AGLI

Recortes de Prensa   Martes 9 Marzo  2010

 

Empobreciendo a Cataluña
F. RODRÍGUEZ ADRADOS. De la RAE La Razón 9 Marzo 2010

Cuando estábamos abrumados por tantas malas noticias que nos llegan de Cataluña, ahora han inventado esto de los toros. Claro, no son los catalanes, son esos grupúsculos que jamás han conseguido una mayoría en una votación pero que halagando, multando, amenazando, consiguiendo dinero, obligan a lo que los más no quieren y se han hecho con el poder en Cataluña. O son su extremo intolerante. Son esos grupos que no conocen otro camino para hinchar su ego que pisotear el de los demás. Aunque, al final, es a Cataluña a la que empobrecen.

Lo que ahora han montado con los toros cae en los límites de la demencia. ¿Que no les gustan los toros? Pues que no vayan. Yo hace años que no voy, por lo que sea, pero no se lo prohíbo a nadie. Y aborrezco esos números político-grotescos, verdaderas charlotadas con intenciones perversas: separar y dañar.

Porque ir más o menos a los toros, verlos o no en televisión, es una cosa. Otra diferente es comprenderlos. Soy un estudioso de las antiguas culturas nuestras, del Mediterráneo todo, y he escrito en varias ocasiones, hablo de publicaciones históricas y culturales, de ese antiguo mundo en torno al toro, que incluye el culto a la naturaleza, lo sagrado, lo humano, el color y la danza. Lo conocemos en Grecia y en Creta y en nuestra vieja España. El ritual del toro nos une con el pasado, los ritos todos de la vida y la muerte. En fin, muchos conocen y aman esto. ¡Y es el detalle que faltaba en las campañas antiespañolas, empobrecedoras de Cataluña, por tanto!

Comenzaron por la lengua española. ¡Qué demencia! La lengua catalana es una lengua respetable y respetada. Pero desde el siglo XIV el castellano (nacido en Castilla, pero difundido en España y en veinte naciones más, por algo sería) se hablaba en Cataluña tanto como el catalán. Este es, fundamentalmente, una lengua hablada, nadie atenta contra ello. Pero el catalán (artificialmente unificado hace un siglo) muchos lo escriben penosamente, prefiere el castellano. En castellano han escrito Verdaguer, Moix, Marsé, Alsina, tantos otros. Hablarlo, lo hablan todos.

El catalán escrito no vende, solo produce libros y periódicos subvencionados, películas dobladas obligatoriamente en catalán. Las editoriales catalanas publican en español, las traducciones de otras lenguas son al español. Y por mucho que insistan pagando lectorados en catalán, a escala mundial el catalán nunca estará en el pelotón de cabeza. Las lenguas minoritarias son bienvenidas como expresión local, de ahí no pasan. Y tienen, en el mundo de hoy, un futuro difícil.

Hostigar a una lengua a través de la cual Cataluña está en el mundo y este entra en Cataluña, es doloroso y triste, al final es un camino equivocado. Empobrecedor, repito.

Ahora se cargan también los toros, vaya por Dios. Y se cargan todo lo cargable. Cuánta insensatez, cuánto encogerse, ponerse tontamente en el pelotón de la cola cuando pueden ir delante, sin renunciar tampoco a nada. ¡Qué cortedad de visión!

Cataluña es un país hermoso, Barcelona una urbe amplia y acogedora. Todos estaban a gusto en ella. Todo lo estropean los nacionalismos, hay que leer lo que decían de este, durante nuestra guerra, Azaña y Negrín. Y ese nacionalismo, en sus peores formas, va a peor cada día. Se ha dedicado a vender sus votos (que a veces no les pagan luego) para obtener aparentes ventajas, económicas y otras. Los Gobiernos y las instituciones españolas tragan, la Constitución de España sufre, sufrimos todos. Y han creado un distanciamiento, que sin duda duele a los catalanes los primeros. Lo disimulamos, pero existe. Yo iba mucho por Cataluña: daba conferencias, presidía Congresos y actos universitarios. Cada vez voy menos, los amigos son los mismos, pero no hay ambiente. Es triste.

Iba también por Baleares, un objetivo del nacionalismo catalán, tratan de hacerlas algo así como una Cataluña de segunda. Absorber sus lenguas, de origen catalán, desde luego, en el moderno catalán unificado por Pompeu Fabra. Mis conferencias (sobre temas de culturas y literaturas antiguas, no otra cosa, y, desde luego, en español) eran de las más concurridas de Palma, de Ibiza, de Menorca. Todos los años me invitaban.

En Mahón coincidí, en día y hora, con una conferencia de Carod Rovira. Tuve más público, que él, 200 personas, para Mahón es mucho. Vean lo que pasó. Los catalanistas decidieron un día cambiar el nombre de Mahón, llamarla Maó. La tal h está en los antiguos documentos, en el escudo que luce (si no lo han quitado) en el Ayuntamiento, en la etimología (viene de Magón). Pero siempre restan, aunque sea una h y Maó es lo que le gustó a Pompeu Fabra. Bien, alguien se quejó, acudió a la Academia de la Historia, que no tiene autoridad en el sentido del poder legal, pero sí tiene la vieja auctoritas latina, la que da el saber. Por mi desgracia, la Academia me encargó el informe, que fue aprobado por unanimidad. El informe decía (en términos cultos) que lo de Maó era una gilipollez.

¿Y qué pasó? Que no volvieron a invitarme. Ya ven, quien manda, manda. Los que pagaron el pato fueron los que oían las conferencias, que no tenían culpa. Se las cargaron como intentan cargarse los toros, el español y lo demás.
Esos son los que mandan. Lo extraño es que se lo toleren.

Fracasados y ridículos
HERMANN TERTSCH ABC 9 Marzo 2010

UN país puede llegar a reconquistar respeto en un par de generaciones. A éste nuestro le costó mucho. Con la inversión de la lealtad institucional, el amor patriótico y el compromiso de toda una generación de políticos de todas las tendencias, lo consiguió. Con el esfuerzo y la dedicación de gente honesta por lo menos al final de una difícil singladura. Comprometida con la labor de sacar a nuestra nación del pozo negro en que la historia en que los años malditos, los años treinta, pero también los doscientos años anteriores, la habían hundido. Este país se recuperó gracias a hombres y mujeres que creían en la dignidad y en el respeto que los españoles nos debemos a nosotros mismos. Y la cosa funcionó. Y estuvimos muy orgullosos todos los ciudadanos de todas las tendencias salvo los resentidos y los miserables. Este país cogió el ritmo de las naciones avanzadas , de los estados que se gobiernan con sentido común por muchos errores que puedan cometer en sus diagnósticos y búsqueda de soluciones, Se declaró presente España en el concierto general europeo. Todos los que sabemos algo de dictaduras y de miedo, de represión y angustia, fuimos en algún momento felices. Nos sentimos retribuidos. Nos sentimos españoles emocionados y retribuidos por haber convertido nuestro país en un lugar decente, en una patria compasiva, en un hogar intelectualmente probo.

Eso es lo que aumenta nuestra actual tragedia. Porque todo lo que se hizo en su día se ha ido por las cañerías de la historia. En tan poco tiempo hemos hundido todo lo que habíamos hecho, por fin, bien. En concordia y acuerdo. Un país en plena reivindicación de su esencia y competencia, de su identificación con los mejores Estados que en el mundo han existido, por civilidad, compasión y justicia, ha derivado a la mediocridad más cruel, a la miseria zarrapastrosa y a la vulgaridad, arbitrariedad, intimidación y amenaza, iguales las habidas en los peores momentos de nuestra triste y agitada historia. Un accidente de trenes nos trajo un Gobierno que aun nos habremos de explicar en las próximas décadas. Muchas décadas habrán de pasar para que los historiadores sean capaces de ver como una banda de inútiles o psicópatas y acomplejados se hicieron en este país con el poder y lo llevaron a esa ruina que amenaza a nuestros hijos y nietos.

Ya sé que en España por grandes que sean las desgracias no suele pasar nada. Hasta que pasa. Las desgracias se las reparten las víctimas entre sí. Y la indolencia de los compatriotas suele ser endémica. La empatía con el dolor en este país parece ser un lujo y no precisamente de los intelectuales. Los que lloramos por los muertos por el terrorismo y nos sentimos hundidos o simplemente afligidos por los millones de españoles que no saben nada de un futuro que se augura triste e insolvente somos unos traidores de mierda que no confiamos en esa especie de líder de «cómic» que expresa sus inmensas descompensaciones por esas manos incansables, esos ridículos trajes de manga larga, esos gestos grotescos de sobreactuación y una señora que siempre se antoja la jefa. Y que nos mandaría a la Cheka antes de estrenar un traje.

Todo puede pasar de siniestro a patético y ridículo. Gracias a nuestros gobernantes lo hemos logrado en unos años que pasarán a nuestra historia como el periodo de la mentira e ignominia. ¡Pena de traición a los españoles de buena voluntad! Treinta años hemos intentado ser un país europeo sano y normal y hoy volvemos a ser Venezuela. La peor Venezuela. La del milico cutre de botas y boina, prepotente y gamberro verbal. Como la del vallisoletano mentiroso que se cree leonés. La del nieto de Lozano, el militar ejecutable por todas las partes de la contienda trágica de nuestro país. Nuestro nieto de Lozano hizo tan buenas migas con los terroristas de ETA como para ofrecerles todo tipo de carantoñas. Nuestro nieto del fascista que era el otro abuelo nos engaña con una obscenidad que es un insulto permanente. Les aseguro que a este nieto lo recordarán nuestros nietos. Con pesar.

De cabeza a la trampa
Editorial www.gaceta.es 9 Marzo 2010

LA GACETA, primer medio de comunicación que alertó a la ciudadanía de la nueva negociación Gobierno-ETA, desvela hoy los planes que maneja la banda para anunciar una tregua “verificable” antes del verano. Sin duda una pésima noticia, ya que implica que Zapatero utiliza la paz en el País Vasco para salvarse, sacando un siniestro conejo de la chistera y que los asesinos tomarán oxígeno, como hicieron la otra vez que Gobierno y ETA escenificaron un paripé similar.

La experiencia indica que toda tregua ha sido una trampa, siempre saldada con ventajas tácticas para los terroristas y más muertes. En este caso, además, hay más que severos indicios de un perverso entendimiento entre ETA, Gobierno y PSOE de modo que, con la excusa de una paz ficticia, cada uno logre dar pasos estratégicos según sus intereses. Tal como revela LA GACETA se trataría de disfrazar de derrota de la banda lo que es un acuerdo tácito entre los negociadores. El Gobierno no sólo corre el riesgo de tropezar por segunda vez con la misma piedra (tregua más negociación), sino que está deseando que eso suceda, retomando un proceso en falso para una paz en falso.

Con un Ejecutivo que cae en picado, la noticia sería un balón de oxígeno para el zapaterismo, de cara a unas elecciones (las de 2012) con las que se presenta con las manos vacías y las colas del INEM llenas. Y, del chivatazo del Faisán a los ataques al juez Velasco y la genuflexión ante Hugo Chávez a propósito del santuario etarra de Venezuela, consta que el Gobierno baraja con los terroristas más opciones que su desarticulación con las leyes en la mano. No es algo nuevo en el Partido Socialista. Su líder busca tanto la tregua que, para ello, está dispuesto a negociar, y toda negociación conlleva cesión. Para esto no han sufrido los españoles ni han mantenido su firmeza democrática los Gobiernos. Zapatero olvida que la paz en el País Vasco sólo será el cumplimiento de la justicia.

A una ETA extremadamente debilitada también le conviene el vergonzoso apaño. Una nueva tregua (desde su punto de vista, un repliegue táctico) es una manera de ganar tiempo y de mostrarse como partidarios del entendimiento. Y de asegurarse su presencia en los ayuntamientos e instituciones. Por si fuera poco, la banda cuenta ahora con un plan de lavado de cara internacional de su causa con la ayuda de viejos amigos como el irlandés Gerry Adams.

Por desgracia, el PSOE parte de la idea de que ETA ha salido perjudicada de tantas “oportunidades perdidas” para la paz en las distintas negociaciones y que, por tanto, busca rebajar su intransigencia. También creen los socialistas que Patxi López no sería lehendakari de no haber sido por su apoyo al mal llamado proceso de paz. De ahí que, con el nefasto Eguiguren de por medio, como interlocutor con el entorno etarra, los acuerdos políticos a los que se llegó en la mesa de negociación de Loyola entre PSE y Batasuna, durante el último alto el fuego de la banda, mantengan su vigencia. ¿Será, finalmente, el objetivo de Zapatero gobernar en el País Vasco con unos batasunos a los que de pronto puede vender como “hombres de paz”? Es lo que contempla explícitamente la negociación de Loyola. Pero si el primer ten-con-ten con los asesinos fue un engaño y un error, esta segunda negociación, que sólo favorece a los terroristas y al zapaterismo, entraría de lleno en una felonía imperdonable. Más imperdonable cuanto más vencida está ETA.

El coste de la no Europa
La cumbre de Copenhague y la primera crisis del euro han demostrado la debilidad de una UE sin un gobierno económico y una política exterior y de defensa comunes. En esas condiciones el futuro de Europa, y de su moneda, es incierto
JAVIER TAJADURA TEJADA El Correo 9 Marzo 2010

PROFESOR TITULAR DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UPV-EHU

La primera crisis del euro ha puesto de manifiesto las insuficiencias de la Unión Europea en materia económica y fiscal. Y esto, pocos días después de que el presidente norteamericano, Barack Obama, anunciase que no acudiría a la cumbre transatlántica. Revés diplomático de la Unión Europea que confirma el papel subalterno que jugó en la pasada Cumbre del Clima. La ausencia de Obama es perfectamente comprensible. La capacidad de la Unión para contribuir como tal al encauzamiento de los grandes problemas de seguridad mundial focalizados, singularmente, en Afganistán e Irán, es, lamentablemente, muy limitada. Todo esto nos lleva a plantearnos una reflexión sobre el coste de la no Europa. Y ello porque, con el Tratado de Lisboa, Europa sigue careciendo de un auténtico gobierno económico y de una política exterior y de defensa común.

La crisis griega ha hecho emerger la eterna lucha entre la necesaria solidaridad europea y los intereses nacionales. En todo caso, ante los ataques especulativos sufridos por Grecia, consecuencia del profundo deterioro de sus cuentas públicas, y el riesgo real de que un Estado de la zona euro se viera abocado a la quiebra, los miembros del Consejo Europeo dieron un paso histórico al afirmar que Grecia será rescatada si es necesario. En una declaración imprecisa y ambigua por la falta de detalles, se comunicó a los mercados financieros que «los Estados de la zona euro tomarán medidas coordinadas, si es necesario, para preservar la estabilidad financiera de la zona euro en su conjunto», es decir, que no se permitirá de ningún modo que Grecia se vea abocada a la suspensión de pagos.

Con esta medida, auténticamente histórica, los especuladores soltaron el cuello de su presa. Pero nada impide que vuelvan a aprovecharse de la debilidad de la zona euro. Debilidad que reside en la enorme fractura que separa a unos Estados de otros. Países ricos, competitivos y disciplinados fiscalmente coexisten con otros manifiestamente menos competitivos y fiscalmente menos exigentes. Esos desequilibrios han sido ignorados durante once años. Existe una política monetaria común, pero no una política fiscal armonizada, ni un mercado de trabajo común, ni siquiera políticas sociales comunes. No sabemos adónde conducirá la 'coordinación' anunciada para superar la crisis griega. Lo que sí sabemos es que para evitar que se repita en el futuro sería preciso abordar reformas de gran envergadura: armonizar impuestos, uniformar mercados de trabajo y equilibrar las políticas sociales. En definitiva, crear un gobierno común económico (con estímulos y correctivos) que equilibre y complemente el gobierno monetario actualmente existente.

El establecimiento de una política exterior y de defensa común constituye la otra asignatura pendiente de la Unión. El Tratado de Lisboa establece una confusa multidirigencia europea ('policefalia', según el término acuñado por Andoni Pérez Ayala en estas mismas páginas) en materia de relaciones exteriores -presidencia estable del Consejo, presidencia rotatoria, alto representante, y presidencia de la Comisión- y un servicio de acción exterior común. Pero lo que no se debe olvidar es que la adopción de decisiones en materia de política exterior sigue sometida al requisito de la unanimidad. A nadie se le oculta que esto conduce inevitablemente a la parálisis. La exigencia de unanimidad impide que la Unión pueda adoptar medidas concretas y eficaces en relación con el desafío iraní o la amenaza que Al-Qaiga representa en Afganistán y en Pakistán.

La ausencia de una verdadera política exterior común explica también que no se haya avanzado prácticamente nada en materia de integración militar. La política de defensa sigue siendo competencia exclusiva de los Estados miembros. Éstos conservan así unas fuerzas armadas independientes cuya existencia misma vinculan a su soberanía nacional. Ahora bien, lo cierto es que bajo la apelación a la soberanía e independencia nacional nos encontramos con la realidad de que los distintos Estados europeos carecen de cualquier posibilidad real de influir de forma determinante en los grandes focos de tensión mundial. Y lo que es más, desde un punto de vista económico, sus presupuestos de defensa exigen unas partidas cuya cuantía no resulta justificada. Como han demostrado expertos en la materia, la integración militar de Europa supondría que con un menor gasto militar podríamos conseguir unas fuerzas armadas europeas mejor dotadas y más eficaces.

En definitiva, el euro ha sido y es uno de los grandes avances de la integración europea. No en vano, decía Bodino (creador del concepto moderno de soberanía) que es soberano quien da valor a su moneda. Sin el euro, los efectos de la crisis económica actual habrían sido aún peores. Pero lo que importa subrayar ahora es que el futuro de Europa (e incluso del euro mismo) resulta muy incierto, si no viene acompañado del establecimiento de un gobierno económico común y de una política exterior común, apoyada en una diplomacia y unas fuerzas armadas europeas. Es obvio que el logro de estos objetivos resulta muy complicado. Pero si no comenzamos ya a sentar las bases para su consecución, la alternativa no es muy halagüeña: a corto plazo, la irrelevancia política de Europa en el ámbito internacional y, a medio plazo, la incapacidad para mantener su nivel actual de desarrollo económico y bienestar social. Dicho con otras palabras, su decadencia en todos los órdenes.

¡Heil Zapatero!
Francisco Rubiales Periodista Digital 9 Marzo 2010

Comparar a Zapatero con Hítler sería injusto, entre otras razones porque el alemán fue un monstruo asesino y Zapatero, aunque con trucos y engaños, respeta formalmente las reglas del juego pseudodemocrático, todavía vigentes en España, pero hay dos capítulos de gran importancia política en los que sí existen sorprendentes similitudes: el primero es el desprecio de Zapatero a la voluntad de la mayoría de los españoles, a los que impone sus deseos y criterios; el segundo es la utilización de la propaganda política y el engaño para confundir, cultivar fanáticos, doblegar y someter al pueblo. En esos capítulos, Zapatero se parece más a Hítler, Stalin, Castro y demás sátrapas totalitarios del planeta que a un verdadero demócrata.

A juzgar por los hechos, parece que hemos avanzado poco en la Historia. El líder nazi Adolf Hítler impuso de manera reiterada sus ideas y deseos al pueblo alemán, incluso contra la opinión mayoritaria, y también utilizó la mentira y la manipulación para hipnotizar y someter a su pueblo, mientras que 80 años después, el español Zapatero, a pesar de ser un dirigente alineado con la democracia, un sistema que se autositúa en las antípodas del nazismo, impone su voluntad a la mayoría y recurre a esos mismos métodos para dividir, enfrentar, controlar a la población, alimentar el fanatismo y mantenerse en el poder, a pesar de sus errores, fracasos y demostrada ineptitud como gobernante.

La arrogancia de Zapatero y su interés por imponer su voluntad a la mayoría fue visible el pasado domingo, día 7 de marzo, cuando cientos de miles de españoles se manifestaron en las calles para rechazar la ampliación de la ley del aborto. A pesar de que las encuestas y las calles demuestran hasta la saciedad que una gran mayoría de los españoles está en contra de esa ley, Zapatero, comportándose como un vulgar dictador, ha decidido imponer su voluntad y aplastar el criterio de la mayoría. Sin embargo, cuando recientemente se manifiestaron cuatro sindicalistas en Madrid, Zapatero se mostró sensible al mensaje y los convocó para dialogar con ellos. Ignorar y humillar a los que piensan diferente, sin importarle que sean cientos de miles y que representen a una mayoría indiscutible de la sociedad, no es precisamente un comportaiento democrático.

Los hombres de Hítler, inventores de la propaganda política moderna, sabían que una mentira mil veces repetida termina convirtiéndose en verdad. Zapatero y sus muchachos también lo saben y hasta podrían pasar a la Historia como expertos de gran talla en manipulación y confusión de la ciudadanía a través del engaño, las medias verdades y la mentira.

Hítler afirmaba en 1939: "Un judío, independientemente de su edad, es claro que es un ser vivo; ahora bien no puede afirmarse que sea un ser humano, no hay base científica para ello". En 2009, la ministra de Igualdad española, Bibiana Aído, discípula de Zapatero, ha plagiado al dictador alemán con estas palabras: "Un feto es un ser vivo, pero no puede afirmarse que sea un ser humano porque eso no tiene ninguna base científica". La negación de la condición de "ser humano" al pueblo judío hizo posible el holocausto nazi, mientras que la negación de la condición humana al feto está facilitando el holocausto abortista español.

Adolf Hítler llevó a su pueblo, adormecido, hasta la destrucción y la derrota. Zapatero lo está llevando hacia el fracaso económico y el enfrentamiento y es probable que culmine el desastre muy pronto, si nadie le para los pies. Uno y otro lograron cultivar enormes masas de fanáticos, capaces de apoyarle a pesar de sus errores, fracasos y daños terribles que ocasionaban a sus respectivos países. España, que era un país próspero y envidiado hasta 2007, bajo el mandato de Zapatero se ha convertido en ejemplo mundial de mal gobierno, en meca de la pobreza y del desempleo y en el país del mundo donde el desprestigio de la democracia y de la clase política avanzan con más intensidad y rapidez.

Pulsa aquí para ver un vídeo que aclara en manos de quienes está España. http://www.youtube.com/watch?v=i0vGPSh0k14&feature=sub
Voto en Blanco

Paz sucia
Parot y los compromisos con ETA
Guillermo Dupuy Libertad Digital 9 Marzo 2010

Que Zapatero estaba dispuesto a buscar algún tipo de "salida a la situación de los presos etarras" es algo que ya sabíamos desde los tiempos en que sus representantes todavía prenegociaban el comunicado de "alto el fuego" de la banda terrorista. Así se lo reconoció el propio Zapatero al filósofo Fernando Savater en casa de unos amigos comunes, y así también lo aseveró el diario El País citando "fuentes socialistas" el 22 de mayo de 2005.

Que una de las formas –aunque no fuese la única– de abordar ese repugnante compromiso adquirido con los terroristas era acabar con la llamada doctrina Parot, también se pudo constatar desde el mismo momento en que la Fiscalía dependiente del Gobierno hizo públicamente suya las tesis de los abogados defensores de este sanguinario terrorista al reclamar que los beneficios penitenciarios se aplicaran a la pena acumulada y limitada a los treinta años de reclusión y no sobre cada una de las condenas del reo.

Tal y como señalaba un editorial de nuestro periódico de por aquellas fechas, que los defensores de los etarras reclamaran una forma de aplicar los beneficios penitenciarios que permitiría a quien era autor de 27 asesinatos salir a la calle con dos o tres años más de cárcel, era hasta cierto punto lógico. Lo que no lo era en absoluto –salvo en la lógica de un proceso colaboracionista como el que ya entonces se estaba desarrollando– es que el fiscal se sumara a esa tesis que facilitaba tan injusta como prematura excarcelación. Afortunadamente, y para indignación de los diputados socialistas, nacionalistas y los abogados etarras, el Supremo dictaminó que las redenciones se aplicaran sobre cada pena individual, por lo que el terrorista –salvo indulto del Gobierno o revocación del Constitucional– no podría salir de la cárcel hasta el año 2020.

Este domingo el diario El Mundo ha aportado nueva luz sobre este bochornoso e inolvidable capítulo de la paz sucia de ZP, al transcribir las actas de ETA incautadas en Francia y en las que se puede constatar en su literalidad el repugnante grado de colaboracionismo al que llegaron los representantes del Gobierno con ETA: "No tenéis ni idea de la pelea que tenemos para modificar esa doctrina... si no hubiera más remedio habría que cambiar las leyes".

El hecho cierto, sin embargo, es que ya por aquellas fechas los etarras y todos los españoles podíamos hacernos buena idea de la "pelea" que estaban llevando a cabo a favor de ETA el Gobierno, la Fiscalía, el PSOE y sus aliados nacionalistas para erradicar la doctrina Parot que tanto dificultaba la reducción de condenas a los terroristas.

Y es que, tal y como denunció editorialmente este periódico, y al margen de las presiones secretas que pudieran estar haciéndose a los magistrados, el Gobierno y sus aliados nacionalistas lincharon verbalmente al por entonces presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Francisco José Hernando, precisamente a raíz de esa encomiable sentencia en el caso de Henri Parot, que tanto iba a dificultar la salida de este y de muchos otros presos de ETA.

Fueron tan lejos en sus presiones que incluso llegaron al extremo de exigir a Hernando explicaciones en sede parlamentaria sobre esta sentencia, en lo que era una inaudita y confesa falta de respeto a la independencia del Poder Judicial para beneficio de uno de los más implacables asesinos de ETA.

Consulten la prensa de aquellos días para ver que los abogados de los etarras o los representantes de Batasuna ya no eran los únicos que ponían a bajar de un burro al máximo representante del órgano de Gobierno de los jueces y de nuestro Tribunal Supremo. Y es que tal y como concluía otro editorial de aquellas fechas, "a falta de actas de reuniones clandestinas, disponemos de hemerotecas".

Zapatero
VII año triunfal
GEES Libertad Digital 9 Marzo 2010

En política exterior, un país puede ser respetado por dos cosas: por generar temor entre aliados y enemigos debido a su poder económico, militar o diplomático; o por generar confianza y fidelidad entre sus aliados y amigos en la defensa común contra sus enemigos. En el caso de España, una diplomacia realista implica un equilibrio entre un potencial militar relativamente bajo y una seriedad en las alianzas que nuestro país cultivó hasta marzo de 2004. A partir de entonces, todo cambió. España comenzó un proceso de ensimismamiento brusco y agudo, en el que abandonó primero las alianzas, después los intereses y por fin la política exterior. Los chillidos y aullidos de Chávez y sus tiranos en la niebla contra nuestro país no sólo no nos extrañan: son la consecuencia lógica de seis años de abandono español en el mundo y de inhibición ante ataques y provocaciones.

El problema hace seis años no era que Zapatero fuese antiamericano; es que era y es antiespañol, si por español entendemos a aquel gobernante celoso de los intereses nacionales, preocupado por el prestigio y la dignidad nacional, y deseoso de lograr que España esté presente en las grandes decisiones internacionales. Nada de esto aparece en Zapatero: la Alianza de Civilizaciones, la retirada de los aliados en Irak, el pago a piratas y terroristas dejan traslucir una negativa patológica a defender a España y los españoles de sus enemigos. Esto es lo que hay, y esto es lo que se está mostrando de manera cruel con los insultos chavistas contra nuestro país. Al comienzo de su sexto año en la Moncloa, muestran el lado más triunfal de la política exterior de Zapatero.

En relación con Estados Unidos, el único logro ha sido familiar: la foto de Sonsoles y las chicas con Obama que decora la chimenea de los Zapatero. Más allá de eso, no ha sido capaz de llevar a cabo una relación normal con la Casa Blanca, ni con demócratas ni con republicanos, y las visitas han sido siempre fugaces, o indirectas y obligadas por las circunstancias, por mucha fanfarria monclovita desplegada. Al comienzo, el Gobierno decía que el problema era Bush; después, que la cosa mejoraría con Obama. A estas alturas, esta claro que éste no confía en Zapatero ni como socio menor. Su interés está fuera de Europa, y en Europa su interés está lejos de España. Seis años después, nuestro país ha quedado desguarnecido de su mejor aliado.

En Europa, España ha quedado al margen de todas las decisiones, económicas y políticas de los últimos seis años. No cuesta mucho trabajo ver como la vieja Europa –en términos del PSOE el corazón de Europa– menosprecia a España. La ignorancia y el desinterés de Zapatero por la agenda internacional, la falta de seriedad de la diplomacia de Moratinos y la incapacidad de reacción ante la crisis económica han convertido a España en uno de los parias europeos. Por otro lado, los países de la nueva Europa –los del este–, que constituían contrapeso junto con España, han roto la buena relación que tenían con nuestro país antes de 2004 para mirar con desconfianza a un país que maltrata a las democracias. Para Gran Bretaña, la España post Aznar ha dejado de existir, y es notorio el desprecio de Italia por nuestra diplomacia. La presidencia europea, con una agenda lúdica, aún deteriora más la imagen. España está aislada en Europa, lo cual se traslada además a nuestra relación con otros países, especialmente en Iberoamérica. Costará recuperar en el futuro la posición perdida en Europa en estos últimos tres años, y con ella la posición internacional.

Respecto a Oriente Medio, la doctrina Moratinos se ha hecho doctrina española: hoy nuestro Gobierno es considerado uno de los más judeófobos de Occidente, si no el que más. En Líbano, España trata de no importunar a Hizboláh, a la que supuestamente ha ido a desarmar, y es defensora de la dictadura de Hamás en Gaza. La falta de realismo de Moratinos y su alineación constante y grosera con los grupos terroristas palestinos lo han deslegitimado ante todas las partes. Respecto a Irán, respeto y comprensión; y respecto a Irak, desconfianza ante una democracia a la que España abandonó. Por lo demás, la Alianza de Civilizaciones con Turquía o la Liga Árabe esconde, a duras penas, el hecho de que el islamismo sigue considerando a España tierra de conquista.

En África, dos han sido los episodios que han mostrado la debilidad española y su falta de aliados: el caso Alakrana y el caso de Mauritania. En ambos casos, el Gobierno ha considerado como un éxito la cesión ante los terroristas, siendo el país occidental que mayor debilidad ha mostrado, lo que viene a sumarse al borrón original de la rendición en Irak. En otros países, el Gobierno de Zapatero ha puesto en marcha una hemorragia masiva de fondos públicos españoles en materia de cooperación y lucha contra la inmigración, sin control del dinero y sin contrapartida alguna para nuestro país. Es el único país europeo que paga pero no exige. Respecto a Marruecos, el caso Haidar ha escenificado con claridad la posición acomplejada y timorata española.

Respecto a Iberoamérica, Chávez es la piedra de toque, la constatación de la diplomacia española como una marioneta rota en manos de Moratinos y Zapatero. Sin relación con Estados Unidos, arrinconado en Europa, sin una política exterior coherente y de acuerdo a principios, sin apego a los regímenes democráticos y siempre dispuesto a ceder ante los matones del mundo, no es de extrañar la salida en tromba del chavismo contra España, que dicho sea de paso apoyó al gorila rojo en su maniobra contra Honduras.

¿No nos parecía que España había ido demasiado lejos? ¿No queríamos una diplomacia y una política exterior más molestas? ¿No nos reíamos de Perejil, no nos escandalizábamos de Irak, no nos mofábamos de la rudeza española en la UE? No se trata sólo de la izquierda radical, sino de todos aquellos que creían que España podía y debía tener una política exterior distinta y de perfil más bajo: aquí la tienen, y aquí tienen el VII Año Triunfal de ZP. Claro que siempre nos quedarán los diez años más gratificantes de Libertad Digital. Éstos sí los celebramos y los consideramos un triunfo.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

'Patriofobia'
Ricardo Carreraswww.lavozlibre.com 9 Marzo 2010

Permítanme que use una palabra que, si bien no está reconocida en el Diccionario de la Lengua Española, refleja bien lo que quiero expresar. Si la xenofobia es el odio o antipatía hacia lo extranjero o los extranjeros, podríamos definir 'patriofobia' como el odio o antipatía hacia la patria de uno -y por extensión hacia lo propio- y hacia los compatriotas de sentimientos opuestos.

Se trata de aquellos españoles que sienten 'hispanofobia' o aversión a todo lo español. Por ejemplo, le tienen tirria a la bandera nacional y al verla insultan a la persona asociada a ella, tildándola rápidamente de facha. Seguro que ustedes conocen a alguno.

Hay dos tipos de 'patriófobos'. Por un lado, están los que, siendo españoles, no se sienten tales, se identifican con otra patria y odian a España. Son los nacionalistas periféricos exacerbados. Como parte sustancial de la identidad de ese nacionalismo, tiene necesariamente que haber una buena dosis de odio y rechazo a España. Sirve de barrera psicológica. De no existir, el nacionalista periférico caería por la fuerza de la gravedad en terreno patrio, dada su afinidad con sus compatriotas.

Por eso, el buen talibán periférico se alegra cuando pierde la selección española, o pita al rey, quien representa a España en actos oficiales. Se regocija cuando España está en crisis económica y sufre cuando la economía crece. También goza cuando pierde el Real Madrid o cuando Madrid no se lleva las Olimpiadas, porque él identifica a nuestra capital con España. Y así todo.

Asimismo, intenta erradicar lo más explícitamente español de su región, de su entorno. Empezando con el español, la lengua común de todos los españoles. Siguiendo con la historia y las percepciones de proyecto común.

O aspira, por ejemplo, a prohibir nuestra fiesta nacional por antonomasia -hay que apoyar los toros bravos y la tauromaquia, entre otras muchas razones, porque son símbolos nacionales y, por esos mismos motivos, los 'patriófobos' nacionalistas quieren acabar con ellos.

El segundo tipo de 'patriófobo' es el español apátrida de sentimientos, que no quiere saber nada de España ni de lo español. En teoría, es posible experimentar sentimientos neutros -ni odio ni amor- hacia la patria e instalarse en algo parecido al cosmopolitismo puro. Pero como ocurre hacia un padre o una madre, en la práctica, lo más frecuente es que el español que por algún particular motivo no ama a España, es porque le tiene fobia a su propia patria.

Las buenas noticias para ambos tipos puros de 'patriófobos' es que tienen cura. La receta son tres 'P': paciencia, psicólogos y psiquiatras. Suerte en el intento.

Pero además de estos dos extremos, hay en España una buena dosis de 'patriofobia' más suave, con frecuencia inconsciente, esparcida por nuestra piel de toro.

Lo vemos en el idioma. Abundan los más innecesarios barbarismos, mientras que yacen postrados sus equivalentes en español.

Uno de mis favoritos es decir 'hacer footing', en vez de correr. Este gracioso y extendido modismo tiene otros significados, pero nunca se ha usado para eso en inglés, lengua que llama al correr jogging, pero no footing. Tremendo. Para premio...

No menos gracioso es llamar a una casa de toda la vida -como la dibujan los niños- chalet, que significa en francés nada más y nada menos que... ¡casa!

Dicen algunos con donaire: “Voy a hacer un planning”, en vez de un plan, que es lo mismo, pero más corto, y tiene la ventaja de ser español. Y así, una larguísima lista de barbarismos, en su inmensa mayoría prescindibles.

Hay por tanto una 'patriofobia' soterrada, aunque sea moderada, en el uso del idioma, puesto que se rechazan voces propias para tomar otras ajenas que no añaden nada.

Igualmente ocurre con la historia de España -muy desconocida- nuestros trajes regionales -desdeñados-, nuestra música tradicional -ignorada-, nuestros bailes y danzas -abandonados- o los destinos turísticos -cuántos españoles han estado en Praga, Berlín o Nueva York, pero no conocen Asturias, La Mancha o Segovia, por ejemplo.

En todos esos ejemplos hay suaves dosis de 'patriofobia', combinada con su inseparable xenofilia o exaltación de lo extranjero. Para remediarla, no son necesarias las anteriores tres 'P', pero sí al menos ser conscientes de ello.

El nacionalismo radical empobrece la economía guipuzcoana
La economía guipuzcoana retrocede en manos del nacionalismo radical
Raúl González Zorrilla Periodista Digital 9 Marzo 2010

El mundo nacionalista guarda con celo, en Guipúzcoa, el legado político radical de Juan José Ibarretxe, pero la mayor presión independentista existente en este territorio viene traduciéndose, mes a mes, en unos resultados económicos realmente nefastos.

La producción industrial, por ejemplo, cayó en el pasado mes de enero un 3% con respecto a diciembre de 2009. En términos interanuales -en comparación con enero de 2009- el retroceso es bastante más amplio, todavía del 8,1%, lo que da idea del alcance y persistencia de la crisis en la industria guipuzcoana. A nivel de País Vasco, la actividad industrial media disminuyó el 2,3% intermensual y el 4,8% interanual.

También cae de un modo importante la recaudación tributaria. La Hacienda Foral de Guipúzcoa recaudó en enero 262,9 millones de euros, lo que significa un descenso del 1,8% y confirma una tendencia con graves altibajos, en la que a un aumento de los ingresos fiscales le sigue un fuerte decremento de los mismos.

Del mismo modo, y en lo que hace referencia al número de afiliados a la Seguridad Social, la media en Guipúzcoa fue de 306.529 personas, con un incremento mensual del 0,05% y un descenso interanual del 2,39%.

Otro tanto ocurre con el número de personas desempleadas. En el ámbito del País Vasco, el mayor número porcentual se registró, el pasado mes de febrero, en Guipúzcoa, donde el paro se incrementó en un 1,34%, con 549 personas sin empleo más que en enero.

Un ejemplo inequívoco de los padecimientos que sufre la economía guipuzcoana: la actividad del Puerto de Pasajes (en la imagen) se desplomó el pasado ejercicio a sus niveles más bajos de las últimas dos décadas. En 2009, el tráfico de mercancías del principal puerto guipuzcoano descendió un 26%, hasta las 3,5 millones de toneladas, un volumen similar al que registraba en los años setenta del siglo pasado.

Para paliar esta grave situación económico, Gipuzkoa ha aprobado ya algunas medidas especiales. La primera de ellas, plantar peajes en la práctica totalidad de las principales carreteras del territorio, en principio para vehículos pesados, aunque es posible que la medida se extienda a todo tipo de automóviles. La respuesta no se ha hecho esperar: transportistas y asociaciones empresariales denuncian la radicalidad de la medida, mientras que desde el Gobierno de Navarra ya se anuncia la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra esta norma.

El dios del Islam es “el mayor terrorista’, afirma el hijo de un líder de Hamas
Redacción Minuto Digital 9 Marzo 2010

El hijo de un líder de Hamas que ha ayudado a las fuerzas de seguridad de Israel luchar contra el grupo terrorista islámico afirma que no tiene miedo a morir.

Mosab Hassan Yousef ha declarado a la agencia de noticias AP que está dispuesto a hablar de las brutalidades de Hamas y los males del Islam, a pesar que corre el riesgo de ser capturado y asesinado.

Su libro “Las memorias de Yousef, Hijo de Hamas”, ha salido a la venta esta semana y en el describe surelación con el servicio de seguridad israelí Shin Bet, durante más de 10 años.

Mosab Hassan Yousef asegura que el servicio de seguridad israelí tiene un trabajo importante. “Ellos están enfrentando una guerra muy sucia y difícil”. “No estoy de acuerdo con todo lo que hacen y de hecho he manifestado estar en contra. Fuí sincero cuando estaba dentro de la organización y que conocen mi posición, y hoy que se sorpenden de lo que estoy diciendo en públicamente”.

Durante una entrevista concedida a AP, Yousef -ahora un cristiano comprometido – hizo comentarios muy fuertes contra el Islam, al afirmar que “El terrorista más grande es Alá del Corán, el dios del Corán, el dios del Islam”. Yousef entiende que este comentario puede ofender a muchas personas -, pero que verdadera intención no es ofender.

Desde que dejó el Islam, Yousef está convencido que a medida que los musulmanes se acercan más Alá y a Mahoma, se vuelven más “inhumanos y terroristas “. Afirma que la lucha contra el terrorismo es en realidad una guerra entre dos dioses. “El dios del Corán por un lado, y el Dios de la Biblia por el otro”. Señala que que el sistema islámico obliga a los musulmanes a convertirse en inhumanos.

El padre Yousef, el jeque Hassan Yousef, líder de Hamas, renegó de su hijo el pasado lunes. Pero el joven Yousef, dice que ahora adora a un Dios del que nunca renegará. “Un dios que te enseña a odiar y dice de sí mismo que ‘yo soy el engaño [sic]‘, es diferente del Dios que te dice ‘Te amo – no importa lo que hagas, tú eres mi hijo. ”

Además añade que convertirse en cristiano, no era cuestión de dejar el Islam por otra religión. “Yo no soy una persona religiosa hoy en día. Yo soy un seguidor de Jesucristo, es simplemente una cuestión de una relación.”

Geert Wilders cree “incompatibles” islamismo y democracia
Redacción Minuto Digital 9 Marzo 2010

El diputado holandés Geert Wilders ha afirmado que la religión musulmana es “incompatible” con la democracia, y ha tildado de “bárbaro” al profeta Mahoma, durante una visita a Londres para presentar su documental Fitna.

“El islamismo y la democracia son incompatibles. Cuanto más islamismo tengamos, más libertad perderemos y esto es algo por lo que merece la pena luchar”, declaró el líder del Partido por la Libertad (PPV) en una rueda de prensa posterior a la proyección de su película “Fitna” en la Cámara de los Lores del parlamento británico.

“Creo que tenemos suficiente islam en Europa. Creo que el islam es una religión violenta”, agregó el diputado de 46 años.

Wilders insistió una vez más en que sus ataques estaban dirigidos con la ideología islámica “totalitaria”, y que no tenía “nada contra los musulmanes”.

Como en las dos ocasiones anteriores, la visita de Wilders respondía a la invitación del Lord británico Malcolm Pearson, del también deuroescéptico Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP).

El PVV, que dispone de 9 escaños en el parlamento holandés, logró un importante avance en las elecciones municipales de esta semana en Holanda, a tres meses de nuevas legislativas anticipadas.

Fundado en 2006 con el programa de “luchar contra la islamización de Holanda”, este partido aboga por prohibir el Corán, al que compara con el manifiesto de Adolf Hitler “Mein Kampf”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Se lo dije a Feijoo en Baiona
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 9 Marzo 2010

Me escribe Pedro Larrauri:

El sábado 6 de marzo por la mañana estaba en Baiona, disfrutando de la fantástica Fiesta Medieval de la Arribada de la Pinta. Cuando llegué, no imaginaba lo que iba a pasar. Me había parado a hacer unas fotos y mi familia se había adelantado. Me eché a un lado para que pasara la elegante Banda de Gaiteiros de la Diputación. Entonces vi venir, al frente de la comitiva oficial que seguía a la banda, a Alberto Núñez Feijoo; a su lado iba el alcalde de Baiona, Jesús Vázquez Almuiña, amigo y colega. Me acordé entonces de una conversación que tuve con él, con Sito (como llamamos sus amigos al alcalde, al que considero buena persona y buen político), hace poco más de un año, justo antes de las elecciones. Le decía yo entonces que no me fiaba del PP en el tema lingüístico, y que iba a votar a UPyD. Y Sito me insistió en que votara al PP, que confiara en que Feijoo iba a acabar con la imposición del gallego, como había prometido.

Y en ese momento, el sábado, no me contuve: tanta rabia acumulada por la traición de Feijoo me dio fuerzas. Saludé con la mano a Almuiña, que me respondió con un amigable gesto. Feijoo me miró, y aprovechando el momento, en voz bastante alta, para que escucharan el Presidente y todas las autoridades que le rodeaban, les dije: "Lo ves, Sito: yo tenía razón. Tú me pediste que confiara en Feijoo. Prometió darnos libertad lingüística a cambio de nuestro voto, y no ha cumplido. Nos ha engañado. Nos ha traicionado. Seguimos sufriendo la imposición del gallego".

Feijoo mantuvo su cara sonriente, para mí cínica, mientras ambos apartaban de mí su mirada y seguían andando como si no pasara nada. Yo me callé. Un guardaespaldas se acercó andando por el borde de la comitiva, pero pasó de largo. Probablemente había oído mis voces pero no había prestado atención a lo que decía, y debió pensar que un caballero medieval de alta alcurnia (yo iba vestido de época, elegantemente engalanado) había saludado a las autoridades. Probablemente eso me salvó de tener algún problema. Quizá Sito se cabree conmigo por incomodar a su invitado. O a lo mejor eso le ha animado a decirle a Feijoo lo que él, y muchos otros dirigentes del PP, piensan sobre el problema lingüístico y sobre el valor de su palabra.

Tras el emocionante encuentro, me sentí muy a gusto con lo que había hecho. Y he querido contar esta "aventura" para animar a todos los que como yo siguen sufriendo la imposición del gallego en la enseñanza, a que le recuerden a Feijoo cada vez que puedan que nos ha mentido: que él es ahora el principal responsable de la falta de libertad que padecemos y del perjuicio que sufren nuestros hijos, que ha traicionado a sus votantes, y que su palabra para nosotros no vale nada.

He leído en la prensa del domingo que Feijoo, minutos después de nuestro encuentro, dio su discurso ante el monumento a Pinzón en Baiona hablando en castellano y en gallego. Es asombroso que ese detalle sea noticia, destacada en el titular secundario: “Abrió los actos con un discurso bilingüe”, cuando eso debería ser lo normal y habitual. Pero Feijoo siempre pronuncia sus discursos en gallego. Quizá le remordía la conciencia por lo que ha hecho. Pero ese gesto de condescendencia, señor Feijoo, no es suficiente.

Pedro M. Larrauri. Vigo.

Rosa Díez y El Mundo
¡Provocadora!

Cristina Losada Libertad Digital 9 Marzo 2010

En La tribu atribulada, Jon Juaristi cuenta su experiencia como conferenciante en la Universidad de Barcelona. Fue en 1999 y el resumen de la cosa es que no pudo dar la conferencia. Fue recibido por los berridos, amenazas y pedradas de un "rebaño de nacionalistas radicales" que también cortó la luz y se apoderó del equipo de sonido. Había allí un grupo de batasunos con una pancarta en eusquera. "Eran los únicos que me insultaban en español", recuerda el escritor. Alejo Vidal Quadras, el segundo no-conferenciante de la sesión, ni siquiera pudo entrar en el recinto. Pero Juaristi estaba avisado. Cuando llegó a Barcelona, supo que "el periódico de la Universidad había anunciado el ciclo como una provocación intolerable, acusándonos a todos de anticatalanes".

Juaristi estaba avisado y, no obstante, decidió ir. Lo mismo harían, en distintas ocasiones, Aznar, Savater, Espada y Gotzone Mora, entre otros. Y ahora, Rosa Díez. ¡Mira que hay gente a la que le gusta provocar! Eso es lo que sostiene una periodista de El Mundo de Cataluña. Según ella, todos esos personajes y alguno más no son víctimas inocentes de las huestes nacionalistas. No. Les pasa que arden en deseos de que los vituperen y agredan para colgarse medallas y obtener publicidad. Su numerito está calculado, vaya que sí. La prueba es que Díez "en todo momento mantuvo la sonrisa. No es para menos. Consiguió salir en los periódicos y los telediarios y algún que otro voto se habrá ganado (...)". Si los fanáticos no existieran, Díez los hubiera inventado para hacerse con el botín publicitario del incidente.

No teníamos un razonamiento semejante desde aquellos jueces que achacaban la violación de una mujer al hecho, provocador, de que llevaba minifalda. Iba enseñando muslo y qué iba a hacer el hombre. Ella se lo estaba buscando. Como Rosa y los demás. Se lo buscan los demócratas al acudir a lo que hace tiempo dejó de ser un templo del saber para convertirse en santuario de ignorantes que defienden con violencia su incultura. Ya pueden estar contentas las Sturmabteilungen del catalanismo. Al guiño cómplice de quienes rigen las instituciones, a la protección que les dispensa el poder, a la prensa servicial que denigra a los no nacionalistas, se acaba de unir El Mundo. Bienvenido a la charca.
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Madrid-Barcelona
Gallardón: El buen madrileño
David Jiménez Torres Libertad Digital 9 Marzo 2010

El AVE Madrid-Barcelona es cómodo y moderno, un lujo con algo de asepsia que invita al pasajero a un discreto optimismo, a una eficiente profesionalidad, a una elegante cortesía. Independientemente de la tensión que pueda producirse en las dos ciudades a las que une, el AVE rehúye del atronador sonido de sus respectivos tambores mientras se desliza por la meseta en una cápsula de silencio. Dos de sus pasajeros recientes fueron Jordi Hereu y Alberto Ruiz-Gallardón, que viajaron juntos y entablaron un "debate" cortés y fructífero que recogía El País en una extensa entrevista conjunta este domingo.

Abundaba la conversación entre los alcaldes de las dos ciudades más poderosas de España en lugares comunes, frases de sintaxis alterada por los vaivenes de los vagones y disquisiciones sobre la complementariedad de la cooperación y la competición; discurso de funcionarios. Hasta que los periodistas de El País plantean la cuestión de verdad, el elefante en el vagón, y Hereu, a riesgo de desentonar con la asepsia reinante, se suelta. En Cataluña y en Barcelona "no hay problema", ni con la lengua ni con la cuestión identitaria ni nada: "y no lo hay de manera cotidiana y normal. La fractura por la lengua nunca existirá". El único problema, según él, lo crean "los representantes del unitarismo español", "los que lanzan estos tópicos en un cierto Madrid (...) porque hay gente que vive de alimentar estos tópicos que dicen que en Cataluña nos comemos con patatas a cierta gente que habla ciertas cosas...". Por tanto, y mirando hacia adelante en la relación entre las dos ciudades, Hereu estima que "me parecería muy importante que el anticatalanismo no fuera moneda de cambio en la política".

¿Qué responde a esto Alberto Ruiz-Gallardón? ¿Le dice que antes de hablar de anticatalanismo, Hereu debería mirar el antimadridismo y antiespañolismo qua abunda entre algunos sectores de su ciudad, y entre la totalidad de la clase política que él representa? ¿Le dice que antes de hablar de "tópicos" de fritangas, debería acordarse de que no hace una semana que Rosa Díez sufrió un intento de agresión en la Universidad Autónoma de Barcelona? ¿Le espeta que la única moneda de cambio acuñada con odio la trafica el nacionalismo catalán, que hace del antimadridismo y antiespañolismo su leitmotiv electoral? Ante el comentario de Hereu de que "frente a tópicos con los que algunos hacen grandes teorías, que vengan a pasear conmigo por Barcelona", ¿le responde Gallardón que le lleve por el Passeig del Born, con sus pintadas del "Canya contra Espanya" y sus carteles de JERC que rezan "Espanya és crisi" bajo los dibujos de un torero, un guardia civil, un operario de residuos tóxicos, una monja, un gordo banquero y un juez con el águila imperial bordada?

No. Antes que rebatir alguna de las aseveraciones de Hereu, Gallardón asiente con tolerante y responsable aplomo: "ése es un ejercicio de convicción y voluntad que he practicado siempre. Utilizar el anticatalanismo para ganar crédito en Madrid es un error infinito". Lo único lamentable es que se "confundan las voces del PP, que es muy amplio, con voces de fuera del partido, que dicen representar las esencias del PP". En la asepsia del AVE, el catalán se ha extralimitado un poco, pero su interlocutor se ha expresado como un buen madrileño. ¿Su recompensa? "Alberto es la antítesis de los que lanzan estos tópicos". Hereu dixit.

Recortes de Prensa   Página Inicial