AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 10 Octubre  2009

 

11-M
Verdad y justicia
Gabriel Moris Libertad Digital 10 Octubre 2009

Al hilo de la elección de la sede olímpica para el año 2016, he tenido la ocasión de presenciar unas imágenes ciertamente prometedoras e incluso enternecedoras. Todos los españoles hemos podido contemplar como los altos dignatarios estatales transmitían la imagen de estar unidos en torno a un proyecto común y de haber trabajado codo con codo en la presentación del mismo en la capital danesa. Ciertamente, daban la sensación de compartir el sentido de unidad y responsabilidad que las sociedades democráticas deben exigir a sus dignatarios. Los resultados de dicho esfuerzo no han correspondido a las expectativas puestas en el mismo, no obstante, el haber llegado a la final supone un espaldarazo a la labor realizada por todos los que han trabajado en el proyecto.

Espíritu de colaboración y de participación que se echa en falta en objetivos comunes tal vez de mayor trascendencia que el obtener la designación de Madrid como sede olímpica, por ejemplo la crisis económica que vivimos. Otro tanto podríamos decir del terrorismo, este problema que parece haber pasado al baúl de los recuerdos. Concretamente nos podemos ceñir al atentado terrorista del 11-M por su magnitud y trascendencia. Soy consciente de que el terrorismo es una lacra difícil de combatir, pero no hace muchos años se llevaron a cabo políticas antiterroristas que se mostraron eficaces.

Sobre al atentado del 11-M, podríamos afirmar que nuestros representantes sociales y políticos están adoptando últimamente una actitud de unidad en el sentido de impedir que la verdad y la justicia se hagan realidad en el mayor atentado terrorista perpetrado en Europa. En este caso, nuestros líderes coinciden en el silenciamiento y el olvido de la tragedia. No se aprecian abrazos explícitos pero la sensación de acuerdos tácitos es patente.

Desde los estamentos públicos, nada más producirse el atentado, se filtró la idea de que lo había cometido ETA. No habían pasado cuarenta y ocho horas cuando se cambió dicha información por la autoría islamista. La imputación a ETA no sabemos a qué pruebas obedecía, en cambio el afianzamiento de la hipótesis islamista se apoyaba en la existencia de terroristas suicidas en los trenes (falacia no desmentida) y en la aparición de Goma 2 ECO en zonas próximas a los trenes. Transcurridos cinco años y medio del atentado y celebrado el único juicio sobre el mismo, el autor material condenado por su presencia en los trenes ha sido Jamal Zougan. El historial de este sujeto no parece asociado ni al islamismo ni al terrorismo. La sentencia del tribunal de la Audiencia Nacional condenaba como autores materiales a los fallecidos en Leganés y dejaba fuera de toda sospecha la autoría de Al Qaeda. También se echaba en falta la ausencia de autor intelectual. El Tribunal Supremo no ratificó, como es obvio, la condena a unos fallecidos que no tuvieron oportunidad de defenderse.

"España no se merece un gobierno que nos mienta", efectivamente, no se merece un gobierno que nos mienta, pero al día de hoy seguimos sin conocer la verdad de lo ocurrido. Tampoco se merece un gobierno que se conforme con el estado actual de las investigaciones. Ni la interinidad en el Ejecutivo del PP ni los dos gobiernos sucesivos del PSOE han tenido el objetivo común de trabajar codo con codo para dar a conocer a las víctimas, al pueblo español y al mundo entero su capacidad para cumplir con el primer deber de cualquier gobernante: garantizar la seguridad de sus ciudadanos. En contraste con lo vivido en Copenhague no puede ser más deprimente para una víctima del terrorismo que lucha por conocer quién, por qué y para qué mataron a su hijo el 11-M.

Si echamos una mirada retrospectiva al trabajo realizado por la policía judicial, así como por los jueces de la Audiencia Nacional se aprecia lo siguiente:

1. La instrucción del sumario fue un ejercicio de adecuación del mismo a la teoría elaborada sobre las razones y la autoría de la masacre.
2. Como apuntábamos anteriormente, después de las ciento quince detenciones iniciales de sospechosos sólo se ha condenado a la persona ya citada. Nos parece que la parafernalia desarrollada para realizar tantas detenciones así como para explicarnos las tramas que produjeron el atentado no ha dado hasta hoy un resultado positivo, ni siquiera sobre la autoría del mismo.
3. Después de hacerse firme la sentencia por el Tribunal Supremo, no parece muy aventurado decir que todo lo realizado policial y judicialmente sobre la investigación de la masacre ha sido un rotundo fracaso. Los ascensos a un determinado número de responsables que contribuyeron a dicho fracaso producen repugnancia en cualquier mente medianamente informada. ¿Cómo se puede premiar a los que sólo han contribuido a impedir que la verdad siga sin conocerse y la justicia por ende siga sin practicarse?

Desde la voluntad de algunas víctimas y de una parte de la sociedad civil seguimos exigiendo a nuestros políticos, a los jueces de la Audiencia Nacional y a la cúpula policial que no sigan ocultándonos la verdad del 11-M y aplicando a todos los responsables de lo ocurrido la legislación de nuestro Estado de derecho. Nuestra constitución consagra nuestro derecho a realizar tales exigencias.


El complejo
Alfonso USSÍA La Razon 10 Octubre 2009

La Derecha española, democrática, libre y progresista, tiene que dejarse de complejos. Esa debilidad es la que anima a crecer el sectarismo de determinada Izquierda, nada democrática por cierto. ¿Es democrática la ignorante «seño» comunista que impide un homenaje a Agustín de Foxá? No lo puede ser. El objetivo del comunismo nunca fue la libertad y la democracia, sino el poder. La libertad, en la España del último tramo republicano, en la URSS, en los países del Telón de Acero, en Cuba, en Corea del Norte, en donde hayan padecido la experiencia del comunismo, jamás existió. ¿Bienestar a cambio de libertad? Tampoco. El comunismo, económicamente, ha sido una ruina. Prisión y ruina.

El bien supremo del ser humano, después de la vida, es el de la libertad. Hay que dejarse de complejos. Una buena parte de estos ignorantes que exteriorizan su memez y su incultura amparados en una norma prescindible, militan en el comunismo o el socialismo sectario porque se sienten enfadados con la vida. Sólo ellos son capaces de borrar el nombre de un héroe del siglo XIX español de una calle de Sevilla para sustituirlo por el de una actriz secundaria y de reparto cuyo único mérito ha sido liderar al sector más politizado del cine hacia el desprecio general. Resulta penoso el sistemático silencio de la Derecha ante las humillaciones de una Izquierda alzada que somete su reacción.

Un comunista no puede hablar de democracia. Un comunista no puede dar lecciones de libertad. Un comunista no tiene ningún fundamento para usar la imagen del progreso. Están ahí, estancados en su derrota y en su rencor. Pero son maestros en la manipulación y la propaganda, eso que tan rematadamente mal hacen los políticos de la Derecha. La Ley de la Memoria Histórica no contempla a Paracuellos del Jarama, por poner el ejemplo más sangriento de nuestra Guerra Civil. Y setenta años más tarde, prohíben un homenaje a un gran escritor que no mató a nadie. A Santiago Carrillo, el actual ministro de Educación, le hizo «Doctor Honoris Causa» dos años atrás. Y la reacción de la Derecha democrática fue respetuosa y tolerante. La colaboración de Rafael Alberti en la tortura de presos en la checa de Bellas Artes ha pasado desapercibida. El Sistema no permite que un poeta comunista haya sido, además de prodigioso poeta, una mala persona. ¿Se figuran a José María Pemán, o al reconvertido Ortega y Gasset disfrutando del dolor de unos prisioneros republicanos? Son maestros en borrar las sombras de los suyos y los nubarrones de la Historia.

La Guerra Civil fue una clamorosa reunión de canalladas, en un bando y en otro. Pero sólo se recuerdan y condenan las del lado de los vencedores. El victimismo de la derrota vende muy bien. Agustín de Foxá era de derechas, como Dionisio Ridruejo, Eugenio Montes, Luis Rosales, Pedro Laín, Leopoldo Panero, Rafael Duyos, José María Pemán, José Luís López Aranguren, Rafael García Serrano y Ernesto Giménez Caballero. Escribieron y no mataron. No aceptarlos por su condición de «fascistas» desde el comunismo y el socialismo resentido, produce estupor y vergüenza ajena. Póngase fin, ya es hora, al complejo de inferioridad y al silencio. Ningún comunista puede dar lecciones de libertad, vida y democracia a nadie.
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Antipolítica para etarras
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo 10 Octubre 2009

El autor anticipa que «el siguiente paso de ETA es político» y alerta de «esa inoculación viral que bajo el nombre de Iniciativa Internacionalista contagió las últimas listas electorales al Parlamento Europeo». «No obtuvo escaño, pero ¿quién dice que no puede obtenerlos en las autonómicas y locales?»

E TA seguirá matando. De eso no hay duda. Sin novedad en el frente. La banda terrorista ha concluido lo que en el eufemismo del totalitarismo se denomina reflexión, igual que un zulo asesino recibe el apelativo de cárcel o una extorsión es bautizada como impuesto revolucionario. En la reflexión, que no es más que un ejercicio de planificación criminal, ETA concluye como ha venido concluyendo desde la primera asamblea: ETA sólo tiene sentido mientras continúe matando y el sentido de ETA es continuar matando. Nada nuevo, aunque ahora escrito con procesador de textos.

Existe un muy interesante documento, escrito por ETA, donde los estrategas del terrorismo evalúan el período de negociación con el Gobierno Zapatero. No es sorprendente que organizaciones dedicadas al crimen elaboren documentos. El exterminio nazi estuvo perfectamente documentado, industrialmente documentado en una especie de biblioteca del horror que después sería pieza probatoria en los juicios de Nürnberg. Allí en Núremberg, quien fuera número tres de Hitler y ministro a cargo de las fuerzas aéreas nazis, Hermann Goering, cometió suicidio en su celda dos horas antes de ejecutarse la pena de morir por ahorcamiento que el tribunal internacional le había impuesto. Goering prefirió el cianuro. Hace muy poco, 'Txeroki', quien fuera responsable de los atentados de ETA durante y después de las negociaciones con el Gobierno Zapatero, fue entregado temporalmente por Francia a la justicia española. El capo etarra reside en la cárcel de Soto del Real y desconocemos si es aficionado a la historia de los totalitarismos en Europa. También si está al tanto de la historia de su propio totalitarismo, el etarra.
Si 'Txeroki' hubiera estado al tanto de la historia de ETA habría sabido que lo que hizo en su período de mandato de la particular campaña de exterminio etarra no fue más que repetir lo que ya hicieron la mayoría de quienes le antecedieron. Y el interesante documento que acaba de divulgarse sobre las reflexiones criminales de ETA no hace más que demostrar que es lo que seguirán haciendo, repetirse en una espiral autoalimentada y sin salida. Lo más significativo de este momento en ETA es que sus estrategas han acabado escribiendo, con detalle, cuál es exactamente la naturaleza circular de ETA. Ha quedado por escrito, pero probablemente ha sido una especie de escritura automática, de ésas que no van acompañadas de conciencia sobre lo escrito.

Los estrategas de ETA han redactado que la banda es una serpiente que se muerde la cola, pero lo han descrito sin conciencia de que el reptil se muerde a sí mismo. Es como si, en la última reflexión terrorista en la que han invertido la mitad del año 2009, hubieran redactado la existencia de un líquido blanco, embotellado en un cristal en donde está estampada la silueta de una vaca, cristal con líquido que unos mezclan con cacao, otros con café y algunos con té para bebérselo... y después de toda la descripción nadie se hubiera percatado de que estaban hablando de la leche. O nadie se hubiera querido percatar esperando que la leche se cuaje, se agrie, se pudra.

El último documento de estrategia criminal de ETA confirma que el objetivo de la banda continúa siendo, como desde su nacimiento, doblegar al Estado y a sus ciudadanos a través de la violencia. Lo que algunos denominan, también con mucha prosopopeya, los fines políticos de ETA. Asimismo deja patente la redacción etarra que, comprobando que sus miembros infiltrados como partido político en la izquierda abertzale eran incapaces de lograr ni mínimamente el horizonte totalitario previsto, las estructuras de gestión de la violencia en ETA tuvieron que tomar el control para enderezar la situación. ETA diagnostica tempranamente que el Estado no tiene intención de negociar más allá de la situación de los presos, lo que se ha denominado con un nuevo eufemismo 'negociación o mesa técnica'. Incluso que los batasunos se dejaban arrastrar por esa dinámica, aceptando esperar a que ETA se desarticulara previamente para contemplar escenarios políticos en una indefinida izquierda abertzale. Así que ETA tuvo que reorientarse, igual que lo ha venido haciendo durante décadas, con un nuevo atentado en la T4 de Barajas y otros asesinatos más con posterioridad.

La dinámica circular inherente a ETA es que pretenden propugnar un escenario político mediante atentados terroristas; cuando se aproxima una interlocución donde ponen en juego a sus miembros políticamente situados se dan cuenta de que su protagonismo político es inviable, y entonces cercenan la vía política por medio de un atentado, hacia fuera asesinando ciudadanos y hacia dentro recomponiendo sus cuadros alrededor de la violencia. ETA jamás abandonará su dinámica circular porque es lo que define su propia naturaleza histórica. El último diagnóstico etarra describe a una serpiente terrorista inyectándose veneno en la cola. Es la dinámica de una política anulada por la violencia para reiniciar de nuevo una política anulada por la violencia y así hasta la disolución. El supuesto fin político de ETA es un imposible, porque depende de que sea conseguido por la violencia, que es la seña de identidad de ETA. De manera que la violencia, por muy cerca que estén del final en un proceso de negociación, siempre acabará expresándose. No existe ETA sin violencia... la violencia dejará de existir cuando lo haga ETA.

ETA lo acaba de sentenciar: al Estado no le queda más remedio que desarticularla. Es como la conducta de un agresor sexual en serie que deja el ADN en su última víctima y regresa a su domicilio conocido para que la policía lo detenga porque sabe que jamás abandonará su dinámica circular. ETA nos confirma que no hay más salida que esa cárcel sobre la que no quieren dialogar en una mesa técnica. Eso no quiere decir que no vayan a continuar promoviendo su frente político, sino justamente lo contrario. La circularidad de ETA es siempre igual, invariable... Promueven actividad de su frente político, llegan a un proceso de diálogo, lo boicotean, nuevos atentados, anulan a su frente político, período de reflexión... y de nuevo reinician el ciclo promoviendo a su frente político con algún atentado de por medio. Ahora toca atentar e inflar otra vez el muñeco político.

Ahora el frente político de ETA está ilegalizado, pero eso no les impedirá reactivar la secuencia circular. Ya conocemos los resultados del proceso de reflexión. El siguiente paso es político y tendrá un doble desarrollo. La gestación del ya conocido polo soberanista, una especie de Lizarra sin el PNV, es el primero de los desarrollos. Sin embargo, es una cortina de humo, algo así como una serpiente de cartón. No hay nada nuevo bajo el sol con el polo soberanista. Es nada más que una forma de que Otegi pueda seguir en activo pero sin carné. El otro desarrollo, que no se visibiliza, es el importante. Y tiene que ver con esa inoculación viral que bajo el nombre de Iniciativa Internacionalista contagió las últimas listas electorales al Parlamento Europeo. Recordemos que el Tribunal Supremo anuló esas listas por suponer que estaban infiltradas por ETA, pero el Tribunal Constitucional enmendó la decisión. Es como si alguien con gripe A te estornuda en la cara. Iniciativa Internacionalista no obtuvo escaño en las elecciones europeas pero... ¿quién dice que no puede obtenerlos en las autonómicas y locales? Sin embargo, aun con el estornudo en la cara, esta gripe ya la conocemos. Ya antes la gripe con doble 'I' se nos ha presentado en forma de gripe EH, gripe ANV, gripe PCTV... ETA es tremendamente predecible. Así que volveremos a la dinámica circular.

Maragall
Insumisión inconveniente
Maite Nolla Libertad Digital 10 Octubre 2009

Leyendo el artículo de Pepe García Domínguez sobre Maragall, o el que le dedicó Arcadi Espada o el que colgó Albert Boadella en su blog, una se da cuenta de que a los políticos irresponsables e incapaces, sus viajes a ninguna parte les salen gratis. Maragall se sube en su coche oficial, se viene a un pueblo de por aquí cerca y se vuelve antisistema e insumiso. En la bonita localidad de Juneda, firma un manifiesto advirtiendo a España de que los catalanes no vamos a pagar más impuestos si el Constitucional no resuelve sobre el estatuto. Y como prueba de que su amenaza va en serio, se sube al coche oficial y cobra su sueldo como ex presidente.

Maragall es un hombre que cuando era presidente autonómico no sabía lo que costaba pagar una hipoteca ni qué significan las siglas IVA, pero que inició un cambio del sistema constitucional en España y que, si le hubieran dejado, hubiera creado una región euromediterránea con la unión de la Padania y els Països Catalans –y esto último no es broma. Vamos, un irresponsable que nos hizo votar sobre un estatuto que los que pueden votar en Cataluña despreciaron de la forma más solemne. El resultado, un desastre político en toda regla del que Maragall no va a responder y encima se nos pone gallito.

Les digo todo esto porque, pese a que ha pasado casi desapercibido, el referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa debería obligar a dimitir a no menos de diez o doce políticos de primera línea, de PP y PSOE, que para esto son iguales.

Es posible que ustedes ya ni lo recuerden, pero hace cuatro años nos convocaron a un referéndum sobre una constitución para Europa, que pasado muy poco tiempo quedó en papel mojado. El caso es que a nosotros nos pidieron opinión sobre un tomo de cuatrocientos cincuenta artículos del ala, que no se había leído ni el tato. Es más, yo –que no soy Raimunda de Peñafort ni la madre Mariana, pero que me defiendo– después de leerme apenas un centenar de artículos de todo aquel tochote, era incapaz de decidir si mi voto era "sí" o "no". Pero los políticos, con Moratinos a la cabeza y el ridículo referéndum plus, sin ninguna vergüenza, nos hicieron votar sobre aquello. Quince días de campaña y millones de ejemplares de color azul que han quedado para calzar la mesa del cuarto de la plancha. La doctrina oficial, la del manual de campaña de los partidos, era la que siempre recuerda Federico: la de Los del Río. ¡Se hace lo que dicen los políticos, que son los que saben! Vamos, que lo podían haber aprobado en las Cortes y no se hubieran dejado el dinero en un referéndum que ha resultado absolutamente inútil; como el de Andalucía y el de Cataluña. Por cierto, en el caso de Andalucía, con la actuación comanditaria de socialistas y peperos.

Como dijo la filósofa, el dinero público no es de nadie, pero sale de algún sitio. Sin el dinero público no se podrían convocar referéndums inútiles y no se podría ir uno a Juneda a firmar un manifiesto por la insumisión antiespañola. Don Pasqual, de verdad, a la que menos le conviene la insumisión fiscal es a su cartera. No nos vacile.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial