AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 18 Septiembre 2009

 

A Zapatero le han perdido el respeto
LUIS MARIA ANSON El Mundo 18 Septiembre 2009

MARIO VARGAS Llosa reprocha a Zapatero que haya instalado en Madrid un salón VIP para recibir a los más indeseables caudillos populistas como Evo o Chávez. Claudio Magris se asombra de las extravagancias monclovitas. Solbes se va como un señor para no votar el disparate de unos Presupuestos que contribuirán al zarandeo de la economía española. La caravana de los ministros en fuga se ha puesto en marcha. Periodistas responsables como Ignacio Camacho hablan de estampida. Leire Pajín se encampana. Bibiana Aída levanta su puño de pitiminí. Elena Salgado protesta sordamente de que Zapatero se haya dejado tomar el pelo por Berlusconi. El Gobernador del Banco de España clama en el desierto. Montilla se evade de la disciplina del PSOE y amenaza. El cachondeo internacional por las ocurrencias zapaterescas crece. Rajoy llama al presidente de todo menos listo. Carod Rovira se mofa abiertamente de la política zapatética. En lugar de integrar a los partidos nacionalistas el presidente ha exacerbado su secesionismo. El alcalde de un pueblecito catalán, perteneciente al partido nacionalista que gobierna aliado con Zapatero, ha organizado un referéndum independentista. No hay reacción en Moncloa. Todo vale. Nadie obedece en España: ni profesores ni alumnos ni fiscales ni políticos ni empresarios ni sindicalistas. Ni siquiera las señoras de la limpieza del palacio presidencial. Todo el mundo cuestiona a Zapatero. Hasta el diario adicto le ha clavado un rejón de muerte. Sic transit.

En poco más de un año hemos pasado de la euforia al reconocimiento de la crisis, más tarde a la recesión, a los 4.500.000 parados, a los horizontes de catástrofe. Zapatero se defiende como puede dando palos de ciego mientras las estructuras que le apoyaban se desmoronan a ojos vista. Si se alineara frente a él una oposición seria que le saltara a la yugular, a Zapatero no le quedarían ni dos telediarios. Pero se enfrenta con la mediocridad y el merengue. Aun así, la gente se está dando cuenta de que hasta Rajoy le puede ganar las elecciones generales. Gentes cercanas a Felipe González, antiguos pesos pesados del partido, así lo proclaman. Están atónitos mientras pasan las cuentas del rosario de los disparates que emanan de Moncloa.

El think tank zapateresco tiene, sin embargo, las ideas claras: presidencia europea abrillantada por los medios de comunicación, mejora aunque sea artificial de la economía, compra descarada de votos enmascarada tras el antifaz de las prestaciones sociales. Y, después, el incendiario se presentará a las elecciones como el bombero capaz de apagar los fuegos y dominar la devastación. A pesar de que dentro y fuera del partido, dentro y fuera de España, le hayan perdido el respeto a Zapatero, el equipo de pensamiento monclovita confía en enderezar las cosas contando con la inanidad de Rajoy y sus gentes más cercanas.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

La Justicia avala a EL MUNDO y acosa a Manzano
EDITORIAL El Mundo 18 Septiembre 2009

LA SENTENCIA del juzgado nº 56 de lo civil de Madrid marca un hito en la historia de la investigación de la masacre del 11-M al desestimar la demanda del comisario Sánchez Manzano y dar un importante espaldarazo al trabajo de nuestro periódico, cuyas informaciones considera «veraces, sólidas y rigurosas».

Ello adquiere un doble valor en un momento en el que Sánchez Manzano acaba de declarar en sede judicial por una querella de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, que le acusa de ocultación de pruebas, falso testimonio y denegación de auxilio a la Justicia por la destrucción de casi todos los restos de los focos de los explosivos que estallaron en los atentados y su labor negligente en la identificación del tipo de dinamita utilizada por los terroristas.

Nunca le agradeceremos lo bastante a este comisario que diera el paso de poner una demanda civil contra EL MUNDO, lo que nos ha permitido pedir y obtener una serie de importantes pruebas durante el procedimiento a las que no hubiéramos tenido acceso de otro modo.

«Veraz en lo sustancial»
El fallo judicial desestima todas las acusaciones de Sánchez Manzano contra EL MUNDO y avala, por el contrario, la veracidad de casi un centenar de artículos e informaciones aparecidos en este periódico. Dice la sentencia de forma muy elocuente: «Es lo cierto que la información contenida en los artículos enjuiciados es veraz en lo sustancial y no está basada en rumores ni en meras conjeturas. En esencia, ha quedado probada la sustancial conformidad con la realidad de los hechos expuestos o divulgados en ellos». Más alto y más claro no se puede decir.

En consecuencia, la juez establece que no se ha vulnerado el honor de Sánchez Manzano, puesto que «resulta indiscutido el carácter noticiable de los hechos por su relevancia pública» y lo publicado «encaja dentro de un concepto de veracidad entendido como diligente búsqueda de la verdad» por parte del periódico.

La sentencia dice, además, que «las ideas, opiniones, juicios personales, hipótesis y conclusiones formuladas en los textos analizados, con los que se podrá estar conforme o no, (...) no están desconectadas de una base fáctica real (...) ni se observa en ellas una específica intencionalidad de injuriar». Dicho esto, subraya que Sánchez Manzano ha de asumir las críticas al haber ejercido un cargo de «inherente notoriedad pública».

Hecha esta convincente defensa de la libertad de expresión y de opinión, la juez pasa a realizar un examen riguroso de las acusaciones de Sánchez Manzano y concluye que no sólo muchas de las imputaciones del comisario contra nuestro periódico son falsas sino que además encubren lo que ella llama «anomalías» en su actuación tras el 11-M. La simple lectura de su descripción basta para apreciar que se trata de conductas al menos indiciariamente delictivas.

Habría que distinguir dos tipos de esas conductas. Las primeras guardan relación con los hechos que están siendo investigados por la querella de la Asociación de Ayuda a las Víctimas, o sea con la ocultación de pruebas y el falso testimonio respecto a los explosivos. Las segundas se refieren a hechos nuevos, que no están directamente relacionados con esa investigación.

Estos hechos no conectados con la causa que ya se instruye contienen una base más que suficiente para iniciar una nueva acción penal contra Sánchez Manzano, mientras que los aspectos relacionados con los explosivos podrían incorporarse en forma de ampliación de querella de la propia Asociación de Ayuda a las Víctimas a ese sumario en el que ya ha declarado el comisario.

Ayer mismo, el jefe de los Tedax de Madrid corroboró en esta causa lo que ya había dicho en el juicio del 11-M: que sus subordinados recogieron 80 bolsas de restos en los escenarios de los atentados, material que nunca llegó a estar a disposición ni del juez instructor ni de la Policía Científica porque Sánchez Manzano ordenó su destrucción. Este jefe de los Tedax afirmó que el comisario violó los protocolos al tomar decisiones que no le competían.

A este respecto, la juez considera acreditado que Sánchez Manzano no remitió las muestras tomadas en los focos de las explosiones a los laboratorios de la Policía Científica, que contaban con los medios técnicos adecuados para averiguar el tipo de explosivo, y designó de forma «exclusiva» a una perito sin medios para realizar tal identificación.

La juez cree también acreditado que Sánchez Manzano no dijo la verdad al declarar en el juicio del 11-M que los Tedax «nunca» habían enviado los restos no pesables de explosivos a la Policía Científica cuando un informe de Interior solicitado por nuestro periódico demuestra que ese tipo de restos se enviaron al menos en 10 ocasiones. ¿Por qué no se hizo en el atentado más importante de nuestra historia?

Y además considera demostradas otras actuaciones del comisario como su negligencia al no inventariar los restos que estuvieron en contacto con las explosiones, que fueron trasladados al almacén de los Tedax, o el hecho de que la perito encargada de los análisis no pudiera examinar «las soluciones acuosas de los focos de las explosiones».

«Nuevos motivos de querella
Pero además de la actuación de Manzano en relación a los explosivos, la juez considera probadas ocultaciones o manipulaciones muy graves que podrían dar lugar a una nueva acción penal. Por ejemplo, señala en su fallo que el informe en el que se hacía constar que el teléfono de la mochila de Vallecas conservaba la hora para la que había sido programado para hacer estallar las bombas era falso. Ello supone que el comisario engañó al juez Del Olmo porque, como nuestro periódico ha podido demostrar, es imposible que guardara la hora: ese dato se había borrado de la memoria del aparato al extraer la batería. La juez concluye que el trabajo de EL MUNDO fue «serio y riguroso», por lo que «tal información debe merecer el carácter de veraz aunque no haya sido probado en el juicio (del 11-M) y no lo recoja la sentencia».

Siguiendo con las ocultaciones, la juez considera también probado que Manzano no dijo la verdad a Del Olmo al informarle de que la mochila de Vallecas estaba lista para estallar y no era posible determinar el motivo por el que no había explotado. La realidad es que no estalló porque los cables no estaban conectados al detonador, como la radiografía hecha por la Policía y que consta en el sumario demostraba.

Otro hecho acreditado es que el comisario afirmó en un escrito enviado al juez Del Olmo que no había relación alguna entre la utilización de móviles por parte de ETA y el modus operandi del 11-M. Ello es falso, ya que la juez ha podido constatar gracias a un informe policial aportado por nuestro periódico que a un comando de ETA se le incautó en mayo de 2002 «un dibujo manuscrito de un teléfono móvil manipulado para ser utilizado como sistema de iniciación de explosivos». Manzano creyó conveniente que Del Olmo no tuviera este dato tan relevante.

Resulta imposible determinar si el comisario cometió estos fallos garrafales -algunos de ellos, probablemente delictivos- porque era un absoluto incompetente o porque pretendía manipular la investigación del 11-M al orientarla en la dirección de la versión oficial.

Ninguna de las dos hipótesis exime a Sánchez Manzano de su grave responsabilidad de haber obstaculizado la investigación del 11-M. Ayer no sólo ha perdido su demanda sino que ha quedado un paso más cerca del banquillo.

11-M
¿Quién llamó a Manzano?
Emilio Campmany Libertad Digital 18 Septiembre 2009

Del aluvión de noticias sobre el 11-M que han rodeado estos últimos días a Sánchez Manzano a cuenta de su declaración por la querella presentada contra él y la sentencia que rechaza su demanda contra El Mundo y varios periodistas, hay una que sobresale. El comisario jefe de los TEDAX reconoce que ordenó la destrucción de la mayor parte de los restos recogidos en los focos de las explosiones del atentado del 11 de marzo. ¿Por qué lo hizo? Él ha explicado que la mayoría de esos restos eran meros objetos y no muestras. La única forma de interpretar sus palabras en su beneficio es la de entender que consideró que tales "objetos" no eran aptos para ser analizados. Sin embargo, él mismo reconoce que no es un químico. Por no ser, ni siquiera es artificiero y sus conocimientos sobre explosivos son superficiales. ¿En base a qué criterio determinó qué era objeto y qué muestra?

El Mundo admite la posibilidad de que Manzano sea un completo incompetente. No puede serlo porque su comportamiento incluye no enviar al mucho mejor preparado laboratorio de la Policía Científica los restos que superaron su rigurosísima criba y que fueron elevados a la categoría de muestras y, sin embargo, en otros atentados sí lo hizo. Tiene que haber otra explicación distinta a la mera incompetencia para que el 11 de marzo se comportara de modo diferente al de otras veces.

La conducta del comisario con toda probabilidad obedeció al deseo de ocultar a la Justicia la verdadera naturaleza del explosivo que los terroristas emplearon en el 11-M. Tal deseo pudo deberse al temor a que los laboratorios de la Policía Científica demostraran que el explosivo empleado era diferente al aparecido en la Renault Kangoo y en la mochila de Vallecas (recuérdese que apareció un trozo de cartucho de Goma 2 ECO en una furgoneta hallada la misma mañana del atentado en las proximidades de la estación de Alcalá de Henares, de donde partieron o donde pararon los cuatro trenes atacados, y que la mochila de Vallecas fue la que apareció cargada de Goma 2 ECO sin explotar la madrugada siguiente al atentado en una comisaría donde se habían reunido diversas pertenencias de los viajeros). También cabe la posibilidad de que el deseo no se fundara en el temor, sino en la seguridad de que la Policía Científica descubriría restos de un explosivo diferente porque el laboratorio de los TEDAX ya lo había hecho. En cualquier caso, el comportamiento de Sánchez Manzano impidió que tal descubrimiento pudiera ocurrir.

Esto no quiere decir, ni mucho menos, que Sánchez Manzano sea encubridor de los terroristas. Todos sabíamos desde la misma mañana del 11 de marzo que, si las primeras pistas apuntaban a ETA, el PP ganaría las elecciones, y que, si señalaban a los islamistas, sería el PSOE el vencedor. El teléfono móvil de la mochila de Vallecas incriminó a Jamal Zougam, un marroquí fichado como fundamentalista islámico. Cuando Zougam fue detenido la mañana del 13 de marzo, un día antes de las elecciones, el PSOE las tenía ganadas, siempre que no se descubriera que en los trenes había estallado otra cosa distinta a la Goma 2 ECO de la mochila, que era la que condujo hasta Zougam.
Con independencia de lo que determine probado la juez, la pregunta es ¿actuó Sánchez Manzano por su cuenta como protector de los intereses del PSOE o fue estimulado, presionado o inducido por alguien? Y si lo fue ¿quién es?

En defensa de Israel
RAFAEL L. BARDAJÍ ABC 18 Septiembre 2009

Una vieja religión recorre el mundo, el antisemitismo. Cualquier ocasión es buena para criticar a Israel. Sí, porque el antisemitismo postmoderno se disfraza de crítica política al Estado de Israel. El ejemplo más reciente, el informe de la ONU sobre la intervención militar de Gaza de diciembre y enero pasados. Aunque se critica a Hamás, el grueso va dirigido contra Israel a quien se acusa de violar el derecho humanitario bélico. Respuesta «desproporcionada», se dice en las más de 600 páginas de informe, y deseo de aterrorizar a la población de Gaza.

Equiparar el castigo deliberado contra civiles israelíes, incluidos niños en escuelas y guarderías, durante ocho años, uno tras otro, con un total de ocho mil cohetes disparados, a una acción militar que no movilizó más que unos pocos centenares de soldados durante 20 días, dice ya mucho de la ONU, una organización dominada por el rencor y el antioccidentalismo de las variopintas tiranías del mundo.

Como dice el hecho de que la acusación de desproporcionalidad se sustente sobre el dato de que murieron unos 1.300 gazeños frente a «sólo» un puñado de israelíes. Si Hamás no ha asesinado a más israelíes no se debe a no buscarlo, sino a su incapacidad para hacerlo. Justo lo contrario que el ejército de Israel que quien lo conoce, sabe que intenta evitar las bajas propias y enemigas tanto como puede.

Pero todo cuanto se diga da igual. Ser antiisraelí es una cuestión de fe. Basta con creer en ello. Su verja de seguridad -que tantos ataques terroristas ha frustrado- se condena sin más, olvidando, por ejemplo, que nosotros somos más que felices con las que rodean Ceuta y Melilla. Los afganos que mata nuestro ejército son siempre combatientes talibanes, nunca civiles, a pesar de que, como los milicianos de Hamás, no vistan uniformes ni distintivos. ¿De verdad creemos que Israel le pone a sus niños cinturones explosivos?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El mal ejemplo siempre cunde
J.J. Alfaya. //blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php 18 Septiembre 2009

Francesc de Carreras nació en Barcelona en 1943. Actualmente es Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona. Activo militante antifranquista, en 1967 se afilió al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). Cuando tras el restablecimiento de la democracia el PSUC se integró en Iniciativa per Catalunya, consideró que esto era una deriva hacia el nacionalismo y abandonó la formación.

Trabajó como experto para la Generalidad de Cataluña, a través de su Consejo Consultivo, entre los años 1981 y 1998. Ha colaborado en diarios como El País, El Periódico de Cataluña y La Vanguardia. En este último sigue colaborando actualmente.
 
Su actitud crítica hacia la deriva nacionalista de los grandes partidos de izquierdas, tanto el antiguo PSUC como el PSC, lo ha llevado a participar en diversas iniciativas cívicas y políticas de Cataluña a favor de la libertad y contra las imposiciones de los nacionalistas.

En el siguiente artículo analiza la parodia de referéndum en Arenys de Munt y me parece especialmente interesante por venir de una persona que, además de catalana de nacimiento (vamos, que no es un "charnego" como le llaman los
catalanes a los "de fuera"), posee una gran experiencia como catedrático de Derecho Constitucional y como comentarista político.
>>>
El mal ejemplo siempre cunde
Francesc de Carreras La Vanguardia 15 Septiembre 2009

«Lo preocupante es el clima en que ha tenido lugar la consulta de Arenys, un clima de desprecio y desafío al Estado de Derecho y a la ley propiciado por nuestros líderes políticos más destacados.»

Es comprensible el entusiasmo nacionalista por el resultado del llamado referéndum de Arenys de Munt. A primera vista, que fueran a votar 2.670 personas, el 41 % de una especie de censo (podían votar los mayores de 16 años), y casi todas a favor, es un buen resultado. Sin embargo, con una mirada más fría, este resultado era previsible si se tienen en cuenta el
reparto habitual de votos en Arenys. El fervor independentista está, entonces, menos justificado.

En Arenys de Munt, como en tantos pequeños municipios, el voto nacionalista es alto, mucho más que en las grandes y medianas ciudades. En las elecciones autonómicas de 2006 el conjunto de votos obtenidos por los partidos que eran
partidarios del sí en la consulta del domingo (CiU, ERC e IC) fue de 2.633, el 71,53 % del total. En las municipales de 2007, fue de 2.595, el 80,2 % (aquí hay que incluir la agrupación AM2000, apoyada por IC y la CUP). En las elecciones generales, disminuyen algo CiU, ERC e IC (y duplica votos el PSC, que es el partido más votado, una tendencia general en Cataluña) aunque entre los tres consiguen 2.113 votos.

Por tanto, si los máximos dirigentes de CiU (lo dijo Artur Mas), ERC e IC (el alcalde de Arenys es de su entorno), propugnan el voto afirmativo a la independencia, es normal que los electores sigan esta consigna. Quizás la
consecuencia más destacable de todo ello es que CiU, arrastrada por ERC, se ha radicalizado claramente.

Así pues, el resultado era previsible y, por supuesto, no es para nada extrapolable al conjunto de Cataluña. Lo preocupante, a mi modo de ver, es otra cosa. Lo preocupante es el clima en el que ha tenido lugar la consulta, un clima de desprecio y desafío al Estado de Derecho y a la ley propiciado por nuestros líderes políticos más destacados. Pujol y Maragall, tres días antes del experimento de Arenys, emplazaban a Montilla a que forzara al Gobierno para que Tribunal Constitucional no modifique ni una coma del Estatut. Montilla, a su vez, afirmaba en su mensaje institucional que “nada impedirá” que el Estatut se cumpla íntegramente. Fíjense en el sentido de todo ello: los dos ex-presidentes empujan al actual presidente para que presione al alto poder jurisdiccional y el actual presidente asiente y asegura que el Tribunal no podrá impedir que se aplique el Estatut. Ante tal ejemplo de desobediencia civil practicado desde las más altas instancias políticas, no es de extrañar que el alcalde de un pequeño municipio pretendiera celebrar un fantasmal referéndum. El mal ejemplo siempre cunde.

?Gallegos Hispanohablantes
1) http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php
2) http://blogs.lavozlibre.com/galicia/

Locos por Madrid
M. MARTÍN FERRAND ABC 18 Septiembre 2009

JOAN Puigcercós, Joan Ridao, Josep Lluís Carod-Rovira y demás falsificadores de la Historia agrupados en Esquerra Republicana de Catalunya han decidido el boicot a la candidatura de Madrid como sede de los Juegos Olímpicos de 2016 porque ese es, dicen, un asunto ajeno a los Països Catalans. Nada más lejos de la verdad. Sólo Madrid justifica el uso de tan alambicado y anacrónico concepto geográfico. Cuando España era también, además de Cataluña, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, el Rosellón y la Cerdeña -Alguer incluida- el único común denominador de tan diverso muestrario territorial era la capitalidad de Madrid. Sólo desde una zamborotuda nostalgia imperial se puede hablar políticamente de esos Países Catalanes sin ofender a Francia, Italia, parte de Aragón y Murcia e, incluso, el Principado de Andorra.

Los gerifaltes de ERC son muy dueños de sentir y opinar lo que se les antoje. Una libertad que no le alcanza al vicepresidente de la Generalitat en la medida en que forma parte de un Govern colegiado; pero tampoco es cosa de pedirle sutilezas políticas y matices éticos a quienes, en lo peor de la tradición caciquil española, hacen fuerte su disidencia con quebranto para la mayoría que, con sus miedos, le confiere el poder que detentan. No consta que el tripartito catalán sea más que una componenda de poder; pero, al menos, sus integrantes debieran guardar las formas para no perder el oremus.
Madrid no será sede olímpica en 2016 y eso lo saben el padre Zeus, máxima autoridad en la materia, Jacques Rogge, actual presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, su predecesor, y hasta Alberto Ruiz-Gallardón.

Otra cosa es que les convenga a todos, o a muchos, marear la perdiz y calentar la emoción que, revestida de nobleza y amateurismo -citius altius fortius-, esconde una poderosa industria y los intereses de empresas, muchas, y personas, muchísimas, que han encontrado su modo de vida e influencia en los cinco aros de colores. El olimpismo perdió su inocencia con la profesionalización de los deportistas y de sus organizadores. Más todavía cuando se convirtió en el mayor espectáculo audiovisual de todos los tiempos y en un baile de millones de confuso control capaz de justificar gastos como el de la candidatura madrileña a sabiendas de que las razones que impidieron el Madrid12 han crecido para el Madrid16. En el fondo, los de ERC están locos por Madrid.

Autodeterminación en Sinera
ANTONIO ELORZA, CATEDRÁTICO DE PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE El Correo 18 Septiembre 2009

Para el autor, «el aprendiz de brujo» que convocó el referéndum sobre la independencia de Cataluña en Arenys de Munt «logró sus votos, sólo que a costa de desencadenar un proceso de erosión de consecuencias imprevisibles en la estructura del Estado de las autonomías»

Sinera fue el lugar simbólico donde el gran poeta catalán Salvador Espríu situó buena parte de su obra. Sinera era anagrama de Arenys de Mar y en la noche del franquismo representaba el único espacio donde desplegar su creatividad. El episodio actual ha tenido lugar en otra Sinera, Arenys de Munt, pero volvemos a encontrarnos con una dimensión simbólica. Para quienes convocaron la consulta, la nueva Sinera encarna la voluntad del pueblo catalán de alcanzar la independencia.

Desde el doble punto de vista de la ilegalidad y del significado democrático del hecho, tal pretensión es una pura falacia y la vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega hizo bien en no entrar al trapo y declarar que para el Gobierno nada ha sucedido. Al ignorar la ley y la Constitución, carece de consecuencia alguna. Ni siquiera se hizo atendiendo al acuerdo municipal, revocado por el juez, siendo sustituido el Ayuntamiento por la parroquia como sede de la urna, con intervención de inmigrantes y adolescentes sin derecho a voto, y aun así la participación quedó lejos del 50% del censo. Objetivamente, una farsa, si bien no es seguro que carezca de efectos políticos.

Para empezar, con la excepción de Unió Democratica de Catalunya, todos los grupos del nacionalismo catalán han considerado que la experiencia ha sido un éxito y se disponen a multiplicar tales iniciativas hasta lograr que las consultas cubran todo el territorio catalán. Si lo consiguen, el efecto de propaganda resulta innegable, y por encima de todo implican a los catalanistas supuestamente moderados, con Artur Mas a la cabeza, en una dinámica independentista que puede encontrar un terreno abonado en la crispación derivada de un eventual recorte del Estatut por el Tribunal Constitucional. Desde hace algún tiempo, y con ERC llevando la batuta, se está produciendo una situación de puja entre las agrupaciones catalanistas, con efectos claros sobre PSC e Iniciativa per Catalunya, para exhibir la posición más tajante en cuanto a la afirmación de los derechos de Cataluña frente al Estado. Sólo que una cosa son las palabras y otra encontrarnos con Convergencia animando localidad a localidad votaciones que consagren el independentismo.

Así que de cara a la opinión pública catalana y a los observadores exteriores, la imagen es que la sociedad catalana se manifiesta inequívocamente por la independencia. Entra en juego aquí el efecto mayoría, bien conocido de los psicólogos sociales: la propensión de un individuo consiste en sumar su actitud a aquella que en apariencia resulta mayoritaria en el colectivo. De ahí la importancia de una información veraz, ponderada, la cual lógicamente no debe ser esperada de los medios nacionalistas militantes, pero sí de aquellos que no lo son y no deben verse arrastrados a seguir el mencionado efecto-mayoría con el pretexto tan caro al Gobierno Zapatero de no herir a Cataluña. Un ejemplo fue el reportaje del telediario de TVE-1 a las 9 de la noche del domingo sobre el episodio. Nada de dar cuenta de las insuficiencias democráticas de la consulta. Son entrevistados el alcalde promotor, el dirigente de ERC Puigcercós, el independentista fichado por Convergencia Ángel Colom, un socialista neutral, dos inmigrantes pro-independencia y, para culminar la imagen dualista, el reportaje se cierra mostrando a los fachas antinacionalistas que acudieron a Arenys con sus gritos y su carga de banderas españolas.

La deformación resultante es obvia, como sucede cuando al día siguiente algunos medios recogen la noticia de que desde 2005 se ha incrementado el independentismo catalán. Luego, en la letra pequeña, podemos leer que esa subida es del 13% al 19%, salto importante, pero que pone de manifiesto algo de mayor relieve: el independentismo sigue siendo muy minoritario en Cataluña, lo cual debería proyectarse de modo necesario sobre la valoración política del movimiento actual por la independencia. En contra de lo que afirmaba Puigcercós en Arenys, la autodeterminación deja por ello de estar en el orden del día democrático, ya que carece de sentido poner en cuestión, salvo a efectos de propaganda, una estructura estatal y estatutaria a partir de semejante posición minoritaria. Al igual que sucede con el matrimonio, el derecho a la autodeterminación sólo adquiere una legitimidad de ejercicio cuando se da una mayoría clara y estable decidida a modificar la situación política vigente. Para la también minoritaria ERC resulta lógico, y aun imprescindible, forzar la máquina por encima de la democracia; lo grave es que ese camino sea seguido por Convergencia.

Al enjuiciar lo sucedido, el ministro socialista José Blanco ha hablado de 'despropósito'. Tal vez sería mejor emplear otros términos: ilegalidad, provocación, maniobra para llegar al planteamiento de un jaque al rey. Despropósito conviene más a la sucesión de errores y de huidas hacia delante que siguieron a la declaración electoralista del presidente Zapatero en el sentido de que él suscribiría cuanto decidiera Cataluña. Reserva electoral catalana manda y en el fondo la actitud reverencial hacia Cataluña se ha mantenido, al secundar otro electoralismo miope, el de Pasqual Maragall, poniendo en marcha la elaboración del Estatut como el trapecista que da un doble salto mortal sin red, al conseguir a toda costa la ayuda de Artur Mas sin otorgarle luego parte en el gobierno de la comunidad; al suscribir en fin el principio de bilateralidad como eje del nuevo edificio político sin percibir que es la puerta abierta a una confederación, forma política inviable, ya que como se está viendo una vez más dos centros de decisión política en condiciones de igualdad entran en conflicto irreversible ante el primer problema grave, en este caso el previsible recorte del Estatut por el Tribunal Constitucional, después de salvar a duras penas el escollo de la financiación. El aprendiz de brujo logró sus votos, sólo que a costa de desencadenar un proceso de erosión de consecuencias imprevisibles en la estructura del Estado de las autonomías. De nada vale que Juanjo Solozábal pruebe con su habitual rigor que según la Constitución sólo cabe una soberanía, la del pueblo español. Eso en la Cataluña de hoy lo acepta apenas una minoría irrelevante.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial