AGLI

Recortes de Prensa    Jueves 11 Febrero  2010

 

Zapatero, a la deriva
LUIS MARIA ANSON El Mundo 11 Febrero 2010

NO SE LO esperaba. Nunca creyó que la orquesta mediática internacional la emprendiera contra él; contra él que es el progresista pávido de los matrimonios lésbicos, el crucifijo al albañal y el aborto coño libre. No se ha dado cuenta de que no se puede circular por los foros occidentales serios a base de ocurrencias. A base también de contradicciones y actitudes incoherentes. Zapatero, ha dicho un gran periódico belga, «como si de un viejo navío reventado se tratara, hace agua». Su éxito indudable en el National Breakfast le ha servido de poco. La opinión internacional no le acepta como líder solvente. Se le considera, incluso, una amenaza para la estabilidad económica de la zona euro.

Y, sin embargo, las primeras semanas de la presidencia europea han hecho meditar al Zapatero de las dádivas y las mercedes. Su reforma laboral es un churrete pero también un principio de rectificación. El presidente ha comprendido que Merkel y Sarkozy tienen razón; que no puede salir de la crisis con fórmulas demagógicas; que debe reducir el déficit de dos dígitos a menos de un 3%; que el gasto social tiene sus límites; que la frivolidad sirve de muy poco para enderezar las cuadernas económicas.

A Zapatero le han explicado los expertos lo que tiene que hacer:

Aplicar de forma implacable la regulación y el control financieros.

Dedicar los dineros despilfarrados en los Ayuntamientos a la ayuda a las pequeñas y medianas empresas que son las que crean empleo.

Reducir el gasto público en 100.000 millones de euros.

Aumentar los años de cotización para la jubilación plena de 15 a 30.

Prorrogar la edad útil hasta los 69 años, hasta los 70 según Barea.

Fijar la indemnización por despido en 20 días por año.

Reducir en cada ejercicio el número de funcionarios.

Espeluznado ante estas exigencias, imposibilitado de tirar de maquinita y fabricar billetes, incapaz de superar los límites para crear un corralito argentino que es lo que le pide el cuerpo gentil, Zapatero está promoviendo una reforma laboral que se ha quedado en un aspaviento sin contenido. No se ha atrevido a atender las exigencias reales ni en la ayuda a la empresa ni en la reducción razonable del gasto público ni en la edad de jubilación ni en la disminución de funcionarios. Se ha quedado en las medias tintas, en el sí pero no, en la incertidumbre, en la finta, en el tanteo, en la indecisión. Y por lo tanto en la ineficacia.

No es verdad esa imagen de que el barco de Zapatero hace agua. Todavía no. Lo que ocurre es que navega a la deriva. Carece de rumbo. El timonel no sabe qué hacer. Da bandazos a babor y a estribor sin orden ni concierto. Debería Zapatero convocar elecciones anticipadas para que la nave del Estado pueda regresar a puerto seguro. No va a hacerlo. Nos esperan largos meses de improvisaciones, ocurrencias, frivolidades y rectificaciones. Ayer, en el Congreso, se vio claramente que el presidente no tiene los pies en la realidad. Dice Pepiño Blanco que algunos tratan de demonizar a Zapatero. La realidad no es ésa. A mí me parece que se ha levantado un clamor dentro y fuera del partido socialista para que el presidente circunflejo se vaya con viento fresco.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

¿Qué hacer con Cataluña?
Pío Moa Libertad Digital 11 Febrero 2010

Tenía pendiente contestar al artículo de Federico sobre Cataluña. Coincidimos en bastantes cosas fundamentales, como que el problema nace tanto, al menos, de Madrid como de los nacionalistas, y que gran parte de las tendencias liberticidas del resto de España vienen de la Cataluña dominada por los separatistas (he tenido unas cuantas experiencias directas de lo que entiende allí esa gente por democracia, como el silencio absoluto sobre algunas conferencias mías en Barcelona, o mis salidas forzadas de La Razón y de El Economista, originadas en la Cataluña hoy en vías de transformarse en Catalufia).

Los nacionalismos catalán y vasco tienen entre sus componentes esenciales el racismo, como sabe todo el mundo en el caso del vasco y ha explicado Paco Caja en relación con el catalán. Un racismo que, aparte de su maldad, es singularmente ridículo, por cuanto las “razas” catalana o vasca son básicamente indistinguibles de la andaluza, la asturiana o la extremeña. Pero del común racismo, Sabino Arana y Prat de la Riba extrajeron conclusiones distintas. Para el primero, la “raza” vasca debía preservarse pura e incontaminada mediante la secesión absoluta de las Vascongadas, mientras que Prat pensó que la superioridad racial debía convertir a Cataluña en potencia hegemónica, imperialista, sobre el conjunto de la península, inventándose para ello un enemigo, Castilla, a la que debía heredar como nación rectora de Iberia, cuando Castilla hace siglos que perdió ese papel. Como la idea era completamente anacrónica y ridícula, el nacionalismo catalán ha oscilado entre su proyecto de chulear al inferior resto de España y un separatismo resentido: “ya que no aceptáis nuestras aspiraciones, nos vamos”, eso sí, llevándose de pasada a los “països catalans”, como tienen a bien llamar a Valencia y Baleares.

La verdad es que entrar en las historias y razonamientos de estos separatismos resulta fastidioso, porque es meterse en el reino de la chifladura y la majadería, cosa muy distinta de ideologías mucho mejor articuladas como el marxismo. Algo de ello he expuesto en el libro Una historia chocante, y conviene entrar en los de Jesús Lainz sobre los mismos temas para comprobarlo. Alguien debería hacer un estudio crítico-biográfico de los principales personajes históricos de esos nacionalismos, para exponer su extrema mediocridad intelectual y barato oportunismo político. No son, desde luego, glorias de las respectivas regiones, a las que solo han aportado violencias, convulsiones inútiles y ataques a la libertad.

Pero el hecho es que, entre la demagogia separatista desatada desde la transición –siempre en conexión con el terrorismo– y la miseria política del PSOE y el PP, que solo por un breve período, con el Pacto por las libertades y contra el terrorismo, pareció camino de remediarse, hemos llegado a una situación en la que el clima y las tendencias secesionistas parecen imponerse. ¿Qué hacer ante esta situación? Muchos son partidarios de decirles “¡Váyanse de una puñetera vez y dejen de envenenar a todo el país!”. Pero ¿a quiénes se dirigiría esa despedida? Los catalanes y los vascos siguen sintiéndose mayoritariamente españoles, según las encuestas, lo que no deja de ser pasmoso habida cuenta de la dejación de la idea nacional por los políticos y la mayoría de intelectuales, allí y en toda España. No obstante, el terreno perdido ha sido mucho, y recobrarlo, cosa que no va a ser fácil, es el único camino posible. Afortunadamente los signos de recuperación, aun si débiles, ya están apareciendo.

No vale decir que “la Cataluña real no se alza contra la Cataluña oficial”, porque, ¿ha sufrido España en mucho tiempo un gobierno más abyecto que el actual? Y sin embargo pocos se alzan contra él, y la resistencia ha sido asfixiada, al menos de momento, por Rajoy y su camarilla. No, Cataluña sigue siendo parte de España, y sus problemas son los mismos que los del resto: la corrupción intelectual, económica, moral y política es la misma, aunque en algunos aspectos el nacionalismo catalán vaya en cabeza. Los separatistas vascos no han hecho menos daño a las Vascongadas y a toda España que los catalanes, y el problema en Galicia va camino de enconarse. El PP y el PSOE acaban de inventarse otra “realidad nacional” en Andalucía: alguien me comentaba que allí la gente se lo tomaba a cachondeo, pero con unas décadas de “educación” en tales ideas ya veríamos por donde salía el cachondeo. ¿Vamos a decirles a todos: “sálganse con la suya y lárguense de una vez”? Pues sí, tendrán que largarse alguna vez los separatistas. Pero sin Cataluña, sin las Vascongadas, sin Galicia y sin Andalucía. Su mayor debilidad está en el propio carácter, disparatado y antidemocrático, de su ideología, y su mayor fortaleza en las actitudes de la chusma política “de Madrid”. Pero esto último tiene que cambiar. Nos jugamos demasiado para que la farsa continúe indefinidamente.

Identidad y declive
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 11 Febrero 2010

En estos días se han conocido tres noticias relativas a Cataluña que examinadas en su conjunto dibujan un cuadro desolador para la que fuera motor de España, ejemplo de dinamismo económico y vanguardia de las ideas y del arte. Por una parte, se ha publicado que el Principado lidera a todas las Comunidades españolas en número de ERES, de quiebras, de disolución de sociedades y de morosidad bancaria. Del total español de procedimientos concursales, Cataluña representa un 24%, seis puntos por encima de su peso en el PIB nacional, que es del 18%. Otro dato decepcionante es que los juzgados mercantiles de Barcelona están colapsados por acumulación de asuntos, pero también porque sus plazas tienen pocos solicitantes de otros puntos de España o porque si van a la Ciudad Condal se apresuran a pedir el traslado tan pronto les surge la oportunidad de residir en regiones sin particularismos agresivos.

Y el tercer hecho interesante es que las Universidades catalanas, tanto las públicas como las privadas, se han plegado a la imposición del gobierno tripartito de exigencia del conocimiento del catalán para ocupar un puesto de profesor funcionario o contratado. Este conjunto de desgracias refleja el declive imparable de una sociedad secuestrada por la obsesión identitaria, que la empobrece materialmente en la medida que la cierra a la libertad de circulación del comercio, de los capitales y de las personas, que la paraliza institucionalmente al impedirle aprovechar los recursos humanos del Estado al que pertenece y que la limita culturalmente al disuadir a los mejores representantes del mundo académico, profesional e intelectual de elegirla como lugar de trabajo. Cataluña se asfixia oprimida por el corsé nacionalista perdiendo un tiempo y unas energías preciosos que, incluso si reacciona y se sacude las cadenas de fanatismo e irracionalidad que la aprisionan, tardará décadas en recuperar.

Los idiomas son para comunicarse
PEDRO M. LARRAURIwww.lavozlibre.com 11 Febrero 2010

Salvo para los nacionalistas. Aprender un idioma supone una inversión de esfuerzo y de tiempo y, con frecuencia, también de dinero. Cuando una persona hispanohablante decide libremente aprender un nuevo idioma, por ejemplo el ruso, lo hace para poder entenderse con toda la gente que habla ese idioma. Pero con los rusos que hablan español ya puede entenderse sin necesidad de aprender ruso.

Mucha gente aprende un idioma, además del materno, y menos gente aprende dos; muy pocos tres y casi nadie cuatro. Si uno invierte en aprender un idioma, no se puede invertir lo mismo en aprender otro. Aceptemos que el catalán, el gallego, el vasco, el valenciano y el mallorquín son idiomas. Pero tienen una peculiaridad muy especial: todas las personas que hablan esos idiomas hablan también español. Por lo que si yo sé español -o castellano, es igual-, aprender cualquiera de esos idiomas me supone un esfuerzo y una inversión que no me sirve para comunicarme con más gente que antes de saber ese nuevo idioma. Y al hacer esa inversión, reduzco mis posibilidades de poder estudiar y aprender otras lenguas, como inglés, ruso, francés o alemán, por ejemplo, que sí me sirven para comunicarme con millones de personas que no saben español. Por lo que los gobiernos de esas comunidades españolas, cuando nos imponen el aprendizaje de lo que ellos llaman -impropiamente- la lengua propia del territorio, nos ocasionan un coste personal y económico importante.

Distinto es que cada uno libremente decida aprender esas lenguas. Nadie discute que al aprender esos idiomas uno adquiere una riqueza cultural. Pero esa riqueza sólo es práctica en la medida en que las leyes de esas autonomías se empeñen, por motivos políticos, en hacer esa lengua necesaria. Todos los nacionalistas usan los idiomas como barreras excluyentes: el día que no haya fronteras, todos los humanos hablaremos el mismo idioma, quizá una mezcla evolucionada de todos los existentes. Porque cuando conviven dos comunidades lingüísticas, a la larga su idioma se unifica.

Gracias a la unidad del Imperio Romano el latín fue la lengua común de casi toda Europa hasta hace 1.000 años, pero el aislamiento posterior de diversas zonas propició su degeneración espontánea hasta su disgregación en lenguas romances. Inexorablemente, ese aislamiento se está superando cada vez con más celeridad. Pero algunos están empeñados en retroceder en la historia. Están en contra del progreso. Es desconcertante comprobar cómo los impositores de sus lenguas regionales nos están causando un grave empobrecimiento. Y no sólo de nuestra libertad...

De lacayos y traidores
HERMANN TERTSCH ABC 11 Febrero 2010

LA verdad es que no ganamos para sorpresas. Cierto que la mayoría no son buenas, pero algunas generan cierto humor, aunque sea negro. Ayer nos dijo muy solemne el Gran Timonel, en sede parlamentaria, donde se suele decir que es al menos de mala educación mentir, que nuestra economía va hoy mejor que hace seis meses. La cosa tendría coña si no hubiera tantos millones de compatriotas que sufren, muchos desde hace bastante más de seis meses y muchos desde hace menos y cada vez más. Nos dice, ya no sólo a los antipatriotas, a esa media España que nunca le ha creído -y que ha sido obviamente más lúcida que el resto-, también a los propios órganos inútiles de ese partido que fue el socialista, que estamos todos los españoles semiestupendos y pronto el crecimiento devolverá las loas perdidas al nieto heroico del supuesto héroe Lozano de cara a unas elecciones triunfales en el 2012.

Lo dicho, tendrían inmensa gracia todas las mendacidades del presidente si no fuera cierto -esto sí es cierto- que los robos en los supermercados se han multiplicado. Y que los ladrones son gente muy decente que les dicen a las cajeras que les da igual lo que les pase porque lo que esconden bajo el abrigo es comida para sus hijos o nietos. Y las cajeras, también todas más decentes que todo el Gabinete, dejan a sus conciudadanos pasar la caja con los productos ocultos porque su valor y dignidad les impiden denunciar a todos estos españoles que no notan para nada esa recuperación que anuncia el Timonel iluminado. Resulta que en los seis meses que nos dicen, la economía española se recupera -hay que ser muy sinvergüenza-, se nos han ido a la cola del paro centenares de miles de padres y madres de familia, y no sólo antipatriotas -que quizá según Zapatero lo merezcan-, sino también esos votantes del PSOE que no veían la crisis por ninguna parte cuando acudieron a las urnas hace dos años, casi dos años. Hay que reprimir muchas veces las tentaciones de no pensar que quienes creyeron la farsa casi tienen merecida la tragedia. Y se reprimen. Pero lo que está claro es que este país, por indolente, absentista, perezoso y poco perspicaz que pueda ser, no se merece la calamidad que lo ha hundido en este retroceso vertiginoso de su bienestar y seguridad.

Los lacayos de este poder que pasea a los jefes de los periódicos y pastorea a casi todas las televisiones pueden acusar de la crisis a quienes la denuncian. Y pueden intentar e incluso lograr a veces la liquidación civil de aquellos que han destacado en su denuncia de que el rey no sólo está desnudo, sino que su soberbia ignara nos va a dejar desnudos a todos nosotros y a nuestros hijos y nietos. Los casandras -en definitiva, los que han dicho la verdad en estos pasados años- dice alguno de los amiguetes escribidores del Gran Timonel, son los que hunden el país. Y la conspiración internacional, ni más ni menos. No hay duda ya. La tropa de cursis, paletos y aprovechateguis que culpan del hundimiento a quienes no están en el poder pueden tener réditos a corto plazo.

Pasearse con este presidente y maldecir y condenar toda crítica al poder como si este personaje nefasto en nuestra historia fuera realmente España. Pero la realidad demuestra claramente que aquí nadie va a tener réditos a largo plazo de lo que supone el retorno de España a una anomalía histórica de la que había salido con honra y orgullo en la transición. Una anomalía en la que muchos tememos estaremos durante años, lustros o quién sabe si otra vez décadas. El otro día hablábamos de alta traición. Porque este Gobierno obligó a su cúpula policial a colaborar con los asesinos de sus compañeros. Supuestamente, está claro. Pero la alta traición tiene mayor dimensión cuando la tragedia nacional adquiere las dimensiones que ya son palpables en todo un país que, repito, no se ha merecido esto.

Un embuste más
IGNACIO CAMACHO ABC 11 Febrero 2010

YA casi nadie se acuerda, por fortuna, del llamado Proceso de Paz -pronúnciese pazzzzzzz-, aquella infamia entreguista que descarriló porque a ETA le parecieron pocas las ignominiosas concesiones del Gobierno. Fue hace apenas tres años, un suspiro en la Historia, pero han pasado tantas cosas que la memoria colectiva ha guardado todo aquel oprobio en el desván de olvido donde van a parar los episodios ingratos que necesitamos relegar para seguir mirándonos en un espejo de autoindulgencia. Pero he aquí que un socialista vasco, Jesús Eguiguren, uno de los que participó en las negociaciones con los terroristas, ha subido sin venir mucho a cuento a esa buhardilla de recuerdos arrumbados y ha regresado con el escalofriante testimonio retroactivo de una gran mentira. Una más, sí, y ya irrelevante, pero una cínica, grosera, desfachatada y nada piadosa mentira.

Fue una mañana de fin de año de 2006. Cuando Rodríguez Zapatero, preguntado por la marcha de un diálogo que ya apestaba, ahuecó el tono con su mejor timbre de engolamiento y pronosticó muy solemnemente aquello -¿recuerdan?- de que «el año que viene estaremos mejor». El profeta. Menos de 24 horas después estalló la bomba de Barajas. Y ahora dice Eguiguren, al bies de otras críticas sobre su lentitud reactiva ante la recesión, que en aquel entonces «ya sabíamos todos que aquello estaba roto». Es decir, que el presidente mintió. Que a sabiendas de que todo había naufragado, de que su patético intento de tratar como iguales a los terroristas desembocaba en un triste fracaso intransigente, le dijo a la nación que las cosas iban por buen camino. Mentir: decir lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa, dice la Academia. Con intención de engañar, añadían los antiguos catecismos que no contemplaban la hipocritona reserva moral de la política. Sólo que aquella mentira tuvo, desgraciadamente, las patas muy cortas: antes de acabar el año dos inmigrantes que no sabían que todo iba a ir mejor murieron bajo los escombros del parking de la T-4. Y en su monolito conmemorativo ni siquiera se escribió la causa de su muerte.

Hay omisiones que también constituyen una variante de la falacia.

A propósito o al descuido, Eguiguren ha dibujado un seco retrato moral del presidente. Un hombre que en su frívolo relativismo es capaz de mentir de un modo mecánico, natural y desprejuiciado, porque tiende a autoconcederse la propiedad adánica de construir una falsa y propicia realidad a través del embuste. Un retórico que moldea su lenguaje como el superficial adorno de plastilina de un discurso hueco, flotante, gaseoso. Un gobernante que niega la crisis con el mismo desparpajo mendaz con que anuncia la recuperación. Un político de frío utilitarismo para el que la verdad no existe como categoría ética: las palabras, dijo una vez, están al servicio de la política. Eso sí era cierto; tan cierto que define una clase de política.

"Las consecuencias de la imposición recaerán sobre los estudiantes catalanes"
La ANLL manifiesta su rechazo a la exigencia de catalán a los profesores universitarios
www.lavozlibre.com 11 Febrero 2010

Madrid.- La Asociación Nacional por la Libertad Lingüística (ANLL) ha afirmado a través de un comunicado que rechaza plenamente las intenciones del Gobierno dirigido por José Montilla de aprobar vía decreto el requisito del conocimiento de catalán para los profesores de las universidades públicas y privadas de Cataluña.

“Entendemos que la medida responde a la escalada de radicalidad que el PSC pretende mantener hasta las elecciones de Cataluña en pro de presentarse a ellas como el partido más nacionalista de cuantos concurran”, declaró Pablo Yáñez, presidente de la asociación.

La ANLL manifiesta que “las consecuencias de esta imposición” recaerán directamente en los estudiantes catalanes y supondrán la reducción de la calidad de los servicios educativos universitarios. “De esta manera se está hipotecando el futuro de los jóvenes en Cataluña”, añade.

“Asimismo, supone una nueva frontera lingüística al ya de por sí maltrecho mercado laboral y la confirmación de las intenciones de Montilla de expulsar al castellano y a los castellanohablantes de la realidad social de Cataluña con el fin de imponer un modelo homogéneo, único, monolingüe y sostenido sobre la ingeniería social de su gobierno”, denunció Pablo Yáñez.

“Invitamos a los profesores a rebelarse contra la imposición de este requisito que tendrá sus máximas consecuencias cuando profesores, intelectuales y profesionales capacitados vayan abandonando Cataluña dejando tras de sí a un Montilla sólo con una sociedad manipulada a su medida”, concluyó la ANLL.

La Ley del Cine de Cataluña supera su primer trámite parlamentario
El Parlamento rechazó las enmiendas presentadas por el PP y C's por 110 votos en contra y 15 a favor
Ep www.lavozlibre.com 11 Febrero 2010

Barcelona.- El proyecto de ley del cine catalán sigue adelante en su trámite parlamentario después de que el Parlamento de Cataluña rechazase, con 110 votos en contra y 15 a favor, las enmiendas a la totalidad presentadas por PP y C's.

Entre otras cosas, la ley prevé que el 50 por ciento de las copias de los largometrajes que se estrenen en Cataluña, ya sean doblados o subtitulados, sean en lengua catalana.

El diputado del PP Rafael López acusó al Gobierno catalán de convertir una ley sobre el cine en una ley de política lingüística, y afirmó que gracias al tripartito los catalanes "tendrán que volver a ir a Perpignan (Francia) a ver el cine y los toros".

Consideró "intolerable" que sólo un 3% de las películas que se emiten en Cataluña sean en catalán, pero cuestionó que las cuotas y las sanciones sean la solución.

En la misma línea, el presidente de C's, Albert Rivera, animó a encontrar la fórmula para que la gente pueda ir a ver cine en catalán, pero sin imposiciones, ni sanciones, ni cuotas, y consideró que la ley "es una estocada mortal al cine en Cataluña".

El diputado de CiU Jordi Cuminal, que pidió serenidad para afrontar el debate y trabajar juntos, criticó que el tripartito no haya mejorado la situación del catalán en el cine, y aseguró que en el último año de CiU en el Gobierno de la Generalitat las películas en catalán ya llegaban al 3%.

PSC, ERC e ICV-EUiA defendieron que la ley no es restrictiva y que busca garantizar que la gente pueda escoger libremente en qué idioma va a ver las películas. La diputada de ERC Maria Mercè Roca acusó a la oposición de no querer la normalización del catalán "ni en las pantallas ni en ningún sitió".

El diputado del PSC Josep Maria Balcells y la ecosocialista Dolors Camats reconocieron que la ley tiene margen de mejora y se mostraron abiertos a negociar enmiendas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Castellanohablante y fumador
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 11 Febrero 2010

Los castigos, la obligación y el despotismo tienen que ver con un modo de ejercer la política que sólo genera antipatía. La inmensa mayoría de los ciudadanos de Cataluña conviven en paz.

La Declaración Universal de Derechos Lingüísticos expresa que cuando grupos lingüísticos concurren en un territorio compartido, el ejercicio de los derechos lingüísticos se tiene que regir por el respeto entre todos y dentro de las máximas garantías democráticas. Multar por no usar el catalán nada tiene que ver con la Declaración apoyada por la UNESCO, obviamente esa declaración no entra en cómo garantizar los derechos que suscribe, pero cuando habla de respeto y democracia no está hablando ni de imposición ni de abuso de poder.

La imposición coercitiva mediante sanciones económicas es el resultado de un uso abusivo del poder por parte del Gobierno de la Generalitat. Los ciudadanos sienten achicado su espacio vital de manera arbitraria desde un gobierno que se dice socialista en Madrid y por sus federados del PSC en Cataluña. Resulta curioso observar cómo se emplean distintas varas de medir a la hora de entrometerse en las relaciones privadas. Se da la curiosidad de que si eres catalanohablante y fumador en Cataluña, como usuario el gobierno defiende tu derecho a ser atendido en catalán por un camarero pero otra ley defiende al camarero en caso de que se te ocurriera fumar en su local. Es decir, resulta que para el uso de la lengua se defiende el punto de vista del consumidor, pero para impedir que fumes se legisla desde el punto de vista del trabajador. Siguiendo el hilo de la broma, quien puede resultar peor parado en Cataluña es el castellanohablante fumador y empleado en un bar porque no sólo le van a quitar del tacaco sino que además le van a mandar a un curso de normalización lingüística. Se dirá que se hace por su salud y su cultura, pero ese razonamiento es muy malintencionado porque es consonante a formas de pensamiento autoritarias.

Los castigos, la obligación y el despotismo tienen que ver con un modo de ejercer la política que sólo genera antipatía. La inmensa mayoría de los ciudadanos de Cataluña conviven en paz de manera respetuosa, una mayoría domina los dos idiomas y el sentido común y la amabilidad hacen el resto. Estamos frente a una comunidad lingüística bilingüe, por eso, salvo casos aislados, nadie se va a comprar a la tienda de enfrente porque el frutero no sepa hablar en catalán (o en castellano), o porque el ticket de compra no esté redactado en la lengua materna de cada cual. En este contexto es fácil entender que fomentar una lengua no puede ir en detrimento de ninguna y mucho menos de manera punitiva, es fácil entender que fomentar el uso sólo es democráticamente aceptable mediante una acción de apoyo en positivo.

Javier González, presidente del Consejo General de C's
http://www.ciudadanos-cs.org/prensa/Javier_Gonzalez_Castellanohablante_y_fumador/3401/

pnv, aralar y eb, en contra
El Parlamento vasco pide que se valore de forma "adecuada" el euskera en las OPEs
PSE y PP han presentado otra enmienda para adecuar los perfiles lingüísticos asignados a los puestos de trabajo de la Administración
VITORIA El Correo 11 Febrero 2010

El Parlamento vasco ha instado hoy al Gobierno autonómico a realizar una valoración "adecuada" del conocimiento del euskera como méritos en las próximas ofertas públicas de empleo, de cara a buscar el equilibrio con la puntuación correspondiente a los méritos profesionales. A través de una enmienda transada por PSE-EE y PP, el Parlamento también ha emplazado al Gobierno de Vitoria a analizar la idoneidad de los perfiles lingüísticos asignados a los puestos de trabajo de las relaciones de puestos de trabajo (RPT) de la Administración Pública Vasca, en función de las necesidades del servicio, de la zona y de la garantía de comunicarse en las dos lenguas oficiales.

La propuesta aprobada ha sido apoyada por PSE-EE y PP, y rechazada por PNV, Aralar y EB, y ha tenido al abstención de UPyD El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, responsable de la iniciativa original, que ha sido rechazada, ha criticado que el actual Gobierno Vasco "no ha cambiado en nada la política lingüística" del anterior y ha reclamado que las próximas OPEs "no discriminen", en función de la valoración del euskera.

El socialista Vicente Reyes ha recordado que el 55,58% de los funcionarios que ocupan plazas con perceptividad vencida, acreditan el perfil lingüístico reclamado, al tiempo que ha dicho que "los socialistas estamos aguantando carros y carretas para reponer los consensos que rompió el Gobierno anterior al establecer decisiones nuevas en euskera sin el acuerdo político".

En este sentido, ha señalado que su grupo "trabajará por situar entre todos la política lingüística en la realidad social de la forma más adecuada, dentro del marco de la ley", convencido de que hay un marco de "flexibilidad y racionalidad en el que nos encontraremos"

La "popular" Laura Garrido ha criticado que la valoración que se da al euskera en las OPEs es "excesiva" y ha confiado en que el Ejecutivo vasco tenga en cuenta la iniciativa aprobada, en que ésta "no quede en papel mojado", y en que "se garantice el principio de acceso en condiciones de igualdad a la Función Pública".

Ana Otadui (PNV) ha dejado claro que su grupo no va a aceptar que se revisen los perfiles y ha denunciado que el texto aprobado contiene una propuesta "regresiva". Ha insistido en el apoyo a la "discriminación positiva a favor de la lengua minorizada", y ha subrayado que "el euskera es un mérito profesional".

Mikel Basabe (Aralar) ha opinado que el PP quiere que el euskera sea "motivo de conflicto", y ha advertido de que si lo que propone es la "zonificación" en función del grado de uso del euskera, "se debe modificar la ley".

Por su parte, Mikel Arana (EB) ha manifestado que el actual sistema no supone ninguna "imposición, sino el cumplimiento del Estatuto de Gernika", y ha preguntado si existen funcionarios que hayan visto su carrera "totalmente truncada" por desconocer el euskera.

polémica en educación
El PP pide retirar las ayudas a los colegios que impidan la matriculación en castellano
Educación censura a Oyarzábal por sus «graves» acusaciones a los centros y le insta a presentar «pruebas»
AITOR ALONSO | VITORIA. El Correo 11 Febrero 2010

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, cargó ayer con dureza contra los colegios concertados integrados en la agrupación religiosa Kristau Eskola, a los que acusó de «sumisión» a las tesis nacionalistas por negarse o al menos impedir «mediante trabas» la matriculación de escolares en modelo A, íntegro en castellano. El portavoz popular llegó a reclamar que se expediente y, en su caso, se suspendan las ayudas públicas a estos colegios «si no están dispuestos a cumplir la ley», que les «obliga a admitir» matriculaciones en cualquiera de los tres modelos lingüísticos en vigor. Los centros concertados reciben cada año cerca de 500 millones de euros de las arcas públicas para su funcionamiento.

Oyarzábal aseguró que su formación política ha recibido quejas de padres que afectan al menos a media docena de colegios concertados tanto de Vitoria como de Bilbao, todos ellos integrantes de la agrupación religiosa, en los que se han puesto «trabas» o se ha tratado de «modificar la voluntad» de los progenitores que tenían pensado inscribir a sus hijos, sobre todo, en el modelo en castellano, aunque también se ha registrado casos referente al modelo B, el bilingüe. «Se trata de condicionar la voluntad de las familias, porque se les dice que si apuntan a sus hijos en el modelo A se quedarán fuera del centro que han elegido, porque no habrá aulas. Y los padres deben saber que tienen derecho a matricular a sus hijos en cualquiera de los tres modelos y que luego ya se verá si hay demanda suficiente o no», insistió el portavoz popular. «Pero los colegios, en lugar de dar información, actúan de filtro. Es decir, los datos de matriculación que se presentarán al acabar la campaña estarán falseados, no serán reales», alertó.

«Incendiar» el proceso
El Departamento de Educación, por su parte, censuró al portavoz popular por «realizar afirmaciones de esta gravedad sin aportar ni una prueba ni un dato» e «incendiar» el proceso de matriculación. La consejería advirtió de que «no es correcto situar a todos los centros educativos bajo la sombra de la sospecha» y garantizó que la información durante este proceso ha sido «más eficaz» que en el pasado.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial