AGLI

Recortes de Prensa    Viernes 11 Diciembre  2009

 

La sociedad civil española, en estado de coma
Francisco Rubiales Periodista Digital 11 Diciembre 2009

Ocupada por los partidos políticos, desarticulada, desmoralizada, sin capacidad de influir y con sus pilares dominados por el poder político, la sociedad civil española se encuentra en estado de coma y muestra un estado de postración más enfermizo, incluso, que las sociedades del este de Europa que padecieron una dictadura comunista.

Recursos potencialmente tiránicos y liberticidas como el sistema de espionaje SITEL, controlado por un gobierno que no es fiable para el ciudadano, deprimen todavía más y castran con mayor intensidad a la sociedad civil española, cuyos débiles impulsos apenas se perciben ya, ahogados por el abrumador poder y dominio del Estado español, insano y sin control.

Los grandes pilares de la sociedad civil española han sido "tomados" por los partidos políticos, que, groseramente, han penetrado en reductos que les están vetados por la democracia: las universidades públicas mendigan dinero a las administraciones autonómicas y las privadas son alarmantemente escasas; la patronal y los sindicatos no quieren ni pueden ser libres porque reciben dinero a chorros del sector público; en los consejos de las cajas de ahorro se sientan los políticos; los medios de comunicación independientes casi no existen, mientras que la mayoría de los grandes medios han tomado partido y luchan ya en las trincheras, empotrados en las filas de la izquierda o de la derecha; la mayoría de las fundaciones y asociaciones que operan en el sector sin ánimo de lucro reciben subvenciones del poder público y las perderían si ejercieran la independencia y la crítica, un dogal que también maniata a la mayoría de las organizaciones de consumidores, asociaciones de vecinos, clubes, centros culturales y demás piezas de una sociedad civil cespañola cuyo encefalograma es practicamente plano.

Dicen los politólogos y filósofos que sin sociedad civil no puede existir democracia porque la sociedad civil es ese espacio vital de la sociedad donde los ciudadanos y sus instituciones funcionan en libertad, dialogan y crean opinión, al margen del Estado y cumpliendo la misión, vital en democracia, de servir de contrapeso al poder político.

En los hornos de la sociedad civil se cuecen los valores y rasgos que hacen avanzar a los pueblos: el impulso, la creatividad, la innovación, el espíritu emprendedor, el esfuerzo, la solidadridad y la demanda de justicia. Sin embargo, de las sociedades civiles ocupadas y maniatadas, como la española, no puede surgir etra cosa que el conformismo castrado y el lamento temeroso ante la corrupción y los abusos del poder político subyugante.

La democracia española, una de las más deficientes del mundo occidental, no sólo carece de esa vital sociedad civil saludable, que opere como contrapeso del poder, sino también de otros rasgos y valores imprescindibles para el sistema: participación del ciudadano en los procesos de toma de decisiones, separación e independencia de los poderes básicos del Estado (Ejecutivo, Judicial y Legislativo), medios de comunicación independientes y críticos, leyes democráticas que se apliquen con justicia y equidad y un sistema electoral que permita a los ciudadanos elegir libremente a sus representantes, una condición básica esta última que es impracticable en España mentras persistan las listas cerradas y bloqueadas.

Francisco Rubiales
Voto en Blanco

Los augurios anuales del Sr. Zapatero.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 11 Diciembre 2009

El desparpajo del Presidente del Gobierno Sr. Zapatero es una de sus principales características. Su verborrea hueca y populista se enriquece con vocablos impactantes. Su última aportación a su juego de “pasa palabra” ha sido la de “inminente”. En este caso referido el adjetivo a la recuperación de la crisis y al crecimiento de la economía española, de la que además espera- otro verbo de pensamiento optimista- que pueda crear empleo.

No sé lo que tiene el mes de diciembre par el Sr. Zapatero que se contagia de la tradicional plaga de augures y vaticinadores del futuro. Un mundo de vendedores de vaticinios que nunca se cumplen y que se aprovechan de la credulidad de quienes creen en sus discursos e incluso llegan a pagar por ellos. Que se sepa, nadie puede saber lo que sucederá en el próximo minuto ni para sí mismo y mucho menos a una escala planetaria. Aunque eso me recuerda que la Sra. Pajin, la flamante joven senadora levantina multi pagada, no solo de sí misma, sino de cobros oficiales, ya vaticinó lo del fenómeno planetario del Sr. Zapatero.

Lo que es inminente es el batacazo que se va a pegar la economía española, cuyo futuro inmediato ha sido la rebaja de categoría de la confianza en la deuda española. Eso quiere decir que España va a tener muchas más dificultades para poder financiarse en los mercados internacionales, ya que aumenta el riesgo de impagos de la deuda emitida y por tanto la desconfianza de los inversores. Y precisamente el Sr. Zapatero basa su “inminente recuperación” en poder financiar los abrumadores gastos públicos que ha presupuestado para el 2010 y que, lejos de acometer reformas estructurales, dilapida los fondos en tapar los huecos de las subvenciones y los pagos de los apoyos parlamentarios de los nacionalistas.

Lo que es inminente es que España siga el camino de la bancarrota técnica que ya han alcanzado Grecia e Islandia. No deja de ser patético y sarcástico el que le corresponda al Sr. Zapatero asumir la Presidencia de turno de la UE e intentar conseguir el afianzamiento de la recuperación económica emprendida por Francia y Alemania. Serán dignos de seguir los pasos del Sr. Zapatero y el intento de alcanzar un protagonismo a su estilo, “como sea”, en las más que previsibles reuniones donde hacerse las fotos de portada y estar en los medios exprimiendo los seis meses en el cargo. Lo que si que vaticino es que ni Francia ni Alemania le dejarán meter la mano para implantar una de sus "originales ocurrencias".

Aunque si hay algo que es característico del Sr. Zapatero es su tremendo “gafe” y sus desafortunados augurios. Por eso, este nuevo de la inminencia de la recuperación, hay que tomarlo como el avance de lo que puede ser la peor catástrofe financiera y que hundirá definitivamente a España condenándola a años de penurias y de recesión. Lo de Standards and Poors solo es el certificado frio y aséptico del analista forense de la economía española. Quizás lo de “poors” (pobres en inglés) sea el vaticinio real.

Ley de lenguas
Aragón, paraíso políglota
Humberto Vadillo Libertad Digital 11 Diciembre 2009

¿Sabía usted que en Aragón se hablan aragonés y catalán? Pues yo no. Y lo mío tiene, desde luego, más delito porque yo nací en Zaragoza.

El PSOE aragonés y muy especialmente el presidente de la comunidad autónoma, Marcelino Iglesias –por mal nombre Marcelino 100% Ovino– han decidido promover una ley de lenguas que, si nada lo impide, será aprobada por las Cortes aragonesas el próximo jueves 17. Esta ley sitúa al catalán y a la "fabla aragonesa" como lenguas propias de Aragón con todo el equipaje institucional, administrativo e impositivo que tales declaraciones suelen conllevar cuando aparecen en el Boletín Oficial.

Ocurre que ni una ni otra son lenguas "propias" de Aragón. En Aragón no se habla catalán. Hay pueblos del Aragón Oriental donde se habla el "chapurriau" evidentemente distinto, ya en primera escucha, tanto del catalán como del valenciano a los que según algunos filólogos antecede. Por si quedara alguna duda, más de 40 asociaciones procedentes de pueblos del Este de Aragón han constituido la plataforma "No hablamos catalán". También el PP de Luisa Fernanda Rudí se ha opuesto a esta ley lanzando la campaña "Defendemos Aragón. No a la imposición del catalán". El PAR, a quien no gusta la ley es, sin embargo, socio de gobierno de Iglesias y mantiene un perfil bajo para no poner en peligro puesto, sinecura y coche oficial.

Por su parte, la "fabla aragonesa" es una lengua frankenstein toda llena de costurones e hilvanes que nadie ha hablado nunca como lengua madre. La fabla aragonesa es el resultado de un paciente trabajo filológico y mucho pegamento Imedio. Lo que hay en Aragón son un buen puñado de modalidades lingüísticas como cheso, chistabín o benasqués que esta ley de lenguas apisonará en beneficio de la sintética "fabla".

Naturalmente, las modalidades lingüísticas fascinan al filólogo pero tienen interés cero para el político ganoso de puestos y padrinazgo. En cambio, la fabla aragonesa es el sueño humedo de cualquier nacionalista. La ley de lenguas crea no una sino dos Academias, una para el catalán y otra para el aragonés. Academias que precisarán de presupuesto, que habrá que llenar de altos cargos, funcionarios y filólogos afines. Adivinen ustedes quiénes van a copar las nuevas plazas creadas. Exacto. Del mismo modo, siendo lenguas propias habrá que incorporarlas al currículo educativo. ¿Quién dará las clases? Exacto. Finalmente la ley prevé el uso de catalán y "aragonés" en las relaciones con la administración. Habrá que contratar traductores. Y el conocimiento del catalán o del "aragonés" serán valorados en las contrataciones para la administración pública. Marcelino, ¡colocanos a todos!

Por si lo anterior no fuera suficiente la ley de lenguas abre anchurosa vía al pancatalanismo rampante al que se invita a café y bollitos y ya de paso a que pase la noche. Mucho ojo con los okupas. Es conocida la poderosa tendencia imperialista del nacionalismo catalán, cuyo programa máximo incluye un buen pedazo de Aragón dentro de los Països Catalans. La Generalidad de Cataluña subvenciona con generosidad a activísimos grupos pancatalanistas no sólo en Baleares y Valencia sino también en Aragón.

En resumen, la ley de lenguas es una ley injusta, una ley que va a costarnos dinero y mucho a los aragoneses, una ley cada una de cuyas disposiciones es semilla de futuro conflicto y una ley que no hacía falta alguna.

Y sin embargo, el próximo jueves se aprobará con los votos del PSOE y Chunta Aragonesista, los primos aragoneses de ERC. Por cierto, que CHA ha querido adornarse anunciando que esta ley es sólo un punto de partida. La cooficialidad con el español es el siguiente paso. La conversión de España en el paraiso políglota del que ha escrito con sorna Fernando García de Cortazar está cada vez más cerca. ¡Qué felices seremos!
Humberto Vadillo es miembro del Instituto Juan de Mariana

El tratamiento que daba la Constitución de la República Española en 1931 a la cuestión lingüística
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 11 Diciembre 2009

Aquel 22 de octubre de 1931 se debatía en las Cortes Constituyentes el artículo 50 de la Constitución de la II República. El diputado socialista vasco Enrique de Francisco subió a la tribuna de oradores para defender una enmienda de su grupo, que decía: «Es obligatoria la enseñanza en castellano en todos los centros docentes de España, sin perjuicio de la utilización de las lenguas regionales para la mayor eficacia de aquella. Las regiones autónomas podrán organizar la enseñanza con arreglo a las facultades que el Estado les reconozca en sus respectivos Estatutos».

Enrique de Francisco -que, al contrario de quien iba a liderar su partido 70 años después, tenía claras las ideas sobre lo que era la nación y sobre la soberanía nacional- manifestó que «siendo el Estado soberano, debe cuidar que su soberanía no se disminuya en parte alguna de su territorio y, por lo tanto, que no se disminuya en orden al problema de la enseñanza, aunque haya otorgado a la región facultades autonómicas». Y añadía: «Queremos que la enseñanza sea para el alumno y no el alumno víctima de la enseñanza... Hemos apreciado ya los gravísimos inconvenientes que tiene el que a los alumnos no se les dé una instrucción completa en castellano». La enmienda del PSOE fue rechazada por 149 votos en contra y 91 a favor.

Subió a continuación a la tribuna el diputado de Acción Republicana -el partido de Azaña- Claudio Sánchez Albornoz para defender una enmienda firmada por 15 diputados, entre ellos Lluis Companys y otros cinco nacionalistas catalanes, que proponía el texto siguiente: «Las regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas respectivas, de acuerdo con las facultades que se concedan en sus Estatutos. Es obligatorio el estudio de la lengua castellana, y ésta se usará también como instrumento de enseñanza en todos los centros de instrucción de primer y segundo grado de las regiones autónomas. El Estado podrá mantener o crear en ellas instituciones docentes de todos los grados en el idioma oficial de la República. El Estado ejercerá la suprema inspección en todo el territorio nacional para asegurar el cumplimiento de las disposiciones contenidas en este artículo».

Claudio Sánchez Albornoz dijo en su intervención: «Esta enmienda no responde exactamente al pensamiento de ninguno de los firmantes. Con la mira puesta en el porvenir de la República y de España hemos cedido cada uno porque se trata de algo trascendental para la vida de España. Si nos equivocamos al resolver este problema, habremos hecho un grave daño a la República y a España».

Considerando «el interés supremo de mantener el conocimiento integral de la lengua castellana en toda España», el diputado republicano defendía su empleo «como instrumento de enseñanza, para que puedan las gentes que habitan las distintas regiones conocer debidamente la lengua que es trabazón del Estado español». La enmienda fue aceptada por la Comisión y se incorporó a la Constitución de la II República.

Las dos enmiendas defendían el uso del castellano como instrumento de enseñanza en todos los centros docentes de España y la facultad de las regiones autónomas de organizar enseñanzas en sus lenguas propias. Algo muy razonable y que en aquellos momentos fue apoyado por la práctica totalidad de los partidos en el Parlamento de la II República: desde la derecha republicana hasta el socialismo, y desde la izquierda burguesa hasta el nacionalismo catalán. Este sentido común no estuvo ausente ni en el Estatuto Catalán de 1932 ni en el proyecto de Estatuto Vasco aprobado en Estella en 1931 por la asamblea de municipios vascos y navarros, y cuyo artículo 17 establecía que «en las escuelas de zonas de lengua castellana se dará la enseñanza en este idioma, cursándose el euskera como asignatura en todos los grados».

Hasta aquí la Memoria Histórica, que tal vez sorprenda a algunos de los que ahora quieren deformarla. Han pasado casi 80 años desde aquellos debates parlamentarios y es triste constatar que aquel enfoque casi unánime, tan razonable, se ha perdido.

En el País Vasco se ha reducido drásticamente la posibilidad de escolarizar a los alumnos en castellano, con la puesta en marcha de un modelo de inmersión lingüística en euskera, en contra de la voluntad de muchos padres.

Una sentencia del Supremo va a obligar a la Generalitat a aplicar lo que exige la propia Ley de Política Lingüística catalana de 1998: el derecho de los niños a recibir la educación infantil y el primer ciclo de educación primaria en su lengua habitual, sea ésta el catalán o el castellano, así como la obligación de la Administración a garantizar este derecho. Pero esto no se cumple desde el curso 1998-1999, al suprimirse la posibilidad de que los padres manifiesten en qué lengua quieren que sean educados sus hijos. La medida supuso un paso decisivo en una política de inmersión lingüística que ha impuesto de facto el catalán como única lengua de enseñanza. Se ha llegado incluso a manifestaciones tan grotescas como las de Artur Mas, líder de Convergència, comparando el castellano con el japonés a la hora de crear centros que lo usen como lengua de enseñanza.

Ciertos nacionalistas catalanes no se parecen a los de la II República y tampoco a los socialistas de hoy, que permiten desde el Gobierno catalán la postergación de los alumnos de lengua castellana.

Sobre este asunto, los españoles sí tienen las ideas mucho más claras. Según una encuesta publicada por EL MUNDO en enero, el 86% de los votantes del PSOE, el 93 % de los del PP, el 83% de los de IU y el 85 % de los de otros partidos consideran que debe garantizarse por Ley que se pueda estudiar en castellano en todas las comunidades autónomas.

Esta justa demanda de muchas familias no tiene nada que ver con el respeto, el fomento, la difusión y el uso de las demás lenguas españolas. Por cierto, que el autor de este artículo -cuya familia proviene de Castilla y del País Vasco- ha estudiado el idioma catalán y lee, sin mayores problemas, libros y periódicos en esa lengua maravillosa que admira sinceramente. Se trata simplemente de recuperar en este asunto decisivo el sentido común que existía hace 80 años y que hoy parece perdido.

Autor: Luis Peral Guerra
Luis Peral Guerra es senador del PP por la Comunidad de Madrid y ex consejero de Educación. Este artículo fue publicado en EL MUNDO el 22.04.2009 con el título "En busca del sentido común perdido".

NOTA:
Artículo 50 de la Constitución de 1931

- Las regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas respectivas, de acuerdo con las facultades que se concedan en sus Estatutos. Es obligatorio el estudio de la lengua castellana, y ésta se usara también como instrumento de enseñanza en todos los centros de instrucción primaria y secundaria de las regiones autónomas.

- El Estado podrá mantener o crear en ellas instituciones docentes de todos los grados en el idioma oficial de la República.

- El Estado ejercerá la suprema inspección en todo el territorio nacional para asegurar el cumplimiento de las disposiciones contenidas en este Artículo y en los dos anteriores.

- El Estado atenderá a la expansión cultural de España estableciendo delegaciones y centros de estudio y enseñanza en el extranjero y preferentemente en los países hispanoamericanos.

Zapatero y el enésimo fin de la crisis
EDITORIAL Libertad Digital 11 Diciembre 2009

Resulta difícil creer al presidente del Gobierno cuando anuncia que España crecerá "con carácter inminente", cogiendo un "tren" que "aumentará su velocidad hasta adquirir la necesaria para recuperar la creación de empleo". Al fin y al cabo, en abril aseguró que era muy probable que "lo peor haya pasado ya"; en mayo que "el deterioro de la economía española está tocando fondo"; en junio que "lo peor de la crisis ha pasado ya"; en agosto que "la fase más cruda de la crisis ha pasado ya"; en septiembre que "la fase más aguda de la crisis la hemos dejado atrás" y en noviembre que "lo peor de la crisis ha pasado".

Ignoramos si el Gobierno sigue creyéndose que los mensajes positivos generan confianza en la economía; si así fuera, deberían empezar a pensar que quizá, sólo quizá, la continua repetición de fallidas profecías no es algo que permita mantener mucho la fe en el Ejecutivo. Es posible, en cualquier caso, que el objetivo de esta continua repetición de sucesivos finales de la crisis no sea otro que poder felicitarse luego cuando, por fin, termine acertando.

Al fin y al cabo, es muy posible que merced al desaforado derroche de este Gobierno un trimestre de estos la economía deje de contraerse. Ha sucedido, por ejemplo, en Estados Unidos. Sin embargo, dadas las medidas adoptadas por Zapatero, no cabe concluir que estaríamos ante el final de nuestros problemas. El gasto público no produce un crecimiento sostenible, sino uno artificial creado a base de deuda que finalmente habremos de pagar. Así, podría tratarse de una crisis en forma de W, en la que el PIB rebota para caer de nuevo una vez agotados los falsos y cortoplacistas planes de estímulo económico. O, casi peor, podría ser una crisis a la japonesa, en la que tuviéramos un largo periodo de crecimiento cercano a cero que no permitiera crear empleo.

Incluso cabe el riesgo de que suceda la catástrofe de que Grecia suspendiera pagos. ¿Por qué afectaría esto a España? Porque, teniendo una deuda superior a la nuestra, que supera el 120%, padece los mismos problemas que nosotros, con un déficit del 12% y unos planes de reducción del agujero en las cuentas públicas tan poco creíbles como los de Zapatero. Si Grecia cae, los inversores previsiblemente huirían de países con problemas similares, y entre ellos destaca España, que no encontraría forma de financiar su abultado déficit.

Ante esta situación, la única salida de todo Gobierno responsable sería reducir el gasto abandonando todos los planes de estímulo, dejar que se purguen las malas inversiones en lugar de mantenerlas con la respiración asistida del gasto público y liberalizar el mercado laboral. Pero ya conocemos en exceso a Zapatero como para hacernos la ilusión de que pueda llegar a hacer lo que necesita la economía si eso va a reducir su popularidad aunque sea sólo un poco. Tiene razón Aguirre: sólo cuando el actual presidente deje su cargo cabrá alguna esperanza de recuperación. El problema, claro, es que no parece que los actuales dirigentes nacionales del PP estén dispuestos a abordar con seriedad esos mismos problemas que Zapatero esquiva con su insensato optimismo.

España, y de eso sabe algo el PP, ha disfrutado de una época en que el Gobierno llevó a cabo una política de austeridad que condujo a un periodo de prosperidad con pocos precedentes en la historia de nuestro país. No estaría de más recordarlo cada vez que Zapatero vuelva a anunciar el fin de la crisis. Que seguramente sea pasado mañana.

Una Nueva Gramática para todos los pueblos hispánicos
Editorial La Razon 11 Diciembre 2009

En un momento en el que se elucubra con la predominancia de los medios audiovisuales sobre los escritos; cuando hablar bien o hablar mal parece no añadir nada al mensaje que se quiere transmitir; cuando incluso expresarse correctamente puede ser un signo sospechoso de estar fuera de la contemporaneidad; cuando se augura sin límites para la fantasía la muerte del libro. Cuando todo esto sucede es significativo que la Real Academia Española se haya empeñado en publicar la Nueva Gramática de la Lengua Española, resultado de un trabajo de muchos años cuya función no es otra que reglar las formas en las que manejamos el lenguaje. Una lengua que hablan cerca de quinientos millones de personas en todo el mundo, a este y al otro lado del Atlántico, haciendo del español un medio de expresión rico que recoge las maneras de hablar de América y las de España. Baste recordar que en México hay 100 millones de hispanohablantes y 60 en Estados Unidos, que la lengua no tiene dueños políticos y que su único propietario es quien la habla. Como recordó ayer el director de la RAE, Víctor García de la Concha, esta gramática es «un servicio histórico a la unidad del español y a la mayor cohesión de los pueblos hispánicos». Una obra excepcional que fortalece la gran patria del idioma.

Nueva gramática
Ignacio Ruiz Quintano ABC 11 Diciembre 2009

El español, esa lengua prohibida en España, tiene nueva gramática. Dos tomos, cuyas tapas nos fueron presentadas ayer en la Academia, presidida por los Reyes. Esta gramática debe de ser lo único nuevo que hay en la Academia fundada por el rey que perdió a Gibraltar, como le dijo Pemán a Franco, a quien la docta institución ya se le hacía vieja. Por eso a su director, el señor Concha, la nueva gramática le parece «un milagro», y todo indica que quien se ha currado el milagro es el señor Bosque, que no nos dejó ver el árbol con su discurso, al final del cual acabó echando la culpa de todo lo que se dice al pueblo, aunque Aquilino Duque tenga dicho que la gran fuente de lenguaje en la Academia es una cosa que la llaman «el búho», del grupo Prisa. Sobre el señor Bosque, el lema tripartito, «limpia, fija y da esplendor», que a Pemán le sonaba a zotal. Los folios caían como hojas muertas en el «Camino Soria» de Gabinete Caligari. En un día de otoño, por cierto, Ramiro de Maeztu, ya en la checa, envió al secretario, don Julio Casares, una tarjeta manuscrita excusándose de no asistir a la sesión inaugural del nuevo curso, por estar «detenido gubernativamente». Leía y leía el señor Bosque, y uno sólo pensaba en la copa de vino español prometida. La palabra -y la bebida- «cocktail» nació, según don Julio, aludiendo a la tiesura impertinente de la cresta del gallo, pues se trata de empinar el ánimo de la persona que ha trabajado todo el día y a última hora necesita un latigazo de alcohol que le levante la gana. ¿Vino español o «cocktail»? La nueva gramática hubiera merecido un banquete. (Pemán cuenta que D´Ors solía decir epigramáticamente que «banquete» debía ser definido en el Diccionario como «almuerzo o cena donde se sirve langosta».) Ayer, cuando el ministro Gabilondo volvió a apelar al pueblo, supe que nos quedaríamos en ayunas. ¿No dijo este hombre que hace el amor con las palabras y que por eso se siente un poco vicioso de ellas?

Falsa ética en Baleares
Editorial ABC 11 Diciembre 2009

RESULTA inaceptable a estas alturas la pretensión de que un «código ético» pactado a toda prisa pueda encauzar la situación política en Baleares. Frances Antich hace gala de su oportunismo habitual para manejar una coalición rota en pedazos, cuyo único vínculo consiste en el reparto del poder al servicio de intereses partidistas. Por eso, crece la indignación de los ciudadanos ante determinadas maniobras que ya no engañan a nadie. Demuestra una falta de respeto a las instituciones y a los votantes establecer ahora que los políticos imputados deben dimitir o presentar como una novedad algunas medidas que suponen la simple aplicación del Código Penal. La actitud de partidos como Unió Mallorquina resulta difícilmente compatible con la sociedad democrática «avanzada» a la que hace referencia el preámbulo de la Constitución. En efecto, se trata de grupos minoritarios que se hacen fuertes a base de planteamientos caciquiles y ponen sus votos a disposición del mejor postor a cambio de cuotas de poder. Así, la falta de transparencia y la concepción de los cargos públicos como un reparto del botín son fiel reflejo de una forma de hacer política que desprestigia a la democracia y causa un grave daño a la legitimidad del sistema.

Los socialistas baleares siguen jugando al «todo vale» con tal de sumar unas mayorías precarias que les permitan ocupar el poder a costa del interés general. La coalición bajo mínimos de partidos heterogéneos supone un lastre para la comunidad, el Consejo Insular y el ayuntamiento de Palma, por mucho que Antich asegure que busca la estabilidad y prometa una limpieza en la que nadie cree. Aunque cuenta con un determinado número de votos vinculados a su posición institucional, Unió Mallorquina funciona en realidad como un grupo de presión y de influencias, y no como un verdadero partido político. Las cosas iban mal en Baleares, y es probable que todavía vayan peor después del espectáculo de los últimos días, culminado con las promesas de regeneración de Antich en las que nadie confía. En estas circunstancias, se impone una respuesta eficaz a las exigencias de los ciudadanos frente a una corrupción galopante que, por supuesto, no se puede detener a base de retórica sin contenido o de falsos «códigos éticos».

El mono gramático
IGNACIO CAMACHO ABC 11 Diciembre 2009

LA sintaxis es una facultad del alma, decía Paul Valery, una cuestión moral que tiene que ver con el orden del pensamiento. El ser humano es un mono gramático (Paz) que estructura el mundo a través del lenguaje; por eso los griegos llamaban logos tanto a la palabra como a la idea. El hombre habla porque piensa pero también piensa porque habla; privado de la expresión que le da forma y sentido, el pensamiento es sólo una silenciosa forma de naufragio existencial, el fracaso social de una comunicación imposible. El lenguaje es la raíz de la esperanza, anota Carlos Fuentes; somos como hablamos, hablamos porque somos y necesitamos hablar para no dejar de ser.

Ayer, en el salón principal de la Academia, el Rey se emocionó al tomar en sus manos los dos tomos de la nueva gramática española, donde se encierra el mecanismo funcional que une a quinientos millones de hablantes en una comunidad de sentimientos y de historia. La gramática es el núcleo del sistema, el esqueleto de un idioma que ya es, detrás del chino mandarín, el segundo más extendido del planeta, y que en su inmenso universo de matices recoge la riqueza plural de la experiencia de seres desparramados por tres continentes. Esa polifonía de voces y de hablas -según la florida retórica de prócer de Víctor García de la Concha- ha quedado encerrada en una obra ciclópea donde filólogos, escritores y lexicógrafos recogen un gigantesco universo de matices con cuarenta mil ejemplos y citas, que es por sí mismo un monumento a la variedad y a la precisión, un desafío de esfuerzo y de estudio frente a las tentaciones líquidas y acomodaticias de la simplificación y la levedad. Y que en su magnitud científica y doctrinal contiene una lección elemental de superación, rigor y disciplina: hablar bien no es lo mismo que hablar mal ni puede dar igual porque representa una forma sublime de lucha contra el caos del universo.

Bajo las vidrieras alegóricas del caserón académico, por las que entraba una dorada luz velazqueña de otoño, el ministro Gabilondo -«los que gobiernan al menos han de saber gramática», escribe Cervantes- citó a Heráclito con la naturalidad del que lo ha leído y el profesor Bosque se demoró con orgullo protectoral en el desglose de un trabajo de abrumadoras proporciones estadísticas. Pero la gramática no es sólo un formidable compendio filológico sino una declaración fundamental de principios sobre el orden que cohesiona nuestras ideas mediante su expresión hablada y escrita. Un código lingüístico que, junto al diccionario y la ortografía, conforma el marco intelectual en el que se desenvuelve la existencia de millones de hablantes convertidos en ciudadanos del idioma. Los límites de mi lenguaje, dice Wittgenstein, son los límites de mi mundo.

La ausente ministra de Cultura, que ayer tenía mejores cosas que hacer, debe de vivir en un venturoso mundo de anchos, inconmensurables, ilimitados silencios.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Izquierda liberal
Los tontos útiles del referéndum
Antonio Robles Libertad Digital 11 Diciembre 2009

El "Dret a decidir, 13-D", o sea, el mangoneo del nacionalismo independentista para llevar a cabo un referéndum ilegal en Cataluña el próximo 13 de diciembre, acaba de mostrarnos el último esperpento: el argentino Diego Arcos, presidente del Casal Argentino de Cataluña, ha instado a la inmigración a defender a "Cataluña por todos los medios que hagan falta". Junto a una variopinta representación de la inmigración, donde no faltaba la estética negra y el andaluz catalanista, ha insistido con patética sumisión: "Repito: por todos los medios que sean necesarios porque sabemos que para conseguir la independencia hemos de romper el Estado español".

Diego Arcos es un caradura conocido y despreciado en la comunidad argentina de Cataluña por su extremada conflictividad y falta de honestidad. Utiliza a otras organizaciones sin su consentimiento para, en su nombre, conseguir subvenciones y reconocimiento. De esta manera, ha logrado que ERC le subvencione quimeras que siempre han acabado en fracaso, como migraweb, argencat, immicat, etc. Trabajó en cooperación para la guerra de Bosnia y corren rumores de que se quedó con el dinero. Ni siquiera tiene sede social reconocida y la dirección del Casal Argentino es sólo una dirección digital. Actualmente se mueve en la órbita de ERC. Su afán por ganarse el favor del nacionalismo le llevó en 2007 a autoinculparse por la quema de las fotos del Rey de España. Ya ven con qué material humano se atribuyen los nacionalistas la voluntad de la inmigración. Pero no sólo él. En el mismo acto, hacían el paripé representantes de organizaciones inmigrantes tan subvencionadas como vacías de militantes. Así dan el pego. Mero escaparate creado para la ocasión.

Pero no despreciemos la puesta en escena. Detrás del esperpento anda el presupuesto del Gobierno de la Generalitat, sus obsesiones educativas y las intenciones legislativas del Parlamento de Cataluña. Me explicaré.

Una extravagancia del ritual independentista en el reférendum llevado a cabo en Arenys de Munt fue el derecho a voto de los jóvenes a partir de los 16 años e inmigrantes sin nacionalidad española. Dos colectivos en la actualidad muy cultivados y mejor abonados con los mejores ingredientes nacionalistas para cosecharlos en la próxima generación soberanista. Para eso se necesitan una escuela y una legislación. Para eso se necesitan el control de la inmigración y una Ley de Inmigración. Para esto necesitan un Estatuto que se lo permita. Por esto braman contra el Tribunal Constitucional.

De ahí el empeño en sacar una Ley de Educación de Cataluña (LEC) necesaria para controlar la escuela, imponer la inmersión lingüística, y adobar con la cultura nacional soberanista las mentes aún no formadas de nuestros hijos y los hijos de la inmigración. No es una teoría, ya es una realidad. Quienes están incendiando de entusiasmo el dichoso referéndum son jóvenes fascinados por los sueños de estos legisladores. Todos han salido de estas escuelas. Cuando los responsables de la campaña por los referéndum decidieron que votasen los jóvenes de 16 años, nos estaban revelando sus más íntimos propósitos: confían en la labor escultórica que la escuela realiza. Saben que la nación catalana sólo son ellos, una aristocracia nacionalista, una minoría dentro de Cataluña, insuficiente hoy para ganar un referéndum vinculante. Por eso la han de construir de la nada, y los niños y los inmigrantes no tienen ni sentimientos constitucionales per se, ni conocimientos históricos españoles para resistirse a la manipulación. De ahí su empeño en legislar para controlarlos. Por eso también se elaboró "El pacte nacional per la inmigración", preámbulo del "Projecte de llei nacional per la immigració", textos ambos elaborados desde una concepción soberanista de Cataluña desde donde pretenden armarse legalmente para obtener competencias estatales, como la capacidad para otorgar la nacionalidad y la fijación de los requisitos para acceder a ella, la vía a la función pública, el derecho a ejercer el voto o la dirección y gestión del reagrupamiento familiar y los permisos de arraigo social. En la misma línea van las campañas de "Acollida lingüística de la immigració". Un ejemplo: si tuvieran capacidad para otorgar la nacionalidad, su primer objetivo sería educar y cribar a todos aquellos inmigrantes asimilados que demuestren un dominio de la lengua catalana y de la cultura nacionalista y así teñir la administración de soldaditos etnicistas de la nación. No es un juicio de intenciones, lean el pacte nacional per la immigració.

Lo dejó bien claro Carod Rovira:
La inmigración, más que un problema puede ser una solución: la nuestra. (...) Si los nuevos catalanes no se integran a la nación catalana, cívica y plural, lo harán a otra nación, con otro modelo de convivencia que, hasta ahora, nunca ha sido ni cívico ni plural. Si la nueva inmigración está con nosotros, el futuro será nuestro. Si no es así, no habrá para nosotros un futuro como pueblo.

Convergencia parece estar muy de acuerdo. A través de su portavoz, Oriol Pujol, el hijo, se acaba de expresar contra Joan Carretero, líder de la escisión independentista de ERC Reagrupament.Cat, por dividir las fuerzas nacionalistas.Tan distintos y sin embargo, ¡tan iguales!
antoniorobles1789@hotmail.com

LA GENERALITAT QUIERE EL 50% EN CATALáN
El sector del cine, contra la imposición lingüística
IMPRESIONES El Mundo 11 Diciembre 2009

LAS GRANDES distribuidoras y exhibidoras de cine se han plantado ante la decisión de la Generalitat de obligar a las salas a que proyecten al menos el 50% de las películas en catalán o subtituladas en esta lengua. El afán intervencionista del Gobierno que preside Montilla no tiene límites, particularmente cuando de lo que se trata es de imponer normas que ayuden a «construir el país». Querer hacer pasar a toda la sociedad por el aro de una visión política cerrada en lugar de dar respuesta a sus necesidades ya es un disparate, pero pretender además dictar a empresas privadas cómo deben explotar su negocio roza directamente el despotismo. Si exhibir cine en catalán fuera rentable, los empresarios serían los primeros en programarlo. Como no lo es, resulta una temeridad obligarles a abrir las salas para que se queden vacías. Distribuidores y exhibidores han dicho basta, se comprometen a ofrecer películas en catalán en un 10% de los cines y amenazan con dejar de estrenar en Cataluña si la Generalitat no rectifica. Y es que una cosa es promover el catalán y otra legislar contra la realidad.

El chiste de la dignidad de Cataluña
Jesús Royo Arpón 11 Diciembre 2009 www.lavozlibre.com 11 Diciembre 2009

¿Saben aquél que decía Dalí, citando al filósofo Pujols, que llegaría un día en el que los catalanes lo tendríamos todo pagado? Pues sí, iremos a cualquier parte del mundo y al pagar la cuenta, por ejemplo en un restaurante, nos dirán: "¡Ah!, ¿usted es catalán? Pues nada, no se preocupe, ya está pagado". Ser catalán es tan importante, tan digno, que todo el mundo debería sentirse pagado con nuestra presencia. Pues de eso va el chiste de la dignidad, la dignidad mancillada según el editorial colectivo de la prensa catalana.

Montilla -y todo el catalanismo transversal felizmente reinante- va diciendo que el Estatut es constitucional. Pero, ¿por qué? ¿Eso no tiene que decirlo el Tribunal Constitucional, que para eso lo tenemos y para eso lo pagamos? La respuesta del catalanismo es "porque lo ha hecho el parlamento y lo ha ratificado el pueblo catalán". Dan ganas de decir: "Ah, siendo así... no hace falta pasar por el TC. Seguro que si es catalán, es bueno. Y en todo caso, si el TC dijera que es malo, entonces el malo sería el TC". Como en el chiste.

¿Que los señores del TC son malos, hacen mal su trabajo, están manipulados y roncan por la noche? Bueno, ¿y quién no? ¿Qué no se podría decir de los políticos, los del legistativo y del ejecutivo? Si empezamos a deslegitimarnos unos a otros por ser de aquí o de allá, por tener genes godos o carolingios, por tener o no línea directa con el sentido de la historia, no acabaremos nunca. La autoridad de los jueces del TC no les viene por ser buenos chicos, sino por estar en el cargo que ocupan, y vale.

Por muy catalanes que seamos, nuestras leyes también deben pasar el trámite de la coherencia con la Constitución. Igual que hacen todos. Y pretender saltarse el control, por dignidad, suena a escaqueo. Y a escaqueo sospechoso. Como en aquellas películas de López Vázquez: "¡Oiga, que ésta es una casa muy seria!", y seguro que era un lupanar, y barato.

Pues eso, el espectáculo que está dando el Gobierno y la 'sociedad civil' catalana sí que es poco digno: es ridículo, cansino y cutre. No presumamos de virtudes, que luego salimos feos en la foto. En cuanto a mí, no quiero la dignidad de catalán: me basta con la dignidad de ser ciudadano libre. Lo de ser catalán ya es cosa mía y particular.

TRIBUNALES | Acto con María Emilia Casas
La presidenta del Constitucional dice que el debate del Estatut va 'muy bien'
Efe | Madrid El Mundo 11 Diciembre 2009

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, ha asegurado que las deliberaciones del pleno de este órgano sobre los recursos del PP, el Defensor del Pueblo y varias Comunidades Autónomas contra el Estatuto de Cataluña van "muy bien".

Casas se ha manifestado así a preguntas de los periodistas después de intervenir en un acto de homenaje al primer presidente del Constitucional, Manuel García-Pelayo, durante el que ha pronunciado un discurso en el que no ha habido referencias expresas al Estatut, pero sí a la capacidad integradora "de la pluralidad y de la unidad" que tiene la Constitución.

"La unilateralidad del pluralismo podría llevar a la atomización o destrucción de los componentes del sistema. Tal posición sólo puede ser neutralizada por la presencia de la integración, que es la suma de la pluralidad y de la unidad. Y es misión de la Constitución española tener una función definitivamente integradora", ha señalado Casas.

Homenaje
En el acto, celebrado en la Facultad de Derecho de la UNED, ha participado también el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que ha dicho que García-Pelayo representa "un ejemplar de una especie histórica que hoy está en vías de extinción" y ha destacado su "gran vocación de servicio público".

Entre los asistentes al homenaje estaban el ex ministro de Justicia Fernando López Aguilar y el presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente.

Manuel García-Pelayo (1909-1991) presidió el Constitucional entre 1980 y 1986, periodo en el que este tribunal se pronunció, entre otros asuntos, sobre la expropiación de Rumasa por parte del Gobierno o sobre la Ley del Aborto

Distribuidores y exhibidores instan a la Generalitat a detener su Ley del Cine
Antoni Llorens (Lauren Films): «Ignasi Guardans me destrozó la empresa»
El presidente del Grupo Lauren Films, Antoni Llorens, aprovechaba también la jornada reivindicativa no sólo para abogar por la alternativa al anteproyecto de ley, sino para embestir contra el actual director del ICAA, Ignasi Guardans, y acusarle de «destruir su empresa» a través de las políticas impulsadas por la Generalitat. En unas declaraciones difundidas por Com Radio, Llorens acusó a Guardans de hundirle el negocio con «70 millones de «cash flow»» y achacó estos problemas a la «falta de diálogo que durante 50 años ha habido» entre el sector y las administraciones. El presidente de Lauren aseveraba sobre el polémico anteproyecto de ley: «No se puede montar una cosa sobre un hecho que no existe -aludiendo a la demanda-. Eso no puede durar a largo plazo, puesto que lo que falla es el público». Llorens asegura que «no se puede hacer una dictadura», refiriéndose a la imposición de ese 50% del doblaje en catalán.
MARTÍN ZARAGÜETA | BARCELONA ABC 11 Diciembre 2009

Las alarmas saltaban hace poco más de un mes, cuando el Departamento de Cultura de la Generalitat hacía público el anteproyecto de ley según el cual la mitad de las películas proyectadas en la Comunidad debían ser dobladas o subtituladas al catalán. Los sectores políticos contrarios al tripartito y los empresarios del cine, así como parte de los espectadores, no daban crédito a un proyecto que creían «imponía la cultura a golpe de sanción», una sanción que podía llegar en algunos casos extremos a los 180.000 euros si no se cumplían los requisitos incluidos en la ley.

Por si el debate político-lingüístico generado entonces no hubiera suscitado suficientes divergencias, ayer eran los principales empresarios de cine de Cataluña los que salían a la palestra para mostrar su total disconformidad con una «mala, innecesaria e inviable ley» y para tratar de detener el proceso y «buscar soluciones», sentenciaba Camilo Tarrazón, presidente del Gremio de Empressarios de Cines de Cataluña.

Red de Cines en catalán
Ante la falta de consenso en las reuniones que mantuvieron Generalitat y empresarios en 2008 y la celeridad con la que pretenden aprobar la futura Ley -prevista para el fin de esta legislatura, en noviembre de 2010-, los principales distribuidores (Fedicine) y exhibidores de Cataluña presentaban ayer ante los medios una Red de Cines en Catalán como alternativa a un proyecto que creen «no responde a una demanda real, da la espalda al público y al sector, y puede dejar muchos cadáveres en el camino si prospera en el Parlament».

Esta alternativa, basada en un estudio sobre el mercado y sobre las posibles consecuencias del cambio de normativa, se preestrenará el sábado y establece un circuito de 53 salas que proyectarían únicamente películas dobladas o subtituladas al catalán y que supondría un aumento del 148% de las proyecciones actuales. A pesar de que desde la Generalitat se tachaba esta iniciativa de «insuficiente» por significar apenas un 8 por ciento del total de la oferta -contra el 50% que pretenden-, la postura empresarial sigue dirigiendo su queja en el sentido contrario: «no hay demanda». Según la propuesta del gremio y el estudio encargado al economista de la Universidad Pompeu Fabra Oriol Amat, la aplicación de esta ley conllevaría «el riesgo de cierre de 45 empresas catalanas que emplean a 1.786 trabajadores, así como unas pérdidas estimadas de 5 millones de euros». Tanto las cuotas y multas como los impuestos por exhibición planteados por el anteproyecto implicarían, según el Gremio, la desaparición de la producción minoritaria y la paulatina pérdida de espectadores y salas.

Un «flaco favor, absurdo y peligroso, que vendría dado por tratar de reconducir una política lingüística a través del sector», alegaba Luis Hernández de Carlos, presidente de Fedicine. Una injerencia de la administración, al fin y al cabo, que los empresarios pretenden se convierta en diálogo, consenso y realismo.

Detenido por los Mossos tras ir a denunciar el robo de su coche
Francisco Nocete: "En la comisaría te tratan muy mal y si no hablas catalán, peor todavía"
Belén Piedrafita www.lavozlibre.com 11 Diciembre 2009

Arenys de Mar (Barcelona).- Francisco Nocete Briones es un policía local retirado de Arenys de Mar que tuvo que dejar el cuerpo de forma prematura a causa de un infarto. El jueves 10 de diciembre fue a por su coche pero no lo encontró, y después de buscarlo durante una hora se dirigió a la comisaría de los Mossos de Esquadra a presentar una denuncia. Sin embargo, la reacción de la policía autonómica no fue en absoluto la esperada. Mientras comunicaba lo sucedido, Francisco explicó a los dos agentes que le atendían que era “compañero suyo”, tras lo cual ellos le detuvieron y le mantuvieron en el calabozo durante siete horas.

- ¿Cómo explica la reacción de la policía autonómica?
- No lo sé. Yo simplemente quería declarar que me habían robado el coche, y tras tenerme esperando unos momentos se me acercaron dos mossos, un chico y una chica, a los que estuve narrando lo sucedido. A mí se me ocurrió decirles que era compañero suyo, ya que había sido policía local, pero que ahora estaba jubilado. Ellos me pidieron que les mostrara la placa y al hacerlo me dijeron que esperara unos momentos. Entraron a su despacho y dos minutos después salieron y me dijeron que estaba detenido. Lógicamente yo no entendía nada, así que les pregunté por qué razón me iba a tener que quedar yo detenido, a lo cual me respondieron que por llevar la placa, ya que al enseñársela, según ellos, les coaccionaba.

- ¿Está prohibido llevar la placa de policía una vez retirado del cuerpo?
- No, que yo sepa no.

- ¿Cómo reaccionó usted?
- Les dije que estaba jubilado, que había sufrido un infarto y que además estaba separado y con un hijo. Que tenía a mi cargo al chico y que tenía que ir a buscarlo al colegio. Sin embargo, no me hicieron ni caso. Me cogieron, me bajaron a los calabozos, y de muy malas maneras me estuvieron tomando huellas por todas partes. Posteriormente me desnudaron y me tomaron fotografías. Mientras tanto ellos no hacían más que hablar en catalán. Yo les pedí que por favor me hablaran en español pero me ignoraron.

- ¿Cuántas horas pasó detenido en la comisaría?
- Siete y media, desde la una menos cuarto hasta más de las ocho.

- ¿Cómo logró que le dejaran en libertad?
- Desde el principio yo pedí que me explicaran por qué estaba detenido, pero lo único que me decían es que tenía que esperar a que llegara mi abogado. A las siete y media se personó una abogada de oficio, que preguntó la razón de mi detención. Los Mossos de Esquadra me preguntaron si quería declarar, pero yo respondí que deseaba hacerlo en el juzgado y ante la jueza. Lógicamente, y dado el trato que me dispensaron, no me fiaba de ellos. Mientras sucedía esto no dejaban de reírse. Entonces, al afirmar que quería declarar ante la jueza, me indicaron que dado que no tenía antecedentes me dejarían libre hasta que llegara la notificación del juzgado, a lo cual les espeté que cómo iba a tener antecedentes con 30 años de servicio a mis espaldas. Firmé el acta, me dijeron que ya me llamarían y me fui.

- ¿En qué condiciones se encontraba el calabozo en el que estuvo encerrado?
- Hecho una pena. Además, hace un frío de mil demonios, pero pese a ello me quitaron toda la ropa y me dejaron sólo con la camisa y el pantalón. Me dieron unas mantas pero estaban realmente asquerosas, increíblemente sucias, y durante esas más de siete horas me ignoraron completamente. Una vez que te bajan al calabozo ya no te hacen ni caso. Te tratan muy mal y si no hablas catalán, peor todavía. La ropa que me tuve que quitar terminó hecha una porquería y la documentación que les di la dejaron toda tirada. Es la cosa más asquerosa que puedas ver. Es más, ni siquiera me dejaron llamar a mi hijo para avisarle. Lo hicieron ellos y sólo le dijeron que estaba detenido, nada más. No me trataron ni como una persona.

La Generalitat convoca un concurso literario de novela negra únicamente en catalán
"Las bases del concurso niegan la realidad plurilingüe en la que los Mossos de Esquadra desempeñan su labor", denuncia Impulso Ciudadano
 www.lavozlibre.com 11 Diciembre 2009

Barcelona.- La asociación Impulso Ciudadano denuncia la discriminación que sufren los autores en lengua castellana y aranesa que deseen presentarse a un concurso literario convocado por la Generalitat. El lobby no nacionalista hace referencia al premio Crims de tinta, un concurso de novela negra de intriga y policiaca creado por el Departamento de Interior, Relaciones Institucionales y Participación. Según se publicó el pasado 2 de diciembre en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña, dicho día se abrió la convocatoria anticipada de un premio dirigido a las obras publicadas “en lengua catalana”. Sin embargo, no se hace alusión alguna a las otras dos lenguas oficiales en la comunidad, el castellano y el aranés.

El Premio Crims de tinta tiene como finalidad incidir en las temáticas relacionadas con el ámbito competencial del Departamento en lo relativo a la seguridad pública con objeto de reflejar la realidad social y cultural en la que actúan los Mossos d’Esquadra en su calidad de policía ordinaria de Cataluña.

“Las propias bases del concurso niegan la realidad social y cultural plurilingüe y multicultural en la que este cuerpo policial desempeña su labor al restringir el premio promovido por el Departamento a aquellas novelas escritas en lengua catalana, ignorando y discriminando no sólo a aquellos autores en las otras lenguas oficiales de la comunidad autónoma, el castellano y el aranés en el Valle de Arán, sino a los que lo hacen en cualquiera de la multitud de lenguas que conviven en Cataluña”, denuncia José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano.

“Desde Impulso Ciudadano, denunciamos que los criterios de la administración a la hora de promover y apoyar cualquier forma de creación han de ser exclusivamente artísticos”, añade el ex diputado de Ciudadanos. “Es especialmente reprobable el doble lenguaje y la hipocresía del Departamento de Interior, Relaciones Institucionales y Participación de la Generalitat de Cataluña, que por un lado pretende mantener una apariencia de internacionalidad y multiculturalidad abriendo la participación a escritores de cualquier nacionalidad, procedencia o lugar de residencia, mientras que por otro circunscribe las novelas que pueden tomar parte en el concurso solamente a aquellas escritas en una de las tres lenguas oficiales de Cataluña”, critica.

Impulso Ciudadano reclama que el premio se abra, al menos, a todas las lenguas oficiales de Cataluña. “Es evidente que en Cataluña tanto delincuentes como policías realizan su actividad delictiva y policial mayoritariamente en todas las lenguas catalanas, esto es en castellano, catalán y aranés”, explica José Domingo. “La actitud cerril y cerrada del Departamento de Interior hace que obras escritas originariamente en castellano o en aranés tengan que ser traducidas al catalán para poder optar al premio”, concluye.

Desestima la iniciativa popular promovida por la federación de asociaciones de vecinos
REDACCIÓN | A CORUÑA laopinióncoruña.es 11 Diciembre 2009

El Parlamento gallego ha decidido rechazar la campaña en favor de la L en el topónimo promovida desde la Federación de Asociaciones de Vecinos de A Coruña y Área Metropolitana. De esta forma, ni la iniciativa de la formación Unión Coruñesa ni la de los vecinos han prosperado, ambas por motivos similares. La Mesa del Parlamento de Galicia argumenta que las dos propuestas persiguen una modificación de una ley que afecta de manera sustancial al Estatuto de Autonomía, por lo que no es posible recoger firmas para modificar un artículo del texto legislativo, que es lo que buscaban tanto Unión Coruñesa como la federación de vecinos.

Esta última insistió ayer a través de un comunicado que su proyecto respondió a un deseo por satisfacer las demandas de los vecinos, que utilizan de manera indistinta tanto las forma en gallego como en castellano del topónimo. La federación también indicó que espera que la petición de cooficialidad del topónimo no se utilice con "fines políticos y electoralistas". La entidad también censuró a todos aquellos que en determinados momentos prometieron el topónimo cooficial.


 

Recortes de Prensa   Página Inicial