AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 28  Diciembre  2009

 

La Justicia debe seguir la pista de Gómez Benítez
EDITORIAL El Mundo 28 Diciembre 2009

EL DATO consta en un acta de ETA y tiene una enorme trascendencia. Fue el hoy vocal del Poder Judicial José Manuel Gómez Benítez quien, como negociador del Gobierno, confió a los terroristas que el chivatazo que evitó la operación contra la red de extorsión de la banda era la prueba de la voluntad de avanzar en el diálogo. Esta nueva información de EL MUNDO permite a la Justicia tirar de un hilo más para poder llegar al ovillo de la verdad de lo que ocurrió. No es baladí tampoco la posición en la que el documento deja a Gómez Benítez, identificado por ETA como el interlocutor «número 4». A la luz de esta información, la pregunta surge sola: cuando el PSOE le aupó al CGPJ, ¿le estaba premiando por unos servicios tan obscenos? Pero además, dice muy poco en favor de un miembro del Poder Judicial -que como tal debe ser garante del Estado de Derecho-, que haya podido esgrimir como mérito del Gobierno de su país la comisión de un delito. Los papeles de ETA le ponen en una situación tan embarazosa que lo lógico es que diera explicaciones públicas de su comportamiento.

Ya dijimos ayer que no se nos ocurre razón alguna por la que ETA tuviera interés en elaborar unas actas falsas. Los documentos de la banda sobre el contenido de la negociación con el Gobierno que han sido incautadas por la Justicia francesa reflejan a la perfección el clima que se vivía entonces, y es en uno de estos escritos en el que se atribuye a Gómez Benítez la frase clave: «Os diré que por dar el aviso está encausado un alto policía de San Sebastián y casi el jefe de Seguridad del PSOE». El documento aporta incluso la fecha exacta de la entrevista.

En cualquier caso, debería ser ahora la Justicia la que determinara la veracidad de lo que consta en el escrito de ETA y tratara de averiguar, a partir de ahí, cuál ha sido el papel de cada cual en el chivatazo. Para ello, el primer paso tendría que ser reclamar las actas a la juez Levert -como ayer solicitó el PP- y llamar a declarar como testigo a Gómez Benítez. Es evidente que el hecho de que éste notificara a ETA que se había cometido un delito, no le hace necesariamente partícipe del mismo. Y es sabido también que reunirse con ETA, tal y como ha determinado el Supremo, tampoco es en sí mismo delictivo. Pero no hay que descartar que pudiera aplicársele el tipo penal del encubrimiento. Dado que es Garzón quien instruye el caso del chivatazo, lo razonable sería que se inhibiera en favor de otro magistrado. Como es sabido, Garzón y Gómez Benítez son grandes amigos y han mantenido una relación profesional. Tan es así que cuando a la Comisión Disciplinaria del CGPJ han llegado asuntos que implicaban al magistrado, Gómez Benítez se ha abstenido. Sin embargo, cualquiera que conozca mínimamente a Garzón sabe que no se apartará del caso, entre otras razones porque puede serle de utilidad en la situación complicada en la que se encuentra. El juez estrella podría tratar de utilizar este asunto como moneda de cambio para protegerse de las consecuencias que pudieran derivarse del asunto de los cursos de Nueva York, de las fosas de la Guerra Civil y de las escuchas a los abogados de Gürtel.

Por otra parte, es sintomático el silencio del Gobierno ante una revelación muy comprometedora que vendría a confirmar que el chivatazo se gestionó al más alto nivel político. Más aún por cuanto la escena que dibujan las actas de ETA es bochornosa para el Ejecutivo. En ellas, mientras los negociadores del Gobierno exhiben como mérito la interrupción de una operación antiterrorista, perdonan el robo de 200 armas en el sur de Francia, advirtiendo que, como haya otro, «se acabó» la negociación.

El PP, que está personado en la causa, está dispuesto a llegar hasta el final. Cospedal acusó ayer al Gobierno de haber hecho en su día «una apuesta a favor de los terrioristas» y Sáenz de Santamaría anunció nuevas iniciativas parlamentarias para tratar de arrojar luz sobre este asunto.

Discurso
El Real Vacío
Agapito Maestre Libertad Digital 28 Diciembre 2009

El mensaje de Navidad del Rey fue otra batalla perdida de la monarquía parlamentaria. La altura democrática, realista y sincera del discurso brilló por su ausencia. El monarca se entregó a los socialistas. Pero la prensa y los partidos políticos mantuvieron, sin entrar en mayores sutilezas democráticas, que el discurso anual del Rey fue realista. Por el contrario, el ciudadano medio con un leve sentido común escuchó la perorata real con reticencia, como si la cosa no fuera con él; más aún, a la mayoría de los que todavía conservan un cierto olfato político le sonaba toda aquella palabrería a las atrabiliarias "buenas intenciones" de las soflamas de Zapatero.

Las palabras del Rey fueron tan irreales como falsificadoras del proceso de destrucción del Estado-nación sobre el que vivimos los españoles. Tanto disgusto provocaron los tópicos de Juan Carlos I que muchos españoles cambiaron de canal, o peor, juraron en arameo mientras duró la cosa televisiva. El mensaje de Navidad fue otra constatación de que las ilusiones de los españoles se han esfumado. El tiempo de Juan Carlos I, saturado de engaños secesionistas y socialistas, nos atenacea entre sus brazos. Los españoles llegan contristados a este final de año. Quizá de época y de nación. Ya no hay nada que hacer. El infortunio es cierto. Así viven los españoles estas fiestas. Sin futuro.

El designio colectivo de los españoles ha desaparecido, mientras el destino personal se balancea entre el querer irracional de la sangre y la huida nihilista al desbordado placer. La ruina moral de una sociedad lo preside todo. No se trata de optimismo o pesimismo en nuestras instituciones sociales y políticas. Esa alternativa moral pasó. Su tiempo está acabado. Vivimos sin alternativas, o sea, en peores circunstancias que ayer. Confiar más o menos en las instituciones políticas y sociales es sólo un pasajero recuerdo de un tiempo pasado. Muerto. La desconfianza está presente en todo lo que hacemos.

La desconfianza de los ciudadanos en sus instituciones políticas preside la agonía de un "modelo" político, social y, sobre todo, moral que ha devenido un desastre. Eso es lo único real para los españoles. El resto es añadido, incluido el discurso del Rey. Todo es reflejo de esa agonía. De la decadencia no se salva nadie, por eso, en el mejor de los casos, las pláticas del monarca sólo pueden considerarse como placebos para ocultar lo real, sí, para engañarnos de que hemos llegado al final, allí donde la esperanza no se cumple. Obsoleta la Constitución y periclitado el Estado-nación, sólo los inmorales y los necios pueden mantener que el discurso del Rey el día de Nochebuena fue realista.

Pero, en verdad, ni siquiera fue retórico. Ojalá. Ese discurso no tenía alma. Carecía de autenticidad. Su voz resonó en la soledad de los españoles, turbando el sosiego, el silencio sedante, que ansiaban en esa noche. Cuando el Rey citó casi textualmente la ley de "economía sostenible" del Gobierno, la suerte estaba echada. Ya la batalla estaba perdida o, si así les parece, ganada. Los socialitas volvieron a ganar. El Rey está en sus manos. ¡Y los del PP recogiendo el guante del consenso! ¿Qué entenderá esta gente por consenso?

Colaboración del gobierno con banda armada / Derecha antidemocrática
Pío Moa Libertad Digital 28 Diciembre 2009

La gente tiende a ver solo lo más superficial, como el caso del chivatazo a la ETA, que, mientras otra cosa no se demuestre, solo pudo salir de la otra banda, la que gobierna el país. Pero la colaboración ha sido mucho más amplia y profunda que todo eso, como he explicado muchas veces; y ha dejado un panorama de ruina política, cuya faceta más peligrosa son los estatutos a la catalufa, que no catalana. Colaboración del gobierno con banda armada y de la “oposición” con el gobierno. En una democracia estaría el gobierno en pleno procesado o en la cárcel, como sucedió, por mucho menos, con varios altos cargos de Felipe González. Pero ocurre al revés: es el gobierno, con sus leyes absurdas y antidemocráticas, el que puede meter en la cárcel o castigar seriamente a los demócratas, además de espiarles. Y digo el gobierno porque el poder judicial, del Tribunal Constitucional abajo, ha perdido casi toda su independencia. Los asesinos de Montesquieu no han cesado de trabajar un momento. ¿Es posible que ningún experto en técnicas judiciales pueda llevar al gobierno a los tribunales por esa colaboración?
------------------------------------------

La derecha antidemocrática
La democracia se basa en la opinión pública y en que los distintos partidos (que existen en todos los regímenes, aunque en las dictaduras sean camarillas opacas en torno al poder) compitan por convencer a la gente. Quienes detestan la democracia es porque se sienten incapaces de convencer a la opinión pública y aspiran a imponer el poder de una virtud de la que ellos se sienten únicos propietarios, no se sabe muy bien por qué. Además, ellos serían los únicos jueces de esa virtud autoatribuida:

O sea, que como por convicción demócrata o por comodidad nadie va a hacer nada realmente útil, a uno le dan ganas de decirles a los Moas y a los de Pradas que tienen mucha razón pero que en democracia no hay más ley que la de las mayorías y que si la mayoría vota basura pues habrá que soportar basura y que como parece claro que la mayoría va a seguir votando basura las repetitivas condenas retóricas contra la basura acaban cansando casi tanto como la basura. Sobre todo cuando esas condenas no son consecuente ni tiene la valentía suficiente para apuntar al verdadero culpable: la mayoría que vota basura y el sistema que impone el criterio de la mayoría basurista. Si no tienen valor para señalar al verdadero culpable (que lo comprendo) que no den tanto la vara.

Estas personas creen que el conjunto de la sociedad puede funcionar como un cuartel bajo su mando, y solo pueden imponerse mediante un golpe militar o cosa así. Como creen saber quién es “el verdadero culpable” de todos los males, y se creen de antemano en posesión de la verdad, les da mucha pereza tratar de convencer a otros, a quienes de antemano consideran “basura”. Pero la democracia –y no la dictadura—permite luchar contra los abusos del poder, solo que esta gente no está dispuesta al esfuerzo necesario. Le basta soñar con un golpe militar o cosa parecida.

Tampoco perciben el carácter tan peculiar de la dictadura de Franco, que creen reproducible. Pero el franquismo debió demasiado a la propia personalidad del Caudillo, sin el cual los nacionales habrían perdido la guerra, y las distintas tendencias y familias del régimen se habrían peleado enseguida entre ellas: precisamente uno de sus grandes logros fue tener a todos bajo la rienda y en armonía suficiente para que no se viniera todo abajo. Ya he explicado por qué el franquismo, a pesar de sus grandes logros, no podía subsistir después de Franco, el cual era también bastante consciente de ello.

Otro error de estos antidemócratas y antiliberales es compararse con la España del Siglo de Oro. Realmente tienen muy poco que ver con ella, y sí más bien con la decadencia.

En fin, he aquí un buen tema para discutir.

¡El mercado es de ZP!
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 28 Diciembre 2009

La política de comunicación del PSOE está dando ciento y raya a la del PP. Como siempre. Definitivamente, los socialistas son más listos que la derechona antiabortista y retrógrada. ZP descapitaliza la televisión pública y favorece a las privadas que en su día justificó con el «pluralismo» pero que ahora deberán cerrar filas monopolísticas. El intervencionista crea nuevas voces y después las funde. La cuatro con la cinco, la sexta con la tres y Oliart a la Estatal. La derecha habla del mercado pero es la izquierda lo construye. Para reducirlo, luego. Gana público con la telebasura, alimenta a las masas con la zafiedad, las entontece con el «corazón» y, así, el Gran Hermano oculta al «gran hermano». Al de Orwell.

Es el mismo juego que en Educación. El niño del ministro progre va al Británico y el de la chacha a la pública. La elite de izquierda se hace en lo privado caro, la masa en la de-formación.

Y en estas nos llega el Cine. Los artistas. Quieren su puesto al sol. La ayuda del Estado benefactor. O de los Estados, si es preciso. El cine de las Españas. O de la España rota, por roja. Pero las fórmulas de Ángeles González-Sinde e Ignasi Guardans no convencen a todos. Se rompe el frente cultural mientras se separa Susan Sarandon. Con la Pública descapitalizada por el muevo gran Timonel ¿quién subvencionará el cine? ¡A través de las privadas! ¿No les ha dado ZP la pasta? La Bardem reclama. No es de la ceja pero reclama. Curiosamente el cinco por ciento de las privadas que impuso José María Aznar hace diez años. ¿Para ganarse a los progres o para salvar su alma? El liberal repartiendo subvenciones para que los creativos, que no creadores, puedan andar una vez al año por la soñada alfombra roja. Pero el público hace tiempo ha hecho fú al cine español y a este no le salva ni dios. O quizá ZP en 2012 si los de la ceja y El gran Hermano le ayudan.

ETA polisémico militar
Iñaki EZKERRA La Razon 28 Diciembre 2009

Leo estos días «La magia de las palabras», un nuevo y maravilloso libro de Amando de Miguel que está dedicado al tema que le ha ocupado en los últimos años –la polisemia– y que aprovecho para recomendar como regalo en estas fiestas. La polisemia es el fenómeno por el cual una palabra tiene o se le atribuyen diferentes significados. Polisémico es, por ejemplo, el último comunicado de los presos de ETA, que denuncia la «represión» de los Estados español y francés a la par que anuncia una «nueva fase de lucha» en las cárceles y que «pondrá su fuerza para que el conflicto se solucione siguiendo perspectivas políticas y democráticas».

Polisémicas, intencionadamente polisémicas, son en ese texto las palabras «represión» para definir la legalidad y «conflicto» para denominar a su intento de quiebra.

Polisémicos son los vocablos «lucha» y «fuerza», que no se sabe si remiten al estrangulamiento de funcionarios de prisiones o a una huelga de hambre como la de De Juana basada en el consumo «radikal» y «fanátiko» de kilos de jamón york. Y no se sabe porque para ETA también los términos «político» y «democrático» significan una cosa distinta que para el resto de los humanos. Para ETA «hacer política» es pegar tiros en la nuca y un «sistema democrático», aquel capaz de tomarla en serio, perseguir a las víctimas y llamar «negociación» a la cesión a su chantaje. Por ahora el Gobierno no ha sido lo «bastante democrático» según ese «diccionario» y los presos de ETA le lanzan una vez más el anzuelo para ver si pica. El programa parece de mínimos (fin de la política de dispersión), pero esconde un regreso al 97 y al «antes de Ermua».

Sobreendeudamiento
Juan E. IRANZO La Razon 28 Diciembre 2009

Mientras países como Alemania, Francia e Italia han empezado a crecer de nuevo, la economía española sigue sin sus pequeños «brotes verdes». El PIB ha seguido contrayéndose en el tercer trimestre del año, si bien al ritmo más bajo de los últimos cinco trimestres, un 0,3% intertrimestral. Las previsiones del Instituto de Estudios Económicos son, para este año, que la economía se reducirá un 3,7% y en 2010, un 1,1%. Esta situación se ha producido por el exceso de capacidad productiva en la construcción tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, por el enorme endeudamiento de los hogares y por la restricción crediticia derivada de la necesidad de ajuste de los balances de las entidades financieras.

Nuestra economía todavía no está en situación de iniciar la recuperación hasta que el consumo de los hogares no comience a estabilizarse, pues si no, asistiríamos a una larga etapa de leves crecimientos, en la que continuaría destruyéndose empleo. En el tercer trimestre del año la caída del empleo ha sido del 1,1%, lo que representa 190.400 puestos de trabajo menos que en el anterior. Las previsiones de 2009 de las tasas de paro son del 18,5%, mientras que en 2010 se situarán en el 20%, pero tendremos que esperar hasta 2012 o 2013 para volver a crear empleo.

Por otro lado, se ha producido un desplome en la inversión que ha desequilibrado la economía, aumentando nuestro déficit exterior. Mientras, el déficit público sigue ascendiendo durante este ejercicio, debido tanto a la caída de los ingresos como a la aceleración del gasto, y se prevé que llegue al 12% este año, mientras que para el próximo se estima que se reduzca en tan sólo 2 puntos. Pero la manera de solucionar el problema no es mediante la subida de impuestos prevista por el Ejecutivo para el próximo año, pues repercutirá negativamente sobre el consumo. Lo más adecuado sería compensarlo con una reducción de los impuestos más vinculados con la competitividad, como son el Impuesto sobre Sociedades o las cotizaciones sociales.

Debemos señalar que las medidas tomadas para retomar la senda de crecimiento, parecen no haber tenido el impacto deseado e incluso que han repercutido negativamente sobre algunas variables fundamentales para el crecimiento. Así, el desenfrenado aumento del déficit público y su financiación con deuda pública no harán más que retrasar la salida de la crisis a corto plazo, al tiempo que limitan el crecimiento en el futuro. Como el IEE viene defendiendo, se tienen que acometer reformas que incidan en la mejora de la productividad y que fomenten los procesos de inversión. Una vez asumida la imposibilidad de estimular la demanda agregada apelando al endeudamiento, los esfuerzos en los ámbitos públicos y privados deberían alinearse y converger en la formulación de una batería de medidas de oferta orientadas a mejorar el crecimiento de forma intensa y sostenible en el tiempo. Además, ante la inminente necesidad de paliar la destrucción de empleo, algunos colectivos han solicitado la importación de medidas utilizadas en otros países, como es el denominado modelo alemán de trabajo reducido. En España su aplicación resultaría ineficiente, ya que el agotamiento del modelo productivo imposibilitaría la reabsorción de todo el empleo destruido por parte de la actividad constructora, así como que el coste de oportunidad de los recursos públicos destinados a mantener el empleo artificial derivado de esta medida, sería, en esta etapa del ciclo, muy elevado. Como también se ha reiterado en multitud de ocasiones, la obsolescencia y la rigidez del marco regulatorio en nuestro mercado de trabajo y el notable nivel de empleo de baja cualificación justifican claramente la elevada tasa de paro actual, además de explicar la baja productividad del factor trabajo. La reforma del mercado de trabajo debería priorizar la supresión de la brecha existente con relación a los costes de despido. Asimismo, habría que eliminar la distinción contractual entre trabajadores temporales y fijos, estableciendo un contrato de tipo universal cuyas indemnizaciones por despido se acotasen en torno a 20 días por año trabajado. Urge también la necesidad de reorientar el sistema educativo hacia programas formativos que impulsaran la cualificación y la especialización de los trabajadores según las exigencias del mercado.

Apremia una reforma fiscal que introduzca los incentivos adecuados para revertir la situación actual. Deberían acometerse transformaciones en el diseño del sistema impositivo con relación a la inversión de las empresas y al ahorro de los hogares. Sin embargo, se ha optado en los últimos Presupuestos por penalizar el ahorro con una subida del tipo de gravamen al que tributan las rentas del capital en el IRPF. Así que sería recomendable alinear el tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades con el tipo aplicable en los países europeos, cuya media se acerca al 25%. Por ello, la reducción en 5 puntos del tipo aplicable al primer tramo de la base imponible de las PYMES debería generalizarse al resto de las empresas españolas.

Respecto a la Ley de Economía Sostenible, ésta acabará incrementando aún más el gasto público y generando ineficiencias y desincentivos. Por esta razón, la única forma de configurar un nuevo patrón de crecimiento sostenible pasa por desregular, flexibilizar y sustituir las montañas de gasto por bajadas de impuestos, para liberar las fuerzas de la competencia y de la competitividad, que son las únicas que, en verdad, nos pueden garantizar una prosperidad sostenible. Para finalizar, recordar que las reformas estructurales pendientes en materias como finanzas públicas, pensiones, sanidad, suelo, educación o mercado laboral nos ayudarán a volver a la senda del crecimiento.

* Director General del IEE

El terrorismo y el fin de los disimulos
Germán Yanke Estrella Digital 28 Diciembre 2009

El atentado contra el avión que hacía la ruta de Amsterdam a Detroit, afortunadamente frustrado, vuelve a poner de manifiesto los peligros del terrorismo islamista. Se extiende el radicalismo violento de un modo totalitario de entender el mundo (que, como este último caso constata, no tiene que ver con los desheredados del planeta, sino con la arquitectura intelectual de la barbarie) y, aunque el incremento de las medidas de seguridad dificulte su deriva asesina, sigue aprovechando todos los resquicios para sembrar el terror y atacar la libertad de los ciudadanos en cualquier lugar del mundo. Los atentados terroristas no son ya una noticia con la que nos sorprenden a menudo los medios de comunicación, algo lejano que nos asusta sin afectarnos personalmente, sino un peligro cierto que pesa sobre todos. Pocos países se han librado de este tipo de experiencias terribles, pero las padecidas por España, aunque a veces el tráfago diario hace que las olvidemos, son estremecedoras.

El peligro del terrorismo islamista implica múltiples retos. De un lado, las inevitables medidas de seguridad, sobre todo en lugares especialmente sensibles relacionados con el movimiento de personas. Ni podemos limitar las libertades fundamentales, que es uno de los objetivos de los terroristas, ni debemos comportarnos con una ingenuidad que, evitando inconvenientes, acreciente el peligro. Corresponde a los gobiernos ocuparse con esos condicionantes de la seguridad y a los ciudadanos comprenderlas y apoyarlas. Pero, al mismo tiempo, en evidente que la batalla contra el terrorismo no se libra sólo en casa, en la de cada cual, sino en los focos en los que se genera y se entrena, a veces con el respaldo de algunos países y organizaciones criminales.

Conviene no olvidarlo cuando la batalla que ya libran los países occidentales, España entre ellos, y sus aliados en diversas partes del mundo es tildada, como recientemente la presencia en Afganistán, de una extravagancia en un lugar lejano en el que "no se nos ha perdido nada". O cuando el escepticismo, como si se tratara de un juego sin sentido, se adueña en la opinión pública del papel que pueda jugar la inteligencia española, evidentemente en colaboración con la de otros países, en el Magreb, asunto del que se habló la semana pasada, por cierto, en la Comisión de Gastos Reservados del Congreso. No se trata de minimizar los riesgos (y el sufrimiento de los mismos) de esta presencia militar en el extranjero, pero es de una simplicidad pasmosa que no se quiera reconocer la función necesaria que desempeña.

La opinión pública no es, de todos modos, insensible. Recientes encuestas revelan que, si bien es mayoritaria la negativa al envío de nuevos soldados a Afganistán, los españoles comprenden el papel del Ejército en lugar tan lejano mucho mejor de lo que se podría suponer. Todo ello, además, sin que, por un recelo pacifista incomprensible a estas alturas, el Gobierno se decida a explicar claramente una estrategia que, por otra parte, comprende muy bien. Si la necesidad de combatir el terrorismo allí donde sea preciso es una evidencia, la hora de los disimulos tiene que terminar. Sobre todo cuando va a ser imprescindible incrementar el esfuerzo y las dotaciones. Si cuesta explicarlo, peor será que haya que explicar las consecuencias de no tomar el camino adecuado.

El caso Faisán, todo menos inocente.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 28 Diciembre 2009

El caso “Faisán” huele cada vez más a podrido, a cloacas del Estado. Las informaciones de EL MUNDO que aluden a un Acta de reunión del “proceso de paz de Zapatero con ETA”, salpican al Gobierno, a las más altas instancias del Estado y al entramado judicial y policial en torno al PSOE. Las implicaciones del chivatazo, de su uso en medio de una estrategia de negociación, traspasan los límites de la legalidad y tienen responsabilidades políticas y penales. Desde luego no se trata de ningún acto inocente, sino de la mezquindad de que el fin justifica los medios, aunque de ellos se deriven pérdidas humanas.

Porque si hubo consecuencias del fracaso policial a causa del infame chivatazo, fue el que ETA se siguiera financiando y que con esa financiación se consiguieran más armas y material explosivo que luego fueron usados para asesinar a víctimas inocentes o atentados como el de la T4, el del exconcejal socialista camarada de los intermediarios en las reuniones o el atentado contra la casa cuartel de la Guardioa Civil en Burgos. Es por eso que este acto vil y cobarde no puede quedar impune y todos los responsables deben pagar por ser cómplices y culpables de colaboración y apoyo a la banda terrorista ETA.

Ahora se explican demasiadas cosas. El comportamiento del juez Garzón y su voluntario retraso en la investigación. Los continuados esfuerzos del Gobierno para que no se siga investigando y cerrar este asunto. La complicidad de la Fiscalía General en todo este putrefacto asunto intentado el sobreseimiento. El engaño continuado y la negación del Ministro de Interior el Sr. Rubalcaba, que vuelve a ser la cara macabra de un Gobierno que miente con descaro y desvergüenza, como en los tiempos del GAL.

Hay demasiado en juego como para dejar pasar este asunto. La democracia no puede permitir que desde el mismo poder Ejecutivo se promuevan acciones delictivas como medio para alcanzar un objetivo político. Los ciudadanos no pueden permanecer impasibles y mudos ante este vil comportamiento injustificable. La Justicia, si es que queda algún juez que no quiera ser cómplice de este asunto, deberá corroborar la información, evitar su destrucción o manipulación, establecer las imputaciones penales de todos los responsables,someterles a juicio y aplicarles todo el peso de la Ley con el cumplimiento íntefgro de las penas que se impongan.

El “como sea” no puede ser aceptado como norma de comportamiento, sobre todo cuando como en este caso, se incumple la Ley de una manera flagrante y denigrante para el Estado de Derecho. Hay demasiadas cloacas y ratas que se mueven para satisfacer la voluntad de un poder ensoberbecido y que se cree impune e inmune a la Justicia. Y puede que llegue a ser así o ya lo esté siendo, incluso contando con pruebas tan incontestables como las presentadas por el diario EL MUNDO. Sin embargo, si este asunto quiere zanjarse con el castigo de un chivo expiatorio para salvaguardar a los verdaderos culpables e inductores de este delito, la Justicia y la democracia se verán profundamente dañadas.

Este asunto viene en un momento en el que se está a la espera de otro que también ha sufrido un retraso voluntario junto a presiones descaradas y del que aún no se ha dictado sentencia, el de los recursos al Estatuto de Cataluña. Y también se está a la espera de la decisión que se adopte sobre las denuncias contra el juez Garzón, común denominador en multitud de casos más que conflictivos, en el que el del Bar Faisán acaba de tomar una mayor preponderancia y debe ser objeto de explicación e investigación en profundidad.

La relación de Cataluña con el resto de España va de mal en peor
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 28 Diciembre 2009

La relación de Cataluña con el resto de España va de mal en peor. Ya se quejaba de esto Jordi Pujol, uno de los artífices del nacionalismo excluyente y antidemocrático que ha decidido que el peor enemigo de Cataluña no son los nacionalistas, sino esa abstracción ficticia llamada “España” o “Puta España” que, en palabras del arribista Laporta, “está matando a Cataluña”.

No sé qué piensan ganar los catalanes con el permanente insulto y chantaje a una España a la que, al menos de momento, pertenecen. Lo que sí sé es lo que van a perder si se separan. Perderán la totalidad o la mayor parte del “mercado español” que tan fácil y a mano les quedaba y tendrán que vender sus productos en una Europa o en unos EEUU saturados donde tendrán competidores que les ganarán en calidad y en precio. En cualquier caso se les acabará su principal negocio: el chantaje al Estado. Pero bueno, dicen que sarna con gusto, no pica. Ya veremos si es verdad.

El divorcio comienza a ser, por fin, la solución inevitable e irreversible, además de ser cada vez la más deseada por la mayoría de ambos bandos. Un servidor, el día que Cataluña se vaya a lloriquear con su victimismo a la Unión Europea y deje a España en paz, lo celebrará con champán. El cava que se lo beban ellos y que les aproveche. Ojalá ese día llegue lo antes posible, pues la verdad, ya me tarda.

La desafección mutua, con la carnavalada de los minirreferendos, ha escalado un nuevo récord. Y cuando las cosas se ponen así, el divorcio traumático está a punto de caer como fruto maduro del árbol de la convivencia. Supongo que al final, como en todo divorcio, habrá que hacer un inventario de bienes y llevar a cabo el correspondiente reparto. El Estado ha invertido demasiado en las comunidades ricas (Cataluña y País Vasco) y demasiado poco en las “regiones” pobres. Supongo que los separatistas de ambos bandos no estamos para regalarle nada a nadie, así que tenemos ya otro conflicto a la vista que va a ser de envergadura.

Para mí perder de vista para siempre a Cataluña es una excelente noticia, para otros quizás no lo sea tanto pues conciben a España más como una unidad territorial que de lengua, cultura y convivencia. Evidentemente, el divorcio no va a contentar a todos. Unos lo asumiremos con alegría y otros con pesar, pero lo que a estas alturas me parece imposible es evitarlo. Los agravios y victimismos de los catalanistas y la pasividad de quienes no lo son han llegado demasiado lejos y hay cosas que no creo debamos consentir bajo ningún concepto. Quizás era eso lo que buscaban. Bueno, pues ya lo tienen. Así que a disfrutarlo.

españa, ante la crisis
El déficit del Estado se quintuplica en un año y alcanza el 6,79% del PIB
Se elevó a 71.524 millones de euros frente a los 13.967 millones registrados en el mismo periodo de 2008
EFE | MADRID El Correo 28 Diciembre 2009

El déficit del Estado hasta noviembre se elevó a 71.524 millones de euros, el 6,79% del PIB, frente a los 13.967 millones registrado en el mismo periodo de 2008, lo que supone que se ha multiplicado por cinco en un año, según ha informado el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Así, los gastos hasta noviembre ascendieron a 168.718 millones de euros (el 21,5% más que en el mismo periodo de 2008) y los ingresos fueron de 97.194 millones (el 22,2% menos).

En términos de caja -que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan, y no cuando se comprometen, como hace la contabilidad nacional-, el Estado registró hasta noviembre un déficit de 68.508 millones, frente al saldo negativo de 11.038 millones del mismo periodo del año anterior.

Según Ocaña, la mitad de este déficit es consecuencia de la crisis y la otra mitad de las medidas adoptadas por el Gobierno para combatirla. Asimismo, ha indicado que es imprescindible el proceso de consolidación fiscal para el próximo año, algo para lo que también ha pedido el esfuerzo de las comunidades autónomas y entidades locales, sobre las que ha señalado que el Gobierno será "absolutamente escrupuloso" para que cumplan con el objetivo de déficit.

Para estas administraciones, Ocaña ha apuntado que es muy importante que hagan un esfuerzo de contención del gasto en el capítulo de retribuciones.

Ocaña detalla el informe
En cuanto a los ingresos no financieros, que aportan datos del conjunto de las Administraciones Públicas, antes de descontar la participación de las administraciones territoriales, alcanzaron los 150.754 millones, el 13,9% menos que en 2008.

Los impuestos directos se elevaron a 82.938 millones, el 13,7% menos, con una disminución del 10,9% en el IRPF y del 23,2% en el Impuesto sobre Sociedades.
Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 52.579 millones, el 21,3% menos, con un descenso de recaudación del IVA del 29,7%, mientras que los ingresos por impuestos especiales se elevaron hasta los 17.758 millones, el 15% menos.

Asimismo, los pagos no financieros ascendieron a 163.600 millones, el 24,7% más y las transferencias corrientes aumentaron el 28,5%, con 95.657 millones de euros. Además, a finales de noviembre el Estado tuvo una necesidad de endeudamiento de 108.842 millones, frente a la necesidad de endeudamiento de 36.203 millones del mismo periodo del año anterior.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El hueco del escudo
Me pone la idea de estar empadronado en una comunidad que hace un símbolo del vacío
IÑAKI EZKERRA El Correo 28 Diciembre 2009

Cuando el Tribunal Constitucional ordenó en 1985 que el Gobierno vasco sacara de su escudo las cadenas de Navarra, el hueco en el que éstas habían estado alojadas quedó vacío. De este modo se cumplía la sentencia pero se explicitaba la disconformidad de quienes la acataban. Ahora el lehendakari López le ha estado dando vueltas a la idea de suprimir ese hueco, pero se ha decidido por respetarlo. Ignoro en qué razonamientos habrá basado esa sabia decisión; no sé qué se le habrá pasado a Patxi por la cabeza para mostrar tan profundo respeto por tal oquedad iconográfica e institucional, pero celebro la noticia. Me resulta sugerente, me gusta, me pone la idea de estar empadronado en una comunidad que ha sabido hacer un símbolo del vacío; que homenajea al vacío en su escudo; que lo quiere y lo mima y lo respeta y lo carga de sentido. Bienvenida esa metáfora oficial del vacío de poder a una sociedad que ha sufrido tantos abusos de poder y tantos excesos.

En realidad no sólo el del Gobierno vasco sino todos los escudos de todos los gobiernos del mundo deberían tener un hermoso y reluciente hueco como el que nosotros tenemos y como el que Patxi ha sabido salvaguardar con inspirado criterio. Un hueco que les recuerde a todas las regiones y naciones y generaciones la utopía y la carencia, lo que soñamos y nos falta y todavía no hemos alcanzado y da significado a nuestra existencia por eso mismo. Un hueco que recuerde que toda comunidad, autónoma o religiosa o de vecinos; que toda empresa política o glagolítica; que la vida misma, en fin, es incompleta y está en un permanente proceso de advenimiento y de cambio. Un hueco, sí, una casilla huérfana como la que nos ha dejado en nuestro crucigrama heráldico la Navarra que los vascos nunca tuvimos. Un hueco para llenarlo con nuestras esperanzas, nuestra imaginación, nuestros deseos individuales y colectivos. Un hueco que oficialice nuestro afán, pero que a la vez nos recuerde que no somos completos ni acabados ni perfectos.

Dice Maneiro, el hombre de Rosa Díez en Euskadi, que ese hueco del escudo vasco «no respeta la esencia del fallo judicial». No lo tengo yo tan claro porque es verdad que dicho hueco muestra la pretensión anexionista, pero también la frustración y la derrota de ésta y el triunfo de la legalidad. La esencia de la Ley está en su simple cumplimiento aunque no nos guste y porque puede no gustarnos precisamente. Por otra parte, la propia Rosa Díez en persona llegó al Gobierno vasco en el 86 y tuvo unos cuantos años para llevarse ese solemne homenaje a la nada. Aunque comprendo que llevarse un hueco no es muy rentable políticamente. Recuerdo que de niño le propuse a mi hermano repartirnos una flauta a medias y él me dijo muy serio: «Vale, tú te quedas con los agujeros».


ACUERDO DE SIETE DE LOS DIEZ MAGISTRADOS
La Vanguardia augura que la sentencia del Estatut estará a primeros de enero
El fallo del Constitucional sobre el Estatuto catalán es inminente, según fuentes consultadas por La Vanguardia. En consonancia con lo sugerido por Zapatero y De la Vega, este diario asegura que la sentencia estará lista a primeros de enero tras el acuerdo de siete de los diez magistrados.
LIBERTAD DIGITAL 28 Diciembre 2009

La sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán es cuestión de días, según las fuentes que maneja La Vanguardia, que destaca que los contactos entre los magistrados se mantuvieron prácticamente hasta pocas horas antes de Nochebuena.

Tal es el avance que, según siempre este rotativo, se habría encontrado un mínimo común denominador y el fallo podría darse a conocer a primeros del mes de enero. Concretamente, el grado de acuerdo permitirá prever una sentencia apoyada, al menos, por siete votos de los diez posibles que componen el pleno.

En la recta final de estas conversaciones han tenido un peso especial la presidenta del TC, María Emilia Casas, la ponente de la resolución, Elisa Pérez Vera, y el magistrado Manuel Aragón. Los puntos más conflictivos son los ya conocidos: la definición de Cataluña como Nación, en el preámbulo del texto, y el artículo sobre los símbolos.

La sentencia que ahora se baraja, según La Vanguardia, significa un texto que reivindique con fuerza la vigencia de la Constitución, con una interpretación flexible, pero sin relecturas.

Blanquea el dinero de la extorsión
ETA compra bares de Bayona para fichar jóvenes vascofranceses
Pretende 'propagar en Francia una forma de desestabilización'
Redacción Periodista Digital 28 Diciembre 2009

Uno de los responsables de la subdirección antiterrorista francesa (Sdat) ha señalado que ETA blanquea dinero proveniente del llamado 'impuesto revolucionario' procedente de las amenazas a empresarios en el País Vasco y Navarra en la compra de bares en Bayona.

En un reportaje que publica en su último número la revista 'Paris Match' titulado ETA le réseau piégé y que recoge Vasco Press, Christian Sainte señala que la banda "quiere propagar en Francia una forma de desestabilización y no duda en invertir mucho dinero en la adquisición de bares en Bayona, que es un centro. Son operaciones de blanqueo", añade. A su juicio, con este tipo de operaciones ETA buscaría "tocar" a los jóvenes con la idea de crear una sinergia con los vascofranceses para impulsarles en la radicalidad.

En opinión del experto antiterrorista, que durante mucho tiempo luchó contra el independentismo corso, actualmente habría en suelo galo un centenar de militantes de los aparatos político y militar de ETA. Según se destaca en la información, la "tela de araña" estable de miembros de la banda sería particularmente "densa"en el suroeste de Francia, sobre todo en el País Vasco francés, que juega un rol no sólo como zona de "repliegue", sino también de reclutamiento.

El jefe de la Sdat también recuerda en el reportaje de 'Paris Match' que existe un debate en curso en el seno de ETA y explica que "hay quienes no quieren abrir un segundo frente y consideran simplemente Francia como una base útil de retaguardia". Sin embargo, destaca que hay "otros que estiman que deben contestar a las olas de arrestos por métodos agresivos".

Sainte señala que los servicios antiterroristas franceses libran "una verdadera guerra tecnológica" contra los activistas etarras e indica que cuanto más sofisticados son los métodos de detección usados por la policía, más se preocupan los etarras de crear contramedidas para desafiar los métodos policiales, sobre todo en materia informática.

Iñaki Ezkerra: “El cambio vasco no es Lourdes”
Redacción Minuto Digital 28 Diciembre 2009

El escritor vasco asistió el pasado miércoles a un debate con cuatro mujeres periodistas sobre su nuevo ensayo político “Exiliados en democracia” (Ediciones B) en el FNAC de Bilbao. Las profesionales de los medios de comunicación fueron Irene Díaz (directora de Informativos de Telebilbao), Chelo Aparicio (redactora del diario Estrella Digital), Elena Moreno (periodista que ha participado a lo largo de su trayectoria en tertulias de la COPE, Canal Euskadi y ETB) y Yolanda Morín, directora editorial de Minuto Digital en representación de este mismo periódico.

El texto ensayístico de Iñaki Ezkerra ya había sido presentado en su ciudad natal por Ernesto Ladrón de Guevara, Santiago González y Antonio Basagoiti el pasado mes de noviembre y en un acto organizado por la Sociedad El Sitio. Pero, a propuesta de la librería FNAC, de lo que se trataba ahora era de llevar a cabo un distendido debate con periodistas sobre dicho libro dado su carácter polémico. Y la convocatoria volvió a ser un éxito.

Objeciones a cierta “homologación” del PNV con ETA
Abrió fuego Irene Díaz, que elogió de “Exiliados en democracia” su independencia y su valentía no ya sólo para abordar una cuestión dramática como la de la diáspora vasca provocada en los últimos treinta años por la amenaza de ETA y la presión nacionalista sino también para criticar abiertamente y sin complejos a miembros del PP como María San Gil y Jaime Mayor Oreja por su comportamiento poco favorecedor de la unidad del partido en vísperas de las difíciles elecciones del 1 de marzo, que trajeron el cambio al País Vasco. Irene Díaz mostró, sin embargo, su discrepancia por cierta homologación que veía insinuada en el libro del PNV con ETA más allá de la cuestión ideológica; observación a la cual Iñaki Ezkerra respondió explicando que esa relación estaba lo suficientemente matizada en el texto como para no dar lugar a equívocos, pero que, en efecto, él juzgaba que sobrepasaba el plano ideológico de la complicidad política y moral para adentrarse en el financiero. “Si han sido capaces de dar un año y otro dinero institucional a las familias de ETA, ¿qué no habrán podido hacer por detrás?”, se preguntó el escritor, que, acto seguido, invocó el caso de Gorka Aguirre y de sus contactos con ETA así como la respuesta de Xavier Arzalluz que Iñaki Ezkerra calificó de “chulesca”: “Más que una autoexculpación era un desafío a nuestra legalidad. Era una manera muy típica de Arzalluz de decirnos: Sí hemos estado con ETA y ¡qué pasa!”

Superar la clave hagiográfica y el autobombo
Yolanda Morín destacó el capítulo dedicado a las “biografías inventadas” y elogió del libro lo que tenía de honesta denuncia de las imposturas que desacreditan la causa democrática así como recordó a las personas que se han quedado en el País Vasco para hacer una tarea real y eficaz de resistencia a ETA y al nacionalismo, pero que no son valoradas, tema en el que Ezkerra le dio la razón pues, según sus palabras, “hay casos y casos; ni todo el que se ha ido del País Vasco es un héroe ni todo el que se ha quedado es un cobarde y un complaciente con el nacionalismo; ni tampoco al revés; ni a todo el que se ha marchado se le puede reprochar cobardía ni todo el que se ha quedado es un resistente.” “Lo que yo he intentado –añadió Ezkerra- es decir honestamente la verdad, superar la clave hagiográfica y el autobombo constitucionalista, tratar de contar algo de esa clase de verdad cruda, fea pero aleccionadora que cuenta Primo Levi en sus libros sobre los campos de concentración y que niegan las películas americanas de la segunda Guerra Mundial.”

“Voto al PP porque soy de izquierdas”
Chelo Aparicio señaló el carácter provocador de Iñaki Ezkerra recordando que hace años en un mitin para unas elecciones municipales afirmó: “Voto al PP porque soy de izquierdas”. La periodista puso la nota más discrepante sobre dos cuestiones concretas: sobre los falsos amenazados, que ella no se atrevía a juzgar y que “deben ser respetados” y sobre las figuras de Jaime Mayor Oreja y María San Gil a las cuales defendió de las críticas vertidas en el libro. Sobre la primera cuestión Ezkerra explicó que su libro a la hora de la crítica pintaba más arquetipos reconocibles que personas con nombres y apellidos salvo algún caso muy flagrante y nada indefenso como el de Médem o salvo los políticos que, por su profesión, deben estar expuestos a la crítica de los ciudadanos. “Si hemos defendido ante los nacionalistas que todos los vascos y todos los españoles y todos los seres humanos somos iguales, no sé por qué van a tener más derechos que yo San Gil y Mayor Oreja ni por qué van a ser intocables. ¿Qué pasa? ¿Qué sigue habiendo vascos de primera y de segunda?” Sobre estos últimos el escritor se limitó a recordar los hechos reales y demostrables de la dimisión de la primera y de la ausencia del segundo en la campaña para las autonómicas. “Se nos olvida que quizá el PP hoy tendría más fuerza y más capacidad de maniobra si algunos no hubieran trabajado para quitarle votos. No pudieron hacerle el daño que querían, pero algo de daño sí le hicieron y nos lo han hecho a todos los constitucionalistas vascos”.

“Esto es el cambio vasco, no Lourdes”
Finalmente, Elena Moreno hizo un elogioso hincapié en el aspecto literario del libro y en las partes de éste que hablan al corazón y que están dedicadas a los sentimientos, a lo que Ezkerra ha llamado la “sentimentalidad democrática” en relación con la propia situación vasca. A preguntas del público sobre la desconfianza en el constitucionalismo de Patxi López, Iñaki Ezkerra concluyó: “A algunos hay que explicarles que esto es el cambio vasco, no es Lourdes. El cambio no le va a hacer a Patxi López ni más constitucionalista ni más coherente ni más guapo; pero si, como su nombre indica, el cambio sirve para cambiar Euskadi, será mejor que lo que había. Porque lo que había era terrible y cualquier cosa es mejor que aquello”.

Profesionales de la medicina de Galicia piden las comunicaciones en español
“Solicitamos que la Xunta de Galicia anteponga la salud pública y personal a sus ideas o proyectos lingüísticos"
 www.lavozlibre.com 28 Diciembre 2009

Profesionales de la medicina de Galicia piden las comunicaciones en español Profesionales de la medicina de Galicia piden las comunicaciones en español

Vigo.- Doscientos sesenta y dos profesionales sanitarios gallegos han solicitado a la Cosejería de Sanidad y su servicio médico Sergas que facilite todos sus escritos, comunicaciones y campañas públicas también en castellano. En una carta enviada a la consejera Pilar Farjas Abadía estos profesionales, entre los que se encuentran principalmente médicos y miembros de la enferemería de los centros de salud y hospitales de Pontevedra y Vigo, se señala que “dado que la finalidad de todos esos escritos del Sergas debe ser contribuir a elevar el nivel de salud en nuestra comunidad, y que para su mayor eficacia debe asegurarse que la transmisión de la información se realiza de la mejor manera, y dado que hay gallegos y residentes en Galicia que no saben hablar ni leer en gallego (ni tienen obligación legal de ello), nos parece oportuno y necesario solicitar a la Xunta y al Sergas que todos esos escritos (impresos o publicados en internet) se ofrezcan siempre en las dos lenguas oficiales de nuestra comunidad, para que el ciudadano pueda escoger la que prefiera.

El escrito firmado por los profesionales de la sanidad gallega continúa: “El hecho de que la Administración no ofrezca la información en la lengua que los pacientes mejor entienden, además de restar utilidad y eficacia a la misma, es una forma de discriminación que, en el caso de la salud, puede llegar a ser grave, pues es un axioma que a mayor información, mayor probabilidad de alcanzar la salud. No parece correcto, por ejemplo, invertir millones de euros en campañas para prevenir infecciones transmisibles como el sida o la hepatitis, o embarazos no deseados, y que algunos ciudadanos puedan contagiarse o quedar embarazadas porque no leyeron el folleto que había en su centro de salud. Y no lo leen porque sólo esta escrito en gallego (hecho real constatado por muchos de nosotros)”.

La reclamación a la administración pública gallega, encabezada por el doctor Pedro María Larrauri Puebla, añade: “Denunciamos este hecho y solicitamos que la Xunta de Galicia anteponga la salud pública y personal a sus ideas o proyectos lingüísticos, y que se termine con la actual situación que está causando serios perjuicios a todos los gallegos que no dominan la lengua gallega”.

Recortes de Prensa   Página Inicial