AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 23 Octubre  2009

 

La Unión Europea y los hispanohablantes en las regiones bilingües de España
J.J. Alfaya http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php  23 Octubre 2009

¿Por qué la Unión Europea no impide la discriminación de los hispanohablantes en las regiones bilingües de España?

1º) Porque la Unión Europea se funda en el principio de diversidad de culturas, costumbres y creencias. La diversidad lingüística, pues, es totalmente acorde con este principio de diversidad. Considera, por lo tanto, que las lenguas minoritarias deben ser protegidas, aunque existan regiones en las que éstas se conviertan oficialmente en lenguas hegemónicas regionales y traten de eliminar a la lengua común de todo el Estado.

2º) La Unión Europea promueve el multilingüismo. Haciéndose eco del refrán eslovaco «cuantas más lenguas conozcas, más persona eres», la Comisión Europea reafirma su compromiso a favor del multilingüismo. Sin embargo, esa promoción del multilingüismo no rige para las comunidades bilingües de España donde la lengua común del Estado es considerada como «lengua impropia», impuesta, colonizadora e incluso lingüísticamente genocida de las lenguas minoritarias.

3º) La Unión Europea se asienta en el concepto de «la unidad en la diversidad»: diversidad de culturas, de costumbres, de creencias... y de lenguas. En ella, además de sus 23 lenguas oficiales (alemán, búlgaro, checo, danés, eslovaco, esloveno, español, estonio, finés, francés, griego, húngaro, inglés, italiano, irlandés, letón, lituano, maltés, neerlandés, polaco, portugués, rumano y sueco), se hablan aproximadamente 70 lenguas autóctonas y decenas de lenguas no autóctonas de las comunidades inmigrantes.

4º) El respeto de la diversidad lingüística es, junto con el respeto de las personas, la apertura hacia otras culturas, la tolerancia y la aceptación de los demás, un valor fundamental de la Unión Europea.

5º) Este principio se aplica no sólo a las 23 lenguas oficiales de la UE, sino también a la multitud de lenguas regionales y minoritarias habladas por diversos grupos de población. Por eso la Unión Europea no quiere ser un crisol reductor de las diferencias, sino un espacio en el que se deben respetar la riqueza de su diversidad cultural y lingüística y velar por la conservación y el desarrollo del patrimonio cultural europeo.

Sin embargo, no todos los documentos generados por la UE se traducen a todas las lenguas oficiales. La legislación y los documentos de mayor importancia o interés público se publican en las 23 lenguas oficiales, pero no son sino una pequeña parte del trabajo de las instituciones comunitarias. Otros documentos (por ejemplo, las comunicaciones a las autoridades nacionales, las decisiones destinadas a personas o entidades concretas y la correspondencia) se traducen únicamente a los llamados «idiomas necesarios».

En este punto, convendría que los expertos comunitarios se aclarasen sobre lo que consideran como «idiomas necesarios», pues este concepto entra en abierta contradicción con el invento político-lingüístico de las llamadas, en ciertas regiones de España, «lenguas propias». ¿Entraría el español dentro de la categoría de «idioma necesario» en España?

6º) En el ámbito interno, la normativa autoriza a las instituciones de la UE a decidir su propio régimen lingüístico. La Comisión Europea utiliza sólo tres idiomas - alemán, francés e inglés - para sus «asuntos internos», y sólo recurre a todas las lenguas oficiales para la información y comunicación públicas. En el Parlamento Europeo, en cambio, los diputados requieren los documentos de trabajo en sus propios idiomas y, por ello, la elaboración de documentos es totalmente plurilingüe desde el principio.

Es decir, que de las 23 lenguas oficiales, hay tres que son más importantes que el resto: el alemán, el francés y el inglés, utilizados para los «asuntos internos». Puesto que en la práctica el multilingüismo llevado al extremo resultaría insostenible económicamente, volvemos a acercarnos a la necesidad de una «lingua franca» o lengua común para todos los Estados de la Unión. De momento hay tres idiomas que son considerados como más importantes que el resto, pero quizás en el futuro uno de ellos sea la lengua común y oficial de toda la Unión, respetando esa diversidad lingüística que se funda en el principio de diversidad de culturas.

7º) De momento la Unión Europea no contempla la posibilidad de adoptar una sola lengua oficial porque, dicen, esto impediría a muchos ciudadanos de la UE entender lo que hace la Unión. Cualquiera que fuera el idioma elegido, habría una mayoría de ciudadanos de la UE que no lo comprendería en grado suficiente para cumplir la normativa, hacer valer sus derechos o poder expresarse adecuadamente a la hora de participar en las actividades comunitarias.

Pero si en el futuro las circunstancias obligasen a cambiar de criterio, ¿qué idioma elegir? En la UE, el idioma más hablado entre la población como lengua materna es el alemán, pero se usa escasamente fuera de Alemania y Austria. Las lenguas de la UE más extendidas en el mundo como lenguas maternas son el español y el portugués, pero la mayoría de sus hablantes no está en Europa. El francés es lengua oficial en tres Estados miembros, se habla en diversas partes del mundo y se enseña en muchas escuelas de la UE, pero es mucho más conocido en el sur y el oeste de Europa que en el norte o el este. De los idiomas de la UE, el inglés es el más extendido como primera o segunda lengua, pero los estudios recientes señalan que ni la mitad de la población lo domina de manera efectiva.

8º) ¿Qué hacer, entonces, con los hispanohablantes de las llamadas «nacionalidades históricas» en España? De momento, nada. Hacer la vista gorda y no darse por enterados de la permanente conculcación de sus derechos lingüísticos, pues la UE no contempla que la lengua oficial de un Estado pueda ser discriminada en una determinada región del mismo.

En resumen, la Unión Europea trabaja sobre la base del principio de diversidad lingüística y de respeto a las minorías, pero no contempla casos totalmente irregulares como el de Cataluña donde la lengua oficial del Estado es literalmente barrida de la enseñanza, la administración, los medios de comunicación e incluso de la empresa privada.

Quiero esto decir que, tarde o temprano, la Unión Europea deberá replantearse su política lingüística anacrónica y adaptarla a la realidad de los Estados que la componen.

NOTA: Este artículo está basado en varios documentos y publicaciones de la propia Unión Europea, tales como «Una nueva estrategia marco para el multilingüismo», COMISIÓN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS - COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO, AL PARLAMENTO EUROPEO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES
Bruselas, 22.11.2005
—————————————
Gallegos Hispanohablantes
1) http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php
2) http://www.libertadengalicia.es/index.php/section-blog/39-gallegos-hispanohablantes

Incompetencia
Zapatero histórico
Jorge Vilches Libertad Digital 23 Octubre 2009

Durante décadas se oyó en España que la izquierda nunca había llegado al poder en una situación de bonanza económica, sino después de mucho sufrimiento económico y social. Podían escucharse cosas como que la corrupción de los socialistas no era criticable porque la derecha "ya había robado mucho durante toda la historia". Incluso el ex presidente Felipe González llegó a justificar el monopolio político del PSOE por los "500 años de gobierno de la derecha".

En definitiva, y con el fondo de los "Cien años de honradez", se decía que si los socialistas gobernaran un país rico, con una economía al nivel de "Europa" –¡Cuánto complejo!–, podría verse el mejor Gobierno de la historia de España. Ese Gobierno que sería capaz de subir el nivel de renta de los trabajadores, que asegurara sus derechos laborales, que alcanzaría el pleno empleo –ahí están los carteles electorales–, mientras el nivel cultural y educativo llegaría a cotas nunca superadas; en un ambiente moral solidario, tolerante, progresista, en el que el ciudadano se sentiría verdaderamente participe en la vida política. Bien; pues esa situación boyante llegó, y el electorado le entregó el poder al PSOE en 2004. Hoy, cinco años después, nos hayamos ante el peor Gobierno desde 1978.

Zapatero ha conseguido romper uno de los latiguillos más usados y transitados por la izquierda. Ya no se podrá volver a argumentar que los errores de los socialistas en el Gobierno se deben a que no tuvieron recursos económicos o políticos suficientes como para llevar su política adelante. Salvo los socialistas doctrinarios, los de catón y colmillo, no creo que haya muchos capaces de sostener que el Gobierno de Zapatero por sí solo, sin mirar al PP de Rajoy, es el equipo deseable para resolver alguno de los elementos de la crisis que padecemos. Es más, resulta difícil encontrar a uno que sostenga que Zapatero haya aprovechado el legado económico de los años de Gobierno de Aznar, y corregido sus defectos.

La política en general se mueve entre tópicos y eslóganes, especialmente los partidos de la izquierda. Tanto es así, que la ideología residual que hoy se considera que compone el cuerpo doctrinal del PSOE, y de la izquierda común, está compuesto casi en exclusiva por tópicos sociológicos, económicos, culturales e históricos. ¿Por qué? No sólo por el bajo nivel de los políticos, sino porque es lo que llega al votante corriente, que es lo que les interesa. Tener éxito en la denuncia de tales tópicos es difícil, pero alguno cae. Uno de esos clichés derribados, destruido por la misma izquierda, es el del buen Gobierno socialista cuando le llegara la opípara situación económica. Zapatero, el auténtico ministro de Economía, tomó el país en una situación económica buena, y lo está dejando mucho peor de lo que estaba. Nunca se le presentó a nadie en la historia de España un Gobierno tan fácil, ni nadie lo desperdició tan pronto ni de forma tan ostensible. Histórico, Zapatero.

La casta política
Entre la virilidad y la frivolidad
Agapito Maestre Libertad Digital 23 Octubre 2009

Los políticos españoles son los más modernos de Europa, si por tal entendemos dejar a un lado la Justicia para centrarnos en el Poder como Instrumento o "Fuerza". Los políticos españoles son, en efecto, los más modernos, porque han abandonado definitivamente el ejercicio de la justicia, como un valor sustantivo de la vida pública, para preocuparse únicamente del uso exclusivo de la Fuerza, que naturalmente ejercen, en primer lugar, para blindarse de cualquier posible crítica de los ciudadanos y contribuyentes.

La fidelidad a los principios y a los hombres, el coraje para llevar a cabo un tarea en común, el cultivo de la sabiduría por encima de cualquier otro valor, la honradez y, en fin, la prudencia de quien sólo se preocupa por lo común a todos los ciudadanos, valores todos ellos de la Antigüedad, del mundo clásico, han sido sustituidos por la flexibilidad y el relativismo, cierta capacidad de trabajo en equipo o "camarilla" y, sobre todo, capacidad de imponerse al resto de los mortales, es decir, ejercer el poder a través del "monopolio legítimo de la violencia", como diría el gran Max Weber. Y, en verdad, que ese poder lo ejercen con implacable rigor, especialmente cuando alguien trata de fiscalizar sus sueldos y múltiples prebendas; en España, en verdad, nadie sabe con precisión lo que cobra un político electo en cualquiera de las administraciones del Estado, a pesar de que todo sale del bolsillo de los contribuyentes.

Así las cosas, yo no tacharía el comportamiento de nuestros políticos de desvergonzado. Eso es poco; pues que sus maneras de acumular "dinero" sin que nadie pueda controlarlos, a veces, está limitando con los procedimientos silenciosos de determinados grupos mafiosos. Me cuesta hallar el nombre exacto del proceder de los políticos a la hora de ocultar sus "soldadas", o mejor, sus abultadísimas soldadas, si nos fijamos en lo poco que hacen. ¿Dónde situar al político español, por ejemplo, entre la virilidad de la guerra y la frivolidad en el deporte? No tiene lugar, porque él los ocupa todos. Su vacuidad infundada nos confunde, pero, por desgracia, la fatuidad del político español sólo tiene un objetivo: robar al contribuyente.
A la casta política española le cuesta diferenciar entre una asociación normal y una "banda de malhechores". La situación que viven, o mejor, de la que ellos se nutren les impide hacer distingos morales. Democráticos. La casta política española nada con desparpajo en el pantano de la corrupción. Más aún, la casta política es en sí misma, dicho hegelianamente, un metasistema corrupto sin el cual sería imposible el funcionamiento del sistema político. A esta conclusión llegué hace algún tiempo; Contra los políticos, un gran libro de Gabriel Albiac de hace un año, y otro reciente, de signo menos filosófico pero no menos atractivo, desde el punto de vista periodístico, La Casta, de Daniel Montero, me confirman en mi tesis.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

en el Parlamento vasco
PSE y PP rechazan que los presos de ETA estudien en la UPV
PNV y EA sostienen que la Universidad a distancia no cubre todas las materias ni la enseñanza en euskera
J. M. REVIRIEGO | BILBAO El Correo 23 Octubre 2009

Los grupos socialista y popular impusieron ayer su mayoría parlamentaria para rechazar una propuesta de EA y PNV que reivindica la competencia de la Universidad del País Vasco para impartir clases a los internos recluidos en cualquier cárcel de España, incluidos los presos de ETA, clave de la discusión vivida en la Cámara de Vitoria. PSE y PP defendieron en su lugar el mantenimiento del modelo actual, desarrollado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, al considerarlo «más fiable» porque «reúne todas las condiciones necesarias» para la formación. Por el contrario, los partidos nacionalistas alegaron que la UNED «no garantiza» el desarrollo de todas las asignaturas ni la enseñanza en euskera.

Este debate es recurrente en el Parlamento vasco desde que el Gobierno de Aznar decidió en 2003 modificar la ley penitenciaria para unificar en la Universidad a distancia las matriculaciones de las personas encarceladas, en un intento por evitar el presunto trato de favor dado por profesores de la UPV a presos de ETA. La Universidad vasca continuó ofreciendo sus clases a medio centenar de internos de la banda terrorista que cumplían condena en Francia, aunque el Tribunal Supremo puso fin en abril a esta práctica al anular el protocolo.

Estos antecedentes formaron ayer parte de los discursos de los grupos parlamentarios. «Como los carramarros, para atrás», reprochó Mikel Basabe (Aralar) a socialistas y populares por lo que consideró un retroceso en la oferta educativa a los presos. Aunque todos los grupos coincidieron en destacar la importancia de la enseñanza en la reinserción, incluidos los condenados por terrorismo, el debate dividió la Cámara en nacionalistas y no nacionalistas. Jesús Mari Larrazabal (EA) aseguró que «hay cosas que pueden cursarse en la UPV y no en la UNED». «Aterrorizado», dijo que no estaba dispuesto a apoyar «un convenio farsante» como el propuesto por el partido del Gobierno y su socio preferente.

Estibaliz Hernáez (PNV) sostuvo que «es más natural que la UPV» asuma el trabajo, «con las garantías académicas que se estimen oportunas». Tanto para EA como para los jeltzales, la imposibilidad de estudiar en euskera y de hacerlo en la Universidad vasca vulnera derechos de los presos.
PP y PSE rechazaron de plano esa vulneración. «No se puede estudiar Medicina en la cárcel porque exige clases prácticas», dijo Ramón Gómez (PP). Los populares consideraron que la UPV «no es un sistema fiable» porque «es imposible evaluar con imparcialidad». «¿Se atreverían a suspender a un etarra?», preguntó a los profesores.

Vicente Reyes (PSE) planteó como solución que la conferencia de rectores, en colaboración con Instituciones Penitenciarias, acuerde qué materias puede impartir la UPV. EB apoyó la petición de la bancada nacionalista. UPD se unió a socialistas y populares en su rechazo.

Carta abierta a Víctor Freixanes, de Pedro M. Larrauri
J.J. Alfaya PD  23 Octubre 2009

Estimado don Víctor:
He leído su artículo "Queremos galego", publicado por La Voz el mismo día de la Manifestación. Usted y sus hijos muy probablemente fueran de los pocos
manifestantes que iban realmente a favor del gallego y contra nadie, como usted mismo subraya. Usted dice amar y hablar el gallego porque es la lengua de sus abuelos y de sus padres. Pues muchos gallegos amamos y hablamos el castellano por la misma razón.

Usted reconoce que con el Estatuto de 1981 por primera vez se le daba al gallego reconocimiento oficial. Sin embargo la mayoría de los que le acompañaban por las calles de Santiago piensan equivocadamente que el gallego era oficial en Galicia y que los Reyes Católicos lo prohibieron.

El español o castellano se ha hablado en nuestra tierra desde la misma época en que se fue dejando de usar el latín, y los muchos esfuerzos de los nacionalistas por reinventar la realidad histórica a su gusto no van a cambiar esa realidad. Aunque estén consiguiendo de momento engañar a mucha gente, alimentando el rechazo y el desprecio hacia todo lo que sea castellano, personas que lo hablan incluidas.

En cualquier caso, los gallegos que hablamos castellano no nos sentimos víctimas, como usted insinúa, ni de los procesos históricos ni de presiones de poder. Hablamos castellano y no nos sentimos menos gallegos que los que hablan gallego. Hablar castellano no es ninguna renuncia que nos hacemos a nosotros mismos, como usted dice: parece que piensa que todos los gallegos estamos en su misma situación y tenemos que tener sus mismos sentimientos.
 
Usted parece que confunde el idioma gallego con el idioma de los gallegos.
Cada gallego tiene su idioma propio. Y hay dos idiomas oficiales. Yo le apoyo totalmente en su petición de "querer vivir en gallego". Pero lo que querían los manifestantes, y usted en el fondo lo sabe, no era eso, sino que todos los gallegos vivamos en gallego: "Na Galiza, só em galego". ¿Le suena?

Usted dice que reivindica los derechos del gallego: ¿a qué derechos se refiere? ¿Acaso el derecho a obligar a todos los gallegos a tener que usarlo?
Dígame, señor Freixanes: ¿cuántos de esos manifestantes aceptarían que los padres podamos elegir la lengua en la que nuestros hijos reciben la primera
enseñanza? Repase el artículo 13 de la Ley de Normalización Lingüística de1983. Y dígame: ¿qué derecho de qué gallego queda restringido si mis hijos
son educados en su lengua materna, que es el castellano, mayoritario en muchas ciudades gallegas? Usted quizá era un alma cándida en medio de tantos
que, queriendo sentirse víctimas, se inventan el ataque, y como reacción quieren acabar con los que no comparten la deificación de su lengua.

La promoción del gallego se puede hacer de muchas maneras: la que hizo el Bipartito no fue refrendada por los votos de los gallegos. Espero que al
menos usted reconozca que hablar castellano no es odiar ni atacar al gallego
Se lo aseguro.
Reciba un cordial saludo.
Pedro M. Larrauri
La Voz de Galicia
Lunes, 19 de octubre de 2009
http://www.lavozdegalicia
es/cartasdirector/2009/02/21/0112AF4FE67ED4A6BC8300D13A01B4156D0Bhtm%5Binicio@11%5D#comentario
LEY DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA
Artículo 13
1. Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua materna. El Gobierno gallego arbitrará las medidas necesarias para hacer
efectivo este derecho.
2. Las autoridades educativas de la comunidad autónoma arbitrarán las medidas encaminadas a promover el uso progresivo del gallego en la enseñanza

3. Los alumnos no podrán ser separados en centros diferentes por razón de la lengua. También se evitará, a no ser que con carácter excepcional las
necesidades pedagógicas así lo aconsejasen, la separación en aulas diferentes.
—————————————
Gallegos Hispanohablantes http://blogs.periodistadigital.com/galhispanos.php

El Gobierno vasco aprobará otro decreto de euskaldunización para los juzgados
La consejera Mendia quiere que «todo el procedimiento judicial pueda hacerse en euskera»
JAVIER MUÑOZ | BILBAO El Correo 23 Octubre 2009

El Gobierno vasco elaborará otro decreto sobre la euskaldunización de la Administración de Justicia en Euskadi, una vez que el Tribunal Superior del País Vasco ha tumbado la normativa que había aprobado el anterior responsable de Justicia, Joseba Azkarraga. Así lo confirmó ayer la consejera Idoia Mendia, cuya meta es conseguir que los ciudadanos puedan realizar «todo el procedimiento judicial en euskera» si lo desean.

La titular de Administraciones Públicas y Justicia aseguró compartir «el espíritu y los objetivos» de la disposición invalidada por la Sala de lo Contencioso, que había sido negociada por Azkarraga con los sindicatos para lograr que en diez años hablaran euskera 800 de los 2.000 funcionarios de la plantilla judicial, excluidos los jueces, fiscales y secretarios.

En realidad, el Tribunal Superior no ha anulado totalmente el decreto, pero ha dejado sin efecto los aspectos más importantes. Por ejemplo, rechaza que el Gobierno vasco pueda establecer los perfiles de euskera en todos los ámbitos de la Administración de Justicia de forma genérica, incluso aunque su aplicación no sea inmediata en todos los casos. También considera que el número de plazas bilingües de un juzgado no debe depender del censo de euskaldunes de la comarca.

Comunicaciones escritas
La Sala también advierte de que no tienen por qué formarse equipos bilingües en todas las oficinas judiciales; y recuerda que el Gobierno vasco carece de competencias para decidir que las notificaciones y comunicaciones escritas se redacten en euskera y castellano.

El Ejecutivo vasco ha anunciado, en cualquier caso, que recurrirá la sentencia del Tribunal Superior, pese a que tampoco comparte, por el momento, la idea de aplicar perfiles lingüísticos en toda la Administración de Justicia, sin limitarse exclusivamente a los puestos «singularizados», como indican los magistrados. De forma paralela, el gabinete de Patxi López elaborará un nuevo decreto, tratando de que «no acabe en los tribunales como el anterior, pero sí cumpla los objetivos de euskaldunización», según explicó Idoia Mendia.

El PP, por su parte, aseguró que el Tribunal Superior ha aportado «sensatez y orden» al debate sobre el euskera en los juzgados. El parlamentario popular Leopoldo Barreda señaló que el futuro decreto del Ejecutivo de Patxi López deberá ceñirse a las competencias autonómicas y «a la demanda lingüística real» del País Vasco.
El PNV, por el contrario, emplazó al Gobierno socialista a defender la capacidad de la Administración vasca para establecer medidas de euskaldunización en la plantilla judicial. «El decreto parcialmente anulado era moderado y progresivo», recordó la parlamentaria peneuvista Arantza Aurrekoetxea.

Aralar consideró «muy grave» que las comunicaciones escritas de los tribunales no deban redactarse en los dos idiomas cooficiales. «Los euskaldunes reciben el mismo tratamiento que los extranjeros», denunció el parlamentario abertzale Mikel Basabe. CC OO abogó por un acuerdo sobre el euskera entre los Ejecutivos vasco y central, y las centrales. ELA y CSIF señalaron que están analizando la decisión del Tribunal Superior.
j.munoz@diario-elcorreo.com

La Cámara pide un ertzaina bilingüe en cada patrulla
EL CORREO | BILBAO 23 Octubre 2009

El Parlamento vasco emplazó ayer a la consejería de Interior a modificar en la medida de lo posible los criterios a la hora de organizar las patrullas de la Ertzaintza, con el fin de garantizar la utilización del euskera en las relaciones con los ciudadanos. En una propuesta de Aralar, la Cámara solicitó que uno de los policías de la pareja conozca las dos lenguas oficiales, «siempre que la propia organización interna» de la Policía vasca lo permita.

Los grupos de PNV, PSE y UPD realizaron sus aportaciones a la moción antes de decidir apoyarla. La enmienda de transacción también contó con el respaldo del PP, mientras que EA se abstuvo y EB no estuvo presente en la votación.

El pleno del Parlamento acordó instar al Gobierno vasco a que en el seno de la Comisión Permanente de las Lenguas Oficiales «articule las medidas necesarias» para que «de forma progresiva» se garantice el derecho de los ciudadanos a relacionarse con la Administración en la lengua oficial de su elección. Aunque estuvieron de acuerdo en el fondo de la cuestión, el PSE consideró demasiado severa la petición inicial para que al menos uno de los dos ertzainas de la patrulla sea bilingüe. El PP alertó sobre la dificultad que entraña conocer el perfil lingüístico de todos los agentes.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial