AGLI

Recortes de Prensa    Domingo 28 Febrero  2010

 

Andalucía conmemora con tristeza sus 30 años de autonomía y fracaso
Francisco Rubiales Periodista Digital 28 Febrero 2010

Los andaluces conmemoran hoy (sin celebrarlo) el 30 aniversario de aquel referéndum del 28 de febrero de 1980 que convirtió a Andalucía en autonomía de primer rango, dentro del Estado Español. Han sido 30 años de dominio socialista, sin alternancia alguna en el poder, años en los que, a pesar de la lluvia de millones de euros procedentes de Europa, Andalucía sigue hundida por la crisis económica, con un millón de desempleados, liderando las estadísticas del fracaso escolar y con el 53.1 por ciento de su población mayor de 65 años analfabeta.

La distancia que separaba hoy el sevillano Teatro de la Maestranza, donde la Andalucía oficial del poder político y sus amigos celebraban el 30 aniversario de la autonomía, con las calles, plazas y jardines de los pueblos y ciudades andaluzas, donde el pueblo, hundido por el paro y la crisis, triste, desconfiado y resentido con esa clase política que le ha mantenido en el atraso y hoy le lleva hacia la miseria, nunca ha sido más grande y dramática.

Después de 30 años de socialismo y de continuas ayudas europeas, Andalucía es una región fracasada que no ha logrado abandonar los vagones de cola de España y Europa, una sociedad en la que los pobres y desempleados forman ya parte del paisaje, junto a los comedores de caridad y los "sin techo", que cada día son más visibles en los soportales y parques de los pueblos y ciudades.

Sin embargo, esos 30 años sí han servido para que los socialistas construyan en Andalucía un "sistema político" tan denso, poderoso y omnipresente que para encontrar otra región donde el peso del Estado sea similar habría que remontarse a alguna de las repúblicas soviéticas en tiempos de Breznev.

Es tan fuerte y poderoso el Estado andaluz (Junta de Andalucía) que controla, directa o indirectamente, casi la mitad del PIB de la región, donde hay más densidad de enchufados, paniaguados , amigos del poder y funcionarios que en cualquier otra región española y donde el clientelismo es una plaga que siembra el miedo y la sumisión en una ciudadanía que ha aprendido a temer a los políticos.

En la Andalucía que hoy conmemora con tristeza y preocupación sus 30 años de Andalucía, es el pueblo el que teme al gobierno y no el gobierno el que teme a los ciudadanos, lo que indica que existe un "régimen" más parecido a la tiranía que a la democracia.

Andalucía ostenta liderazgos indeseables y nocivos en los panoramas español y europeo, como los de prostitución, tráfico y consumo de drogas, alcoholismo, trata de blancas, violencia de hogar, baja calidad en la enseñanza, fracaso escolar, población encarcelada, coches oficiales, crecimiento desorbitado del aparato del Estado y privilegios de la "casta" política, entre otros.

La Justicia está colapsada y la población se encuentra desmoralizada, masivamente desempleada, con grandes masas de pobres en crecimiento, con su clase media herida, agobiada por los impuestos y por la burocracia, con su tejido productivo hecho trizas y temerosa del futuro. El millón de funcionarios con que cuenta Andalucía actúa como una "losa de plomo" sobre la sociedad, la economía y las cuentas públicas, al mismo tiempo que constituyen una garantía de pobreza para el futuro.

Lo único que merece un claro "notable" en esta Andalucía construida por los políticos para su propio beneficio es la propaganda, un capítulo en la que el poder se ha mostrado extraordinariamente eficaz. La Junta es el primer contratante de periodistas y el principal cliente publicitario, gracias a lo cual controla a los medios que no son de su propiedad y les cierra la boca para que no sean críticos y prefieran la "verdad del poder" a la verdad a secas, que es la que da legitimidad a las democracias.

Es cierto que se han logrado avances, pero son los avances propios de un país que ha crecido con su entorno. Sin embargo, Andalucía, cuando hace 30 años inició su andadura autonómica, era más o menos lo que hoy es: una de las tres autonomías en la cola de España, una sociedad predominantemente agrícola y desindustrializada, una tierra azotada por la pobreza y la incultura y una población sometida a señoritos y caciques. Es cierto que en este sector sí se ha producido un cambio: aquellos caciques rurales de antaño, señores del pueblo adornados de privilegios y ventajas, han sido sustituidos ahora por los políticos y altos cargos de la Junta, los "nuevos amos" de Andalucía.

Manuel Clavero Arévalo, ilustre abogado, catedrático y ex ministro de UCD, declara a El Conficencial: “En Andalucía nos falta mucho por hacer”. Y agrega: "Lo más importante: reducir los gastos ordinarios de la Junta de Andalucía y aumentar las inversiones “porque eso es lo que genera riqueza y bienestar”. En su opinión, las infraestructuras de la comunidad (el AVE, la red de autovías y los aeropuertos) son el mayor logro estos 30 años. Y luego va directo al horizonte 2013. En ese año está previsto que cesen las subvenciones de Europa a Andalucía. “Esas ayudas trajeron a la comunidad un gran desarrollo, pero su retirada nos creará problemas”, avisa.

Joaquín Aurioles, profesor titular de la Facultad de Ciencias de Económicas de la Universidad de Málaga y presidente del Observatorio Económico de Andalucía, observa que el Sur está herido. “Andalucía está cansada. Aurioles se pregunta para qué han servido estos 30 años. “Tenemos que volver a hacer frente a los mismos problemas de hace tres décadas; habíamos llegado a convencernos de que los grandes problemas se habían conseguido erradicar. Se me cae la moral al suelo”, precisa.

Andalucía no tenía nada que celebrar hoy.
Voto en Blanco

El balcón cerrado
IGNACIO CAMACHO ABC 28 Febrero 2010

APENAS publicada la primera encuesta que pronosticaba la victoria del PP en Andalucía, el teléfono de Javier Arenas comenzó a recibir llamadas de empresarios nacionales que no marcaban ese número desde que su propietario dejó, seis años atrás, la vicepresidencia del Gobierno de España. En la política los afectos se orientan por el aroma del poder, y los hombros de Arenas destilan de repente cierto perfume de triunfo. Nadie lo ha llamado en el largo lustro que ha pasado recorriendo en solitario los pueblos andaluces hasta gastar la suela de muchos zapatos y aún ahora, cuando el viento favorable de la demoscopia le sopla en los talones, su perfil no es el de un triunfador seguro porque treinta años de hegemonía socialista no se derrumban a trompetazos como las murallas de Jericó. Tiene ventaja, pero no mayoría, y es probable que su esfuerzo naufrague en la playa de una coalición de perdedores que apuntale la ruina del régimen más longevo y desgastado de la democracia.

El 28 de febrero es fiesta en Andalucía porque hace treinta años que los andaluces se rebelaron contra el diseño de una España asimétrica y en un referéndum imposible voltearon el modelo de un Estado de dos velocidades, prefigurado a la medida del nacionalismo catalán y vasco. En aquel tiempo la autonomía representaba la evocación de una esperanza: contra el paro, contra la marginación, contra el subdesarrollo. Tres décadas y muchos miles de millones después, es un complejo aparato de poder que derrama recursos clientelares para mantener una administración megalómana, transformada en un modo de vida para los dirigentes de un partido-sistema. Han mejorado, naturalmente, las infraestructuras y el bienestar pero en términos relativos no hay modo de disimular el fracaso. En empleo, en renta, en competitividad y en educación, Andalucía sigue a la cola de las regiones españolas y sólo ocupa puestos de cabeza en el ranking de subvenciones y de funcionarios. El régimen autonómico es ya sólo una máquina de colocaciones y de subsidios. No despega, no remonta, no funciona; su estructura anquilosada cruje bajo el impacto de una crisis para la que no tiene respuestas. La larga esclerosis política ha producido una casta acomodada en privilegios que sólo trabaja para perpetuarse a sí misma.

El cansancio de esa supremacía inmóvil ha empezado a provocar un lento anhelo de cambio; junto al Sur profundo, resignado y conforme hay una Andalucía moderna, urbana y litoral que pugna por desprenderse de los lastres de la dependencia, pero aún no ha alcanzado el punto de masa crítica necesario para cristalizar en un vuelco. Hace treinta años, el cartel de un balcón con macetas simbolizó la sacudida de orgullo de un pueblo que no estaba dispuesto a someterse. Hoy esas macetas se han marchitado, la ventana lleva lustros cerrada por dentro y necesita que alguien la abra para que corra el aire.

Salgado y el abrazo del oso al PP
EDITORIAL Libertad Digital 28 Febrero 2010

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es incapaz de ofrecer la más mínima esperanza de sacar a España de la crisis económica y ya ni siquiera lo disimula. Esa es la primera conclusión que cabe extraer del resultado de las consultas de la famosa comisión creada por Zapatero para aparentar que, aunque sea dos años después de su estallido, el Gobierno intenta hacer algo útil por la crisis que azota al país.

La vicepresidenta económica se presentó esta semana ante los miembros de la comisión parlamentaria creada para alcanzar un pacto de estado contra la recesión con un, llamémosle, documento de tres folios en el que supuestamente se establecen las claves para impulsar la economía y el empleo. Esos tres folios repletos de obviedades son, hasta el momento, la mayor aportación del Ejecutivo para luchar contra una crisis que está produciendo efectos cada vez más devastadores en el tejido productivo y el mercado laboral de España. Por si fuera poco, alguna de las propuestas incluidas en el legajo ya habían sido aprobadas en el parlamento con anterioridad, lo que muestra, de nuevo, la facilidad para la improvisación del Gobierno, su falta de rigor y una inexistente voluntad de trabajo aún en temas tan trascendentales para todos los ciudadanos.

La segunda conclusión que cabe extraer de la reunión mantenida por Salgado con el resto de fuerzas parlamentarias es que, una vez más, el Gobierno intenta involucrar al resto de partidos, y en especial al PP, en su alocada política, de forma que ante el electorado se repartan las culpas de una situación desastrosa que sólo cabe atribuir a la incompetencia manifiesta del partido gobernante.

Y si en las formaciones minoritarias esta complicidad puede tener efectos positivos para dar una imagen de sentido de Estado del que la mayoría carecen, no es seguro que el Partido Popular necesite participar en un sainete parlamentario organizado exclusivamente en beneficio de los socialistas. Zapatero negó primero la crisis, después la minimizó, más tarde la agravó con su irresponsable política económica y aún hoy sigue siendo incapaz de adoptar cualquier medida en la dirección correcta para aliviar el desastre. Si en todo este tiempo ha rechazado cualquier consejo del PP sin ahorrarle adjetivos desdeñosos como el famoso “antipatriotas”, no hay razón para que los populares se presten ahora a fungir de orquestina mientras el barco se termina de ir a pique.

Tan sólo el proverbial temor de la derecha política española a ser caracterizada por su rival político como crispadora e insolidaria, puede explicar la decisión de Rajoy de participar en un espectáculo preparado por los socialistas con el único fin de involucrarle en un desastre del que Zapatero es el único responsable.

Colaborar con el Gobierno de la Nación sí, pero siempre y cuando demuestre que su único interés es solucionar un gravísimo problema social frente al que está desarmado de ideas y soluciones. Para enjuagues electorales ya hay otros candidatos que, además, representarán ese papel gustosamente. Los votantes de Rajoy no merecen otra actitud de su candidato.

El mito de la pureza
Se propone como ideal para el País Vasco una 'sociedad mestiza', con lo cual se oculta, aunque sea bajo capa de discurso buenista, que ya somos una sociedad mestiza, una de las sociedades más mestizas del mundo
J. M. RUIZ SOROA El Correo 28 Febrero 2010

Cualquiera de mis amables lectores creerá como verdad obvia que cada uno tiene los abuelos que tiene, que la historia familiar de cada uno es algo que viene dado inexorablemente por la biología, que en ese terreno no hay capacidad de elección. Craso error: es más cierto que cada uno tiene los abuelos que elige tener. Y no me refiero en este momento a nuestro presidente del Gobierno, aunque el suyo sería un perfecto ejemplo del fenómeno de reconstrucción selectiva del pasado familiar por motivos ideológicos, sino a las comunidades sociales en general. Vean ustedes el caso de los hispanoamericanos actuales: todos ellos sienten como algo natural, sin reflexionarlo mucho, que sus antepasados son los indígenas americanos y que los españoles o portugueses fueron unos conquistadores/colonizadores que pasaron por allí y fueron finalmente expulsados en la Independencia. Cuando lo real y cierto es que casi todos los hispanoamericanos de origen europeo descienden de los odiados conquistadores, reconvertidos luego en criollos, que aquellos europeos y no los autóctonos son sus abuelos. Pero esa realidad biológica indiscutible cede ante una realidad social más fuerte: la cultura latinoamericana privilegia una descendencia mítica originaria como elemento esencial de su construcción colectiva de identidad.

Este fenómeno de reconstrucción selectiva del pasado se produce entre nosotros los vascos con una intensidad inigualada en ningún otro lugar del mundo. Por dos razones: porque, por una parte, constituimos una de las sociedades con mayor nivel de mezcla demográfica del mundo, somos un caso excepcional (y además reciente) de mestizaje. Y porque, a pesar de ello, hay pocas sociedades que se vean a sí mismas como tan cultural y demográficamente puras como la nuestra. Aquí hablamos todos de nuestros antepasados vascos, de esos aitites y amonas que pueblan nuestro pasado. «Nos ancêtres les gaulois», recitaban los niños argelinos en las escuelas de la época de la colonización francesa. Aquí no sólo lo recitamos, es que nos lo creemos.

Los datos objetivos están ahí, en los estudios demográficos sobre padrones poblacionales. Nos dicen que, por ejemplo, en el País Vasco en conjunto hay sólo un 39% de habitantes autóctonos de segunda generación, es decir, que tanto ellos como sus padres hayan nacido en Vasconia. Para hacerse idea de lo que ese porcentaje significa, basta señalar que en Galicia ese nivel es del 88%, y en Andalucía del 86%. Sólo la Comunidad de Madrid, que tiene uno del 21%, está por debajo del índice vasco de autoctonía en el conjunto de España. Por ejemplo, en Vizcaya sólo el 15,63% de habitantes tiene sus dos apellidos vascos, mientras que el 59,50% no tiene ninguno de ese origen (y el 24,89% tiene por lo menos uno). Por ejemplo, sólo hay un municipio vasco, el de Beliarrain en Guipúzcoa, en el que todos los habitantes tienen algún apellido vasco (pero posee sólo 99 habitantes). Por ejemplo, en los 27 municipios que forman la conurbación bilbaína (que agrupa al 43% de la población vasca y al 78% de la vizcaína) sólo el 10% tiene los dos apellidos vascos, mientras que el 66% no tiene ninguno.

Todos estos datos sólo tienen una lectura, que además es ampliamente 'sabida' por todos: la mayoría de nosotros no somos autóctonos vascos, nuestros ancestros están repartidos por la península, sobre todo por Cantabria, Castilla y León y Extremadura. Pero que una realidad sea 'sabida' no significa que sea socialmente 'percibida' o 'sentida'. Una cosa es lo que nos dice la fría razón y otra la que nos decimos intersubjetivamente. Y, sobre todo, otra cosa es lo que dice la cultura hegemónica que permea nuestra comprensión del mundo. Y ésa lo tiene claro: nuestros antepasados están aquí. Nuestra historia es la de un pueblo vasco idéntico a sí mismo desde hace 7.000 años.

Lo más preocupante de esta reconstrucción selectiva de la composición de la sociedad vasca es que llega incluso a imponerse a quienes por su ocupación de sociólogos de la inmigración debieran ser críticamente conscientes de ella. Y así, el discurso intelectual ante el actual fenómeno migratorio sigue utilizando categorías como las de 'integrar culturalmente' o 'mezclar' a los inmigrantes, lo que implícitamente presupone que nosotros somos de alguna forma puros, que nosotros somos 'de aquí' y ellos 'de allí'. Cuando no hay un aquí y un allí significativos sino en una mente alienada por la cultura hegemónica. Se propone 'una sociedad mestiza' como ideal a lograr, con lo cual se oculta, aunque sea bajo capa de discurso buenista, que ya somos una sociedad mestiza, que somos una de las sociedades más mestizas del mundo. Se habla de 'nuestra cultura' y 'su cultura' como si se tratase de esferas cerradas que es trabajoso conectar, cuando en realidad eso que llamamos nuestra cultura es un desparrame informe de influencias diversas. Se reconstruye así, aunque sea con otras categorías e intención, el mito de la pureza originaria del solar.

Que el PNV, el partido que convirtió en problema existencial la inmigración de antaño, siga hoy con ese discurso es normal y hasta divertido. Pero que lo integren acríticamente nuestros científicos sociales, eso sí que es preocupante.

Congreso virtual de la lengua
Winston Manrique Sabogal El País 28 Febrero 2010

En vista del desastre que ha causado la naturaleza en Chile y para no dejarnos arrinconar por ella, Babelia ha decidido ampliar el especial que empezó a publicar ayer en este blog sobre el V Congreso Internacional de la Lengua Española, en Valparaíso, y rendir un homenaje a Chile, a América y a la lengua castellana con un Congreso virtual de la lengua. A partir de mañana y hasta el viernes, cada día, habrá chats con académicos y escritores, audios de autores hablando de la lengua, un adelanto de palabras del nuevo Diccionario de americanismos (que se iba a presentar en el Congreso) y una pregunta a los lectores para que entre todos los hispanohablantes demos al castellano o español el tratamiento que merece.

AUDIO: Cada mañana podrá escuchar en Papeles perdidos las reflexiones sobre la lengua de algunos de los escritores más destacados y conocidos a ambos lados del Atlántico: Rosa Montero y Adolfo García Ortega, Eduardo Mendoza y José Manuel Caballero Bonald, Almudena Grandes y Ricardo Menéndez Salmón y Enrique Vila-Matas y Ray Loriga. Ellos se suman a los audios ya emitidos, ayer sábado, de Javier Cercas y Fernando Iwasaki.

LECTORES: Cada día al final del post se formulará una pregunta para que los lectores participen con sus opiniones, experiencias o comentarios y entre todos aportemos ideas y ensanchemos el conocimiento de nuestro idioma.

CHATS: Los lectores de ELPAIS.com podrán entrevistar en vivo y en directo cada día, a las seis de la tarde, a algunos de los protagonistas de la lengua y la literatura hispanohablante: Mañana inaugurará este Congreso virtual de la lengua en Babelia Víctor García de la Concha, presidente de la Academia Española; el miércoles será el turno para el escritor y académico español Javier Marías; el jueves el del periodista y narrador colombiano Héctor Abad Faciolince, y el viernes clausurará este Congreso Virtual el actual Premio Cervantes, el poeta mexicano José Emilio Pacheco.

«El Diccionario de americanismos incluye setenta mil entradas»
Víctor García de la Concha, Director de la Real Academia Española
TULIO DEMICHELI | MADRID ABC 28 Febrero 2010

«Cuando se celebró el IV Congreso en Cartagena de Indias —recuerda Víctor García de la Concha—, Chile se ofreció como sede del V Congreso como primera celebración del nacimiento de su república. Así se aceptó y se propuso que fuera un encuentro americanista con el lema “América en la lengua española”».
—El español ha mantenido una coherencia mucho mayor que el inglés en las naciones anglófonas. ¿Qué papel han desempeñado las Academias?
—La unidad del idioma se debe a ellas. Cuando nacen las distintas repúblicas hispanoamericanas no faltaron voces que reivindicaban una radical independencia del idioma en esos territorios. Esa tendencia fue contestada con autoridad por don Andrés Bello, a quien este congreso rendirá homenaje, pues defendía que la lengua es de todos por encima de las diferencias. Ese debate coincide con el momento de mayor expansión del español en América: el nacimiento de las repúblicas trajo como consecuencia que el idioma se vertebrara como lengua de relación. Entonces la Real Academia Española tuvo una gran idea: crear Academias correspondientes. Fue una decisión política muy sabia que sentó las bases de la actual red.

—¿Cómo se llevan?
—Si bien al principio la colaboración no fue muy intensa, debido a las dificultades de infraestructuras y las limitadas comunicaciones de la época, hoy es intensísima y fruto de una conciencia muy clara: el español es patrimonio común que debemos administrar en común. A ello se deben los actuales frutos: el Diccionario de americanismos, la Nueva Gramática de la lengua española, cuyo «Manual» se presenta ahora, y la nueva Ortografía. de la que damos un adelanto en Valparaíso.

—¿Cómo se ha fraguado el «Diccionario de americanismos»?
—Fue un proyecto que la RAE se propuso ya en el siglo XIX y que se ha dilatado mucho, sobre todo por dificultades técnicas. Fue nuestro deseo culminarlo para este encuentro y consta de unas 70.000 entradas. El protagonismo de su realización le pertenece a las Academias americanas. Es un diccionario contrastativo, no un diccionario del español usado en América, porque la lengua hablada en nuestros países coincide en un noventa por ciento. En él se recogen las acepciones que sólo se utilizan allí: nombres de plantas, animales, costumbres, alimentos... Y muchos coloquialismos.

—En el Congreso de Zacatecas Gabriel García Márquez propuso: «Jubilemos la ortografía»... La que están realizando, ¿erradica las «haches rupestres», pone «límites entre la ge y la jota» o ha elminado «la be de “burro” o la ve de “vaca” que los españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una»?
—(Se ríe) Bueno, yo creo que García Márquez quería escandalizar un poco y lo que proponía era una vuelta a Bello. que postulaba una ortografía basada en criterios fonéticos Hoy creemos con todas las Academias que nuestro sistema ortográfico es fácil y estamos haciendo una edición de la ortografía que va a ser razonada. Explicamos el porqué del sistema y cómo funciona, pues conociendo con detalle el sistema, resulta más fácil retener las normas concretas. No queremos barrer debajo de la alfombra, sino resolver los problemas que tiene quien escribe allí donde la ortografía no es clara.

—¿Qué nos dice del «Manual» de la «Nueva Gramática...»?
—Es una versión abreviada. Aún no lo tenemos físicamente, pero el libro se distribuirá en una fecha simbólica: el 23 de abril, aniversario de Cervantes y Día del Libro.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Grandezas
JON JUARISTI ABC 28 Febrero 2010

RAJOY sigue hablando de España como «una gran nación» y a mí me sigue pareciendo que la muletilla, a la vista de la situación presente, requeriría más de una nota a pie de página para ser entendida, porque puede significar que España fue una nación importante, tesis que no creo cuestionable, o que todavía puede hacer grandes cosas, que ojalá, pero está por ver. Lo que hoy por hoy se percibe no resulta muy alentador. Quizá le corresponda a Rajoy enderezar el rumbo histórico del país en un futuro próximo. Sin embargo, le convendría antes definir los términos del problema, que no son exclusivamente económicos ni achacables por completo a una desastrosa política exterior.

Veo, de entrada, alguna que otra dificultad para hablar, no ya de gran nación, sino de nación a secas, cuando el único consenso básico que todavía no se ha cuestionado desde el gobierno es la monarquía, y conste que me parece una suerte que Rodríguez, ni en sus momentos más desenfrenados de delirio republicano, se haya atrevido a impugnar la legitimidad de la Corona y que los ataques contra la misma hayan partido de la marginalidad nacionalista o de la extrema izquierda. Aunque mantener la nación exige algo más que preservar la institución monárquica, habrá que admitir que, sin ésta, el panorama actual sería muchísimo peor.

Lo grave, y lo que no va a arreglar una política pactista de parcheo, es que la destrucción de los consensos ha coincidido con una época de profunda crisis de identidad nacional. De hecho, la situación actual deriva del intento de rentabilizar dicha crisis de un modo increíblemente sectario. Por ejemplo, a finales de la última legislatura del PP, los nacionalismos no pasaban por su mejor momento. Su gestión al frente de los gobiernos autónomos había sido claramente desaprobada en Cataluña y había conseguido exasperar a la oposición en el País Vasco hasta el punto de suscitar las movilizaciones de protesta más multitudinarias en la historia de la democracia. En vez de aprovechar la coyuntura para reforzar la unidad constitucional, los socialistas pactaron en Cataluña con el independentismo y dieron alas a la izquierda abertzale en el País Vasco. A mi juicio, sólo cabe una explicación de esta política demencial: Rodríguez pretendía atraerse a un sector mayoritario en la población más joven de ambas comunidades, que él suponía, y no sin razón, indoctrinado en el nacionalismo secesionista. Era el momento de ofrecer a ese sector otro proyecto y otra pedagogía, pero el presidente prefirió caerle simpático.

Algo parecido sucedió, en otros aspectos, con la inmigración -se optó por la vía más fácil y la que parecía más provechosa electoralmente a corto plazo; es decir, por la supresión de restricciones y la universalización de derechos de ciudadanía, sin poner el menor énfasis en la integración responsable- y con la política religiosa, apostando por un laicismo agresivo para ganarse a una población secularizada y en buena parte resentida. España, es cierto, había dejado de ser una nación monolingüe, católica y e incluso étnicamente homogénea, pero ante esa nueva realidad cabía buscar el mayor grado de cohesión posible, valorando los intereses y los rasgos culturales comunes, o bien, como por desgracia ha sucedido, halagar las identidades particularistas a costa de terminar en una nación dividida entre secesionistas y unitarios, autóctonos e inmigrantes, católicos y anticatólicos. Ante tal desaguisado, Rajoy haría bien en considerar que la grandeza de una nación o, más modestamente, su mera posibilidad, no es cuestión de voluntarismo ni de retórica.

operación en francia
ETA completa "los dos peores meses de su historia" al ser decapitada otra vez
La Guardia Civil detiene Ibon Gogeascoechea, jefe militar de ETA, y a Beñat Aguinagalde, supuesto asesino de Iñaxio Uría e Isaías Carrasco
ELCORREO.COM  28 Febrero 2010

Alfredo Pérez Rubalcaba no podía ocultar hoy su felicidad tras la captura de Ibon Gogeaskoetxea, el último capítulo, por el momento, de una racha de éxitos policiales en la lucha antiterrorista sin parangón. El ministro fue tajante: "ETA lleva los dos peores meses de su historia", ha afirmado, antes de garantizar que el acoso a los activistas de la banda va a continuar porque "se muevan por donde se muevan, van a tener a la policía siempre encima".

El titular de Interior aprovechó su comparecencia tras la captura del 'número 1' de ETA para hacer balance de los golpes policiales desde que comenzó el año. En apenas 60 días, explicó, se han contabilizado 32 detenciones, un terrorista capturado cada dos días, y la banda ha perdido cerca de 2.000 kilos de explosivos y material para fabricar bombas, además de su "base logística" en Portugal y la que pretendía establecer en Cataluña.

Rubalcaba insistió en que en 2010 todos los cuerpos de seguridad españoles han golpeado a ETA: la Guardia Civil (con la detención del 'dinamizador' Ibai Beobide y la desarticulación de los dos comandos que pretendía montar en el País Vasco), la Policía Nacional (con el arresto en Portbou del etarra Faustino Marcos cuando viajaba a Cataluña en busca de Infraestructura), los Mossos d'Esquadra (que interceptaron a dos de los colaboradores de Beobide cuando trataban de huir a Francia) y la Ertzaintza (con la desarticulación de un comando en enero, el primero en seis años).

El ministro, además, recordó la captura a manos de las fuerzas de seguridad lusas de los dos activistas que pretendían hacer llegar a la base portuguesa una furgoneta llena de explosivos y la operación este domingo de la policía francesa. Golpes de diferente signo y naturaleza que, en su opinión, "demuestran que la coordinación entre cuerpos funciona" y que "ETA, se mueva por donde se mueva, siempre va a tener detrás a una policía". "Y así va a ser todos los días hasta que esto acabe definitivamente", vaticinó con firmeza.

Jefes y subordinados
El máximo responsable de la lucha antiterrorista, en un discurso muy medido como acostumbra tras los éxitos policiales de calado, hizo hincapié en que las detenciones de la Baja Normandía son un duro golpe a la dirección de la organización, pero también quiso subrayar que las fuerzas de seguridad no distinguen entre jefes y subordinados y que cualquier activista es objetivo de Interior. "No sólo se trabaja para detener a los jefes de ETA. Detenemos al que está en la cúpula y también al que está en la base, al que comete atentados y a quien los justifica, al aparato político y al militar, detenemos a quien roba los explosivos y a quien falsifica documentos, detenemos a 'liberados' y detenemos a 'legales', detenemos al que está en el equipo y al que se está preparando para entrar a jugar".

A pesar de la patente alegría, Pérez Rubalcaba llamó, una vez más, a seguir en alerta porque "ETA está en lo que está, que es atentar gravemente" y si no lo ha hecho ya es porque la "eficacia de las fuerzas de seguridad" lo ha evitado, señaló el ministro, quien recordó que la banda en la casa de Óbidos tenía ya lista para estallar una bomba de 300 kilos de explosivos. En esa línea, abundó en que dos de los detenidos hoy iban a entrar a España en breve con "las peores intenciones". "No podemos bajar la guardia y decirles a los españoles que estamos libres de un atentado", alertó.

Ante este panorama de constatación de que ETA sigue con la intención de matar y que en ese mundo "los que mandan son los de las pistolas", el ministro lanzó un serio aviso a la izquierda abertzale, a la que advirtió que "habla de algo (el abandono de la violencia por parte de la banda) que no pasa". "Hay que decirle una vez más a este sector de la izquierda abertzale, que produce documentos y hace ruedas de prensa, que la disyuntiva en democracia es clarísima: o votos o bombas. O convencen a ETA de que deje de atentar o rompen definitivamente con ETA", afirmó antes de sentenciar: "la ambigüedad se ha acabado".

La operación
Las fuerzas de seguridad españolas y francesas han detenido hoy en el norte de Francia al máximo responsable de la banda terrorista ETA y a otros dos presuntos miembros de la organización, a quienes encontraron armas y explosivos cuando estaban a punto de abandonar la región, según fuentes policiales. La operación conjunta entre la policía francesa y la Guardia Civil española logró la detención de Ibon Gogeaskoetxea, considerado por las autoridades españolas como el nuevo jefe militar de la banda, además de Beñat Aguinagalde.

La intervención se produjo en la pequeña localidad de Cahan, al sur de Caen, en la Baja Normandía, hacia las 06:00 horas, donde los tres presuntos miembros de ETA ocupaban un alojamiento rural desde hacía una semana. El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha destacado desde Madrid la "importancia evidente" de las detenciones de hoy y ha resaltado que en los primeros dos meses de 2010 se ha detenido ya a 32 miembros de la organización terrorista. Gogeascoetxea se ha encargado desde su puesto del suministro de armas, explosivos y vehículos a los encargados de cometer atentados, según fuentes de la lucha antiterrorista en España.

Aguinagalde es el presunto asesino del empresario Ignacio Uría y del ex concejal socialista de Arrasate Isaías Carrasco, y las fuentes vinculan a Gogeascoetxea y a su hermano Eneko con la la organización del frustrado atentado contra el Rey de España en la inauguración del museo Guggenheim de Bilbao en octubre de 1997. Ese día asesinaron al ertzaina José María Agirre.

Portaban armas y explosivos
Fuentes de la lucha antiterrorista francesa han manifestado que la detención de los tres presuntos miembros de ETA se produjo justo antes de que abandonaran el lugar, al que habían llegado el domingo pasado. Los detenidos tenían en su poder armas automáticas y revólveres, además de "material para fabricar artefactos explosivos" y contaban al menos con un ordenador portátil, teléfonos móviles, documentación falsa y dinero en metálico.

Las detenciones de hoy se producen en la misma semana en la que miembros de las policías española y francesa localizaron en territorio galo una vivienda que ETA utilizaba para la fabricación de pentrita, así como un zulo en el que la banda terrorista escondía cordón detonante con un peso total de 7 kilos.

Este descubrimiento fue posible a partir de las investigaciones realizadas tras la detención el pasado 16 de febrero del presunto miembro "liberado" de ETA Faustino Marcos Álvarez en Portbou, adonde llegó en tren desde París. Marcos Álvarez había regresado a España después de pasar ocho años en Francia con la intención al parecer de instalar un almacén y un taller de explosivos, según el auto de prisión dictado contra él en Madrid.

Recortes de Prensa   Página Inicial