AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 15 Noviembre  2009

 

El Tribunal Constitucional, otra vez
JOSÉ ANTONIO PORTERO MOLINA La Opinión 15 Noviembre 2009

Periódicamente, con una periodicidad cada vez menor, hay noticias del Tribunal Constitucional. Noticias nada tranquilizadoras siempre, porque las únicas que debiéramos tener del TC son sus sentencias a través del BOE. Ni siquiera él se salva de las filtraciones, que acabarán siendo una sección fija de los periódicos y de las más visitadas. Esta vez, además de las filtraciones con las alineaciones de los equipos rojo y azul, y la mención del magistrado expulsado para el partido más importante, tenemos información de primera mano. Nada menos que de la presidenta del TC.

Las filtraciones creíbles, por lo general de los dos grandes, uno de Madrid y otro de Barcelona, dan cuenta del fracaso, que podría ser definitivo, de la ponencia elaborada por la magistrada Pérez Vera, del equipo rojo. Y de que, frente a la solidez del equipo azul, en el rojo hay más que dudas sobre la ponencia, temiéndose incluso algún cambio de camiseta. Lo que sucede en el TC tiene al Gobierno de los nervios y las filtraciones explican, sin remilgo alguno, que hay enfado con la presidenta Casas porque ni es capaz de acercar posturas, ni quiere deshacer el empate con su voto. En esas circunstancias, el Gobierno prefiere que no haya sentencia hasta después de las elecciones catalanas, ya en 2010, e incluso en 2011 con un TC ya renovado. Un enredo monumental del que, escrito está por muchos antes de que se presentaran los recursos contra el Estatuto catalán, el TC no saldrá con bien y la Constitución quedará tocada seriamente, que es lo que sucede cuando se retuerce a voluntad su letra para que diga lo que conviene al que manda. Al cabo de treinta años muchos artículos de la Constitución no tienen ya otro significado que el que quiera darles la mayoría del TC o, en su caso, la presidenta con su voto decisivo o un magistrado que mude su opinión. Pero hemos llegado al punto en el que el TC no es que no pueda con la carga, es que no se soporta a sí mismo. Un desastre que empezó cuando dos gobernantes socialistas, Zapatero y Maragall, sumando sus incompetencias se lanzaron a la aventura.

La información de primerísima mano la acaba de facilitar la presidenta del TC en la Carlos III. La Constitución no aguanta por más tiempo sin reformas, ha dicho. Así es, pero no porque, como ella dice, no mencione a la UE, ni porque no tuviera en cuenta el impacto de las nuevas tecnologías en el derecho a la intimidad. Sólo por esas carencias, no sería imprescindible, aunque sí conveniente, reformar la Constitución. Y, además, si esas solas fuesen las carencias, ya se habría reformado.

La cuestión es más seria, porque lo que se ha escapado de la Constitución es el Estado de las autonomías. Hasta ahora la autonomía de nacionalidades y regiones del artículo 2º se había tenido por un derecho de contenido difuso que, razonablemente entendido por los partidos, era interpretado también razonablemente por el TC. Pero el Estatut ha demostrado que algunos partidos prefieren que ese derecho pueda expandirse ilimitadamente a su conveniencia, presionando lo que haga falta al TC, hasta asfixiarlo si es preciso. Por eso ahora hay que decidir políticamente si ese es el entendimiento que interesa, y entonces no hay nada que reformar porque con un TC maleable todo será posible, o si ese derecho está limitado por un principio estructural del Estado, la autonomía, que frene las apetencias de los partidos, en cuyo caso es imprescindible reformar la Constitución, precisando con claridad los límites de ese derecho.

José Antonio Portero Molina Es Catedrático De Derecho Constitucional De La Universidad De A Coruña

Regeneración democrática: Urgente, necesaria
Enrique de Diego www.gaceta.es 15 Noviembre 2009

Afrontamos crisis económica devastadora, sin precedentes, de base política: degeneración expansiva de casta parasitaria dedicada a expoliar a las clases medias. Antes que regenerarse, esa casta ha decretado el exterminio económico de las clases medias. Sirva un dato para ilustrar lo insostenible de nuestro modelo de sociedad: hay 14 millones de ocupados no funcionarios por 17 millones –funcionarios, parados, pensionistas, liberados sindicales– dependiendo de las arcas del Estado. El ciudadano, indefenso, no tiene representante político. Ante cualquier problema, no sabe a quién dirigirse, porque se le ofreció lista cerrada. No tiene senador, diputado nacional o autonómico, o concejal al que llamar, enviar email o acudir a su oficina parlamentaria, porque no son representantes suyos, sino burócratas del partido. Vivimos en democracia de ínfima calidad –sin división de poderes, con Justicia lenta y sometida a dictado político– en la que la mentira se ha convertido en uso y costumbre y la corrupción en práctica general.

Los políticos –sobran a espuertas– se han reproducido como esporas; la compraventa de votos ha degenerado en escandalosa picaresca; cualquier pretexto sirve para sangrar al contribuyente. Somos la nación con más coches oficiales. Los políticos, sin pudor, acumulan sueldos del erario público –Anna Hernández, señora de Montilla, 15, María Dolores de Cospedal, 5 y Leire Pajín, 3–.

No sólo resulta degradante el lacayismo medioambiental del sistema generador de hooligans de la gaviota o del puño y la rosa, es que no hay quien sostenga tanto ocioso, tanto ministerio, tanta autonomía, tanto sindicato, tanto cineasta tedioso y trincón y tantas sgaes chupópteras. El parasitismo fiscal –suben impuestos PSOE y PP, con la sana excepción de Esperanza Aguirre– está consumiendo tejido industrial y productivo como un insaciable agujero negro. No es cuestión de alternancia, sino de alternativa. La regeneración democrática no es, ni tan siquiera, tema de debate, es necesidad urgente, cuestión de estricta supervivencia. Otrosí: Cuando, a mediados del siglo XIX, piratas de Berbería que infectaban el Mediterráneo –Árgel, Túnez y Trípoli eran ciudades dedicadas al secuestro– atacaron naves norteamericanas, el presidente Jefferson aseveró: “Todo el dinero necesario para rearme, ni un dólar como tributo”. Se creó la US Navy y el Cuerpo de Marines, que atacó Trípoli. Vamos, como el inútil de La Moncloa.

Enrique de Diego es periodista y escritor.

Paroxismo surrealista
IGNACIO CAMACHO ABC 15 Noviembre 2009

EL contraste más claro de la incompetencia de este Gobierno se produce cada vez que ha de hacer frente a una crisis, sea estructural como la económica o puntual como la del «Alakrana». Diseñado para la política gestual, para elaborar marcos superficiales de debate ideológico o para urdir operaciones de ingeniería social, se enreda en graves dificultades cuando se halla ante cualquier situación de emergencia que requiera decisiones tajantes u ofrezca variantes inesperadas o fuera de control. La falta de proyecto y de experiencia -pese a que ya son cinco años en el poder- provoca una acusada tendencia a la improvisación de soluciones desorientadas que a su vez van generando nuevos problemas en una desquiciada espiral de zozobra; esa manera repentista de gobernar se ha convertido en la característica más acusada del zapaterismo, al que las coyunturas críticas sitúan en un bloqueo caótico.

Ese colapso que suele atenazar al Gabinete en circunstancias de apuro ha alcanzado un punto paroxístico con el secuestro del «Alakrana»; a los habituales errores de precipitación, falta de perspectiva e incluso desconocimiento de los protocolos elementales de respuesta se ha unido en esta ocasión la evidencia de una profunda descoordinación de los resortes de poder ante la clamorosa inhibición del presidente. El azacaneo de varios ministros inclinados a actuar por su cuenta sin un mínimo de cohesión ha derivado en un choque frontal entre la titular de Defensa y la vicepresidenta del Gobierno, cuya disparidad de criterios se ha hecho visible en medio de un vertiginoso embrollo de competencias agravado por la intervención del poder judicial. La sensación de desconcierto y de desorden se ha apoderado de una opinión pública atónita por el espectáculo de un Estado en jaque ante el desafío de unos vulgares piratas asaltabarcos. Atrapado por la escandalosa confusión de sus colaboradores directos, Zapatero no ha encontrado mejor salida que la de culpar a los medios de comunicación de incrementar el embrollo y tratar de imponerles un silencio que no ha logrado establecer en su propio equipo, junto al que el ejército de Pancho Villa parecería un modelo de jerarquía, discreción, precisión funcional y disciplina de ajuste.

Sólo el riesgo objetivo que corre la vida de treinta y seis rehenes impide que este descalzaperros se convierta en el risible esperpento de un Gobierno a la deriva, enredado en su propio desbarajuste, y de una Justicia tan deteriorada en sus principios que ha llegado a plantearse el modo de burlarse a sí misma. Pero ni siquiera el siniestro suspense del rescate puede aplazar ya el asombro social ante esta exhibición de surrealismo político, que está haciendo trizas el Estado de Derecho y ha arrasado ya los últimos jirones de confianza en un Gobierno tan inoperante que ni siquiera necesita oposición para llevarse la contraria.

¿Barcos sin bandera?
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 15 Noviembre 2009

DEJEMOS aparte a un gobierno que gobierna a base de crear problemas para tratar luego de solucionarlos, y fijémonos en nosotros, los españoles, si todavía podemos llamarnos así. Los españoles llevamos demasiado tiempo jugando con las cosas, no de comer, sino de existir, como niños que juegan con las bombas encontradas en un descampado. Todo está aquí permitido, nada está vedado, y así nos va. Si puede violarse impunemente no ya la ley, sino la Constitución, ¿por qué no puede meter la mano en la caja un alcalde o un secretario de Estado, cuando el Estado es un pitorreo? ¡Ah! Pero si las cosas vienen mal dadas, en economía, en sanidad, en el océano Índico, al primero que acudimos es al Estado para que nos saque de apuros. ¡Que no somos listos los españoles! ¿Para qué vamos a imitar a los alemanes, como quiere la ministra de Hacienda, si tenemos la fórmula para vivir como Dios? Pedir siempre, no dar nunca, y quejarnos. Sobre todo, quejarnos de esa mala madre que es España.

Ahí tienen al PNV rechazando la bandera española en todo el territorio vasco, pero pidiendo soldados españoles para defender a sus atuneros. Por cierto, ¿llevaba bandera española el Alakrana cuando fue apresado por los piratas, como asegura el abogado de los dos de ellos detenidos? No lo sabemos, pero en las imágenes televisadas que nos llegan de las islas Seychelles, otros atuneros no la llevan, llevan la ikurriña, que no está reconocida como pabellón nacional. O sea que son «barcos sin bandera», sin derechos reconocidos internacionalmente. En España se puede quemar sin el menor riesgo la bandera española, pero por ahí fuera resulta peligroso salir sin su cobijo. Son cosas que no caben en la mente estrecha de los políticos nacionalistas, pero que pasan.

Y me gustaría preguntar a toda esa gente que se manifiesta para pedir la vuelta a casa de los 36 tripulantes del Alakrana, víctimas inocentes en este juego de ambiciones e irresponsabilidades, si un Estado Vasco tendría los medios para defender a sus pescadores, a sus empresarios, a sus técnicos, a sus simples turistas por esos mundos de Dios y del diablo. O, más sencillo todavía: si creen que los chicos que queman contenedores, extorsionan y pegan tiros en la nuca se embarcarían en los atuneros para defenderlos de los piratas somalíes. Porque una cosa es jugar a Estado y otra muy distinta, asumir sus funciones. Algo que no han hecho ni harán nunca nuestros nacionalistas, no porque España se lo impida, la pobre ya no puede impedir nada, sino porque la necesitan aún más que el resto de los españoles, para sacarle todo lo que puedan y denigrarla el máximo posible, que a la postre viene a ser lo mismo. Pujol recordaba el otro día la fábula del escorpión y la rana. Don Jordi siempre tan oportuno. El escorpión es un alacrán.

Allí, para siempre
Alfonso USSÍA La Razón 15 Noviembre 2009


«Miré al cielo y todo estaba negro. El negro del cielo se unía con el negro de los tejados de las casas. Eran las doce del mediodía y la luz, o la falta de luz, era de noche negra. Busqué refugio en una taberna, y la cerveza que bebían los clientes, era cerveza negra. Estaba en Belfast». Esta agradable y generosa descripción se debe al talento de Robert Linley, un modesto escritor ingles de historias de viajes domésticos. Nuestros cielos cantábricos, desde los vascos a los gallegos de la cornisa norteña, aún en días de galernas, vientos noroestes locos y panzas de burro estáticas y lluviosas, son luminosos si los comparamos con los de Irlanda del Norte. Se trata de que Iñaki De Juana Chaos sea extraditado a España o no. José Antonio Vera escribió días pasados en este periódico un sagaz artículo titulado «Mejor que no vuelva». Un juez irlandés tiene en sus manos la decisión. Los abogados del criminal que ha penado en España menos de un año de cárcel por cada uno de sus crímenes, han comunicado al juez que, de volver a España, De Juana Chaos podría caer en una profunda depresión que le llevaría a la muerte. Otro chantaje más. Curiosa depresión en quien ha asesinado a veinticinco inocentes. Pero aún así, me uno a la opción de Vera. Mejor que no vuelva. En Belfast para siempre.

Si De Juana volviera a España, cumpliría o no, una breve pena de prisión. Y en unos pocos meses estaría libre. Sería el héroe de las «herriko-tabernas». Le invitarían a pinchos y chacolí, al menos durante unas semanas. De Juana y su chica, Irati Aranzábal, no podrán vivir nunca como una pareja normal. Estarían en tensión y agobio hasta en su propia casa de San Sebastián. Pero mejor el agobio en San Sebastián que la tranquilidad en Belfast. Iñaki De Juana, el asesino, ha sido tratado en las cárceles españolas como un pachá. Chantajeó al Gobierno con unas alimentadísimas huelgas de hambre. Fue vergonzosa moneda de cambio del «proceso de paz» montado por Zapatero y Batasuna. Las autoridades penitenciarias le permitían, de acuerdo con sus antojos y apetencias, compartir con Irati toda suerte de quiquis y sucedáneos, con el mérito de que ni uno ni la otra asistieron nunca a los talleres de masturbación de la Junta de Extremadura. De Juana comenzó a sentirse preso con su libertad. Y a experimentar la inseguridad en sus largos y chulescos paseos donostiarras. Sus amigos terroristas del IRA le encontraron en Belfast el nidito de amor que exigía su nueva condición de casado. Y tanto ella como él, están hasta las narices de Belfast. La depresión le ha sobrevenido por amanecer en Belfast un día sí y otro también. La recuperación del asesino será un engorro para todos. Mejor que no vuelva. Para un español, y el canalla de De Juana lo es aunque no quiera serlo, la libertad en Belfast es más cárcel que la prisión en cualquiera de los centros penitenciarios de España. No he conocido a nadie que prepare con ilusión un viaje a Belfast. Sabino Arana eligió Lourdes para su viaje de novios. Sabino buscaba un milagro que no se produjo. Poder consumar su matrimonio. De Juana creyó encontrar en Belfast su libertad inmerecida. Que la disfrute, si es que en Belfast se disfruta la libertad. Y que no vuelva. Que se muera allí.

La lengua de Johan Cruyff
E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ABC 15 Noviembre 2009

En Cataluña han optado por ser prácticos: cuando algo no lo acaban de tener claro, contratan unos traductores para que se lo trasladen al catalán. Ante la más leve duda al respecto, como por ejemplo una comitiva de nicaragüenses, el presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, echa mano del servicio de traductores para que los presentes en la sala, españoles y catalanes en un ciento por ciento, puedan escuchar y entender en estéreo la plática de los enviados nicaragüenses, que se expresaron en ese exquisito español que se usa allende.

Y gracias a esta acertada filosofía —la de mojar cualquier duda en ese vaso de agua clara que es el catalán—, puede ser entrenador de la selección de fútbol de Cataluña Johan Cruyff, cuyo turbio castellano va a necesitar de litros y litros de catalán para que aquello quede bien lavado; es decir, si para un nicaragüense se necesitaron dos personas que hicieran el paripé de la traducción, para este holandés con boca de segadora y vocación dadaísta se va a necesitar un equipo entero de aguadores, y aún así tendrán que recurrir a una traducción libre al catalán.

Johan Cruyff ha sido claro: ni hablará catalán ni cobrará un sólo euro, ofreciéndoles así un «pack» con las dos intenciones juntas: una oferta que no podría rechazar un buen catalán, por muy nacionalista que sea. No hablará catalán, pero trabajará gratis; no cobrará un sólo euro, pero no hablará catalán... Se mire como se mire, será un «negoci», y más si se tiene en cuenta la capacidad de agresión que tiene demostrada este hombre a un idioma, pues el español, con todo su arraigo en el mundo, apenas si pudo soportar las embestidas lingüísticas de este genio del fútbol. Si hasta llegó a inventar frases y giros, como ese tan surrealista de «en un momento dado» (¿en un momento dado?... ¡glub!).

La que podrían organizar con un idioma frágil, todavía necesitado de miramientos, como el catalán, entre el seleccionador de fútbol, Johan Cruyff, y el president de la Generalitat, el cordobés José Montilla... En cuanto se arrimen un poco para hacer faena, derrumban por completo los pilares de la Societat Eugenèsica per la Preservació de la Raça Catalana que presidió hace un siglo el filólogo (y filo más cosas poco recomendables) Pompeu Fabra i Boch.
Pero, por no apartarnos del arranque de este artículo, ese afán de los catalanes por ser prácticos debería llevarles, en lo tocante a este asunto de Cruyff, a tomar dos posturas irrenunciables: la primera, y fundamental, estipular un precio y pagarlo, que siempre será mucho más barato afrontar ese precio acordado que eso otro tan inseguro del «gratis total», y segundo, y por completo vital, que el catalán ni lo toque, ni lo mire, y que no entren a ese trapo del que son tan aficionados de traducirlo, o doblarlo, o subtitularlo, que, en un momento dado, Cruyff inventa algo.

02.- Racismo nacionalista en la literatura galleguista de los siglos XIX y XX.- El siglo XIX.
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 15 Noviembre 2009

Escrito por Miguel Salas desde Taiwán para la Revista Tonos Digital, de la Universidad de Murcia. 28 de Enero de 2009.

El siglo XIX es uno de los más destacados en la historia de la literatura gallega. El conocido fenómeno del Rexurdimento, encabezado por Manuel Murguía, Rosalía de Castro, Eduardo Pondal y otros autores, comienza a organizar en un discurso nacionalista coherente los anhelos provincialistas anteriores.

El tema del racismo durante el siglo XIX es delicado. En la actualidad existe cierta tendencia, entre los herederos del discurso nacionalista decimonónico, a justificar el racismo de autores como Sabino Arana por considerarlo una tendencia general de la época. En el caso del galleguismo tenemos el ejemplo de Xusto Beramendi, notable historiador gallego, que dice de la actitud de Murguía:

“Su 'racismo', o mejor, su celtismo, es puramente teórico. Es decir, lo utiliza sólo para fundamentar con solidez, “científicamente” según los baremos dominantes en la segunda mitad del siglo XIX, la irreductibilidad y la irreversibilidad de la nación gallega” (Murguía, 1985, pp. X-XI).

Quisiera, antes de analizar la obra de los autores galleguistas, detenerme un instante en este párrafo.

Si bien es cierto que las ideas racistas estuvieron muy extendidas en el siglo XIX, también gozaron de inmenso éxito en el XX, hecho que no lleva a nadie a justificar el racismo nazi. Por otra parte, Murguía escribió su libro El regionalismo gallego para contestar el discurso del senador Antonio Sánchez Moguel, en su ingreso a la Academia de Historia. En tal discurso, el historiador andaluz se mofa del autor gallego por pretender ser capaz de distinguir el origen étnico de cada gallego mirándole solamente a la cara. Murguía le contesta escribiendo: “Nos reconocemos reos de ese delito, pero sin que abominemos de él, antes persistiendo en nuestro pecado” (Murguía, 1985, p. 41). Esta simple anécdota demuestra que había en el siglo XIX quien consideraba el etnicismo de algunos de sus coetáneos poco menos que un disparate –y académicos, no defensores de posturas marginales o modernísimas–.

Además, es considerablemente peligroso dividir el racismo en teórico y práctico y afirmar que el teórico pueda “fundamentar con solidez” nada. El racismo es racismo, y una aseveración como la de Beramendi abre la posibilidad de extender tal división a otros tipos de violencia. Las teorías siempre han sido inspiradoras de las acciones, y de nada sirve separarlas.

Por último, el hecho de llamar “celtismo” al racismo de Murguía no lo rebaja de intensidad. El celtismo, igual que el arianismo –que, por cierto, es un término muy usado por Murguía y otros galleguistas– es racismo con todas las consecuencias. Querer maquillarlo es una actitud pueril.

Dicho esto, a continuación analizaremos el racismo de la obra de Manuel Murguía.

Miguel Salas
Taiwán

SI NO HAY ACUERDO, CASAS LO RETRASARÍA UN AÑO MÁS
El Constitucional seguirá deliberando este lunes sobre el Estatuto catalán
El pleno del TC piensa continuar deliberando este lunes sobre el Estatuto después de que la semana pasada, en una "prospección", los magistrados rechazaran el que ya es el cuarto borrador. Este sábado trascendió que Casas, a instancias del Gobierno, podría retrasar un año la decisión.
EUROPA PRESS Libertad Digital 15 Noviembre 2009

Fuentes del Constitucional señalaron que, en el actual escenario, la opción que parece como más factible es que la ponente reelabore su propuesta en determinados aspectos con el fin de concitar un mayor consenso.

Esta posibilidad entraña sin embargo cierta dificultad de éxito visto lo ocurrido en el "sondeo" realizado en el alto tribunal, que ha dejado demostrado que si bien existe mayoría para tumbar la ponencia, en la situación actual no habría votos suficientes para sacar una sentencia adelante que avale el Estatuto.

Otras opciones, según las mismas fuentes, pasarían por la redacción de una nueva ponencia por parte de la magistrada Pérez Vela o bien que ésta, al no poderse superar la actual situación, renuncie a la misma. En este caso, la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, debería designar nuevo ponente o bien asumir ella misma la elaboración del texto que sería más tarde sometido al Pleno del Tribunal.

Según las informaciones difundidas el pasado, durante la consulta realizada se habrían posicionado a favor de la ponencia, además de su autora, la propia presidenta del tribunal y los magistrados de tendencia progresista Eugeni Gay y Pascual Sala. En contra habrían votado el vicepresidente del tribunal, Guillermo Jiménez, y los magistrados Vicente Conde, Jorge Rodríguez Zapata y Javier Delgado, todos ellos situados en el sector conservador del tribunal, a los que se habría sumado Manuel Aragón, quien por su actuación hasta el momento venía siendo situado en el sector de izquierdas.

UPyD quiere incluir en la Carta Magna la lengua como causa de discriminación
El partido de Rosa Díez pide que se elimine la "especial protección" a la pluralidad lingüística
Epwww.lavozlibre.com 15 Noviembre 2009

Madrid.- Unión, Progreso y Democracia (UPyD) quiere eliminar de la Constitución la especial "protección y respeto" a la pluralidad lingüística que establece el artículo 3.3 de la Carta Magna e incluir la lengua como elemento de no discriminación, equiparable al racismo.

Así se recoge en la ponencia política que se debatirá en el primer Congreso que la formación que actualmente lidera Rosa Díez celebrará los próximos 20, 21 y 22 de noviembre.

En dicho texto, UPyD aboga por suprimir el artículo 3.3 de la Carta Magna, que reza que "la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas será objeto de especial respeto y protección", y por incluir la palabra "lengua" en el artículo 14, de forma que los españoles no puedan ser discriminados por razón de nacimiento, raza, sexo, religión y opinión, pero tampoco por la lengua.

La ponencia de UPyD también contempla la necesidad de llevar a cabo una reforma de la Constitución encaminada, entre otros asuntos, a que el Estado asuma las competencias referidas a la representación internacional, la educación y la legislación que afecta a sanidad, medio ambiente, recursos naturales, urbanismo y gestión del territorio, y a estudiar una reforma del Senado para que se convierta en una "verdadera" Cámara de representación territorial.

URGE LA REFORMA DE LA LOREG
Respecto al artículo 2 de la Constitución sobre la unidad nacional y autonomía de las nacionalidades y regiones, UPyD propone sustituir nacionalidades y regiones por "comunidades autónomas y ciudades autonómicas". Asimismo, propone eliminar la cooperación con la Iglesia Católica y la demás confesiones, dejando claro que ninguna de debe tener carácter estatal.

Este apartado de reforma de la Constitución ha recibido 133 enmiendas por parte de los afiliados, que consideran necesario crear una comisión auditora independiente que se encargue de valorar los cambios más apropiados del texto constitucional.

Además, UPyD hace de la reforma del sistema electoral una materia "básica y esencial" dentro de su programa político proponiendo aumentar el número de diputados de 350 a 400, que el número mínimo inicial de diputados por provincia pase de dos a uno y sustituir el sistema D'Hondt por alguno más proporcional. Además, plantea la desaparición de la provincia como circunscripción electoral buscando una fórmula mixta de circunscripción entre la comunidad autónoma y la circunscripción única.

Otra de las reformas fundamentales que defiende UPyD es la de la Justicia, donde vuelve a proclamar la necesidad de un gran pacto que, entre otras cuestiones, contemple un moderno mecanismo de gestión documental, busque un sistema de indicadores para medir las cargas judiciales y reflexione sobre el "enorme" gasto y la "preocupante" descoordinación que está suponiendo la descentralización de la justicia.

AMPLIAR EL TC Y ELEGIR POR CONSENSO AL FISCAL
En este apartado, UPyD insiste en la reforma del sistema de elección de los vocales del CGPJ, pide ampliar de 12 a 15 el número de magistrados del Tribunal Constitucional para evitar los empates y descargar del "excesivo" trabajo a sus integrantes y plantea el mismo método de designación para que el fiscal general del Estado que se sigue para el Defensor del Pueblo.

La formación que lidera Rosa Díez también reivindica un pacto de Estado de Educación que parta del reconocimiento de los profesores como "los verdaderos expertos" en materia educativa. Además, pide devolver esta competencia al Estado y que, en los territorios bilingües, se garantice el derecho de a la escolarización en la lengua de elección y el aprendizaje adecuada de ambas lenguas oficiales.

Además del fomento de la educación no universitaria mediante un bachillerato "sólido" y una formación profesional que permita el acceso a estudios superiores y la adaptación del sistema de créditos europeos, UPyD plantea crear una Ley de Financiación de la Enseñanza que dote al sistema educativo y de investigación de más medio humanos y materiales.

A este apartado, los afiliados proponen que se amorticen los centros educativos públicos, que se reduzca la rotación del profesorado, que se incremente la presencia del inglés y que se promueva una educación pública desde los 0 a los 3 años.

JUBILACIÓN POR ENCIMA DE LOS 65 AÑOS
En materia económica, la ponencia plantea una ampliación de la vida laboral por encima de los 65 años, una propuesta que los afiliados han cuestionado en sus enmiendas, en las que defienden que ésta sea voluntaria.

Del mismo modo, persigue una rebaja de las cotizaciones sociales de las empresas compensando a la Seguridad Social esta caída de la financiación vía Presupuestos a través de un aumento del IVA y de impuestos especiales, y penalizar las prejubilaciones a través de un impuesto, que pagarían las empresas, cuya cuantía sería equivalente a la retribución anual del trabajador prejubilado.

Asimismo, propone aumentar la vigilancia sobre el sector financiero en lugar de promover "de manera indiscriminada" las fusiones entre entidades, reclama la reforma urgente de la Ley de órganos de representación en las cajas de ahorro (LORCA) para reducir la participación de las administraciones en sus órganos de gobierno, y plantea la eliminación de "la dualidad" del IRPF para incrementar su progresividad y potenciar el control "de todo tipo de rentas", incluyendo las del ahorro.

UPyD reclama, entre otros aspectos, un cambio del régimen fiscal del País Vasco, Navarra y Canarias para "corregir sus deficiencias" e incorporar a estas regiones los mecanismos de solidaridad interterritorial, complementar la energía nuclear con las renovables, restaurar el mercado interior y favorecer la financiación pública en I+D.

A todas estas cuestiones, los afiliados de UPyD han añadido la necesidad de dar más apoyo a las pymes y autónomas y más protagonismo en el sistema económico a sectores primarios como la agricultura o la pesca.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

CAMACHO PASA DE PUNTILLAS SOBRE EL TEMA DEL ESTATUT
"Conseguiremos ser alternativa en Cataluña, te lo aseguro, presidente"

Alicia Sánchez Camacho ha basado su discurso en convencer de que el PPC es "alternativa" en Cataluña. "Lo conseguiremos, te lo aseguro", dijo a Rajoy, que se declaraba hoy, en La Vanguardia, abierto a pactos. También ha pasado, de puntillas, por el tema del Estatut.
LIBERTAD DIGITAL 15 Noviembre 2009

En el discurso de cierre del congreso del PP celebrado en Barcelona, Alicia Sánchez Camacho ha tomado la palabra dirigiéndose, en primer lugar, a Rajoy: "Mariano, apuestas por Cataluña, por eso has sido capaz de traer a toda la organización a esta maravillosa tierra". Dirigiéndose ya al público, Sánchez Camacho apuntó que "Rajoy viene aquí y Zapatero ya no viene". "El PP está donde tiene que estar", proclamó.

Según Sánchez Camacho, su partido defiende "la España real, la España que suma". "Creemos en sumar, en la concordia", insistió antes de criticar al tripartito: "Son muchos los conflictos que vivimos y el Gobierno no ha dado solución a esos problemas". Citó, entre otros, a quienes "apuestan por referendos" y por "las mal llamadas embajadas en el extranjero".

"Hoy decías que el PP va a ser decisivo en el futuro de Cataluña y yo apuesto por que vamos a conseguir ser decisivos", indicó Camacho, dirigiéndose de nuevo a Rajoy. "Este partido avanza, se consolida. Conseguiremos ser alternativa en Cataluña, te lo aseguro, presidente", afirmó. Entre las "políticas de progreso" que se comprometió a impulsar, citó la eliminación del impuesto de sucesiones, "injusto y bochornoso".

Después, citó el problema lingüístico en Cataluña con la reciente Ley de Educación. Tras citar su recurso, afirmó que defienden "una educación de calidad y en libertad". "Lo que hace el PPC es defender el bilingüismo, del catalán, del castellano, como lo hace Feijóo como lo hace Basagoiti", sostuvo.

Tras este tema, tocó el del Estatuto. Un día después de conocerse que Casas, a instancias del Gobierno, estudia retrasar aún más el fallo sobre el recurso de inconstitucionalidad que interpuso el PP, Sánchez Camacho dijo que el PP "reivindica estabilidad institucional" y "seguridad jurídica". "Le pedimos que no retrase más esa sentencia. Necesitamos un Estatuto plenamente constitucional y eso esperamos que se consiga", apuntó sin entrar en criticar al texto que ahora se estudia.

También pidió que cuando, por fin, se emita ese fallo, todos los partidos acaten esa sentencia. "Cualquier otra actitud será lo contrario de lo que amamos en democracia".

Finalizó su discurso pidiendo el "máximo respeto al PPC". "Ya está bien de tripartidismo, de socialismo, de nacionalismo. Cataluña no necesita más –ismos. Voy a ser una política valiente y me voy a enfrentar al pensamiento único", prometió.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial