AGLI

Recortes de Prensa    Lunes 22 Febrero  2010

 

Patriotas de nuevo cuño
JOSÉ MARÍA CARRASCAL ABC 22 Febrero 2010

EL último burladero en que se ha refugiado el equipo gubernamental frente a la crisis es el patriotismo. O para ser exactos: el antipatriotismo el PP. Oigan a Pajín, a Alonso, a Blanco, a Salgado, a Zapatero acusando a Rajoy de «no arrimar el hombro», de «no tirar del carro», de «poner palos en las ruedas», y me dirán si no tengo razón.

¡Quién nos lo iba a decir! Los que habían conseguido que el patriotismo sonara rancio, los que incluían la quema de la bandera en la libertad de expresión, los que prometían a los nacionalistas darles lo que quisieran, los que preguntados por la nación española respondían que el concepto nación era discutido y discutible, convertidos en unos patriotazas de tomo y lomo, envueltos en la bandera hasta para irse a dormir.

No lo critico, no. Una nación es un conjunto de voluntades, cuanto más unidas, mejor. Lo que pasa es que no me lo creo. Hay un patriotismo pasivo, que se contenta con considerar el lugar donde nacimos el mejor del mundo, por lo que no necesita ningún cambio. Y hay un patriotismo activo que, partiendo de ese amor, reconoce los defectos de esa tierra y trata de corregirlos. El patriotismo de los españolistas de nuevo cuño no es de una clase ni de la otra. Nos dicen que España va bien y que continuará yendo bien si siguen gobernándola, aunque convendría que les apoyásemos, para espantar a los especuladores que conspiran contra ella. O sea que hay que ayudarles, para ayudar a España. Cuando la realidad es que las cosas no van nada bien debido a su gestión, y que si siguen gestionándolas como hasta ahora, no saldremos nunca del foso en que nos encontramos. Lo patriótico, hoy, en España, no es apoyar a un gobierno cuyas medidas nos han llevado al borde del precipicio, sino al revés, denunciarlo. Habiendo fundadas razones para sospechar que el súbito patriotismo del equipo Zapatero es tan falso como su programa de gobierno. Si lo quieren en plata: que es un burladero -de burla-, para ocultar sus errores, acusar de antipatriotas a quienes desconfían de ellos y continuar engañando a los ingenuos que aún les creen. Mayor cinismo y antipatriotismo, imposible.

El patriotismo se mide por las compañías. Las de Zapatero son los nacionalistas periféricos y, entre ellos, los más radicales, los más antiespañoles, los independentistas sin careta. ¡Menuda recomendación! En el apuro que se encuentra, sin embargo, busca la alianza con los moderados, si es que hay un nacionalismo moderado. Que se anden con ojo, que ya les engañó un par de veces. Algo se huelen, cuando Erkoreka advierte: «Si nos quiere como palanganeros, que no cuente con nosotros». Aunque quien tiene que andarse con ojo es Rajoy. En eso de engañar, Zapatero le ha ganado siempre. ¿A ver si resulta que le gana a patriota? Cosas veredes, en esta corte de los milagros.

Siervos de lo más necio
GABRIEL ALBIAC ABC 22 Febrero 2010

EN enigmáticos versos que cierran el tercero de sus Cantos, evoca Ezra Pound las lascas de yeso caídas de cierto muro palaciego, sobre el cual pintó sus frescos Andrea Mantegna: «Piltrafas de seda, Nec Spe Nec Metu». Sin esperanza ni miedo, fue el lema que eligiera para su escudo de armas la paciente ajedrecista política que fuera Isabella d´Este. Y de ella lo tomaría Maquiavelo, como ella verosímilmente lo había tomado primero del Cicerón que alaba a aquellos hombres libres a los cuales «ni el temor ni la violencia, ni la esperanza ni el miedo» movieron a ceder al despotismo. No existe clave mayor del pensar político moderno que la que encierra esa paradoja: en su génesis de servidumbre, la esperanza y el miedo son lo mismo.

Nada en la política moderna escapa a ese axioma, que lleva a cada uno a delegar su destino en las manos y el arbitrio del que manda. Quien maneja el poder administra el futuro. Y hace de cuanto él promete herramienta para la esclavitud voluntaria. Esclavo es quien renuncia al presente para soñar lo que el porvenir dice reservarle: ya sea el aterrador castigo que teme o el fastuoso beneficio que espera. Da igual. Lo esencial es que eso -bueno o malo- no sea para hoy. Lo esencial es que mi renuncia ante aquel al cual atribuyo la potestad deífica sobre lo espantoso o lo excelente, me haga transferir a su voluntad soberana mi voluntad precaria. Y que, al fin, halle yo más placer en aguardar sus beneficios -o sus no maleficios, al menos- que en afirmar cualquier deseo o placer presentes míos. El futuro ya no es nada que me concierna. El futuro está en la mano de quien, ungido por la voluntad pública, pasa de ser el más perfecto imbécil a ser la encarnación de todas las virtudes. Que los infantilismos de alguien de la entidad moral e intelectual de José Luis Rodríguez Zapatero puedan ser aceptados por gentes adultas, sólo esa aberración puede explicarlo. Un imbécil con la capacidad material de prometer cielos o infiernos que da la máquina de guerra llamada Estado, se trueca en angélico profeta ante el común ciudadano que fluctúa entre el terror a un desastre económico que se lo está llevando por delante y el anhelo de creerse que sólo si es obediente se dignará salvarlo el amo en el último instante.

No hay esclavitud mayor que ésa, escribe Baruch de Spinoza, en el cercanísimo año de 1677: «Un hombre tiene a otro en su poder cuando lo ha encadenado, le ha privado de armas y medios para defenderse o huir, o bien cuando lo ha ligado a sí con tales beneficios que éste desee más ajustarse a los criterios del primero que a los suyos propios, y vivir conforme a las preferencias de aquél más que conforme a las suyas. En los dos primeros casos, quien posee el poder se ha apoderado del cuerpo del otro, pero no de su mente; en los dos últimos, ha impuesto su derecho tanto sobre su mente como sobre su cuerpo, durante tanto tiempo cuanto duren el miedo y la esperanza».

Nada que no sean desdichas nos trajeron estos seis años de Zapatero. Descrédito, ridículo, ruina... Una excelente planificación de miedo y esperanza mantiene el disparate en pie: terrores pueriles a una demoníaca derecha inventada por la eficaz apisonadora mediática; esperanzas disparatadas, que un bombardeo televisivo idiotizador trueca en certezas. Bastaría plantarse, ojos abiertos, ante la farsa. Pronunciar la vieja fórmula ciceroniana: nec spe nec metu! «¡Ni esperanza ni miedo!» Y el palacio de espejos del poder se haría añicos. Y todo, gongorinamente, se trocaría «en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada». Pero, ¿quién tiene ya fuerza para enfrentarse a la luz?

Costaleros
IGNACIO CAMACHO ABC 22 Febrero 2010

LOS pactos de la Moncloa no se firmaron porque peligrase la economía: lo que estaba en peligro era la democracia. El padre de todos los pactos, el origen del consenso que luego se prolongó en la Constitución y acabó germinando como un bucle melancólico en el imaginario político español, fructificó porque una galopante inflación amenazaba la eficacia de la libertad recién estrenada; se trataba de un riesgo primordial, sistémico, mucho más inquietante que la crisis económica en sí misma. Algo parecido ha hecho germinar el reciente acuerdo en el País Vasco, donde socialistas y populares han suscrito, para acabar con una larga excepcionalidad, un acuerdo que de hecho es casi una coalición de víctimas. Pero en circunstancias de normal estabilidad democrática, los pactos de Estado han de limitarse a aspectos esenciales de la gobernanza que necesitan una cierta continuidad de desarrollo: política exterior, lucha antiterrorista, modelo territorial. Y en ninguno de ellos el actual Gobierno ha permitido ni deseado ni favorecido un acercamiento a la oposición; más bien al contrario, ha procurado aislarla en beneficio de alianzas con fuerzas minoritarias, cuando no radicales.

Una recesión que provoca cuatro millones de parados podría sin duda encajar en un supuesto de emergencia, pero el discurso zapaterista minimiza con insistencia su gravedad y promete una pronta recuperación que, de creer al presidente, ya habría comenzado. ¿Qué sentido tiene, pues, reclamar un acuerdo sobre un problema que el Gobierno dice estar a punto de resolver? La contradicción es manifiesta: si el poder no admite la quiebra social ni la bancarrota financiera carece de coherencia que pida ayuda para afrontarlas. Zapatero no ha ofrecido consenso sobre el Estatuto de Cataluña -modelo de Estado-, ni sobre la política energética -modelo estratégico-, ni sobre la subida de impuestos -modelo fiscal-, ni sobre la ampliación del aborto -derechos fundamentales-; y ha roto con la Ley de Memoria Histórica el propio consenso básico de la Transición, que era el de la reconciliación nacional. Incluso sobre la propia recesión dejó pasar unos meses cruciales negándose al elemental consenso de reconocerla, y luego estableció contundentes barreras ideológicas sobre el modo de combatirla. ¿Ahora necesita unidad? ¿Ahora pide cirineos o costaleros sin fe que «arrimen el hombro» en la Cuaresma de su mandato? ¿Por qué y para qué? ¿No se bastaba solo para cargar esa cruz con su modelo socialdemócrata?

El consenso tiene buena prensa, sobre todo cuando está tan roto como en esta España de bronca y garrote. Pero si no ha ocurrido nada que no sepamos -pongamos que una alarma descomunal que el Gobierno oculte-, esta insistente llamada al acuerdo es un doble juego ventajista. O falta transparencia o falta sinceridad. O sobra mala fe para manipular la legítima aspiración ciudadana a un esfuerzo compartido.

Sin propuestas, sin voluntad y sin salida
Roberto Centeno El Confidencial 22 Febrero 2010

“Errático y sin soluciones”, resumiría el NYT la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero en el debate sobre la crisis, pero criticaría también al PP diciendo que no tiene “un programa económico coherente”. Y mientras tanto, lo que queda de España se empobrece de día en día, endeudándose en 445 millones de euros al día durante el mes de diciembre, 580 millones en enero, y 829 millones en lo que va de febrero, a pesar de haber incrementado las retenciones a trabajadores y pensionistas para disponer de mayor liquidez.

Y eso sólo el Tesoro, porque de lo que ocurre en las CCAA y los Ayuntamientos no tenemos ni idea. ¿En cuántos miles de millones han incrementado su endeudamiento con las Cajas locales, que controlan férreamente apropiándose del ahorro de los ingenuos ciudadanos? Unas cajas quebradas en una buena parte, sus activos valen unos 200.000 millones de euros menos de lo contabilizado, incapaces de devolver su inmensa deuda, 230.000 millones de euros entre 2010 y 2013, y que están ocultando otro problema insoluble de deuda del que nadie habla. ¿Por qué el BdE no cumple con su obligación para variar, y las obliga a explicitar su exposición a la deuda autonómica y local, en lugar de dar cifras agregadas?. Después del cambio de ciclo de la FED con la subida de tipos y la restricción del crédito, el BCE acelerará los tiempos, el quantitative easing que mantiene la tesorería de los bancos y permite la financiación de la deuda del Estado, toca a su fin, y ello puede ser mortal para el sistema financiero y para la deuda.

Y luego las “empresas públicas”. Dicen que Grecia camuflaba su deuda a través de derivados, una estupidez, ya que esos productos son bien conocidos por los mercados. ¿Pero qué saben los mercados de otros instrumentos de ocultación de deuda, tan burdos que ni están en los escritos, llamados eufemísticamente “empresas públicas”, que no dan un solo dato y sirven además para despilfarrar y colocar a familiares y amigos sin que nadie tenga que responder de nada?. La previsión apunta a que la deuda, sólo del Estado, ascenderá hasta el 71 % del PIB en 2010 y hasta el 89 % en 2011. Calculen ustedes la del conjunto de AAPP. No hace falta ser adivino para predecir, aquí y ahora, que la burbuja de deuda explotará en cuestión de meses a partir que el BCE cambie de ciclo.

Emergencia nacional
Por primera vez desde el comienzo de la crisis, todos los portavoces, excepto el socialista, no han dudado en calificar la situación económica de dramática. De golpe y porrazo, han pasado a ser catastrofistas. Todos reconocen la gravedad de la situación y la necesidad de realizar duros sacrificios, pero no ellos ni su taifa; el dinero prometido al País Vasco es intocable, dice el PNV; las cajas gallegas necesitan dinero público, pero son sólo de los gallegos, dice el BNGA; la inversión pública comprometida con Cataluña no se puede reducir, exige CiU, y así sucesivamente. Claro que si Bibiana Aído destina 26.000 euros a un mapa de excitación sexual del clítoris, y Garmendia ofrece 7 millones de euros del I+D a la cocina vasca, cualquier cosa es posible.

Y dentro de este cúmulo de despropósitos, donde desde los VIP al Rey exigen un Pacto de Estado, Rosa Díez denunciaría el Pacto de Hierro entre PSOE y PP para repartirse España como si fuera un solar y que hace imposible cualquier recuperación. Han pactado una financiación autonómica que arruina literalmente a la nación, pero que les beneficia territorialmente; han pactado el no despolitizar ni profesionalizar las cajas, porque con eso mantienen su poder en cada territorio; han pactado una política lingüística que está expulsando al español de un tercio de España; han pactado una política educativa tercermundista diferente en cada taifa, donde se ignora la existencia de la nación española; han pactado repartirse el poder judicial, etc. No hay nada que pactar que pueda ayudar a la salida de la crisis, excepto el cambio del modelo de Estado y la reestructuración y privatización del sistema financiero, y nada de eso va ocurrir.

Y ése es el núcleo de la cuestión que nadie ha mencionado. ¿Cómo van a equilibrarse las cuentas públicas sin dar marcha atrás a un modelo de Estado imposible de financiar? El propio Zapatero dio la cifra de que el 80% del empleo público y los dos tercios del gasto son CCAA y Ayuntamientos, y si eso es intocable, ¿cómo va a reducirse el déficit y la deuda? ¿Cómo va a haber recuperación con un sistema financiero incapaz de dar crédito, porque ni siquiera puede devolver lo que debe, y lo poco que da no es a la economía productiva, sino a CCAA y Ayuntamientos? Y la guinda del pastel: “solo recortaré gasto cuando haya crecimiento” dice ahora Zapatero, lo contrario de hace 15 días. Grow up, “madurad”, pide The Economist al Gobierno.

“¿Incoherencia estadística o fraude?”
Zapatero anunciaría también por quinta vez en doce meses, que estamos a punto de salir de la crisis y que según los datos del INE, estamos mucho mejor que la media. No voy a opinar yo solo del falseamiento masivo de datos por parte de la Contabilidad Nacional y del BdE, hoy recurriré a la opinión de reconocidos expertos, que además en razón de su cargo tienen que ser extremadamente escrupulosos con sus afirmaciones, y por ello he titulado éste párrafo con el llamativo título con que describía hace una semana el Director de Coyuntura de FUNCAS, Ángel Laborda, la última tropelía de la Contabilidad Nacional. Se refería al hecho inaudito de cómo la caída de las ventas interiores declaradas en 2009, publicadas por la Agencia Tributaria, eran el doble de las estimadas por la Contabilidad Nacional.

¿Y qué pasa si las cifras de ventas interiores fueran las de la Agencia Tributaria? Pues que el PIB 2009 no habría caído un -3,6% como afirma el dato oficial, sino un -5,2 %. “Alguien debería investigar eso”, concluye Laborda, y dada la inexistencia de oposición en España, “¿qué tipo de gestión de control económico ejerce el PP?” se preguntaba aquí Marc Vidal el viernes. “No se ganan el sueldo que cobran”, tendría que ser la Comisión Europea . Y si como dice el compañero Almunia, los datos de Grecia no son creíbles, ¿qué pasa con los de España, que no hay por donde cogerlos?.

En medio de este fraude estadístico masivo la economía agoniza. Así denominaba el pasado lunes Carlos Sánchez en estas páginas la situación de la industria española, no se puede expresar mejor. Pero no solo la industria, toda la economía. Agoniza la producción, agoniza el consumo y agoniza la inversión, por el hundimiento ulterior del crédito, por el descenso de la renta disponible, por la falta de confianza y por la falta de competitividad, y eso que todavía no han empezado a subir los impuestos en serio, porque cuando eso ocurra ya no podremos hablar de agonía sino de certificado de defunción. Ademñas de los estatales, con el acuerdo del PP, acaban de autorizar a la CCAA a duplicar los impuestos de los Ayuntamientos, y a inventar otros nuevos, tal como suena; de momento un canon eólico, que irá al recibo de la luz, y un impuesto a las grandes superficies, que irá a los productos de primera necesidad.

Y mientras la economía productiva agoniza y el déficit exterior sigue disparado, el gasto público no para de crecer, 40% del PIB en 2008, 45 % en 2009 y una previsión del 48% en 2010. Una crisis fiscal casi inimaginable, la mayor desde el siglo XVI y donde, también hoy como entonces, las grandes fortunas están exentas. El profesor Lagares, uno de nuestros mejores economistas y hacendistas, estima que para salir de la crisis hay que limitar el gasto público a un tercio del PIB, es decir, hay que reducir el gasto de las AAPP en 150.000 millones. Pero no se inquieten, Zapatero ha encontrado la solución, crear una comisión: Blanco, Salgado y Sebastián pactarán con CiU y PNV que todos menos ellos nos apretemos el cinturón hasta que nos salga la lengua. Todo está bajo control, la solvencia de España y su sistema financiero indiscutible, la culpa es de los mercados y del cambio climático.

Esperando a Rajoy
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Febrero 2010

Mientras Antonio Basagoiti reclama un pacto entre el PP y el Gobierno, este sigue fortaleciendo sus relaciones con los nacionalismos periféricos. En su estrategia tradicional. La que se puede traducir como coloquialmente como el ninguneo al PP. Incluso en el caso de que este siga subiendo puntos hasta poder ganar las elecciones con mayoría absoluta. O precisamente por ello.

Las encuestas no le están llevando a Rodríguez Zapatero a un cambio de posición. La pérdida de votos del PSOE que revelan aquellas, de forma invariable y de un modo creciente, sin desfallecimiento alguno, no está modificando la estrategia que viene manteniendo Zapatero desde los tiempos en los que era líder de la oposición hasta hoy. El pacto del Tinell fue la perfecta expresión de su política tanto en relación con los nacionalismos como en relación con el PP.

Con los primeros por cuanto es el freno principal del nacional/ liberalismo del PP sin que su definitorio intervencionismo pueda suponer graves contradicciones con aquellos. Con los «populares» porque la soledad, a la que estaría destinado su gobierno en el caso de que pudiera acceder a él, terminaríá siendo un peligro a causa de la inestabilidad. En el caso que tenemos por delante, la victoria de Rajoy vendrá acompañada, además, por unas condiciones sociales y económicas que pondrán a prueba medidas populistas: es improbable que se haya provocado empleo, que sea tolerable el déficit, que aún queden márgenes a nuestra Deuda y que no haya estallado la conflictividad. Dicho de otra manera, los deberes que le está poniendo Zapatero a Rajoy para cuando gane las elecciones de 2012 ...o antes van a ser las menos ideales para una España confederal.

En el caso de Basagoiti quizá llegue a resultar innecesario su apoyo al PSE. Quizá para entonces la izquierda abertzale haya sido admitida como fuerza electoral.

Del debate ni hablo
El autor concede que el actual Tribunal Constitucional «aporta una legitimidad escasa e imperfecta» pero se sorprende de la «uniformidad» del malestar catalán
IRENE LOZANO El Correo 22 Febrero 2010

Pensé escribir este artículo sobre el debate económico del miércoles, pero encontré varias objeciones: la primera es que se han escrito ya miles de columnas sobre el particular, muchas más de las que se han leído. Hay tanta gente escribiendo tanto que se queda sin tiempo para leer: la vida pública se ha convertido en un griterío en el que todos tienen algo que decir, pero nadie tiene nada que escuchar (algo parecido sucedió en el Congreso). La razón fundamental del desequilibrio es que, como el periodista produce palabras, si calla no cobra. Con los años, acaba incapacitado para percibir la realidad, pues escuchar al otro no es más que dejarle existir, y como el hablador sólo se oye a sí mismo (algo parecido sucedió en el Congreso), acaba obviando al otro, distorsionando el mundo, trastornado y visitando al psicólogo, donde comprueba que es posible ganarse la vida escuchando.

El segundo motivo para eludir el debate lo constituye su transmisión a la sociedad. Participan en él más de una decena de oradores y al final los medios preguntan si ha ganado Zapatero o Rajoy. ¿Qué fue de los demás? Desaparecen sin explicación. Como invariablemente los votantes de uno y otro afirman que ha ganado el suyo, los españoles aparentan más 'hooliganismo' político que futbolístico. Un aplauso a contrapié, como el que la afición madridista brindó al Barcelona en el Bernabéu, resulta impensable en política. Y Raúl, sí, fue muy maleducado cuando mandó callar al Nou Camp, pero Aznar, jo, jo, qué machote: reaparece con el dedo corazón enhiesto para mandar a sus detractores a la mierda.

Mi sospecha es que el fanatismo popular es sólo aparente, por el momento. Los 'hooligans' son los medios y no los ciudadanos que discuten amistosamente de política en los bares. Manuel Castells asegura que los medios no ejercen ya su influencia política emitiendo sus opiniones, sino que su extraordinario poder consiste en que ellos delimitan el terreno de lo político. Cuando en la misma semana se presenta un debate parlamentario como un combate de boxeo y se adereza la imagen chulesca de un ex presidente para convertirla en objeto de polémica, lo de menos es si ganó Zapatero o Rajoy, si hizo bien Aznar o no.

Lo preocupante es que los representantes del 20% del electorado y las opiniones de un ex presidente carezcan de todo interés político para los medios. Lo terrorífico es que han llegado a convencerse de que sólo vende el conflicto, la agresión, la guerra. Y han dejado de contemplar la política como lo que es: el único camino posible para arbitrar la convivencia en común.

Paranoia conspiranóica
Vicente A. C. M. Periodista Digital 22 Febrero 2010

Me pregunto si todos los “barones” del PSOE, sus diputados y sus militantes comparten la actitud extremista e intransigente de su líder el Sr. Zapatero. Es duro tener que tragar sapos morales solo por aquello de que el que se mueve no sale en la foto, que ya dijo el Sr. Guerra. Y es que nadie se mueve a pesar de que saben positivamente que el Sr. Zapatero lleva a España a una situación irreversible de penuria económica y de recesión. Desde luego que ya nadie se cree el mantra de que “el PP tiene la culpa”, sobre todo porque la solución está y siempre ha estado en el Gobierno del Sr. Zapatero.

Aunque sea en un mitin panfletario, la hipocresía del Sr. Zapatero se manifiesta como su arma de propaganda más incendiaria. Siempre hay quien está dispuesto a oír que “la derechona” es insolidaria y “no arrima el hombro”. Y es que hace falta cinismo para confundir imposición con consenso. Hace falta desfachatez para exigir cooperación cuando se ha rechazado cualquier tipo de acuerdo exclusivamente por razones ideológicas. Hace falta ser mezquino para culpar a quien no tiene responsabilidades de Gobierno y se le acusa de no saber “ni hacer los números”.

Lo malo es que eso de no saber hacer los números también se lo dijo al Presidente del Banco de España, el Sr. Fernández Ordoñez, al que le recriminó sus análisis y las medidas correctoras que le decía. Las mismas medidas que se le han repetido desde todos los foros tanto desde el PP como internacionales. Pero es que es un síntoma de la extrema cobardía el buscar culpables para los propios errores. La solución no se aplica porque los enemigos confabulan para evitar salir de la crisis. Una actitud típica de las dictaduras cuando se ven acorraladas y aisladas por su obstinación en mantenerse en el poder y ejercer sus políticas sectarias.

Es tremendamente patético el que el Sr. Zapatero se sienta orgulloso de la situación en Andalucía y de los 30 años de Gobierno socialista. Andalucía, una región que sigue a la cola del desarrollo de las regiones de Europa y de España. Una región en la que el paro supera en mucho la media nacional, eso sí, sin llegar al escandaloso paro que se registra en la Comunidad Canaria. Una región donde se practica el clientelismo político y los planes sociales de subvención del paro, mediante los PER, sin molestarse en crear un tejido productivo alternativo. ¿De qué se siente orgulloso Sr. Zapatero?

Como dije ayer, el Sr. Zapatero miente, mintió y sigue mintiendo con tal de salvar su imagen, al menos ante sus crédulos votantes. Pero la realidad se impone y por mucho que salgan exabruptos de su boca y culpe al PP de todos los males de España y del Universo, lo cierto es que es su incompetencia y su sectarismo anclado en una ideología trasnochada, la única responsable. La solución no pasa por obligar a la oposición a tragar con ruedas de molino, sino a admitir sugerencias y no estar secuestrado por los favores a grupos de presión como los Sindicatos o los nacionalismos independentistas.

¡Váyase Sr. Zapatero! No haga más daño a España y dé una oportunidad para que otros intenten afrontar las medidas imprescindibles para salir del atolladero al que su pasividad y caótica política nos ha llevado. Convoque elecciones generales y acepte su derrota sin culpar de ello al contubernio capitalista. Si le importa España, sabe que es la salida y si no lo sabe, alguien debería mostrársela.

Un documento que debería obligar a reabrir la investigación del 11-M
EDITORIAL El Mundo 22 Febrero 2010

EL MUNDO empieza a publicar hoy una serie de documentos de enorme trascendencia en la medida en que estamos seguros de que cambiarán la percepción de la sentencia sobre los atentados del 11-M de cualquiera que las examine de buena fe.

Lo que relata nuestro periódico básicamente es lo que ocurrió en el laboratorio de la Policía Científica en febrero de 2007 durante las pruebas periciales de los explosivos, ordenadas por el tribunal. Tanto la transcripción de lo que dicen los peritos como las imágenes estáticas de algunos momentos clave son muy expresivas. Pero no hay nada como visionar la filmación que emitirá esta noche Veo7 en el programa La vuelta al mundo para darse cuenta de la fuerza del testimonio.

Estamos convencidos de que estas imágenes captadas el 6 de febrero de 2007, una semana antes del comienzo de la vista oral, habrían cambiado por completo el rumbo del juicio y desembocado en otra sentencia si hubieran sido exhibidas en la sala. El propio fallo del Supremo al examinar los recursos podría haber sido también distinto si alguna de las partes hubiera podido aportar este vídeo.

La sospechosa actitud de Gómez Bermúdez
En este contexto, resulta muy difícil de entender la actitud de Gómez Bermúdez, presidente del tribunal, que dedicó una sesión durante la vista oral para aclarar las discrepancias y contradicciones en las que incurrían los informes de los peritos. Lo lógico y lo coherente es que Gómez Bermúdez les hubiera pedido explicaciones sobre lo que se ve en esta grabación, que sin duda él conocía.

Más sospechosa resulta todavía la decisión de Gómez Bermúdez de negar a las partes estas grabaciones tras el final del juicio. Luego rectificó, pero ha tardado tres años en entregárselas.

Cuando decimos que las imágenes grabadas a los peritos podrían haber cambiado la sentencia, nos referimos concretamente al momento en el que aparecen en el cromatógrafo de gases restos inequívocos de dinitrotolueno (DNT), un componente que no forma parte de la Goma 2 ECO y sí, en cambio, del Titadyn. Procede recordar que la primera noticia transmitida por los mandos policiales al Gobierno de Aznar en la mañana del 11-M es que lo que había estallado en los trenes era «Titadyn con cordón detonante».

Basta fijarse en las expresiones de los peritos, en su tono de voz y en sus caras de asombro para corroborar que todos ellos se dieron cuenta en ese momento que el explosivo utilizado por los terroristas no podía ser la Goma 2 ECO que tenían los islamistas en el piso de Leganés ni la robada en Mina Conchita.

Hay que subrayar que es la propia espontaneidad de las reacciones que filma la cámara lo que aporta credibilidad a que la versión oficial había quedado gravísimamente dañada por el hallazgo del DNT. De esas reacciones de los peritos se deduce la sospecha flagrante de que los Tedax habían manipulado la investigación. «Esto hay que confirmarlo? Entonces en este caso? puede que haya otra carga explosiva. Y ya empiezo yo a dudar de los Tedax y a cagarme en la madre que los parió», exclama Alfonso Vega, jefe de la pericia y experto de la Policía Nacional.

La aparición del DNT provocó tal estupor que los defensores de la versión oficial tuvieron que recurrir a explicaciones tan inverosímiles como la de que las muestras se habían contaminado en las dependencias policiales pese a estar selladas.

Hay, sin embargo, algo menos aparatoso y espectacular pero más relevante aún que surge de estas grabaciones: los comentarios de los peritos cuando aparecen restos de dibutilftalato en las muestras analizadas de los explosivos.

Según la sentencia de la Audiencia Nacional, el dibutilftalato «es un componente de la Goma 2 ECO y no lo tiene ni el Titadyn ni la Goma 2 EC». Esta aseveración es clave porque sobre ella descansa la hipótesis de que los terroristas utilizaron la Goma 2 ECO, sustraída en Asturias.

Pues bien, en uno de los fragmentos de la grabación los peritos afirman justamente lo contrario de lo que se dice en la sentencia: que el dibutilftalato puede aparecer en cualquier explosivo, puesto que se trata de un plastificante muy utilizado por los fabricantes. «Es como una contaminación genérica... del mundo mundial», comentan a dúo el propio Vega y el guardia civil Atoche.

Desmontado el argumento de que el dibutilftalato indicaba la presencia de Goma 2 ECO y tras hallar restos de DNT, pocas dudas podían quedar a los expertos, incluidos los de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, de que el explosivo que estalló en los trenes no era Goma 2 ECO y casi con toda seguridad era Titadyn.

La trascendencia de este hallazgo, ratificada por el trabajo posterior del perito Antonio Iglesias, podría permitir pedir la nulidad de la sentencia del 11-M y emprender acciones por falso testimonio contra el perito Carlos Atoche, técnico de la Guardia Civil, que dice en la grabación lo contrario de lo que declaró en el juicio. El propio Gómez Bermúdez se agarró en el juicio al testimonio de Atoche para justificar la versión oficial sobre los ftalatos.

El mérito de la Asociación de las Víctimas
El hecho de que un documento de tanta trascendencia como esta grabación haya tardado tres años en salir a la luz resulta indicativo de la mala fe del tribunal -por lo menos de su presidente- y pone también en evidencia el meritorio esfuerzo de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, sin cuya tenacidad y empeño no habríamos podido conocer la verdad.

Las revelaciones que hoy publica EL MUNDO no sólo suponen un duro varapalo a la sentencia de la Audiencia Nacional sino que además aportan valiosos elementos de juicio para ser utilizados en el procedimiento que se sigue contra Juan Jesús Sánchez Manzano, el ex jefe de los Tedax, acusado de ocultación de pruebas, falso testimonio y omisión del deber de perseguir delitos.

La sentencia del 11-M afirma categóricamente en la página 537 que la dinamita utilizada en los atentados era «todo o gran parte de la procedente de Mina Conchita», la misma que había sido hallada en el piso de Leganés tras el suicidio de los islamistas. A la luz de lo que hoy publica nuestro periódico, esa tesis no se sostiene.

Como todo el desarrollo de los hechos que la sentencia da por probados descansa en que los explosivos fueron robados en Asturias y traídos a Madrid y que se trataba de Goma 2 ECO, lo que publicamos hoy exige la reapertura de la investigación del 11-M, que fue cerrada en falso y sobre la que aumentan conforme pasa el tiempo los interrogantes. Mientras eso no suceda, nuestra democracia tendrá una tremenda asignatura pendiente.

Darío Villanueva
´Lo del conflicto lingüístico en Galicia es un invento´
"La situación del catalán o el vasco no es equiparable: son sociedades distintas con pulsiones e historias diferentes", afirma el secretario de la RAE
Asegura que la convivencia de gallego y castellano no supone ningún problema para los ciudadanos de Galicia y que el conflicto lingüístico de la comunidad no es más que "un invento" para intentar dividir a la población. El secretario de la Real Academia Española, Darío Villanueva, analiza también el papel del castellano en las nuevas tecnologías. Afirma que la presencia de este idioma en internet no refleja el peso cultural que realmente tiene en el mundo y niega que el uso de SMS vaya a dañar el lenguaje
ANDRÉS MONTES | A CORUÑA La Opinión 22 Febrero 2010

De madre gallega y padre asturiano, el secretario de la Real Academia Española, catedrático de Teoría de la Literatura en la Universidade de Santiago de Compostela y que durante ocho años fue rector de la misma, muestra una gran confianza en el idioma muy alejada de las negras advertencias de los agoreros. Para este filólogo al borde los 60 años y padre de dos hijos, el hablante es el auténtico dueño de la lengua.

-Hay una belicosidad en torno a las lenguas, incluso en Galicia, donde parecen darse atisbos de conflicto lingüístico.
-No existe conflicto, se está inventando, en mi opinión. Los filólogos tenemos, como los médicos, una especie de juramento hipocrático: amamos todas las lenguas y estamos a favor de todas, las estudiamos como vía de comunicación. Por eso cada vez que se instrumentaliza una lengua para dividir y para enfrentar se nos abren las carnes. Es una tergiversación absoluta de un instrumento prodigioso que el cerebro humano creó para facilitar la comprensión y la comunicación.

-Pero esos conflictos parecen más de naturaleza política, sin reflejo en la calle.
-Hablo por lo que conozco más de cerca y no existe ese problema. Los gallegos hemos sido un pueblo emigrante y el gallego hablante, el que tiene en su casa el gallego como primera lengua, cuando se ha ido a Buenos Aires, a Montevideo o a La Habana, se sintió amparado por el hecho de poder utilizar una lengua segunda que también era suya y no le resultaba ajena. Éstas son realidades que marcan y se imponen a cualquier otra consideración de tipo ideológico y político. Hay un sentido común lingüístico, que la gente lo tiene y es lo que hace que esta conflictividad nos parezca tan artificial, lo que no significa que no percibamos el peligro, porque se empieza con ciertas consideraciones y se puede abrir una brecha allí donde no la había.

-En Galicia, ¿se pueden dar fricciones lingüísticas como las de Cataluña?
-Las situaciones sociolingüísticas son muy dispares. El panorama catalán o vasco no es equiparable al gallego, son sociedades distintas, con pulsiones e historias diferentes. Y luego también están aspectos inherentes a la propia naturaleza de la lengua. Catalán y gallego son de la misma familia neolatina. Otras lenguas provienen de otros troncos, con lo que es más difícil la comunicación. Pero lo importante es ese sentido común lingüístico. La lengua forma parte del patrimonio más inmediato de las personas.

-Ese sentido común lingüístico ¿es lo que convierte a los hablantes en elemento crucial de las lenguas?
-La lengua es una creación prodigiosa con un componente puramente biológico, en lo que tiene de resultado de la capacidad que ha desarrollado una determinada especie. Junto a eso está también la dimensión social. Una lengua existe porque hay una comunidad. Las academias jamás pueden considerarse ni dueñas, ni censoras, ni administradoras de la lengua. Son simplemente organismos de apoyo y de ayuda a ese organismo prodigioso de comunicación cuyos dueños son los hablantes.

-Sin embargo, hay una actitud académica o purista de la lengua que viene a decir a los hablantes algo así como 'no me la hablen mucho que me la estropean'.
-Esa prudencia está justificada porque todos tenemos en mente palabras que estuvieron muy vivas en un momento determinado y a los cinco o diez años han desaparecido por completo. La Academia no puede asumir cualquier innovación, tiene que dejar que la lengua se serene y repose antes de incorporarlo, pero esa actitud no es, en modo alguno, contraria a esa fluencia del idioma, porque eso está en el propio origen de las lenguas. No existe una actitud conservacionista y menos intervencionista. Las lenguas neolatinas son un latín manipulado, tergiversado, en cierto modo violentado. Pero de ahí han salido el italiano de Dante, el francés de Rabelais, el castellano de Cervantes, el portugués de Camoens, el catalán de Joanot Martorell y el gallego de Rosalía de Castro.

-Desde esa perspectiva cambiante de las lenguas los diccionarios vienen a ser como una foto fija de un momento del idioma.
-Es una foto fija como podría serlo la foto fija de una carrera: refleja un estado que al momento siguiente ya no es lo mismo. Bien es cierto que las lenguas son sistemas estables, hay una continua incorporación de novedades, pero sobre un tronco muy estable. En el caso del español, ese tronco es estable no sólo en términos de la lengua, sino también geográficamente hablando, tiene un máximo común denominador amplísimo, que es lo que permite mantenerla unida dentro de la lógica diversidad de un instrumento que manejan 450 millones de personas.

-El cambio tecnológico acelerado en el que vivimos, ¿causa también una transformación rápida de la lengua?
-Soy muy mcluhiano. Marshall McLuhan afirmaba que la tecnología nos proporciona instrumentos que son extensiones de nuestros sentidos, de modo que cada vez que hay una novedad tecnológica nuestra condición humana se modifica. Estamos ya en lo que Manuel Castells llama la galaxia internet. Estos fenómenos los veo con esperanza. La condición humana y la facultad del lenguaje siempre acabarán acomodándose a esta extensión de los sentidos para bien. Por ejemplo, hay mucha preocupación por el uso de las abreviaturas en los mensajes de telefonía y el nuevo lenguaje que utilizan los jóvenes en ese medio. En un manuscrito medieval encontramos más abreviaturas que en un SMS actual. Todo responde a la misma razón: la economía, algo muy propio de las lenguas. Sin embargo, ese uso ya presente en los códices del siglo XII no supuso ninguna corrupción de la lengua.

-El español ¿tiene en internet el peso que le corresponde a su presencia en el mundo?
-En internet hay que progresar. Al hablar de la importancia o de la preeminencia de una lengua hay que considerar varios criterios. Está el criterio de la lengua como portadora de cultura, que en el caso del español es extraordinaria, enriquecida con aportaciones de ambas orillas del Atlántico. Luego está el factor demográfico y ahí jugamos en condiciones muy favorables porque el crecimiento vegetativo de los hispanohablantes es continuo y somos la segunda lengua más estudiada del mundo. En el terreno de la economía o geopolítica ya inciden otras circunstancias. La II Guerra Mundial la ganó el inglés, que barrió al alemán, predominante hasta entonces, como lengua de cultura y de ciencia. En internet tenemos un espacio modesto no equivalente al peso cultural de la lengua española.

-¿Y qué hay de ese nuevo instrumento tecnológico que quiere ser una reinvención del libro?
-Me gustaría que lo llamáramos portalibros porque eso de e-book es muy difícil de adaptar fonéticamente al español. Claro que esto es un brindis al sol, porque acabará llamándose como se tenga que llamar. Eso es fascinante, aunque los agoreros vuelvan a anunciar la muerte del libro, que al parecer acaecerá en el año 2018. Sin embargo, hoy en día se escriben, se editan y se leen más libros que en ningún otro momento de la historia de la humanidad.

-Congresos sobre el castellano como el que se celebrará en Valparaíso ¿alientan el sentido de comunidad del español?
-La comunidad lingüística se mueve a diario y en todos los ámbitos, al margen de los que hagan las academias. Los medios de comunicación y la educación son fundamentales, son los auténticos factores de la unidad del idioma y de su desarrollo en positivo. El beneficio de los culebrones en favor de la unidad del español es impagable. Son producciones que atraen a un público muy amplio y sirven para exhibirse en cualquier país de la comunidad hispanohablante. La Asociación de las Academias de la Lengua realiza una importante labor en esta misma línea.

Cuestión de tiempo
Luis del Pino Libertad Digital 22 Febrero 2010

No es cierto que la verdad se termine imponiendo siempre. En muchas ocasiones, no llega a imponerse nunca. Y en otros muchos casos, las verdades terminan saliendo a la luz cuando ya no tienen ni la más mínima posibilidad de ejercer influencia alguna sobre los acontecimientos. Un ejemplo de esto último sería, por ejemplo, el documentado libro de Pedrol Ríus sobre el asesinato de Prim, publicado en 1981: evidentemente, conocer los pormenores de ese magnicidio tiene su interés histórico, pero esa verdad, conocida 111 años después de los hechos, no sirve ya para evitar, a toro pasado, las consecuencias políticas de aquel asesinato, como por ejemplo el naufragio del reinado de Amadeo I y el advenimiento de la I República. Cuando lo que prevalece desde el principio es la mentira, el tiempo juega a favor del mentiroso.

Si la verdad sobre un hecho es importante - dejando al margen el mero interés histórico -, lo es en tanto en cuanto esa verdad sirva para evitar las consecuencias de la mentira. Si no, no sirve de nada. Es por eso que, en el caso del 11-M, lo primero que había que conseguir era "parar el reloj": hacer que los mentirosos dejaran de poder confiar en que el tiempo todo lo borra y todo lo oscurece.

En ese sentido, si algo se ha logrado con las investigaciones periodísticas en estos seis años transcurridos desde los atentados del 11 de marzo, es precisamente conseguir tres cosas fundamentales:

1) que la mentira quedara, en primer lugar, al descubierto, centrando la atención no en las teorías (tan fácilmente manipulables), sino en las pruebas directas: "he aquí la mentira que nos han contado".

2) poner el foco sobre las consecuencias de esa mentira, señalando las dinámicas políticas que el atentado del 11-M puso en marcha y llamando la atención sobre aquéllas que más probablemente hubieran servido como motivación del atentado: "he aquí los posibles porqués de esa mentira".

3) que la sociedad española no diera por cerrado el episodio, que no lo archivara en el cajón de los misterios históricos sin resolver: "he aquí por qué tenemos que luchar contra las consecuencias políticas de esa mentira ".

Conseguido eso, el tiempo dejó de jugar a favor de los mentirosos, para empezar a militar en nuestro bando. Porque cada nueva revelación, cada pequeño dato, cada comentario en las ondas, cada declaración de las víctimas, cada acto conmemorativo... representaba una gota que horadaba lentamente el muro de engaño y de silencio. El radio máximo de estragos del tsunami de mentiras se alcanzó en la primera mitad de 2004. A partir de ahí, todo ha sido un lento reflujo. Desesperantemente lento a veces, pero siempre un constante retroceso.

Publica hoy El Mundo parte de los diálogos y las imágenes de esa prueba pericial de explosivos con la que la Justicia sembró la esperanza entre muchos, principalmente entre las víctimas, para al final ahogar toda esperanza en un mar de manipulación y chapuzas.

Merece la pena comprar hoy el periódico. Merece la pena leer la crónica de Manuel Marraco y Joaquín Manso. Merece la pena reflexionar sobre al análisis de Casimiro García Abadillo. Merece la pena fijarse en las imágenes, leer las palabras intercambiadas por los peritos, imaginar los gestos... y luego comparar todo ello con el obsceno espectáculo vivido en la sala del juicio.

Esta noche, Veo7 emitirá esos videos que se intentaron infructuosamente ocultar a las víctimas de la masacre. Cuando los vean, les recomiendo a ustedes que hagan un ejercicio mental: traten de retroceder cinco años y piensen cómo estaba la sociedad española, cómo estaban los medios de comunicación, cómo estábamos nosotros mismos, en aquellos meses inmediatamente posteriores al atentado de Madrid.

Traten de rememorar. Y entenderán a qué me refiero cuando digo que, en el 11-M, hemos conseguido derrotar a la mentira. Aún no conocemos la verdad, pero el llegar a conocerla depende sólo de nosotros: de los ciudadanos, de los medios de comunicación, de las víctimas de la masacre...

Porque, al menos, nosotros no tenemos ya que luchar contra el tiempo para evitar que la mentira triunfe y que las consecuencias con ella buscadas se materialicen.

Quienes ahora luchan contra el tiempo, en una pelea imposible de ganar, son otros: aquellos que diseñaron una masacre con el fin de cambiar, una vez más, la Historia de España.

11-M
Vidas rotas
Gabriel Moris Libertad Digital 22 Febrero 2010

Nos aproximamos inexorablemente a la fecha del sexto aniversario de la masacre de los trenes de cercanías. Nuestros recuerdos hacia los que perdimos en aquella inolvidable fecha del 11 de marzo de 2004, así como a las vivencias de aquellos días, se incrementan más, si cabe, en estos momentos. Sentimientos similares deben experimentar los que vivieron la masacre de forma directa y los que psicológicamente quedaron dañados por la misma. Los actos conmemorativos que, sin duda, protagonizarán los altos dignatarios del Estado, no creo que sirvan ni para enjugar las lágrimas, ni para contribuir a reparar los males producidos por la masacre.

Vengo observando con profunda tristeza que por parte de las autoridades que representan a nuestro Estado de derecho se sigue manteniendo el mutismo y el olvido más absolutos sobre dicho atentado. Los medios de comunicación, salvo excepciones, reflejan fielmente la actitud de sus mentores. Algunos comentaristas políticos siguen hablando sin el menor pudor de Irak y de Al Qaeda como un dogma de fe, ajeno por completo a la sentencia del juicio del 11-M. El Sr. Zapatero, en su fervorosa mañana de oración, ha desperdiciado una ocasión de oro para estrechar los lazos con el presidente Obama a costa de los dos atentados masivos cometidos en sendos días once. Ello no quiere decir que exista paralelismo entre ambos atentados. Igualmente ha dejado pasar la oportunidad de compartir la repulsa al terrorismo con las víctimas de once países, entre los que las víctimas españolas ocupaban un lugar destacado; me refiero al sexto Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo celebrado en Salamanca hace unos días.

Una anécdota reciente del juez Gómez Bermúdez puede ilustrar mi afirmación sobre el olvido del que somos objeto las víctimas y especialmente las del 11-M: En un seminario organizado por el Gobierno (en el marco de la presidencia semestral de España en la UE) afirmó "El olvido es equivalente a injusticia". Dicha injusticia acompaña –inseparablemente– al olvido de que somos objeto. A la salida de la reunión fue preguntado por una periodista sobre su promesa de deducir testimonio de los que mintieron en el juicio de la Casa de Campo; el juez, volviendo la cara, le respondió con un lacónico "hasta luego". La respuesta oficial de todos los responsables de nuestras instituciones ante el mayor atentado terrorista de España y de Europa en nuestra mal denominada democracia.

Se tiene que saber quiénes son las víctimas, sus nombres y apellidos. Y quiénes son sus victimarios. Hay que saber quién murió y quién mató.

La frase que han podido leer la pronunció José María Múgica con motivo del aniversario del asesinato de su padre y de la publicación por Espasa del libro Vidas Rotas. Creo que es fácil de suscribir por cualquier víctima del terrorismo. Aplicándola a los 192 mártires del 11-M; sabemos a ciencia cierta quién murió pero no sabemos el nombre de los que mataron. Perdón por mi error, junto a cada uno de los 192 asesinados sólo podemos poner un nombre (ver sentencia del único juicio del 11-M). ¿Resulta creíble y suficiente lo desvelado hasta ahora de aquella masacre? ¿Qué mente medianamente dotada puede admitir esta respuesta como algo definitivo sobre los que asesinaron a 192 personas? ¿Cómo podemos exigir a nuestro Estado de derecho que complete la lista de los que mataron? La actitud que mantiene el Estado y sus medios de comunicación es un insulto a la inteligencia.

Haciendo un razonamiento muy sencillo, podemos pensar que en un crimen los únicos interesados en ocultarlo son los asesinos. En el caso que nos ocupa, esa actitud la mantienen los que tienen el deber de investigarlo, juzgarlo, condenarlo y prevenir su repetición. Deseo que alguien me explique qué organismos del Estado y qué personas responsables del mismo podrían complementar un vademécum del 11-M con todos los datos que nos faltan para dejar un testimonio verdadero y fiable de lo ocurrido y ocultado hasta el día de hoy. Ello podría publicarse con el título Vidas rotas el 11-M.

Hoy día, las empresas, con el fin de asegurar la fiabilidad de sus cuentas, realizan de forma periódica auditorías de las mismas. En algunos casos las realizan organizaciones independientes y especializadas. Aunque parezca una utopía, yo desearía que algunos organismos internacionales (INTERPOL, Corte de Justicia Internacional, Tribunal de La Haya, Tribunal de Estrasburgo u otros) pudieran realizar auditorías de los diferentes órganos de nuestro Estado en lo que concierne al tratamiento dado al 11-M por los mismos. Igual encontrábamos desviaciones importantes respecto a las normativas y a la praxis tanto en la Investigación Policial como en la Comisión Parlamentaria de Investigación y en el Proceso Judicial. Así podríamos poner en evidencia el lodazal en el que estamos inmersos los españoles y por supuesto nuestro mal llamado Estado de derecho.

Dicen que de sabios es rectificar, pero me temo que nuestro Estado no quiera tener por aliada a la Sabiduría. Por nuestra parte: "Nunca olvidaremos lo inolvidable".

PP
El arte de manipular las encuestas en Andalucía
Pedro de Tena Libertad Digital 22 Febrero 2010

En el PSOE andaluz hay una ley no escrita sobre las encuestas. Si les benefician, meten miedo al adversario amenazándoles con una dominación casi absoluta como la que han ejercido en Andalucía desde las elecciones municipales de 1979. Si les perjudican, meter miedo a los propios votantes más quemados que la pipa de un indio asustando con una versión del viejo cuento del lobo: "¡Que viene el PP!". Como es sabido, en la propaganda socialista, el PP andaluz no es el adversario político: es el mal, el mal metafísico, el mal absoluto, mucho peor que cualquier forma de terrorismo islamista y que cualquier totalitarismo comunista. El PP es en el "imaginario" socialista, como se dice ahora, la versión política de Satanás. El caso es meter miedo e identificar con el mal eterno al principal partido de la oposición.

Acaba de salir, caliente está aún, la segunda encuesta importante que proporciona al PP bases para la alegría, el optimismo y la esperanza políticos. Primero fue un centro oficial y dependiente de la propia Junta el que declaró la presunta victoria electoral del PP de celebrarse las elecciones ahora. En este caso, hoy mismo, aparece en ABC otra encuesta que le pone a tiro la mayoría absoluta, el sueño de los sueños de Javier Arenas para poder gobernar Andalucía. Sabido es que mientras exista Izquierda Unida y posea algún poder arbitral, el PP no gobernará aunque le falte un voto para la mayoría absoluta.

Pero esta encuesta, a pesar de todo, le viene muy bien al aparato socialista. Desanimado su ejército electoral por los mil y un desmanes de los dirigentes de su oligarquía, despechado por la infame gestión de Zapatero, artífice no siempre valorado del hundimiento del socialismo andaluz, desencantado con el "hijazo" y los "hermanazos" del presidente Chaves, desarmada su fe ante los datos rigurosos del desempleo, el PIB, la educación, la pobreza, la inferioridad regional, etc. y descompuestos sus flancos por el "sálvese quien pueda" que comienza a abrirse paso en medio de lo que puede ser una catástrofe general, sólo hay un elemento que puede unirla: el odio al diablo, la furia contra el demonio, la agresión contra el averno representado, cómo no, por el malvado Arenas.

Desgraciadamente, en la política no se juega con las reglas de la ciencia, la observación, la acumulación de datos, la formulación de hipótesis, la contrastación de resultados y la búsqueda sincera de la verdad por temporal que sea. Si así fuera, haría tiempo que el PSOE estaría fuera del poder, del Gobierno e incluso del mala político andaluz. Se juega con las emociones, cuanto más irracionales mejor. Se juega con las creencias, cuanto más infundadas mejor. Se juega con los prejuicios cuanto más inexpugnables mejor. Se juega con "imaginarios" doctrinales perversos, cuanto más perversos mejor, puesto que no responden, ni quieren, a la verdad, sino al interés electoral inmediato. En esto, reconozcamos que no solo juega el PSOE sino la mayoría de los partidos, si no todos. Ortega, que lo vio claro, dijo una vez que despreciaba a los políticos porque eran incapaces de buscar la verdad con sinceridad, seriedad y solvencia.

Pero permítanme que les recuerde, muy especialmente a los lectores andaluces de Libertad Digital y a todos en general, que a veces, entusiasmantes encuestas acaban en el mayor de los descalabros porque, tal vez, sólo tal vez, hayan sido manipuladas o puedan serlo para promover ese miedo del que se nutren las urnas socialistas. Recuerdo 1996. Fue por febrero. Demoscopia, la Demoscopia de toda la vida dirigida por un íntimo amigo democristiano de Javier Arenas, José Ignacio Wert, dio a conocer una encuesta en las páginas de El País. Nada menos que una victoria total del PP, El Partido Popular podría ganar por primera vez en Andalucía. El PP iba a ser el ganador logrando entre 45 y 48 escaños (en 1994 consiguió 41), mientras que el PSOE pasaría de sus entonces 45 escaños a 42 o 43. Según aquella encuesta, Izquierda Unida-Los Verdes sólo obtendría un máximo de cuatro escaños y el andalucismo, sólo 3. Es decir, el PP estaba en los límites de la mayoría absoluta y, desde luego, en la franja posible de un Gobierno de coalición con el Partido Andalucista.

El resultado real no fue aquel. Lo que ocurrió después fue que ganó el PSOE y gobernó con el andalucismo durante muchos años.

¿Qué había ocurrido? Muchas cosas. El miedo al Belcebú de Olvera, el pánico a perder las pensiones – insidia destilada en no pocas cajas de ahorros dirigidas por el PSOE desde la presidencia a los cajeros (las elecciones fueron el día 3 de marzo, recuerden, por lo que estaban situadas en pleno período de pago de las pensiones)–, el horror al cambio... pero funcionó.

El PP de Andalucía, en cuyas manos está probablemente la hazaña de devolver a España el rumbo perdido como nación y de sembrar de confianza y sentido común un futuro compartido de convivencia en paz y en libertad –Rajoy solo no puede como cada vez resulta más evidente–, debe tentarse la ropa antes de hablar. La política es un extraño arte del que Javier Arenas tiene gran experiencia, no solo años. Hay quien hace algo durante años y no tiene experiencia de lo que hace. Decía un filósofo de Sevilla, don Jesús Arellano, mi primer profesor universitario, que "prudencia era hacer lo que se debe de la mejor manera" y añado yo, después de escuchar atentamente la opinión de los que deben ser oídos.

En Andalucía está hoy la clave de España. Ayudemos al gran cambio que logrará que jamás las cosas vuelvan a ser como han sido en España alterando la inclinación de su eje de gravedad. Pero, ojo, si ayudar no es callar, no es silenciar y no es asentir sin más tampoco es machacar sin miramiento sin comprender qué se cuece y cómo se cuecen las cosas en el Sur, el paraíso de la manipulación.

SEGÚN MUESTRAN LAS GRABACIONES DE LOS ANÁLISIS
Desconcierto entre los peritos del 11-M al hallar DNT en los explosivos
Los peritos hallaron restos de dinitrotolueno (DNT) en los explosivos que estallaron en los trenes del 11-M, como muestra el vídeo de los análisis al que ha tenido acceso El Mundo. Esta sustancia no forma parte de la Goma 2 ECO, sino del Titadyne, explosivo utilizado por ETA.
libertad digital 22 Febrero 2010

El Mundo ha tenido acceso a la grabaciones de los análisis de los explosivos que estallaron en el 11-M. El vídeo exhibe el malestar que vivieron los peritos al descubrir que entre las muestras había dinitrotolueno, un hidrocarburo que no forma parte de los componentes de la Goma 2 ECO, el explosivo que la tesis oficial se empeña en defender que estalló en los trenes, sino del Titadyn, usado habitualmente por ETA.

Es el resultado que arroja el análisis de un bobina eléctrica y varias piezas metálicas recogidas por los Tedax en el tren de El Pozo, conocida como muetras M-6-12-d.

"¡Puff…dinotrotolueno!", es la exclamación del perito policial Andrés de la Rosa al aparecer DNT en la prueba que estaban realizando. El técnico independiente Carlos Romero pregunta entonces: "¿El qué? ¿Qué ha pasado?". El policía jefe de la pericia, Alfonso Vega, reconoce que "en este caso, puede haber otra carga explosiva".

Según relata El Mundo, los policías actúan como si no dieran crédito a lo que está pasando, pues el hallazgo demuestra que la tesis de la Fiscalía y de la Comisaría General de Información había quedado en entredicho. En los trenes no estalló la dinamita de Mina Cochita.

Seguidamente, De la Rosa se levanta y va a dar la noticia, lo que produce un gran revuelo. Muy preocupados se ve a los peritos de la Guardia Civil, los tenientes Carlos Atoche y José Luis Ferrando. Después aparece el técnico de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Antonio Iglesias, con Alfonso Vega, que pregunta: "¿Sale DNT?". "Sí", contesta Romero Batallán.

- Vega: "Esto ya… Esto hay que trabajarlo mucho…
-Romero: ¡Esto hay que sudarlo, macho!

- Vega: ¿A ver? Déjame que mire…
-Romero: Sí, que sale, sí.

- Vega: ¿Habéis echado blanco (metanol) antes?

Antonio Vega hace una segunda prueba para cerciorarse. Según El Mundo, los más preocupados son los técnicos de la Guardia Civil, moviéndose sin parar y atusándose los cabellos, agobiados. El jefe de la pericia insiste:

-"Esto hay que confirmarlo…esto hay que confirmarlo vía HPLC (técnica de la cromatografía líquida) ¿eh? Esta muestra hay que extrearla de nuevo en HPLC, porque entonces en este caso… puede que haya otra carga explosiva. Y yo empiezo yo a … a dudar de los Tedax. Y a cagarme en la madre que los ha parido".

El técnico del Instituto Armado Carlos Atoche dice con pesar: "Nos vamos a hacer famosos, ya verás".
La cadena de televisión Veo7 ofrecerá esta noche el vídeo íntegro a partir de las 22.00 horas.

En declaraciones a esRadio, Antonio Iglesias reconoció que "no es normal" el estupor mostrados por los policías ante el hallazgo y subrayó el exabrupto de Antonio Vega contra los Tedax. "Se sintió engañado", dijo. Iglesias criticó que al día siguiente, Vega volviera con la hipótesis de la contaminación en fábrica para "quitar peso a una evidencia que acabábamos de observar todos. "Consultó con la almohada o le hicieron consultar con la almohada".

Ciudadanos denuncia que el Código de Consumo instaurará la 'Gestapo' lingüística
Albert Rivera: "Chivatos como el señor Espot u Òmnium Cultural serán considerados ciudadanos ejemplares"
www.lavozlibre.com 22 Febrero 2010

Barcelona.- Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha denunciado que el nuevo Código de Consumo de Cataluña “obligará” a toda la población a “cooperar en la denuncia” de aquellos comerciantes que no tengan la rotulación en catalán. “Con este nuevo código el ciudadano pasará a ser un vigilante de la Administración”, ha criticado Rivera, quien lo ha tachado de “un hecho extremo y sin precedentes”. “Cuando el Código de Consumo se apruebe, chivatos como el señor Espot u Òmnium Cultural serán considerados ciudadanos ejemplares para colaborar con la 'Gestapo' lingüística del señor Castells”, ha añadido Rivera.

“En plena democracia no se puede permitir que un Gobierno encabezado por el Partido Socialista de Cataluña (PSC) haga que los ciudadanos se conviertan en policías lingüísticos de sus vecinos, una situación propia de regímenes totalitarios”, ha afirmado Rivera. “Un presidente que no tiene el nivel C de catalán es el creador de esta persecución a los autónomos, comerciantes y empresarios que no rotulan en catalán”, ha apuntado el presidente de Ciudadanos. “Los complejos políticos del señor Montilla no los podemos pagar todos los catalanes con el recorte de nuestras libertades”, ha criticado.

Albert Rivera ha declarado que “este tipo de normas, impulsadas por el PSC, demuestran cuáles son las verdaderas prioridades del tripartito”. “Son incapaces de sacar a Cataluña de la crisis pero conseguirán, a golpe de multa y de chivatazo, cambiar la rotulación de los comercios y de las empresas privadas”, ha denunciado Rivera.
 

 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cuando no haya remedio
FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 22 Febrero 2010

AYER SE publicaron encuestas y revelaciones políticas que hace poco tiempo hubiéramos creído cosa de orates o fruto de la descomposición neuronal de ambos hemisferios cerebrales y de algún lóbulo distraído más. Decía Arancha Quiroga, del PP vasco, que «Euskadi es un oasis dentro de la gresca de España». Lo decía, supongo, sin despedir a sus escoltas, antes de haber visto el reportaje del asesino De Juana Chaos en Belfast, riéndose de sus víctimas gracias a la generosidad del PSOE y sin que Don Francisco López, antes Patxi Nadie, haya hecho que Rubalcaba, héroe avisador de la ETA en el Faisán, y Caamaño, protodefensor del ilegal Estatuto de Cataluña, disuelvan los ayuntamientos proetarras que siguen alimentando el bolsillo de ETA. O sea, lo del Faisán, pero todos los días. Es verdad que hay menos gresca en el País Vasco: el PSOE no la monta, el PP lo apoya gratis y el PNV y la ETA se mantienen, aunque a la baja. Pero temo que Quiroga confunda oasis y charco. Ah, y para gresca, San Mamés, con los del Anderlecht a palos con los del Bilbao tras cantarles «que viva España». Será que no hay charco con césped desde que María Montez dejó Hollywood; y San Gil y Otaola el Partido del Paraíso (PP).

Si lo de Quiroga es llevadero (yo le oí lo del «oasis» hace poco al gran Enrique Múgica) aunque, ay, perecedero, lo de Arenas merecería sus oraciones, porque linda con lo milagroso: de creer la última encuesta, el PP de Andalucía está ya por delante del PSOE en intención de voto, a tres escaños de la mayoría absoluta. Forme o no gobierno, se dirá, no hay entre PP y PSOE esa brecha en escaños andaluces que parece el Tajo de Ronda. Ah, y el tajo catalán lo colmatan Mas y Durán. Adiós, pues, a ZP. ¿Adiós? ¿Cuándo? Cuando esto ya no tenga remedio. El PP cultiva el motete democristiano -«lo urgente es esperar»- y el mandamiento único de Moisés Arriola: «no molestar».

Los números de la encuesta andaluza cantan: el PP sube tres puntos y el PSOE baja siete, diferencia que va a UPyD o al voto en blanco. ¿Va el PP a por esos siete puntos y la mayoría absoluta? No. La letra de la doctrina dextrina llora. In illo tempore, dixit Arriola tontipulis suis. «El rechazo, aún, en algunos sectores». ¿Los que huyen a UPyD, hartos de ZP? ¡No! El PP no aspira a ganar, sino a que el PSOE se desgaste y pierda. ¿Convencer? No. Vencer sin que se note. Y a dos años más de charco, ruina y lodo, le llamarán oasis.

El español: propio, común y saludable en todo el mundo, pese al acoso nacionalista
«Poco daño pueden hacerle porque los españoles sólo suponemos el 10 % de los hispanohablantes en el plano internacional», según el académico José María Merino
ÁNGEL PUERTA ABC 22 Febrero 2010

El escritor y académico de la Real Academia Española (RAE) José María Merino ponía los puntos sobre las íes recientemente en el conflicto de la lengua, que los nacionalistas y los social-nacionalistas se empeñan en azuzar, fundamentalmente, para sus intereses políticos. Merino manifestaba en un desayuno organizado por Efe en León que «sinceramente» le «preocupa poco» que los vascos, los catalanes o los gallegos «opten por perder el español», ya que, desde el punto de vista de la lengua, «no nos van a empobrecer al resto de los hispanohablantes», teniendo en cuenta, subrayaba, que España en su conjunto «sólo constituye el 10 por ciento de los hispanohablantes de todo el mundo».

Por mucho que les pese a los nacionalistas catalanes, vascos o gallegos, afanados en falacias autodeterministas y en excluir de sus comunidades todo lo que suene a español, incluida la lengua, ésta goza de una magnífica salud en el plano internacional, aunque algunos, como el Ayuntamiento de Barcelona intenten ponerle chinitas en el camino con su Reglamento de Usos de la Lengua Catalana, que antepone el catalán en el Consistorio para sus actuaciones internas, relaciones con otras organizaciones en el ámbito lingüístico catalán, selección de personal, en los estudios y proyectos a entregar al Consistorio y prevalecerá como criterio determinante en la adquisición de bienes y servicios. O la política lingüística de la Generalitat de Cataluña, que, además de represiva supone un lucrativo negocio. Según desvelaba recientemente ABC, sólo en 2008 el Gobierno catalán obtuvo 208.000 euros por multas fundamentalmente a comercios por no rotular en catalán o no utilizar esa lengua en sus actividades. Su nueva ley de comercio va más allá, al establecer la figura del delator o “chivato” y otorgar subvenciones de hasta dos millones de euros a asociaciones afines para que cumplan esa función, propia de los regímenes totalitarios. Son pequeños capítulos que encienden cada vez más un conflicto lingüístico que pretende hurtar derechos a miles de ciudadanos de las comunidades bilingües por mucho que se empeñen algunos en ocultarlo.

El Instituto Cervantes enseña español a los 100.000 empleados de una cadena de cafeterías de EE.UU
Entre ellos, el propio presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, quien en una reciente entrevista en Radio Nacional daba la clave del conflicto al distinguir entre la «lengua propia» y la «lengua común». Montilla invitaba a darse un paseo por las calles catalanas a quienes «intentan crear problemas sobre la base de la lengua», para que comprobaran que «no hay discriminación» por este asunto. Y ponía el siguiente ejemplo: «Si usted va a una librería, la mayoría de los libros son en castellano; si va al cine, es muy difícil encontrar una película en catalán y, por supuesto, si pone la televisión, verá que la mayoría de canales son en castellano». Montilla insistía en que se puede comprobar que, en Cataluña, se habla indistintamente tanto el catalán, que es la «lengua propia», como el castellano, que es la «lengua común» que «entienden todos los ciudadanos». Esa es la cuestión: distinguir entre «común» y «propia».

Sin «copyright»
Las lenguas no vienen inscritas en el código genético de cada persona, sino que son una cuestión de aprendizaje, que empieza en la familia y se desarrolla en el entorno social y cultural de cada individuo para cumplir su misión esencial: la comunicación. Por eso la mayoría de expertos coinciden en que a las lenguas no se les puede poner «copyright» en el sentido de «propiedad» que otorga la primera acepción del diccionario de la Real Academia a este término. Las lenguas son propiedad de cualquiera que las aprenda. Ni, por supuesto, pueden ser propiedad de los territorios. Si por «propia» Montilla, y en general todos los nacionalistas, entiende que es la lengua que tradicionalmente han hablado durante siglos los oriundos de sus territorios, también tendrían que considerar como “propio” el castellano o español, porque es innegable que también se habla en Cataluña, como en el resto de las comunidades, desde prácticamente su nacimiento hasta nuestros días. Incluso desde varios siglos antes de que se constituyera España como el Estado moderno actual y Cataluña como entidad regional o autonómica.

La «Encuesta de la Región de Barcelona 2000», publicada en 2003, es bastante ilustrativa. En el sondeo se reflejaba que para el 30 por ciento de los barceloneses, el catalán era su lengua habitual, frente al 56 por ciento, cuya lengua habitual era el castellano. Y lo más sorprendente, según recoge Irene Lozano en su obra «Lenguas en Guerra», es que el 13 por ciento de los barceloneses consideraba «propias» ambas lenguas. El dato puede ser exiguo, pero es que en 1985, sólo el 2 por ciento admitía usar las dos lenguas por igual. Es posible que tampoco sea extrapolable a toda Cataluña, pero lo que es seguro es que los patrones de las capitales suelen marcar tendencias.

En Alemania la demanda de español ha subido casi un 150 por ciento en apenas ocho años; en Brasil ha pasado de un millón de estudiantes en 2006 a cinco millones en 2010

Por todo ello y por mucho que les pese a Montilla y a los nacionalistas, el español es tan «propio» de los catalanes, vascos o gallegos, como del resto de los españoles, colombianos, mexicanos, chilenos, argentinos o guineanos. Aunque se empeñe en negarlo el Ayuntamiento de Vigo, gobernado por PSOE y BNG, que, como revelaba ABC este fin de semana, en un museo municipal, de carácter “didáctico”, mantiene que en Argentina se habla el “arxentino” y en Paraguay, el paraguayo y, burrada tras burrada, lo mismo con el resto de los países de Hispanoamérica. Y no parece que crean que se trata de un “error” puesto que persisten en ello desde hace siete años, lo que, visto desde fuera, lleva a pensar que las autoridades consistoriales están convencidas de que están gobernando a un rebaño de analfabetos o que le toma el pelo a su ciudadanía o, simplemente, que los dirigentes municipales no dan más de sí, intelectualmente hablando.

Libertad sin exclusiones
Lo que se denuncia no es sólo la «discriminación» de una lengua, sino la falta de libertad para elegir, por ejemplo en la Educación, la que cada uno quiera para sus hijos, dentro de las dos lenguas oficiales «propias» de las comunidades bilingües. Precisamente este domingo, 21 de febrero, se celebraba el “día de las lenguas maternas” con un mensaje de la directora general de la Unesco, Irina Bokova, en el que defiende a los idiomas como “los mejores vehículos de entendimiento y tolerancia”. Y, añade: “El respeto a todas las lenguas es un factor crucial para garantizar la coexistencia pacífica y sin exclusión de las sociedades y todos sus integrantes”.

Una realidad incuestionable es que actualmente el español es la segunda lengua del mundo en implantación y, por tanto, en oportunidades para las generaciones futuras de todas las comunidades autónomas españolas. Si vascos, gallegos o catalanes, afirmaba el académico José María Merino, «quieren perder el castellano a mi no me preocupa», pero les recuerda que «les sirvió, por ejemplo, para ir a Cuba y para viajar por todo el mundo».

Obama en clave española
Hoy ese «todo el mundo» incluye Estados Unidos, donde Barak Obama, nada más tomar posesión de la presidencia de su país, emitió un comunicado oficial de la Casa Blanca que, por primera vez, era leído en español, consciente de que es el segundo idioma de Estados Unidos y el segundo en implantación en todo el mundo, con un mercado potencial de 450 millones de hispanohablantes. Por eso surgen cada vez más demandas de aprendizaje del español. Por ejemplo, el Instituto Cervantes ha firmado recientemente un acuerdo para enseñar español a los 100.000 empleados que la cadena de cafeterías «Starbucks» tiene en Estados Unidos.

la lengua hace que se multiplique por entre 2 y 3 veces la cuota de mercado de las exportaciones españolas
Otro ejemplo significativo de esta demanda es que Alemania se quejaba hace unos meses de que sufre una fuerte escasez de profesores de español en sus centros educativos a todos los niveles. Los datos de la Oficina Federal de Estadísticas eran contundentes: en el curso 2000/2001 unos 115.000 escolares alemanes estudiaban español, mientras que en el curso 2007/2008 esta cifra se había disparado hasta los 285.000 alumnos, lo que suponía un incremento de casi un 150 por ciento en apenas ocho años.

Más espectacular, si cabe, es el caso de Brasil, donde según los últimos datos del Instituto Cervantes, se ha pasado del millón de estudiantes de español en 2006 a cinco millones en la actualidad y con una demanda de 12.000 profesores para continuar con esta progresión del español.

Sueldos más altos y ventajas en la exportación
Esta tendencia al alza se refleja también en un reciente estudio sobre la economía del español, editado por la Fundación Telefónica. En él se indica que «Por primera vez se revierten los indicadores anteriores, realizados antes de la década de los 90 del siglo XX, que señalaban que el bilingüismo inglés-español en Estados Unidos se relacionaba con salarios más bajos». Ahora, sin embargo, dice el estudio, «el dominio del español mejora el acceso al empleo, facilita la obtención de trabajos de mayor calidad y propicia la movilidad laboral ascendente de los inmigrantes». «El diferencial de ingresos mensuales medios de los inmigrantes que hablan bien español, además del inglés, alcanza (en Estados Unidos) hasta un 30 por ciento sobre los que lo desconocen y un 10 por ciento más si dominan la lectura y la escritura en lengua española».

En otro apartado del mismo estudio se concluye «que la lengua hace que se multiplique por entre 2 y 3 veces la cuota de mercado de las exportaciones españolas con el conjunto de países hispanohablantes».

Asociación por la Tolerancia: "El señor Gabilondo es cómplice de la Generalitat"
Critican la exclusión del castellano en la educación en el Día Internacional de la Lengua Materna
www.lavozlibre.com 22 Febrero 2010

Barcelona.- La Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), proclamó el 21 de febrero de 1999 como el Día Internacional de la Lengua Materna. Con motivo de su celebración ayer domingo, la Asociación por la Tolerancia mostró su preocupación por la “actitud de menosprecio recibida por parte del Ministerio de Educación, que ha ignorado sistemáticamente el gravísimo problema de la exclusión del castellano o español en el sistema educativo de diversas comunidades autónomas”. En ellas, “nuestra lengua común y cooficial es relegada a un papel a veces inferior al de una lengua extranjera”, declararon fuentes de la asociación catalana.

“El señor Gabilondo, que tanto presume de un talante dialogante y que dice querer lograr un gran pacto de Estado de educación, no se ha dignado a recibir a la Asociación por la Tolerancia, que junto con algunas de las principales asociaciones de toda España en defensa del bilingüismo institucional y de la libertad de elección lingüística en el ámbito privado, le solicitaron formalmente mantener una reunión para expresarle su punto de vista el pasado mes de septiembre”, denunciaron.

Asimismo, la Asociación por la Tolerancia criticó que la importancia de la educación en la lengua materna, avalada por organismos como la UNESCO y que se esgrimía al inicio de la democracia en defensa de los derechos de los catalanohablantes, “se oculta o se niega ahora impunemente cuando se ha pasado exactamente al extremo contrario y es ahora el castellano la lengua excluida”.

La Asociación por la Tolerancia declaró que el ministro Gabilondo es “cómplice” del Gobierno de la Generalitat y le criticó por sus declaraciones tras la aprobación de la Ley de Educación de Cataluña (LEC), momento en el cual el ministro afirmó que las familias debían asumir que la lengua vehicular es el catalán. Asimismo, fuentes de Tolerancia añadieron que el presidente Montilla “no ha dudado en someterse a las directrices de sus socios independentistas para mantenerse en la presidencia de la Generalitat”. “En línea con los Gobiernos nacionalistas precedentes ha mantenido con mano de hierro el sistema de inmersión obligatoria en catalán a todos los niños de Cataluña, excepto a los suyos que curiosamente van a una escuela privada extranjera”, concluyó la asociación.

Iberoamérica no habla español
El mapa de las lenguas de un museo de Vigo sentencia que en «Arxentina» se habla «arxentino» y en Uruguay, «uruguayo»
A. AYCART / E. PÉREZ | VIGO ABC 22 Febrero 2010

Muchos compañeros de viaje del actual edil de Cultura de Vigo, el nacionalista Xesús López Carreira, quieren eliminar el castellano de las aulas de Galicia, al igual que ocurre en las salas del Verbum o Casa de las Palabras de Vigo. El mapa de las lenguas que se exhibe en este centro cultural dice que en Argentina se habla el «arxentino» y en Colombia, el «colombiano». Y así, país por país. Uno puede ir pinchando todas y cada una de las naciones del continente iberoamericano y no hay manera de encontrar un lugar donde se hable «español», muy al contrario de lo que sostienen los que allí residen. Según el mapa, en Chile se habla chileno; en Venezuela, venezolano. Y en Paraguay, el paraguayo. Ni rastro del español.

Es llamativo que este desastroso planisferio no se devolviera de inmediato a sus creadores, previo reintegro de su importe, nada más descubrirse un fallo tan clamoroso; pero cuando se mantiene la falacia durante siete largos años, y se engaña a centenares o miles de estudiantes (el Verbum está concebido como una institución didáctica), el escándalo alcanza a los responsables políticos del Ayuntamiento vigués, gobernado por el socialista Abel Caballero.
La sala está ubicada frente a la playa de Samil, un polo turístico de primera magnitud que acoge además a una multitud de personas (de dentro y de fuera de España) que, con sólo cruzar la avenida, pueden acudir a «ilustrarse» al Verbum.

El error, lejos de ser un desliz, se mantiene a conciencia. Así, fuentes del museo aseguraron a ABC que son conscientes del fallo, pero que su enmienda supone un alto coste que, por el momento, no han podido asumir. Otros sí han sido subsanados. En su explicación, el centro afirma que es una de las asignaturas pendientes. Asimismo, reconoce las quejas de los visitantes. No obstante, han dejado pasar siete años, los que cumple el centro en 2010, para tomarse en serio las quejas, y llevar a la junta del Verbum una resolución que llega con cerca de una década de retraso, y que otros nunca hubieran permitido que viera la luz. Desde el museo achacan tal despropósito a un problema de celeridad, la que les llevó a inaugurar con premura; y a una aplicación informática cara.

El mapa no se devolvió a sus creadores ni se exigió el reintegro de su importe
Según la memoria de 2008, la última de la que se dispone públicamente, en cada año desde su inauguración (2003) varios de los cubos varían sus contenidos, para así conseguir una remodelación total pasada la primera década, por lo que han sobrado oportunidades para desechar, o modificar, el mapa interactivo con errores impropios de un centro con una vocación educativa evidente.

Promesas incumplidas
El Verbum prometía ser mucho más que un museo, un centro lúdico con una vocación educativa, y se ha convertido en un cubo repleto de errores lingüísticos. Pasa desapercibido no sólo para la ciudad, sino para los visitantes, que únicamente lo pisan para disfrutar de los conciertos de jazz en directo que ofrece el restaurante ubicado en la planta inferior. En total, 5.000 metros cuadrados divididos en tres plantas, en un edificio que se quedó por el camino en su intención de erigirse como el universo de las palabras en sus diferentes puntos de vista: lenguaje, ciencias, literatura y tecnología.
Con una partida de ejecución superior a los 9 millones de euros, cofinanciado en un 70 por ciento a través de las ayudas de la UE, llama la atención la falta de rigor con la que se ha establecido su contenido, al margen de la desidia de unos gestores incapaces de subsanar un programa informático por su alto coste.

La epidemia

Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 22 Febrero 2010

El presidente de la Xunta de Galicia anda también en litigios con el Gobierno central.

En su nuevo Estatuto se habla de Cataluña como de un ser antropomórfico dotado de sentimientos, deseos, aspiraciones y objetivos. Por supuesto este ente vivo y exigente existe desde tiempos inmemoriales y merece todo tipo de reconocimientos y homenajes sin que las libertades y derechos de los individuos o grupos sociales que habitan su territorio puedan representar un obstáculo a su plena realización histórica.

Este planteamiento delirante es típico del nacionalismo identitario, una ideología aberrante que ha causado millones de víctimas en los dos últimos siglos. Se trata de una patología altamente infecciosa y su letal capacidad de contagio es patente en la España de hoy. Dos ejemplos recientes ilustran este preocupante fenómeno y afectan a un partido político en principio inmune a tan mórbido virus. La secretaria general del PP invocaba no hace mucho para justificar su oposición a la instalación de un depósito temporal de residuos radiactivos en Yebra (Guadalajara) una supuesta saturación del nivel de solidaridad que Castilla-La Mancha debe al resto de España en cuanto a alojamiento de industria nuclear.

En un ámbito muy distinto, el de la regulación financiera, su correligionario, el presidente de la Xunta de Galicia anda también en litigios con el Gobierno central defendiendo un extraño designio en virtud del cual la fusión de cajas de ahorro gallegas ha de ser con otras asimismo gallegas, lo que no deja de ser curioso en la era de la globalización en un Estado-Miembro de la Unión Europea.

Hay que hacer constar que Cospedal y Feijóo no son los únicos que muestran síntomas de esta enfermedad y los casos proliferan. Padecemos una deficiencia de solidez y rigor en las bases conceptuales y éticas que informan el pensamiento de bastantes de nuestros responsables públicos, bagaje intelectual y moral que aportaría los anticuerpos necesarios para neutralizar los ataques tóxicos de los gérmenes nacionalistas. La amenaza es ingente, los epidemiólogos pocos.

Amparo Baró: “Que se prohíba rotular en español en Cataluña me hiere”
Redacción Minuto Digital 22 Febrero 2010

La Gaceta publica una interesante entrevista a la actriz Amparo Baró en la que afirma que “es de temblar lo que está sucediendo en Catalunya. Pero eso no es de ahora, ahora simplemente se ha impuesto. Hace ya unos años, en Barcelona la ciudad donde nací, en la que vive mi hermano, donde tengo grandes amigos, puse la tele en el hotel dónde me alojaba y vi doblada al catalán a Lola Flores Me parece terrible. ¡Terrible!”.

“Que se prohíba rotular en castellano o español las tiendas en Cataluña de entrada me hiere, porque es mi idioma. He nacido en Cataluña pero es mi idioma también. Soy charnega, mi padre era aragonés y mi madre valenciana. Es penoso lo que está sucediendo”, afirma.

Amparo Baró señala a los culpables y afirma que “posiblemente la culpa la tengan unos cuantos políticos que primero dijeron que Cataluña es una Nació para ahora querer ser un Estado. Antes, era más importante estrenar en Barcelona que en Madrid. Las mejores pinacotecas, las mejores Salas de Arte, la última vanguardia, incluso la Feria de Muestras, todo estaba allí. Ahora no. Todo se ha ido repartiendo”.

“Cuando yo empecé en el teatro, era muy joven y tenía compañeros de mi edad que poníamos en el camerino ‘prohibido prohibir’. Ahora deberíamos volver a ponerlo. No pueden ser ni más pueblerinos, ni más insolidarios, ni más egoístas porque a los niños que viven en Cataluña les están quitando un universo de posibilidades. Es como cortar de raíz el saber más. ¿Internet lo van a hacer en catalán también? Pero si hay intenciones de traducir al catalán El Quijote”.

Barí dice que en Cataluña “deben tener un burka mental, están haciendo mucho daño a la ciudadanía. Yo me conformo porque leo mal el inglés con leer a Shakespeare traducido, pero que me traduzcan El Quijote no. Me duele mucho lo que está pasando en Cataluña”.

“En Euskadi hay personas que se han tenido que ir por algo tan terrible como es el terrorismo. Pero lo que está sucediendo en Cataluña va a echar a la gente.

Yo domino el catalán y lo he estudiado en época de Franco. He hecho teatro en catalán en el Poliorama y se llenaba. La obra se llamaba Mai es tard si s´arriba d´hora. El bilingüismo era una práctica habitual. Ahora me he sentido como una extraña en Barcelona, es como si por hablar castellano ya no fuera catalana”.

Recortes de Prensa   Página Inicial