AGLI

Recortes de Prensa   Domingo 11 Abril  2010

 

Inseguridad jurídica
Ana Samboal www.gaceta.es 11 Abril 2010

Por arte de la política, lo que ayer era inconstitucional hoy puede cambiar.

Esta semana puede ser decisiva para el futuro de España: por fin los magistrados del Constitucional parecen dispuestos a tomar una decisión. Es la primera vez que anuncian a bombo y platillo que se van a reunir para votar el fallo sobre el Estatuto de Cataluña, ya han filtrado convenientemente la información para que en la Generalitat y en Moncloa no se pongan nerviosos.

Todo parece estar bien atado. Al parecer, estarían dispuestos a respetar el término “nación”, con todo lo que eso significa. Hace unos meses, antes de Navidad, diseñaron la misma calculada operación.

Dieron a entender que estaban cerca del acuerdo y que suprimirían buena parte del Estatuto. Los nacionalistas se rasgaron las vestiduras, advirtieron de que ninguna sentencia contravendría la voluntad de su parlamento.

En fin, que ellos están muy por encima de la separación de poderes, esencia de la democracia. Y María Emilia Casas, disciplinada –¿recuerdan la bronca que le echó la vice?–, puso de nuevo al pleno a trabajar, había que buscar otro consenso.

Y, por arte de la política, porque este es un tribunal político, lo que ayer era inconstitucional hoy puede ser constitucional. El valedor de la Carta Magna juega con ella, la estira y encoge como un chile en función de las conveniencias del poder legislativo.

En lo que decide, que ya va casi para cuatro años, al calor de ese Estatuto discutido y discutible se han aprobado unas cuantas leyes, como la que margina en la escuela catalana a la lengua oficial del Estado, el español, o la que crea un tribunal que les sustituye en Cataluña.

El daño ya está hecho. Sólo por su intolerable retraso, el valedor de la Constitución ha socavado la seguridad jurídica en mayor medida de la que lo pueda haber hecho el Estatuto. Hay más de un párrafo en la Carta Magna que precisa de reformas, cuando los legisladores decidan entrar a fondo, con todas las de la ley y no con subterfugios como el propio Estatuto, no estaría de más cuestionar la necesidad de esta costosa corte de privilegiados magistrados.

A buenas horas
Editorial www.gaceta.es 11 Abril 2010

Ninguno de los partidos tiene interés en que aflore de nuevo la pelea estatutaria.

Tras casi cuatro años dándole vueltas, el Constitucional amenaza con aprobar en los próximos días una sentencia que podría presentar hasta 20 aspectos de inconstitucionalidad en el Estatuto catalán. Y eso no es una buena noticia para quienes suscribieron un texto en el Parlament, que fue cepillado posteriormente en el Congreso, pese a la promesa de Zapatero de apoyar lo que saliera de Cataluña y que ahora sigue sometido a un proceso de jibarización.

Tampoco es buena noticia para quienes, como el PP, se opusieron a la práctica totalidad del texto, por considerarlo un “disparate” de principio a fin.

“¡A buenas horas, mangas verdes!”, piensan ahora gran parte de los líderes políticos catalanes. Esa expresión que se atribuye a diversos cuerpos policiales o de seguridad, ataviados con mangas y uniformes verdes que, a lo largo de la historia se significaron tanto por su acentuada impuntualidad y exagerada tardanza en aparecer cuando eran requeridos, como por sus coloridos ropajes, refleja el fastidio con que la mayoría de la clase política catalana acoge esa hipotética sentencia.

Ninguno de los partidos catalanes tiene demasiado interés en que aflore de nuevo la pelea estatutaria y, de aprobarse esa sentencia, aflorará sin duda. No le interesa a CiU, que teme que su anunciado rechazo a una sentencia adversa pueda radicalizar su imagen ante el electorado.

Tampoco le interesa al PSC. Una sentencia que restrinja lo expresado en el texto estatutario deja a los socialistas fuera de juego. A los independentistas les da alas para echarse al monte y ahuyentar a parte de su parroquia y al PP, que podría entonar el “ya lo dijimos nosotros”, lo sitúa solo ante el peligro, ante el resto de partidos, que lo culparán, sin duda, del desaguisado, por ser el único partido político que recurrió el Estatut ante los tribunales.

Por eso, si aparece esa sentencia en esos términos, lo mejor que les puede suceder es que se celebren elecciones. Y pasar página cuanto antes.

¿Por qué cada día más políticos practican la corrupción y el nepotismo?
Francisco Rubiales Periodista Digital 11 Abril 2010

El mundo está cada día más sorprendido ante la osadía y el irrespeto a la ley de sus políticos, cada día más impunes y con menos miedo a practicar con descaro la corrupción y el nepotismo. Es un mal que afecta a muchos países, entre ellos a demasiadas democracias, que demuestran así su profunda degradación.

Sin embargo, no hay misterio alguno. Todo se explica desde la dramática realidad de los partidos políticos, que se han alejado del servicio al ciudadano para abrazar el poder y los privilegios, logrando, además, ser casi plenamente impunes.

Las constituciones se violan a diario desde el poder político; las administraciones públicas no pagan sus deudas y obligan a miles de empresas a cerrar; los gobiernos acosan al ciudadano y lo esquilman con impuestos y multas, sólo para seguir costeando sus privilegios; muchos concursos públicos están trucados; los empleos públicos se otorgan, preferentemente, a los familiares, amigos y compañeros de partidos; las subvenciones se rigen por listas negras anticonstitucionales; miles de cargos públicos no pueden justificar sus patrimonios...

El hecho demostrado de que mumerosos jerarcas de partidos políticos y no pocos servidores del Estado se hayan convertido en delincuentes impunes es la gran novedad y la peor tragedia política del siglo XXI.

Francia quedó conmovida recientemente por el escándalo de un presidente Sarkozy que viola la igualdad de oportunidades y practica el nepotismo apoyando la carrera de su hijo Jean Sarkozy, que a los 23 años ya era concejal y candidato a gestionar el importante barrio parisino de La Defense. No hace mucho tiempo, España se estremecía ante la osadía de Manuel Chaves, presidente del PSOE y actual vicepresidente tercero del gobierno de Zapatero, el cual, cuando era presidente de la Junta de Andalucía, benefició a la empresa de su hija Paula con una subvención de 10 millones de euros, un privilegio al alcance de muy pocos empresarios. Hoy, la cúpula de la derecha española aparece ante el ciudadano infectada por la corrupción y nada menos que el presidente del Congreso, José Bono, está bajo sospecha porque es casi imposible justificar el inmenso patrimonio que ha acumulado.

Las páginas de los diarios y los espacios de noticias en radio y televisión de todo el mundo están cada día más copados por delitos políticos. En países como España y en regiones como Andalucía, el rítmo al que avanzan la corrupción y los abusos del poder es estremecedor.

Han perdido el miedo a la ley y ya ni siquiera temen perder votos por causa de sus abusos y violaciones reiteradas de las normas y leyes que defienden los derechos fundamentales y regulan la democracia y la convivencia. Conviven con la corrupción, contratan a sus parientes y amigos con jugosos sueldos del Estado, violan una y otra vez la igualdad de oportunidades, otorgan los concursos públicos y las subvenciones a sus amigos o a los que pagan comisión, protegen a sus correligionarios y llegan al extremo de cubrir el 80 por ciento de los puestos públicos con "conocidos" y amigos.

¿Por qué muchos de nuestros políticos violan con tanta dedicación, descaro y saña las leyes y reglas de la democracia?

La respuesta es evidente: ellos se forman en la peor y más antidemocrática escuela imaginable, el partido político, una organización vertical, autoritaria, nada democrática, dominada por el servilismo, la sumisión al lider, incapaz de debatir en libertad y más interesada en controlar el poder que en defender el bien común. Para hacer carrera dentro de esas organizaciones, hay que sufrir humillaciones, actuar con servilismo, someterse al lider, tragarse muchos sapos y ocultar las opiniones propias y los latidos de la conciencia.

Cuando los políticos, formados en esas fábricas de mediocres y de pequeños autócratas que son los partidos políticos, infectados de leninismo y pobreza en sus debates y análisis, ganan unas elecciones y acceden al gobierno, desconocen la democracia y traen consigo vicios de origen que, en la práctica, los hacen incompatible con las libertades y garantías individuales de la democracia.

¿Cómo pueden gestionar con eficacia y dignidad un sistema que desconocen y que, en la práctica, representa y defiende valores que ellos nunca han practicado en sus partidos, donde la sinceridad es laminada, donde reina lo opaco y se recela de la transparencia, donde los mejores siempre pierden ante los más constantes y los inteligentes son errotados por los conspiradores y maniobreros?

Los partidos políticos, teóricamente la columna vertebral del sistema democrático, se han transformado en el principal obstáculo para la regeneración de la democracia.

Esa es la única explicación válida para la tragedia que sacude a muchas democracias del planeta, en caída libre y degradándose día a día: son víctimas de políticos educados en la mediocridad y el autoritarismo, desconocedores de la democracia y a peligrosamente ajenos a sus leyes y reglas.

Voto en Blanco

Más impuestos o menos gasto, he ahí el dilema.
Antonio Javier Vicente Gil Periodista Digital 11 Abril 2010

Como paisólogo aficionado que soy, espero siempre con ansias contenidas poder leer la homilía editorial dominical de El País, pues antes solía ser la que marcaba tendencias. El gran faro de la izquierda polivalente emitía los domingos los haces de luz levógira que marcaban el rumbo ideológico de la progresía carpetovetónica. Hoy día la cosa ya no es como era, esas homilías dominicales han perdido mucha de su trascendencia, pero aun así da gusto, a veces, leerlas porque le traen a uno buenos recuerdos de otros tiempos en que los editorialistas de PRISA eran feroces y eficacísimos martillos de herejes derechosos. Eran grandiosas las ceremonias litúrgicas dominicales progres en las que los fieles comulgaban con unción la gigantesca rueda de molino que El País ponía en sus neuronas y era risible ver el tembloroso temor que invadía, y aun invade, a los gerifaltes de la derecha pepera al conocer su contenido.

En la homilía editorial de hoy titulada “Insostenible indecisión” nos predican, con menor maestría de la habitual pero iguales trampas saduceas, que el estado del bienestar solo podrá sostenerse subiendo los impuestos, y que de la crisis no se puede salir reduciendo el gasto social. La trampa está en querer convencernos de que solo se puede reducir el gasto atacando las prestaciones sociales, olvidando que hay cientos y cientos de conceptos de gasto de otro tipo que se podrían reducir sin poner en peligro la cosa social.

El equipo de expertos analistas económicos de Coña Press ha mirado con lupa los presupuestos y gastos reales de todas las administraciones públicas del país, estatales, autonómicas, locales y hasta espurias, llegando a la conclusión de que se podría reducir el gasto en más de 14.000 millones de euros anuales que ahora se dedican a cosas prescindibles. El desglose es la mar de claro.

Gasto en gilipolleces absurdas: 1.023 millones de euros.
Gasto en memeces sostenibles: 2.456 millones de euros.

Gastos suntuarios incomprensibles: 234 millones de euros.
Gastos en personal innecesario nombrado a dedo: 1.856 millones de euros.

Gasto en subvencionar actividades que solo producen votos: 2.459 millones de euros.
Gasto en subvenciones a amiguetes, amigos y amiguitos: 368 millones de euros.

Gasto en subvenciones a empresas públicas y semipúblicas ruinosas y prescindibles: 1.387 millones de euros.
Gasto en publicidad electoral encubierta y del tipo autobombo: 247 millones de euros.

Subvenciones a sindicatos, patronal y partidos políticos: 1.552 millones de euros
Gasto en televisiones públicas: 2.124 millones de euros.

Gastos en corrupciones no incluidas en apartados anteriores: 315 millones de euros.
Gasto total en mandangas: 14.020 millones de euros.

Los expertos analistas de Coña Press insisten en que este análisis no ha sido exhaustivo, quedando muchos gastos por analizar, estiman que el gasto real anual en mandangas supera con creces los 20.000 millones de euros, cantidad más que suficiente como para reducir el déficit en dos años y medio.

'Aragón TV' critica en clave de humor la futura Ley de Lenguas
En un vídeo ironizan sobre la oferta de plazas a profesor de catalán que se llevará a cabo en 2011
Álvaro Rubio www.lavozlibre.com 11 Abril 2010

Madrid.- Tras la aprobación de la Ley de Lenguas, con la que se reconoce la existencia del aragonés y el catalán en Aragón, las reacciones por parte de los que se verán afectados se han hecho públicas. Nueve ayuntamientos ya han presentado un recurso de inconstitucionalidad ante esta ley y la última en hacerse oír ha sido la televisión aragonesa, que lo ha hecho en clave de humor.

La Ley (aprobada con los votos del PSOE y de la Chunta Aragonesista) define el aragonés y el catalán como "lenguas propias originales e históricas de Aragón" y establece que el catalán podrá ser utilizado en la Franja (zona limítrofe con Cataluña) en las relaciones de los ciudadanos con la administración y en la enseñanza. Esta norma se basa en los principios de voluntariedad, zonificación y la no cooficialidad, pues sólo el castellano será lengua oficial.

Desde 'Aragón TV' critican concretamente la decisión de ofertar puestos a profesor de Catalán en las oposiciones de 2011 y en este tema se ha centrado uno de sus vídeos en el que se ironiza sobre las pruebas para acceder a una de las plazas vacantes.

"Nos enseñarán a cómo no hacer gastos tontos en la vida cotidiana. Es muy importante el apartado negociaciones con el gobierno de Madrid: aquí aprenderemos a chantajear quedando bien. En definitiva, a como quedarnos con un trozito del pastel”, son algunas de las frases que recoge la pieza televisiva.

La protagonista del vídeo, una supuesta profesora, termina afirmando que "el catalán es mucho más que una lengua. Si lo del idioma es lo de menos. Hablar catalán es muy fácil, solo hay que colocar la lengua gorda cuando pronuncia las eles".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La hora de la verdad
Nos podemos encontrar con que aquella petición de hacer política en Euskadi 'como si ETA no existiera' se convierta en hacer política 'como si ETA no hubiera existido nunca'
JOSEBA ARREGI El Correo 11 Abril 2010

No es fácil, ni conveniente, perderse en pronósticos acerca del final de ETA. Todavía puede dar muchos sustos y está claro que ellos no se dan por vencidos, ni aceptan su desaparición. Quizá nunca lo hagan y nos tengamos que contentar -Kepa Aulestia- con un fin imperfecto de la historia.

Por otro lado, sin embargo, se pueden percibir en el mundo nacionalista signos claros de que algo se mueve. Los partidos nacionalistas se están recolocando para el tiempo que se puede denominar post-ETA, que no quiere decir un tiempo sin ETA, pero sí un tiempo en el que ETA ya no juegue un papel político decisivo en la política vasca.

Ese tiempo post-ETA está caracterizado por la supuesta o real voluntad de Batasuna de romper ataduras con la organización terrorista: bien porque ésta renuncie a la violencia, bien porque aquélla esté dispuesta a romper con la historia de terror. Aquí también, cautela: si no es fácil pronosticar el fin de ETA, tampoco saber si Batasuna será capaz de romper con la historia de terror de ETA.

Como los movimientos de reubicación en el mundo nacionalista sí son ciertos, es necesario analizar cuidadosamente lo que está sucediendo y la nueva argumentación adecuada a la situación post-ETA, pues nos podemos encontrar con que aquella petición que no pocos planteaban hace algunos años de hacer política en Euskadi como si ETA no existiera, sin dejarse condicionar por ella, se convierta ahora en hacer política en Euskadi como si ETA no hubiera existido nunca, como si fuera posible hacer política en Euskadi obviando lo que el ejercicio del terror en defensa de un proyecto para Euskadi ha supuesto para la política vasca.

Los movimientos de reubicación en el mundo nacionalista, y los cambios en la forma de argumentar de los nacionalistas, obligan a quienes no lo son a estar muy atentos, no vaya a ser que el no pagar precio político para que ETA desapareciera se convierta en pagarlo porque ETA ha desaparecido. Ante esta posible circunstancia será preciso preguntarse qué ha pasado para poder pasar de afirmar que la aceptación del plan Ibarretxe era necesaria para que ETA desapareciera, a decir que la desaparición de ETA es la condición para el cumplimento de sus fines.

Se podría decir que está llegando la hora de la verdad. La posible desaparición de ETA, tanto si decide dejar de matar como si termina por ser incapaz de hacerlo, o porque Batasuna corta amarras creíblemente con ella, está creando un nerviosismo perceptible en el mundo nacionalista. No saben cómo va a quedar su mundo tras la desaparición de ETA. No saben cuánto vale ese mundo sin ETA. No saben cómo va a pesar la historia de ETA matando en nombre de la autodeterminación y la territorialidad en la defensa de esos principios sin ETA.

El nerviosismo es claro en Batasuna: la argamasa que los ha unido han sido ETA y sus presos. Sin ETA y sin presos -porque se han desvinculado de las órdenes de ETA-, ¿cuánto vale Batasuna? ¿Cuál será la argamasa que los una? ¿Seguirán siendo tomados tan en serio como lo han sido hasta ahora sin la presencia de ETA detrás?

Para el PNV ha llegado la hora de recordar que ETA y Batasuna nacieron para sustituir a su viejo nacionalismo. El enemigo de una Batasuna sin ETA es, sobre todo, el PNV. Y el enemigo del PNV, una vez desaparecida ETA como actor político, es Batasuna. El PNV tiene que competir en radicalidad con Batasuna para no perder la guerra dentro del mundo nacionalista. Pero tampoco puede ganar esa guerra si no quiere perder a un buen número de votantes por su radicalidad manifiesta.

También para los no nacionalistas ha llegado la hora. El argumentario preparado para el tiempo en el que ETA condicionaba la vida política vasca puede no ser ya adecuado del todo. Frases e ideas que han funcionado a la perfección estos últimos años deben ser sometidas a un análisis crítico. La frase que dice que Batasuna debe elegir entre bombas y votos ha sido adecuada mientras Batasuna no se distanciaba de una ETA activa. La frase de que sin violencia cualquier proyecto político es legítimo y se puede defender ha tenido sentido mientras ETA era omnipresente en la política vasca. La frase exigiendo que Batasuna condene el próximo atentado de ETA puede haber parecido suficiente mientras no se contaba con la posible desaparición de la organización terrorista.

Pero ahora es preciso plantearse nuevos argumentos. Porque lo que se debe exigir a Batasuna no es una condena del próximo atentado, sino de la historia de terror de ETA. Porque la alternativa en un Estado de Derecho no puede ser simplemente entre votos y bombas, sino entre proyectos democráticamente legítimos y proyectos no legítimos en democracia. Porque no es verdad, sin más, que sin violencia se pueda defender cualquier proyecto político: ni la esclavitud, ni el machismo, ni el racismo, ni siquiera un capitalismo desaforado se pueden defender legítimamente en un Estado de Derecho que impone determinadas obligaciones al Estado, cosas que no puede dejar de hacer si quiere cumplir seriamente con los derechos humanos.

En realidad el gran cambio que va a producir la desaparición de ETA como actor condicionante de la vida política vasca es que va a llegar la hora de la verdad en la confrontación con el nacionalismo en su conjunto. Comenzando por la pregunta de si es posible que la historia de violencia terrorista de ETA matando en nombre de la autodeterminación y de la territorialidad pase por esos fines sin consecuencias. Comenzando por la pregunta de si no será necesario preguntar si es posible plantear en los mismos términos los fines por los que ETA ha asesinado a más de ochocientas personas, los fines que han servido a ETA para motivar sus asesinatos. Si la respuesta fuera un claro sí, los asesinatos habrían merecido la pena.

La hora de la verdad significa aclarar si en democracia se pueden defender proyectos políticos cuya finalidad es eliminar la pluralidad y la complejidad de la sociedad vasca. La hora de la verdad es la hora en la que hay que decir que Euskadi o es plural en el sentimiento de pertenencia, o no es democrática. Ha llegado la hora de exigir la reconversión democrática del nacionalismo.

Cuestión de equilibrios
FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS La Opinión 11 Abril 2010

Puede que a él no se lo digan. Ni a él ni a alguno de sus lugartenientes más cercanos. Sin embargo, en el entorno de Feijóo crece la inquietud ante la proliferación de voces de gente veterana del Pepedegá que advierten sobre la necesidad de hacer un último esfuerzo de acercamiento a algunos de los sectores todavía muy críticos con el nuevo decreto del gallego en la enseñanza. Varios de esos personajes ocuparon cargos relevantes en los gobiernos de Albor y de Fraga. La mayoría están ahora alejados de la primera línea de la política, otros ocupan puestos de escasa relevancia, lo cual les confiere una posición cómoda y a la vez una cierta autoridad para decir lo que dicen. Estarían más cómodos callados, pero se sienten en la obligación moral de pronunciarse en una cuestión, como la idiomática, que consideran de país.

Entre esos nombres, tan sólo porque sus posicionamientos trascendieron a la opinión pública, destacan el de Paz Lamela Vilariño, primera directora general de Política Lingüística, y Daniel Barata Quintas, que fue conselleiro de Cultura y peón de confianza de Victorino Núñez. Los dos son profesionales de la enseñanza, inspectores de educación, y en consecuencia buenos conocedores del asunto sobre el que se pronuncian. Ambos han sido claros: la Xunta debe seguir revisando varios aspectos del llamado decreto para el plurilingüismo, porque son manifiestamente mejorables, y plantearse una apuesta más clara por la lengua gallega, en línea y en coherencia con lo que hizo la derecha galleguista desde los primeros compases de la autonomía hasta la llegada del bipartito, en 2005. Hay margen, creen, antes de promulgar la nueva normativa.

Ellos, y con ellos una parte de lo que se dio en llamar el sector de la boina, estarían por algo así como un sesenta-cuarenta, o un cincuenta y cinco-cuarenta y cinco, en el reparto de asignaturas por idioma. No habría por qué ir más lejos. Nada de inmersión lingüística. Sin embargo, eso ya supondría una discriminación positiva a favor del gallego, que es lo que demandan los menos radicales entre los detractores del decreto en ciernes, por aquello de compensar a la lengua que objetivamente está en peor situación, dentro y fuera de los muros escolares.

Es cierto que ni Queremos galego, ni Galego, patrimonio da humanidade, tal vez ni siquiera los más moderados de Prolingua, se darían por plenamente satisfechos con eso. Ahora bien, se quedarían sin uno de sus más principales argumentos, el de que hay que potenciar al idioma débil frente al fuerte. No habría paz lingüística, porque hay por medio estrategias políticas que tienen en el idiomático uno de sus frentes más avanzados. Con todo, se desactivaría una de las armas que se están blandiendo desde el bando progallego.

Hay que contar con que Galicia Bilingüe se pondría en pie de guerra. Sólo un poco más de lo que está. E insistiría en su cantinela de que Feijóo en esto engaña a sus electores. Habría que pagar un cierto precio por ese incumplimiento parcial, aunque es probable que se compensase de sobra con la sangría de votos que puede ocasionar el empecinamiento en desoír un clamor tan amplio que hasta resuena con fuerza en el interior del propio PP.

En lo de la lengua como en la fusión de cajas, los dos grandes asuntos que han ocupado y preocupado a Feijóo en su primer año de gobierno, va a resultar que la solución está en las proporciones. Es una cuestión de equilibrios, de que no haya ni vencedores ni vencidos, de hacer la mezcla en las dosis adecuadas, de alquimia, en definitiva. Hallar la fórmula ideal nunca es fácil. Y en la política la técnica de ensayo y error es demasiado costosa. Por eso es tan útil la intuición y tener en cuenta la experiencia de otros, tanto mejor si son de fiar.

fernandomacias@terra.es

Los mediadores quieren para el País Vasco una negociación ‘a la irlandesa’
Alberto Lardiés. www.gaceta.es 11 Abril 2010

El objetivo es seguir la ‘hoja de ruta’ que se utilizó para desarmar al IRA. La propaganda terrorista y el grupo que dirige Brian Currin equiparan ambos conflictos, pese a las evidentes diferencias.

Madrid.- ETA y su entorno venden desde hace años sus presuntas similitudes con el IRA. La propaganda etarra equipara el mal llamado conflicto vasco con el caso de Irlanda del Norte. Batasuna observa con admiración al Sinn Féin. Y cuando se mira en el espejo de su celda, Arnaldo Otegui cree ver en el reflejo a Gerry Adams.

Hoy, el entramado etarra busca (y está cerca de conseguir) una negociación política con el Estado. Cuenta para ello con la inestimable colaboración del surafricano Brian Currin, avezado experto en mediar en conflictos entre Estados o entre Gobiernos y terroristas, siempre con jugosos sueldos por sus labores. Este sujeto es el urdidor del manifiesto que presentó un grupo de mediadores internacionales en el Parlamento de Bruselas el pasado 29 de marzo para pedir un diálogo entre ETA y el Gobierno.

La declaración, muy escueta, alaba a Batasuna por su “compromiso público por medios políticos y democráticos” –recogidos en el texto Zutik Euskal Herria (Euskal Herria en pie)–. Y, lo que es más relevante, el manifiesto pide a la banda terrorista que decrete un “alto el fuego permanente y completamente verificable” como primer paso, para que después el Gobierno español “responda debidamente” con el fin de alcanzar una “paz duradera”. El día que presentó el texto, Currin apuntó, a título personal, qué debería hacer el Ejecutivo si ETA entra al trapo: “Garantizar que la izquierda abertzale pueda presentarse a las elecciones, que se proceda a la repatriación de los presos políticos vascos y que se relaje la legislación sobre seguridad”.

Como reveló LA GACETA, Currin ha colaborado estrechamente, “codo con codo”, con la izquierda abertzale desde hace años. Ya jugó su papel en el fallido proceso de paz y ahora se afana por conseguir más apoyos para un segundo intento. De momento ha conseguido que en la citada declaración se hayan implicado destacadas personalidades. Entre ellas están varios Nobel de la Paz y políticos irlandeses. El objetivo de Currin, conchabado con Batasuna, es que en el País Vasco se siga una hoja de ruta similar a la que se siguió en Irlanda para alcanzar y afianzar los célebres acuerdos de Viernes Santo y para desarmar al IRA. La intención de Currin y el resto de los mediadores es que sean ellos quienes verifiquen que la banda asesina abandona las armas para entrar en los cauces democráticos.

Pese a la pertinaz propaganda de ETA y sus acólitos, las diferencias entre el terrorismo del IRA y el suyo –ambos igualmente reprobables– son más que evidentes. Es una afrenta intelectual equiparar ambas situaciones que difieren desde los puntos de vista histórico, ideológico, social y religioso. “Aunque los dos grupos sean terroristas y sus actos no san justificables bajo ningún concepto , en el caso de Irlanda había un conflicto histórico que venía desde mucho tiempo atrás, pero es que en España el conflicto no es otro que la propia existencia de ETA”, afirma un político navarro que conoce bien ambas situaciones. Además de las opiniones políticas, más o menos fundadas, y de los datos puros y duros aportados por diversas fuentes consultadas, existe un informe más que revelador al respecto: Claves para entender las diferencias entre el proceso de pacificación en Irlanda del Norte y la normalización en el País vasco.
Fue elaborado por un experto que prefiere mantener el anonimato y hecho público por el Ministerio del Interior.
Historia y religión

La banda Euskadi Ta Askatasuna (ETA), fundada en 1959 como una suerte de escisión de las juventudes del PNV, se creó para pelear exclusivamente por una causa independentista. En principio era un movimiento político que derivó en organización terrorista muy poco después de su nacimiento. El primer asesinato que los terroristas reivindicaron fue el del agente de la Guardia Civil José Antonio Pardines, tiroteado vilmente en Villabona (Guipúzcoa) el 7 de junio de 1968. ETA no es ni más ni menos que una rama venenosa de un tronco común: el del nacionalismo vasco moderno, fundado por Sabino Arana a finales del siglo XIX. Jamás ha habido desde entonces una separación geográfica o legal (antes tampoco la hubo en sentido estricto) entre el País Vasco y el resto de España.

El Ejército Republicano Irlandés (IRA) se organizó como banda terrorista en 1955. Estos asesinos justificaban sus atrocidades por una cuestión de soberanía territorial, como en el caso vasco, pero importaba tanto o más la cuestión religiosa, con el enfrentamiento más que enconado entre católicos y protestantes. Desde un punto de vista histórico, el nacimiento del IRA está estrechamente relacionado con la independencia de Irlanda del año 1920. Varias provincias del Ulster optaron por seguir ligadas a Gran Bretaña.
Brazos políticos

Por encima de las claras diferencias históricas y políticas, la gran distinción entre ETA y el IRA en los últimos años está siendo el papel de sus brazos políticos. Tras muchos años de apoyo sin ambages a las posiciones más radicales, el Sinn Féin optó por las vías políticas y llegó a pedir públicamente al IRA que se desarmase. En el caso vasco, Batasuna actualmente apela a un “proceso democrático” en el que no haya “violencia ni injerencias”. Pero, fieles a su historia, los batasunos no solicitan a sus jefes militares que abandonen la violencia de un modo inequívoco.

En ese marco es donde juegan un papel fundamental los líderes de las formaciones políticas. Así, Gerry Adams y Martin McGuinnes fueron decisivos para que cesara el terrorismo en Irlanda del Norte. En España, el antiguo portavoz batasuno Arnaldo Otegui y el ex líder del sindicato proetarra LAB Rafa Díez Usabiaga, presuntos líderes de los etarras posibilistas, están hoy día encarcelados, a la espera de juicio por el intento de refundar la mesa nacional de Batasuna mediante el proyecto Bateragune. Estos dos individuos jamás han condenado la violencia y menos aún han abjurado de los propósitos de ETA, la banda asesina que lidera con mano de hierro el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV). Las supuestas presiones de Otegui y compañía a la cúpula de ETA han servido, al menos de momento, para que los etarras hayan dejado muy claro, en sendos comunicados, que no piensan abandonar el terrorismo como condición para negociar con el Estado.

Forma de negociar
Precisamente la estrategia de negociación es radicalmente distinta en los casos de ETA y el IRA. Los terroristas irlandeses, igual o más siniestros que los vascos, llegaron al convencimiento, a finales de los años noventa, de que había que apostar por la política como principal vía. Los hechos dicen que en el caso de ETA, todas y cada una de las treguas y negociaciones han tenido un componente estratégico, ya fuera por la debilidad de la banda o por la ingenuidad del Gobierno de turno. Es cierto, todos los Ejecutivos han hablado con ETA, y todos han terminado engañados por los terroristas.

Los etarras mantienen hoy los planteamientos maximalistas de hace 50 años: buscan la independencia del País Vasco y la anexión de Navarra a toda costa. Superados por el curso de la Historia, no están dispuestos a ceder ni un milímetro en sus pretensiones delirantes. La propia ETA se retrató en este sentido cuando, al compararse con el IRA en un zutabe (boletín interno), destacaba para justificar su negativa a dejar la violencia que “el IRA no ha firmado ningún acuerdo que le obligue al decomiso de sus armas”. El tiempo y la realidad, tozudos ambos, le han quitado, como siempre, la razón a la serpiente. En otras palabras, los pasos que sí dio el IRA descolocaron a ETA por completo.

Tampoco los grandes partidos han acometido la cuestión terrorista de igual modo en España y Gran Bretaña. Para los políticos británicos, la cuestión irlandesa ha sido siempre un problema de Estado en el que laboristas y conservadores han compartido una visión política muy similar. La estrategia que puso en marcha Tony Blair era una continuación de la iniciada por su predecesor, el tory John Major. En España, la unidad también ha sido la tónica dominante, pero no han faltado los fuertes enfrentamientos. Después de que el Pacto antiterrorista, firmado en el año 2000, lograse mantener una postura común de PP y PSOE durante varios años, llegó el fallido proceso de paz, durante el choque entre los dos principales partidos fue feroz. Los socialistas abogaron por un diálogo político, con concesiones incluidas, mientras los populares, respaldados por las asociaciones de víctimas, defendieron la derrota de la banda asesina.

Una vez iniciada la legislatura en curso, el PSOE viró (al menos en apariencia) su estrategia hacia la derrota del terrorismo. El PP sostiene que mientras no tenga pruebas de que los socialistas vuelven a negociar con ETA, seguirán apoyando su política antiterrorista.

“Los socialistas siempre buscarán una solución dialogada con ETA”
Alberto Lardiés www.gaceta.es 11 Abril 2010

“La banda terrorista es la impulsora del llamado ‘polo soberanista”. “Es vergonzoso que tengamos que aguantar a mediadores que no conocen qué está pasando”.

Madrid.- El parlamentario europeo y ex líder del PP vasco Carlos Iturgaiz tiene en cuenta los antecedentes históricos para sostener que los socialistas nunca han dejado de negociar con ETA. Defiende al ex ministro Jaime Mayor Oreja y cuestiona la presunta firmeza frente a ETA del Gobierno de Zapatero.

-Dígame sí o no. ¿Zapatero cree en la derrota de ETA?
-Los socialistas en su política antiterrorista hacen como en el baile de la yenca, con un paso hacia delante y otro paso hacia atrás. Muchas veces da la sensación de que son muy duros contra el entramado de ETA, pero a la vez están dialogando con ellos, buscando expectativas. Los socialistas siempre buscarán una salida dialogada y negociada con ETA.

-¿Cree que la negociación está en marcha?
-Lo que hay seguro es una serie de datos que confirman que los socialistas no han parado de hablar con el mundo de ETA y que han buscado atajos para dialogar con ese mundo. Y ahí están los ejemplos. No entiendo que se criticase a Jaime Mayor Oreja por sus declaraciones sobre la negociación. Jaime siempre ha dicho la verdad. Él decía que en su día Zapatero abrió una negociación con ETA y que blindó un proceso. Cuando blindas un proceso es para dos, tres veces o las que hagan falta. Por eso ahora han aparecido en escena los observadores internacionales o actitudes que estamos viviendo en el País Vasco de los socialistas. Pongo dos ejemplos. En LA GACETA apareció que el Gobierno vasco ha subvencionado a los ayuntamientos de ETA para proyectos de desarrollo sostenible. Lo segundo, más grave, es que hace pocos días en el Parlamento vasco el grupo popular presentó una proposición para disolver los ayuntamientos de ANV, es decir de ETA, y los socialistas vascos votaron que no. No quieren acabar con ETA en los ayuntamientos.

-Este diario ha desvelado los contactos entre Batasuna y el PSE con el horizonte de las elecciones municipales del año que viene...
-ETA tiene ahora un objetivo: intentar presentarse a las próximas elecciones. Y para eso ETA es la impulsora de lo que se llama el polo soberanista. Eso es un invento de ETA, tiene la marca de los criminales etarras. De la misma manera, cuando se firmó el acuerdo de Lizarra, también ETA era la impulsora. Ahora, van a intentar que ese polo sea la plataforma a través de la que ETA se cuele en las elecciones. Eusko Alkartasuna ya es partícipe de todo ello, está haciendo los guiños a ETA. Y Aralar está con reticencias, pero ya hay un debate interno al respecto. Ya se está cociendo que la banda utilice ese frente.

-¿Por qué el Gobierno no revoca la resolución que da pábulo a la negociación con ETA?
-Es lo primero que yo le pido al Partido Socialista, que demuestre que quiere acabar con ETA acabando con esta resolución. ¿Por qué no lo hace? Porque está en las jugaditas. Ya lo dijo el ex ministro de Justicia Bermejo: depende de la jugada se actúa de una forma o de otra con ETA. Ellos quieren mantener ese comodín para el día de mañana.

-¿Cómo influye que Javier Solana presida el Centro Henri Dunant, que amparó la anterior negociación?
-No sé si Javier Solana jugará un papel en esto, pero no creo en esos centros ni en los observadores internacionales. Es más, cuando alguien cree en esos observadores, se le está haciendo el juego a ETA. Cuando el PSOE trajo erróneamente al Parlamento Europeo el tema de la negociación, dividió la cámara por la mitad y le dio una victoria moral a ETA porque consiguió lo que quería: internacionalizar el conflicto. Y a estos mediadores los ha metido en la "jugadita" el Gobierno, que cuando negoció con ETA blindó el proceso con ellos.

-Currin dirige al grupo de mediadores. Ha trabajado con Batasuna. ¿Qué opina de ello?
-Gente que alaba a los asesinos, que habla bien de ellos sin duda alguna ya demuestra su catadura moral y ética y dónde se colocan. Se colocan en la posición de los criminales. Es una verdadera vergüenza que tengamos que aguantar a gente que no conoce lo que está pasando, que no conoce las vivencias y el sufrimiento de las víctimas del terrorismo. Gente como Currin que está del lado de los verdugos y pisoteando a las víctimas.

-¿Qué diferencias hay con los contactos de la anterior negociación?
-Ahora tendrán muchas más precauciones. El Gobierno a la hora de negar la mayor y de tomar los contactos, no pone a primeras figuras. Esconden a Eguiguren y escogen a personas menos conocidas. Están más precavidos para esos contactos, pero nunca los romperán. Siempre querrán un hilo conductor con el mundo de Batasuna-ETA, porque lo vienen haciendo desde hace décadas.

-¿Por qué cree que Ternera sigue en libertad?
-Buena pregunta. Yo también me la hago. Para mí era muy duro verle pasearse por los escaños del Parlamento vasco, cuando sabíamos que era un asesino y un criminal. Estoy convencido de que de la misma manera que ha habido un caso Faisán, en su momento hubo una orden para no detener a Ternera y a otros. Estoy convencido de que sigue ocupando un puesto importante en ETA.

ZP defiende el Estatut en una entrevista en TV3
"No me produce temor definir a Cataluña como nación"
Redacción, Periodista Digital 11 Abril 2010

ZP ha vuelto a radicalizar el nacionalismo en el PSC reconociendo sin sonrojarse que Cataluña es una nación. En declaraciones a TV3, Zapatero terminó la entrevista que le hizo la directora de la televisión autonómica, Mònica Terribas, hablando de fútbol, y manifestando su admiración por Messi. "Entiendo que el Camp Nou le haga la ola", dijo Rodríguez Zapatero, que es un reconocido 'culé'.

Zapatero tampoco escatimó elogios hacia el presidente de la Generalitat y primer secretario del PSC, José Montilla, con quien mantuvo un almuerzo privado, y luego inauguró el nuevo Sincrotrón Alba en Cerdanyola del Vallés (Barcelona).

Y Zapatero ha aprovechado para comparar el sincrotrón con los 200 millones de euros que ha costado este laboratorio de investigación científica con los 1.200 millones que ha costado saldar la conocida como deuda histórica con la comunidad andaluza. [VER PARTE DE LA ENTREVISTA]

La deuda histórica fue fijada en su día en unos 1.200 millones de euros, y Andalucía ya ha cobrado 420 millones. Quedaban pendientes 780 millones, que son los que el Consejo de Ministros ha aprobado pagar a la Junta mediante la transmisión de diversos solares y otros activos de la administración central.

CATALUÑA, NACIÓN
El presidente aseguró también que no le produce "inquietud" que Catalunya se defina como nación en su Estatut, aunque prefirió definir este territorio como 'nacionalidad'. Al preguntársele sobre si Cataluña es una nación, afirmó: "A mi no me produce inquietud que se produjera esta definición --en el Estatut--, pero jurídicamente, desde el punto de vista constitucional, es más adecuado que digamos que es una nacionalidad y que políticamente es una comunidad autónoma".
En cuanto a las relaciones entre Cataluña y el resto de España, Rodríguez Zapatero indicó que a su juicio el Estatut es totalmente constitucional y evitó dar concreciones sobre qué hay que hacer ante un eventual recorte.

MÁS IVA Y MÁS MINISTERIOS
El presidente del Gobierno dijo también que es "un sacrificio asumible" para los españoles el incremento del IVA que entrará en vigor en julio, y aseguró que este es un "buen momento" para hacerlo". Según él, España ya estará en la "senda de recuperación económica".

Esto, sumado a la baja inflación, significará que el impacto de la subida del IVA en la economía española sea "mínimo". Rodríguez Zapatero felicitó a las empresas que no repercutirán a sus clientes el incremento de este tributo. "Si queremos reducir el déficit y seguir haciendo inversiones", es necesario subir el IVA, agregó. Recordó que tras la subida de este tributo, España será el tercer país de la UE "con el IVA más bajo", recordando que los estados europeos más desarrollados lo tienen situado alrededor del 20% e incluso por encima.

Recortes de Prensa   Página Inicial