AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 13 Marzo  2010

 

11-M: seguimos queriendo saber (I)
Cristina Falkenberg El Confidencial 13 Marzo 2010

Correr un tupido velo sobre el 11-M no es sólo cobarde hasta el extremo y profundamente inmoral, sino directamente torpe y una completa irresponsabilidad. La tentación de influir en los resultados de las urnas, vía atentado, es siempre grande, como ocurrió con el asesinato de Isaías Carrasco a manos de ETA estas últimas elecciones generales. Sin embargo la impunidad sólo acrecienta la tentación de delinquir, porque el Derecho penal no habrá cumplido la que Feuerbach llamaba su función preventiva, fuese la especial -disuadiendo al delincuente de delinquir-, o la preventiva general -desanimando a otros, a la vista de las penas recaídas- pero que en el caso de la impunidad, no son ningunas.

Hace un par de semanas vimos unos minutos de vídeo que ponían en serio entredicho la afirmación -sostenida en la Sentencia de la Audiencia Nacional (AN) 65/2007 firmada por los Magistrados Fernando García Nicolás, Félix Alfonso Guevara Marcos y Javier Gómez Bermúdez- de que en los trenes de la masacre del 11-M, estallase Goma 2 ECO. Esos minutos cruciales de vídeo se hallaban, casualmente, guardados bajo distinta nomenclatura de las aproximadamente 800 horas restantes de la misma filmación. Aparecieron, como “los maletines del GAL”, en un lugar absurdo de la AN.

La consecuencia de estas revelaciones es que dos de los tres condenados como autores materiales directos de la masacre -tras 116 detenciones y 29 imputaciones-, es cada vez más dudoso que lo fuesen. En cuanto al tercero de ellos, Jamal Zougham, de los testimonios incriminatorios se concluye que debía tener el don de la ubicuidad (se volverá sobre este punto).

Son tantas las incógnitas que resulta más sencillo enumerar lo que parece se sepa con un grado de certeza suficiente como para poder tener efectos jurídicos.

Las declaraciones de Dña. Carmen Baladía
En este sentido resultan especialmente valiosas las declaraciones realizadas por Dña. Carmen Baladía, Directora del Instituto Anatómico Forense de Madrid (IAFM), tanto por la materia sobre la que versan, como por su consistencia y precisión.

Entrevistada por Luis del Pino acerca del desarrollo de las autopsias, Dña. Carmen es taxativa cuando afirma, que a excepción de una persona que tenía incrustado en su cuerpo un trozo de metal que debía ser de los trenes, ninguno otro de los 191 cadáveres presentaba restos de metralla. Esto es esencial pues las pruebas fundamentales en que se apoya la sentencia -ninguna de las cuales procede de los escenarios del crimen- son una mochila aparecida en la Comisaría de Vallecas, y una furgoneta hallada en Alcalá de Henares (también volveremos sobre ella). La mochila de Vallecas contenía clavos y tornillos a modo de metralla, amén de que no estaba preparada para explotar, con sus cables sueltos y un teléfono móvil como iniciador y que no daba en absoluto la corriente que requería el concreto modelo de detonador para explotar. Eso sí, contenía una tarjeta SIM -innecesaria en esa bomba- que sirvió para practicar detenciones.

Las otras autopsias que debieron practicarse fueron las de los cadáveres aparecidos tras la explosión de Leganés. Sin embargo y como pone de manifiesto la Doctora Baladía, estando ella fuera de Madrid parece ser que el Dr. Prieto no habría dejado ejercer sus competencias al Dr. Pera, Director de la Clínica Médico Forense y que quedaba al cargo. Tampoco parece que la Policía Científica lo tuviese cómodo para realizar sus tareas. El Dr. Prieto fue llamado por el PSOE a declarar en la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados en calidad de Subdirector del IAFM, cargo que no existe.

Es un hecho que no se realizaron autopsias a los cadáveres hallados en Leganés -aunque la Ley obliga a que se lleve a cabo por dos facultativos-, lo que imposibilita saber con suficiente certeza su identidad, cuándo murieron y de qué. Sí se realizaron informes complementarios, de detección de drogas, alcohol y psicofármacos, aunque no otros de verdadera utilidad para el caso, como los de detección de hemoglobinas anormales que permiten determinar si pudo haber muerte por inhalación de gases, algo propio de una explosión.

Tan recomendables como los vídeos de los peritos de los explosivos, son las declaraciones de la Dra. Baladía (disponibles también en YouTube), y más habida cuenta de que el Tribunal Supremo enmendó la sentencia de la AN en este punto.

La acción popular y el Ministerio Fiscal
Una impresión tan personal como indeleble que se ha tenido estos seis años desde que tuvo lugar la masacre, es que se han hecho todo los esfuerzos posibles por destruir pruebas, sustituyéndolas por otras falsas, a la vez que se manipulaba la opinión pública, desviando el debate desde la exigencia del esclarecimiento de los hechos y la detención de todos los culpables, a un absurdo enfrentamiento entre sectores de la sociedad.

Es un hecho que estas prácticas no son típicas de las bandas terroristas.

El delito no tiene color político y a efectos de la repugnancia que el crimen suscita en cualquiera, resulta irrelevante la adscripción ideológica del delincuente. Esto es independiente de entender que pudiese eventualmente haber un móvil político en el 11-M, dada la proximidad de unas elecciones generales.

La comisión de un crimen entraña una ofensa a toda la sociedad, cuya convivencia se ve gravemente perturbada. Los delitos son por tanto públicos (a salvo ciertas excepciones), fundamento éste de la acción popular que consagra el artículo 125 de la Constitución, y que puede instar cualquier español, según los artículos 270 y 110 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECr). Asimismo podrá impetrar la tutela de los Tribunales el directamente ofendido por el delito, erigiéndose en acusación particular.

Pero junto a este “poder” hallamos un “deber”, que incumbe al Ministerio Fiscal. El artículo 124.1 de la Constitución sienta que “El Ministerio Fiscal […] tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad”, concepto que desarrolla la Ley 50/1981, de 30 de diciembre, por la que se regula el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal cuyo artículo 3 dispone que “[…]corresponde al Ministerio Fiscal: 1. Velar por que la función jurisdiccional se ejerza eficazmente […]”, “4. Ejercitar las acciones penales […] dimanantes de delitos y faltas u oponerse a las ejercitadas por otros, cuando proceda” y “5. Intervenir en el proceso penal, instando de la autoridad judicial la adopción de las medidas cautelares que procedan y la práctica de las diligencias encaminadas al esclarecimiento de los hechos…”.

El artículo 105 LECr concreta que: “Los funcionarios del Ministerio Fiscal tendrán la obligación de ejercitar, con arreglo a las disposiciones de la Ley, todas las acciones penales que consideren procedentes, haya o no acusador particular en las causas…”, obligación que no se rige por el criterio de oportunidad sino por el de legalidad, tanto que el Fiscal podrá incoar diligencias instructoras de oficio, aunque siempre con la asistencia de la Policía Judicial.

Esto es así en Derecho. Quede pues constancia y la semana que viene: más.

Un día para no olvidar
Editorial La Razón 13 Marzo 2010

España conmemoró ayer el sexto aniversario de los atentados del 11 de marzo, en los que fueron asesinadas 192 personas y otras 2.000 resultaron heridas. Las principales instituciones del país y la clase política en pleno, así como distintos colectivos de la sociedad civil, rindieron diversos homenajes a los afectados por las explosiones en los trenes madrileños. La jornada sirvió también para expresar un público reconocimiento a todas las víctimas del terrorismo en nuestro país. Por primera vez, el Congreso acordó por unanimidad declarar el 27 de junio como Día de Homenaje a las Víctimas del Terrorismo. Ese día de 1960, ETA asesinó por primera vez, concretamente a una niña de 22 meses llamada Begoña Urroz, que murió calcinada en un coche como consecuencia de un artefacto explosivo de la banda en la estación de autobuses de San Sebastián. En democracia los gestos nunca sobran, pero cuando se producen como un acto de reparación pública a quienes lo dieron todo por la libertad de los españoles, cobran una trascendencia y un valor altamente relevantes.

En los últimos años, el Estado de Derecho ha colocado a las víctimas en el lugar de privilegio que les correspondía después de años de haberlas mantenido, intencionadamente o no, en un segundo plano. Las víctimas del terrorismo han dado un ejemplo encomiable de compromiso en defensa de los derechos fundamentales y en el combate permanente contra los asesinos y sus cómplices en condiciones difíciles y complejas. Su autoridad moral y su coraje democrático obligan a la sociedad y a los poderes públicos no sólo a escuchar sus opiniones, sino a atender sus necesidades. Desde hace años, una de las principales reclamaciones ha sido la de que los delitos terroristas no prescribieran. Hasta hoy, esa petición no había sido atendida y el agujero legal había permitido que varios crímenes quedaran sin castigo y que, por tanto, no hubiera justicia para algunas víctimas. Afortunadamente, la reforma del Código Penal, respaldada por PSOE, PP y CiU y que el Congreso comenzó a debatir ayer, acabará con ese espacio de impunidad. Es otra gran victoria de las víctimas.

Los políticos entendieron ayer adecuadamente que las víctimas están muy por encima de las luchas partidistas y de su rivalidad habitual. Todos los grupos estuvieron en su sitio, en lo que desearíamos que fuera su actitud siempre. Que se instrumentalice el dolor y el sufrimiento sólo retrata la bajeza del que lo hace, sea político o, incluso, víctima. Que se haga además en una jornada como la del aniversario del 11-M, como ocurrió con una soflama desafortunada, únicamente degrada al responsable.

El 27 de junio será una jornada especial. Lo era hasta hoy para la familia de Begoña Urroz, y lo era por extensión para el conjunto de las víctimas. La sociedad española tiene el deber de la memoria, la reparación y la justicia hacia un colectivo imprescindible para preservar la dignidad del Estado de Derecho. El final del terrorismo sólo llegará cuando las víctimas lo sientan realmente, y eso sólo será posible con la derrota inapelable, sin atajos negociadores, de los terroristas.

Palabra en el tiempo
IGNACIO CAMACHO ABC 13 Marzo 2010

EL idioma castellano se llama español porque su norma y su estructura dan cuerpo al ser de España. En esa lengua tersa como el horizonte de su tierra compuso Miguel Delibes páginas imborrables de un clasicismo sobrio y resplandeciente, de un magisterio sin modas que se proyecta en el tiempo como la sombra de un gigante. Era el maestro de la pureza, del temple, de la contención, de la serenidad. El heredero de la fecunda desnudez conceptual del 98, un aliento de austeridad formal y hondura de espíritu en el que se condensa sin concesiones la esencia de un carácter colectivo. Era la voz y el paisaje y el cielo y la luz y el alma de Castilla expresados en la sencillez de una concisa voluntad de estilo.

Cazador, campesino y paseante, ecologista precursor lejano de fundamentalismos dogmáticos, quizá pronto haya que leerlo, como a Azorín, con la ayuda del diccionario, porque su universo lingüístico responde al latido de una vida y de una naturaleza en extinción. Tenía más recorrido que Azorín, más profundidad de mirada, más anchura de perspectivas, mayor intensidad creadora. Se definía a sí mismo como un novelista de personajes, pero era mucho más que eso: un potentísimo narrador de historias puras y escuetas, de un ímpetu contenido y sombrío, cuyo áspero hilo moral conducía a un recio compromiso sin adornos ni composturas. Siempre fue un progresista ponderado, un pesimista sensato, un reformista lúcido. Honesto, firme, comedido y cabal; un escritor entero, insobornable, dotado de una dignidad natural y una distinción ética que orlaba tanto su prosa seca como su alta figura de patricio agrario. Un clásico en vida, cuya grandeza histórica ha resistido tendencias generacionales, modismos apasionados, hábitos efímeros y gustos caducados tras precarios fulgores que acababan a los pies de su elegancia estatuaria, hojarasca rendida bajo el ciprés de su magisterio perpetuo.

Tenía Delibes una prestancia y un señorío antimodernos, forjados sobre la persistencia esencial de la palabra en el tiempo. La líquida trivialidad contemporánea le había ido convirtiendo en un referente de lucidez, en un icono de escéptica claridad a contracorriente de caprichos y ligerezas. Envejeció como un árbol nudoso de madera noble plantado sobre un horizonte de viejas certezas, testigo de verdades eternas sobre la tierra herida de la soledad y los desengaños. Su obra fecunda, intensa, transparente y fértil merecía el Premio Nobel pero era blanco, heterosexual, cristiano, monógamo y políticamente moderado: demasiado aburrido para las veleidades exóticas y posmodernas de la Academia sueca. Vivía alejado de los circuitos de influencia, de moda y de poder. Para ganarlo habría tenido que escribir en swahili o serbocroata; lamentablemente lo hizo siempre en el mejor y más limpio castellano, en la lengua común de sólo cuatrocientos millones de hablantes a los que deja en herencia el bosque de papel de un ejercicio de literatura formidable.

El despilfarro autonómico
YOLANDA GÓMEZ ABC 13 Marzo 2010

Los datos que hizo públicos ayer el Banco de España sobre la deuda de las comunidades autónomas dejan patente la necesidad de que no sólo el Estado, sino que todos los gobiernos autonómicos, y algunos más que otros, pongan en marcha planes urgentes de ajuste.

La deuda de las comunidades creció casi un 26% el año pasado y eso que en las transferencias que recibieron del Estado como anticipos a cuenta no se incluyó la fuerte caída de la recaudación que se registró en los impuestos cedidos, especialmente en el IVA. De modo que al enorme agujero que ya tienen, tendrán que sumar lo que le deben al Estado por la liquidación final de estos ingresos.

Y es que hay dirigentes regionales que siguen actuando como si la crisis no fuera con ellos y si no que se lo pregunten al señor Montilla, que no sólo acumula en Cataluña más de la cuarta parte de la deuda de todas las comunidades, sino que encima ha aprobado para 2010 el presupuesto más expansivo de todos. Y es que estamos en año electoral y como no podía ser de otra manera, las elecciones han pesado más que la crisis en los ánimos del tripartito.

Pero que no se engañen nuestros queridos gobernantes autonómicos. Los años de las vacas gordas se acabaron. Los ingentes ingresos que la actividad inmobiliaria insufló a las arcas autonómicas durante muchos años y que han permitido despilfarros innumerables no volverán a repetirse, de modo que mucho me temo que los dirigentes regionales tendrán también que adaptarse a su nueva capacidad económica.

Y la alternativa es apretarse el cinturón sí o sí porque no hay otro remedio. Basta de ineficiencias, de servicios duplicados entre administraciones, de derroches y subvenciones caprichosas. Ya no hay dinero para eso.

La lengua viva
Las lenguas y el principio de economía
Amando de Miguel Libertad Digital 13 Marzo 2010

En principio, las lenguas son una expresión de la cultura. Eso explica por qué hay tantas lenguas en el mundo, tradicionalmente unas 6.000. Quizá en los últimos decenios hayan perecido algunas resueltamente marginales, ágrafas. Pero al menos el mundo dispone hoy de unas 5.000 lenguas. Lo cual representa una enorme riqueza cultural. Hay que hacer todo lo posible para que no se pierdan más lenguas. El esfuerzo mayor está en conseguir que se escriban muchas ágrafas y que otras muchas sin literatura aporten creación literaria propia. El problema es que todos esos esfuerzos de conservación exigen mucho dinero, el cual puede destinarse a fomentar otros recursos escasos. Pensemos, por ejemplo, en el caso de la India, con cientos de lenguas en su territorio y con una gran parte de su población que no sabe escribir ninguna.

En la sociedad tradicional bastaba con el hecho casi natural de que los habitantes de una cultura hablaran su idioma propio, aunque no lo escribieran. La expresión "idioma propio" ya es un pleonasmo, una repetición innecesaria, puesto que "idioma" etimológicamente quiere decir "lo que es propio". En esa sociedad tradicional muy pocas personas necesitaban hablar otras lenguas. Eran los comerciantes que se trasladaban de lugar, los misioneros, los exploradores o aventureros, etc. En esos casos ni siquiera era imprescindible ser políglotas. Si tenían medios económicos suficientes, podían contratar a intérpretes o trujimanes. Se recuerda que Cristóbal Colón, en su primer viaje, llevaba intérpretes de árabe o hebreo, porque no sabía con qué culturas se iba a topar.

La situación actual del mundo es muy distinta. Seguimos con las 5.000 lenguas, pero ya no basta con que cada habitante sepa hablar su idioma, el de su cultura. Hoy tenemos muchos viajeros que se mueven de una a otra cultura: turistas, emigrantes, directivos, profesionales, diplomáticos, deportistas, incluso delincuentes. El sistema de intérpretes sigue siendo válido, pero no se puede disponer masivamente de un instrumento tan caro. Además, no sólo viaja la gente, sino que importa textos o sonidos de otras lenguas a través de los medios de comunicación o informáticos. La conclusión es que muchas personas necesitan entender, hablar o incluso escribir varias lenguas. Como es natural, no todo el mundo puede aprender muchas lenguas. Eso supondría un coste infinito. Lo más racional es, con el mismo esfuerzo, dominar el mayor número posible de mensajes en las distintas lenguas. Se impone, pues, una agrupación de las lenguas del mundo en estas cuatro categorías:

1. Lenguas de comunicación internacional. Lo son porque se hablan, y sobre todo se aprenden, fuera del hogar de la familia de origen. Además, son lenguas con abundante literatura y producción de textos, que se dejan traducir a otras lenguas de forma masiva. Todas ellas utilizan un sistema alfabético (pocos signos), lo que abarata enormemente la comunicación. Aquí estaría de forma eminente el inglés. Le siguen algunos otros idiomas europeos: español, francés, alemán, italiano, y pocos más.

2. Lenguas de comunicación en zonas culturales amplias. Tienen muchos hablantes, pero no se aprenden masivamente fuera de la zona cultural de influencia. Ahí tendríamos el chino mandarín, el árabe, el japonés, el ruso, el hindi, el turco y unos pocos más. El gran obstáculo para la extensión de algunos de esos idiomas es que no utilizan un sistema alfabético o, si lo hacen, no es el latino.

3. Lenguas étnicas que se escriben, algunas con literatura. En ese conjunto tendríamos unos centenares de lenguas, que normalmente se aprenden en las escuelas, pero que no se aprenden masivamente en el mundo.

4. Lenguas étnicas que se hablan en la cultura respectiva, que se aprenden fundamentalmente en el hogar y que no se escriben. En ese grupo estaría el mayor número de lenguas del mundo. Son piezas de museo etnográfico.

La gradación que establece la clasificación anterior no es valorativa. Es decir, todas las lenguas son igualmente valiosas como artefactos culturales. La gradación se establece con criterios instrumentales o económicos. Simplemente, es más rentable poseer un idioma A que otro B, y uno B mejor que otro C, etc. Naturalmente, la mejor combinación es poseer dos o más lenguas por persona, pero ese dominio lleva tiempo y dinero.
Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com

LO RECHAZAN EL RESTO DE LOS GRUPOS
CIU quiere que TV3 entreviste en catalán a los españoles que no lo hablan
CiU ha defendido una resolución en el Parlamento autonómico catalán que exige a los profesionales de los medios a no usar el castellano en “sustitución” del catalán, imponiendo el segundo aunque los entrevistados no lo hablen. Lo contrario es una “sustitución lingüística”.
LIBERTAD DIGITAL 13 Marzo 2010

La diputada autonómica nacionalista Carme Vidal ha defendido en la Comisión de Control de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) del Parlamento autonómico de Cataluña una resolución en la que se obliga “a los profesionales del CCMA a no servirse de la sustitución lingüística del castellano en detrimento del catalán cuando el entrevistado es castellanohablante”.

La parlamentaria ha citado como ejemplo una entrevista a la actriz madrileña Verónica Forqué, señalando que “el programa Ànima -en el que se realizó la entrevista- es el referente de la cultura de más rabiosa actualidad y, por tanto, también de las manifestaciones artísticas que tienen la lengua como medio de expresión, pero esta entrevista se hizo íntegramente en lengua castellana”.

Criticó que “la política lingüística de TV3 sea la de la sustitución lingüística, en vez de la traducción” dijo, como método para “la normalización del uso social de la lengua catalana”. Por eso, “cada vez que TV3 da el ejemplo de sustitución de la lengua, transmite a la audiencia un actitud concreta: servirse de la lengua del interlocutor cuando esta es el castellano, porque esta actitud nunca se da cuando se trata de otra lengua que no sea el castellano”, ha añadido.

La propuesta de resolución ha sido rechazada por el resto de los grupos de la Cámara autonómica, incluida ERC, lo que ha enojado a la federación nacionalista. No es la primera vez que CiU reclama a TV3 que entreviste a los castellanohablantes en catalán utilizando la traducción simultánea.
EDUCACIÓN | 'Máximo equilibrio entre gallego y castellano'

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Queremos galego
ANDRÉS FREIRE. ABC Galicia 13 Marzo 2010

Es el nuevo eslogan del nacionalismo lingüístico. «Queremos galego», manifiestan con su habitual entusiasmo. Nuestra primera reticencia: la oración carece de sujeto explícito y uno desconfía por sistema de las oraciones sin sujeto. Permiten lanzar piedras y esconder manos: «Oye, dicen que...», «se rumorea que...»

El sujeto gramatical, sin embargo, es un «nosotros» que se oculta. ¿Quién es el nosotros que dice «queremos gallego»? Probablemente los manifestantes piensen que ese nosotros es un «los gallegos», según esa sinécdoque tan nacionalista: son una parte de la población, casi partija si atendemos a los datos, que se considera con derecho a hablar en nombre de todos, o pobo galego.

La oración es sólo predicado: queremos galego. No dice «queremos ao galego», lo que sería una encomiable proclamación de su amor a la lengua, sino «queremos galego», como quien quiere pan o agua. Notamos, pues, que no es una declaración de amor (quiero a alguien), sino una expresión de voluntad urgente (quiero esto).

Pero a ese verbo de voluntad (querer) le hace falta algo. Le hace falta el verbo auxiliar que complete y limite su alcance. Le hace falta un acompañante como hablar (quiero hablar galego), leer (quiero leer galego), estudiar (estudiar galego). Entendemos por qué falta el auxiliar: nada les impide hablar, escribir, estudiar, cantar, hacer pelis en gallego.

Y esta carencia de auxiliar nos apunta la clave para comprender la protesta: en el fondo, su afán por el gallego no conoce límites. El alcance de su voluntad es totalizador. Para ellos, el idioma es el más alto objetivo de la sociedad gallega, en tanto que comunidad de gentes (nación, región, país, escoja el lector la palabra). A él todo ha de estar subordinado; ante ese tótem, no hay precio ni peaje que no se deba pagar. Observen el debate educativo en Galicia: el establishment político-cultural da por sabido que el principal objetivo del sistema escolar gallego es la conservación y expansión del idioma.

Por ello es imposible el consenso con el nacionalismo lingüístico. Todo acuerdo que firma ha sido y será, únicamente, una parada táctica en el camino que conduce a una clara dirección: el gallego como única lengua de Galicia; el castellano como lengua foránea que acaso haya que usar de vez en cuando por necesidad. De ahí que un eslogan más sincero hubiera sido: Queremos que la Administración os fuerce a todos a usar el gallego.

Ser español, con vergüenza de serlo
Ernesto Ladrón de Guevara Minuto Digital  13 Marzo 2010

Cuando en política se pierde el sentido del ridículo, de la decencia, o se carece de vergüenza, el resultado es catastrófico y la deriva puede terminar en cualquier grado de totalitarismo más o menos encubierto.

Sigo defendiendo el sentido pedagógico de la política. Sigo postulando la necesidad de difundir valores a través de la ejemplaridad de los personajes públicos. Sigo creyendo que nuestros jóvenes aprenden básicamente por la emulación de comportamientos, fijando en sus mentes modelos de conducta; estableciendo un esquema de valores mediante la identificación con personas que son referencias morales, referentes claros del buen ser y del buen existir. Existen teóricos del aprendizaje que han disertado extensamente sobre la forma de aprender conductas por los adolescentes, como la teoría de Albert Bandura que describió científicamente la forma de adquisición de patrones y respuestas intrínsecas por medio de la observación de comportamientos de modelos apropiados.

Pero ¿qué ejemplaridad van a recibir nuestros jóvenes de lo que observan a su alrededor en las formas de comportamiento público de nuestros gobernantes? ¿Qué pautas van a imitar con las barbaridades que se suceden todos los días en las actuaciones de nuestros políticos que son las que en teoría debieran de ser esa aula de educación para la ciudadanía que se pretende en nuestros institutos de secundaria? ¿Cómo voy a comentar y qué les voy a decir yo a mis alumnos estas próximas semanas al desarrollar el tema de “La democracia en España”, y me toque hablar de la separación de poderes, de los partidos políticos como forma de participación política o de la soberanía nacional?

Vayamos por partes:
No hay un solo día donde no me lleve un berrinche por las cosas que ocurren. Hoy, en concreto, me desayuno con una noticia en la que se recompensa con un nombramiento de consejero general de la Caja Vital –la de mi ciudad, en la que tengo parte de mis pequeños ahorros y de la que yo mismo fui consejero- a Victor García Hidalgo, al que conozco por su trayectoria de paniaguado del Partido Socialista, del que no conozco profesión previa al margen de la política. Victor García Hidalgo es, presuntamente, el responsable del chivatazo a ETA en el caso Faisán, según parece para salvar la cara de un testaferro encargado de la recogida de fondos para el llamado “impuesto revolucionario” de ETA, del PNV, entre otras cosas aún más escabrosas.

La excelente novela de Raúl Guerra Garrido, “La carta”, que aconsejo enfáticamente leer para conocer las interioridades de la extorsión etarra y el papel de los nacionalistas en el cobro del dinero, deja al descubierto en forma de supuesta ficción, no alejada de la realidad, las tripas de lo que ha ocurrido en el País Vasco durante treinta años en la financiación de las actividades etarras.

Victor García Hidalgo, quien ha perdido la memoria en las contestaciones al interrogatorio del juez Garzón, será con toda probabilidad miembro de la ejecutiva de la Caja Vital, es decir corresponsable, junto a un presidente de la entidad financiera, hermano del presidente del Senado, de la política crediticia y financiera de la Caja. ¿Con qué confianza muchos alaveses como yo van a confiar sus dineros a esa entidad de ahorros, cuando el propio presidente está sojuzgado en su legitimad representativa por una sentencia judicial recurrida a la jurisdicción correspondiente en la que se pronuncia el Tribunal diciendo que su nombramiento es ilegal? Pues ahora tenemos a un presunto prevaricador y colaborador con banda terrorista acompañándole en las funciones de gestión de una entidad que debería tener a su frente a gente impoluta, a ciudadanos de bien, y a gestores incuestionables. Eso es la obra de un Partido Socialista al que en un tiempo desgraciado pertenecí, para imagen putrefacta de la política española.

Más ejemplos desdichados: este fin de semana el lehendakari socialista ha participado en un homenaje al que fue presidente de la Autonomía Vasca en el periodo efímero de la Guerra Civil. El lehendakari Aguirre se destacó por negociar con las fuerzas del bando sublevado y por intrigar contra la propia República, hasta el punto de que se perdió el frente del Norte por su causa. Precisamente el que fuera negociador en su nombre el padre Onaindía, nacionalista no precisamente adicto a las ideas de la izquierda, escribió un espléndido testimonio en el que revela la rendición de Santoña, sus motivaciones y el proceso sedicioso de las fuerzas gudaris nacionalistas que terminó en una espectacular bajada de pantalones. ¿Y este es el ejemplar defensor de la República al que se le rinde homenaje por don Patxi López? O es hipocresía, o favores pagados, o simplemente ignorancia, o, lo que sería peor aún, tactismo barato para tener al PNV sujeto en sus apoyos a ese presidente baldón de cuyo nombre no se deriva nada digno. Si fuera ignorancia, cosa que descarto, aconsejo la lectura del libro de Xuan Cándano “El pacto de Santoña (1937). La rendición del nacionalismo al fascismo”, que contiene un repertorio amplísimo de datos y documentos que lo prueban.

¿Cómo explico yo eso de la separación de poderes a mis alumnos de Educación para la Ciudadanía con la vergonzosa intrusión de Zapatero en la independencia de las decisiones del poder judicial sobre el caso Garzón?.

¿Cómo explico que hay libertades en España y que cualquier ciudadano tiene derecho a la participación política, a su derecho de reunión y asociación y a la libertad de movimientos, así como a la libertad de expresión, ante la impune y bárbara acción de unos nazis, estudiantes de una deprimente universidad catalana, que atacaron a Rosa Díez y a su cortejo? ¿Cómo explico yo a mis alumnos que hay justicia y que no se permite la vulneración de los derechos humanos, ante una agresión tan salvaje como la que presenciamos asustados la mayoría de los españoles, por parte de unos estudiantes que son los nuevos camisas pardas en la sociedad española, y que actúan con la impunidad con la que las juventudes hitlerianas atacaban a los bienes y a las personas de la comunidad judía en la Alemania de los años treinta? ¿Cómo explico yo que la España constitucional persigue los comportamientos xenófobos y las conductas constitutivas de flagrante delito si el propio Decano de la Facultad de Políticas de esa antieducativa universidad ha sido bañado en pintura roja sin que se conozca alguna consecuencia disciplinaria o punitiva para sus autores? ¿Qué universidades tenemos que alojan a semejantes energúmenos contrarios a cualquier valor de civilización? ¿Qué juventud estamos creando? ¿Se lo preguntamos al señor Montilla que lleva a sus hijos a un colegio alemán donde apenas se enseña catalán mientras se ahoga con sucesivas vueltas de tuerca las libertades de los ciudadanos catalanes en razón al impedimento de su derecho a usar y difundir la lengua española tal como ordena una Constitución Española actualmente desactivada?

El nuevo decreto establece que Sociais se imparta en gallego
La Xunta fija el idioma de dos troncales pero los padres podrán expresar 'a posteriori' si lo aceptan . La norma recupera el equilibrio al 50% entre las dos lenguas cooficiales, con la incorporación gradual del inglés
SELINA OTERO | A CORUÑA La Opinión 13 Marzo 2010

Matemáticas en castellano y Ciencias en gallego. El nuevo decreto de la lengua, que la Xunta presentará hoy tras más de dos meses de debate y alegaciones, establece el idioma en que se impartirán dos materias troncales en cada etapa educativa: en Primaria, Matemáticas en castellano y Coñecemento do Medio en gallego; y en Secundaria, de nuevo los números en castellano, para dar continuidad lingüística a los contenidos, y Ciencias Sociais en gallego. A petición de la comunidad educativa, la Consellería de Educación y la Secretaría xeral de Política Lingüística han apostado, finalmente, por dejar establecido en el nuevo texto la lengua en que se impartirán dos de las materias más importantes, precisamente las asignaturas cuyo idioma, en principio, iban a elegir directamente las familias.

La Xunta, que a última hora de ayer seguía perfilando los cambios que se han incorporado al borrador presentado en diciembre, ha escuchado la opinión de más de 30 colectivos del ámbito educativo, social y político. El primer texto delegaba en padres y centros la elección de la lengua de la mayoría de asignaturas, uno de los puntos más criticados en las alegaciones presentadas.

Consciente de que la libre elección, que sería directa por parte de los progenitores en Matemáticas y Ciencias, y en el resto de asignaturas a través de los Consellos Escolares, podría crear dificultades para planificar el curso en los centros y diferencias entre ellos, el Gobierno autonómico ha apostado por dejar fijado en el decreto el idioma asignado en parte de las instrumentales.

"La comunidad educativa lo ha pedido y la Xunta ha apostado por marcar el idioma de parte de las materias", comentaron ayer a LA OPINIÓN fuentes próximas al Gobierno gallego. ¿Dónde queda la elección de los padres? Las familias serán consultadas sobre la propuesta final de Educación. Era un compromiso electoral del propio presidente, Núñez Feijóo, que Educación pretende mantener en el texto final. Una vez presentado el documento, los padres dirán si están de acuerdo con el idioma asignado a dichas troncales y "su opinión se tendrá en cuenta".

¿Podrá modificarse la decisión del Ejecutivo autonómico para las troncales? Depende del grado de aceptación y la opinión mayoritaria de las familias. Según fuentes consultadas, la Xunta podría incluso fijar un porcentaje de aceptación para seguir adelante con la lengua de las troncales.

El idioma en que se impartirá Matemáticas, Ciencias y las propias materias lingüísticas quedará establecido en el nuevo decreto. La lengua del resto de asignaturas, un 40% del total, dependerá de la decisión de centros y padres a través de los Consellos Escolares, según adelantaron ayer fuentes de los sindicatos educativos. En Infantil se mantiene la libre elección de los padres para decidir el idioma de escolarización de los más pequeños.

Asociaciones de padres y las instituciones vinculadas a la lengua gallega, que en su momento presentaron importantes alegaciones al borrador inicial, ya han tenido acceso al texto final, con los cambios incorporados y, según explicaban ayer fuentes del Ejecutivo gallego, "ha tenido una buena acogida". "Se trata de un decreto que pretende contentar a todos los sectores, salvo a los intolerantes. Para ello hemos adoptado una decisión salomónica, que combina el equilibrio entre lenguas, la apuesta por la tercera lengua y el respeto a la opinión de los padres", expresaron ayer fuentes vinculadas a la Consellería de Educación en la víspera de la presentación del texto, que debe pasar por Mesa Sectorial, Consello Escolar y Consello Consultivo de Galicia.

Instituciones como el Consello da Cultura Galega y la Real Academia, advertían en sus alegaciones al borrador inicial de los problemas jurídicos que podría traer el hecho de que la opinión de los padres se considerase vinculante, además de alertar de la necesidad de dar un trato diferenciado a gallego y castellano en la normativa autonómica por tratarse de los dos idiomas con rango de cooficialidad.

Lo que en principio iba a ser el decreto del plurilingüismo, planteando la distribución de las asignaturas en tres idiomas (un tercio en gallego, otro en castellano y otro en inglés) se quedará al final en el decreto del bilingüismo, "con un reparto equilibrado de las materias entre gallego y castellano y la incorporación progresiva de la lengua extranjera". El propio presidente había adelantado que se recuperaría el fifty-fifty y la incorporación del inglés será gradual, a medida que los centros educativos cuenten con profesores suficientes para impartir materias no lingüísticas en lengua extranjera.

Según las previsiones de la comunidad educativa, sí se mantendrá en el texto final la libertad de idioma en las aulas; es decir, la opción de los alumnos a expresarse y escribir en cualquier lengua, independientemente del idioma fijado para cada asignatura. Un año después del regreso del PP gallego a San Caetano y a seis meses de que se inicie el nuevo curso, fecha para su entrada en vigor, la Xunta da a conocer la nueva norma de la lengua. La plataforma Queremos Galego convocó ayer una concentración para esta mañana frente a la sede de la Xunta para mostrar su "repulsa" al decreto durante su presentación.

La Xunta presenta el decreto sobre el gallego
EVARISTO AMADO. SANTIAGO. ABC Galicia 13 Marzo 2010

El responsable de Educación de la Xunta, Jesús Vázquez, desgranó esta mañana junto al titular de Política Lingüística del gobierno gallego, Anxo Lorenzo, los principios directores del nuevo decreto sobre el uso del idioma en la enseñanza, que ahora será presentado en la Mesa Sectorial de Educación, el Consejo Escolar y el Consello Consultivo para proceder a su aprobación por el gobierno de la Comunidad.

Las bases del texto fijan un equilibrio paritario entre gallego y castellano. En la etapa infantil, la enseñanza se realizará en la lengua materna predominante, que se fijará en una consulta previa a las familias anterior a cada curso. Al mismo tiempo, se fomentará el aprendizaje del idioma no dominante en cada aula.

En Primaria, la asignatura de Conocimiento del Medio se impartirá en gallego, y la de Matemáticas, en castellano. El centro decidirá la asignación del resto de asignaturas, manteniendo el equilibrio horario, cada cuatro cursos.

En Secundaria pasará algo parecido: Sociales, Geografía e Historia, Ciencias de la Naturaleza y Biología y Geología tendrán como lengua el gallego; mientras que Matemáticas, Tecnología, más Física y Química, harán lo propio con el castellano. El reparto en el resto de asignaturas seguirá el mismo proceso que en el caso anterior.

El Bachillerato y la Formación Profesional seguirán el principio de un equilibrio cuantitativo y cualitativo de las dos lenguas oficiales.

Cada centro tendrá la obligación de realizar un Plan de Fomento de Lenguas Extranjeras. Las familias podrán solicitar que determinados bloques de asignaturas tendrán como idioma vehicular una lengua extranjera, especialmente el inglés, hasta un tope máximo de un tercio de horas lectivas.

Los alumnos podrán expresarse en cualquier idioma en el aula, sea a nivel oral o escrito (excepto asignaturas lingüísticas).

Los padres gallegos elegirán la lengua 'predominante' de sus hijos en Infantil
El inglés 'podrá llegar hasta un tercio' de las materias
Europa Press | Santiago de Compostela El Mundo 13 Marzo 2010

Las familias gallegas cuyos hijos estén escolarizados en educación Infantil determinarán cada año "la lengua predominante" que se utilice en el aula, mientras que los padres de alumnos de Primaria y Secundaria podrán "modificar" la asignación lingüística establecida en el borrador del decreto del plurilingüismo respecto a ciertas asignaturas, siempre que así lo decidan "la mitad más uno" del total.

Según anunció el conselleiro de Educación y Ordenación Universitaria, Jesús Vázquez, y el secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, la nueva norma del Ejecutivo autonómico asegurará "el máximo equilibro posible" entre gallego y castellano.

Esta equiparación se verá acompañada por un proceso "gradual y voluntario" de introducción de las lenguas extranjeras, preferentemente el inglés, que "podrá llegar hasta un tercio" de las materias.

Recortes de Prensa   Página Inicial