AGLI

Recortes de Prensa   Jueves 22 Abril  2010

 

EUROPA DA LA ESPALDA A ZAPATERO
Juan Julio Alfaya Periodista Digital 22 Abril 2010

http://www.votoenblanco.com/Europa-da-la-espalda-a-Zapatero_a3541.html
Francisco Rubiales Jueves 4 Marzo 2010

Han tardado seis años en descubrir que detrás de la sonrisa de Zapatero sólo había un mal gobernante, pero los principales líderes europeos ya conocen al
presidente español, al que le dan de lado y consideran un político dañino para España y para Europa. Como consecuencia de ese sentimiento, la "presidencia" española de la Unión está siendo la más deslucida y marginada en toda la Historia de la Europa común.

El gobierno alemán de Ángela Merkel está claramente distanciado de Zapatero, al que frena sistemáticamente sus propuestas; el francés Sarkozy, cautivado en
un principio por el optimismo del español, ha dicho "basta"; el también socialista Gordon Brawn, primer ministro británico, le teme y cree que la cercanía de Zapatero perjudica su ya decadente carrera como líder laborista; Berlusconi, simplemente, se ríe de su colega español; el presidente permanente belga, Van Rompuy, incapaz de entender al líder español y cansado de sus indefiniciones y trucos, se esconde y no quiere saber nada de él.

Los europeos han rechazado todas las iniciativas destacadas que Zapatero ha presentado como presidente de turno, desde sus recetas económicas para afrontar la crisis, hasta sus iniciativas por levantar las sanciones y cautelas de la Europa democrática frente a China y Cuba, sin olvidar el interés especial de Zapatero por abrir a Turquía las puertas de la Unión Europea.

La experiencia europea de Zapatero está siendo un calvario y lo peor no ha pasado todavía porque los principales líderes europeos ya le han descalificado y no están dispuestos a soportar sus sandeces.

En los pasillos de Bruselas se comenta que Merkel, Sarkozy y otros presidentes europeos están "indignados" por la pésima imagen que Zapatero está dando a Europa como presidente de turno, sobre todo en política exterior, donde es especialmente grave la amistad y apoyo de Zapatero a dictadores sanguinarios como los que aplastan a los pueblos de Cuba, Irán, Venezuela y otros.

El primer gran problema en Europa de Zapatero, que se estrenaba como "presidente de turno", fue el rechazo al proyecto de aprobar un catálogo de sanciones para los Estados miembros que no cumplieran con los objetivos que se fijasen para Europa. Alemania dijo "no" y consideró incoherente que Zapatero pretenda aplicar en Europa lo que ha sido incapaz de aplicar en España.

Pero la humillación más hiriente, quizás la peor hecha por Europa a un presidente de turno el toda su historia, tuvo que padecerla Zapatero cuando fue excluido de la negociación del plan de rescate para Grecia y de la foto final, que fue lo que más le dolió. Lo pidió y hasta lo exigió, pero al final aparecieron en público Angela Merkel y el francés Nicolas Sarkozy, con Van Rompuy.

Zapatero, visiblemente crispado y con el rostro demacrado por la rabia, tuvo que comparecer solo ante la prensa.

El mas reciente rechazo es el lanzado por numerosas asociaciones civiles europeas contra el "inquietante" documento sobre Internet que la presidencia española de la UE ha remitido a sus socios comunitarios. ¡Nadie quiere la Inquisición española!, grita La Quadrature du Net, que, en un comunicado urgente, denuncia "la deriva oscurantista de la presidencia española" e invita a "oponerse a esta visión extremista y peligrosa".

Joaquín Almunia no oculta su desprecio por el dirigente español en sus conversaciones privadas y en alguna que otra pública. El comisario cree que, bajo Zapatero, la economía española no tiene otra salida que el colapso. Hasta Durao Barroso, hasta hace poco un admirador del socialista español, ya le da la espalda y procura no aparecer a su lado.

La última "puñalada" de Europa a Zapatero es reciente: el 25 de febrero la Comisión Europea, ya visiblemente contrariada porque el presidente español no hace caso a los consejos y recomendaciones que le dan las instituciones y los expertos, advirtió que la subida del IVA aprobada por Zapatero será perjudicial y frenará la salida de la crisis en España.

En España, un ZP aislado y terco como una mula, continúa avanzando hacia el abismo y llevando a su pueblo hacia el desastre, acompañado por un PSOE
esclavizado y tan adicto al poder que parece dispuesto a sacrificar todo, incluyendo a la propia España, con tal de no dar el brazo a torcer y desprenderse del inepto que malgobierna la nave.

Los españoles, sometidos a un "régimen" que ya no consideran que sea una democracia, se sienten frustrados, sin confianza en el liderazgo, con miedo al futuro, presos del sistema y sin capacidad para lograr que Zapatero dimita y convoque elecciones anticipadas, como debería hacer si tuviera dignidad.

Internacionalmente aislado, Zapatero es también rechazado por un Obama al que le preocupa la pérdida de credibilidad del dirigente español. El presidente mulato de los Estados Unidos de América, antes admirado como un "dios progresista", ya empieza a ser criticado entre los asesores de la Moncloa, mientras Zapatero sigue manteniendo la tesis suicida de que solo él tiene razón y que todos los demás están equivocados.

Sus únicos amigos en esta terrible coyuntura son los sindicatos, el degradado y sometido PSOE, la legión de los colocados y paniaguados que esquilman a diario las ubres del Estado y la multitud de fanáticos que la izquierda española ha reclutado en sus filas, tan cargados de odio contra la derecha que son incapaces de cuestionar a los suyos aunque hundan el país.

El parásito gigante
Aleix Vidal-Quadras  www.gaceta.es 22 Abril 2010

Entre los años 2000 y 2008, la masa salarial de los empleados públicos creció un 60% en España frente a un 3% en Alemania. En cuanto al número de personas que trabajan para las distintas Administraciones experimentó un incremento en nuestro país en este mismo período de un 32%, lo que contrasta con el práctico estancamiento en el resto de la Eurozona. El salto de 65000 millones de euros destinados al Capítulo I en los presupuestos de 2000 a 124000 en los presupuestos de 2009 da una medida del descontrol al que hemos llegado en este ámbito.

Cuando se produjo la Transición, el Estado español era políticamente y fiscalmente unitario y la descentralización era estrictamente administrativa. La nómina pública abarcaba entonces a 700000 asalariados, hoy pasan de 3000000. Y si hemos de ser sinceros, los servicios públicos de aquella época operaban de forma bastante satisfactoria. La gente utilizaba los medios de transporte, cobraba sus pensiones, escolarizaba a sus hijos y era atendida en los hospitales sin mayores problemas soportando la cuarta parte de los que ahora cobran cada mes de las arcas colmadas por el contribuyente. Se mire por donde se mire, la escandalosa hipertrofia del sector público no admite justificación en términos de eficiencia de gasto.

La comparación con el sector privado aumenta la estupefacción. Desde el inicio de la crisis a mediados de 2007 hasta final de 2009, se han destruido en España 1500000 empleos a la vez que se creaban 135000 puestos de trabajo públicos. Pero eso no es todo. En 2009, con una inflación del 0.8%, los sueldos de los funcionarios mejoraban en un 3.8%, mientras los privados descendían un promedio del 5.4%. Y en contra de la creencia generalizada, las remuneraciones en el sector público son un 50% más elevadas que en el privado. Un examen de la distribución de plantillas entre los tres niveles de la Administración ayuda a entender el fenómeno. Hace diez años las Comunidades Autónomas tenían 770000 funcionarios, en la actualidad han alcanzado la impresionante cifra de 1695000.

Simultáneamente, las instancias centrales han mantenido invariable el número de sus efectivos. En cuanto a los poderes locales, han pasado de 480000 a 665000. O sea, que el engorde patológico lo han producido las Autonomías. El resultado de este dispendio aterrador ha sido una Nación fragmentada, un Estado debilitado y la progresiva radicalización de los partidos nacionalistas. Excelente negocio, sin duda. En una etapa en la que el déficit nos ahoga y nos arrastra a la ruina, es evidente que será imposible la reducción del 12% al 3% en el desequilibrio de las cuentas públicas en los próximos tres ejercicios sin aplicar drásticamente la tijera al tamaño descabellado de la Administración. Es imprescindible y urgente congelar los salarios de los funcionarios, amortizar un porcentaje apreciable de las plazas que queden vacantes por jubilación y podar sin piedad el frondoso árbol de cargos de confianza y de empresas públicas o parapúblicas que nos succionan la vida como sanguijuelas insaciables. Es mejor hacerlo a tiempo que obligados por la dura realidad cuando ya estemos desahuciados. O acabamos con este parásito descomunal o él acabará con nosotros. Advertido queda.

La opacidad estadística dificulta el control de las cuentas autonómicas
España es el único gran país europeo sin una ley que garantice la transparencia
ALEJANDRO BOLAÑOS - Madrid El País 22 Abril 2010

La ausencia de estadísticas homologadas y actualizadas es un obstáculo, a veces insalvable, cuando se quieren enjuiciar las decisiones de los gobiernos autonómicos, y que abarca múltiples ámbitos, desde las listas de espera a la partida de dependencia. El seguimiento de las cuentas públicas no es una excepción, pese a que existe un órgano (el CPFF) que centraliza los datos. Como en años anteriores, a las pocas semanas de liquidar los presupuestos de 2009, el Ministerio de Economía fue capaz de hacer una estimación del déficit con que cerró la Administración central (-9,5%) y de anticipar el resultado global de las autonomías (-2,2%, luego corregido en marzo). Pero cuando se pregunta por los datos para cada comunidad, Economía se niega a suministrar datos. El argumento es que debe hacer ajustes contables y que sólo tiene la obligación legal de publicarlos después de septiembre. Es decir, que sólo habrá una información pública oficial sobre las cuentas autonómicas de 2009 a finales de 2010 cuando se están ultimando los presupuestos de 2011. Para entonces, cualquier valoración está, como mínimo, desfasada. Todo en contra de la mayor eficiencia.

Existe la vía alternativa de preguntar a cada una de las 17 comunidades, aún a riesgo de recolectar datos no homologables. Este periódico se puso en contacto con todas las consejerías de Hacienda, con un resultado desigual. Más de la mitad (ver tabla adjunta) informó del déficit estimado para 2009, cifra en la que aseguraron haber aplicado los criterios contables que usa el Ministerio de Economía. El resto se escudó en que la información está a punto de ser validada (Navarra lo hará este mes), en que la cifra la debe hacer oficial Economía o en que los datos aún no están cerrados.

En 2008, más de la mitad de las comunidades superaron el tope de déficit acordado (-0,75% del PIB). Una proporción que, según los datos provisionales de las comunidades, se superará con creces en 2009.

Ante el colapso de ingresos que se prevé para este año, el Gobierno decidió ampliar ese tope hasta el 2,5%, siempre que se presentara desde el principio un plan de reequilibrio. Sólo la Comunidad de Madrid, que se atiene al límite anterior (0,75%), no tiene que elaborarlo. El CPFF de marzo aprobó nueve de esos planes y Salgado anunció que incorporaban ajustes adicionales sobre los presupuestos de esas comunidades, lo que se traducía en un ahorro de 2.000 millones en gasto público. Pero Economía ni suministra los planes ni detalla el ahorro por comunidades.

A la falta de estadísticas centralizadas se une la falta de amparo legal. España es el único gran país de Europa que no cuenta con una ley de acceso a la información de la Administración. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a elaborarla en 2004 y, de nuevo, en 2008. Fuentes de la vicepresidencia primera aseguran que esta vez el empeño va en serio y que el proyecto de ley de Transparencia se remitirá al Congreso esta primavera.

Legitimidad carismática
César VIDAL La Razón 22 Abril 2010

El triunfo del bolchevismo en Rusia a partir de 1917 significó un golpe de consideración para la visión democrática de la legitimidad política. A juicio de Lenin, los bolcheviques contaban con una legitimidad que arrancaba de ser los verdaderos intérpretes del camino que seguiría el proletariado para implantar su dictadura y caminar hacia el socialismo. La ley, por lo tanto, era un estorbo si se cruzaba con esa senda gloriosa y los que ganaban las elecciones –por ejemplo, formando la Asamblea constituyente– estaban desprovistos de legitimidad porque no representaban, supuestamente, al proletariado sino a otros segmentos sociales dignos de exterminio. Lenin hizo fortuna con sus planteamientos en lugares como la España del Frente Popular, la China de Mao o la Cuba de Castro, pero también provocó reacciones que, negando el principio democrático como él, propugnaron otra forma de legitimidad. Fue el caso de los teóricos del fascismo italiano y, especialmente, del nacional-socialismo alemán.

Las urnas podían servir –de hecho, sirvieron a Mussolini y a Hitler– para llegar al poder, pero, una vez en él, había que alterar el principio de legitimidad política. Éste pasaba a ser doble, es decir, nacional y carismático. Por un lado, la legitimidad no venía del voto de los ciudadanos sino de algo telúrico y difícil de definir que, por ejemplo, los alemanes llamaban «sangre y suelo». Por otro, se subrayaba que la interpretación de lo que sentía la nación era realizada de manera adecuada sólo por aquellos que le habían devuelto su sentir nacional y, especialmente, por el dirigente, ya se le denominara Duce o Führer. Al fin y a la postre, Hitler era el que decidía quiénes eran verdaderamente alemanes y quiénes no y, sobre todo, lo que debían sentir en calidad de tales. Para implantar esa nueva visión de la legitimidad, no era necesario cambiar el sistema político –Mussolini, por ejemplo, mantuvo la monarquía durante años– sino que bastaba con neutralizar la acción de los tribunales.

Paralizados estos, el nuevo estado nacional-socialista o fascista venía por si solo. Señalo todo esto porque en las últimas horas Artur Mas y Duran i Lleida han propugnado una serie de cambios legales –por ejemplo, que el Tribunal constitucional no pueda pronunciarse sobre los estatutos de autonomía– que rezuman una cosmovisión política propia del nacional-socialismo alemán. Dudo yo que cualquiera de ellos haya leído a Hitler o a Mussolini, pero su visión de la legitimidad es sospechosamente semejante y, por ello, antidemocrática. Ellos deciden quiénes son catalanes y quiénes, no (los del PP o Ciudadanos, por ejemplo); lo que desea el pueblo catalán aunque dos terceras partes no apoyara con sus votos el Estatuto y la manera en que deben mantenerse al margen los tribunales aniquilando así el imperio de la ley.

Semejante visión –desarrollada en la práctica por personajes como Pujol o como Arzalluz– es profundamente antidemocrática aunque haya recibido un refrendo en las urnas, por cierto, muy inferior al que tuvo Hitler en Alemania en 1933 o en Austria en 1938. Frente a ella, sólo existe un valladar que es una administración de justicia que aplique la ley por encima de consideraciones políticas. No otro comportamiento seguiría un tribunal constitucional que aniquilara el Estatuto catalán por inconstitucional. Y es que si los tribunales se pliegan ante los que impulsan visiones alternativas de la legitimidad podemos dar por liquidada la democracia y por instaurado un régimen liberticida. Incluso aunque, como dejó de manifiesto Mussolini, el rey continúe algún tiempo en el trono.

El plumero de Gabilondo
IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 22 Abril 2010

Está el caso del vasco pasado por la Logse que fue a un chino en Bilbao para llevarse la caja con esta nota: «Somos mienbros e ETA como digas o agas algun movinieto directamete vas a recivir un tiro en la cabeza. Gorka ETA M.» El chino no entendió nada y acudió a un moro, que tampoco. El vasco los empujó, y ellos lo redujeron para entregarlo a la «Ertzaintza». Encargado de arreglar el sistema educativo que arruinó el día a este «lúser» de Bilbao hay un ministro guipuzcoano de nombre Gabilondo, ex corazonista y metafísico, que ha terciado en la polémica del velo musulmán de Pozuelo: el velo es una seña religiosa, ha venido a decir, pero no atenta contra las demás, como ocurre, por ejemplo, con el crucifijo. Con un crucifijo en la mano cualquier alumno exaltado puede abrirle la cabeza a otro, razona Gabilondo, que viene de ver la comedia de «Hipatia». En cambio, con un velo... ¿Quién va a matar a nadie con un velo?

El señor Mohamed, padre de la chiquilla, tira de Constitución para defender que su hija gaste velo, como esos padres que en Barcelona o en Valencia tiran de Constitución para defender que sus hijos hablen en español, y habla de que «la niña está pendiente de ir al psiquiátrico», palabra que en el país de Carrillo pone los pelos como escarpias. «Psikhushkas» se llamaban los centros médicos que acogían a los camaradas que no comulgaban con las ruedas de molino del Partido. «O Carrillo o «psikhushka»», era la disyunción laica de aquellos demócratas entrañables. «O velo o psiquiátrico», es la disyunción mediática de estos religiosos progresistas. Gabilondo ya nos ha enseñado el plumero, que es la única enseñanza de su proyecto ministerial, y el Observatorio de la Laicidad está ocupado en la vigilancia a los loteros de la huelga y a esos patos de Cádiz en peligro de extinción para cuya custodia la ministra Chacón ha desplegado al Ejército de la Victoria. Y María Antonia, ay, buscando quién le haga el exorcismo.

Montilla eleva la presión y afirma que los magistrados del TC «están vendidos» al PP
I. ANGUERA / G. SANZ | BARCELONA / MADRID ABC 22 Abril 2010

«El Constitucional no puede ser sospechoso de estar vendido a uno de los equipos, en este caso a aquellos que recurrieron el Estatuto hace cuatro años (el PP)». La andanada del presidente de la Generalitat al TC, ayer en la Ser, alarma en Ferraz porque demuestra que, tras la fallida votación del viernes, José Montilla va a por todas con tal de ser reelegido en noviembre. Artillería pesada para desviar la atención de la enésima crisis PSOE-PSC, que él mismo reconoció al cuestionar a renglón seguido que la negativa de José Blanco a renovar el Constitucional sea «postura oficial» en Ferraz.

Montilla dejó patente el malestar del PSC con la Dirección Federal por no haber conminado al PP a renovar a los cuatro magistrados con mandato caducado, desde el minuto siguiente a la votación fallida en el TC el viernes. La gota que colmó el vaso fueron las declaraciones de Blanco, ya este lunes, cuando se descolgó con que «por una vez coincido con Mariano Rajoy» en que no hay que renovar ahora el alto tribunal para no dar imagen de injerencia.

Rectificación en las Cortes
Durante 72 horas los teléfonos entre Ferraz y la calle Nicaragua (sede del PSC) han echado humo y el martes se pactó una solución: ayer, a media mañana, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, José Luis Rodríguez Zapatero desautorizó a Blanco cuando reconoció al diputado de ICV, Joan Herrera, que, si bien este TC tiene «plena legitimidad» para dictar sentencia, es «urgente» la renovación. Una nueva finta de Zapatero que da un respiro al PSC.
Lo hizo ante la atenta mirada del vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, que se mostró significativamente esquivo con los periodistas porque iba a hablar «por la tarde en Gerona». Y habló. Aprovechó la puesta en marcha de la tuneladora «Gerunda», que excavará el túnel del AVE en esa ciudad, para rectificarse a sí mismo delante del conseller de Obras Públicas, Joaquim Nadal.

«Si Rajoy no quiere...»
En contra de lo que dijo el lunes a la Ser, Blanco sí ve ahora «urgente» renovar el TC y vuelve a la doctrina oficial de que la culpa la tiene el PP: «Si Rajoy no quiere, no se renueva el TC porque requiere una mayoría de dos tercios». Era el viraje que estaba esperando el PSC para justificar su postura ante el resto de partidos catalanes en la negociación del texto que habrá de votar el Parlament el 28 de abril. O, lo que es lo mismo, que no llegue a las Cortes un texto que no pueda ser defendido por el PSOE.

Montilla, no obstante, ya había abonado la distensión horas antes con su «no pretendo poner en dificultades a nadie» o su «para algunos es más importante tratar de meter cuñas entre nosotros (PSC y PSOE) que el Estatut».

Respecto a esto último, fuentes del PSC confirmaron a este periódico que ninguno de sus 25 diputados en el Congreso va a firmar la iniciativa en defensa del Estatut que ha registrado CiU, abierta a la firma de 15 diputados de cualquier grupo catalán. Montilla lo ha prohibido expresamente porque no está dispuesto a que Artur Mas le madrugue el liderazgo de la respuesta al TC, que él quiere controlar desde el Parlamento Catalán.

De hecho, la portavoz parlamentaria del PSC en el Parlamento catalán, Rocío Martínez, fue tajante ayer al afirmar que sus diputados «votarán lo mismo en Madrid que en Barcelona», pero fue igualmente clara al rechazar una iniciativa convergente lanzada por Josep Duran Lleida «sin que nadie nos consultara. Nosotros sí avanzamos a Mas la presentación de una resolución en el Parlament»

El presidente de la Generalitat es consciente de que la sentencia redactada por el ponente Guillermo Jiménez, y votada por el sector conservador del Alto Tribunal será totalmente inasumible para el PSC -no digamos para sus socios, ERC e IC-, y por eso recurre estos días a todos los elementos de presión sobre el PSOE para modificar esa situación. Detrás late también el temor a que el fallo se produzca antes de las elecciones catalanas, como al parecer reclama el PP a sus magistrados afines, aunque fuentes de la Ejecutiva Federal y del Gobierno admiten que ya han hecho saber al líder del PSC que lo ven muy improbable porque cualquier intento de sacar una sentencia «por las bravas» contará con un empate a cinco magistrados y vuelta a empezar.

Ahora, tras la rectificación de Zapatero y Blanco, la resolución impulsada por Montilla en el Parlamento catalán sí será asumida por el PSOE cuando llegue a las Cortes. CiU y ERC lo saben y por ello quieren incluir además sustanciales reformas de la Ley orgánica del Tribunal Constitucional. Por ejemplo, que el TC no pueda pronunciarse sobre leyes aprobadas en referéndum, caso del Estatuto. El PSOE no va a pasar por ahí y quizá por ello el presidente de la Generalitat ya adelantó ayer en la SER que iniciativas que no sean impulsadas por el PSC desde el Parlamento Catalán o que no tengan su visto bueno, «en ningún caso contarán con nuestro apoyo».

Cese automático
Otra de las modificaciones que CiU y ERC creen fundamental es el cese automático de los magistrados cuyo mandato haya caducado seis meses antes. Una propuesta que de hecho han defendido con anterioridad y que ya fue rechazada por los socialistas en la última reforma del TC. Al PSC le toca ahora maniobrar en el Parlamento catalán para introducir una referencia velada a esa posibilidad que contente a sus socios catalanes sin incomodar al PSOE.

Jesús Neira presenta “España sin democracia”
"Los nacionalistas utilizan un mecanismo diabólico de la Constitución que debilita al Estado"
Un ensayo sobre aquello que separa a España de la democracia
Miguel Pato, Periodista Digital 22 Abril 2010

Es profesor de Derecho Constitucional y Teoría del Estado. Alcanzó popularidad tras la agresión sufrida defendiendo a una mujer que estaba siendo agredida. Es un asunto que continúa hoy en los tribunales. Fruto de esa notoriedad publica este libro en el que, como profesor, explica aquellas cuestiones por la que el modelo de Gobierno no se puede considerar una democracia en sentido estricto.

España sin democracia (Temas de Hoy) es un ensayo en el que analiza la representación del pueblo en las cámaras, la separación o no de los poderes y el hecho que el pueblo elija o no a sus gobernantes. El diagnóstico de nuestro país es muy crítico ya que, según expone Jesús Neira, estos parámetros no se cumplen dentro de lo que se entiende por democracia.

"En España si ya es complicada la forma del Estado con comunidades autónomas, hay que añadir una complicación más que es un modelo de Gobierno parlamentario."

"Sucede que cada vez que un Gobierno está en minoría se apoya en partidos minoritarios de corte nacionalista que le han ido pidiendo más y más cosas. Han utilizado un mecanismo diabólico de la Constitución (Art. 150.2) por el que las competencias exclusivas del Estado pueden ser transferidas".

Esta situación debilita notablemente al Estado. Para Jesús Neira la única manera de hacer fuerte al Gobierno y evitarlo es independizarlo de la Cámara. Es decir, según explica este profesor universitario,

"Lo lógico es que haya una elección en la que el electorado se pronuncie sobre quién debe de presidir el Gobierno. Por otra parte, formar una Cámara de representación en la que sus miembros sean elegidos de forma directa por los votantes en cada uno de los distritos electorales."

Es un modelo similar al estadounidense en el que la Cámara se elige en un proceso y al inquilino de la Casa Blanca en otro diferente.

Además, señala que nuestro sistema electoral actual ofrece situaciones de una "lógica pervertida del parlamentarismo" cuando el que gana unas elecciones las pierde porque acaban gobernando otros.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El gallego en Santiago
ANDRÉS FREIRE ABC Galicia 22 Abril 2010

Los últimos datos sobre uso de gallego nos han traído el habitual tumulto de quejas por parte de los de siempre. La Galicia oficial se aferra al mito Galicia-gallego, mientras la Galicia real se inclina cada vez más hacia el castellano.

Unos tienen las leyes, la escuela, la propaganda; otros tienen la televisión, la cultura de masas y -factor importante no demasiado mencionado- una lengua en la que no tienes que preguntarte a cada paso si el uso de tal palabra es admitida por la academia.

Con todo, un dato ha llamado especialmente mi atención. Se trata del afianzamiento del uso del gallego en la ciudad de Santiago (53% gallego o más gallego), que contrasta con su casi arrinconamiento en Vigo y La Coruña. Los bienpensantes atribuyen esto al compromiso galleguista de esta ciudad. Uno, que es más desconfiado, prefiere bosquejar otra hipótesis.

Hay una tendencia en el debate lingüístico gallego a centrarlo todo en la relación entre lengua e identidad de los pueblos. Olvidamos que el debate más serio es el que trata sobre lengua y poder. Y en Galicia, la mal llamada normalización ha crecido abrazada a la expansión del poder autonómico. Éste ha creado en las últimas décadas un remedo, casi parodia, del estado nación decimonónico, en el que el centralismo de Madrid ha dado paso al centralismo de Santiago. Y gracias al gallego, el neocentralismo ha desarrollado amplios poderes de ingeniería social.

En el plano cultural y académico, las políticas de promoción lingüística han creado una densa trama que permite al gobernante una obscena influencia sobre la cultura y los medios de comunicación. Televisiones, radios, libros, editoriales, teatro, cine, música, Internet,toda la panoplia sociocultural de la que dispone el mundo moderno está a disposición del gobernante por mor de las subvenciones, casi arbitrarias, justificadas por el uso del gallego. Estas subvenciones, además, se extienden a empresas y asociaciones cívicas otrora libres.

La lengua ha sido la excusa para justificar y legitimar todo este desmesurado entramado. En el camino, el gallego ha pasado de ser la lengua del pueblo a lengua que sabe en muchos casos a oficialismo y burocracia.

De no existir el gallego, la Xunta tendría que conformarse, como en Madrid, con hacer líneas de metro y hospitales. Aquí tiene una misión más alta, una misión que justifica la intromisión pública en nuestros actos más nimios: salvar la lengua, y con ella, salvar un pueblo, una patria, una identidad. No es de extrañar, entonces, que todos los partidos políticos -Partido Popular incluido- adoren el concepto de normalización.

Y el centro y eje de este nuevo poder está en Santiago. Desde allí se dirige política y culturalmente nuestra administración pública, y la construcción nacional a la que se dedican inagotables esfuerzos. De ahí que sea lógico que sus habitantes afiancen el gallego como lengua. No están defendiendo sólo una lengua, están protegiendo también, acaso inadvertidos, su poder, sus privilegios, sus sueldos.

La batalla de las víctimas
Mª Luisa García-Franco El Correo 22 Abril 2010

En las aulas del País Vasco se va a explicar a los niños que los malos son los que matan y las víctimas, los que son asesinados. Parece absurdo que algo tan elemental necesite ser explicado, pero desde distintas instituciones vascas se ha actuado con tanta ambigüedad, y tanta equidistancia, durante los últimos 30 años que algunos ciudadanos no distinguen con claridad entre verdugos y víctimas. Hay quienes consideran que las víctimas son los presos que están lejos de casa y no las más de ochocientas personas asesinadas por ETA y sus familias.

No sólo el ex lehendakari Ibarretxe se acordaba de los “pobres” presos cada vez que hablaba de las víctimas, sino que hasta su predecesor, José Antonio Ardanza, a quien no puede reprochársele equidistancia, mostraba tal respeto hacia los asesinos que se dirigía a ellos, cuando les pedía públicamente que dejaran de matar, como “señores de ETA”

Si las instituciones financiaron a los familiares de los terroristas para que los visitaran en prisión, si se permitió que el etarra Josu Ternera fuera miembro de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, si se instalaron capillas ardientes en los ayuntamientos en homenaje a los terroristas..., no es de extrañar que la línea entre malos y buenos esté tan difuminada en el caso de los terroristas de ETA y sus víctimas como en una guerra en la que las armas las disparan desde los dos bandos.

Hace tiempo que tanto el PSE y el PP como el PNV son conscientes de que es necesario trabajar por la deslegitimación del terrorismo desde las aulas. El Ejecutivo de López, con el apoyo del PP, ha aprobado un Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia. Lo que puede ocurrir ahora es que para negociar el apoyo del PNV se introduzcan de nuevo los matices que impidan trazar con claridad la línea entre asesinos y víctimas.

El desencuentro lingüístico se instala en la escuela
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 22 Abril 2010

Clases de discordia
21/04/2010
Mar M. Louzao
El Progreso (Lugo)

El desencuentro lingüístico ha vuelto a prender en la escuela. La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de la Provincia de Lugo ha sacado a la luz el caso de una alumna de la capital, de diez años de edad, que, dicen, sufre hostigamiento por parte de su profesora por negarse a expresarse y a hacer los ejercicios en gallego en las materias no lingüísticas que se imparten en esta lengua. El centro y el sindicato CIG, sin embargo, apoyan a la docente, de la que aseguran que en más de treinta años de ejercicio profesional nunca ha tenido un problema.

Como en otras ocasiones, se cruzan las acusaciones entre ambas partes. Tanto el sindicato como la FAPA ven interés de politizar —aunque cada uno en sentido contrario— y extremismo en las posturas. El asunto llevó incluso a que la labor de la ex conselleira de Familia, Manuela López Besteiro, como inspectora de Educación fuera puesta en entredicho al plantear la CIG en una mesa sectorial que López Besteiro había incitado a la profesora a saltarse la normativa lingüística.

La historia comenzó, según la madre de la pequeña, cuando a principio de curso, con su nueva tutora, la niña cubrió una ficha en la que aclaraba que prefería expresarse en español. La anotación desencadenó, según la madre, comentarios despectivos de la profesora. “Empezó a decir que le daban pena los que hablaban español, que eso era una pobreza cultural”. Además, añade la madre, cuando la pequeña se expresaba en español, la profesora le contestaba “Que dis, que non te entendo?”.

La madre de la alumna asegura que no quiso darle importancia al asunto y que recomendó a su hija que hablara en gallego en sus clases para evitar problemas. Sin embargo, la pequeña “tiene mucho carácter y es muy cabezota, y se empeñó en que tenía derecho a hablar en español”.

[NOTA: Muy mal por la madre. Es vergonzoso que una niña de diez años tenga más conciencia de sus derechos que su propia madre. Hasta ese punto está llegando la alienación. Llamar "cabezota" a una niña que a los diez años sabe defenderse del acoso escolar es intolerable].

La madre se informó en Educación y le dijeron que podía expresarse en el idioma que quisiera, mientras la profesora le insistía a la niña en que la normativa le impedía tajantemente que hablara español en las clases previstas en gallego. La madre planteó la cuestión al colegio, que fue “muy tibio”, según sus palabras. La progenitora llegó a enviar un burofax con lo que le habían dicho en Educación, pero la docente persistía en su actitud.

Tras varios contactos, se celebró una reunión en la jefatura de Educación en la que estuvieron presentes la docente, el jefe de estudios, Manuela López Besteiro y la madre. “Salimos bien, la inspectora pidió que las dos partes fuéramos flexibles, que el decreto nuevo estaba por salir y no merecía la pena ponerse con estas cosas”, indica la madre, que más tarde recibió con indignación la noticia de que la CIG había puesto en entredicho la labor de López Besteiro. “Dijo que la inspectora le obligó a saltarse el decreto del gallego como un trato de favor y no es justo, ella hizo un trabajo excelente y queremos que se sepa la verdad”, explica.

En la actualidad, aclara, la niña sigue expresándose en español tanto oralmente como por escrito y la profesora traduce sus palabras. “Si mi hija contesta, 'perro verde', la profesora dice A resposta é correcta, can verde”. Su madre asegura que “hasta ahora nunca tuvo problema con el gallego, pero ya no lo puede ver ni en pintura”.

La responsable de Educación de la CIG, Carmen Vázquez, señaló que la profesora “se sintió molesta porque no se sintió apoyada por la Administración, cuando ella estaba cumpliendo la normativa. Ella no obligó a nada a la chica; simplemente la animaba, de manera tolerante, a usar el gallego. Es una profesional con muchos años de experiencia”. Para Carmen Vázquez, “fue una manera de meter mal ambiente en una clase cuando antes no había problema”.

[NOTA: La CIG, como siempre, al lado de los abusadores, nunca de parte de los más débiles].

La administración educativa interpretó en este caso que el artículo 13 del actual decreto lingüístico, todavía en vigor este curso, cuando dice que el alumno podrá expresarse en gallego con carácter general tiene un carácter propositivo, es decir, propone, pero no obliga.

[NOTA: La Xunta da una de cal y otra de arena, tratando de quedar bien con todos, menos con las víctimas de la imposición].

Esta interpretación permite a la niña expresarse en español, según explicaron la administración educativa y la dirección del centro. Esta última considera este caso zanjado. “Este no es un centro progalleguista ni antigalleguista, es un centro que cumple la normativa y no me parece bien que asuntos internos que están zanjados se utilicen para polemizar”, indicó el director.

El responsable del colegio añadió que la docente nunca antes ha tenido un problema y que en el centro “a nadie se le impone un idioma u otro. La niña se expresa como quiere, se la puede animar, pero nada más”.

[NOTA: El director, un templagaitas].

Por su parte, José Luis Trabazo, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de la Provincia de Lugo, considera “injusto atacar a una niña de 10 años; de acuerdo que hay que cumplir la ley, pero hay colegios que son más flexibles y dan las materias en español y no pasa nada”, apunta. En su opinión, “si todos fuéramos más flexibles, sin imponer la lengua sería mejor”.

Trabazo considera que en esta ocasión “se ha mezclado educación y política” y critica a la profesora por no haber dado su brazo a torcer. “No pasa nada porque esta niña hable en español”, aclara.

Fuente: http://elprogreso.galiciae.com/nova/52541.html

El español y su estudio
JUAN JULIO ALFAYA Periodista Digital 22 Abril 2010

Virginia R. Mateos

Hay a quien le parece una idea descabellada y un disparate mayúsculo una cosa tan simple y fácil de comprender como que los niños y jóvenes españoles quieran y puedan estudiar en español viviendo en España. Estos "intelectuales" no toleran, no ya que fuera obligatorio estudiar en español en España, sino que ni siquiera toleran que sea optativo.

Parece un chiste macabro, pero no es ninguna broma; a cualquier ciudadano europeo o de cualquier lugar del mundo que se le diga que en algunos lugares de España está prohibido y multado (véase Cataluña) utilizar y estudiar en español, le parecería o bien que en España no se están respetando los derechos más elementales o bien que en España estamos locos de atar, quizá las dos cosas.

El Consello Escolar ha rechazado el nuevo decreto del gallego, pero no porque el decreto sea una burla a la libertad y una tomadura de pelo a los votantes (que lo es), sino porque no es tan restrictivo ni tan impositivo como a ellos les gustaría. Se escandalizan de que los padres queramos elegir la lengua en la que queremos que estudien nuestros hijos. Mucho más si encima queremos que nuestros hijos, españoles y residentes en España, estudien en español.

Sí, sí, señores europeos, americanos etc., en algunos lugares de España está prohibido que los alumnos estudien en español. Sorprendente ¿verdad? Pues no se sorprendan tanto porque no han visto nada: los padres no podremos elegir la educación para nuestros hijos, pero en Vigo, entre todos los ciudadanos vamos a poder elegir el color y la forma de los semáforos. ¡Ahí es nada!

Fuente: http://www.farodevigo.es/cartas/2010/04/21/espanol-estudio/431348.html
 

Recortes de Prensa   Página Inicial