AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 24 Octubre  2009

 

Jesús Laínz en La Coruña "Lengua y política"‏
Nota prensa www.corunaliberal.es 24 Octubre 2009

Estimados amigos:

Por si consideran oportuno informar sobre ello, nuestra asociación ha organizado una conferencia sobre lengua y política, que pronunciará el escritor Jesús Laínz el próximo jueves, 29 de octubre, a las ocho en la sala de la Fundación Caixa Galicia en c/Médico Rodríguez esquina a Juan Flórez en La Coruña.

Jesús Laínz (Santander 1965), abogado y empresario, es un reputado conocedor de los nacionalismos secesionistas hispánicos, sobre los que ha escrito varios libros. Por no alargar esta nota nos limitaremos a reseñar algunas críticas del primero, Adiós, España. Verdad y mentira de los nacionalismos, que ha tenido varias reediciones:

«”Adiós, España” es el más completo compendio crítico o guía sobre la mayoría de estos problemas que haya aparecido nunca en un solo libro (...) Merece la pena ser ampliamente leído si se quiere comprender el trasfondo histórico y la construcción de algunos de los temas que tanta controversia han causado en los últimos años».
(Stanley G. Payne, autor del prólogo)

«Este libro llega muy a tiempo y es de lectura obligada para quien quiera conocer unas pseudomitologías que no por absurdas dejan de fundamentar uno de los problemas más importantes, si no el más importante, en el futuro próximo de España».
(Pío Moa, La Ilustración Liberal)

«Este panorama tan estimulante estaba reclamando un compendio, una `summa` que desmontase desde todos los puntos de vista a la vez la gigantesca impostura en la que se basan los nacionalismos disgregadores. Pues bien, creo no equivocarme si afirmo que esa `summa` ya existe: Adiós, España» (Luis Míguez, El Semanal Digital). [También, sobre La nación falsificada, continuación de Adiós España: « ... pliego de cargos incontestable contra la falsificación operada por los nacionalismos de la historia de sus respectivas regiones y por tanto, de la verdadera personalidad de las mismas como partes integrantes de la Nación española. Es entretenida, está muy bien escrita, es rigurosa: es nuestra historia recuperada»]

En espera de que esta información sea de su interés, reciba un cordial saludo,
Pilar Pato, presidente de CoruñaLiberal
* Para contactar con el conferenciante:a través del secretario de nuestra asociación,  679 58 74 82

En Murcia se acelera la rebelión de las clases medias

Enrique de Diego elsemanaldigital 24 Octubre 2009

El sistema se basa en la mentira y la corrupción. La casta parasitaria nos arruina. El sistema está quebrado. Se basa en la mentira y la corrupción. La casta parasitaria nos arruina. Este modelo, en el que grupos instalados en los Presupuestos expolian a las clases medias ha entrado en colapso y pone en riesgo a España como sociedad.

Se marcha de manera acelerada hacia la extinción económica de las clases medias, pero no están, no estamos dispuestos a sucumbir, como han decretado los grupos parasitarios.

Están sucediendo algunas cosas importantes. Por ejemplo, mañana en Murcia tiene lugar una concentración de ciudadanos, convocados por la Plataforma de las Clases Medias, a las 12 horas, en la Glorieta de España.

Es iniciativa de un puñado de personas, de gente con mucho coraje, con mucha lucidez.

Lo importante no es que lleven toda la semana de radio en radio, y de televisión en televisión, difundiendo las ideas de la Plataforma, de esta lucha por nuestra supervivencia.

Lo importante no es que mañana, a las 12 horas, en la Glorieta de Murcia, se espera la asistencia de miles de personas, ni que se estén movilizando desde todos los pueblos de Murcia.

Lo importante es la convocatoria en sí. El que personas anónimas, sin otro interés que el amor a los suyos y a su libertad, hayan decidido tomar la iniciativa, dejarse de intermedios y ser líderes de sí mismos. Han dejado de ser espectadores y han pasado a ser protagonistas.

Y esto es un cambio trascendental, definitivo, el inicio de algo muy importante como es la aparición en escena de la sociedad civil, la aceleración imparable de la rebelión de las clases medias.

La concentración de Murcia, una región llena de emprendedores, es un espléndido prólogo a la concentración en Madrid, el sábado 7 de noviembre, a las 12 horas, en la Plaza de Alonso Martínez, para marcha a La Moncloa a exigir que se vaya el inútil que nos desgobierna.

Porque las clases medias no pueden aguantar dos años. Y no lo van a hacer.

Cataluña, entre antorchas incendiarias

Ignacio Marina Grimau Minuto Digital 24 Octubre 2009

Ese ampurdanés genial y socarrón llamado Josep Pla dejó sentados en sus ‘Notas del crepúsculo’ el sólido fundamento y el origen espurio de los nacionalismos periféricos que ya forman parte de nuestra galería de espectros y desasosiegos. Son antiespañoles, cierto; pero, a pesar de su patética condición y mal que nos pese, son tan característicos de la actualidad política española como la reiterada infidelidad conyugal lo es del cornudo complaciente. “Ya se sabe –escribía Pla–: el catalán, hablando en general, tiende al estado agradabilísimo de considerarse víctima. ¡Qué le vamos a hacer! ¡Es así!”. Y dado que hay individuos que, creyéndose víctimas de supuestos o reales agravios, deciden vengarse, ¡cuánto más no ha de deleitarse con la venganza quien, considerándose autoproclamada encarnación de una ofendida nación imaginaria, debería limitarse exclusivamente a intentar ganar la Liga!

Ahí tienen, si no, al lenguaraz Joan Laporta, quien acompañado de un centenar de nacionalistas de la Esquerra, ha depuesto con la sensatez dialéctica que le define cada vez que abre la boca su última estupidez de ‘caganet’ prenavideño, pues si de algo no padece este hombre es de estreñimiento, sí de extraña mente. Como los racistas del Ku Klux Klan, pero sin capucha; como los militantes de las juventudes hitlerianas, pero sin esvástica aunque sí amparado por la estrella de cinco puntas de la senyera independentista, enfurecido por similar delirio nacionalista y guiado por parecida intolerancia que aquellos épicos arios wagnerianos, en medio de la noche barcelonesa y camino del castillo de Montjuïc para honrar la memoria de Lluís Companys, ha dicho el pequeño ‘führer’ con verbo encendido por la tea que portaba: “No son momentos de tibieza, sino de plenitud nacionalista. Son momentos de levantarnos ante los que cada día del año tratan a Cataluña con intransigencia”.

¡Cada día del año! ¿Todos los días del año? ¿Quiénes? ¡Y cuánta intransigencia ajena al menor atisbo de tibieza y cuánta rebosante plenitud en esa invitación al levantamiento popular! Eso se llama respeto al resto de los españoles; claro que ¿cómo van a respetar a quienes diariamente tratamos a Cataluña con intransigencia? ¡Fuera tibieza, que para tibios ya tenemos a Mariano Rajoy, pues no en vano el líder del PP ha dicho que su partido acatará la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, “aunque no nos guste”! Pero, don Mariano, ¿y si el Constitucional fuera contra la misma Constitución? ¿Tan raquítica es la fidelidad a España por parte de la oposición que aspira a gobernar… España?

Mas si fuera poco para una noche tan loca y tan inflamada por el verbo ardoroso del presidente azulgrana, quedaba la guinda, o la cagada verborreica (deben de compartir vicios coprófagos) del ‘president’ de ERC. Joan Puigcercós cree –¡cuánta fe!— que Cataluña es una “colonia” de España. Y él, claro, es anticolonialista. No es el único, aunque sean muy pocos, que quiere alzarse contra la supuesta potencia opresora. Todos, republicanos y convergentes, son muy respetuosos con las leyes. ¿O no dijo en septiembre Artur Mas que “si el Constitucional toca el Estatut, Cataluña debe salir a la calle”? Todos, pues, a las Ramblas. Con antorchas noctívagas, por supuesto, que durante el día no resplandece la llama eterna de Cataluña. ‘Cada u per allà on l’enfila’, como escribió Josep Carner, el príncipe de los poetas catalanes. O lo que es lo mismo: cada loco con su tema.

PP
Gripe A(utonómica)
Clemente Polo Libertad Digital 24 Octubre 2009

En mi artículo PSOE: rehén del PSC exponía las razones por las que el PSOE ha dejado de ser un partido de ámbito nacional y se ha convertido en rehén permanente del PSC y en rehén ocasional de otros partidos nacionalistas, ora CiU o PNV, ora ERC, según las cambiantes circunstancias de la aritmética parlamentaria. ¿Está libre el PP del virus nacionalista? Más allá de la retórica, lo cierto es que las respuestas del PP al nuevo modelo de financiación autonómica, al blindaje del concierto vasco y a sus propios problemas internos en Valencia me inducen a pensar que el virus autonómico-nacionalista ha infectado ya su materia orgánica y está plenamente activo.

En primera instancia, Rajoy rechazó la "chapuza" del nuevo modelo de financiación que calificó de injusto e insolidario. Pero a pesar de sus gruesas palabras, el líder de la oposición permitió que el acuerdo se aprobara el pasado 15 de julio en el Consejo de Política Fiscal y Financiera con los votos favorables de dos comunidades o ciudades autónomas donde gobierna el PP (Canarias y Ceuta) y la abstención de otras siete asimismo gobernadas por el PP (Castilla-León, Galicia, Madrid, Murcia, La Rioja, Comunidad Valenciana y Melilla). Puesto que el número de votos con los que se aprobó la propuesta fueron diez, está claro que el nuevo modelo de financiación podría haberse rechazado si todos los territorios donde gobierna el PP hubieran sumado sus votos. Más desasosegante resultaron incluso las declaraciones del señor Millo, diputado autonómico del PP en Cataluña, quien sin ningún rubor afirmó que "Cataluña recibirá menos de lo que necesita" y "menos de lo que había prometido el Gobierno". Mi única explicación a la insatisfacción del PP catalán con unas cifras que habían desatado la euforia contenida de los correosos nacionalistas del PSC e independentistas de ERC es que la dirección del PP catalán está bajo el influjo del virus nacionalista.

Esta misma semana, el congreso ha aprobado con los votos del PSOE y todos los partidos nacionalistas la toma en consideración de una proposición de ley para homologar las normas fiscales aprobadas en la Comunidad Autónoma vasca con las estatales y evitar que éstas puedan ser recurridas ante los tribunales ordinarios. El PP se abstuvo para "evitar entrar en conflicto con el PP vasco". Y es que, según explicó el diputado García Tizón, aunque "la foralidad siempre ha sido un rasgo distintivo de su partido", el PP no podía apoyar una propuesta "asociada a la aprobación de los presupuestos del Estado". De sus palabras se deduce que el PP apoya el concierto vasco y que su abstención tuvo un carácter meramente circunstancial. De hecho, tres diputados del PP en representación de las provincias vascas abandonaron el hemiciclo antes de la votación para escenificar su desacuerdo, y, posteriormente, el señor Basagoiti, presidente del PP en El País Vasco, decepcionado y "algo desautorizado" por la actitud de la dirección en Madrid, manifestó su total apoyo al concierto vasco "porque es bueno para Euskadi y es algo que es justo" y no supone "ningún privilegio". Encuentro más preocupante la justificación de Basagoiti que el pragmático apoyo de Erkoreka, portavoz del PNV en el Congreso, que se limitó a decir que el PNV apoya los Presupuestos Generales del Estado porque "son buenos para Euskadi".

El tira y afloja mantenido en los últimos días entre la dirección del PP en Madrid y el señor Camps y el resto de líderes del PP valenciano, abunda en la idea de que los partidos de ámbito nacional están inmersos en un proceso de descomposición interna que se ha acelerado tras aprobarse los nuevos Estatutos de autonomía en la pasada legislatura. Con ellos, se ha reforzado la posición de los líderes territoriales y desdibujado la necesaria relación jerárquica que ha de prevalecer en sus relaciones con la dirección central. En esta ocasión, la tensión se ha disipado de momento al aceptar Génova un chivo expiatorio sobre el que ha recaído toda la responsabilidad política. Aunque desconozco los entresijos de este turbio asunto, se ha estado muy cerca de alcanzar una situación crítica que bien pudiera plantearse mañana en cualquier CA donde el líder autonómico, con el apoyo de "su" partido, decide no seguir las órdenes de la dirección y crear una nueva marca. El PP haría bien en tomar buena nota de lo acontecido en Navarra con UPN y adoptar ahora las medidas necesarias para que la situación no se repita.
 

Como acabamos de comprobar en varios asuntos de gran relevancia, los líderes políticos territoriales del PP anteponen los intereses particulares de "su" comunidad a los intereses generales, sin que sean llamados al orden por los órganos centrales del partido. Que el Título VIII de nuestra Constitución reconozca las Autonomías no debería ser óbice para que el PP defendiera la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley e impusiera su criterio en temas de tanta trascendencia como la financiación autonómica o el concierto vasco. Porque si aceptamos privilegios para una comunidad autónoma, ¿qué argumentos se pueden esgrimir para negárselos a otras? Y, si todas las comunidades se limitan a aportar su "cupo" para sostener la casa del Rey y sufragar parcialmente los gastos de defensa, seguridad y política exterior, acabaremos viviendo en un Estado residual y fantasmagórico, un Estado inerme y falto de autonomía. Ése es precisamente el objetivo indisimulado de los nacionalistas catalanes, vascos y gallegos.

Clemente Polo es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Autónoma de Barcelona

Carod e islam
Imanes con barretina
Pablo Molina Libertad Digital 24 Octubre 2009

José Luis Carod Rovira quiere un islam a la catalana, deseo muy loable que no sabemos cómo habrá recibido Bin Laden, cuya principal preocupación tras las abluciones matinales y el primer rezo del día, como todos sabemos, es conocer las declaraciones más recientes del vicepresidente de la Generalidad de Cataluña. Si se atiene al tenor literal de lo dicho por Carod para caracterizar este nuevo islam se habrá sentido insultado, pues el credo de Mahoma no es ni "abierto", ni "acogedor" ni tiene "vocación universal" en el sentido occidental, sino cerrado, hosco y totalitario allí donde triunfa. No obstante, a poco que en los desiertos arábigos conozcan la realidad de la Cataluña actual la acogida habrá cambiado de signo, pues entre la política nacionalista catalana y las sociedades islámicas no hay diferencias sustanciales en lo que se refiere a la imposición de un determinado modo de vida y la persecución del disidente.

Por otra parte, las recientes apelaciones de Carod tienen una clara vertiente de iniciativa empresarial, aspecto éste que tradicionalmente ha distinguido a los emprendedores catalanes. Y es que en Cataluña hay toda una red de instalaciones claramente desaprovechadas, que podrían cederse a las autoridades islámicas a cambio de un buen puñado de petrodólares. Me refiero obviamente a la Iglesia Católica en Cataluña, desaparecida a excepción de unos cuantos grupúsculos nacionalcatólicos que han encontrado acomodo en las estructuras residuales de una jerarquía rabiosamente nacionalista, principal responsable de que a sus misas no acuda ya ni Dios (especialmente Él).

Los seminarios están vacíos y los monasterios ya ni siquiera se utilizan para organizar encierros contra el poder establecido, porque los que tenían por costumbre recluirse píamente para desafiar al Gobierno son ahora los que mandan y no están dispuestos a cambiar la mullida moqueta por el frío pavimento cenobial. A pesar de la crisis económica y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, los bienes patrimoniales de la Iglesia en Cataluña forman un paquete muy apañado que haría las delicias de los dirigentes religiosos islámicos y sus financieros saudíes. Con poner una estelada colgando de la fachada de los templos reconvertidos en mezquitas para el rezo de los viernes, Carod Rovira y sus compañeros agnósticos se darían por satisfechos. Y por si eso fuera poco, Martínez Sistach podría blasonar orgulloso de su hazaña: por primera vez desde que los bisbes nacionalistas aterrizaron, las iglesias de Cataluña se verían llenas de fieles.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

El leve descenso de 14.100 desempleados es un puro espejismo
Un Gobierno manirroto, unas autonomías despilfarradoras y un paro devastador
Ni el plan E ni la temporada de verano han podido contener el desplome del empleo
Redacción Periodista Digital 24 Octubre 2009

Los datos de la encuesta de población activa correspondientes al tercer trimestre de este año son la radiografía de un mercado laboral roto por el desempleo.

El leve descenso de 14.100 personas en la cifra global de parados entre julio y septiembre es un puro espejismo frente a la destrucción de 74.000 puestos de trabajo y la tasa del 17,93 por ciento de paro.

Ni el plan E de obras locales ni la temporada de verano han podido, no ya revertir, siquiera contener el desplome del empleo.

El Gobierno Zapatero, vencido por la realidad, anuncia ahora que el paro seguirá aumentando en lo que resta de año, por lo que cabría preguntarse si las cifras de prestaciones por desempleo contenidas en los Presupuestos Generales para 2010 siguen siendo válidas o, si por el contrario, el Gobierno va a construir nuevamente castillos en el aire con previsiones ilusorias.

Hay más de cuatro millones de parados y 1.136.500 hogares con todos sus integrantes activos en paro.

Con una tendencia constante de destrucción de empleo, estas cifras abocan a una situación de emergencia social, en la que resultan coherentes el deterioro del nivel de vida de las familias españolas y el incremento de la pobreza en España.

Y si el cuadro de situación revela un panorama de extrema gravedad, políticamente es un certificado de ineficacia de la política económica del Gobierno socialista.

El nuevo fondo multimillonario aprobado ayer por el Consejo de Ministros, por importe de 5.000 millones, para los Ayuntamientos, es más de lo mismo, es decir, un empeoramiento de las políticas inútiles de creación artificial de actividad económica.

La mayor parte de ese fondo deberá ser destinado por las administraciones municipales a proyectos relativos a medio ambiente, innovación económica e iniciativas sociales.

Todo muy loable, pero que no va a crear empleo de larga duración, ni infraestructuras productivas, ni actividad económica consolidada.

Más bien parece una excusa para destinar 1.000 millones a los gastos corrientes de los Ayuntamientos, que teóricamente deberían ir destinados a financiar planes de dependencia.

El Gobierno socialista no asume -y así empeora la situación- que, para salir de la crisis, ha de abordar un recorte traumático del gasto público, sin comprometer el gasto social, empezando por reducir la estructura hipertrofiada de la organización administrativa española.

No es sostenible financieramente un paro del 18 por ciento, pero tampoco la existencia de Ministerios inútiles, el despilfarro de autonomías plagadas de gastos prescindibles y la gestión malversadora de muchos ayuntamientos.

Esta crisis sólo va a ser superada si el Gobierno lidera un sacrificio general, que reparta costes también entre las administraciones del Estado, en vez de contribuir a la resignación y el desánimo.

Pero para esto hay que tener una determinación de la que carece el Gobierno. También tiene que cambiar el discurso.

Con sólo buenas palabras y llamamientos al voluntarismo no se resuelve ningún problema económico. En el mes de junio, Zapatero anunciaba que «creamos empleo con intensidad» y que la economía española «marcha más que bien».

Estos son los diagnósticos que explican la situación actual.

Nueva York conocerá 'El valor económico del español'
La Cámara de Comercio España-Estados Unidos celebra una conferencia en la sede del Cervantes
 www.lavozlibre.com 24 Octubre 2009

Nueva York.- La Cámara de Comercio bilateral España-Estados Unidos celebrará el próximo 29 de octubre a partir de las 6 de la tarde en la sede del Instituto Cervantes en Nueva York el evento ‘El valor económico del español’. El acto expondrá el valor intangible que la lengua española aporta a los intercambios comerciales y culturales entre países e individuos en la era de la globalización.

Eduardo Lago, director del Instituto Cervantes de Nueva York, Javier Nadal, miembro de la Fundación Telefónica, e Iñaki Urdangarín, presidente de Telefónica Internacional USA, realizarán la apertura del acto. La presentación inicial correrá a cargo de José Luís García Delgado, doctor en Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid.

Posteriormente se llevará a cabo una mesa redonda en la que participarán el director ejecutivo del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia, Thomas Trebat, el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Columbia, Rodolfo de la Garza, y el profesor de Sociología de la Universidad de Oviedo, Rodolfo Gutiérrez.

El cierre del acto correrá a cargo de Fernando Villalonga, cónsul general de España en Nueva York.

La Cámara de Comercio España - Estados Unidos se fundó en 1959. Es el principal foro empresarial para el intercambio de información e ideas entre España y Estados Unidos y tiene su sede en Nueva York. La Cámara de Comercio es una empresa privada y sin ánimo de lucro dedicada a promover las relaciones comerciales y de inversión entre ambos países.

Este organismo representa algunas de las compañías más influyentes de la comunidad empresarial española y americana. "Nuestra misión es la de proveer servicios de la más alta calidad y poner al alcance de nuestros miembros las herramientas estratégicas más eficaces para incrementar la competitividad de sus negocios".

****************** Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
Piratas
Maite Nolla Libertad Digital 24 Octubre 2009

Realmente, los nuevos tiempos han supuesto un notable avance para los que se dedican a la piratería, o mejor dicho, a la presunta piratería. Ahora no hace falta apresar pesqueros en el Índico ni perseguir goletas o fragatas –con perdón de los entendidos- en las proximidades del Cabo Tiñoso. Se hace todo vía diario oficial. Empresas ruinosas, que hace tiempo que deberían haber desaparecido, viven de la subvención y de otras formas de ingreso de dinero público, dedicándose, precisamente, a hostigar a parte de los ciudadanos que, a disgusto y sin posibilidad de objetar fiscalmente ni de ninguna otra manera, les financiamos la cabecera. Al fin y al cabo, los piratas siempre han perseguido dinero público. Antes era el oro del Rey y ahora son los rescates que exigen los amigos somalíes al Gobierno de España. En Cataluña nos ahorramos la parte sucia del asunto y preferimos llevarnos la tela con resolución administrativa, firme y consentida.

La nueva moda catalana es acusar a esRadio de ser la "radio pirata de Losantos" por estar interfiriendo en las emisiones de Catalunya Radio; algo que, de ser cierto, lejos de ser malo, debería estar premiado con el Príncipe de Asturias. Y los que han señalado a esta casa como autora de una presunta ilegalidad son los mismos que llevan años detrayendo ingresos públicos sin los que no podrían subsistir. Los mismos que taparon sin vergüenza la corrupción del asunto del Carmelo y que intentan ahora hacer lo propio con el caso del Palau. Porque el caso Palau no es un asunto de un ladrón; es un caso de corrupción política.

Y es que ustedes ya saben que en Cataluña practicamos la piratería de guante blanco. Hace unos días un juzgado de Lérida condenó a un mantero a seis meses de cárcel, por la venta de seis frascos de colonia Chanel de imitación y por el tremebundo delito de vender dos potes de Cacharel falso. No sólo ha sido condenado, sino que fue detenido, pasó su noche en el calabozo y será expulsado del país con todos los honores. El señor Millet se ha llevado una cantidad de dinero no inferior a veinte millones de euros –según su propia confesión– y no pasará ni un día en un calabozo de los mossos, ni mucho menos ingresará en prisión, para alivio de la clase política catalana. La consellera de Benestar i Familia –una tal Carme Capdevila (yo también lo he tenido que buscar)– se gastó treinta mil euros en un informe para mejorar su imagen y cómo poder convertirse en una líder. El informe concluía que lo mejor era que dejara de aparecer en público. El departamento a su cargo debe velar por la protección de menores, incapaces, mayores de edad y, en general, de todo aquel que lo necesite. La consellera de Salut se ha gastado otra módica cantidad en preguntar a los niños de siete a diez años qué piensan de ella. Me ahorraré el chiste fácil sobre Polanski.

Piratas, dicen.

La marcha de los parados
FERNANDO SAVATER El Correo 24 Octubre 2009

Ciertas expresiones comunes y reiteradas, como 'espíritu de cuerpo' o 'marcha de parados', resultan si bien se mira algo cómicas, involuntariamente. Pero la segunda de ellas corresponde bastante adecuadamente a lo que presenciamos el otro día por las calles de San Sebastián. Los que allí desfilaron eran parados, en la doble acepción que tiene la palabra: parados o cesantes del anterior Gobierno autonómico, aún quejosos por haber perdido una situación de mando que consideraban suya por naturaleza y dispuestos a denunciar como usurpadores a quienes formaron democráticamente la mayoría que les privó de ella; y también parados en la historia, incapaces de darse cuenta de que los tiempos cambian y de que la época feliz en que se podía compaginar el título de 'hombre de paz' políticamente respetable y la sumisión a la estrategia de ETA ha concluido de forma irrevocable.

La manifestación donostiarra tuvo en todo momento algo de estático, incluso de retrógrado. Era la cabalgata de los reaccionarios del País Vasco, aunque ellos -autocomplacientes- quisieran imaginarse como la vanguardia: una vanguardia perenne y estática, otra contradicción en los términos. Algo así como los chicos de mi quinta, cuando corríamos en la Universidad perseguidos por los grises mientras cantábamos jadeantes lo de «¡no nos moverán!». Ya el lema que les convocaba tenía algo de increíble y de voluntariosamente absurdo. ¿Qué quiere decir 'todos los derechos para todas las personas'? ¿Acaso los derechos no tienen siempre circunstancias y limitaciones en cuanto pasan de la retórica a lo efectivo? ¿Ampara la libertad de expresión el gritar '¡muerte a los judíos!' o, por referirnos a nazis más próximos, '¡ETA mátalos!'? ¿Es que no pierde su derecho de libre circulación y residencia el maltratador alejado forzosamente de su víctima o el condenado por asesinato que no puede salir de su celda cuando le apetezca para ir a conocer mundo? ¿Existe el derecho de pasear desnudo por la calle o el de empapelar la casa donde vive el hijo de un asesinado con fotos y alabanzas del criminal que se lo cargó? Y luego el órdago, la segunda parte del lema: 'A favor de la libertad'. Así, sin más precisiones: la libertad como algo obvio y evidente, como cosa que no necesita leyes ni acuerdos, la libertad muy a la española (¡ay, pobrecillos, qué castizamente españoles son!), o sea la libertad de 'lo que me dicte mi real gana'.

Ni en esos derechos ni en esa libertad puede creer nadie en su sano juicio, salvo cuando está txikiteando con la cuadrilla y ya van muchas rondas. De modo que ese lema es una forma de camuflaje, un intento de dar gato por liebre, un guiño desesperado a otros tan desesperados como uno mismo: 'Tú ya me entiendes...'. Ese lema quiere decir en realidad que ETA se acaba a ojos vistas y que, sin su tutela feroz y su amenaza a los adversarios, mucho de lo que casi nadie se atrevía a discutir en el País Vasco va a empezar a ser cuestionado abierta y jubilosamente. La identidad monolítica impuesta, vulgo 'lo de aquí', se resquebrajará para dejar que aparezcan perfiles nuevos e insólitos, unicornios políticos que volverán del exilio. Cuando acabó el franquismo, la Iglesia católica que había impedido durante la dictadura la libertad de enseñanza se convirtió en ferviente partidaria de ella: para seguir pidiendo centros subvencionados pero confesionales, clases de religión obligadas en el currículo y cosas por el estilo. Del mismo modo, el nacionalismo reclama 'todos los derechos para todos' cuando presiente que ha llegado a su fin el período en que podía limitar en nombre de la voluntad del pueblo y la identidad vasca los derechos de los disidentes, o sea, cuando ha pasado de imponer la simbología de su secta a verla por lo menos relativizada.

fin de cuentas, a los parados en el devenir político e histórico que marcharon el otro día nadie les pide que se hagan el harakiri, aunque ellos parecen creerlo así. Sólo se les exige un moderado sacrificio: aceptar de una vez por todas la realidad. Y la realidad es que la ideología nacionalista -no digamos ya el independentismo- no es una obligación de todo vasco auténtico o el destino irremediable del país, sino una propuesta política entre otras, que tendrá que ganarse sus apoyos por vía de la persuasión y no con amenazas ni profecías apocalípticas. Y también es real que quienes de verdad renuncien al terrorismo deben abandonar esa práctica sin pedir como contrapartida que se les garantice que conseguirán por las buenas lo que exigían por las malas. Que se resignen a aceptar que al abandono de las armas no le va a seguir una entrega de premios, sino -todo lo más y en ciertos casos- una cierta generosidad en el alivio de los merecidos castigos. Y que la realidad va hacer resonar alto y claro una serie de opiniones y propuestas culturales, sociales o políticas que hasta ahora estaban acalladas por el estruendo ominoso de las explosiones y los tiros en la nuca. Se va a acabar la bula de la santa cruzada de liberación nacional, por cuya milagrosa dispensa gozaban de indulgencia plenaria quienes pretendían combatir el Estado -es decir, la democracia actual- aprovechándose de sus mecanismos y a la vez esgrimiendo el fantasma del Gran Hermano Terrorista.

Aceptar esas realidades no excluye otras ideas que las de quienes supusieron que cualquier cortapisa a sus deseos es una ofensa que justifica cualquier burrada. Las demás podrán sostenerse y proclamarse, pero sin ventajismos ni amedrentamientos. Y la tan reclamada educación para la paz es ante todo educación para comprender la realidad y aprender a mejorarla a partir de ella misma, pero no contra ella. Yo tengo la esperanza de que muchos de quienes marcharon parados el otro día lo hicieron por inercia, por rutina o por frustración de ambiciones que hasta ayer mismo tenían por irrecusables. Pero que incluso ellos empiezan también a moverse interiormente y a romper con su parón histórico: aunque eso les obligue durante cierto tiempo aún a caminar de espaldas para salvar la honrilla...

Jaimitos
Alfonso USSÍA La Razon 24 Octubre 2009

Los dirigentes autonómicos de Cataluña son unos humoristas camuflados. Para mí, que de cuando en cuando se ponen de acuerdo para divertirse de los demás con sus gamberradas. Les cabe todo en el ombligo, pero a diez centímetros del ombligo, se pierden. Y los catalanes no son así, sino lo contrario, y lo han demostrado con holgura. No se merecen a este grupo de polichinelas, aunque los hayan votado. Barcelona, una de las ciudades más grandiosas del mundo, es hoy la capital de la aldea nacionalista. Lo que hubiera escrito Josep Pla de esta Cataluña ombliguera. Sociedad callada, como señala Albert Boadella, que es cincuenta veces más catalán que Carod-Rovira, cuarterón de charnego. Y una jaimitada detrás de otra con el Palacio de San Jaime como escenario. Lógico y natural.

La última, su proyecto de eliminar la Navidad y la Semana Santa, que pasarían a denominarse «Fiesta de Invierno» y «Fiesta de Primavera». Laicismo necio. Es de esperar que también cambien el día de «Sant Jordi» y conviertan en espacios laicos la Sagrada Familia y Montserrat. La fiesta de «Sant Jordi» se llamaría fiesta de «Jordi», que queda menos cristiano. Consecuencia y coherencia. De San Jorge, «Sant Jordi», «Saint Georges», «Saint George», «San Giorgio», «San Gorka» y «San Xurxo», que es el mismo, se sabe poco. Lo poco que se sabe es lo del dragón, y da que pensar. Era capadocio y soldado de Diocleciano. De Diocleciano vienen directamente los Puigcercós y los Laporta, como todo el mundo sabe. Además de Patrón de Cataluña, lo es de Portugal y Lituania. Harán bien en borrar su condición de santo, porque a estas alturas de la vida y de la Historia, nadie conoce a ciencia cierta si mereció tamaña dignidad. Y lo de Navidad y la Semana Santa es un golpe de modernidad, sensatez y normalidad diferencial. Esos nacimientos, esas cruces, todo tan español.

Cataluña está llamada a rechazar cuanto venga de la llamada «nación vecina». En Francia se celebra la Navidad y la Semana Santa. También en Andorra. Lógicamente, la «Nación vecina» es España, esa tierra absurda llena de iglesias, cruces, vírgenes y santos. Antiguos y subdesarrollados. Si Dios no existe, no nació y no murió crucificado, se cambia lo que sea y los catalanes se callan y se aguantan, que para eso están. La obligación de los jaimitos es dura y dolorosa. Abrir los ojos a los modernísimos catalanes para que dejen de creer en tonterías. Esos villancicos. Esa música sacra que acompaña la Pasión y Muerte de Jesucristo. Para troncharse de risa. Y como la Navidad coincide con diciembre y enero, y la Semana Santa acostumbra a caer en marzo o en abril, los jaimitos no han tenido que hurgarse demasiado en el ombligo para encontrar las nuevas y «santilaicas» denominaciones. Fiesta de Invierno y Fiesta de Primavera. Se han ganado el sueldo. Y en el «Palau de la Música», en lugar de ofrecer en Semana Santa «La Pasión según San Mateo» se sustituirá por la «Pasión de Mollet», que hay que ver cómo han dejado al pobre hombre, sin millones y sin honra, desagradecidos, con lo generoso que fue con Colom y compañía. Cataluña, rompeolas de todas las chorradas. Y la siempre culta, participativa, activa y ejemplar sociedad catalana, a callar, como está mandado.

Si no van contra nadie, ¿Por qué van?
Paco Sande Periodista Digital 24 Octubre 2009

Sobre “la marcha” convocada el pasado domingo (18-10-09) por la plataforma 'Queremos Galego', para exigir "el derecho a vivir en gallego" y protestar por la política lingüística de la Xunta, que consideran "el peor enemigo" de la lengua.

Leo en el periódico “La Voz de Galicia” un artículo de opinión, firmado por Víctor F. Freixanes.
Y dice lo siguiente: (Traducido del gallego) Voy de manifestación. Voy yo y mis hijos, que ya no son dos niños: Veintiséis y diecinueve años. Vamos juntos en pro de la lengua (el gallego) y contra nadie, esto me parece importante: contra nadie. Vamos porque queremos expresar de esta manera el interés y el amor por nuestro idioma, la lengua que nos lleva juntos, que compartimos y en la que nos reconocemos.

Bien señor Freixanes, estoy seguro de que usted, al igual que sus hijos, son buena gente, gente que jamás ni le desearía, ni le haría mal a nadie, pero si no van contra nadie, ¿Por qué van?

Ustedes están ahí en esa manifestación porque, según ustedes, el Gobierno del señor Feijoo, ha vuelto a discriminar el gallego en favor del castellano. –En realidad lo que ha hecho el señor Feijoo es volver al 50 por ciento, o sea, la mitad de las asignaturas en gallego y la otra mitad en castellano, cuando lo que él había prometido en realidad era que los padres tendríamos la oportunidad de elegir idioma-

Y por eso están ustedes ahí, en esa manifestación, señor Freixanes. Porque ustedes lo que desean es que en las escuelas de Galicia, por imposición, se estudie solo en gallego. Corríjame si me equivoco señor Freixanes.

¿Y dice usted que es muy importante que se tenga en cuenta el concepto de que no van ustedes contra nadie?
Pues perdóneme si lo contradijo señor Freixanes, pero si van contra alguien. Van ustedes contra mi señor Freixanes. Contra mi y contra todos aquellos gallegos –sus paisanos- que no piensan como usted. Aquellos que si, desean una educación en castellano para sus hijos. ¿Es que ellos no tienen el mismo derecho de decidir lo que quieren para sus hijos lo mismo que usted ha decidido para los suyos (de usted)?

Lo dice usted en su artículo, que después de que sus abuelos y padres le hablaron a usted siempre en castellano, llega usted como el “vindicador” vengador y recuperando el eslabón de la cadena, incorpora a sus hijos a la vida en gallego. Pues muy bien hecho, cuente usted con toda mi simpatía y apoyo para hacerlo, es “su derecho”, y espero que nunca nadie le niegue ese derecho. Pero, ¿le parece a usted mucho pedir, por mi parte, que me conceda usted a mí también el mismo derecho?

Dice usted que el que sus hijos se pudieran educar en gallego fue debido al gran salto cualitativo que dio este país (aquí no se si se refiere usted a Galicia o a España, porque como ahora, por lo visto, España se compone de diecisiete países, pues uno anda algo despistado) dio en el marco de las libertades democráticas de la “constitución española” (lo escribe con minúscula) y el “Estatuto de Autonomía”, (aquí con mayúscula).

Ciertamente señor Freixanes, que este país (España) dio un gran salto cualitativo en las libertades democráticas, pero esas libertades se irán al garete el día que dejemos que una parte de los gallegos imponga su voluntad a la otra parte. Y mas teniendo en cuenta que, en este caso, la parte impositora es paupérrima comparada con la parte a la que se le impone.

“En la encuesta realizada a los padres sobre la preferencia de uno u otro idioma en la educación de sus hijos, un 80 por ciento eligió el castellano señor Freixanes, no lo olvide”.

Estoy seguro, además, señor Freixanes, que durante su manifestación, no fueron ustedes molestados por nadie. Al contrario que nosotros, no hace mucho, en la manifestación que promovió “Galicia Bilingüe” en pro de libertad de elección de la lengua, en la cual fuimos asaltados por una pandilla de maleantes descerebrados que, de no intervenir la policía, que lo hizo eficazmente, aquello bien pudo haber terminado en tragedia.

Reto a usted señor Freixanes, o a cualquiera de los que asistieron a la manifestación, a que no son capaces de argumentarme el por qué debe prevalecer su voluntad de imposición lingüística del gallego, sin que esos argumentos socaven mi libertad, la libertad de todos los gallegos.

Sigue en su artículo señor Freixanes: El gran problema y el (desafío histórico del gallego) es la ruptura, que hace que muchos padres, aunque de buena fe, no le hablen a sus hijos en su propia lengua. Una renuncia que se hacen a si mismos, victimas de un proceso historio, de una riqueza que les niegan a los que vengan detrás. Por eso nos manifestamos. No contra nadie, repito, sino a favor del futuro.

Muy bien señor Freixanes, muy bonito, conmovedor y tal, pero no le puedo dar el premio.
Quizás todos aquellos padres gallegos, que queremos que nuestros hijos aprendan bien el castellano y el inglés, y el gallego también, pero sin que ocupe mucho espacio de su tiempo, pues eso ya se lo hablamos en casa, puede que estemos siendo victimas de “ese proceso histórico” que usted menciona. Quizás les estemos privando a nuestros herederos de esa “gran riqueza” a la que usted se refiere. Quizás nosotros estemos todos equivocados y ustedes en lo cierto. Quizás nosotros seamos unos necios y ustedes unas lumbreras, quizás...

¿Pero no le parece que tenemos el mismo derecho, que usted, de elegir?
No olvide usted que Hitler, Mao, Stalin, Lenin, Pol Pot, y todos los dictadores que hubo en la historia se creyeron poseedores de la verdad absoluta, todos creyeron que ellos sabían lo que era mejor para la vida de sus compatriotas. Y en nombre de esta verdad impusiron sus dictaduras y masacraron a todo aquél que se le opuso.

Y termina usted diciendo: Un dato para la esperanza. Soy profesor de universidad. En el primer curso de facultad tengo matriculados cuarenta y seis alumnos: chicos de urbanos y chicos de la Galicia rural, mitad y mitad.
Des los cuarenta y seis, solo tres se expresan en castellano.
Y eso no tendrá nada que ver con que el profesor tenga ese rasgo “radical-nacionalista” ¡supongo!

Señor Freixanes, deje que sus alumnos se expresen en la lengua que prefieran, o de lo contrario les estará usted haciendo un flaco favor, tanto a sus alumnos, como al gallego.

¿Y dice usted que esa manifestación no fue en contra de nadie?
Esa manifestación fue contra la libertad de los gallegos, la libertad de los españoles y la democracia.

¿Le parece poco?

GALICIA BILINGÜE, SOBRE LA INACCIÓN DE LA XUNTA
"Si Feijóo no cambia ahora la política lingüística, esto no tiene marcha atrás"
Han pasado tres meses desde la consulta a los padres sobre la lengua en las aulas y Feijóo no ha cumplido aún su promesa electoral de derogar la ley de inmersión lingüística. En esRadio, Gloria Lago ha dicho que temen que "se esté dejando llevar" por la presión nacionalista.
LIBERTAD DIGITAL 24 Octubre 2009

"Sin complejos", el programa que presenta Luis del Pino los fines de semana en esRadio, ha entrevistado este sábado a Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe. Tres meses después de la consulta que el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo mandó hacer en los colegios para conocer la opinión de los padres sobre la lengua para sus hijos, la Xunta sigue sin derogar la normativa aprobada por el bipartito para imponer el gallego en las aulas.

Según ha explicado, aunque han cambiado algunas cosas, lo "esencial" es la educación y en este ámbito no los ha habido. "Habían prometido la derogación y no lo han hecho", ha denunciado Gloria Lago al recordar que aún "no han presentado ni el borrador" para cambiar la ley, algo que llevaban en el programa electoral que devolvió al poder al Gobierno de Galicia. "Estamos pensando que Feijóo se está dejando llevar por los vaivenes de la calle y eso sería muy preocupante", ha manifestado en alusión a manifestaciones como la de la semana pasada, con la presencia de Caamaño, o a las presiones de los nacionalistas.

Lago, en alusión a la olvidada consulta a los padres, en la que un 75 por ciento optaba por la educación en castellano o el bilingüismo en las aulas, manifestó sus temores de que el Gobierno "esté intentando que la gente olvide los resultados" dejando pasar el tiempo. "Hay que preguntarse por qué no cumplirían la promesa electoral. Tiene mayoría absoluta, tiene respaldo en la calle", ha apuntado.

La presidenta de Galicia Bilingüe, que ha revelado que aún no se han reunido con Feijóo tras su llegada al poder, ha recordado que el tema de la lengua en las escuelas "es algo importantísimo". "Si no lo arreglamos ahora, no lo vamos a poder arreglar, no vamos a estar a tiempo de hacerlo", ha advertido. El sector nacionalista, ha dicho, "está creciendo mucho" hasta convertirse en "una minoría muy molesta", capaz de "presionar" a los demás.

 


 

Recortes de Prensa   Página Inicial