AGLI

Recortes de Prensa   Sábado 27 Marzo  2010

 

Estolojodiózapaterosolo.org
Jesús Cacho El Confidencial  27 Marzo 2010

La memoria. Se cumplió el jueves el sexto aniversario de los atentados terroristas del 11-M en Madrid, una fecha que ha marcado el devenir español como lo hicieran el 18 de julio de 1936 o el 20 de noviembre de 1975, por citar solo dos, trascendentales, en la reciente Historia de España. Casi 200 muertos y cerca de 1.000 heridos como cortejo fúnebre para un cambio de Gobierno que ha resultado ser mucho más: casi un cambio de modelo social propulsado por las iniciativas legislativas de un Ejecutivo que, deliberadamente o no tanto, ha intentado una gran operación de ingeniería social reescribiendo, primero, la reciente historia de España desde al año 1936 para acá [algo que obviaron todos los Gobiernos de la democracia, incluidos los de Felipe González], y remodelando, después, o tratando de hacerlo, el “inconsciente colectivo”, en terminología de Jung, de los españoles, mediante una batería de leyes destinadas a alterar las pautas de conducta moral de los ciudadanos.

Si el intento de cambiar usos y costumbres ha sido drástico, no han sido menores las novedades introducidas, por la puerta falsa de la modificación de los estatutos de autonomía, en la organización territorial del Estado, con el catalán como punto de no retorno, diga lo que quiera en su día el Constitucional. En realidad, los cambios introducidos, o su mero intento, han sido de tal calado que obligan a replantear en toda su crudeza la cuestión fundamental del quid prodest referida a la masacre del 11-M. La sentencia del tribunal que presidió el juez Gómez Bermúdez en ningún modo puede apaciguar las conciencias de aquellos ciudadanos libres poco acostumbrados a comulgar con ruedas de molino. La versión oficial no es creíble, salvo para estómagos acostumbrados a digerir piedras. Ni teorías conspiratorias estilo Orquesta Mondragón, rozando a veces la paranoia, ni soluciones de conveniencia que ni han conseguido identificar a los culpables de la masacre ni, mucho menos, a sus autores intelectuales. Los atentados siguen despidiendo el mismo tufo que exhalaban pocos días después de ocurridos: operación típica de servicios secretos, en cuyo abecedario figura la posterior eliminación física de los autores de la matanza (Leganés) para borrar pistas. ¿Servicios secretos extranjeros con apoyos puntuales internos, o viceversa? La pregunta clave sigue siendo esta: ¿quién marcó la fecha para volar los trenes justo tres días antes de unas elecciones generales?

Lo llamativo, a la par que dramático, de la experiencia vivida estos años bajo la presidencia de Rodríguez Zapatero es que el país estaba tan cansado de la soberbia de Aznar y tan dolorido por las bombas del 11-M que, tras las generales, estaba clamando como agua de mayo por la llegada de un Gobierno y un presidente dispuesto a cerrar heridas y repartir bálsamo por doquier, porque ese presidente se hubiese hecho con la ciudadanía entera en dos días. Zapatero eligió, sin embargo, la vía de la confrontación mediante el recurso artero de gobernar para quienes le votaron –su propio partido-, abriendo de nuevo en canal la división entre las “dos Españas”. Seis años después de la matanza, lo peor que se puede decir de los españoles es que no hemos sido capaces –Gobierno y sociedad civil- de dar una respuesta cabal al puzzle del 11-M, incapaces de resolver la masacre desde un punto de vista estrictamente criminal, al margen de los componentes políticos involucrados en el suceso. Por distintos motivos, casi todos hemos preferido mirar hacia otro lado y callar. El PSOE, porque la matanza posibilitó la llegada a la Moncloa de su presidente por accidente, de modo que lo mejor era echar tierra al asunto cuanto antes. Y el PP por miedo, terror más bien, a ser tildado de desestabilizador y facha por la imponente armada mediática que arropa al Ejecutivo.

El aniversario
Dos años transcurridos ya desde las generales del 9 de marzo de 2008 que revalidaron a Zapatero como presidente del Gobierno para otros cuatro años. “Por el pleno empleo”, rezaban los carteles electorales del PSOE que llenaron calles y plazas de España en las semanas previas. Hoy, esa misma España soporta una cifra de parados de 4 millones y pico y camina indefectiblemente hacia los cinco. Ejemplo del líder universitario, radical y populista, de los setenta, ZP ha resultado ser el perfecto ignorante en materia económica que todos sabíamos, el gestor peor pertrechado para hacer frente a una brutal crisis económica que, si bien de dimensión global, tenía aquí características típica y perfectamente diferenciadas en la gigantesca burbuja inmobiliaria que venía embalsada al menos desde el 2003. Encantado de haberse conocido, ZP dilapidó la herencia recibida y empleó todos sus esfuerzos en negar la evidencia, primero, decir que se trataba de un problema internacional, después, y echar la culpa al empedrado, siempre.

Cuando no fue posible seguir negando la mayor, el leonés se dedicó a repartir el dinero de todos, convencido de que tirando del gasto público se arreglaba el problema. Zapatero cumple a la perfección el ejemplo de aquel maquinista de Renfe a quien en plena llanura manchega se le para el tren a las tres de la tarde de un tórrido día de verano. El sujeto recorre los vagones pidiendo calma a los viajeros: no hay aire acondicionado, cierto, pero los revisores pasarán enseguida repartiendo abanicos, y agua fresquita, y bocadillos, y aún lectura y hasta música enlatada. El sol abrasa los rastrojos mientras canta la cigarra, pero el maquinista está decidido a que sus parados gocen de toda clase de comodidades. Todo lo supervisa personalmente, de todo se preocupa, menos de ir a la máquina a intentar averiguar dónde está la avería para tratar de repararla lo antes posible. Y parados seguimos en plena Mancha de la crisis. El manual indica que 2008 tenía que haberse aprovechado para acometer el saneamiento del sistema financiero, empezando por las Cajas; 2009, por su parte, tendría que haber sido el año del ajuste o consolidación fiscal, destinado a meter la tijera al gigantesco déficit público que suele generar toda crisis, y el año en curso, en fin, tendría que haberse empleado en abordar toda una serie de reformas estructurales (mercado laboral, entre ellas) y procesos de liberalización. Como no se hizo el trabajo en 2008 –de hecho sigue pendiente-, el crédito sigue sin llegar a particulares y empresas, a menos que uno esté dispuesto a pagar intereses de hasta el 14%. Como no se abordó el ajuste fiscal en 2009, el reino de España sigue enfrentado a un riesgo cierto de default, lo que en roman paladino antes se llamaba vulgar suspensión de pagos. Y como este año siguen sin acometerse las reformas de fondo, el horizonte español no puede estar marcado más que por el empobrecimiento colectivo y la marginalidad. La decadencia como país.

El culpable
“Aunque nos inculcan que las personalidades no forjan la historia, especialmente si se oponen a la evolución progresista, aquí tenemos, sin embargo, una que durante un cuarto de siglo nos ha retorcido nuestras colas de borrego como ha querido, y nosotros ni siquiera nos hemos atrevido a chillar. Ahora dicen que nadie comprendía nada, ni lo comprendían los rezagados, ni la vanguardia. La vieja guardia era la única que sabía de la monstruosa obra de Koba [alias de Stalin en la Rusia zarista], pero prefirió envenenarse en un rincón, pegarse un tiro en casa, o terminar sus días en tranquila jubilación, con tal de no tener que denunciarlo desde una tribuna”. Este párrafo corresponde al Archipiélago Gulag III, de Solzhenitsyn (Tusquets Editores, 2007) y exhala el desconcierto profundo que, en la retrospectiva de la historia, suele producir en los estudiosos el fenómeno del silencio, ese espeso silencio de los corderos que acompañó a las más sanguinarias dictaduras del desdichado siglo XX. Lo conocimos en España durante la larga etapa de Franco, donde, con excepción del PCE, nadie movió un dedo para acortar el trance y, salvadas todas las distancias, lo estamos viendo ahora en la ausencia de esas voces críticas que, desde la sociedad civil –intelectuales, universidad, empresariado, etc.-, tendrían que haber sido capaces de denunciar el proceso de “reinvención” de la España consagrada en la Constitución del 78, emprendido subrepticiamente por ZP tras su victoria electoral que siguió a los atentados del 11-M.

Como le acaba de ocurrir con el fútbol a cierto prepotente empresario madrileño acostumbrado, en la mejor tradición patria, a hacer negocios a la sombra del Gobierno de turno, también a ZP se le ha venido el andamio abajo a cuenta de una crisis económica que ni supo prever ni sabe contrarrestar, entre otras cosas porque se lo impide su “ideología”. Ahora, un grupo de notables de la órbita socialista ha montado, con dinero de empresarios de derechas, una gran campaña mediática para aligerar la presión sobre Moncloa y hacernos a todos copartícipes del desastre. Estosololoarreglamosentretodos.org, reza el lema de una operación que calla o silencia una verdad que está en el origen del problema: estolojodiózapaterosolo.org, una evidencia que difícilmente va a lograr enmascarar cualquier intento de repartir culpas a diestra y siniestra.

Y la becaria
El caso Garzón, el juez de la Audiencia Nacional acostumbrado a ponerse la Ley por montera, se ha convertido en la más cruda pelea entre poderes, incluido obviamente el judicial, registrada en muchos años, con excepción, quizá, del gemelo caso Sogecable, principio de una traición que abrió las puertas del poder y el dinero al famoso Campeador. En esa pelea, que retrata como pocas la corrupción del Sistema entero, se está dilucidando la capacidad de regeneración de nuestra democracia, si es que alguna le quedara. Al frente de las operaciones mediáticas de defensa del granuja se ha colocado desde el principio el grupo Prisa, que con la precisión leninista que caracteriza a la dirección del antiguo emporio ha obligado a salir a la palestra a todo personaje que coma, duerma o habite en derredor del grupo. Falta por salir a escena el gran Bacigalupo, cuyo magisterio en el caso que nos ocupa, la verdad, se empieza a echar en falta.

Pero como le ocurre a los sectarismos de toda clase y condición, la campaña orquestada por las huestes de Cebrián en defensa de Garzón corre el riesgo de traspasar las barreras de lo mafioso para irrumpir directamente en las de lo chusco. El pasado miércoles día 10, la labor de apoyo al galán corrió a cargo de Bonifacio de la Cuadra, uno de los históricos de El País en información de tribunales, con un artículo cuyo último párrafo es una joya argumental de valor imperecedero. Vean: “Ante ésta y otras aberraciones jurídicas, Sara España, una alumna del Máster de Periodismo UAM/EL PAÍS, en un trabajo de opinión sobre Baltasar Garzón y la justicia, en aplicación sencilla de la lógica, considera prevaricadora la resolución del magistrado Varela [ponente de una de las querellas que pesan sobre el juez], por ser ‘un acto que podría tacharse, en el fondo y por apariencia, de injusto'". En la campaña contra un Tribunal Supremo que ha osado, por fin, tocar a Garzón faltaba, pues, la becaria, una alumna del máster de periodismo de El País, como fuente de autoridad. Seguimos, insisto, esperando con ansiedad la lección magistral del enorme Bacigalupo al respecto. No puede defraudar a sus fans.

La oportunidad de la crítica y la oportuna cobardía
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  27 Marzo 2010

Es curioso que tanto la izquierda relativamente vegetariana como la derecha radicalmente caníbal hayan coincidido en calificar la denuncia de Mayor Oreja acerca de una negociación en marcha Gobierno-ETA con el mismo calificativo: inoportuna. Que la COPE de ahora y El País de siempre suscriban el mismo diagnóstico, léase condena, me persuade de que la liquidación de la COPE, la AVT y el PP de Aznar han sido y siguen siendo la piedra angular de este cambio de régimen nunca declarado pero ejecutado desde el 14-M; políticamente improvisado, intelectualmente astroso y legalmente caótico, pero admitido o impuesto por todos los poderes fácticos, los clásicos (Iglesia, Ejército, Banca, Poder Judicial) y los modernos (medios de comunicación, sindicatos y empresarios amaestrados, partidos políticos mayoritarios a escala nacional o regional y tribunales de Justicia provistos y controlados por esos partidos o facciones políticas).

El papel tradicional del Ejército decimonónico, politizado siempre y a menudo golpista, lo desempeñan hoy los medios de comunicación, que también ocupan parcialmente el espacio eclesiástico tradicional, clave en la conformación moral de los estados de opinión popular, sin los que algo tan complejo como la transformación, dispersión y liquidación de un Estado-Nación tan antiguo como España resulta efímero y puede desembocar en situaciones impredecibles y hasta letales para sus creadores y beneficiarios. Por eso, el peor Gobierno de la Historia de España –y el más antiespañol– sólo desarrolla una política coherente en el ámbito de la comunicación. La concentración de cadenas de radio y televisión mediante conglomerados multimedia creados o tutelados por el Poder político, acaba de reforzarse con la implantación de una dictadura legal contra la libertad de expresión, una normativa audiovisual típicamente tiránica, fuera de la Ley y de los jueces y probada –CAC– en ese laboratorio del despotismo que es Cataluña.

El problema que tiene el nuevo régimen, o más bien la disolución del régimen constitucional de 1978, es de legalidad y, más aún, de legitimidad. Por eso reviste tanta importancia la negociación del Gobierno socialista y la ETA. El terrorismo es un baldón de ilegitimidad que hace muy difícil la implantación de cualquier nuevo régimen, sean cuales sean sus apoyos. Y el primer intento de asociar la ETA al régimen post-14-M se saldó con tan rotundo fracaso que la mera apariencia de continuidad aterra a los mismos que produjeron el siniestro "proceso de paz". Sólo la emasculación del PP impediría que entre la crisis económica y la deslegitimación por su coqueteo con los terroristas el PSOE pudiera sufrir una debacle electoral de consecuencias trascendentales. O, al menos, con posibilidades de serlo.

Nada más oportuno, pues, que tratar este asunto a fondo. Nada más inoportuno que la claridad para este régimen de sombras que no acaba de nacer, tal vez por la confusión de padres, de madre y de hijos de su madre. Y pocos períodos tan adecuados para pensar este asunto, detenida aunque brevemente, como unos pocos días de vacaciones, de pausa o de penitencia.

El palafrenero sincero
Luis del Pino Libertad Digital  27 Marzo 2010

Entradilla al programa Sin Complejos del 27/3/2010

Don Juan Manuel de Borgoña y Saboya, señor y duque de Villena, nació en el castillo de Escalona, en la provincia de Toledo, en 1282.

Sobrino del rey Alfonso X el Sabio y nieto de Fernando III el Santo, constituye todo un ejemplo de lo que era la nobleza castellana dos siglos antes de que los Reyes Católicos afianzaran el poder real y crearan la España moderna: tan pronto guerreaba don Juan Manuel contra los moros en Murcia o en Algeciras, que apoyaba a Sancho IV de Castilla, o intrigaba contra su hijo Fernando IV o se aliaba con el aragonés Jaime II.

Don Juan Manuel fue uno de los nobles más poderosos y más ricos de la época. Llegó a contar con un ejército de mil caballeros y a acuñar su propia moneda, un privilegio normalmente reservado a los reyes. Y dedicó toda su vida a tratar de acrecentar ese poder del que disponía, recurriendo ora a la política matrimonial, ora a la fuerza de las armas, ora a la traición y la intriga.

Su territorio se extendía desde Villena hasta Belmonte y desde Hellín hasta Alarcón, pasando por Albacete. En términos modernos, sería lo que hoy denominaríamos un "barón regional".

Pero además de intrigante y batallador, Don Juan Manuel era un "barón regional" ilustrado. Y muy amante de la literatura. Su obra más conocida es "El conde Lucanor", una recopilación de cuentos moralizantes que está considerada como la obra cumbre de la prosa castellana en el siglo XIV.

El cuento XXXII de El conde Lucanor narra la historia de los tres truhanes que le vendieron a un rey una tela supuestamente mágica, que sólo podían ver aquellos que fueran auténticamente hijos de sus padres.

Al serles presentada la inexistente tela, ni el rey, ni el resto de los miembros de la corte se atrevieron a decir que no veían nada, creyendo que los demás sí que veían el tejido y por miedo a quedar en evidencia delante de todos. "Si los demás dicen que ven esa tela que yo no veo, entonces es que yo no soy hijo de mi padre", razonaban todos ellos, "así que lo mejor que puedo hacer es disimular y decir que también yo veo la tela, como todos los demás".

De ese modo, los estafadores se salieron con la suya y vendieron a precio de oro al rey una tela que en realidad no existía. El rey, engañado, se vistió con el inexistente traje que los truhanes le ofrecieron y salió a pasear a caballo, desnudo como su madre le había traído al mundo. Y nadie se atrevía a decir que el rey estaba desnudo, por miedo a perder la honra.

Según el cuento de El conde Lucanor, la estafa se descubrió cuando un palafrenero negro del rey, que no tenía honra que perder, se acercó al monarca y le dijo: «Señor, a mí me da lo mismo que me tengáis por hijo de mi padre o de otro cualquiera, y por eso os digo que o yo soy ciego, o vais desnudo».

Cuando el palafrenero dijo aquello, todos los demás comenzaron a asentir, y el engaño quedó al descubierto.

Esta semana, Jaime Mayor Oreja ha salido a la palestra para denunciar lo que muchos venimos diciendo desde que se cerrara la fase anterior de la negociación con ETA: que el Gobierno de Zapatero sigue adelante con sus planes y que tendremos segunda fase de esas negociaciones, que sólo la presión de la calle obligó a interrumpir. Mayor Oreja ha señalado, con una contundencia digna de elogio, que esa tela llamada "política antiterrorista" de Zapatero no es otra cosa que una pura y simple estafa.

Y, como en el cuento de El conde Lucanor, las palabras de Mayor Oreja han desatado una catarata de apoyos, desde Esperanza Aguirre a Aznar, pasando por diversos representantes de los movimientos cívicos y por numerosos creadores de opinión.

Sin embargo, a diferencia del cuento, Mayor Oreja ha sido duramente respondido por aquellos que insisten en vender a los españoles las maravillas de esa tela inexistente que la mayoría de la opinión pública soberana tampoco ve.

Y Zapatero, como los truhanes del cuento, ha reaccionado señalando a Mayor Oreja con su dedo acusador: "Mayor Oreja es un mentiroso", nos dice el inquilino de La Moncloa.

Para tapar sus mentiras, Zapatero recurre, una vez más, a la descalificación de quien las pone al descubierto.

Mintió Zapatero cuando dijo, en noviembre de 2004, que el 11-M estaba perfectamente claro. Y, para cubrir sus mentiras, acusó de conspiranoicos a quienes señalábamos que la versión oficial del 11-M era una inmensa estafa. Cinco años después, el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio, y la sociedad española es consciente, a pesar de las mentiras y las descalificaciones de Zapatero, de que ni siquiera sabemos qué explosivo se utilizó en los trenes de la muerte.

Mintió Zapatero también, antes de las últimas elecciones, cuando negó que existiera la crisis. Y, para cubrir sus mentiras, acusó de antipatriotas a aquellos que osaron avisar sobre el estado real de nuestra economía. Dos años después, el tiempo ha puesto a cada uno en su sitio, y la sociedad española es consciente, a pesar de las mentiras y las descalificaciones de Zapatero, de los efectos de esa crisis que el Gobierno se empeñó en negar.

Miente ahora también Zapatero. Y, como en tantas otras ocasiones, pretende tapar sus mentiras con la descalificación de todo aquel que ose, como Mayor Oreja, ponerlas al descubierto.

Pero el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, Zapatero, y tus mentiras tienen un tiempo de vida cada vez más corto. Y los hechos pondrán de manifiesto, como Jaime Mayor Oreja denuncia, que vuestra alianza estratégica con ETA aún no ha concluido.

Y el problema, Zapatero, es que el tiempo se te agota.

¿Dónde vas a ir, Zapatero, cuando te convenzas de que ya nadie te compra tus mentiras?

Del Olmo no se lo merece
http://www.cesarvidal.com/ Libertad Digital  27 Marzo 2010

Así se lo decía Pujol a Luis del Olmo en el curso de un programa que me decidió a no volver a escuchar Onda Cero. Pujol, uno de los personajes más nefastos y dañinos de la Historia de España y raíz de buena parte de las desgracias que ahora padecemos, le decía condescendiente a Luis del Olmo que tenía ocupaciones, pero que, como ya había comprometido la entrevista con él, había aplicado el principio de “Del Olmo no se lo merece” y allí estaba ante sus micrófonos. Pujol sabía lo que se decía porque había entregado no pocas concesiones de radio a Luis del Olmo en los años anteriores – a la vez que acosaba a la COPE, a otra COPE muy distinta de la actual – y el locutor del Bierzo había hecho mucho, muchísimo por negar ante toda España lo que el nacionalismo catalán perpetraba un día sí y otro también.

Naturalmente, no se me ocurriría sugerir que Del Olmo cobraba su abyecto comportamiento en emisoras. Lejos de mi ni pensarlo siquiera. Del Olmo sí que reprendió a algún oyente que se atrevió a llamar al programa para quejarse de lo que hacían los nacionalistas. Repito que lo recuerdo porque a partir de ese programa me dije – y lo cumplí – que a Luis del Olmo lo iba a escuchar su madre que en gloria esté. Del Olmo que ha sabido pasar – sin carnet que yo sepa - del Movimiento a la UCD, de la UCD al felipismo, del felipismo al PP y del PP a ZP pasando por Pujol dio muestras repetidas en tiempos recientes de que no podía soportar a Federico. Lo entiendo. La honradez y la cultura de Federico comparadas con… Del Olmo constituyen una afirmación rotunda de que es posible hacer radio sin ser obsequiosos con el poder. Hace unas horas, Luis del Olmo ha sido objeto de un homenaje. En la reunión – creo que en vascuence se dice akelarre – estuvieron presentes Rubalcaba, Iñaki Gabilondo, María Antonia Iglesías, Ónega y tutti quanti. En un momento determinado, Del Olmo comentó que su sueño era la fusión de COPE, Onda Cero y Punto Radio, un extremo que José María García – que lleva siglos en el banquillo y parece que no tirara ya su último penalti – se apresuró a apoyar. A decir verdad, creo que pocas cosas le podrían satisfacer más a la progresía y a los nacionalismos que el proyecto de Del Olmo. A un lado, la izquierda de la SER y de la cadena de Roures que no existe, pero acabará existiendo y, al otro, una derecha emasculada que haga el papel del partido campesino en la Polonia comunista, es decir, lo que el tonto en el sermón, pero además sirviendo de coartada a esta casta política que está hundiendo España a ojos vista.

Y lo peor no es que Del Olmo sueñe con semejante engendro sino que el mencionarlo ha resucitado algunos de los peores temores y rumores que circularon por COPE antes de que nos echaran a Federico y a mi. No lo había contado hasta ahora, pero entonces se insistía en que la dirección de la casa no estaba cometiendo un error mayúsculo al echarnos a los dos, sino que perseguía de manera consciente y decidida arruinar COPE para luego, hecha unos zorros, venderla a precio de saldo a Vocento. Incluso se mencionaban algunos nombres del PP que, supuestamente, veían con buenos ojos la operación. No creí yo aquello entonces porque no me entraba en la cabeza que los obispos fueran tan rematadamente necios como para permitir que les quitaran el pan de debajo del sobaco – y perdonen ustedes el casticismo – y tampoco pensaba que hubieran cedido al sector nacionalista de la Conferencia episcopal y pensaran liquidar COPE. Sigo resistiéndome a creerlo, pero las palabras de Del Olmo han vuelto a desatar esos rumores como si se correspondieran a una realidad. Insisto: me niego a creerlo. Sería demasiado grave. Al parecer, al final del homenaje a Del Olmo, hubo gente que pidió a gritos que Rubalcaba le diera alguna medalla, la que fuera. Teniendo en cuenta que a la gente de la UMD le han concedido una condecoración militar por su valentía, no veo por qué no. Del Olmo se lo merece.

Cuenta atrás
Enrique de Diego www.gaceta.es  27 Marzo 2010

España marcha hacia un pozo sin fondo, sin que la sociedad civil sea capaz de despertarse

Este Gobierno de incompetentes proteicos y de marisabidillas supinas ha llevado a España a la ruina. Cada una de las medidas adoptadas ha ido en la dirección incorrecta y sin otro objetivo que mantener alimentados en el saqueo sus pesebres y sus redes clientelares. Esto implica una gravísima responsabilidad de la que habrá que pedir cuentas muy intensas a Zapatero.

La cuenta atrás ha comenzado. Grecia está en quiebra, Portugal ha entrado en situación de prequiebra y España marcha de manera muy acelerada hacia ese pozo sin fondo, sin que la sociedad civil sea capaz de despertarse de su letargo servil. Literalmente, los ingresos se han hundido en los meses de enero y de febrero, mientras el gasto ha seguido aumentando. El desfase supera los 7.700 millones de euros cuando, comparativamente, el año pasado fue algo superior a los 70.000 millones. La Seguridad Social se mantiene artificialmente viva insuflando continuas inyecciones de dinero desde el Presupuesto público, lo cual es una ficción, en esta nación devenida en una continua administración de la mentira. Una sociedad civil lanar, desarmada, acostumbrada a no participar, a ser simplemente el coro de una democracia devenida en farsa, asiste a la inercia de una cuenta atrás que va a cambiarlo todo, para peor, que puede llevar a la población a la indigencia y, a una parte, al hambre. Y todo indica que se han perdido las energías vitales, aunque mantengo la esperanza de que, al final, la sociedad española, los patriotas, las clases medias despertarán y tomarán el protagonismo, erradicando a la casta parasitaria.

Es preciso ir abriendo las mentes a una situación de la que no tenemos precedentes como es la quiebra del Estado. Europa no podrá ayudarnos. El euro se convertirá en una moneda en baja. Hemos de asumir nuestra propia responsabilidad, delegada durante décadas en los políticos. Es falso que los políticos y el Estado puedan resolver los problemas humanos y sociales, no hacen otra cosa que empeorarlos y aprovechar para saquearnos.

Toda la mentira acumulada durante décadas va a estallar y eso generará un clima de conflicto social, porque el Estado no será capaz de sostener todos sus compromisos, de mantener abiertos los hospitales y los colegios, de pagar los subsidios de paro y las pensiones. Será preciso regenerar nuestra sociedad y nuestro herrumbroso modelo político. Casi nada de lo conocido hasta ahora servirá para el inmediato futuro.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La inercia del final
«ETA se mueve por inercia y con rumbo de estertores asesinos hasta que el muro de las prisiones españolas y francesas le defina el nuevo recorrido cuadrangular. ETA está en la fase de descontrol previa al desmembramiento»
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo  27 Marzo 2010

Al tiempo que ETA asesinaba en Francia, Otegi expresaba su deseo de salir de prisión para cuidar de su familia. El nazismo era una realidad de morales paralelas en donde el oficial de las SS podía desayunar con su familia mientras a renglón seguido, con el bacon crujiente todavía en la boca, asesinaba de un tiro en la sien a un judío. La moral es complicada y por eso la ética ciudadana está anclada en el imperio de la Ley.

El asesinato de un gendarme francés en las inmediaciones de París tiene un significado táctico y otro estratégico en ETA. Ninguno a efectos del proceso de desarticulación de ETA. Es decir, que a los efectos de análisis antiterrorista, el asesinato en Francia sirve para reforzar el sentimiento común de pertenencia de los franceses a un empeño democrático común para extirpar a ETA del suelo europeo, pero no representa un cambio tan significativo como para pensar en ETA de otra manera distinta al enfoque actual de una banda que intenta, desesperadamente, encontrar rentabilidad para su final.

El robo de vehículos de alta gama por un grupo etarra es una derivación hacia tácticas de crimen organizado que tiene dos elementos de relevancia táctica. El primero es el fin de esos utilitarios de alta gama. Aunque haya varias posibilidades, en realidad existen dos cursos de probabilidad claros: o bien ETA iba a revender esos vehículos, como parte de un fructífero negocio de tráfico ilícito que recorre Europa; o bien los va a utilizar en el marco de sus operaciones logísticas o de atentado. Si ETA va a emplear coches de alta gama en su logística es debido a que quiere disminuir su visibilidad en el radar policial, acostumbrado a detectar con mayor facilidad otro tipo de vehículos. Si no va a ser en su logística sino en el modus operandi de los atentados, será un indicador adicional de alerta para las Fuerzas de Seguridad respecto a la aplicación de ese tipo de vehículos como contenedores de bombas. Eso en lo que respecta a la táctica.

En términos estratégicos para ETA, la novedad se ha producido bien al liberar a sus comandos de la restricción de disparar letalmente contra representantes estatales de Francia, bien en la existencia de un grupúsculo etarra que actúa con sus propias reglas. Cualquiera de las dos hipótesis es un síntoma de vulnerabilidad etarra. Si estamos en lo primero, aunque aceptemos que el objetivo de la operación etarra era el robo de vehículos, lo cierto es que el comportamiento terrorista ante la presencia de los gendarmes es una conducta habitualmente sujeta a un guión de operaciones. Los peones etarras ejecutan operaciones planeadas por la dirección. Es decir, si en el guión está, como venía estando hasta ahora, que ante la presencia de un gendarme un etarra no opone resistencia letal, entonces si se les sorprende robando un vehículo en Francia el etarra no disparaba a matar. No es la primera vez que ETA tirotea a policías franceses, aunque sí lo es de este modo.

Ahora bien, si el guión escrito por los responsables operativos de ETA ha cambiado para considerar que es 'rentable' enfrentarse letalmente en armas con la policía francesa, el etarra se ajustará a las instrucciones y abrirá fuego para evitar la detención. Este planteamiento supondría una reorientación en el asentamiento de ETA en Francia, aunque una reorientación muy extraña. En el argumentario terrorista de ETA los policías franceses no tienen valor. Es tremendo ponerlo por escrito, pero sólo de esta manera despojaremos a ETA de su discurso político y la situaremos como una banda criminal que pretende obtener un beneficio a través del asesinato. Ya pasaron los tiempos de la primera época de Mitterrand de los ochenta, cuando los franceses no se habían enterado de la naturaleza de ETA. Ahora lo tienen claro y tratan a ETA como a una banda delictiva. Y no es en la población francesa en la que ETA pretende influir, sino en la vasca y en la española. En los baremos del terrorismo, igual que en el nazismo, las víctimas son deshumanizadas como medios para trasladar un mensaje. Si asesinar a gendarmes forma parte del nuevo guión, también forma parte de un nuevo mensaje.

No. Por mucho que busquemos en los laberintos estratégicos de ETA, lo más probable es que su último asesinato en Francia se deba a un grupo descontrolado o nervioso... descontrolado porque hayan actuado, tanto en la elección del objetivo del robo como en la respuesta armada, fuera de las directrices del nuevo cabecilla de ETA. Acostumbrémonos a estas escisiones o 'free-riders' (jinetes por libre) que ya ocurrieron en el IRA antes de ser disuelto y son comunes al final de los grupos terroristas. También podrían haber actuado los etarras con nervios asesinos procedentes de un joven recién llegado de la 'kale borroka' que quiere proteger a su jefe ante una detención inminente.

Es decir, que ETA se mueve por inercia y con rumbo de estertores asesinos hasta que el muro de las prisiones españolas y francesas le defina el nuevo recorrido cuadrangular. ETA está en la fase de descontrol previa al desmembramiento. Lo interesante de Otegi no es que su hija necesite tratamiento psicológico, sino que sea él quien no lo haya solicitado. Mayor Oreja se equivoca en su dictamen de que el Gobierno negocia en este momento con ETA, pero no lo hace cuando advierte contra cualquier intento de depositar expectativas en la banda terrorista. A efectos del Estado, lo que mejor ha demostrado funcionar no es la confianza en lo que pueda hacer ETA, sino la confianza en la estrategia de asfixiarla negándole cualquier espacio que no sea la cárcel.

Prohibido el paso
El Estado impide que los apologistas de los etarras accedan a las instituciones
EDITORIAL El Correo  27 Marzo 2010

Las reformas legales anunciadas ayer -tanto por parte del Gobierno como por el fiscal general del Estado- para reducir al máximo el campo de maniobra de la izquierda abertzale permiten asegurar que la formación ilegalizada no podrá burlarse del Estado de Derecho ni a la hora de instrumentar las concejalías y alcaldías que ocupa en Euskadi y en Navarra, ni en su pretensión de concurrir a los próximos comicios locales y forales en ambas comunidades. Las declaraciones del eurodiputado popular Jaime Mayor Oreja quedan así invalidadas por una iniciativa que concita el acuerdo entre el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero y el primer partido de la oposición. A la espera de conocer el alcance de las modificaciones legislativas, es de suponer que su contenido tendrá en cuenta los diversos resquicios que podrían servir para que la izquierda abertzale se asome a las instituciones mientras continúa dando cobertura al terrorismo etarra. Aunque la reunión del Consejo de Ministros se limitó a abordar la reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral en cuanto a la actuación de los electos de formaciones ilegalizadas, las palabras de Conde Pumpido permiten suponer que el Gobierno se plantea la necesidad de impedir que la izquierda abertzale haga uso de una formación legal para concurrir a las próximas elecciones mientras mantiene su connivencia con la banda terrorista. Como declaró la vicepresidenta Fernández de la Vega, «los derechos políticos sólo pueden ejercerse desde el cumplimiento de la legalidad»; es decir, sin fraudes.

La obstinación terrorista de la trama etarra continúa proyectando sobre la sociedad y las instituciones una sombra amenazante que obliga al Estado de Derecho a obstruir el paso de sus apologistas hacia las instituciones. La democracia no se debilita por que tanto la Ley de Partidos como las reformas ayer anunciadas estén ideadas a medida de un problema de la envergadura de un terror de décadas, sino que acredita su fortaleza al mostrarse restrictiva ante el intento de unos pocos por utilizar la libertad para acabar con la libertad de todos. La crítica nacionalista de que las medidas anunciadas conceden la primacía en el País Vasco a las formaciones constitucionalistas se cae por su propio peso ante la gravísima afrenta moral que representa la persistencia de un abertzalismo violento.

El réprobo Mayor Oreja
JUAN MANUEL DE PRADA ABC  27 Marzo 2010

A Jaime Mayor Oreja le han montado un aquelarre por sostener que Zapatero y la ETA son aliados potenciales, puesto que ambos anhelan una España debilitada. «Aliados potenciales» son quienes «pueden serlo»; y, desde luego, nadie «puede serlo» con mayor probabilidad que quienes ya lo han sido en el pasado. La cruda realidad nos enseña que Zapatero propició que, durante el llamado «proceso de paz», la ETA lograra los fines que perseguía: Zapatero propició que los etarras pudieran volver a concurrir en unas elecciones; Zapatero propició que un preso etarra disfrutara de duchas relajantes con su novia; Zapatero propició que un fiscal general del Estado aconsejara a los jueces que se adaptaran a las circunstancias; Zapatero, en fin, anunció que se respetarían las «decisiones de los ciudadanos vascos», en una indecorosa declaración institucional leída en un salón de pasos perdidos del Congreso. A buen seguro, a Zapatero y a la ETA no los animaba entonces el mismo fin; pero que con sus actuaciones Zapatero favoreció los fines que perseguía la ETA es indubitable, en lo que actuó -aceptemos que por inconsciencia o irresponsabilidad- como un aliado. Y quien camina con pasos perdidos fácilmente puede volver a las andadas.

Que tanto Zapatero como la ETA anhelan una España debilitada se demuestra constatando que ambos frecuentan idénticos socios. Así, por ejemplo, la ETA pactó con Esquerra Republicana en Perpignan que Cataluña fuese territorio exento de atentados terroristas; un pacto de auténticas alimañas que a cualquier bien nacido repugna. Y Zapatero, para asegurarse la poltrona, no tuvo empacho alguno en pactar el aislamiento de la derecha con esa misma Esquerra Republicana que antes había pactado con la ETA; y, para que no quede duda de que sus socios son los mismos que en Perpignan pactaron con la ETA, la sucursal catalana de su partido forma con ellos un gobierno que persigue la lengua española con el mismo encono y ensañamiento con que la Stasi perseguía disidentes. Estos son hechos, no opiniones; hechos tan evidentes como que el sol alumbra cada mañana. A buen seguro, las razones por las que tanto Zapatero como la ETA anhelan una España debilitada son distintas; pero que, para alcanzar ese fin, han recurrido a idénticos socios es indubitable.

Hasta aquí, Mayor Oreja no ha formulado sino evidencias. Falta saber si Zapatero está negociando con la ETA , extremo que desde luego quedaría plenamente desmentido si Josu Ternera ingresara en la cárcel, si la autorización que el Parlamento concedió al Gobierno para «dialogar» con la ETA fuese revocada, si en los ayuntamientos vascos dejaran de campear quienes concurrieron a las elecciones porque Zapatero lo propició. Mientras tales signos no se producen, Mayor Oreja no hace sino lanzar un vaticinio, acaso intempestivo: tan intempestivo, por cierto, como el que lanzó Casandra ante el caballo de madera que los aqueos habían dejado como presente ante las murallas de Troya; vaticinio por el que fue tildada de loca. Mayor Oreja ha sido esa «voz que grita en el desierto» de la complacencia y el cretinismo ambiental; y, como los profetas de antaño, ha sido condenado por réprobo. Algún día tal vez recordemos su aviso con amargura, como los troyanos sin duda recordaron el vaticinio de Casandra ante la ruina de Troya; y entonces podrá decirse, muy oportuna y tempestivamente, que en el pecado llevamos la penitencia.

Y, mientras el réprobo Mayor Oreja es condenado a las tinieblas, seguimos sin saber la verdad sobre el caso Faisán. Tal vez porque conocer esa verdad que probaría que Zapatero y la ETA fueron aliados en el pasado constituye, como la propaganda oficial predica de las palabras de Mayor Oreja, una «infracción del pacto antiterrorista».
www.juanmanueldeprada.com

El pesado de don Jaime
Juan Frommknecht www.gaceta.es  27 Marzo 2010

Se le llamó desleal, descerebrado e imaginativo, cuando era el único que tenía razón.

El ex ministro Jaime Mayor Oreja repite últimamente, de forma insistente, que Zapatero y ETA son aliados potenciales y que puede estar fraguándose una segunda negociación con la banda. Mayor Oreja es un político hecho a la imagen de los grandes vinos, ya son buenos de jóvenes y alcanzan la excelencia en la madurez. Pero, en este proceso, alguno de estos caldos se estropea por circunstancias que no siempre se consigue averiguar. ¿Se habrá estropeado el Gran Reserva Jaime Mayor?

Es un poco pesadito, don Jaime, con esto de ETA. Total, ¿qué más da? ¿Es, acaso, relevante que lleve toda una vida protegido por escoltas por sentirse vasco y español y atreverse a decirlo? ¿Tiene alguna importancia que una gran parte de sus compañeros dirigentes de la UCD en el País Vasco fueran asesinados por ETA; alguno, después de dos intentos anteriores fallidos? ¿Importa, acaso, la larga lista de compañeros asesinados cuando él dirigía el PP vasco? ¿Le habrá afectado que él fuera la pieza más cotizada del morral etarra?

La pesadez, a este hombre, ya le viene de antaño. Siendo ministro del Interior, después de que ETA decretase una tregua, y de que el mismísimo Aznar declarase, en noviembre de 1998, que había autorizado contactos con el movimiento Vasco de Liberación –la cita es textual–, salió este Pepito Grillo impertinente, repitiendo, una y otra vez, que la tregua era una trampa, creando el desasosiego en unos y otros.

En ese tiempo que medió entre el 16 de septiembre de 1998 y el 3 de diciembre de 1999, el ministro toca narices no perdía ocasión para proclamar, una y mil veces, que aquello era una trampa, un engaño, una treta diseñada para que ETA se rearmara y organizara. Yo siempre he echado parte de culpa de ello a Elena.

Nada de lo que voy a contar ahora es nuevo. Todo ha sido publicado; entre otros, por el periodista Jorge Cabezas en su libro Infiltrados, por lo que a nadie pongo en peligro. Sucedió en 1992. La Policía Nacional intenta infiltrar a una de sus agentes en los círculos abertzales de San Sebastián. Se llamaba Elena, y, a base de estudiar en euskalteguis y frecuentar los ambientes más radicales, fue, poco a poco, siendo aceptada en ese mundo del entorno etarra. Poco después, ayudaba en las labores de una herriko taberna en el casco viejo de San Sebastián, donde no destapaba sospecha y era una espectadora privilegiada del acontecer de la entonces rama legal de ETA.

Elena poseía algo que para los miembros de ETA podía ser muy importante, una vivienda donde habitaba sola. En enero de 1998, se le pide que acoja en su casa a una persona huida. Se trataba del miembro de ETA Kepa Etxeberría, huido de una anterior caída policial desde hacía un año, y a quien ETA había encargado reorganizar el comando Donosti. Elena lo alojó en su casa, y, con el tiempo, consiguió ir rompiendo su hermetismo y haciéndose cómplice, hasta el punto de ser parte del comando. Elena era la encargada de ir a Francia a por instrucciones, realizar transportes y traslados, que eran oportunamente advertidos a sus superiores, que, obviamente, enviaban la información al ministerio.

El 11 de marzo de 1999, Etxeberría fue detenido junto con Sergio Polo. Según publicó la revista ÉPOCA, el 22 de marzo de dicho año, los dos etarras recopilaban, en plena tregua, información para atentar, y ya tenían localizado como objetivo un autobús de la Guardia Civil. Elena evitó esa y otras masacres. Elena fue de una importancia política fundamental. El ministro pelmazo confió ciegamente en la información que le llegaba de su agente infiltrada, y, luchando contra la corriente, demostró, con los hechos, que era él quien tenía razón, aunque jamás reveló cómo obtenía su información.

Llego el año 2006 y don Jaime volvió por donde solía. La nueva tregua de ETA era también un bulo y un montaje. ¡Qué obstinado! ¿No leyó los informes que verificaban que no había actividad terrorista? ¿No se enteró de que en el proceso estaban hombres de paz como De Juana Chaos? ¡Qué pelmazo! Y, en esto, estalló la T-4, llevándose, con ella, la negociación, y, lo que es más importante, la vida de dos personas.

Aunque ustedes no lo crean, don Jaime se empeñó en decir que, después de este cobarde atentado, el Gobierno y ETA seguían en contacto. No se puede ser más malpensado y obtuso… ¡Después de un doble asesinato! Jamás entenderé por qué se empeñó en esa postura ni por qué el tiempo y el señor presidente del Gobierno acabaron dándole la razón.

Y ahora, otra vez, indica que hay contactos. ¡Manía persecutoria! Nadie, ni tan siquiera el pulcro señor Oreja, puede llegar a mayor. Debería pedir disculpas por su actitud descerebrada, desleal y totalmente imaginaria. Aunque, tal vez, no estaría mal que, antes, se le pidiera perdón a él por las tres veces que se le llamó descerebrado, desleal e imaginativo, cuando era el único que tenía razón y nadie pidió disculpas.

Pues nada, un saludo al señor Oreja y un abrazo emocionado, lleno de admiración y reconocimiento, a Elena, la policía que se infiltró en ETA y, con su trabajó, salvó tantas vidas… y avisó, a quien quiso oír, que la tregua de 1998 era una tregua trampa.

*Juan Frommknecht es abogado.

Las verdades de Mayor
TOMÁS CUESTA ABC  27 Marzo 2010

LA rotundidad con la que Zapatero afirma que no hay ni habrá diálogo con los asesinos etarras es la misma con la que llamaba antipatriotas a quienes decían en plena crisis que había crisis. Al presidente del Gobierno le someten a la máquina de la verdad y podría jurar que es políglota sin que el polígrafo registrase el más leve indicio de movimiento. Se puede engañar incluso a sí mismo y no acordarse, que es uno de los síntomas recurrentes del síndrome de la Moncloa. De otra parte, Jaime Mayor Oreja, ex ministro de Interior de Aznar, dice que el Gobierno negocia con ETA y que, como es natural, no dispone de evidencias al respecto para mostrarlas en pública audiencia, pero que no se retracta de la denuncia.

Mayor Oreja es un tipo extraño en política, bastante dado a la reflexión y negado, hasta donde se sabe, al trinque, ya sea de cargos, prebendas, espirituosos o directamente recursos públicos. Un individuo perseguido por ETA con especial saña, pues durante su etapa en Interior diseñó la estrategia global y legal (una diferencia nada sutil respecto al pasado y al presente) que ha reducido la capacidad mortífera de ETA a mínimos históricos. Se trató del Pacto Antiterrorista, la Ley de Partidos, la vía policial y la denuncia internacional de Batasuna y ETA. A día de hoy, el Pacto está disuelto, ANV controla ayuntamientos vascos (que es lo mismo que recibir dinero, tener censos, disponer de información sensible...) y los terroristas han accedido a las instituciones europeas y se pasean por Irlanda dando conferencias. Sí, Otegi está en la cárcel. Pobre. Las víctimas de ETA, por cierto, sean de uno u otro colectivo, después de la experiencia sufrida en la pasada legislatura (y no hace falta dar nombres) sospechan lo mismo que dice Mayor Oreja, aunque ellas, para Zapatero, definitivamente no cuentan.

Es más que probable que Mayor Oreja esté un tanto irritado con lo que sucede, pese a que no es hombre dado a mostrar sus emociones y tampoco es justo poner en la balanza del crédito las veces que Mayor ha dado en el clavo, eso que tanto irrita a la progresía. Pero no deja de ser cierto que fue el primero, lo cual era su obligación, en hablar de tregua-trampa cuando los asesinos intentaron seducir a Aznar y también fue el primero en captar que el PNV se echaba en brazos de Batasuna en aquel Pacto de Estella que luego se versionó como Plan Ibarretxe por si colaba. Es decir, que si alguien entiende de meteorología vasca es Mayor Oreja, por no hablar de los canales habituales y de las múltiples vías de contacto en la sociedad de la comunicación entre unos y otros, aquellos y ellos.

Si hasta Mariano Rajoy se ha puesto del lado de Mayor Oreja en vez de enseñar el perfil. Ante tamaña muestra de apoyo de alguien más bien tibio, habrá que empezar a demandar algunos gestos al Gobierno para confiar en la veracidad de sus afirmaciones. Lo tiene fácil, muy fácil. Basta con que retiren el aval que se pidió en el Congreso para dialogar con ETA. Es sólo un gesto de cara a la galería, pero quedaría tan bien y podría acallar tantos rumores. O el mismo aval que se pidió en el Parlamento europeo. O que se actuara contra los ayuntamientos de ANV. Sólo con esos gestos, los ojos de Rodríguez «mírame a los ojos» Zapatero ganarían en credibilidad.

Ni un etarra en los ayuntamientos
Editorial ABC  27 Marzo 2010

EL Consejo de Ministros aprobó ayer la presentación de una serie de reformas que cerrarán las últimas grietas que aún permiten a las formaciones y candidaturas proetarras conservar poder municipal, aun después de ser ilegalizadas. ABC se congratula de esta iniciativa del Gobierno, porque coincide con la que editorialmente ha venido defendiendo desde 2008, cuando en estas páginas -por ejemplo, «ANV, ilegalización justa y tardía» (17-9-2008)- quedó escrito que «sería oportuno estudiar una reforma que contemplara la inhabilitación de los concejales de la formación ilegalizada que se negaran a realizar una declaración pública y expresa de repudio de la violencia, porque quien es elegido con las siglas de un testaferro de ETA no se rehabilita democráticamente sólo por quedarse sin partido o sin una parte de los fondos de su grupo municipal».

La lucha contra ETA no debe dejar cabos sueltos, como ha sucedido con las ilegalizaciones decididas al amparo de la ley de Partidos Políticos -una norma que ha sido y será un ejemplo de determinación política y rigor constitucional-, que no alcanzaba a la privación del acta de concejal o parlamentario a quienes estaban incluidos en una lista anulada. La medida que ahora propone el Gobierno es coherente con la gravedad del terrorismo, se encuentra legitimada por la defensa que todo Estado debe realizar del orden constitucional y está basada en los valores superiores de la democracia y la convivencia.

Ahora bien, no basta con cambiar las leyes para que éstas surtan efecto. Es necesario, además, el compromiso político del Gobierno de llevar ante los tribunales de Justicia a todo colaborador de ETA, aunque aparezca en una lista electoral. Durante la negociación con la banda terrorista, la Fiscalía promovió una aplicación «selectiva» de la Ley de Partidos, mutilando sus efectos y dejando que buena parte de las listas de Acción Nacionalista Vasca accedieran a los ayuntamientos vascos y navarros. Nunca hubo falta de pruebas o insuficiencia de la ley. Se prefirió negociar con los terroristas. Las cosas han cambiado sustancialmente -al menos, no hay indicios de lo contrario- y la unidad política del PP y el Gobierno para acabar con ETA debe continuar asentada en la cooperación y la lealtad recíproca. La definitiva expulsión de ETA de los ayuntamientos vascos cerrará el ciclo de regeneración política de las instituciones regionales y facilitará la deslegitimación de los terroristas, complemento imprescindible de la lucha policial. Otra negociación clandestina con ETA sería traicionar la memoria de las víctimas.

Excelente decisión
Editorial La Razón  27 Marzo 2010

Diez años después de que un Gobierno del PP realizara una reforma trascendental de la Ley de Partidos para maniatar al brazo político de ETA, un Gobierno del PSOE ha dado otro paso decisivo en la misma dirección. Ayer, el Consejo de Ministros adoptó la excelente decisión de proponer al Congreso la reforma de la Ley Electoral para impedir que los batasunos se cuelen en las instituciones democráticas por los agujeros de la normativa electoral, como ha venido ocurriendo de manera sistemática hasta los últimos comicios autonómicos. En concreto, el Gobierno propone tres modificaciones sustanciales: ampliar el plazo para que la Fiscalía o la Abogacía del Estado puedan recurrir una candidatura, de modo que se neutralicen listas enmascaradas; la segunda, si una formación política es ilegalizada tras las elecciones, sus cargos electos deberán desvincularse de manera pública y fehaciente de la misma o, de lo contrario, serán inhabilitados; y, por último, en caso de que un concejal dimita y nadie quiera sustituirle, lo que sucede muy a menudo en el País Vasco por la presión que ejerce ETA, se creará un mecanismo excepcional para que asuma la vacante la Administración que tutele a ese Ayuntamiento.

Son medidas plausibles y muy necesarias, vitales incluso para estrechar el cerco a los terroristas y su entramado político. Precisamente por eso deberían dejarse al margen y para mejor causa las especulaciones sobre las razones que asisten al Gobierno y si al anunciar ayer la reforma ha pretendido contrarrestar las denuncias formuladas por Jaime Mayor Oreja sobre una hipotética negociación con ETA. La unidad de la lucha contra el terrorismo es un valor demasiado precioso para malbaratarlo en el zoco de la política partidista. Además, el PP tiene motivos sobrados para felicitarse por la decisión del Gobierno de Zapatero, porque llevaba bastantes años solicitando una reforma así, lo que en su día le granjeó el insulto y la descalificación de los dirigentes socialistas. No será ocioso recordar que por eso mismo el fiscal general, Conde-Pumpido, acusó a Rajoy de proponer nada menos que un «Guantánamo electoral» contra Batasuna.

En suma, la reforma de la Ley Electoral es una victoria compartida de PP y PSOE: del primero por no cejar en el empeño desde hace seis años; y del segundo, por aprender las lecciones adecuadas y rectificar. Sería deseable que el partido más votado en el País Vasco, el PNV, se sumara a la iniciativa, aunque sólo fuera por lealtad democrática; pero es de temer que todavía no haya asimilado por qué ha sido desalojado del poder y transita hoy por los márgenes de la inanidad política. La lucha policial y judicial contra la banda etarra está cosechando grandes éxitos y ha llevado a su entramado político y social a la encrucijada de elegir entre seguir las órdenes de los pistoleros o emanciparse acatando la legalidad. En expresión del ministro del Interior, «o bombas o votos», pero ya nunca más las dos cosas. No hay por qué regatearle al Gobierno la confianza suficiente para que pilote esta coyuntura antiterrorista como crea más eficaz. Pero sería inaceptable que no lo compartiera con el principal partido de la oposición, sin tretas ni engaños.

Rubalcaba será gran verificador de claridades etarras.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital  27 Marzo 2010

La mejor prueba de que Zapatero mintió cuando dijo que Mayor Oreja mintió cuando dijo que Zapatero andaba calentando la cama en Suiza para volver a ella y hacer guarrerías con la ETA toda, es que Rubalcaba acaba de ser nombrado gran verificador de claridades etarras como paso previo a la integración total de ETA en las instituciones municipales y autonómicas previo paso por las urnas.

Otra señal de que Mayor Oreja dio en el clavo de la alta traición de ZP es el jueguecito obsceno, inmoral, impúdico y desvergonzado que ZP, Rubalcaba et al se traen con eso de llamar a ETA izquierda abertzale y darnos a entender que Batasuna y sus derivados no son parte de ETA sino tan solo un coro que canta las violencias de los etarras. Ese jueguecito de ZP de camuflar a ETA, de dignificarla, de convertirla en no ETA, está llegando a extremos escandalosos. Hoy El País publica un artículo con un titular clarificador. Si, como siempre hago, donde pone Batasuna se pone ETA, pues según sentencia del Tribunal Supremo ETA es Batasuna y Batasuna es ETA, quedaría: “Ultimátum del Gobierno a ETA: "O rompen con ETA o la convencen"”. ¿Se ha visto sinvergonzonería zapaterina más grande?.

El primer párrafo del artículo ya lo deja todo clarísimo, me permito poner ETA donde hablan de izquierda abertzale:

“El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dirigió ayer un ultimátum a la ETA ( izquierda abertzale) para que decida entre "votos o bombas". Es decir, que si quiere participar en las instituciones sólo tiene dos opciones: "O rompen con ETA o convencen a la banda de que abandone la violencia de forma definitiva y unilateral". Este mensaje político es el que inspira la reforma legal que anunció, tras el Consejo de Ministros de ayer, y con la que pretende cerrar cualquier coladero para que la ETA (izquierda abertzale) pueda concurrir a las elecciones sin haberse desmarcado claramente del terrorismo etarra.”

Como ven estamos donde estábamos hace no tanto, con Rubalcaba de gran verificador, antes lo era del abandono de la violencia por parte de ETA, y el hombre verificó que eso era verdad aun siendo mentira, pero ahora ha mejorado, pues su función será la de verificador de claridades etarras. Tendrá que verificar que claramente ETA se ha desmarcado del terrorismo de ETA. Mayor absurdo traidor es imposible salvo en el espacio vital de ZP.

Esto es como la cosa esa del deja vu, es una pesadilla que uno recuerda haber tenido antes, tenemos a ZP y a Rubalcaba diciéndole a la ETA qué tiene que hacer para poder presentarse a las elecciones, en las anteriores el mismísimo Zapatero le dijo en declaraciones públicas a ETA que tenía que presentarse bajo otras siglas, ahora ZP le dice a ETA que tiene que desmarcarse de ETA y ZP dejará a ETA presentarse de nuevo. Vomitivo todo pero clarificador, yo tengo claro que todo esto figura en la demencial hoja de ruta de Zapatero al infierno y aplicándola andan.

Tengo la convicción de que estas reformas legales de ZP que han publicitado como el mecanismo que va a impedir a ETA concurrir a las elecciones, en realidad es la herramienta que ZP ha fabricado para permitir a ETA presentarse a las elecciones, diciendo como siempre que con él al mando ETA jamás se presentará a las elecciones. Al tiempo.

Esquizofrenia nacionalista del PSC
Vicente A. C. M. Periodista Digital  27 Marzo 2010

No se puede calificar de otra manera a los constantes ataques al idioma común de los españoles en Cataluña. La actitud provinciana, inconstitucional e irresponsable de la Generalitat y como máximo responsable su presidente el Sr. Montilla, pueden tener consecuencias no solo políticas sino incluso penales, deducidas de actuaciones como las que se pueden extraer de las investigaciones de la muerte de cinco bomberos.Como motivo probable, la falta de entendimiento, supuestamente por imponer la Generalitat a los bomberos catalanes a no expresarse en español con sus compañeros de otras CCAA y haber necesitado la asistencia de un traductor. Inaceptable y de auténticos miserables.

Esto entronca con otra serie de normas y leyes todas inconstitucionales que se han desarrollado al amparo de un Estatuto que sigue su curso por la pasividad del Tribunal Constitucional en la resolución de los recursos presentados. Lo último es que se ha exigido también por la Generalitat el que en cualquier documento solo se refiera el término de "nación" cuando se trate de Cataluña, negando tal definición para España. Es decir, estamos ante la negación de la propia Constitución y al reconocimiento unilateral de Cataluña como nación independiente.

Esto creo que se pasa del ámbito meramente anecdótico o folclórico de un nacionalismo radical, liderado por el PSC del Sr. Montilla con el apoyo del nacionalismo extremista de ERC y la cooperación necesaria de Ezquerra. El actual tripartito que tiraniza a los catalanes, desprecia a los españoles y ha instaurado una dictadura nacional socialista en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Una clase política que ha perdido cualquier sentido de responsabilidad y se dedica al desarrollo de su sectarismo y a la labor típica de los sistemas totalitarios y nazis.

Va siendo hora de que el Gobierno de España, en el que el PSOE tiene la mayoría parlamentaria, cumpla con su deber de defender la Constitución y los derechos de los españoles en Cataluña. Una gran mayoría que no comparten ni las aspiraciones, ni los métodos que emplean sus dirigentes. Hoy mismo, unas encuestas difundidas por Antena 3 TV indicaban que casi el 70% de los catalanes prefieren seguir como Comunidad Autónoma de España. Eso que tanto irrita a los nacionalistas y al PSC, es la voluntad mayoritaria, y si se hiciera un referéndum a nivel nacional, y me refiero como Nación a España, el resultado sería abrumador.

Habrá que esperar a los resultados de la investigación sobre la muerte de los bomberos. Pero si se dedujera que fue provocada por un tema como el de la imposición lingüistica ilegal, habría que deducir responsabilidades políticas y penales, llegando hasta el máximo responsable, el Sr. Montilla, socialista de Iznajar, Córdoba y máximo defensor del independentismo catalán. Ya va siendo hora de que España diga NO a esta política y que el Gobierno de España defienda los intereses nacionales y los derechos de sus ciudadanos en cualquier parte del territorio nacional y Cataluña, sigue siendo España.

No estaría de más que este Gobierno tuviera el valor para corregir estas tropelías que llevan haciendo desde la Generalidad sus compañeros del PSC. Si no lo hacen, serán cómplices de la secesión y por tanto traidores a España, auténticos bastardos que merecerían el desprecio de los ciudadanos y su condena moral y penal.

Alcaraz y una veintena de persona se enfrentan a 300 familiares de etarras
EP www.gaceta.es  27 Marzo 2010

Cerca de 300 personas se habían concetrado frente a la prisión provincial de Jaén para pedir la excarcelación de varios internos.

Más de 300 personas entre familiares y amigos de presos de ETA se han concentrado hoy ante la prisión provincial de Jaén para pedir la excarcelación de internos así como que no se aplique la doctrina Parot, según la cual la reducción de penas por beneficios penitenciarios se aplica respecto de cada una de las condenas individualmente y no sobre el máximo legal permitido de permanencia en prisión.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza, Francisco José Alcaraz, explicó que ante ese "homenaje a terroristas" un grupo integrado por unas 16 personas se situó frente a ellos para defender, entre otras cuestiones, el "cumplimiento íntegro de las penas a los terroristas", la aplicación de la doctrina Parot "a todos los terroristas con más de un asesinato" así como la "expulsión de ANV de los ayuntamientos vascos y navarros".

Alcaraz se mostró además "sorprendido" de que se permitiera a esas más de 300 personas "entrar dentro del recinto" para entonar cánticos, lucir pancartas y proferir "insultos" mientras que a ellos les dejaron "al otro lado de la carretera".

Uno de los momentos "más tensos", según relató, se vivió cuando ellos pusieron el himno de España y que la situación llegó a ser "bastante complicada" hasta que la Guardia Civil finalmente indicó a los familiares y amigos de ETA que se subieran a sus autobuses.


16 VÍCTIMAS FRENTE A 300 PROETARRAS
Alcaraz: "La rebelión cívica vuelve para evitar que se anule la doctrina Parot"
La plataforma Voces contra el Terrorismo, capitaneada por Francisco José Alcaraz ha logrado plantar cara con 16 personas, a las puertas de la prisión Jaen II, a cinco autobuses de proetarras que pedían la derogación de la doctrina Parot.
LIBERTAD DIGITAL  27 Marzo 2010

La plataforma Voces contra el Terrorismo, que dirige Francisco José Alcaraz, ya se encuentra en el centro penitenciario de Jaén II, donde había anunciado que se concentraría para exigir el cumplimiento íntegro de las penas de los terroristas etarras, y la aplicación de la doctrina Parot a todos los etarras con delito de sangre.

Este mismo sábado y a esta misma hora, estaba convocada también una concentración de familiares de terroristas de ETA que cumplen condena para pedir que saquen de la carcel al etarra José María Sagarduy, Gatza. El próximo mes de julio cumplirá treinta años de prisión y no está previsto que salga de prisión hasta agosto de 2011.

Sagarduy fue condenado a 71 años de prisión por los asesinatos de Juan Cruz Hurtado Fernández y José María Arrizabalaga, y el asesinato frustrado del jefe de la Policía Municipal de Guernica. Además, le fue aumentado la pena tras intentar fugarse de la prisión de Granada en marzo de 1993.

Según ha podido saber Libertad Digital, los proetarras han logrado juntar cinco autobuses que han comenzado su concentración en el propio aparcamiento del centro penitenciario, con pancartas y un gran globo aerostático en el que un cartel pide la excarcelación de presos.

En cambio, la plataforma que dirige Francisco José Alcaraz acompañado por apenas una veintena de personas ha tenido que colocarse al otro lado de la carretera, frente al presidio, por indicaciones de los agentes de policía y guardia civil desplegados en la zona.

Los agentes, después de registrar los coches de Alcaraz y sus acompañantes, han esperado instrucciones de los superiores durante aproximadamente 15 minutos, en los que han mantenido los vehículos inmovilizados.

A continuación han acompañado a la plataforma Voces contra el Terrorismo, hasta el lugar donde les han dejado llevar a cabo su concentración. Además de las 15 personas de la plataforma, han sido varios los vecinos que se han acercado hasta el centro penitenciario para acompañar a Francisco José Alcaraz, tras enterarse a través de Facebook y a través de Libertad Digital.

Mientras, los familiares de los etarras (unos 300 según fuentes presenciales), se manifiestan dentro del perímetro de la prisión.

Además, la plataforma Voces contra el Terrorismo, reivindicará la expulsión de Acción Nacionalista Vasca (ANV), la última franquicia electoral de ETA, de los consistorios vascos y navarros en los que tienen presencia; así como la derogación de la moción del Congreso de los Diputados que daba permiso al Gobierno Zapatero a negociar con los terroristas.

Minutos de tensión
La doble concentración no ha estado exenta de tensión. Los proetarras, unos 300 según Voces contra el Terrorismo, llegaron a pasar dentro de las instalaciones de la penitenciaría. Al salir de nuevo al aparcamiento, escucharon el himno nacional que Voces contra el Terrorismo, con una representación de 16 personas, hacía sonar al otro lado de la carretera.

En ese momento, los proetarras cruzaron la carretera con insultos, amenazas y gestos soeces. Fue entonces cuando tuvo que intervenir la Guardia Civil que obligó a los proetarras a subirse de nuevo a los autobuses y abandonar el lugar.

"Fueron momentos de mucha tensión", ha dicho Francisco José Alcaraz en declaraciones a Libertad Digital.

Vuelve la rebelión cívica
Para Alcaraz, por pocos que fueran, esta contramanifestación es una "muestra más" de que la rebelión cívica debe volver para evitar que se cometan atropellos como el que se pueda plantar la anulación de la doctrina Parot (lo que pedían los proetarras)

El bilingüismo en Baleares
JOSÉ MARTÍN. El Mundo  27 Marzo 2010

Soy ciudadano español nacido en Salamanca. Por motivos personales he acabado intentando sobrevivir de esta crisis económica, en las Islas Baleares, comunidad autónoma con alguna salida laboral mayor que en la que anteriormente vivía, Castilla y León, olvidada totalmente por cada uno de los gobiernos que ha pasado por este nuestro país.

Se habla mucho en todos los medios del estatuto catalán, de problemas con el catalán, siempre ubicando dicho conflicto en Cataluña. Pues cuál ha sido mi sorpresa y asombro, al desconocimiento total y absoluto del problema lingüístico con el "catalán", en Mallorca, concretamente en un pueblo llamado Campos (casi son más radicales que los propios catalanes).

Primeramente sobre el funcionariado de dicho ayuntamiento, que necesaria y obligatoriamente tienes que ser de origen extranjero (Alemán, Inglés, ... ) para tener el derecho a que dichos funcionarios te hablen en español (no voy a decir castellano). Si eres nacido en España, automáticamente te obligan a "parlar" en catalán, aún cuando les comunicas por dos y tres veces que desconoces por completo dicha lengua.

Además tienes que aguantar las malas caras de los funcionarios que se aprecia el gran esfuerzo visceral que supone para ellos el hablar en español. He necesitado hoy mismo con caracter de urgencia para enviar a mi localidad de origen, (Salamanca) un certificado de empadronamiento, pero "con el ayuntamiento he topado":

Dicho certificado se emite en las oficinas del ayuntamiento al momento, ( 5 minutos), entregándotelo previo pago de unas tasas correspondientes (tasas que tampoco entiendo muy bien, supongo que será por el desgaste que se origina del papel, tinta y funcionario) pero dicho certificado se entrega en catalán. (al ser un documento para entregar en un organismo local de Salamanca, no me lo aceptan en dicha lengua). Solicito que se me haga en español, a lo cual el funcionario hace la solicitud correspondiente y me insta a que vuelva para ver si se me ha realizado dicho documento en español, aproximadamente de 3 a 5 días. Es decir si es en catalán, en 5 minutos está, pero si es en español, la cosa se demora. (Tiene coj.........). Encima me tocará pagar otra vez. Esta es la famosa ley lingüística, la cual en el artículo 3 del Estatuto de Autonomía dice así: «la lengua catalana, propia de las Islas Baleares, tendrá, junto con la castellana el carácter de lengua oficial». Se han olvidado de apuntar: ".......pero en español (castellano) se retrasará lo que la administración cree oportuno".

Me siento totalmente discriminado e insultado en mi propio país. ¿Será esto a lo que los mallorquines denominan "foraster"? Además de lo acontencido llevo más de un año accediendo a la página web de dicho ayuntamiento : http://www.ajcampos.org , pero cuando le das a la opción de idioma: castellano, y durante todo este año se produce un error en la página y sale el siguiente mensaje: En estos momentos la web del Ayuntamiento de Campos está en mantenimento. Regrese pasadas unas horas. Esta página sólo está disponible en Catalán. Llevo más de 8760 horas esperando.........¡¡¡ Será por lo de foraster !!!

«Si hay otro curso sin atender a los padres, quedará en evidencia Feijóo»
E. A. SANTIAGO ABC Galicia  27 Marzo 2010

La asociación Galicia Bilingüe reclamó ayer que no exista un nuevo retraso en la consulta lingüística a las familias recogida en el nuevo anteproyecto de decreto del plurilingüismo en la enseñanza no universitaria, Gloria Lago, presidenta del colectivo, consideró «inaceptable» un curso más de espera, posibilidad que no negaba el pasado jueves el secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, cuando evitó hasta en cinco ocasiones confirmar que la Xunta estará en condiciones de celebrar este año la encuesta.

El propio responsable de Política Lingüística de la Xunta vinculó la realización del estudio demoscópico a la conclusión en plazo de la tramitación del decreto, que aún debe pasar por el Consello Escolar y el Consello Consultivo y superar los preceptivos «controles de legalidad».

En un comunicado público, la entidad recuerda que «ya hace aproximadamente un año la comunidad educativa asistió decepcionada al incumplimiento de la promesa de Feijóo de derogar la norma impuesta por el anterior Gobierno bipartito de la Xunta en cien días, pues a día de hoy sigue en vigor. «Si se inicia un nuevo curso escolar sin tener en cuenta la opinión de los progenitores, quedará en evidencia el presidente, pues como mínimo alcanzará la mitad de su mandato con plena vigencia de la denostada imposición lingüística», remarcaba Lago.

Imagen «errática»
Galicia Bilingüe denuncia además que el departamento dirigido por Jesús Vázquez ha cambiado de opinión en diferentes compromisos incluidos en el nuevo proyecto a lo largo del tiempo, y cita la libertad de uso de los textos en la escuela, que «se circunscribió después a lo que cada niño haga en su casa»; «junto con la circunstancia denunciada por Galicia Bilingüe a principios de mes sobre el reparto en los centros escolares de los impresos de preinscripción de matrícula para el próximo curso sin incluir ninguna cuestión sobre el idioma». También lamenta lo que considera «la desaparición del concepto de trilingüismo» recogida en el «primer documento de hace tan solo dos meses».

Recortes de Prensa   Página Inicial