AGLI

Recortes de Prensa    Sábado 7 Noviembre  2009

 

Cuando el Constitucional elude su deber
EDITORIAL El Mundo  7 Noviembre 2009

EL TRIBUNAL Constitucional admitió ayer a trámite el recurso del PP contra 38 artículos y cinco disposiciones de la Ley de Educación de Cataluña, aprobada el 10 de julio pasado. En principio, el PP no iba a recurrir esta norma, ya que esperaba el fallo del Constitucional sobre su recurso contra el Estatuto de Cataluña, presentado en julio de 2006. Ha sido la demora del Alto Tribunal lo que aconsejó al PP recurrir específicamente la Ley de Educación el mes pasado con argumentos muy parecidos a los que ya utilizaba en su recurso contra el Estatuto, en el que se sustenta la nueva ley.

Esta situación no hace más que poner en evidencia por enésima vez el incomprensible retraso del Constitucional, que lleva tres años y cuatro meses deliberando sobre el recurso del PP. A lo largo de este tiempo, el Parlamento de Cataluña ha aprobado decenas de leyes, decretos y otras disposiciones que desarrollan el Estatuto, en flagrante contradicción con la letra y el espíritu de la Constitución. La Ley de Educación es una muestra de ello, pues ignora totalmente las normas educativas del Estado. De entrada, prevé la creación de un cuerpo docente catalán que impide que profesores de fuera de Cataluña puedan dar clases en esa comunidad.

«La cuestión más crucial que la Ley de Educación plantea es si el legislador autonómico puede regular a su arbitrio cualquier materia o debe constreñirse a las materias que la Constitución le atribuye como propias», dice el PP en el recurso. Tras un repaso exhaustivo de la norma, concluye que el Parlamento catalán se ha erigido como «un poder constituyente» que vulnera el artículo 27 de la Constitución sobre el derecho a la educación, así como el artículo 3, que establece que el castellano es la lengua oficial del Estado.

El repaso que hace el PP de los abusos y las incongruencias de la Ley de Educación es devastador, pero lo más grave -como insiste el recurso- es que se impide que los padres puedan elegir la lengua vehicular de la educación de sus hijos. Hasta ahora, la ley catalana de Política Lingüística, de 1998, garantizaba la escolarización en castellano hasta los ocho años. Ahora se impone el catalán como única lengua desde la enseñanza primaria -salvo en su primer curso- hasta la Universidad, en el contexto de unas políticas de normalización que intentan borrar el castellano de Cataluña.

Los populares advierten, con razón, de que se pretenden vulnerar derechos de una parte considerable de los ciudadanos, y todo en atención a un principio tan discutible como el de que la enseñanza «cultivará el sentimiento de pertenencia a la nación catalana». No puede ser más clara la evocación de aquella asignatura llamada Formación del Espíritu Nacional que el franquismo impartía como obligatoria o la de las ideologías fascistas de los años 30 en Europa, que exaltaban la supeditación del individuo a la nación y a la raza. No es casual que, nada más aprobarse la ley en cuestión, ERC anunciara que ésta serviría para avanzar «en la construcción nacional» de Cataluña. Ése es el verdadero propósito de la Ley de Educación y del Estatuto, que tantos puntos en común tienen.

Lo que resulta incomprensible es la tardanza en pronunciarse - por decirlo de una manera benévola- del Tribunal Constitucional. Todo indica que intenta hacer encaje de bolillos para salvar lo esencial del Estatuto, madre de todas las arbitrariedades de un nacionalismo que, con la activa complicidad del PSC, queda reflejado en esta bochornosa Ley de Educación.

Crisis nacional
Desconcierto
José María Marco Libertad Digital  7 Noviembre 2009

En las elecciones parciales en Estados Unidos han salidos derrotados Obama y el Partido Demócrata. Se intenta disimular argumentando que en Nueva York Bloomberg ha ganado por la mínima, pero el hecho es claro. Otra cosa es decir quién ha ganado. Como parecía que el Partido Republicano estaba en caída libre, los republicanos se consideran reforzados. Aun así, quizá la interpretación más sensata, por el momento, sea la que ha adelantado Daniel Henninger en el Wall Street Journal.

Según Henninger, lo ocurrido en estas últimas elecciones no es una simple victoria electoral de un partido sobre otro. Es también el síntoma de la desazón del electorado independiente que es, en Estados Unidos, el que no está previamente registrado. La rapidez con la que se ha producido el cambio sólo se explica de este modo: la parte más sensible y vivaz del electorado no se reconoce en un partido ni en un liderazgo y cambia de lado en menos de un año.

Los factores que han contribuido a esta inquietud, según Henninger, son, por un lado, la conciencia de que Estados Unidos está viviendo un momento excepcional: ni el derrumbamiento del sistema financiero norteamericano ni la práctica nacionalización de algunos de los grandes de la industria automovilística son hechos normales. La respuesta de la administración Obama tampoco resulta tranquilizadora. Una política hiperactiva ha llevado a la intervención masiva, la aprobación de un sistema sanitario de corte socialdemócrata y la subida de impuestos (del 5,4%). Eso por no hablar de los proyectos por ahora fallidos, entre la que hay leyes sobre cambio climático y ampliación del poder de los sindicatos.

Es imposible extrapolar el análisis de Henninger a la situación española. Pero sí se pueden apuntar dos analogías. Una es la actividad del Gobierno español, que aquí se traduce en hiperideologización y ha llevado a abrir todos los frentes culturales a la vez (memoria histórica, aborto, género, laicismo y muticulturalidad), además de provocar un déficit gigantesco y medidas económicas que nos instalarán en una crisis endémica. La otra es el cambio que los socialistas han llevado a cabo en la estructura política española, convertida en un sistema confederal que ha dejado atrás el concepto mismo de nación.

Como ocurre con lo apuntado por el periodista norteamericano, tampoco estos son hechos normales, por así decirlo. Al contrario, señalan un cambio muy profundo, radical, del marco social, cultural y político. La respuesta de los electores españoles, mucho más dependientes del Gobierno y por tanto menos autónomos, es más lenta que la de los norteamericanos. Pero todas las encuestas electorales, e incluso los motivos de preocupación de los españoles, apuntan a una desconfianza cada vez mayor ante sus dirigentes.

También apuntan a que los electores más independientes, y los más sensibles, tampoco se sienten representados por una oposición que no parece dispuesta a elaborar un programa y una posición que tengan en cuenta la excepcionalidad de lo que estamos viviendo.
Se comprende que el principal partido de la oposición no quiera parecer un partido radical o agresivo. Otra cosa es que se abstenga de presentar una alternativa real a lo que el electorado empieza a percibir como problemas de fondo, que afectan a la naturaleza misma del sistema e incluso que se niegue a elaborar una posición cultural que sirva de referencia ante la crisis, o las crisis, que estamos viviendo.

La imposición nunca triunfa
Carmen GURRUCHAGA La Razon  7 Noviembre 2009

Los sucesivos gobiernos que han dirigido Cataluña desde la llegada de la democracia han mostrado interés en potenciar el catalán como idioma de referencia entre la ciudadanía, en contra del español. Una misión que han llevado a cabo cada vez con mayor ahínco a través de métodos impositivos y coactivos hasta llegar a la situación actual en la que en una ley propia prohíbe dar las tres horas preceptivas semanales de castellano en las escuelas. Ahora, el Constitucional ha admitido a trámite un recurso del PP contra esta Ley, en lo que se refiere a los aspectos lingüísticos, curriculares y competenciales.

Repetir que el bilingüismo o trilingüismo favorece la capacidad de aprendizaje es una obviedad, pero da la impresión de que las autoridades catalanas no quieren ver esta elementalidad, ya que la nueva Ley limita los derechos de los niños catalanes a los que impide conocer bien uno de los idiomas más hablados del mundo; esta situación les sitúa en inferioridad de condiciones con sus coterráneos de otras regiones españolas. Evidentemente, los progenitores con más posibilidades llevarán a sus hijos a centros privados en los que aprendan inglés y español perfectamente; amén del catalán. Estaría bien hacer una encuesta entre los políticos de esa comunidad para saber cuántos educan a sus hijos en colegios públicos. La pregunta básica es ¿Por qué los políticos catalanes desean eliminar de la circulación un idioma que únicamente beneficia a todos los catalanes sin distinción?

Crisis nacional
España
David Jiménez Torres Libertad Digital  7 Noviembre 2009

Tengo entendido que lo más normal cuando uno se empieza a incorporar a la vida pública de su país es contemplarla como una suerte de stasis, una situación estática e inmutable, un firmamento cuyos componentes se mueven, sí, pero en epiciclos. Uno siempre acepta la realidad que se encuentra al "hacerse mayor" como ciudadano (proceso menos cantado por escritores y guionistas que el hacerse mayor como hombre o mujer, pero que aun así existe), como si se tratara de un status quo. Casi se ve como el principio de una de tantas películas sobre futuros distópicos: al principio, un mundo caótico y hasta terrorífico pero cuyos procesos y parámetros están fijados, son hasta predecibles; un mundo en el que los días se suceden sin mayor cambio que el de las fechas y las estaciones, ligeras, resbaladizas.

Los humanos y los Terminators llevan luchando décadas; el Matrix funciona hace dos siglos; el Imperio Galáctico lleva oprimiendo a la galaxia desde hace tanto... El pasado se presenta como esos breves párrafos introductorios, esos rótulos rodantes, que resumen con la brevedad de la Historia Objetiva los procesos inapelables que llevaron a esta situación de estancamiento, a este mundo impasible en el que sólo el Héroe puede efectuar un cambio. Quintaesencia, en cierto modo, de la juventud: entender el mundo como un mar calmo en el que sólo Tú, o (en caso de ser de izquierdas) Tú y los Tuyos, podéis efectuar un cambio.

Pero creo que los que nos empezamos a encaramar a las verjas de España, a medida que vamos alcanzando las diversas estaciones de nuestra veintena, no alcanzamos a ver esa tradicional stasis. Imposible ver en la España de los nacionalismos, de Arenys de Mar, de la progresiva descentralización que invade todos los campos de la vida pública (desde la administración a los partidos políticos), de la ola de corrupción, del final de la burbuja immobiliaria y quizás de un modelo económico, de la crisis, del paro; la España, sobre todo, del creciente cuestionamiento del modelo constitucional del 78 (unos, porque deja hacer a otros, y éstos, porque aún les deja hacer poco); imposible, digo, ver en ella el escorzo de un epiciclo. Sus quiebros más parecen los de una espiral, nos tememos que descendente. Su presente no nos habla con la firmeza del status quo sino con la incierta hondura del presente histórico.

Más que una superficie acotada sobre la que chocan cientos de canicas entre sí, cambiando de velocidad y de dirección pero sin desparrarmarse, esta España se antoja falta de vallas, de límites de acción o de proyección (esos límites que sí se hacen presentes en países como Estados Unidos o Inglaterra). No es un gráfico del capitalismo, con sus ciclos ordenados y previsibles, aunque siempre a posteriori. Más bien se presenta como esa Venecia que pierde un habitante cada día, anclada a un proceso más infernal cuanto más cargado de lógica y de fuerzas conocidas y explicables. España se encuentra entre el final de su precuela y el inicio de la siguiente película; escribe poco a poco sus párrafos introductorios, esboza los procesos que luego se irán resumiendo hasta que acaben en los libros de historia bajo el apartado de "Causas". Somos modernos, sí: nuestro firmamento es el heliocéntrico y del Big Bang: el universo se está expandiendo, con la misma velocidad con que corren, inasibles, los transeúntes bajo nuestro balcón.

Pero la aparente inexorabilidad de los procesos humanos esconde un dato importante: cada uno de sus factores, cada instante de sus inercias, depende de una decisión. Darth Vader escogió el Lado Oscuro. Siempre podría haber elegido el otro.

Piratas
Localizar, perseguir y detener o eliminar
GEES Libertad Digital  7 Noviembre 2009

Como hemos repetido aquí en múltiples ocasiones, la última ayer mismo, el objetivo de España en Somalia debe ser localizar, perseguir y detener o eliminar a los piratas. Punto. Para eso están nuestros servicios de inteligencia, la diplomacia y los medios militares. Si por el camino hay que impedir a tiros que un pirata secuestre uno de nuestros barcos, se hace. Y si logra hacerse con un buque, habrá que expulsarle. Y si toma rehenes, habrá que hacérselo pagar de manera proporcional al delito.

El Gobierno nunca lo creyó así. Chacón minusvaloró las advertencias que a partir de 2007 llegaban de la zona. Tras el secuestro y la indecencia del pago del Playa de Bakio, el Gobierno hizo como si hacía algo, cuando la "Operación Atalanta" se mostraba incapaz de evitar que los piratas siguiesen con su extorsión. Presionó a los armadores para que faenaran junto a la fragata, aunque no hubiese caladeros. Se negó a embarcar soldados a bordo, que por cierto sí hubiesen impedido el secuestro del Alakrana. Para colmo, Chacón y Rubalcaba pusieron todo tipo de impedimentos para que la seguridad privada hiciera lo que ellos no querían hacer. En consecuencia, varios barcos han escapado, por poco, de las garras de los piratas.

Con el Alakrana secuestrado, Chacón se limitó a ser la testaferro del pago del dinero. Para disimular apresó al pirata Willy, y ahí se juntó con Garzón para montar el espectáculo mediático que mostrara que el Gobierno sí combatía a los piratas además de pagarles. Éstos se dieron cuenta y han subido la apuesta de manera brutal, conscientes de que un país tan débil no aceparía el órdago. A partir de aquí, el Gobierno se pone histérico, Chacón presiona a los familiares y la administración entra en estado de shock.

¿Qué hacer ahora? Desde luego, el comportamiento de Chacón nos ha metido en un lío considerable, en un punto sin retorno. Pero aún se está a tiempo de reconocer que la gestión del tema somalí ha sido un desastre, y se ha circulado por el camino contrario al que hay que seguir. Aunque pueda discutirse cuándo y cuál es la mejor manera, lo cierto es que en este caso es ya inexcusable el uso de la fuerza contra los piratas, lo que no es incompatible con el uso de otros instrumentos.

El objetivo de los familiares es lograr cuanto antes la liberación de sus seres queridos, que alguien pague el rescate y que Willy sea soltado. Está muy bien para ellos, pero no es ese el deber de un Estado democrático. El objetivo inmediato –no el único– es liberar a los secuestrados españoles. Sería preferible mediante el ataque y la eliminación de los piratas, pero no parece fácil. Primero, porque si por algo se caracteriza este Gobierno es por la renuncia a usar la fuerza, incluso legítimamente. Segundo, porque la cúpula militar sale con la credibilidad por los suelos tras escurrírseles la zodiac pirata de entre las manos, e imbuida del espíritu pacifista de Chacón, no parece proclive a aventuras.

Como se comentaba ayer en este diario, como mal menor es legítimo pagar a los terroristas incluso pagar más dinero para hacerles olvidar sus exigencias sobre el pirata detenido. Valga como distracción táctica, como forma de ganar tiempo y de sacar a los compatriotas de su cautiverio. Como medio, es perfectamente legítimo, a condición de que no olvidemos que una vez liberados los nuestros, España debe hacer justicia con los secuestradores, además de escarmiento y castigo ejemplar. Si se negocia con esta gente, es porque tenemos un garrote gordo en la otra mano. El caso del Le Ponant es lo suficientemente ilustrativo.

No nos vale con que hay cosas complicadas o difíciles. Una de las cosas más escandalosas es la iniciativa estratégica y política que llevan los piratas sobre todo un país. ¿Para qué tenemos en la zona inteligencia, diplomacia y medios militares? ¿Para escoltar el pago del dinero? Es exigible una estrategia punitiva contra los culpables, aunque concedemos que pueda incluir maniobras de diversión o de engaño. Si no usamos los medios militares desplazados, y no se nos ocurre una ocasión más evidente que ésta, mejor retirarlos. No cometamos otra vez el mismo error.

Desde luego, este asunto exige el uso de la fuerza, sí o sí. Más aún, sólo será satisfactoriamente resuelto si al final del proceso los secuestradores son detenidos o eliminados. Lo demás será un fracaso colectivo, una miseria nacional y una invitación a nuevos disgustos.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Surge una plataforma en Aragón contra el pancatalanismo
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital  7 Noviembre 2009

Los nacionalismos identitarios son todos expansionistas y colonizadores de los territorios circundantes o cercanos, pues el conjunto de su territorio actual es pequeño y su importancia, en un improbable futuro de países independientes, estaría muy comprometida tanto por su pequeño tamaño como por los previsibles conflictos internos derivados de la fractura social producida por su tendencia totalitaria. Un País Vasco independiente debería contar, por ejemplo, con su propio ejército, y ya veríamos cómo se las iban a arreglar para defender a sus atuneros en el Océano Índico (que cubre aproximadamente el 20% de la superficie de la Tierra) sin recurrir a Papá Estado Español, como hacen ahora cuando les conviene, por mucha ikurriña que enarbolen sus buques.

La plataforma aragonesa No Hablamos Catalán nació en Fraga el 11 de junio del 2008. Está formada por entidades tanto políticas de diversas tendencias moderadas como no políticas que tienen también como objetivo defender la cultura, el patrimonio y las lenguas de cada Comunidad Autónoma (aragonés, valenciano, catalán, aranés y balear) de la antigua Corona de Aragón, al igual que la lengua que las vincula, el castellano o español, rechazando totalmente el imperialismo nacido a través del concepto de Països Catalans que pretende formar un territorio de habla estándar catalana actualmente promocionado por partidos pancantalanistas de diversa tendencia política, incluida la extrema derecha. El movimiento es también conocido como pancatalanismo, un movimiento que trata de reescribir la historia de la Corona de Aragón.

Forman la plataforma No Hablamos Catalán un conjunto de personas, asociaciones y entidades tanto del Aragón Oriental como del Occidental, así como algunas del resto de Comunidades Autónomas, sensibilizadas ante la propuesta de la inclusión del catalán en la Ley de Lenguas de Aragón.

La plataforma tiene como objetivo, no parar la Ley de Lenguas de Aragón, sino no incluir el término de catalán o lengua catalana para designar a la lengua o lenguas del Aragón Oriental, entendiendo que los ciudadanos de aquellas comarcas son de lengua y cultura aragonesas y que aportan gran parte de la identidad colectiva de los aragoneses, tanto desde el punto de vista cultural como lingüístico.

Más información en el Periódico de Aragón:
http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=534525

Educación para la ciudadanía
Luis del Pino Libertad Digital  7 Noviembre 2009

El 30 de marzo de 2005, el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero aprobaba el anteproyecto de una nueva ley de educación en la que se incluía una asignatura de formación en valores laicos, denominada Educación para la Ciudadanía. El concepto y el contenido de dicha asignatura se habían desarrollado siguiendo las líneas marcadas por la Fundación CIVES y por el grupo de impulsores de la laicidad articulado en torno a la figura de Gregorio Peces Barba, en la Universidad Carlos III .

Esa ley venía a acabar con el derecho que la Constitución otorga a los padres para elegir la educación moral de sus hijos, por lo que diversas organizaciones sociales convocaron una manifestación en Madrid el 12 de noviembre de 2005 por la libertad educativa. La asistencia a la manifestación fue multitudinaria, pero José Luis Rodríguez Zapatero hizo oídos sordos a las demandas de los padres y el Congreso aprobó la nueva Ley el 6 de abril de 2006 .

A lo largo de los meses siguientes, los padres fueron conociendo, alarmados, los contenidos de la nueva asignatura, en los que, con más o menos furor, según las editoriales, se ridiculizaba la familia tradicional; se vertían todo tipo de juicios negativos sobre el cristianismo, sobre las democracias occidentales, sobre el liberalismo y sobre el sistema capitalista; se defendía a regímenes y figuras históricas caracterizados por la falta de respeto a los derechos humanos y a los valores democráticos y se animaba a los niños a iniciarse en todo tipo de prácticas sexuales desde temprana edad. Como seguramente recordarán los oyentes, entre los materiales del Ministerio de Educación para la impartición de la asignatura figuraban cosas tan instructivas como un cómic titulado "Ali Baba y los 40 maricones".

Las organizaciones sociales y las asociaciones de padres dejaron oír sus protestas, pero el Gobierno, de nuevo, volvió a hacer oídos sordos a la demanda social y en diciembre de 2006 publicó los reales decretos que desarrollaban el contenido de la asignatura, ignorando todas las solicitudes presentadas por las asociaciones contrarias a la impartición de la asignatura.

Ante esa situación, la familia Campoy presentó, en marzo de 2007, la primera objeción de conciencia en un colegio de Toledo y un mes después se produjo la primera objeción masiva de 200 padres en un colegio de Madrid. Comenzaba la batalla de la objeción de conciencia a la nueva asignatura.

Para desactivar el naciente movimiento de protesta, el Gobierno comenzó a presionar a los padres, amenazando con que los alumnos que objetaran no podrían pasar de curso, pero esas amenazas no surtieron ningún efecto. Cuatro meses después de iniciada la campaña, las objeciones de conciencia sumaban ya 10.000 en toda España. Además, en agosto de 2007, la lucha contra la asignatura se extendió a un nuevo frente, con la presentación en Andalucía de los primeros recursos judiciales contra la asignatura. El 4 de marzo de 2008, el TSJ de Andalucía emitía la primera sentencia favorable a la objeción de conciencia.

El número de alumnos objetores no paraba de crecer: 15.000 en septiembre de 2007, 21.000 en noviembre, 28.000 en abril de 2008, 30.000 en mayo, 41.000 en junio y 50.000 en noviembre. Al igual que también crecía el número de recursos judiciales, que alcanzaba los 500 en septiembre de 2008 y dos meses después se había triplicado.

Se trataba de una auténtica revuelta social. Visto lo cual, nuestra clase política intentó desactivar el movimiento, consiguiendo que el Tribunal Supremo rechazara el derecho a la objeción de conciencia, en una sentencia que afectaba a cuatro de las miles de familias que habían recurrido. Esa sentencia del Tribunal Supremo es uno de los episodios más vergonzosos de nuestra ya de por sí vergonzosa historia judicial reciente. Porque se trataba de una sentencia pastelera, en la que aparentemente se daba la razón a los padres en cuanto a que los contenidos de la asignatura no podían contravenir su derecho constitucional a fijar la educación moral de los hijos, pero al mismo tiempo se afirmaba que no existía derecho a la objeción.

Aquella sentencia del Supremo fue utilizada por el PP para desmarcarse de un asunto que le resultaba incómodo, dejando a los padres objetores privados de cualquier apoyo político. Pero tampoco eso logró desactivar la resistencia de los objetores, que no aceptaron el nuevo trágala que los poderes públicos querían imponerles. Porque la sentencia del Supremo era una sentencia manifiestamente injusta, que no sólo negaba un derecho reconocido en la Constitución, sino que también contravenía la doctrina del propio Tribunal Constitucional con respecto a la objeción de conciencia.

En consecuencia, muchas familias se negaron directamente a acatar la sentencia del Supremo y mantuvieron su negativa a que sus hijos entraran en las aulas. Y la batalla judicial, lejos de amainar, se recrudeció.

A fecha de hoy, más de 2.000 alumnos no han asistido a las clases de Educación para la Ciudadanía a lo largo del curso 2008-2009, a pesar de las presiones del Gobierno socialista, de las comunidades autónomas (incluyendo las del Partido Popular) y de los propios centros. Y, por supuesto, el Gobierno no ha podido hacer nada para evitar esa revuelta. Porque el Gobierno carece de fuerza legal para hacer repetir curso a unos alumnos que pueden perfectamente pasar de un curso a otro, y de un ciclo a otro, cuando las que les quedan suspensas son otras asignaturas. Los padres objetores han demostrado así que todas las amenazas del Gobierno no eran sino palabrería hueca.

Y en el terreno judicial, ha continuado la catarata de resoluciones de distintos tribunales, dando la razón a los objetores incluso en contra de la sentencia del Supremo. Por la sencilla razón de que el Supremo no es quien para negar a ningún español un derecho constitucional, como es el de la objeción de conciencia por razones morales. Para negar un derecho constitucional hace falta una reforma constitucional, no una sentencia del Supremo.

La revuelta contra Educación para la Ciudadanía está logrando, por tanto, doblar la mano al Gobierno, como ya se hiciera en la pasada legislatura en el asunto de la negociación con ETA. El movimiento objetor es hoy una demostración viva de que ningún Gobierno puede nada contra la sociedad civil, siempre y cuando los ciudadanos estén dispuestos a articularse y a pelear por sus derechos.

http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=2516

El Alto Tribunal admite a trámite el recurso del PP contra 38 artículos de la Ley de Educación catalana
El blindaje del catalán en las aulas llega al Constitucional

El PP cree que tanto la inmersión lingüística como crear un cuerpo propio de docentes no respetan la Constitución.
Noelia Ramírez La Razon  7 Noviembre 2009

BARCELONA- «Satisfacción». Ésta era la sensación que reinaba ayer en los cuarteles del PP tras conocer que el Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso que el partido presentó el pasado 16 de octubre contra la Ley de Educación catalana (LEC).

El blindaje del catalán en las aulas –crear un cuerpo de docentes propio con regímenes y escalas diferentes a las del resto de España y el hecho de que la LEC eluda el decreto ministerial que insta a aplicar la tercera hora semanal de castellano en Primaria– serán las cuestiones que analizará el TC.

Quince días de plazo
Estos tres ejes son los que resumen los 38 artículos, seis párrafos del preámbulo, tres disposiciones transitorias y dos disposiciones adicionales de la ley que los populares han recurrido y que representan los principales frentes por los que batallan desde que se aprobó la norma el 1 de julio.

Aunque la Generalitat ya anunció el pasado miércoles que se personaría ante el Alto Tribunal para defender los puntos que los populares consideran que no respetan la Carta Magna, ayer, al publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se hizo oficial que el pleno del Constitucional ha dado vía libre a su valoración.
Fuentes del Parlamento catalán indicaron que durante la próxima semana la Cámara redactará sus alegaciones en defensa de la LEC. Tendrán que hacerlo antes de que cumplan los 15 días que establece el Alto Tribunal.

El Grupo Popular del Congreso presentó «in extremis» a finales de octubre el recurso de inconstitucionalidad, el mismo día que se cumplía el plazo, tras comprobar que el Gobierno desistía de hacerlo. Durante esa semana y a través del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, se transmitió al consejero de Educación, Ernest Maragall, que el Ejecutivo tenía «dudas» sobre la constitucionalidad de la norma.

El Gobierno se cuestionó entonces los mismos puntos que ha recurrido el PP, pero el propio Gabilondo desmintió la intención de recurrir la norma ante el Alto Tribunal días más tarde. Las «dudas» se esfumaron y se han quedado en una comisión bilateral entre representantes de Madrid y Cataluña que todavía no tiene fecha pero por la que Maragall ya presume de «actitudes y criterios de partida muy positivos».

«Una educación en libertad»
«Esperamos que el dictamen llegue lo más pronto posible», explicó la portavoz del PP en el Parlamento catalán, Dolors Montserrat. «Cataluña merece una educación en libertad y que las familias, los profesores y los alumnos tengan los mismos derechos que el resto de los españoles», defendió. La portavoz alegó que la ley actual plantea un sistema educativo «independiente».

El presidente de la Asociación por la Tolerancia, Eduardo López- Doriga, uno de los máximos detractores de «la Ley de Exclusión al Castellano», valoró «positivamente» la admisión a trámite pero indicó que «lo importante es la sentencia». «Pedimos libertad lingüística porque estamos discriminados. No rechazamos el catalán, pero no se puede excluir al castellano mediante un blindaje como éste», apuntó.

PROFESIONALES POR LA ÉTICA, EN ESRADIO
"EpC persigue sustituir la cultura actual española por la ideología del Gobierno"
Enrique Díez Coelho, miembro de Profesionales por la Ética, ha denunciado en esRadio el adoctrinamiento que persigue EpC y ha recordado que la lucha contra la asignatura sigue en pie pese a la "marcha atrás" del PP.
LIBERTAD DIGITAL  7 Noviembre 2009

Enrique Díez Coelho, miembro de Profesionales por la Ética, ha sido entrevistado en "Sin complejos" para hablar de Educación para la Ciudadanía, de Ni un paso atrás, el libro que acaba de publicar la asociación sobre el tema, y de la lucha de parte de la sociedad contra el adoctrinamiento de la asignatura.

Según ha denunciado, EpC "forma parte de un proyecto" que busca "sustituir la cultura española actual por la ideología del Gobierno y del partido en el poder". Coelho ha recordado que la asignatura nace por una recomendación de la UE que ha sido aprovechada, desde el Gobierno, "para lanzar su proyecto ideológico y de adoctrinamiento de la juventud".

Mientras que en Europa, ha explicado, la asignatura se limita a instar al respeto a la ley, al conocimiento de la Constitución y de los Derechos Humanos, en España "se da muy poco de esa parte, de lo que es realmente común" para "introducir una ideología", algo que es, en su opinión, "una obsesión" para parte de la izquierda. En cuanto al PP, Coelho ha denunciado que "se ha producido una marcha atrás" en su lucha contra la asignatura. Respecto a la situación actual de la objeción, Coelho ha afirmado que son, en la actualidad, "más de 54.000" objetores. Además, hay en marcha unos 1.800 recursos.


SIMON PERES, SOBRE AHMADINEYAD
"Irán es un problema del mundo, y no sólo de Israel"
El presidente israelí ha dicho que Irán "es un problema para el mundo" y que "Ahmadineyad quiere la destrucción del Estado de Israel", algo que discutirá con Lula en Brasil. Peres tratará de involucrar más al país en la lucha antiterrorista.
EFE Libertad Digital  7 Noviembre 2009

Peres iniciará el próximo martes una visita de cinco días a Brasil que incluirá el miércoles una entrevista con Lula, quien recibirá el 23 de noviembre al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad.

Peres dijo en una entrevista en la prensa brasileña que "visitaré Brasil y no pretendo debatir sobre Ahmadineyad", dijo Peres a periodistas brasileños, pero apuntó que confía en que Lula "es un hombre de valores", con quien explicó que pretende conversar sobre la "amenaza" que representa Irán "para el mundo" solamente en privado. "No es correcto visitar un país para debatir públicamente sobre otro", indicó.

Sobre el presidente de Irán, declaró que "todos saben quién es, todos saben que es un hombre que quiere la destrucción del Estado de Israel, que niega el Holocausto y provee de armas al terror, lo cual es más que suficiente".

Según Peres, Brasil "tal vez" podría ser una especie de puente para una negociación entre Irán e Israel, aunque aclaró que no tiene "esa expectativa". En su opinión, "para promover la paz, es preciso combatir la amenaza del terrorismo y reclutar apoyos", un "desafío" en el que declaró que quisiera "ver a Brasil participando más".

Peres, que en su viaje incluirá también una visita a Argentina, dijo que Israel tiene actualmente unas relaciones "cordiales" con los países de América Latina, aunque admitió que existen algunos "altos y bajos".

Entre los últimos citó el caso de Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, rompió relaciones con Israel en enero pasado a raíz de la ofensiva militar de ese país en la franja de Gaza, donde murieron unos 1.400 palestinos. "Hugo Chávez es un líder peculiar", señaló el presidente israelí, quien dijo no entender por qué "un hombre decide vestirse de súper héroe y hacer alianzas para condenar a Israel".

Peres insistió en que las críticas a Israel por esa ofensiva en territorios palestinos "son un error de juicio" y reiteró el alegato de que su país sólo "se defiende" y "lucha contra el terror".

Un «mapa de la memoria» recordará a las víctimas de ETA en el País Vasco
MADRID ABC  7 Noviembre 2009

El Departamento del Interior del Gobierno vasco va a impulsar el «mapa de la memoria», una iniciativa que pretende «marcar todos los puntos de Euskadi donde la lacra terrorista ha dejado su estela de dolor y destrucción». Así lo anunció ayer su titular, Rodolfo Ares, en su afán de restituir la dignidad de las víctimas del terrorismo que los sucesivos ejecutivos nacionalistas se empeñaron en profanar con su desprecio.

Pocos, muy pocos municipios del País Vasco se han librado de ser escenario de los crímenes de ETA. Alzo, Bidegoyan, Orendain, Oreja, Ajánguiz, Gática... En esas junglas la banda no tuvo necesidad de emprender su «limpieza étnica» porque un elevado porcentaje de sus vecinos —el cien por cien en Oreja— han votado tradicionalmente a los «hombres de la guerra». Pero calles y plazas San Sebastián, Bilbao, Vitoria, Irún, Rentería, Hernani, Basauri, Baracaldo, Galdácano, Llodio... así hasta decenas, han sido escenario de los crímenes de la banda. Ares pidió a los ayuntamientos de estas ciudades y pueblos su colaboración para llevar a cabo esta iniciativa, que sustituirá el formato actual de homenajes a las víctimas por otros «con menor costo, pero más eficaces».

De este modo, el homenaje que el Gobierno Vasco tributará a las víctimas el próximo día 29 de noviembre en el Teatro Principal de Vitoria será el último de estas características. De cara al futuro, se baraja, entre otras iniciativas, la colocación de símbolos en lugares destacados como homenaje cotidiando de los ciudadanos a las víctimas.

Por otra parte, Ares explicó que su Departamento prevé destinar en los Presupuestos de 2010 un total de 97,7 millones de euros con el objetivo de costear los servicios de escoltas privados para personas amenazadas por ETA.

Además, Ares espera que los grupos consensúen una enmienda para destinar 750.000 euros a dotar de seguridad a las sedes de los sindicatos amenazados. «Para este Gobierno, la seguridad de los amenazados por ETA es una prioridad», dijo
 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Nuevo reto para el TC: la Ley catalana de Educación
El Puntazo La Razon  7 Noviembre 2009

El Tribunal Constitu- cional ha admitido a trámite el recurso del PP contra la Ley de Educación de Cataluña aprobada el pasado mes de julio. En ella, prácticamente se destierra el castellano de las aulas y, con ello, se vulnera el deber de los catalanes de conocerlo y el derecho de los padres a elegir. Es una buena noticia siempre y cuando el TC haga sus deberes con diligencia. Sería deseable que saliese de su ensimismamiento y demostrase la agilidad que no ha tenido con la sentencia del Estatut, que, tres años después, ni está ni se la espera. Si no, la sociedad catalana se puede encontrar con que empiece el despliegue de la controvertida ley –la Generalitat prevé que será el próximo curso– y la institución que preside María Emilia Casas aún esté debatiendo si respeta o no el espíritu y la letra de la Constitución. Como buena jurista, debería saber que una justicia que llega tarde no es justicia.

Anna Montilla
Això és una dona
Pablo Molina Libertad Digital  7 Noviembre 2009

A la esposa de Montilla hay que concederle la Medalla al Mérito en el Trabajo y hacerlo inmediatamente, antes de que el Tribunal Constitucional revise al alza el texto del nuevo estatuto y se convierta por derecho propio en primera dama de la nación catalana, en cuyo caso no quedaría bien recibir distinciones del país vecino.

En el momento de publicar estas líneas, la señora tiene dieciséis puestos de trabajo, aunque no es descartable que durante el fin de semana aparezcan nuevas ocupaciones de la presidenta consorte, por supuesto remuneradas, que los Montilla no trabajan por la patilla.

El caso de la segunda esposa del primer ministro Montilla es asombroso por la capacidad de trabajo que demuestra en su desempeño cotidiano, porque no es sólo que tenga que atender a las dieciséis ocupaciones laborales que tiene asignadas, sino que al llegar a casa debe ocuparse también de las trillizas y de la inmersión lingüística del iznajeño, a ver si consigue que el bachiller cordobés alcance el nivel C en la lengua del imperio catalano-balear.

Sería interesante conocer cómo organiza la agenda este portento proletario porque el día tiene sólo veinticuatro horas, también en Cataluña, salvo que el TC disponga lo contrario. ¿Ha adquirido la mujer del president el don de la bilocación? ¿Es su bolso un centro de comunicaciones que le permite desempeñar sus tareas sin estar físicamente en el lugar de trabajo? A todos los que se nos quedan cortos los días trabajando sólo para una empresa nos gustaría saber cómo lo hace Annita, para así disponer de más tiempo libre y, eventualmente, encargar trillizos.

Habrá quien se queje de que una socialista acumule dieciséis ocupaciones mientras cada vez más proletarios, tan socialistas como la Montilla, se van al paro irremediablemente, más no deben preocuparse porque Zapatero prometió pleno empleo en esta legislatura y es un hombre que siempre cumple su palabra. Sucede simplemente que ha empezado por Cataluña, concretamente por los Montilla, para seguir por la costa hacia abajo y de ahí avanzar hacia el interior. Es sólo cuestión de esperar sentados. Mayormente en la puerta de la oficina del paro.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

 

Recortes de Prensa   Página Inicial