AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 3 Agosto 2009

 

Mejor que «darles en la cabeza» es darles con cabeza
EDITORIAL El Mundo 3 Agosto 2009

A SU LLEGADA a Palma de Mallorca, el Rey manifestó de forma espontánea al ser preguntado por el atentado de ETA: «Hay que darles en la cabeza hasta acabar con ellos». Las palabras del monarca pueden ser interpretadas de formas distintas, aunque lo que problablemente quiso decir es que hay que luchar contra la banda sin cuartel. También podría querer decir que hay que desmantelar una vez más la cúpula de ETA.

La gran mayoría de la opinión pública comparte la vehemencia de Don Juan Carlos contra ETA y máxime en el clima emocional que sigue a un atentado. La única matización que habría que hacer es que esa lucha contra la banda debe partir de una estrategia política con cabeza, que es mucho más importante que «darles en la cabeza» a los etarras.

A pesar de los últimos atentados de Burgos y Mallorca, no es exagerado decir que ETA está más aislada que nunca, debido a la unidad de los partidos políticos y al rechazo social al terrorismo. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reiteró ayer que el Estado va a acabar con ETA «sin diálogo». Es lo mismo que ha dicho en anteriores ocasiones Zapatero, que asegura haber cerrado todas las puertas a una nueva negociación.

EL MUNDO revela hoy que una de las personas que negoció en nombre del Gobierno con ETA ha reanudado los contactos con miembros de la fundación Henry Dunant que querían sondear su actitud sobre unas nuevas conversaciones. El mensaje ha sido negativo: el Ejecutivo no está dispuesto a reiniciar el diálogo.

Pero la izquierda abertzale no se da por vencida. El mero hecho de que se mantengan los canales de comunicación abiertos es interpretado como un signo de que el Gobierno podría reconsiderar su posición dentro de unos meses, tal vez el año que viene, en otras circunstancias más favorables.

Tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo en la que se convalida la ilegalización de Batasuna y ante la expectativa de desaparecer incluso de los ayuntamientos en las próximas elecciones municipales, el entorno político de ETA lo apuesta todo por una nueva negociación que le devuelva el protagonismo político que ha perdido.

Uno de los más duros reveses para ETA ha sido el nuevo Gobierno que encabeza Patxi Lopez, mucho más comprometido en la lucha antiterrorista y en la defensa de los valores constitucionales. La cooperación policial entre la Ertzaintza, la Guardia Civil y la Policía Nacional es algo que ha puesto muy nerviosa a la banda.

Pero junto a estos cambios positivos persisten todavía zonas de ambigüedad que pueden dar esperanzas a ETA de que no todo está perdido. Ahí está la actitud de complacencia del Gobierno frente al tripartirto catalán, que primero forzó la aprobación de un Estatuto que recoge que Cataluña es una nación, que luego ha impuesto la exclusión del castellano en la educación y que, por último, ha obtenido una financiación privilegiada que ERC valora como un avance hacia la independencia.

La izquierda abertzale se da cuenta problablemente de que puede obtener más concesiones del Estado mediante la vía catalana que por un terror que suscita cada día un mayor rechazo. Por eso, está tan interesada en negociar, en volver a ser un interlocutor del Gobierno y en recuperar un estatuto de legalidad que les permita presentarse a las elecciones.

El Gobierno no debe caer en esa trampa. El único camino en estos momentos es de la firmeza policial y de la unión de los partidos democráticos. Mientras ETA no renuncie definitivamente a la violencia, habrá que seguir esa política con cabeza encaminada a la rendición sin condiciones de la banda.

Determinación de verdad
Enrique LÓPEZ La Razón 3 Agosto 2009

De nuevo ETA quiere convertirse en la malvada protagonista de nuestro país, ha hecho lo único que sabe hacer, causar dolor, y se ha cobrado las vidas de dos servidores públicos. Como siempre que se produce un atentado, proliferan las declaraciones sobre la firme voluntad de acabar con ETA con la Ley, la Policía y los Jueces, sobre la firme voluntad de no volver a negociar con ETA, y sobre todo, también la firme voluntad de estar unidos frente a la barbarie. Todo esto está muy bien, sintiéndolo de verdad, nos hace más fuertes frente al terrorismo, y afirma nuestra determinación en que la única solución frente a ETA, y a cualquier tipo de violencia, es luchar contra la misma, con todo lo que tenemos, hasta exterminarla.

Ahora bien, esta voluntad y determinación no deben ser la expresión de un día triste, fruto de la ira y ansias de venganza que genera actos tan viles, deben constituir las pautas que nos guíen siempre. Por eso nunca más aquello de que cuando dejen de matar se puede hablar de todo, o que en una Democracia se puede plantear todo; no, ETA y sobre todo sus dirigentes, y me refiero a todos, deben saber que su único futuro es la clandestinidad o la cárcel, que no van a incidir nunca más en la política de nuestro País y que únicamente son considerados como lo que son, unos simples y malvados delincuentes. Para ello conviene no dar ninguna coartada a sus acciones, conviene no causalizarlas sobre aspiraciones políticas. Hay que trabajar para acabar con su presencia en las instituciones democráticas y esto no sólo se consigue con la disolución de los grupos municipales, se debe utilizar todas las armas del Estado de Derecho para expulsarles de las mismas, y existen, y se sabe cuáles son.

A la buena imagen de la determinación que ha acompañado las declaraciones políticas de los últimos días, se le deben unir gestos de fortaleza, de grandeza y sobre todo de eficacia. Para ello hay que dar una imagen de unión y sobre todo de seriedad; quizá asistir todos los días a filtraciones a medios de comunicación de sumarios declarados secretos no sea la mejor imagen, y algunos deberían reflexionar sobre ello, pero esto es otra historia.

El triunfo real de una democracia sobre una barbarie terrorista, es que el Estado de Derecho se despliegue con todas sus consecuencias y no sólo las oportunas coyunturalmente; generar espacios de impunidad y de olvido del delito, supone mostrar la cara más débil de una democracia. No podemos llevar a nuestra sociedad el mensaje de que es mejor dialogar con los que ejercen la violencia, que perseguirlos y exigir su responsabilidad. No se puede adecuar y modular la respuesta penal, en función de la voluntad puntual de una banda de terrorista, haciendo depender la interpretación de la ley en la exclusiva voluntad de sus integrantes.

La fortaleza de un Estado de Derecho se fundamenta en el cumplimiento de la ley y la asunción de todas sus consecuencias. La sociedad española se merece que la única respuesta al terrorismo y a los que cometen delitos, sea la estricta aplicación de la ley y de sus consecuencias, para así poder seguir confiando en la ley y en el sistema. La sociedad y sobre todo las víctimas del terrorismo, se merecen que a ETA se la venza de forma definitiva. Repito: No cabe ejercitar ningún tipo de diálogo con los terroristas, más allá de aquel que se establece en un proceso judicial con todas las garantías.

ETA
Son vascos y asesinos
José García Domínguez Libertad Digital 3 Agosto 2009

Quizá porque siempre resulta mucho más fácil juzgar que comprender, desde Su Majestad hasta el último narciso de las tertulias, los creadores de opinión se han dejado arrastrar estos días por el clima emocional generado tras los atentados de ETA. Así, quienes tienen por oficio la obligación de mantener la cabeza fría han vuelto a poner en marcha el gran carrusel de las necedades retóricas. "No son vascos", gritó airado uno del PP al poco de trascender el crimen. Pues, si no son vascos, ya me dirá usted qué son. ¿Murcianos, tal vez? ¿Turcos? ¿Acaso japoneses?

"Están en las últimas y esto no es más que una prueba de su debilidad", caviló rotundo el otro. Y mira por dónde, resultó ser el mismo otro que diera en charlar de política con ellos hace justo media hora, cuando los presumía eternos, hercúleos, inasequibles al desaliento y, por supuesto, del todo imbatibles por la vía policial. "Están locos", prorrumpió el de más allá. ¿Locos, los del árbol y las nueces? Será, entonces, que muchos en su sano juicio deben creen que la España asimétrica consagrada por la Constitución de 1978 –régimen foral exclusivo para el País Vasco y Navarra, disposición transitoria cuarta– hubiera sido siquiera imaginable sin la metralleta de Josu Ternera.

En fin, entre tanta gansada solemne, es más de agradecer la lucidez de Jon Juaristi cuando apela a Dahrendorf con tal de explicar esa peculiar forma de pederastia ideológica que da vida y aliento permanente a ETA. "El terrorismo es casi exclusivamente una actividad de jóvenes seducidos por adultos", escribió alguna vez aquel viejo maestro de liberales. Ahí, en esa simple frase, se esconde el alfa y el omega de la nada enigmática pervivencia del crimen organizado en el País Vasco. Y es que la fatal seducción de cada nueva generación ante la violencia tribal, esa droga comunitaria tan suya, ni surge del éter, ni habita en el vacío.

Muy al contrario, sin el asentimiento de la magna comunión nacionalista que pastorea el PNV, ETA se hubiera diluido ya en la marginalidad, al modo de lo que ocurrió con sus iguales del GRAPO. Es la aquiescencia implícita, la legitimación tácita de su universo de referencia, tonsurados silencios incluidos, lo que le da vida nueva tras cada matanza. Porque serán asesinos, sí, pero, sobre todo, son vascos. No se engañe con eso, Basagoiti, no se engañe.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Desde la cofa
Hay que darles en la cabeza
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 3 Agosto 2009

Habemus rex. Juan Carlos I está tan embebido del "no gobierna" que ya casi ni reina. Produce sordos silencios sobre los graves problemas que afligen a España, y que van mucho más allá de la política del momento. Los nuevos estatutos se escriben contra España. El Tribunal Constitucional se ríe de su nombre porque es de facto un órgano político. Jueces y políticos se intercambian sus trabajos sin mutar sus puestos. Se cierran emisoras, se acorrala políticamente a un partido mayoritario, la corrupción se enquista en éste y otros partidos y sólo se le oye un minucioso mutismo. Pero este sábado, Juan Carlos I habló por fin. Será porque era su primer día de vacaciones. Ante los medios, y refiriéndose a los últimos atentados de ETA, ha dicho: "Hay que darles en la cabeza y acabar con ellos". Sí Señor.

Hay que darles en la cabeza. Porque la cabeza es la que dispara, la que coloca bombas y la que mata. Sin ella, una mano es un trozo inerte de carne, huesos y tendones. Para acabar con el terrorismo hay que darles fuerte en las ideas que les llevan a un comportamiento criminoso. Son las típicas ideas antiliberales y, digámoslo, antihumanas. El nacionalismo y el socialismo. Unos matan por esas ideas, otros les justifican, otros intentan que esas muertes sean eficaces políticamente y otros dejan claro que quienes se les enfrente no tienen derecho a pertenecer a esa sociedad. Y esos otros son los unos y los mismos. Son los nacionalistas, porque es el nacionalismo el armazón de cada villanía que cometen.

Pero para ello hay que actuar en todos los frentes. Es necesario desmontar un sistema político erigido sobre el presupuesto de que los vascos no son españoles, de que hay una diferencia entre "ellos" y "nosotros" que justifica el atropello de los derechos. Hay que desmontar la espectacular mentira de que están oprimidos por quienes, dentro y fuera, se saben españoles. Y hay que hacerlo en los medios de comunicación, en la calle y en las aulas.

La vicelehendakari, Isabel Celaá, ha reconocido que "es necesario trabajar en ese terreno, a veces intangible, de la propagación de las ideas". Pero para enfrentarse a esa ideología hace falta oponerle otras ideas. Y tienen que ser las ideas contrarias, que no es el nacionalismo de otro signo, sino el reconocimiento de los derechos esenciales de la persona, de que en una sociedad abierta no cabe ese tribal antagonismo de "los nuestros" contra los demás, de que el poder no tiene justificación para imponer una forma de pensar en las aulas. Es necesario romper muchos sobreentendidos, como que para una parte de la sociedad vasca que no digiere ni un gramo del nacionalismo lo máximo que se le puede conceder es una tolerancia con desgana. Dar a los terroristas en la cabeza supone desandar tres décadas de nacionalismo e intolerancia. ¿Cuántos estarán dispuestos a hacerlo?

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana

ETA
Persistir
Ignacio Cosidó Libertad Digital 3 Agosto 2009

En la lucha contra el terror lo esencial es persistir. Ni los atentados más salvajes, como los que tristemente hemos sufrido estos últimos días, ni los cantos de sirena en favor de abrir nuevos procesos de diálogo, que sin duda volveremos a escuchar en el futuro, deben apartarnos un ápice de la única estrategia que conduce a la derrota de los terroristas: la firmeza democrática para no ceder jamás al chantaje del terror, la fortaleza de nuesto Estado de Derecho para que los asesinos se pudran en las cárceles, el consenso político para expulsar a sus cómplices de las instituciones democráticas y la movilización ciudadana para aislarlos socialmente.

Persisitir en esta estrategia no significa que no debamos impulsar nuevas medidas para hacerla más eficaz. Una vez pasada la primera conmoción por los viles atentados de Burgos y Mallorca, es fundamental reflexionar sobre cómo hacer frente a la ofensiva criminal que ETA pretende recrudecer con una voluntad asesina renovada.

Hay algunas cosas que podemos y debemos hacer. Lo más importante en este momento es reafirmar nuestra firmeza democrática. Hay que acabar con toda esperanza de los terroristas en un final dialogado de la violencia. Sería muy positivo institucionalizar esa voluntad política de no volver a una mesa de negociación con los terroristas, expresada con contundencia por los dos grandes partidos españoles, a través de un pacto solemne. Los asesinos deben percibir con la máxima nitidez que hagan lo que hagan no tendrán jamás una nueva oportunidad para negociar con ningún gobierno legítimo de España.

Por otro lado, es imprescindible perfeccionar nuestro Estado de Derecho para cercenar cualquier espacio de impunidad a los terroristas y a sus cómplices. Que representantes de partidos ilegales por formar parte de la misma organziación terrorista que asesinó en Calviá a dos jóvenes guardias civiles continúen en ayuntamientos del País Vasco y Navarro es una burla a nuestro Estado de Derecho que resulta cada vez más insoportable. Expulsar a los terroristas de las instituciones democráticas ha sido además uno de los factores que más ha contrubuido al debilitamiento, a la desligitimación y al aislamiento de los terroristas.

En segundo término, es preciso potenciar el esfuerzo en la lucha policial contra ETA. La eficacia de nuestras Fuerzas de Seguridad ha quedado suficientemente acreditada, hasta el punto de que hoy está al alcance de nuestra mano una derrota defintiva de los terroristas. Para culminar esa tarea es necesario un impulso constante mejorando la capacidad tecnológica de las unidades de información, modernizando sus medios e incluso abordando reformas legislativas que puedan hacer más eficaz esa lucha en el marco de un respeto escrupuloso a nuestro Estado de Derecho. Hay que hacer sin duda un esfuerzo suplementario para mejorar la propia seguridad de las instalaciones policiales y de sus sistemas de autopotección.

También en el campo internacional es posible un nuevo impulso. La cooperación con Francia en la lucha antiterrorista ha alcanzado una intensidad que siempre debemos agradecer, pero es posible seguir trabajando para una implicación creciente y una mayor coordinación. Y hay que evitar que otros países, en especial en Iberomarica, puedan convertirse ahora en refugio de los terroristas.

Por último, es necesario recuperar la movilización social contra el terrorismo, de forma muy especial en el País Vasco y Navarra. La calle debe ser exclusivamente para los demócratas. Toda manifestación de apoyo al terror debe desaparecer de nuestras calles en cualquier lugar de España. La lucha contra el terrorismo no es algo que incumba exclusivamente a las fuerzas de seguridad, ni a los jueces, ni a los políticos. Es algo que nos involucra a todos. Es la sociedad española en su conjunto la que hará que la libertad venza al terror.
Ignacio Cosidó es diputado del Partido Popular por Palencia.

Noticia de un abrazo
FÉLIX MADERO ABC 3 Agosto 2009

Lo que pasa es que la vida urge.
Kazuo Ishiguro

DESDE el XVIII llevamos preguntándonos qué es España y qué ser ciudadano español. Cavanilles, Jovellanos, Moratín y otros dedicaron sus mejores páginas a resolver esta preocupación. ETA me regala una imagen en la que me reencuentro y aclaro. Qué cosas, ¿verdad? No, no es ETA, es el dolor que proyecta cada vez que asesina. Habrá más lágrimas. Esperan las próximas viudas, los próximos huérfanos. Y sin embargo cada zarpazo explica lo que somos y queremos seguir siendo. No se trata de algo discutido y discutible, como Zapatero dijo de España en su concepto. Es algo tangible y apasionante. Lo encuentro en el abrazo de tres guardias civiles que despedían a sus dos compañeros en Palmanova. La imagen representa a los tres agentes abrazados. El del medio se refugia en un compañero y esconde su cara. Un tercero arranca a llorar en el momento en que el fotógrafo hace su trabajo. Su llanto es dolor, ese dolor que se mete en los huesos, tan intenso no deja espacio para otros sentimientos. Un dolor que ni siquiera es provocador, porque la provocación exige inteligencia. Los que han asesinado a Carlos y Diego sólo anuncian cobardía. A la cara, un etarra no mata a un guardia civil. Nunca.

Cuando miro la imagen me digo a mí mismo que estoy en medio de los tres. Ellos me están explicando, me aclaran con su dolor qué soy y con quién quiero caminar de la mano y con quién quiero que lo hagan mis hijos. Confieso que en una España como ésta en la que los nacionalismos democráticos y no democráticos tienen tanta facilidad para decir lo que son, nosotros, los ciudadanos españoles, nos agotamos a la hora de declarar nuestra condición. ¿Y saben qué? no me da la gana. Hasta aquí hemos llegado. Estoy en la misma imagen de la que les hablo, y de ahí no me quiero salir.

Así me siento, en medio del abrazo de los guardias. Y me reencuentro con lo que admiro, con la vocación de servicio, el trabajo callado, el agradecimiento por aquellos que hacen que nuestras noches no nos sorprendan y los días sean llevaderos. No sé si la Guardia Civil necesita homenajes. Con saber lo que hacen y por qué lo hacen les valdría. Es una vocación que se paga con la muerte. Y hoy, en este lunes caluroso, me han resuelto una duda sobre esta España asimétrica, imperfecta y desvaída. Cuando me pregunte por mi condición de ciudadano volveré a la fotografía de la que les he hablado. No sé bien la razón, pero la he dejado guardada en un ejemplar del Quijote al que siempre regreso. Un hombre no es más que otro si no hace más. Qué bien lo resolvió Cervantes.

Corrupción generalizada
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 3 Agosto 2009

QUE el PP vaya por primera vez delante del PSOE en la estimación de voto ha hecho pasar desapercibido otro dato de la última encuesta del CIS tanto o más importante: los españoles consideran que nuestro principal problema es «la clase política», tras el paro, el terrorismo y la inmigración, lo que debería hacerla reflexionar, si no quiere acabar en las cloacas. Nos desayunamos cada mañana con escándalos, que afectan por igual a partidos, autonomías, municipios e instituciones, incluidas las culturales. A este paso, la política en nuestro país va a terminar siendo un cruce de acusaciones, debidamente documentadas, sobre quién es más corrupto.

¿A qué se debe? Pues a que en España, la forma más rápida y fácil de hacer hoy dinero es la política. Todo el boom inmobiliario se basó en la recalificación de terrenos, que dependía de los ayuntamientos, con el visto bueno de la Autonomías, habiendo pasta gansa para todos. Aparte de que todos ellos, más partidos, sindicatos y demás actores de nuestra escena política, disparan con «pólvora del rey», sin tener que dar cuenta a nadie de sus gastos, ni necesitar siquiera procurarse ese dinero, que les llega del presupuesto. Y si se pierden algunos millones por el camino, qué importa. El dinero público no es de nadie, como decía una ministra, no recuerdo cuál, ni tampoco importa mucho, pues parecen clónicas.

Así se ha ido formando una clase política que de «servidora de los intereses públicos» ha pasado a usar lo público en su propio interés. Ha surgido también el «político profesional», chicos y chicas que eligen la política como «carrera», por ser la más rentable de todas, vean los sueldos que se ponen y las pensiones que se asignan. Y la más fácil. Basta afiliarse a un partido y hacer lo que te mandan para ascender peldaño a peldaño, como el que antes entraba de botones en un banco a cumplir órdenes y halagar a los jefes, hasta terminar siendo uno de ellos, e incluso el principal si había suerte.

Es como se ha creado una clase política que es ya más bien una casta, pues se sitúa al margen del resto de las clases sociales, con privilegios garantizados por la ley y posibilidades sin límites, rodeada de esa corte especial de trincones, pícaros, camelistas, zampabollos y arrebatacapas, que se forma en torno al dinero fácil. Una casta que representa una amenaza pública, pues el interés común no coincide con el interés de un partido ni, menos aún, con el de un determinado individuo, por listo, guapo y carismático que sea. Pero que se afianza cada vez más en una España llena de problemas por todas partes.

Aunque puede que todos esos problemas tengan bastante que ver con el hecho de que nada corrompe tanto como la corrupción.

Crisis nacional
Zapatero de vacaciones
Agapito Maestre Libertad Digital 3 Agosto 2009

A quienes quieren hacerme creer que Zapatero es un reformador de costumbres, o mejor dicho, de malas costumbres de políticos tradicionales, por favor, ruéguenle a su líder que no haga vacaciones hasta que no firme un pacto con la patronal para atajar la crisis económica y, sobre todo, que no se le ocurra hacer vacaciones hasta que no termine con los criminales que han matado a dos servidores públicos, a dos españoles, en la isla de Mallorca. Si lo consiguen, o sea, si Zapatero se queda sin vacaciones porque ha hecho mal su trabajo, entonces creeré parte de su palabrería.

Ningún político, menos un presidente del Gobierno, debería tener derecho a vacaciones mientras no solucione los problemas más urgentes de su nación. Y porque los dos que acabo de enunciar no parecen que sean asuntos menores, sino del máximo calado, entre otras razones, porque afectan a todos los españoles, el presidente del Gobierno tendría que quedarse trabajando todo el verano. Sin embargo, se irá de vacaciones y el gentío lo verá con normalidad. Las crisis del Estado y de la Nación son tan hondas que ni siquiera la "opinión pública" se detiene en criticar las vacaciones de Zapatero. El gobernante más impresentable que ha dado España, desde la muerte de Franco hasta hoy, puede irse de vacaciones con un sequito de más de cien de personas y la "sociedad" lo ve normal. Y luego dicen que los españoles no son nihilistas.

Restarle importancia a las vacaciones de Zapatero es todo un síntoma de la crisis de valores de la democracia española. En mi opinión, en esta situación de bancarrota nacional, las vacaciones del presidente del Gobierno se convierten más en una provocación populista de los socialistas, o sea, un sentar doctrina sobre los derechos de un presidente obrerista, que en un enmascaramiento de sus fracasos. En fin, no creo que el obrerismo imperante en el Gobierno ni en sus millones de seguidores permita criticar alguna acción de Zapatero en el fracaso del Estado para acabar con ETA. Tampoco creo que los fanatizados seguidores de Zapatero vean alguna culpa en su líder a la hora de hablar de la ruptura de negociaciones entre el Gobierno y la patronal.

Y, sin embargo, a los ojos de cualquier persona decente, y con una cierta información sobre la situación económica y social de España, es un fracaso del Gobierno de Zapatero no haber alcanzado un acuerdo con la patronal para atajar la crisis económica y social. Por desgracia, esta percepción del ciudadano de a pie, del ciudadano dispuesto a darlo todo por su comunidad, no será la que triunfe en la "opinión pública". Por el contrario, los medios de comunicación al servicio del Gobierno transmiten ya con los altavoces a todo volumen que no se ha firmado el acuerdo, naturalmente, por la maldad empresarial. Las almas "buenas" de millones de votantes socialistas están tranquilas. Pasarán las vacaciones tan sosegadas como las de su líder. El envilecimiento las equipara.

Por lo tanto, quien dice que Zapatero no sabe lo que hace para mantenerse en el poder, desconoce por completo el resentimiento que anida en el votante socialista. Quien dice que Zapatero ha fracasado en la negociación con la patronal, no ha entendido nada de lo que ha hecho Zapatero en los últimos cinco años con un país que come en su mano. Quien crea que Zapatero, en fin, ha fracasado en su ruptura con la patronal, jamás entenderá qué es el populismo socialista. El fracaso de la negociación con la patronal ya está siendo vendido como éxito. Tanto es el éxito que Zapatero se va a Canarias de vacaciones. No se puede pedir más normalidad.

Impuestos
¿Se podría haber hecho peor?
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 3 Agosto 2009

Nunca uno de los países que con más intensidad iba a sufrir una de las crisis económicas más duras de la historia debería haber elegido como presidente del Gobierno a un tipo que se enorgullecía de desconocerlo todo sobre economía: de la A a la Z. Nunca debería haberlo hecho a menos que quisiera suicidarse, que quisiera condenar a sus hijos y a los hijos de sus hijos a la mediocridad cuando no a la miseria.

Pero lo hizo. Es el típico drama de la fagocitación del sistema capitalista por las democracias populistas como la española: el sistema económico con mayor capacidad para generar riqueza y para elevar el bienestar de las masas es parasitado por el sistema político que de manera más sibilina genera una mayor cantidad de pobreza.

Ante cualquier dificultad económica, la parte de la sociedad más pobre siempre apoyará a los partidos políticos que prometan ayudarla a costa de los más ricos. Al fin y al cabo, su estilo de vida variará poco: el Estado puede asumir durante un tiempo el coste que suponían sus salarios. Lástima que para ello haya que matar a la gallina de los huevos de oro; una gallina que podrá dar mucha carne pero que se terminará acabando. A partir de ese momento, estancamiento, decadencia y a malvivir. Pero ¿quién relacionará entonces que la miseria de hoy es consecuencia del intervencionismo de ayer? En todo caso se culpará al ruin capitalismo, incapaz de crear riqueza si no es explotando a lo más pobres: incluso en los cementerios socialistas hay razones para pedir más cadenas.

Es un drama, sí, y un drama que gracias a Zapatero nos ha tocado vivir. La manera en la que el PSOE ha combatido la crisis difícilmente podría ser más desafortunada:

* Acto primero, negacionismo y pasividad: La economía necesitaba que le facilitaran el reajuste y se cerraron en banda. Zapatero pretendió seguir navegando con un barco que hacía aguas por todos lados sin ni siquiera tratar de taponar los agujeros.

* Acto segundo, aguantar el chaparrón a golpe de chequera: La rígida economía española responde con reestructuraciones bruscas y Zapatero se niega a facilitar los cambios. En su lugar, prefiere tirar de gasto y deuda para que nadie note que la existencia de la crisis y sigan viviendo como si no la hubiera. El barco se hunde y sólo nos proporciona unas bombonas de oxígeno para aguantar unos minutos más bajo el agua.

* Acto tercero, volver a la realidad: La deuda es caprichosa. Tiene una característica en la que los gobernantes piensan poco hasta que les toca declararse en bancarrota; tarde o temprano hay que devolverla. Nadie nos presta el dinero para que no se lo repongamos (con intereses), por lo que conforme aumentan las dudas sobre nuestra solvencia, el grifo se va cerrando. La economía sigue sin reajustarse, el manantial del gasto se va secando y sólo queda subir impuestos. Bajo el agua sin oxígeno, hay que aguantar el peso de las bombonas, por lo que los náufragos españoles tratan de endosárselas los unos a los otros y de salir a la superficie pisoteándose sin miramientos.

Muchos dijimos que las medidas para combatir la crisis eran básicamente dos: liberalizar los mercados para facilitar los ajustes y reducir el peso del Estado (impuestos y gastos) para incrementar los recursos a disposición del sector privado. No nos hicieron caso o, más bien, nos hicieron caso para llevar a cabo todo lo contrario: misma rigidez y más gasto público.

No por casualidad, la economía sigue sin responder y con un estado cada vez más crítico sólo queda asestarle el último golpe: subir impuestos a los ricos para que se escapen con sus capitales del país y nos quedemos con una sociedad cada vez más proletarizada, esto es, una sociedad donde nadie dispone de ahorros para invertir y crear nueva riqueza y donde hemos de devorarnos entre nosotros.

Con cinco millones de parados nos vamos a poner a subir impuestos para comenzar a pagar parte de los millonarios despilfarros que nuestra clase política ha acometido en los últimos meses. Esa es la estampa de un país con un futuro cada día más negro y al que siguen machacando con aberrantes políticas contra el sentido común económico.
Juan Ramón Rallo es jefe de opinión de Libertad Digital, director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana, profesor de economía en la Universidad Rey Juan Carlos y autor de la bitácora Todo un Hombre de Estado. Ha escrito, junto con Carlos Rodríguez Braun, el libro Una crisis y cinco errores donde trata de analizar paso a paso las causas y las consecuencias de la crisis subprime.

¿Puedo opinar sobre la lengua gallega?
X.L. Barreiros La Voz 3 Agosto 2009

Yo no tengo hijos en edad escolar, razón por la que al Gobierno gallego no le importa nada lo que yo pueda opinar sobre el uso y el estatus de la lengua gallega en nuestro sistema público de enseñanza. Y ese es el gran error de Feijoo, que en vez de asumir que Galicia tiene una lengua propia, y gobernar ese patrimonio con todas las consecuencias, ha reducido el hecho lingüístico a una cuestión instrumental -de utilidad, de preferencias, de «cosa chachi, o sea tú»- en la que nunca podremos entendernos.

El gallego no es solo, ni siquiera principalmente, un problema de la enseñanza. Es una cuestión de país. Y, ya que es evidente que la enseñanza es el único recurso que nos queda para no entrar en la etapa de su decadencia definitiva, no podemos eximir a los escolares del esfuerzo que todos necesitamos para que el gallego se mantenga vivo en medio de un proceso globalizador que amenaza con arrasar todas las diferencias. El problema no consiste en preguntarles a los papás de nuestros niños, o a los propios niños, si les mola o no les mola el gallego, sino en darles cuenta de su obligación de esforzarse para que su más importante patrimonio no entre en crisis en el espacio de una sola generación. Y sobre eso tenemos que hablar todos, ya que todos somos gallegos y todos pagamos la enseñanza.

¿Qué pasaría si el urbanismo lo gobernasen los propietarios? ¿Cuánta gente estaría a favor de invertir en el patrimonio artístico o natural lo que podríamos ahorrarnos en impuestos? ¿Por qué los que planifican la enseñanza pueden decidir todo sobre la Historia o las Matemáticas y nada sobre la capacidad educativa de los vehículos del conocimiento? El problema de la desafortunada encuesta en la que estamos empantanados no es que tenga varias lecturas, o que sea discriminatoria en su universo, o que haya sido despreciada por la mitad de los pocos que podían contestarla, o que carezca de credibilidad científica y política, o que trace un panorama ya de sobra conocido, o que sea posterior a la electoralista decisión de modificar el modelo, o que haya suscitado un principio de enseñanza a la carta que la Xunta no podrá satisfacer. El problema es que reduce el hecho lingüístico a un juego de opciones y utilidades que lo relativizan, y que, una vez dado ese paso, ya no importa nada lo que disponga el próximo decreto.

Por eso quiero dejar claro que mi oposición al nuevo modelo no vendrá de que le otorgue al gallego una hora -o una troncal- más o menos, sino de la desgracia que supone haber pasado el gallego, de realidad esencial y nutricia para todos, a una cuestión relativa para los niños y al albur de los papás. Porque el mal ya está hecho, y es, en muchos aspectos, irreversible.

La lengua propia
Nota del Editor 3 Agosto 2009

Hay que ver, que pesados, siempre están hablando de su lengua propia y siempre están intentando quitársela de encima e imponérnosla, de modo que en vez de que sea su lengua propia sea nuestra lengua propia. Que no queremos su lengua propia, que queremos que nos dejen la libertad de elegir nuestra lengua sobre todo si es el español, lengua oficial de España, que queremos poder ser ciudadanos normales,  o sea sin lengua propia pero no propiamente deslenguados, y con todos los derechos civiles y constitucionales que nos corresponden, aunque estemos en Galicia.

Una sugerencia a propósito de ETA
José Javaloyes Estrella Digital 3 Agosto 2009

Pasada la conmoción por los dos sucesivos atentados de Eta contra la Benemérita, uno en Burgos y otro en Mallorca, y a favor del tiempo propicio que aporta el gran mes de las vacaciones, puede ser la ocasión de sugerir un tipo de respuesta que vaya más allá de las declaraciones de rigor y las manifestaciones de condena en las más variadas de sus expresiones, pues con esto de añadir palabras y gestos nuevos de repulsa se ha llegado al extremo de que los diputados comparezcan, tan solemnes y silenciosos como procede, a las puertas mismas del Congreso.

Bien está todo eso, pero resulta palmariamente insuficiente. Y más que en ninguna otra manera de repudiar, en esta última de los diputados en formación cerrada ante la Carrera de San Jerónimo. Consiste la sugerencia a que me refiero en que, esos mismos diputados, hagan institucionalmente operativa su compartida manifestación de rechazo del terrorismo y sus vilezas.

Me explico. Se trata de llevar a efecto una actuación parlamentaria que, de una vez por todas, cierre a la hez de las heces nacionalistas, racistas y marxistas, todo horizonte político que incluya la posibilidad de una nueva negociación en la que saquen tajada los propios asesinos terroristas y todas las especies políticas asociadas a ellos; asociadas y sinérgicas, porque de ellos medran, dado el efecto/forceps de una violencia que hace ya mucho que sólo viene y llega de una sola parte. El setienismo y tantas cobardías de las amatistas están en el núcleo nacional de una memoria histórica que no necesita de leyes que la manipulen.

A lo que íbamos. Si en la presente situación caben cálculos de que estos bastardos, con la sangre que derraman, siembran para el otoño o para el invierno la negociación política con el Estado, desde la que respiran y por la que suspiran; si tal ocurre, habrá que cambiar la base institucional de la situación misma. Una base que, como el lector advierte, no consiste en otra cosa que en la autorización parlamentaria recabada del Congreso por el presidente Rodríguez, apoyándose en el voto de sus aliados parlamentarios: nacionalistas de diversa extracción y comunistas de distinto pelaje.

Pero eso, políticamente, sería poco menos que la cuadratura del círculo. Nunca Rodríguez, motu propio , disparará contra sus propios soportes parlamentarios. Nacionalistas y comunistas son los beneficiarios de la tracción transversal y mistificadora que el terrorismo ha producido en la democracia española, corrompiendo el Estado de las Autonomías, al desplazarlo hacia todo lo incompatible con la unidad nacional. Desde la situación extrema a la que se ha llegado, puede que el cierre parlamentario a otra posible negociación con el terrorismo, la revocación del permiso que el Parlamento dio al todavía presidente del Consejo, sólo sería practicable desde un nuevo pacto antiterrorista entre el PSOE y el PP, o por medio de un sostenida protesta social, acaso apoyada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Mientras tanto, la vigencia del permiso parlamentario para el deshonor es un aliciente para los asesinos. Haría falta la garantía institucional porque la palabra de Rodríguez no vale para nada.

El paletismo nacionalista
Vicente A. C. M. Periodista Digital 3 Agosto 2009

El papanatismo del nacionalismo catalán es de esperpéntico supremo a ridículo espantoso. Los hay que en su afán independentista ya se adjudican la nacionalidad catalana, despreciando y negando la realidad jurídica constitucional de España. Aquello de “Catalonia is not Spain” que tan frecuentemente vemos en las gradas del Camp Nou, solo es una muestra de esa idea que los nacionalistas quieren que vaya calando en la sociedad internacional y en la española que reside en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Hay ejemplos como los del Sr. Laporta, que aprovechándose del desconocimiento y desinterés de los ciudadanos de los USA por todo aquello que no sean ellos mismos, hace “patria” y es capaz de decir que el no viene de España, sino de Cataluña. Algo así como decir que viene de Uzbekistan o de Laponia, que para los de USA es lo mismo e indiferente.

La verdad es que a mí, personalmente, no me hace ninguna gracia y creo que en cierta forma, se está sobrepasando el derecho de la libertad de expresión por el de incitación a la secesión. Hay quien dirá que esto entra dentro del folclore cansino y repetitivo de un nacionalismo trasnochado que solo busca mantenerse en el poder y seguir en la situación de privilegio que llevan décadas ostentando por su continuado chantaje al Estado. Pero esa apreciación resulta falsa cuando un partido como el PSC, cuya cabeza responsable el Sr. Montilla de Iznajar, Córdoba, es el actual President de la Generalitat y su partido pide que se vuelva a aislar al PPC por ser anti catalanista y no defender a Cataluña, es decir las reivindicaciones de independencia de España.

Resulta un comportamiento mezquino y miserable en una formación que pertenece a la federación del PSOE, cuyos dirigentes no creo que compartan mayoritariamente ese planteamiento anti democrático. ¿O sí?. La verdad es que no sería la primera vez que apoyasen el aislamiento del PP por no doblegarse a sus pretensiones de hacer de España un puzle de taifas insolidarias. Pero ¿es solo culpa del PSOE el que se reproduzca esta situación? No, el principal culpable es el propio PP que durante estos años no ha sabido mantener una unidad en el mensaje a la sociedad y la ha ido amoldando a los territorios con fines puramente electoralistas. La estrategia del “qué dirán” y “no molestar para no perder votos” ha demostrado ser un error y una cobardía política imperdonable.

Tanto que hablan de referéndums y de escuchar las voces del pueblo vasco o catalán, deberíamos hacer que fuera una realidad. No se debe olvidar que el actual Estatuto de Cataluña fue aprobado con una participación inferior al 35% del electorado. Si se trasladase a un referéndum en el que se exigiera la participación de más del 50% del electorado, puede que tuviéramos una sorpresa sobre ese nacionalismo independentista. Lo malo es que las exigencias del nacionalismo no caducan y volverían a pedir que se repitieran los referéndums hasta que el resultado les fuera favorable.

Así que ante la actitud desafiante del nacionalismo podemos optar por no hacer nada y dejar que suelten sus sapos secesionistas, o bien que la Justicia ponga límite a esas expresiones públicas que son falsedades tendentes a una formación de opinión contraria y deformada de la realidad nacional de España. Por ahora, y según la Constitución, Cataluña es parte territorial integrante de España, mal que le pese al Sr. Laporta, y él dispone de un pasaporte que dice ESPAÑA y no Cataluña.

¿Hasta cuando el Gobierno de España va a seguir admitiendo este tipo de desafíos arrogantes del nacionalismo separatista? ¿Por qué hemos de seguir financiando a quienes quieren imponer su proyecto secesionista mediante la coacción, el chantaje y la represión de los derechos fundamentales de los ciudadanos españoles? Basta ya de permiosividad con el nacionalismo. Basta ya de debilidad.

Civismo en Galicia
José María MARCO La Razón 3 Agosto 2009

En Galicia siempre se ha hablado dos lenguas, el español o castellano y el gallego, sin que haya habido conflictos graves entre las dos. Se demuestra que aunque la coexistencia de dos lenguas en un mismo territorio suele plantear problemas, éstos podrían ser negociables entre personas con sentido común. La encuesta sobre la enseñanza del gobierno de Núñez Feijóo lo confirma. Contestó un 58% de los padres, del que un 36% desea que la educación de sus hijos sea en castellano, mientras que un 32% la quiere bilingüe y un 13% en gallego.

Se atribuyen los resultados a una opción práctica, como si al estudiar en gallego se renunciara a las oportunidades que ofrece el castellano. Pero de ser así, los padres elegirían el inglés como lengua de enseñanza para sus hijos, que es lo que pasaba en tiempos del imperio romano con el latín. No ocurre esto, y por eso, aun sin descartar el motivo utilitario, conviene apuntar que la encuesta sugiere que más de un tercio de los padres gallegos no sienten la lengua gallega como propia. ¿Quiere esto decir que no se sienten gallegos o que no estén satisfechos con vivir en Galicia? Salvo casos muy extremos, no creo.

Lo que indica es que la cuestión, política, de la Autonomía gallega o incluso otra, cultural, acerca de los rasgos que definirían la cultura gallega no están obligadamente relacionadas con la lengua. Si se añade a este tercio de los padres el otro que es partidario de la enseñanza bilingüe (en total, un 68%), resulta que los gallegos distinguen bien la cuestión política, e incluso la cultural, de la lingüística. Es toda una lección de madurez cívica que invita a imaginar, con melancolía, una España en la que no se hubiera utilizado la lengua como instrumento político y en la que se aceptara el bilingüismo como un hecho propio de la cultura que nos une a todos.

Los tertulianos y sus debilidades
Nota del Editor 3 Agosto 2009

Tengo la impresión que José María MARCO no lee los recortes de prensa de AGLI, y en el tema de las lenguas anda un poco despistado.

Me gustaría dejar pasar este artículo sin más, pero cada línea que leo me lo impide. Galicia no habla, hay personas que hablan diversos idiomas, y hay conflictos graves que provocan los que pretenden imponer su lengua "propia" y que sufrimos los español-hablantes, despojados de derechos cívicos y constitucionales.

Y el bilingüismo, además de ser una falacia, se trata de un mecanismo para excluir social, laboral y políticamente a las personas, salvo que pasen por el aro de aprender la lengua "propia" de los otros.

Virgilio Gantes debe dimitir como presidente de CONFAPA-GALICIA
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 3 Agosto 2009

CONFAPA-GALICIA (Confederación Gallega de APAs de Centros Públicos) es una asociación de padres autonómica, legalizada en el año 1987 y está formada por las Federaciones Provinciales de APAs de Centros Públicos de La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra. Ésta es su web: http://confapagalicia.org/

El presidente de CONFAPA-GALICIA, Virgilio Gantes, afirmó que es una “barbaridad” preguntar a los padres porque “no están capacitados para opinar” sobre este tema e insistió en que los profesionales “están en las aulas y son los profesores”.

¿Cómo va a presidir una asociación de padres de alumnos un señor que nos niega a los padres la capacidad para opinar, es decir, que nos considera como si fuésemos menores de edad o deficientes psíquicos?

Según informa Elentir, el presidente de CONFAPA-GALICIA, Virgilio Gantes, es miembro de la ejecutiva local del PSOE en La Coruña. Eso lo explica todo.

El comentario de José de Cora a las palabras de Virgilio Gantes no tiene desperdicio. Al final, como siempre, pongo el enlace al mismo para quienes deseen leerlo completo.

>>>
JOSÉ DE CORA: De entre todas las pegas que le han dirigido en contra de la encuesta de Núñez Feijoo sobre los idiomas en la enseñanza destaca sobremanera la expuesta por el presidente de la Confederación de Asociaciones de Padres de Colegios Públicos, Virgilio Gantes, quien opina que es una barbaridad preguntarnos a los padres sobre estos temas, porque no estamos capacitados para opinar.

Son muy curiosas las reacciones que provoca la dichosa encuesta, como si no supiésemos los resultados antes de realizarla, no porque hayan sido preparados, sino porque ésa es la radiografía que resulta después de 25 años de nefasta política lingüística; de bochornosas actitudes totalitarias por parte de políticos, colegios y profesores, y de la desgana, indiferencia o simple comodidad con las que también se enfrenta el tema, teniendo siempre en medio, apretados por pinzas invisibles, a los padres y a los alumnos, conscientes de que aquello no puede ser el resultado de la calidad de la enseñanza a la que se referían las leyes.

Y ahora, cuando llega el primer presidente al que se le ocurre preguntarnos qué opinamos de todo este desaguisado, salta Virgilio y dice que somos unos incapacitados, que él lo sabe bien porque nos representa.

Cabe sospechar que Virgilio tampoco nos concede demasiada capacidad de voto en las distintas elecciones políticas, puesto que si no sabemos de enseñanza, menos sabremos de economía, justicia, defensa, industria… y el resto de materias que en cada convocatoria se analizan. De ahí al Archipiélago Gulag media un paso.

- Usted pague los impuestos y cierre el pico, que de Hacienda no tiene ni idea.
José de Cora
Bitácora de Cora
1 de Agosto, 2009
http://bitacoradecora.elprogreso.info/?p=2390&cpage=1
>>>
La izquierda opina que no estás capacitado para opinar sobre la educación de tus hijos
http://www.outono.net/elentir/?p=12981

EL MARTES, HOMENAJE EN SANTA POLA
Alcaraz: "Hay que mantener viva la memoria de Silvia"
Este martes se celebra en Santa Pola un acto para honrar la memoria de Silvia Martínez, la niña de seis años asesinada por ETA en el atentado contra la casa cuartel del citado municipio. "Es muy importante mantener viva la memoria", reclama Alcaraz, que estará presente en el homenaje.
Libertad Digital 3 Agosto 2009

Francisco José Alcaraz estará este martes arropando a la familia de Silvia Martínez, la niña asesinada por ETA en el atentado contra la casa cuartel de Santa Pola. Cuando se cumple el séptimo aniversario de su muerte, el ex presidente de la AVT ha reclamado a la sociedad "mantener viva la memoria" de la pequeña para "no caer en el olvido".

En declaraciones a Libertad Digital, Alcaraz considera que es "muy importante" que la familia de Silvia sienta "que España esté con ellos y que la ciudadanía cada vez se implica más".

Sobre Toñi Santiago, madre de Silvia, dice Alcaraz que representa "a una mujer luchadora, fuerte y valiente". "Es un ejemplo a seguir como madre", añadió, para después destacar de ella que denuncia "alto y claro" las injusticias en materia antiterrorista.

"Nunca olvidaremos lo inolvidable"
En declaraciones a este periódico, Toñi Santiago, explicó que este martes, en Santa Pola, celebrarán un acto para recordar el séptimo aniversario del asesinato de su hija. Será a las ocho de la tarde y consistirá en una ofrenda floral y en el encendido de velas. Además, se soltarán unos 300 globos con el nombre de "Silvia Martínez" en ellos.

En el acto han colaborado, entre otros, el Ayuntamiento de Santa Pola así como de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y de la Asociación Verde Esperanza de Jaén.
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Creer y no creer
IGNACIO CAMACHO ABC 3 Agosto 2009

ES bastante probable que una gran mayoría de españoles crea a Zapatero y Rubalcaba cuando afirman con énfasis que este Gobierno no volverá a negociar con ETA. El problema consiste en que la que no les cree es la propia ETA. Y no les cree porque de la trayectoria política del presidente los etarras infieren que se trata de un gobernante débil cuya arquitectura moral no resistiría la sacudida de una dura ofensiva sangrienta, de unos años de plomo como los que sufrieron Suárez, Calvo Sotelo, González o Aznar. De la negociación del pasado mandato, incluida la humillación a las víctimas, el terrorismo parece haber sacado la conclusión de que a Zapatero le horroriza la sangre y no está preparado para la terrible liturgia de muerte, entierros y alarma social que suponen los atentados en cadena. Y de la propia acción cotidiana del Gobierno, de su propensión a difuminar la cohesión del Estado, de su benevolencia con las reivindicaciones soberanistas, los asesinos concluyen que incluso en el peor de los supuestos pueden sacar una contrapartida política: llegado el caso de una rendición que por ahora no contemplan en su delirio, confían en obtener al menos un acuerdo sobre los presos y sobre Batasuna. Porque de lo que no duda nadie es de que este Gobierno, que sí está cumpliendo ahora con su obligación de firmeza policial, no cree en la vía del desmantelamiento silencioso ni de la desarticulación progresiva: quiere un final suscrito, una solución oficial que le permita ofrecer la «foto» de un éxito político. Y sueña con encontrar al japonés -¿Josu Ternera?- que firme la capitulación en la cubierta de un simbólico portaviones.

Para disipar esa esperanza criminal que alienta desde su fundación el imaginario etarra -la de una negociación de iguales producto de su presión violenta sobre el Estado-, Zapatero tendría que ir acaso contra su propia naturaleza personal, contra su tendencia a las soluciones blandas y las políticas indoloras, a las alianzas de civilizaciones y al diálogo con dictadores y chantajistas. Debería abandonar siquiera por una vez su proclividad al apaciguamiento y al buenismo y apuntarse a un «malismo» inflexible en el que bien podría sacar hasta su peor cara. Nadie le reprocharía a este presidente que fuese malo con los malos para cerrar la puerta a la utopía perversa del terror. Es más: la sociedad española necesita confiar en la firmeza de su liderazgo para soportar la tentación del desistimiento y mantener la resistencia moral de todos estos años. Si cundiese, aunque fuese sólo un poco, la idea de que al final puede producirse alguna clase de acuerdo, se irá resquebrajando la resistencia social y se abrirá paso una cierta resignación ante cualquier salida. Ése es el horizonte en el que ETA cree, pero es necesario que no crea nadie más. Absolutamente necesario. Absolutamente nadie.

Firmeza democrática
EDITORIAL EL Correo 3 Agosto 2009

El esfuerzo realizado por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para identificar y detener a los etarras que perpetraron el doble asesinato de Calviá ha pretendido sin duda responder con la máxima contundencia a la banda terrorista para evitar así que sus activistas y seguidores más cercanos conviertan la capacidad de destrucción y muerte demostrada en motivo de envalentonamiento. Pero, aunque dicho esfuerzo no dé frutos inmediatos, es seguro que servirá para estrechar aun más el cerco en torno a ETA. Por otra parte, los responsables institucionales saben perfectamente que dicho cerco será eficaz sólo si los etarras y sus sectores afines acaban comprendiendo que a su actividad no le esperanza otro horizonte que el desistimiento o la cárcel. Las declaraciones reiteradas estos días por los gobiernos de Madrid y de Vitoria y por el conjunto del arco parlamentario advirtiendo a ETA y a la izquierda abertzale de que no habrá negociación alguna con las armas del terror deberían ser suficientes como para que un mínimo sentido de la realidad condujera a la banda terrorista y a su entorno a reconsiderar su bárbara conducta.

Pero si esto no es así no se debe únicamente a la imperiosa necesidad que la trama terrorista tiene de no darse por enterada. Responde también al hecho de que en el pasado las instituciones del Estado han accedido a explorar el entendimiento con los etarras, demostrándose infructuosas todas las tentativas de negociación. Por eso es imprescindible que, además de oír el inequívoco mensaje de los poderes públicos, los etarras y quienes les sostienen sientan que van en serio y que jamás modificarán su negativa a negociar. Para lo que es imprescindible que no se den fisuras al respecto entre las fuerzas democráticas, que el discurso de firmeza se mantenga también en los períodos en los que no se produzcan atentados y que en ningún caso se deslicen mensajes ambiguos que puedan ofrecer a los etarras la mínima esperanza de una negociación futura. Porque además de que tal negociación contribuiría a deslegitimar la democracia, los responsables institucionales han comprobado ya perfectamente que ETA está genéticamente incapacitada para poner fin a su propia existencia mediante un diálogo con el Gobierno; diálogo que, cuando se ha producido, la banda ha utilizado para perpetuarse en su inercia terrorista.

Rubalcaba, no estando loco, dice que ETA seguirá viva cuando muera.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 3 Agosto 2009

Yo no sé cómo calificar a un ministro del Interior que a estas alturas dice que ETA no es ETA y que ETA seguirá viva cuando muera. Loco no está, pirado tampoco, ido menos, como una regadera en absoluto y desquiciado seguro que no, por tanto cuando dice esa barbaridad a sabiendas y en pleno uso de sus facultades mentales es por algo. La frase textual de Rubalcaba es: “Batasuna no estará jamás en las instituciones mientras ETA siga viva”, si asumimos que el ministro sabe que hay una sentencia firme del Tribunal Supremo que dictamina que Batasuna es ETA, que fue fundada por ETA y que es un componente más de ETA, lo que está diciendo realmente es “ETA no estará jamás en las instituciones mientras ETA siga viva”, por tanto un señor que es ministro de Interior, que no está chiflado y que dice que ETA seguirá viva cuando muera, está mandando un mensaje a ETA, y ese mensaje, para que ETA no tenga dudas lo ha dicho Rubalcaba con su boca de cometer tropelías, sus palabras textuales han sido “Mientras ETA no deje la violencia, Batasuna no volverá a las instituciones”, o sea, que si ponemos ETA donde Rubalcaba dice Batasuna, queda un mensaje de lo más claro destinado a ETA por Rubalcaba y por tanto por Zapatero: “Mientras ETA no deje la violencia, ETA no volverá a las instituciones”. Lo que me convence de que ZP ya está de nuevo en la cama con ETA.

Rubalcaba no está loco pero este es un país de locos donde su ministro del Interior le espeta a ETA un rimbombante “Abandonad toda esperanza” y casi en la misma frase les dice a los asesinos de ETA que no desesperen porque si abandonan la violencia volverán a las instituciones, o dicho de otro modo, lo que les dice a los terroristas es que la frase dantesca va para la galería, que ellos tranquilos, que si son buenos chicos pelillos a la mar y a las instituciones, por lo que no deben perder la esperanza de llegar un día a una institución como la consejería de Interior del País Vasco, todo es posible.

Rubalcaba debería dimitir ya mismo por la barbaridad que ha dicho, y si Zapatero no lo dimite es porque está de acuerdo con lo que Rubalcaba ha dicho, por tanto debería dimitir él también aunque sea en el palacio imperial de la Mareta el último día de sus vacaciones.

El colmo de este Maquiavelo de pacotilla que es Rubalcaba, es leer en El País la frase antológica completa dicha en la SER, y que si la hubiese dicho otro ya le habrían metido en un manicomio. Haciendo la sustitución de Batasuna por ETA, dado que son la misma cosa y hasta el cuerdo Rubalcaba lo dice en la frase, leeríamos:

Versión textual:
“Batasuna no estará jamás en las instituciones mientras ETA siga viva, porque los demócratas sabemos hoy que Batasuna es ETA. Por lo tanto, ETA tiene que dejar la violencia unilateralmente, incondicionalmente y para siempre y mientras ETA no deje la violencia Batasuna no volverá a las instituciones”

Versión real y para echarse las manos a la cabeza:
“ETA no estará jamás en las instituciones mientras ETA siga viva, porque los demócratas sabemos hoy que ETA es ETA. Por lo tanto, ETA tiene que dejar la violencia unilateralmente, incondicionalmente y para siempre y mientras ETA no deje la violencia ETA no volverá a las instituciones”

La hoja de ruta de Zapatero al infierno vuelve a ponerse en marcha, dado que se pasaron años dialogando con ETA y diciendo que no estaban dialogando con ETA, cuando el ministro de Zapatero dice ahora que “El final de la banda terrorista nunca va a ser dialogado”, tengo la convicción de que el final de la banda será dialogado y hará que la banda no desaparezca y que en estos momentos ya está Zapatero, por delegación, haciéndole cucacomas a ETA en la cama de diálogo.

Documentación.
El País. Interior advierte a Batasuna de que jamás será legal mientras ETA exista

Sentencia del Tribunal Supremo de ilegalización de Batasuna por ser ETA.

El titular de la Xunta se muestra abierto a recibir propuestas sobre la nueva norma, pero cumplirá sus promesas
Feijóo reitera que la derogación del decreto del gallego es una decisión sin vuelta atrás
AGN > SANTIAGO El Ideal Gallego 3 Agosto 2009

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mostró contundencia al asegurar que no hay vuelta atrás en su decisión de derogar el decreto que regula el gallego. La razón: “Es un compromiso electoral refrendado en la urnas, y en los pueblos democráticos los únicos que mandan son las urnas”, afirmó.

Feijóo respondió así a las declaraciones del portavoz parlamentario de Lengua del PSdeG, Francisco Cerviño, quien el pasado sábado indicó que los resultados de la encuesta elaborada por la Xunta no justificaban la derogación del decreto. Según, el máximo mandatario gallego, esos resultados no condicionan su decisión, que aseguró “no tiene vuelta atrás”, sino que sirven para la elaboración de la nueva norma que regulará la lengua gallega.

De esta forma, Feijóo aclaró que su Gobierno está abierto a todo tipo de propuestas, salvo la de mantener la actual legislación sobre el gallego y “siempre que sean legales”, dijo.

Galescolas > Con respecto a su decisión de modificar el nombre de las galescolas y sustituirlo por el de escuelas infantiles, el presidente gallego aseguró que esta iniciativa se reduce exclusivamente a la del cambio de nomenclatura, algo que según afirmó Feijóo, “tiene un coste inferior a una de las telas que ponían en los edificios cuando lo visitaba un representante del Gobierno anterior, simplemente para decir que estaba haciendo algo”.

“No vamos a cambiar las ropas ni los mandilones con banderitas”, aclaró Feijóo.

Crisis económica > Al ser preguntado sobre la situación económica, el máximo mandatario de la comunidad aseguró que “en Galicia no hay ninguna buena noticia”. Así, tras descubrir durante las primeras semanas en San Caetano la existencia de varios agujeros, Feijóo expresó su intención de luchar contra la crisis. “La situación económica hace que nos tengamos que centrar en los problemas que hay cada mañana encima de la mesa: no hay ninguna buena noticia en Galicia”, dijo.

Los Presupuestos de 2010 son otra de las cuestiones que el Ejecutivo que lidera Feijóo tiene encima de la mesa. En opinión del también líder de los populares gallegos, la elaboración de las cuentas para el próximo ejercicio tiene un problema: “El Gobierno nos está advirtiendo de la caída brusca de los ingresos”, avisó, y, por lo tanto, de la caída brusca de las posibilidades de un incremento en los mismos.

Déficit > Así, la Consellería de Facenda deberá estudiar todas las posibilidades antes de distribuir los fondos, ya que aunque la titular de la misma, Marta Fernández Currás, se mostró contraria a incurrir en déficit, Feijóo aclaró que “es una cuestión opinable que no se debe satanizar”.

Sin embargo, si apoyó la tesis de Currás, de no caer en déficit para cubrir los gastos corrientes del aparato burocrático y administrativo, algo que consideró “una mala decisión económica”.

Con respecto a la actuación del Gobierno de Zapatero para reavivar la economía estatal, Feijóo recordó que “el Estado gastó el doble de lo que ingresó”. Así, el titular de la Xunta echó de menos una hoja de ruta para sortear la crisis, al margen del déficit.

“Cuando la política económica estatal está mal orientada, es muy difícil orientar una política económica desde una comunidad”, opinó Feijóo quien destacó que Galicia lleva tres años sucesivos reduciendo los ingresos que recibe del Estado.

Feijóo mantiene la derogación del decreto del gallego: «El error hay que reformarlo»
Rajoy interviene hoy en la junta directiva de Galicia
ANA MARTÍNEZ | SANTIAGO ABC Galicia 3 Agosto 2009

«Las opiniones de las familias reafirman la necesidad de reformar el marco legal que regula las lenguas». El secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, extrajo esta conclusión de los datos resultantes de la consulta popular de preferencias idiomáticas, en la que los padres o tutores legales del 60% de los alumnos gallegos -los que participaron en el proceso- se mostraron contrarios al decreto actual defendido por el bipartito de Touriño, que establecía un 50% de las clases en gallego.

Educación marcará a partir de septiembre (agosto es un mes inhábil) el calendario de contactos para la reforma, aplicable desde 2010. Los resultados del sondeo, según este departamento autonómico, «si bien no son vinculantes, no es un referendo, sí son valiosos; es una opinión más que vamos a incorporar a las que tenemos de otros agentes sociales, políticos y educativos», manifestó Lorenzo.

La misma tesis fue defendida por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, «porque las familias han reafirmado alto y claro la cortesía, urbanidad y cordialidad lingüística que hay en Galicia. Es el mensaje que nos han dado, y que pondremos sobre papel en el nuevo decreto», afirmó.

En declaraciones a Efe, aseguró que los progenitores son «los primeros interesados en la educación de sus hijos, y la prueba de ello es que casi un 60% ha expresado con claridad y en libertad su idea», adujo. «Ya quedó claro en las elecciones, y ahora se refrenda. El actual decreto que regula el uso del gallego en la educación es un error con el que está en desacuerdo la sociedad gallega, por lo que es necesario reformarlo», añadió.

El jefe del ejecutivo autónomo comentó que la sociedad galaica «está muy por encima del debate político; y además de la enseñanza bilingüe apoya la otra gran necesidad del sistema educativo, que es el conocimiento de una tercera lengua, el inglés, para abrirles puertas a sus hijos en lugar de cerrárselas», apostilló con rotundidad.

Desde la cartera de Jesús Vázquez, se señaló que el menor aprecio por el gallego es algo que debe corregir la ciudadanía. «Es un trabajo que no puede hacer solamente un gobierno, ni siquiera un decreto», suscribió Lorenzo.

El BNG exhorta a la Xunta a «cumplir las encomiendas del Estatuto, entre ellas, defender la lengua propia»
DAVID BALADO| SANTIAGO ABC Galicia 3 Agosto 2009

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, censuró este fin de semana la encuesta sobre el uso del gallego en las aulas por «ausencia de rigor» y afirmó, para justificar su postura, que «casi la mitad de los padres gallegos no quisieron participar» en la consulta. El portavoz nacionalista afirmó que el Gobieno gallego «debe dedicarse a cumplir las encomiendas del Estatuto de Autonomía, entre ellas, defender el gallego». Guillerme Vázquez reiteró además, la postura del BNG sobre la encuesta -«una consulta previamente destinada a cumplir un fin, el de derogar el decreto del gallego en la enseñanza y justificar algo que no tiene justificación»- y dudó de la legitimidad de los datos aportados por la misma ya que, según el nacionalista, las cifras publicadas «ni siquiera las tienen muy claras los que encargaron la consulta», por lo que «no pueden ser vinculantes en ningún caso».

Los Comités Abertos de Galicia, organización estudiantil, dijeron ayer «que el uso del gallego no es competencia exclusiva de padres y madres», sino de «toda la sociedad». Anunciaron su intención de «deslegitimar» la consulta de la que afirmaron: «no existe garantía de que los resultados no pasaran por un filtro para hacerlos a la medida de las necesidades del Gobierno».

La MLL quiere que los alumnos se examinen de castellano o de gallego
DAVID BALADO | SANTIAGO ABC Galicia 3 Agosto 2009

En un comunicado enviado a ABC en el que la Mesa por la Libertad Lingüística exige una rectificación de la información publicada ayer -en la que se recoge que la MLL ha iniciado una campaña para eliminar el examen de Lingua y Literatura Galega de la Selectividad-, los responsables de la asociación afirman que esto es falso, ya que lo que defienden es «que los alumnos puedan elegir en cual de las dos asignaturas les interesa examinarse en la Selectividad»: en la citada Lingua e Literatura Galega o en Lengua y Literatura Castellana. En efecto, supondría eliminar la obligatoriedad de demostrar, por parte de los estudiantes gallegos, sus competencias lingüísticas en las dos lenguas, tal como ha venido haciéndose hasta ahora.

En declaraciones a ABC, el máximo responsable de la MLL, José María Martín López-Suevos, afirma que la junta directiva de su organización ha considerado oportuno plantear esta posibilidad en el marco de la reformulación del uso de las lenguas en el sistema educativo. Para la MLL es injusto que los estudiantes gallegos tengan que presentarse a un examen más en las pruebas de acceso a la universidad que el resto de los españoles por vivir en una comunidad autónoma en la que existen dos lenguas.

Cabe destacar que una cosa es la lengua que se utiliza en el sistema educativo para vehicular los contenidos y otra muy distinta es la existencia de dos asignaturas obligatorias que garantizan el aprendizaje de los dos idiomas hablados en Galicia.

López-Suevos considera que no es necesario que los alumnos tengan que demostrar su conocimiento en ambas en las pruebas de acceso a la universidad, ya que eso implicaría hora y media más de examen que aquellos alumnos que viven en comunidades monolingües.

«Eso no quiere decir que queramos eliminar el examen de gallego, lo que queremos es que los alumnos escojan entre uno y otro», afirmó López-Suevos, quien añadió, que en su caso ve «más útil el castellano que el gallego, pero en todo caso es una opinión personal mía, lo que no quiere decir que desde la asociación defendamos que la gente pueda optar sólo por el examen de castellano», opinó.

A la pregunta de si su organización comparte la propuesta de Galicia Bilingüe de separar a los alumnos en aulas distintas en función de la lengua en la que sus padres eligan educarles, López-Suevos dejó bien claro que defienden todo lo contrario: los alumnos tendrían derecho a elegir la lengua en la que estudian, se dirigen a los profesores y hacen los exámenes, pero ello no quiere decir que tengan que separarse. «No tiene sentido ni presupuestariamente ni por la realidad lingüística de Galicia», sentenció el responsable de la MLL., quien añadió que respetan también la libertad de los profesores a la hora de usar uno u otro idioma al dirigirse a sus alumnos: «que lo hagan en la lengua en la que mejor se expresen».

Bilingüismo impuesto
Nota del Editor 3 Agosto 2009

Con la MLL compartimos muchos flancos de la lucha por la libertad lingüística, pero estamos en absoluto de deacuerdo con su postura de imposición obligatoria de la lengua regional, que si bien se basa en la doctrina anticonstitucional del Tribunal Constitucional, atenta contra la libertad y derechos civiles y constitucionales de los español-hablantes. Quien quiera, libremente, participar en un sistema educativo en el que cada uno utiliza el idioma, regional o español, indistintamemte, fuera de los primeros cursos de enseñanza infantil en los que por razones didácticas se recomienda el uso de la lengua materna, no tiene sentido.

Laporta impone el catalán como "lengua propia" del Barça
Reformará los Estatutos del club azulgrana
 www.lavozlibre.com 3 Agosto 2009

Barcelona.- Joan Laporta, presidente del Barça, que someterá a aprobación los nuevos Estatutos del club en la Asamblea de Compromisarios del 19 de agosto, ha introducido un nuevo cambio en los mismos: imponer el catalán como "lengua propia".

Textualmente, los nuevos Estatutos recogen el "reconocimiento estatutario del catalán como lengua propia del FC Barcelona y de utilización normal y preferente en todas las actividades del Club".

Sobre el castellano no se hace ninguna mención, en un gesto más por parte del actual presidente Laporta de catalanizar el club azulgrana.

Esta medida implica que todos los actos oficiales que tengan que ver con el Barça se realizarán en catalán, como ruedas de prensa, anuncios por megafonía, comunicaciones con los socios, rotulación de carteles o el trato oficial en el extranjero.

El pasado fin de semana, en una visita a Hollywood durante la gira norteamericana que está llevando a cabo el Barça, aclaró al Gordo y el Flaco que es de Cataluña y no de España.

También se ha conocido recientemente que en Can Barça se está desarrollando una campaña lingüística para que todos sus jugadores, incluidos los extranjeros y los niños de las categorías inferiores, hablen el catalán preferentemente.

De hecho, según fuentes próximas a Samuel Eto'o, el ex futbolista del FC Barcelona fue reprendido en 2006 tras un partido con el Racing de Santander por pedir a un periodista que le repitiera una pregunta en castellano, pues en catalán no la entendía.

El gesto del camerunés no gustó al club y Txiki Beguiristáin, director deportivo del Barça, se reunió con el jugador para decirle que aprendiera catalán y respetara la "identidad catalana" del club.

Lo mismo ocurre con los chavales de las categorías inferiores. En la pasada cena anual del fútbol base, Joan Laporta exigió a los niños recién llegados al club "respetar la identidad catalana del club y hablar y escribir catalán".

Esta asociación Barça-identidad catalana propició que la hermanita de Messi volviera a Argentina por no poder adaptarse a la ciudad.


 

Recortes de Prensa   Página Inicial