AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 17 Septiembre 2009

 

Sánchez Manzano
El poder del juez
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Septiembre 2009

Ayer empezó una nueva etapa política en España. El poder de un juez ha conseguido vencer la mentira, la terrible patraña, sobre la que se ha montado, desde el 11-M de 2004 hasta hoy, la vida política en nuestro país. Asistimos al fin de lo "acordado" por la casta política y judicial hace años. Ya no vale decir que el 11-M no dejó herida de muerte la democracia española. Esta aserción ficticia y engañosa sobre la que se ha montado tanto el poder de Zapatero como el de la oposición ha quedado rota. Ha saltado hecha añicos. Es imposible reconstruir esa falsedad después de la sentencia que desestima la demanda del comisario Sánchez-Manzano contra Jiménez Losantos y los compañeros de El Mundo.

Porque la verdad judicial de esta sentencia trasciende los casos concretos de los demandados, mantengo que su argumentación reabre en canal la interpretación del golpe de Estado dado el 11-M a la democracia española. El poder, de verdad, autónomo de una juez, basado en una limpia sentencia, que suscribiría cualquiera que tenga un poco de sentido común, hará cambiar, en mi opinión, el rumbo judicial y político de España. El cambio judicial es obvio. Está a la vista. ¿Quién hubiera podido prever esa sentencia hace unos días? Pocos. Quizá nadie.

Sin embargo, las sorpresas que nos pueden deparar determinados profesionales de la justicia, o sea, jueces que creen en su oficio se hallan reflejadas en esta resolución. Son más que sorpresas de la vida política; en verdad, son estímulos necesarios para que el sistema democrático no sea arruinado por el silencio cómplice de los jefes de la casta política y judicial. Cuando un juez, sólo un juez, cumple con su deber es capaz de hacer más por la Justicia española que todos los jueces juntos, que ponen su "saber" al servicio del poderoso o, peor, de una efímera fama. Ayer, cuando muchos jueces conocieron la sentencia de su compañera, estoy convencido de que sintieron sana envidia de la persona que dictó esa resolución. El entusiasmo que genera la verdad nunca es comparable al resentimiento que produce la ideología.

Me atrevo a mantener que el entusiasmo despertado en cientos de jueces por esta sentencia sólo es comparable a la ilusión democrática que ha ejercido sobre las víctimas del 11-M, o sea, todavía es posible saber qué pasó el 11-M. Más aún, esta sentencia abrirá una nueva etapa en la política española. ¿Novedad política? Sí, sí, gracias a esa sentencia, el 11-M, la mayor tragedia de la historia de España reciente, quizá haya dejado de ser el peor símbolo de la muerte de la política, o sea, la imposibilidad que hasta hoy teníamos los ciudadanos de España de combatir el mal con el bien. El 11-M no puede cerrarse so pena de aceptar la muerte de la democracia. Es menester reiterar el "queremos saber qué pasó". Este grito no es un reproche sino un acto simbólico de refundación de España como un genuino Estado de Derecho. Una democracia real y no de boquilla.

A pesar de todo, nadie crea que soy un iluso. Sigo pensando que la Justicia en España es dependiente del poder Ejecutivo; sin embargo, por fortuna, la Justicia a veces emerge a la superficie gracias a los jueces, a los grandes profesionales que se toman muy en serio su cometido. Su vida. Entonces, cuando un juez cree en la justicia, su poder es tan grandioso que conseguirá hacer revivir lo que yace en la losa de la "política institucional". Serán los jueces, repito, y no la "Justicia", quienes salvarán a lo poco que queda de nación de caer, definitivamente, en los lodazales de quienes mantienen que Montesquieu ha muerto. Los jueces, pues, no se salvarán si no salvan su circunstancia. He ahí la principal lección que extraigo de la sentencia de doña Cristina Lledo Fernández.

Una confesión comprometida para Manzano
EDITORIAL El Mundo 17 Septiembre 2009

EL CONTENIDO DE LA DECLARACIÓN DE Sánchez Manzano ante la juez que instruye la querella presentada por las víctimas por ocultación de pruebas, denegación de auxilio a la justicia y falso testimonio en la investigación del 11-M deja en una situación muy comprometida al ex jefe de los Tedax desde el punto de vista del incumplimiento del reglamento interno del cuerpo y también en lo que se refiere a sus posibles responsabilidades penales. El ex comisario, responsable de recoger las muestras en los focos de las explosiones, admitió que ordenó destruir casi todos los restos por considerar que eran simples «objetos» y no pruebas, muestras o vestigios útiles para la determinación del tipo de explosivo empleado en los atentados. Hay que recordar que a la Audiencia Nacional sólo llegaron 23 muestras procedentes de los 12 focos del 11-M. Según la declaración de Sánchez Manzano, fueron los Tedax a sus órdenes los encargados de seleccionar qué restos debían ser conservados y cuáles no. Con esta confesión, Manzano ya está admitiendo haber vulnerado el reglamento interno del cuerpo que él mismo dirigía, que desde 1989 establece que a la unidad central «le corresponde la custodia a disposición de las autoridades judiciales de los restos de explosivos». Está bien claro que su obligación era custodiar los restos, no decidir cuáles eran «muestras» para la investigación de los explosivos y cuáles no eran más que «objetos» sin valor pericial. Sólo la autoridad judicial podía tomar la decisión de destruir estos restos. Pero hay más. El ex jefe de los Tedax no pudo precisar qué pasó con algunos de los restos seleccionados y analizados por la perito y que también desaparecieron.

Al margen de esta flagrante violación del reglamento interno, su declaración tampoco le beneficia desde el punto de vista penal. Las víctimas le acusan de la omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento por ocultación de pruebas y falso testimonio. Efectivamente, al admitir que destruyó la mayor parte de los restos de los focos y teniendo en cuenta que, debido -al menos en parte- a su actuación no se sabe con certeza la clase de explosivo que usaron los terroristas del 11-M, cabe tipificar su conducta en el artículo 408 del Código Penal que castiga a los funcionarios que no promuevan la persecución de los delitos, o bien en el 451.2 que castiga a los que ayudan a obstruir la investigación de los delitos.

Existen hasta tres momentos en los que se produce esta destrucción/ocultación de pruebas. Primero, en la selección de los restos que se entregan al laboratorio para su análisis. Segundo, en la no remisión de las muestras a la Policía Científica. Y tercero, en la desaparición de algunos vestigios que sí fueron analizados en el laboratorio de los Tedax, pero que nunca llegaron a la Audiencia. Entre otros, el algodón con el que se recogieron muestras del explosivo, así como telas y tierra que el laboratorio reconoce haber recibido y analizado. Manzano hace frente asimismo a una acusación de falso testimonio por mentir cuando aseguró en el juicio que «nunca» había enviado a la Policía Científica vestigios de explosiones. Al ser puesto en evidencia por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, ayer afirmó que no dijo «nunca», sino que esa remisión se producía en contadas excepciones. Ahí están las actas del juicio para comprobar si Manzano incurrió o no en falso testimonio.

Al margen de las consecuencias que tenga esta declaración para el horizonte procesal del ex responsable de los Tedax, hay que preguntarse, como en tantas otras ocasiones, si estamos ante la más absoluta y total de las negligencias por parte de un responsable de un cuerpo de élite; o si la confesada destrucción de casi todos los restos del 11-M, obedeció al propósito de enmascarar u ocultar lo sucedido. Es absurdo pensar que Manzano no calibrase la trascendencia de destruir o conservar los restos recogidos para la investigación del mayor atentado de la Historia de nuestro país, teniendo en cuenta que la autoría no estaba clara en los días en los que el ex jefe de los Tedax tomó la decisión y que su perita sólo había detectado «componentes genéricos de las dinamitas». Lo lógico sería que se le sentara en el banquillo y un tribunal determinara cuáles fueron sus móviles.

La sentencia contra Sánchez Manzano
Luis del Pino Libertad Digital 17 Septiembre 2009

La sentencia del Juzgado de Instrucción 56, que desestima en su integridad la demanda de protección del honor que Sánchez Manzano había interpuesto contra El Mundo y cuatro de sus periodistas, marcará un antes y un después en las investigaciones del 11-M.

Tiene gracia que tenga que ser una juez de primera instancia la que se atreva a poner negro sobre blanco lo que, a pesar de resultar evidente, los jueces de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo no se atrevieron a confirmar en su día: que se han producido gravísimas irregularidades en las investigaciones del 11-M, como algunos medios de comunicación (¡qué pocos!) venimos denunciando desde hace ya tiempo.

Porque la juez Lledó (mis felicitaciones, señora) no se ha limitado a rechazar la demanda invocando genéricamente el derecho a la libertad de expresión, sino que ha entrado al fondo del asunto, examinando las pruebas aportadas por El Mundo y las declaraciones de los testigos, y estableciendo un relato de los hechos que deja a Sánchez Manzano, y a la propia versión oficial, a los pies de los caballos.

Porque se confirma que Sánchez Manzano ordenó llevar los restos de los trenes a la Unidad Central de Tedax, en contra del cauce usual, que era que se llevaran a la Brigada Provincial de Desactivación de Explosivos.

Porque se confirma que el laboratorio de los Tedax, a diferencia del de la Policía Científica, no contaba con el equipamiento necesario para los análisis detallados que había que realizar a las muestras, a pesar de lo cual no se enviaron a la Policía Científica esos vestigios que nos habrían permitido conocer qué explosivo estalló en los trenes.

Porque se confirma que Sánchez Manzano volvió a faltar a la verdad en el juicio del 11-M (ya lo había hecho antes en la Comisión de Investigación del 11-M, al decir que la nitroglicerina era un componente común a todas las dinamitas), cuando dijo que NUNCA se enviaban restos no pesables (es decir, residuos de explosiones) a la Policía Científica.

Porque se revela que la Brigada Provincial de Tedax remitió a la Unidad Central dirigida por Sánchez Manzano una nota informativa (dato que hasta ahora desconocíamos) indicando que la mochila de Vallecas no estalló porque tenía dos cables sueltos, a pesar de lo cual el comisario Sánchez Manzano no comunicó ese extremo al juez Del Olmo en el informe sobre explosivos de 26 de abril de 2004, en el que se afirmaba que se desconocían las causas por las que la mochila no había estallado.

Porque se confirma que lo primero que se hizo con el teléfono encontrado en la mochila de Vallecas, en la madrugada del 12 de marzo, fue desarmarlo para efectuar el análisis de huellas dactilares y que eso implica, necesariamente, que se perdió cualquier información de programación que el teléfono tuviera. A pesar de lo cual, Sánchez Manzano le dijo al juez Del Olmo que el teléfono estaba programado en modo alarma, con las 7:40 como hora de activación.

Lo que esta "verdad judicial" establece es tan contundente, respalda hasta tal punto lo que hemos venido publicando a lo largo de todo este tiempo, que puede tener consecuencias de largo alcance en los diversos procesos abiertos en relación con el 11-M.

Para empezar, Sánchez Manzano queda en una posición indefendible en la querella por los delitos de falso testimonio y de encubrimiento por ocultación de pruebas, que contra él se instruye a instancias de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Porque ahora tenemos que varias de las irregularidades más graves denunciadas desde los medios de comunicación han recibido un respaldo judicial.

Pero la sentencia que ayer conocimos también puede tener, debería tener, influencia en la causa que sobre el 11-M se sigue instruyendo en la Audiencia Nacional. ¿O es que acaso el juez Velasco puede hacer oídos sordos a estos nuevos hechos probados y continuar instruyendo, como si nada, una causa contra islamistas de opereta que aparecen y desaparecen, que mueren y resucitan, en un vano intento de afianzar una instrucción sumarial que, como la sentencia de ayer demuestra, está podrida desde su mismo inicio?

La justicia avala las investigaciones de El Mundo en una demoledora sentencia contra Sánchez Manzano?
asociacion@11mverdadyjusticia.es  17 Septiembre 2009

La Plataforma Ciudadana Peones Negros muestra su satisfacción por la resolución judicial de la demanda interpuesta por D. Juan Jesús Sánchez Manzano contra el diario El Mundo y varios de los profesionales que desarrollan su labor en el citado medio. En la misma semana en que el que fuera Comisario Jefe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos (TEDAX) ha declarado como imputado por la querella presentada por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11M que mandó destruir casi todos los restos recogidos en los focos de explosión y en que varios de sus subordinados han contradicho abiertamente sus declaraciones en dicho juicio, Sánchez Manzano ha sufrido un gran revés ante la Justicia. Ésta ha dictaminado que las informaciones publicadas por El Mundo sobre Sánchez Manzano no sólo están amparadas por las libertades de expresión e información, sino que además son “veraces, sólidas y rigurosas”.

La juez Lledó no se limita a desestimar íntegramente la demanda del ex comisario sino que, entrando en el fondo del asunto, avala la veracidad de más de un centenar de artículos de El Mundo, lo que implica el respaldo judicial a una investigación independiente que ha puesto en cuestión la versión oficial de lo ocurrido el 11 de marzo de 2004.

En este sentido, Peones Negros quiere resaltar que este respaldo judicial afecta, entre otros asuntos, a una de las pruebas básicas del caso, la mochila de Vallecas, pieza angular en la construcción de la versión oficial. El fallo establece que es falso el informe en el que se hacía constar que el teléfono de la mochila conservaba la hora programada, lo que implica que Sánchez Manzano mintió al juez Del Olmo, instructor del caso, pues tal y como demostró El Mundo en su momento, al extraerle la batería se produjo el borrado de la memoria.

Por último queremos destacar que la sentencia establece que las opiniones publicadas "no son atentatorias contra el honor, sino fruto de una crítica periodística admisible ante una serie concatenada de hechos que revelaban anomalías y disfunciones de diverso signo", así como que opinar "que el 11 M se engendró muy probablemente en el seno o al menos en el regazo del Estado..." es hipótesis protegida por la libertad de expresión, aunque a algunos les pueda parecer sorprendente y disparatada y a otros, por el contrario, factible dado el antecedente del llamado caso GAL"

Peones Negros confía en que esta sentencia sirva de base para emprender nuevas acciones judiciales que permitan esclarecer todo aquello que la instrucción, el juicio y la sentencia de la Audiencia Nacional no aclaró en relación a los atentados del 11 de marzo.

Plataforma Ciudadana Peones Negros - www.peonesnegros.es
Asociación 11M - Verdad y Justicia - www.11mverdadyjusticia.es

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Els forasters
Juan Julio Alfaya //blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php 17 Septiembre 2009

EL MENSAJE DE UN CHAVAL DE 16 AÑOS
Soy un chaval de 16 años recién cumplidos, y empecé el instituto recientemente. La verdad iba bastante contento ya que a partir del Bachillerato puedo irme por la rama que a mí me gusta, las letras.

Éste es el primer año que voy a empezar filosofía, una asignatura por la que siento gran admiración y que me interesa mucho. Me pasé parte del verano leyendo textos filosóficos, mirando apuntes de amigos que ya habían cursado esta asignatura en años anteriores. Y cual fue mi sorpresa cuando hoy, que empezamos las clases de filosofía, entre las normas básicas y los objetivos para aprobar, está el hacer los exámenes en catalán, exámenes que son el 90% de la nota.

No me parece normal que en un país como éste, en una sociedad “moderna y libre”, se nos imponga un idioma, cuando se trata de una comunidad bilingüe.

Señor presidente, en vez de tanto ordenador portátil para cada alumno de 5º de primaria, ¿por qué no se preocupa por cosas mas importantes que afectan a un mayor sector de la población (hablando de Baleares)?

Me parece ridícula la situación que tengo que vivir. La solución más fácil, aguantarme, hacerlo en catalán y ya, cuando llegue la hora de la universidad irme fuera, ¿no?

Claro, es verdad que para los mallorquines “els forasters” no somos bien recibidos, y lo mejor es que nos vayamos… Esta situación me parece muy crítica, y no soy una persona fácil de callar. Si esto sigue adelante y no cambian las leyes, seré yo el que me ponga en marcha hablando con periódicos y emisoras de radio, y montando manifestaciones con un gran sector de
estudiantes que comparten mi opinión. Es algo urgente que hay que cambiar, la cosa no se puede dejar en el aire más tiempo, es algo que importa a todas las personas, ya que hablamos del futuro de España.
(Sin firma por miedo a represalias)
>>>
MI RESPUESTA
Estimado amigo:
La solución no es resignarse, sino asociarse y luchar. El que la sigue, la consigue. Y esa lucha os compete sobre todo a los jóvenes. En Galicia la situación no es tan grave como en Baleares porque no tenemos una Cataluña cerca como pez grande que se come al chico, pero es verdad que hemos tenido que organizarnos y luchar.

En muy poco tiempo se crearon varias asociaciones cívicas para defender la libertad lingüística, detrás de la cual hay otras libertades y derechos que son afectados por la imposición coactiva del gallego. Por ejemplo, el dinero que se dedica a la imposición, se sustrae a la Sanidad, a la atención a los ancianos, a los desempleados, etc.

Aquí muchos ancianos que viven solos aparecen muertos en sus casas y los descubren cuando empiezan a descomponerse por el olor. El otro día uno se cayó al pie de la cama de su mujer inválida y estuvo varios días tirado en el suelo, sin poder levantarse, hasta que alguien avisó a la Guardia Civil.Pero ya era demasiado tarde. El pobre hombre murió nada más llegar al hospital. En cambio para subvenciones al gallego y a la defensa “identidad gallega”, sobra el dinero, como si cuidar la vida de nuestros ancianos no formase parte de nuestra identidad no cultural, sino humanitaria. Me parece una situación que clama al cielo.

Además el PP, el único partido que podría hacer algo, da una de cal y otra de arena, engañando a sus electores y mareando la perdiz con chapucillas como la reivindicación de la “L” para La Coruña y minucias por el estilo.

Querido amigo, recibe un fuerte abrazo desde Galicia.
Ánimo y adelante.
Juan Julio Alfaya
?Gallegos Hispanohablantes
1) http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php
2) http://blogs.lavozlibre.com/galicia/
 

Recortes de Prensa   Página Inicial