AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 1 Agosto 2009

 

ETA
Convivir con el terror
Francisco José Alcaraz Libertad Digital 1 Agosto 2009

Más de 40 años de convivencia con los asesinatos, extorsiones o secuestros a los que nos tiene acostumbrados la banda de asesinos de ETA es demasiado tiempo para cualquier país democrático.

Partiendo de la base de que las acciones terroristas de ETA tienen como fin conseguir una serie de objetivos políticos utilizando el terror en todas sus macabras expresiones, hay que reflexionar, después de tantos años, en el porqué de la subsistencia de esta organización asesina y mafiosa.

Para combatirla tenemos nuestro sistema policial y judicial, sistemas que no actúan al margen del poder político, puesto que las leyes y las estrategias policiales están en manos del gobierno de turno. Dependiendo de cómo legislen nuestros gobiernos y según cómo manden actuar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, podemos esperar resultados en un sentido o en el contrario.

A estas alturas, es obligado reconocer que los procesos de negociación, la legalización de los sucesivos brazos políticos de ETA, las mediocres leyes con las que combatimos al terrorismo, no funcionan, y no querer reconocerlo es desconocer los principios de la lucha antiterrorista o, lo que es peor aún, negar la evidencia con fines partidistas y sectarios.

Quisiera introducir un factor en este breve análisis que resulta, a mi juicio, determinante y no menos importante que las medidas antiterroristas mencionadas anteriormente, y es que hemos aprendido a convivir con el terrorismo.

Permítanme los lectores que les sugiera trasladarse mentalmente, por un momento, a las favelas de Río de Janeiro. Vistas las cosas desde fuera, a la mayoría de las personas nos produciría verdadero pánico hacernos a la idea de tener que convivir con narcotraficantes, ladrones y delincuentes de todo tipo, a los que se puede observar a cualquier hora del día y en cualquier rincón de esas barriadas deprimidas.

Para la mayoría de los lectores sería un trauma y una situación insostenible el verse obligados a convivir con sus hijos en un lugar como ese. Pero para las personas que allí habitan –la mayoría de las cuales no son delincuentes, sino que se ven forzadas a vivir allí a causa de la pobreza– aquellas favelas son su hogar. Y lo conocen bien. Saben a qué hora deben salir y a qué hora no; saben por qué calles pasar y cuáles deben intentar no utilizar; conocen de primera mano quiénes trafican, quiénes matan , quiénes roban, pero saben cómo mantenerse al margen para poder ellos mismos sobrevivir.

Utilizo este símil para reflexionar sobre la situación actual de la sociedad española respecto al terrorismo. Los españoles hemos cometido el gravísimo error de haber aprendido a convivir con el terror de ETA. Hemos cometido el gran fallo de asumir el terror y limitarnos a responder a él con condolencias y hermosas palabras, invocando el paraguas de la unidad y sin implicarnos activamente en nuestras demandas, dejando las iniciativas de combate contra el terrorismo en manos de los intereses partidistas y de lo que aconseje la jugada del político de turno.

Si nuestro Gobierno lleva al Congreso una resolución para negociar con terroristas, hay una parte de la sociedad que lo acepta, y si el mismo Gobierno cambia y dice lo contrario, también lo aceptan muchos españoles. Y si otra vez vuelven a apelar al diálogo, de nuevo se vuelve a aceptar. Juegan con nosotros, se burlan, menosprecian a una sociedad civil que se limita a ser un actor pasivo en algo que debería suscitar una respuesta unánime de los españoles, al margen de los intereses partidistas, para exigir que se legisle, que se actúe con toda la contundencia que se debe esperar de un país democrático.

He escuchado infinidad de veces a ciudadanos y periodistas lanzar acusaciones, unas veces contra los jueces y otras veces contra los políticos, pero rara vez escucho una autocrítica de nosotros mismos como ciudadanos españoles. Los representantes políticos los elige el pueblo, las leyes que aplican los jueces las hacen nuestros gobernantes y éstas se realizan en función de la demanda social y las necesidades de cada momento.

Es por ello que somos todos los ciudadanos, en su conjunto, los que tenemos el verdadero poder de cambiar las cosas. Somos nosotros los que tenemos en nuestra mano no acostumbrarnos a convivir con el terror, esperando a que unos u otros solventen el problema en nuestro nombre.

La verdadera unidad no es la que nos quiere vender la clase política; esa unidad responde tan sólo a intereses estratégicos que buscan como fin un rédito electoral. Mantendrán esa unidad o la romperán en el momento en que la jugada se lo aconseje. Y mientras tanto nosotros, los ciudadanos, no seremos otra cosa que meras marionetas de unos y otros . Si esa unidad la promoviéramos entre los españoles, dejando a un lado las directrices partidistas y sus tentáculos mediáticos, estoy seguro de que la lacra terrorista tendría una más rápida y fácil solución, pues las medidas legislativas y políticas habrían de tener presente el deseo de la mayoría de los españoles.

Ese deseo no es otro que el que se termine de una vez por todas con la organización terrorista ETA, en todas sus formas de expresión. Es el deseo de que se haga justicia, el deseo de que ningún terrorista pueda beneficiarse del cambalache de la negociación con asesinos, el deseo de que no se persiga a las víctimas que no cedemos al chantaje. Es el deseo de negarnos a seguir conviviendo con el terror, porque aprender a convivir con esta lacra nos hace menos humanos, más indignos y menos ciudadanos.
Francisco José Alcaraz Martos es víctima del terrorismo.

Desarmados frente al mal
EDITORIAL Libertad Digital 1 Agosto 2009

Que los terroristas utilicen el terror para lograr sus objetivos políticos es algo que debemos tener en cuenta a la hora de diseñar la estrategia correcta para derrotarlos; tanto por lo que se refiere a la "política" como al "terror". En cuanto a lo primero, y como ya expusimos ayer, los criminales deben perder toda esperanza de que vayan a lograr contrapartida alguna por que dejen de quebrantar la legalidad; en cuanto a lo segundo, el Estado, a través de sus Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, debe prevenir y reprimir los atentados que a buen seguro tratarán de cometer los terroristas.

Para ello debe concentrar sus esfuerzos y sus recursos en la que debería ser una de sus principales finalidades: la seguridad interior. De acuerdo con la justificación más extendida sobre la legitimidad del Estado, el poder público se constituye para acabar con ese "estado natural" de la sociedad en el cual los hombres serían incapaces de resolver sus conflictos de manera pacífica y terminarían exterminándose entre sí.

Supuestamente, la sociedad renunciaría de este modo a su derecho a tutelarse a sí misma a cambio de que el Estado le proporcionara un canal para solventar sus disputas (los tribunales) y una defensa efectiva frente a las agresiones internas (la policía) y externas (el ejército). Por ello, la función primigenia del Estado, su raison d'être, sería proteger los derechos individuales de sus ciudadanos. El resto de competencias que ha ido asumiendo desde entonces, generalmente agrupadas en torno a un mal llamado Estado de Bienestar, no deberían centrar en modo alguno su actividad y presupuesto, sino en todo caso complementar ese núcleo duro de deberes que no puede desatender precisamente porque derivan de haber arrebatado a la sociedad su derecho a protegerse a sí misma.

Sin embargo, entre los Estados modernos son una minoría los que se preocupan por proveer a la ciudadanía de una justicia y una seguridad eficientes. Prefieren ir más allá de sus funciones e hipertrofiar el tamaño de la Administración, ampliando sus esferas de poder y de gasto a costa de las libertades y los bolsillos de los individuos. Y ello aun a costa de desatender, olvidar o marginar el cumplimiento de sus funciones esenciales.

En España esta inversión de funciones es más que evidente. Mientras el ejército, los cuerpos de seguridad y los juzgados padecen una insuficiencia flagrante de medios para desempeñar adecuadamente sus funciones, nuestros gobernantes –especialmente, aunque no exclusivamente, los de la izquierda– no reparan en gastos a la hora de crear ministerios de Cultura, Igualidad, Medio Ambiente o Vivienda (por nombrar sólo los más escandalosamente innecesarios) que son sólo una forma de quitarle el dinero al contribuyente para crear redes clientelares y financiarse así media campaña electoral.

Pues bien, de acuerdo con las últimas pesquisas sobre la preparación del atentado de Calviá, ETA colocó las bombas-lapa con temporizador el miércoles por la noche. Si los etarras pudieran actuar con tanta impunidad en frente de un cuartel de la Guardia Civil fue porque las instalaciones no contaban ni con cámaras de seguridad ni con vigilancia nocturna. Esto es, no estaban suficientemente protegidas ni preparadas para este tipo de eventualidades.

Por supuesto, la responsabilidad de los atentados es única y exclusivamente de los etarras. Pero también conviene tener presente, como dijo Burke, que "lo único que necesita el mal para triunfar es que los buenos no hagan nada". El desinterés de los políticos españoles por garantizar nuestra seguridad, paralelo a su creciente obsesión de convertirse en nuestras niñeras, comienza a ser preocupante, y cuando se trata de diseñar la lucha antiterrorista, en ocasiones, letal.

Si sabemos que ETA va a intentar atentar tanto como pueda mientras tenga esperanzas de que el Estado ceda a sus pretensiones, las Fuerzas de Seguridad no pueden bajar la guardia. Pero, obviamente, para que no bajen la guardia deben contar con los medios materiales suficientes para ello, tanto por lo que se refiere a la prevención de atentados como a la persecución de los criminales. No es admisible que un presidente del Gobierno pida a los agentes que "se protejan" de los asesinos cuando no disponen de los instrumentos para hacerlo, entre otras cosas porque la clase política a la que pertenece prefiere destinar los impuestos de los ciudadanos a todo menos a lo que debería. No necesitamos un Estado grande, sino un Estado eficaz, lo que normalmente significará un Estado pequeño pero bien preparado.

Y en el caso de la lucha antiterrorista, la fórmula eficaz para acabar con ETA es de sobras conocida pese a que muchos se nieguen a aplicarla: éxitos policiales y firmeza política. Por desgracia, en los últimos años nos hemos desarmado en ambos sentidos.

Palabras gruesas
Luis del Pino Libertad Digital 1 Agosto 2009

Lo siento, pero por muchas palabras gruesas que utilicen los políticos, no puedo dirigir mi ira contra los asesinos. Porque dirigiéndola contra ellos no soluciono nada. Por mucho que yo les insultara, por mucho que les odiase, por mucho que manifestara mi desprecio hacia ETA, no ayudaría en nada a acabar con esa banda de pistoleros a sueldo.

Todo lo contrario. Porque, al dirigir hacia ellos mi ira, estaría malgastando el caudal de mi indignación, en lugar de aprovecharlo para hacer algo verdaderamente útil, algo que contribuya realmente a que los asesinos desaparezcan.

Y no quiero contribuir, malgastando mi indignación, a que ETA siga existiendo. Quiero guardar el máximo posible de esa indignación para dirigirla contra quien verdaderamente la merece. Para dirigirla contra quienes permiten que los asesinos sigan existiendo. Para canalizarla hacia quienes, pudiendo terminar con ETA, se dedican a ofrecerla una y otra vez balones de oxígeno.

ETA estaba muerta hace cinco años. ¿Contra quién hay que dirigir entonces la indignación? ¿Contra ETA? ¿O contra los políticos que la han revivido porque convenía a sus fines electorales?

ETA estaba asfixiada económicamente hace cinco años. ¿Contra quién hay que dirigir entonces la indignación? ¿Contra ETA? ¿O contra aquéllos que la han permitido volver a los ayuntamientos para rellenar sus arcas?

ETA estaba aislada internacionalmente hace cinco años. ¿Contra quién hay que dirigir entonces la indignación? ¿Contra ETA? ¿O contra quiénes la llevaron de la mano al Parlamento europeo, para legitimarla como interlocutora?

Puede que la sociedad española tenga memoria de pez. Yo no la tengo. Y recuerdo las palabras que escribieron en su día, para defender la negociación con ETA, los mismos medios de comunicación que ahora nos piden que nos indignemos con ETA, los mismos medios que ahora le dedican a ETA contundentes editoriales, tan falsos y tan huecos como los que en su día escribieron para justificar lo injustificable.

Por eso, porque no olvido, no puedo evitar revolverme cuando veo a los políticos recurrir a las palabras gruesas para justificar su inacción, recurrir a los insultos para que desperdiciemos con ETA esa indignación que nos produce que ETA vuelva a matar.

"Los terroristas son mierda", dice Basagoiti. Pero entonces, ¿qué es lo que son los miembros de ese Parlamento que aún no ha derogado la autorización parlamentaria para negociar con ellos? ¿Podríamos llamar a los señores diputados "los que autorizan a negociar con la mierda"?

"Son viles asesinos", afirma Zapatero. ¿Quiere eso decir que a Zapatero podríamos llamarle "el que financia a viles asesinos a través de los ayuntamientos"?

Guárdense sus palabras gruesas, señores políticos. Mientras siga vigente la autorización parlamentaria para negociar con ETA, mientras sigan los terroristas gobernando en 40 ayuntamientos, mientras algunas ikastolas continúen siendo vivero de descerebrados, mientras los no nacionalistas sigan teniendo que vivir acogotados en buena parte de España y mientras ustedes no hagan nada al respecto, no es contra ETA contra quienes tenemos que dirigir nuestra indignación. Porque eso no sirve de nada. Contra quien tenemos que dirigirla es contra ustedes, a ver si de ese modo empiezan a cumplir con su deber de gobernar y legislar para acabar con ETA.

¡ETA fuera de las instituciones, ya!

Ayúdanos a exigirlo uniéndote a la causa Voces contra el terrorismo:

http://apps.facebook.com/causes/172935/

ETA
Seamos cobras
Joan Valls Libertad Digital 1 Agosto 2009

Un empleado de una cadena de tiendas de electrodomésticos me explicaba hace poco el secreto del éxito: bajar los precios de los productos hasta el límite y ofrecer toda una gama de garantías a uno, dos y tres años. La cadena vive sobre todo de las garantías, que los consumidores compran masivamente porque temen que los productos se estropeen antes de su ciclo natural.

Nada más enterarme del atentado de Burgos, recordé esa conversación. Como siempre, tras el asesinato terrorista de turno, los medios de comunicación inician el bombardeo de noticias, los políticos lanzan sus condenas y se ponen en marcha los mecanismos sicológicos de unidad grupal ante el peligro. Mediatizado el peligro, la oferta de seguridad se ofrece ya en bandeja. Y pocos los que se niegan a comprarla, porque el precio de esta democracia es tan bajo, que hasta el más inocente sospecha que las cosas no cuadran. Y ya parece evidente que el terrorismo en España asesina para hacerse con el discurso, aunque lo decisivo en su proceder es convertir la noticia en un fin. Porque protagonizar la noticia no es un medio para alcanzar un resultado, sino un fin. La finalidad está en hacerse con la portada del periódico y con el titular del telediario. A partir de ahí, los rituales de unos y otros se repiten, década tras década, necesariamente.

La ciudadanía asiste asqueada a esta rutina sangrienta de medio siglo y algunos incluso se preguntan qué hay detrás de este gigantesco tongo. El ciudadano se siente impotente, asqueado. Pero hay formas de vencer, incluso desde la más absoluta debilidad física e intelectual, o precisamente por eso. Los ciudadanos podemos convertirnos en cobras ahora mismo y derrotar al logotipo de la serpiente enroscada. Es tan sencillo como no comprar portadas protagonizadas por la ETA. Porque es evidente que la mayoría de medios sigue sus rutinas profesionales y ofrece noticias previsibles, pero no tiene ningún sentido recompensar a unos asesinos y menos con el botín que buscan. El mismo argumento sirve para los que consumimos las noticias.

Si la serpiente va a seguir enroscada en el hacha por otras cinco décadas, convirtámonos en cobras. Despachemos como máximo en un breve los asesinatos de ese tongo llamado ETA. Enterremos a nuestros muertos con honores, mimemos a las víctimas del terrorismo, fortalezcamos los valores democráticos, luchemos para que se cumpla la ley, pero no regalemos ni un píxel más a quienes nos asesinan para hacerse con la portada, con nuestros ojos. Es una opción que requiere frialdad, astucia y compromiso, pero el ostracismo mediático es el camino seguro de la derrota de quienes han hecho del medio aparente un fin exitoso.

Hijos de puta
Alfonso USSÍA La Razón 1 Agosto 2009

Anteayer, después de escribir del atentado de Burgos, me escapé al monte. Odio la playa en verano, el cielo estaba cubierto, y refugié mi indignación en el hayedo del Jilguero, en el valle de Cabuérniga. Sube una senda entre hayas erguidas hasta donde se abren los altos prados, después de atravesar el pequeño dominio de los abedules. No hay cobertura telefónica por aquellos caminos, que son del lobo y del corzo, en pleno corazón del Saja. En un tiempo, no lejano pero irrecuperable, el hayedo sentía el canto de amor del urogallo, el más presumido, asombroso y escaso señor de nuestros bosques norteños. Concluido el largo paseo, ya de vuelta por la carretera, oí en la radio lo de Mallorca. El crimen de Mallorca. El asesinato de dos hombres buenos en Mallorca. Un crimen asqueroso y cobarde del terrorismo vasco, que es un terrorismo más infame que otros, porque es de maricones a la antigua usanza, de muerte abandonada en una bomba-lapa y explosionada en la lejanía, o calculada para destrozar cuando los criminales pueden estar disfrutando de su perversidad en una cala azul, la piscina de un club o tirándose a sus madres en la «suite» del mejor hotel de la isla.

Hijos de puta. Los que matan y los que ordenan las muertes. Hijos de puta los que celebran y los que cobijan las culminaciones sangrientas del terrorismo vasco, y escribo vasco porque así es, aunque a muchos, a mi principalmente, me hiera en el alma hacerlo. Hijos de puta los que piensan que los muertos y sus familias son equiparables a los asesinos y las suyas. Hijos de puta los que enaltecen a quienes han hecho de la vieja Euskalerría, la Euskal-Herría con «h» inventada de hoy. Hijos de puta los que, sabiendo dónde estaban y en qué lugares del País Vasco vivían tranquilos y sonrientes, nada hicieron para perseguir o detener a los asesinos. Al fin y al cabo, «no está bien luchar contra los nuestros». Hijos de puta los que usan de la Santa Cruz para establecer comparaciones y distribuir las culpas y los motivos equitativamente. Por supuesto que la Iglesia vasca está compuesta por centenares de sacerdotes ejemplares, pero también del mismo número de prelados, arciprestes, párrocos y fieles a los que llamar «hijos de puta» en su acepción de maldad no traspasa la frontera de la definición.

Hijos de puta los que mantienen voluntariamente con su dinero a los asesinos, que no son otra cosa que trabajadores de una industria vasca dedicada al crimen, y muy rentable, por cierto. Hijos de puta los que se ofrecen a mediar en negociaciones insoportables para la dignidad de un Estado de Derecho. El cura irlandés ese, y el mamaraché argentino con su Premio Nobel, y la gorda asquerosa del pañuelo anudado a la cabeza que viaja en primera clase por todo el mundo sembrando el odio. Hijos de puta los gobernantes que toleran la presencia de los terroristas en sus países. Hijo de puta, con carácter retroactivo, pero siempre presente para los que tenemos memoria, Su Majestad Imperial Valerý Giscard D’Estaign, que abrió los brazos generosos de Francia a todos los criminales de la ETA, y a sus cómplices, y a sus instructores de destrucción y muerte. Y honor, inmenso honor, proclamado entre lágrimas, a don Carlos Sáenz de Tejada y don Diego Salva, guardias civiles al servicio del orden y de la paz, de la justicia y de la concordia, muertos traidoramente por los hijos de puta cobardes que mantienen el negocio del terrorismo vasco.

Contra ETA, también en el exterior
Editorial La Razón 1 Agosto 2009

Es necesario reforzar la acción diplomática contra la falsa imagen que hay de la banda

En medio de la tragedia y el llanto, insondables para las familias, muy dolorosos para toda persona de bien; en medio de la rabia y la desolación, reconforta comprobar que la sociedad española, sus representantes institucionales, sus políticos, los ciudadanos anónimos, todos en suma, son capaces de aparcar sus diferencias para hacer piña frente a los terroristas y arropar a las víctimas y sus familias. Por ventura, ya pasaron los tiempos en que el asesinato de policías, militares o guardias civiles era percibido como una desgracia que no convenía airear públicamente.

Hoy, toda España es un clamor y una sola voz contra la banda etarra, tal y como ayer quedó patente en Mallorca, donde los Príncipes de Asturias presidieron el funeral por Diego Salvá y Carlos Sáenz de Tejada, y donde el presidente del Gobierno y el líder de la oposición estuvieron codo con codo para rendir homenaje a los dos jóvenes guardias civiles. La lucha contra los terroristas tiene diversos frentes y exige que todas las piezas de la maquinaria del Estado de Derecho funcionen sin fricciones y sin rechinar, cada cual cumpliendo sus funciones específicas. Policial y judicialmente, el comportamiento y la entrega de los respectivos funcionarios es ejemplar.

Políticamente, no hay avance más importante y sustancial que la recuperación de la unidad plena entre PSOE y PP, pues garantiza que la estrategia antiterrorista será siempre la misma, gobierne quien gobierne. En este sentido, hay que subrayar la contundencia de De la Vega, que descartó, como hace siempre, cualquier hipótesis negociadora, y la actitud del lendakari López, que en un gesto altamente simbólico llevó ayer a Mallorca la representación de todos los vascos. En otros frentes, sin embargo, aún queda mucho terreno por recorrer. Como en el de la diplomacia internacional. No se comprende que tras medio siglo de terrorismo infame y con de casi novecientos asesinatos a sus espaldas, la banda ETA siga gozando en no pocos países de cierta aureola heroica o, al menos, del beneficio de la duda que lleva a los medios de comunicación y a las cancillerías a considerarlos simples «separatistas vascos».

Ningún otro grupo terrorista merece, en Estados Unidos, Alemania o Gran Bretaña, tratamiento tan benigno, como si se tratara de unos idealistas luchadores obligados a mancharse de sangre las manos. Desde hace años, ETA cuida de modo especial su imagen internacional, desde Iberoamérica a Europa, y comparte complicidades con movimientos de la izquierda radical. En realidad, sus «campañas de verano» no van sólo contra el turismo español; también utiliza la presencia de millones de turistas europeos como amplificador de sus agresiones y de su marca. Nada satisface tanto a la banda como que países como Gran Bretaña o Alemania alerten desde sus páginas web oficiales de los riesgos de viajar a España por su causa.

De todo ello se deduce que el Ministerio de Exteriores y su excelente cuerpo diplomático también deben redoblar los esfuerzos para aislar internacionalmente a los etarras, desmontar los equívocos y presunciones que les benefician y minimizar el eco de sus fechorías. Se trata de un frente muy sensible y vital. No debe olvidarse, porque fue un episodio humillante, que en la pasada Legislatura los batasunos lograron que el Parlamento Europeo le abriera sus puertas pese a figurar en la lista de organizaciones terroristas. Por contra, es muy ilustrativa la reacción con la que acogieron la sentencia del Tribunal de Estrasburgo: «Una castástrofe», dijo Otegi. Pues bien, ése es el camino: que ETA llegue a calificar de catástrofe el repudio general.

El largo camino hacia el final de ETA
Juan Carlos Escudier El Confidencial 1 Agosto 2009

Si algo ha mostrado la ofensiva terrorista desplegada esta semana por ETA no es que puede matar -algo que tristemente ya sabíamos- sino que está dispuesta a hacerlo ciegamente, sin importar el número o la edad de los destinatarios de sus bombas y de su metralla. Existe cierta coincidencia en que con esta estrategia la banda trata de dirigir un mensaje al Gobierno en la línea de sus últimos comunicados –“les haremos sentarse de nuevo”- y, al mismo tiempo, aplacar a quienes entre sus bases habían empezado a cuestionar abiertamente el uso de la violencia como instrumento para la consecución de sus fines políticos, esto es la autodeterminación de Euskadi. Entre los analistas es prácticamente unánime la interpretación de que la debilidad de ETA es extrema pese a sus últimos golpes y que su final está más cerca que nunca, casi a la vista.

Esta última consideración resulta, no obstante, bastante precipitada, y ello a pesar de que la eficacia policial de los últimos tiempos es difícilmente mejorable. Cuatro cúpulas militares de ETA desarticuladas en menos de un año y la extraordinaria rapidez con la que los autores de los últimos atentados han sido puestos a disposición judicial, han podido sugerir que la banda está tan infiltrada por los cuerpos policiales que su capacidad destructiva acabaría siendo inexistente. ETA está débil, es cierto, pero aventurar la proximidad de su final es más un deseo voluntarioso que una realidad objetiva.

En realidad, tal y como está estructurada, ETA no precisa reclutar cada año centenares de activistas para dar continuidad a sus acciones. El periodista Florencio Domínguez, uno de los mejores conocedores de sus entresijos, lo explicaba en un reportaje sobre el 50 aniversario de su fundación: “Necesita sólo unas pocas docenas, y para conseguir 20 o 30 personas cada año no tiene especial problema; su problema es gestionar el encuadramiento de esa gente”. En consecuencia, mientras no se consiga reducir el apoyo social que los terroristas y su brazo político siguen teniendo en la sociedad vasca -Iniciativa Internacionalista, la candidatura de Alfonso Sastre apoyada por el independentismo radical obtuvo sólo en el País Vasco 116.000 votos-, ETA no tendrá problemas para mantenerse macabramente activa.

A la reducción paulatina de este apoyo ha contribuido la presencia de formaciones independentistas decididamente opuestas a la violencia, tal es caso de Aralar, cuyo crecimiento electoral es, junto al tránsito a la oposición del PNV, uno de los acontecimientos más saludables que han ocurrido recientemente en el País Vasco. El golpe definitivo sería que el actual núcleo de lo que se llamó Batasuna tuviera la valentía suficiente para dar el mismo paso, con Otegi al frente. En ello hacía hincapié Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA, en una entrevista con El País: “Le falta valor porque el camino está trazado y es claro”, decía. O más claramente: “Los radicales no tienen cojones para despegarse de la tutela de ETA”.

Éste ha sido el drama del terrorismo de ETA y una de las grandes diferencias que ha mantenido con el IRA, que compartía una misma cabeza y una misma dirección respecto de su brazo político, el Sinn Fein. Gerry Adams o Martín McGuinnness no tenía que pedir permiso a nadie para pactar con el Gobierno británico porque representaban la cara y la cruz de la misma moneda. Si Batasuna hubiera ejercido semejante control sobre ETA, a estas alturas la organización terrorista sería historia o habría quedado reducida a un grupúsculo de irreductibles.

Tras desaprovechar para siempre la oportunidad del fin dialogado a la violencia, una vía que el Gobierno tenía la el derecho y hasta la obligación de explorar, el terrorismo y su entorno se encuentran en un callejón sin salida, debido no sólo a la acción policial sino a las barreras cada vez más infranqueables para hacerse presente ante su electorado. Se entiende así que el propio Otegi calificara de “catástrofe” la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo en la que avalaba la ley de Partidos y la ilegalización de Batasuna y sus sucesivas marcas blancas.

En esta disyuntiva, y ante la primeras deserciones de su conglomerado, como la de Txema Matanzas pidiendo a ETA “cerrar la persiana” y a Batasuna “apostar por una fuerza política institucional y socialdemócrata-radical” y por un “movimiento social absolutamente autónomo, extrasistema y radical contra la violencia”, los terroristas han creído necesario hacerse presentes con una carnicería en Burgos -afortunadamente no completada- y con los dos asesinatos de Mallorca.

A estas alturas es evidente que ninguna atrocidad hará que el Gobierno cometa los mismos errores del pasado y que sólo, con la entrega de armas por delante, aceptaría negociar algún beneficio penitenciario para los presos etarras. Mientras, el tiempo corre inexorable en contra del brazo político de ETA, incapaz de soportar quedar fuera permanentemente del juego político y con unas elecciones a la vista, las municipales de 2011, que deberían ser el acicate para su distanciamiento definitivo del terror y la violencia.

¿Podrá convencer Batasuna a ETA de que ha de abandonar las armas? Pues muy posiblemente, no. ¿Será capaz Otegi y sus compinches de rebelarse contra los dictados de los chicos de la capucha? Pues posiblemente, tampoco. La sociedad española está preparada para soportar los zarpazos de estos asesinos, cuyo balance de crímenes se ha reducido considerablemente en estos años. Lo terrible es que ETA, aun débil, menguada y controlada por descerebrados menores de 30 años, también puede resistir una larga temporada.

Un Padrenuestro
Federico Quevedo El Confidencial 1 Agosto 2009

No era esta mi intención. Verán, dado que este es el primer fin de semana del mes de agosto, mes vacacional por costumbre patria, tenía la intención de iniciar mi colaboración estival con un Dos Palabras algo más lúdico pero, francamente, se me han quitado las ganas. Qué quieren que les diga, dos salvajadas seguidas llevadas a cabo por esa pandilla de hijos de p…, y la segunda con el resultado de todos conocido -dos jóvenes guardias civiles vilmente asesinados por estos cobardes de mierda-, le hielan a uno la sangre y le enfrían la sonrisa lo suficiente como para no querer saber nada de nada ni de nadie.

Quería huir del comentario político habitual, tan poco agradecido la mayoría de las veces, y haberme explayado un poco con alguna reflexión ligera sobre yo qué sé, porque todavía no me había dado tiempo a pensarlo, cuando la imagen, primero, de esos cuartos destrozados, uno al lado del otro, uno encima de otro, y la angustiosa sensación de que una legión de ángeles de la guarda se habían puesto manos a la obra para evitar un infanticidio masivo -y les juro que cuando uno mira a los ojos de sus propios hijos y piensa que esos canallas son capaces de matarlos, la sangre hierve-, y la segunda de ese coche destrozado dentro del cual dos chavales perdieron la vida sin que les diera ni siquiera tiempo de dar gracias o pedir perdón, asaltan violentamente el cerebro e impiden pensar en nada que no sea jurar eterna repugnancia hacia estos cobardes y quienes les amparan.

Así que no me quedaba más remedio que escribir unas letras sobre esto, aunque sólo sea porque Carlos y Diego se lo merecen, que ya es motivo más que suficiente, pero también porque en este afán vacacional de huir de lo políticamente correcto -que en mi caso es ser incorrecto con los políticos- quería compartir con ustedes algunas reflexiones más allá de las ya tradicionales muestras de duelo y las consabidas condenas y condolencias que políticos y periodistas decimos, escribimos y manifestamos como si se tratara ya de una lección aprendida de antemano en la que solo cambia el nombre de la víctima. Porque dentro de dos o tres días nos habremos olvidado de esos nombres y de lo que significaron, y mientras sus familias seguirán llorando sus pérdidas irreparables y violentas, nosotros ya estaremos disfrutando de las playas y de las montañas restando cada vez más espacio en nuestra memoria para las víctimas.

Y así van ya ochocientas y pico veces, ochocientas y pico condenas, ochocientas y pico condolencias, ochocientos y pico llamamientos a la unidad de los demócratas, ochocientas y pico repulsas, ochocientos y pico minutos de silencio -poco más de diez horas sin mover los labios en señal pagana de duelo-… Y es verdad que desde hace cincuenta años en que estos hijos de la gran p… comenzaron su carrera criminal las cosas han cambiado, y a mejor, pero también lo es que nunca se termina ese largo rosario de nombres, de mártires de la libertad a los que no me cabe ninguna duda que Dios ha acogido en su seno porque, aunque su sacrificio no responda a la definición clásica de martirio -no han muerto específicamente en nombre de Dios ni defendiendo la Fe-, sí creo que el suyo es un martirio moderno en nombre de una causa que también es la causa de Dios: la de la libertad.

Seguramente el olvido es una debilidad humana ineludible, o un mecanismo innato de supervivencia, o ambas cosas… Pero si somos capaces de arrinconar en el trastero de nuestra memoria el recuerdo de nuestros seres más queridos cuando nos dejan, mucho más inevitable es que esto ocurra con aquellos a los que no conocemos, aunque su muerte violenta nos haya sobrecogido en una primera instancia. Por eso, tanta condena, tanta condolencia y tanto minuto de silencio empiezan a parecerme una reacción demasiado políticamente correcta producto del cinismo colectivo.

No digo que no haya que hacerlo, y seguramente las familias de las víctimas lo agradecen, pero no hemos vuelto a expresar un sentimiento de culpa social, de verdadero dolor, similar a aquel que recorrió las calles de España a lomos de aquello que se dio en llamar el Espíritu de Ermua, y seguramente la culpa de esa laxitud que ahora nos invade, la culpa de que se haya adormecido esa manifestación espontánea de indignación colectiva y de añoranza de la víctima la tienen nuestros propios políticos al imponernos ese ritual de condenas, condolencias y minutos de silencio…

Quizá, en efecto, todo esto sea inevitable, pero Carlos y Diego se merecen un poco más, se merecen que ese minuto no sea solo un callar por respeto mientras se apaga en el suelo una colilla y el pensamiento se refugia en cualquier banalidad impropia del momento, pero tan humana... Carlos y Diego se merecen un pequeño esfuerzo por nuestra parte, tanto si creemos en Dios como si no, porque seguro que ellos sí creían, y a lo mejor ese pequeño esfuerzo nos vuelve a recordar que su muerte no ha sido en vano, no puede ser en vano, y vuelve a despertar en nosotros algo más que un sentimiento de respeto. Es solo un pequeño, pequeñísimo esfuerzo, que empieza así: “Padre nuestro, que estás en los cielos…”.

De nuevo, ETA
Proyecto Cívico El Confidencial 1 Agosto 2009

Este post no estaba previsto. Tampoco lo estaban el atentado de ayer en Mallorca que segó la vida de dos guardias civiles y produjo grandes daños, ni el del miércoles en la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Burgos que dejó 65 heridos leves, un paisaje dantesco y un susto que no se olvida mientras uno viva. Aunque algo previsibles sí que eran estos atentados: verano, Guardia Civil… y cincuenta años, que se dice pronto, de un Estado incapaz de atajar el terrorismo de ETA o controlar sus entornos.

Algo falló en la carnicería prevista en Burgos, estaba diseñada para ser un “Vic-2”, pero ayer nos mostraron su capacidad de reacción: lo bien organizados que están y cómo se pueden llegar a mover libremente por España.

Será un lugar común, se repetirá hasta la saciedad, pero la primera obligación de un Estado es la de garantizar la vida y la integridad de sus ciudadanos. Por parte de los poderes públicos nada nuevo: las mismas declaraciones tópicas, la misma retórica… y la misma confusión de ideas en los máximos responsables en la lucha antiterrorista.

ETA mata porque si no lo hace, se le acaba el negocio y los encarcelados y sus entornos se impacientan
Julen Madariaga expresó hace poco su certeza de que el Gobierno estaba negociando con ETA de nuevo. Si fuere el caso, lo que está claro es que las conversaciones no están dando los resultados que ETA quiere y ha decidido poner las pistolas sobre la mesa. ¿Nos espera un verano “caliente”?

Negociación… ¿Es que no bastó la lección del parking de la Terminal 4 en el Aeropuerto de Madrid-Barajas? Y lo que hay que tener muy claro es que no importa lo que se haga, cuánto se conceda, los injustificables privilegios que se otorguen a unos y a otros, llegando incluso a la independencia del País Vasco: ETA siempre matará, porque ETA es sobre todo un negocio del que son accionistas principales cientos de presos y sus entornos. Y si no les gusta como va la negociación o se para, pues se mata.

Con quien ha hecho del terror, el asesinato y el crimen su modo de vida, no hay nada que negociar. ¿O acaso negociamos con traficantes de armas y drogas, para ofrecerles una salida digna si abandonan el negocio?

ETA no mata porque esté en la lucha por liberar a un pueblo oprimido: ETA mata porque si no lo hace, se le acaba el negocio y los encarcelados y sus entornos se impacientan. Quienes trabajan para ETA y entes afines, están convenientemente remunerados, tienen el puesto asegurado, todos los gastos pagados, no dan un palo al agua y además ni pagan impuestos ni tienen que cotizar a la Seguridad Social. Eso sí: de vez en cuando hay que matar o hacerse notar, causando estragos, cuya reparación ya pagará el sufrido contribuyente.

El negocio de ETA es tan sumamente repugnante, que ellos mismos han de darle a sus sicarios alguna razón que justifique su actividad. Todos saben que es mentira: en el fondo ninguno de ellos se cree lo del pueblo vasco oprimido y la lucha armada para salvarlo. No se lo cree nadie, esa es la verdad, pero todos se apuntan al argumento. En las ikastolas se indoctrina y durante años se ha enseñado desprecio racista por quien no sea vasco y abertzale a la vez que a sacar partido al victimismo nacionalista.

Todo criminal desprecia a su víctima y todo crimen se comete por un interés, sea el que fuere: el placer de matar, la obtención de un lucro, la notoriedad calculada o la sed de venganza. En el caso de ETA, como en el de la mafia, asesinar y destruir es parte del oficio.

Mucho aficionado hay al burladero —y nunca mejor dicho— del nacionalismo. Ya lo dijo Arzallus: “unos sacuden el árbol y otros recogen las nueces”. A recoger nueces se apuntan muchos, callando y consintiendo, o abiertamente apoyando a los encargados de sacudir el árbol.

Los resultados están ahí: por cada euro que contribuye el País Vasco, el resto les damos ocho, en un extraño caso de pufo fiscal, denominado “cupo vasco”. Y eso cuando no se condonan abultadas deudas tributarias a quienes han contribuido generosamente a “la causa”, abonando el preceptivo “impuesto revolucionario”, u otras “cuotas de colegios profesionales”, eso sí, con el eficiente asesoramiento de avispados juristas.

El nacionalismo sería irrelevante si los medios sólo se hiciesen eco de sus pronunciamientos extravagantes
Y en esa maraña de razones sin sentido, de mentiras que todos repiten aunque nadie se las crea, se han perdido unos gobiernos y otros. Mientras se pierde el tiempo en treguas y negociaciones, en acusaciones mutuas y el volver a replantear criterios y estrategias, otros crecen, se rearman, se financian y siguen reclutando personal, adeptos y simpatizantes.

Contra el crimen organizado sólo funciona una cosa: la mano dura. Firmeza, perseverancia, dedicación, suficiencia de medios, coherencia, claridad de ideas y unidad de criterio: son las claves. No hay atajos, ni es una política de partido, sino de Estado. Y es una vergüenza que en pleno siglo XXI un Estado Miembro de la Unión Europea sea incapaz de acabar con una panda de matones, mientras los desplazados dentro de su propio territorio, se cuentan por miles y miles.

La mano dura exige una política de silencio por parte de los medios de comunicación, evitando dar al terrorismo ninguna publicidad gratis. ETA no sería nadie si de sus hazañas sólo se informase escuetamente; y de sus declaraciones, ni caso. El nacionalismo sería irrelevante si los medios sólo se hiciesen eco de sus pronunciamientos extravagantes en proporción a la representación que de verdad tienen. Saldrían en portada dos días al año, que no sería injusto sino recibir la atención que uno, exactamente, se merece.

Una parte notable de la sociedad vasca, con y sin uniforme, ya no se conmueve ante el crimen y carece de interés para combatirlo. La piel, con los años, se hace gruesa… Cincuenta años de terrorismo son muchos, demasiados; tantos que uno a veces se preguntaría si es que habría algún interés en no acabar con él. Por eso hay que escribir lo que más escueza, sin tópicos ni mentiras balsámicas.

Y como siempre, esperamos sus comentarios, porque con ellos haremos nuestro Manifiesto.

El huevo y la serpiente
JUAN MANUEL DE PRADA ABC 1 Agosto 2009

LLEVAMOS muchos años escuchando la misma monserga: que si la ETA está desmantelada, que si la ETA carece de capacidad operativa, que si la ETA tiene cada vez más dificultades para sustituir a los criminales capturados, etcétera. También llevamos muchos años escuchando, cada vez que la ETA actúa, que sus crímenes no son sino estertores de una serpiente agónica que se retuerce convulsivamente. Pero la tozuda realidad nos demuestra que la ETA es más bien una hidra; y más concretamente la hidra de Lerna, con una capacidad regenerativa que deja chiquitos todos los esfuerzos policiales. Ahora que la banda terrorista celebra por todo lo alto el quincuagésimo aniversario de su fundación convendría que nos dejáramos de paparruchas complacientes e intentásemos dilucidar la razón de su capacidad regenerativa.

Y la razón de esa capacidad nos la ofrece una encuesta reciente, en la que hasta un quince por ciento de los adolescentes vascos -muchachos de entre 12 y 16 años- reconoce sin ambages que la violencia es un instrumento legítimo de lucha política. Si un 15 por ciento de adolescentes vascos no tiene empacho en proclamarlo hemos de deducir que el porcentaje de quienes aceptan para su coleto tales métodos sin atreverse a proclamarlo debe de ser mucho mayor; suficientemente grande, desde luego, para asegurar ese «recambio generacional» que la ETA requiere para seguir perpetrando sus crímenes. Y lo verdaderamente milagroso es que tales porcentajes no sean aún mayores; pues, si nos pusiéramos en el pellejo de esos adolescentes vascos, nosotros también aceptaríamos la violencia como instrumento legítimo contra un dominio opresor.

Para llegar a esta conclusión no hace falta sino considerar dos elementos de juicio. El primero atañe a la propia naturaleza humana: la adolescencia es edad ardorosa, propensa a incubar quimeras, propensa a las efusiones que brotan generosas del corazón y ofuscan la capacidad de raciocinio. El segundo elemento es tan notorio y gigantesco que suele pasar inadvertido: esos adolescentes reciben una educación que fomenta el odio concienzudo hacia «lo español», a través de una tergiversación sistemática de la historia que presenta a los españoles como una patulea de conquistadores que han hecho de la opresión el instrumento de su dominio. Bastaría que nuestras autoridades, en lugar de aturdirnos con las mismas monsergas sobre el inminente desmantelamiento de la ETA, se tomaran la molestia de hojear los manuales de historia que estudian los adolescentes vascos para que llegaran a la conclusión de que en esos libros se halla el huevo de la serpiente cuyos coletazos padecemos... y seguiremos padeciendo mientras no se combatan sus causas.

Combatir sus causas significa acabar para siempre con esa vía nutricia que asegura la capacidad regenerativa de la banda terrorista. Un muchacho a quien se inculca, con la anuencia (o incluso el aplauso) de la autoridad educativa, una idea quimérica de la patria vasca, a quien desde la escuela se le instilan insisidas constantes que no tienen otro propósito sino mantener vigoroso el veneno del odio contra la «dominación española», no le queda otro remedio -si es que aún tiene sangre en las venas- que aceptar el uso de la violencia contra los opresores de su pueblo. Este es el semillero que convierte a la serpiente etarra en una hidra de Lerna; y, mientras ese semillero no sea arrasado, al entramado social que presta su aliento a los terroristas le bastará con incubar con esmero y delicadeza el huevo de la serpiente. Entretando, seguiremos escuchando la misma monserga: que si la ETA está desmantelada, que si la ETA carece de capacidad operativa, que si la ETA tiene cada vez más dificultades para sustituir a los criminales capturados, etcétera.
www.juanmanueldeprada.com

Un infame Decreto Ley que sigue en vigor
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Agosto 2009

Las manchas de sangre con sangre se lavan. En este caso las manchas de sangre que han seguido al decreto Ley que el Gobierno del Sr. Zapatero obtuvo sin pudor del Congreso de los Diputados para dialogar con ETA, deben ser al menos lavadas con otro Decreto Ley de igual carácter obtenido desde ese mismo Congreso de los Diputados, en el que no solo se revoque ese denigrante permiso sin fecha de caducidad, sino que además se haga una declaración solemne de nunca más volver al diálogo con ETA.

Sra. Vicepresidenta, si ustedes no quieren o no consideran necesario dar ese paso de dignidad, es lícito pensar que por mucho que digan, siguen dispuestos a no cerrar nunca la puerta al diálogo, véase negociación de paz con ETA. No le creo Sra. De la Vega y sus palabras suenan a falsas, a excusas de quien es consciente de que esa “unidad” de partidos a la que alude, quedaría en entredicho, por la dudosa respuesta de algunos partidos nacionalistas como el PNV o el BNG, si se propusiera oficialmente lo que es la única salida digna de un Congreso engañado por el Sr. Zapatero y su Gobierno.

Lo malo de querer parecer más listos y más dialogantes que los demás, es que cuando se trata con fanáticos asesinos cegados por sus objetivos independentistas, se demuestra que es un diálogo de sordos, una pérdida de tiempo y una oportunidad de dar legitimización a quienes solo son terroristas amparados por parte de una sociedad enferma por sueños nacionalistas orgullosos e intransigentes. Ese error de apreciación es el que ha llevado a este Gobierno a un callejón sin salida, donde ha sido actor comparsa de una negociación abocada desde el principio al fracaso.

No se puede admitir la excusa de la Sra. De la Vega, porque este Gobierno no dudó en acudir al Congreso que representa a la Soberanía del pueblo español, a obtener el permiso para negociar y solemnizarlo mediante un Decreto Ley. No podemos olvidar las mentiras repetidas que difundieron durante el mal llamado “proceso de paz” en las que el Sr. Rubalcaba o el Sr. Conde Pumpido, no dejaban de decir que habían verificado las condiciones de alto el fuego de ETA para comenzar las negociaciones. No podemos olvidar que incluso tras el atentado de la terminal T4 de Barajas, y hasta poco antes de las elecciones, el Gobierno suplicaba un alto el fuego a ETA. No podemos olvidar a las vítimas que ha habido durante estos años en los que ETA sigue asesinando con bombas lapa o coches bomba.

Porque no podemos olvidar, no debemos admitir que la Sra. De la Vega quiera “escurrir el bulto”, eludiendo la responsabilidad que tiene este Gobierno y el resto de fuerzas políticas que apoyaron el permiso dado al Gobierno, para de igual forma, revocarlo y poder lavar las manchas de sangre aún caliente que se siguen produciendo por los atentados terroristas de ETA. Porque no podemos olvidar debemos exigir a este Gobierno que de forma urgente promueva esa derogación del Decreto Ley con otro que lo anule y devuelva la dignidad al Parlamento español. Si no lo hacen, quedará claro que siguen siendo palabras falsas y vacías que esconden intenciones inconfesables y mezquinas de seguir dispuestos a negociar con los terroristas. Un Gobierno tan débil no merece seguir ostentando el poder. ¡Elecciones Generales ya!

El entorno fundamental
Carmen GURRUCHAGA La Razón 1 Agosto 2009

La organización terrorista ETA sobrevive desde hace cincuenta años porque siempre recibe ayuda en el momento que está a punto de ser vencida. Es como si una mano negra impidiera el fin de la violencia. En un momento u otro de este medio siglo siempre ha habido quien representara el papel de «salvador», desde la propia sociedad vasca con su temor, hasta los partidos políticos especialmente los nacionalistas; pasando por la iglesia nacionalista vasca. Por ello, no cabe que entre todos se culpabilicen mutuamente y se tiren los trastos a la cabeza, porque es un camino que sólo conduce a la melancolía.

Sin embargo, sí existe un sector social fundamental, persistente y decisivo en la no desaparición de ETA: su entorno. Esta amalgama está integrada por personas procedentes de todos los sectores sociales, empresarios, profesionales, obreros, gente del mundo rural, profesores de colegios y universidades, deportistas de éxito, como el campeón de surf, jóvenes antisistema, incapaces de integrarse socialmente; nacionalistas radicales por relación paterno filial...

Nunca se sabe si el «enemigo» es el dentista o su enfermera, el director de la sucursal de banco o el último empleado, el dueño de la empresa o un obrero, el abogado, el entrenador o el deportista..., porque están en todas partes, incluso en Mallorca si es necesario. Por eso, ETA no terminará mientras esas 150.000 personas que le votan acepten el chantaje, el secuestro y el asesinato como parte de las reglas del juego.

Rosa Diéz tiene razón: ETA no está débil, sino todo lo contrario
Francisco Rubiales Periodista Digital 1 Agosto 2009

Ávido de triunfos y de escenas que neutralicen la verdadera tragedia de España, que es su avance inexorable hacia la ruina económica y el fracaso como nación, de la mano de Zapatero y de su gobierno, han pretendido engañarnos de nuevo y hacernos creer que ETA está débil. Las verdad, como ha dicho Rosa Diéz, es muy diferente y los últimos acontecimientos en el País Vasco, probablemente, han fortalecido al asqueroso bando de los terroristas.

La derrota del PNV y la formación en el País Vasco de un gobierno del PSOE, apoyado por el PP, ha tenido dos consecuencias inmediatas: por una parte ha dado alas al victimismo, lo que fortalece al nacionalismo, y por otra ha proporcionado argumentos y fortalecido a ETA, que ahora puede decir que Euskadi está gobernado por partidos centralistas y españolistas.

Aunque la televisión y los demás medios controlados por la propaganda socialista lo silencien, numerosos expertos y analistas han advertido que la existencia en el País Vasco de un lendakari socialista al frente de un gobierno defensor del concepto de España tendrá como consecuencia una radizalización del nacionalismo y de los defensores de la lucha armada.

Por otra parte, la lucha del gobierno contra ETA no es todo lo drástica que exigen las circunstancias y sigue siendo parcial y tímida, como si Zapatero continuara esperando un nuevo proceso de negociación.

De hecho, la afluencia a ETA de voluntarios y de apoyos clandestinos parace que crece, según algunas fuentes que suelen ser siempre solventes y certeras.

La única salida airosa que tiene el gobierno de Patxi López es crear pronto un ambiente atractivo de libertades cívicas y de convivencia optimista que cautive y atraiga a esas masas de ciudadanos vascos que han vivido en las últimas décadas el ambiente opresivo, dividido y tenso que ha propiciado el gobierno del PNV. Si ese sentimiento cívico no cuaja pronto, la opción de Patxi López avanzará hacia la soledad y se verá cada día más acorralada.

Los intentos de ilegalizar o de cerrar el camino de las urnas a los partidos políticos satélites de ETA y el intento de crear una división interna en la banda terrorista desde el Ministerio del Interior, donde se podría estar "pretegiando" a los etarras partidarios del abandono de las armas, mientras se acosa al bando que sigue defendiendo la lucha armada, son otros factores que pueden estar fortaleciendo los cimientos del terrorismo vasco.

La tesis del Ministerio del Interior de que la banda está débil y al borde de la derrota es falsa, como dice Rosa Diéz, un politica vasca que conta con buenas fuentes entre disidentes socialistas, nacionalistas y de la derecha. Rosa sabe de lo que habla. La líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha asegurado que, "en contra de lo que dicen algunos", ETA "no está más débil", como lo demuestra el nuevo atentado terrorista perpetrado este jueves en Calvià (Mallorca), en el que la banda terrorista ha elegido como objetivo a dos agentes de la Guardia Civil, "su principal enemigo". De nuevo pide a Rubalcaba que no trate a los españoles como a niños.

Refiriéndose a ETA y a su renovada voluntad de matar, Rosa Diéz afirma que guardias civiles y policías "son los escudos de la democracia, los defensores del Estado de Derecho y de nuestro sistema de libertades y, por eso, son su principal enemigo".

Voto en Blanco

La banda
LAURA CAMPMANY ABC 1 Agosto 2009

SON una banda, y no precisamente la del patio. Nacieron como una teoría, absorbieron símbolos y mitos, inundaron de poesía radical las antologías de la transición y sembraron de minas los alcorques de nuestra tierna y joven democracia. Eran chicos de fuego, frugales y adiestrados. Parecían llamados, con sus ritos de sangre, a la celebración o al sacrificio. Mucha gente de bien los toleraba (sus heridos de muerte «fallecían») y hubo una izquierda que les hizo el juego.

ETA nos daba un miedo visceral y viscoso porque atacaba en nombre de una idea, como los tiburones o las águilas. Su amenaza era cruel y justiciera. Si alguna de sus balas te alcanzaba, era porque quizás la merecías. Nadie se sublevaba. Mientras las «bajas» fueran varios guardias civiles, sus restos se enterraban de puntillas al calor de una tímida repulsa y no había ni una triste, pura y valiente lágrima. Qué sumisión al más siniestro alarde. Cuantas palabras huecas, cuánta actitud ambigua, qué tiempo tan estúpido y cobarde.

Ahora que ya sabemos - cincuenta años después de sospecharlo - que son unos vulgares malhechores, gente de serie B, una mafia cautiva de su propio negocio (tráfico de dolor y funerales), quizás podamos acabar con ellos y conseguir que vayan a la cárcel sin pasar por ningún telediario. Ya no infunden terror, sino desprecio. Aún nos visten de luto cuando quieren, pero no de estupor e hipocresía. Sesenta y seis heridos y dos muertos en lo que lleva España de verano es una enormidad, pero una banda sólo es una banda: ahora es el turno de la policía.

Condena de los atentados de ETA
asociacion@11mverdadyjusticia.es 1 Agosto 2009

La Plataforma Ciudadana Peones Negros condena los últimos atentados de ETA y se solidariza con los familiares y compañeros de Carlos Sáez de Tejada y Diego Salvá Lezaun, agentes de la Guardia Civil asesinados hoy en Palma de Mallorca.

Tanto el atentado de ayer en Burgos contra la casa cuartel, sin víctimas mortales, como los asesinatos de hoy, demuestran que ETA tiene plena capacidad operativa en cualquier punto de la geografía nacional y pone de manifiesto que los agentes de la Benemérita continúan siendo el objetivo preferente de la banda terrorista, contándose en más de doscientas las vidas que se ha cobrado ETA desde su nacimiento.

En estos momentos de dolor ante la tragedia, estos asesinatos no pueden servir sólo para condolencias y declaraciones de condena. Es hora de dar un paso más en la lucha contra el terrorismo, dotando a quienes lo combaten con mayores recursos materiales y personales para acabar con los asesinos y para que sobre éstos caiga todo el peso de la Ley. Es hora de que todas los partidos políticos se comprometan de forma definitiva a no abrir ninguna vía de diálogo ni con los terroristas ni con sus representantes, así como a asegurar el cumplimiento íntegro de las condenas impuestas a quienes hubieran sido condenados por tales delitos.

Peones Negros apoya todas las manifestaciones de condena que las víctimas del terrorismo y las asociaciones ciudadanas están convocando en diferentes ciudades españolas para mostrar su repulsa a la banda asesina.

Plataforma Ciudadana Peones Negros - www.peonesnegros.es
Asociación 11M Verdad y Justicia - www.11mverdadyjusticia.es

La mayoría de los padres vinculamos "idioma" con "utilidad" y no con "identidad"
De: "Juan Julio Alfaya" <juanjulioalfaya@gmail.com>
Fecha: Vie, 31 de Julio de 2009, 4:54 pm
Para: undisclosed-recipients
Prioridad: Normal
Crear filtro: Auntomáticamente | De | Para | Asunto
Opciones: Ver encabezado completo | Vista preliminar | Bajar este mensaje como un archivo | Ver detalles | Ver como HTML | Agregar al Listín

Un desacuerdo con Cristina Losada
Pío Moa Libertad Digital 1 Agosto 2009

Escribe Cristina Losada: “La falta de una rectificación explícita, de un reconocimiento expreso del extravío por parte del presidente constituye un error añadido al que cometió. Esa indefinición respecto del pasado lastra la política antiterrorista futura con una incertidumbre”

Por esta vez no estoy de acuerdo con ella. El “proceso de paz”, es decir, de colaboración con los terroristas para desmantelar la Constitución y el estado de derecho no fue ningún error ni extravío, sino una política coherente que, por supuesto, se mantiene. Esa política parte de la muy amplia base de “diálogo” que ofrece la ideología compartida entre la ETA y el PSOE, una evidencia a la que me he referido en otras ocasiones y que no repetiré ahora. El “error” ha consistido simplemente en que la ETA quiere algo más de lo muchísimo que Zapo ya le ha dado, destruyendo de paso el mejor legado de la transición.

El proceso de paz no ha sido de ningún modo un fracaso para sus promotores, pues ha conseguido gran parte de sus objetivos, dejando un rastro de ruinas políticas: unos estatutos que reducen a “residual” la unidad de España; la vejación, infiltración y neutralización de la AVT; la resurrección de odios y radicalismos antes olvidados, gracias a la “memoria histórica” –parte del proceso de "paz"--; la expansión y radicalización de los separatismos; la división y corrosión del poder judicial. Y tantas cosas por el estilo. Mientras el Futurista de la Nena Angloparlante colaboraba liquidando la oposición y acosando a los comunicadores incómodos.

Zapo y su pandilla han convertido el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo en su contrario exacto, y no por error, sino por coherencia ideológica; aunque en estos tratos de mafiosos suele haber peleas, naturalmente, como ahora mismo. Decirle que rectifique es como si, después de haber puesto a la zorra al cuidado del gallinero, se la mantuviera en tal cargo, eso sí, advirtiéndole "seriamente" que debe dejar en paz a las gallinas.

****Las obscenas declaraciones de los politicastros cuando hay un atentado, siempre las mismas miserias. Las patéticas, por no decir estúpidas, manifestaciones “contra la ETA”. ¿Es que solo están contra la ETA cuando esta asesina? ¿Por qué no están manifestándose todos los días mientras la ETA exista, puestos a eso? Seguramente resultaría cansado. ¿Y por qué no se manifiestan contra el gobierno que transformó el Pacto contra el Terrorismo y por las Libertades en Pacto con los Terroristas contra la Democracia? Nos guste o no, vivimos en un pueblo moldeado por la telebasura. En todos los aspectos.

****Un anuncio vilmente estúpido sobre la ETA, termina, en plan solemne: “No son separatistas” “No son nacionalistas” “Son terroristas”. El anuncio miente de forma repugnante. No solo son separatistas y nacionalistas, sino que viven en gran medida de otros nacionalistas y separatistas. ¿Y a qué viene, a estas alturas, aclararnos que son terroristas? ¿Es que hasta ahora no se habían dado cuenta los autores de esa basura? Ah, y ante de llegar ahí, ofrecen un repaso ambiguo de las hazañas de la ETA, que bien podría dar lugar a la conclusión del PSOE: “Hay que acabar con esto: ¡Proceso de paz!”.

Lo correcto habría sido terminar el repaso de muertos con algo así como: “Todo esto no habría sido posible sin la colaboración de nacionalistas, separatistas y políticos partidarios de la solución política. Sin la corrosión del estado de derecho y la burla de las víctimas por esos políticos”. Propongo este anuncio a quienes puedan hacerlo, en youtube, por ejemplo, aunque ya sé que es proponer por proponer.

Jugar con fuego
PELLO SALABURU EL Correo 1 Agosto 2009

Los salvapatrias de pacotilla han vuelto a atentar. Con muertos, esta vez. Dos guardias civiles han caído de forma estúpida, en una zona preparada para acoger al turista que quiere tomarse unos días de vacaciones. Y, como siempre, al horror que esta estupidez sangrienta provoca en la inmensa mayoría de la población se han unido esas voces, de vecinos nuestros, tan ocurrentes ellos, para indicarnos -llevados por su bien reconocida discreción- que no es el momento de opinar o, todo lo más, para recordarnos que estamos muy equivocados quienes pensamos que ETA acabará desapareciendo por la presión policial. Una quimera, vaya.

Todos tendemos a amoldar la realidad de acuerdo a nuestra conveniencia. Tendemos a percibirla así, moldeada a nuestro gusto, como si fuera algo natural, y aunque en el fondo vemos las cosas con el color de nuestro propio cristal, la naturaleza humana nos lleva a pensar que los demás también ven las cosas del mismo modo que las vemos cada uno de nosotros. Tendemos a pensar que esas paredes que nosotros creamos sin cesar para limitar y encerrar la realidad de nuestro entorno son objetivas, y que todo el mundo comparte unas creencias comunes, aunque éstas siempre sean subjetivas. Esto no es preocupante, porque al final la realidad no es sino la suma de las distintas percepciones que los humanos tenemos de ella.

La sorpresa surge cuando el vecino nos lleva la contraria. Entonces podemos hacer dos cosas: intentar entender las razones del vecino, o emperrarnos en que sólo nosotros tenemos razón. De forma absoluta, además. En el segundo de los casos podemos pensar que si el vecino no comparte nuestra apreciación de la realidad, está equivocado el pobre y necesita que le corrijamos. Algunas personas manifiestan una incapacidad absoluta para aceptar que puedan existir también otros puntos de vista y otras formas de ver las cosas, legítimos, bien argumentados e incluso más interesantes que los propios. Cuando una persona se encierra en sus propias paredes, es incapaz de ponerse en el pellejo del otro, y lleva esta actitud al extremo, puede acabar aquejado de enfermedades mentales perfectamente descritas por los especialistas.

En esta selva de opiniones y de intereses divergentes, las sociedades modernas se han dotado de una reglas mínimas de convivencia que nos recuerdan, a través de distintas normas, que debemos convivir entre nosotros, y debemos hacerlo con el menor coste posible para todos, de forma que el bien común esté siempre por encima de los intereses personales. Pero hay grupos que no aceptan esta situación. También en el País Vasco hay grupos que no aceptan las normas elementales de convivencia. No existe más que una forma única de ver las cosas, en su opinión, un destino en lo universal: la que ellos tienen. Si los demás no nos amoldamos a esa percepción es que estamos equivocados. Y necesitamos un correctivo. Un correctivo que pasa, en caso de que sea necesario, y por muy doloroso que nos resulte, por nuestra eliminación física. Es lamentable, no es algo buscado, pero el destino nos indica que sólo así podemos salvarnos todos. Y de este modo llegamos a una situación en la que la enfermedad mental individual pasa a ser grupal. Para el grupo, para el rebaño, se trata de algo natural, porque no entienden que pueden existir razonamientos diferentes a los suyos. Siempre tienen las de ganar: esas paredes de la realidad que ellos mismos han creado han sido elevadas a cotas objetivas que deben ser compartidas por todos, y nadie en su sano juicio puede discutir. Como la argumentación en concreto, llegado a este punto, se torna dificultosa, lo mejor es recurrir a abstracciones difusas, que siempre sirven para ocultar la estupidez intelectual y cargar de razones a quien justifica el asesinato: construir la nación, solucionar el conflicto, e incluso manifestar de forma reiterada la disposición a negociar mientras sembramos de bombas nuestras calles, se dan la mano en esta particular verborrea y lluvia de palabras perdidas en desiertos de ideas.

as paredes comienzan a derrumbarse cuando los que han puesto las bombas llevan una temporada en prisión: allí empiezan a darse cuenta de que, atiza, hay otras opiniones. Y que, en el fondo, tampoco están tan faltas de fundamento. Entonces, sólo entonces, comienzan a aceptar que percibimos la realidad a trozos y a trazos. Trozos de los que participamos personas y grupos muy distintos, con intereses que a veces son divergentes, otras veces son complementarios y en otras ocasiones confluyen en algunos puntos. Hemos asistido en la historia de ETA a numerosos ejemplos de estas características: desde arrepentimientos religiosos al estilo Billy Graham y cuidadosas caídas de caballo sin romperse la crisma, Dios mío Dios mío, a súbitos reconocimientos de lo que siempre ha sido obvio para la mayoría de la población, aunque no para ellos, claro: ETA no tiene nada que hacer frente al poder del Estado. Es exactamente lo que les va a pasar también, más pronto que tarde, a los asesinos de estos días. Cuando sean cogidos, que lo serán, cuando se les acabe la risa histérica al final del juicio, que también se les acabará, y cuando se encuentren consigo mismos, suponiendo que su grado de autoconciencia pueda llegar a esos extremos, entonces, y sólo entonces, se darán cuenta de que la pared psicológica que aguantó la bomba lapa, esa pared que ellos crearon para entender la realidad a su modo, y a cuyo amparo mataron, se derrumba de golpe como si fuera un muro de mantequilla a 40 grados, sepultando la personalidad del miserable que con tanto ahínco la construyó.

De nuevo dos muertos para nada. De nuevo familias rotas. De nuevo alguna copa de champán teñida de sangre. De nuevo argumentos para que todos giremos un poco más hacia la derecha. De nuevo argumentos para pensar que no, que no hay nada que hacer, que sólo la policía va a acabar con esta banda de matones. Es el país. Es el país que pudo ser, y que no fue. Es el país de lujo y del bienestar: sólo en las sociedades autosatisfechas, cuando no hay algo más interesante en lo que pensar, surge el terrorismo. Aquí, por ejemplo.

Festejos de aniversario
MANUEL ALCÁNTARA EL Correo 1 Agosto 2009

Todos comprendemos, y especialmente los terroristas, lo difícil que es luchar contra el terrorismo organizado. Los que matan no llevan uniforme. Incluso a veces tienen una apariencia humana, que no les hace diferentes de sus víctimas. Por otra parte, la indefensión de las democracias impide que a los miembros de la banda criminal capturados les acometa en sus celdas una terrible depresión y decidan suicidarse. Hay que combatirlos con todas las de la ley, que sin duda son muchas, pero no las suficientes.

Después de la frustrada matanza en la casa cuartel de Burgos, ETA ha vuelto a asesinar en Mallorca, cerca del Palacio de Marivent. Está conmemorando su 50 aniversario.

Que nadie le siga preguntando a los sucesivos gobiernos qué se puede hacer, porque está muy claro: no engañarnos más. No decirnos, una vez y otra que la banda está en las últimas y que son sus postreros y desesperados estertores. Cada vez que alguien asegure que la pandilla de criminales fanáticos está desmantelada, hay que temer lo peor, que es lo de siempre. ¿No sería más leal reconocer que el cáncer no sólo no está en vías de curación, sino que ha hecho metástasis? Nos han dado tantas consignas esperanzadoras durante medio siglo que ya no nos creemos nada. Por favor, no nos engañen más, que las mentiras, al derrumbarse, hacen un ruido semejante al de 300 kilos de amonitol.

El ministerio británico de Exteriores ha divulgado en su página web el «alto riesgo de terrorismo en España». También han sido sinceros los asesinos, pavoneándose de que «la derrota militar de ETA no es posible». Deben decirnos la verdad, que no nos va a liberar del miedo, por supuesto, pero tampoco nos va a apartar de la convicción de que los malos son los que matan. Que no tema el Gobierno desmoralizarnos: ya lo estamos.

Islamismo
Talibanes en Nigeria
GEES Libertad Digital 1 Agosto 2009

Los sangrientos enfrentamientos que hasta el día de hoy no han cesado de producirse en el noreste de Nigeria, entre islamistas radicales y fuerzas del orden y militares, siguen sembrando de cadáveres las calles de localidades como Bauchi, donde el 26 de julio morían cincuenta personas durante el asalto a una comisaría.

Sorprende el escaso impacto mediático que dicha violencia ha tenido en España: no debemos de olvidar que esta región forma un todo con el vecino Sahel a la hora de evaluar el terrorismo yihadista que nos amenaza, tal y como lo confirmaba hace unos días la visita de Rubalcaba a Malí y Senegal. Cada vez más, los activistas nigerianos son interceptados por fuerzas de seguridad argelinas y malíenses cuando emprenden operaciones antiterroristas en las arenas del Sahel. Se trata de terroristas tan convencidos como los aproximadamente 70 que atacaban con pistolas y granadas una comisaría en Bauchi para liberar a sus líderes. Comenzaron así unos enfrentamientos que el 29 de julio provocaban al menos otra cincuentena de muertos.

Los choques constituyen un capítulo más en un enfrentamiento intercomunitario que viene de atrás: el pasado febrero morían 14 personas en Bauchi en disturbios entre musulmanes y cristianos mientras que el pasado noviembre entre 200 y 700 personas perecían en choques también interreligiosos producidos en el Estado de Jos, en el centro del país.

Los responsables de este baño de sangre pertenecen a Boko Haram (Educación Prohibida), un grupo extremista local inspirado por el mullah Mohamed Yusuf, partidario de imponer con más rigor la sharia para "limpiarlo de la educación occidental". A éstos hay que responsabilizar de la muerte de más de 200 personas en aproximadamente cuatro días, en unos disturbios que ya se han extendido desde el Estado de Bauchi a los vecinos de Borno y Yobe. La localidad de Gamboru-Ngala, fronteriza con Camerún, habría sufrido también disturbios el mismo día 26. El 27 de julio se llegaron a registrar enfrentamientos en Wudil, localidad situada a tan sólo 20 kilómetros de Kano. Es tradicionalmente el lugar de referencia para el islamismo radical por ser la mayor ciudad del norte de Nigeria. Como puede observarse, el panorama no pinta nada bien.

En los enfrentamientos han participado no sólo los activistas de Boko Haram, sino también otro grupo, denominado precisamente "Talibán", del que dos de sus miembros morían el 27 de julio al manipular dos bombas. Los "Talibán" nacían en enero de 2004 inspirándose en sus homónimos afganos liderados por el Mullah Omar y tienen su base en la localidad de Kanamma, situada en el Estado de Yobe y próxima a la frontera con Níger, vínculo privilegiado para infiltrarse en la franja del Sahel. Sus miembros se estiman en 200, incluyendo mujeres, y ofrecen un embrión atractivo para que el yihadismo salafista pueda operar en esta zona de África. Haríamos mal en perderles la cara en el futuro.

Deben saltar todas las alarmas. Nigeria es el país más poblado del continente (140 millones de habitantes) y su gran productor de hidrocarburos, atractivo trampolín para propagar el yihadismo salafista por doquier. Los ideólogos de Al Qaeda no descansan a la hora de identificar lugares potencialmente significativos que sean útiles para su extender su sanguinario activismo, y Nigeria lo es tal y como se viene confirmando en el Sahel y el Magreb.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Encuestas Núñez: el retraso del PP y como ahorrar 200.000 Euros. Segunda parte
Nota del Editor 1 Agosto 2009

Hoy volvemos a repetir la publicación de esta encuesta de 1987-1988 y que ya habiamos recordado el 10 de Junio de 2009, para que sirva como contrapunto a la publicada por la Junta de Galicia.

Cada persona puede sacar sus conclusiones, pero está claro que marear la perdiz y despilfarrar el dinero de los ciudadanos tiene un objeto muy claro: seguir con la imposición lingüística de las lenguas regionales para mantenerse en el poder.

ANEXO 1. RESULTADOS DE UNA CONSULTA REALIZADA POR LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE PADRES DE ALUMNOS DE LA CORUÑA (FAPA), SOBRE LA IMPARTICIÓN DE ASIGNATURAS EN GALLEGO EN E.G.B. Y B.U.P. (1987-1988)
Pregunta: Al margen de la asignatura de Lengua Gallega, señale la opción que prefiere para la enseñanza de sus hijos:

  1. enseñanza totalmente en castellano;
  2. una o más asignaturas en gallego.

 

COLEGIO

CAST.

GALL.

TOTAL

% CAST

% GALL.

Santa María del Mar

635

12

647

98.1

1.9

Salesianos

438

21

459

95.4

4.6

Obradoiro

397

35

432

91.9

8.1

C.P. Sal Lence

286

54

340

84.1

15.9

Esclavas

743

17

760

97.8

2.2

Liceo La Paz

955

58

1013

94.3

5.7

Jorge Juan (Fene)

240

16

256

93.8

6.3

Hijas de Cristo Rey

717

20

737

97.3

2.7

P.P. Franciscanos

177

13

190

93.2

6.8

Martínez Otero (Foz)

128

23

151

84.8

15.2

Dominicos

503

20

523

96.2

3.8

Calasanz

821

64

885

92.8

7.2

Compañía de María

874

244

1118

78.2

21.8

C.P. de Prácticas

164

8

172

95.3

4.7

M.M. Franciscanas

968

42

1020

94.9

5.1

Virgen del Carmen (Ferrol)

152

7

159

95.6

4.4

Hijas de Jesús

832

27

859

96.9

3.1

C.P. Curros Enríquez

376

13

389

96.7

3.3

Colegio Karbo

177

7

184

96.2

3.8

I.B. Eusebio da Guarda

529

25

554

95.5

4.5

VALORES TOTALES

10112

736

10848

93.2

6.8


Feijóo
¿Y ahora qué?
Pablo Molina Libertad Digital 1 Agosto 2009

Sólo en España se somete a consulta popular la posibilidad o no de que un gobierno autonómico respete no ya la constitución española, que también, sino el más elemental sentido común. Y nada hay más sensato y acorde con los derechos y libertades públicas que que los padres puedan elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos.

El presidente gallego, en cambio, parece tener una confianza muy limitada tanto en el orden constitucional como en la sensatez de los ciudadanos, no de otra forma cabe explicarse que haya sometido a una especie de referéndum la necesidad de modificar la legislación educativa aprobada por su antecesor, el socialista Touriño en compañía de su socio Quintana, ambos eliminados por el desagüe de la política tras el brillante batacazo electoral del pasado mes de marzo.

Pero si Núñez Feijoo creía que la encuesta realizada a los padres gallegos va a darle una mayor legitimidad para introducir las reformas que prometió en la pasada campaña electoral, mucho me temo que el resultado no va a coincidir con sus deseos. Y es que mientras los gobiernos se encarguen de "planificar" la educación a despecho de las decisiones individuales de los padres de los alumnos, siempre habrá un número importante de afectados que verán suprimido su derecho a elegir. Y ya hemos comprobado la capacidad de victimismo y agitación de los nacionalistas cuando resultan perjudicados por una decisión democrática.

El problema se resolvería devolviendo a los ciudadanos las competencias que los distintos gobiernos se arrogan en exclusiva, como el tipo de sanidad o educación que quieren recibir. En este segundo caso serían las decisiones individuales de los padres con hijos en edad escolar lo que ordenaría el mapa educativo, que es lo que pide la admirable organización cívica Galicia Bilingüe, y no al revés, como ocurre ahora. Es la administración la que debe someterse al criterio de los contribuyentes libremente expresado y no al contrario. Los políticos, como empleados nuestros que son (y además con contrato temporal), deben dar la máxima libertad a los que les pagamos el sueldo y limitarse a cumplir con nuestras exigencias.

Sólo falta que los jefes de los gobernantes, es decir usted y yo, decidamos que hay cosas en las que un empleado no se debe meter jamás. Igual algún siglo de estos lo conseguimos.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana

La iniciativa linguística de Feijóo, ejemplo para País Vasco y Cataluña
Editorial La Razón 1 Agosto 2009

Uno de los asuntos más espinosos que se encontró Núñez Feijóo nada más llegar a la presidencia de Galicia fue pacificar la guerra lingüística desatada artificialmente por los nacionalistas del BNG y organizaciones radicales como «A Mesa pola Normalización», con la anuencia del PSOE. En opinión sumarísima de estas organizaciones, el castellano era una imposición de la derecha y como tal debía ser excluido de la escuela. Como no hay mejor forma de saber lo que opina el ciudadano que preguntarle directamente, Feijóo impulsó una macroencuesta entre los padres gallegos sobre el idioma en que deseaban educar a sus hijos.

Pues bien, ya hay resultados: contestó el 58,17% de los padres, de los cuales el 36,17% desea que la educación en Infantil sea en castellano; un 32,6%, en los dos idiomas; y sólo el 13,7% la quiere exclusivamente en gallego. En Secundaria se repiten porcentajes similares. Los datos son tan contundentes y claros que no necesitan glosa alguna y desenmascaran la demagogia y el sectarismo de los nacionalistas, que falsean la realidad para justificar sus dogmatismos lingüísticos. Feijóo ha puesto en marcha una iniciativa que, por su naturaleza objetiva y democrática, debería aplicarse también en el País Vasco y Cataluña, donde los nacionalistas no preguntan, imponen.

Ideología y lenguaje
José Ramón Amor Pan La Voz 1 Agosto 2009

La democracia española tiene necesidad de recurrir mucho más a las consultas populares para ganar en legitimidad y en fecundidad social. Uno tiene la sensación de que, a veces, lo políticamente correcto no coincide con lo que la gente quiere y necesita. Bien es verdad que la mayoría, por sí sola, no siempre es criterio suficiente para adoptar decisiones; pero igualmente es cierto que tampoco las minorías iluminadas están en posesión de la verdad absoluta. Por eso no entiendo muy bien la alergia que esta consulta les ha provocado a socialistas y nacionalistas, siendo precisamente las posiciones de izquierda normalmente las más favorables a esa manera de hacer política; salvo, claro está, porque los datos podrían poner en cuestión la que ha sido una de sus grandes banderas: durante cuatro años el gallego ha tenido carácter clasista y perteneció a la superestructura ideológica de la sociedad, siendo instrumento de dominación al servicio de la clase política dominante.

Que no se equivoque, tampoco, el secretario de Política Lingüística, que ayer, entre otras cosas, afirmó: «Nuestra obligación es cambiar esta situación en la que la lengua propia gallega no se valora lo suficiente». En mi opinión, los gallegos valoramos, y mucho, el gallego; como valoramos la torre de Hércules, el palacio de Fonseca o las cantigas de Alfonso X: como un elemento de nuestro pasado, digno de ser conocido y apreciado, pero nada más. Sea por lo que fuere, el gallego ha dejado de ser la lengua en la que mayoritariamente nos comunicamos quienes hemos nacido y vivimos en Galicia, y los intentos de volver atrás en cuestiones como esta casi nunca han tenido el más mínimo éxito, tan solo han servido para hacer ideología y gastar unas energías que, en mi opinión, habrían sido mejor empleadas en otras lides. El idioma sirve para comunicarse, y punto.

De este modo quedan trazadas las líneas, en mi opinión, en las que situar este orden de problemas. Se impone el realismo, que es el punto de partida natural para tomar decisiones éticas adecuadas. La lengua es una cuestión de orden práctico. En la época de la globalización, todo lo que vaya a reforzar la comunicación entre los seres humanos es correcto y todo lo que suponga seguir manteniendo reinos de taifas habrá de ser calificado como incorrecto.

Ahora solo cabe esperar que el señor Feijoo tenga el suficiente temple para aguantar la movilización de esa minoría iluminada a la que aludíamos que, no me cabe la menor duda, va a armar mucho ruido.

El Estatuto que parece no haber existido nunca
José Antonio Martínez-Abarca Libertad Digital 1 Agosto 2009

Que el PSOE, con la colaboración necesaria de algún PP, tramaba una fechoría con la redacción definitiva del nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha lo demuestra el hecho fehaciente de que cuando parecía que todo estaba listo para la firma ("a firmar y a cobrar", que decía González-Ruano) hubo una filtración al telediario de sobremesa de la primera cadena de TVE de que la cosa era inminente y todo se vino abajo. Uno o dos días más tarde el presidente murciano Valcárcel me confesaba que él no sabía nada, que a él no le constaba ningún acuerdo sobre la redacción definitiva, que también le había sorprendido la información de TVE y que no se había enterado que ni mucho menos que el Estatuto estuviera para la firma. Con lo cual le olía mal el asunto. Y no era para menos. A mí me olió mucho peor.

Si la cosa estaba para la firma, no hay duda (las posiciones del PSOE regional y nacional no han cambiado, animando esta misma semana desde Ferraz a la secretaria general del PP y cabeza del mismo partido en Castilla-La Mancha a imponer por la fuerza el Estatuto a Valencia y a Murcia), es que la parte del PP dispuesta a acabar con el trasvase Tajo-Segura pensaba colar tal disposición en algún lado, en el articulado del Estatuto, en el preámbulo, en el epílogo, en el salón de los pasos perdidos, en la cantina, colgado de las arañas del Congreso o en donde sea, pero pretendía colarlo. Sólo una reacción de sorpresa de ultimísima hora a cargo de la parte del PP afectada por la muerte del Trasvase pudo pararlo.

Lo cual nos lleva a la siguiente reflexión: ¿Cómo se hacen las cosas en el actual PP? ¿Cuál es la directriz, o hay varias contrapuestas? ¿Ha llegado al PP la infecta cultura de las "diversas sensibilidades" sobre asuntos de Estado claves, y está claro que los trasvases lo son? Todo indica que así es. Y el paso del tiempo no tranquiliza la cuestión, sino todo lo contrario. ¿Dónde para el nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha? ¿En qué estado se encuentra? ¿A qué ese silencio en torno? Es que parece no haber existido nunca, que nunca fue mandado a las Cortes y por tanto que el debilitado presidente manchego Barreda no lo espera de vuelta con un lacito de papel celofán. ¿Cómo podía ser inminente un acuerdo para la redacción y aprobación definitivas si las teóricas posiciones de uno y otro partido, teóricas, he dicho, continúan tan incompatibles como antes? ¿Se "columpió" TVE adelantando algo que no existía? ¿O, y es lo que yo me temo, alguien del PP pretendió dar una redacción a lo de los trasvases que no se entendiera, un a modo de "parágrafo/trampa", que luego ya llegaría el tío Paco con la rebaja, y sólo la alarma generada involuntariamente en Valencia y Murcia por las terminales mediáticas gubernamentales arruinó el chalaneo?

EL PRÓXIMO MARTES, EN SANTA POLA
Homenaje a Silvia Martínez, asesinada por ETA cuando tan sólo tenía seis años
La familia de Silvia Martínez, asesinada por ETA en el atentado contra la casa cuartel de Santa Pola, ha convocado para el próximo martes (coincidiendo con el séptimo aniversario de la tragedia) un emotivo homenaje en recuerdo de su hija. Su madre, Toñi Santiago, explica a Libertad Digital en qué consistirá.
Libertad Digital 1 Agosto 2009

El próximo martes cuatro de agosto se cumple el séptimo aniversario de la muerte de Silvia Martínez, asesinada por la banda terrorista ETA en el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola cuando tan sólo tenía seis años de edad.

En declaraciones a Libertad Digital, su madre, Toñi Santiago, ha explicado que este acto de recuerdo lo convocan su marido y ella aunque han recibido el apoyo del Ayuntamiento de Santa Pola así como de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y de la Asociación Verde Esperanza de Jaén. "Lo único que pretendemos es hacerle un homenaje a nuestra hija y hacerlo extensivo a todas las víctimas del terrorismo", afirma.

El acto, que se celebrará a las a las ocho de la tarde, consistirá en una ofrenda floral y en el encendido de velas. Además, se soltarán unos 300 globos con el nombre de "Silvia Martínez" en ellos.

La madre de la pequeña asesinada por ETA explica que, si bien el primer año "éramos literalmente cuatro", en 2008 más de medio millar de personas les acompañaron en su sufrimiento. "Tenemos el calor de nuestros vecinos", asegura.

"Es un día muy duro, tenemos que recordar que nuestra hija ya no está con nosotros, pero gracias al apoyo de todos volvemos a casa con un balón de oxígeno y con fuerzas para seguir esta lucha", explica.

Al homenaje, que es "privado", se acercan cada año numerosas víctimas del terrorismo. Nunca falta Francisco José Alcaraz, ex presidente de la AVT. "A título personas puede venir quien quiera", explica.

La cita es el próximo martes en la plaza de la Diputación, frente al cuartel de la Guardia Civil en el que ETA arrebató la vida a la pequeña Silvia.

URQUIJO (PP) PREGUNTA A ARES LAS RAZONES
El Gobierno vasco no prohibió una marcha de apoyo a ETA sólo horas después del atentado
Los proetarras se concentraron en Bilbao a favor de la banda terrorista sólo cinco horas después del asesinato de los dos guardias civiles en Palma de Mallorca. Así lo ha denunciado el popular Carlos Urquijo, que ha preguntado al consejero Rodolfo Ares por qué no prohibió el macabro acto.
Europa Press Libertad Digital 1 Agosto 2009

El parlamentario popular Carlos Urquijo ha preguntado por escrito al consejero de Interior, Rodolfo Ares, por qué no prohibió el jueves una concentración "de apoyo a ETA" celebrada en Bilbao cinco horas después del atentado que costó la vida a dos guardias civiles en Mallorca.

Según la iniciativa presentada en el Parlamento vasco, este acto es "más sangrante aún cuando enaltece impunemente a terroristas el mismo día de un atentado". "¿Por qué no se valoró la oportunidad de impedir su celebración cuando apenas habían transcurrido cinco horas desde este brutal atentado?", pregunta Urquijo.

Según el parlamentario vasco del PP, el acto tuvo lugar a las 19,30 horas en una plaza de Bilbao, donde un grupo de personas convocadas por el denominado "Movimiento pro Amnistía".

"Si resulta vergonzoso que estas concentraciones se desarrollen impunemente para enaltecer a terroristas, resulta más sangrante aún que lo hagan precisamente el mismo día en que ETA ha cometido un atentado mortal", lamenta Urquijo.

Además, pregunta a Ares si esta concentración había sido comunicada a la dirección de Ertzaintza y, en ese caso, "por qué no fue prohibida en atención a la situación de ilegalidad de sus convocantes". En caso de que dicho acto no fuera comunicado a Interior, Urquijo desea conocer si se ha incoado expediente sancionador a sus promotores, así como los atestados realizados tras esta concentración.

El mundo anglosajón califica todavía a ETA de organización «separatista». La embajada española en Londres recuerda que es una «constante reclamación» de los servicios de Prensa
La Prensa británica muerde el anzuelo
Los medios británicos se muestran más preocupados por los turistas ingleses que por los agentes muertos.
Celia Maza La Razón 1 Agosto 2009

londres- Primero el asombro, luego la indignación. La manera en la que la prensa británica ha abordado los dos últimos atentados perpetrados por la banda terrorista ETA ha causado un gran revuelo entre la sociedad española. Nada más confirmase, el asesinato de dos guardias civiles saltó a los digitales anglosajones. Al igual que con el atentado en Burgos, la banda era considerada un «grupo separatista vasco».

La queja no queda ahí. A pesar de las dos muertes, la mayoría de los titulares se centraron en cómo había afectado el ataque a los miles de ingleses que se encuentran en la isla. La BBC titulaba «El atentado en España interrumpe las vacaciones de los británicos». «The Times», por su parte, decía «Los turistas británicos afrontan con preocupación sus vacaciones en España». «The Guardian», que habla del «grupo armado separatista vasco», sí apostó, en cambio, por destacar los asesinatos.

¿Falta de sensibilización?
Desde «The Times» aseguran que su enfoque es «lógico», ya que alrededor de 40.000 británicos viven en Mallorca. Sobre la terminología empleada para describir a la banda, prefieren no hablar. Fuentes de la embajada española en Londres explicaron ayer a LA RAZÓN que siempre ha existido una «constante reclamación» por parte de los servicios oficiales de prensa en el extranjero para que se llame a ETA «terroristas».

De momento no todos están dispuestos a cambiar su libro de estilo. La BBC, por ejemplo, tiene directrices para evitar en la medida de lo posible el término. «La palabra terrorista no está prohibida. Hay una guía editorial de asesoramiento, pero cada editor tiene su propio juicio», explicó ayer a este periódico un portavoz de la cadena pública. «Nuestras normas dicen que hay que denunciar de manera rápida, responsable, plena y precisa, todos los actos de terror. Pero cuidando el uso del lenguaje. En este sentido, nadie que haya seguido la cobertura de la BBC con el atentado podría tener alguna duda sobre el horror que se ha vivido», añade. Según la cadena, el aumento de medios digitales ha roto la barrera entre el público nacional y extranjero, por lo que deben mantener su imparcialidad. «Sobre el enfoque del titular hay que tener en cuenta que la noticia está adaptada para el público de Reino Unido. –recalca– La seguridad de los británicos es más que una perspectiva legítima. Aquí tiene mayor repercusión ya que se trata de un periodo estival y España es el principal destino vacacional».

Donde sí se llama terrorista a ETA es en los informes de la «Foreign Office». Actualmente, el departamento de viajes al extranjero advierte del riesgo que se vive en el país. «No es cierto que hayamos dicho que España sea peligrosa o que digamos a la gente que evite viajar allí», explica un portavoz. «Desde hace años nuestra web habla de un nivel de amenaza terrorista alto. La única novedad es la información de los dos últimos atentados», puntualiza. Hoy, en la página aparece que los británicos no son objetivo de la «organización terrorista vasca ETA», pero existe el riesgo de estar en el lugar de los atentados.

Mensaje de tranquilidad en el extranjero
Tras el atentado de ETA en Mallorca, los medios de comunicación alemanes e ingleses encendieron las alarmas. Advertían a sus ciudadanos del peligro de viajar a España ante la posibilidad de nuevos ataques terroristas. Fuentes del sector turístico, que podría verse muy afectado en un verano ya de por sí malo, confirmaron ayer que el número de reservas no había descendido. Asimismo, las embajadas españolas mandaron un mensaje de tranquilidad a los gobiernos de los principales emisores de turistas. Por su parte, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que las infraestructuras turísticas españolas son seguras.

¿Por qué lo llaman «separatistas» cuando deben decir «terroristas»?
NOELIA SASTRE | MADRID ABC 1 Agosto 2009

Los lectores de ABC.es se preguntan a través de Twitter por qué los medios extranjeros siguen llamando a ETA grupo “separatista” o “independentista” cuando es una organización terrorista con todas las letras. Tratándose además de un problema, de una tragedia, en la que el lenguaje es tan decisivo, los tuiteros españoles aclaran a la BBC y a la CNN que ETA no es una "banda separatista vasca" sin más, sino una auténtica "mafia terrorista".

"Corrijan sus noticias, por favor", piden a ambos grupos de comunicación que, como otros grandes medios, no llaman a los etarras por su nombre. Pero de momento no tienen intención de cambiarlo. Al menos así lo explica CNN a este diario. “ETA es una organización clasificada como terrorista por España, la Unión Europea y Estados Unidos, algo que la CNN siempre recuerda cuando cubrimos informaciones relacionadas con la banda”, dice un portavoz de la cadena estadounidense desde Atlanta.

“Pero para nuestra audiencia mundial también debemos explicar qué es ETA y lo que la banda intenta conseguir con su campaña de bombas, de modo que usamos la expresión “grupo separatista” como parte de nuestro trabajo”. CNN insiste en que sus piezas incluyen que ETA está acusada de más de 800 muertes y que busca la independencia de dos millones de personas en la región española del País Vasco. “Cuando se produce un ataque que afecta a civiles, CNN siempre informa de la noticia como un atentado terrorista”, concluyen desde la cadena estadounidense para la que Al Qaida sí es un grupo terrorista.

"Nadie que haya seguido la cobertura de la BBC sobre la bomba en Mallorca puede tener ninguna duda del horror de la atrocidad cometida esta semana”

Por su parte, la británica BBC aclara que la palabra terrorista no está prohibida en sus medios. “No obstante, y aunque las guías editoriales sirven como consejos, cada editor puede aplicar su punto de vista caso por caso. Nuestra consigna es informar sobre los actos terroristas de forma rápida, veraz y responsable, y debemos ser especialmente cuidadosos con el lenguaje que utilizamos en nuestros propias crónicas”, afirma un portavoz de la BBC en Londres. Y subraya: “nadie que haya seguido la cobertura de la BBC sobre la bomba en Mallorca puede tener ninguna duda del horror de la atrocidad cometida esta semana”. Más allá de las explicaciones oficiales, un reportero de la sección de internacional de la BBC asegura que evitan la palabra terrorista tanto en el caso de ETA como en el del IRA o Al Qaida.

La vieja petición española a los medios extranjeros sigue sin efecto en sus textos y titulares. Incluso el ex presidente del gobierno, José María Aznar, hizo en su día una gira por los principales periódicos estadounidenses pidiendo que llamaran a ETA grupo terrorista, como lo denomina la Unión Europea

En el mismo punto se encuentran diarios tan influyentes como el estadounidense The New York Times o el británico The Guardian, que han vuelto a evitar las palabras “grupo terrorista” en sus crónicas sobre el atentado que este jueves acabó con la vida de dos jóvenes guardias civiles en Palma.

El primero, que siempre denomina a Al Qaida red terrorista, tilda a ETA de “violento grupo separatista vasco” en una pieza titulada “Una bomba mata a dos oficiales de policía en una isla española”. El segundo lo describe ya desde el título: “El grupo separatista vasco ETA todavía está listo para matar a pesar de los triunfos policiales”.

La vieja petición española a los medios extranjeros sigue por tanto sin efecto en sus textos y titulares. Incluso el ex presidente del gobierno, José María Aznar, hizo en su día una gira por los principales periódicos estadounidenses pidiendo que llamaran a ETA grupo terrorista, como lo denomina la Unión Europea. También el departamento de Estado de Estados Unidos califica a ETA como una organización terrorista extranjera, mientras que el Home Office del Reino Unido la describe como un “grupo terrorista proscrito, fuera de la ley en el Reino Unido, que busca la creación de un estado independiente en las regiones vascas de España y Francia”.

Curiosamente en Wikipedia también explican la razón de ser de Euskadi ta Askatasuna como “una organización armada nacionalista y separatista vasca fundada en 1959, que ha evolucionado desde un grupo que defendía la tradición cultural local hasta una organización paramilitar de ideología marxista-leninista cuyo objetivo es la independencia vasca”.

****************** Sección "bilingüe" ***********************

La nueva ETA
José María MARCO La Razón 1 Agosto 2009

Los dos últimos atentados de la ETA dejan una extraña sensación de indefensión. Siempre lo hacen, se dirá. Es cierto, pero las circunstancias no son ahora igual que hace unos cuantos años. Por un lado, la ETA ha atacado una de las plazas mejor vigiladas del territorio nacional, como es Mallorca. Dos días antes estuvo a punto de causar una matanza de proporciones atroces. Los dos atentados van dirigidos a la Guardia Civil: signo de debilidad, porque la ETA está eligiendo víctimas que refuercen el apoyo de los suyos y evita crímenes más polémicos, por así decirlo; pero signo también de capacidad ofensiva.

Los expertos en terrorismo afirman que la ETA, ante las filtraciones de estos años, se está encerrando en sí misma. Ha creado un grupo aún más pequeño, más hermético e impermeable. Estamos por tanto ante una ETA renovada en sus formas de organización y que en tres días ha dado pruebas sobradas de capacidad de acción. Por otro lado, el Gobierno, y en particular el ministro de Interior, no parece haber variado su posición pública ante la propia ETA. Cierto que han cambiado muchas cosas. Hay un pacto político PSOE-PP para el Gobierno del País Vasco que está dando frutos, aunque empieza a renquear. Ha cambiado, por lo menos de cara al público, la actitud del Gobierno central sobre la negociación con los terroristas.

Lo que no ha cambiado es lo que llevamos oyendo, desde hace tiempo ya, acerca de la supuesta debilidad de la ETA. En tres días ha quedado demostrado que esto no es así. Además, sigue existiendo una base social proetarra, una mentalidad neutralista y una voluntad de adoctrinamiento nacionalista para la creación de la nación vasca. El gobierno socialista y el ministro del Interior deberían tener en cuenta todos estos datos para elaborar estrategias y argumentos nuevos que ayuden a los españoles a pensar que no están indefensos ante el terrorismo.

Galicia multilingüe
ÁNXEL VENCE La Opinión 1 Agosto 2009

Tras procesar y aquilatar las respuestas de los padres de alumnos gallegos a una encuesta sobre sus preferencias idiomáticas, la Xunta ha llegado a la inesperada -e incluso asombrosa- conclusión de que Galicia es un país bilingüe. Muchos ya sospechaban por mera intuición que aquí se hablan dos lenguas, pero nunca está de más que el Gobierno autónomo se cerciore de que eso es efectivamente así, aunque comprobarlo cueste cerca de treinta millones de pesetas.

No obstante, tampoco hay que sacar conclusiones precipitadas en este reino al que le cuadra mucho mejor la etiqueta de multilingüe que la de bilingüe.

Verdad es que a los propósitos educativos de la encuesta tan sólo existen el gallego y el castellano, lenguas que la mitad de los padres consultados eligen indistintamente para la enseñanza en sus niveles de educación Infantil y Formación Profesional. De manera igualmente previsible, los progenitores interrogados por la Xunta se inclinan por gran mayoría a favor del castellano en los escalones de Primaria y Secundaria. Lógico. Si el pueblo gallego, en general, ha renunciado a transmitir a sus hijos la lengua de sus padres durante el reciente proceso de urbanización de Galicia, milagro sería que ahora eligiese para la enseñanza un idioma distinto al que papá y mamá utilizan para relacionarse con sus vástagos.

Cuestiones educativas aparte, tal vez resulte exagerado -o cuando menos, inexacto- deducir que Galicia es un territorio bilingüe.

Mucho más políglotas de lo que parecen creer sus gobernantes, los gallegos utilizan en realidad hasta cuatro lenguas: detalle que, junto a la común abundancia de vacas y al espíritu cantonal del país, nos asemeja a Suiza. Aquí se habla imparcialmente el gallego normativo de la Real Academia, el español de sintaxis agallegada que popularizó Francisco Vázquez, el castrapo -mezcla de los dos anteriores- y finalmente el gallego con incrustaciones de portugués que utilizan los partidarios de reintegrar la lengua de Galicia a su tronco original luso-galaico. A este vasto repertorio de idiomas habría que agregar aún otros de más limitada extensión, como la verba dos arxinas propia de los viejos canteros o el barallete que hasta no hace mucho hablaban los componedores de paraguas. Lenguas secretas y algo masónicas ambas que más bien habría que incluir entre las jergas de gremio.

La más hablada con diferencia, es el castrapo o ghallegho/jallejo, lengua que pese a estar confinada al uso de una Galicia rural ya en vías de extinción, sigue siendo un habla viva y por lo tanto más creativa que la tallada en sus laboratorios por los filólogos. Con su geada y su dulce seseo en el caso de las gentes de la mar, el castrapo es sin duda el idioma más utilizado por los gallego hablantes habituales, aunque el único oficializado sea -paradójicamente- el minoritario gallego académico que manejan las gentes de letras y chamullan los políticos. No deja de ser una anomalía y desde luego una lástima que la lengua gallega de mayor y más natural uso -el jallejo- siga siendo universalmente despreciada por las gentes del país, así galleguistas como españolistas.

Después de todo nadie ignora que las gentes del común usan mayoritariamente el castrapo: un idioma de aluvión en el que se mezclan el gallego histórico, el castellano, retazos de inglés e incluso ciertos vocablos inventados por el genio creador del pueblo. Infelizmente, un país de tan grande riqueza idiomática como esta Galicia capaz de expresarse en al menos cuatro lenguas pasa sin embargo por ser un modesto lugar bilingüe desde el punto de vista oficial: y a ello se han ceñido las autoridades en la tan mentada encuesta. Como de costumbre, la sociedad camina -plurilingüe- por delante de los políticos que se empeñan en inventar batallas de idiomas. Batallas que todos perdemos, aunque algunos crean haber ganado algo.

anxel@arrakis.es

La mayoría de los padres vinculamos "idioma" con "utilidad" y no con "identidad"
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 1 Agosto 2009

La mayoría de los padres gallegos que ha respondido a la encuesta lingüística realizada por la Xunta quiere que sus hijos estudien en español. Sólo una minoría opta por el monolingüismo en gallego. Más de la mitad de los padres quiere que, junto al castellano, sus hijos se eduquen también en gallego.

Los resultados fueron los siguientes:

- Participación de los encuestados: 57%.

- Educación Primaria: ¿En qué lengua(s) preferiría que su hijo/a cursase las materias troncales?

* 37,6% Todas en castellano
* 17% La mayoría en castellano
* 12,5% Todas en gallego
* 5,8% La mayoría en gallego
* 26,6% Unas en gallego, otras en castellano

- Educación Secundaria: ¿En qué lengua(s) preferiría que su hijo/a cursase las materias troncales?

* 33,8% Todas en castellano
* 14,7% La mayoría en castellano
* 19,8% Todas en gallego
* 7,7% La mayoría en gallego
* 23,6% Unas en gallego, otras en castellano

- Educación Infantil: ¿Está de acuerdo con que se impartan contenidos en inglés?

* Sí 91,5%
* No 7%

- Educación Primaria: ¿Está de acuerdo con que se impartan contenidos en inglés?

* Sí 75,2%
* No 23,5%

- Educación Secundaria: ¿Está de acuerdo con que se impartan contenidos en inglés?

* Sí 63%
* No 35,9%

Anxo Lorenzo, a la vista de los datos, consideró que la encuesta "reafirma el carácter bilingüe de la sociedad", aunque también admitió que "el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano" entre la sociedad gallega. Considera además que tras veinticinco años de políticas de normalización, es necesaria replantear las políticas lingüísticas, que considera fracasadas. Vamos, que el verdadero descubridor de América es Anxo Lorenzo y no Cristóbal Colón, como se nos había hecho creer hasta ahora.

Sobre este último punto, el autor de este blog cree que las mismas expresiones "política lingüística", "normalización lingüística" y "lengua propia" deberían ser revisadas y sustituidas por otras más acordes con la realidad y, por lo tanto, menos utópicas, ideológicas y politizadas. La misma expresión "política lingüística" debería desaparecer "ya" para dejar que la lingüística se desenvuelva libremente en su propio terreno sin ataduras ni manipulaciones políticas.

Gloria Lago se ha pronunciado sobre los resultados, valorando que los mismos evidencian "que hay distintas sensibilidades en la sociedad gallega". Para la dirigente de Galicia Bilingüe, "la imposición lingüística del actual decreto no sintoniza con los ciudadanos, no gusta a la mayoría de la sociedad". Lago ha añadido que Galicia Bilingüe seguirá defendiendo "la libertad para elegir; los derechos de mayorías y minorías". "Si alguien sabe en qué lengua aprenden mejor [los alumnos] somos los padres".

A mí personalmente la consulta no me ha revelado nada nuevo. Lo que sí me queda cada día más claro es que la mayoría de los padres vinculamos "idioma" con "utilidad", de ahí que donde ha habido mayor unanimidad en las respuestas es en la importancia del aprendizaje del inglés.

Datos de la consulta:
http://www.lavozlibre.com/userfiles/file/31%20de%20julio/Dossier_Consulta_Datos.pdf

Feijóo, ahora te toca a ti
Manuel Romero  www.lavozlibre.com 1 Agosto 2009

Hace un año por estas fechas pasé una semana en Galicia entrevistando a padres que se oponían al sistema de imposición del gallego en la enseñanza. Eran tantos los que se ofrecían a hablar, a dar sus nombres y a dejarse fotografiar para manifestar su descontento, que rápidamente comprendí que si existía una región en la que la norma legal estaba divorciada de la realidad social, esa era Galicia.

Eran tan abundantes y tan precisos los argumentos por los que los padres preferían que sus hijos se educaran en castellano, con el acompañamiento del gallego en mayor o menor medida, y eran tantas las situaciones conflictivas que relataban, que resultaba difícil de entender que se sostuviera el montaje lingüístico en el que el BNG había embarcado a PSdG.

Aquello duró seis meses más, el tiempo que transcurrió hasta las elecciones autonómicas. Después llegó Alberto Núñez Feijóo, que pareció no confiar completamente en lo que, sin duda, veían sus ojos y escuchaban sus oídos, y preguntó a los padres en qué idioma querían que se educaran sus hijos.

Hoy se han conocido los datos. Y de la lectura de los mismos se obtienen importantes conclusiones. Por un lado, la encuesta ha contado con una alta participación (60%), lo que demuestra el interés por este asunto. Además, de las respuestas de los padres con hijos en Primaria se deduce que mayoritariamente quieren una enseñanza en castellano y gallego (53,2%) o sólo en castellano (37%), frente a la opción monolingüe en gallego (8,7%). Las proporciones van acercándose con la evolución de los ciclos, aunque de forma rotunda prevalece la preferencia de los padres por el castellano frente al gallego.

La encuesta no es una consulta vinculante. Ni siquiera aquellos padres que yo entrevisté personalmente rechazaban que sus hijos aprendieran a hablar gallego. Lo que denunciaban era la imposición de la opinión de una parte de la sociedad sobre la otra, que encima ha resultado ser una entelequia.

¿Qué va a hacer ahora Feijóo con la encuesta? ¿Cómo compaginar el derecho de los padres a elegir la lengua de enseñanza de sus hijos con un sistema homogéneo de contenidos educativos?

El presidente de la Xunta ha enfrentado a la sociedad gallega a un espejo y resulta que su cara no se corresponde a la que se afanaban en mostrar los gobernantes anteriores. Ahora, al filo del verano más vacacional, en los momentos políticamente predeterminados para que las grandes decisiones no generen conflicto (viernes 31 de julio, ahí es nada), Feijóo ya no puede demorarse un día más en ofrecer su propuesta. Para eso le eligió la mayoría de los ciudadanos, por ello se preocuparon los padres en rellenar cada una de las casillas del sondeo.

Feijóo ya tienes los resultados. Ahora te toca a ti.
Los padres quieren que el castellano sea el idioma preferente en Primaria y la ESO
La encuesta sobre el gallego en la enseñanza revela que más de un tercio de los consultados opina que las materias troncales deben impartirse en español y sólo una cuarta parte apuesta por combinar ambos idiomas
Consulta sobre la lengua en la enseñanza
PAULA PÉREZ | SANTIAGO La Opinión 1 Agosto 2009

La mayoría de los padres gallegos se decantan por la enseñanza en castellano en las etapas de Primaria y Secundaria. Así lo revela la encuesta realizada por la Consellería de Educación, en la que participaron más de 194.000 familias de las 330.000 consultadas. Aunque durante el periodo de Infantil los padres están de acuerdo en que los niños aprendan a leer y escribir en las dos lenguas (el 53% apoya esta opción), al llegar a Primaria y a la ESO cobra más peso el castellano. Así, al ser preguntados por el idioma en el que quieren que se impartan las materias troncales en estas dos etapas, aproximadamente la mitad de los padres encuestados responde que "todo" o "en su mayoría" debe darse en español. Una cuarta parte apuesta por el uso de las dos lenguas y sólo alrededor de un 22% se inclina por el gallego. La excepción son los ciclos formativos donde el 52% de las familias cree que deben utilizarse ambos idiomas.

Estos resultados se tendrán en cuenta a la hora de elaborar el nuevo decreto sobre el gallego en la enseñanza, aunque el secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, dejó claro ayer que esta encuesta "no es un referéndum" y, por lo tanto, no será vinculante. En su opinión, la consulta refleja el "carácter bilingüe" de la sociedad gallega y advirtió de que la nueva normativa reflejará este pluralismo.

Educación Infantil. Según la consulta escolar realizada por la Consellería de Educación, las familias gallegas están a favor de que los niños aprendan a leer y escribir en lengua castellana -un 53,2% de los padres consultados respalda este modelo- a pesar de que seis de cada diez reconocen que les hablan en castellano a sus hijos cuando están en casa.

Primaria. Predomina el castellano. La Xunta pregunta a las familias en qué lengua prefieren que se impartan las materias troncales, que son la asignaturas que ahora se dan en gallego. La respuesta mayoritaria es "todo en castellano" (un 37,6%). Si a este porcentaje se suma otro 17% que opina que la mayoría de las materias debería enseñarse en esta misma lengua, suman más de la mitad los padres que se decantan por el español. Por el contrario, sólo un 18,3% opina que estas clases deberían ser "todas" o "en su mayoría" en gallego. En el punto intermedio está el 26,6% de las familias que apuestan por el uso equilibrado de las dos lenguas oficiales. Similares resultados se obtienen al preguntar por el idioma en el que quieren que estén escritos los libros de texto o por los exámenes. El 51,7% de los consultados quiere que las pruebas sean en castellano, frente al 14% que prefiere el gallego. Al 33% de los padres le es indiferente.

Secundaria. Aunque en los centros de ESO hubo menor participación en la consulta, entre las familias que respondieron a la encuesta se repite la misma tendencia que en Primaria. La mitad de los padres se inclina por el castellano en las materias troncales: el 33,8% opta por darlo "todo en castellano" y el 14,7% "en su mayoría". El número de padres que se decanta por el predominio del gallego es, sin embargo, mayor que en Primaria (un 27,5%) y sólo un 23% opta por el uso de las dos lenguas. Para los exámenes el 44,9% de las familias prefiere el castellano frente al 22% en gallego.

Ciclos formativos. Educación pregunta a los padres por la lengua de las asignaturas troncales de FP y reduce las opciones a "gallego", "castellano" o "las dos". Ésta última obtiene el apoyo mayoritario de los encuestados, con más de un 52%.

Inglés. Ha sido el idioma que suscitó más consenso. Por encima del 60%, los padres aprueban que se den contenidos en inglés.

Por provincias. Los padres de la provincia de A Coruña son los más favorables al predominio del castellano en las aulas, seguidos de los de la provincia de Pontevedra. Por la contra, en las provincias de Lugo y Ourense, hay más familias que se inclinan hacia el gallego.

Cuando se empezaron a repartir los cuestionarios de la consulta sobre el gallego en la enseñanza la Consellería de Educación calculaba que le costaría seis céntimos de euro por alumno. Sin embargo, el procesamiento de los datos fue más complejo de lo que se esperaban y su coste se multiplicó por ocho hasta los 48 céntimos por estudiante. En total se ha destinado a realizar esta encuesta casi 161.000 euros, la mayor parte, unos 98.000, fueron destinados a publicidad, según explicó ayer el secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, que compareció sólo para hacer públicos los datos del sondeo.

Según una encuesta de la Xunta, la segunda opción es la enseñanza bilingüe
La mayoría de padres gallegos prefiere que sus hijos estudien en castellano

De los casi 190.000 progenitores entrevistados, 68.660 optaron por las clases sólo en español.
J. Andrade La Razón 1 Agosto 2009

la coruña- La encuesta que la Xunta de Galicia puso en marcha para saber en qué lengua quieren los padres escolarizar a sus hijos pone en entredicho la política lingüística impulsada por el anterior Gobierno gallego de socialistas y BNG, caracterizada por la imposición del gallego y el arrinconamiento del castellano en las aulas. Los resultados indican que la mayoría de progenitores (68.660 de un total de 189.814 encuestados) se decanta por una enseñanza sólo en castellano (36,17 por ciento), mientras que otros 61.950 (32%) prefieren que sus hijos reciban formación tanto en español como en gallego en Educación infantil y en las materias troncales del resto de etapas educativas. Frente a los padres que prefieren la opción del castellano, apenas 26.000 encuestados se decantaron por una enseñanza únicamente en gallego, lo que representa un 13,6% del total.

El secretario general de Política Lingüística de la Xunta, Anxo Lorenzo, presentó ayer los resultados de la encuesta, en la que el Ejecutivo gallego invirtió 160.995 euros. A la vista de los datos, Lorenzo aseguró que la encuesta «reafirma el carácter bilingüe de la sociedad», aunque también admitió que «el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano» entre la sociedad, por lo que consideró necesario revisar los modelos de normalización.

Educación infantil
La mayoría de padres cuyos hijos cursan Educación Infantil respondieron que el castellano es la lengua inicial de su hijo (58,8%) y la que usa normalmente para comunicarse (59,3%), frente a un 20,8 por ciento y un 20,1% que escogieron la opción de gallego, respectivamente. Por otro lado, aunque un 53,2% prefiere que su hijo aprenda a leer y escribir en gallego y castellano, un 37% se decanta únicamente por la opción del castellano y sólo un 8,7% escoge el idioma de Castelao.
En el caso de la etapa de Primaria (de seis a doce años), la mayoría de los padres (37,6%) también opta por que sus hijos estudien las materias troncales en castellano, mientras que un 26,6% prefiere una enseñanza bilingüe y otro 17%, la mayoría en castellano. A un 12,5% le gustaría que todas las asignaturas se impartieran en gallego y a un 5,8 por ciento, la mayoría de ellas.

En cuanto a Secundaria, los padres que se decantan por impartir las troncales en castellano (33,8%) superan a quienes deciden que lo mejor es enseñar en ambas lenguas (23,6%), a los que prefieren que las troncales se den todas en gallego (19,8%) y a los progenitores que desean la mayoría en ese idioma (7,7%).

Por contra, en la Formación Profesional los padres se decantan mayoritariamente por una enseñanza bilingüe (52%) o sólo en gallego (25,1%), frente a un 22,6% que escoge el castellano.

Respecto a los libros de texto y otros materiales didácticos, los padres se muestran más partidarios de que estén escritos en castellano o en ambos idiomas tanto en Primaria como en Secundaria. En los ciclos formativos, la opción predominante es la bilingüe.

Abrumadora es la apuesta por el inglés: la apuesta por impartir algunas asignaturas en ese idioma obtiene un respaldo de un 91,5% en Infantil, un 75,2% en Primaria, un 63% en Secundaria y un 63% en Formación Profesional.

Los exámenes, también
En el caso del idioma que los padres de los alumnos prefieren para las pruebas orales y escritas, en el cuestionario de Primaria predominó la opción del castellano (51,7%), seguida del uso de ambos idiomas «indistintamente» (33,2%) y de la que defiende el uso exclusivo del gallego (14%). En Secundaria, la mayoría de los padres prefiere también exámenes en castellano (44,9%), mientras que un 31,8 por ciento aboga por el uso de ambos idiomas indistintamente y otro 22,6% quiere que se utilice sólo el gallego. Finalmente, en los Ciclos Formativos predominó la opción de que se usen ambos indistintamente, con un 42,4%. Además, otro 28,9% de los encuestados escogió el castellano y un 28,2% se decantó por el gallego. La Xunta quiere incorporar la opinión de los padres «a las líneas generales» del decreto que regulará el uso del gallego en la enseñanza.

ENCUESTA DE FEIJÓO
La mayoría de los padres gallegos opta por la enseñanza en castellano
Ya se conocen los datos de la encuesta que Nuñez Feijóo planteó a los padres gallegos sobre la lengua en la educación. Los resultados revelan que la mayoría prefiere que sus hijos estudien en castellano, seguidos de la opción de una enseñanza bilingüe.
EUROPA PRESS Libertad Digital 1 Agosto 2009

La mayoría de los padres gallegos -68.660 encuestas de un total de 189.814 cuestionarios válidos-, que fueron consultados en la encuesta sobre el uso idioma en las aulas, ha optado por una enseñanza monolingüe en castellano, lo que representa un --36,17 por ciento.

Mientras, unos 61.950 se ha decantado por que sus hijos reciban clase en ambas lenguas --castellano y gallego-- en Educación infantil y en las materias troncales del resto de etapas educativas.

En rueda de prensa, el secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, presentó los resultados de la encuesta del idioma tras un recuento que duró aproximadamente cinco semanas y en el que la Xunta invirtió 160.995 euros.

A la vista de los datos, Lorenzo consideró que la encuesta "reafirma el carácter bilingüe de la sociedad", aunque también admitió que "el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano" entre la sociedad gallega.

Lorenzo explicó que, a partir del lunes 29 de junio empezó el proceso de apertura de cuestionarios de forma manual -empezando por Pontevedra- hasta que se instalaron los equipos informáticos necesarios para el escaneo y recuento de datos, durante la primera semana de julio. Este proceso se realizó a una velocidad de 10.000 consultas al día. El recuento se reforzó con la contratación de técnicos de la empresa Obradoiros de Socioloxía y se llevó a cabo, también, por dos equipos de diez personas de Educación. Finalmente, el proceso -supervisado en todo momento por funcionarios de la Consellería- finalizó el día 24 de este mes para, posteriormente, consolidar las bases de datos, volcarlos y realizar el control de calidad de los mismos.

la consulta del gallego La mayoría de padres de infantil piden la alfabetización en los dos idiomas
Los datos de la consulta se transmitirán a la comunidad educativa y a las fuerzas políticas en el mes de septiembre
La media de todos los niveles educativos indica que el 36% quiere las troncales solo en castellano y el 13% en gallego
Tamara Montero La Voz 1 Agosto 2009

Galicia es bilingüe. Esa es al menos la conclusión que arrojan los resultados de la polémica consulta a los padres sobre la utilización de las lenguas en la enseñanza no universitaria. De hecho, del total de consultas válidas que se han procesado -cerca de 190.000- más del 49% se ha decantado por una enseñanza con presencia del gallego y del castellano. El porcentaje de los que optaron por la enseñanza monolingüe en castellano es del 36,4%. Los que escogieron solo gallego, un 13,7%. Los centros públicos fueron los menos participativos. Los que más, los privados.

Particularmente proclives al bilingüismo son los padres de los pequeños matriculados en educación infantil. Y es que a pesar de que el 59,3% de los participantes afirmaron que la lengua habitual de sus hijos era el castellano, más del 53% ha escogido la opción de iniciar su alfabetización tanto en gallego como en español. Sin embargo, tanto en primaria como en secundaria, el porcentaje de padres que optan por el castellano se incrementa. Así, el 37,6% de los consultados en el nivel de primaria ha escogido «todas en castelán» como respuesta a en qué lengua preferiría que su hijo cursase las asignaturas troncales (es decir, Matemáticas, Coñecemento do Medio y Educación para a Cidadanía). En secundaria, el «todas en castelán» se queda en un 33,8%. Mientras la participación entre los padres de infantil (70,1%) y primaria (75,7%) ha sido mayoritaria, el nivel de secundaria -y Formación Profesional- no ha llegado al 40% porque, según argumentan los informes de los directores de los centros, muchos de los alumnos no recibieron el cuestionario al estar «de vacacións, de viaxe de estudos, de prácticas ou coa selectividade», explicó el secretario xeral, Anxo Lorenzo, quien excusó la ausencia del conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, aludiendo al elevado número de compromisos que debe atender.

Empresa
A la luz de estos datos, que la empresa Obradoiro de Socioloxía ha tardado algo más de un mes en procesar, la valoración ha sido tajante: el actual marco normativo no se corresponde con las preferencias de las familias. De todos modos, el responsable de Política Lingüística reiteró que la consulta «non é vinculante», a la vez que recordó que no se trataba de un referendo. Será en septiembre cuando se transmitan estos resultados a la comunidad educativa y a las fuerzas políticas.

Anxo Lorenzo reconoció que tanto en primaria como en secundaria «o galego aínda non se percibe tan útil como o castelán». No en vano, el más del 50% de los participantes de primaria y cerca del 45% de secundaria prefieren que los exámenes se realicen en castellano. Es necesario, pues, razonó, «revisar a política de normalización lingüística dos últimos vintecinco anos» y de que la sociedad trabaje «para que as dúas linguas estean presentes».

El español gana en los libros de texto, excepto en FP
Si la preferencia por el bilingüismo se hace patente en la pregunta de en qué lengua prefieren los padres que sus hijos cursen las materias troncales, el porcentaje aumenta a la hora de escoger el idioma de los libros de texto y otros materiales didácticos. Así, el 52,9% de las respuestas se decantan por publicaciones en ambas lenguas. La preferencia por que los chavales manejen libros solo en español es del 34%, mientras que los que opinan que debieran ser solo en gallego son el 13,1% del total.

Los padres con niños en primaria y en secundaria vuelven a ser los que más piden materiales didácticos solo en español: un 35% para primaria y un 33% en secundaria. En los ciclos formativos se queda en un 17,3%.

Unanimidad en la incorporación de contenidos en habla inglesa
Los gallegos que han expresado la preferencia de que sus hijos tengan ambos idiomas oficiales como lengua vehicular de la enseñanza son muchos, pero los que se han mostrado a favor de incorporar también contenidos impartidos en inglés han sido una abrumadora mayoría. De hecho, más del 76% de los consultados han respondido sí a si están de acuerdo con que se impartan materias en inglés.

Se trata, en todo caso, de avanzar en un modelo plurilingüe para la educación, que, según confirmó el secretario xeral de Política Lingüística, debe conformarse no ya en los próximos cuatro años sino en al menos ocho. «Leva o seu tempo», afirmó Anxo Lorenzo, quien también reconoció que para llegar a eso es necesario iniciar un proceso para «avaliar os recursos dispoñibles e as necesidades de formación». Sobre si el nuevo decreto de la enseñanza contemplará algo en este sentido, Lorenzo se limitó a afirmar que «aínda non está feito».

Un 91,5%
De nuevo, los padres de los niños de educación infantil son los que han respondido casi por unanimidad sí a introducir el inglés en las materias. En concreto, un 91,5% de las consultas de este nivel educativo se decantan por esta opción. Por su parte, un 75,2% de los padres de los alumnos de primaria han mostrado su conformidad con impartir contenidos en la lengua de Shakespeare, un porcentaje que se reduce al 63% tanto en secundaria como en los ciclos de formación profesional.

La Xunta cifra en 161.000 euros el coste del proceso
Cuarenta y ocho céntimos por alumno. Así ha cifrado Anxo Lorenzo el coste del proceso de consulta a los padres. En total, casi 161.000 euros, cifra que, según el secretario xeral de Política Lingüística, dista mucho de las cifras que se han barajado en las últimas semanas. La mayor partida se ha dedicado a la publicidad, con casi 91.000 euros. Además, la empresa encargada de procesar los formularios, siempre supervisados por un grupo de funcionarios que «garantiron» la transparencia y la legalidad del proceso, se vio obligada a alquilar a una segunda firma un lector óptico por 18.560 euros.

El próximo curso se mantiene el decreto y la igualdad en horas de la enseñanza en las dos lenguas
La Voz 1 Agosto 2009

El nuevo decreto que elabore la Xunta sobre el uso del gallego en el sistema educativo entrará en vigor en el curso 2010-2011. En la próxima campaña se mantendrá el del bipartito, que establece, respecto al horario de lengua gallega, que en las enseñanzas de régimen general y en la educación de personas adultas «asignaráselle globalmente o mesmo número de horas ao ensino da lingua galega e da lingua castelá». En las aulas de lengua y literatura gallega y castellana se usará, respectivamente, gallego y castellano, tanto por parte del profesorado como del alumnado; y en las programaciones y otros documentos didácticos referidos a la lengua castellana se podrá utilizar esa lengua.

Según el decreto, en infantil «o profesorado usará na clase a lingua materna predominante entre o alumnado, terá en conta a lingua do contorno e coidará de que o alumnado adquira, de forma oral e escrita, o coñecemento da outra lingua oficial de Galicia, dentro dos límites propios da etapa ou ciclo».

En primaria se impartirán obligatoriamente en gallego «as áreas de Matemáticas, Coñecemento do Medio Natural, Social e Cultural e Educación para a Cidadanía e Dereitos Humanos, garantindo a competencia lingüística propia do nivel nas dúas linguas oficiais da comunidade autónoma».

«O claustro completará»
En secundaria deberán ser en gallego las materias de «Ciencias da Natureza, Ciencias Sociais, Xeografía e Historia, Matemáticas e Educación para a Cidadanía. Cando a materia de Ciencias da Natureza se desdobre en Bioloxía e Xeoloxía por un lado, e Física e Química, por outro, ambas as dúas materias impartiránse en galego», y a mayores «o claustro completará o número de materias» que garanticen el cumplimiento de lo establecido para esta etapa en el Plan Xeral de Normalización aprobado por el Parlamento.

En bachilleratos y formación profesional se deberá garantizar que «como mínimo, o alumnado reciba o 50% da súa docencia en galego»; y en los ciclos formativos «asegurar, ademais, que o alumnado coñeza o vocabulario específico da especialidade en lingua galega», siempre según el texto del decreto.

Educación no aclara cómo influirá la consulta en el decreto del gallego
APA y sindicatos dudan de la fiabilidad de la encuesta por la elevada abstención
ANNA FLOTATS - Santiago El País 1 Agosto 2009

Fue la promesa estrella de Alberto Núñez Feijóo. Un revulsivo para sindicatos y asociaciones lingüísticas. Y un bálsamo para Galicia Bilingüe. El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, no se cansó de repetir que la encuesta a las familias sobre el idioma en las aulas es "el punto de partida" del nuevo decreto del gallego. Pero ni en el día en que se conocen los resultados, tras un recuento hecho por una empresa privada que ha durado cinco semanas, la consellería explica cómo van a influir esos datos en la elaboración de la norma.

El 21% de los 330.856 padres que fueron preguntados quiere que sus hijos estudie sólo en castellano. Una opción que resulta mayoritaria en Educación Primaria y Secundaria. En Infantil, en cambio, la mayoría pide que se combinen las dos lenguas. Las familias que abogan por una formación únicamente en gallego representan sólo el 7,7% del total y las que pusieron la cruz en la casilla bilingüe alcanzan el 21%.

La participación, que rozó el 60% y que para la consellería es una muestra del "interés de los padres y madres en las decisiones que afectan al sistema educativo", fue mayor en centros privados y concertados, que son minoría en Galicia. La abstención, sin embargo, reina en Educación Secundaria y Formación Profesional. Más de la mitad de las familias que tiene hijos en estas etapas decidió no rellenar el cuestionario. La escasa participación hace dudar a sindicatos y asociaciones de padres -contrarios a la encuesta desde el principio- de la fiabilidad de la consulta. CIG, STEG y UGT tachan los resultados de "ilegítimos" y la confederación de APA de centros públicos cree que los datos "no aportan absolutamente nada".

El secretario general de CIG, Anxo Louzao, añadió que la encuesta "está pensada exclusivamente para justificar la política lingüística de agresión contra el gallego", que se enmarca, señaló, en el "odio que el actual gobierno está demostrando contra lo que nos identifica como gallegos". A Mesa pola Normalización Lingüística se sumó a las críticas y afirmó que los resultados de la consulta son "las cuentas de Pinocho", fruto de una encuesta "fraudulenta y chapucera".

El secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, estuvo ayer solo ante el peligro en la presentación de los resultados. El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, esperaba en algún despacho de San Cateano a que un irritado Lorenzo -tachó de "mentiras y estupideces" las críticas a la consulta- despachara con los medios el asunto más relevante que tiene entre manos el departamento educativo. El mal trago tenía tiempo límite. A las doce menos cinco, Vázquez esperaba al secretario general para guardar un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas de ETA.

Lorenzo presentó los datos teniendo en cuenta sólo a los padres que contestaron la consulta y destacó que más de la mitad de las familias prefiere que sus hijos estudien sólo en castellano, un porcentaje similar a los que reclaman un sistema bilingüe. Estos resultados, valoró, "ponen de manifiesto que el actual marco normativo [que obliga a impartir en gallego al menos la mitad de las asignaturas] no se ajusta a las preferencias de la sociedad gallega". Lo mismo piensa Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe. "Los datos demuestran que los gallegos no sintonizaban con la política de imposición del bipartito", afirma la portavoz de la asociación, que reclamó esta consulta, a golpe de manifestación, junto a la plana mayor del PP.

El secretario de Política Lingüística reconoció que las familias "no valoran lo suficiente la lengua propia de Galicia" ya que "no la perciben tan útil como el castellano". Para cambiar ese pensamiento, la consellería aboga por crear "un marco de bilingüismo cordial", que no pase "por las fórmulas de imposición y aislamiento" del actual decreto, cuyo antecedente aprobado por unanimidad en el Parlamento -el Plan de Normalización Lingüística- contribuyó a elaborar el propio Lorenzo.

El secretario de Política Lingüística no aclaró cómo se usarán los resultados de la consulta (que costó 160.995 euros, 48 céntimos por alumno) en el decreto que prepara. Repitió que la encuesta "no será vinculante", lo contrario que proclamó Feijóo el pasado 25 de mayo en Barcelona, y se mantuvo fiel a su ambigüedad: "Los datos son una opinión más que incorporaremos a las líneas generales del texto".

Lorenzo aclara que la encuesta costó "unos 160.995 euros" y admite que la sociedad "no percibe" el gallego "tan útil" como el castellano
La mayoría de los padres gallegos opta por la enseñanza en castellano con un porcentaje similar a la opción bilingüe
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 (EUROPA PRESS) El Ideal Gallego 1 Agosto 2009

La mayoría de los padres gallegos --68.660 encuestas de un total de 189.814 cuestionarios válidos--, que fueron consultados en la encuesta sobre el uso idioma en las aulas, opta por una enseñanza monolingüe en castellano --36,17 por ciento--, mientras que unos 61.950 se decantan porque sus hijos reciban clase en ambas lenguas --castellano y gallego-- en Educación infantil y en las materias troncales del resto de etapas educativas.

El secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, presentó ayer los resultados de la encuesta del idioma tras un recuento que duró aproximadamente cinco semanas y en el que la Xunta invirtió 160.995 euros --frente a los 400.000 euros que calculó A Mesa pola Normalización Lingüística--.

A la vista de los datos, Lorenzo consideró que la encuesta "reafirma el carácter bilingüe de la sociedad", aunque también admitió que "el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano" entre la sociedad gallega, por lo que consideró "necesario" revisar los modelos de normalización "de los últimos 256 años".

Además, en contraste al porcentaje de padres que optan por la opción del castellano, unos 26.080 encuestados se decantaron por una enseñanza en gallego, que representa aproximadamente a un 13,74 por ciento de los cuestionarios considerados válidos --que fueron 189.814 de los 194.125 en total y sin contar el 1,3 por ciento de nulos--.

INGLÉS
Asimismo, Lorenzo valoró la "unanimidad" en la consideración "positiva" de que se impartan contenidos en inglés, con un 91,5 por ciento en Educación Infantil; un 75,2 por ciento en Educación primaria; un 63 por ciento en Educación Secundaria; y un 63 por ciento en el caso de impartirse en Ciclos Formativos.

Por otro lado, destacó la participación del "58,17 por ciento" como una muestra del "interés de los padres y madres en las decisiones que afectan al sistema educativo". Además explicó que, aunque esta fue mayor en centros privados y concertados, "en cifras globales" participaron "más familias de centros públicos".

EDUCACIÓN INFANTIL
La mayoría de los padres cuyos hijos cursan Educación Infantil respondieron que el castellano es la lengua inicial de su hijo --58,8%-- y que, a su vez, es la lengua en la que se comunica normalmente --59,3%--, frente a un 20,8 por ciento y un 20,1 por ciento que escogieron la opción de gallego --respectivamente--.

Por otro lado, aunque un 53,2 por ciento de los padres prefieren que su hijo aprenda a leer y escribir en gallego y castellano, un 37 por ciento se decantó por la opción del castellano y sólo un 8,7 por ciento escogió gallego exclusivamente.

MATERIAS TRONCALES
En el caso de la etapa de Primaria, la mayoría de los padres --37,6%-- se decanta porque sus hijos estudie las materias troncales en castellano, mientras que un 26,6 por ciento optó por gallego y castellano; un 17 por ciento "la mayoría en castellano; un 12,5 por ciento que todas en gallego; y un 5,8 por ciento que "la mayoría en gallego".

En Secundaria, los padres se decantan por impartir las troncales en castellano --33,8%-- por encima de impartirlas en ambas lenguas --23,6%--, mientras que un 19,8 por ciento prefiere que las troncales se den "todas en gallego" y un 7,7 por ciento que se de "la mayoría" en ese idioma.

En contraste, en Ciclos Formativos, los padres se decantan por una enseñanza bilingüe --52%-- o en gallego --25,1%--, frente a un 22,6 por ciento que escogió el castellano.

LIBROS DE TEXTO
En Primaria, los padres prefieren que los libros de texto y otros materiales didácticos estén en castellano --34,7%-- o en ambos idiomas --28,5%--, y un 10,5 por ciento se decanta por el gallego.

Asimismo, esta dinámica se reproduce en Secundaria, con un 33 por ciento de padres que optaron por el castellano; un 24,5 por ciento que prefieren que "unas --asignaturas-- en gallego y otras en castellano"; y un 18,1 por ciento que escogió "todas en gallego".

Finalmente, en los ciclos formativos predominó la opción bilingüe --38,3%-- y el castellano --17,3%--, además de un 15,8 por ciento que escogió "todos en gallego" y un 14,8 por ciento que prefiere "la mayoría" en este idioma.

EXÁMENES
En el caso del idioma de las pruebas orales y escritas, en el cuestionario de Primaria predominó la opción del castellano --51,7%--, seguida del uso de ambos idiomas "indistintamente" --33,2%-- y un 14 por ciento que escogió el gallego.

En Secundaria, la mayoría de los padres prefieren exámenes en castellano --44,9%--, mientras que un 31,8 por ciento prefiere ambos idiomas indistintamente y un 22,6 por ciento que se utilice el gallego.

Finalmente, en Ciclos Formativos predominó la opción "indistintamente" con un 42,4 por ciento, además de un 28,9 por ciento que escogió el castellano y un 28,2 por ciento que se decantó por el gallego.

NUEVO DECRETO
Sobre la importancia que tendrán estos resultados de cara la redacción del nuevo decreto del gallego en la enseñanza, Lorenzo aseguró que la opinión de los padres se incorporará "a las líneas generales" del texto, y que esa opinión se trasladará "al resto de fuerzas políticas" y demás sectores implicados.

Así, abogó por crear un "marco de bilingüismo cordial" y aclaró que el camino hacia el nuevo decreto y la "adaptación al siglo XXI, no pasa por formas de aislamiento" por motivos de lengua.

A pesar de ello, reconoció que "la lengua propia de Galicia no se valora lo suficiente" desde las familias gallegas y que el objetivo de la Xunta es que ambas lenguas --castellano y gallego-- "estén presentes en la sociedad", construida "en igualdad".

Finalmente, hizo un llamamiento al "consenso" entre agentes políticos y sociales para construir un nuevo decreto que "desarrolle un modelo lingüístico plurilingüe de calidad, que asegure el conocimiento de gallego y castellano".

Los gallegos le dejan claro a Feijóo que quieren la educación en castellano
 Periodista Digital 1 Agosto 2009

Ya se conocen los datos de la encuesta que Nuñez Feijóo planteó a los padres gallegos sobre la lengua en la educación. Los resultados revelan que la mayoría prefiere que sus hijos estudien en castellano, seguidos de la opción de una enseñanza bilingüe. Los nacionalistas empezarán ahora a denunciar trampas o cualquier otra ocurrencia. El disgusto es grande.

La mayoría de los padres gallegos -68.660 encuestas de un total de 189.814 cuestionarios válidos-, que fueron consultados en la encuesta sobre el uso idioma en las aulas, ha optado por una enseñanza monolingüe en castellano, lo que representa un --36,17 por ciento.

Mientras, unos 61.950 se ha decantado por que sus hijos reciban clase en ambas lenguas --castellano y gallego-- en Educación infantil y en las materias troncales del resto de etapas educativas.

En rueda de prensa, el secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, presentó los resultados de la encuesta del idioma tras un recuento que duró aproximadamente cinco semanas y en el que la Xunta invirtió 160.995 euros.

A la vista de los datos, Lorenzo consideró que la encuesta "reafirma el carácter bilingüe de la sociedad", aunque también admitió que "el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano" entre la sociedad gallega.

GALICIA BILINGÜE: "FEIJÓO ESTÁ TOTALMENTE AVALADO PARA DECANTARSE POR LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA"

Gloria Lago, portavoz de la asociación Galicia Bilingüe, no puede esconder su satisfacción. Aunque no ha supuesto ninguna sorpresa para ella. En declaraciones a Periodista Digital, Lago dice:

"Las opciones que han salido como minoritarias son respetables, pero la encuesta lo que ha dejado muy claro es que había en la sociedad gallega un rechazo muy grande hacia el Decreto que regula esta materia hoy día. Eso es lo más importante que ha quedado constatado".

Y manda un recado a Alberto Nuñez Feijóo:

"La única forma de respetar el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos es la que nosotros llevamos defendiendo desde siempre: dejar elegir. Con esto datos la Xunta está totalmente avalada a decantarse por la libertad lingüística".

El presidente gallego ahora ya no tiene excusa. Los datos le avalan para un cambio de la política de imposición del gallego llevada a cabo hasta ahora en esa Comunidad Autónoma.

LA MEJOR SOLUCIÓN, LA LIBERTAD
Desde la Mesa por la Libertad Lingüística han elogiado la buena voluntad de la Consejería de Educación en conocer la opinión de los padres a través de una consulta aunque su presidente, José María López Suevos, subraya que "nuestra postura es otra bien distinta: libertad individual, tanto para el alumno como para el profesor, para que la enseñanza resulte más eficaz, al hacerse en libertad y sin necesidad de separar por aulas (aunque sea por elección de los padres) por razón de lengua. La situación gallega no creemos que necesite esa solución. La solución menos mala -y la que más molesta a los nacionalistas- es la libertad porque ésta no perjudica a nadie".

La mayoría de los padres gallegos quiere que sus hijos estudien castellano
La participación en la consulta ha rondado el 60%
 www.lavozlibre.com 1 Agosto 2009

Santiago de Compostela.- La mayoría de los padres gallegos que ha respondido a la encuesta lingüística realizada por la Xunta quiere que sus hijos estudien en castellano. Sólo una minoría, de alrededor del 10%, opta por el monolingüismo en gallego. Más de la mitad de los padres quiere que, junto al castellano, sus hijos se eduquen también en gallego. La consulta desvela que el sistema de enseñanza que se viene practicando hasta ahora no es del agrado de los padres y hace prever que el Gobierno de Núñez Feijóo modificará las cuotas lingüísticas, la lengua de los libros y la comunicación con los padres, que era en gallego, especialmente en la enseñanza pública. La unificación de los datos es dificultosa, dado que la encuesta se ha desarrollado por etapas de enseñanza. Ha arrojado datos diferentes, aunque similares. Igualmente destacable es la alta participación, que ronda el 60%. PINCHE AQUÍ PARA CONSULTAR LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA LINGÜÍSTICA.

El secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, presentó hoy los resultados de la consulta a las familias sobre la utilización de las lenguas en la educación no universitaria de Galicia, que será el punto de partida para la elaboración del nuevo decreto del gallego en la enseñanza. Lorenzo destacó la participación del 58,7%, que fue especialmente elevada en los ciclos en Educación Infantil y Primaria, donde llegó al 70,1% y al 75,7%, respectivamente. Estos datos son más elevados que los de Secundaria (38,4%) y Formación Profesional (33,1%).

Para el secretario general de Política Lingüística, los resultados demuestran el interés de los padres y madres en las decisiones que alcanzan al sistema educativo para sus hijos. Además, el conjunto de las respuestas de las familias demuestra que la sociedad gallega se reafirma bilingüe, particularmente en Infantil. En este ciclo, alrededor del 60% de los padres afirma que sus hijos aprendieron y hablan habitualmente en castellano, lo que no supone inconveniente para que la mayoría (53%) prefiera un aprendizaje bilingüe.

En Primaria, gran parte de las familias (un 49,4%) opta por algún tipo de enseñanza bilingüe, sea indistintamente en las dos lenguas o bien sea con tendencia mayoritaria hacia una de ellas. Frente a esto, un 37,4% de los consultados elegiría una enseñanza completamente castellano y un 12,5% optaría por dar todas las asignaturas troncales en gallego. Una tendencia muy similar a la de cómo deberían realizarse las pruebas orales o escritas.

En Secundaria, un 46% prefiere que se cursen las troncales de forma repartida entre las dos lenguas, mientras que el resto opta por enseñanza monolingüe, sea exclusivamente en castellano (33,8%) o todo en gallego (19,8%).

En los ciclos formativos, la mayoría de los consultados (un 52%) opta por un empleo de las dos lenguas en todas las materias, una opción mayoritaria que se mantiene también para los libros de texto y el material escolar.

Donde existe unanimidad es en la consideración positiva de que se impartan contenidos en inglés. A su favor está el 91,5% de las familias de Educación Infantil, el 75,2% de Primaria, el 63% de Secundaria y el 63% de Formación Profesional. Sobre la participación sustancialmente inferior en Secundaria y Formación Profesional, Lorenzo destacó que numerosos directores de centros informaron de que muchos alumnos no habían recibido el cuestionario por estar de vacaciones, de viaje de estudios o realizando prácticas.

UN MARCO LINGÜÍSTICO DESFASADO
Lorenzo reafirmó que a la vista de los resultados el marco normativo no se ajusta a las preferencias de los padres, por lo que la Consejería "tendrá en cuenta la opinión expresada libremente por las familias para la redacción del nuevo decreto". El responsable de Política Lingüística incidió en que "resta una importante labor por hacer en la consolidación de la convivencia lingüística", ya que en las etapas de Primaria y Secundaria "el gallego aún no se percibe tan útil como el castellano". Por este motivo, es necesario "revisar los modelos de normalización lingüística asumidos en los últimos 25 años". El objetivo es que las dos lenguas "estén presentes en la sociedad que construimos en igualdad".

El secretario de Política Lingüística repasó también las diferentes fases del proceso de consulta. Ésta se dirigió a los 330.856 alumnos de los 1.490 centros de enseñanza no universitaria de Galicia, que pudieron responder al cuestionario entre el 15 y el 19 de junio. Los centros, a su vez, remitieron estos formularios hasta el viernes 26.

A partir de ahí, y en todo momento, las consultas permanecieron en las dependencias de la Consejería. El lunes 29 de junio comenzó la apertura de cuestionarios, de forma manual, empezando por la provincia de Pontevedra. Durante la primera semana de julio se procedió a la instalación de los equipos informáticos necesarios para el proceso de escaneo y recuento de los datos, a una velocidad de 10.000 consultas al día.

El proceso fue supervisado por personal de la Consejería reforzado con técnicos de la empresa 'Obradoiro de Socioloxía', de acreditada experiencia, que puso los medios logísticos e informáticos necesarios. La fase de recuento duró hasta el 24 de este mes, aunque fue interrumpida durante dos días debido a un fallo en el escáner. En la semana siguiente se consolidó la base de datos, realizando el preceptivo control de calidad, comprobando manualmente y de forma aleatoria la correspondencia de una parte de los datos con su equivalente digitalizado. Hace falta indicar que durante todo el proceso, un grupo de funcionarios, pertenecientes al cuerpo de inspectores de Educación, supervisaron y garantizaron la transparencia del incluso.

Gloria Lago: "La encuesta lingüística deja claro que la imposición no sintoniza con los ciudadanos"
"Deben darse de cuenta de que han estado legislando de espaldas a la calle", afirma la líder de Galicia Bilingüe
 www.lavozlibre.com 1 Agosto 2009

Madrid.- Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, celebra los resultados de la encuesta lingüística sobre el gallego y la alta participación registrada. Para Lago, amenazada e insultada reiteradamente por los nacionalistas más radicales, los datos que arroja la encuesta demuestran lo que su asociación siempre ha defendido: "Han estado legislando de espaldas a la calle".

- ¿Qué opina Galicia Bilingüe de los resultados de la encuesta lingüística promovida por la Xunta?
- Deja claro que en Galicia existen diferentes sensibilidades y que desde luego la política de imposición no estaba sintonizando con los deseos de los ciudadanos. Nosotros siempre hemos sostenido que este decreto no contaba con el respaldo de la sociedad y estos datos lo demuestran. La única solución posible es respetar los derechos de los ciudadanos, en este caso los de los padres a la hora de elegir la lengua vehicular en la enseñanza de sus hijos, al igual que se hace en el resto de países. En Galicia Bilingüe siempre defenderemos el derecho de todos los niños a ser educados en la lengua que elijan ellos o sus padres, tanto los que forman parte de una mayoría como los de las minorías. Todos hablan una lengua oficial y tienen derecho a estudiar en aquélla en la que mejor aprenden.

- El porcentaje de participación ha sido de un 58%. ¿Cree que es el adecuado?
- Teniendo en cuenta que era algo voluntario nos parece bastante alto. Creemos que es algo a tener en cuenta y desde luego se puede valorar como muy significativo.

- Sectores relacionados con el BNG criticaron el retraso en la publicación de los resultados y hablaron de manipulación. ¿Qué piensa de ello?
- No sé qué datos pueden tener para pensar eso, son únicamente suposiciones. El consejero de Educación explicó hace poco que el recuento estaba siendo muy laborioso porque se estaba haciendo uno a uno. Era muy complicado y querían hacerlo bien. En ese sentido no tenemos nada que objetar. Por supuesto, no pensamos que haya habido ningún tipo de manipulación, nos parece disparatado.

- ¿Cuál debería ser la actitud de la Xunta a partir de ahora?
- En primer lugar deben darse cuenta de que se ha estado legislando de espaldas a la calle, como nosotros sostuvimos siempre. Y en segundo lugar de que la única manera de respetar la libertad de los ciudadanos es dejarles elegir. Espero que con estos datos se den cuenta de que ni se pueden aplicar políticas de inmersión ni tampoco serviría una política de reparto de asignaturas en el sentido de 'café para todos'. Los datos demuestran que hay un porcentaje muy grande de personas que quieren una opción y otro porcentaje también muy grande de personas que desean otra. Y esos derechos hay que respetarlos. Por tanto, cualquier cosa que no sea libertad para elegir no contará con el respaldo de los ciudadanos.

- ¿Cómo cree que pueden congeniar los diferentes puntos de vista?
- Hay muchas sensibilidades diferentes. Frente a eso, lo ideal e idóneo, y lo que siempre hemos sostenido, sería que hubiese tres vías. Sabemos que es complicado y por ello pedimos que por lo menos se respete la promesa electoral de dejar elegir a los padres las asignaturas troncales. Está claro que a la larga la única forma de que esto funcione de verdad y para muchos años son las tres vías, pero nosotros entendemos que eso es complicado, que lleva tiempo y que no se puede hacer de la noche a la mañana. Por ello, pensamos que la promesa electoral de Feijóo de permitir que los alumnos estudien las troncales en su idioma es lo más adecuado.

- ¿A partir de cuándo se pueden empezar a notar los cambios?
- El próximo curso todavía está en vigor el decreto actual. Al parecer el nuevo estará redactado para el último trimestre del año, por lo que no será de aplicación hasta más tarde. Insistimos en que para el próximo curso se afloje un poco la imposición sobre los alumnos. Ya que el nuevo decreto todavía no estará en vigor y sobre todo a la vista de estos resultados, deben dejar un poco más de libertad. Con estos datos en la mano, lo que no puede ser es que los alumnos estén sometidos durante un año más a exactamente la misma legislación que regía hasta ahora. Estos datos demuestran que al menos durante este periodo de transición, mientras no se redacte el nuevo decreto, es imprescindible abrir un poco la mano y dejar entrar libertad en los centros de enseñanza.

Los padres gallegos defienden una enseñanza en castellano o bilingüe
ANA MARTÍNEZ | SANTIAGO ABC 1 Agosto 2009

El castellano se impone en el macrosondeo de preferencias lingüísticas impulsado por la Xunta de Núñez Feijóo. Son 68.660 los padres que se decantan por una enseñanza monolingüe en este idioma para sus hijos en edad escolar; mientras que 61.950 prefieren una convivencia armónica. De los 194.125 cuestionarios recibidos, fueron válidos 189.814. La participación global se situó en el 58,7%, y fue mayor, en términos relativos, en la enseñanza privada, seguida de la concertada y la pública.

La mayoría opta prioritariamente por la lengua cervantina en primaria y secundaria, los ciclos más populosos. Es la alternativa más votada para las materias, los libros de texto y materiales didácticos, y los exámenes orales y escritos. Solamente en Formación Profesional (FP) gana el gallego. En infantil, un 53,2% (23.663 progenitores) eligió gallego y castellano para sus vástagos, y 16.441 solo el castellano. El secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, consideró necesario reemplazar el decreto vigente, defendido por Touriño y Quintana.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial