AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 21Diciembre  2009

 

Nacionalismo
El vacío
Agapito Maestre Libertad Digital 21 Diciembre 2009

La solución vasca es inviable. Si alguien consideraba que el pacto entre el PSOE y el PP es una fórmula exportable a otras comunidades, lea atentadamente la última encuesta Euskobarómetro y despierte del sueño. Es una terrible pesadilla. Los resultados son terribles para el Gobierno vasco y para el PP. Nadie está contento. Hace seis meses el 27 por ciento de los encuestados le otorgaban su confianza al Gobierno de López, pero ahora esa valoración ha bajado dos puntos. El dato, por otro lado, se vuelve irrelevante al lado del 71 por ciento de los vascos que tiene poca o ninguna confianza en Patxi López; la desconfianza crece en seis puntos respecto al anterior sondeo. Y, sobre todo, un 65 por ciento está en desacuerdo con el pacto entre socialistas y populares. Además, por si la cosa no quedaba clara, la labor de oposición del PP es valorada negativamente por casi dos tercios de la opinión pública.

Todos esos datos y alguno más conforman una fotografía terrible sobre el estancamiento, o peor, crecimiento del nacionalismo. Es una confirmación más de lo evidente: más pronto que tarde, el pacto entre Rodríguez Zapatero y los nacionalistas, naturalmente, con el acompañamiento vergonzante del PP, nos llevará a la ruptura definitiva de la nación española. No doy más tiempo de dos años para que este personal, las minorías políticas que han llevado a la nación española al despeñadero, certifiquen su desaparición. La idea de nación democrática ha sido dilapidada por la elite política con el acompañamiento cobarde de los intelectuales, que salvo honrosas excepciones han guardado silencio sobre ese vital asunto, cuando no han alentado la desaparición de cualquier noción respetable de patriotismo, nación cultural y, en fin, Estado-nación español.

El resultado está a la vista: vivimos en el vacío, o peor, ante el abismo. Ha desaparecido la base para construir una comunidad democrática en España. Las desigualdades entre los españoles crecen en todos los ámbitos de la existencia, mientras se consolida una forma de "gobernar" basada en la arbitrariedad de los "derechos" de unos territorios sobre otros.

La nación ha sido sustituida por todo tipo de "fórmulas ideológicas". Nacionalidades históricas, comunidades con una singularidad respecto de otras, conciertos económicos especiales para Navarra, fueros atrabiliarios para los vascos, un Estatuto de Cataluña que legaliza la relación bilateral con algo llamado "Estado español" y realidad nacional andaluza son "fórmulas", que junto a otras expresiones similares que circulan por el resto de autonomías, han revelado al final su objetivo: la anulación de España.

Todas esas expresiones han sido utilizadas para hostigar las bajas pasiones de las masas. La casta política les asegura a los "pueblos" de sus comunidades que sólo tienen derechos por ser catalán, vasco o andaluz o de cualquier otra comunidad, pero ningún deber por ser español. Eso es todo.
 

Crisis institucional
Comienza el show
Emilio Campmany Libertad Digital 21 Diciembre 2009

Hay que irse preparando. Cuando en junio de 2010 termine la presidencia española de la UE, si no antes, la crisis institucional que desangra al país, agravada por la crisis económica, producirá, si no está produciendo ya, una aceleración de los acontecimientos que no va a haber quien levante los ojos de los periódicos ni aleje la oreja de las radios. No sería la primera vez. Ocurrió en el tardofelipismo, que no había noche que no nos acostáramos con la noticia de un nuevo escándalo, de una nueva corrupción, cada vez más increíble, o de un nuevo delito perpetrado cada vez por gente más encumbrada.

Pues bien, estamos a punto de sufrir una nueva aceleración del tempo histórico. El ambiente huele a escándalos y revelaciones. La casta política, siempre atenta a conservar la poltrona, lo huele. No hay más que ver lo nerviosos que están, como sobreactúan cada vez con más frecuencia y pierden las formas, que no los modales, porque no se puede perder lo que nunca se tuvo. Les cuesta cada vez más atenerse al guión que les dicta el partido y andan como locos tratando de ampliar su abanico de lealtades, no importa lo opuestas que puedan ser.

En las televisiones pasa lo mismo. El frenesí por fusionarse tiene que tener alguna explicación. Es verdad que con la crisis la tarta publicitaria no da para alimentar tanta boca. Pero, ¿por qué Berlusconi supedita todo a controlar los informativos de la Cuatro cuando ya tiene la oportunidad de aburrirnos con los de Tele 5? Lo de Antena 3 es todavía más incomprensible. ¿Qué estará empujando a Lara a acercarse a Roures como polilla al fuego?

Y los periódicos llevan meses dando bandazos. El País, siempre tan socialdemócrata, tan serio, tan bien hecho, tan ecuánime, ya no sabe quiénes son los suyos y arrea cada vez con más fuerza, no sólo con menos finura de la acostumbrada, sino sobre todo sin sentido de la dirección, haciéndolo como lo haría un ciego. Y en la derecha ocurre algo parecido. ABC y El Mundo siguen estando en contra de Zapatero, pero no lo están contra algunas de sus políticas o contra algunos de sus ministros. Parece mentira que el ABC quiera revestirse de seriedad a base de hacerse ecologista. Como lo es que El Mundo compense sus ataques a algunos miembros del Gobierno defendiendo con pasión de joven amante a otros sin que haya forma de explicarse por qué Rubalcaba es mucho peor que De la Vega y Salgado mucho más incompetente que Sebastián.

Y luego está lo de Garzón. Alguien se ha propuesto bajarle los humos, si no acabar con su estrella. Ese alguien no es un cualquiera. Ha logrado sacar del archivo de Botín unas cartas privadas. Mi ilustre tocayo, que es quien lo tenía más fácil, no puede haber sido porque don Emilio es socio del club y, salvo que se vea en un tremendo apuro, nunca arremetería contra otro de sus miembros. Habrá que buscar en la asociación de damnificados por el sistema quién está engrasando la máquina de desvelar escándalos.

El caso es que la tierra ha empezado a moverse y los poderosos de todo pelaje andan hormigueando para ver dónde agarrarse y poder seguir de pie cuando acaben los temblores. No se muevan de sus butacas y permanezcan atentos a la pantalla que el show va a comenzar.

Cuanto más se ataca y discrimina a la lengua española en España, mejor le va en el resto del mundo
Juan Julio Alfaya Periodista Digital 21 Diciembre 2009

Cuanto más se ataca y discrimina a la lengua española en España, mejor le va en el resto del mundo y, curiosamente, peor le va al gallego en Galicia, como pueden ver en la noticia de Faro de Vigo al final de este post.

El nuevo mapa del español global
Define las palabras y su estructura, explica la forma en que se enlazan para formar textos, analiza los significados de estas combinaciones y las características de su pronunciación. La gramática, en definitiva, nos «hace ver el maravilloso artificio de la lengua», como señala la primera que publicó la Real Academia Española (RAE), en 1771. Muchas modificaciones se añadieron a esa fundacional obra normativa (aconseja unos usos, desaconseja otros), pero de las últimas, fechadas en 1931, hacía ya demasiado tiempo.

Han pasado casi 80 años, y el español es una lengua en vertiginosa expansión, con casi quinientos millones de hablantes en todo el mundo, en una época muy consciente del enorme poder en potencia que tales cifras implican. Presentada este mes en dos tomos (Morfología y Sintaxis; en el primer trimestre de 2010 saldrá el de Fonética y Fonología junto con un DVD), la Nueva gramática de la lengua española es, aseguran desde la RAE, es «una hazaña sin parangón», una obra «polifónica» que contiene «la más completa descripción nunca antes hecha» del español, una descripción que atiende tanto a lo que comparten todos los hispanohablantes como a lo que los diferencia en cada zona del mundo.

En la Nueva gramática han participado 123 especialistas, además de las personas designadas por las diferentes Academias de la Lengua Española que existen, veintidós en total. Un trabajo de once años para redactar 3.900 páginas, con más de cincuenta introducciones, alrededor de 20.000 ejemplos construidos ex profeso por los gramáticos que participaron en la redacción y casi 23.000 extraídos de 3.800 obras literarias y más de trescientos periódicos y revistas de todos los países de habla hispana.

Si hay algo que caracteriza estas nuevas reglas del español, es su carácter panhispánico. Un hito que admite incluso lecturas políticas, pues el español de América, un ámbito sin el que la riqueza léxica, morfológica y sintáctica del español quedaría falseada, es por primera vez tratado en pie de igualdad, ya sin esa sombra de paternalismo o directamente de dominio de épocas pretéritas. Lo confirma Ignacio Bosque, uno de los expertos de la RAE más implicados en este proyecto. «El criterio ha sido es distinto al utilizado en las anteriores gramáticas académicas, centradas en el español de España. Ahora analizamos primero lo que es común y después, dentro de cada construcción, lo que diferencia a un país de otro. Hay numerosas novedades, sobre todo en lo relativo a la presencia del español de América», dijo el académico en la presentación de la obra, que está ya en las librerías publicada por la editorial Espasa.

«Complemento imprescindible» del diccionario, según el director de la RAE, Víctor García de la Concha, este «retrato actual de nuestro idioma común» ofrece un recorrido exhaustivo y lleno de curiosidades por la variedad del español en los diferentes países. Cada capítulo de la Nueva gramática de la lengua española se ocupa de expresiones y usos propios de cada uno de los ámbitos geográficos y sociales.

Así, por ejemplo, en Argentina no se tienen pesadillas, sino que se sueña fiero; en Bolivia soplan vientos del nortazo y del surazo; en muchos países de América se canta bonito, se habla cortito y se come macanudo; los mexicanos y centroamericanos se pasan horas de platicaderas y temen las llovederas.

El apartado de los adverbios adjetivales, señalan los expertos, es uno de los que tradicionalmente han tenido «más vitalidad» en América que en España. Expresiones como bañarse sabroso, hablar claro y raspado (con franqueza), que se emplea en el área caribeña, o claro y pelado, como se dice en varios países centroamericanos; picar alto o tirar alto, que equivale a tener grandes ambiciones, e hilar delgado, que es como se dice en Colombia hilar fino, son algunos de los ejemplos que aportan los especialistas.

Diminutivos, aumentativos y plurales extraños en España pero comunes en América, caso de ahoritica, tiernitico, ladronzazo, papases o mamases, incluso femeninos como ídola o consulesa y adjetivos como reloco son invitaciones a asumir la ductilidad del español a ambos lados del Atlántico, a aprovecharla para enriquecer y renovar el habla.

Ahora podremos decir también que ese temible malvado del cine mata sin escrúpulos, pero también sin ascos; que quien camina con los pies desnudos va a pie pelado o a pata pelada, expresiones registradas en Chile, Centroamérica y algunas zonas del Caribe. Uno puede llegar al momento o precipitadamente en España, y hacer lo mismo pero decir que sale poco menos que a la disparada si está en el área del Río de la Plata; o puede que uno espere en El Salvador al cohete, que es lo mismo que esperar en vano; o, si uno es poco propenso a pagar, podrá decir que le encanta ir de fai, de grolis o de cachete.

Se diga esto último como se diga, será difícil en cualquier caso conseguir de gorra la Nueva gramática, que cuesta 120 euros. Salvo que llegue en forma de regalo en estas fechas tan propicias.

Diario de Sevilla
http://www.elcastellano.org/noticia.php?id=1172

Civilizarse aún es posible
IVAN TUBAU - EL MUNDO  21 Diciembre 2009

LECTOR, DÉJEME por una vez ser positivo, como diría un profesor de cursillos para ejecutivos de medio pelo. O déjeme ejercer de Cándido volteriano. En fin, déjeme ilustrar lo que el título anuncia, que mañana puede tocarle el Gordo de Navidad. No desconfíe de mí, créame si le digo que lo que voy a decir lo digo en serio.

Progresamos. O, por lo menos, nos va lo mejor posible en el mejor de los mundos posibles. Si este es el mundo que hay, es que es el mejor de los posibles. Hay otros mundos pero están en éste, lo dice el anuncio. Si alguien le dice que otro mundo es posible piense que se halla ante un romántico o un idealista, sinónimos cariñosos -eufemísticos por tanto- de imbécil, escaso de razón según el DRAE. No. Sólo el mundo posible es posible, pero irlo civilizando lo mejora. Los que hemos conocido el franquismo sabemos que aquello fue lo peor y decir que cualquier tiempo pasado fue mejor es propio de imbéciles peores aún que los que soñaban con revoluciones proletarias.

Anteayer Félix de Azúa publicó en El País un artículo magnífico titulado Veloz progreso hacia el pasado. El contenido responde a lo que el título anuncia y Azúa tiene más razón que un santo (lo propio de los santos es la fe), pero debo advertirle que se refiere a Cataluña y a esa sandez del independentismo. En efecto, si eso acabara imponiéndose aquí (el charnego agradecido que nos gobierna es digno servidor de los senyors de Barcelona de toda la vida) a algunos no nos quedaría sino un exilio como el de nuestros padres y abuelas cuando ganó Franco. Pero el optimismo de la razón nos hace pensar que eso no ocurrirá. Que, al igual que los vascos, sabremos decir basta ya: Allí -escribe Azúa- los socialistas han tomado una posición coherente con la tradición de la izquierda europea y, de momento, mucha gente respira aliviada por primera vez desde hace medio siglo."

Aquí, de momento, los progresistas sensatos -que podríamos ser mayoría- tenemos que librarnos del nacionalismo catalán (el PSUC ya es irrecuperable pero el psC aún tiene dentro gente que quiere quitar esa C monstruosa) sin caer en el nacionalismo español, también lo apunta Azúa, igualmente indeseable. Por suerte, y por eso podemos pensar que civilizarse aún es posible, vamos progresando en algunas cosas: los fumadores ya no tienen derecho a envenenar el aire del prójimo, a los borrachos les quitan el carnet de conducir y hay menos muertos en las carreteras, usted puede casarse con su vecino del mismo sexo y es probable que podamos abolir esa salvajada que los españoles llaman fiesta nacional aunque incluya el correbous y los sanfermines...

ivan.tubau@uab.es

TACHA EL MANIFIESTO DE "VERGONZANTE"
Otaola: "Setién está detrás de la campaña contra el obispo Munilla"
Para Regina Otaola no hay duda de que Setién "está detrás" de la campaña contra el obispo Munilla. En su blog de LD ha tachado el manifiesto de los sacerdotes de "vergonzante". Y ha señalado que éste no hace sino constatar el "daño" que una parte de la Iglesia vasca ha hecho a la "sociedad".
Libertad Digital 21 Diciembre 2009

La alcaldesa de Lizarza ha señalado con claridad que quien "está detrás" del manifiesto que 131 sacerdotes del País Vasco han firmado contra el nuevo obispo Munilla no es otro que José María Setién, obispo emérito de San Sebastián. Así se ha expresado Regina Otaola, en declaraciones a Servimedia recogidas por ABC, para quien no hay ninguna duda de que Setién está promoviendo una campaña de desprestigio contra él.

En su blog de Libertad Digital publica un artículo titulado "Nacionalismo manifiesto contra monseñor Munilla". En él tacha la nota de "vergonzante" y advierte que ante él "no podemos callar ni como católicos ni como ciudadanos (tampoco como políticos)".

Explica la alcaldesa de Lizarza que "este manifiesto muestra de forma fehaciente cómo el nacionalismo ha ido tejiendo su tela de araña por todos los estamentos de la vida vasca".

Y "ahora 131 sacerdores, al parecer sin encomendarse ni a Dios (hace tiempo que no lo hacen) ni al diablo, sacan un manifiesto que vuelve a arremeter contra el nuevo obispo de San Sebastián, monseñor Munilla, sin que éste ni siquiera haya tomado posesión".

Regina Otaola está "convencida que si por los jeltzales fuera, se crearía una iglesia vasca independiente y hecha a imagen y semejanza de, por ejemplo, monseñor Eguíbar". Pero la alcaldesa de Lizarza sabe que "no va a ser así". Espera que José Ignacio Munilla tenga ilusión y fuerzas para dar un giro radical a la Iglesia católica en el País Vasco.

España: se acerca la hora de elegir entre una democracia digna o una partitocracia vil
Francisco Rubiales Periodista Digital 21 Diciembre 2009

La hora de la verdad se acerca y la veremos pronto con todo su esplendor. La mayoría de los ciudadanos españoles desean la reforma de la injusta, desequilibrada y antidemocrática Ley Electoral española. Es una mayoría creciente cuya presión será un día irresistible, incluso para una clase política insensible, alienada y obsesionada en sus propios privilegios y ventajas, como la española. No sabemos cómo, pero llegará el momento en que las Cortes tengan que afrontar ese deseo mayoritario de los españoles. Probablemente llegará a través de Rosa Díez, cuyo partido, UPyD, fue el único en proponer una reforma regeneradora de esa odiosa Ley Electoral. Veremos entonces si el PSOE y el PP apoyan o no esa iniciativa. Si no lo hacen, lo pagarán en las urnas porque el debate ya está en la calle y la necesidad de reformar esa ley se está convirtiendo en clamor.

El deseo de regenerar avanza de manera inexorable en la opinión pública y se transforma en un sentimiento colectivo que difícilmente podrá ser eludido por los políticos del stablishment.

La regeneración de la política española es un movimiento que ha nacido en los escasos reductos de ciudadanos demócratas no sometidos que quedan en el país y se ha extendido por medio del boca a boca y a través de Internet, ya que los medios de comunicación sometidos no lo han recogido entre sus contenidos. La depresión causada por la crisis económica y la palpable ineptitud del gobierno Zapatero, unidos al desprestigio progresivo de España en el mundo han ayudado a potenciar ese sentimiento de regeneración que pasa, inexorablemente, por la reforma de una Ley Electoral que alimenta la partitocracia y la dictadura de partidos en lugar de la democracia.

La conciencia de que la democracia española está podrida es ya una convicción arraigada en muchos españoles porque los planteamientos regeracionistas de los demócratas, de UPyD, Ciudadanos y de otros partidos pequeños han sido bien acogidos lsa sociedad, cansada de decadencia y fracaso.

La injusticia de que un partido con menos votos que otro consiga seis representantes mas y el hecho de que los votos de los españoles tengan más o menos valor, según la provincia donde se depositen, son datos demasiado vergonzantes para que la gente honrada de España permanezca al margen del movimiento reformador. Peor lo peor de esa Ley, impropia de una democracia, ni siquiera es que fortalezca el poder de los nacionalistas radicales, verdaderos enemigos de España, sino que fortalece la partitocracia indecente que nos domina y condena a muerte la democracia española.

Voto en Blanco

Cáncer político en la Sanidad
Editorial La Razón 21 Diciembre 2009
La brecha entre la Sanidad catalana y la madrileña se agranda por culpa del nacionalismo

Al igual que otros sectores que sustentan el Estado del bienestar, la asistencia sanitaria está sufriendo los embates de la crisis económica, que se traduce en fuertes recortes del gasto, ajustes presupuestarios y congelación o reducción de plantillas. Los efectos más indeseables no han tardado en trasladarse al personal sanitario y, como es natural, a los pacientes, con la consiguiente pérdida de calidad en el servicio. Sin embargo, no todos los gobiernos autonómicos, de los que dependen los respectivos sistemas de salud, están gestionando la crisis con la misma responsabilidad ni con la misma eficiencia. Así, mientras la mayoría ha optado por la fórmula más fácil de incrementar el déficit, otros han tenido la audacia de realizar reformas estructurales para optimizar los recursos y aumentar la calidad.

A estos últimos pertenece el Gobierno madrileño de Esperanza Aguirre, que está logrando capear el temporal económico con cambios radicales en la gestión hospitalaria. Pese al hostigamiento de los sindicatos, que suelen mezclar criterios profesionales con juicios políticos, y la frontal oposición del PSOE, lo cierto es que la Sanidad madrileña está hoy a la cabeza del sistema sanitario español y concita el interés de la mayoría de los profesionales de la Medicina.

No se puede decir lo mismo del otro gran polo sanitario español, el sistema catalán de salud, cuyo deterioro en los últimos años es especialmente acusado, con las nefastas consecuencias que ello tiene para los pacientes. Además de la quiebra económica en la que está sumido el sistema, que ha obligado al Gobierno de Zapatero a acudir en su auxilio con unos 4.000 millones de euros, lo que está en juego en Cataluña es su prestigio y su capacidad de mejora. Resultan muy elocuentes los datos que hoy publica LA RAZÓN sobre las preferencias de los cien licenciados que mejor nota obtuvieron en el examen MIR de 2008. Pues bien, 47 de esos cien eligieron uno de los hospitales madrileños para efectuar la especialización. Sólo 17 de los cien optaron por uno catalán.

Además, de los diez mejores puntuados, 8 pidieron especializarse en Madrid y sólo 1 en Cataluña. Sorprende la escasa capacidad de atracción que ejerce la Sanidad catalana entre los profesionales mejor cualificados, sobre todo si se tiene en cuenta que hasta hace algunos años tuvo merecido prestigio como el más dinámico de España, con una alta capacidad asistencial, de docencia y de investigación. Hoy no es así y son los pacientes catalanes los primeros en sufrir la falta de facultativos, lo que ha llevado a la Generalitat a homologar títulos de otros países cuya formación y calidad médica no son precisamente modélicas. Dicho de otro modo, si las mejores promociones rehuyen ir a Cataluña y ésta se ve obligada a recurrir a titulados de otros países, sobre todo hispanoamericanos, es que la Generalitat no está haciendo bien las cosas.

Ni qué decir tiene que la presión asfixiante del nacionalismo y la obsesiva inmersión lingüística, que conforman una atmósfera irrespirable y poco atractiva para los jóvenes profesionales, explican por qué los mejor cualificados prefieren sociedades abiertas como la madrileña para completar su formación y orientar su futuro. Pero también tiene gran influencia el modelo de gestión de cada comunidad y las perspectivas de realización que ofrece. En este sentido, sólo aquellos gobiernos que antepongan la gestión profesional y técnica a los intereses y las servidumbres políticas estarán en condiciones de prestar una asistencia sanitaria eficiente y de calidad en beneficio del ciudadano

La nación de Montilla
Germán Yanke Estrella Digital 21 Diciembre 2009

"Cataluña es una nación", dijo ayer José Montilla celebrando los 650 años de la Generalitat. Cree que la larga data lo demuestra aunque, en realidad, lo que certifica la antigüedad es que, entonces, era una institución no democrática para la que lo de la nación, salvo para designar el lugar de nacimiento, era algo desconocido, si no absurdo. La paradoja es que aquello famoso del presidente Rodríguez Zapatero ("la nación es un concepto discutido y discutible") sólo sirve para los no nacionalistas, como bálsamo para que toleren a los que lo son, como si se tratara de convencer a los primeros para que no se alarmen, que vaya a saber lo que entienden los otros por nación. Pero para éstos lo de la nación no tiene nada de discutible y adopta tan fácilmente el carácter de dogma que alguien como el señor Montilla, presidente socialista de la Generalitat, asegura solemnemente que Cataluña es una nación porque la institución tiene 650 años.

Así que convendría preguntarse, en un escenario de confusión terminológica y debate, qué significa para Montilla, aunque el fundamento del aserto sea tan débil, eso de que Cataluña es una nación. Se dice a veces, últimamente por los que buscan argumentos para defender la constitucionalidad del Estatuto, que eso de nación es, sencillamente, un sentimiento que los catalanes tienen, una formalización tópica del modo en que entienden su identidad. Nada que ver, entonces, con los 650 años de la Generalitat ni con los más de 700 de Bilbao y sus instituciones locales, por poner un ejemplo que tengo a mano, si se quiere defender que la vieja villa sea en el futuro una suerte de Ciudad Estado. Pero el problema de la consideración de Cataluña como nación no es sentimental ni incluso identitaria y, si se fija uno en el Estatuto que el señor Montilla defiende, da más bien la sensación de que se trata de algo en proceso no solamente al margen de España sino constreñido por ella. No se puede entender de otro modo su existencia institucional (no la histórica, claro) al margen de la Constitución, la bilateralidad que el texto santifica, el trato como iguales y la obligación de que el Estado no pueda llevar a cabo determinadas políticas generales, incluso por encima de la legitimidad democrática, sin pactarlas previamente con los representantes políticos catalanes. La falta de solidaridad que a veces se achaca a la Generalitat o a los partidos que defienden el Estatuto no es tal, sino paradójicamente la negación de una soldadura con la España constitucional que no sea la voluntaria y coyuntural solidaridad con algunos de sus ciudadanos.

Montilla, como los socialistas catalanes y los españoles en general tras los múltiples errores del presidente Rodríguez Zapatero en la cuestión del Estatuto, se ha metido en un berenjenal pasmoso. Creían primero que un Tribunal renovado a imagen y semejanza del poder ratificaría el texto como constitucional. Bloqueado ese camino por el caos, parece que queda ahora el recurso retórico a justificar el Estatuto en que Cataluña es una nación porque la Generalitat tiene 650 años. Y decían, aunque es verdad que hace ya tiempo, que en el PSC estaba el núcleo intelectual y moderno del socialismo español...

ANÁLISIS: Las lenguas cooficiales comienzana imponerse entre los funcionarios
 La Razón 21 Diciembre 2009

- ¿Qué reclama ERC en materia lingüística?
–Su intención es fomentar el uso del catalán en todos los ámbitos, en este caso entre los funcionarios de las Administraciones del Estado, y no es la primera vez que la formación independentista carga contra lo que los nacionalistas consideran un incumplimiento de las promesas de normalización. Por ello, presentó una batería de preguntas en el Congreso para conocer el estado del conocimiento de la lengua catalana entre los agentes. Incluso hace un año llegó a pedir que el Rey aprendiera catalán y que el Ejército lo enseñara.

- ¿Qué dice la Oficina de las Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado?
–Según su último informe, publicado en verano, el personal de la Administración bilingüe en las comunidades con lengua propia era escaso. Sólo destacaba el alto nivel en Galicia y Cataluña, el cual situaba en torno al 90 por ciento, mientras que en Valencia, Baleares, País Vasco o Navarra lo situaba en un 70. Pero destacaba que uno de los sectores con menos normalización era el de las Fuerzas de Seguridad.

- ¿Cómo está la situación por comunidades?
–Según el citado informe, Cataluña presenta casi un 85 por ciento de población catalanohablante con un alto porcentaje de bilingüismo en sus funcionarios, sobre todo en las subdelegaciones de Gerona y Lérida, algo que concuerda con las explicaciones gubernamentales. En Galicia, con un 40 por ciento de ga­llego hablantes, casi todo el personal de servicios de la Administración habla esa lengua. Mientras, en el País Vasco, con apenas un 25 por ciento de vasco parlantes, el estudio destacaba la «buena posición» de la Subdelegación del Gobierno de Vizcaya, con el 85 por ciento de su personal capacitado para atender en euskera. Por su parte, en la Comunidad Valenciana y con un 76 por ciento de valenciano hablantes, la cifra de empleados bilingües baja al 76 por ciento. Y en Baleares, que cuenta con una población de ciudadanos que hablan catalán de cerca del 74 por ciento, disponen de un 70 por ciento de personal bilingüe.

- ¿Qué ejemplos de fomento de lenguas hay en la Guardia Civil?
-No sólo los ejemplos citados por el Gobierno, sino que disponen de numerosos documentos y solicitudes traducidos, como las autorizaciones de armas o impresos de todo tipo.

El Gobierno de Zapatero nombra a dedo 409 cargos que cuestan 82 millones
Es la mayor subida de personal de la Administración central, un 7,6%, frente a un 2,9 del resto š El PP eleva la cifra a 547
PALOMA CERVILLA | MADRID ABC 21 Diciembre 2009

No es extraño que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no haya querido comparecer en el Senado para explicar las líneas que marcarán la política de la Función Pública, una tarea que asumió en la última remodelación que Rodríguez Zapatero realizó de su Gobierno. La explicación podría estar en que no quiere ser el rostro que informe a sus señorías de que su Gobierno ha nombrado 409 altos cargos de libre designación -547 según el Partido Popular-, el mayor aumento del personal que trabaja para la Administración central, un 7,6% de subida interanual, que le costará a los españoles 82 millones de euros en 2009, un 5,1% más que en 2008.

Aunque el Gobierno ha esquivado varias preguntas formuladas por el Grupo Popular en el Congreso sobre la cifra total de puestos de trabajo, no ha podido eludir la pregunta de la senadora popular Beatriz Escudero sobre el número de altos cargos de libre designación nombrados por cada uno de los ministerios. Para hacer tan comprometida confesión, Fernández de la Vega cedió los trastos a la secretaria de Estado para la Función Pública, Carmen Gomis, que compareció en la Comisión Constitucional de la Cámara alta para responder, por fin, a lo que el PP venía reclamando desde hace tiempo.

Desajuste en los datos
El secreto se desveló pero, los datos no casan con los del Partido Popular. Gomis asegura que «en total, los altos cargos en la Administración del Estado son 409. En Presidencia del Gobierno, 20; Asuntos Exteriores y Cooperación, 28; Ciencia e Innovación, 16; Cultura, 11; Defensa, 26; Economía y Hacienda, 58; Educación, 12; Fomento, 30; Igualdad, 10; Industria, Turismo y Comercio, 32; Interior, 17; Justicia, 13; Medio Ambiente, Rural y Marino, 31; Política Territorial, 10; Ministerio de Presidencia, 46; Sanidad y Política Social, 19; Trabajo e Inmigración, 23; y Vivienda, 7».

A los populares esta cifra no les convence, ya que, según sus cálculos, no son 409 los altos cargos de libre designación -que sólo incluyen secretarios de Estado y directores generales- sino que la cifra se eleva a 547, ya que hay que sumar los asesores de los ministerios, sin contar los 254 asesores y 42 altos cargos de los que disponía el presidente del Gobierno en diciembre de 2008. Una nómina de trabajadores del Palacio de la Moncloa, que supone un 37% más de altos cargos y asesores a su servicio que el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que tenía un total de 216 altos cargos. Para pagar esta amplia nómina de altos cargos y asesores, Escudero afirma que hay que hacer un desembolso de 82 millones de euros que «suponen un 5,1% más que la partida presupuestaria de 2008, y no porque ganen más, porque los sueldos están congelados, sino porque obviamente ha subido el número de cargos».

La importancia de estos datos, según la senadora popular, es que representan un agravio comparativo respecto al aumento de personal en el conjunto de los empleados que trabajan para las administraciones públicas, tanto en la local, como en la autonómica y la central. «El personal al servicio del sector público estatal administrativo ascendía a 617.372 efectivos, en diciembre del 2008, lo que supone un incremento de 17.327 personas respecto a 2007. El personal que trabaja para la Administración central ha subido un 2,9% interanual, pero el mayor aumento corresponde a los altos cargos, con una subida de un 7,6%, al pasar de 380 a 409, y al personal anual de gabinete y asesores, que crece un 1,5% en 2008, y pasa de 639 a 674, y también hay que contabilizarlo», señala Escudero.

Con estas cifras, la senadora asegura que «se está abusando de los cargos de confianza y de los puestos de libre designación. La crisis económica y el paro son conceptos ajenos a los altos ejecutivos de la administración pública».

Los datos del PP no convencen a Gomis que aseguró desconocer esos crecimientos, «tengo aquí los datos del crecimiento de todo el personal en los últimos años y le aseguro que esas cifras no me salen».


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un esperpento adicional
Ana Samboal www.gaceta.es 21 Diciembre 2009

Cataluña sólo tiene algo más de 607.000 parados, cerca del 16% de sus trabajadores

Es perfectamente comprensible que los diputados del Parlamento de Cataluña se dediquen a dilucidar si se celebran o no corridas de toros en esa comunidad autónoma. Sí, no tienen nada mejor que hacer. La vida política es ejemplar. Hace unas semanas, el juez imputó a varios ex altos cargos de los últimos gobiernos de Convergencia i Unió y al alcalde socialista de Santa Coloma por presunta corrupción. Aún colea la velada acusación en esa misma cámara de Pascual Maragall sobre el 3%.

Pero es mejor dejar caer un tupido velo de silencio sobre el asunto porque, al fin y al cabo, son minucias, nada relevante si lo comparamos con la posibilidad de que algunos equivocados ciudadanos catalanes, a los que hay que ayudar a corregir su conducta en sus ratos de ocio, puedan ir a la plaza de toros a disfrutar de ese espectáculo que tanto gusta a los españoles. Por otra parte, la economía tampoco va tan mal. Cataluña, según la EPA del tercer trimestre, sólo tiene algo más de 607.000 parados, cerca del 16% de sus trabajadores. Lo único importante es que, con tanto tiempo libre, no les dé por ir a la plaza, no vaya a ser que se contaminen con esa fiesta tan española.

¿Y las finanzas públicas? Esas van de cine. El jueves, Moody’s rebajó su calificación crediticia porque cree que en 2010 su déficit superará el 2,5% de su PIB. ¡Pero si el mismo presidente de los españoles ya ha dicho que esos informes no son importantes! Subirá el precio que tendrán que pagar por la deuda que emitan para financiarlo –de hecho, ya lo está haciendo–, restará recursos para fomentar el desarrollo de la economía y el empleo en esa comunidad, pero con ir a “Madrid” y pedir más dinero, problema solucionado. Lo que de verdad merece la pena, para eso les han votado y para eso les pagan, es salvaguardar la identidad de la “nación catalana”. Parecería una mala broma si las consecuencias de los actos de esta disparatada y egocéntrica clase política no fueran tan graves.

Varias asociaciones denuncian la «neodictadura» lingüística del Ejecutivo
Baleares gasta 100.000 euros en «catalanizar» el nombre de 126 calles

La factura del Gobierno autonómico por imponer el catalán asciende a más de diez millones de euros.
Madrid - Cristina Gullón La Razón 21 Diciembre 2009

Ni la crisis económica ni el aumento del paro –que convirtió a Baleares en la comunidad con el mayor incremento de desempleo registrado el pasado mes– han frenado la obsesión catalanista del Ejecutivo presidido por el socialista Françesc Antich. Durante los últimos meses, la alcaldesa de Mallorca, Aina Calvo (PSOE), ha destinado más de 100.000 euros para cambiar los nombres de 126 calles de la capital al catalán y eliminar el callejero anterior, escrito en castellano y mallorquín.

«Es el mayor despropósito cultural que ha hecho el Consistorio, propio del nacionalismo catalanista al que estamos acostumbrados», denuncian desde la asociación Círculo Balear. Por su parte, la concejala de Cultura de Palma, Nanda Ramón, justificó el cambio de nomenclatura porque «es intolerable que después de 30 años aún queden nombres en castellano», y aseguró que «la forma oficial de las calles de la ciudad tiene que ser en catalán estándar».

«Imperialismo catalanista»
Sin embargo, la factura de la «catalanización» que está llevando a cabo el Ejecutivo balear –que también se ha extendido a los nombres de algunos municipios de Menorca e Ibiza– incluye más de siete millones de euros en «políticas lingüísticas» y casi dos millones y medio en subvenciones para la «Obra Cultural Balear», una entidad que, según las asociaciones que defienden el bilingüismo, «colabora con grupos violentos como Maulets». «Mientras la gente cierra comercios y no puede llegar a fin de mes, el Gobierno se ha gastado más de diez millones sólo para imponer el catalán en Baleares. Es algo ridículo que está acabando con nuestra identidad cultural e histórica», denuncia Jorge Campos, presidente del Círculo Balear.

Y es que el pasado 30 de mayo cerca de 20.000 ciudadanos se manifestaron en Palma para protestar contra la «neodictadura» que «quiere imponer el imperialismo catalanista» en el archipiélago. «No estamos en contra de Cataluña. Lo que no queremos es que se nos imponga desde fuera un idioma que no es el nuestro», asegura Juan Vanrell, presidente de s´Acadèmi de sa Llengo Balèá. Una opinión que comparten buena parte de los vecinos del archipiélago. «Los que hablamos castellano estamos marginados. No podemos matricular a nuestros hijos en colegios públicos que den las clases en castellano porque, sencillamente, no existen», asegura un vecino de Mallorca.

Sin embargo, el acoso que sufre la lengua oficial no sólo se reduce al ámbito educativo. El pasado mes de septiembre, «Mercat Nou» fue el nombre con el que se bautizó al que había sido durante más de dos décadas la principal lonja de abastos de Ibiza, el Mercado Nuevo. Bajo el actual rótulo también se escribió su traducción al inglés, pero ni rastro de la nomenclatura en castellano de la lonja más importante de la ciudad.

Las Plataforma Constitucional y Autonomista, formada por 150 entidades de defensa de la libertad lingüística, ya ha anunciado que realizará manifestaciones en Valencia, Aragón, Cataluña y Baleares y llevará a cabo todas las acciones necesarias para «luchar contra la imposición de los Países Catalanes».

Una iglesia que abrió sus puertas a ETA y las cerró a sus víctimas
J. PAGOLA | MADRID ABC 21 Diciembre 2009

Comprensiva, generosa, cómplice con los presos etarras; fría, distante con sus víctimas. Suplicante, pedigüeña hacia ETA, para que deje de matar; furibunda contra las Fuerzas de Seguridad del Estado por sus operaciones antiterroristas. Activa en la demanda de la autodeterminación; pasiva en la defensa de los proscritos por razón de su españolidad. Esta es la Iglesia contaminada por el nacionalismo de Setién y Uriarte que hereda el nuevo obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

Setién impidió que a las víctimas de ETA se les hiciera digno funeral con motivo del aniversario de su muerte. Justificaba su injustificable postura aduciendo que no quería que se «politizara un acto eminentemente religioso». También esgrimía que era una actitud que se aplicaba a todos los difuntos. Pero ocurría que en uno de estos casos el «difunto» era Gregorio Ordóñez, representante del pueblo que fue asesinado por defender unas ideas. Año tras año, la familia tuvo que peregrinar de templo en templo, cosechando desplantes hasta que al final algún buen cura samaritano acogía el funeral, con alto riesgo de ser excomulgado por la curia sabiniana.

Salvo rara excepción, Setién no oficiaba funerales de víctimas de ETA. Despachaba el trámite remitiendo al párroco de turno un folio con la homilía. Una de esas excepciones fue precisamente el funeral por Ordóñez. En su fría intervención, Setién ni tan siquiera nombró al político asesinado. En un programa de televisión se le preguntó, por sorpresa, si estaría dispuesto a oficiar honras fúnebres por un agente de las Fuerzas de Seguridad. Y el prelado desplegó todas sus artes malabares para decir, sin decirlo, que nunca lo haría: «Capaz creo que, por lo menos yo, soy desde ahora. Otra cosa es el juicio pastoral que yo me forme de una intervención de esa naturaleza. Y en relación con ese juicio, pues pienso que es mi responsabilidad la que me tiene que dictar si debo hacerlo o no, en atención a todas las repercusiones de un acto de esta naturaleza». ¡Máster a la cobardía!, porque desveló su pánico a herir la sensibilidad de batasunos, «borrokalaris» y demás maleantes.

Si el obispo de los «abertzales» cerraba las iglesias a las víctimas del terrorismo, las abría de par en par a los proetarras para que en ellas mantuvieran encierros y ayunos. Una habitáculo de la catedral donostiarra del Buen Pastor viene siendo base logística desde la que «Etxerat» diseña estrategias a favor de los reclusos y recibe solidaridades.

Setién visitó en la prisión de Martutene a Arnaldo Otegi. Sin embargo, en cierta ocasión en la que se trasladó al hospital Donostia para ver a algún conocido, pasó de largo por delante de la habitación en la que se se encontraba ingresada la joven Josune Villamudria, herida, al igual que otros tres de sus hermanos y su padre, en un atentado en el que murió su gemela. Debía tener prisa para ultimar algunas de sus pastorales a favor de una negociación, con cesiones políticas a ETA.Años más tarde, cuando se diriría a la Basílica de Santa María, quién sabe si para orar por los más «desfavorecidos» -«Kubati», Parot, «Ternera»...-, observó una concentración en la que se pedía la liberación de Aldaya, secuestrado por ETA, y cruzó a la cera de enfrente no fuera que los pacifistas reclamaran su presencia.

Recortes de Prensa   Página Inicial