a Henry, ni a Touré Yayá ni al resto de los componentes extranjeros de la maravillosa plantilla del F.C. Barcelona les quita el sueño la realidad, cierta o soñada, de Cataluña. Iniesta, el mejor jugador de la plantilla, es de Albacete y de familia madridista. Y Xavi y Puyol son dos columnas de la selección de España, que es la que vale, y no la figurada por el tontorrón, gastón y gorrón de Carod-Rovira. Esa bobada la puede pronunciar Carod, o su hermano Apeles, o Chiqui Beguiristain, pero no Jordi Pujol.

El «Barça», admirable club, con centenares de miles de seguidores en toda España, es eso, tan grandioso y único como un impresionante club, pero nada más. A muchos de sus grandes futbolistas, o baloncestistas, o lo que sean, les importa un higo el nacionalismo catalán, la Señera estrellada, el «Freedom for Catalonia» que no es «Spain» y todas esas chorradas. El «Barça» es lo que es, porque, además de sus socios, millones de personas en el mundo le han dotado de horizontes y no de aldeas. Y es un club español rebosado de jugadores que han venido de fuera para cumplir sus contratos profesionales, no para intervenir en pequeñas historias de ombligo. Que Pujol, el Muy Honorable, piense de esa manera me decepciona. Eso, el canto del cisne, tan aparatoso y tan cursi.

José Mª Martín (La Coruña):
"Las Administraciones no deben cambiar los hábitos lingüísticos de los ciudadanos"

"Nos parece absurdo fijar cuotas, porcentajes o tiempos. Estamos a favor de la libertad de lengua"
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 18 Julio 2009

La Coruña.- José Mª Martín López-Suevos es el presidente de la Mesa por la Libertad Lingüística, una asociación gallega, que nació en julio de 2007 con la iniciativa ciudadana 'Tan gallego como el gallego', la cual reunió más de 20.000 firmas contra el Decreto 124/2007 del 6 de julio.

- ¿En qué consistía la medida 'Tan gallego como el gallego'?
- La iniciativa ciudadana 'Tan gallego como el gallego' fue un movimiento que se constituyó cuando se supo que se iba a redactar el Decreto 124/2007. Los fundadores de esta iniciativa elaboraron un manifiesto de protesta con el que se recogieron más de 20.000 firmas. Gracias a eso, el PP se desmarcó del Decreto y terminó por no apoyarlo. Sin embargo, el problema no se resolvió a pesar de las firmas, por lo que lo lógico era crear una entidad con forma jurídica y con identidad propia. De ahí nació la Mesa por la Libertad Lingüística.

- ¿Por qué están en contra del Decreto 124/2007?
- Este decreto marcó un antes y un después. Supone el inicio de la normalización sin complejos. Se habla de promoción del gallego, pero en realidad es un concepto falso. No se promociona, sino que se impone como lengua vehicular en la enseñanza. Como consecuencia, en el mejor de los casos, se puede estar hablando de más de un 70% de carga lectiva en gallego en los colegios, cuando no es el cien por cien.

- ¿Cuáles son sus objetivos?
- Nos oponemos a cualquier régimen de discriminación lingüística. Los poderes públicos tratan de construir la identidad nacional a través del idioma, lo que supone un problema político que tiene la discriminación lingüística como ramificación. Pensamos que no hay nada que normalizar. En Galicia existen dos lenguas cooficiales declaradas en la Constitución y en el Estatuto. La gente no necesita ser normalizada, cada uno sabe lo que tiene que hablar. Una cosa es reconocer la cooficialidad y otra imponer una lengua. Por eso, buena parte de la sociedad civil ha decidido levantarse y movilizarse.

PROMOCIÓN DEL GALLEGO SÍ, IMPOSICIÓN NO
- ¿Creen en el concepto de protección y promoción de las lenguas?
- Sí, pero como promoción, no como imposición. La riqueza de las lenguas está reconocida en la Constitución. Pero una cosa es defender la riqueza que supone una lengua y otra imponerla a quien no la habla. El Plan General de Normalización Lingüística es totalmente impropio de una democracia. Pensamos que el Decreto 124/2007 traspasó todos los límites, por lo que lo recurrimos ante los tribunales y actualmente estamos con el recurso ordinario. Sin embargo, es curioso que todavía hoy, que gobierna el PP en Galicia, tengamos que seguir peleando contra el letrado de la Xunta de Galicia, que defiende un decreto aprobado por el Gobierno anterior. Nadie le ha dado instrucciones de que se abstenga o se inhiba.

- ¿Piensan que el Partido Popular va a modificar la situación?
- Para nosotros ha sido una decepción que el Decreto todavía no haya sido derogado, porque estamos perdiendo un curso escolar. Para el curso que viene no se han dado instrucciones a los centros, ni ha habido ningún cambio en la normativa que permita que los niños lleven los libros en el idioma que los padres crean conveniente. El lema de 'A Mesa pola Normalización Lingüística' es 'Queremos nuestra lengua en tu boca', mientras que nosotros lo que defendemos es que cada uno es libre de hablar el idioma que estime conveniente de los dos que tenemos. A día de hoy, no notamos ningún cambio sustancial. La única modificación realizada a fecha de hoy es la relativa a la ley de Función Pública, que va a permitir que los opositores se examinen en el idioma de su elección. Es un hito importante pero no suficiente.

- ¿Cómo apoyan a los padres desde la Mesa por la Libertad Lingüística?
- Hemos tenido que defender a muchos utilizando nuestros servicios jurídicos. Se han dado casos de profesores que perseguían a los niños porque llevaban sus cuadernos en castellano en asignaturas que no eran Lengua gallega.

- ¿Cómo era la situación de la educación en Galicia antes del Decreto y en qué ha cambiado a nivel práctico?
- La Ley de Normalización Lingüística es de 1983, tiene aspectos malos y otros no tan malos. De forma gradual, se llegó a la situación de impartir un tercio de las asignaturas en gallego. No existía presión alguna sobre profesores o alumnos y no se hacía un seguimiento excesivo. Al contrario que en la época del tripartito, no existía coacción alguna, no se mandaban a los inspectores para que entraran en las aulas y requisar libros y libretas para comprobar en qué idioma se estaban estudiando las asignaturas. De un estado de promoción con ciertas normas, pero sin un seguimiento policial, hemos llegado a una normativa que solamente satisface a los fanáticos de 'A Mesa' y del BNG.

- ¿Cómo es la convivencia entre ambas lenguas en la calle?
- Perfecta. Aquí la gente es totalmente bilingüe. Ambos idiomas se mezclan sin ningún tipo de problema, ya que son tan parecidos que a veces incluso no nos damos cuenta de que los combinamos. Sin embargo, una cosa es estudiar en una lengua y otra es hablarla de forma coloquial.

- ¿Cuál es el planteamiento de la Mesa por la Libertad Lingüística?
- Somos contrarios a la regulación lingüística. Promovemos la libertad de lengua y distinguimos entre enseñanza pública y enseñanza privada. Nuestra propuesta se acoge al principio constitucional de libertad de enseñanza. Defendemos que durante los cursos de Infantil y el primer ciclo de Primaria la enseñanza se imparta en la lengua de elección de los padres. Un momento en el que se forjan los hábitos lingüísticos de los niños. Es un principio pedagógicamente aceptado, incluso por los nacionalistas, de que la primera enseñanza ha de impartirse en lengua materna. Posteriormente, en la enseñanza pública abogamos por la libertad de elección de lengua. Queremos que no se establezca ningún coto ni porcentaje, sino que se haga en función de lo que el profesor y el alumno estimen conveniente. De tal forma que el profesor dará su clase en el idioma que considere mejor tanto para él como para su alumnado, mientras que el alumno podrá dirigirse a él, llevar el libro y escribir en el idioma que estime también conveniente.

- Se habla de que los niños hasta los tres o cuatro años absorben los contenidos con mucha facilidad. ¿No cree que sería posible que desde el principio pudieran combinarse ambas lenguas?
- Sí, una cosa no quita la otra. Nosotros no somos partidarios de exclusiones. Si la mayoría de los padres de una clase decide que su lengua de elección es el gallego, no está reñido con que el profesor pueda dedicar también parte del tiempo a hablar en castellano o a la inversa. Lo que nos parece absurdo es fijar cuotas, porcentajes, asignaturas y tiempos. Para que la enseñanza sea eficaz ha de ser libre y tiene que estar orientada por criterios pedagógicos, no políticos. Porque lo que tenemos ahora es una enseñanza totalmente politizada, alejada de la búsqueda de la calidad y sometida a los vaivenes de los cambios políticos.

- Se habla de que las Administraciones públicas deben escoger el idioma de enseñanza porque son las que se rigen por criterios de calidad, mientras que la opinión de los padres no responde a criterios pedagógicos. ¿Qué opina sobre ello?
- No estoy de acuerdo. La experiencia nos demuestra que en Galicia se ha politizado la enseñanza completamente. A finales de 2008, 'A Mesa pola Normalización' convocó una huelga en la ESO en defensa del gallego, cuando no había sido atacado por nadie. ¿Qué ha pasado? Que en 2007 se aprobó el Decreto de 'falsa promoción' del gallego, lo que ha provocado que la gente se movilice. Yo soy partidario de defender lo nuestro, pero eso sin discriminar a la gente por el idioma que habla. Una cosa es que los padres no puedan decidir si se estudia el Principio de Arquímedes o el triángulo isósceles y otra cosa es la lengua en la que tienen que estudiar los alumnos. Ésa no es una cuestión que tengan que decidir los profesores. No creemos que las Administraciones públicas deban cambiar los hábitos lingüísticos de los ciudadanos. Si en mi casa mis hijos hablan castellano, ¿por qué tienen que ir al colegio a expresarse en un idioma que no es el que utilizan habitualmente y con el que les cuesta mucho más entender los contenidos? No negamos que el gallego deba protegerse, pero no a costa de la libertad de los ciudadanos.

"DEFENDEMOS QUE SE PUEDA ESCOGER CUÁL DE LAS DOS LENGUAS COMPUTA EN SELECTIVIDAD"
- ¿Existe algún tema en particular que les preocupe especialmente?
- Ahora estamos trabajando en el examen de Selectividad. Actualmente los alumnos, como en otras comunidades bilingües, tienen que examinarse de una asignatura más, que cuenta en el cómputo global de la media del Bachillerato para acceder a la Universidad. Defendemos que se pueda escoger cuál de las dos lenguas oficiales le computa. Hemos decidido recabar firmas por toda España y presentarlas en junio del año que viene en el Ministerio de Educación. Son muchos frentes donde hay que trabajar.

- ¿No piensan que si el alumno puede escoger en Selectividad una de las dos lenguas para examinarse, eso provoque que no trabaje de la misma forma con la lengua 'descartada'?
- No, porque los alumnos tienen que superar sus asignaturas curso por curso. En ese sentido no hay ningún problema. Lo que nos preocupa es que se esté jugando con los 'esclavos' del sistema educativo. Los niños no son libres, tienen que estar escolarizados hasta una edad determinada, por lo que si están sometidos a los dictados del poder político y éste se comporta de forma caprichosa y discriminatoria, eso iría en detrimento de la calidad de la enseñanza y de la libertad de los ciudadanos. Eso genera ciudadanos acostumbrados a la servidumbre. Por el contrario, nosotros pretendemos que nuestros hijos sean ciudadanos libres. ¿Pero cómo pueden ser libres si les están diciendo hasta el idioma que tienen que llevar en la libreta, o en qué idioma tienen que jugar en el patio, o en qué idioma tienen que hacer la revista del colegio?

- ¿Qué sensación les queda?
- Es demencial. La gente que no vive en los territorios sometidos a la normalización no sabe hasta qué punto llega el colmo de la estupidez. Hasta los consejos escolares tienen lengua propia. Es absurdo que se establezca el concepto de 'idioma propio'. Aquí existe la cooficialidad. En Galicia no hay un idioma propio, en todo caso debería haber dos. Además, si se establece un idioma propio, el otro será impropio, y si los que hablan el idioma impropio tienen que ser sometidos a normalización lingüística, nos encontramos con un régimen totalitario en el que los poderes públicos deciden qué es normal y quién debe ser sometido a la normalización. Una cosa es normalizar y otra es proteger el derecho de uso

Financiación
La Espanya gran
José María Marco Libertad Digital 18 Julio 2009

Todos los países federales, como Australia o Estados Unidos, tienen problemas periódicos para el reparto de los fondos. España, que es un país federal por mucho que el término federalismo sea tabú en nuestro país, no iba a ser menos. Lo que no ocurre en otros países como el nuestro es que la fuerza del gobierno federal (o central) dependa de la debilidad del conjunto de la nación, como ocurre aquí con los socialistas. Tampoco es corriente que existan partidos nacionalistas o secesionistas de implantación regional, y menos aún que el reparto de los fondos federales dependa exclusivamente de ellos, como también ocurre en España.

Quizás era eso a lo que refería Pi y Margall, el lunático republicano del siglo XIX, cuando hablaba de federalismo asimétrico. Aún más probablemente, ahí estaba ya el núcleo (eso sí, sin la construcción nacional) del futuro nacionalismo catalán, algo que ha acabado por modelar la realidad española actual.

Más que a la secesión o la independencia, reservadas a la franja más lunática y diferidos hasta que la situación esté muy madura, el nacionalismo catalán ha aspirado a construir una España –la "Espanya gran" de Cambó–, en la que Cataluña recobraría el puesto que le corresponde: el de potencia imperial a la que los demás españoles debemos prestar nuestros servicios, donar solidarios el fruto de nuestro trabajo y además estar agradecidos, pobre raza semita que somos, por su grado superior de cultura, su irradiación internacional, su cosmopolitismo, su progresismo y su madurez política (¡ah, el oasis!, y del seny, ¿qué me dice usted?).

Los nacionalistas catalanes, en los que se incluyen a los socialistas, ya sean del PSC o del PSOE, han conseguido ya que les financiemos su modo de vida superior. Antes habían logrado leyes propias, por encima de la legislación común; un Estatuto que es la Constitución de una nación con personalidad propia, y dentro de algún tiempo, una Constitución española bis y de rango superior a la primera, que no otra cosa será la famosa sentencia tantas veces diferida del Tribunal Constitucional que reestructurará el sistema institucional de España en función de los intereses de los nacionalistas catalanes.

El resto de españoles debemos mucho a Cataluña y al antiguo reino de Aragón. Así, a vuelapluma, le debemos la estructura propia de la antigua Monarquía española, heredera de la Corona aragonesa; el ejemplo de una sociedad civil que fue, antes de que el nacionalismo la ocupara, dechado de dinamismo; una lengua de extraordinaria expresividad; una literatura que fue en su tiempo de las más grandes del Occidente europeo; formas de vida que siguen siendo entrañables y atractivas...
Todo esto, y mucho más, forma parte irremediable de la identidad y la cultura españolas. Nada de todo ello se perdería si el resto de los españoles empezara a tomarse la molestia de reflexionar en serio si quiere seguir formando parte de una España sujeta a las fantasías de los nacionalistas catalanes. ¿Se comprende ahora para qué ha servido la ruina del patriotismo español?

consello da xunta
Feijoo admite el exceso de profesores que ejercen de asesores en Educación

Dice que el gabinete del conselleiro ha rebajado el personal asesor de 16 a 11 personas, con un ahorro del 42,5%
Asegura que los docentes en esos cargos pasaron de 71 a 93 con el bipartito y que la consellería reducirá el 10%
Serafín Lorenzo La Voz 18 Julio 2009

La nómina de asesores al servicio de Educación es excesiva, pero se trata de una coyuntura heredada que el equipo del actual conselleiro ya está recortando, con el consiguiente ahorro para las arcas públicas. Así explicó ayer el presidente de la Xunta el hecho de que el departamento que dirige Jesús Vázquez tenga a su servicio más de un centenar de asesores, un volumen que acredita el propio directorio de Educación. Alberto Núñez Feijoo diferenció los «asesores políticos que dependen directamente do conselleiro», cuyos integrantes apuntó que se han reducido de 16 a 11; y los profesores «que están levando labouras administrativas», que cifró en 93.

A preguntas de los periodistas, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta, Feijoo subrayó la que es una de las claves de esa abultada relación de asesores con sueldo de la Consellería de Educación, en cuanto a su incremento progresivo en cada nueva legislatura. Pero anotó esa evolución en el debe del bipartito. Explicó que el anterior Gobierno elevó de 71 a 93 el número de docentes que cambiaron las aulas por los despachos, con un incremento del 30% sobre los que prestaban esa labor de asesores en el curso 2005-2006. Esos 93 profesores se suman a los 11 asesores del gabinete personal del conselleiro, con lo que Educación tiene en la actualidad 104 personas en esos cargos, que en su mayoría han sido elegidos a dedo.

Feijoo subrayó la pretensión de su Ejecutivo de frenar esa tendencia al alza. Para ello, señaló que Educación «non vai cubrir ningunha vacante das que se produzan en asesores docentes das delegacións». «O obxectivo que temos a inmediato prazo é reducir, como mínimo, nun 10% os asesores docentes», comprometió. A mayores, Educación precisó que está analizando la reducción de esos cargos «para o próximo curso». Según la consellería, el recorte de 5 de los 16 asesores que tenía el gabinete del conselleiro en la anterior legislatura, computando la Secretaría Xeral de Política Lingüística, que antes estaba adscrita al presidente, se traduce en una rebaja del gasto en ese capítulo de 646.454 euros a 372.000.

El presidente expresó su inquietud por el problema. «Non crean que non me preocupa todo o que se publica. Por iso intento informarme, porque a información é o mínimo que pode ter un gobernante, sobre todo cando hai cuestións que preocupan», manifestó. Recordó que, con el plan de austeridad, la nueva Xunta rebajó en un 46% los altos cargos y en un 26% los puestos de libre designación.

La cara dura de Anxo Lorenzo
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 18 Julio 2009

Si quieren conocer mejor al personaje, aquí tienen algunos vídeos que reflejan lo esencial de su ideología impositora. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Anxo Lorenzo o Galicia Bilingüe (1ª parte)
http://www.youtube.com/watch?v=MX0fJFPF7Qc

Anxo Lorenzo o Galicia Bilingüe (2ª parte)
http://www.youtube.com/watch?v=AaueXdHHk68

Información legislativa:
http://www.galiciabilingue.es/index.php?option=com_content&task=blogcategory&id=52&Itemid=112

Euskaltzaindia celebra su 90 aniversario
El euskera hermana a las lenguas de España
Las cuatro academias deciden en Bilbao estrechar lazos a través de un convenio de colaboración
JON FERNÁNDEZ, BILBAO El Correo 18 Julio 2009

Hacía quince años que no se reunían los presidentes de las academias de las lenguas oficiales de España. La última cumbre fue organizada en Bilbao en febrero de 1994 con motivo del 75º aniversario del nacimiento de Euskaltzaindia. En el mismo escenario y cuando la institución vasca celebra ya su 90º cumpleaños, las corporaciones con autoridad normativa sobre los cuatro idiomas -euskera, castellano, catalán y gallego- decidieron ayer estrechar sus lazos con la firma de un convenio marco de colaboración «que podrá complementarse con otros compromisos específicos». Aún queda por definir al detalle el contenido del acuerdo, pero el compromiso adquirido supone la primera piedra de una futura cooperación continua. El hermanamiento entre lenguas está en marcha.

Cierto es que las relaciones entre las entidades siempre han sido «cordiales y fluidas», aunque eso no es óbice para que ahora todas entiendan que ha llegado la hora de ampliarlas en dos materias: la investigación y los códigos lingüísticos. De ahí que como proyecto inicial se baraje ya «la elaboración de diccionarios bilingües que permitan tender un puente directo desde una a otra de nuestras lenguas», según anunció el máximo responsable de la academia vasca, Andrés Urrutia, en una declaración institucional leída en nombre de los citados organismos.

Euskaltzaindia, la Real Academia Española, la Secció Filológica del Institut d'Estudis Catalans y la Real Academia Galega dieron luz verde a la entente después de dos jornadas de reuniones. En ellas han llegado a la conclusión de que deben buscar «espacios» para unir las lenguas. Al fin y al cabo, las cuatro academias son partícipes «de un acervo cultural común». Se preguntaron entonces con que acción concreta podían arrancar esa alianza y han visto en los volúmenes de palabras traducidos todo un filón.

Urrutia espera que los diccionarios «sirvan» para que la sociedad se dé cuenta de que «entre las academias, las lenguas y las culturas siempre hay que predicar la convivencia, no el enfrentamiento». El presidente de Euskaltzaindia pretende borrar de un plumazo esa sensación de que las academias son instituciones «pasadas de moda». En su opinión, hacen precisamente lo contrario: «Proporcionan a la sociedad instrumentos que sirvan para utilizar las lenguas en las necesidades de la vida moderna».

Víctor García de la Concha -director de la RAE-, el gallego Xose Ramón Barreiro y el catalán Joan Martí ahondaron en esa tesis y subrayaron la necesidad de velar por el patrimonio lingüístico. Todos esperan asimismo que el examen de los proyectos científicos, los métodos y los recursos de las academias «producirán un intercambio de experiencias de gran utilidad».

Penúltimo acto
Las reuniones supusieron el cuarto acto de celebración de las nueve décadas de historia de Euskaltzaindia, que dio comienzo a la conmemoración el pasado mes de octubre con el XVI Congreso Internacional desarrollado en Pamplona. Ya en 2009, la academia ha celebrado su aniversario en la sede de la Diputación alavesa y en la localidad vascofrancesa de Hazparne. La última de las ceremonias previstas tendrá lugar en octubre en San Sebastián junto a las autoridades públicas, diversos representantes de la sociedad y miembros de entidades que trabajan en el ámbito del euskera.

Feliciano Martínez (Ligallo de Fablans): "El aragonés ha pasado de ser malo, feo y vergonzante a ser motivo de orgullo"

"Se ha convertido en una lengua que se puede aprender y que está viva"
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 18 Julio 2009

Zaragoza.- Feliciano Martínez Tur es el presidente de 'Ligallo de Fablans de l’Aragonés' de Zaragoza, una asociación creada hace 27 años por un grupo de gente joven que, concienciada con la situación lingüística de Aragón, deseaba difundir y defender la lengua aragonesa. Actualmente cuenta con delegaciones en Jacetania y Alto Gállego (Huesca), Cinco Villas, Zaragoza Capital y Teruel.

- ¿Cuáles son vuestros principales objetivos?
- Básicamente dar a conocer la lengua aragonesa. Queremos concienciar a la gente de que formamos parte de una comunidad autónoma con un estatus lingüístico privilegiado. Aunque nosotros nos centremos en el aragonés, en la comunidad tenemos tres lenguas. Organizamos cursos de aragonés -actualmente tenemos 25 en todo el territorio- y realizamos proyectos de dinamización sociocultural, transmitiendo las diferentes tradiciones de Aragón.

- ¿Cuál es la situación lingüística de Aragón?
- Socialmente es una comunidad privilegiada, ya que quizá es la única que tiene tres lenguas que podemos considerar como propias. En Aragón se habla castellano, por supuesto, pero también aragonés y catalán. Sin embargo, políticamente la situación es diferente, ya que de las tres sólo una es oficial. Tanto el aragonés como el catalán están viviendo una situación de diglosia: están parcialmente ocultas por la fuerza del castellano, pero nos gustaría que dentro de poco ambas lleguen a tener ese punto de importancia y legalidad que se recoge tanto en el Estatuto como en la Ley de Lenguas. Sería básico que las instituciones potenciaran el aragonés desde la oficialidad.

- Ligallo nació a comienzos de la Transición. ¿Por qué cree que se llegó a la situación de la práctica desaparición del aragonés?
- El problema viene de antaño. Durante los siglos XIV y XV, el aragonés se habló en toda la comunidad e incluso en Navarra, La Rioja y algún pico que se adentraría en Murcia. En 1707, la aprobación por parte de Felipe V de los Decretos de Nueva Planta y la consiguiente desaparición de los Fueros de Aragón provocaron la desaparición de nuestros derechos lingüísticos. El castellano se adoptó como lengua vehicular e idioma de cultura, especialmente en las grandes ciudades. Por su parte, el aragonés llegó prácticamente hasta los albores del siglo XX hablándose en los alrededores de la provincia de Zaragoza. Todavía nos quedan restos léxicos muy importantes. Sin embargo, el empuje del castellano fue muy fuerte y en pleno siglo XX, con la llegada del franquismo, todos los derechos que teníamos volvieron a desaparecer y las lenguas minoritarias fueron de nuevo ninguneadas. Por eso, a comienzos de la Transición un grupo de gente, entre ellos el Ligallo y el Consejo d’a Fabla, empezó a recuperar ese patrimonio lingüístico. Se comenzó a estudiarlo, a sacarlo de las cavernas y las catacumbas. Hoy en día, ese núcleo de gente, que todavía aguantamos, hacemos lo que podemos.

"UNA MALA LEY DE LENGUAS ES MEJOR QUE NINGUNA"
- Recientemente, el PSOE ha presentado el anteproyecto de Ley de Lenguas que reconoce como 'lenguas propias e históricas' el aragonés y el catalán, pero no les da la cooficialidad. ¿Qué opina Ligallo de este primer anteproyecto?
- Hace mucho que esperábamos esta ley. Muchas veces se han lanzado globos-sonda y nos han puesto el caramelo en la boca. Esperamos que esta vez sea la definitiva. Sabemos que una Ley de Lenguas no es que vaya a arreglar la situación lingüística en Aragón de un día para otro, pero es vital. Pienso que una mala Ley de Lenguas siempre es mejor que ninguna. Y que no hay ninguna mala ley que un buen reglamento no pueda solucionar. Esperemos que se apruebe y que los políticos reaccionen y comprendan que el catalán y el aragonés son idiomas tan nuestros como el castellano. Además, cuanto más minoritaria es una lengua y más débil es, más protección merece. Espero que alguien se decida a oficializar tanto el aragonés como el catalán en nuestra comunidad y que se recojan los derechos de la gente que tiene estos idiomas como lengua materna.

- ¿Por qué cree que han tenido que pasar 27 años desde el primer Estatuto de Autonomía y 10 años desde que el PSOE llegó al Gobierno y lo incluyó entre sus proyectos para que salga a la luz un primer anteproyecto de Ley de Lenguas?
- Ha habido muchos anteproyectos, pero nadie se había atrevido a presentarlos. Imagino que la fuerza que hemos hecho las asociaciones que nos dedicamos a la defensa de la lengua y la cultura aragonesa habrá tenido algo que ver para que ahora sí haya salido a la luz. Además, no olvidemos que el presidente de Aragón es catalanohablante.

- ¿Por qué cree que no se mencionaron ambas lenguas en el nuevo Estatuto de 2007? ¿Piensa que puede existir cierto miedo a su reconocimiento?
- Sí que se nombran, pero no con la contundencia suficiente. Por otra parte, me parecería absurdo que existiera miedo. La situación es la que es, no la podemos cambiar. Sé que existe cierta reticencia por parte de algunas personas a que una lengua se llame de determinada manera, pero es gente que no habla desde un argumento científico, sino desde una visceralidad que produce los peores argumentos que puedas imaginar. Lo cierto es que cuando el presidente de Aragón se presentó a las últimas elecciones dijo que, quien quisiera pactar con él, tendría que pasar por la Ley de Lenguas. En aquel momento, el PAR dijo que sí pero ahora ha decidido echarse atrás. Deberíamos tener memoria. El PSOE no ha podido pactar esta ley con su socio de Gobierno. Se ha faltado a los principios del pacto, por lo que lo lógico sería que se rompiera el pacto de Gobierno.

- Parece que determinados dirigentes del PAR están pidiendo al núcleo del partido que rompa el pacto de Gobierno con el PSOE por haber incluido el término catalán en la Ley de Lenguas.
- No sé cómo están las cosas, pero una de las premisas iniciales se ha roto. ¿Que quieran romper el pacto de Gobierno porque a una lengua se le da el nombre que tiene realmente? Me parece absurdo. La denominación de una lengua es lo de menos. ¿Que no es catalán porque no estamos en Cataluña? Bueno, entonces en Argentina no se habla castellano porque no están en Castilla o en Australia no se habla inglés porque no están en Inglaterra. Todas estas consideraciones perjudican a las lenguas. Un idioma no es malo en sí, sino que lo hacen bueno o malo las personas que lo utilizan como herramienta política y arma arrojadiza. En cualquier caso, la que sufre en última instancia es la propia lengua.

- Por lo tanto, desde el Ligallo de Fablans, ¿opinan que en Aragón Oriental se habla catalán y no otra lengua diferente?
- Evidentemente, aunque con sus variedades, por supuesto. Sí que hay un catalán estándar, pero en Barcelona se habla un catalán y en Gerona, Valencia o Baleares otro. Todas son variedades de la misma lengua, dentro de las cuales está la del Aragón Oriental. Las personas y asociaciones que argumentan que no se habla catalán lo hacen desde la pura visceralidad.

- Otro de los argumentos que se emplea para rechazar la Ley de Lenguas es que la inclusión del término ‘catalán’ podría suponer que para opositar en Aragón tenga más puntos una persona que habla catalán que otra que no lo habla.
- No creo que llegue a darse esa situación porque el anteproyecto de Ley de Lenguas no recoge la oficialidad, lo que frena esa posibilidad y la hace prácticamente inviable.

- ¿Cree que existe cierto miedo ante una posible obligatoriedad del aragonés y del catalán?
- La obligatoriedad es inviable y produciría un mayor rechazo. No se puede imponer nada. Hay que tener en cuenta que el aragonés lo hablan unas 30.000 personas dentro de una población de 1.200.000. Somos pocos y no podemos hacer esa fuerza. Actualmente el anteproyecto habla de voluntariedad, pero únicamente dentro de los municipios donde se emplean esas lenguas. Eso implica que una persona de los pueblos del Pirineo donde se habla aragonés podría dirigirse a la Administración en su lengua, mientras que ésta le respondería en el idioma que considerara oportuno, ya sea en castellano o en aragonés. Es un gran avance pero nos parece kafkiano que no se aplique a todo el territorio. Una persona que vive en Zaragoza no podría dirigirse en aragonés a la Administración, cuando en la capital hay una población abundante que habla este idioma.

"EL INTERÉS POR EL ARAGONÉS ES CRECIENTE"
- ¿Por qué cree que está aumentando el número de personas interesadas por el aragonés, cuando las generaciones anteriores se avergonzaban de él?
- Aquello que en su momento se consideró malo, feo y vergonzante, ahora es motivo de orgullo. El aragonés se está convirtiendo en una lengua propia que se puede aprender, que se puede transmitir y que está viva. Siempre que hacemos algún curso acabamos yendo a las poblaciones en las que todavía se utiliza el aragonés como lengua vehicular para que la gente vea que es una lengua viva. Ayuda a que la gente de Zaragoza y Teruel se interese más. El hecho de que exista un 'Ligallo de Fablans' en Teruel es importantísimo. Día a día vemos como el interés por el aragonés es creciente.

- Determinados grupos rechazan que el aragonés sea una lengua con el argumento de que en cada valle del Pirineo se habla una variedad dialectal propia, por lo que concluyen que no existe un aragonés único, sino que son modalidades lingüísticas independientes. ¿Ligallo está a favor de la enseñanza de un aragonés normalizado?
- Nosotros abogamos por enseñar ese aragonés normalizado en las zonas en las que no se habla todavía aragonés, como Zaragoza y Teruel, pero somos partidarios de que en cada valle se enseñe el aragonés de ese valle, sin olvidar el argumento de la unidad de lengua. Es aragonés todo lo que se habla en las cuatro comarcas del Pirineo Aragonés. Es absurdo tenerle miedo a una normalización lingüística del aragonés. Es algo que ha ocurrido previamente en todas las lenguas. De hecho, el castellano es la lengua más normalizada. Un vallisoletano y un gaditano hablan español, pero entre ellos casi no se pueden entender. Existe una diferencia de pronunciación y de léxico muy importante. Lo mismo sucede en el aragonés. Ésa es la riqueza de la lengua, lo que no afecta a la unidad del idioma. El castellano es mi lengua materna y la quiero, pero no podemos olvidar que es la lengua más normalizada del mundo. No hay un castellano, hay muchos; no hay un catalán, hay muchos; no hay un vasco, hay muchos. Las lenguas se normalizan: se produce un estándar que es el que se aprende. La gente de Cádiz aprende un castellano que no es el que habla. Ellos pueden pronunciar como quieran, pero a la hora de escribir, la gramática es la misma.

- ¿Cree que es imprescindible que exista ese aragonés normalizado para que pueda pervivir?
- Claro. Una lengua es como un árbol: las ramas serían el entramado dialectal. Si no tuvieran un tronco que las uniera y las alimentara, morirían.

- ¿Cuál sería para 'Ligallo de Fablans' la situación ideal?
- Aspiramos a que el aragonés se reconozca como lengua propia e histórica. Queremos que la Administración se interese por ella y la apoye, de manera que el trabajo de las asociaciones se convierta en algo inútil, porque haya alguien por encima de nosotros que coja el toro por los cuernos y lo lleve adelante.

- Desde determinados sectores se habla de que el concepto de lengua propia es erróneo porque puede provocar una discriminación del castellano. ¿Qué opina?
- Nosotros hablamos de tres lenguas propias, no olvidamos el castellano. No pretendemos obviar ninguna. No porque el aragonés goce del estatus de lengua propia, va a imponerse por encima del castellano. El español es la lengua materna del 99 por ciento de los aragoneses. Lengua histórica y lengua propia quiere decir que es una lengua que nació en Aragón, que se habló en Aragón, que todavía se habla y que tenemos que proteger, exactamente igual que el catalán y el castellano, que por razones históricas de pujanza, cultura y fortaleza lingüística llegó a imponerse en todo el territorio. Queremos que las tres lenguas estén funcionando al mismo nivel y con el mismo grado de oficialidad. Se trata de recuperar un patrimonio que es nuestro.

Galicia Bilingüe edita un segundo vídeo contra la política lingüística de Anxo Lorenzo
El primero ha sido retirado por reclamación de Aardman Animations Ltd.
 www.lavozlibre.com 18 Julio 2009

Vigo.- Galicia Bilingüe publicó recientemente un vídeo de 3 minutos de duración para denunciar el contenido de la denominada Guía para a planificación lingüística que los equipos de normalización utilizan desde hace dos años en los colegios e institutos de Galicia. GB ya le había solicitado al presidente Feijóo que esta guía fuese retirada de los centros de enseñanza a pesar de que Anxo Lorenzo, responsable de Política Lingüística nombrado por el propio Feijóo, fue uno de sus tres redactores. Se trata de una guía con un contenido discriminatorio que antepone la conservación de una lengua a la educación de los escolares. Galicia Bilingüe considera este texto como un experimento deplorable.

El vídeo, que había sido elaborado por Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe (GB), ilustraba el contenido de la guía con imágenes de la película infantil 'Chicken run' ('Evasión en la granja'). Muy poco después de iniciar su difusión a través de la Red, Galicia bilingüe detectó la existencia de una nueva campaña difamatoria contra la asociación, destinada en este caso concreto a influir en la productora de dicho film para frenar la emisión del trabajo de GB.

A pesar de que la compañía distribuidora, con la que contactó GB, no puso impedimento alguno para que el vídeo fuese editado, la productora, Aardman Animations, finalmente decidió retirarlo de internet.

Galicia Bilingüe ha publicado de nuevo el vídeo, utilizando otras imágenes que puedan transmitir la tristeza y el rechazo que produce en la asociación el contenido de la guía. También ha publicado otro vídeo más, igualmente diseñado por Gloria Lago, para denunciar las falsedades y falacias contenidas en la campaña Europa é plurilingüe elaborada por el equipo de Anxo Lorenzo para justificar el Decreto 124/ 07. Los boicots de diversa índole que padece la asociación desde que comenzó su andadura no desaniman a los defensores del bilingüismo y detractores de la imposición lingüística, que suplirán una y otra vez su falta de recursos económicos con imaginación y esfuerzo personal.

El Instituto Ramon Llull se gasta 1,8 millones de euros en expandir el catalán por las universidades de todo el mundo
Alemania es el país con más estudiantes de lengua catalana
Ep www.lavozlibre.com 18 Julio 2009

Barcelona.- Un total de 126 universidades extranjeras, de 33 países diferentes, ofrecerán estudios en catalán el curso 2009-2010 gracias a la subvención del Instituto Ramon Llull (IRL), que ha aumentado estos convenios en cuatro centros más, y gastará 1,8 millones de euros.

Según un comunicado de la institución, Alemania es el país con más alumnos universitarios de estudios en catalán -casi 2.000-, seguido por el Reino Unido, Francia, Italia y Estados Unidos, mientras que en España, 11 universidades ofrecen estos estudios.

Las universidades de Múnich (Alemania), Verona (Italia), Jamia Milia Delhi (India) y Columbia (Estados Unidos) son las cuatro últimas incorporaciones a dichos estudios.

En universidades como la de Friburg (Alemania) se impulsarán estas enseñanzas, con un 'Bachelor Minor' -especialización en lengua y cultura catalanas- y un 'Major' de Filología Románica con presencia del catalán. También la universidad alemana de Humboldt impartirá 20 créditos de lengua, literatura y lingüística catalanas.

La ampliación de estos estudios también tendrá lugar en las universidades de Belgrado (Serbia), Sasser (Italia) y Montreal (Canadá). Precisamente, en este último centro se creará la mediateca MediaCAT de recursos en catalán.

FUE RETIRADO DE YOUTUBE
Gloria Lago denuncia un nuevo boicot a un vídeo contra la imposición
Galicia Bilingüe ha denunciado el boicot a un vídeo que utilizaba imágenes de la película Chicken run. Evasión en la granja, y era muy crítico con el responsable de política lingüística nombrado por Feijóo. Pese a haber solicitado permiso a la productora, ésta acabó retirándolo de internet.
R. Vilas Libertad Digital 18 Julio 2009

http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videoplayer.html/AaueXdHHk68
http://www.libertaddigital.tv/ldtv.php/beta/videoplayer.html/MX0fJFPF7Qc

Gloria Lago ha explicado a Libertad Digital que publicó recientemente "un vídeo de 3 minutos de duración para denunciar el contenido de la denominada Guía para a planificación lingüística que los equipos de normalización utilizan desde hace dos años en los colegios e institutos de Galicia".

Como recuerda Lago "GB ya le había solicitado al presidente Feijóo que esta guía fuese retirada de los centros de enseñanza a pesar de que Anxo Lorenzo, responsable de Política Lingüística nombrado por el propio Feijoo, fue uno de sus tres redactores". La guía en cuestión, explica Lago, tiene un "contenido discriminatorio que antepone la conservación de una lengua a la educación de los escolares"; y en numerosas ocasiones Galicia Bilingüe ha denunciado públicamente que este texto es "un experimento deplorable".

El referido vídeo, que había sido elaborado por Gloria Lago, ilustraba el contenido de la guía con imágenes de la película infantil Chicken run. Evasión en la granja. Según relata la presienta de GB "muy poco después de iniciar su difusión a través de la Red, Galicia Bilingüe detectó la existencia de una nueva campaña difamatoria contra la asociación, destinada en este caso concreto a influir en la productora de dicho film para frenar la emisión del trabajo de GB". Y lo consiguieron, añade Lago "a pesar de que la compañía distribuidora, con la que contactó GB, no puso impedimento alguno para que el vídeo fuese editado, la productora, Aardman Animations, finalmente decidió retirarlo de internet".

Este viernes Galicia Bilingüe ha publicado de nuevo el vídeo, utilizando otras imágenes "que puedan transmitir la tristeza y el rechazo que produce en la asociación el contenido de la guía". También ha publicado otro vídeo más, igualmente diseñado por Gloria Lago, para denunciar "las falsedades y falacias contenidas en la campaña Europa é plurilingüe elaborada por el equipo de Anxo Lorenzo para justificar el Decreto 124/ 07".

Lago recuerda por último "los boicots de diversa índole que padece la asociación desde que comenzó su andadura no desaniman a los defensores del bilingüismo y detractores de la imposición lingüística, que suplirán una y otra vez su falta de recursos económicos con imaginación y esfuerzo personal".
 

Recortes de Prensa   Página Inicial