AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 7  Enero  2010

 

¿Es el neogallego un idioma inventado?
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 7 Enero 2010

- Desde mi punto de vista, sí. Lo que no tengo a mano son los medios para determinar con precisión científica en qué porcentaje es inventado y qué elementos tienen su base en el habla real de los gallegos de a pie.

- Por la parte que tiene de inventado, ¿correrá, entonces, la misma suerte que los más de novecientos idiomas inventados que analiza la lingüista estadounidense Arika Okrent?
- Creo que sí.

- ¿Quiénes serán, según usted, los enterradores del gallego?
- Lo harán a medias entre los inventores del neogallego y los impositores de cualquiera de las variantes del neogallego actual: galego xunteiro, galego lusista, galego reintegracionista, galego bloqueiro, etc. Fíjese que los galleguistas todavía siguen atascados en el nombre de nuestra tierra: Galicia o Galiza. Si ni ellos mismos se ponen de acuerdo en algo tan básico, ¿qué se puede esperar para el futuro?

- ¿Cree correcta la razón que da Arika Okrent de la falta de éxito de los idiomas inventados: «Es imposible convencer a una comunidad para que adopte un idioma que no le apetece hablar. Y todavía menos cuando se utiliza la propaganda política para convencerla».
- Es bastante probable que Arika Okrent tenga razón, aunque no podría afirmarlo con total seguridad, pues hay un idioma, el hebreo, que los judíos han logrado “modernizar” y revivir, no por imposición, sino porque todos ellos comparten un anhelo común: sobrevivir como pueblo.

- ¿No es el caso de Galicia?
- No, aquí el crecimiento demográfico es catastróficamente negativo desde hace muchos años y la mayoría de los ancianos, sobre todo en el rural, mueren en unas condiciones infrahumanas sin que este hecho a nadie le preocupe lo más mínimo. Una sociedad que no se preocupa de la suerte de los suyos, en especial de los más débiles, no merece ni tan siquiera llamarse pueblo.

- ¿Entonces lo primero, según usted, sería preocuparse en serio de la supervivencia de los gallegos antes que del idioma gallego?
- Evidentemente, sin gallegos, no hay hablantes del gallego, y sin hablantes, no hay idioma. Toda la política lingüística actual no es más que demagogia barata y construcción de castillos en el aire. Si los gallegos desaparecemos como pueblo, con nosotros desaparecerá la cultura y el idioma gallego.

- ¿Conoce usted la obra de Arika Okrent?
- Sé que es la autora de un ensayo titulado “In the Land of Invented Languages” donde analiza estas lenguas inventadas y determina por qué ninguna de ellas logró imponerse.

- ¿Por qué?
- En palabras de la propia autora: «La razón es muy sencilla: nunca hablaremos lenguas perfectas porque nosotros tampoco lo somos» [...] «La evolución humana es imperfecta y la lengua no es un instrumento ajeno a la propia evolución. Igual que no podemos respirar bajo el agua o correr a la velocidad de un guepardo, tampoco podemos hablar una lengua ajena a nuestras imperfecciones». Yo diría, en la línea de Ferdinand de Saussure, que todas las lenguas tienen más de arbitrario e inmotivado que de reglado y predecible. Por ejemplo, ¿quién fue el primero en decir “qué pasa contigo, tío”, “tronco”, “chupa”, “facha”, “putón verbenero” o “paso de ti” en el sentido de “no me interesas” o “me importas un bledo”? ¿Cuántas personas cree usted que saben lo que es un “bledo”?

- ¿Quiere decir con esto que las academias pretenden controlar lo incontrolable o, dicho de una forma más familiar, ponerle puertas al campo?
- Yo diría más bien que lo que pretenden es convertir lo espontáneo e improvisado en norma, pero el idioma es algo vivo y dinámico que nace, crece, se desarrolla y muere. Es cierto que la lengua escrita ayuda a fijar la lengua hablada. Es como un corsé o una faja para un cuerpo de mujer. Pero a cierta edad las carnes se salen de madre y ya no hay corsé o faja que las sujete.

- O sea que el porvenir de las lenguas artificiales lo ve negro.
- Pues sí. La lengua artificial más conocida es el esperanto, creado a finales del siglo XIX por el oftalmólogo polaco Ludwik Zamenhof. Él pretendía la unidad lingüística de la humanidad con fines pacifistas. Digamos que su motivación era lograr la paz entre los pueblos a base de eliminar una de sus mayores diferencias: la diversidad de lenguas.

- Sin embargo, el esperanto fue un fracaso. Hoy no lo hablan más de 100.000 personas en todo el mundo, de las cuales sólo una quinta parte lo habría aprendido como lengua materna.
- Efectivamente, Arika Okrent lo expresa muy gráficamente al decir: «La lengua no es una simple herramienta, sino que forma parte de la conducta humana. Es un instrumento de socialización. No es una lavadora o un instrumento que se pueda manipular de forma técnica». Esto es algo que, al parecer, no tienen en cuenta los “normalizadores”, de ahí que su trabajo esté destinado al fracaso debido a su falta de realismo. La mayoría de los idiomas inventados se hundieron por sí mismos al no lograr echar raíces en la sociedad. Como dice Okrent: «Es como si regaras una planta de plástico. ¿Crees que crecerá por mucha agua que viertas sobre ella?». Tiene un ejemplo muy claro: Irlanda está saliendo adelante gracias al inglés, no al gaélico, a pesar de los esfuerzos de los sucesivos gobiernos irlandeses en promocionarlo. El número de hablantes reales de gaélico en la vida cotidiana es prácticamente anecdótico.

- Bien, pues si le parece, Sr. Alfaya, lo dejamos aquí. Ya sé que está deseando que me vaya para ver su película de medianoche. Por cierto, si no es indiscreción, ¿cuál va a ver hoy?
- Veré “Contra la pared” (Gegen Die Wand), dirigida por Fatih Akin. Es una coproducción turco-alemana. La cultura occidental me aburre. Por eso me gusta descubrir nuevas culturas y formas de ver la vida. Creo que Occidente, tal como lo conocemos hoy, tiene los días contados.

- Pues, nada, a disfrutarla.
- Y usted a ser feliz, que para eso hemos nacido.
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
Web de Arika Okrent: http://inthelandofinventedlanguages.com/index.php
••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
NOTA: Esta entrevista realizada a mí mismo por mi yo secundario cuenta con el permiso de mi yo principal para ser publicada o reproducida siempre que se citen sus fuentes: Juan Julio Alfaya I y II, así como su blog “Gallegos Hispanohablantes”. Aclaro, para no dar lugar a equívocos de consecuencias imprevisibles, que J.J.A. II es el entrevistador y J.J.A. I el entrevistado.

Carta a Gloria Lago
Javier Toledano, http://tolerancio.blogspot.com/2009/12/carta-gloria-lago.html  7 Enero 2010

Con afecto y admiración a Gloria Lago y a Galicia Bilingüe

Para los no nacionalistas, PP y PSOE, son el poli bueno y el poli malo de las películas americanas… respecto de asuntos capitales como la vertebración territorial del Estado y la imposibilidad, en determinadas regiones y en cualquiera de los niveles educativos, de elegir la lengua española como lengua vehicular, lengua académica, de cultura, siendo lengua oficial, sobre el papel, en todo el territorio nacional… imposibilidad, prohibición que es, aunque algunos no lo vean, la enfermedad que corroe la estructura del edificio y amenaza con derrumbarlo.

Es decir, lo que no es posible en España pero sí lo es, como dicta la lógica más elemental, en cualquier país civilizado de nuestro entorno. Pues incluso en naciones donde existen diversas lenguas, Gran Bretaña, Francia e Italia, cualquiera de sus ciudadanos puede escolarizar a sus hijos en la lengua oficial de toda la nación y nadie que no sea un chiflado de atar se lo discute, ni los más recalcitrantes nacionalistas, escoceses, galeses, corsos o bretones, por ejemplo.

Esa suerte de binomio policial, bueno/malo, trabaja en equipo y pretende lo mismo: forzar el brazo del disidente para que calle ya, para que deje de dar la lata y se conforme con lo que hay, para que se confunda de una p… vez con el paisaje, el tío pesado. Uno te susurra al oído bonitas palabras, te trae una taza de café e incluso te ofrece un pitillo mientras el otro te sacude los cataplines con el listín telefónico… pero hecha la salvedad del modus operandi, pretenden, repetimos, exactamente lo mismo. Que te calles y que finjas no ver la desnudez del rey.

Para los resistentes de la Asociación por la Tolerancia, el éxito, el protagonismo de Galicia Bilingüe, han sido motivo de júbilo, de alegría. La razón es evidente. En Cataluña, desde hace años, la hegemonía nacionalista es total e incontestable: se ha cerrado el círculo… también el de Economía. Y a consecuencia de ello, la limitación de la libertad y la quiebra de la igualdad de derechos para todos los ciudadanos son moneda común, aceptada con ovina normalidad, sin aspavientos, por la mayor parte de la sociedad catalana. Los resistentes viven una suerte de confinamiento, de exilio interior en su propia casa, obligados a la discrepancia íntima, claustral, a la discrepancia de los armarios y de las catacumbas.

El éxito de Galicia Bilingüe lo viven los resistentes de Tolerancia como su propio éxito, el que quisieran para sí. La causa de Galicia Bilingüe, es su causa. Sus duelos y derrotas, también.

Cuando los nacionalistas gallegos a través de sus escuadristas y alborotadores, atentaron -pintadas, amenazas- contra Gloria Lago, Tolerancia sintió esa agresión en sus propias carnes.

Aunque con diferente acento y fascinados por diferentes mitos de obediencia, los agentes lobotomizados por el nacionalismo mítico que conecta el presente con una nebulosa especiosa y bastardeada de un pasado inexistente, a través de médiumns en nómina y coche oficial con cargo a los presupuestos, se comportan de igual manera lo mismo invocando a Breogán que a Godofredo el Peludo en sus delirantes juramentos de lealtad eterna sellados con sangre… con sangre de otros, claro.

A lo que vamos. Núñez Feijóo adopta el disfraz de poli bueno. Touriño era el poli malo, o mejor, el poli tonto, movido a distancia como una marioneta, crucetas e hilo, por sus socios del BNG con la complacencia del ventoso ZP.

Hete aquí que NF prometió en campaña acabar con la política de inmersión lingüística promovida por el gobierno saliente, aunque iniciada, tiempo ha, vale que en un formato más edulcorado, por anteriores gobiernos regionales del PP con Fraga como mandamás de la Xunta.

Para darse la razón a medias, como si su programa electoral no bastara para justificar y desplegar su timorata acción de gobierno en esa materia nuclear, NF se sacó de la manga una encuesta, aaayyy, dirigida a los padres de alumnos en edad escolar. Se trataba de sondear su opción idiomática en el ámbito educativo. La citada encuesta arrojó un balance contundente. La inmensa mayoría se decantó por una enseñanza bilingüe o en español, frente a un porcentaje mínimo, alrededor del 15%, que prefirió un modelo de escolarización íntegramente en gallego.

Si la encuesta se realizó con un criterio adecuado de veracidad y rigor, estremece pensar que el modelo propuesto por PSdG-BNG, la inmersión monolingüe, responda en realidad al interés de una minoría, 15%, que ni de lejos suma la totalidad de sus votantes, frente a las preferencias de una apabullante mayoría cuando ésta es consultada y puede exponer su opinión en libertad, sin temor a represalias.

El truco de NF consiste en sustituir una promesa electoral, respetuosa además con un derecho constitucional, por una prospección no vinculante de la que echará mano para garantizar el derecho a la libre elección de lengua oficial en la educación… o no… según sople el viento, amo del mundo, guardándola entonces en un cajón, bajo llave, si entiende que dicha iniciativa le ocasionará problemas, optando en ese caso, el muy pillín, por renunciar a sus promesas, a sus principios, si los tiene, ofreciéndolos en sacrificio propiciatorio en el altar liberticida de los nuevos bárbaros del legendario y tronado reino de los suevos. Es decir, si, cobardón, miedica y apegado a la poltrona, se conforma con firmar tablas con sus nacionalistas aborígenes.

El nacionalismo, ya se lo decimos a NF, que bien lo sabe, y de la mano de la oposición, que hará cuanto esté a su alcance para segar la hierba bajo sus pies, no permanecerá de brazos cruzados… porque no puede, su naturaleza se lo impide, pues su mecánica, su dinámica, pasa por activar el resorte de la reclamación permanente, por airear sin descanso agravios lacerantes, insoportables. Ya hemos sabido de una nutrida manifestación orquestada por el BNG y su tejido asociativo que ha contado incluso con la insultante presencia de un ministro, el orondo señor Caamaño, del gobierno de la nación -de naciones-.

Un derecho fundamental como ése, gestionado con ese ímpetu por NF, con esa entereza y esa determinación que es maravilla de ver, quedará inevitablemente supeditado a los avatares de la tornadiza política local. Y al resultado que arrojen las urnas en futuras contiendas electorales. Urnas que arropan acaso entre las paredes de metacrilato la reedición de infaustas coaliciones.

Nada de eso sucedería si derechos de importancia troncal para la estabilidad política, social e institucional de la nación estuvieran debidamente blindados hasta el día del Juicio Final por un inamovible pacto de Estado entre los partidos mayoritarios… o partidos nacionales, si lo fueran.

Hemos de entender que nada perdurable conseguiremos si mordemos el anzuelo y nos conformamos con jugar el partido contra los caciques locales. El nuestro es un problema nacional, un problema de Estado… será porque en Cataluña desde hace décadas ya no tenemos la menor opción de saltar al terreno de juego y presentar batalla… y será en esas coordenadas nacionales donde tendremos una respuesta, una solución… o la certificación definitiva, legaloide pero injusta, de nuestra marginalidad. De donde llegará con sello lacrado y cinta de bramante el atisbo de una victoria… o el acta de defunción.

No es una empresa fácil, desde luego: tirar de las orejas a los partidos nacionales y obligarles a que ejerzan de tales. Difícil tarea… porque no quieren.

No hay demanda que no asome sus pancartas por la capital cuando pretenden sus promotores entrar en todas las casas a través del noticiero de la tele. Es lo más normal del mundo. Cuando los transportistas, los ganaderos, las enfermeras… trapecistas, saltimbanquis federados, abortistas y anti-abortistas, gigantes y cabezudos, quieren dar a conocer sus reivindicaciones, se concentran en Madrid, bajo la ventana del ministerio de turno para dar la serenata y su problema, cuando menos, obtiene un grado de difusión y conocimiento mayores entre la población.

Nunca deberemos descuidar el debate, el proselitismo y la vigilancia o la pugna en el ámbito local, pero el pescado, que nadie se engañe, lo subastarán en la lonja capitalina. Sólo en Madrid podremos forzar la prórroga y, por qué no, soñar es gratis, llevarnos el trofeo a casa. Ya no por nosotros… -que también, por aquello de que nuestra infancia, nuestra adolescencia, nuestra experiencia vital no quede desgajada del futuro diseñado por los nacionalistas en una suerte de pérdida de tiempo, de desarraigo histórico-… sino por nuestros hijos, sobrinos o nietos, por su formación académica en un mundo cada vez más complicado, competitivo y global, donde la escolarización íntegra de los alumnos en gaélico, danés, urdu, eólico dulce, ndembu pluripalatal, bordurio reduplicado y bretón, lenguas muy respetables sin duda, no hará fuerza a una escolarización medianamente cabal impartida en español, que tan a mano tenemos.

La lengua viva
La política sigue siendo cuestión de palabras
Amando de Miguel Libertad Digital 7 Enero 2010

Ignacio Despujol dibuja una razonada crítica de las tendencias políticas en España. Transcribo algunos de sus atinados argumentos:

Resulta que los nacionalistas españoles fueron siempre más de derechas y católicos que nadie. Antiguamente decir PNV era ganar diez días de indulgencia. Y se supone que los católicos tienen formada su conciencia de tal manera que distinguen el bien del mal. Pues no señor. Si algo han demostrado los nacionalismos españoles –y no sólo el vasco– a lo largo de la democracia es que para ellos la ley natural se somete y violenta a los intereses específicos de cada momento. Su posición ante la ETA, que es una excrescencia del PNV, y ante sus víctimas es la evidencia palpable de lo que digo. Son por tanto paladines de un relativismo moral, contradictorio con la doctrina católica en la que hunden sus raíces.

Todo nacionalismo es pueblerino y miope. Su cortedad de miras, su insolidaridad y su victimismo son peligrosas bombas de relojería para los pueblos que dicen representar. ¿Qué futuro profesional espera a niños educados solamente en lenguas minoritarias? ¿Qué solidaridad podrán reclamar a otras regiones de España, cuando la necesiten, que la necesitarán? Preguntas tan elementales como estas no parecen suponer mayor problema para quienes detentan el poder nacionalista.

No sé quien dijo aquello de que el nacionalismo se curaba viajando. No puedo estar más de acuerdo. Por eso creo que la segunda gran carencia de los nacionalismos son las agencias de viajes. La hartura ciudadana inevitablemente acabará manifestándose al grito de "más Marsans y menos ikastolas.

José Mª Navia-Osorio entra en la polémica de la jubilación forzosa. Su opinión es decidida: los médicos de 65 años deben jubilarse obligatoriamente, e incluso sería mejor que lo hicieran a los 60 años. A esa edad lo mejor que pueden hacer es leer libros y escribir sus memorias. Pero que no entren en el quirófano. Mi opinión es diferente y más matizada. Solo debe exigirse la jubilación obligatoria a una edad cuando importe mucho la capacidad física, por ejemplo, un futbolista, un taxista, un cirujano. Pero en los trabajos de oficina o de atención personal se debe dejar que el trabajador siga todo lo que aguante su cuerpo, naturalmente, de modo voluntario. Por ejemplo, no sé por qué no puedo yo dar clases en la Universidad a partir del próximo curso. Lo de leer y escribir las memorias es compatible con otras muchas tareas livianas, como son las de la sociedad de servicios. Pero, en fin, la polémica sigue abierta.
Jesús Lainz se refiere al desgraciado comentario de Ramón Bagó, rico empresario catalán con buenas aldabas en la Generalidad. Dijo el señor Bagó que había que "matar a todos los del PP". Don Jesús avisa de que, al ser el señor Bagó dueño de una cadena de hoteles, los simpatizantes del PP que vayan a alguno de los hoteles Serhs, se prevengan su estadía en esos hoteles puede ser peligrosa. Lo mejor será que, si van en pareja, que uno duerma mientras el otro vigila. Por favor, que no prueben las chocolatinas del minibar.
Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

La acción sobre la opinión pública.
Pío Moa Libertad Digital 7 Enero 2010

La opinión pública no es algo que exista de una vez por todas, y de carácter general. Existen diversas opiniones públicas en pugna o competencia, y cambiantes. No obstante, para que una sociedad funcione y no amenace disolverse, es preciso que algunas cosas básicas sean muy ampliamente compartidas: por ejemplo, la identificación ciudadana con la historia y la cultura de su propia nación, o con los principios de la democracia. Pero ni siquiera eso ocurre hoy en España, donde vamos camino, como decía el periódico El Sol al comenzar 1936, de que “nada nos sea común a los españoles”.

A esta situación no se ha llegado por casualidad, sino por una profunda claudicación de los mismos franquistas que contra la ruptura habían hecho triunfar la reforma --es decir, la transmisión de la legalidad y la legitimidad franquista a la democracia— para, a continuación renunciar a la lucha por las ideas y al esclarecimiento del pasado, plegándose al tópico de que antifranquismo equivalía a democratismo, y llegaron a escupir sobre las tumbas de sus padres y abuelos para ganar una supuesta legitimidad… que debían otorgarles los causantes de la guerra civil o sus sucesores. Estoy convencido de que el origen de la enfermedad de nuestra democracia reside en la deslegitimación de Franco y el franquismo, y que no se curará mientras esa cuestión capital no quede clarificada. Por ello sería interesante una asociación que trabajara en ese sentido.

Para ilustrar cómo pueden aprovecharse las libertades que hoy subsisten pese al proceso de involución política, expondré brevemente un caso (pero hay muchos más, desde Peones negros a Hazte oír, pasando por algunas emisoras locales, no digamos ya Es radio o LD, etc.).

Según me informa una amiga, Galicia Bilingüe nace después de una recogida de firmas contra el decreto de BNG y PSdG, decreto 124/2007, que establece que se den en gallego todas las asignaturas importantes (con texto, o troncales) de primaria y secundaria (bachillerato supongo que también, pero no estoy segura). El tal decreto se presentó y aun se sigue presentando como un reparto 50/50 entre las dos lenguas, pero de hecho no era así: aparte de consignar las asignaturas importantes al gallego, establecía que en gallego se darían un mínimo del 50 por ciento de las materias, sin techo máximo, mientras que en español, como máximo un 50 por ciento.

La recogida de firmas se hizo para un manifiesto llamado Tan gallego como el gallego (o sea, que el español era también lengua propia de Galicia). Gloria Lago y José Manuel Pousada trabajaron mucho en aquella recogida de firmas. En torno a la tarea de la recogida se formó una asociación que llamaron Galicia Bilingüe, que hizo muchas campañas de difusión de su manifiesto de fundación (está en su página web). Salieron a la calle a recoger firmas, reunieron dinero entre todos y fletaron autobuses para recorrer diversos puntos de Galicia, recogiendo unas 100.000 firmas contra el decreto aquel.

En algunos lugares, fueron boicoteados por los nacionalistas, recibieron amenazas y llegaron a romper y pintar el coche de José Manuel cuando estaba en el garaje de su casa.

Cuando presentaron la asociación en Vigo, los nacionalistas se infiltraron -fue en el García Barbón- y se montó un buen lío, aunque finalmente se pudo echar a los saboteadores. Fue mucha gente y hubo contramanifestación, vigilada o contenida por la policía. Se convirtieron así en los portavoces más conocidos de los grupos contrarios a la imposición lingüística. Han ido a debates en televisión, han estado en la prensa, etcétera.

Su acto más conocido fue poco antes de las elecciones autonómicas del 1 de marzo de 2009, una manifestación en Compostela, que también fue boicoteada por grupos de nacionalistas muy agresivos, lo que dio lugar a una batalla campal entre esos grupos y la policía. (Obsérvese cómo la acción decidida de esta asociación transformó los obstáculos --boicots, amenazas, contramanifestaciones, etc.-- en instrumentos publicitarios a su favor).

En septiembre pasado organizaron unas Jornadas Bilingües en Pontevedra, a las que acudieron personas de muchas asociaciones similares de toda España y también gente del extranjero que habló sobre los modelos lingüísticos en sus países.

Gloria y José Manuel son profesores de Instituto en Vigo. Políticamente independientes. Desgraciadamente, la relación con otras asociaciones de objetivos similares no es muy buena, cosas que siempre pasan.

Aun con estas tensiones, la labor que han realizado entre todos es enormemente positiva, y hace que en Galicia los separatistas lo tengan mucho más difícil que en Vascongadas o Cataluña, fundamentalmente porque aquí ha habido una resistencia (una “rebelión cívica”) sostenida sin desmayos y desde el primer momento.

El blog, por cierto, no tiene intención de encabezar una rebelión cívica, sino de estimularla y examinar posibles opciones, suponiendo que hay bastante gente deseosa de “hacer algo” sin saber qué ni en qué dirección. Lo que no desea el blog es caer en la simple cháchara o en discusiones bizantinas, aunque estas sean en parte inevitables: pero que al menos no llenen todo el espacio.

Currículum de un kamikaze
VALENTÍ PUIG ABC 7 Enero 2010

AÚN más abrumador que el deseo islamista de destruir Occidente es la persistencia occidental en mirar siempre para otro lado, como si así se aboliera la existencia del enemigo. En eso España fue un paradigma cuando la reacción posterior al 11-M consistió en circunscribir el horror a una causalidad acotada sin perspectiva, para luego replegarnos en una idea de no-agresión y diálogo que son las antípodas del comportamiento y razón de ser de Al-Qaeda. El dolor llevaba a considerar inverosímil que unos seres humanos estuvieran dispuestos a matar -a morir matando- por la causa fanática del islamismo. Poco faltó para que nos diésemos la culpa a nosotros mismos.

Desde entonces, una febril lucha en las sombras ha logrado la detención de sospechosos y evitar nuevos atentados, en España y en el mundo. Pero Al-Qaeda prolifera en el Magreb, en el Cuerno de Africa. Sigue en la frontera afgano-pakistaní. Mata. Afganistán es ahora mismo una encrucijada para la conciencia occidental. Previsiblemente, los modos operativos actuales van a ser revisados en profundidad. Entre otras cosas, en Europa y cada vez menos en los Estados Unidos nadie quiere ver regresar muerto de Afganistán al hijo de su vecino. Nadie quiere morir para que Afganistán sea una democracia. Todo estriba en hallar otros métodos para acabar con Bin Laden y los centros nucleares de su red.

A finales de año, un terrorista kamikaze mataba a siete agentes de la CIA y a un capitán del ejército jordano -primo lejano del rey Abdullah II-, en una base norteamericana de Afganistán. Era Al-Balawi, un médico jordano que -según decía ayer «The Times» de Londres- apoyó activamente a Al-Qaeda, pretendió secretamente trabajar para el espionaje jordano como infiltrado y finalmente se envolvió en explosivos para matar a los agentes de la CIA. Con datos sobre una operación terrorista, consiguió la difícil confianza de los reputados servicios jordanos de inteligencia, buenos colaboradores con los Estados Unidos, y más desde el 11-S. Han contribuido a acosar a Al-Qaeda en Irak. Luego les dio falsas pistas sobre el entorno directo de Bin Laden para que le llevasen a Afganistán. Allí murió matando.

El caso Al-Balawi compite con la intricada trama de «Red de mentiras», la novela de David Ignatius, columnista de «The Washington Post», muy buen conocedor del Oriente Medio. El protagonista es una agente de la CIA que intenta penetrar en las redes de Al-Qaeda con la ayuda del espionaje jordano, de tormentas digitales y de espectaculares cepos en la inmensidad de internet. Ridley Scott llevó la novela al cine. Ese Oriente Medio sigue siendo una selva de espejos deformantes, en la que la vida humana no tiene ningún valor.

¿Era Al-Balawi un agente con dos o tres presuntas lealtades? En realidad, únicamente fiel al fanatismo islamista y al terrorismo como forma de acción. Lo explicaba «The Times». Siempre había dicho que su gran sueño era morir como mártir en la guerra santa contra los Estados Unidos e Israel. Dejó de escribir a favor de la «jihad» y de llevar una web «jihadista para pasar a la acción y coincidir en el paraíso con todos los «jihadistas» que compartían su visión. Esa es la joven generación de la «jihad». Nacido en 1977, fue el primer árabe en unirse a las filas talibanes en Pakistán. Esa nueva generación perpetúa un encono inconmensurable contra lo que entendemos como civilización occidental. Mucho más real que ficticio, lo decía uno de los personajes de David Ignatius: «Esta es una guerra larga». Sí, muy larga.
www.valentipuig.com

DE MAL EN PEOR
"Financial Times" da la puntilla al estreno de la Presidencia de ZP
El Semanal Digital 7 Enero 2010

Por si no tenía bastante con que el arranque de su semestre dorado quedara empañado por Mr Bean a escala internacional, el rotativo le dedica un editorial que pone su imagen por los suelos.

Entre el asalto de Mister Bean a la página web de la Presidencia española de la Unión Europea y los más que cuestionables galones con los que España asume tan insigne cargo -de turno, eso sí-, el país se está convirtiendo en este comienzo de año en el centro de atención de buena parte de la prensa europea.

Si el martes El Semanal Digital informaba del choteo que algunos periódicos del viejo continente -y también americanos- se traían a cuenta del parecido de José Luis Rodríguez Zapatero con el personaje cómico, Financial Times también le tenía reservado al presidente su particular regalo de Reyes.

El periódico británico dedica su primer editorial a criticar el programa de trabajo de la Presidencia española de la Unión Europea. Bajo el título Una España torpe debe guiar Europa, el periódico asegura que el plan español es "extraordinariamente anodino" y aconseja a Zapatero dejar a un lado la aplicación del Tratado de Lisboa y centrarse en la crisis económica.

El incidente de los hackers le sirve al rotativo económico para hacer una metáfora de lo que pueden ser estos seis meses. Y no sólo por "el parecido que (según dicen) tiene con José Luis Rodríguez Zapatero", sino, sobre todo, porque el cómico británico es famoso por sus "tropiezos y percances". "Puede que al Señor Zapatero le hayan distraído los asuntos domésticos, porque el programa de trabajo que ha propuesto la Presidencia española es extraordinariamente anodino incluso para los estándares poco exigentes de la mayoría de las presidencias europeas", prosigue.

La publicación ve "incomprensible" que la primera de las prioridades españolas sea el nuevo Tratado de Lisboa y advierte de que sería un "error" típico de la Unión Europea concentrarse en los matices institucionales en lugar de gestionar los problemas reales de los ciudadanos europeos, como la crisis económica.

Las críticas del rotativo británico no se detienen en el Gobierno de Zapatero y alcanzan también a las anteriores presidencias de turno españolas, que le parecen han sido un tanto arrogantes. "En las ocasiones anteriores en las que España asumió la presidencia de la UE, el ambiente del país era muy distinto. Los Gobiernos tanto de González como de Aznar presidieron bajo los efectos de un boom económico que inundaba todo el país de una cierta arrogancia", señala.

El editorial recuerda que en aquellas ocasiones España vivía una situación financiera que dista mucho de la actual, "con un 20% de paro y el importante sector de la construcción en recesión".

Ni lengua ni libertad
En el pulso entre la libre elección de la lengua escolar y la defensa del idioma, Galicia emerge con una tercera vía - Pero tampoco es solución
PABLO LINDE El País 7 Enero 2010

¿Quién elige la lengua en que van a aprender los niños en la escuela en una comunidad con dos lenguas cooficiales? ¿El Gobierno, los profesores, los padres? ¿Cómo se combina la libertad de elección de estos últimos con la protección de la lengua más débil, en inferioridad de condiciones, y con una organización más o menos lógica, más o menos eficaz, del sistema? Después de tres décadas de democracia parece que todavía no se han encontrado las respuestas óptimas a estas preguntas, a juzgar por el incesante debate, enconado en muchas ocasiones, y en muchas ocasiones más político que educativo, sobre los modelos que han ido instaurando en España las comunidades con lengua cooficial.

Nadie parece encontrar una fórmula a gusto de todos. En Cataluña, donde el modelo es la inmersión con el catalán como lengua principal, las quejas se producen por las dificultades para estudiar en castellano. En la Comunidad Valenciana, donde en colegios e institutos conviven la posibilidad de estudiar sólo en valenciano o principalmente en castellano, las críticas llegan por la falta de oferta para aprender sólo con la primera. O en el País Vasco, el propio Consejo Escolar de la comunidad ha criticado que el modelo separado de escuelas que ofrecen la enseñanza en una u otra lengua acaba creando guetos.

Ahora, el nuevo Gobierno gallego, del PP, surge con una especie de camino del medio que no ha terminado de contentar a nadie. Propone enseñar en las escuelas en castellano, gallego e inglés a partes iguales, pero con una vuelta de tuerca al argumento de la libertad de elección de los padres, que los populares enarbolaron en la campaña electoral que les devolvió al poder en la comunidad el año pasado.

Se trata de un polémico sistema de votación. Los padres de infantil indicarán en la matrícula al principio de año cuál será la lengua vehicular en la que sus hijos aprendan a leer y escribir. Hasta ahora, ésta era una decisión que tomaban los consejos escolares en función de la lengua predominante en el entorno. En primaria y secundaria, estas votaciones serán cada cuatro años. Pero sólo se elegirá el idioma en el que se da una de las asignaturas principales. La otra materia troncal se impartirá en el otro idioma oficial: castellano o gallego. Y en el resto de las asignaturas se buscará un equilibrio entre ambas lenguas e inglés, que llegará a representar un tercio de la carga lectiva total dentro de unos años (sin concretar), cuando los profesores estén suficientemente formados.

"Es un intento de conciliar discursos antagónicos sobre la lengua sin entregarse de lleno a ninguno de ellos", explica el lingüista Mauro Fernández. La del experto se cuenta entre las pocas voces que apoyan el proyecto de la Xunta -"Eso es lo que hay que hacer cuando se busca un consenso"-, pero, en general, han llovido las críticas.

Hay disconformidad en el fondo: muchos creen que es una forma de intentar contentar a los sectores más "españolistas" rebajando la importancia del gallego y desprotegiéndolo. Y en las formas: sindicatos, profesores y pedagogos creen difícilmente asumible dar un tercio de las horas en inglés y ven problemático que sean los padres quienes voten en qué idioma se imparte cada asignatura.

Ni siquiera Galicia Bilingüe, una asociación contraria a la normalización del gallego que se convirtió en uno de los principales grupos de presión para derogar el decreto que hoy está en vigor, se muestra contenta con la solución que se les propone. "Será un placebo, un documento con el que el presidente pretende esconder o tergiversar su compromiso electoral, pero que mucho me temo que dejará patente que engañó a los gallegos que fueron a votar convencidos de que podrían escoger la lengua vehicular de la enseñanza", dice su presidenta, Gloria Lago.

La polémica lingüística, centrada tradicionalmente en Cataluña y País Vasco, emergió hace poco más de dos años en Galicia. Cuando, en 1995, el Parlamento gallego aprobó el decreto que obligaba a impartir un tercio de las clases en gallego, no hubo prácticamente contestación, pero una parte de la sociedad protestó en 2007, cuando la Xunta, con el PSG y el BNG en el poder, elevó a un mínimo de un 50% la carga lectiva en el idioma propio de la comunidad. Un modelo que ahora sigue vigente.

Este sistema no ha creado ningún problema, según el presidente de la federación de directores de centros públicos de Galicia, Xosé Antonio Pardo, o el sociolingüista Henrique Monteagudo. Aunque el también lingüista Mauro Fernández matiza: "Desde 2007, la situación variaba mucho de unas zonas a otras. En muchos centros no había ningún conflicto, o si lo había, no afloró. En otros, en cambio, especialmente en ciertas zonas urbanas, era patente la tensión, en las aulas, en los hogares, en los claustros de profesores, en la lengua de las programaciones escolares, en la corrección de las tareas de los niños, etcétera".

Ahora, continúa Fernández, retrocede el gallego, pero también el español para dejar paso al inglés. En cuanto a la elección de los padres, "es bastante limitada, aunque a algunos les parezca excesiva". Es "aberrante" para José Manuel Suárez, presidente de la Asociación de Pedagogos de Galicia. También para los sindicatos representativos en la enseñanza, excepto ANPE, el más cercano al PP. UGT asegura que habrá "un conflicto de dimensiones incalculables". El mayoritario, el nacionalista CIG, dice que "ni los padres ni las madres son quienes deben diseñar el currículum de sus hijos".

El catedrático de Didáctica de la Lengua de la Universidad de Santiago de Compostela José Manuel Vez Jeremías lo explica de la siguiente manera: "Los padres entrarían en una situación muy compleja sin estar preparados. Lo más es la dejación de responsabilidades institucionales para dejarla en manos de opiniones de la sociedad, creando un conflicto al profesorado. Es un tema técnico, político y de gestión educativa, y es la comunidad educativa la que debe decidir".

"Tal vez en las negociaciones que se avecinan podrían mejorarse cosas, tal vez dar una cierta flexibilidad para que aquellos centros que venían impartiendo la mayor parte del currículum en gallego sin ningún conflicto, puedan seguir haciéndolo, garantizando el tercio en español y su presencia en alguna asignatura troncal. Y esa flexibilidad podría extenderse en sentido contrario a otros colegios. Yo creo que hay una importante oportunidad para alcanzar un consenso que se traduzca en un modelo estable, que no cambie con el signo de cada gobierno", vuelve a matizar Mauro Fernández, lingüista de la Universidade da Coruña.

Su colega Henrique Monteagudo cuestiona incluso la utilidad que puede tener un tercio de la enseñanza en inglés: "Me parece un brindis al sol. Es de broma que un decreto que en principio trata de resolver la cuestión entre gallego y castellano se introduzca un tercio en inglés. Es un reto para el sistema educativo muy grande. El PP desde hace tiempo está queriendo contraponer la normalización de las lenguas periféricas con el inglés, como si hubiera contradicción entre recuperar las lenguas y aprender este idioma. En Europa hay muy pocos sitios donde estudien un tercio en inglés y los que hay son más bien ricos con muchos recursos y con planes muy bien montados. La utilidad y la viabilidad de eso es muy discutible. No hace falta un tercio en inglés para aprenderlo bien. Es una apuesta arriesgada, cara y no se justifica".

Pero si el nuevo modelo que propone el Gobierno de Núñez Feijó tampoco contenta a casi nadie, ¿qué se puede hacer en un momento en el que, además, todos los sistemas se enfrentan al reto de introducir con fuerza un idioma extranjero, principalmente, el inglés?

Muchos expertos introducen ideas como plurilingüismo o multilingüismo, es decir, convivencia y flexibilidad entre lenguas. Jasone Cemoz, catedrática de Pedagogía de la Universidad del País Vasco, apuesta por ello. Cemoz habla del sistema vasco, con tres modelos, a elegir por los padres: en castellano, mixto o en euskera. "En la práctica hay muchos más modelos, no son puros, las fronteras están muy disipadas y la diferenciación y el debate son más políticos y formales", añade Cemoz.

Fernando Ramallo, de la Universidad de Vigo, aboga por "un modelo de bilingüismo institucional, parecido al finlandés, donde, al final, si yo me desplazo de Galicia a Teruel, mis hijos pueden seguir estudiando en gallego". Aunque reconoce que "para eso, queda aún mucho, mucho trecho". Ahora mismo, Ramallo está "a favor de un modelo de inmersión lingüística para todos los alumnos, de manera gradual, para recuperar las lenguas históricas", resume. "Es decir, que en infantil se estudie el 90% en lengua propia y el 10% en castellano y se invierta gradualmente la pirámide hasta llegar al 50% en 4º de la ESO. Éste es el único modelo comprobado científicamente para normalizar las lenguas minoritarias".

Pero a las opiniones de los especialistas siempre hay que introducir los condicionantes ideológicos y políticos. Y la persistencia de los padres que, sean el número que sean y tengan los motivos que tengan, quieren que sus hijos estudien principalmente en cualquiera de los idiomas cooficiales de España. Aunque esta pretensión también tiene sus limitaciones. Por ejemplo, el pasado mes de noviembre el Supremo rechazó que los padres elijan la lengua en la que deben estudiar sus hijos. "El derecho a ser instruido en la lengua de su elección conduciría a resultados absurdos, ya que todos podrían así reivindicar una instrucción impartida en cualquier lengua", afirma la sentencia, que responde a un hombre que intentaba que sus hijos cursasen íntegramente en castellano las clases en un colegio Vigo.

Toda esa ensalada ideológica, política, educativa y judicial da como resultado la configuración actual en las comunidades con lengua propia, con sus aciertos, limitaciones y, por supuesto, tensiones.

Cataluña es el paradigma de la inmersión lingüística, que se ha mantenido invariable desde el fin de la dictadura. El sistema se basa en el catalán como única lengua vehicular. Los dos grandes argumentos a favor son la necesidad de evitar la segregación por idioma y hacer efectivo el bilingüismo que consagra la Constitución. "El objetivo es crear una escuela catalana en lengua y contenidos. Para que pudieran llegar a eso todos los alumnos sin discriminación, fue necesario recurrir a la inmersión lingüística", sostiene Joaquim Arenas, secretario del Instituto Europeo de Programas de Inmersión.

En este modelo, lo que cojea es la parte de la elección de los padres. Estos, aunque tienen derecho a escolarizar a sus hijos en castellano según la ley, en la práctica hay obstáculos, explica el profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Albert Branchadell. El profesor recuerda que diversas sentencias instan a la Generalitat a incluir en los impresos de preinscripción una casilla donde se dé a elegir entre el catalán y el castellano a los padres. "Pero el Departamento de Educación sigue sin hacerlo. Después dice que cada año hay sólo un puñado de solicitudes, pero no podemos saber cuántas habría si se facilitara el impreso".

En los casos que sí se solicitan, el profesor imparte la clase en catalán, pero cuando se dirige al alumno que lo ha solicitado lo hace en castellano. "Esto es complicado de gestionar y poco práctico, y también genera reservas desde un punto de vista moral", sostiene Branchadell. Lo ideal sería hacerlo en aulas separadas. Pero como el sistema pretende evitar a toda costa la segregación, "hay una paradoja entre el disfrute efectivo del derecho y el espíritu del sistema".

Tanto a Arenas como Branchadell les sorprende el modelo de Galicia. "Que cada centro escoja su lengua es bastante insólito. Se ha hecho un gran trabajo en los últimos años y ahora todo eso peligra", opina Arenas. Branchadell: "Es un procedimiento inaudito, no conozco ningún caso en el mundo. La dirección nacional del PP defiende la libertad de elección. Pero aquí sólo hay libertad de votar, no de elegir".

Si en Cataluña el punto débil es la libertad de elección, pero funciona en la extensión de la lengua propia, sin segregar, en el País Vasco la formación de guetos es precisamente el problema, aunque también la penetración y el uso del euskera.

El anterior gobierno, con un Departamento de Educación nacionalista, decretó al final de la legislatura un modelo similar al catalán, con el euskera como lengua vehicular, pero el cambio fue paralizado por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, por lo que el actual gobierno pretende volver a igualar el rango de importancia de ambas lenguas oficiales. La coalición PSOE-PP habla de "bilingüismo integrador" en un marco en el que la recuperación del euskera se mezclará pronto con el trilingüismo. A efectos prácticos los modelos seguirán vigentes y, por tanto, seguirán siendo las familias las que elijan en cuál matricular a sus hijos, una elección en la que predomina el modelo en vasco, con sus posibles e indeseadas consecuencias segregadoras. En la Comunidad Valenciana, la queja vuelve a ser la libertad de elección de los padres, aunque esta vez no es a la hora de elegir castellano, sino valenciano.

En la Comunidad Valenciana el bilingüismo real se da sólo en 43% de los centros públicos, tal y como reflejan los datos. En el curso 2009-2010, de un total de 1.726 centros públicos y privados de infantil y primaria, sólo 738 ofrecen la posibilidad de estudiar un programa de enseñanza en valenciano. Sólo 70 centros concertados tienen línea en valenciano (el 1%). Al llegar a secundaria esta oferta desaparece completamente de la privada y en la pública la matrícula cae un 58%. Es decir, que de los 445.335 alumnos menores de 12 años que estudiaban en valenciano el curso pasado, al pasar a la ESO este año sólo han continuado 138.223.

Jaume Fullana, director del colegio público Gabriel Miró de Calpe que fue pionero hace 20 años en la implantación de líneas en valenciano, defiende sus buenos resultados, confirmados por distintas pruebas de nivel. Con 540 alumnos, de los cuales el 70% es de procedencia extranjera, tiene el doble de demanda de matrícula en los programas en valenciano que en la línea de enseñanza sólo en castellano.

Es posible que nunca llueva en la escuela a gusto de todos, que los modelos instaurados hasta ahora tengan problemas, pero, a priori, y según está planteado, el sistema que propone la Xunta de Galicia no parece ser la solución para ningún sector ideológico ni para la mayoría de los expertos.

Los sistemas
- Galicia. Al menos el 50% de las asignaturas en gallego. La Xunta proyecta repartir a partes iguales entre castellano, gallego e inglés, y los padres votarán en cada escuela en qué idioma quieren que se enseñen las materias principales.

- País Vasco. Modelo A (castellano, con el vasco como asignatura), el B, bilingüe vasco-castellano (sólo se dan en castellano la lengua y las matemáticas) y el D (todo en vasco con el castellano como asignatura).

- Comunidad Valenciana. Tres vías: 1) Mínimo del 33% en castellano y 33% en valenciano, y lengua extranjera; 2) todo en valenciano salvo el tiempo que el centro dedique al castellano, además del idioma extranjero; 3) cuatro horas en castellano, el resto en valenciano e idioma extranjero.

- Navarra. Zona vascófona al norte; zona mixta en Pamplona y su comarca; y la zona sur no vascófona.

- Cataluña. La lengua de inmersión escolar es el catalán. Se imparten entre dos y tres horas semanales de castellano. Se puede elegir el castellano en la primera enseñanza, siempre en clases conjuntas.

- Baleares. Al menos el 50% del cómputo horario debe ser en catalán.

Con información de Neus Caballer (Valencia), Jesús García (Barcelona), Ania Elorza (Bilbao), Juan Antonio Aunión (Madrid).

Más de veinte años
Nota del Editor 7 Enero 2010

Que nuestros lectores no se asusten, pues en la línea habitual de El País, tratan de defender lo indefendible, presentandol casi exclusivamente los anticonstitucionales y liberticidas argumentos de los normalizadores de "anormales" que según ellos somos los que queremos ejercer nuestros derechos constitucionales y humanos para conseguir que nuestros hijos puedan estudiar en español. El estudio de cualquier lengua regional debe ser opcional y en caso alguno obligatorio. La exigencia del conocimiento de cualquier lengua legional está en contra de la Constitución Española que establece el deber de conocer exclusivamente para la lengua española, a pesar de los apaños de los desprestigiados tribunales de justicia españoles.

Guillermo Tárrega: "Cuando en la reunión pedí castellano ningún otro padre abrió la boca"
"Mi madre es profesora en la escuela pública y me dijo que no iba a conseguir nada"
Belén Piedrafitawww.lavozlibre.com 7 Enero 2010

Barcelona.- Guillermo Tárrega López, de Barcelona, es padre de un niño de dos años y una niña de cuatro. Ya ha vivido de cerca la imposibilidad de escolarizar a su hija mayor en castellano. "La directora me respondió que si se le impartían las clases en castellano la niña quedaría estigmatizada y que el colegio no tenía medios para hacerlo", cuenta Guillermo.

- Mónica estaba en la guardería y cuando le tocaba iniciar el parvulario estuvimos mirando varios colegios concertados y públicos. De los concertados a los que fuimos, en todos pregunté si existía la opción de escolarizar a la niña en castellano y nos dijeron que no. Yo les respondí que había una sentencia del Tribunal Supremo de Cataluña que obligaba a impartir la educación en la lengua materna hasta los 8 años y en definitiva me dijeron que más allá de que estuviera o no de acuerdo con la forma en cómo se impartía la educación en Cataluña, lo que veía era lo que había. Vista la situación decidimos meter a Mónica en el colegio público que estaba al lado de casa, básicamente por comodidad. Hemos pensado cambiarla cuando vaya a empezar Primaria, pero como de momento tampoco teníamos claro a cuál ir y ninguno nos gustaba mucho, optamos por éste. Como además tenemos la guardería del pequeño al lado, nos es mucho más cómodo, ya que lo de conciliar vida familiar y laboral es un bulo tremendo.

- ¿Qué tal le fue a la niña en la guardería?
- Esto ni lo he comentado porque como todas son privadas al final acaban haciendo lo que les sale de las narices. La tónica predominante es que absolutamente todo es en catalán (por lo menos lo que yo he podido ver).

- ¿En la hoja de inscripción del actual colegio de su hija se le daba la posibilidad de escoger el idioma de enseñanza?
- Yo rellené un impreso de doble cara. En la parte de atrás venía indicado que si un padre deseaba que al niño se les impartiera enseñanza en su lengua materna que se dirigiese al centro en el momento de la matriculación para consultarlo. Lógicamente se referían al castellano, pero el nombre no lo ponen porque les da alergia. Ese impreso en teoría era válido para toda la enseñanza infantil y Primaria.

- ¿Se ha tratado el tema de la elección de lengua en alguna reunión informativa entre el colegio y los padres?
- Sí. En torno al mes de abril del año anterior a que la niña iniciara el primer curso de preescolar el colegio convocó a todos los padres. Entonces yo pregunté a mano alzada si había la posibilidad de que se considerase impartir a mi hija las clases en castellano. Al oírlo se quedaron muy sorprendidos y me dijeron que eso nunca se lo había planteado nadie, que no tenía ningún sentido, y que no sabrían cómo articularlo. Me trataron casi como si fuera subnormal así que me fui a casa, cogí elimpreso de matriculación, lo llevé y se lo enseñé, diciéndoles que lo que ponía ahí era que si quería enseñanza en mi lengua materna que hablara con el centro, y que ese documento me lo habían dado ellos para que matriculara a mi hija. Entonces, la directora, la cual hacía ímprobos esfuerzos para acabar hablando un catalán de pena, me respondió que si se le impartían las clases en castellano la niña quedaría estigmatizada y que el colegio no tenía medios para hacerlo. Yo me enfadé y le respondí que para dar clase a los niños de tres años no se necesitan muchos medios, que los niños lo único que hacen es pintar, pegar y cuatro tonterías más. Que con que el profesor hablara castellano y catalán sería suficiente, y que si existía la posibilidad. Tras ello se me respondió que si yo quería lo que podría tener en última instancia sería una persona que le tradujese, pero me cabreé y lo rechacé.

- ¿Cuál fue la reacción posterior de la directora?
- Me dijo que no me preocupara, que en el patio los niños pueden hablan como quieran, que el ambiente es muy normal. Entonces yo pensé que lo que faltaría, que se obligara a los niños a hablar catalán también en el patio. Posteriormente la jefa de estudios me dijo que si en última instancia quería que mi hija estudiase en castellano (y ella sola), que me fuese al Departamento de Educación y que plantease ahí la situación, a ver si se podía hacer algo. Así pues, evidentemente lo dejé correr y ahora mi niña en el colegio sólo habla catalán.

- Cuando usted se posicionó en la charla informativa, ¿contó con el apoyo de algún otro padre?
- No, delante de los profesores y de la dirección nadie abrió la boca (pese a que había muchos inmigrantes sudamericanos, lo cual me hizo mucha gracia). Posteriormente en cuanto acabó la reunión, se me acercaron un par de madres y un padre a decirme que estaban de acuerdo conmigo y que la situación era vergonzosa, pero cuando había que hablar no lo hicieron. Ese es el problema, que nadie hace nada.

"CREO QUE LA MAYORÍA DE LA GENTE NO ES NACIONALISTA, PERO ASUMEN SUS DICTADOS Y SE PLIEGAN A ELLO"
- ¿Sabe por qué la gente no se mueve a este respecto? ¿Cree que pueden tener miedo de que se rechace a sus hijos en el colegio?
- No creo que sea tanto miedo sino pasividad. Incluso yo mismo, al final, acabé dejándolo correr. Mi madre es profesora en una escuela pública de aquí de Barcelona y sabe de qué va el percal. De hecho me ha dicho que no voy a conseguir nada. Por supuesto, también es responsabilidad mía, podría haberme movido mucho más. No creo que la gente tenga un especial miedo a nada, simplemente que la Generalitat lo ha hecho siempre muy bien. Por un lado existe una especie de silencio al respecto y por otro ellos aplican la política de pasarse la ley por el forro y no hacer caso de nada. Si te quejas, lo que te responden es que se podría intentar que al niño le tradujera alguien, que estaría estigmatizado, que nadie más lo ha pedido... El nacionalismo lo infecta todo, no sólo la educación, sino todo lo demás. Está muy mal visto decir nada en contra del nacionalismo por lo que la gente está un poco acomplejada. Creo que la mayoría de la gente no es nacionalista, pero asumen sus dictados y se pliegan a ello.

- ¿Qué opina de la atención personalizada en castellano en una clase en catalán?
- Me parece ridículo. A mi me lo ofrecieron y lo rechacé. Lo sano sería que existiese una educación bilingüe en la que cada profesor pudiese escoger en qué idioma imparte las clases, o que se fuera repartiendo. Yo estudié así. Cuando yo era pequeño había profesores castellanohablantes, catalanohablantes, y cada uno impartía la clase como más cómodo se encontraba. Sin embargo ahora todo es en catalán.

- ¿Cree que el profesor puede escoger el idioma en el que imparte las clases?
- No. No sé de dÓnde vienen las presiones exactamente pero supongo que en última instancia será de la Generalitat. Ya sea con CIU o con el PSC, la situación es exactamente la misma.

"ARTUR MAS DIJO QUE QUIEN QUISIERA ESTUDIAR ESPAÑOL EN CATALUÑA, QUE SE FUERA A UN COLEGIO PRIVADO"
- ¿Piensa que hay alguna diferencia, en este sentido, entre colegios públicos, concertados y privados?
- Los públicos y los concertados son lo mismo. La diferencia está con los privados. Mientras que estos hacen lo que quieren, los concertados han de seguir lo que está marcado para los públicos. A lo mejor hay algún colegio concertado menos papista que el papa, pero a buen seguro no es la tónica general. Se pueden dar casos donde la atmósfera sea menos estricta. La enseñanza será siempre en catalán pero quizás la presión al castellano sea menor. Pero eso sí, la única posibilidad hoy día de estudiar en castellano en Cataluña es acudir a un colegio privado. Ya lo dijo Artur Mas en una entrevista a 'La Vanguardia': que quiEn quisiera estudiar español en Cataluña que haga lo mismo que con el japonés, que se vaya a un colegio privado.

- Algunos padres se han quejado del contenido de los libros de texto. Pese a que sus hijos son todavía muy pequeños, ¿tiene una opinión a este respecto?
- Ya nada me sorprende. Hace mucho que los libros son localistas y en ocasiones nacionalistas. Es evidente: ¿por qué se utiliza la lengua en la educación? No hay mejor adoctrinamiento que la lengua y no existe nacionalismo sin lengua. Son muy listos, lo han organizado muy bien. Gota a gota y a través de la educación van alcanzando sus objetivos.

- ¿Cree que sería posible volver al sistema educativo anterior, en el que cada profesor escogía el idioma?
- Me gustaría, pero lo veo imposible. Con un gobierno socialista en Cataluña tenemos exactamente lo mismo que con un gobierno nacionalista, por lo tanto no hay ninguna esperanza de cambio.

- ¿Cómo es la convivencia entre ambas lenguas en la calle?
- Totalmente pacífica. Aunque la gente no haga nada, calle y consienta todo, tiene mucho más sentido común que los políticos.

- ¿Cuál es la lengua predominante en su zona?
- No sé decirte. En el barrio de Gracia se combinan ambos idiomas. No creo que sea preeminentemente castellanohablante, hay barrios en los que se habla mucho más castellano que catalán, lo que no ocurre en Gracia.

- ¿Cuál es el nivel de castellano en Cataluña?
- Yo estoy harto de recibir e-mails de personas formadas, de licenciados e ingenieros, que redactan en un español muy triste.

- ¿Qué cree que debería hacer la sociedad catalana o los políticos para modificar la situación?
- Los políticos no van a hacer nada. Algunos son nacionalistas, otros no, pero todos viven del nacionalismo. Los son probablemente la parte más mediocre de la sociedad. Y no creo tampoco que la ciudadanía se mueva. Es penoso.

- ¿Cree que la sociedad catalana está menos movilizada que la de otras regiones?
- Sí, mucho menos. Está gobernando un partido socialista que está aplicando políticas nacionalistas y vive de los votos de la gente socialista, gente de izquierdas que no es en absoluto nacionalista. Pero bueno, esa esquizofrenia nadie la ve, o a nadie parece molestarle. No hay absolutamente ninguna posibilidad ni ninguna esperanza.

- ¿Cree que puede existir un cierto complejo entre los partidos nacionales a declarar una postura distinta a la del nacionalismo por miedo a que les tachen de fachas?
- Sí, el PP tiene un complejo de facha clarísimo. El PSC, por su parte, no sé qué complejo tiene pero no defiende sus ideales.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Favores pagados
José Antonio VERA La Razón 21 Diciembre 2009

La carta de Montilla revela lo que es más que evidente desde el primer día: se está intentando movilizar a la sociedad catalana contra una posible sentencia adversa del TC a fuerza de presiones políticas desde las instituciones. Y no se trata, como es lógico, de una presión menor. Buena parte de las entidades receptoras de la misiva reciben algún tipo de subvención de organismos vinculados a la Generalitat. Agradecer los «servicios prestados» es como decirles que, muy bien, muchachos, habéis sido buenos y os habéis ganado la renovación de la «ayuda» de que disfrutáis. Habéis apoyado el manifiesto de los periódicos y eso será tenido en cuenta cara al año que comienza.

Los mismos periódicos que impulsaron el famoso editorial reciben cuantiosas subvenciones de la Generalitat. Y Montilla les agradeció en su día, como no podía ser menos, ese gesto «espontáneo» e «improvisado». ¿O quizás fue la propia Generalitat quién sugirió la iniciativa? Cuando el president dice que, y si llega el momento, «estic segur que Catalunya podrá comptar amb el teu suport, de nou, y amb el de la institució que representes», está pidiendo con claridad a los receptores del mensaje que se preparen para actuar, si fuere necesario, contra una posible resolución emanada de una institución democrática y constitucional como el TC. La lectura es clara. El que paga pide y los que reciben corresponden. Siempre se dijo que es de bien nacidos.

RAJOY DA EL VISTO BUENO
El decreto del gallego de Feijóo será copiado por el PP vasco, catalán y balear
A pesar del desengaño de miles de padres gallegos con Feijóo, que ha cambiado su promesa de libertad de elección de lengua por un modelo trilingüe, tanto el PP catalán, como el vasco y el balear copiarán el decreto del gallego de la Xunta. Según ABC, Mariano Rajoy ha dado su visto bueno.
LIBERTAD DIGITAL 21 Diciembre 2009

Son muchas las voces que desde Galicia han criticado el incumplimiento de las promesas que hizo Nuñéz Feijóo al llegar a la Xunta en materia de política lingüística. De hecho, prometió libertad de elección de lengua en la escuela, una libertad que debía ser real. Pues bien, a pesar de que Galicía Bilingüe le ha recordado al popular con qué promesas consiguió llegar al poder, el nuevo presidente ha optado por realizar un modelo trilingüe que combine el gallego, castellano e inglés.

Sin embargo, según cuenta ABC, esta iniciativa del presidente de la Xunta de Galicia ha gustado a los líderes regionales del PP de comunidades en las que existen dos lenguas cooficiales. En este sentido, tanto el PP vasco, como el catalán y posiblemente el balear copien el nuevo decreto del gallego para sus programas electorales.

De este modo, el popular gallego habría explicado durante las vacaciones navideñas el contenido de este decreto a Mariano Rajoy, que habría dado su visto bueno a esta iniciativa. Además, el contenido no chocaría con el Pacto por la Educación que están tratando el PP y el PSOE.

Incumplimiento de una promesa electoral
En el borrador del decreto presentado por Feijóo se intenta disimular el incumplimiento, al dejar a la elección de los padres, en primaria, qué asignatura de las troncales (Matemáticas o Conocimiento del Medio) se estudia en gallego o castellano, pero necesariamente tendrá que ser una en cada en lengua. Además, la decisión final dependerá de los consejos electorales, con importante presencia de los sindicatos nacionalistas.

En secundaria, más de lo mismo. No se podrán estudiar todas las asignaturas troncales en la lengua de elección del alumno. La doctrina ya no es la libertad de elección, ahora es el "equilibrio" entre las dos lenguas. Feijóo sí dijo en su comparecencia de este miércoles que los alumnos "serán libres de dirigirse al profesor en la clase en gallego o en castellano, salvo en las de lengua gallega o castellana". Sin embargo, en el borrador no se recoge el derecho a usar los libros de texto en el idioma elegido por el alumno.

Sólo en la primera etapa educativa, educación infantil, parece que los padres podrán decidir. Aunque en la redacción deilberadamente confusa del borrador no queda muy claro, ya que se habla de que el profesorado también tendrá en cuenta "la lengua predominante del contorno".

Feijóo ha encontrado en el inglés la coartada para no cumplir con sus compromisos. Se refirió a la nueva legislación como "decreto trilingüe" con el que según dijo busca que "los alumnos se expresen en las tres lenguas". De esta forma, las asignaturas se repartirán un tercio en gallego, un tercio en castellano y otro en inglés. Pero en el borrador se dice que en aquellos centros que no estén en disposición de impartir el tercio de las asignaturas en inglés, que obviamente serán la mayoría porque no hay profesorado preparado para eso, se repartirán estas asignaturas entre gallego y castellano siendo de nuevo determinate la decisión del consejo escolar.

Los receptores de la carta reciben subvenciones estatales
Montilla avisa a su clientela partidista que se rebele a favor de Estatut
Agradece a 'todo Dios' su apoyo al Estatut y todos dicen 'amén'
C. M. Rodríguez Periodista Digital 21 Diciembre 2009

Los socios del tripartito --PSC, ERC e ICV-- apoyan la misiva que el president de la Generalitat, José Montilla, envió ayer a más de 200 entidades de la sociedad civil catalana recabando un apoyo unitario en caso de que el TC recorte el Estatut.

Por el contrario, la misiva suscitó las críticas de PP y C's, mientras que CiU guardó silencio a la espera de pronunciarse mañana lunes.

En su carta el presidente agradece a instituciones y asociaciones políticas, académicas, empresariales, sindicales, deportivas, profesionales, culturales y eclesiásticas el apoyo que suscitó el editorial conjunto publicado por 12 diarios catalanes bajo el título 'La dignidad de Catalunya' el pasado 26 de noviembre

RECEPTORAS DE SUBVENCIONES
¿Algo extraño en todo esto? Buena parte de las entidades receptoras de la misiva reciben algún tipo de subvención de organismos vinculados a la Generalitat.

Como comenta José Antonio Vera en el diario La Razón en su artículo "Favores pagados":
La carta de Montilla revela lo que es más que evidente desde el primer día: se está intentando movilizar a la sociedad catalana contra una posible sentencia adversa del TC a fuerza de presiones políticas desde las instituciones. Y no se trata, como es lógico, de una presión menor. Buena parte de las entidades receptoras de la misiva reciben algún tipo de subvención de organismos vinculados a la Generalitat.

Agradecer los «servicios prestados» es como decirles que, muy bien, muchachos, habéis sido buenos y os habéis ganado la renovación de la «ayuda» de que disfrutáis. Habéis apoyado el manifiesto de los periódicos y eso será tenido en cuenta cara al año que comienza. Los mismos periódicos que impulsaron el famoso editorial reciben cuantiosas subvenciones de la Generalitat.

La lectura es clara. El que paga pide y los que reciben corresponden. Siempre se dijo que es de bien nacidos"

PP Y C's CRITICAN LA CARTA
La presidenta del PP de Catalunya, Alicia Sánchez Camacho, lamentó la forma y el fondo de la misiva y pidió a Montilla que respete las reglas de la democracia, acate las leyes, respete las sentencias y no genere problemas.

Camacho lamentó que "ante 600.000 parados se dirija a 200 entidades representativas de Catalunya sólo para hablar del Estatut" y sentenció que el president está agotado.

"Sólo sabe hablar del Estatut y no solucionar los problemas de los catalanes"
El presidente de Ciutadans (C's), Albert Rivera, explicó que su formación enviará una carta a las mismas 200 entidades pidiendo que sean independientes y afirmó que Montilla no debería "presionar".

El decreto de la Xunta será copiado por el PP catalán, balear y vasco en sus programas
J. L. JIMÉNEZ, SANTIAGO. ABC Galicia 21 Diciembre 2009

La política lingüística de Alberto Núñez Feijóo va a convertirse en un referente para el resto de los líderes del PP en autonomías con una segunda lengua cooficial, además del castellano. El decreto elaborado por la Xunta y presentado el pasado 30 de diciembre será copiado para sus programas electorales por los líderes del PP catalán y vasco, mientras que desde el PP balear estudian el texto con mucho interés para incorporarlo igualmente a sus propuestas.

El nuevo texto de la Xunta viene a derogar el polémico decreto 124/2007 aprobado durante el anterior gobierno bipartito, y que propiciaba un paulatino arrinconamiento del castellano y el establecimiento del gallego como única lengua vehicular de la enseñanza, copando casi el 80% de las horas lectivas. Similar en las formas pero mucho más radical en su aplicación a la hora de erradicar la lengua estatal es el modelo catalán, contra el que la popular Alicia Sánchez Camacho quiere adaptar la iniciativa gallega.

Fuentes del PP consultadas por este periódico aseguraron que Núñez Feijóo presentó el decreto gallego durante este periodo vacacional a Mariano Rajoy, quien dio su visto bueno. Además, indicaron que su contenido no choca con el Pacto por la Educación que los populares negocian con el PSOE y el ministro Angel Gabilondo, en el que se garantiza la enseñanza del castellano en cualquier región de España.

En líneas generales, el decreto lingüístico introduce en la enseñanza obligatoria no universitaria un tercer idioma, de modo que junto con los dos cooficiales en la autonomía se equilibren totalmente las horas lectivas en cada uno de ellos. Como garantía complementaria, en aquellos centros en que el inglés o el francés no esté plenamente disponible, el castellano y la otra lengua cooficial se repartirán al 50% el número de horas de manera efectiva.

Otro de los aspectos destacados es la opción de los padres de elegir parcialmente la lengua en que son educados sus hijos. El decreto elaborado por Educación permite que, a través de una casilla en el impreso de matrícula, los progenitores expresen qué asignatura troncal desean en cada idioma, por lo que cada centro educativo tendrá un proyecto lingüístico propio.

En Primaria, habrá opción de elegir entre Matemáticas y Conocimiento del Medio, mientras que en Secundaria, podrán elegir la lengua de Matemáticas y Ciencias Sociales. El resto de materias se repartirán según establezca el Consejo Escolar, pero respetando escrupulosamente el equilibrio de número de horas entre las tres lenguas.

Además, otro de los aspectos más destacados es la plena libertad de los alumnos para usar de modo oral o escrito cualquiera de las lenguas oficiales de la Comunidad, salvo en las asignaturas propias de lengua castellana o gallega. El decreto de la Xunta, que todavía está en fase de diálogo con agentes sociales y políticos, permite además la escolarización en Educación Infantil -no obligatoria- de los más pequeños en su lengua materna, para lo que los padres volverán a ser consultados por escrito.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial