AGLI

Recortes de Prensa   Miércoles 17 Marzo  2010

 

IVA
Impuestos y política
Agapito Maestre Libertad Digital 17 Marzo 2010

Hace tiempo que los españoles dejamos de vivir en la apoteosis del Estado de bienestar, entre otros motivos, porque las autonomías han roto la unidad de mercado del Estado-nacional, merced a unas "políticas" de carácter secesionista del Estado-nacional. El caso paradigmático y, seguramente, trágico es la aplicación del Estatuto de Cataluña. Si a ello añadimos que tenemos 17 "Estaditos" o taifas gastando sin freno alguno, nadie es su sano juicio puede seguir hablando con sensatez de que España sea un Estado moderno de bienestar. Eso es, hoy por hoy, una falsedad más del gobierno de Zapatero. No hay Estado de bienestar porque el mercado está cada vez más desvertebrado y el Estado en vías de desaparición. En esas circunstancias defender la subida del IVA como única solución para mantener el "Estado de bienestar" es "política de brocha gorda". Populismo barato.

Los Estados de bienestar se fundamentan, en verdad, sobre una política de impuestos medianamente razonable. Algo de lo que carece España. A pesar de la implantación universal del IRPF a finales de los setenta, o del impuesto del IVA con la entrada, en 1986, de España en la Comunidad Europea, nadie dirá que esos son medidas suficientes para hablar de una política sensata de impuestos. En fin, nadie en su sano juicio considerará que los impuestos directos o los indirectos, en España, forman un modelo de justicia social. Cualquier cosa puede decirse de nuestra política fiscal, excepto que sea razonable, entre otros motivos, porque no pagan más los que más tienen. Y porque tampoco está claro que una subida de impuestos, con o sin otras medidas convergentes y paralelas, logren detener las cifras exageradas de nuestro déficit público.

En cualquier caso, el debate de los impuestos es siempre complicado tanto en regímenes dictatoriales como en los sistemas políticos democráticos, o falsamente democráticos como es el caso español. Es un debate, diría un sabihondillo, técnico. De acuerdo, no es sencillo fijar quién, cómo y cuánto se debe pagar; pero de ahí a mantener, como ha dicho el portavoz del grupo socialista en el Congreso, señor Alonso, que el PP quiere eliminar servicios públicos esenciales, por ejemplo, educación y sanidad, porque no desea que el IVA suba dos puntos, media un abismo. Estas declaraciones son de tal salvajismo intelectual que resulta difícil comprender cómo este hombre representa al partido del Gobierno.

Porque esas declaraciones rebasan la inmundicia populista, es menester insistir en que el debate de impuestos es, en efecto, complejo, y prueba de lo que digo es que este periódico mantiene posturas enfrentadas a propósito de la subida del IVA propuesto por el Gobierno; pero rebajar el nivel de análisis a las burradas paleomarxistas, por llamarle algo, de Alonso es descender a la época de las cavernas políticas. Oyendo a este tipo de políticos tiendo a pensar que el nivel del "discurso" político de nuestros parlamentarios, especialmente los del PSOE, está al mismo nivel, o quizá peor, que los de Venezuela y Cuba.

Una agresión tras otra
F. J. F. de la Cigoña www.gaceta.es 17 Marzo 2010

Desde el Gobierno se está alimentando la fractura social
LA GACETA nos dejaba ayer prueba de un atentado más a las creencias católicas perpetrada por quienes parece que no tienen otro objetivo en la vida que agredir a los católicos. Cosa que hasta el momento parece salirles gratis.

El texto de la editorial Akal para nuestros jóvenes que estudian Educación para la Ciudadanía bastaría para justificar a todos los padres que se oponen a que sus hijos cursen esa asignatura. Porque es una abierta mofa a sus creencias impuesta desde el poder coercitivo del Estado, que contra todo derecho se ha convertido en parte beligerante contra la Iglesia y contra todos aquellos de sus ciudadanos que se profesan católicos.

Desde una mínima coherencia no se explica que personas que se manifiestan católicos puedan votar a un partido político cuyo objetivo principal es herir al catolicismo en todas sus manifestaciones y creencias. Si no bastara la ampliación de la Ley del Aborto para alejar de ese partido a todo seguidor de Cristo es evidente que, además de propiciarse la matanza anual de más de 100.000 criaturas en el seno de sus madres, a los que consigan nacer se les apartará de las creencias de sus padres inculcándoles obligatoriamente las que profesa el Gobierno. Y además con nuestro dinero.

Esperanza Aguirre defiende la rebelión contra el IVA. No me pronuncio a favor o en contra. No sé si esa medida aumentará o disminuirá el paro o la deuda del Estado. Me parece mucho más grave el que se nos robe ideológicamente a nuestros hijos que el que se nos quiera sustraer una parte mayor de nuestros dineros. Y eso es lo que se está haciendo. Separar a nuestros hijos en la escuela de las convicciones de sus padres.

Se está alimentando desde el Gobierno la fractura social con consecuencias que pueden ser gravísimas porque unos pretenden aniquilar nuestras más íntimas convicciones. Y si ya en nosotros lo consideran tarea imposible, arrancándolas de nuestros hijos en la escuela. Ante eso sólo cabe la rebelión católica. Por todos los medios legítimos.

Tres buenos análisis
Luis del Pino Libertad Digital 17 Marzo 2010

El pasado domingo, Jesús Cacho dedicaba su carta dominical en El Confidencial al tema del aniversario del 11-M. Aunque no comparto algunos de los matices del análisis, sí que coincido básicamente con la tesis de fondo del artículo: "Los atentados siguen despidiendo el mismo tufo que exhalaban pocos días después de ocurridos: operación típica de servicios secretos". Se plantea Cacho también la pregunta fundamental a la que quienes investigamos la masacre aún no hemos conseguido responder: "¿Servicios secretos extranjeros con apoyos puntuales internos, o viceversa?". Las matizaciones a las que me refiero se centrarían en el papel que pudieran haber jugado los muertos de Leganés: ¿mano de obra a la que luego se liquidó o simples cabezas de turco? Pregunta que está, a su vez, relacionada con el dilema fundamental de las investigaciones: si la prueba básica del caso (la famosa mochila de Vallecas) es una prueba falsa, entonces no tenemos ninguna prueba de que los muertos de Leganés (a los que los investigadores llegan a partir de la mochila de Vallecas) hubieran participado en el atentado, ni siquiera como mano de obra.

Merece la pena leer la carta de Jesús Cacho. Como también merece la pena leer el análisis que publicaba Cristina Falkenberg, también en El Confidencial: "Seguimos queriendo saber (I)". Recuerda Falkenberg las declaraciones de Carmen Baladía, que pusieron de manifiesto la ausencia de metralla en los cuerpos de las víctimas de la masacre. Llama la atención la forma en que todos nos hemos centrado en el asunto de los explosivos, cuando el tema de la metralla demostraría por sí mismo, con total contundencia, la falsedad de la mochila de Vallecas. En el caso de los explosivos, llevamos mucho tiempo mareando la perdiz con la pregunta de dónde están los análisis originales, por qué no se adjuntaron al sumario, etc... Sin embargo, en el caso de las autopsias de las víctimas del 11-M, los "análisis" originales ya están en el sumario desde el principio, y tenemos las declaraciones de quien coordinó la realización de todos esos informes de autopsia. Y esa persona (la Dra. Baladía) ha declarado públicamente que no apareció metralla de origen terrorista al realizar esas autopsias. Por tanto, es imposible que las bombas que estallaron en los trenes fueran como el artefacto de Vallecas, que sí que tenía clavos y tornillos embutidos en la Goma2-ECO. ¿Por qué nadie, absolutamente nadie, ha querido tirar judicialmente de ese hilo, mucho más claro que el tema de los explosivos? Recuerda Falkenberg en su artículo la responsabilidad, en lo que a impulsar las investigaciones se refiere, del Ministerio Fiscal. Porque todos nos centramos mucho en criticar la labor de los jueces que han enfangado las investigaciones hasta extremos bochornosos, pero en España existe un Ministerio Fiscal que está obligado a instar las diligencias de investigación destinadas a aclarar todos los delitos.

Por ejemplo, ¿qué ha hecho el Ministerio Fiscal para clarificar quién dio la orden de empezar a destruir los trenes 48 horas después de la masacre? Publican hoy Carmelo Jordá y Carlos Sánchez de Roda un excelente artículo en Libertad Digital sobre esa destrucción de los trenes, en el que se pone de manifiesto no sólo el contraste con otros casos en los que los trenes se han conservado durante años, sino también lo sencilla que hubiera sido esa conservación, dada la disponibilidad de lugares en los que guardar los trenes. Me hace mucha gracia ver cómo algunos acérrimos defensores de la versión oficial responden siempre con el mismo argumento absurdo cuando uno plantea esa cuestión: "Pues habría que preguntarle al PP, porque los trenes se empezaron a destruir estando el PP en el Gobierno". Bien, pues si eso cierto (que lo es), ¿a qué espera el actual partido gobernante, el PSOE, a sumarse a nosotros a la hora de investigar las responsabilidades en la destrucción de los trenes? ¿No dicen que, en cualquier caso, sería responsabilidad del PP? ¿Pues a qué esperan para pedir cuentas? Porque, a la vista de su inacción, da toda la sensación de que el primer interesado en que no sepamos quién y por qué ordenó destruir los trenes es José Luis Rodríguez Zapatero. Por mucho que el PP estuviera todavía ocupando el gobierno en funciones.

12 instalaciones en madrid donde guardarlos
Destruir los trenes del 11-M: contra la ley, la lógica y los precedentes
Mientras los restos de un Talgo accidentado han estado siete años sin desguazarse por orden judicial, los trenes del 11-M empezaron a destruirse a las 48 horas del atentado, algo incomprensible si se tiene en cuenta que a pocos metros de la calle Téllez hay miles de metros cuadrados en vías muertas.
C. Jordá/C. Sánchez de Roda Libertad Digital 17 Marzo 2010

La Ley de Enjuiciamiento Criminal es clara al respecto en su artículo 338: "(…) los instrumentos, armas y efectos a que se refiere el artículo 334 [todos los que se encuentren en el escenario de un delito o que estén relacionados con él] se recogerán de tal forma que se garantice su integridad y se acordará su retención, conservación o envío al organismo adecuado para su depósito".

Así ocurrió con los restos de un tren Talgo que sufrió un accidente a principios de 2003 y que han estado durante siete años, hasta el pasado mes de enero, esperando a ser desguazados en unas instalaciones que esa empresa tiene junto a su sede central en Las Matas, junto a la carretera de La Coruña y en las cercanías de Madrid.

El convoy había descarrilado en Tobarra, en la provincia de Albacete, causando el fallecimiento de dos personas y heridas de diversa consideración a otras 24. Los servicios de la Guardia Civil no pudieron determinar las razones del accidente, así que el magistrado del Juzgado de Instrucción de Hellín encargó un informe al laboratorio SGS Tecnos.

El informe de esta empresa, que el juez asumió y formó parte del sumario, apuntaba a deficiencias en el material del propio convoy, lo que entraba en contradicción con otros estudios. Finalmente el procedimiento penal fue incapaz de encontrar responsables a ese nivel y el caso fue sobreseído en febrero del 2006, aunque el juez recomendó entonces a los afectados dirigirse a la vía civil.

Sin embargo, lo relevante para el tema que nos ocupa es comprobar que por un incidente accidental y por orden de un juez de Hellín, el tren estuvo precintado no sólo durante el procedimiento judicial sino incluso años más allá.

Y es que tal y como ha podido saber Libertad Digital, parte de este tren, concretamente un furgón que acompañaba la máquina siniestrada fue desguazado en las instalaciones de Talgo en Las Matas en una fecha tan tardía como enero de este mismo año, como puede verse en la galería de imágenes que acompaña a esta noticia.

Guardar trenes, algo habitual
En cualquier caso, y en contraste con lo ocurrido tras el mayor atentado de nuestra historia, almacenar trenes ya sea siniestrados o incluso que simplemente estén fuera de uso es algo habitual en cualquier compañía ferroviaria.

Veamos otro ejemplo: tras la tragedia del Metro de Valencia, el accidente en el que murieron 43 personas, el tren siniestrado se guardó en instalaciones de los Ferrocarriles de la Generalidad Valenciana mientras duró la instrucción judicial, de hecho, grupos de víctimas criticaron que fuese en este lugar donde estuviese el tren, ya que en su opinión la empresa podía ser parte interesada en el proceso.

Pero incluso sin ninguna razón legal los trenes se guardan durante años, sin ir más lejos, tal y como ha confirmado a este periódico un antiguo responsable del Metro de Madrid, la empresa del suburbano ha tenido almacenados de forma habitual centenares de coches, es decir decenas de trenes, que tras ser retirados del servicio se guardan durante años.

Instalaciones a sólo un paso de los atentados
Aún así, la propia ley establece excepciones en las que una prueba puede ser destruida, eso sí, si se siguen los pasos adecuados y siempre "dejando muestras suficientes", cosa que no ocurrió en el 11M. Estas excepciones están recogidas en el artículo 367 bis y siguientes de la misma Ley de Enjuiciamiento Criminal, y se refieren, sobre todo, a "cuando resultare necesaria o conveniente por la propia naturaleza de los efectos intervenidos o por el peligro real o potencial que comporte su almacenamiento o custodia".

Sin duda, una vez estalladas las bombas, los trenes del 11M no significaban una amenaza real o potencial, así que eso descarta una de las razones para su destrucción. En cuanto a la "naturaleza" de estas pruebas, podría pensarse que guardar 10 grandes vagones de tren podría suponer un problema logístico o una tarea imposible.

Nada menos cierto.
La propia compañía que gestiona las infraestructuras ferroviarias, Adif, tiene en la Comunidad de Madrid un buen número de instalaciones que (tomamos de la web de la empresa) "se dedican a realizar operaciones sobre el material ferroviario, relacionadas con su estacionamiento, la agregación y segregación de vehículos ferroviarios y la preparación de los mismos para su puesta en circulación".

Vemos pues que uno de los usos de estas instalaciones es el estacionamiento de trenes y, si se consulta esa misma página con cierto detenimiento, podemos descubrir que hay hasta una docena de lugares de este tipo dentro de la provincia de Madrid, algunos pequeños y apartados, como las instalaciones de Algodor o Zarzalejo, otras de gran tamaño y capacidad, como el Centro Logístico de Vicálvaro, que tiene hasta 60 vías.

Más llamativo es todavía comprobar que, a tan sólo a un par de kilómetros de donde se produjeron algunas de las explosiones, está el Centro Logístico Ferroviario Madrid Abroñigal (que muchos madrileños habrán visto como una zona llena de contenedores al pasar junto a él por la M30) que cuenta con una playa con cerca de 20 vías con una longitud media de más de 400 metros.

Si tenemos en cuenta que los diez vagones atacados el 11-M tenían una longitud de 25 (los de un único piso) y 27 metros (los de dos pisos) cada uno, es fácil realizar la operación y comprobar que habría bastado y sobrado con únicamente una de esas veinte vías para guardarlos allí.

Incluso de no haber sido posible en Abroñigal tampoco mucho más lejos, a menos de tres kilómetros de distancia, encontramos otra posible ubicación para los trenes: el Complejo Villaverde, situado en el madrileño barrio de Villaverde Bajo, cuenta nada más y nada menos que con 35 vías con una longitud media de más de 320 metros.

Más aún, cerca de las anteriores y a sólo unos 4 kilómetros de la estación de Santa Eugenia hay otra instalación técnica más, en este caso en el Polígono de Vallecas, más pequeña pero aún así con al menos cuatro vías de más de 500 metros de longitud media, es decir, más que suficiente para guardar los trenes.

En definitiva, nos encontramos tanto con precedentes judiciales como con las instalaciones necesarias para almacenarlos, algunas a sólo un par de kilómetros del lugar de las explosiones, pero los trenes del 11-M fueron destruidos tan sólo 48 horas después de los atentados, contraviniendo la ley, sin una razón lógica para hacerlo y, al menos por ahora, sin que sepamos quién dio la orden.

Valle de los Caídos
Dos tipos de reconciliación
Pío Moa Libertad Digital 17 Marzo 2010

Es sabido que Carrillo, el héroe de Paracuellos entre otras proezas, predicó después de la derrota de su maquis la consigna de "reconciliación nacional". En realidad trataba de buscar la colaboración de sectores más o menos disidentes o descontentos del propio franquismo, a fin de acabar con este, que a su vez había vencido al totalitarismo representado por el propio Carrillo, aunque el coste inevitable fuese un régimen autoritario.

Evidentemente, el jefe stalinista engañó a muy pocos, y menos a los españoles de a pie, que llevaban en su inmensa mayoría mucho tiempo reconciliados. En otro artículo ya expliqué las razones que hicieron fácil esta reconciliación de posguerra, simbolizada en el Valle de los Caídos. Este monumento fue erigido primero a la victoria sobre el totalitarismo marxista, ampliada luego a la reconciliación de los españoles, mediante la sepultura de restos de combatientes de los dos bandos.

Combatientes, porque no era ni es posible la reconciliación con los irreconciliables, con los líderes izquierdistas y separatistas que habían querido y organizado la guerra civil y engañado a millones de españoles con un "Himalaya de mentiras", como le llamó Besteiro. Reconciliación bajo la cruz, algo que no aceptaron ni podían aceptar los "jugadores de la política" izquierdistas, pues no en vano intentaron exterminar, física y simbólicamente, el cristianismo en España, borrar hasta su memoria, sin que hasta el momento hayan dado la menor señal de pesar por ello. Si hubiera vencido el Frente Popular, sólo habríamos tenido la venganza absoluta, como en el este de Europa, en cuyo espíritu abundan ahora las izquierdas y los separatismos, o al menos sus jefes.

Por eso, el Gobierno que se declara heredero del Frente Popular y reivindica su chekista legitimidad, vuelve a una "reconciliación" al estilo de la de Carrillo, a fin de vencer, con su clásico heroísmo, a Franco después de muerto. Un objetivo central de su política es el Valle de los Caídos, al que, de momento, quieren privar de contenido religioso, expulsar a los monjes haciéndoles la vida imposible, y quizá convertirlo después en un museo de los horrores de su "memoria histórica" o dejarlo arruinarse. Bastantes de ellos no han ocultado su talibanesco deseo de volarlo.

Que el Valle de los Caídos es un monumento a la reconciliación está ya más que suficientemente explicado y fue visto comúnmente así desde hace muchos decenios. Pero los antifranquistas retrospectivos sólo aspiran a la venganza ¡a estas alturas y proviniendo muchos de ellos del franquismo!, para lo cual emplean con despotismo característico el poder que detentan, provocando y ofendiendo los sentimientos de gran número de españoles, tratando de recomponer los odios del pasado.

Algo permite entender perfectamente la clase de "reconciliación" que también invocan con hipocresía: para cumplir las fechorías que proyectan, han de emplear la mentira de modo masivo: el Valle de los Caídos, afirman, fue construido por 20.000 presos "políticos" en régimen de trabajo esclavo. Tal inmenso embuste (lo más irritante de los rojos, decía Gregorio Marañón, es su constante mentira) condensa toda su "memoria histórica" y la barbarie de sus designios. Urge la reacción.

Voces rotas
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR, Director de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad. ABC 17 Marzo 2010

La historia más reciente, la historia de la recuperación de unas instituciones democráticas y una conciencia cívica basada en el ejercicio de la libertad, la historia que va de 1975 a nuestros días, ha coincidido en España con la actividad terrorista de ETA. Ningún otro lugar de Europa ha compartido la desgracia de contar, en todo ese tiempo, con la barbarie obstinada de un grupúsculo de fanáticos seducidos por el brillo político del crimen. Desde luego, ningún otro lugar de Europa, a excepción de Irlanda del Norte, ha estado dispuesto a sumar a los asesinatos la infamia de un discurso de justificación que convierte a los criminales en la encarnación de una causa. Nadie, en ningún otro lugar de Europa, ni siquiera en el modo atenuado en que se hace en ciertos discursos oficiales, señala hoy que tales individuos expresan una realidad nacional, ni que a través de ellos se manifiesta la voluntad de un pueblo.

Los hechos son tozudos y convencen al más despistado. En Europa, a mediados de los años ochenta, los criminales alucinados de las Brigadas Rojas o de la llamada Fracción del Ejército Rojo estaban muertos hacía tiempo o encerrados en las cárceles, marcados por la ignominia pública. Por el contrario, en España, en esa misma época, ETA mataba más que nunca y recibía, en el País Vasco, el cariño incondicional de familiares y vecinos, la abierta aprobación o la indulgencia política, e incluso la comprensión eclesial.

Se dirá que hoy la condena es unánime. Dejemos fuera de esa unanimidad a quienes matan por un concepto aberrante de la patria y a quienes nunca han rechazado el sueño de un país tenebroso que solamente habla a través de la muerte. Pero ¿por qué no dejar fuera de ese supuesto consenso cívico también a quienes permiten que el terrorismo sea una deficiencia de nuestra democracia, en lugar de ser lo opuesto a la democracia? Demasiadas voces y demasiadas veces, quienes se llaman nacionalistas democráticos acompañan su condena con una inmediata reticencia por las medidas legales que se toman para evitar el desarrollo de las redes de los criminales, para expulsar de las instituciones a quienes los justifican, para evitar el insulto supremo de que quienes no quieren renunciar ni a las armas ni a los votos reciban un sueldo que procede de los propios bolsillos de las víctimas. Hoy, como ayer, parece tan difícil que Batasuna se separe de ETA como que el PNV se separe de Batasuna y abandone de forma clara y definitiva el amparo, la justificación y la explicación caritativa que brinda al mundo de los asesinos.

Por mucho que no se quiera reconocer, en los treinta años de nacionalismo institucional se ha respirado un clima similar al creado por los nazis en el crepúsculo de la República de Weimar: amenazas, insultos, consignas homicidas, delaciones, chismorreos convertidos en acusaciones, acusaciones convertidas en sentencias de muerte... Por mucho que no se quiera ver, la sinrazón terrorista y las mentiras de las organizaciones políticas nacionalistas han tejido en el País Vasco una malla que oprime y deforma las conciencias, que ha intoxicado a sectores muy amplios de la población y embotado los sentimientos más elementales de piedad hacia las víctimas.

El mismo elogio del diálogo como algo único y precioso para acabar con ETA ha producido una progresiva decantación hacia la definición del terrorismo como algo que debe tener algún campo de negociación. Así lo ha exigido un sector de la población inclinada a normalizar el sintagma conflicto vasco, eufemismo trágico del puro y simple asesinato. Así lo ha interiorizado incluso el presidente de Gobierno Rodríguez Zapatero, dando a entender en su casi suicida «legislatura de la paz» que para acabar con la violencia hay que instrumentar algo distinto a las medidas policiales y también al Parlamento y a la misma legalidad constitucional.

Lamentablemente, en una época de exaltación de la pretendida memoria histórica, de continuas exigencias de contrición a Isabel la Católica por descubrir América, al Papado por condenar las tesis de Galileo o a algunos ciudadanos españoles por la guerra civil o el franquismo, ni Zapatero ni su Gobierno han pedido perdón por no aprender las lecciones del pasado e insistir en la negociación con terroristas, convirtiendo a éstos y a sus muñidores en defensores honorables de una causa.

¿Importa en nombre de qué se asesina? Sólo en España, donde las motivaciones se han distinguido cuidadosamente de los métodos criminales para hacerse universalmente respetables e infatigablemente negociables. Sólo en España, donde siempre han proliferado las alusiones al «modelo irlandés» y nunca al modelo italiano, que podría resultar mucho más parecido a lo que tratamos aquí: cuando todas las fuerzas del arco parlamentario cerraron filas entre 1969 y 1980, negándose a cualquier tipo de consideración política de los 350 asesinatos cometidos por la extrema derecha o la extrema izquierda.

Por otra parte, en la condena del terrorismo se ha producido un error de planteamiento que, ciertamente, ha ayudado al envilecimiento de las víctimas y la humanización de los asesinos. Nos hemos acercado al lugar del crimen y hemos declarado como un factor que lo agravaba el carácter «inocente» de la persona que ha sido asesinada. Recordemos cuántas veces nos hemos referido a la matanza indiscriminada, a quien muere por encontrarse en el lugar inoportuno. Pues bien, en ese grito frente a la determinación de la tragedia, frente al curso impasible de los hechos, existe una deformación de las víctimas y de los asesinos que conviene destacar.

Porque las víctimas del terrorismo son personas concretas, que gozaban de su existencia única cuando fueron escogidas por el asesino. Porque nada hay de dejación de libertad en su sacrificio, sino de defensa de la vida misma y de la convicción de ser personas libres. ¿O consideraremos que, por la más siniestra de las paradojas, el criminal da vida a la víctima a la que mata, simplemente porque esa persona pasa a adquirir una consistencia pública, una concreción que nos hace conocerla?

¿Dejaremos que esa muerte sea un hecho accidental para la víctima y un acto de voluntad para el criminal, sin comprender que la calidad verdadera de las víctimas es haber querido ser españoles? Y españoles como debe entenderse hoy esa palabra: ciudadanos de un país plural, libre, votantes de la derecha o de la izquierda, universitarios, obreros, guardianes del orden público, intelectuales... Pero, en todos los casos, ciudadanos de esa comunidad nacional que repudian, niegan y desean destruir los terroristas. Y en la que quienes ya han sido asesinados murieron, en muchas ocasiones, proclamando su compromiso con la legalidad constitucional o sencillamente, afirmando la vida, negando el carácter abstracto, la fragilidad personal, la carencia de firmeza cívica que esperaba el asesino.

Decía el poeta Dylan Thomas, al escribir sobre una muchacha fallecida en un bombardeo de Londres, que tras la primera muerte no hay ninguna. A no poner nunca más una segunda muerte -que consiste en señalar la carencia de individualidad de la persona asesinada, el carácter intercambiable del lugar que ocupa-, camina el reciente libro de Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey, Vidas rotas: el primer libro que cuenta la historia de todas y cada una de la víctimas mortales de ETA, un libro sobrecogedor que, como quería Camus, pide justicia ante el mal, ante la muerte, desde lo más profundo de la dignidad del hombre. Un libro dedicado a la memoria del penalista Antonio Beristain, en cuyo nombre levantaremos una vez más la bandera de la libertad rescatada del miedo y de los cascotes de unos decenios perdidos para el ejercicio público de la razón.

Terrorífico salto de ETA
Editorial ABC 17 Marzo 2010

El asesinato ayer del brigada de la Policía francesa Jean-Serge Nérin supone un salto cualitativo de extraordinaria gravedad en el incesante goteo de atentados de la banda terrorista ETA. A buen seguro habrá un antes y un después en la historia de estos criminales, tras la muerte del agente galo en Dammarie-les-Lys, cerca de París.

Se trata del primer atentado contra agentes franceses con resultado de muerte, lo que significa, por un lado, que los etarras ni siquiera controlan sus instintos asesinos en suelo francés, pero por otra parte, demuestra lo que desde este lado de los Pirineos se ha sabido siempre: Que el terrorismo no tiene fronteras, que una mente asesina no tiene límites y que el peligro está allí donde pise un pistolero o cualquiera de sus socios.

Desde hace ya bastantes años, la colaboración del Gobierno francés y, en consecuencia, de sus Fuerzas de Seguridad, con sus colegas españoles en la lucha contra ETA ha sido plenamente satisfactoria. Algo que no se puede reconocer del mismo modo si recordamos lo sucedido tan sólo unas décadas atrás.

Sea como fuere, el asesinato de ayer por la tarde pone de manifiesto que la ayuda internacional contra ETA se hace, si cabe, más importante que nunca. Porque da lo mismo el país en el que se escondan y en el que disparen. Los etarras son tales en el País Vasco, en el resto de España, en Francia, Venezuela o allí donde se refugien. Por ello, hará bien el Gobierno español en mantener y aumentar, si es posible, su empeño de acabar con ETA por la vía policial, judicial e internacional.
Francia ya no era santuario para la banda terrorista ETA pero lo será menos aún a partir de hoy. Nicolás Sarkozy, siendo ministro del Interior, previó perfectamente el peligro «abertzale» en el sur de su país, pero éste se ha extendido no sólo geográficamente; también en la acción criminal.

Es hora de la ayuda de todos y cada uno de los países donde viva un solo terrorista o deambule un amigo de la banda. Se lo merecen la memoria del policía francés Jean S., su viuda y sus cuatro hijos y los cerca de mil asesinados por ETA.

EpC
Diseñada precisamente para eso
Pablo Molina Libertad Digital 17 Marzo 2010

La chabacanería y los montones de basura que acumulan los manuales didácticos de la asignatura Educación para la Ciudadanía no son un exceso dialéctico fruto del apasionamiento sectario de sus redactores, sino la más perfecta consumación del objetivo que se pretende con ella.

La excepción en esta materia, si es que se produce, consistirá en algún libro de texto, marginal y marginado, que intente explicar a los niños el funcionamiento del sistema democrático y sus instituciones, porque EpC no fue diseñada para eso, sino para transformar la burricie académica provocada masivamente por la escuela pública en estulticia domesticada según el patrón ideológico de la izquierda.

La prueba de que el objetivo de EpC no es ofrecer a los alumnos un conocimiento aproximado del funcionamiento de las sociedades libres ni nada que se le parezca, es que las autoridades académicas ni siquiera cuidan las formas en los materiales didácticos para disfrazar el atropello. Sólo así se puede entender que un libro de texto destinado supuestamente a esparcir entre la chiquillería las bondades de la democracia, ofrezca en sus páginas un espectáculo grotesco de adulación babosa hacia los regímenes totalitarios más nocivos que jamás ha debido soportar el ser humano. El escarnio a la religión (católica; sobre la musulmana no se pronuncian) es sólo la guinda mefítica de la pastelada ideológica que produce habitualmente nuestra izquierda cuando se pone a pensar, porque no hay nada más apropiado para los palanganeros del marxismo genocida que injuriar también a Jesucristo y a los que creen en Él.

Este viernes se sustanciará ante el Tribunal Europeo para los Derechos Humanos de Estrasburgo una demanda formulada por centenas de padres españolas en defensa de su derecho a elegir la educación moral de sus hijos. No importa cuál sea el resultado porque ese derecho fundamental a transmitir a los hijos los valores en que uno cree es anterior y superior al Estado y los políticos, pero estaría bien que algún tribunal foráneo, ya que los españoles no creen oportuno hacerlo, dictaminara de forma decente sobre un asunto mucho más importante que la economía, aunque a Rajoy le parezca lo contrario.

Pase lo que pase, si Zapatero insiste en adoctrinar a nuestros hijos con semejante montón de estiércol izquierdoso tendrá antes que arrancarlos de nuestras manos yertas. El problema es que se le ve muy capaz de llegar a ese extremo.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana.

Falsa respuesta sobre la Ley Electoral, por Jesús NEIRA
Jesús NEIRA* La Razón 17 Marzo 2010

Se ha publicado el miércoles 25 en estas páginas el artículo “Por qué reformar la Ley Electoral”, firmado por Gracián. Bajo ese pseudónimo se expresa el Aula Política del Instituto de la democracia del CEU, en el que yo también participo.

El tema de la ley electoral ha sido ampliamente debatido en esa Aula política. Más de dos años de reflexión al parecer han sido muy pobres a tenor del artículo. Con sentido del humor observo que quizá llevase razón Tocqueville al advertir que “una de las debilidades más comunes de la inteligencia humana, es la de querer conciliar principios contrarios y conseguir la paz a expensas de la lógica”.

El artículo al que hacemos referencia realiza una afirmación radicalmente falsa al señalar a las Cortes de 1977 como “Cortes Constituyentes”. La falsedad, por más que se repita, sigue siendo lo mismo. Eso fue precisamente lo que evitó el procedimiento de la Ley Para la Reforma política, que no pasaba de ser una convocatoria de Cortes pero no Constituyentes, porque no se convocó poder constituyente alguno. Un simple dictado del poder con el apoyo de la llamada oposición.

Cuando se refiere a “las más notables ventajas prácticas de la democracia”, se señala a la “alternancia” en el gobierno, pero se olvida que la democracia moderna, a diferencia de la de las ciudades en la antigua Grecia, es una democracia representativa. Que es una cuestión previa a la democracia. Y además el lenguaje es engañoso porque en España lo que existe no es una democracia sino un régimen parlamentario proporcionalizado. Esas alternancias a las que se refiere el Gracián son las del año 1996 y las de 2004. En ambas ocasiones no se dio mayoría absoluta y los gobiernos pasaron por el aro de la minoría decisiva. ¿Dónde están esas ventajas prácticas aludidas? En el hecho de que la minoría decida. En entregar cada vez mayores poderes del Estado. En la transferencia de competencias por el artículo 150.2.

Se ofrecía en el artículo mencionado una breve relación de problemas apuntados. Los parlamentarios elegidos no tienen que rendir cuentas a sus electores -problema de las listas que se establecieron para ese menester en el ejercicio de la posición Lewinsky ante el jefe de filas-. Los miembros del Aula saben y deben de recordar que la decisión de admitir las listas de partido fue tomada en secreto entre Suárez y González. Con la oposición de Osorio. Y es obvio que existían otras posibilidades incluso dentro del criterio de proporcionalidad.

Que un partido consiga más escaños que otro con el mismo número de votos -efecto del tamaño de la circunscripción-. Ése era precisamente el factor de corrección de la proporcionalidad. No es ninguna novedad. Tres decenios –que no décadas- de estúpida comprobación.

Consecuencias sobre la nación y el Estado. Se critica la presencia de los partidos nacionalistas. Se apela al ámbito de actuación en su circunscripción. Es una broma. Además ése no es el problema. La cuestión no es restringir o acotar la presencia de los partidos nacionalistas, sino que no puedan ejercer el chantaje, que es un problema del régimen parlamentario, no del sistema electoral.

Se mencionan los asuntos propios del conjunto de la nación. ¿Será asunto propio el gobierno mismo? ¿Por qué no se defiende que sea elegido por el pueblo directamente?

Se llega a decir con ingenuidad conmovedora que “Será raro que una fuerza política obtenga la mayoría absoluta en el parlamento”. Pero si eso era lo que se pretendía. Por eso un sistema proporcional en un régimen parlamentario. Si hasta Santiago Carrillo se enteró del problema y lo criticó. ¿Cuál era la finalidad? Tener débil y atenazado al gobierno y otorgar a los nacionalistas una herramienta eficaz para ejercer el chantaje.

La “generosidad” de pactar con el rival es una farsa, una opinión antidemocrática. El que gana gobierna. Punto.

“La experiencia de estos años nos enseña que comienzan por plantear exigencias de intereses parciales pero pasan a la modificación paulatina del modelo de Estado”. ¿Por qué será? ¿Quizá por la conexión entre forma de Estado y forma de Gobierno? Al parecer algunos lo están descubriendo ahora, como si no fuese una realidad en la Constitución desde su mismo origen.

¿Desde cuándo en el parlamentarismo preocupa que no sea la mayoría quien gobierne? ¿Desde cuándo importa la opinión expresada de la mayoría?

El problema, que ni se cita, es que el sistema adoptado no es representativo. Para que lo fuese sería necesario el distrito, la competencia libre de los candidatos y sin listas de partido. Pero es obvio que desde el otoño de 1976 se ciñe el interés sobre el sistema electoral pero en realidad lo que importa es el gobierno. Hasta ahí llega la confusión, pero a la hora de plantear una hipótesis de reforma electoral lo primero es no engañar y separar los problemas con precisión. Es evidente que tres años han sido pocos para una reflexión que cualquier estudiante espabilado resolvería en una tarde. La vieja y decrépita trapisonda sigue activa y con ganas de seguir engañando con retóricas falsas. Pero de cualquier forma, al margen del acierto mayor o menor del Gracián, me alegro de poder enviar un abrazo a los miembros del Aula Política. En España la insensatez es tan grande en materia política que con frecuencia se desprecia el problema apuntado por Aristóteles al decir que “a partir de un principio inicial erróneo es imposible no ir a dar al final a algún mal”. En efecto un verdadero mal. Y para salir de él hace falta coraje, inteligencia y decir la verdad.

*Profesor de Teoría del Estado

Hispanoamérica
Zapatero y los democratófagos
GEES Libertad Digital 17 Marzo 2010

El terrorismo es siempre la expresión de un proyecto político totalitario; da igual que sea el terrorismo de ETA o el de Al Qaeda, todos traen consigo un modo bárbaro de entender la vida. Incluso los piratas somalíes, tan mitificados, dominan por el terror pueblos y aldeas enteras, donde asesinan, violan y matan impunemente a inocentes. Todo el terrorismo al que se enfrentan nuestras sociedades es igual: intenta lograr, y a veces lo consigue, el poder para acabar con la democracia y la civilización, e imponer un modo de vida bárbaro y salvaje: algunos ya lo han conseguido, y mediante el terror destruyen las libertades a pasos agigantados; es el caso de Chávez en Venezuela, émulo grotesco pero no menos peligroso del Hitler de los años treinta. Un peligro para los venezolanos, pero también para la sociedad democrática occidental. Ante él no cabe sino posicionarse. Desgraciadamente, España ya lo ha hecho.

El problema de origen de la política exterior española está en que Zapatero no cree en la civilización occidental, a la que considera causa de los problemas del mundo. Desde las guerras al hambre pasando por las dictaduras, todo tiene en la mente de la izquierda postsoviética –de la que ZP procede– su origen en el cristianismo, el capitalismo, el colonialismo, el imperialismo. Respuestas simples a preguntas complejas, pero que en su mente cuadran perfectamente. Su Alianza de Civilizaciones podrá ser una estupidez diplomática, pero muestra a las claras las intenciones y convicciones del Gobierno: rechazo a la democracia liberal, rechazo al sistema de libre mercado y rechazo a los valores intelectuales y morales de nuestra civilización. De ingenuo no tiene nada, y si mucho de odio enfermizo.

En consecuencia, nada más lejos de sus intenciones que defender o impulsar la democracia y las libertades por el mundo: de hecho, considera que ese es precisamente un crimen, el que cometió Aznar. Por el contrario, Zapatero busca el acuerdo con quienes, violentos o no, combaten tanto la democracia burguesa como su sistema económico; que se haga violentamente o no importa menos que el hecho de que tienen razón. Así que en el interior pacta con enemigos del régimen democrático como ERC o incluso con ETA; al fin y al cabo piensan como él, que una monarquía constitucional y liberal debe ser sustituida por un régimen republicano, popular y confederal. Que unos sean violentos y otros no sólo marca el tipo de relación, no los fines ni la ideológica atracción, que ha existido, existe y existirá por encima de necesidades electorales puntuales.

Por la misma razón, en el exterior se encuentra más comodo apoyando a los democratófagos del mundo –Chávez en Venezuela, Hamás en Palestina, AQMI en Mauritania, los Castro en Cuba–, que a las grandes democracias aliadas, Estados Unidos, Israel, Gran Bretaña. De Cuba, Zapatero y Moratinos creen que la dictadura quizá no sea el mejor camino, pero sí preferible a una sociedad democrática y de libre mercado; de Venezuela, quizá les disgusten las formas de Chávez, pero odian más a Uribe en Colombia o a Lobo en Honduras, que sí que representan el tipo de régimen que creen causa guerra y pobreza; de Hamás, igual les repugnan los crímenes y la represión sobre los gaceños, pero consideran que son respuesta legítima a Israel, que encarna tanto la civilización occidental como la democracia y la alianza con Estados Unidos; de los talibanes, no les gustan algunas cosas, pero consideran que encarnan la tradición islámica, que hay que respetar porque si no se produce un choque de civilizaciones.

Esto es lo que hay. Nos podrá parecer suicida tener a un presidente que trabaja contra el Estado, sus intereses y sus valores, porque lo es; nos podrá parecer reaccionario su alianza con grupos y regimenes antidemocraticos, porque lo es; nos podrá parecer inmoral que Espana defienda en Europa a regimenes que matan y torturan abiertamente, porque lo es; y nos podrá parecer esquizofrénico que la diplomacia española ayude y colabore con quienes nos odian, a nosotros y a nuestro modo de vida, porque lo es. Pero que sea suicida, reaccionario, esquizofrenico e inmoral no significa que no sea real. Porque lo es.

No es un problema de torpeza, de ingenuidad o de inconsciencia. Tampoco de electoralismo, oportunismo o utilitarismo. Zapatero tiene una tendencia natural y premeditada a buscar el acuerdo con terroristas y dictadores, con los democratófagos que en el mundo son. Sabe que los intereses españoles se destruyen, y que España se debilita por momentos; sabe que así se condena a la dictadura a millones de personas que aspiran a vivir en libertad; sabe también que así debilita al campo democrático occidental frente a sus enemigos. Lo sabe, porque lo hace conscientemente.

¿Qué se puede hacer cuando el gobernante conduce al gobernado por el camino del suicidio?

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

CHOCA CON EL PLAN DE AUSTERIDAD NECESARIO PARA REDUCIR EL DÉFICIT PÚBLICO
Las CCAA abren siete 'embajadas' en Miami en directa competencia con el Estado
Alberto Mendoza. El Confidencial 17 Marzo 2010

El Gobierno busca desesperadamente el modo de reducir el déficit público del 11,4% actual al 3% en 2013. Un plan de austeridad que necesita del compromiso de las comunidades autónomas, embarcadas en todo tipo de aventuras nacionales e internacionales a las que no están dispuestas a renunciar. Buena prueba de ello es la variada representación autonómica en Miami, que se ha convertido en el mejor ejemplo de solapamiento entre las funciones del Estado y de las autonomías.

Siete comunidades cuentan con embajada comercial en el Estado de Florida: Cataluña, Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Siete delegaciones regionales que conviven con seis instituciones del Estado, y que convierte a Miami en una de las ciudades del mundo con mayor representación oficial de España. El Consulado General, la Oficina Comercial Española, la Oficina de Educación, la Oficina de Turismo, el Centro Cultural Español de Cooperación Iberoamericana y la Cámara de Comercio Española no son, a juicio de los gobiernos autonómicos, delegaciones suficientes para defender y promocionar los intereses españoles, por lo que la presencia regional no ha dejado de crecer.

Sin duda, la representación comercial y diplomática está justificada. En Miami residen más de 20.000 españoles y, según la Oficina Económica y Comercial, en 2009 la presencia de filiales de empresas españolas superaba las 300, mientras que más de 200 empresas censadas en Florida contaban con capital español. Sin embargo, según los expertos consultados, España necesita una estrategia común para conquistar mercados como el estadounidense, y no dividir esfuerzos en decenas de iniciativas poco coherentes.

La extensa red de embajadas autonómicas también preocupa en el área económica del PP, que durante la negociación de la llamada Comisión Zurbano, propuso a la vicepresidenta Elena Salgado un gran pacto de austeridad que impusiera un techo de gasto a las comunidades autónomas. La oferta de los populares incluía eliminar los solapamientos y delimitar bien las competencias de ayuntamientos, comunidades y Estado, con el objetivo de mejorar la eficiencia de la Administración. Pero 20 días después de su primera reunión, la Comisión agoniza sin ningún gran pacto a la vista.

De Sudáfrica a Singapur
El caso de Miami no es excepcional. La Junta de Castilla y León está presente en 15 países a través de su organismo de promoción del comercio exterior, mientras que la Comunidad Valenciana dispone de 28 oficinas en 21 países. Y es que, aunque las embajadas catalanas han sido las más polémicas (mantener la delegación en Nueva York cuesta 90.000 euros anuales a los catalanes), el conjunto de las autonomías mantienen un total de 215 oficinas en el extranjero.

Cataluña lidera la apuesta exterior con 50 delegaciones, seguida de la Comunidad Valenciana, Andalucía (22), País Vasco (15) y los Gobiernos de Madrid, Asturias y Galicia, que disponen de 12 oficinas. Así, pese a la crisis económica, la pluralidad de España puede ser apreciada en lugares tan diversos como Dubai, China, Singapur, Sudáfrica, Turquía o Brasil.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Con estos negocia Zapatero
Editorial www.gaceta.es 17 Marzo 2010

ETA ha vuelto a hacer lo que mejor sabe. No negociar, ni buscar una salida política, ni aspirar a llevar las riendas de un quimérica Euskadi liberada… sino apretar el gatillo.

ETA ha vuelto a hacer lo que mejor sabe. No negociar, ni buscar una salida política, ni aspirar a llevar las riendas de un quimérica Euskadi liberada… sino apretar el gatillo. Con el asesinato anoche de un gendarme francés, padre de cuatro hijos, ha vuelto a demostrar su verdadero rostro, que no ha cambiado después de 40 años y más de 800 cadáveres. Más allá de la retórica de los posibilistas o de los abertzales que aspiran a cambiar el zulo y las bombas por la moqueta de una concejalía, saltándose a la torera la celda, el único lenguaje que habla y que entiende ETA es el de la violencia.

Esta sería la primera y principal conclusión que cabe extraer del tiroteo producido ayer cerca de París. Mientras quede un solo etarra suelto con una pistola en la mano, no tiene sentido decir, que están acabados o que éste es el final del terrorismo. La objetiva debilidad de la banda, varias veces descabezada, acorralada por las Fuerzas de Seguridad, privada parcialmente de apoyo político con el cambio de tercio en el País Vasco, con una fuerte división entre sus presos, no debe llevar a pensar que le quedan dos telediarios, como se está encargando de proclamar sutilmente la máquina de propaganda del Gobierno Zapatero, mientras pone en marcha un proceso de negociación bajo cuerda.

Y el luctuoso episodio de anoche confirma que, efectivamente, la banda está más desorientada que nunca. Llama la atención que los etarras abrieran fuego ante un control de policía, una actitud distinta del modus operandi habitual en territorio francés, donde generalmente se entregan sin recurrir a la violencia. Y que lo hicieran cerca de París, tan lejos del País Vasco francés. El tiroteo demuestra el grado de nerviosismo de los terroristas que no atentaban contra gendarmes desde hace nueve años (noviembre de 2001). El crimen de anoche recuerda también al de los dos guardias civiles en Capbreton (diciembre de 2007), una acción aislada y descoordinada, considerada internamente como una metedura de pata de los terroristas. La de París es aún mayor porque se trata de la primera vez que ETA asesina a un policía francés y porque Sarkozy no es Zapatero.

Los palos de ciego de una banda anémica serían una perita en dulce para un Gobierno decidido a acabar de una vez con 40 años de dolor y violencia, por el sencillo procedimiento de estrechar el cerco policial y judicial. Lamentablemente eso en la España de Zapatero es ciencia ficción. Como adelantó LA GACETA el presidente ha reactivado la negociación, buscando desesperadamente en una paz, por falsa que sea, el balón de oxígeno que le permita llegar a 2012. Los indicios se acumulan: desde el recorte de escoltas en el País Vasco hasta las reticencias del Gobierno a creer al juez Velasco cuando señala a una Venezuela que da cobijo y cargos a revientanucas; pasando por los intentos de echar tierra a la investigación del chivatazo de Faisán, pese a que han salido a la luz los nombres de los protagonistas de aquel capote a ETA, como saben muy bien los lectores de LA GACETA. Dada la deriva sin rumbo de la economía española, la crisis de prestigio de un país que ha devenido en el hazmerreir de dictadores bananeros, la inanidad de un Gobierno zombie, tan deteriorada está la situación que Zapatero no pierde nada por reeditar una tregua con ETA. Los que perdemos somos los españoles. Porque en lugar de dar la puntilla a los terroristas el líder socialista pretende hacerse la foto con una rama de olivo en el pico.

¿Lengua propia o apropiada?
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 17 Marzo 2010

Escribe Fernando Savater: «¿Cómo puede ser que alguien no hable su lengua propia? ¿Por qué la llama "propia" si no la habla? ¿Cómo denomina entonces a la lengua que realmente habla?».

¿Lengua propia o apropiada?
Fernando Savater

Hace varios lustros asistí en la Universidad de Minnesota a un congreso sobre las nacionalidades en la España actual (o sea, en la de entonces que es también la de ahora, agravada). Asistían representantes de cada una de ellas y también algunos españoles que nos considerábamos "sin" -como las cervezas de 0'0 alcohol- frente a la borrachera identitaria reinante. Se profirieron las habituales quejas sobre la marginación de sus lenguas por parte de nacionalistas catalanes, vascos y gallegos, mejor o peor justificadas. Pero la temperatura del simposio subió hasta el acaloramiento dramático cuando intervino el representante andaluz, que era un poeta si no recuerdo mal. Sostuvo que la situación de su nacionalidad era más desesperada y agónica que las otras, "porque nosotros no tenemos lengua propia". ¡Quién lo hubiera dicho! Recordando mi última visita a Sevilla y a mi padre granadino, que hablaba con razonable fluidez, pensé: "¡Pues se la habrá comido el gato!".

Me ha venido a la memoria esa ocasión americana al leer el mes pasado en Deia la "Carta abierta a Joseba Arregui" (10-2-2010) del señor Marín Guruceaga, profesor y físico. Entre otras cosas jugosas y dignas de comentario, dice: "Por mi parte no hablo mi propia lengua -el euskera- pero te garantizo que he colaborado, a lo largo de toda mi vida profesional, para que muchos y muchas la aprendieran". Y después continúa, algo contrito: "Mis clases las imparto en castellano. No leo poesía en la lengua de Orixe, pero disfruto oyendo a los bertsolaris, con la inestimable ayuda de un traductor". Se nota la incomodidad que esta declaración causa al señor Marín Guruceaga, pero a mí me deja un tanto asombrado. ¿Cómo puede ser que alguien no hable su lengua propia? ¿Por qué la llama "propia" si no la habla? ¿Cómo denomina entonces a la lengua que realmente habla? No discuto el interés que siente por el euskera y su promoción, que me parece muy respetable, pero que lo tenga por su lengua propia será algo quizá políticamente explicable aunque en el campo estrictamente idiomático resulta desde luego... impropio. Y hasta descortés, digo yo, con la lengua que efectivamente es la suya.

Se trata sin embargo de un equívoco que no cesa de extenderse. Por lo visto -en Euskadi, Cataluña, Galicia y otras autonomías en busca de algo irreductible que vender en el mercado de las identidades- los nacionalistas y asimilados llaman "lengua propia" no a la materna o a la que la gente prefiere hablar, sino a la que ellos consideran apropiada para consolidar la singularidad del miniestado que quieren administrar. Así se explica la inmersión lingüística, las disposiciones coactivas sobre rotulación de comercios o doblaje de películas, los Parlamentos autonómicos en los que se prefiere chapurrear malamente a hablar en castellano y tantas otras cosas: hay que convertir por las buenas o por las malas lo políticamente apropiado en lingüísticamente propio. Si no se toman las medidas adecuadas, la gente puede equivocarse de lengua, preferir la común del Estado o la que mayores posibilidades de entendimiento universal ofrece, dejar en segundo lugar a la que más conviene a los gestores de su campanario. Si la desafección de los hablantes no garantiza la hegemonía cultural que se busca -diferencial e identitaria- hay que asegurarla por la vía institucional, caiga quien caiga: al final el rostro remiso terminará pareciéndose a su retrato preestablecido, faltaría más.

Fernando Savater
16/03/2010
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Lengua/propia/apropiada/elpepiopi/20100316elpepicul_5/Tes/

terrorismo
La Policía francesa busca al comando huido tras matar ETA a un gendarme
AGENCIAS | BILBAO El Correo 17 Marzo 2010

La Policía francesa busca hoy al "presunto comando de ETA" que anoche mató a un gendarme al sureste de París, en un control a un vehículo robado de un concesionario de automóviles. El presunto comando de la organización terrorista estaba compuesto "por entre siete y ocho personas", quienes vincularon el suceso con ETA, pero sin confirmar definitivamente la autoría. De confirmarse la autoría de ETA, sería la primera vez que la banda terrorista mata a un agente francés.

Las características de un arma encontrada en el lugar donde ocurrieron los hechos - Dammarie-les-Lys (departamento de Seine-et-Marne, sureste de París)- permiten "en principio", relacionar los hechos con la organización terrorista, han precisado las fuentes. Las autoridades aún no han confirmado la identidad de la persona que mató al policía, de 52 años de edad, pero sí han dicho que la única persona detenida se identificó como Joseba Fernández Aspurz, alias 'El Guindi'.

El suceso ocurrió ayer hacia las 19.00 horas locales (18.00 GMT), cuando dos personas entraron en un concesionario de automóviles de la localidad de Dammarie-les-Lys y amenazaron a un empleado, al que maniataron, y tomaron como rehén. Posteriormente abandonaron el lugar en un vehículo, modelo BMW, que robaron en el concesionario y circularon con él hasta que, a aproximadamente un kilómetro del establecimiento, fueron sorprendidos por una patrulla de policía que intentó identificarles.

Disparos
En ese momento, otros dos presuntos miembros de ETA se aproximaron a bordo de otro turismo, también robado -aparentemente un Citroën-, y uno de ellos sacó una pistola y disparó contra los agentes, que intentaron repeler el ataque haciendo uso de sus armas reglamentarias. Tres disparos alcanzaron al jefe de brigada Jean-Serge Nérin, de 52 años, en el pecho. El agente, a pesar de que llevaba un chaleco antibalas puesto, falleció finalmente, mientras que otro compañero de la policía francesa resultó herido de bala.

La víctima es el primer policía francés asesinado por la banda terrorista y la duodécima víctima mortal de ETA desde el final de la tregua. El jefe de brigada Jean-Serge Nérin llevaba más de 30 años en la policía francesa y actualmente estaba destinado en Dammarie-les-Lys. Además, era padre de cuatro hijos.

El ministro del Interior francés, Brice Hortefeux, se ha trasladado tras conocer la noticia a la comisaría de Dammarie-les-Lys, donde se ha reunido con compañeros del agente asesinado. Hortefeux ha pedido a los policías que siguieran cumpliendo "con su misión en servicio de la seguridad de sus conciudadanos, pero pensando en su vida, en su propia seguridad y en la de su familia". Al lugar también se ha trasladado un juez antiterrorista francés para investigar lo sucedido.

Actos de kale borroka
Huido de España, Fernández Aspurz estaba prófugo de la Justicia española y se le relaciona con actos de kale borroka en Navarra. Fernández Aspurz es, además, compañero de otro presunto miembro de la banda que forma parte de la lista de 14 etarras más buscados que se ha hecho pública. Ambos estaban en paradero desconocido desde que este mes no se presentaran en un juicio en la Audiencia Nacional con otros cinco acusados por haber atacado con artefactos incendiarios a dos policías forales en Pamplona el 9 de marzo de 2008.

El juez le imputa a él y a otros siete jóvenes un delito de empleo de sustancias explosivas inflamables e incendiarias "cometido por quien actúa al servicio y colaboración con la organización terrorista Segi". Los hechos ocurrieron sobre las 18:10 horas de la citada fecha al término de una manifestación cuyo lema era "Stop estado de excepción. Demokrazia Nafarroarentzat Euskalherriarentzat" (Democracia para Navarra y Euskal Herria) que finalizó en la Plaza del Castillo. Nueve individuos con sus rostros ocultos, según el auto de procesamiento, cortaron la calle cruzando e incendiando varios contenedores y después rompieron los cristales de dos sucursales bancarias cercanas a las que lanzaron cócteles molotov, quemando sus cajeros automáticos.

El arresto de "El Guindi" eleva a 32 el número de presuntos miembros de la banda terrorista detenidos en lo que va de año, de los cuáles 20 lo han sido en España, 8 en Francia, 3 en Portugal y 1 en Gran Bretaña. El de hoy ha sido el quinto enfrentamiento armado que miembros de la banda terrorista han mantenido con las Fuerzas de Seguridad galas desde 1996, pero el primero en el que resulta muerto un agente.

El empresario multado por rotular en castellano, ante el TC
J. Planes La Razón 17 Marzo 2010

BARCELONA- El dueño de la inmobiliaria de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) multada por rotular sólo en castellano, Manel Nevot, presentará hoy un recurso de apelación ante el Tribunal Constitucional (TC). El objetivo es recurrir una multa de 800 euros impuesta por la Generalitat y ratificada por un juzgado barcelonés.

Carteles bilingües
La juez avaló la Ley de Política Lingüística, aprobada por la Generalitat en 1998 y que permite multar a los comercios que no rotulen, como mínimo, en catalán. No obstante, Nevot recordó a LA RAZÓN que «el cartel grande de mi comercio es en castellano, pero el pequeño está en catalán». El empresario denunció que «lo que quieren es sancionar al castellano. Con la ley en la mano no tendría que haber multa».

Para el recurso, Nevot cuenta con el apoyo de, entre otras entidades, Convivencia Cívica Catalana y, de forma más indirecta, del Foro Ermua, que siempre ha apoyado la defensa del castellano.

Nevot insistió a este diario en que «creemos que la ley nos ampara, los carteles de la inmobiliaria están en los dos idiomas». Respecto el recurso ante el TC, el empresario se mostró «muy animado, estamos convencidos de que este tribunal fallará a nuestro favor, tenemos que restaurar la libertad de lengua que se ha suprimido en Cataluña».

Nevot, que no tiene noticias de nuevas denuncias por motivos lingüísticos en Cataluña, aseguró que «la juez no se atrevió a darnos la razón en este caso para no ir contra la política lingüística de la Generalitat, no quería sentar jurisprudencia».

En el caso que el TC rechace el recurso, Nevot llegará hasta el Tribunal de la Unión Europea. «Tenemos que enfrentarnos a las imposiciones que se ejercen desde la Generalitat», insistió el empresario multado.

Nevot: "Recurrimos para que la Generalitat restaure la libertad de lengua"
El empresario presenta ante el Constitucional un recurso para que se anule la multa de 800 euros por no rotular en catalán
Efe www.lavozlibre.com 17 Marzo 2010

Madrid.- El empresario catalán Manuel Nevot presenta ante el Tribunal Constitucional un recurso contra el fallo dictado por el Juzgado Contencioso Administrativo número 9 de Barcelona, que confirmó la multa de 800 euros que le impuso la Generalitat por rotular su negocio inmobiliario sólo en castellano.

El recurso de amparo será presentado ante el Constitucional por Nevot junto con Francisco Caja, portavoz de la organización Convivencia Cívica Ciudadana, que correrá a cargo de la defensa, y el abogado Ángel Escolano, según ha informado el Foro Ermua, asociación que dio su apoyo al manifiesto de la defensa del castellano en 2008.

Los recurrentes entienden que la sanción impuesta por el Gobierno de , por lo que confían en que finalmente el Tribunal Constitucional les de la "razón" y ponga fin a las multas lingüísticas, "restaurando así la libertad de lengua que el gobierno catalán ha suprimido en Cataluña".

En este sentido, entienden que "los poderes públicos deben respetar escrupulosamente la libertad lingüística de los ciudadanos en el ámbito de sus relaciones privadas, incluidas las comerciales".

Según comentó el pasado día 3 el letrado Escolano, el recurso argumentará los artículos 14 y 20 de la Constitución, que garantizan la igualdad de todos los españoles ante la Ley y a la Libertad de Expresión.

La administración catalana sancionó con dos multas de 400 euros cada una el año 2006 al propietario de Finques Nevot, Manuel Nevot, por no tener un cartel en catalán en la puerta de su negocio, situado en Vilanova i la Geltrú, y por no disponer de hojas de reclamación en ese idioma.

El empresario adquirió notoriedad pública cuando el presidente del PP, Mariano Rajoy, citó el caso de Nevot como ejemplo de la política lingüística catalana durante un debate electoral televisado con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El empresario, que ha manifestado ser "simpatizante aunque no militante del PP", ha admitido en alguna ocasión no sentirse "cómodo" con su "papel político", pero ha considerado que su obligación es enfrentarse "a las imposiciones que se ejercen" desde la Generalitat.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial