AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 25 Julio 2009

 

¡Qué gran ocasión perdida!
ISABEL SAN SEBASTIAN El Mundo 25 Julio 2009

NUNCA una oposición tuvo tantas bazas en su mano para lucirse en su trabajo. Paro galopante, hasta superar los cuatro millones de ociosos forzosos sin horizonte ni esperanza. Estancamiento de la economía, agravado desde el punto de vista político por las mentiras y ocultaciones con las que el Gobierno intentó y sigue intentando zafarse de su responsabilidad en el desastre. Despilfarro aberrante de los raquíticos recursos públicos disponibles a través de dádivas autonómicas repartidas sin otro criterio que la conveniencia parlamentaria del Partido Socialista y la comodidad de su líder instalado en La Moncloa. Fracaso clamoroso de un diálogo social presentado como bálsamo de fierabrás, engrasado con abundante pesebre y, pese a todo, baldío. Aires fétidos de corrupción en la Administración, con un jefe de los servicios secretos obligado a dimitir por sus desmanes, un vicepresidente sospechoso de haber favorecido con millones de euros a la empresa en la que trabaja su hija, un ex ministro de Justicia demasiado aficionado a la caza y, por si no bastara, una oleada de incendios que parece remedar con pavoroso realismo la devastación de toda índole que sufre España en estos tiempos.

Nunca se dieron circunstancias tan favorables para el ejercicio de la crítica. Nunca fue menor la talla de los gobernantes ni mayor la de sus carencias. Y sin embargo.

La estrategia de la confusión puesta en marcha por quienes ocupan el poder ha funcionado a pedir de boca. Todo lo que ignoran sobre gestión, creación de riqueza, decencia o eficacia les ilumina a la hora de inventar tácticas de despiste. Urden tramas como nadie, son maestros en el arte de imponer sus mensajes, dominan el lenguaje de los medios y han dado con el modo de desactivar a un PP atrapado en la ratonera Gürtel e incapaz de encontrar la salida. Un PP desnortado, inerme, amordazado por un escándalo absurdo que reduce sus mensajes al silencio o los condena a la sordina. Un PP convertido por sus errores -¡oh paradoja!- en coartada principal de Zapatero. Un PP sin pulso ni fuerza para cortar cabezas muertas, limpiar sus propias cloacas y demostrar coherencia con los principios que predica. Un PP sumido injustamente en el todos son iguales con resignada impotencia. Un PP a duras penas reconocible cuya militancia, perpleja, se pregunta a dónde va sin encontrar explicación a lo que no la tiene. Una alternativa vaciada de sí misma, huérfana de ilusión, decidida a recibir por herencia lo que podría ganar mediante conquista.

¡Qué gran ocasión perdida!

Confederación
ANTONIO ELORZA El País 25 Julio 2009

Una de las personas más siniestras que he conocido tenía siempre una solución para cualquier expediente que la incomodaba: "¡Mételo en el fondo del cajón!". De este modo pasaba el tiempo y con frecuencia el tema perdía la posibilidad de ser resuelto. Algo así ha sucedido con los recursos planteados ante el Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña aprobado en 2006. Si ahora buena parte de su texto es declarado inconstitucional, las consecuencias serían muy graves por toda la normativa desarrollada a partir del mismo, y esa gravedad irá incrementándose con el tiempo.

Por si no fuera suficiente con la irracionalidad exhibida en resoluciones tales como la despenalización del negacionismo relativo al Holocausto o la ceguera voluntaria ante la candidatura internacionalista de Alfonso Sastre, esta incapacidad al abordar una cuestión esencial para el funcionamiento de la democracia debiera ser suficiente para plantear la urgencia de su reforma en un sentido de tecnificación frente a la actual dependencia política. Una de dos: o los miembros del Alto Tribunal son incompetentes como juristas para resolver recursos en un plazo de tres años, lo cual para la mayoría de ellos no es creíble, aunque la ponente Elisa Pérez Vera no sea precisamente especialista en Derecho Constitucional, o hubo intención de atender a la conveniencia del Gobierno de modo que el simple transcurso del tiempo invalidase los recursos en lo fundamental, por una suerte de caducidad buscada que haría irreversible la situación jurídica producida por el Estatut. Peor aun.

El hecho es que la bilateralidad ha entrado en vigor, y en un tema de importancia capital, la financiación de las autonomías. Y como en tantas otras ocasiones, la insuperable ligereza del presidente Zapatero al decidir un cambio de la organización financiera del Estado según sus intereses electorales, se ha visto compensada por su también insuperable habilidad para salir a corto plazo de los atolladeros mediante el marketing político. A favor como siempre, de una oposición "popular", la cual, aun denunciando Montoro y Rajoy "el caos", no supo argumentar las razones de su rechazo y luego hubo de plegarse a la satisfacción de sus comunidades ante el maná anunciado. Resultado: Rajoy es contrario, pero impone la abstención a los suyos. Bastó al Gobierno difundir aquello de que "las comunidades del PP se oponen, pero cogen (sic) el dinero" para el repliegue hacia la nada, como si al denunciar un trabajador la insuficiencia del salario estuviese obligado a no cobrarlo. Total, al parecer sobran recursos, los 9.000 millones ofrecidos se convierten en 11.000, se añaden 3.800 millones más a Cataluña para que Esquerra apruebe el acuerdo (de paso, los Presupuestos) y todos felices. Ya decían los diplomáticos ingleses de los españoles en 1898 que éste era el país del take it easy.

La nueva financiación tiene dos aspectos positivos: la fijación de criterios para la adscripción de los recursos, con la población en primer plano, y la cláusula de cautela preservando la igualdad de las atenciones básicas. El silencio sobre los datos previstos de la distribución y los indicios derivados de la gestación del resultado no invitan al optimismo. Si iban a ser 9.000 y acaban siendo más de 11.000, si a Cataluña le tocaban 2.000 y ahora 3.855, con mordida final, ello indica que no han primado los intereses generales que corresponde defender al Estado, sino la opción de satisfacer las pretensiones de Cataluña y ensanchar luego el pastel para que el resto lo acepte. No es un proyecto multilateral, sino la extensión de la bilateralidad a costa de un Estado fiscalmente más débil y que cuando toca reducir gastos decide un fuerte endeudamiento. Las comunidades creerán ganar, pero lo pagaremos todos. La pregunta es: antes eran razonables 9.000 ¿hay alguna base objetiva no electoral para 11.000? En modo alguno es un ejercicio de corresponsabilidad, ya que en esta partida todas las comunidades han jugado, y con éxito, a maximizar los recursos propios a costa de la Banca (el Estado). Serán el Estado, pero no tienen sentido de Estado.

La ministra Salgado comenta con satisfacción haber celebrado más de 100 reuniones con las comunidades para llegar al pacto. Ningún Estado democrático funciona hoy así, por acumulación de acuerdos de zoco con sus componentes. Otra cosa es la participación multilateral propia de una federación. El lema de la Suiza federal es Unus pro omnibus, omnes pro uno. Aquí sólo tenemos el "uno para todos". Nos hemos deslizado hacia la confederación, por añadidura asimétrica.

El fallo del Supremo contra los grupos proetarras reduce los espacios de impunidad
Toca disolver los ayuntamientos
Editorial La Razón 25 Julio 2009

El Estado de Derecho está determinado a reducir hasta su extinción los espacios de impunidad de los que se ha beneficiado el entramado de ETA en el País Vasco. Poco a poco, la retomada estrategia que emana de la Ley de Partidos arrincona y asfixia a ese mundo terrorista que está condenado a desaparecer. La Sala del 61 del Tribunal Supremo dio otro paso más en esa dirección con el acuerdo de la disolución de los grupos municipales de Acción Nacionalista Vasca (ANV) en los ayuntamientos de Guipúzcoa, Vizcaya, Álava y Navarra en los que todavía perviven como tal y en las Juntas Generales de Álava. La decisión del Tribunal es consecuencia de la ejecución de la sentencia que ilegalizó al último sucedáneo de Batasuna, como integrante de la estructura terrorista. Aunque la eficacia administrativa de la decisión será ciertamente limitada, porque no supone la expulsión de los concejales proetarras de los consistorios y porque muchos de ellos ya se habían adelantado al Supremo y habían pasado al Grupo Mixto, política y, sobre todo, económicamente tiene una trascendencia considerable.

El fallo ordena al presidente de las juntas y a los alcaldes de los ayuntamientos afectados que «cesen en el abono de toda cantidad que vinieran percibiendo dichos grupos». O lo que es igual, el Tribunal corta el grifo de una fuente de financiación importante para ese mundo en unos momentos en los que no anda precisamente sobrado de dinero. La ejecución del acuerdo del Alto Tribunal será probablemente complicada y pondrá a prueba a las Fuerzas de Seguridad ante los posibles episodios de desobediencia en los feudos proetarras. El Gobierno tendrá que estar vigilante y actuar en consecuencia para que no se burle la legalidad.

Con la supresión de los grupos de ANV ya acordada, el siguiente paso debe ser la disolución de los ayuntamientos de la marca ETA mediante una aplicación ajustada de la Ley de Régimen Local. No parece razonable ni admisible que unos cargos que pertenecen a un partido ilegalizado por ser parte de una banda terrorista mantengan sus actas y su poder institucional. El Estado de Derecho debe corregir con urgencia una anomalía democrática que da un balón de oxígeno a ETA mientras debilita a los demócratas. Hay base suficiente en nuestro ordenamiento para proceder contra esos ayuntamientos, habrá que ver si la voluntad política hace el resto.

Nadie puede hoy poner en duda que el Estado de Derecho ha emprendido al fin el camino correcto para derrotar al terrorismo. El cambio político en el País Vasco ha dado un espaldarazo fundamental en esa lucha al convertir Ajuria Enea en otro foco activo y comprometido por recuperar la libertad plena. La implicación absoluta de la Ertzaintza en una política de tolerancia cero contra ETA y de erradicación de cualquier episodio de enaltecimiento o propaganda etarra está acabando poco a poco con la iconografía del terror de las calles vascas.

Que todos los poderes del Estado empujaran en la misma dirección y con idéntica determinación fue uno de los objetivos de aquel Pacto Antiterrorista crucial y hoy es una realidad. Quedan, desde luego, rincones que ventilar y voluntades que vencer. No ayudan, por ejemplo, los errores de ingenuidad de la Audiencia Nacional con su permisividad hacia los homenajes públicos a terroristas fallecidos, presos o huidos. La sociedad no puede ni debe comprender esas decisiones y sólo nos cabe pedir que se subsanen. Ahora se trata de no bajar la guardia y, desde la unidad política ejemplar, estrechar el cerco sobre ETA. A medida que el terror retroceda y la democracia avance, el País Vasco tendrá más cerca su normalización definitiva.

La imposición del vocabulario nacionalista
Amando de Miguel Libertad Digital 25 Julio 2009

La lucha ideológica es también léxica. Es lo que podríamos llamar "glosomaquia". En la España actual gobierna mayormente la izquierda, excepto en algunas regiones donde el Gobierno es de derechas. Ahora bien, en las comunidades donde hay dos lenguas, gobierne quien gobierne manda el nacionalismo. Mandar equivale aquí a influir, dominar, no sólo en la política sino en la sociedad toda. La influencia del nacionalismo es tal que en toda España se aceptan las palabras que impone esa ideología para denominar la escena política pro domo sua. La imposición se manifiesta especialmente en los eufemismos que se aplican al terrorismo vasco, la lógica extensión del nacionalismo tenido por "moderado". Veamos algunos ejemplos de esa imposición léxica:

El hecho o el fenómeno que se tendría que llamar  ...  por imposición nacionalista se denomina
España ... Estado, este país
País Vasco y Navarra ... Euskalherría (una entidad que nunca existió)
Españoles ... Ciudadanos (o mejor: ciudadanos y ciudadanas) o ciudadanía

Terrorismo ... Lucha armada, violencia
Terroristas ... Radicales, grupos armados, etarras, violentos
Banda criminal no fichada por la policía ... Comando legal

Separatistas, secesionistas ... Abertxales (= patriotas)
Ambiente terrorista vasco (amenazas, extorsiones, etc.) ... Mundo de ETA
Terroristas vascos encarcelados ... Presos políticos
Provincias vascas ... Territorios históricos, territorios

La etiqueta de "etarras" resulta particularmente ingeniosa, puesto que el sufijo <arra> significa en vascuence el gentilicio simpático de una localidad. Es evidente el tono de legitimidad que se consigue con ese sufijo.

La imposición del vocabulario nacionalista ejemplifica muy bien el hecho escandaloso de que el terrorismo haya beneficiado sobre todo al nacionalismo. Ya de paso conviene recordar que los nacionalismos son los principales beneficiarios del sistema electoral español. No está mal la paradoja para los que no quieren ser españoles.
Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un triunfo bilingüe
Gerardo González Martín La Voz 25 Julio 2009

La sugerencia del Valedor do Pobo a la Consellería de Sanidade para que estudie realizar las campañas sanitarias no solo en gallego, sino también en castellano, es un triunfo del bilingüismo. No únicamente por la actitud receptiva del servidor público que canaliza las quejas populares, sino también porque queda demostrado que progresivamente son más los que se atreven a hacer tal petición; en este caso, el sindicato de enfermería Satse, que lamentaba el hecho de que una campaña para prevenir las intoxicaciones por monóxido de carbono estuviera redactada solo en gallego. ¿Acaso no es tan justo proteger a los que hablen cualquiera de las dos lenguas?

No se trata solo de los nacidos en la comunidad que no conocen la lengua específica, y cuyos derechos hay que preservar. En el caso de la sanidad la asistencia también se presta a personas ajenas a Galicia, a innumerables emigrantes o viajeros. Sucede, sin embargo, que el triunfo debería ser redondo, si es que se completa con el comportamiento de la consellería, que debería complacer al Valedor. Nuestras carreteras y vías urbanas están plagadas de señales en las que aparece únicamente el idioma propio, las comunicaciones institucionales de diversas Administraciones se difunden con frecuencia solo en gallego y hay otros muchos casos, en fin, en que se ignora el bilingüismo. Justo es decir que en los dos sentidos, porque tantos o más casos se registran de comunicaciones exclusivamente en castellano, cuando podían publicitarse en los dos idiomas de la comunidad. Desde el bilingüismo se puede potenciar la lengua gallega.


 

Recortes de Prensa   Página Inicial